Вы находитесь на странице: 1из 5

Elementos del Pensamiento

Los elementos del pensamiento se refieren a un modelo de pensamiento que


ayuda a entender cómo se pueden dividir las distintas partes del pensamiento.

Estos elementos pueden ser divididos en propósitos, información, inferencia y


conclusión, conceptos, suposiciones, implicaciones y consecuencias, puntos de
vista y preguntas.

Entender los elementos del pensamiento permite que los humanos puedan
diseminar, en una manera lógica, su pensamiento y el pensamiento de otros.

Cuando pensamos sobre algo en particular, generalmente hacemos varias cosas


al mismo tiempo. Lo miramos desde un punto de vista, referente a quiénes somos
o a lo que valoramos.

Luego pensamos con un propósito: ¿por qué estoy pensando en esto? Luego
tenemos a la pregunta en cuestión que estamos intentando responder.

Cuando pensamos, estamos evaluando toda la información de lo que estamos


pensando. Miramos a las interpretaciones y a las inferencias a las que llegamos
sobre la cosa en cuestión. También estamos intentando averiguar los conceptos
que necesitamos saber para entenderla.

Basamos nuestro pensamiento en suposiciones que asumimos ya como ciertas. Y


finalmente pensamos en las implicaciones y consecuencias de nuestro
razonamiento. Cada uno de estos elementos es utilizado cuando pensamos.

Los principales elementos del pensamiento humano

Punto de vista

El punto de vista es como vemos las cosas, como vemos a las ideas, como vemos
a los otros, y como vemos al mundo. Representa las creencias más básicas, los
valores, y los sesgos de cada individuo.

Cuando estamos hablando de los elementos del pensamiento, generalmente es


mejor comenzar desde el punto de vista. Con un punto de vista podemos observar
a los puntos de referencia, perspectivas, y orientaciones.

Primero necesitamos un marco de referencia. Un marco de referencia nos obliga a


mirar hacia una parte de nuestro mundo, y a nuestro entendimiento del mismo.
Tiende a limitar lo que conocemos y entendemos ya que todos vemos las mismas
cosas, pero lo hacemos de manera distinta.

Luego miramos a la perspectiva: ¿cuál es nuestro sesgo sobre este pensamiento


en particular? ¿Cuál es la inclinación de la otra persona hacia esta cosa? ¿Como
miran a la vida desde esta perspectiva en particular?

Generalmente, el punto de vista es consistente y no cambia fácilmente. Este


elemento es un reflejo de quiénes somos como personas; lo que usamos para
hacer nuestras suposiciones y para tomar nuestras decisiones.

Propósito

Se refiere a que hacemos las cosas por una razón, con una meta en mente. Es
una acción que queremos realizar.

Un propósito siempre es específico. Es difícil saber lo que se ha logrado si la meta


es vaga. Un propósito debe ser razonable y realista, algo que pueda ser logrado;
uno irrazonable nunca podrá ser alcanzado.

El propósito ayuda a concentrarse en el pensamiento. Se puede decir que es


como un láser que mantiene al pensamiento concentrado.

Problema en cuestión

Las preguntas son la manera en la que aprendemos sobre el mundo. Algunas


preguntas son hechos simples con respuestas que pueden ser encontradas.

Pero otro tipo de preguntas pueden tomar más tiempo en responderse ya que hay
que pensar profundamente.

Las preguntas más complicadas nos llevan a descubrir diferentes maneras de


pensar sobre un tema; incluso podrían tener varias respuestas.

La pregunta debe ser lo suficientemente específica para saber hacia donde se


dirige. También debe ser lo suficientemente simple para entenderla aunque la
respuesta sea complicada: mientras más clara es la pregunta más fácil será
responderla.

Una pregunta debe ayudar a entender el problema que se está tratando. También
debe ser posible encontrar una respuesta a la pregunta.
Conceptos

Los conceptos nos ofrecen un lenguaje común para poder entender las cosas de
la misma manera. Son los términos que necesitamos saber para explorar el
problema.

Los conceptos son ideas abstractas que nos ayudan a organizar al mundo. Hay
que pensar en los conceptos que se necesitan para entender el problema.

Los conceptos crean orden, le dan etiquetas a las ideas, y ayudan a clasificar lo
que sabemos y lo que necesitamos saber.

Información

Cuando queremos tomar una decisión, necesitamos información. La información


consiste en datos que nos otorgan pistas sobre lo que sucede. Puede venir de
datos, observaciones, hechos, experiencias, estadísticas, o de cualquier cosa
concreta o verificada.

El pensamiento se debe construir en información que es fuerte y lógica. La


información debe ser organizada para que tenga sentido para el individuo en
particular.

Es la base sobre la que se construye el razonamiento; se debe coleccionar la


mejor evidencia para tener un argumento válido.

Inferencia e interpretación

Una inferencia es una conclusión a la que se llega al analizar la información. Es


razonamiento inductivo; mirando a los hechos y haciendo una conclusión lógica de
los mismos.

Una interpretación es una inferencia desde un punto de vista específico. La


conclusión debe unificar las ideas de la investigación; se debe encontrar una
solución a la pregunta en cuestión.

En este punto se debe pensar si se ha llegado a la mejor solución para el


problema o si hay otras soluciones posibles. También hay que cuestionarse si la
información fue interpretada correctamente.
Presunciones

Todo razonamiento comienza con una presunción. Cuando pensamos debemos


asumir que ciertas cosas son verdaderas sin ningún tipo de pruebas de que en
verdad lo son. Construimos nuestro pensamiento con las presunciones.

Las presunciones pueden ser presuposiciones, lo que aceptamos sin ningún tipo
de prueba porque creemos que es cierto.

Cuando pensamos críticamente podemos empezar desde las presunciones y


avanzar hacia un razonamiento deductivo, o podemos comenzar sobre lo que
sabemos y así avanzar hacia las presunciones.

Implicaciones y consecuencias

Cuando llegamos a una conclusión o solución, necesitamos pensar en lo que


podría pasar luego o lo que lógicamente seguiría. Si la conclusión es correcta,
habría que preguntarse como las personas pensarían o actuarían.

Las implicaciones son lo que pensamos pasará por las interpretaciones e


inferencias a las que hemos llegado.

Las consecuencias tienen que ver con las acciones, con lo que sucede si
actuamos en esas interpretaciones o inferencias.

Es sobre lo que hacemos porque hemos llegado a una conclusión lógica. Una
consecuencia tiene un efecto en cómo las personas actúan ya que las acciones
provienen de las ideas.

Las implicaciones y las consecuencias deben tener un sentido lógico; deben


seguir el razonamiento que se ha seguido en los otros elementos del pensamiento.

Cuando se ha razonado correctamente, se deben buscar las implicaciones de las


implicaciones y las consecuencias de las consecuencias.