Вы находитесь на странице: 1из 7

Reporte de lectura: “Crítica de la razón pura”

Por: Laura García.

2.7. La dialéctica trascendental

2.7.1. La concepción kantiana de la dialéctica

La palabra ¨dialéctica¨ puede entenderse en dos sentidos: positivo o negativo, en Kant la


dialéctica tiene un significado negativo.

Kant considera que desde la antigüedad se le ha otorgado el concepto de ¨dialéctica¨ a la


lógica de la apariencia donde se disfraza de conocimiento a las falsedades, en él la
ignorancia utiliza el método de la lógica, por ello se dice que es el arte de los sofistas.

Kant dará un nuevo significado al término de ¨dialéctica¨ tomando como base su revolución
copernicana, aunque sigue teniendo una carga negativa.

En el hombre hay conceptos puros en el intelecto a priori a la experiencia, sólo tienen


validez si se consideran condición para la experiencia, pero por sí solos permanecen vacíos,
por ello no se puede ir más allá de la experiencia posible. Sin la razón intenta ir más allá de
la de la experiencia posible es preciso que cometa errores e ilusiones involuntarias, a las
que Kant denomina: ilusiones estructurales. El trabajo de la dialéctica trascendental será
entonces criticar dichas ilusiones. Para Kant pues, la dialéctica trascendental no es otra cosa
que la relación con la razón humana la cual se encarga de descubrir ilusiones, que hacen
caer en errores que se tendrán que ir eliminando.

En conclusión, la dialéctica trascendental para Kant son los errores e ilusiones que comete
la razón, así como el estudio de los mismos

2.7.2. La facultad de la razón en un sentido específico y las ideas de la razón en un


sentido kantiano.

La razón posee en Kant dos significados, por un lado un significado general, que indica la
facultad cognoscitiva general y por el otro, un significado especifico y técnico, a este
último lo estudia la dialéctica.
Ahora bien, en este significado especifico ¿Qué es la razón? Kant dice que la razón es el
intelecto en medida que va más allá de la experiencia posible y también la define como ¨la
facultad de lo incondicionado¨ (Historia del pensamiento filosofico y cientifico , 1992, pág.
752). La razón es pues la facultad de la metafísica porque su destino es la pura exigencia de
lo absoluto sin embargo eta incapacitada para alcanzar en lo cognoscitivo, lo absoluto en sí.

Kant llama ¨ideas¨ a los conceptos puros de la razón, aunque con un significado muy
distinto al de su fundador Platón. Para Kant hay tres tipos de ideas, la ideas psicológica
(alma), las ideas cosmológicas (ideas de mundo como unidad metafísica) y las ideas
teológicas (Dios), afirma el filósofo que dichas ideas no son más que partes tradicionales de
la metafísica.

La metafísica para Kant es la pura exigencia de la razón y las ideas los conceptos supremos
de la razón, las ideas son las formas o estructuras de la razón.

2.7.3. La psicología racional y los paralogismos de la razón.

Partiendo de la primera de las tres ideas de Kant que es el alma, la psicología racional
pretende encontrar a aquel principio del cual proceden todos los procesos psíquicos
internos. Pero al intentar hacerlo se cae en ilusiones trascendentales.

Dice Kant que somos conscientes de nosotros como seres pensantes, pero no somos
conscientes de nuestro sustrato noumenico de nuestro ¨yo¨, es decir, sólo nos conocemos
como fenómenos pero no nuestro ente que constituye a cada uno de nosotros. Cuando
queremos esclarecer esto caemos en errores.

2.7.4. La cosmología racional y las antinomias de la razón.

El todo metafísico es la segunda idea de razón, constituida por el mundo que no es otra cosa
que la totalidad ontológica en sus causas nouménicas últimas. Las ilusiones trascendentales
en las que se cae cuando pretende pasar del fenómeno al noúmeno provocan algunos
conflictos donde se oponen tesis y antítesis. Unas y otras pueden defenderse desde el punto
de vista de la pura razón pero la experiencia no puede desmentir a unas u otras.
La antinomia (conflicto entre leyes) es utilizada por Kant para referirse a una contradicción
estructural insoluble que muestra una ilusión trascendental de la cosmología1.

