Вы находитесь на странице: 1из 13

1

El equilibrio cambiante de poder entre hombres y mujeres: un


estudio figurativo de las esferas pública y privada en las sociedades
occidentales
ANNETTE TREIBEL

Además de la autodinámica del debate sobre la construcción y la deconstrucción, la mayoría de


los representantes de los enfoques feministas actuales respaldan el siguiente consenso básico: ser
mujer u hombre siempre se basa en procesos sociales y no es simplemente un hecho biológico. La
percepción de género está vinculada a un proceso interactivo de desempeño de género, por un lado,
y percepción de género, por el otro. En consecuencia, este proceso varía dentro y entre las
diferentes sociedades. Uno "tendrá" un género solo si uno lo tiene para otros (Hirschauer 1993,
34) - Como muchos otros sociólogos, pero con más insistencia, Norbert Elias continuamente duda
al creer que algo simplemente está "dado" y "arreglado", pero siempre subraya la importancia del
proceso. Por lo tanto, debe ser un autor ideal de y para la teoría de género. ¿Por qué, entonces,
Elías apenas ha sido notado por las mujeres y los estudios de género?
EL DESCUIDO DE ELIAS POR LOS TEÓRICOS FEMINISTAS
Hasta hace poco, las sociólogas orientadas hacia las feministas no estaban de acuerdo con Elías ni
lo criticaban en gran medida; La monografía de Gabriele Klein titulada Frauen - Korper - Tanz:
Eine Zivilisationsgeschichte des Tanzes1 (1992) es la publicación más importante que se refiere a
él.
De hecho, cada vez que las feministas ponían interés en su trabajo, generalmente lo provocaban
cuestiones metodológicas; sin duda, la demanda de imparcialidad que caracteriza el ímpetu
original en los estudios de las mujeres también ocupa un lugar destacado en el trabajo de Elias.
Gudrun-Axeli Knapp, por ejemplo, refiriéndose directamente a él, sostiene que las mujeres y los
estudios de género no deberían permitir que las perspectivas políticas o los deseos personales
influyan en su investigación (1988). El objetivo es encontrar una manera reflexiva (auto) crítica
de lidiar con la parcialidad de uno.
De acuerdo con el modo de pensar de Elias, con fines de investigación, las mujeres podrían
aprovechar su experiencia específica de género de ser, en muchos sentidos, aún desfavorecidas.
Sin embargo, el afecto personal por sí solo no es suficiente. Cuando miramos el programa
metodológico de la sociología de género reciente, es evidente que la investigación básica en lugar
de la parcialidad está en cuestión. De acuerdo con el título de una publicación de la Sektion
Frauenforschung (Sección de Estudios de la Mujer) dentro de la Deutsche Gesellschaft fur
Soziologie (Asociación sociológica alemana), la experiencia por sí sola ya no es suficiente; lo que
necesitamos es experiencia con el método (Diezinger et al., 1994).

1
Mujeres - Cuerpo - Danza: Una Civilización Histórica de la Danza
2

Supongo que el enfoque de Elias es demasiado equilibrado, considerando que apenas ha sido
discutido hasta el presente. No es adecuado ni para la llamada teoría del punto de vista (Collins,
1992) ni para un (nuevo) método para la deconstrucción de la posmodernidad patriarcal. No creo
que sea por casualidad que los teóricos feministas prefieran trabajar duro en las llamadas teorías
sociales críticas, es decir, en Adorno y Horkheimer (en comparación con el llamado enfoque de
Hanover, representado por Becker-Schmidt 1997 y Knapp 1988, 1995), en Habermas (Eraser
1989), en Freud (Irigaray 1980), en Marx (Beer 1990, 1992, Haug 1990, Heise 1993 y el llamado
enfoque de Bielefeld), en Foucault (Butler 1990; Fraser 1989) , en Bourdieu (Frerichs y Steinriicke
1993), o en Beck (Beer 1992,). Enfoques como los de Weber y Elias no parecen justificar una
atención crítica. En el caso de Elias, el hecho de que su obra no sea generalmente conocida y
establecida como un clásico hace que su discusión sea aún más difícil.
Aunque no estaba en el centro de sus consideraciones, las relaciones entre hombres y mujeres eran
de gran interés sociológico para Elías.
Sin embargo, ser una mujer o un hombre, como una cuestión fundamental de identidad y su
construcción, no lo ocupaba científicamente. La reserva típica de Elias hacia declaraciones
políticas y definiciones terminológicas teóricas (especialmente cuando las consideraba estáticas)
también puede observarse en su punto de vista sobre las relaciones entre mujeres y hombres.
Su "arte de cuestionar" se caracteriza por pesar y relativizar, en lugar de llegar a respuestas
definitivas. En consecuencia, a menudo corre el riesgo de generalizar demasiado y omitir ciertas
diferenciaciones clave. Por ejemplo, no distingue entre mujeres blancas y negras, mujeres de
diferentes orígenes étnicos, nacionales y sociales, y mujeres con diferente estatus profesional,
categorías que las mujeres resaltan repetidamente en estudios de género (ver Knapp 1988).
Tampoco su concepto de trabajo incluye conceptos extendidos como el trabajo doméstico, un tema
que ha marcado los estudios de las mujeres desde 1970.
Es cierto que Elias describe los conflictos que enfrentan las mujeres modernas en su prefacio a
Frauen im Zwiespalt2 (van Stolk y Wouters 1987), pero el trabajo doméstico como una dimensión
central, autónoma e históricamente perteneciente a la génesis de la sociedad burguesa, no es tema
para él.
Los aspectos más concretos del trabajo y los cambios en el mercado laboral específicos del género
tampoco forman parte de su enfoque, y como la mayoría de sus contemporáneos, tiende a adoptar
una perspectiva androcéntrica tradicional. Por lo tanto, los hombres tienen una función profesional,
o al menos hacen algo, mientras que las mujeres son algo. "Todas estas funciones
interdependientes, las del director de la fábrica o el ajustador, de una mujer casada sin una
profesión o de un amigo o un padre, son todas funciones que una persona tiene para otras personas,
un individuo para otras personas" (1999, 16).
En marcado contraste con sus otras categorías de investigación, Elias considera que el género es
un término estático, más que dinámico. Para él, es biológicamente inalterable y solo parcialmente
variable socialmente. En consecuencia, la idea relativamente nueva de género como categoría

