Вы находитесь на странице: 1из 8

FRANCISCO XAVIER ARÉCHIGA RODRÍGUEZ

La felicidad es muy difícil de explicar es por eso, que distintos filósofos a lo largo
de la historia han hecho sus propios conceptos. Entre lo más sobresalientes se encuentran los
filósofos Aristóteles, Epicuro, Nietzsche, José Ortega y Gasset, y Slavoj Zizek.
Para Aristóteles, el más destacado de los filósofos metafísicos, la felicidad es la
inspiración máxima de todos los seres humanos. Para alcanzarla, desde su punto de vista, es
la virtud. Su postura acerca de la felicidad es “Ser feliz es autorrealizarse, alcanzar las metas
propias de un ser humano”.
Para Epicuro, un filósofo griego que tuvo grandes contradicciones con los
metafísicos, la felicidad no proviene solamente del mundo espiritual, sino también tenía que
ver con dimensiones más terrenales. La finalidad de la existencia es conseguir una vida feliz,
esto se logra mediante el placer y la misión de la filosofía es tratar de evitar todos los
obstáculos que puedan impedir esta meta y mostrar el camino para alcanzarla.
Por otro lado, Nietzsche se oponía al concepto de dicha al de felicidad. La dicha
significa estar bien, gracias a circunstancias favorables, o a la buena fortuna. La dicha sería
una especie de estado ideal a la pereza, o sea, no tener ninguna preocupación. En cambio, la
felicidad es fuerza vital, espíritu de lucha contra todos los obstáculos que limiten la libertad
y la autoafirmación. “Ser feliz, entonces es ser capaz de probar la fuerza vital, mediante la
superación de adversidades y la creación de modos originales de vivir”.
Para Ortega y Gasset la felicidad se configura cuando coinciden “la vida
proyectada y la vida efectiva”. Es decir, cuando converge lo que deseamos ser con lo que
somos en realidad. “Si nos preguntamos en qué consiste ese estado ideal de espíritu
denominado felicidad, hallamos fácilmente una primera respuesta: la felicidad consiste en
encontrar algo que nos satisfaga completamente”.
Y por último Slavoj Zizek indica que ser feliz es un asunto de opinión y no un
asunto de verdad. Considera a la felicidad como un producto de los valores capitalistas, que
implícitamente prometen la satisfacción eterna a través del consumo. Sin embargo, en el ser
humano reina la insatisfacción porque en realidad no sabe qué desea. Cada uno cree que si
alcanzara algo (comprar, subir su estatus, encontrar amigos/pareja, etc.) podría ser feliz, pero
en realidad, inconscientemente, lo que quiere alcanzar es otra cosa y por eso permanece
insatisfecho.
FRANCISCO XAVIER ARÉCHIGA RODRÍGUEZ

Cada postura, de los distintos filósofos, difiere de la otra. Por ejemplo, Aristóteles
ve la felicidad como el punto máximo el cual debe de alcanzar el ser humano, una vez que se
sienta autorrealizado, que haya cumplido todas sus metas y obtenido todo lo que quiere,
entonces esa persona podrá decir que se siente completamente autorrealizado o lo que es
igual para Aristóteles, completamente feliz. Eso es lo que da a entender Aristóteles con su
postura. Por otro lado, está la postura de Epicuro que ve la felicidad como algo más sencillo,
él consideraba que la felicidad consiste en vivir en continuo placer, desde necesidades
básicas, como alimentarse o abrigarse, hasta tener fama o prestigio.
Ser feliz significa encontrarse en un estado mental de bienestar compuesto
compuestos de emociones positivas, desde alegría hasta placer.
En la psicología, para definir la felicidad empezaron con aquello que se sabe que
no es. Para muchos (mi caso) la felicidad radica en pasarlo bien con los amigos o familia en
una fiesta o deleitarse con una buena comida con las personas a las que amas. Consideraron
que esas son experiencias maravillosas que nos hacen sentir muy bien, pero realmente no nos
da una definición del concepto en sí, dado que ese significado seri la definición del placer.
Por lo tanto, si la felicidad no es lo mismo que el placer, entonces, ¿qué es felicidad?
Bueno, la felicidad es cuando nuestra vida satisface plenamente nuestras
necesidades. Es decir, viene cuando nos sentimos satisfechos y realizados. La felicidad
completa, viene cuando todas nuestras necesidades están totalmente cubiertas. La psicología,
para llegar a la felicidad, toma en cuenta la pirámide de Maslow, en donde se deben de cubrir
todas las necesidades para llegar a la autorrealización o en este caso, ser completamente feliz.
Desde las necesidades básicas, necesarias para que el ser humano pueda subsistir, hasta la
autorrealización donde el ser humano logra sus objetivos y/o metas propuestas.
La felicidad puede estar en todos lados, eso ya depende de cada ser humano, en
como la busca y que hace para obtenerla. Algunos se unen a una religión porque creen que
así podrán felices o creen que estando Dios de su parte lograran la felicidad, claro está que
no todos somos iguales y no todos nos unimos a una religión para encontrar la felicidad.
Otros seres humanos buscan la religión por temor de no poder entrar al paraíso, quedarse en
el apocalipsis en la tierra. En otras palabras, tienen miedo a la muerte. En realidad, no soy
muy acercado a alguna religión y eso es lo que yo creo, no estoy afirmando ni nada por el
FRANCISCO XAVIER ARÉCHIGA RODRÍGUEZ

