Вы находитесь на странице: 1из 5

HIGIENE EN EL EMBARAZO

Durante el embarazo es fundamental mantener hábitos de


higiene que eviten enfermedades y molestias para la
mujer. 10 tips para mantener una excelente higiene
corporal en el embarazo.

Una de las principales recomendaciones médicas para una


mujer embarazada es que cuide su higiene. El cuerpo, tal como la mente, deben
estar limpios y listos para la transformación que la mujer tendrá en unos pocos
meses.

Y es que durante la gestación debe prestarse especial atención al lavado de los


dientes y manos, al el cuidado de la piel, las uñas, etc.

10 consejos para no descuidar la higiene en el embarazo, a continuación.

1. El baño diario es fundamental: agua y jabón son necesarios para eliminar


impurezas, limpiarse y relajarse. Si la mujer lo desea, también puede bañarse en la
noche.

2. La higiene genital es clave, pues durante el embarazo las secreciones vaginales


suelen aumentar. Comenta con tu médico si presentas este inconveniente y báñate
con un jabón de PH neutro recomendado por él.

3. La mujer debe lavarse las manos antes de cocinar, comer alimentos y después de
ir al baño. Para más información sobre el cuidado de las manos, haz clic aquí.

4. La ropa interior debe ser de algodón y con el tamaño adecuado, según el


crecimiento de las caderas y los senos. Es importante evitar la lycra y la ropa interior
pequeña o apretada.

5. Mucho cuidado con el lavado de dientes y encías. Durante el embarazo, éstos se


vuelven más sensibles y por lo tanto se hace necesario tener una buena higiene
oral y lavarse los dientes después de cada comida. Para más información, te
invitamos a leer el siguiente artículo.
6. La piel de la mujer suele sufrir mucho en el embarazo: desde manchas hasta estrías
son comunes en los nueve meses de gestación. Por eso, es fundamental acudir a
un dermatólogo que mande un tratamiento adecuado y así evitar la automedicación.

7. En el segundo y tercer trimestre de embarazo, la temperatura corporal de la mujer


embarazada aumentan. Por eso, es recomendable usar desodorante después
del baño diario y usar ropa holgada, preferiblemente de colores claros y
algodón, para evitar los malos olores.

8. Para evitar malos olores en los pies, es recomendable usar talco y evitar los zapatos
y medias muy pequeños.

9. No sólo por vanidad, sino por higiene, que las uñas estén cortas y arregladas
durante todo el embarazo. En el siguiente link encontrarás más sobre el cuidado de
las uñas.

10. Si tienes problemas con tu higiene diaria o notas cualquier cambio en tu cuerpo
como infecciones o marcas, consúltalo con el médico.

Higiene En El Puerperio

Mantener la higiene es muy importante durante el


puerperio, de forma especial mientras duren los
loquios. Para evitar que esta zona que está en
mayor o menor grado traumatizada por el parto se
irrite más o se infecte ofrecemos los siguientes
consejos:

 Hay que lavarse la zona con agua templada, más tirando a fría, cada vez que
se vaya al baño (micción o defecación). Siempre de delante hacia atrás para
no contaminar el área vaginal con las bacterias de la zona anal.

 Secar muy bien la zona para evitar la humedad. Debe hacerse con suaves
toques.

 No son aconsejables las toallitas húmedas.


 Hay que lavarse, pero no tomar baño de asiento, es decir, sentarse en el agua
durante un rato, para evitar el reblandecimiento (maceración) de la zona.

 La mejor compresa, aunque no la más cómoda por su absorbencia más


limitada, es la de algodón, sin perfume ni aditivos que pueden causar alergia,
sin plástico que favorezca el incremento de temperatura, humedad y falta de
aireación y, además, previene los picores y la irritabilidad por ser fibra natural
suave.
HIGIENE EN EL PARTO

Entre los aspectos fundamentales para el


momento del parto se encuentra la sanidad
del lugar. La limpieza requiere atención
especial, sin la necesidad de llegar al grado
de esterilización de un quirófano.

Las personas que estén auxiliando a la madre


(médicos especialistas, personal sanitario o
parteras) deben tener las uñas cortas y limpias, mientras que las manos deben
estar cuidadosamente lavadas con agua y jabón.

Requiere una atención especial la higiene personal de la mujer y la limpieza en la


habitación. En casos específicos como situaciones con una alta prevalencia de VIH
y virus de la hepatitis B y C. Se recomienda que médicos, parteras y personal
sanitario utilicen batas estériles y máscaras para protegerse de contaminación por
sangre.

VESTIMENTA Y ALIMENTACIÓN EN EL EMBARAZO

Durante los tres primeros meses de gestación, la mayor parte de mujeres embarazadas
pueden seguir usando su ropa habitual, sobre todo, si se trata del primer embarazo. Sin
embargo, a partir del segundo trimestre, las cremalleras que antes cerraban, ya no quieren
hacerlo y los botones de los pantalones se resisten.
Es entonces cuando se hace necesario adquirir ropa adecuada para el embarazo porque está
especialmente diseñada para la comodidad y bienestar de la embarazada.

La ropa que sí puedes usar en el embarazo


El embarazo es
una etapa en la
vida de la
mujer muy
especial, se
producen

muchos cambios físicos y, según avanzan las semanas de gestación aumentará la sensación
de incomodidad y opresión. Para aliviar, en cierta medida esto, te aconsejamos seguir estos
consejos sobre la vestimenta en el embarazo:
- Es preferible utilizar prendas de vestir amplias y cómodas, que no opriman.

- Existen en el mercado una amplia gama de tiendas dedicadas a ropa para embarazadas,
que venden pantalones y faldas con una cinturilla especial para llevar bien sujeta la barriga
y que se van adaptando según va creciendo la tripa.
- La ropa de interior debe ser de algodón o fibras naturales. Tendrás que
comprar sujetadores nuevos que se adapten a tu nuevo volumen. Si vas a adquirir uno
nuevo, recuerda comprar aquellos que no tienen aros.
- Si utilizas medias o pantys, escoge aquellas que sean de tejidos elásticos autoajustables y
que favorezcan el retorno venoso.

- A medida que crezca tu abdomen, te sentirás más cómoda con unas braguitas especiales
de embarazo. Son aquellas que llevan un refuerzo en el bajo vientre para llevar bien sujeta
la barriga.
- El calzado más adecuado es aquel que no tiene excesivo tacón, tan sólo son necesarios un
par de centímetros para no ir totalmente plana.

La ropa que no conviene usar en el embarazo


- Evita usar tejidos rígidos que puedan producir irritaciones en la piel

- Si llevas calcetines, usa aquellos que no compriman demasiado para permitir la buena
circulación de la sangre. Sobre todo porque en este período porque es fácil que se produzca
la hinchazón en tobillos.
- Evita los tacones altos, no sólo te resultará complicado llevarlos ya que tu centro de
gravedad está desplazado, sino que no son buenos para la circulación y pueden provocar la
aparición de varices.
- Durante los meses de calor, evita los colores oscuros, ya que absorben más el calor del sol
y provocan una mayor sudoración.