2
Mujeres en conflicto
3

exclusivamente social no parece integrable en la sociología figurativa. Sin embargo, me gustaría


reducir los problemas del vínculo entre la sociología figurativa y la teoría feminista, recordando
los componentes de la sociología figurativa de Elias a los que apenas se ha hecho referencia, pero
que creo que pueden ser de gran utilidad para el campo de los estudios de género. Ciertamente, su
concepto de equilibrio de poder puede ser el deseo de una teoría de poder de género. Sin embargo,
antes de comenzar a ilustrar este concepto, se revisarán algunos indicadores de las relaciones entre
mujeres y hombres.
INDICADORES DE RELACIONES DE GENERO: IGUALDAD EN LA SUPERFICIE
Las mujeres suelen ser más visibles en las sociedades modernas que en las tradicionales. Pueden
aumentar socialmente, y su estado adquirido puede desasociarse del estatus de adscrito (que era
menor hasta este punto debido a la afiliación de género). Comparadas con sus abuelas, las mujeres
tienen más opciones hoy: los títulos educativos y las licencias de conducir las hacen más móviles.
Si quieren y tienen los medios financieros necesarios, pueden viajar. Los socios para la vida y los
matrimonios se pueden elegir libremente, dentro de un contexto social determinado, y se les
ofrecen diferentes formas de vida. Al examinarlo más de cerca, queda claro también que tal
desarrollo no es típico de las mujeres solas: los hombres también son más libres y móviles que sus
abuelos. Las mujeres y los hombres están menos apegados a las limitaciones de sus antecedentes
sociales y, por lo tanto, son capaces de tratarse unos a otros como iguales, al menos en principio.
Se supone que la relación moderna de la "pareja" se basa en la asociación, ser igualitario, flexible
y tolerante, pero también responsable. En consecuencia, los hombres y las mujeres ya no viven en
mundos claramente separados; sus condiciones de vida se han vuelto más parecidas, más iguales.
La igualación se ha producido en conjunto con la individualización, y dentro de este empuje para
la individualización, las mujeres han sido fuerte y obviamente involucradas. Algunos ejemplos
tomados de la vida alemana estar en la lista; Incluyen áreas no necesariamente notadas por el
público o consideradas significativas:
1. Las mujeres se han vuelto cada vez más móviles: las niñas y las mujeres se involucran en
dominios masculinos, como el uso de motocicletas. En 1994, se otorgaron licencias a 2.00.000
motocicletas a mujeres; diez años antes, el número era de 80,000. En la actualidad, casi cada
tercera licencia de conducir para una motocicleta se otorga a una mujer.
2. Los esfuerzos para aumentar la participación política femenina se realizan a través de medidas
político-estructurales.
3. La asimilación de los roles de género del lado masculino se reconoce institucionalmente. Por
ejemplo, el director de la Deutsche Hausfrauenbund {Asociación alemana de amas de casa) ha
decidido admitir hombres como miembros; "teniendo en cuenta las realidades sociales, esta
honorable organización de ochenta años de edad se ha rebautizado como Berufsverband der
Haushaltfuhrenden [Organización profesional de amas de casa]".
4. Las ministras en los parlamentos federales y estatales no solo reciben departamentos
tradicionalmente femeninos, como el Ministerio de la Familia (véase Corneiissen 1993), sino
que también han sido nombrados recientemente para dirigir el Ministerio de Ayuda al
Desarrollo, el Ministerio de Justicia y el Ministerio de Defensa {Hoecker 1995, 135)
4

