You are on page 1of 7

MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO SOSTENIBLE.

PROBLEMAS AMBIENTALES DE LA TIERRA

LA CONTAMINACION EN LOS ALIMENTOS

La contaminación de los alimentos consiste en la presencia en éstos y otros productos


relacionados, de sustancias de orígenes biológicos o químicos y riesgosos o tóxicos para la salud
del consumidor.

I. La contaminación biológica alimentaria

Es un fenómeno que se presenta por la invasión de microbios patógenos durante la elaboración,


la manipulación, el transporte y la distribución al público de los alimentos, u originada por el
mismo consumidor. Las principales causas son las siguientes:
1. Animales enfermos que dan origen a productos contaminados. Tal es el caso de vacas
lecheras con tuberculosis, que producen leche contaminada y por ende sus derivados,
especialmente de origen caprino; la carne de cerdo infectada con triquina, y muchos otros casos.
2. Portadores de enfermedades que manipulan alimentos y los contaminan. Los casos más
patéticos son los enfermos de TBC, de cólera, de tifoidea, y de enfermedades gastrointestinales,
entre otros.
3. La contaminación de alimentos durante la elaboración, manipulación, transporte y
distribución al público por falta de las previsiones sanitarias requeridas.
•verduras contaminadas por riego y lavado con aguas servidas;
•la manipulación de alimentos en lugares sucios (suelo, polvo, etc.);
•el contacto de los mismos con animales, como los perros;
•el transporte en forma no higiénica (sin refrigeración, sin cobertura, etc.); y
•el deterioro por almacenamiento prolongado sin las medidas necesarias (refrigeración)

Página 1
Son una sutil e imperceptible invasión, están por todas partes, debemos evitarlos y si está en
nuestras manos, eliminarlos... no hablamos de marcianos, monstruos ni antihéroes, son los
pesticidas... podemos estar poniendo en riesgo nuestra salud a causa de ellos pero ¿qué son los
pesticidas?

Son químicos altamente tóxicos diseñados para matar plagas como insectos, hongos o maleza.
El uso excesivo de los pesticidas ha ido aumentando significativamente en las últimas décadas
para aumentar la producción de los alimentos. Aunque la producción sí aumenta, las
consecuencias pueden ser muy costosas.

El medio ambiente también se ve afectado, ya que se está modificando la evolución y


producción natural de las cosas; la mayoría de los productos que vemos en el mercado están
alterados por pesticidas.

Los grandes consorcios dicen que el uso de pesticidas en cantidades pequeñas es prácticamente
inofensivo para la salud, pero con un poco de lógica debemos reconocer que estos químicos se
diseñaron para matar pestes y puede que en pequeñas cantidades no causen daño, pero su
consumo frecuente sí.

De todo lo que comemos a diario al menos un 40% contiene estos químicos. Otra consecuencia
es que los pesticidas también pueden desarrollar ciertos tipos de cáncer, abortos espontáneos y
malformaciones de nacimiento. Los niños son quienes resultan más afectados.

II La contaminación química alimentaria

Se debe a la presencia de elementos o sustancias químicas provenientes de desechos de


actividades humanas, de la adición deliberada de sustancias a los alimentos, o sustancias tóxicas
de origen natural, que convierten a un alimento en peligroso para la salud. Este tipo de
contaminación puede ser causada por:
1. La presencia de metales pesados, por lo general tóxicos, en bajas concentraciones. Los
principales son
•Plomo
•Arsénico
•Mercurio
•cadmio
•Cobalto
•estaño y
•manganeso

2. Pesticidas (plaguicidas, biosidas o agro tóxicos), que son diversas sustancias químicas
usadas para el control de plagas (ratas, insectos, hongos, etc.) como:
• Carbonatos,
Página 2
• Insecticidas órgano clorados,
• Insecticidas organofosforados,
• Fungicidas y
• Herbicidas, utilizados en los cultivos

Estos son usados para proteger los cultivos


3. Restos de medicamentos y sustancias de crecimiento aplicados a los animales como:
•Como antibióticos y
•Hormonas
4. Aditivos para preservar y colorear los alimentos, hoy usados intensamente en la
industria alimentarla.
5. Sustancias tóxicas naturales como:
•Mico toxinas,
•Alérgenos

