Вы находитесь на странице: 1из 163

Lo que la tortuga dice

Reconecta contigo mismo.


Todo lo que necesitas… ya está en ti

Donna DeNomme

ILUSTRACIONES DE

Darcey DeMatte
EDICIONES URANO
Argentina - Chile - Colombia - España
Estados Unidos - México - Perú - Uruguay - Venezuela
Título original: Turtle Wisdom

Editor original: Inlightened Source Publishing, Colorado, EE.UU.

Traducción: Núria Martí Pérez

1.ª edición Octubre 2015

Copyright © 2007 by Donna DeNomme – Inlightened Source Publishing

All Rights Reserved

© 2015 de la traducción by Núria Martí Pérez

© 2015 by Ediciones Urano, S.A.U.

Aribau, 142, pral. – 08036 Barcelona

www.edicionesurano.com

Depósito Legal: B 18221-2015

ISBN EPUB: 978-84-9944-912-8

Reservados todos los derechos. Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los
titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de
esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático, así
como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo público.
Quienquiera que seas,
dondequiera que estés,
hagas lo que hagas en tu vida,
esta es la llamada…
vuelve a… tu verdadero hogar.
Contenido
Portadilla
Créditos
Dedicatoria
Prólogo
1. ¡Te tienes a ti!
2. ¿Quién eres?
3. Nadie puede hacerlo por ti
4. ¿Cómo crece tu jardín?
5. La llegada a la madurez: reconoce todo lo que tú eres
6. En el presente
7. ¡Estoy pegado a mí!
8. Los días difíciles
9. La alquimia de tus problemas
10. Tu cuerpo, tu templo
11. Con la panza al aire
12. El nacimiento de una tortuga
13. ¡Ábrete a las posibilidades!
Epílogo. Escribe tú el final del libro
Agradezco profundamente las siguientes fuentes
Agradecimientos
Sobre la autora
Prólogo

Por encima de todo


sé sincero contigo mismo.
WILLIAM SHAKESPEARE

Hace un par de años sufrí un desequilibrio tiroideo. Descubrí que cada vez
tenía menos energía, hasta que acabé sintiéndome tan agotada que el mero
hecho de cruzar la habitación me exigía un gran esfuerzo mental y físico.
Dejé de rendir en el trabajo y mi casa estaba hecha un desastre, pero lo peor
de todo es que no me quedaba una gota de energía para estar contenta o
experimentar cualquier otra clase de emoción. Estaba hecha polvo. No sentía
nada de nada.

Ni siquiera tenía fuerzas para pensar. La ardua tarea de restablecer el buen


funcionamiento de mi cerebro me llevó su tiempo, y a veces no entendía nada
de lo que me estaba ocurriendo. Más tarde, en mis momentos de lucidez, veía
que había una respuesta mejor a la que mi cerebro no podía acceder cuando
yo la necesitaba. Aunque ni siquiera tenía energía para sentirme frustrada.

Con la ayuda de mi acupuntor y de un médico conseguí volver a equilibrar mi


metabolismo. Fue fascinante observar mi cerebro funcionando de nuevo al
cien por cien. Me quedé asombrada por las numerosas actividades que yo
podía realizar a la vez como si nada. Mi cerebro simplemente manejaba esto,
aquello y lo de más allá sin el pesado esfuerzo que antes me exigía. Se dice
que las mujeres podemos hacer mil y una cosas simultáneamente y, sin
embargo, al vivirlo de primera mano aumentó enormemente mi admiración
por la mente humana y por mí misma.

Había estado a punto de perderme a mí misma… al menos en lo que respecta


a mi sentido del yo. El «yo» en el que siempre podía confiar. La parte capaz
de mí que se ocupaba de todo. Las tareas cotidianas me costaban un horror.
Me iba a la cama agotada y me levantaba también agotada. En esa época tan
dura fue cuando adquirí la idea de apreciarme plenamente.

Las raíces de este hallazgo se habían formado mucho antes. Cuando era
pequeña mi familia me dejó en manos de unas personas que se suponía que
debían cuidarme, pero en lugar de ello abusaron de mí física, mental, sexual y
psíquicamente. Mis padres lo ignoraban. Durante varios años viví
aterrorizada.

Pero mi espíritu no se quebró. Por alguna razón las duras adversidades por las
que pasé me permitieron llegar al fondo de mí misma y acceder a una
fortaleza interior. Dentro de mí había algo absoluto e inquebrantable que
seguía intacto pese a la realidad de mis circunstancias exteriores. A pesar de
sentirme tan abandonada y sola, había algo en mí que me daba paz.

Cuando ocurre una catástrofe tenemos que enfrentarnos a las secuelas. Tal
vez un accidente o un problema de salud nos cambie de algún modo, pero
siempre nos queda nuestra preciosa esencia. A medida que nos adaptamos a
una nueva forma de ser, apreciarnos más a nosotros mismos nos ayudará a
lograrlo. Saber que podemos echar mano de nuestros recursos interiores, que
son inalterables, es importantísimo. Cuando enfermé a causa de la tiroides
intenté cabalgar la ola, hacer las tareas mientras tenía energía y descansar
cuando me sentía exhausta. Descubrí que en los días que no podía hacer gran
cosa físicamente, era capaz de ocuparme del jardín durante horas y a veces de
escribir. Era como si mi alma anhelara estas actividades creativas y me
obligara a tomar esa dirección al hacer que me sintiera al borde del colapso
físico.

A pesar de las dificultades que me tocó vivir, estoy muy agradecida por los
traumas de mi infancia y por mi reciente trastorno de salud, porque me
inspiraron a cambiar mi ambiente emocional por un estado de seguridad,
confianza y paz. Dentro de cada uno de nosotros hay un gran manantial de
fuerza y sabiduría que nos ayuda a afrontar y superar dificultades mucho
peores de las que creemos poder manejar. La vida puede ser una aventura.
Incluso en los tiempos más difíciles podemos encontrar no solo lo que
necesitamos para sobrevivir, sino también para progresar. El secreto está en
mirar dentro de ti. Ahí es donde reside el conocimiento, la sabiduría y la
visión para superar el aprieto. Ve excavando con tesón para extraer esas
pepitas de oro, saca lo mejor de ti. ¡Es tu tesoro más valioso!

Ahora soy feliz con muy poco. Me basta con tenerme a mí misma y la
caravana: mi «caparazón». Ya conseguiremos el resto de lo que deseamos por
el camino, ¡mientras vivimos nuestras aventuras!

Uno se asegura el oro del espíritu al encontrarse a sí mismo.


CLAUDE M. BRISTOL

El recurso interior esencial que me permitió enfrentarme a lo que me hicieron


de pequeña me motivó más tarde a elegir profesiones en las que pudiera
ayudar y orientar a los demás a través de sus propias luchas. Me ocupo tanto
de pacientes que están atravesando dificultades como de los que desean
superar traumas de la infancia. Para mí es un honor y un placer ayudarles a
sanar.

Me han pedido que comparta algunas de las cosas que he aprendido. Mi


experiencia con mis pacientes me ha demostrado que este enfoque es útil en
tiempos de crisis y en momentos traumáticos. También creo que es
importante para las personas que simplemente están intentando avanzar por
los caminos de la vida cotidiana. Las experiencias difíciles les han servido a
muchas de catarsis para aprender a apreciarse más. Pero espero que aquellas
otras que no las han sufrido, se valoren más a sí mismas al cambiar el centro
de su atención sin tener antes que pasarlas canutas. Tal vez puedan ahorrarse
ese viaje. Porque a fin de cuentas, si te tienes a ti «¡ya es mucho!»

…que si al final, cuando tenga que dejar las riendas


del poder, he perdido a todos los demás amigos
en la tierra, me quedará al menos uno…
y ese amigo estará dentro de mí.
ABRAHAM LINCOLN
UNO

¡Te tienes a ti!

La oportunidad de oro que buscas está en ti. No la encontrarás


a tu alrededor, ni por medio de la suerte o del azar,
o de la ayuda de otros, sino en ti mismo.
ORISON SWETT MARDEN

Sea cual sea la situación en la que te encuentres, el reto al que te enfrentes o


lo que te esté perturbando, siempre hay una constante en tu vida. Algo con lo
que poder contar, de donde sacar fuerzas. ¡Te tienes a ti! En tu interior hay
todos los recursos que necesitas, al igual que una tortuga llevando su
caparazón a cuestas. Tu ser interno además de ayudarte a sobrevivir, te
permite progresar ocurra lo que ocurra.

Cuando Aron Ralston, un alpinista de Aspen, Colorado, quedó atrapado entre


dos grandes rocas, se cortó el brazo para liberarse. Lo que le motivó a hacerlo
fue sus ganas de vivir. En lugar de fijarse en la terrible realidad de tener que
cortarse un brazo, se centró en los tiempos felices que le esperaban. A los 27
años eligió vivir.

Cuando un matrimonio se rompe, un ser querido muere u ocurre algo


dramático que altera nuestra vida, no está todo perdido, aún nos tenemos a
nosotros mismos, alguien con quien poder contar. Es la única persona con la
que podemos contar a diario tanto en los momentos buenos como malos.
Incluso en los momentos en los que no sucede nada en especial en tu vida,
¿quién está ahí? ¡Tú! Al sustentar el desarrollo de lo mejor que hay en ti
puedes disponer de algo muy valioso. Y además la mayoría de personas
acabamos viendo que aceptarse y apreciarse a uno mismo es muy
provechoso. La Sabiduría de la Tortuga se basa en este descubrimiento.

Una tortuga lleva consigo todo cuanto necesita para resguardarse. Elige
meterse en el caparazón o asomarse al exterior cuando lo considera oportuno.
Cada día tenemos la opción de vivir motivados por el miedo o por la fe. La
vida es incierta. Las situaciones cambian. La gente se va. Pero hay una cosa
que no varía. Tú siempre estás ahí. Si tejes una red de seguridad basada en
quien eres, en aquello con lo que te identificas, y en lo que puedes aportarle
al mundo, siempre te sentirás seguro. Si basas tus pensamientos, palabras y
acciones en tu propia integridad, no te llevarás ninguna decepción. Si entras
en contacto con tu Fuente Espiritual, sea lo que sea lo que esta signifique para
ti, nunca te sentirás solo.

La gente deposita su fe y su confianza en muchas cosas. Se siente segura, e


incluso se llega a identificar, con el dinero, el amor de otras personas, el
trabajo que desempeña o con algún otro factor exterior relacionado con el
prestigio. Sin embargo, todas estas cosas están cambiando constantemente.
No puedes contar con algo exterior que te vaya a apoyar siempre o sustentar
al cien por cien. El único en el que puedes confiar por completo es en TI.

¿Por qué no adquirir la seguridad que buscas en los demás encontrándola en


ti mismo? ¿Por qué no ofrecerte el sustento que ansías? Deja de buscarlo
fuera en el «¡mundo duro y cruel!». En lugar de invertir en otro libro de
autoayuda o taller, dedica tu tiempo a desarrollar la relación más importante
de tu vida: la relación que mantienes contigo mismo. Crea la ternura, el
apoyo y la seguridad que tanto necesitas.

Como la tortuga, llevas tu sabiduría a cuestas. Y como dice un sabio refrán de


antaño: «¡Dondequiera que vayas, allí estarás!» Y pase lo que pase, ¡te
tienes… a ti!
DOS

¿Quién eres?

Tienes que empezar donde estás ahora, pero la buena noticia es que ¡no
necesitas buscar demasiado lejos! Al menos físicamente, sabes con precisión
dónde encontrarte. Das unos pasos, y ahí estás. Retrocedes y ahí estás de
nuevo. Giras sobre ti mismo, y giras, y giras, y ¡uy!, ahí vuelves a estar. A
veces las experiencias de la vida son también así, tomas una dirección y
luego otra, como si intentaras escapar de ti y, sin embargo, a la vuelta de la
esquina te topas cara a cara contigo mismo.

Párate. Échate una buena mirada. Advierte cómo afrontas la vida. ¿Hasta qué
punto te sientes a gusto en tu piel? ¿Te gusta al despertarte por la mañana
encontrarte contigo mismo? ¿Disfrutas de tu propia compañía? Decide
apreciar los aspectos que te gustan de ti y mejorar los que quieres cambiar.
Desarrolla más tu propia esencia, la parte esencial que expresa realmente tus
cualidades y tus dones genuinos. Lleva esta esencia a tu vida. ¿Qué efecto
produces en las personas de tu alrededor? ¿Qué le aportas al mundo? ¿Qué
huellas dejarás en la Tierra?

Tu vida no es solo la profesión que desempeñas o el dinero que ganas, sino


también cómo te desarrollas como ser humano. ¿Te sientes más satisfecho
dentro de ti, más alegre, más afectuoso? Percibe la vida con más plenitud y
toma decisiones en cuanto a cómo la estás viviendo. ¡Agradece la
oportunidad que te da la vida! Haz incluso una pausa para ESTAR
PRESENTE. Pasa un rato contigo mismo dedicando todo el tiempo y la
atención que pondrías en algo o en alguien valiosísimo. Eres un diamante en
bruto. Profundiza en quién eres y en quién te estás convirtiendo. Disfruta del
proceso y celebra la belleza de tu luminosidad… ¡eres una gema con brillo
propio!

Observa tu cuerpo
Empecemos por el aspecto físico. ¿Cuán a menudo observas tu cuerpo? No
me refiero a las veces que te miras en el espejo y que te das cuenta de que
necesitas ir a la peluquería o que te ha salido quizá una nueva arruga. Ni a
cuando compruebas en el espejo cómo te queda la ropa que acabas de
ponerte.

¿Notas cómo se siente tu cuerpo? ¿Hay algunas partes de él que sientes y


otras que no sientes? ¿Están las partes que sientes interconectadas
armoniosamente? ¿Hay otras en donde una parte tira de otra creando estrés?
¿Circula la fuerza vital por tu cuerpo con fluidez y vigor?
Siéntate en un lugar tranquilo durante un rato y observa tu cuerpo. Empieza
por la coronilla y ve descendiendo poco a poco siendo consciente de cómo te
vas centrando en las distintas partes. ¿Dónde notas rigidez, tensión o dolor?
¿Qué parte está bloqueada? ¿O embotada? Si las observas simplemente, sin
juzgar la situación, tal vez aprendas algo importante sobre tu propio
bienestar.

No puedes tratar algo a menos que seas consciente de ello. En nuestra


ajetreada sociedad se han dado casos de personas que desarrollaron tumores u
otros desequilibrios físicos y no fueron a ver al médico porque estaban tan
desconectadas de su cuerpo físico que no sintieron los síntomas
advirtiéndoles del peligro que corrían. Además, a veces basta con advertir
cómo se siente cierta parte del cuerpo para que esta mejore. Al notar una zona
embotada puedes hacer que la energía vital circule por ella. A lo mejor hay
unas partes de tu cuerpo que te están pidiendo a gritos que les prestes
atención.

Exploración interior
Dirige ahora la mirada a tu interior. Lee la siguiente contemplación y cierra
luego los ojos y medita sobre ella.

Respira hondo. Relájate. Céntrate en ti y olvídate del mundo exterior. Mira en


tu interior.

Imagínate un camino extendiéndose en la lejanía. Observa cómo serpentea.


Advierte si hay colores a su alrededor. ¿Está cubierto de hierba? ¿Es
exuberante? ¿Hay flores silvestres por los alrededores? ¿O es árido, seco y
yermo? Advierte simplemente lo que te venga a la cabeza. Si no ves una
imagen, observa solo la sensación que te produce o los pensamientos que te
vienen a la mente durante los momentos siguientes…

Ves algo moviéndose en el camino a lo lejos. Lo observas expectante, sabes


que lo que se está acercando es muy importante. Lo sabes con todo tu ser.
Mientras se va acercando, te sientes todavía más intrigado. ¿Qué es lo que va
a aparecer ante ti?

El objeto fascinante se va acercando. Está cada vez más cerca de ti… y por
fin lo vislumbras. Te resulta familiar, pero no acabas de reconocerlo. Te
recuerda algo y al mismo tiempo te resulta desconocido y nuevo.

La imagen se vuelve ahora más nítida y contemplas asombrado y maravillado


algo de lo más asombroso. ¡Pero si eres tú! Te has cruzado contigo mismo en
el camino y aquí estáis: ¡juntos! Los dos. Tú y «tú».

¿Y qué es lo que ves? Observa atentamente la imagen. Advierte fascinado


cada detalle.

¿Y qué es lo que sientes? ¿Qué sensación te produce esta persona? ¿Está


contenta o triste? ¿Satisfecha o agitada? ¿Cansada o llena de energía? ¿Te
gusta? ¿Te sientes conectado a ella al instante o te llevará un tiempo
conocerla?

Al cruzarte con ella en el camino ¿puedes conversar, reír y entablar amistad


con esta persona? ¿Podéis sentaros a tomar un té? ¿O la imagen te repugna e
intentas desterrarla de tu mente, bloquearla? ¿O simplemente no te interesa lo
más mínimo? Sé sincero con lo que sientes. Es importante.

Conocerte a ti mismo afecta cada viaje que haces, cada camino que tomas. Tu
conciencia plena fluye y vibra con cada bocanada de aire que te da vida. Se
refleja en la esencia de todo cuanto tú haces. Hasta que no te conozcas a ti
mismo y te analices, no sabrás cómo te relacionas en el fondo con quien eres.
Y si no conoces la relación que mantienes contigo mismo, no podrás
desarrollarla. Cuídala como si fuera un jardín sagrado, susténtala y foméntala
para que pueda florecer como algo cada vez más maravilloso. La vida es
evolutiva por naturaleza. Tu vida está anhelando expandirse y expresarse con
mayor intensidad, ser más profunda, experimentar más cosas…

Reflexiona sobre tu visión del encuentro en el camino. Anótalo en tu


diario. Medita sobre ella durante los días siguientes. Es tu punto de
partida.

La escuela de la Tierra:
¿qué estás aprendiendo?
Hemos venido a la Tierra para descubrir cosas muy importantes. Como en la
escuela, hay lecciones que aprender, no nos queda más remedio que
encontrarnos con esas circunstancias y aceptar el plan de estudios. Algunas
personas se centran por completo en lo que se «exige» de ellas.

¿Qué me dices de aquellas oportunidades en las que estableces la dirección de


tus objetivos? ¿Las estás reconociendo como momentos decisivos? ¿Estás
explorando activamente esas áreas de tu vida?
¿Qué te pide el corazón? ¿Qué anhela tu alma? Analiza esos deseos y
cólmalos, te lo debes a ti mismo. Y también a las personas que amas.
Algunos nos dedicamos a satisfacer las necesidades de otros, cumpliendo con
obligaciones, haciendo lo que creemos que «debemos» hacer. Y nos
quedamos sin tiempo para explorar nuestros intereses personales. Nuestra
vida está tan llena de necesidades ajenas que ¡no tenemos tiempo para
disfrutar de lo que nos gusta! Si sigues sacrificándote por los demás y no
haces lo que te apasiona, al renunciar a ello por un sentido de obligación
acabarás sintiéndote vacío y agotado.

¿Qué esperas? ¿Qué dirección quieres tomar? ¿Qué experiencias deseas


vivir? ¿Qué te hace feliz? ¿Qué es lo que en el fondo anhelas? Integra estos
objetivos en tu vida equilibrándolos con tus obligaciones. Cuando te sientes
lleno, rebosas energía y tienes mucho más para ofrecer. A medida que
recuperas la vitalidad haciendo lo que te apasiona en la vida, simplemente
porque te encanta, las personas de tu alrededor también se benefician de tu
alegría.

Cuando reconoces que tú eres la persona en la que debes centrarte en la vida,


el mundo se abre ofreciéndote un montón de oportunidades. Encuentras un
hueco para estudiar francés o para ahorrar y hacer el crucero de tus sueños.
Tú eres el creador de tu vida. Invierte el tiempo, la energía y los recursos
económicos necesarios para crear una obra de arte.

Objetivos e intenciones:
tu actitud ante la vida
Los objetivos son ideas de lo que quieres experimentar o alcanzar y
estrategias para conseguir lo que deseas. Están orientados al futuro.
Organizas tu tiempo y tu energía para alcanzar tus objetivos. Los objetivos
crean una estructura en la que basas tu vida. La consecución de un objetivo
lleva a la fijación de otros.

Tus intenciones están relacionadas con tus valores más importantes y con
cómo eliges vivir basándote en ellos. Se centran en tu forma de ser en el
mundo. Están sazonadas de tus actitudes y creencias. Tienen que ver con el
momento presente. Tanto si eres consciente de ellas como si no, vives
motivado por tus intenciones a diario. En los momentos estresantes o de
agitación te ayudan a centrarte en lo que es realmente importante para ti, sea
cual sea el resultado. Te ayudan a sentir una calma que la turbulencia del
mundo exterior no puede alterar. Cuando vives con autenticidad, cualquier
experiencia forma parte de tu vida, es un viaje de exploración importante y
una oportunidad para expresar quién eres de manera positiva. En lugar de
centrarte en alguna visión predeterminada de lo que quieres alcanzar, lo más
importante para ti es ser sincero contigo mismo en la vida.