estilo, solo estoy dando mi punto de vista. Otros la buscan en cosas materiales, comprando
una gran casa en un buen lugar (buen vecindario) o simplemente una casa, comprando un
carro último modelo, un celular “tope de gama” el celular más nuevo de alguna compañía,
una computadora con las mejores características del mercado, con la que puedes correr
cualquier aplicación y desempeñar las tareas informáticas con mayor velocidad, una Tablet,
una consola de videojuegos de última generación con los juegos más nuevos, ropa de marca
(pantalones, camisas, zapatos/tenis, vestidos, blusas, short, lencería, etc.), entre muchos
objetos materiales más. Aunque hay personas que no necesitan de objetos materiales para ser
felices o tener lo último en tecnología, con un simple celular que les sirva para llamar, redes
sociales, juegos, tomar fotografías; con una televisión, aunque sea analógica, pero con que
sirva para ver los programas favoritos, una casa donde vivir, con eso son felices. Tal vez no
vivan feliz completamente, pero en ese momento se sienten felices o por lo menos creen ser
felices. En las personas de bajos recursos es donde se puede ver claramente que la felicidad
no la da los objetos materiales, esas personas llevan un estilo de vida mas sencillo y aun así
son felices. Los niños pueden ser felices jugando futbol con una botella de plástico y haciendo
porterías con los tenis o con piedras, ellos no necesitan de un balón de futbol o una cancha o
un patio para disfrutar lo que están haciendo; al igual que no necesitan de un celular, Tablet
o computadora para encontrar la felicidad. Ellos solo necesitan a otros niños con quien jugar
para divertirse y ser felices.
La felicidad engloba muchos aspectos, es por eso por lo que no hay un concepto
que pueda abarcar todo el significado de la palabra felicidad. Además de que esta es algo
sumamente subjetivo, dado que lo que para alguien puede ser o lo haga sentir felicidad, para
otro no. Como lo mencionado en el párrafo anterior donde hablo de las personas de bajo
recursos, para esos niños ser felices es algo muy simple, algo tan simple como jugar con una
botella de plástico y puede que para los niños con mejor posición económica no lo sea, en la
mayoría de los casos es así, aunque claro para todo hay excepciones.
En cualquier parte nos podemos encontrar con la felicidad, como mencione
anteriormente, tal ves no sea 100% felicidad, pero es lo que creemos. En mi caso me siento
feliz cuando salgo con mis amigos a la playa para convivir, platicar, bañarnos, jugar; o
cuando vamos al cine, a la feria, a un antro o a un bar, etc. En fin, cuando paso tiempo con
FRANCISCO XAVIER ARÉCHIGA RODRÍGUEZ

ellos me siento feliz. Cuando estoy con mi familia también me siento feliz, con ellos paso el
rato platicando, jugando o comiendo; en ese tiempo estoy feliz riéndome a carcajadas y no
paro de sonreír, demostrando lo feliz que estoy en ese. También me siento feliz cuando
apruebo mis materias y saco buenas calificaciones, cuando me subo al camión y puedo
escoger un asiento, cuando estoy viendo series o películas, cuando me llegan paquetes de
china y tengo que hacer un “unboxing” (desempaquetar o abrir el paquete), cuando ayudo a
la gente hacer algo o cuando aprendo algo nuevo. En esos y otros muchos momentos me
siento feliz.
Ser feliz significa encontrarse en un estado mental de bienestar compuesto
compuestos de emociones positivas, desde alegría hasta placer.
Los filósofos y experto consideran la felicidad como algo complejo, algo más
allá de una satisfacción, un placer, un sentimiento o diversión. En cambio como ya lo
comente anteriormente yo considero a la felicidad como algo que está presente en nuestro
día a día, como un sentimiento cuando nos sentimos felices por el nacimiento de un nuevo
miembro de la familia o cuando nos encontramos con amigos o familiares que teníamos
tiempo sin ver, como diversión al convivir con amigos, jugar con ellos y pasarla bien; como
una satisfacción al conseguir metas puestas, como puede ser el entrar a la universidad que
querías o sacar buenas calificaciones. Si tuviera que definir la felicidad lo haría como un
sentimiento, un estado de ánimo y una actitud. Es una explosión de emociones que te empuja
hacia el vacío, que te hace sentir bien.
La felicidad se compone de momentos: muchos momentos buenos, agradables,
divertidos… en definitiva, felices. Momentos que, unidos, forman ese concepto; el que todos
buscamos y el que, todos, encontramos alguna vez en la vida. Quizá a veces no sepamos que
está ahí, a la vuelta de la esquina, y que existe, en cada sorbo de café, en cada bocado de
alegría. Quizá a veces, no sepamos valorarla, porque la felicidad no se entiende sin tristeza.
Es el contrapunto amargo de la tristeza, de la amargura o la desdicha el que nos lleva a
añorarla primero, y a valorarla después.
La felicidad no entiende de condiciones, pues algunos son felices con muy poco
y otros la buscan eternamente. Saber reconocerla es ser afortunado, pues no todo el mundo
FRANCISCO XAVIER ARÉCHIGA RODRÍGUEZ

