Вы находитесь на странице: 1из 13

ÍNDICE.

Página
INTRODUCCIÓN. 1

MARCO TEÓRICO. 2
Deudas a largo plazo. 2
Instrumentos tradicionales de Deudas. 2
Préstamo a Largo Plazo. 2
Ventajas principales de los préstamos a plazo. 2
Bono. 3
¿Por qué invertir en bonos? 3
Importancia. 3
Términos básicos. 4
Fiduciario y escritura. 4
Calificación de bonos. 5
Tipos de instrumentos de deuda a largo plazo. 6
Características importantes de la deuda a largo plazo. 8
Retiro de Bonos. 9
Casos de incumplimiento. 10
Factores de riesgo de los bonos. 10

CONCLUSIÓN. 11

BIBLIOGRAFÍA. 12
INTRODUCCIÓN.

Ante la necesidad de obtener recursos por parte de las empresas y de los


gobiernos de los países para poder llevar a cabo sus actividades y proyectos, los
mercados han desarrollado diferentes tipos de herramientas que permitan la
obtención de dichos recursos. Una de las herramientas más comunes que las
empresas y los gobiernos utilizan son los bonos.

El préstamo a largo plazo es usualmente un acuerdo formal para proveer


fondos por más de un año y la mayoría es para alguna mejora que beneficiará a la
compañía y aumentará las ganancias. Un ejemplo es la compra de un nuevo
edificio que aumentará la capacidad o de una maquinaria que hará el proceso de
manufactura más eficiente y menos costosa. Los préstamos a largo plazo
usualmente son pagados de las ganancias.

pág. 1
MARCO TEÓRICO.

Deudas a largo plazo.

La deuda a largo plazo consiste de préstamos y bonos que tienen un


vencimiento a más de un año. Estos bonos y préstamos generalmente tienen una
tasa de interés más alta, ya que los prestamistas demandan una devolución más
alta a cambio de tomar más riesgos por prestar el dinero sobre un largo periodo de
tiempo.

Instrumentos tradicionales de Deudas.

Existen muchos tipos de instrumentos de endeudamiento a largo plazo:


préstamos bancarios, bonos, pagarés garantizados o no garantizados.

Préstamo a Largo Plazo.

Préstamo, generalmente otorgado por un banco o una compañía de


seguros, en virtud del cual el prestatario se compromete a hacer una serie de
pagos consistentes en intereses y en capital en fechas específicas.

Ventajas principales de los préstamos a plazo.

Los préstamos a plazo tienen tres ventajas principales sobre las ofertas públicas:

- Velocidad.
- Flexibilidad.
- Bajos costos de emisión.

Debido a que se negocian en forma directa entre el prestamista y el


prestatario, el nivel de documentación formal se reduce.

Las cláusulas más importantes de un préstamo a plazo pueden acordarse


mucho más rápido que en el caso de una emisión pública, y no es necesario que
el préstamo se sujete al proceso de registro de la Securities and Exchange
Commission.

pág. 2
Bono.

Un bono es una obligación financiera contraída por el inversionista; otra


definición para un bono es un certificado de deuda o sea una promesa de pago
futura documentada en un papel y que determina el monto, plazo, moneda y
secuencia de pagos.

Cuando un inversionista compra un bono, le está prestando su dinero ya


sea a un gobierno, a un ente territorial, a una agencia del estado, a una
corporación o compañía, o simplemente al prestamista.

En retorno a este préstamo el emisor promete pagarle al inversionista unos


intereses durante la vida del bono para que el capital sea reinvertido a dicha tasa
cuando llega a la maduración o vencimiento.

¿Por qué invertir en bonos?

Muchos de los asesores financieros recomiendan a los inversionistas tener


un portafolio diversificado constituido en bonos, acciones y fondos entre otros.
Debido a que los bonos tienen un flujo predecible de dinero y se conoce el valor
de este al final (lo que le van a entregar al inversionista al final de la inversión),
mucha gente invierte en ellos para preservar el capital e incrementarlo o recibir
ingresos por intereses, además las personas que buscan ahorrar para el futuro de
sus hijos, su educación, para estrenar casa, para incrementar el valor de su
pensión u otra cantidad de razones que tengan un objetivo financiero, invertir en
bonos puede ayudarlo a conseguir sus objetivos.

Importancia.