Ser consciente de tus intenciones te ayuda a alcanzar mejor tus objetivos, ya


que te permite fluir con más soltura con los cambios de la vida.

Considera estos breves ejemplos:


OBJETIVO: encontrar un trabajo que me guste y ser compensado según mi
valía.
INTENCIÓN: compartir mis talentos singulares en cada oportunidad
que se me presente. Dar lo mejor de mí. Saber que mis contribuciones
son valiosas y apreciar las numerosas formas en que puedo
ofrecérselas al mundo. Aceptar que me merezco ser compensado como
me corresponde por mis contribuciones.

OBJETIVO: tener pareja.


INTENCIÓN: ser una expresión de amor en todo cuanto haga con
cualquier persona que conozca. Abrirme a una expresión de amor más
elevada en mi vida.

OBJETIVO: que se resuelvan los problemas de mis hijos.


INTENCIÓN: ser una influencia tranquilizadora y positiva en el
aspecto emocional y espiritual sin visualizar ningún resultado en
concreto.

Explora tu lista de objetivos e intenciones. Si lo deseas puedes describirlos


con mucho más detalle. En Turtle Wisdom Companion: A Motivational
Playbook encontrarás las actividades que fomentan este proceso.

¿Y si…?
¿Y si vieras que eres lo más valioso que tienes? Siempre puedes ganar más
dinero, comprarte una nueva casa e incluso rehacer una relación sentimental o
cambiar de pareja. Pero nunca podrás huir de ti mismo. Estás en cada
esquina, en cada dificultad y en cada alegría de la vida. Eres la persona con la
que te enfrentas a diario: en los momentos buenos, en los momentos malos y
en los restantes. Eres una constante en tu vida.

¿Y si valoraras de verdad a la persona en cuya piel estás y con la que


compartes los mismos pasos y el mismo camino? ¿Y si te trataras como si
fueses el mayor tesoro? ¿Y si entendieras que eres un regalo valiosísimo y
único para este mundo? ¿Y si celebraras tus éxitos y los sintieras en toda su
plenitud? ¿Y si en las situaciones difíciles te apoyaras a ti mismo con la
paciencia que tendrías con un niño pequeño? ¿Y si «te» apreciaras de veras?
¿Y si te despertaras cada día con una canción de agradecimiento por esta
existencia terrenal, afrontando con ilusión el día que te espera? ¿Cómo sería
en este caso tu vida?
TRES

Nadie puede hacerlo


por ti

El destino no es una cuestión de suerte, sino de elección;


no es algo que deba esperarse, sino algo por lo que hay que luchar.
ANÓNIMO

Todos nos hacemos a nosotros mismos.


Pero solo las personas exitosas lo admiten.
ANÓNIMO

Tanto si decides o no vivir plenamente la vida, tú eres el único que puede


hacerlo. Nadie puede hacerlo por ti. Sin embargo, algunas personas son como
zombies ambulantes, abriéndose paso en la vida sin rumbo, realizando
penosamente ahora una cosa, ahora otra. En realidad no toman decisiones de
manera consciente ni tienen un objetivo en la vida. No sienten sus
experiencias vitales plenamente, la riqueza de sus conexiones personales, la
dicha de sus logros. Viven en un estado permanente de embotamiento, sin
experimentar la vida en toda su intensidad.

¿Has conocido alguna vez a alguien que haya tenido una experiencia cercana
a la muerte? Después de haber visto la muerte de cerca valora mucho más la
vida, saborea los momentos que el resto de nosotros dejamos escapar sin
advertir su belleza. Espero que cada vez seamos más los que veamos que la
vida es un regalo precioso y generoso de forma que eleve nuestra conciencia
colectiva y nos permita alcanzar cosas más grandes.

Podemos empezar a hacerlo imaginando que estamos sentados juntos en el


suelo, apreciando a la madre tierra que hay debajo de nosotros de una forma
que respete y honre nuestro planeta. Nuestra conexión con el mundo natural
nos proporciona una práctica sólida y universal para fortalecer nuestra
conexión terrenal. Aunque seamos seres espirituales, estamos aquí, en el
plano físico, por una razón. Sentirnos conectados al planeta nos apoya en esta
misión. Establece una base importante que apoya energéticamente todo
cuanto hacemos.
Pasteles de barro
¿Jugaste de niño con barro? ¡Volvamos a ensuciarnos las manos! ¿Dedicas un
rato a diario a conectar con la tierra que pisas? Sé que parece ridículo, pero
hablo en serio. Algunas personas no paran desde que se levantan hasta que se
acuestan y si no fuera por la ley de la gravedad tal vez ni siquiera estarían en
contacto con el suelo un solo segundo. Te propongo una práctica muy
sencilla que aumentará tu conexión con la madre tierra y te proporcionará una
base sólida.

Es mejor hacer esta actividad al aire libre, de pie, plantado con firmeza en el
suelo. Pero si hace mal tiempo o te resulta imposible realizarla en el exterior,
hazla en el interior e imagina que tus pies están en contacto con la tierra.

De pie, con los pies en contacto con el suelo, advierte qué sientes al ser
consciente de la tierra soportando tu cuerpo, sosteniéndote… Ábrete a
cualquier sensación que notes en los pies, las piernas y en todo el cuerpo.
Muchas personas notan una vibración, el cosquilleo de una energía o
simplemente una sensación de calidez. Puede que te lleves una sorpresa.
Abandona cualquier expectativa y presta atención a lo que sientes.

Imagínate ahora que de los pies te brotan unas raicillas que tras hundirse en
la tierra van creciendo hasta convertirse en raíces principales que se
sumergen cada vez en ella, sosteniéndote con fuerza y seguridad en este
plano… Fijándote con firmeza en nuestro mundo.

Advierte de nuevo lo que sientes llegándote de la tierra y lo que percibes en


el cuerpo, y cómo han cambiado tal vez tus sensaciones. ¿Qué sientes al estar
arraigado a la tierra? Si no sientes nada, imagínatelo. ¿Eres consciente de la
energía vivificadora que estás recibiendo a través de tus raíces?

Reconoce que estás conectado —arraigado— a la tierra y que por medio de


esta conexión la madre naturaleza te apoya en tus actividades diarias. Te
sustenta, como a los árboles. Al poner la atención en el fluir de esta energía
natural y sentirla, la absorbes mejor y ello te ayuda a afrontar la vida con más
fortaleza y estabilidad.

Practica esta técnica durante una semana y observa cómo te va.


Confío en la tierra,
la Tierra confía en mí.
THICH NHAT HANH

Al luchar por una buena causa sé como un árbol.


Mantente firme, agárrate fuertemente, impúlsate hacia
lo alto, dóblate ante los vientos del cielo y
aprende a estar en calma.
DEDICADO A
RICHARD ST. BARBE BAKER
PADRE DE LOS ÁRBOLES

¡Te tienes a ti!


CUATRO

¿Cómo crece
tu jardín?

Al ver a los jardineros clasificando sus plantas,


prometo, junto con todos los seres, practicar la horticultura
ancestral y dejar que sean las plantas las
que me identifiquen a mí.
ROBERT AITKEN

Nuestras vidas son unos paisajes hermosos llenos de una gran variedad de
colores y texturas. Cada cual cultiva, riega y cuida su jardín a su manera.
Algunos jardines se ven de lo más abandonados y están pidiendo a gritos
abono y agua. Aparecen cubiertos de maleza, de plantas esmirriadas que dan
pena y de desechos. Otros son magníficos y emanan una belleza multicolor
llena de vida, porque los han cuidado con esmero y amor. Algunos jardineros
cuidan las especies raras con delicadeza y otros con tosquedad, sometiéndolas
a condiciones muy duras. ¿Cómo cultivas tu vida? Date una vuelta por tu
«jardín» y evalúa lo que veas en él.
Mantente abierto a lo que veas en tu jardín. Examínate con sinceridad y
evalúa tu vida. Advierte las variaciones de tu personalidad, los matices de
quien eres. Sé consciente de las semillas que debes cuidar con diligencia para
que florezcan. Reconoce los elementos que faltan y los que podrías
trasplantar a tu jardín. Cultiva tu potencial para poder expresar mejor tu yo
verdadero. Acepta cómo eres ahora imaginando al mismo tiempo quién te
gustaría llegar a ser. Como si te dieras una vuelta por tu jardín, aprecia la
riqueza de quien eres y cómo es la experiencia de tu vida. Todo cuanto veas
forma parte de ti, no lo olvides. Aprecia tu propio paisaje tal como ahora es.
Reconoce & acepta
la belleza de quien eres.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA

¡Perteneces a este lugar! No viniste al mundo por error. ¡Eres alguien muy
precioso y único! No hay nadie idéntico a ti. Tienes la capacidad de aportarle
al mundo algo que nadie más puede ofrecerle, sin ti este granito de arena no
existiría.

Debemos creer que estamos dotados para algo y


manifestar ese don a toda costa.
MARIE CURIE

Cuando empiezas a conocer tu talento en lugar


de dudar de él, descubres tus capacidades físicas
necesarias para sacarlo a la luz.
WAYNE DYER

Formas parte del Plan Divino. Es tu derecho inalienable recibir la Energía del
Universo —la energía que sustenta la vida— de diversas formas, usándola
para crear a través de ella tus experiencias únicas. Es tu derecho de
nacimiento recibir la energía que va dirigida a ti.

Al reconocer este don natural, cada momento se vuelve valioso. Cada


experiencia es una contribución a lo colectivo. Nada es insignificante…
Aceptar el lugar que ocupas en el círculo de la vida y apreciar lo que atesoras
en tu jardín te permite valorar lo cotidiano, lo prosaico. ¡Hasta ir al
supermercado puede convertirse en una aventura! Nunca sabes lo que te
encontrarás o lo que verás en él. Todo constituye un paso importante en el
viaje de la vida.
Diseña tu paisaje
Puedes dejar que tu jardín se asilvestre y crezca sin orden ni concierto, elegir
recortarlo meticulosamente dándole formas u optar por la opción intermedia.
De las tres maneras está bien. Diseña tu propia vida como tú quieras. Crea el
jardín que vaya contigo.

La labranza: preparación
Empieza viendo que hay una fuerza poderosa que está deseando expresarse a
través de ti y que la vida se despliega por medio de tus experiencias
personales. Hay un orden y un significado en todo cuanto ocurre. El
marchitamiento de las plantas en otoño es una parte tan importante del ciclo
de la vida como la de la germinación en primavera, todas las partes de tu vida
son una contribución natural. Los éxitos y las dificultades, la confusión y la
alegría, el crecimiento activo y el reposo… Mira más allá de la superficie
para descubrir en cualquier momento el significado más profundo del estado
en el que te encuentras.

Estás conectado a la Fuente de la Vida, si no fuera así no estarías vivo. Esta


Fuente está repleta de percepciones y sabiduría. Comprende que puedes
acceder a ella para orientarte en la vida y saber instintivamente a través de
esta conexión interior cómo vivir y crecer. Confía en estas percepciones que
te surgen de dentro. Reconoce el apoyo y la guía que te ofrece este
conocimiento interior.

Prepara la tierra fértil de tu expresión


vital creativa aprendiendo a confiar
en tu conocimiento interior.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA
Desarrolla la capacidad de acceder a este conocimiento interior y a la
sabiduría que están a tu alcance. Atesora esos momentos valiosos en los que
sabes con absoluta certeza lo que es correcto y lo que es verdad, porque lo
sientes dentro de ti claramente… Al aprender a reconocer el reino de la
intuición y a usarlo, tu mundo se ensanchará. Te sentirás inspirado en nuevos
aspectos, te atreverás a arriesgarte y a experimentar de formas nuevas movido
por la curiosidad, por el deseo de descubrir simplemente cómo serán.
¡Ensancha los horizontes de tu modo de expresarte y goza de tu potencial
para el autodescubrimiento! Cuando valoras tu intuición innata y la equilibras
con la sabiduría del corazón, puedes eliminar cuidadosamente los desechos
de las dudas y la baja autoestima mientras preparas la tierra para una cosecha
regida por el corazón.

La siembra: las elecciones conscientes


En tu interior hay muchas semillas de lo que es tu potencial, y estas
constituyen la singularidad de quien tú eres. Llevar una vida consciente te
permite crear tu vida de acuerdo con quien realmente eres en el fondo de tu
ser. Las elecciones conscientes te permiten escoger lo que vas a crear en tu
vivencia al seleccionar lo que decides «sembrar».

Si te concentras en los fracasos, nunca cultivarás los éxitos. El aislamiento no


cultiva el amor, gastar sin ton ni son no es una semilla de prosperidad
copiosa. Ten en cuenta que lo que piensas, dices y haces condiciona tus
vivencias. Obsérvate e intenta alinearte con lo que realmente deseas. Vive
siendo fiel a tus intenciones personales (consulta el capítulo ¿Quién eres?).

Llevar una vida consciente te permite


crear tu vida de acuerdo con quien
realmente eres en el fondo de tu ser.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA

Sé consciente de las valiosas semillas que hay dentro de ti, si las riegas
germinarán y crecerán exuberantes alcanzando todo su esplendor. Abandona
las críticas que impiden el desarrollo de tu potencial. Percibe y acepta lo
nuevo que hay dentro de ti y dale el tiempo y el espacio para madurar.

Di lo que de verdad crees, cree de verdad en lo que dices. Hazte


responsable de todos tus pensamientos, palabras y actos… y si manifiestas
algo en la esfera vibratoria que en el fondo no querías manifestar, da siempre
a continuación los pasos para cambiar, o incluso neutralizar, sus efectos. No
olvides que también puedes neutralizar los efectos de lo que otras personas
digan y hagan en cuanto a ti. (En el capítulo Los días difíciles hablo más a
fondo de este tema.)

Somos lo que pensamos.


Todo cuanto somos surge de nuestros pensamientos.
Si hablas y actúas con una mente pura
la felicidad te seguirá como tu propia sombra.
Al igual que el viento no puede arrancar una montaña,
la tentación no puede afectar al que está despierto,
al que es fuerte y humilde,
al que se domina a sí mismo, sin ansia de placer.
Ve lo falso como falso, lo verdadero como verdadero,
mira en tu corazón,
y sigue la inclinación de tu naturaleza.
Si conoces estas verdades, encontrarás la paz.
EL BUDA

Sé consciente. Capta las «vibraciones» del ambiente en el que te encuentras.


Advierte cómo lo que piensas, dices y haces afecta a los demás y cómo sus
palabras y acciones también te afectan a ti. ¿Hay algo más, más allá de lo que
se ve a simple vista, que esté presente en tus interacciones? Observa los
momentos en los que las palabras de alguien no acaban de concordar con lo
que a ti te parece que te está queriendo decir. Te está trasmitiendo algo más a
otro nivel. Las emociones que captas puede que no concuerden con sus
palabras, o tal vez esa persona esté pensando una cosa y te esté diciendo otra
muy distinta. Cuando todas las partes de la comunicación que está teniendo
lugar no concuerdan, podría deberse a innumerables razones. Examina cómo
compartes tus pensamientos con los demás. Cuando intentes que todas esas
partes relacionadas con la comunicación concuerden, descubrirás un espacio
energético en el que jugar.

Sé consciente de las energías que te rodean y disfruta de la interacción de tu


vibración en particular mientras se relaciona con la de los demás. Intenta
percibir todos los matices energéticos que están presentes. A menudo nos
limitamos a captar lo que se ve a simple vista. Abrirte al mensaje que captas a
nivel multidimensional puede aumentar de manera asombrosa tu visión. Al
considerar estos patrones energéticos puedes observar cómo te afectan a ti y a
tus vivencias. Intenta ser más consciente de lo que está ocurriendo a todos los
niveles de la interacción. Al percibir esta danza sutil, puedes elegir de una
forma más consciente cómo afrontas y manejas las situaciones. A medida que
vayas observando esta energía y trabajes con ella cada vez mejor, tus
conexiones con los demás también mejorarán enormemente.

Usa el espantapájaros
para protegerte
No permitas que los «cuervos» se te coman la cosecha. Protégete para poder
recoger lo que siembras. Al fin y al cabo eres el responsable de tu propia
protección.

¿Te sientes seguro? ¿O el mundo te parece un lugar amenazador?

¿Eres capaz de fluir con el ritmo de la vida?

¿Gozas de una autonomía sana o la gente invade los límites que te has
fijado de una forma que te irrita?

¿Te has fijado siquiera unos límites personales?

Analiza qué necesitas para sentirte más protegido y seguro. Aprende a crear
de distintas formas una seguridad constante en tu vida en la que puedas
confiar. De este modo sea lo que sea lo que te pase o los cambios que
acaezcan en tu vida, te sentirás siempre seguro en tu interior. Conócete a ti
mismo. Cultiva una conciencia de la que puedas depender basada en tu
capacidad para fluir con los cambios de la vida. Encuentra la seguridad
dentro de ti en lugar de buscarla en algo exterior que podría esfumarse en
cualquier momento.

Necesitas conocer métodos para protegerte a nivel físico, mental, emocional y


energético.

¿Has estado alguna vez con alguien que te chupa la energía?

¿Te sientes agotado cuando pasas un rato con una persona en


particular?

¿Hay alguien en tu vida que esté siempre atravesando una crisis y


dependiendo de ti no solo para recibir apoyo, sino también para
desahogarse?
Todo ello son indicadores de pérdida y desgaste de energía. Hay algunos
momentos en los que es adecuado apoyar energéticamente a otra persona,
como cuando tu hijo está muy enfermo, y otros en que no lo es. ¡Tener que
aguantar cada día a un compañero de trabajo es una pérdida de energía
inadecuada! Es fundamental saber diferenciar una cosa de la otra, así evitarás
cualquier pérdida innecesaria de energía y tu vitalidad aumentará. Aprende a
elegir cuándo y con quién compartes tu energía, y también cuándo es ya hora
de cortarle el grifo a alguien para que no te la siga quitando.

Para vivir de una forma más sana en el mundo actual sé más consciente de la
energía que das y la energía que absorbes. Tú respondes a la vida, aprendes
de ella y sientes sus efectos a medida que va teniendo lugar. Pero mientras
evolucionas la esencia verdadera de tu ser sigue siendo la misma.

Cualquier persona o cosa puede moldearte si tú lo deseas, pero no tienen por


qué obligarte a amoldarte a ellas. La energía exterior debe concordar con tu
verdadera esencia.

Mientras evolucionas la esencia verdadera


de tu ser sigue siendo la misma.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA

Estas técnicas, a modo de poderosos purificadores vibratorios, te enseñan a


filtrar cualquier discordancia que captes en el ambiente. A transformar
cualquier negatividad que absorbas y a irradiar algo mejor, algo más elevado.
Además, al transformarla en una energía más elevada tu entorno cambiará de
manera positiva. A medida que vayas cambiando la naturaleza de la vibración
que emites, también puede servir de catálisis para la transformación física de
tu entorno. Es un método poderoso que afecta a tu ser, a tus relaciones
personales y al final al planeta. ¡Es fascinante! Poco a poco podemos ir
cambiando nuestra propia energía para que el mundo se convierta en un lugar
mejor.
Muchos maestros de diversas disciplinas saben lo importantes que son estas
técnicas para afrontar la vida y por eso las enseñan. Para aprender más sobre
ellas busca un maestro o un mentor que pueda trabajar contigo
personalmente. Mi cedé de meditación titulado «Spinning the Light» también
te guiará a través de esta práctica transformadora.

El riego: enriquece tu vida


Necesitas revitalizarte. Si das y das sin renovarte, te quedarás agotado y sin
energía. ¿Qué es lo que te deja sin energía? Situaciones que son estresantes
para una persona pueden ser estimulantes, excitantes o llevaderas para otra.
Observa qué es lo que te deja sin energía y minimiza el efecto que te produce
equilibrándolo con algo que te renueve.

¿Qué es lo que te renueva como si fuera un vaso de agua fría en un caluroso


día de verano? Algunas personas recuperan la energía estando en contacto
con la naturaleza, descansando al pie de un árbol o nadando en el mar. Otras
bailando y riendo sin reservas al sentirse libres y a gusto con la vida. Tanto si
es un baño caliente, la lectura de un buen libro, o una comida deliciosa, goza
de tu placer favorito para cargarte de energía y estar preparado para lo que la
vida te traiga. (En el capítulo En el presente encontrarás una técnica que te irá
de perlas para revitalizarte.)
No puedes seguir dando energía sin recibirla. Es un Ciclo Sagrado. Una Ley
Universal. Hasta las plantas más resistentes a la sequía precisan un poco de
agua. A menudo las flores más delicadas son las que necesitan cuidados
diarios. Resérvate un tiempo para reponer fuerzas. Haz que tú y tus
necesidades personales seáis una prioridad. No puedes seguir dando y dando
sin parar. Hasta el conejito que funciona con pilas alcalinas se agota.