lo consigue. Pero está ahí, muy cerca, mucho más de lo que crees, a tu lado, todos los días y
empieza con una simple sonrisa, con un simple abrazo.
Dado a la complejidad del significado de la felicidad se podría dividir en distintos
tipos de felicidad:
 Emociones positivas o vida placentera: Este tipo de felicidad
seria uno de los más básicos y se centra únicamente en ser feliz gracias a que la
persona solo quiere experimentar emociones que no sean negativas, sino positivas.
Es decir, en placeres tanto de tipo sensorial como emocional, los cuales pueden ser
durante un corto periodo de tiempo o incluso fugaz, regidos por circunstancias
externas.
 Compromiso o vida comprometida: Se puede decir que este
tipo de felicidad incorpora el primer tipo. En este caso, los seres humanos no solo
se centrarían en disfrutar de los placeres que le vienen dados del exterior, sino que
además su ser interior se implicaría con todas sus fuerzas en aquella actividad que
está realizando, prestando atención a sus actitudes internas y no basándose solo en
las circunstancias externas. Por lo que, es el resultado de utilizar las fortalezas
personales para obtener numerosas gratificaciones en los principales ámbitos de la
existencia. Las personas que se encuentran en este escalón de la felicidad podrían
encontrarla poniendo en juego su vida interior, y teniendo en cuenta que lo
importante no es sólo lo que sucede sino cómo se interpreta y se afronta.
 Relaciones: Si somos capaces de disfrutar de los placeres
exteriores y además de desarrollar nuestras fortalezas personales, podremos
situarnos en el nivel tres de esta escala de la felicidad. Existen personas que sólo
se sienten felices cuando comparten su tiempo con otras ya sea ayudándolos o
realizando cualquier otra actividad. Mantener relaciones de forma positiva con las
personas que se encuentran a nuestro alrededor es otro requisito para alcanzar la
felicidad. Todos los seres humanos necesitamos participar en nuestra vida en
comunidad y sentirnos queridos y apoyados para ser felices, por ello tenemos que
dedicar nuestro tiempo a ello.
FRANCISCO XAVIER ARÉCHIGA RODRÍGUEZ

 Significado de la vida: Este tipo de felicidad se caracteriza


porque la persona emplea sus virtudes y fortalezas al servicio de algo que se
encuentra fuera de él y que da sentido a su vida. Por ello, dependiendo de cada
persona y de sus características desempeñaran unas actividades u otras. Algunas
por ejemplo encuentran su nivel de felicidad extremo cuando encuentran sentido
a su vida estableciéndose una serie de metas como: ayudar porque este mundo sea
más justo, facilitar la educación a las personas desfavorecidas, ser voluntario de
alguna organización, entre otros.
 Éxito y sentido de logro: Y, por último, llegamos al quinto tipo
de felicidad según Seligman. Si hemos superado los anteriores, podremos llegar a
la plenitud de la felicidad. Como ya sabemos, necesitamos sentirnos competentes
y ser autónomos en nuestra vida, para ello, nos solemos establecer metas con las
que podemos desarrollarnos y perseguir nuestros éxitos. Estas metas nos ayudan a
seguir creciendo como personas y también a nivel profesional. La confianza será
indispensable para alcanzar este tipo de felicidad ya que es la que hace que nos
sintamos competentes con lo que hacemos. Por otro lado, todo lo que hagamos en
nuestra vida deberá de ir acompañado por la motivación. Ésta dará sentido a
nuestra vida y nos permitirá realizar planes y sentirnos realizados para
encontrarnos en el último nivel de la felicidad.
También se ha llegado a la conclusión de que existes tres factores que determinan
nuestra felicidad, el primero es el valor de referencia que son aquellas características de tipo
biológicas que hemos heredado genéticamente y que determinan nuestro temperamento, es
decir, si tenemos familiares enojones o que no disfruten de la vida, nos pueden heredar ese
temperamento. En este punto se han hecho investigaciones con gemelos y vieron que existe
un 50% de factores que tienen que ver con la herencia genética que no se pueden modificar
y que por tanto determinan nuestro temperamento y, por ende, nuestro modo de reaccionar
ante los acontecimientos.
El segundo punto son las circunstancias, aquí hace referencia a ciertas
circunstancias que nos pueden provocar no poder vivir felices, como haber sido maltratado,
que tus padres no te quisieran o que no te pusieran la atención que necesitabas, el bullying,
FRANCISCO XAVIER ARÉCHIGA RODRÍGUEZ

