Вы находитесь на странице: 1из 9

Modelos hidráulicos

Muchos de los fenómenos que ocurren en la naturaleza y dentro del campo de la


hidráulica son tan complejos que no es fácil tratarlos únicamente con métodos
matemáticos. Por lo anterior es conveniente recurrir al empleo de técnicas
experimentales, como herramienta en la obtención de soluciones prácticas,
aplicadas a problemas de ingeniería, estuarios, fluvial y obras hidráulicas en
general.

Algunas de las aplicaciones más comunes se presentan en: estudios de


propagación de oleaje, acción de mareas y corrientes, movimiento de sedimentos,
estabilidad de estructuras sujetas a la acción del oleaje, efecto de estructuras en
protección de playas, acción del oleaje sobre embarcaciones atracadas o en
movimiento, propagación de mareas, funcionamiento de estuarios, erosión y
sedimentación de cauces, control de avenidas, obras de toma, cárcamos de
bombeo, vertederos, conducción de agua a presión, difusión térmica y desechos,
etc.

Los métodos matemáticos plantean soluciones con modelos matemáticos


idealizados, lo que permite simplificaciones importantes, que a su vez causan
efectos que deben ser valorados mediante ensayos experimentales, a través de
modelos físicos a escala reducida o de tipo analógico.

En hidráulica, el término modelo corresponde a un sistema que simula un objeto


real llamado prototipo, mediante la entrada de cierta información se procesa y se
presenta adecuada para emplearse en el diseño y operación de obras de ingeniería
civil. Un modelo físico a escala reducida es una representación a escala del objeto
real o prototipo, y cumple ciertas condiciones matemáticas definidas.

En la actualidad se dispone de técnicas avanzadas de modelación física de


fenómenos hidráulicos que, unidas al desarrollo de instrumento de medición y
equipos generadores de fenómenos a escala, permiten predecir con alto grado de
certidumbre lo que pueda ocurrir en el prototipo y, por tanto, se obtienen óptimos
resultados en los aspectos de funcionalidad, estabilidad y economía de las
estructuras a construir. Esto justifica ampliamente la utilización de modelos
hidráulicos.
El empleo de un modelo hidráulico implica establecer un programa definido de
investigación experimental sobre todas las variables que intervienen, en forma
particular o en grupo. Lo anterior se hace para poder verificar en su caso la validez
de soluciones analíticas de un problema dado, o determinar las leyes de relación
entre las diferentes variables que, extrapoladas al prototipo, permitan optimizar la
eficiencia de cada uno de los elementos del sistema modelo-prototipo. En ciertas
etapas del programa y cuando el problema se puede describir con suficiente detalle
utilizando modelos matemáticos, éstos se emplean complementariamente con
resultados satisfactorios.

La aplicación de cualquiera de los dos tipos de modelos, físicos o matemáticos,


tiene limitaciones, ya que ésta depende de la complejidad del problema en la
intervención de las variables y sus fronteras a tratar, siendo en algunos casos los
modelos matemáticos los más apropiados.

MODELOS MATEMÁTICOS

El conjunto de hipótesis y relaciones de las variables que describen un fenómeno,


constituyen un modelos matemático (ecuaciones), que conduce a un problema
matemático que es necesario resolver mediante apropiadas técnicas.

En la mayoría de los casos las ecuaciones que rigen los fenómenos físicos a
considerar no pueden resolverse analíticamente, por lo que es necesario utilizar
métodos aproximados mediante un proceso de computación, siendo los más
utilizados los métodos de elementos finitos y el de diferencia finitas. El primero hace
discreto el medio en que tiene lugar el fenómeno en estudio utilizando comúnmente
una red de triángulos, mientras que el segundo utiliza una red de rectángulos, que
es menos complicada, y proporciona una descripción suficiente de los
contornos. La esencia de éste método de diferencia finitas, es sustituir los sistemas
de ecuaciones diferenciales parciales que rigen el fenómeno en estudio, por
sistemas de ecuaciones algebraicas proporcionando valores en los puntos de la
malla mediante la solución de métodos explícitos e implícitos.