El desbrozo: la limpieza
Ve limpiando los desechos a medida que eliminas lo que ya no te sirve en tu
vida, así creas más espacio para que lo que está vivo pueda desarrollarse a sus
anchas. Al arrancar las malas hierbas haces espacio para que puedan crecer
nuevas plantas.
Algunos hierbajos son muy resistentes y te obligan a irlos arrancando de
cuajo poco a poco. Otros se sacan como si nada, como cuando la tierra está
mojada después de una copiosa lluvia primaveral. Esta clase de plantas
invasoras —incluidas las raíces— se van apoderando fácilmente de tu jardín
cuando no te percatas de ellas.

Algunos hierbajos son muy persistentes. En el jardín de mi casa tengo un


gran barril a modo de tiesto. Y por más a menudo que lo limpie, hay siempre
en él más maleza que flores. Por eso, una vez lo cubrí con un plástico negro
para que las malas hierbas se cocieran bajo el sol, privándolas del alimento de
la lluvia, y lo dejé puesto durante un año. Cuando saqué por fin el plástico no
quedaba un solo hierbajo, pero al poco tiempo se volvió a cubrir de maleza,
había vuelto a brotar. Tuve que remover toda la tierra del barril para arrancar
de raíz las malas hierbas y poder plantar lo que yo quisiera. Para serte sincera,
de no haber sido unas plantas invasoras que siempre acababan apoderándose
de mi jardín, no las habría arrancado. Incluso les habría reservado con gusto
un espacio para que camparan a sus anchas.

Es una reflexión importante que podemos aplicar a nuestros «hierbajos»


personales. ¿Qué crece de manera descontrolada en tu jardín? ¿Qué has
intentado tapar que está latente bajo la superficie? Por más que los ignores,
los problemas y las heridas emocionales no desaparecerán por sí solos. A la
menor oportunidad volverán a brotar en tu vida, reapareciendo una y otra vez.
Busca esos hierbajos tan molestos y arráncalos de cuajo con suavidad para
acabar con el problema.

Como cualquier jardinero sabe,


siempre tendrás que ir limpiando la maleza.
Así que incluye en tu práctica diaria averiguar
qué es lo que ya no te sirve de manera sana
y deshazte de ello como es debido.
Despeja tu jardín para que les dé el sol
a las nuevas plantas.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA

Las malas hierbas y las semillas


Las malas hierbas de una persona son semillas para otra. A veces alguien, al
mirar mi jardín, ha exclamado: ¡Oh, eso es un hierbajo!, en cambio para mí es
una flor preciosa. Mi jardinero me ha dicho que algunas plantas que en una
región se consideran hierbas malas y perniciosas, se venderían como flores en
otra. Las estaciones son un medio natural de controlar las plantas para
obligarlas a descansar, así no se vuelven invasoras.
Es tu trabajo separar las hierbas destructivas o poco deseables de las semillas
importantes… Cuando en tu vida aparezcan problemas, preocupaciones,
inseguridades y miedos, averigua lo relevantes que son. ¿Se trata de un hábito
que adquiriste en la infancia? ¿Es realmente eso cierto para ti?

Por ejemplo, muchas personas que crecieron durante la Gran Depresión me


han contado que a sus padres les preocupaba mucho el dinero y que tenían la
despensa llena de una gran cantidad de comida enlatada y de papel higiénico
«por si acaso». Los que se criaron en esa época se preocupan ahora por el
dinero pese a tener éxito en su profesión y ahorros de sobra para mantener a
su familia.

La llamamos nuestra «familia de origen» por una razón: la mayoría de los


condicionamientos que adquirimos en la infancia proceden de ella. Es posible
que a estas alturas hayas adoptado muchas actitudes, creencias y filosofías,
incluso las que adquiriste en la adultez.

Cuando surja una situación en tu vida, averigua si la ansiedad o la


preocupación que te genera tienen alguna ventaja. Si es así, es una semilla
que favorecerá tu crecimiento interior.

¿Qué aprendes al analizar tu dificultad?

¿Te ha servido el problema para algo alguna vez?


¿Te sirve ahora de alguna forma?

¿Qué puedes hacer para mejorar la situación? ¿Cómo puedes


solucionarla?

¿Qué posibilidades te ofrece para el crecimiento interior?

Pero si notas que la ansiedad no concuerda con la situación exterior que estás
viviendo o con tus creencias personales, y no obstante persiste, mira en tu
interior para averiguar de dónde te viene. Despeja tu jardín arrancando de raíz
esa asfixiante correhuela enroscada en las plantas que son vitales para tu
crecimiento interior.

Esta práctica no se realiza una sola vez, sino que a medida que la vayas
haciendo, irás reduciendo lo que te deja sin energía y maximizando lo que
favorece tus flores más exquisitas.

Una historia antigua de los indios americanos describe


a un abuelo aconsejando a su nieto.
Le cuenta al niño que dentro tiene dos lobos
luchando el uno con el otro.
El primero es el lobo de la bondad, la paz y el amor.
Y el segundo, el lobo de la codicia, el miedo y el odio.
El niño le pregunta con los ojos como platos:
«¿Cuál de los lobos ganará, abuelo?»
El abuelo le contesta sabiamente:
«El lobo que alimentes».

Abonar la tierra: la «mierda »


¡es un abono excelente!
La vida es como una fotografía que
revelamos de los negativos.
HARRY COHEN BABA

Todo cuanto hemos vivido: las pruebas y tribulaciones, las lecciones


aprendidas, el dolor sufrido, las emociones que nos han entristecido… son
unos ricos nutrientes para la tierra fértil de nuestro crecimiento.

Si ves alguna parte de ti que no te gusta, recuerda que puedes cambiarla. Por
otro lado, si al advertir algo en ti que no te gusta finges que todo va bien, te
estarás perdiendo algo muy valioso. Reconoce la mierda. Ante todo, ¡acepta
con sinceridad que es mierda! Y luego podrás transformarla en abono, usarla
como fertilizante para alimentar las nuevas plantas que están brotando en tu
jardín.

Si integras realmente el significado del lugar de dónde vienes y de lo que has


vivido, si dejas que los nutrientes penetren a fondo en la tierra, estarás
celebrando tanto los tiempos buenos como los malos. Usarás cada parte útil
de esas experiencias y te beneficiarás de su existencia. Como un rico abono,
este material antiguo, a veces «pestilente», te puede ayudar a florecer
manifestando todo tu potencial.

Afirma: ¡CaCa lárgate!


¡CaCa transfórmate!

Haz espacio para el crecimiento


Hay personas que me han dicho: «Llevo más de ____ años trabajando en ello.
¿Cuándo podré dejar de hacerlo?» ¡NUNCA! (¡Al menos eso espero!)
Mientras sigas respirando, seguirás creciendo, ensanchando tu mente,
explorando el mundo de nuevas formas y perfeccionándote como individuo.
Cuando mi hijo era pequeño, bordé un pequeño tapiz para colgarlo en la
pared de su habitación que me servía al mismo tiempo de recordatorio. En él
ponía: «SÉ PACIENTE. DIOS AÚN NO HA ACABADO DE OCUPARSE DE MÍ». Y ni Él
(Ella) ha acabado tampoco ¡de ocuparse de ti!

Eres un ser humano que está evolucionando. Sé bueno contigo mismo


durante los cambios que acaezcan en tu vida. Como las flores de un jardín,
cada etapa tiene sus ventajas, no lo olvides. Celebra todas tus experiencias,
todos tus éxitos… te ayudarán a ensanchar tu mente, mientras te abres al sol.

Cree en ti: en tus capacidades, tus dones, tu potencial.

Reconoce las áreas en las que estás progresando, y también aquellas en


las que debes fijarte para crecer.

Acepta la vida evolucionando de manera natural, desplegándote a la


perfección, ayudándote a convertirte más aún en la persona que puedes
ser.

Incluye elementos de aceptación, confianza y paz en tu vida cotidiana


a medida que comprendes que todo tiene un significado y un propósito.

Ten el valor de ser auténtico: actúa de acuerdo con tus intenciones, de verdad,
con sinceridad, muestra lo que hay en tu corazón, comparte quién eres
realmente por dentro, abriéndote al exterior y protegiéndote a la vez.

¿Tal vez no estás expresando algunas partes de ti? ¿Son esas cualidades
ocultas las que no estás compartiendo? ¿Cómo sería tu vida si las sacaras al
exterior, las desempolvaras y vivieras desde esta perspectiva? Nos limitamos
con lo que imaginamos que es nuestra verdad. ¡Todavía te quedan muchas
cosas por descubrir de ti! ¡A lo mejor tienes un invernadero lleno de
orquídeas esperando a que lo compartas con el mundo!

Ábrete todavía más para descubrir el regalo que tú eres para el mundo y
aprende a expresarlo.
Muéstrale de verdad quien eres al mundo. Sé real.

—¿Cómo es una cosa DE VERDAD? —le preguntó el conejo al


caballo, un día en que estaban los dos juntos en la habitación,
esperando a que viniera Nana para limpiarla—. Para que algo sea de
verdad, ¿tiene que tener cosas que zumben en su interior y una
manivela para darle cuerda?

—No, ser de verdad no depende de cómo estés hecho —respondió el


caballo—. Es algo que te puede pasar. Cuando un niño te quiere
durante mucho, mucho tiempo, y no solo para jugar, sino que te quiere
de verdad, entonces tú te conviertes también en algo de verdad.
—¿Y eso duele? —preguntó el conejo.
—A veces… —respondió el caballo, que era siempre muy sincero—.
Pero cuando eres de verdad, no te importa sufrir un poco.

—¿Y te conviertes en alguien de verdad así… de repente, como si te


dieran cuerda, o poco a poco? —preguntó el conejo.
—Una cosa así no te pasa de repente —dijo el caballo—: te
transformas poco a poco. Llegar a ser de verdad requiere mucho
tiempo. Por eso no le ocurre a la gente que se rompe con facilidad, o
que es picuda y angulosa, o que necesita muchos cuidados.
Normalmente, cuando ya eres de verdad te han querido tanto que te has
quedado sin pelo y sin ojos, y los brazos y las piernas se te aflojan, y
estás muy estropeado. Pero todo esto no tiene ninguna importancia,
porque cuando consigues ser de verdad es imposible que seas feo,
excepto para la gente que no entiende nada de nada.

EL CONEJO DE PELUCHE*

La sabiduría de la naturaleza
Para cada cosa hay una estación,
y un momento para cada asunto bajo el cielo:
un tiempo para nacer y un tiempo para morir;
un tiempo para sembrar y un tiempo para
cosechar lo que se ha sembrado…»
ECLESIASTÉS, 3,1

Todo cuanto ocurre en la naturaleza tiene una función. Desde la brizna de


hierba más pequeña hasta nuestro ecosistema. Los ciclos de la vida crean a
través de nosotros al igual que lo hacen en el mundo natural exterior. Confía
en la sabiduría de cada etapa de tu crecimiento, como si apreciaras las
distintas etapas de un jardín: la siembra, la germinación, la brotadura, la
floración, el marchitamiento de las flores y el regreso a la tierra. En un jardín
todo tiene una función, hasta las malas hierbas.

La naturaleza es sabia y sabe cuándo adaptarse. Tiene una fuerza y una


tenacidad innatas que son evidentes. Como las que fluyen por los árboles
creciendo entre las rocas o por los hierbajos menudos brotando en las grietas
de las aceras. Por tu ser palpita esa misma energía para sobrevivir.

La grandeza vive en ti como el potencial de una semilla. Al igual que en un


gran jardín hay una variedad enorme de plantas, en tu naturaleza expresiva
hay muchos colores, formas y texturas. Al igual que las semillas, necesitas
sustentar, abonar y regar tu ser para crecer ¡Deja que tu belleza se manifieste
en todo su esplendor! Alimenta tu potencial y disfruta de sus frutos. Tienes
un potencial que no te puedes ni imaginar y necesitas el ambiente adecuado
para manifestarlo. ¡Te tienes a ti! Cuídate como lo harían tus propios padres,
tu pareja, tus amigos. Si crees en ti lograrás todo cuanto te propongas.

Ser de la Tierra es conocer la


inquietud de ser una semilla,
la oscuridad de ser sembrado,
la lucha por salir a la luz,
el sufrimiento de crecer bajo el sol,
la alegría de eclosionar y dar frutos,
el amor de ser el alimento de alguien,
la dispersión de tus semillas,
la decadencia de las estaciones,
el misterio de la muerte
y el milagro del nacimiento.
JOHN SOOS
Todavía te quedan muchas más cosas
por descubrir de ti.

* El conejo de peluche, Margerie Williams Bianco, Vicens Vives, Barcelona, 2007, págs. 9-12. (N. de
la T.)
CINCO

La llegada a la
madurez: reconoce
todo lo que tú eres

Siempre he estado buscando la fuerza y la


confianza fuera de mí, pero vienen de dentro.
Han estado ahí todo el tiempo.
ANNA FREUD

No creo que el miedo nos limite tanto como la creencia soterrada acerca de
que no merecemos gozar de amor/felicidad/éxito. Me pregunto cómo sería
nuestra vida si nunca hubiéramos cobijado de algún modo, aspecto o forma la
idea de no ser lo suficientemente buenos.

Si no hubiéramos creído no ser lo bastante listos, lo bastante atractivos o lo


bastante inteligentes. Si no hubiéramos tenido el más ligero pensamiento de
ser demasiado esto o demasiado aquello. Ni siquiera una sensación pasajera
de inseguridad. ¿Cómo sería nuestra vida en este caso?… ¿Qué sensación nos
produce creer que no «somos lo suficientemente buenos»?

¿Buscas la aprobación de los demás para confirmar cómo te sientes sobre ti?
¿Qué estás buscando realmente? Cuando una mujer está baja de ánimo, si
recibe 50 cumplidos y una crítica, ¿a qué crees que prestará oídos?
Probablemente se fijará en la crítica, tanto si es constructiva como si no.

Cuando alguien hace un comentario siempre lo analizo para ver si es


importante para mí. Asimilo las palabras, las sensaciones y los sentimientos a
través de mis filtros. Aunque el punto de vista de esa persona sea válido para
ella, puede que a mí me siente mal.

En una ocasión, mientras yo dirigía un retiro, una participante me hizo un


cumplido sobre una meditación que acabábamos de realizar diciéndome que
había sido muy conmovedora e inspiradora. Sin embargo, añadió: «En un
determinado momento, también dijiste la palabra “pero”. ¿Te das cuenta de
que al decir “pero” estás negando lo que acabas de decir?» Creo que su
comentario era bienintencionado, PERO la cuestión es que cuando dirijo una
meditación me dejo llevar por la inspiración. No la preparo ni la escribo de
antemano. Si censuráramos cada palabra, se perdería el momento de
inspiración y la gracia de la meditación. Su punto de vista no me era de
utilidad. Tomármelo como una crítica no me habría conducido a nada. Pero le
estoy agradecida, porque su observación me permitió analizar la dinámica de
esta clase de comentarios. Tal vez en otra ocasión me habría tomado a pecho
un comentario similar y entonces me habría herido.

Lo que sí sé es que la gente expresa sus observaciones. Ven las situaciones a


través de sus propios filtros y dan su opinión. El comentario de una persona
no tiene por qué ser la realidad para otra. Cuando buscamos la aprobación de
los demás y nos tomamos demasiado en serio sus opiniones, estamos
reforzando su punto de vista. En este caso sus comentarios podrían debilitar
nuestra autoestima y hacernos dudar de nosotros mismos, con lo que nos
sentiríamos acomplejados. Y también podrían impedir que nos expresáramos
con naturalidad y espontaneidad, empañar nuestra alegría e incluso en
algunos casos hundirnos por dentro.

Si reconoces que tu valía está en tu interior, cuando cometas un error o no


sepas cómo hacer algo, la situación no te afectará. Esas posibles «fugas» no
drenarán destructivamente tu sentido del yo. Habrás fijado unos límites
firmes, pero permeables a la vez, que dejarán entrar la información pertinente
y útil y bloquearán la dañina e improductiva. Los comentarios negativos que
no vienen al caso te resbalarán como la lluvia cayendo sobre el caparazón de
una tortuga.

Y esto nos lleva de nuevo al tema de tu esencia verdadera y de la relación que


mantienes contigo mismo. Si no te quieres a ti mismo, por más que los demás
te quieran nunca te bastará. Serás como un cedazo por el que el amor se
escurrirá en cuanto lo recibas… Algunas personas incluso se resisten a
recibirlo. Tal vez el amor les da miedo.

Advierte cuándo alguien te elogia o aprecia tus logros. ¿Qué le pasa a tu


cuerpo? ¿Encorvas la espalda para proteger el centro del corazón? ¿Clavas la
vista en el suelo? ¿Eres capaz de mantener el contacto visual con esa persona
y sentir el aprecio y el amor que te transmite? Obsérvate.
Aunque dejes entrar el amor que te transmite, ¿lo aceptas e interiorizas de
verdad? ¿O tu mente empieza a parlotear refutando las palabras cariñosas en
cuanto las recibes? «Claro que lo hice bien, pero no hay para tanto. Ayer no
fui capaz de realizar aquella otra tarea.» ¡Esto es una fuga en tu autoestima!

Si te amas y aprecias, cuando alguien te diga lo mucho que vales su


comentario simplemente te enternecerá. Pero no necesitas que nadie confirme
tu propia valía. Simplemente recibes el comentario, pero tu esencia interior
sigue siendo la misma. Cuando confías en ti con firmeza y fuerza y te
expresas libremente, sabiendo que lo que dices no tiene por qué gustarle a
todo el mundo, recibes tanto los cumplidos como las críticas de la misma
manera. Con neutralidad. No necesitas recibir cumplidos para sentirte mejor y
las críticas tampoco te dejan hecho trizas. Porque no es más que
INFORMACIÓN y la recibes como tal. Quizá te ayude a mejorar tu futuro al
hacerte cambiar de algún modo. O tal vez la recibas, la asimiles y te olvides
de ella porque no tiene ninguna importancia para tu forma de ser.

La belleza física
Lo que más importa nunca debe estar a merced
de lo que importa menos.
GOETHE

Conocí a un tipo que estaba casado con una mujer despampanante. Aun así,
tenía problemas por otras razones. Como yo no me había acabado nunca de
sentir a gusto con mi aspecto físico, me chocó oírle decir que pese a estar con
«una mujer guapísima con un cuerpo de infarto, le sorprendió descubrir lo fea
que era por dentro». ¡Vaya! Cuando le oí verbalizar lo que todos sabemos,
me quedé impresionada. La belleza no está solamente en el físico. En
determinados momentos la conducta de aquella mujer hacía que ella pareciera
horrenda.
He visto a modelos del mundo de la moda diseccionar su cuerpo,
obsesionarse por la más mínima imperfección. Hay muchas personas guapas
que no se sienten a gusto con su cuerpo.

Un estudio sociológico hizo un seguimiento a modelos bellísimas y a mujeres


«corrientes» mientras interactuaban con otras personas, y observaron que su
conducta influía en cómo los hombres se relacionaban con ellas. Una vez tras
otra los investigadores descubrieron que lo que determinaba el atractivo de
una mujer era su conducta y no su belleza física. Los hombres se sentían
atraídos por las mujeres accesibles, vivaces y comunicativas, mientras que las
mujeres hermosas y poco accesibles se quedaban sentadas solas. El lenguaje
corporal comunicaba unos mensajes muy claros en esta situación. Cuando
una mujer inabordable cambiaba de conducta, su popularidad mejoraba. El
factor más importante para su popularidad era su forma de interactuar con los
hombres y no su belleza física.

Jacqueline Saburido, una mujer guapísima, tuvo un accidente al chocar un


conductor borracho contra el coche en el que viajaba de pasajera. Se quedó
atrapada dentro mientras el vehículo se incendiaba y sufrió quemaduras
graves. Ahora Jacqueline hace campañas para que la gente no conduzca bajo
los efectos del alcohol. Es una mujer encantadora y vital que no le guarda
rencor al joven que la desfiguró. Mientras la escuchaba compartir su historia,
me quedé asombrada de lo bondadosa y compasiva que es y de lo bien que ha
superado lo que le ocurrió. Muchas personas afirman admiradas lo hermosa
que es ella, y pese a tener la cara y el cuerpo desfigurados, posee una belleza
extraordinaria por la luz tan potente y luminosa que emana.

