You are on page 1of 3

Minería metálica

La minería metálica es la actividad relacionada con la explotación de sustancias naturales, de las cuales se
puede extraer un elemento metálico. Estos se clasifican en cuatro tipos:

Básicos Cobre, plomo, zinc, estaño


Hierro, manganeso, molibdeno, cobalto, tungsteno, titanio,
Ferrosos cromo
Preciosos Oro, plata, platino
Radioactivosos Plutonio, uranio, radio, torio

El desarrollo de la minería nacional se ha basado históricamente en la producción de minerales metálicos,


especialmente cobre, oro, plata, zinc y plomo, en el mismo orden de importancia. Sin embargo, en los últimos
años se han conocido numerosos proyectos estatales y privados de desarrollo de otros recursos.

Cobre

El cobre en un mineral metálico básico, que no se encuentra en estado de pureza. Dependiendo de los
procesos geológicos que dieron origen a su concentración, existen diversos tipos de yacimientos del llamado
“mineral rojo”. Los más comunes son originados por la disolución del cobre en las aguas termales, que fluyen
desde los magmas y que son conducidas hacia la superficie de la tierra a través de grietas o fracturas
rocosas. Este tipo de yacimiento se caracteriza por la presencia del cobre en vetas de mineral de alta ley. Se
habla del cobre oxidado. Algunos de ellos son cuprita, atacamita, antherita, brochantita y crisocola.

También a través del magma, pero de fuentes termales submarinas, provienen los yacimientos de cobre de
tipo sulfuroso. Estos emergen hacia la superficie por medio de movimientos tectónicos, que levantan la
corteza terrestre dejando en evidencia la riqueza del suelo. Destacan la calcopirita, covelina, bornita, energita
y calcocita. Los minerales sulfurados son, casi siempre, mezclas complejas de sulfuros de cobre y fierro,
combinados con compuestos de otros metales, tales como zinc, arsénico, antimonio, bismuto, teluro, plata y
oro.

Existen también los yacimientos de cobre tipo porfírico, muy abundantes en la cordillera de Los Andes. Se
originan por el ascenso de rocas fundidas cuando la placa oceánica se introduce debajo de la continental.
También son de naturaleza sulfurada, pero su ley es más baja.

Obtención de cobre

Los procesos más utilizados en Chile para la obtención de mineral de cobre son flotación y lixiviación. El uso
de uno u otro sistema depende de la procedencia del mineral. Si se trata de sulfurados primarios se usa la
“flotación”, y si se trata de oxidados y sulfurados secundarios, la “lixiviación”.

Ambos procesos permiten separar el cobre de los minerales que lo contienen. La base del sistema de
flotación es el agua, y en la lixiviación, el ácido sulfúrico. También existen otras tecnologías para el proceso
productivo del cobre, como aquella vía bacterias. Todas ellas tienen como finalidad hacer más limpio el
proceso y reducir costos productivos, que son las grandes preocupaciones de la industria cuprífera.
Las etapas del proceso de producción de cobre procedente de óxidos son: chancado, lixiviación y
precipitación electrólica. En el caso de los minerales sulfurados son: extracción, chancado, flotación
(concentración), fundición, refinación y moldeo y electro refinación.

Usos del cobre

El acelerado desarrollo tecnológico sigue abriendo nuevas posibilidades para el uso del cobre, y su consumo
a nivel mundial está directamente relacionado con el aumento de la producción industrial en muchos de sus
sectores de uso final. Por ejemplo, la introducción de la fibra óptica, que en un comienzo quitó mercado al
cobre, ahora está representando un mayor consumo de metal en equipos e instalaciones de comunicación y
transmisión de datos. El mayor uso energético domiciliario y el aumento y mejoramiento de las instalaciones
sanitarias implican un mayor uso del cobre en redes eléctricas domiciliarias y tuberías de agua potable.

Asimismo, la mayor eficiencia de este metal en la conducción eléctrica le está permitiendo recuperar terreno
frente al aluminio en los motores eléctricos y transformadores. La industria automotriz es otra fuente de alto
consumo de este material. Más recientemente, científicos descubrieron que el cobre tiene propiedades
antibacterianas, lo que abrió una nueva área de investigación para los usos del cobre en la salud.

Oro

El oro es considerado el metal más precioso existente en la naturaleza. De color amarillo característico, es
muy dúctil y maleable. Se encuentra en la naturaleza combinado con el cobre, el teluro o la plata, pero
también se le encuentra solo, en forma de vetas o en las aguas y arenas de ríos. En Chile la producción y
extracción de oro data desde la época precolombina. Con la llegada de los españoles proliferaron los
lavaderos, que llegaron a producir más de 2 mil kilos en el año.

Los yacimientos que actualmente se explotan se ubican principalmente entre la Primera y la Quinta Región,
pero el fuerte desarrollo de la minería aurífera ha llevado a descrubir otros minerales en la Sexta y Undécima
Región. Hasta comienzos de los años ochenta, la producción de oro en Chile apenas superaba las tres
toneladas anuales, y la mayor parte, como subproducto de las faenas cupríferas. Sin embargo, la puesta en
marcha de la mina El Indio, en la Cuarta Región, produjo una verdadera revolución en este sector.

En Chile existe libertad para la transacción de oro, tanto dentro del país como para su venta al exterior. El
precio que normalmente rige las transacciones en el país es el resultado de la cotización del mineral en la
Bolsa de Valores. Este, como es natural, guarda una estrecha relación con los precios de los mercados
internacionales.

Plata

Constituye uno de los metales nobles que no se oxida fácilmente y es el metal que mejor conduce el calor y la
electricidad. Se usa en la acuñación de monedas. Es un metal blanco, dúctil, muy maleable y capaz de
adquirir gran pulimento y brillo, razón por la cual desde remotas civilizaciones se le ha empleado en la
confección de joyas y piezas de ornamentación.

El auge de la explotación de plata en Chile se produce a partir de la Independencia (1810). Actualmente, el


54% de la plata proviene de la minería del cobre. Las principales reservas de este recurso se encuentran
localizadas entre las regiones Primera y Cuarta, pero quedan aún numerosos yacimientos inexplotados en
otras regiones, los que están siendo explorados para su posible aprovechamiento comercial.