Вы находитесь на странице: 1из 2

En sentido común diferenciar las distintas partes de un circuito eléctrico

utilizando algún tipo de indicador .Es cierto que se pueden etiquetar los
extremos de los cables, pero resultaría engorroso etiquetar cada cable en
cada punto intermedio de la instalación donde el cable fuese visible .Lo
más sencillo es emplear algo que los identifique allá donde se encuentre el
conductor.

Si todos los cables o conductores fuesen del mismo color, por ejemplo
blanco. Sería mucho más complicado y peligroso manipular la instalación
eléctrica durante una reparación. Y también sería más complicado
detectar las averías en la misma.

CABLE VERDE Y AMARILLO: Cable de toma a tierra. Antiguamente era blanco o gris,
pero se pasó al verde y amarillo para evitar confusión. Este cable se encarga de desviar
la energía en caso de fallo eléctrico, con el fin de proteger a las personas de posibles
electrocuciones.

CABLE AZUL: Cable neutro, Antiguamente era de color rojo, así que te
recomendamos que revises estos cables de este color.

CABLE MARRON, GRIS Y NEGRO: Cable de fase, La elección de los colores en este
caso sí que responde a una cuestión estética. Este cable transmite la corriente eléctrica.
Antiguamente era de color verde, Así que también recordamos que lo revises.
CABLES DE OTROS COLORES: Cables de corriente o carga. El más común es el de
color ROJO. Se usan en instalaciones donde hay mucho calor cableado, De esa forma
será más fácil identificar cada cable y donde se debe colocar.

Además, en un sistema trifásico podemos encontrar otros cables de fase auxiliares que
servirán para cuando por ejemplo queremos tener más de un interruptor en la
instalación.