Estos indicadores al menos muestran tendencias hacia la igualación. Se han exigido la igualdad de
derechos y la igualdad, y se están asimilando los roles de género tradicionales. Sin embargo, aún
no se ha alcanzado la igualdad. Numerosos indicadores ilustran que las relaciones de género
tradicionales continúan persistiendo.
ACTITUDES TRADICIONALES BAJO LA SUPERFICIE
En la Conferencia Mundial de Demografía y Desarrollo en El Cairo es la clave para resolver la
sobrepoblación del mundo y sus problemas de desarrollo. Una buena educación aumentaría la
probabilidad de que en 1995, se señalara repetidamente que una buena educación para las mujeres
demandara su propia emancipación y decidir por sí misma cuántos hijos tendría. Pero como puede
observarse en los países industrializados, esa educación no es garantía de igualdad real. De hecho,
las mujeres se educan constantemente mejor en Occidente, pero sus calificaciones desaparecen
gradualmente. En el caso de la República Federal de Alemania, una minoría femenina
insignificante ocupa cargos de liderazgo en la economía, la política y la ciencia. Los cambios en
la esfera privada tampoco son significativos; por ejemplo:
1. El nueve por ciento de los 1,1 millones de gerentes en la República Federal son mujeres. De
estos, solo el 0,6 por ciento están en compañías con más de 5,000 empleados. El contingente
de mujeres jefas de medicina asciende a un 2 por ciento.
2. La situación no se ve mejor en las universidades, donde las cifras recientes muestran una
disminución continua. Entre quienes tienen doctorados, las mujeres representan apenas un 8%.
"No queda nada por decir, ha sido lo mismo por años" (Limbach 1994).
3. Según una encuesta de Forsa, los hombres todavía no hacen ningún trabajo doméstico o
familiar: "Solo las compras se dividen por igual entre hombres y mujeres. Pero el 87 por ciento
de las mujeres todavía tienen que lavar la ropa, el 67 por ciento la limpieza de la casa y 68 por
ciento de la cocción. Los hombres solo hacen algunas reparaciones."
En consecuencia, las relaciones de hoy entre hombres y mujeres se duplican: superficialmente
parecen igualitarias, pero en realidad, los preceptos tradicionales aún condicionan la composición
de las relaciones entre los géneros.
¿Cómo ayuda el concepto de equilibrio de poder ofrecido por la sociología figurativa a explicar
esta situación?
SOCIOLOGIA FIGURACIONAL: EQUILIBRIOS DE PODER COMO UN JUEGO
COMPLEJO
El concepto de equilibrio de poder
Elias señala que cualquier discusión sobre el fenómeno del poder sufre del lenguaje cotidiano que
usamos. Critica la tendencia materializante en el lenguaje que se opone al proceso y la
interdependencia.
El enfoque de Elias sobre el fenómeno del poder ilustra una vez más sus reservas sobre las
cuestiones de valor:
5

Se puede decir que alguien "tiene" poder y dejarlo así, aunque tal uso, que implica que el poder es una cosa,
conduce a un callejón sin salida. Una solución más adecuada a los problemas de poder depende de que el
poder sea entendido inequívocamente como una característica estructural de una relación, totalmente
permeable y, como característica estructural, ni bueno ni malo. Puede ser ambos. Dependemos de los
demás, otros dependen de nosotros. En la medida en que dependemos más de los demás que de nosotros,
más dirigidos por los demás que ellos por nosotros, tienen poder sobre nosotros, ya sea que nos hayamos
vuelto dependientes de ellos mediante el uso de la fuerza desnuda o por nuestra necesidad de ser amado,
dinero, curación, estado, una carrera o simplemente por emoción. (1978c, 93; cursiva agregada)

El término "equilibrio" sugiere una posición inicial relativamente pacífica. Solo tiene sentido
hablar sobre un equilibrio de poder si un lado no tiene o no mantiene una preponderancia de poder,
si no son posibles los ataques violentos contra los más débiles. Estrictamente hablando, el término
"equilibrio de poder” parece no tener sentido: o un lado tiene poder sobre el otro o no. Si es
intercambiable qué grupo tiene el poder, el término "poder" (entendido como una relación
asimétrica entre al menos dos actores), que expresa la desigualdad social en su forma acentuada,
no sirve de nada. El "equilibrio" es una reminiscencia de la "igualdad", el poder de la
"desigualdad".
Sin embargo, sociológicamente el término sí tiene sentido, como lo muestra Elías. El equilibrio de
poder como una figura de argumentación ha sido desarrollado e ilustrado por Elias a lo largo de
su trabajo. Una y otra vez, muestra cómo, en una sociedad desarrollada donde un grupo tendrá más
medios de poder que otro, usará este poder de forma continua y consistente para mantener la
diferencia de poder en relación con el grupo subordinado. El grupo más poderoso inventará una
serie de mecanismos de defensa y exclusión contra el grupo menos poderoso. Esto se ilustra más
claramente en The Establishment and the Outsiders (1965):
1. El grupo más poderoso establece un reclamo de una mayor comprensión de la civilización y
ha desarrollado su propio acceso a esta posición privilegiada. Se cree más limpio, más
organizado, más agradable, "mejor". Elias llama a esta actitud "carisma grupal", un término
que se corresponde inversamente con la etiqueta de "deshonra grupal" otorgada a los menos
poderosos.
2. Las mejores características de los mejores y más prominentes miembros se atribuyen a todo el
grupo dominante, mientras que las peores cualidades y más vergonzosas de los individuos más
notorios se trasladan para identificar a todos en el grupo de los de afuera. Elias llama a este
mecanismo un pars pro toto - distorsión.
3. El grupo más poderoso se caracteriza por una cohesión relativamente fuerte y el monopolio de
sus recursos de poder. Los llamados chismes de alabanza sobre sus miembros y los llamados
chismes de culpa sobre los miembros del grupo de extraños también fortalecen la cohesión.
Las primeras hostilidades se entierran por el bien de un comportamiento unificado en contra
de "los otros".
Elias enfatiza que, sin embargo, no es posible mantener el poder para siempre: sin desafío, ningún
grupo puede estar continuamente en el poder. Por un lado, la presión ejercida sobre los individuos
dentro del grupo más poderoso para mantener los rangos cerrados se siente cada vez más como
compulsiva. Por otro lado, el comportamiento de los menos poderosos también cambia: al haber
6

soportado el diferencial de poder por un largo tiempo (algunas veces por varias generaciones) al
guardar silencio y mediante la "identificación con el agresor", los excluidos se resistirán un día.
Ya no aceptarán la etiqueta de "desgracia de grupo"; desarrollarán su propia solidaridad grupal y
"sentimiento de nosotros mismos", creados a partir de la denigración o burla de "los superiores".