Contaminantes químicos en alimentos, consecuencias para la salud. Las sustancias químicas


contenidas en los alimentos a causa de la fumigación, como contaminación ambiental generan
graves problemas en la salud de quienes los consume.
Estos contaminantes, llegan a los alimentos a través del aire, agua o suelo y su gravedad es
potenciada por el uso de pesticidas, sustancias farmacológicas, abonos y demás productos
químicos.
Las consecuencias más importantes en la salud, es el daño producido en el cerebro cuando el
feto se está formando y durante los primeros años de vida.
Las sustancias más peligrosas son los químicos orgánicos persistentes (COP), estos se
acumulan en la naturaleza y en la cadena trófica, concentrándose en la cadena alimentaria y
así llegando a los seres humanos.
Por ejemplo el metilmercurio o los bifenilos policlorados (PCB), se acumulan en el agua, pasan
a los peces y de ahí llegan a las personas; por su parte los metales pesados como el mercurio,
aluminio, manganeso y plomo ejercen un efecto neurotóxico.

Cuando el cerebro se está formando es vulnerable a las sustancias químicas, diversas


investigaciones constataron que aún niveles bajos de contaminación que lleguen al embrión
mediante los alimentos que come la madre, y en el periodo de lactancia los COP presentes en
la leche materna, afectan negativamente el desarrollo cerebral del niño.
De igual modo, los infantes que ingieren alimentos cargados con grandes cantidades de
contaminantes químicos pueden padecer deficiencias psiconeurológicas (trastornos de

Página 3
atención, alteraciones motoras, alteraciones del lenguaje, falta de memoria y baja capacidad
cognitiva).
Es importante destacar que a causa de la elevada contaminación marina, las zonas en donde se
acostumbra tener una dieta rica en pescados han presentado un gran porcentaje de niños con
este tipo de problemas.
La contaminación física consiste en la presencia de cuerpos extraños en el alimento. Estos son
en general mezclados accidentalmente con el alimento durante la elaboración. Algunos
ejemplos son: vidrios, metales, polvo, hilachas, fibras, pelos, etc. La contaminación biológica
puede deberse a la presencia de bacterias, virus, hongos, parásitos. Estos organismos son muy
pequeños para ser vistos a simple vista y su peligro radica en que generalmente no alteran de
manera visible al alimento.

¿Entonces qué comer?

Existen muchas alternativas y propuestas como los productos orgánicos. Los alimentos
orgánicos protegen los terrenos y la salud. Son un poco más costosos pues requieren más trabajo
manual para controlar las pestes. Si no te es posible comprar todo orgánico no te preocupes,
puedes identificar cuáles frutas o vegetales son los que más absorben pesticidas.

Otra alternativa es hacer huertas en los patios de nuestras casas, esto nos da el poder de producir
nuestros vegetales y frutas de forma natural aparte de reducir el costo (no importa que no tengas
mucho espacio, pues existen infinidad de frutos y vegetales que crecen en extensiones muy
pequeñas).

Si evitas las 12 frutas y verduras más contaminadas con pesticidas puedes reducir la cantidad de
pesticidas que entran a tu cuerpo hasta un 80% optando por la versión orgánica de estos: apio,
fresas, arándanos, espinaca, col rizada, cerezas, uvas, melocotones, manzanas, nectarinas, col
silvestre, papas y lechuga.

Página 4
Puedes ingerir las frutas y verduras que no contienen altos niveles de pesticidas: cebolla
morada, maíz dulce, mango, guisantes dulces, kiwi, berenjena, sandia, batata, aguacate, piña,
arvejas, espárragos, repollo, melón, toronja y cebolla blanca.

¿Si lavo mis alimentos elimino los pesticidas?