Cuando una sociedad anónima tiene necesidad de fondos adicionales a


largo plazo se ve en el caso de tener que decidir entre la emisión de acciones
adicionales del capital o de obtener préstamo expidiendo evidencia del adeudo en
la forma de bonos. La emisión de bonos puede ser ventajosa si los actuales
accionistas prefieren no compartir su propiedad y las utilidades de la empresa con

pág. 3
nuevos accionistas. El derecho de emitir bonos se deriva de la facultad para tomar
dinero prestado que la ley otorga a las sociedades anónimas.

El tenedor de un bono es un acreedor; un accionista es un propietario.


Debido a que la mayor parte de los bonos tienen que estar respaldados por
activos fijos tangibles de la empresa emisora, el propietario de un bono
posiblemente goce de mayor protección a su inversión, el tipo de interés que se
paga sobre los bonos es, por lo general, inferior a la tasa de dividendos que
reciben las acciones de una empresa.

Términos básicos.

Valor a la par: El valor a la par de un bono representa la cantidad pagadera a los


acreedores al momento de su vencimiento. También se conoce como valor
nominal o principal. Por lo general, el valor a la par es de $1.000 por bono (o un
múltiplo de esa cantidad).

Tasa de cupón: La tasa establecida de interés de un bono se conoce como tasa


de cupón. Por ejemplo, una tasa de cupón de 13% señala que el emisor pagará a
los tenedores de bonos $130 al año por cada bono que posean con un valor a la
par de $1.000.

Vencimiento: Casi siempre, los bonos tienen un vencimiento establecido. Es el


tiempo en que las empresas están obligadas a pagar a los tenedores de bonos su
valor a la par.

Fiduciario y escritura.

Las empresas que emiten bonos al público designan a un fiduciario


autorizado para que vele por los intereses de los tenedores de bonos. En la ley de
Contratos de Compromiso de 1939 (Trust Indenture Act), de cuya administración
la Comisión Nacional de valores (SEC, del inglés Security and Exchange
Commission) se especifican las obligaciones de un fiduciario. Las
responsabilidades de este último consisten en autenticar la legalidad de las
emisiones de bonos cuando éstas se llevan a cabo, estar al pendiente de las

pág. 4
condiciones financieras y del comportamiento de los prestatarios, asegurarse del
cumplimiento de todas las obligaciones contractuales y emprender las acciones
pertinentes si los prestatarios no cumplen con alguna de estas obligaciones. Las
empresas compensan directamente a los fiduciarios, compensación que se suman
a los c ostos efectivos del crédito.

El compromiso legal entre la empresa que emite los bonos y el fiduciario


que representa a los obligacionistas se define en la escritura de emisión de bonos.
Esta escritura es un convenio legal, también conocida como escritura de
fideicomiso, entre la corporación emisora de los bonos y los tenedores de los
mismos, en el que se establecen los términos de la emisión de bonos y las
restricciones impuestas a las empresas. Dichas restricciones conocidas como
cláusulas de protección, son muy parecidas a las que se incluyen en los contratos
de crédito. Los términos de la escritura los establecen el prestatario, el emisor y el
fiduciario. Si la empresa no cumple con algunas de las disposiciones de la
escritura, el fiduciario, en representación de los obligacionistas, puede tomar las
medidas necesarias para corregir la situación. En caso de no quedar satisfecho,
puede exigir el repago inmediato de todos los bonos en circulación.

Calificación de bonos.

La solvencia de un instrumento público de deuda muchas veces se evalúa


en términos de las calificaciones de crédito que le asignan las agencias
encargadas de la evaluación de las inversiones. Las principales agencias
calificadoras son Moody’s Investment Service y Standard & Poor’s (S&P). Los
emisores de nuevos contratos corporativos de bonos recurren a ellas para evaluar
y calificar los bonos, además de actualizar las calificaciones durante la vigencia de
los mismos. Los emisores pagan una comisión por este servicio.

Con base en las evaluaciones de las emisiones de bonos, las agencias


emiten sus opiniones con un código alfabético que publican para uso de los
inversionistas. Con sus calificaciones, las agencias tratan de clasificar las
emisiones según su probabilidad percibida de insolvencia. A las emisiones que

pág. 5
obtienen las mejores calificaciones, cuyo riesgo de insolvencia es insignificante, se
les asigna una triple A, una doble A o una sola A, B doble A (Moody’s) o triple B
(S&P), etc., hasta llegar a C y D, que son las calificaciones más bajas de Moody’s
y S&P respectivamente. Las cuatro primeras calificaciones representan la calidad
de las emisiones de inversión, mientras de los otros bonos evaluados se
consideran especulativos. Las evaluaciones de estas dos agencias son muy
respetadas como indicadores de riesgo de insolvencia.