Modelos de juego
En el tercer capítulo de ¿Qué es la sociología se puede encontrar una ilustración sistemática y
precisa del concepto de poder de Elías en forma de un análisis figurativo? (1978). Allí presenta
varias formas y etapas evolutivas del equilibrio de poder como "modelos de juegos". Estos
raramente han sido notados hasta ahora. Elias usa los modelos de juego para demostrar y, al mismo
tiempo, abstraer los conceptos de "proceso" y "figuración". Al igual que todos los términos
sociológicos que presenta, el concepto del juego también es relacional. Elias transfiere el análisis
social a otro nivel: los miembros de una sociedad se convierten en jugadores, y al igual que en un
juego de fútbol o ajedrez, tienen que seguir ciertas reglas y deben estar familiarizados con ciertas
constelaciones para poder participar en el juego. Los modelos varían de acuerdo con la cantidad
de personas participantes, su potencia de juego y el número de niveles dados.
Los jugadores en los niveles inferiores gradualmente se vuelven más fuertes, los conflictos
aumentan, y el juego se vuelve más y más complicado.
Elias enfatiza que cuanto más complejo sea el tipo de juego, más débiles serán las posibilidades
para los jugadores más fuertes (considerados como individuos) de influir en el juego. Los
beneficios de la complejidad van de la mano con una pérdida de poder para la persona individual.
La complejidad exige circunspección, previsión y el aplazamiento de los impulsos. Puede causar
frustraciones, especialmente entre aquellos establecidos en los niveles superiores. Para las
personas involucradas, el "orden superior de interdependencias" ya no es comprensible; es por eso
que se defienden de ella. Comparable con las tensiones del proceso de civilización, cada cambio
en el equilibrio de poder a menudo es atendida por la ansiedad y debe verse de una manera
desapegada y reflexiva. "Después de un tiempo, es más fácil entender que a medida que
disminuyen los diferenciales de poder entre los grupos interdependientes, hay una posibilidad cada
vez menor de que los participantes, ya sea por sí mismos o como grupos, puedan influir en el curso
general del juego. Pero las posibilidades de controlar el juego pueden volver a aumentar a medida
que las personas se distancian cada vez más de su propia red entrelazada y obtienen más
información sobre la estructura y la dinámica del juego "(Elias 1978c, 97).
La participación directa en el juego minimiza la capacidad de percibir lo que realmente está
sucediendo; de hecho, lo más frecuente es que los árbitros y los espectadores tengan la lectura
definitiva de lo que está sucediendo. Si los participantes directos quisieran recuperar oportunidades
de control y recursos de poder, necesitarían más distancia y perspicacia. Elias ilustró este fenómeno
en su ensayo anterior "Los pescadores en la vorágine" (1987b).
En resumen, el equilibrio de poder significa que dentro de una constelación de poder, la
superioridad del grupo más fuerte nunca es absoluta; más bien, siempre está en relación con el
7

grupo más débil. Los procesos sociales que van junto con tal constelación se pueden considerar
una oscilación del péndulo. Una vez que el péndulo se balancea en una dirección, no puede evitar
regresar en la otra. En esta relación de fuerte y débil, si las dependencias recíprocas son muy altas,
las oscilaciones del péndulo serán proporcionalmente extremas.

Cambios en el equilibrio de género


Investigar las relaciones de género en el sentido de Elias significa comprenderlas como una
categoría dinámica. Se los ve como una "corriente figurada", lo que significa que no son estáticos,
con mujeres siempre subordinadas y hombres siempre en posiciones de dominio. Hombres y
mujeres están entrelazados por cadenas de impulsos y afectos, así como por cadenas de trabajo y
propiedad. Debido a estas dependencias recíprocas excepcionalmente fuertes (en comparación con
otras constelaciones e interacciones sociales), las relaciones de género tendrán una estructura
excepcional. Son, sin duda, la más desigual de todas las relaciones sociales. Estudios previos,
especialmente de los Países Bajos, han ilustrado este punto anteriormente, y Stephen Mennell, que
resumió y comentó estos estudios en su introducción a Elías y la sociología figurativa, señala que
en las relaciones de género tradicionales, como en todas las figuraciones establecidas, las mujeres
se preocupan más por los hombres que viceversa. En consecuencia, sería un indicador de un
cambio en el equilibrio de poder a favor de las mujeres si los hombres se preocuparan más por las
mujeres y trataran de comprenderlas.
Ilustrando las relaciones de género en las siguientes secciones como un equilibrio de poder, dirigiré
mi atención, por un lado, a las relaciones de género creadas en el público dentro de la política
alemana y, por otro lado, a las relaciones formadas en privado, de amor, amistad, y matrimonio.
Pero primero, señalaré que las formulaciones tales como "mujeres" y "hombres" expresan
tendencias que no conciernen a cada hombre o mujer.
LOS MOVIMIENTOS DEL JUEGO DE GÉNERO: EL BALANCEO DE LOS EQUILIBRIOS
DE PODER
Sistemas de cuotas dentro de los partidos políticos alemanes
La decisión del Tribunal Europeo del 17 de octubre a favor de un candidato masculino para un
puesto administrativo en el Departamento de Agricultura de Bremen atrajo nuevamente la atención
del público sobre el tema de los sistemas de cuotas, un tema que en ocasiones parece haberse
pasado por alto en el ámbito jurídico, filosófico y círculos especializados en ciencias políticas. El
hecho de que el candidato masculino fuera preferido sobre uno femenino, a pesar de que el tribunal
se adhirió a las directrices para el apoyo de las mujeres, hizo el caso particularmente interesante.
En la primera versión de este capítulo, escrita varios meses antes de esta decisión, sostuve la tesis
de que incluso la Unión Demócrata Cristiana (CDU) no cerraría su mente a un sistema de cuotas
para los puestos del partido. Tomé esto como un indicador de un cambio en el equilibrio de poder
a favor de las mujeres. Pero en la conferencia del partido federal de la CDU el 18 de octubre de
1995 (un día después de la decisión del Tribunal Europeo) fracasaron los intentos del Secretario
General Hintze, el presidente del parlamento alemán SuSmuth y aún entonces el Canciller Helmut
8