La precisión de los modelos matemáticos está íntimamente ligada a su costo de


explotación, por lo que deben tomarse en cuenta los siguientes factores: exactitud
de los datos iniciales, tipo de fenómeno a estudiar, exactitud de las ecuaciones que
rigen el fenómeno, forma de aproximar la ecuaciones y evolución del modelo.
MODELOS ANÁLOGOS

Dos fenómenos físicos de diferente naturaleza se llaman analógicos si las


ecuaciones que los describen se expresan con formas matemáticas idénticas, aún
cuando los símbolos de cada una de ella tengan significado diferente. Es común
que uno de los dos fenómenos sea de menor dificultad, por lo que éste se emplea
para resolver el otro. Lo anterior ofrece una posibilidad de resolver problemas
hidráulicos a base de mediciones hechas sobre un fenómeno análogo, siendo los
más comunes:

 Analogía entre un flujo a través de medios permeables y flujo laminar en capas


delgadas (modelos de Hele-Shaw).

 Analogía entre flujo laminar y flujo turbulento.

 Analogía entre un flujo a través de medios permeables y la deformación de una


placa elástica bajo carga.

 Analogía eléctrica y otros fenómenos físicos ( como hidráulicos, mecánicos,


etc.).

MODELOS FÍSICOS REDUCIDOS

El uso de modelos físicos a escala reducida, llamados simplemente modelos


hidráulicos, implica que éstos deben ser semejantes al prototipo, para lo cual debe
satisfacerse las leyes de similitud Geométrica, Cinemática y Dinámica, que en
conjunto relacionan magnitudes físicas homólogas definidas entre ambos sistemas.

Cuando se va a realizar una comparación con respecto a la similitud geométrica se


definen puntos homólogos sobre los cuales se definen magnitudes tales como
velocidad, presión, etc.; de igual manera se definen lados, superficies y volúmenes
homólogos. La similitud geométrica implica una relación constante para cualquier
longitud L, esta relación es denominada escala de líneas de longitudes.

Cuando la comparación entre el prototipo y modelo es con respecto a un


movimiento, se establece entonces la similitud cinemática; ésta se cumple cuando
los patrones la forma de los patrones de flujos homólogos son iguales en cualquier
tiempo, es decir, hay similitud en el movimiento de los sistemas. Es por esto que la
relación de velocidades entre estos puntos debe ser constante y es denominada
escala de velocidades. Es un requisito que se cumpla con la similitud geométrica
para que se cumpla la similitud cinemática.

El movimiento de un fluido en el modelo y el en el prototipo, para que sea similar en


forma completa, no es suficiente con que se cumpla con las similitudes geométrica
y cinemática, también es necesario tomar en consideración la acción de fuerzas
sobre las partículas de un fluido, tales como fricción, tensión superficial, gravedad o
peso, fuerzas de inercia, de Coriolis, etc. Lo anterior implica que la relación de
fuerzas homólogas también debe ser constante, estableciéndose así la escala
dinámica de fuerzas.

En el diseño de estructura hidráulicas comunes se ha determinado cuales son los


factores típicos que gobiernan su comportamiento y por lo tanto su modelación y
diseño. A continuación se presentan algunos ejemplos:

TIPO DE ESTRUCTURA FACTORES DE DISEÑO TÍPICOS

1. ESTRUCTURAS DE CONTROL Descarga, niveles de agua,

a. Tomas velocidades, pérdidas, presión

b. Muros de Contención (fuerzas), vibraciones, inestabilidades,

c. Compuertas vórtices, demanda de aire, sedimentos,

d. Ataguías hielo, cavitación, oleaje,

e. Divisorias de Aguas patrones de flujo.