Inquebrantable en la esencia de mi ser…


Sustentado por la naturaleza misma
de quien soy.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA

Si hiciéramos todo aquello de lo que somos capaces,


literalmente nos asombraríamos a nosotros mismos.
THOMAS EDISON

Intento ser bondadosa y compasiva, una buena amiga, y una persona


interesante. Y en los días en los que me parece haberme levantado con mal
pie, me fijo en lo que de verdad importa y dejo que brille mi luz. Sé
consciente de tu belleza singular incluso cuando te salga un grano en la
barbilla y no te sorprendas ¡si nadie más ni siquiera lo ve!

«La llegada a la madurez» significa que ves realmente, en su totalidad,


quién eres. Es una llamada para conocerte a ti mismo a fondo. Descubre que
naciste por una razón, o quizá por muchas, muchísimas razones. Eres único y
valioso. No hay nadie más como tú. Te mereces absolutamente todo cuanto la
vida tiene para ofrecerte y toda la grandeza que puedas alcanzar.

Acepta que no hay un destino perfecto para ti, sino muchas posibilidades
en tu camino. Lo que debe determinar el camino de tu vida es aquello que se
te da bien hacer y no lo que alguien decida que hagas. Hay momentos
importantes que pueden moldear tu futuro y en esos momentos puedes tomar
las decisiones guiado por tus deseos más profundos.
La vida no consiste en encontrarte a ti,
sino en crearte a ti mismo.
ANÓNIMO

Aspira a lo más alto, pues las estrellas se esconden en tu alma.


Sueña con hondura, pues tras cada sueño se cumple una meta.
PAMELA VAULL STARR

Cuando ves que tienes el poder de cambiar tu vida y lo manifiestas, te


conviertes en una influencia positiva para los que te rodean. Al vivir así te
das cuenta de las distintas clases de situaciones y te relacionas con la gente de
manera responsable y madura. No culpas a los demás por lo que te ocurre,
sino que aceptas todas las experiencias que van apareciendo en tu vida. Te
implicas activamente en tu vida de manera cocreativa. Ves que todas las
personas y vivencias son importantes. Por medio de tu ejemplo inspiras a los
demás a reconocer su valioso ser y a enriquecerlo.

Esta vibración positiva tan poderosa se va extendiendo en círculos cada vez


más amplios a medida que te conviertes en un diapasón para que se dé un
cambio sanador en la conciencia colectiva. Al llegar a la madurez contribuyes
a la posibilidad de que nuestra cultura lleve un estilo de vida más elevado.
¡Vive plenamente! Acepta el potencial que has recibido y haz que tus
cualidades particulares como individuo sean insuperables.
Para animarte a reconocer y aceptar tu belleza en su totalidad repite la
siguiente afirmación en voz alta durante veintiún días.

Afirmación de una persona ilimitada


Soy poderoso y capaz. Soy exitoso.
Me siento lleno y completo.
El Universo me apoya.
Mi cuerpo está lleno de energía y vitalidad.
Soy alegre. Soy optimista.
Un bienestar natural fluye a través de mí.
Tengo todo cuanto me merezco a mi alcance.
Soy poderoso, atractivo y rico.
La abundancia es mi derecho inalienable.
Esto es lo que ahora manifiesto.

Me perdono a mí mismo. Hoy empiezo una vida nueva.


La alegría y el amor fluyen de mí
como si fuera un manantial.
Afronto cada situación con el corazón lleno de amor.
Afronto cada persona con el corazón lleno de amor.
Me muevo por el mundo con amor.
Esto es lo que ahora estoy descubriendo.

Soy constante. Soy tenaz.


El deseo de triunfar me apoya.
Las barreras son mi aprendizaje.
Veo los obstáculos como oportunidades
alzándose en mi camino al éxito.

Me siento seguro. El poder del Universo


se manifiesta a través de mí ahora.
Mis acciones son decisivas.
Avanzo resueltamente, afirmando la vida…

AUTOR DESCONOCIDO
¡Abraza la vida!
SEIS

En el presente

El secreto de la salud para la mente y el cuerpo


es vivir el presente sabia y provechosamente.
EL BUDA

¿Has visto alguna vez a alguien que no presta atención a lo que está haciendo
en ese momento? «Las luces están encendidas, ¡pero no hay nadie en casa!»
A todos nos ha pasado de vez en cuando. Alguien nos habla, pero nuestra
mente está en otra parte; al doblar la esquina nos damos de bruces contra la
pared por estar absortos en la tarea que nos espera; guardamos la pasta de
dientes en el congelador y el polo en el armario del baño. Con todas las
responsabilidades del día, es lógico que estemos preocupados.

Sin embargo, vivir el presente es una delicia. Este momento no se volverá a


repetir. Todo cuanto sucede es importante y significativo. Cuando pones la
atención por completo en cada momento, la vida adquiere una mayor
plenitud. Si estás mirando hacia delante… o hacia atrás, te perderás la
importancia del AHORA. Experiméntalo. Sé consciente de él. Vive
plenamente el instante. Bébelo. Saboréalo. Sumérgete y bucea en él. No es un
ensayo general, sino tu vida. Nunca más volverás a vivir este momento.

Algunas personas esperan a que la vida ocurra. Entonces la afrontan,


reaccionan a ella y siguen el camino que les marca, intentando sortear las
dificultades lo mejor posible.

Tus pensamientos, creencias y actos son como ondas propagándose en una


laguna y creando tus vivencias. Tienes el poder para hacer que la vida
ocurra. Este momento condicionará los otros. Ser más consciente de las
decisiones que tomas en cada momento te permite crear la vida que deseas.

El ayer es ceniza, el mañana es madera.


Solo hoy arde y resplandece la hoguera.
ANTIGUO PROVERBIO ESQUIMAL

Buenos días, sol


Despiértate afrontando con ilusión el día que tienes por delante, como si fuera
tu cumpleaños y esperaras recibir un montón de regalos. Algunos tal vez sean
de lo más sorprendentes. Cuando recibes el día con esta actitud, creas un
campo energético que atrae las cosas buenas de la vida. Cada día recibes
regalos y muchos de ellos te pasan desapercibidos por estar tan absorto en tus
actividades diarias. Advierte las palabras amables de un compañero de
trabajo, la sonrisa contagiosa de un niño, la moneda que te encuentras a la
vuelta de la esquina o el sol jugando a esconderse y reaparecer detrás de una
nube. Cada día está lleno de sorpresas. ¡Saca todos los obstáculos! Expándete
en círculos cada vez más amplios. Abre el espacio para que se dé una
expresión más rica de la vida. Espera y acepta todos los regalos que te
lleguen. Arriésgate. Explora. Cree incluso en los milagros. ¡La vida te
sorprenderá con situaciones inesperadas mucho más maravillosas de lo que
puedas imaginar! La vida es una aventura magnífica cuando abandonas tus
pequeños apegos y te abres a unas mayores posibilidades de lo que pueda
ocurrir.
Ram Dass cuenta una conocida historia sobre un método de la India para
cazar monos. Introducen un puñado de frutos secos en un tarro de boca
pequeña y lo dejan cerca. El mono mete la mano en el tarro, agarra los frutos
secos e intenta sacarlos por la pequeña abertura. Como se niega a soltarlos,
no puede sacar la mano del tarro. Si soltara los frutos secos, podría sacar la
mano y escapar. Los cazadores lo atrapan por culpa de su apego.

¿Con cuánta frecuencia actúas en tu vida como un mono, sin querer soltar lo
que has agarrado con la mano para poder así escapar hacia una mayor
libertad?

Las siguientes técnicas están concebidas para aumentar tu capacidad de vivir


el presente.

Tómate un tiempo
Busca un lugar tranquilo y resérvate un rato para descubrir lo que te
alimenta el alma. Es fundamental para tu salud física, emocional y
espiritual.

Hazlo durante diez minutos. Controla el tiempo para pasar los diez
minutos enteros llevándolo a cabo.

Escribe una lista de las cosas que te gustaría hacer. Pueden ser
sencillas o complejas. Saborear un helado de cucurucho en el parque.
Visitar las ruinas antiguas de Grecia.

Escribe cualquier cosa que te venga a la cabeza. Si quieres ya lo


tacharás más tarde. Sigue escribiendo hasta que se te acabe el tiempo.

Relee la lista y averigua si te llevas alguna sorpresa. Añade cualquier


pensamiento que se te ocurra en el último momento. Guarda la lista y
ve ampliándola cuando estés inspirado.

Elige de la lista cualquier cosa que te gustaría realizar e intenta hacer realidad
tus placeres sencillos o tus deseos más descabellados.

¡Tiempo libre!
¿Disfrutas estando contigo mismo? No lo hagas siempre, claro, pero ve a
solas de vez en cuando a ver una película, a visitar un museo o a dar una
vuelta por un mercado callejero disfrutando de tu tiempo libre al máximo.
¡Qué placer embarcarte en una aventura contigo mismo, dejándote llevar por
tus caprichos y hábitos, saliendo temprano de casa si ya estás libre o estando
tanto tiempo fuera ¡come te venga en gana! Experimenta a través de tus
filtros y a tu propio ritmo el lugar, el acontecimiento y la gente con la que te
encuentras. La actividad más sencilla, como pasear por el parque o visitar una
biblioteca, puede ser toda una aventura si te lo imaginas como una cita
especial contigo mismo. Préstate la misma atención que le darías a un ser
querido. ¡Qué delicia!

Un tiempo sin programar


¡Tómate un día libre y disfrútalo al máximo!
MI AMIGA, CAM GOODMAN

Una forma de practicar la libertad personal es reservarte un día (o varias


horas) para ir pasando apaciblemente de una actividad a otra sin haberte
marcado un programa… ¡a modo de unas vacaciones escolares estivales!
Hazlo cada semana, mes o trimestre. Te garantizo que te renovará y hará que
recuperes las ganas de vivir.

La sabiduría consiste en hacer lo siguiente que


tengas que hacer con todo tu corazón,
disfrutándolo al máximo.
MAESTRO ECKHART, MÍSTICO MEDIEVAL
Agradecimiento
¿Afrontas el día desde el punto de vista de un «vaso medio lleno o de uno
«medio vacío»? ¿Te sueles fijar en lo malo o en lo que no te sale bien, o en
las cosas buenas?

Un espíritu feliz refleja un corazón agradecido.


MAYA ANGELOU

Una de las mejores formas de atesorar tus momentos es fijarte a menudo en


aquello por lo que te sientes agradecido. Advierte las cosas buenas del día y
celébralas. Comparte los sentimientos que esto te produce y hazles saber a las
personas que te rodean lo afortunado que te sientes. Anímalas y elógialas con
toda libertad y sinceridad.

Una fiesta diaria de agradecimiento


Te aconsejo que antes de desayunar o de acostarte:

Digas en voz alta aquello por lo que te sientes agradecido en tu vida, o lo


escribas en una lista o en un diario. Así creas literalmente un ambiente de
aprecio, y este genera su propio impulso vibratorio, con lo que acabas
creando incluso ¡más cosas que agradecer!

Procurar sentirte agradecido no significa que estés negando la realidad. Al


apreciar los regalos que te ofrecen incluso los momentos más difíciles, vives
el instante y las posibles cosas buenas que te puede traer. A veces, una
situación que parece ser mala puede acabar estando llena de ventajas.

Un cuento sufí antiguo trata de un hombre que vivía con su hijo en una casa
de campo. Un día el joven captura un caballo salvaje hermosísimo. Todos los
vecinos hablan de la suerte que ha tenido. A lo que el padre del joven
responde: «¡Ya veremos!» Más adelante, mientras el joven está intentando
domarlo, el brioso caballo lo hace saltar por los aires y él se rompe una
pierna. Los vecinos afirman entonces la mala suerte que el chico ha tenido al
encontrarse a aquel caballo. Pero el padre dice: «¡Ya veremos!» Al poco
tiempo, los soldados llegan a la aldea para reclutar a los jóvenes porque ha
estallado la guerra con el país vecino, pero el chico con la pierna rota se libra
de ir al frente. De nuevo los vecinos comentan la suerte que ha tenido. A lo
que el padre dice otra vez: «¡Ya veremos!»

Nunca sabemos qué pasará a continuación. Por eso incluso cuando las cosas
no nos van bien es muy útil tener una actitud de agradecimiento. Le da
sentido a los momentos difíciles y nos reconforta. La práctica te libera de la
lucha diaria que supone la vida y reconoce que todo tiene una razón. Al ver el
lado bueno de los momentos malos nos alegramos en medio del sufrimiento
de la vida.

El ser humano
es una casa de huéspedes,
cada mañana aparece un recién llegado,
una alegría, una tristeza, una maldad.
Cierta conciencia momentánea llega
como un visitante inesperado.
¡Dales la bienvenida y recíbelos a todos!
Incluso si fueran una muchedumbre de lamentos
que vaciaran tu casa con violencia.
Aun así, trata a cada huésped de manera honorable.
Podría estar creándote el espacio
para un nuevo deleite.
RUMI, POETA SUFÍ

Todo en la vida es valioso


Me he encontrado con personas que me han dicho: «Llevo ya tres años
siguiendo este camino espiritual». ¡NO! Llevas recorriendo tu camino —el
físico, mental, emocional y espiritual— desde que naciste. Todo lo que has
hecho y lo que estás haciendo es importante. Tanto si estás aceptando un
premio, enjugando la lágrima de un niño, descubriendo una teoría nueva,
batiendo un récord de atletismo o limpiando el retrete, ¡estás siguiendo tu
camino!

Todos nos dirigimos a alguna parte en nuestra vida. Por el camino podemos
hacer muchas elecciones. No solo hay una dirección correcta, sino
innumerables posibilidades, un potencial inmenso de experiencias personales
y de expresiones individuales. Es tu derecho inalienable decidir la forma que
deseas darle a tu realidad. Hasta la persona con más dificultades tiene
alternativas. Cuando empieza a elegir cómo vivir su vida, se da un cambio
monumental en ella. Ya no reacciona como si fuera a la deriva, arrastrado por
la marea de la vida que no cesa de cambiar, sin poder hacer nada. Es como si
le hubieran dado un remo y ahora pudiera remar hacia la orilla. Algunas
personas incluso obtienen un velero o una lancha motora ¡y navegan a gran
velocidad!
Todo cuanto haces es importante. Lo que influye en tu experiencia es tu
forma de afrontar los momentos y el valor que les das. Ser productivo.
Descansar. Descubrir. Luchar contra una adicción. Disentir. Atormentarte.
Angustiarte. Encontrar soluciones. Jugar. Amar. Todo tiene un sentido en tu
vida. ¡Todo ello es vivir!

Sé tú mismo. Nadie puede decirte nunca


que lo estás haciendo mal.
JAMES LEE HERLIHY

Mis maestros indios americanos me enseñaron que hay una hilera de almas
esperando reencarnarse en el plano terrenal. Las monjas de mi escuela
católica nos transmitían el mismo mensaje. Y me da la impresión de que
muchas tradiciones piensan lo mismo. El significado de esto es claro. Sea
cual sea tu orientación espiritual, la cuestión es que la vida es preciosa. No
pierdas el tiempo. Aprecia todos tus momentos, porque cuando los engarzas
te dan forma… Y la Sabiduría de la Tortuga te recuerda que ¡te tienes a ti!
Apurar el presente,
descubrir el fin del viaje en cada paso del camino,
vivir el mayor número de buenos momentos,
eso es la verdadera sabiduría.
RALPH WALDO EMERSON

Nadie más tiene


exactamente lo que tú tienes…
…sin ti estas partes

se perderían
SIETE

¡Estoy pegado a mí!

Vale. Hay días en los que si pudiéramos huiríamos de nosotros mismos. Y en


realidad algunos lo hacemos de una forma u otra, huimos de conocer quiénes
somos realmente. ¡Pero no puedes escapar! Por más que lo intentes, cuando
dejes de correr seguirás estando ahí.

En primer lugar mantente firme y sé sincero en cuanto a lo que ves. Sé veraz


contigo mismo y crea un espacio donde puedas ser exactamente quien eres,
sin emitir juicios de valor, aunque lo que descubras sobre ti no sea agradable.
Percibe tus sentimientos con sinceridad. Date un respiro, sé comprensivo y
paciente mientras haces honor al proceso de tu ser evolucionando.

Una de las necesidades emocionales más básicas en los niños es poder


experimentar y expresar sus sentimientos. Necesitan saber que alguien
entiende esos sentimientos en lugar de reprimírselos o cambiárselos. En la
adultez debemos ser igual de comprensivos con nosotros mismos. Debemos
aceptar nuestra humanidad con todas sus debilidades y flaquezas, así como su
sabiduría y poder. ¡Hay una perfección en nuestras imperfecciones! Tú eres
quien eres. Eres valioso seas quien seas. Obsérvate de la manera más abierta
posible para conocerte de verdad con mayor plenitud.
En los momentos en los que te sientes atrapado en tu propia piel, apresado en
tu propia vida, te sugiero que sigas el ejemplo de la serpiente, que muda la
piel para renovarse. Recréate a ti mismo, cambia de actitudes, creencias y
expectativas. Abandona un hábito o una forma de expresarte. Si siempre estás
de mal humor, sonríe. Si hablas por los codos, guarda silencio y escucha. Haz
algo que no sea propio de ti. Cambia tu forma de ser en el mundo. Te
sorprenderás de lo distinto que te parecerá el mundo si modificas tu forma de
relacionarte con lo que te rodea. Despréndete de lo viejo y haz lugar para lo
nuevo. Transfórmate en tu siguiente etapa. Y si por alguna razón no te gusta
lo que se desarrolla, siempre puedes sacar otra capa, hacer otros cambios y
seguir perfeccionándote.

Deviniendo:
Agitándote y revolviéndote,
así es la vida.
Avanza, hazlo a
veces con lentitud.
Elige, oye opiniones,
¿qué optarás hacer?
Tomar decisiones, hacer modificaciones,
es cambiar de puntos de vista.
Cada día te recreas a ti mismo.
Elige lo que desees, sea propio o impropio de ti.
Sin errores,
sin arrepentimiento.
Simplemente eliges de nuevo ser tú.
Encontrándote a ti mismo.
AUTOR DESCONOCIDO

Aprende a estar solo


Sospecho que a la mayoría de nosotros, por naturaleza, nos gusta estar
rodeados de gente. En nuestra cultura nos enseñan a tener en cuenta lo que
los demás piensan. Queremos caerle bien a la gente y ser aceptados, y al
menos una parte del tiempo intentamos acceder a lo que los demás nos piden.
Por eso tal vez te cueste un poco estar a solas contigo mismo: aprender a estar
solo y disfrutar de ello. «Llegamos a este mundo solos y lo abandonamos
solos». Sin embargo, mientras vivimos en él solemos ansiar compañía,
aprobación y amor. ¡Qué postura más poderosa es aprender a valorarnos y
respetarnos a nosotros mismos! Entonces cualquier otra cosa es pura dicha.

Cuando tienes a alguien en quien apoyarte la vida es más agradable. Alguien


con unos criterios en los que confías y unas opiniones que valoras.
Arriesgarte a cambiar es más fácil cuando sabes que te tienes a ti. Lleva tu
caparazón de tortuga con confianza y ¡sigue avanzando! Dispones de tu
pequeña caravana con todo cuanto necesitas…
¿Confías en ti?
Cuando recurres a tu resistente esencia interior ves las dificultades como
oportunidades, los obstáculos como retos, y nada te puede impedir que seas
como la tortuga, sigues avanzando con resolución. ¿Cuán llena está tu taza de
confianza? ¿Confías en tus capacidades? ¿Crees en ti? Una baja autoestima
va asociada a la incapacidad para alcanzar metas, a las dificultades
interpersonales, la depresión y el suicidio. Desarrollar las habilidades para
reconocer y apreciar tus capacidades te permite recibir la vida con una actitud
más positiva sintiéndote rebosante de confianza.
Necesidades/Deseos
¿Estás cubriendo solo tus necesidades y poco más o puedes explorar qué es lo
que deseas en la vida? Todos tenemos unas necesidades básicas que cubrir:
comida, vivienda y otras parecidas. Pero aparte de esto, cuando carecemos de
lo que nos sustenta, esa carencia limita lo que podría sucedernos en la vida.
Tus pensamientos, acciones y reacciones están condicionados por lo que
«necesitas». Tu camino está determinado por tu anhelo de satisfacer esas
necesidades. Cuando te sientes básicamente feliz y satisfecho con tu vida tal
como es, cuando te sientes contento contigo mismo, puedes afrontar tus
experiencias con una mente abierta. Ya no intentas que los demás satisfagan
tus necesidades de algún modo. Ya no estás en el fondo desesperado por
cumplir con un programa. Ni tampoco intentas sentirte completo con algún
aspecto que te falte. No actúas movido por el miedo o por la carencia de algo,
sino que tu vida se ensancha.

Ciclo de superioridad/inferioridad
¿Has advertido alguna vez los defectos o las carencias de otra persona con
gran fascinación? ¿O te has comparado con ella de una forma que te ha hecho
sentir mejor, más realizado, más evolucionado? Cuando sientes tu valía a
expensas de otro, aunque nunca sepa que has tenido esos pensamientos, estás
cayendo en el ciclo de la superioridad/inferioridad.