Kohl de aprobar una resolución apropiada. Desde entonces, ha parecido razonable interpretar el
desarrollo como un retroceso inequívoco y un giro hacia la derecha. Las consecuencias duraderas
de estas decisiones no son previsibles aún, pero sin duda es útil observar la forma en que la
discusión de los sistemas de cuotas Ha desarrollado. En la siguiente sección, me concentro en este
discurso dentro de los partidos políticos; el debate en el servicio público y en otros ámbitos sociales
se ignorará en gran medida.
Los Verdes dieron la señal inicial de una presencia más fuerte de las mujeres en la política,
facilitada por directrices para puestos y mandatos. Pasaron una regulación objetivo en 1980 y seis
años más tarde introdujeron el sistema de cuotas. En 1986, en la convención del partido en
Hannover, se estableció la igualdad de género en todos los comités. Esta decisión franca, clara e
intransigente (no 30 o 40, sino 50 por ciento) puede explicarse por la congruencia, al menos durante
los años de fundación, de los objetivos políticos de los Verdes y el movimiento de mujeres. Sin
embargo, como afirma Cornelissen, "el fuerte proceso de individualización, el deseo de
independencia económica y las crecientes demandas de participación profesional y pública de las
mujeres deben ser tenidas en cuenta por todos los demás partidos alemanes" (1993, 330). Donde
esto no ha sucedido, como el continuo fracaso para producir una representación más fuerte de las
mujeres en la "alta política" a través de la autorregulación, se ha visto que se requiere coerción
estructural y política mediante la introducción de sistemas de cuotas.
Dentro de los socialdemócratas (SPD), la opinión de que la autorregulación era suficiente
predominaba durante mucho tiempo. La Asociación de Mujeres Socialdemócratas (ASF), fundada
en 1973, intentó reiteradamente introducir un sistema de cuotas. Sin embargo, todos fallaron como
resultado de la opinión autocomplaciente de que el SPD no tenía necesidad de tales regulaciones.
En 1983, los Jóvenes Socialistas (Jusos) decidieron una cuota del 40 por ciento, pero solo en una
convención del partido en 1988 hubo un sistema de cuotas para todo el SPD aprobado: 40 por
ciento de todos los puestos hasta 1994 y 40 por ciento de todos los mandatos hasta 1999 iban a ser
ocupados por mujeres.
"En el año 2013, los compañeros masculinos y femeninos pueden respirar profundamente. En ese
punto, el sistema de cuotas se tachará de los estatutos. El 'problema de la mujer' del SPD se
resolverá en ese momento" (Lang 1989, 106). )
Aunque los liberales (FDP) se aferran al concepto de autorregulación y consideran que el sistema
de cuotas es superfluo, por lo tanto, confiando en su autoimagen liberal, el partido aprobó un plan
de apoyo para las mujeres en 1987. El secretario general de la CDU , Peter Hintze, en 1994 también
se inclinaba a considerar un sistema de cuotas para la CDU. Sin embargo, no tenía en cuenta la
cuota del 50% de los Verdes ni la cuota del 40% del DOCUP, sino solo una cuota del 30%. Esta
acción fue motivada por la pérdida de votos entre mujeres jóvenes, elegibles e instruidas. Se
suponía que la regla de otorgar el 30% de los puestos en las listas de los partidos y las posiciones
de los comités a las mujeres estaba vigente hasta 1999; no se introduciría ninguna cuota para los
mandatos directos.
En otoño de 1994, 416 delegados votaron a favor de este enfoque, con el apoyo de los líderes del
partido; 361 votaron en contra (Sauer 1994, 109). Un año después, no se logró la mayoría de dos
9