Tipos de instrumentos de deuda a largo plazo.

Los bonos se pueden emitir como instrumentos sin garantía y con garantía
(respaldados con activos). Las obligaciones, obligaciones subordinadas y bonos
de renta son las principales categorías de bonos sin garantía, mientras que los
títulos hipotecarios son el tipo más común de instrumentos de deuda garantizada a
largo plazo.

- Obligaciones.

Una obligación es una deuda a medio o largo plazo usada por grandes
empresas para conseguir dinero como préstamo. Las obligaciones son la forma
más común de préstamos a largo plazo que una empresa adopta como estrategia.

Las obligaciones generalmente son préstamos con una fecha de devolución


fija, aunque algunas obligaciones son títulos no amortizables (son conocidas
también como obligaciones irredimibles). La mayoría de bonos pagan una tasa fija
de interés.

- Obligaciones subordinadas.

Las obligaciones subordinadas representan deuda no garantizada con


derecho sobre los activos que se colocan detrás de toda deuda principal en
relación con dichas obligaciones. En caso de liquidación, a los tenedores de
obligaciones subordinadas por lo general se les paga sólo después de haber
pagado por completo a los acreedores principales el monto total de los créditos.

pág. 6
Estos tenedores de obligaciones subordinadas incluso se clasificarían antes que
los tenedores de acciones preferentes y ordinarias en caso de liquidación.

- Bonos de renta.

Bono en el que el pago de intereses depende de la suficiencia de fondos de


la empresa. Las empresas están obligadas a pagar intereses por los bonos de
renta sólo cuando éstos se devengan. Puede existir una característica
acumulativa en la que se suman los intereses no pagados en determinado año. Si
las compañías no generan utilidades en el futuro, tendrán que pagar los intereses
acumulativos a medida en que lo permitan las utilidades. No obstante, por lo
general la obligación acumulativa se limita a no más de tres años.

- Bonos especulativos.

Bono de riesgo y rentabilidad elevados, muchas veces sin garantía. Son


bonos de baja calificación crediticia que están clasificados por debajo del
denominado grado de inversión. Estos bonos tienen un alto riesgo de suspensión
de pagos u otros eventos crediticios adversos, pero suelen pagar un cupón más
lucrativo que los bonos de mejor calidad para hacerlos atractivos a los inversores.

- Títulos hipotecarios.

Las emisiones de títulos hipotecarios se garantizan con un gravamen


(derechos de los acreedores) sobre determinados activos de la empresa,
generalmente activos fijos. En la hipoteca, que es el documento mediante el cual
se otorga a los obligacionistas un gravamen sobre las propiedades, se establecen
con toda precisión las propiedades específicas que garantizan los bonos.

Como sucede con otros contratos de crédito garantizados, el valor de


mercado de la garantía debe exceder el monto de la emisión de bonos en un
margen razonable de seguridad. Si las empresas no cumplen con algunas de las
disposiciones en las escrituras de bonos, el fiduciario, en representación de los
obligacionistas, tiene la capacidad de entablar un juicio hipotecario. En este caso,

pág. 7
el fiduciario se hace cargo de la propiedad y la vende, utilizando el producto para
pagar a los obligacionistas.

- Bonos respaldados por el equipo rodante.

Títulos a plazos intermedio y largo, generalmente emitidos por una


compañía transportadora, ferroviaria o aérea, utilizado para financiar la adquisición
de equipo nuevo.

Características importantes de la deuda a largo plazo.

Las emisiones de deudas a largo plazo están regidas por contratos


financieros. En el caso de la emisión de deuda pública, este contrato se llama
contrato de emisión de bonos. Un fideicomisario actúa como agente para los
tenedores de bonos y supervisa el acatamiento de las cláusulas del contrato de
emisión. En el caso de una emisión privada, el contrato se llama convenio de
bonos, o convenio de pagarés. Estos contratos especifican el vencimiento, la tasa
de interés y otros términos de la emisión de deuda, y por lo común, incluyen cierto
número de cláusulas restrictivas.

