Вы находитесь на странице: 1из 3

EXP. N° 01629-2016-0-3004-JP-FC-01.

ESP. LEGAL RAMOS RIVERA YERSY KATTY.


SUMILLA SOLICITO EL USO DE LA
PALABRA

SEÑOR JUEZ DEL PRIMER JUZGADO DE FAMILIA DE VILLA EL


SALVADOR
CESAR ALBERTO ZEGARRA VEGA, comprendido
en el presente proceso de alimentos seguido por
EDITH JENNIFER VELÁSQUEZ SÁNCHEZ en
representación de nuestro menor hijo, a Ud. Como
mejor proceda en derecho digo:

Que, estando a lo dispuesto por el Art. 139 Inc. 14 de


la Constitución Política del Perú, que garantiza el principio constitucional del
derecho a la defensa y a no ser privado en ningún estado del proceso
presentamos lo siguiente:

PRIMERO.- Que, Sr. Juez, en el presente proceso judicial sobre alimentos,


es requisito sine qua nom acreditar la condición objetiva para que el
derecho reclamado y la obligación sea convalidada, entre ellos tenemos El
vínculo de consanguinidad entre el alimentante y los alimentistas,
posibilidad económica del alimentante y el estado de necesidad de los
alimentistas. El derecho de alimentos es protegido por nuestra Constitución
Política del Estado, Código Civil, Código del Niño y del Adolescente entre
otras normas, los mismos que señalan que el derecho de alimentos
comprende, vestido, vivienda y educación, pero de manera expresa también
señala que dicha obligación debe necesariamente comprenderse dentro
de las posibilidades económicas de los padres.

SEGUNDO.- Que, si bien de manera uniforme la doctrina señala como


presupuestos los que hacemos referencia en el punto primero, estos deben
concurrir de manera copulativa, es en virtud a ello, en caso de autos, el
vínculo de consanguinidad acreditado en el presente caso entre los
menores y el demandado ,conforme se tiene a los actas de nacimiento. Sin
embargo de las necesidades de las menores alimentistas no existen
documentos que acreditan, (muy al margen que algunas de ellas pueden
ser susceptibles de deducción) únicamente se tiene la Constancia de
estudios. Al respecto Sr, Juez, deberá tenerse presente, que entre los
hechos que señala la parte demandante y el monto de la pretensión
existe absoluta incongruencia, pues ni la propia parte demandante, en
ninguna circunstancia, acredita que los menores alimentistas generan gastos
equivalentes al monto de la pretensión.

TERCERO.- Que, deberá tenerse presente también la posibilidad


económica del obligado. Al respecto la parte demandante en su demanda
señala que mi persona es próspero trabajador así como arrendatario de un
inmueble, sin embargo ese inmueble esta embargado y se puede corroborar
oficiando a la SUNARP solicitando información de dicho inmueble, siendo
esto así, no existe ningún medio probatorio que acredite de manera
indubitable que mi persona primero es un trabajador prospero, ya que ni
cuento con estudios superiores, y segundo no se acreditó el monto de mis
ingresos al que afirma en su demanda, muy al margen que la Ley de manera
expresa e imperativa señala que la carga de la prueba está a cargo de
quien afirma los hechos, estas por demás decir que las pruebas se
presentan completas y no solo la parte que le favorezca o la parte que les
interesa y quieran crear certeza o influir en la imparcialidad de los Jueces.

CUARTO.- El A quo incurre en error al no haber contemplado que la realidad


también es flexible, sobre todo por nuestra latitudes; hoy la inestabilidad
laboral, junto con otros factores hace que la situación económica varié
constantemente, es por ello que mi trabajo varia, a veces soy conductor de
combi y otras cobrador de combi, así como jalador de pasajeros para micros
entre otros, y que mi trabajo no es continuo, como podrá apreciar mi trabajo
está relacionado con el transporte, ya que es lo que aprendí durante mi
crecimiento y que ahora es mi único sustento, pero que en este momentos el
transporte no está pasando por un buen momento y más aún para los
informales y choferes sin licencia, aun así trato de ganarme la vida
honradamente.

QUINTO.- El A quo tampoco ha considerado que en estos momentos curso


estudios superiores en un instituto técnico profesional privado y que estoy
obligado a pagar una mensualidad para forjarme y ser más adelante un
próspero profesional, por lo que, para mí si es una carga personal, ya que no
cuento con ningún tipo de ayuda y menos familiar, mientras tenga salud,
fuerza y a dios de mi lado seguiré luchando y forjando un mejor camino para
el bienestar de mi seres queridos.
SEXTO.- El monto fijado como pensión alimenticia me causa agravio, y
amenaza mi derecho a la libertad, porque al no poder cumplir la totalidad de
la pensión las consecuencias no solo serán civiles, sino también penales y
los daños serian irreparables, por lo que no trato de disculparme
argumentando que no tengo ingreso, si lo tengo, pero no es como lo
manifiesta la demandante, si no es tal como lo he señalado líneas arriba.

SÉPTIMO.- Bajo esta línea de análisis, es de verse que mi persona no trata


de evadir sus responsabilidades y obligaciones, al contrario, trata de
cumplirlas, sin embargo debe hacerse prevalecer lo indicado en el artículo
481 del Código Civil que establece que “los alimentos se fijan en proporción
a las necesidades y a las posibilidades del que deba darlos, teniéndose
en consideración las obligaciones a las que se encuentre sujeto el
deudor”, asimismo, cabe indicar que el concepto de alimentos comprende a
ambos padres respecto de sus menores hijos de manera proporcional a
las posibilidades de los mismos, recalcando así, que la demandante
también es una persona joven y en el uso total de sus facultades físicas, por
lo que el monto fijado resulta excesivo.

OCTAVO.- Por tales consideraciones, SOLITO al AD QUEM, tener más


criterio al determinar la pensión de alimentos e impartir justicia.

NOVENO.- LE CONCEDO EL USO DE LA PALABRA AL LETRADO QUE


SUSCRIBE EL PRESENTE ESCRITO CONFORME A LEY.
Villa el Salvador, 10 de Octubre del 2017.

-----------------------------------------------------
CESAR ALBERTO ZEGARRA VEGA
D.N.I. N° 44277595