tercios necesaria para un cambio en los estatutos: 496 votaron por la cuota, 288 en contra; 501
votos habrían sido necesarios.
Al resumir el discurso sobre las cuotas hasta ahora, debemos señalar que la intromisión en el poder
masculino permitida por el sistema de cuotas no fue universalmente respaldada por los grupos de
mujeres (Lang 1989, 71-4). Además, el concepto de política no convencional y en parte "desviado"
de las mujeres ha tenido la consecuencia de que están más predispuestas a trabajar en iniciativas
que en los partidos políticos. Este patrón favoreció fuertemente la presencia y representación de
las mujeres dentro de los Verdes. En cuanto al resto, los mecanismos patriarcales de exclusión
todavía se aplican de forma repetida: la representación de las mujeres en el Parlamento alemán
actual asciende al 57 por ciento; es 43 por ciento en los Socialistas Democráticos (PDS), 33 por
ciento en el SPD, 17 por ciento en el FDP, y 14 por ciento en CDU / CSU (Unión Social Cristiana)
(Hoecker 1995, 137).
Los hombres no actúan unánimemente: algunos grupos de hombres, especialmente los de izquierda
y la elite liberal conservadora, suponen que será favorable darse una imagen emancipatoria e
igualitaria. En público, cada vez menos hombres se atreven a actuar de forma patriarcal. Por lo
tanto, el comportamiento de los miembros del partido masculino hacia los esfuerzos de las mujeres
para obtener el mismo estatus dentro de las partes se puede describir de la siguiente manera: son
"aliados más o menos benévolos de las mujeres" (Cornelissen 1993, 335). Pero el rechazo de una
simple cuota del 30 por ciento por la convención del partido federal CDU puede indicar una nueva
respuesta en Alemania. Desde una perspectiva interna, la introducción de una cuota mínima del
30% habría sido aconsejable, teniendo en cuenta la posible pérdida de votos femeninos. Pero
después de la decisión del Tribunal Europeo, la propuesta quedó en el aire. En consecuencia, el
discurso sobre los sistemas de cuotas en sí mismo demuestra que nunca es una cuestión
institucional u organizativa.
La actitud de las mujeres hacia el sistema de cuotas también ha sufrido cambios. En 1980, una
sección del movimiento de mujeres criticó la cuota y luchó contra ella, argumentando que era
demasiado defensiva: que simplemente estabilizó el patriarcado, apoyando a las mujeres
"colaborativas" orientadas a la carrera. Los oponentes de hoy creen que la cuota no ayuda y / o que
no la necesitan personalmente. La existencia de partidarios tanto feministas como femeninos, así
como opositores, al sistema de cuotas puede interpretarse en varios niveles diferentes. Por un lado,
la diferenciación de puntos de vista ilustra que las mujeres pueden darse el lujo de tener opiniones
diferentes. El período de aislamiento, en el que solo se tenía que encontrar y apoyar una verdadera
posición feminista, ya pasó. Por otro lado, el desarrollo podría considerarse como una adaptación
más nueva de las mujeres a la sociedad masculina.
"La decisión del Tribunal Europeo prueba a los hombres que la resistencia patriarcal es fructífera.
Esto es horrible en tiempos de crisis y aún más difícil en las batallas de distribución... Cabe aquí
con el hecho de que cada vez más mujeres se distancian de la cuota sistema - con la esperanza de
que puedan escapar de la estigmatización de su sexo de esa manera. Las divisiones entre hombres
y mujeres y entre mujeres y mujeres en la sociedad acaban de calentarse." (Jansen 1995).
10

Desde mi punto de vista, el hecho de que las opiniones de las mujeres sobre el sistema de cuotas
varían fuertemente y se discuten en público es un indicador de la normalización del movimiento
de emancipación de las mujeres, en lugar de un rebote. El modelo de Elias de un juego de dos
niveles se puede aplicar a las relaciones de género modificadas, dentro de las cuales las mujeres
son menos indefensas y se organizan cada vez más. "Imagine un modelo de dos niveles en el que
la fuerza de los jugadores de nivel inferior está creciendo lenta pero constantemente en relación
con la fuerza de los jugadores de nivel superior ... Por lo general, los jugadores de nivel inferior
ejercen solo influencia latente e indirecta, una razón por la cual es que carecen de organización.
Entre los signos manifiestos de su fuerza latente están la vigilancia interminable de los jugadores
de nivel superior y la red de precauciones estrechamente entrelazada que sirve para mantenerlos
bajo control, y que a menudo se refuerza cuando aumenta su potencia potencial "(1978, 89). )
Mientras tanto, se puede derivar del grado de organización de las mujeres la percepción de que el
juego se ha vuelto aún más complejo y que uno puede hablar no solo de dos niveles sino de una
casa que necesita un ascensor para atender a todos los diferentes (especialmente) pisos. Las
decisiones más recientes contra la cuota, que fueron tomadas dentro de los partidos y en el nivel
de la ley industrial, permiten que el péndulo oscile a favor de los hombres establecidos, ya que
demuestran su desesperada "última resistencia".
Relaciones de género privadas: ¿Hombres y Mujeres en disputa permanente?
En el prefacio a Frauen im Zwiespalt (van Stolk y Wouters 1987), Elías hace el comentario que,
"En este como en otros casos, la emancipación no solo es una lucha contra el poder sino también
una lucha dentro de la persona misma". Aquí se está refiriendo a las mujeres que intentan liberarse
de la violencia de sus parejas. Una de las razones por las cuales esta liberación funciona solo
lentamente, y en muchos casos para nada, es que la "lucha dentro de la persona" permanece
inconsciente y por lo tanto no puede convertirse en una "lucha fuera de la persona" abierta y obvia.
Para Elias, los menos poderosos nunca son solo víctimas. Con el concepto de "complicidad" creado
por Christina Thurmer-Rohr, se ha introducido un concepto de poder más abierto (uno que sería
respaldado por Elias) en la teoría de género (ver Thiirmer-Rohr 1989). De acuerdo con este
concepto, las mujeres contribuyen a la perpetuación de la dominación masculina a través de la
inactividad, los rituales de subordinación y la "idolatría" de los actos heroicos masculinos. Aunque,
como se indicó anteriormente, las mujeres en principio son capaces de cuidar de sí mismas y de su
mejora social, muchas aún prefieren un estatus derivado de sus parejas o maridos.
En su estudio Frauen im Zwiespalt (1987), mencionado anteriormente, Bram van Stolk y Gas
Wouters crearon el concepto de "desigualdad armónica como ideal figurativo". El ideal es
especialmente apoyado por mujeres.
Según una investigación más reciente (Meulenbelt 1994, 34), las mujeres se esfuerzan, aunque
inconscientemente, por subordinarse a sí mismas al menos en una de tres categorías: edad, estado
profesional o estatura física. Si el hombre es más joven y menos calificado que su pareja femenina,
entonces al menos debe ser más alto que ella. Este ideal parece corresponder a las figuraciones de
género reales más que al ideal figurativo de una asociación igualitaria, como lo ilustré al principio
en la "cara pública" de las relaciones de género.
11

