Вы находитесь на странице: 1из 7

Ciudadanía Digital, Netiqueta y Ciberdelito

Índice:
1. Portada
2. Índice
3. Grupo de colaboradores
4. Introducción
5. Desarrollo
Grupo de colaboradores
Elaborado por: Kevin Aaron Damas Sosa
Bibliografías:
La ciudadanía digital supone la comprensión de asuntos
humanos, culturales y sociales relacionados con el uso de
las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC),
así como la aplicación de conductas pertinentes a esa
comprensión y a los principios que la orientan: ética,
legalidad, seguridad y responsabilidad en el uso del
Internet, las redes sociales y las tecnologías disponibles.
Un ciudadano digital tiene derecho al acceso a las Tecnologías de Información y
Comunicación (TIC) y a su apropiación, al desarrollo de habilidades digitales, al
acceso a la información en línea de forma segura, transparente y privada, así como
a la participación a través de medios tecnológicos.
La netiqueta es un conjunto de normas de comportamiento que
hacen de internet y las TIC, sitios más agradables, en donde la
convivencia y el respeto mutuo son primordiales. Aunque
representan un código de conducta, la netiqueta no fue ideada para
limitar tu libertad de expresión, sino para indicar la mejor manera de
comportarse usando las TIC. Gracias a ella podemos comunicarnos
adecuadamente, mientras disfrutamos y aprovechamos de mejor
manera las redes sociales, chats, videojuegos, foros, y las TIC en general.
No hay una especie de policía virtual que vigile el respeto a las normas de netiqueta, nadie
las impone. La netiqueta es un claro ejemplo del trabajo colectivo, la hacemos entre todos y
para todos. Cada una de estas normas ha sido producto de nuestra comunicación a través de
las tecnologías de la información y las comunicaciones, del deseo de hacerla cada vez más
efectiva, clara y respetuosa.
"Ciberdelito" es un término genérico que hace referencia a la
actividad delictiva llevada a cabo mediante equipos
informáticos o a través de Internet. El ciberdelito puede hacer
uso de diferentes métodos y herramientas, como el phishing,
los virus, spyware, ransomware o la ingeniería social,
normalmente con el objetivo de robar información personal o
de realizar actividades fraudulentas.