¿Qué subyace bajo tus pensamientos críticos? Es tu miedo más profundo a


que los otros descubran tus defectos, tus inseguridades. Reflejan el pánico
sutil a que los demás descubran y vean tus debilidades imaginadas, a que
piensen que no eres lo bastante inteligente/capaz/atractivo… Bajo tu
sentimiento de superioridad hay una capa de dudas. Al compararte
favorablemente con otros, te sientes mejor por un tiempo, pero lo haces
basándote en una perturbadora sensación de inferioridad.
El antídoto es comprender que todos somos unas obras en elaboración. No
tienes por qué sentirte superior a expensas de nadie. Sabes que eres valioso
tal como eres y al mismo tiempo eres consciente de que puedes mejorar
todavía más. Al tener esta actitud de aceptación ves a los demás bajo una luz
más clara. Lo que antes te parecían sus defectos ahora lo ves como aspectos
que están en proceso de «construcción» mientras ellos desarrollan y mejoran
su carácter. La luz de tu bondad y de tus buenas intenciones ilumina sus
sombras. Comprendernos y apoyarnos unos a otros nos permite contribuir
positivamente al equilibrio humano global. Aumenta la interconexión entre
los seres humanos y fortalece el vínculo que nos une. Esta actitud es una
forma sencilla y verdaderamente profunda, a la vez, de vivir.

El perfecto perfeccionista
¿Qué esperas de ti y de los demás? ¿Cómo experimentas la vida? ¿Estás
diciéndote constantemente «si…» (si él pudiera…, si yo pudiera…, si ella
fuera…)? Cuando proyectas tus ideas imaginadas de perfección en otras
personas y situaciones, eres menos capaz de disfrutar de la riqueza de lo que
te ofrece el presente. Creas el escenario para fracasar. Nadie ni nada te
parecerán entonces lo bastante buenos nunca.

Sé consciente de cuando contaminas el momento. Detente y advierte la


belleza de lo que tienes ante ti. Si puedes encontrar un aspecto positivo en
ello, ya es un buen comienzo. Un gurú comentó una vez de otro: «¡Alimenta
las plantas con su aliento!»

Empieza apreciando dónde estás ahora. Vive tu vida en lugar de añorar algo
distinto de lo que tienes en el presente. No olvides que todo es en el fondo
perfecto, cada persona y cada instante son valiosos.

Hay una belleza en la singularidad del copo


de nieve que somos, la falta de belleza viene de ignorarlo.
RUSTY BERKUS

Reflexión brillante
La práctica del espejo está pensada para aprender a aceptarte a ti mismo.

Mira tu reflejo en el espejo y di una afirmación positiva sobre ti.

Pronúnciala en voz alta con sinceridad y convicción.

Advierte si dejas que las palabras penetren en ti.

Observa tus reacciones e intenta sentirte más a gusto al aceptar los


sentimientos cálidos de los demás y creer en ellos. Practica tu
capacidad para recibir sinceramente los cumplidos.
Siéntete agradecido por las cualidades que posees y por compartir tu
ser con el mundo.

Jean Houston cuenta que cada mañana


la antropóloga Margaret Mead afirmaba
gritando a pleno pulmón:
«¡Gracias a Dios soy Margaret Mead!»

Desenreda la maraña
Mientras vamos atravesando los cambios de la vida, es como si fuéramos
desenredando un ovillo de cordel enmarañado y anudado. Los problemas o
los cambios raras veces son simples, a menudo ocurren muchas cosas al
mismo tiempo. Además, cada situación tiene sus propios matices sutiles que a
su vez crean hebras importantes que se enredan formando una maraña.

Lo que a mí mejor me va es agarrar un cabo —cualquiera de ellos— e


intentar desenredarlo del ovillo. A veces no pertenece a la parte más
enmarañada, sino a la más fácil de desenredar. Cuando intentas resolver
varios cabos sueltos (problemas) y desenredarlos del ovillo enmarañado, la
maraña disminuye y el ovillo se empieza a deshacer, permitiéndote
desenmarañarlo adecuadamente. Entonces puedes reorganizar el «cordel» de
una forma más adecuada o incluso usarlo para crear algo nuevo.

He descubierto que esta imagen visual te permite ser paciente en el proceso


de los tiempos difíciles, abandonar cualquier deseo de recurrir a soluciones
rápidas. Hace que te tomes el tiempo necesario para ir al meollo del problema
con el fin de sanear la situación a un nivel más profundo y encontrar
soluciones más duraderas mientras sigues creciendo en cada nueva etapa de
tu vida.
Acepta los cambios
Cuando te ocurren incluso cambios sencillos, la vida puede volverse
incómoda o hasta dolorosa. Si te resistes a ellos, hasta el cambio más positivo
y deseable te intimidará. Intento no usar la palabra «cómoda» para describir
una posibilidad, ya que puedes sentirte incómodo en muchas vivencias
valiosas y creer que todavía no estás preparado para avanzar y crecer. Tu
resistencia a los cambios te limita. Como la tortuga, al dar un paso, y luego
otro, y otro, y otro, vas avanzando.

Mi pastor, el doctor. Fred Vogt, decía: «Sí, aunque camines por el valle de la
oscuridad… NO TE CONSTRUYAS UNA CASA ALLÍ». Sigue
avanzando… Reconoce tus habilidades, tus dones y todo lo que te dé apoyo.
Recurre a ello y construye tu casa en estos cimientos. Sobre todo si ya has
asentado la base, confía en ti y sigue avanzando.

Como al nacer, crecer puede ser doloroso, pero te está esperando una vida
nueva y expandida. Así que, tanto si te sientes cómodo o incómodo, si crees
que debes dar el siguiente paso, dalo. Estés preparado o no, sigue avanzando.
Quien nada arriesga, nada gana.

Sé como un pájaro rebelde en su vuelo


que al posarse sobre una rama débil y cimbreante,
aun sabiendo que la rama cederá,
no interrumpe por ello su canto
consciente de que tiene alas.
VICTOR HUGO

Hace mucho tiempo una amiga me oyó describir como seguro y previsible lo
que en aquella época era un estilo de vida muy limitado. Mirándome
impactada y horrorizada exclamó: «¡Qué aburrido, quien nada arriesga, nada
gana!» Esta frase fue el catalizador de una exploración de dos años que me
llevó adonde nunca me imaginé llegar. A partir de entonces he mantenido
esta filosofía. ¡Me he seguido arriesgando! He llevado a personas a nadar con
los delfines, he dirigido ceremonias sagradas en las ruinas antiguas mayas de
un lugar remoto, he enseñado a apreciar lo Femenino Divino a adolescentes
con necesidades especiales, y he escrito este libro, inspirada en la filosofía de
«Quien nada arriesga, nada gana».

A mi vez, yo también he desafiado a muchas otras personas apalancadas en


su cómoda rutina diaria. Fue como si mi querida amiga, animándome a ir un
poco más lejos en la vida, lanzara un guijarro en la proverbial laguna en
calma y las ondas que generó siguieran propagándose hasta el día de hoy. Su
comentario me cambió la vida y también transformó la de otros a través de
mí.
Si adoptaras este enfoque, ¿qué harías de distinta forma? ¿Qué sueñas
alcanzar? ¿Con quién añoras estar? ¿Cómo te limita el miedo? Elige tu vida.
Vive el instante plenamente. Acepta tu humanidad. Ten en cuenta que pese a
tus imperfecciones, eres perfecto y además una obra maravillosa que se está
creando. Aumenta y expande tu expresión exterior. Resérvate el tiempo y el
espacio necesarios para evolucionar al máximo. Sé bueno contigo mismo y
haz honor al proceso. Cada paso es valioso, cada etapa tiene su lado positivo.

El viaje entre lo que fuiste y lo que ahora


eres es donde tiene lugar la danza de la vida.
BARBARA DEANGELIS, REAL MOMENTS

Metamorfosis:
Una transformación personal poderosa
Nos encontramos en una etapa fundamental de nuestra evolución humana. Es
hora de expandir nuestras capacidades para moldear una y otra vez quienes
somos y para esculpir con madurez nuestro futuro siendo conscientes de las
decisiones que tomamos. Ya no podemos seguir estando a merced de lo que
la vida nos depare. No podemos permitir sentirnos atrapados en nuestra
propia piel, prisioneros de la condición humana. En su lugar debemos
llenarnos de fuerza para crear la vida que imaginamos y hacer realidad
nuestros sueños. Tenemos el potencial para adoptar una forma de ser
dinámica si admitimos que somos responsables de nuestro estilo de vida y
reconocemos nuestra capacidad para cambiar positivamente la vida que
llevamos y muchas cosas más…

Hay una bondad intrínseca que busca el modo de expresarse a través de ti.
Explora el gran desconocido y vive de manera que crees el planeta que nunca
hemos visto, la realidad que solo hemos divisado fugazmente y el futuro
prometedor lleno de potencial. Si quieres experimentar lo de siempre, sigue
haciendo lo mismo. Pero si puedes imaginar una forma de vivir más
maravillosa, ¡transfórmate!

Si no te gusta quien eres y dónde estás,


no te preocupes porque no estás atrapado,
seas quien seas o estés donde estés.
Puedes crecer. Cambiar.
Ser más de lo que ahora eres.
ZIG ZIGLAR

¡Te tienes a ti!


Alguien
en quien creer
OCHO

Los días difíciles

«A veces me siento rodeada por un mar de negatividad que penetra en mi


cuerpo hasta llegarme a la médula de los huesos, desencadenando mi
oscuridad interior. La rabia, la confusión, el miedo y el caos se apoderan
entonces de mí, aunque sea por un breve instante, y siento que me hundo en
la oscuridad, hasta que brilla de nuevo un trémulo rayo de luz.»

Escribí este pasaje en uno de mis momentos oscuros. En mi caso esos


momentos son fugaces, ya que suelo aceptar la vida con una actitud positiva
y el corazón abierto, dispuesta a recibir los regalos y los retos que me ofrezca.
Pero todos tenemos nuestros momentos bajos y nuestros días difíciles.

He conocido a personas que son más constantes en cuanto a las dificultades o


la felicidad. En su vida reina un ambiente agobiante. Están desanimadas.
Atrapadas en una rutina, estancadas en un bache malsano. O sienten un
abatimiento tremendo que intentan superar a diario para no hundirse en la
desesperación.

Lo que sí sé es que al margen de lo compleja o abrumadora que sea esta


oscuridad, al margen de cuáles sean los problemas de los días difíciles,
siempre hay una salida. ¡Y la más rápida es la directa! La forma más rápida
de salir de la oscuridad es en primer lugar advertirla. Admite que está ahí.
Percíbela tal como es. Siente las emociones que estás teniendo (o
reprimiendo) por esa dificultad. Pide ayuda. Encuentra el sentido que tiene
para ti. ¡Sí, ha aparecido en tu vida por una razón! Haz cambios. Crea una
nueva forma de ser.

Los problemas son inevitables,


por eso es crucial cultivar la actitud correcta.
DALAI LAMA

La vida es una piedra de amolar.


De nosotros depende que nos machaque o nos pula.
THOMAS HOLDCROFT

Aún no me siento «lo bastante bien»


Por más que trabajes en ti mismo, seguirá habiendo momentos en los que
sentirás un ramalazo de inseguridad. Para algunas personas es un destello
cegador de inquietud. «No soy lo bastante capaz… lo bastante rico… lo
bastante guapa… lo bastante bueno. No me lo merezco… No soy digna
de…» ¿De dónde vienen todas estas inseguridades?

Mis maestros indios americanos me han demostrado que las inseguridades


surgen por unas buenas razones. Todo cuanto existe en el universo tiene sus
puntos fuertes y débiles. Comparados con los otros animales, en muchos
sentidos los seres humanos ¡somos unos debiluchos! Tenemos que llevar ropa
para protegernos de los elementos. Nuestra visión no es tan aguda como la de
un halcón, ni podemos movernos en la oscuridad como un murciélago. El
puma percibe los movimientos a gran distancia y protege su territorio. Las
hormigas, con su capacidad cooperadora, transportan cargas mucho más
pesadas que sus cuerpos diminutos. Debido a nuestro tamaño, y pese a
nuestra llamada inteligencia y dominio sobre la Tierra, ¡los humanos tenemos
muchas cosas por las que sentirnos inseguros! A veces, tal vez nos
preguntemos qué puntos fuertes podemos desarrollar para parecernos más a
los otros seres que comparten con nosotros el planeta.

Lo importante es superar las inseguridades. Deja de preocuparte y aprende a


afrontarlas cuando afloren. Una por una puedes hacerlas salir, examinarlas,
evaluarlas y aprender de ellas. Y luego averigua las que son importantes y las
que no lo son. Pregúntate: «¿esta inseguridad me sirve de algo? Si es así,
¿qué puedo hacer para superarla? ¿O está mi crítico interior creándome
confusión de nuevo?»

Aprende a distinguir y ver el sentido de esa inseguridad debilitante. Descubre


por qué surge. Advierte de dónde te viene y que objetivo tiene. Respeta el
mensaje que te transmite, sin dejarte dominar en la vida por una sensación de
poca valía. Ve tirando los cabos del ovillo enmarañado uno por uno, hasta
que las voces de tus animadoras sean más fuertes que la de tu crítico interior
y sepas y sientas que vales la pena. Como el vino añejo o el queso curado, te
has estado sustentando con tesón y cariño en el proceso. Has fortalecido tu
núcleo —tu panza de tortuga— y eres consciente de tu valía.
Hay dos formas de afrontar las dificultades:
cambiando las dificultades o cambiándote a ti.
ANÓNIMO

Aquí tienes algunas técnicas sencillas para los días difíciles:

Un amigo para despotricar


Hace años me inventé una estrategia maravillosa para hacer frente a los días
difíciles. Cuando te sientas disgustado, furioso, frustrado o perplejo,
desahógate contando tus pensamientos y emociones. Te invito a
«despotricar» sin parar durante quince minutos para sacar todo lo que llevas
dentro, sin preocuparte de lo que sueltas. Cuando te hayas explayado a gusto,
observa qué sentido tiene lo que te está pasando. Te sugiero que te consigas
un amigo para despotricar. Alguien con quien puedas hablar con toda
franqueza. Alguien que entienda que en ese instante, en ese momento en
particular, te está costando mucho ser tú. Cuanto te desahogas de esta manera
lo que sueltas no tiene por qué ser aquello que piensas de verdad,
simplemente das salida a lo que te está agitando por dentro. Un amigo para
despotricar es invalorable en este proceso porque es seguro. Solo está ahí
para escucharte y no para juzgarte ni intentar solucionar tu problema.

Pero es importante que al finalizar los quince minutos ¡dejes de despotricar!


El objetivo es desahogarte y olvidarte luego del asunto. No vuelvas a darle
vueltas ni empieces de nuevo. Ni tampoco lo hagas más tarde. No te regodees
apalancándote en esta postura. Cuando realizas está técnica
adecuadamente, te alivia la presión interior de las emociones acumuladas
y te permite olvidarte del tema y seguir adelante.

¡Recuerda la tetera humeante!


Mientras contenga agua hirviendo
seguirá silbando.
ANÓNIMO

El perdón
El perdón es renunciar a la esperanza
de poder cambiar el pasado.
ANÓNIMO

¿Le guardas rencor a alguien por algo que ocurrió en el pasado? ¿Sientes aún
amargura o rabia por las injusticias sufridas? Dicen que cobijar esta clase de
negatividad es como beber veneno y esperar a que el otro muera.

¿A quién necesitas perdonar? ¿Te puedes perdonar también a ti? ¿De qué
negatividad te puedes vaciar? ¿Esos recuerdos, actitudes o emociones han
dejado de ser ya productivos? Cuando sufrimos una decepción o una relación
dolorosa, nuestras emociones forman parte del proceso curativo natural, pero
no es más que un proceso. Llega un momento en el que dejamos ya de
reaccionar y hacemos borrón y cuenta nueva. Nos fijamos en otras cosas.
Dejar atrás los resentimientos, el dolor, la rabia y la amargura del pasado te
libera y te da un gran espacio interior. Un espacio creativo. ¿Cómo puedes
diseñar este espacio para que refleje de la mejor forma posible la bondad que
hay en ti? Llénalo expresando tu verdadera esencia.

Sustentemos el jardín
de la paz interior.
Cultivemos el contento
y dejemos que
dé el fruto del amor y
el perdón a cada momento,
a todas horas.
ROBIN MAYNARD

¡Bórralo! ¡Bórralo!
Cada pensamiento, cada acción tiene una vibración y afecta a tu experiencia
de la vida. Hay momentos en los que piensas, dices o haces algo que no está
de acuerdo con tu intención genuina. Sé consciente de lo que manifiestas en
la vida. Cuando no estás en armonía y te expresas en ese estado «alterado»,
neutraliza tu traspiés diciendo por ejemplo para tus adentros al cometer un
error: «¡Qué estupidez la mía!» ¡Oh, vaya! ¡Bórralo! ¡Bórralo! Exprésate de
forma más apropiada: «¡Caramba, parece mentira… no volveré a hacerlo!»
Incluso cuando te criticas para tus adentros, las críticas corroen tu autoestima.

Descubre cómo eliminar de tu vocabulario la negatividad y otros


comentarios que no te hacen ningún bien.

Reconoce el poder de tus palabras. Advierte las palabras que usas y sé


consciente de su intención.

Di lo que piensas y cree en lo que dices. Hazlo aunque en algunos


casos no sea demasiado agradable, ya que al menos sabrás que estás
eligiendo emitir esa vibración en el fluir de las cosas.

Cuando digas o hagas sin querer algo que no coincida con tu intención
más auténtica, adviértelo y neutralízalo con algo que sea más afín a
ella.

El método de borrar no pretende ser una excusa para decir y hacer cosas
horribles con la intención de anularlas más tarde. Eres responsable de cómo
te relacionas con los demás. De lo que manifiestas en el mundo, pero al
mismo tiempo es sensato a nivel energético reconocer que a veces cometes
errores sin querer. ¡Bórralo! ¡Bórralo! es una técnica que te permite controlar
tu modo de expresarte para vivir siendo consciente de la energía que emites.
Nuestra experiencia de la vida está llena de pruebas y ajustes según lo que
vamos aprendiendo por el camino.

Esta técnica no es solo un juego de palabras, sino también un cambio de


actitud. El mensaje que transmite afirma con vehemencia: «¡Eh! Ahora que lo
pienso, no es eso lo que yo quería expresar. Lo que en realidad quería decir
es…» Es un método para mejorar tu forma de expresarte.

A algunas personas les gusta usar un borrador invisible para hacer


desaparecer literalmente el aire que hay frente a ellos, ¡borrando las palabras
que acaban de decir! ¡Bórralo! ¡Bórralo! Visualiza que borras las palabras del
ambiente. Al margen de si las borras o no de verdad, recuerda el poder de
borrar y neutralizar.

Minimiza lo que te desvitaliza


y maximiza lo que te apoya.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA

Mejora los pensamientos/conductas arraigados


Las afirmaciones positivas van de maravilla para fomentar el crecimiento
interior o expresarte mejor. Puedes usar palabras y frases que sean
significativas para ti para adquirir una nueva creencia, perfeccionar o mejorar
tus pensamientos o fomentar conductas nuevas. Las palabras te ayudan a
crecer más allá de tu estado presente y a expandirte para alcanzar lo que aún
no eres. Cuando desees mejorar tus ingresos, usa afirmaciones como: «Tomo
unas buenas decisiones económicas». «Administro el dinero con cordura.»
«Mi fuente de prosperidad económica es muy abundante.»
Hace años aprendí una técnica para cambiar la parte del cerebro que duda o
se resiste a los cambios que consiste en decir: «En el pasado esto era cierto,
pero ahora sé que…» Por ejemplo: «En el pasado no supe administrar el
dinero como es debido, pero ahora los cheques que extiendo son para unos
gastos mucho más sensatos».

Mientras aprendes a tomar una buena dirección en la vida, tal vez tus
pensamientos sigan aún reflejando tu conducta antigua. Al advertir tus
pensamientos y las palabras que usas para describirlos, puedes mejorar lo que
dices para que refleje que ahora has evolucionado y también para que te
impulse con más energía hacia la nueva dirección que has decidido tomar. Te
da el empuje y la fuerza para seguir avanzando de forma positiva.

¡Estaba perdido y ahora me


he encontrado a mí mismo!
¿Has encontrado alguna vez algo que, como suele pasar, habías perdido en el
lugar más insospechado? ¿O al buscarlo por centésima vez? ¿Te acuerdas de
lo que sentiste al recuperar algo muy valioso para ti?