De acuerdo con las observaciones más recientes de Cas Wouters, la esfera privada se caracteriza
por una restricción permanente a la "autorreflexión y reflexión de los demás", como resultado de
una creciente individualización (1994a). Definitivamente es chic expresar y mostrar sentimientos
o ser espontáneo, pero al mismo tiempo uno no debe demostrar una superioridad o inferioridad
fuerte. Sin embargo, incluso si la superioridad no se muestra, eso no significa que ninguno se siente
debido al servicio de labios que se paga a la igualación y la modernidad, la tensión interior crece
aún más. Los periódicos están llenos de la frecuencia con que un incidente trivial puede liberar
una explosión en muchas relaciones. Aparentemente, el "aliento duradero" que es necesario para
la construcción de relaciones modernas, auto-elegidas, se agota demasiado a menudo (ver Beck y
Beck-Gernsheim 1994). El proceso de individualización de las mujeres, con sus consecuencias
privadas y públicas, también aumenta las tensiones. Una mejor educación e impulsos del
movimiento de mujeres sí respaldaron la tendencia de las mujeres a pasar de un equilibrio de
"nosotros-yo" a uno de "yo-nosotros", una tendencia que Elías observa para todos los individuos
modernos. Posiblemente, la referencia al movimiento de mujeres pueda servir como un correctivo
saludable para la "identidad de identidad" de muchas mujeres.
Ayuda a comprender que las mujeres no son "nosotros-menos egos". En consecuencia, siguen
siendo parte del colectivo de mujeres, un ancla que ha sobrevivido a la hermandad socialista de
varones izquierdistas y progresistas, a pesar de todos los conflictos entre teóricas de diferencia,
"nuevas madres" y deconstruccionistas. "En la medida en que la solidaridad entre las mujeres los
apoya en su postura para exigirlo, también debilita los lazos maritales, las relaciones basadas en la
asociación incluso más que las relaciones patriarcales. Aparentemente, los hombres no tienen el
potencial para la auto-transformación rápida que a menudo se les acredita "(Hondrich y Koch-
Arzberger 1992, 75). Desde esta perspectiva, las demandas de los sistemas de cuotas podrían
enfrentarse con un escepticismo aún mayor. Por un lado, las tensiones emocionales subjetivas de
los hombres llevan al punto de vista de que las mujeres pueden ayudarse a sí mismas y, por lo
tanto, no necesita el apoyo de un trato preferencial. Por otro lado, muchas mujeres tienden a cortar
el proceso de individualización excediéndose, retirándose y / o compitiendo solo con otras mujeres
(ver Geiger 1993). Si continuamente se recuerdan a sí mismos que no son "nosotros-menos egos",
pueden aferrarse a la fortaleza que se les ha dado una vez.
Figuraciones e Ideales figuracionales:
Ambivalencias diversas y la retórica del debate sobre derechos iguales Las relaciones que tienden
a la igualdad son, en general, las más propensas al conflicto: nada es evidente por sí mismo; hay
que reflexionar y regatear todo, los contactos recíprocos tanto cotidianos como institucionales.
Grupos de mujeres, grupos de hombres, asesores de relaciones, terapias de parejas, casas para
mujeres, sistemas de cuotas: estos indicadores no son la expresión de una lucha entre los sexos,
controlada con esfuerzo, sino indicadores "normales" de un equilibrio de poder dentro del cual el
péndulo oscila extremadamente fuertemente en ambos sentidos. El concepto de la lucha entre los
sexos se basa en una división dicotómica: los hombres, por un lado, las mujeres, por el otro, en
una constelación antagónica, parcialmente hostil. El concepto de equilibrio de poder deja en claro
que los conflictos como los que ocurren entre mujeres y hombres obviamente deben ser vistos
12