La cosmología racional tiene cuatro perspectivas de las cuales se originan cuatro


problemáticas. Cada una de ellas genera cuatro respuestas afirmativas (tesis) y cuatro
negativas (antítesis), todas estas respuestas son las antinomias, a continuación expongo las
problemáticas así como sus respuestas tanto afirmativas como negativas:

 ¿El mundo debe pensarse metafísicamente como algo finito o infinito?


 ¿Puede reducirse en partes simples e indivisibles, o no?
 ¿Todas sus causas últimas son mecanicistas y necesarias o en él hay causas libres?
 ¿Supone el mundo una causa última, incondicionada y absolutamente necesaria, o
no?

Primera antinomia: Tesis.- El mundo tiene un comienzo y un espacio encerrado en unos


límites. Antítesis.- El mundo no tiene comienzo ni espacio, es infinito espacial y
temporalmente.

Segunda antinomia: Tesis.- Toda sustancia compuesta en el mundo se forma de partes


simples, y existe sólo lo simple o lo compuesto de partes simples. Antítesis.- No existen
cosas compuestas de partes simples, no existe nada simple.

Tercera antinomia: Tesis.- Para explicar los fenómenos no basta con la causalidad según
las leyes de la naturaleza, también es necesario admitir una causalidad libre. Antítesis.-
Todo en el mundo ocurre según las leyes de la naturaleza, no existe ninguna libertad.

Cuarta antinomia: Tesis.- Existe algo en el mundo que como parte suya o como su causa
es un ser absolutamente necesario. Antítesis.- No existe ningún ser absolutamente
necesario, ni en el mundo ni fuera de él, que sea causa de este.

Estas antinomias son estructurales e insolubles debido a que cuando la razón se cruza con la
experiencia, no más que ir de extremo a extremo y los conceptos se quedan en el vacío.

1
Esta contradicción sólo afecta a la razón que carece de herramientas cognoscitivas pero no al objeto.
Kant llama a las dos primeras antinomias ¨matemáticas¨ porque se refieren a una totalidad
cosmológica cuantitativa y cualitativamente. Las otras dos antinomias las llama ¨dinámicas¨
porque implican el movimiento lógico de elevarse, de condición en condición hasta un
término último e incondicionado. Kant nota que las tesis tienen características del
racionalismo dogmatico, mientras que las cuatro antítesis tienen características del
empirismo. Las tesis tienen una ventaja práctica, mientras que las antítesis sintonizan con la
actitud y el espíritu científico. Aunque tesis y antítesis se enfrenten con las misma razones
pero carecen de fundamento real, porque la ilusión trascendental les hace creer una realidad
en los objetos que no poseen.

La antinomia de la razón pura se supera cuando se demuestra que es algo dialéctico. Con lo
anterior Kant afirma que las antinomias matemáticas son falsas, pero las antinomias
dinámicas pueden ser verdaderas en ambos casos.

2.7.5. La teología racional y las pruebas tradicionales de la existencia de Dios.

La tercera idea de la razón es Dios, más que una idea representa un ideal por excelencia de
la razón según Kant. Justifica su afirmación diciendo que es un ideal porque es el modelo
para todas las cosas, aunque las cosas (como copias) se mantienen alejadas de él, porque
son derivados de aquello originario. De Dios dependen todos los seres y también la
perfección absoluta.

Esta idea o ideal formado mediante la razón, nos deja una ignorancia total y nos lleva a
construir pruebas para demostrar la existencia de Dios. Kant dice que sólo existen tres
pruebas:

1. Prueba ontológica a priori, parte del puro concepto de Dios como perfección
absoluta y luego deduce su existencia. Ya había sido formulada por San Anselmo y
utilizada por Descartes y Leibniz.
2. Prueba cosmológica, parte de la experiencia e infiere a Dios como causa suya. Esta
prueba parte de la experiencia, por eso no puede ser a priori ni ontológica, debido a
que es objeto de la experiencia se le denomina ¨cosmológica¨.
3. Prueba fisicoteológica, parte de todo lo existente en el mundo, remontándose hasta
Dios, el cual se considera ser último y supremo, por encima de toda perfeccion y
además siendo la causa.