Hay veces en las que redescubres una parte tuya que habías perdido. Tal vez
la recuperes al adquirir una nueva perspectiva de la vida. Tengo una alumna
que hace poco me dijo: «Me siento como si volviera a tener veinte años.
Ahora soy sensible al mundo. Vivo con la mente abierta siendo consciente de
lo que me rodea». «¿Cuál es la diferencia para que ahora te sientas así?», le
pregunté. «Que ahora lo acepto tal como es», me respondió.

Como seres humanos nuestra grandeza


no radica en poder cambiar el mundo,
sino más bien en poder cambiarnos a
nosotros mismos.
MOHANDAS K. GANDHI

Cuando descubras que recuperas una parte tuya perdida o un rasgo o


conducta del pasado, advierte en qué has cambiado en tu forma de
relacionarte con el mundo. ¿Estos cambios te parecen importantes? Tanto si
lo consideras una conducta positiva como negativa, tal vez hayas progresado
en la espiral del autoconocimiento y ahora eres más consciente de esta parte
tuya en particular.
No pierdas el sentido del humor

Cada roble empezó como una bellota


que decidió echar raíces.
ANÓNIMO

Si es posible, no pierdas nunca el sentido del humor. En la vida te encontrarás


muchas coincidencias fascinantes, episodios curiosos ¡y bromas cósmicas
increíbles! Si te sientes como si te estuvieras riendo con la vida en lugar de
verte como la víctima de una broma pesada, te sentirás más sereno y libre en
medio de las dificultades.

¡Benditos sean los que pueden reírse de sí mismos,


ya que no dejarán nunca de divertirse!
REFRÁN ANTIGUO

El espíritu humano
nunca se rompe, nunca se pierde…
mira dentro de ti
y conecta con tu esencia
NUEVE

La alquimia de tus
problemas

Alquimia: cualquier poder mágico en apariencia


o proceso de transmutación.
AMERICAN HERITAGE DICTIONARY

¿Cuál es la razón?
Hay una razón. Te lo prometo. En cada experiencia, en cada reto de la vida
hay una. Tal vez no siempre la descubras o aprendas de ella, pero siempre
está ahí. Si te abres al mensaje que te transmite tu agitación, quizá se dé un
cambio fundamental. En esa comprensión más profunda hay un potencial
inmenso y valiosísimo.

Advierte y acepta que la vida está llena de retos. Cada uno afrontamos
nuestra propia versión de ellos. Sin embargo, los retos son la sal de la vida
que potencia su sabor. En los momentos difíciles es cuando descubrimos un
camino nuevo, nos acercamos más a los seres queridos, o llegamos a conocer
mejor nuestro carácter. Si afrontas los retos sabiendo que han aparecido en tu
vida por una razón y que puedes vencerlos, los sobrellevarás con más
entereza. Si comprendes que cualquier pensamiento fugaz sobre alguien o la
propia vida te están haciendo algo malo no tiene ningún sentido, manejarás
mejor la situación. Al ver el valor de esa experiencia vital, no te encogerás de
miedo ni agacharás la cabeza. Le plantarás cara a las dificultades y las
superarás, sabiendo que puedes hacerlo, sea cual sea la «adversidad».

En el espíritu humano
hay una fortaleza inaudita.
Saberlo te da fuerza y aceptación.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA

Cuando todo parezca ponerse en tu contra,


recuerda que un avión despega con
el viento en contra, no a favor.
HENRY FORD

Dramas y traumas
Algunas personas se vuelven adictas a las broncas y los traumas. La
intensidad de las riñas les producen un subidón de adrenalina que les dice:
«¡Estás vivo!» A la menor ocasión aprovechan la siguiente injusticia para
ponerse hechos una furia y reaccionar atacando.

¡Deja de enojarte por estas cosas! Admite que en la vida nos han herido a
todos. ¡Despídete del cuerpo de la policía kármica, no tienes por qué arreglar
todas las injusticias del mundo!

Claro que te han ofendido alguna vez, pero tú también has herido los
sentimientos de alguien a lo largo de tu vida. Abandona el victimismo y
siéntete un vencedor. Deja que la gente sea responsable de sus propios actos
y que la vida se ocupe de las consecuencias.

No te amargues la existencia por tonterías. Deja que te resbalen. ¡Tu


caparazón de tortuga es curvo por esta razón! Aprende a apreciar la riqueza
de la vida. El subidón te llegará de las cosas buenas que tienes a tu alrededor.
La vida, no la agitación, es lo que te «cambiará».

Las épocas traumáticas


El espíritu humano no se quiebra por una
derrota, sino cuando se rinde.
BEN STEIN

A veces vives épocas que son realmente traumáticas. Pierdes el trabajo,


rompes con tu pareja, muere un ser querido. Algunos hemos pasado
momentos muy difíciles en los que hemos sufrido abusos físicos o sexuales, o
incluso algo peor. Todos tenemos heridas. Hay personas que han sufrido
muchísimo en la vida. Todo el sufrimiento es importante. Pero la cuestión es
curarlo. ¿Qué puedes hacer para afrontar tus dificultades?

Es increíble lo que los seres humanos podemos llegar a hacer. Tenemos una
fortaleza inimaginable en nuestra capacidad de recuperación. En este viaje
por la adversidad es precisamente cuando tus mayores cualidades afloran y
aumentan. Para esos momentos en los que te sientes literalmente patas arriba,
balanceándote en el suelo con los pies en el aire, recuerda la Sabiduría de la
Tortuga. Si logras plantar un pie en el suelo que hay debajo de ti, podrás darte
la vuelta y seguir avanzando…
La alquimia te lleva el éxito
En el enfrentamiento entre el río y las rocas,
el río siempre gana… no a través de la fuerza,
sino de la perseverancia.
ANÓNIMO

¿Has conocido alguna vez a alguien que se haya enfrentado a una tormenta
impresionante, a un reto insalvable en apariencia o a aguas desconocidas y lo
haya superado sintiéndose más seguro, recursivo y fuerte que antes? La
experiencia no debió de ser fácil para nada. A decir verdad hasta pudo haber
sufrido enormemente, pero el resultado fue un éxito inspirador.

A menudo el sufrimiento de la vida moldea nuestra forma de ser


convirtiéndonos en mejores personas. A modo de una barra de acero
templada al fuego, la transformación perfecciona nuestro «ser». Un golpe
terrible nos estimula a tomar una nueva dirección, con lo que elegimos otras
cosas en la vida. O en algunos casos nuestro dolor nos hace ser más
compasivos y comprensivos con los demás.

La vida no deja indemne a nadie. A todos nos ha marcado de una forma u


otra con nuestras propias heridas.

Lo importante es lo que haces con esas heridas.

¿Te regodeas en ellas? ¿Te has quedado atrapado en el dolor y la


desesperanza?

¿O te has vuelto a levantar?

Las heridas no son el resultado final, sino solo el punto de partida.

¿Cómo interpretas tus heridas, aprendes de ellas y las aceptas?

Sanar las heridas te hace crecer.

Lo que importa no son las heridas…


sino su curación.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA

Wendy Cohen era la cariñosa madre de Lacey Miller, una joven universitaria
llena de vida. A Lacey la paró un tipo que se hizo pasar por policía y luego la
secuestró y asesinó. Aun estando rota de dolor, Wendy habló abiertamente
desde su corazón compasivo al referirse a la familia del asesino, pese al
terrible suceso. La entereza que mostró indicaba que la vida de Lacey no
estaba definida por este trágico final, sino que valía mucho más. Canalizó su
dolor de una forma sumamente transformadora. Gracias a los esfuerzos de
una madre, se creó una nueva ley para regular la venta de las luces
intermitentes azules y rojas de los coches patrulla. De la tragedia de la muerte
de Lacey surgieron los esfuerzos para evitar que esto volviera a pasar.

¿Qué virtudes por descubrir llevas dentro de tu pequeño caparazón de


tortuga?

¿Cuál es tu capacidad para crecer y evolucionar?

Si sacas estos aspectos tuyos y los desarrollas a través de otros medios,


tal vez te ahorres los esfuerzos que de otra forma serían necesarios
para hacerlos salir.

Busca por todos los recovecos y las hendiduras de tu caparazón e


imagínate todo lo que puedes llegar a ser.

Dentro de mí hay una Fuerza Infinita,


ante mí un Sinfín de Posibilidades,
a mi alrededor Innumerables Oportunidades…
¿Por qué habría entonces de tener miedo?
ANÓNIMO

¡Dando vueltas y más vueltas!


Mientras nos enfrentamos a los retos el camino del conocimiento suele tomar
una forma circular. Aprendemos nuestras lecciones desde una perspectiva, y
luego desde otra, y otra, hasta volver al punto de partida. Seguimos una
rutina, y la repetimos, y repetimos, y repetimos, hasta aprender lo bastante
para crear otra. Volvemos siempre al punto de partida, hasta que captamos el
mensaje. Si comprendes que esto es un proceso natural, te ahorrarás la
frustración de creer que de algún modo estás atrapado en una rutina.
¡Mientras sigas vivo, seguirás progresando!

A veces puedes ignorar o pasar por alto el punto de vista de otro. Pero en
cuanto ves repetidamente los distintos puntos de vista, te das cuenta de que
todos tienen sentido. A medida que captas mejor una visión general de la
situación, la comprendes más. Como cuando haces un pastel, tal vez los
ingredientes no tengan un buen sabor por separado, pero ¡al unirlos crean
algo delicioso!

La paciencia y la tenacidad
Todos conocemos la fábula de la liebre y la tortuga. Al empezar la carrera la
liebre sale disparada, pero a medio camino se detiene a descansar bajo un
árbol y se queda dormida. Mientras tanto, la tortuga, lenta y tenaz, le pasa de
largo y al final es la primera en llegar a la meta.

Este cuento infantil refleja el mensaje de la Sabiduría de la Tortuga. Por más


difícil y agitada que parezca la vida, sigue avanzando en las situaciones que
surjan. Sigue dándole duro. Lo más probable es que poco a poco las cosas
vayan cambiando y entonces podrás mirar atrás sintiéndote agradecido por lo
que has conseguido. Mientras sigas avanzando y creciendo, te estarás
dirigiendo, como la tortuga, hacia la buena dirección.

Conserva en tu mente la imagen de estar evolucionando. Maneja lo que hay


ante ti. Afronta la situación lo mejor posible desde tu perspectiva actual.
Extrae las lecciones que te ofrece en ese preciso instante. Sigue avanzando,
inspirándote en la fábula de la tortuga. Sé diligente. No te rindas. No pierdas
la fe… tus esfuerzos darán fruto. Observa dónde estabas antes y lo lejos que
ahora has llegado. A veces incluso puedes acabar experimentando la vida a
pasos agigantados.
Si ya estamos de cara a la dirección correcta
no tendremos más que seguir avanzando.
PROVERBIO BUDISTA

Avanzando y ascendiendo
Al final advertirás que se da una espiral ascendente en tu vida. Aunque no sea
más que un pequeño cambio, cuando hayas dado la vuelta verás que ya no
estás en el mismo lugar, sino a un nivel más alto, por decirlo de alguna
manera. Has aprendido a vencer ese reto en particular de nuevas formas.
Estás avanzando y ascendiendo.

Deja de mirar tu vida con los ojos de una persona herida. Créala a través
de los ojos de un sanador.
Atraes las experiencias que necesitas para llegar a ser quien estás destinado a
ser. Algunas veces esas experiencias son difíciles e incluso traumáticas. Y
otras te suceden cosas «malas». Si aprendes a aceptar lo que surja en tu vida,
sea cual sea tu sensación o reacción, dejarás de juzgarlo y lo valorarás. Verás
que tras las nubes se esconde el sol y que después de la lluvia aparece el arco
iris. Y del mismo modo que las nubes y la lluvia son necesarias para
alimentar la hierba y los árboles, acabarás viendo el valor que tienen de por sí
incluso los días más difíciles.

No te estoy sugiriendo que aceptes los horrores del mundo con la misma
dulzura y alegría de Pollyanna,* sea lo que sea lo que ocurra a tu alrededor,
ajeno a la realidad. Acepta las dificultades y los retos como parte de la vida y
sé consciente de todo lo que te ofrecen. Advierte las similitudes y las
diferencias entre las dificultades y las otras partes de tu vida. Recuerda que
las estrellas no se ven hasta que el cielo oscurece.

Sé real y acéptalo tal como «es». Sé sincero en cuanto a las reacciones que te
produce. Acepta el mundo con una actitud receptiva y alegre, ocurra lo que
ocurra. Lo lograrás si te sientes seguro por dentro de verdad, sea cual sea el
caos generado por tus dificultades y tribulaciones. Sabes que tienes a alguien
y algo con lo que contar. Y ese alguien eres tú, claro. ¡TE TIENES A TI!

El punto en el que ahora estás, y quien eres en este momento, es algo


absolutamente único y precioso. Sea lo que sea lo que esté sucediendo en tu
vida, no hay nada de ti que pueda realmente romperse. No necesitas reparar
nada. Hay una parte de ti que siempre se mantiene intacta, indemne. La
curación se da cuando reconoces esa parte tuya que siempre está bien.
Advierte que tus vivencias te ayudan a evolucionar al máximo. En esos
momentos lo que de verdad importa es cómo te tomas y afrontas las
adversidades. La manera de interpretarlas es lo que te ayuda en el fondo a
formarte. Mucho tiempo después de haber superado el reto, tu esencia sigue
siendo la misma… es la huella que dejas en la arena de la vida.
Alguien
a quien amar

* La protagonista de una novela de Eleanor H. Porter publicada en 1913, una niña huérfana que
siempre le encuentra el lado bueno a las cosas para alegrarles la vida a los que la rodean. El relato tuvo
un éxito tan arrollador que «Pollyanna» acabó convirtiéndose en un término de la lengua inglesa para
referirse a una persona optimista en extremo. (N. de la T.)
DIEZ

Tu cuerpo, tu templo

¿Y qué hay de la caravana que llevas contigo? A estas alturas ya has


conectado con tu cuerpo y también eres consciente de tu conexión física con
la tierra que hay bajo tus pies. Has explorado cómo te sientes en cuanto a tu
cuerpo y espero que hayas forjado una alianza más estrecha con él.

¿Para qué te sirve tu «caparazón»? Aloja tu personalidad y tu esencia. Es la


primera capa que te protege de los elementos externos: a nivel físico, mental,
emocional y energético. Tu bienestar físico es importante para tu
supervivencia. Aunque tu cuerpo no sea quien tú eres, forma parte de ti. El
modo de cuidar tu cubierta exterior revela la verdad de cómo te sientes sobre
ti. ¿Cuidas tu cuerpo? ¿Lo mantienes sano? ¿Aprecias el papel que
desempeña en tu vida y lo acicalas maravillosamente? ¿Disfrutas de las
experiencias sensuales que te ofrece este mundo?

Un viaje que hice a México incluía una visita a una reserva natural. Ese día
en particular había una riqueza inusitada de colores en el ambiente. El cielo
era de un luminoso color azul claro, salpicado de pequeñas nubes blancas y
esponjosas.
Nuestra barca se fue deslizando calmosamente por las aguas rojizas del
manglar, abriéndose camino por entre la jungla verde y exuberante. Los
árboles estaban cubiertos de lianas enormes que centelleaban bajo el sol.
Mientras la selva se abría para dejarnos salir, oímos a poca distancia un tenue
gorgoteo. El murmullo era muy nítido, como si un centenar de monjes
budistas estuvieran cantando con voces graves y guturales: «nnnnerrrrrrrrrrr».
De pronto, apareció a lo lejos una vibrante masa de color rosa anaranjado que
se volvió más brillante a medida que nos acercábamos. Era la primera vez
que veía una bandada de flamencos. ¡La magnífica imagen me dejó sin
aliento!

Goza de una escapada sensorial:

Elige un lugar lleno de actividad: una subasta, una feria de artesanía, el


circo, un concierto, o el zoológico.

Advierte todos los colores, formas, olores y sonidos que percibas


captándolos con todos tus sentidos.

Siéntete agradecido por el cuerpo físico que habitas y el mundo físico


que exploras.

¿Por qué no disfrutar de los regalos para los sentidos que te aporta?

Nuestra forma de relacionarnos con el cuerpo es bastante subjetiva. Una chica


anoréxica que pese treinta y seis kilos se verá gorda al mirarse en el espejo.
Un rasgo físico que ha estado atormentando a una persona desde la infancia a
modo de una sombra cubriendo su luz, puede pasar casi desapercibido a
otras.

Cathryn Ponder en su inspirador libro Healing Secrets of the Ages, un clásico


en su género, cuenta la historia de una mujer aquejada de problemas físicos
muy complejos. Padecía diversas enfermedades y un dolor invalidante. Esta
mujer empezó un proceso curativo espectacular simplemente mirándose en el
espejo cada día y alabando los aspectos que a ella le parecían bellos y
positivos de su cuerpo. Al principio le costó. ¡Había muchos que no eran
buenos! Pero al aplicar esta técnica a diario la lista de los que le gustaban fue
aumentando. A medida que alababa su cuerpo, este reaccionó volviéndose
más fuerte, sano y hermoso físicamente.

De niña di volteretas y giros,


bailé, caminé con las manos,
me colgué cabeza abajo agarrándome con las piernas
de barandillas de hierro,
hice el pino, la vertical, la rueda…
Durante muchos años no advertí los ritmos de mi cuerpo…
¿Cómo he podido ignorar durante tanto tiempo
mi yo verdadero?
De nada me sirve ahora lamentarlo.
El tiempo que me queda prefiero
fijarme en el placer de ser la hija pródiga
volviendo a mis brazos afectuosos… al hogar de mi cuerpo.
PAMELA J. FREE
Habitas en tu cuerpo por una razón. Al igual que una tortuga, no puedes
escapar de tu caparazón, salvo cuando dejas este mundo. Así que ¿por qué no
aceptarlo, mirarte a los ojos y alabar el receptáculo físico que te apoya de una
forma tan directa? Te sentirás más presente dentro de ti. Te moverás por el
mundo y vivirás con una actitud más positiva. Siempre puedes mejorar tu
cuerpo de alguna forma si lo deseas, pero ante todo acéptalo tal como es… Si
lo haces, incluso envejecerás con gracia.
Reclama tu cuerpo.

Haz un acuerdo contigo mismo para cuidarlo bien.

Considera la comida que es mejor para ti y adapta tu dieta de acuerdo


con ello.

Considera hacer ejercicio y piensa en lo beneficioso que será para ti.

Toma unas buenas decisiones y mantente sano físicamente.

¿Cómo puedes mimar tu cuerpo? Algunos días un simple tratamiento


facial o un baño de pies me hacen sentir como una reina.

Hazte un hueco para mimarte. Recibe un masaje. Ve a nadar. Sal a dar


un paseo. Siéntate al pie de un árbol.

Fomenta la armonía en tu cuerpo. Préstale una afectuosa atención por


el papel importante que juega.

Y, sobre todo, reconoce tu cuerpo como el templo que es. La cubierta exterior
alberga tu espíritu interior, por eso es sagrado. Trátalo con respeto y bondad.
ONCE

Con la panza al aire

Os animo, en medio de las diferencias


captadas por los ojos y la mente,
a tender la mano y crear el vínculo que nos protegerá a todos.
Estamos hechos para convivir en este mundo.
WILLIAM CHASE

En estos tiempos tan cruciales todos tenemos una responsabilidad en cuanto a


nuestros semejantes que debemos asumir de forma clara y genuina. Un modo
de afrontar el mundo siempre cambiante e imprevisible es valorar
enormemente cada vínculo personal. Esta actitud significa mejorar tu forma
de relacionarte con los demás para que refleje tus intenciones más genuinas
en la vida. Quienquiera que seas y sea lo que sea con lo que contribuyas, hay
otras personas que se pueden beneficiar del regalo de tu esencia verdadera.

Tras las dolorosas secuelas de la tragedia del 11 de Septiembre, una reacción


positiva fue el sincero interés que mostraron muchas personas de formas tan
diversas. Tanto si lo hicieron ayudando a las víctimas con alguna clase de
servicio directo o participando en una vigilia en la que se encendieron velas
para la curación y la fortaleza, los estadounidenses pocas veces han estado
tan presentes unos con otros.
La Sabiduría de la Tortuga te anima a confiar en tu corazón auténtico, ya que
está centrado y en calma. Cuando más alineado estás en la vida es al ser
consciente de la conexión natural entre tu cabeza y tu corazón, y al expresarte
desde ese estado actuando con autenticidad. También hay momentos en los
que te apetece retraerte, centrarte en tu conocimiento interior y en tu esencia
para orientarte en la vida. Es decir, vuelves al hogar que hay en ti…

Descubre cómo crearte un «hogar» en el mundo al alinear tu forma de


expresarte en el exterior con tu yo verdadero interior. Esta conexión genuina
requiere tener una gran confianza en ti, ya que te arriesgas a exponer tu yo
más íntimo: la parte blanda de tu panza. Una tortuga puede sacar siempre el
cuello del caparazón hasta el extremo que desee, pero si no lo hace ¡no irá a
ninguna parte!