2. CONDUCCIÓN Descarga, niveles de agua,

a. Vertederos velocidades, pérdidas, entrada

b. Canales de aire, cavitación.

c. Túneles
3. DISIPADORES DE ENERGÍA Niveles de agua, pérdidas,

a. Ampliaciones Abruptas presión, vibración, demanda de aire,

b. Difusores cavitación, abrasión, oleaje.

c. Pantallas

Similitud geométrica

Existe similitud geométrica entre dos flujos cuando tienen fronteras similares.

Esta similitud se expresa, por excelencia, con la escala de longitudes:

Un modelo será no distorsionado si la escala geométrica se conserva en todas las


direccciones.

Un modelo será distorsionado si la escala geométrica es diferente en dos direcciones,


usualmente tales direcciones son la vertical y la horizontal.

Pero existen también las escalas de área y de volumen. Para el área se tendrá, en un modelo
no distorsionado:

SIMILITUD DINAMICA

El concepto básico de similitud dinámica puede establecerse como un requisito para que dos sistemas,
con fronteras geométricamente semejantes, tengan configuraciones de flujo geométricamente
semejantes, en tiempos correspondientes.

Así, todas las fuerzas individuales que actúan sobre los elementos de masa de los correspondientes
fluidos, pueden ser debidas o a una fuerza del cuerpo tal como el peso, en un campo gravitacional, a
fuerzas superficiales, resultantes de los gradientes de presión, esfuerzos viscosos o la tensión superficial.
para la fuerza resultante o inercial, como para las fuerzas elementales debe existir una misma
relación entre los dos sistemas; llamada escala de fuerzas. El requisito para una sola escala de
fuerzas es que los polígonos de fuerzas para los elementos de masa correspondientes sean
geométricamente semejantes. Este concepto puede ilustrarse mediante el siguiente ejemplo:
Ejemplo 7-1: Polígono de fuerza para sistemas dinámicamente semejantes Consideremos las
fuerzas que actúan sobre una partícula de agua, en la vecindad de la cresta del vertedor de ena
presa, como se muestra en la figura 7-1 (a). Podemos identificar las fuerzas superficiales que actúan
sobre la partícula, en términos de las fuerzas debidas al gradiente de la presión normal y al esfuerzo
tangencial. Considerando la fuerza por unidad de masa de fluido, encontrámos que éstas están
representadas por f, Y f,. respectivamente. La fuerza de cuerpo oor unidad de masa, debida a la
tracción gravitacional, %:s f,. La fuerza resultante o inercia] por unidad de masa, fi, la encontramos
trazando el polígono mostrado en la figura 7-1 (b). La dirección de la aceleracGn de la partícula es,
por tanto, idéntica a la dirección de fi. La figura 7- muestra el modelo de un vertedor del tipo
considerado en este ejemplo.
La similitud dinámica de dos movimientos geométricamente semejantes requiere que la magnitud y
dirección de la aceleración resultante, por unidad de masa, sca la misma en los dos sistemas; lo cual
implica que los polígonos de fuerzas por unidade masa sean idénticos. Veremos después que
frecuentemente es imposible obtener una similitud dinámica exacta, y que entonces es necesario
simplificar el polígono de fuerzas, ignorando las componentes menos importantes. El polígono
mostrado en la figura 7-1 k) es un ejemplo del efecto de eliminar la fuerza tangencial. El resultado es
únicamente un pequeño cambio en la dirección y la magnitud del vector resultante fc’.

En la discusión anterior sobre similitud dinámica, se implica la existencia de escalas de longitudes,


tiempos, masas y fuerzas, las cuales relacionan a los dos sistemas. Es importante observar que
dentro del dominio de la mecánica newtoniana, no podemos escoger, en forma independiente, más
de tres de esas cuatro escalas. La prueba de esto se obtiene simplemente escribiendo la condición
de que los dos sistemas satisfagan la segunda ley de Newton.

SIMILITUD CINEMÁTICA

En sentido general la similitud es la indicación de una relación conocida entre dos fenómenos. Con
frecuencia

en mecánica de fluidos es la relación entre un flujo a escala natural y un flujo que involucra fronteras
más pequeñas

pero geométricamente similares.