Kant dice que el primer argumento (argumento ontológico) cae en error porque sustituye el
predicado lógico por el real. La razón necesita este concepto pero de él no se deduce una
existencia real, porque esta proposición no es analítica sino sintética. La existencia de algo
no es un concepto añadido a otro concepto, sino la posición real de la cosa. La existencia de
algo no depende de la experiencia, tendría que existir una intuición intelectual en nosotros
la cual no existe.

En la segunda prueba (prueba cosmológica) Kant encuentra muchos errores, pero sólo se
analizan los dos más importantes. El principio que lleva a inferir que una contingencia tiene
una causa sólo es para el mundo sensible, fuera de él no tiene sentido y en segundo lugar
Kant considera que la prueba cosmológica no es otra cosa que la misma prueba ontológica
pero camuflada porque, una vez que se ha llegado al ser necesario como condición de lo
contingente, tiene que demostrarse su existencia real. Esto no puede hacerse de modo
analítico, se debe intuir en el intelecto para captar la existencia de Dios.

En la tercera prueba (prueba fisicoteleológica) Kant dice que la prueba en el mejor de los
casos podría demostrar la existencia de un arquitecto del mundo, el cual estaría limitado a
la materia creada por él mismo, pero no como tal la existencia de una creador del mundo,
donde se someta todo. Esta prueba salta a la segunda y la segunda salta a la primera.

2.7.6. El uso normativo de las ideas de la razón.

Todo lo anterior lleva a concluir las siguientes afirmaciones. No es posible que la


metafísica sea una ciencia, la síntesis a priori metafísica supone la existencia de un
intelecto intuitivo el cual no es posible en el humano. La dialéctica ilustra en qué errores
cae la razón cuando pretende formar una metafísica. Para Kant las ideas no son ilusiones,
son dialécticas.

Las ideas no tienen un uso constitutivo, pero si se les da un uso constitutivo producen
apariencias que son engañosas, lo que Kant considera que es un abuso de las ideas.
Veremos pues cual es el verdadero uso de las ideas, ya que para Kant las ideas si se utilizan
como estructuras de la razón no pueden ser engañosas. Dicho lo anterior Kant pretende
justificar a las ideas desde un punto de vista crítico, a continuación su explicación. Las
ideas son normativas puesto que sirven para ordenar la experiencia y otorgarle unidad, son
reglas que sirven para sistematizar los fenómenos.

Las ideas pues sirven de principios heurísticos no engrandecen nuestro conocimiento de los
fenómenos, pero limitan a unificar el conocimiento de manera constitutiva. Esta unidad
tiende al infinito y este es el uso correcto de la razón y las ideas.

Comentario

Me costó un poco de trabajo (muchas releídas) entender lo que Kant expone en este texto,
pero me parece fantástico como cambia de algún modo las ideas tomadas en principios de
la antigüedad, ya dados por otros filósofos. Es como si Kant rehiciera a la filosofía al
mismo tiempo que re conceptualiza lo ya establecido. También me interesa como
(literalmente) da un giro a los grandes conceptos como es el caso de Platón.

Sólo quiero criticarle a Kant que utilice conceptos un tanto difíciles, cuando es posible
utilizar términos más conocidos con el fin de que facilite un poco su pensamiento. No sé si
a Kant le interesara entenderse. Personalmente pienso que muchos de los términos elevados
que utiliza son innecesarios, pues en lo que entendí al menos podría utilizar otros más
sencillos.

Kant sin duda es uno de los grandes de la ilustración y la dialéctica será otro de los
términos que trascenderá en nosotros de manera importante en nuestra visión de la filosofía.

Referencia
Reale G., Antiseri D. (1992). Historia del pensamiento filosófico y científico. Barcelona: Herdor.