La única forma de tener es dando.


La única forma de conservar es compartiendo.
GEORGE BOOTH
Da un paso hacia adelante
con tu yo verdadero…

Ha llegado el momento en el que puedes presentarte ante los demás desnudo


en el sentido figurado, sin correr el riesgo a que sus reacciones te definan.
Sabes lo que puedes compartir y lo que es mejor guardar para ti. Decides
exponer partes tuyas, incluso tu vulnerable panza. Los comentarios o las
reacciones de los demás no tienen el poder de hundirte. Sus respuestas no
pueden afectar el santuario de tu esencia, en tu interior gozas en todo
momento de una sensación de seguridad. Es inalterable. Fiable. Tu confianza
en esta esencia está presente en todas tus experiencias. Escuchas las
reacciones de los demás, sopesas la información y la utilizas según lo valiosa
que sea. Tal vez te ayude a dar forma a tu yo evolucionando, pero no te
moldea a ti, ya que la dirección creativa que has tomado en la vida te viene de
dentro a medida que eres, cada vez más, la persona que estás destinada a ser.
En cuanto te relaciones con tu esencia personal de esta manera te sentirás
muy seguro en tu interior. También te atreverás a ser vulnerable en tus
relaciones interpersonales. Sea cual sea la situación o la persona con la que te
encuentres, siempre podrás confiar en este recurso interior para obtener
fuerza y orientación. Aunque esta esencia resida en tu centro, se irradia a
todas las partes de tu ser. Puedes imaginarte que también llega a tu
«caparazón de tortuga», ya que a modo de escudo te protege enormemente
del mundo exterior. Puedes confiar en la seguridad que te da tu esencia.

Los puntos siguientes te ayudarán a conectar realmente con los demás:

Los ojos del alma


Para empezar advierte cómo te relacionas con los demás. ¿Les miras a los
ojos? ¿Conectas de verdad con ellos a través de tu mirada? No te estoy
sugiriendo que te los quedes mirando de hito en hito, sino que dejes que brille
en tus ojos tu hermosa esencia interior. Después de todo, el refrán «los ojos
son el espejo del alma» existe por una razón.

El tacto también es muy importante. Una tierna caricia puede salvar las
diferencias entre dos personas y crear intimidad.
Ten en cuenta que en este caso hay un equilibrio sano en la relación. Algunas
personas son unas toconas o te miran con unos ojos de carnero degollado que
te crean más incomodidad que seguridad. Otras hablan como cotorras
invadiéndote el espacio vital sin dejarte tiempo ni para respirar. Sin embargo,
cuando estás presente se da en ti el justo equilibrio energético y sabes
respetar los límites naturales de la otra persona.

Libre para ser


También invades el espacio vital de los demás al proyectar tus ideas de lo que
te imaginas o deseas que sea verdad sobre ellos. Los prejuicios y las
limitaciones te impiden compartir algo de veras. Bloquean tu posible
conexión con los demás al limitar el alcance de la interacción. Tus ideas
falsas son los zarcillos que te atan de forma malsana. Te envuelven
impidiéndote relacionarte con la gente saludablemente.

Intenta advertir esos zarcillos de control sutil que se extienden por tus
relaciones.

Para eliminarlos identifica y reconoce su verdadera naturaleza.

Esta especie de zarcillos con los que envolvemos a los demás para
conseguir lo que queremos reflejan nuestras expectativas y deseos.

Lo hacemos por medio del lenguaje corporal, las palabras e incluso de


la energía mental y emocional que emanamos.

Nuestro intento de controlar a los demás inhibe y coarta la oportunidad


para mantener una relación verdadera con ellos.

Intentar manipular la energía de la gente es muy engorroso. ¡Resulta


agotador! Si abandonas este objetivo sin sentido te sorprenderás al ver la
energía que ganas. En lugar de centrarte en engatusar y manejar a los demás,
emprenderás tu proyecto de renovación mientras te defines y perfeccionas.

Embárcate en el agradable camino de las conexiones verdaderas. Aborda a


los demás sintiendo curiosidad por lo que pueden ofrecerte, así les permitirás
ser auténticos. Al tratarlos con los ojos bien abiertos, los percibes tal como
son.

Solo se ve bien con el corazón,


lo esencial es invisible a los ojos.
ANTOINE DE SAINT EXUPERY

Cuando abandonas la típica lucha interpersonal por hacerte con el control, es


decir, dejas de intentar que el otro se avenga a tus deseos, la relación se
vuelve rica y auténtica. Así podéis hablar y actuar con más sinceridad y ser
más felices al estar en un ambiente receptivo. También podrás reclamar la
misma libertad personal para ti. Cuando respondes a las personas y las
situaciones basándote en lo que se está expresando de verdad, se da una gran
espaciosidad. Lo que parece ser una sutil diferencia puede afectar tus
relaciones enormemente. Abandona cualquier idea preconcebida de cómo
algo debería ser y aprecia cada relación por la esencia única que te ofrece.
Cuando ves que de cualquier persona
con la que te encuentras, y de cualquier
situación, puedes extraer una lección
importante para tu aprendizaje,
recibes a todos y todo con
los brazos abiertos.
GARY ZUKAV, SOUL STORIES

La bandeja de plata
Cuando te topes con grandes puntos de desacuerdo debido a las distintas
clases de personalidad, te aconsejo una técnica que creé para que uno deje de
aferrarse a su punto de vista. Una relación puede mejorar notablemente
cuando uno de sus miembros cambia de actitud. Una forma de crear cambios
positivos es aceptar la realidad y también tus diferencias con la otra persona.

Deposita en una bandeja de plata imaginaria esos aspectos, rasgos de


personalidad o decisiones en la vida que no te parecen bien o que no
apruebas.
Hazlo visualizándolo mentalmente, imaginándote que coges esas
conductas y las dejas en una preciosa bandeja de plata.

Ofrece ahora la bandeja alzando las manos. Imagínate que la colocas


en un estante, si quieres. O que se la entregas a tu Fuente Espiritual.

En cualquier caso dejas de sentirte responsable de la conducta del otro.


Sea lo que sea lo que hayas depositado en la bandeja forma parte de su
elección, desarrollo o crecimiento. Cuando te deshaces de esa maraña
energética que te envuelve, a menudo ocurre un cambio físico.

También puedes dejar en la bandeja aspectos tuyos. Tal vez rasgos o


conductas que de momento no puedes cambiar y que piensas resolver
en el futuro, como una ira que no acabas de entender.

Decides no vivir en ese estado y dejar la bandeja en el estante o


«entregarla» a tu Fuente Espiritual hasta que estés preparado para
volver a tomarla y explorar lo que significa realmente lo que contiene.

Esta técnica no es adecuada en todas las situaciones ni tampoco te aconsejo


que la uses siempre para afrontar las dificultades interpersonales. A veces es
mejor hablar directamente del problema con la otra persona. Esta técnica te
ayudará a aceptar las diferencias que te separan de ella y las partes de ti que
tal vez no te gusten, así las relaciones con los demás no te estarán irritando
siempre. Además es muy práctica para aquellos aspectos que no dependen de
ti poder cambiar.

Por ejemplo, si quieres que tu hermano se relacione contigo de una


determinada forma y al cabo de muchos años aún no lo has conseguido, lo
más probable es que no te trate como a ti te gustaría. Dejar que se relacione
contigo como a él le apetezca no es solo liberador para tu hermano, sino
también para ti. Relaciónate con tu hermano tal como él es para poder
mantener una relación sincera, sea cual sea. Valórala siendo consciente de lo
que te transmite en lugar de forzarla a encajar con la idea que tú tienes de
ella. Si esta relación no llena tus necesidades, procura satisfacerlas con otras
cosas. Así no le pedirás peras al olmo.

Lo más sorprendente es que he visto una y otra vez que cuando dejamos de
intentar que otra persona encaje con la idea que tenemos de cómo «debería
ser», de pronto se muestra tal como estábamos deseando que fuera.

Cuando cortas los zarcillos de tus expectativas,


tu dinámica interpersonal cambia.
Al sacar las puertas de tus limitaciones,
las posibilidades de lo que podría ser aumentan.
Dejas que se manifiesten por sí solas.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA

Mi madre es una mujer bondadosa y cariñosa que se pasó la mayor parte del
tiempo horneando pasteles, cosiendo y enseñándome a leer mucho antes de
que yo fuera al colegio. Al ignorar ella los horrores que sufrí en mi infancia
nunca me consoló ni me defendió. Durante mucho tiempo le guardé rencor
por ello sin darme cuenta. Y, de pronto, un día ¡advertí ese rencor! Cuando le
conté lo que me ocurrió de pequeña no reaccionó como yo, o como mi niña
interior herida necesitábamos que hiciera.

Después de meditar sobre lo sucedido durante algún tiempo vi que quería que
ella encajara con la idea que yo tenía de una madre. Pero es una persona con
su propio camino en la vida, y sus propias necesidades y opiniones. No tengo
ningún derecho a esperar que coincida con la idea que yo tengo de una
madre. Dejar que fuera tal como es hizo que me comportara de otra forma. A
partir de entonces dejé de estar enojada y resentida con ella. Aunque en el
pasado mis acciones fueran sutiles, estoy segura de que afectaron nuestra
relación durante años. También reconocí que yo tenía necesidades por
satisfacer. Descubrí que en cuanto aceptaba lo que me hacía falta recibir de
los demás, aparecían en mi vida esas personas que yo necesitaba como por
arte de magia. Poco a poco mis heridas fueron cicatrizando. Me volví más
fuerte y feliz.

Unos días antes de Navidad, cuando una de mis amistades más sustentadoras
atravesaba un momento delicado, me embargó una tristeza de lo más
profundo. En un momento dado, mientras me descubrí sin nadie a mi lado,
inmersa en la tristeza, llamé a casa. Mi madre se puso al teléfono diciendo:
«¿Diga?» «¿Quién es?» «Soy yo, Donna», respondí en tono abatido con un
hilo de voz. «¡Oh, Donna, qué voz más horrible!», exclamó ella sorprendida,
sin darse cuenta de que su comentario no era demasiado alentador que
digamos. «¿Qué te pasa?» «Simplemente necesito a mi madre», respondí con
la voz agarrotada. Se hizo un silencio al otro lado de la línea y luego la oí
echarse a llorar. «En toda tu vida nunca me necesitaste. Tus hermanos sí que
acudían a mí. Pero tú en cuanto aprendiste a andar ya nunca más te hice falta.
¡Ojalá estuvieras aquí para que pudiera darte un abrazo! ¡Ojalá pudieras pasar
conmigo la Navidad!

Yo empecé a andar a los nueve meses. Ella me contó que a partir de esa edad
dejó de cuidarme como una madre. Al menos de la manera que yo más tarde
anhelaría, porque yo nunca se lo permitía. ¡El mensaje de esta situación era
evidente!

Empecé a reflexionar en mi conducta y descubrí que a menudo, cuando más


necesitaba recibir amor y afecto de los demás, por alguna razón me cerraba
en banda. ¿Por qué me comportaba así? ¡Supongo que era una especie de
sabotaje en el mejor de los casos! Ahora ya he dejado ese hábito tan
contraproducente y me siento mucho más satisfecha por la experiencia tan
tierna que tuve con mi madre, lo cual no habría ocurrido si no hubiera dejado
que se mostrara tal como era.

Deja que los demás sean quienes quieran ser. Del mismo modo que no irías a
un jardín a echarle en cara a un girasol por qué no es un narciso, acepta y
agradece la belleza de cada persona. Pero lo que sí puedes hacer es «elegir»
la flor/persona que tú prefieras. Tus relaciones no deben limitar lo bueno que
hay en ti, sino realzarlo.

El círculo del aprecio


Nuestro mundo parece a veces fijarse solo en lo negativo. Cuando un
dependiente es antipático contigo o no te atiende como es debido, te quejas al
encargado. Pero cuando te atiende de maravilla ¿lo escribes en la hoja de
observaciones o se lo comentas al encargado? ¿Y qué me dices de las
personas con las que vives o te relacionas a diario? ¿Cuán a menudo expresas
lo que te gusta de ellas? Hacerle saber a tu hijo que valoras mucho algo que
ha hecho es un gran acicate para su autoestima. Al igual que comentarle a tu
hermana que te has quedado asombrada por lo bien que ha combinado los
colores al decorar su casa.

Aprovecha cada oportunidad


para transmitirle a una persona
lo que aprecias de ella.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA

Unas navidades en las que iba tan corta de dinero que no pude siquiera
comprar regalos hice estrellitas de papel de plata y pegué una pegatina en
medio. En ella escribí una o dos palabras que expresaban sinceramente lo que
más valoraba de cada persona. A mi hermano le puse «EXPANSIÓN» por estar
creciendo a un ritmo vertiginoso y a mi hermana «HUMOR» por las salidas tan
agudas y graciosas que tenía. Les mandé las estrellitas en un paquete y nada
más. Pero mi familia se quedó encantada y me respondió que me agradecían
mucho que me hubiera tomado la molestia de hacer un regalo con tanto amor.

Cuanto más aprendas qué hacer contigo mismo


y más hagas por los demás,
más disfrutarás de la abundancia de la vida.
WILLIAM J. H. BOETCKER

En lo que respecta a los demás, tu fe en una persona puede influir


enormemente en ella. ¡Vete a saber si lo que le dices es exactamente lo que
estaba deseando oír en un momento de tristeza o de inseguridad! Expresa tus
pensamientos de aprecio. Las palabras positivas valen su peso en oro. Los
cumplidos nunca están de más. Tener fe en una persona es una fuerza creativa
poderosísima. Marca una diferencia en la vida de los que te rodean: ¡anímales
el día con un rayo de sol!

La lección del bodhisattva


En la tradición budista aparecen historias de una bodhisattva, un ser
iluminado que, sin embargo, se niega a entrar en el nirvana porque sabe que
hay muchos otros seres que necesitan ayuda en su propio viaje terrenal. Esta
bodhisattva sigue el camino de la bondad y la compasión. Se ha quedado en
el otro lado, en la Tierra, para ayudarnos a alcanzar ese estado tan elevado.
Esta clase de historias nos enseñan de manera conmovedora que estamos en
este mundo juntos.
Es fácil advertir que los actos de los demás nos afectan al resto al ver los
crímenes, el terrorismo o los conflictos que tienen lugar en el mundo. Pero
incluso a una escala más pequeña, a cada momento, a cada interacción, nos
afectamos unos a otros. La energía que creamos afecta a su vez la vibración
del ambiente. ¿Cómo tratas a la cajera del supermercado? ¿Cómo miras (o
evitas mirar) al mendigo pidiendo limosna en la esquina de la calle? ¿Cómo
reaccionas cuando tu hijo tira del faldón de tu camisa mientras haces una
llamada importante por teléfono? ¿Hasta qué punto escuchas a un compañero
de trabajo al contarte que lo han tratado con desdén? Observa tu conducta y
mejórala para que refleje realmente cómo has decidido tratar a los demás.

No te estoy sugiriendo que pienses cada palabra antes de pronunciarla por


miedo a meter la pata. Sin embargo, al analizar y mejorar tu conducta, te
relacionarás con los demás de una forma más afín a tu esencia. Podrás elegir
hacer cambios en tu vida estando más en contacto con tu yo auténtico.

Muchos de nosotros recordamos la historia navideña «Qué bello es vivir». El


protagonista, George, desea no haber nacido. Pero un ángel le muestra que su
vida habría sido muy distinta de no haber vivido en esa ciudad. Todos somos
una parte importante del conjunto. Ayudamos a mantener el equilibro a través
de lo que hacemos y de lo que no hacemos. Al ser más consciente de tus
pensamientos, actitudes y actos, afectas a los demás del modo que te has
propuesto.

No olvides que lo que haces marca una diferencia. Al estar dispuesto a


exponer tu parte más vulnerable, la «panza», mientras mantienes unas
relaciones auténticas con los demás, enriqueces el mundo.
DOCE

El nacimiento de
una tortuga

Ciertas especies de tortugas migratorias anidan en grandes cantidades en un


espacio de tiempo muy corto. La más espectacular es la tortuga olivácea que
anida en grupos de miles de ejemplares, una tortuga marina rojiza de la
región india de Orissa. Cerca de 200.000 tortugas anidan a lo largo de cinco
kilómetros de playa en solo dos días. Producen una cantidad de huevos tan
colosal que los depredadores incluso se agobian, por lo que muchas nidadas
les pasan desapercibidas. A la luz natural, las crías recién salidas del cascarón
llegan sanas y salvas al mar como si nada. Conocen instintivamente el
camino para ir hasta el agua.

Algunas personas me han preguntado: «¿por qué decidiste titular el libro Lo


que la tortuga dice?» A decir verdad la analogía con la tortuga fue una
inspiración que tuve de repente. El mensaje interior que transmite es tan
evidente que he aprendido a confiar en él.
Tras reflexionar sobre ello descubrí muchas razones por las que «Te tienes
a… ti» forma parte de la Sabiduría de la Tortuga. Las tortugas llevan a
cuestas la mayor parte de lo que necesitan. Las hembras de unas especies en
concreto hasta llegan a almacenar esperma en su cuerpo para no tener que
aparearse cada año.

La imagen del caparazón


nos recuerda que llevamos siempre
con nosotros lo más esencial.
SABIDURÍA DE LA TORTUGA

El caparazón es además un símbolo de protección muy poderoso, nos


recuerda que debemos protegernos a nosotros mismos en muchos sentidos.

Tan eficaz era esa coraza protectora


que se convirtió en el pilar de la
arquitectura de la tortuga.
DR. TIM HALLIDAY

El caparazón de una tortuga evoca la imagen de una cúpula muy redonda,


segura y sólida. ¿Acaso hay un lugar mejor para imaginar el seno en el que
tomas conciencia, el lugar donde puedes dar rienda suelta a tus sueños y crear
tu realidad?

Los distintos estilos de vida y la relación con el entorno


han producido otros cambios en la estructura del caparazón. Las
tortugas terrestres tienen un caparazón muy abovedado
para defenderse de las devastadoras mandíbulas de los depredadores. Las
tortugas acuáticas tienen un caparazón más bajo
y plano para deslizarse por el agua con más facilidad.
Y los caparazones blandos de algunas tortugas son muy planos
para poder esconderse debajo de la arena y del lodo
en su hábitat marino o pantanoso.
DR. TIM HALLIDAY

Mi preferida es la tortuga panqueque que se mete por entre las rocas y luego
hincha el caparazón llenándose los pulmones de aire para que los
depredadores no puedan sacarla de allí. ¡Se queda encajonada en las rocas
para protegerse! Este mecanismo de supervivencia tan inteligente es uno de
los muchos que han ido desarrollando las más de 245 especies de tortugas y
galápagos.

La adaptabilidad y la diversidad son los rasgos de las tortugas. Como son


ectotérmicas, se refugian debajo de los troncos cuando hace calor y se quedan
bajo el sol cuando hace frío. Llevan una reserva de agua en el saco anal o se
quedan dormidas hasta que llueve.

Cuando los dinosaurios poblaban la Tierra ¡las tortugas ya existían! Algunas


especies viven poco y otras llegan a los 150 años. La tortuga de pantano, en
peligro de extinción, solo mide de 8 a 10 centímetros de largo; en cambio la
tortuga laúd puede alcanzar una longitud de dos metros y pesar más de 700
kilos. Algunas son vegetarianas y otras no lo son. Algunas huelen mal, como
la tortuga boba almizclera del sur. Hay una gran diversidad de caparazones,
algunos presentan un diseño exquisito, como el de la tortuga radiada.

En muchas especies de tortuga la edad se aprecia


en los escudos córneos del caparazón… como los anillos
anuales de los árboles.
DR. TIM HALLIDAY

¡Nosotros también llevamos nuestro historial encima!En las enseñanzas de


los indios americanos la tortuga es el símbolo más antiguo con el que se
representa nuestro planeta. Simboliza la Madre eterna y nuestras vidas
evolucionaron de este animal. Sean cuales sean tus creencias espirituales
sobre cómo fuiste creado, naciste del seno de la tierra y cuando mueras las
cenizas de tu cuerpo regresarán a ella. Por eso las autorreflexiones de este
libro se inician sintiendo una gran conexión y respeto hacia la Madre Tierra.

Aquí tienes algunas lecciones que las tortugas te dan. Pero la Sabiduría de la
Tortuga es mucho más extensa.

¿Qué te muestra una tortuga?

¿Has tenido contacto alguna vez con alguna?

¿Qué has aprendido al observarla? ¿Qué te ha enseñado su conducta?

Contempla una tortuga y descubre qué significado tiene para ti.


Todos los seres vivos tienen una conexión única y valiosa con la vida. Lo que
nos enseñan enriquece enormemente nuestras experiencias, ¡se parecen
mucho a las posibilidades que descubrimos al conocer a otros seres humanos!
El mundo está lleno de una diversidad de culturas que van mucho más allá de
nuestro limitado estilo de vida.