Sean o no orgánicos tus alimentos, se deben lavar adecuadamente. Pero si se trata de verduras y
frutos cultivados con pesticidas sirve de poco, pues está comprobado que no se elimina ni el
10% de éstos. Además no todos estos compuestos están en la superficie de los alimentos, pues
también pueden ser absorbidos a través de las raíces y una vez entrando en la planta no se
pueden eliminar.
Correcta disposición de residuales sólidos y líquidos

• Control de vectores (especialmente las moscas)


• Correctos hábitos higiénicos
• Protección de los alimentos
• Evitar cruzadas de alimentos
• Educación sanitaria a la población
Ingerir mariscos y carnes de lugares seguros
• Adecuada conservación (Refrigerados o Calientes)
• Limitar el tiempo de la preparación al consumo

MODO DE TRANSMISION
• Carnes, huevo, leche (animal contaminado)
• Mezcla de alimentos (crudos y listos para consumo)
• Superficies de equipo y utensilios sucios
• Heces fecales de animales o de los manipuladores
• Vectores (moscas, cucarachas, ratas, animales domésticos)
• Carnes y mariscos mal cocidos
• Manipulación de alimentos
• Falta de higiene, etc.

PRECAUCIONES PARA EVITAR ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR LOS


ALIMENTOS

1. Cocinar (cocción adecuada de los alimentos, carnes rojas y blancas, no consumirlos a


término medio, ni crudos)
2. Separar (no mezclar alimentos crudos con alimentos listos para el consumo)
3. Refrigerar (mantener los alimentos refrigerados para evitar que se descompongan)
4. Limpiar (limpiar las superficies y los utensilios a utilizar al momento de preparar los
alimentos)
Página 5
La contaminación cruzada

Se produce cuando microorganismos patógenos (dañinos), generalmente bacterias, son


transferidos por medio de alimentos crudos, manos, equipo, utensilios a los alimentos sanos.
Este tipo de contaminación se puede producir de dos formas: Contaminación cruzada directa o
contaminación cruzada indirecta. La contaminación cruzada directa ocurre cuando un alimento
contaminado entra en contacto directo con otro que no lo está.

Por lo general se produce:

- Cuando se mezclan alimentos cocidos con crudos en platos que no requieren posterior cocción
como en ensaladas, platos fríos, tartas con crema, postres, etc.
- Cuando hay una mala ubicación de los alimentos en la nevera. Los alimentos listos para comer
toman contacto con los alimentos crudos y se contaminan.

La contaminación cruzada indirecta es la producida por la transferencia de contaminantes de


un alimento a otro a través de las manos, utensilios, equipos, mesadas, tablas de cortar, etc. Por
ejemplo, si con un cuchillo se corta un pollo crudo y con ese mismo cuchillo mal higienizado, se
trocea un pollo cocido, los microorganismos que estaban en el pollo crudo, pasarán al pollo

Página 6
cocido y lo contaminarán. También por una mala higiene personal de quien manipula o vende
los alimentos.

Normas de prevención

De cara a prevenir la contaminación de los alimentos en el hogar, conviene tener en cuenta lo


siguiente:
- Ubicar los alimentos listos para comer en la parte superior de la nevera.
- Ubicar los alimentos crudos en la parte inferior de la nevera (de esta manera evitara que los
jugos de estos alimentos contaminen los alimentos listos para comer que son los que requieren
un mayor cuidado).
- Cubrir correctamente todos los alimentos que se colocan en la nevera.
- Utilizar utensilios limpios para cada tipo de alimento.
- Lavar adecuadamente las manos antes de preparar la comida y cada vez que éstas se
contaminan (tocar alimentos crudos, ir al baño, manipular productos de limpieza, etc.)

A parte de lo dicho hay que incidir en la importancia que tiene, a la hora de manipular
alimentos, el lavado de las manos, un hábito que ya tenemos incorporado y que no le
prestamos mucha atención, pero aquellas personas que trabajan en el sector alimenticio,
como aquellas personas que cocinan en sus hogares deben tener presente que ellos pueden
ser un factor de la contaminación de los alimentos que manipulan o elaboran.

El lavado correcto de las manos

Enjuagarse las manos sin más con agua y jabón no sirve. Solo el correcto lavado de manos
reducirá a un nivel seguro la carga microbiana de las manos. Los pasos que se deben seguir
para el correcto lavado de las manos cuando se va a manipular alimentos son los siguientes:
1.- Usar agua potable caliente
2.- Mojar las manos con agua caliente y aplicar jabón
3.- Usar un cepillo para uñas limpio
4.- Frotar las manos unos veinte segundos y limpiar debajo de las uñas
5.- Enjuagar las manos muy bien con agua potable
6.- Secar las manos, preferentemente con una toalla desechable.

Página 7