como costos de la modernidad, y que deben ser aceptados, no necesariamente desde el punto de
vista político sino desde el punto de vista sociológico.
CONCLUSIÓN
Los ideales figurativos de los géneros, especialmente los de las mujeres, han cambiado, pero los
patrones figurativos en sí mismos no han cambiado mucho. En parte debido a la contradicción
específica de sus ideales figurativos, las mujeres contribuyen al hecho de que la diferencia de poder
con los hombres no se ha vuelto (incluso) más pequeña. Las actitudes han cambiado, pero el
comportamiento es mucho menor. Jutta Limbach, por ejemplo, señala que los socios de las
abogadas hablan y piensan de manera extremadamente igualitaria, pero sus acciones no reflejan
los mismos nobles ideales.
Tanto en el plano institucional como en el privado, la igualdad sigue siendo pura retórica,
manteniendo al mismo tiempo una dinámica propia que los hombres consideran especialmente
real.
Teniendo en cuenta el aumento del poder de juego de las mujeres y la dependencia multipolar de
los hombres (sobre las mujeres, el discurso público, las instituciones), creo que el concepto de
equilibrio de poder es adecuado para los discursos de las relaciones de género. Las mujeres ya no
tienen poder, y teniendo en cuenta el modelo de Elias, de hecho nunca lo fueron. Después del
movimiento de mujeres, las estrategias de aislamiento y separación, la fase de retirada, parecen
haber llegado a su fin. El carisma grupal reclamado por los hombres para ser más "civilizados" y
"racionales" que las mujeres se vuelve tenue frente a los requisitos de comunicación que deben
enfrentar. Los mecanismos de defensa y exclusión, la posesión exclusiva de los recursos de poder
y los monopolios de poder, solo pueden funcionar de forma restrictiva hoy. Los hombres,
tradicionalmente los habitantes de los niveles más altos de la sociedad, no solo han aceptado el
creciente poder de juego de las mujeres; de hecho, han luchado sin restricciones.
Dentro de la argumentación de Elias, ningún grupo puede estar indiscutiblemente en el poder. Aquí
la palabra "incontestablemente" es muy importante, ya que plantea la cuestión de cuán violentos y
extremos serán los intentos del grupo más poderoso de mantener su dominio. A medida que los
hombres y las mujeres se enfrentan a redes de relaciones a nivel privado y público, nuevas
figuraciones que tienen igualdad evidente, si no igualdad, ya que su consecuencia se vuelve menos
probable. Este patrón ocurrirá aún más, a menos mujeres se preocupan por las reglas del juego más
fuertes que dejan el campo a los hombres más poderosos y experimentados. La dominación
masculina solo terminará si las mujeres usan sus recursos de poder y no juegan con la cohesión ya
lograda por el movimiento de mujeres.
NOTAS
La versión alemana de este capítulo, "Geschlechterverhaltnis als Machtbalance: Figurationssoziologie im
Kontext von Gleichstellungspolitik und Gleichheitsforderungen", apareció en Gabriele Klein y Katharina
Liebsch, eds., Zivilisierung des weiblichen Ich (Fráncfort del Meno: Suhrkamp, J997) - Traducción al inglés
por Friederike Kautt.
13

1. Aquí pienso especialmente en representantes de fenomenología, enfoques, interaccionismo simbólico


y etnometodología.
2. El llamado Documento de Leicester, un texto escrito por Elias sobre el "Wandlungen des
Geschlechtergleichgewichts" (el equilibrio de poder entre los sexos) no ha sido publicado todavía.
3. Llamado por Helmut Kuzmics e Ingo Morth en su prefacio informativo "Norbert Elias und die
Kultursoziologie der Moderne" (1991, 7-31).
4. Para una visión general de este enfoque, ver Treibel 1995, 67-85.
5. Este concepto ha sido desarrollado desde mediados de 1980 por Ursula Beer y otros; ver Beer 1987.
6. Die Tageszeitung, 10-2,1 1995: Con referencia al cambio en los estatutos, el diario de la asociación
dice: "el nombre de la asociación fue cambiado de Deutscher Hausfrauenbund Berufsverband der
Hausfrau [Asociación alemana de amas de casa de la ama de casa] a Deutscher Hausfrauenbund
Berufsverband der Haushaltsfiihrenden [Asociación alemana de amas de casa de amas de casa]. El
término Haushaltsfiihrende [amas de llaves] es más amplio que el término Hausfrau [ama de casa]. Los
hombres no están excluidos verbalmente nunca más. El término generalizado también incluye a las
personas que están empleadas fuera de la casa. El término Haushaltsfuhrung [mantener, en el sentido
de gestión] muestra qué tipo de trabajo debe hacer principalmente un ama de casa: la gestión de una
pequeña empresa, el cuidado de las personas, la inclusión y el control del presupuesto, la contabilidad,
las relaciones públicas, la educación y la salud cuidado, y similares "(Moderne Hausfrau: Aktuelle
Informationen fur die Frau in Haushalt und Beruf 7/8 [i995]: 10).
7. Westdeutsche Allgemeine Zeitung, 3 de marzo de 1994.
8. El término "equilibrio de poder" fue desarrollado originalmente por científicos políticos. Fue y todavía
se aplica a un cambio de relaciones entre estados. Aquí la flexibilidad de los estados y / o gobiernos
participantes es muy importante. Por lo tanto, se observa un "nuevo equilibrio de poder" para Europa
después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, "debido a la gran disparidad de poder entre las
dos superpotencias y todas las demás naciones, esta perdió la libertad de movimiento que previamente
había hecho para un equilibrio flexible de poder. En cambio, los aliados, agrupados alrededor de las
dos superpotencias, tendieron para transformarse en dos bloques estables, opuestos entre sí a través de
una línea límite rígida."(Enciclopedia Británica, 1:1065). Probablemente, el término será menos
aplicado después del colapso del bloque del Este como una superpotencia.
9. Con la decisión de la Corte Europea (en el comité de jueces había -sin sistema de cuotas- quince
hombres) no todas las regulaciones estatales que implementan el apoyo a las mujeres son
automáticamente inválidas. Según esta resolución, la prioridad "absoluta y compulsiva" aplicada a las
mujeres en su nombramiento y ascenso, como exige la reglamentación de Bremen sobre la igualdad de
condiciones (véase Westdeutsche Allgemeine Zeitung, 18 de octubre de 1995), es inadmisible. En
consecuencia, se rechazó la introducción de una cuota automática y estricta en el derecho industrial
alemán. El fallo de Luxemburgo ahora vuelve al Tribunal Industrial Federal. En la discusión sobre
sistemas de cuotas fuera de los partidos políticos, ver Maschner 1993.
10. Con un 14 por ciento, la proporción de mujeres dentro de la CDU es la más pequeña de todas las partes
en el parlamento federal alemán, y solo hay un 10 por ciento de mujeres CDU a nivel estatal y
municipal.