Los instrumentos de deuda a largo plazo comparten varias características


comunes:

1. Vencimiento pactado: Es la fecha en la cual el prestatario debe pagar el


dinero que pidió prestado.
2. Monto principal pactado: Es la cantidad que debe liquidar el prestatario.
3. Tasa de interés pactada del cupón: La tasa de interés puede ser una tasa
fija, o bien una tasa variable que se ajusta conforme a una fórmula
especificada.
4. Programa de redención obligatoria (o fondo de amortización): Algunos
fondos contienen un fondo de amortización, mientras que otros se liquidan
en una sola suma a su vencimiento. Un fondo de amortización implica una
secuencia de pagos de capital antes de la fecha de vencimiento.

pág. 8
5. Cláusula de redención opcional: Algunas emisiones de bonos tienen
indicado además de la fecha de vencimiento, otra fecha anterior para que el
bono pueda ser opcionalmente redimido por el comprador, en cualquier
fecha intermedia. Esto permite al inversionista cierta elasticidad en sus
decisiones, ya que puede escoger el momento que más le convenga para
redimir sus bonos.
6. Cláusulas de protección: Las cláusulas le imponen ciertas restricciones al
prestatario. Están diseñadas para proteger a los tenedores de bonos.

Retiro de Bonos.

Los bonos son una deuda y los intereses que hay que pagar sobre ellos
representan un costo para el negocio. La corporación tiene que pensar en el día
en que se vencerán los bonos y en que deberán rembolsar su inversión a los
tenedores de ellos. Si el negocio es próspero y las condiciones generales del
mercado son buenas al vencimiento de los bonos, la corporación podrá estar en
posibilidades de colocar una nueva emisión de bonos y de utilizar el producto para
pagar a los tenedores de la anterior emisión. Si las condiciones son adecuadas, la
nueva emisión puede especificar una menor tasa de interés que la de los primeros
bonos. En este caso la corporación conserva el mismo capital a menor costo.

Por el contrario si las condiciones del negocio son malas al mismo tiempo
de tener que refinanciarse, el mercado para los bonos podrá no ser favorable y
resultará imposible colocar una nueva emisión o sólo habrá la posibilidad de
hacerlo a una mayor tasa de interés. Esto puede convertirse en un serio problema
para la corporación. Además existe el hecho de que los tenedores de bonos
quieren estar seguros de que se está haciendo una provisión para que no exista
duda de que se tendrán disponibles los fondos para retirar sus bonos.

En muchos casos las corporaciones apartan periódicamente sumas


definidas, las cuales se acumulan, junto con los intereses que devengan, hasta
formar el monto necesario para retirar los bonos a la fecha de su vencimiento.
Puesto que es conveniente que estos depósitos periódicos sean de igual monto, el

pág. 9
procedimiento de retiro se convierte en un fondo de amortización. Este método de
retiro es uno de los más usados de esta clase de fondos. Cuando se tiene
establecido este procedimiento los tenedores de bonos saben que se está
haciendo una provisión adecuada para salvaguardar su inversión.

Casos de incumplimiento.

Los contratos de emisión de bonos y los convenios de bonos también


especifican los casos de incumplimiento. Si el prestatario falla en el pago de
intereses o en el pronto pago total del capital, incumple en otra emisión de deuda,
o no se atiene a uno de los convenios, los prestadores pueden exigir la liquidación
inmediata de la deuda. Sin embargo, a menudo los tenedores de bonos tratarán
de negociar antes de iniciar los procedimientos de incumplimiento, debido a que
por lo común no quieren asumir la propiedad de la empresa.

Factores de riesgo de los bonos.

Existen factores de riesgos que pueden determinar que el rendimiento


realizado sea inferior al rendimiento esperado de un bono.

1. Riesgo en la tasa de interés: Es el riesgo de que cambie el valor de un bono


a causa de un cambio en la tasa de interés. El riesgo depende
primordialmente del vencimiento remanente del bono.
2. Riesgo de inflación: Influyen en el poder adquisitivo de los flujos futuros.
3. Riesgo de divisas: El tipo de cambio afecta al valor del bono.
4. Riesgo de comercialización: Cambio en la liquidez.

pág. 10
CONCLUSIÓN.

Podemos concluir señalando la importancia que tienen tanto los


financiamientos a Largo Plazo que diariamente utilizan las distintas
organizaciones, brindándole la posibilidad a dichas instituciones de mantener una
economía y una continuidad de sus actividades comerciales estable y eficiente y
por consecuencia otorgar un mayor aporte al sector económico al cual participan.

pág. 11
BIBLIOGRAFÍA.

Administración Financiera Corporativa – Douglas R. Emery, John D. Finnerty.

Fundamentos de Administración Financiera – Undécima edición – James C. Van


Horne, John M. Wachowicz Jr.

pág. 12