Sin embargo, nótese que existen leyes de similitud de uso común en mecánica de fluidos en que
intervienen flujos con fronteras no similares. Por ejemplo, existe una relación de similitud entre un flujo
compresible subsónico (número de Mach menor que la unidad) y un flujo incompresible alrededor de un
cuerpo deformado de manera preestablecida con respecto a la del flujo compresible’.

De la misma manera, en hidrología se utilizan modelos de ríos que son geométricamente similares en
una vista de planta, pero que a menudo no son similares con respecto a la profundidad del río real.

En este texto se restringe el estudio a flujos geométricamente similares, es decir, a flujos con fronteras
geométricamente similares6. Dos flujos compuestos por conjuntos similares de lineas de corriente se
conocen comoflc&s cinemáticamente simikzres. Debido a que las fronteras formarán algunas de las
líneas de corriente, los flujos cinemáticamente similares también deben ser geométricamente similares.
Sin embargo, el inverso de esta afirmación no es cierto, y es bastante fácil encontrar flujos
cinemáticamente no similares a pesar de tener fronteras geométricamente similares. En la figura 8.3 se
muestran las líneas de corriente alrededor de cuñas dobles similares en flujos bidimensionales.

La de la izquierda se encuentra en un flujo subsónico de baja velocidad, M < 1, mientras que la de la


derecha se encuentra en un flujo supersónico de alta velocidad, M > 1. La falta de similitud entre las
líneas de corriente es obvia. Ahora se define una tercera similitud conocida como similitud dinámica,
donde la distribución de fuerzas entre dos flujos es tal que, en puntos correspondientes de éstos, existen
tipos idénticos de fuerza paralelos (como la fuerza cortante, la fuerza de presión, etc.) y además tienen
una relación con el mismo valor para todos los puntos correspondientes entre los dos flujos. Además,
esta relación debe ser la misma para todos los tipos de fuerzas presentes. Luego, para flujos
dinámicamente similares existirá esta misma relación entre las fuerzas resultantes correspondientes que
actúan sobre las fronteras correspondientes Cuáles son las condiciones para que exista similitud
dinámica? Ahora se demostrará que los flujos deben ser cinemáticamente similares y, además, deben
tener distribuciones de masa tales que la relación de las densidades en puntos correspondientes de los
flujos sea la misma para todos los conjuntos de puntos correspondientes.
Los flujos que satisfacen esta última condición se conocen como flujos con distribuciones de masa
similares. Para demostrar que las similitudes cinemática y de masa son necesarias para que haya similitud
dinámica, nótese que la primera condición de similitud cinemática significa que las aceleraciones:

1. Son paralelas en puntos correspondientes.

2. Tienen una relación de sus magnitudes constante para todos los conjuntos de puntos
correspondientes.

El ítem 1 y la ley de Newton significan que la fuerza resultante sobre cada partícula debe ser paralela en
puntos correspondientes. La condición de distribuciones de masa similares y el ítem 2 significan,
teniendo en cuenta también la ley de Newton, que esas fuerzas resultantes tienen magnitudes cuya
relación es constante para todos los puntos correspondientes en el flujo. Como la dirección de cada tipo
de fuerza que actúa sobre una partícula está intrínsecamente ligada a la dirección de las líneas de
corriente, puede concluirse además que en flujos cinemáticamente similares tipos idénticos defuerza en
puntos correspondientes también son parulelos.

Por consiguiente, puede concluirse que debido a que las fuerzas resultantes sobre las partículas tienen
una relación de magnitudes constante entre los flujos, es necesariamente cierto que todas Zas
componentes correspondientes de las fuerzas resultantes (como fuerzas cortantes, fuerzas de presión,
etc.) tienen la misma relación de magnitudes entre los flujos. En pocas palabras, flujos
cinemáticamente similares con distribuciones de masa similares satisfacen todas las condiciones de los
flujos dinámicamente similares, establecidas en la definición dada al inicio de este párrafo