You are on page 1of 7

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA

DIRECCIÓN DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO


ESPECIALIZACIÓN EN TELEMÁTICA E INFORMÁTICA
EN EDUCACIÓN A DISTANCIA
ASIGNATURA:
NUEVAS TECNOLOGÍAS EN LA EDUCACIÓN A DISTANCIA

Ensayo sobre las

Teorías del Aprendizaje y la


Instrucción.

Facilitadora: Presentado por:


Dra. Florángel Chacón Lic. Yelitza Porras

Centro Local Metropolitano

Caracas, Abril - 2018


Las teorías del aprendizaje pretenden describir la manera en que se adquiere
el conocimiento ayudando a comprender, visualizar y predecir el comportamiento
del individuo y de esta manera intervenir en el proceso para mejorarlo; apoyando
así, en la labor docente, orientándola para establecer las estrategias pertinentes en
una determinada instrucción, en este sentido, es necesario que el docente conozca
las teorías del aprendizaje para poder iniciar el diseño instruccional de un programa
dado.

Cuando se habla de educación o instrucción, muchas veces se asumen como


sinónimos; aun cuando, no hablan necesariamente del mismo proceso. La
educación es el acto de educar en sí; viene de las palabras “educare” que significa
“conducir” y de “educere” que significa extraer; es así como, se conduce al individuo
de un estadio de conocimiento mínimo a otro superior que produce un cambio en la
conducta del individuo extrayéndolo de su propia personalidad. Por lo que denota
dos concepciones; un movimiento o acción y la interioridad que el individuo refleja
en el mismo. Mientras que, la instrucción consiste en la comunicación de reglas de
conducta, ideas o conocimiento que suministran el incremento de las capacidades,
talentos y preparación de los receptores. Es así como, la educación contiene a la
instrucción; pero ésta piensa en el hombre como un todo buscando el máximo
desarrollo de todas sus capacidades, a partir del cambio en sus conductas; mientras
que la instrucción es más específica siguiendo dos aspectos, el pragmático y el
estructural, que conducen al receptor a adquirir conocimientos basados en objetivos
e instrucciones.

Es así como nos encontramos con las Teorías del Aprendizaje propiamente
dicho y las Teorías de la Instrucción, basadas en el cómo. Aunque ambas están
íntimamente relacionadas entre sí, ya que las dos tienen que ver con el proceso
educativo, se diferencian en que son desarrolladas en diferentes momentos del
proceso de enseñanza. Las teorías del aprendizaje son aquellas que realizan la
descripción del proceso mediante el cual una persona aprende algo; estas
pretenden entender, anticipar y con ello, regular la conducta a través de estrategias
que proporcionen un fácil acceso al conocimiento. Por el contrario; la teoría de la
instrucción se ocupa de la forma en que lo que uno desea enseñar pueda ser mejor
aprendido, se trata más bien de “mejorar más que describir el aprendizaje”. Las
teorías de la instrucción contribuyen con alternativas y modelos que mejoren el
proceso de la enseñanza, ya que ellas establecen las cualidades o circunstancias
en las que ocurre el acto de enseñar y poseen la cualidad de vincular los factores,
ya sean, los mecanismos, las estrategias y/o los elementos que integran los
procesos teórico y práctico.