Al mencionar en este libro que se me ocurrió usar la Sabiduría de la Tortuga


como fuente de inspiración, he descrito el proceso en sí, el cual es para mí el
mejor sistema para que las cosas se desarrollen a través de mí. Mis
inspiraciones creativas me suelen llevar a una dirección nueva e inesperada.
Cuando confío en mi guía interior, aprendo todo cuanto necesito saber.
Mientras exploro mis inspiraciones creativas descubro una serie de
«casualidades» en la vida que no son casualidades. He aprendido a confiar en
esos deseos y a seguirlos. Agradezco todo lo que me han aportado, porque la
Fuente es mucho más maravillosa de lo que yo soy por sí sola.

¿Hasta qué punto te adaptas?


La felicidad es como una mariposa.
Cuanto más la persigues, más te elude.
Pero si pones la atención en otras cosas,
viene y se posa suavemente en tu hombro.
HENRY DAVID THOREAU

¿Intentas que el día se desarrolle tal como lo habías planeado? ¿Hasta qué
punto aceptas los acontecimientos inesperados que surgen de manera natural?
Estructurar el día te ayuda a ser productivo, pero ¿eres flexible en cuanto a
cómo llevas a cabo tu lista de tareas? ¿Te esfuerzas al máximo en programar
tu tiempo libre? ¿Intentas ser perfecto en el trabajo, con tu familia y contigo
mismo? ¿Arreglas los cojines del sofá incluso cuando no hay nadie a la vista?
¿Vives el momento presente o tienes la cabeza en otra parte al estar pensando
en el futuro? ¿Planificas tu vida promulgando un decreto y haciendo luego
todo lo posible y más aún para que ocurra con pelos y señales lo que habías
visualizado? Cuando imaginas con rigidez cómo quieres que te salgan las
cosas, decidido a hacer que la gente y las situaciones se adapten a tu idea de
«cómo debería» salirte algo, estás limitando el potencial de tu vida. En
cambio, cuando te identificas con lo que realmente es importante sin intentar
que se cumplan los detalles más irrelevantes, dejas que la experiencia se
vuelva mucho más rica. En este caso lo más probable es que te ocurra algo
más agradable o maravilloso de lo que habías imaginado. En lugar de intentar
embutir tu vida en cajitas exquisitamente adornadas con un lazo, ábrete al
mundo como si fuera tu lugar de juegos y echa una mirada más allá del
horizonte. No estás limitado por lo que tienes delante de las narices, ni
tampoco necesitas centrarte solo en lo visible.

Imagina cómo deseas que sea tu vida si quieres, pero no intentes programarla
hasta el menor detalle. Puedes plantar rosas, pero si intentas arrancarles los
pétalos uno a uno cuando a ti te venga en gana, destruirás algo muy bonito.
En cambio, si plantas rosas y las contemplas sin más, dejando que florezcan a
su aire en su debido momento, captarás su rica belleza natural.

Cuando dejas de forzar las cosas para que sean como tú crees que deben ser,
les das el tiempo y el espacio necesario para que evolucionen libremente.
Aceptas la posibilidad de lo que serían en lugar de permitir que tu actitud
corta de miras limite su alcance.

El nacimiento de una tortuga


Una noche de verano agradable y templada, bajo la luz de la luna llena, ayudé
a una tortuga a dar a luz. La tortuga marina gigantesca formaba parte de un
programa de protección llevado a cabo en la isla Mujeras de México. En
aquella época estuve dirigiendo retiros en esa isla mágica durante seis años y
la experiencia de ayudar a una tortuga mientras ponía un huevo fue una de las
experiencias más memorables de mi vida.

Era casi medianoche cuando cruzamos la entrada y nos dirigimos a la playa


de arena. La tortuga había salido ya del mar y estaba excavando un vientre en
la arena. Era metódica en sus movimientos y no paró hasta abrir un hoyo muy
profundo. Tras colocarse encima del seno acogedor, comenzó el proceso del
parto. Sus gruñidos y suspiros se parecían a los de un ser humano ¡dando a
luz! La contemplamos y esperamos. Yo me encontraba junto a su cola y al
cabo de un corto tiempo, «plaf», cayó en la palma de mis manos expectantes
un huevo cálido y viscoso.

La sensación de sostener entre las manos una nueva vida, cálida y vital, era
maravillosa. Pero de pronto noté que la tortuga me estaba cubriendo de arena
arrojándomela con fuerza. «¡Es mejor que te apartes si no quieres que te
entierre!», me dijo mi amiga mexicana. La madre estaba cubriendo el huevo
(¡y a mí!) para protegerlo. Como estas tortugas están en peligro de extinción,
colocaron el huevo del «bebé» en un cubo y lo transportaron al corral de
incubación para protegerlo de los depredadores. Allí lo meterían en la
incubadora y esperarían a que la cría de tortuga hubiera crecido lo bastante
como para sobrevivir por sí sola. Y luego la soltarían en el mar.
A veces, nosotros también somos como bebés en peligro que necesitamos una
mano delicada y un lugar seguro para crecer. Nunca es demasiado tarde para
obtener el apoyo y el aliento que necesitas para transformarte en la persona
que puedes llegar a ser. ¿Quién podría ayudarte en una parte de tu
nacimiento? Recurre a las personas que puedan sustentar tu yo en desarrollo.
Cree y confía en la perfección de tu propio proceso.

Para poder tener fe debemos estar


convencidos de que todo está bien.
Para conservar la fe, no debemos permitir
que en nuestra mente surja ningún pensamiento que
pueda debilitar esta convicción.
ERNEST HOLMES

La grandeza es un camino hacia lo desconocido.


CHARLES DE GAULLE

Vivo convencida de que en mi vida lo bueno está aumentando y


evolucionando sin cesar. Hoy es hoy, y mañana será mañana. Vivo
apasionadamente el ahora. Me niego a estar dominada por las preocupaciones
sobre el futuro. Me entrego a lo que está a punto de pasar a cada momento
con seguridad e ilusión. Reclamo lo bueno que hay en mí.

Toma decisiones conscientes,

¡vive plenamente!
TRECE

¡Ábrete a las
posibilidades!

Tomar decisiones es lo más poderoso que haces en la vida.


Las decisiones te liberan y te aprisionan. Crean enfermedad y crean salud.
Dan forma a tu vida… Cada decisión
crea un futuro. Hace realidad uno de los
muchos futuros posibles. Ese es el futuro que vivirás.
GARY ZUKAV, SOUL STORIES

Tu yo más evolucionado te «está llamando». Te está haciendo señas para que


te conviertas en todo lo que puedes ser. No existe para ti un papel
determinado o un destino en la vida, sino más bien una variedad inmensa de
posibilidades para explorar y expresar tu yo verdadero. Tu esencia más
profunda te empuja a ofrecer al mundo tus talentos únicos, pero eres tú al fin
y al cabo el que elige tu camino en la vida, porque eres libre de elegir la
dirección que toma esa expresión de tu maravillosa esencia. Todos
necesitamos tu contribución. Lo que tú tienes para ofrecer al mundo nadie
más puede darlo por ti. Muchas almas se unen para el bien de nuestra
evolución planetaria, como las piezas ensambladas de un rompecabezas que
forman una bella imagen.
¿Cómo sería tu vida si estuvieras conectado a tu esencia, si vivieras el
presente a cada momento? ¿Si tus pensamientos, palabras y actos fueran
conscientes, y aceptaras la vida que te ha sido dada y la vivieras plenamente?
Esta clase de vida es una oportunidad increíble para manifestar tu mayor
creación. Alégrate de compartir tu ser con el mundo. Observa cómo vives tu
vida y haz ajustes cuando sea necesario para seguir alineado con tu expresión
verdadera. Cada momento es importante. Cada contribución tuya afecta al
universo.

A veces nos da miedo el fracaso, y otras el éxito. Más a menudo de lo que


crees, saboteamos nuestros logros justo antes de que den fruto. ¿Has visto a
alguien que ha estado trabajando durante años en un objetivo y justo antes de
alcanzarlo cambia de pronto de dirección y lo echa a perder? En el campo de
la curación física y personal esto ocurre cuando alguien no está preparado
para curarse. Tal vez a esa persona aún le queda un matiz por experimentar o
una lección por aprender.

También podemos temer lo visibles que nos hace el éxito. Estamos ahí, en
una postura vulnerable, al compartir nuestro yo más profundo con el mundo.

Nuestro miedo más profundo no es el de la ineptitud.


Nuestro miedo más profundo es el de ser poderosos
más allá de toda medida. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad,
lo que nos asusta… De nada le sirve al mundo tu humildad.
No tiene ningún sentido encogerte para que los demás
no se sientan inseguros a tu lado… Y mientras dejamos que
nuestra luz brille, sin darnos cuenta damos permiso a las otras
personas para hacer lo mismo… Mientras nos liberamos
de nuestro miedo, nuestra presencia libera
automáticamente a los demás.
MARIANNE WILLIAMSON

¿Por qué nacimos?


Estamos aquí, en la Tierra,
para vivir la plenitud,
la delicia de la vida,
con todo lo que tiene para ofrecernos.
¡Imagínate las posibilidades!
En este mismo instante,
sea lo que sea lo que esté o no
ocurriendo en tu vida,
puedes hacer lo que tú te propongas.

Adquiere una fe en ti que te empuje a expresarte como tu ser interior anhela.


Experimenta. Arriésgate. ¿Acaso tienes algo que perder? Explora ideas
nuevas. Persigue tus sueños. Al fin y al cabo, ¿es que quieres llegar al final
de tu vida con dudas sobre lo que te queda por hacer? ¿Con dudas sobre los
papeles que te quedan por vivir? ¿O prefieres vivir la vida con entusiasmo e
implicación, eligiendo ser plenamente consciente de ella, sabiendo que sea
cual sea el resultado es la vida que tú has elegido?

¡La vida que tú has querido!

A pie y alegre, tomo el camino abierto.


Sano, libre, el mundo ante mí,
el largo sendero pardo me lleva
adonde yo quiera.
WALT WHITMAN

Si pones la mirada más allá


de lo que puedas alcanzar fácilmente,
llegarás como si nada más allá
de lo imaginable.
ANÓNIMO

Despierta con la promesa de cada día,


mientras reconoces el regalo verdadero de la vida y
tu potencial para sacar las numerosas capas de quien eres
y de lo que tienes para experimentar. Enriquece tus relaciones
mientras te relacionas de verdad, compartiendo la expresión
de tu belleza interior. ¡Vive plenamente!
Saborea esta existencia humana y
al hacerlo la elevarás a un estado
incluso superior del que podría alcanzar.
Namasté
Lo que es perfecto y divino en mí ve
lo que es perfecto y divino en ti.
EPÍLOGO

Escribe tú el
final del libro

¡Aquí lo tienes! El libro ha comenzado contigo y acaba contigo. Ya que la


vida comienza y acaba realmente contigo.

En este punto del viaje que hemos realizado juntos espero que ya sepas
apreciar de una manera más profunda, afectuosa e incluso amplia la persona
única y valiosa que «tú» eres. No existe nadie idéntico a ti. Solo tú puedes
ofrecer tu propia contribución a nuestro mundo. Al margen de lo
insignificantes que creas que son tus acciones, recuerda que son importantes.
La vibración de tus acciones se propaga por el planeta y nos afecta a todos.

No hay forma de huir de ti mismo. No hay forma de huir de tu conexión con


todo lo demás. La paradoja es que pese a ser siempre independiente y único,
también estás conectado de manera interdependiente al gran «nosotros». Y
aunque no hayas conocido nunca a una persona en particular, en cierto modo
tus palabras, actos y actitudes o creencias emiten unas determinadas
vibraciones y alteran el equilibrio de un modo que nos afecta a todos.

¡Tenlo en cuenta! Sé consciente de cómo eliges vivir tu vida y toma las


mejores decisiones para ser «quien» deseas ser.
Porque al fin y al cabo tú eres el autor de la última parte del libro… ¡Estoy
deseando ver lo que has creado!
Agradezco profundamente las siguientes
fuentes:

La información sobre las tortugas procede de:


Life Cycle of a Turtle de Fridell & Walsh.
The Encyclopedia of Reptiles & Amphibians editada por el Dr. Tim Halliday
y el Dr. Knaeg Adler.
Reptiles & Amphibians editada por el Dr. Harold C. Cogger & el Dr.
Richard G. Zweifel.
Sea Turtles de Gail Gibbons.
Turtles: Remarkable Reptiles de James E. Gerhodt.

Los numerosos pasajes inspiradores que aparecen a lo largo del libro los he
ido reuniendo durante muchos años. En algunas ocasiones no me ha sido
posible citar la obra de donde proceden, pero he incluido el nombre del autor
en los casos en los que lo conocía.
Agradecimientos

Soy la mayor. Mi hermana Darcey es la segunda de cinco hermanos. Como


suele pasar en las familias, mi hermana y yo éramos muy distintas de
pequeñas, cada una fue descubriendo sus propias aficiones. Tendíamos a
chocar y nuestra personalidad nos llevó en direcciones muy distintas a
medida que nos convertíamos en adultas. Cuando se divorció tras un
matrimonio largo y tormentoso, le ofrecí todo mi apoyo. Darcey se quedó
apenas con nada, a excepción de su hija pequeña y de un montón de facturas
por pagar. Le dije lo especial que era y que fuera lo que fuera lo que le
ocurriera, siempre le quedaría lo más valioso que poseía: «¡Te tienes a ti!»,
exclamé. Creo que fue un mensaje de lo más cariñoso viniendo de mí.

Al poco tiempo Darcey me dejó una petición muy importante en el


contestador. ¡Aún la conservo! Dijo: «Te llamo porque necesito oírtelo decir.
He intentado decírmelo a mí misma, pero nadie lo dice tan bien como tú,
“¡TE TIENES A TI!” dijo gritando por teléfono». «Debes decírselo a la
gente. Necesitan oírlo».

¡Te agradezco, Darcey, que me hayas ayudado a marcar la dirección del


libro! Mi hermana también ha ilustrado la cubierta a petición mía. En cuanto
empieza a dibujar, ocurren cosas mágicas, así que tuvo la inspiración de
seguir dibujando tortugas únicas y encantadoras. Sus ilustraciones realzan
enormemente el mensaje del libro y hacen que los pasajes difíciles ¡sean más
amenos! Me alegra ver que al igual que mis escritos y su arte, nuestras
diferencias se han fusionado en colaboración y armonía.

Más allá de cualquier idea de buenas


o malas obras, se extiende un campo,
es allí donde me reuniré contigo.
RUMI

Con amor y aprecio, te doy las gracias Darcey ¡por «reunirte» conmigo en el
campo para jugar juntas!

Le agradezco a mi hermano Darryl el haber sido mi ayudante de


investigación extraoficial. Y por el apoyo y aliento que me ofreció desde el
principio. También quiero dar las gracias a la doctora Deborah Sandella,
autora de Releasing the Inner Magician, a Susyn Reeve, autora de Choose
Peace & Happiness. Y a Susan Schachterle, autora de Between Darkness and
Light, que me dijo en nuestro primer encuentro que estaba destinado a
suceder: «Tienes que darte a ti misma el permiso para escribir».

Le estoy muy agradecida a mis hermanas del alma, las mujeres de


«Grandmother’s Promise», por ofrecerme un lugar mullido y una conexión
encantadora. A Victoria Atwell y a Barbara Barton por su constante amistad.
A Robin Maynard por creer en mí y fomentar nuestros esfuerzos creativos. A
Tina Proctor, Shellie Manter, Sally Ann Iverson y Sue Loving por su apoyo y
reseñas. Y a Pat Oehlert y Bruce Frehner por la edición definitiva y su ayuda
en la publicación de la obra.

En cuanto a la segunda edición revisada, doy las gracias a Tom LaRotonda,


mi compañero de escritura, que buscó meticulosamente las piezas del
rompecabezas ¡hasta hacerlas encajar a la perfección! Ha sido un viaje
maravilloso de curación y crecimiento, y una gozada en lo que se refiere a las
posibilidades que ha abierto para nuestro futuro. Quiero darle las gracias a
Rebecca Finkel por su habilidad y creatividad en la maquetación del libro y a
Cameron Fay por sus valiosas observaciones editoriales.

Agradezco a Lane Saan Moonwalker y Tu Moonwalker por haber estado


compartiendo conmigo durante muchos años la sabiduría de sus enseñanzas.
A la doctora Patty Luckenbach por la formación que me dio en una época
temprana. Y a Trudy Welty por ser mi piedra de toque cuando me estuve
enfrentando a mi propia oscuridad. También le estaré eternamente agradecida
al Espíritu, la fuente iluminada, y a mi Consejo de Ancianos, que han guiado
y animado todo cuanto me he sentido inspirada a ofrecer.

Y en último lugar te quiero dar las gracias a ti, lector, por desear aventurarte
en el país de las maravillas de tu «ser» y por concederme el honor de expresar
algunos pensamientos.
Sobre la autora

Donna DeNomme es conferenciante, asesora espiritual licenciada e imparte


talleres. Durante más de veinticinco años se ha dedicado a ayudar a sus
pacientes a curarse, enriquecer su vida y desarrollarse espiritualmente. Tiene
un título en Desarrollo Humano y Estudios Familiares concedido por la
Universidad de Cornell y una certificación avanzada en Coaching Espiritual.
Lleva muchos años practicando terapias alternativas y estudiando los
métodos curativos de los pueblos indígenas.

La pasión de Donna es ayudar a los demás a explorar, expandir y ahondar su


sentido del yo y su forma única de ser en el mundo. La revista 5280 de
Colorado la eligió por votación como la «Gurú de la Salud del Alma» por
ayudar a la gente a reconocer y expresar su propia Belleza Interior.

Donna se ha dedicado constantemente a crear y dirigir programas


multidimensionales para el enriquecimiento y el empoderamiento de las
mujeres. Desde 1975 ha estado impartiendo talleres en muchos lugares, como
cuando fue la instructora principal en Spirited Days, dos de los retiros
femeninos de fin de semana más importantes que han tenido lugar: Divine
Nights en el 2002 y True North en el 2003. Durante los últimos quince años
ha estado presentando el proceso experiencial a través del Annual
Pathweavers Retreat. También crea y dirige Ritos de Pasaje para los cambios
de toda índole que ocurren en la vida. Ha trabajado ampliamente con
adolescentes, como las jóvenes con necesidades especiales. Donna presenta
con regularidad una variedad de temas en eventos espirituales, empresariales
y comunitarios. Dotada de un gran dinamismo y creatividad, es toda una
experta en crecimiento personal.
Redes sociales
http://www.facebook.com/mundourano
http://www.twitter.com/ediciones_urano
http://www.edicionesurano.tv
Presencia internacional

Ediciones Urano Argentina


Distribución papel: http://www.delfuturolibros.com.ar
Distribución digital: http://www.digitalbooks.pro/
Librería digital: http://www.amabook.com.ar
Contacto: info@edicionesurano.com.ar

Ediciones Urano Chile


Distribución papel: http://www.edicionesuranochile.com
Distribución digital: http://www.digitalbooks.pro/
Librería digital: http://www.amabook.cl
Contacto: infoweb@edicionesurano.cl

Ediciones Urano Colombia


Distribución papel: http://www.edicionesuranocolombia.com
Distribución digital: http://www.digitalbooks.pro/
Librería digital: http://www.amabook.com.co
Contacto: infoco@edicionesurano.com

Ediciones Urano España


Distribución papel: http://www.disbook.com
Distribución digital: http://www.digitalbooks.pro/
Librería digital: http://www.amabook.es
Contacto: infoes@edicionesurano.com

Ediciones Urano México


Distribución papel: http://www.edicionesuranomexico.com
Distribución digital: http://www.digitalbooks.pro/
Librería digital: http://www.amabook.com.mx
Contacto: infome@edicionesurano.com

Ediciones Urano Perú


Distribución papel: http://www.distribucionesmediterraneo.com.pe
Distribución digital: http://www.digitalbooks.pro/
Librería digital: http://www.amabook.com.pe
Contacto: infope@edicionesurano.com

Ediciones Urano Uruguay


Distribución papel: http://www.edicionesuranouruguay.com
Distribución digital: http://www.digitalbooks.pro/
Librería digital: http://www.amabook.com.uy
Contacto: infour@edicionesurano.com

Ediciones Urano Venezuela


Distribución papel: http://www.edicionesuranovenezuela.com/
Distribución digital: http://www.digitalbooks.pro/
Librería digital: http://www.amabook.com.ve
Contacto: infoes@edicionesurano.com

Urano Publishing USA


Distribución papel: http://www.spanishpublishers.net
Distribución digital: http://www.digitalbooks.pro/
Librería digital: http://www.amabook.us
Contacto: infousa@edicionesurano.com

Похожие интересы