entre otras circunstancias. Estos factores te pueden llevar a la drogadicción, al alcoholismo o


a la desconfianza hacia las personas que pueden causar desconfianza y por lo tanto pueden
limitar nuestro bienestar y en consecuencia nuestra felicidad.
Y el ultimo de los factores que causan la felicidad, se refiere a nuestra actividad
diaria, es decir, nuestra felicidad depende de nosotros mismos, de lo que hacemos en nuestra
vida cotidiana y de nuestra manera de pensar.
Ser feliz puede ser un desafío emocionante, pero algo muy difícil de lograr o al
menos de reconocer cuando lo disfrutamos. No hay alguna receta para alcanzar la felicidad;
cada ser humano intenta alcanzar la felicidad a su modo y según su buen entender. Pero si
hay ciertas claves que podrían ser de ayuda para quienes se proponen a cultivar su propia
felicidad.
Una cuestión de gran importancia que nos puede ayudar a alcanzar la felicidad
es aceptar que no somos seres perfectos.
Vivir en el presente y dejar atrás la carga del pasado es también algo central para
lograr una vida feliz. Asimismo, deberíamos intentar dejar a un lado los comentarios mal
intencionados de la gente. Recordemos que las palabras de los demás solo tienen el valor que
nosotros mismos les otorguemos.
Lamentablemente, muchas veces valoramos esas afirmaciones, críticas u
opiniones por encima de los pequeños detalles que nos pueden dar gozo, como pueden ser
momentos, personas, lugares y por supuesto, nosotros mismos.
La felicidad está en nosotros y en todo lo que tocamos, en lo que vivimos, olemos,
miramos. Aun con nuestros defectos, cada uno de nosotros somos una expresión de la belleza
que podemos encontrar afuera y que muchas veces nos es difícil reconocer en nosotros
mismos.
No intentemos buscar a alguien más para que nos haga feliz. Si no encontramos
dentro de nosotros mismos aquello que buscamos, será muy difícil que podamos encontrarlo
afuera. La felicidad emerge de nuestro ser, de nuestra preciosa individualidad; y esa felicidad
es la que necesitamos reconocer y proteger, muchas veces de nosotros mismos. No hay que
tener miedo. Sí, aunque parezca increíble, miedo a ser feliz.
FRANCISCO XAVIER ARÉCHIGA RODRÍGUEZ

Para obtener la felicidad debemos de hacer cosas que nos gusten y no abstenerse
porque a ciertas personas no le guste. La solución radica en hacer lo que deseamos, con una
simple condición, no perjudicar a nadie, estamos en nuestro derecho de hacerlo y disfrutarlo,
pero el resto de los seres humanos merecen que los respetemos.
Se puede llegar a la conclusión de que la felicidad es subjetiva y relativa.
Subjetiva porque aquello que hace o produce felicidad a una persona puede que no le haga o
produzca felicidad a otra. Debes seguir tu propio camino, avanzar firme hacia la consecución
de tus metas y mirar hacia el frente, pero nunca compararte con nadie, cada persona es
especial y tiene derecho a luchar por su propia felicidad. Y es relativa porque a ti te puede
pasar algo malo y para otra persona eso malo puede ser algo bueno. Por ejemplo, se te puede
caer un billete de $500 y ya que te des cuenta te sentirás triste por la perdida del dinero, pero
alguien mas se lo va a encontrar y es persona se sentirá feliz por el dinero encontrado.
La felicidad depende de los hechos más recientes. Puedes ser una persona que lo
tenga todo en esta vida para ser feliz, pero en un momento dado te pueden hacer enojar, se te
puede perder algo, tienes que despedirte de alguien, en ese momento dejaras de ser feliz.
Disfruta tu vida, consigue todo lo que quieras, cumple tus metas, relaciónate con las personas,
todo eso te puede hacer feliz, pero si dejas que otra persona se interponga con tu felicidad tu
historia cambiara. No dejes que terceras personas te hagan sentir infeliz, lucha por tus sueños
y los podrás lograr.