Es por esto que de forma frecuente, la educación ha sido vista como una
fusión entre las teorías pedagógicas sobre el aprendizaje y la práctica docente
propiamente dicha; de tal manera que no pueden desvincularse y aunque, ya vimos
que éstas van íntimamente ligadas entre sí, es decir, no se puede hablar de una
práctica educativa sin que está pueda estar asociada a alguna teoría pedagógica;
esa asociación no se da de manera espontánea; Ertmer y Newby (1993) hablan de
una “función puente” que transforme las teorías educativas en prácticas educativas,
para lograr así introducir los aspectos propios de las teorías del aprendizaje a la
acción pedagógica logrando la optimización de la misma. Esta idea también la
poseía, años antes, John Dewey (1959) quién argumentaba la necesidad de una
disciplina que permitiera la combinación entre la teoría y la práctica. Esta “función
puente” es lo que se trata de lograr con el Diseño Instruccional apoyado en las
Teorías de la instrucción. Es así como los diseñadores instruccionales se dedican a
trasladar los principios teóricos del aprendizaje en el diseño de los recursos y las
actividades de la enseñanza; por lo que las teorías de instrucción deben guardan
relación congruente con las teorías del aprendizaje a la que se suscriben. El
propósito que subyace en las teorías del aprendizaje es el de comprender e
identificar los procesos mentales que ocurren en el individuo durante el aprendizaje
y a partir de ellos, tratar de describir métodos para que así la instrucción sea más
efectiva; es aquí donde entra el diseño instruccional; el cual se basa en identificar
cuáles son esos métodos que deben ser utilizados en el proceso de instrucción y
determinar en qué situaciones y cómo deben ser usados. Es así como, el diseñador
instruccional se vale de las virtudes de cada teoría del aprendizaje acoplándolas a
las diferentes circunstancias; y en algunos casos, mezclándolas, para poder obtener
mejores resultados. Por eso, Bruner (1969) señala que el diseño instruccional se
ocupa de la planificación, la elaboración y el diseño de los recursos necesarios para
que pueda darse el proceso de aprendizaje. Así mismo, Dick y Carey (1996) lo
conciben como un proceso para planificar la enseñanza, en donde se aplica la teoría
instruccional y los procesos empíricos a la práctica educativa.

Es así como, se observa que las teorías del diseño instruccional son
conducidas de manera que buscan resolver los problemas educativos, de forma que
se facilite el proceso de aprendizaje, en lugar de abocarse a describir los procesos
internos del individuo en los que ocurre el mismo, como pretenden hacerlo las
teorías del aprendizaje. Estas teorías instruccionales están orientadas a la práctica
docente, por lo que permiten que el diseñador pueda concebir de manera más clara
la forma en la que puede lograr los objetivos y propósitos que se plantea. Por lo que,
buscan determinar las mejores condiciones del proceso de enseñanza -
aprendizaje, guiando y facilitando el trabajo a seguir.

Entre las teorías del aprendizaje más importantes nos encontramos la


Conductista, Cognocitivista y el Constructivismo; aunque, también hay una corriente
que es un poco más nueva y tiene que ver con la era digital, llamada Conectivismo.

La Teoría Conductista tiene su base en la predicción y control de la conducta


a través de los estímulos provenientes del medio; lo que permite que el sujeto se
desarrolle a través de la adquisición o modificación de conductas. Los principales
representantes de esta corriente son: Pavlov y su teoría de los reflejos
condicionados; Thorndike y su teoría, llamada conexionismo, que establece que
aprender es el establecimiento de conexiones entren estímulos y respuestas;
Watson y la formación de hábitos y condicionamiento; Skinner y el
condicionamiento operante; y Bandura con sus condicionamientos clásico y
operante.

La teoría Cognoscitiva por su parte, fija su atención en los procesos internos


de los individuos, estudiando cómo ocurren y se transforman los estímulos
sensoriales en respuestas, las cuales son las conductas externas observadas.
Como primer representante de ésta, nos encontramos a Piaget, quien especificó el
desarrollo intelectual por etapas; también se encuentra Bruner y su aprendizaje por
descubrimiento; Ausubel y la teoría del aprendizaje significativo; Vygotsky y su
desarrollo cognitivo mediante interacción social; Erickson quien expone que la
sociedad moldea el desarrollo del ser humano; además de Gagné con sus niveles
de aprendizaje y Novak con su reforzamiento del aprendizaje significativo.

Mientras que en la teoría Constructivista se plantea al individuo como un ser


capaz de construir su propio conocimiento explorando sus necesidades e intereses
a su ritmo particular, lo cual logra al interactuar con el entorno; siendo menester
para ello, entregar al alumno herramientas que le permitan construirlo y con ello
resolver una situación problema dada. Según sus exponentes, el aprendizaje se
lleva a cabo cuando el alumno ha elaborado de manera activa su propio
conocimiento, ya sea a través del descubrimiento u otra forma de construcción. Esta
teoría se desprende de la perspectiva cognoscitiva, por lo que entre sus exponentes
se encuentran a Piaget, Vygotsky y Ausubel.

Más recientemente, se encuentra la teoría del Conectivismo; cuyos máximos


representantes son Downes y Siemens; esta es una teoría de aprendizaje para la
era digital que se basa en las limitaciones del conductismo, el cognocitivismo y el
constructivismo, y así explicar la acción de la tecnología sobre la manera en que
actualmente las personas viven, se comunican y aprenden. Según Downes;
el conectivismo es la “tesis de que el conocimiento está distribuido a lo largo de una
red de conexiones, y por lo tanto el aprendizaje consiste en la habilidad de construir
y atravesar esas redes”.

Hablar de diseño de aprendizaje o diseño educativo es lo mismo que hablar


de diseño instruccional (Koper, 2005); todos estos términos se usan como
sinónimos. Por lo tanto, algunos autores sitúan los comienzos de éste a principios
de los años 1900, con el desarrollo de la teoría conductista por Edward Thorndike.
A partir de allí se dieron una serie de procesos y cambios avalados por las diferentes
situaciones históricas ocurridas en esas épocas, que fueron llevando a los distintos
investigadores a desarrollar diversas teorías educativas que mejorarían el proceso
de enseñanza. Es así como, se dio inicio a la acción de trasladar los aportes de las
teorías del aprendizaje a la práctica docente propiamente dicha, a través de esta
función puente entre ambos procesos.

Entre estos investigadores se encuentra a Tyler quien, para la época de 1930,


se convirtió en la base para especificar los objetivos generales y los objetivos
conductuales. Posteriormente, Skinner en 1954 acuñó el concepto de materiales
para instrucción programada; consecutivamente se suman los trabajos de Bloom,
Mager, Glaser, Gagné, Ausubel, entre otros, los cuales sentaron los fundamentos
que sustentan al diseño instruccional de hoy día, dominio de técnicas, estrategias y
metodologías, planificación, evaluación, entre otros.

Luego de todo el desarrollo educativo y las teorías aún latentes, el diseño


instruccional se maneja bajo diferentes enfoques o teorías de instrucción;
destacando entre ellos los trabajos de Bruner y su aprendizaje por descubrimiento;
la teoría sistémica de la instrucción por Robert Gagne, la cual tenía como objetivo
impulsar la transferencia entre varios campos de la enseñanza; David Ausubel con
su teoría del aprendizaje significativo en donde hace énfasis en elaborar la
enseñanza a partir de los conocimientos previos, y la teoría instruccional ecléctica
propuesta por Albert Bandura, quien realizó estudios que dieron como resultado una
alternativa teórica que establece a la teoría del aprendizaje como observacional o
modelado que pondera la importancia de los fenómenos presentes en la sociedad
que forman parte del proceso de aprendizaje, teniendo considerable influencia en la
transformación de la conducta gracias a los estímulos externos.

Por lo tanto, cuando se desarrolla un ambiente virtual bajo un enfoque de


diseño instruccional especifico se deben tomar en consideración todos los procesos
cognitivos que el estudiante pondrá en marcha durante su interacción en el mismo;
es así como, se deberán establecer los propósitos, objetivos y metas del mismo. Si
lo que se presenta es una propuesta digitalizada de la enseñanza con un temario y
una serie de ejercicios, con preguntas y respuestas que están encaminadas a
verificar la adquisición y comprensión del conocimiento dado por parte del
estudiante, entonces lo que se debe seguir es un ambiente de tipo conductista.
Mientras que el aporte cognitivo al diseño instruccional en los ambientes virtuales
viene dado por los sistemas hipertextuales e hipermediales, los cuales representan
la manera como funcionan los procesos cognitivos; ya que se pueden ofrecer
contenidos organizados de manera jerárquica (Gros, 1997) que vayan de lo más
fácil a lo más complejo; de igual forma, al incluir en su diseño los hipertextos se le
permite al estudiante una navegación no lineal. Mientras que, por su parte el aporte
de la teoría instruccional constructivista al diseño en la elaboración de ambientes
educativos digitales, está dado en el énfasis que pone en el entorno de aprendizaje
y en los alumnos, antes que en el contenido o en el profesor, es decir, los alumnos
son los protagonistas y por lo tanto los que construyen el conocimiento, en este
caso, las actividades de resolución de problemas y situaciones de aprendizaje
colaborativo son muy importantes.

En diversas ocasiones es posible encontrar en un ambiente virtual de


aprendizaje diferentes materiales y recursos de instrucción que mezclan las
diferentes teorías para lograr un entorno que pueda acompañar al estudiante desde
sus inicios en la materia hasta lograr resolver problemas de mayor complejidad;
siendo conocido este como el enfoque ecléctico.