Вы находитесь на странице: 1из 2

Meteorología

Se llama meteorización a la descomposición de minerales y rocas que ocurre sobre o


cerca de la superficie terrestre cuando estos materiales entran en contacto con
la atmósfera, hidrosfera y la biosfera. Sin embargo existen varias definiciones más, lo que
ha hecho que el término signifique diferentes cosas para distintos científicos. 1 Ejemplo de
otras definiciones son:
La meteorización representa la respuesta de minerales que estaban en equilibrio a profundidades
variables en la litosfera a condiciones de la superficie terrestre o cerca de esta. En este lugar los
minerales entran en contacto con la atmósfera, hidrosfera y biosfera originando cambios,
generalmente irreversibles, que los tornan hacia un estado más clástico o plástico de manera que
aumenta el volumen, disminuye la densidad y el tamaño de las partículas además de formarse
nuevos minerales que son más estables bajo las condiciones de interfaz.
Chorley et al.2

Ejemplo de una roca meteorizada. Se observa que su exterior se ha oxidado a causa de la


meteorización química y además se ha partido en dos probablemente debido a meteorización física.
La meteorización es la desintegración y descomposición de las rocas, que originan, in situ, una
masa de derrubios.
E.J. Monkhouse3
Es el proceso o grupo de procesos destructivos mediante los cuales materiales terrosos o rocosos
cambian de color, textura, composición, firmeza o forma al ponerse en contacto con agentes
atmosféricos, todo esto con poco o nada de transporte del material aflojado o alterado.

La meteorización física produce desintegración o ruptura en la roca, sin afectar a su


composición química o mineralógica. En estos procesos la roca se va fracturando, es decir,
se va disgregando en materiales de menor tamaño y ello facilita el proceso de erosión y
transporte posterior. Las rocas no cambian sus características químicas pero sí las físicas.
Está causada por las condiciones ambientales (agua, calor, sal, etc.). Los agentes que la
provocan son:

 La descompresión: Es la expansión y el agrietamiento que se producen en rocas


que se han formado a gran profundidad, al encontrarse en la superficie donde la
presión es mucho menor. A causa de esta dilatación comienzan a experimentar la
formación de grietas o diaclasas con lo que se forman losas horizontales.

 Termoclastia es la fisura de las rocas aflorantes como consecuencia de la


diferencia de temperatura entre el interior y la superficie. La diferencia térmica día-
noche es la causa: durante el día, al calentarse, la roca se dilata; sin embargo, por la
noche, al enfriarse, se contrae. Al cabo de un tiempo acaba rompiéndose. Este tipo de
meteorización es importante en climas extremados con gran oscilación térmica entre el
día y la noche (como en el desierto). La termoclastia da origen a una forma típica de
meteorización mecánica en rocas graníticas que se denomina exfoliación en bolas, en
inglés onion weathering (meteorización en capas de cebolla) debido a que la radiación
solar penetra muy superficialmente en el granito, calentando apenas uno o varios
centímetros a partir de la superficie, que es la zona que se dilata, mientras que al
enfriarse, se va separando del núcleo interno que conserva la misma temperatura más
tiempo.

 Gelifracción: es la rotura de las rocas aflorantes a causa de la presión que ejercen


sobre ellas los cristales de hielo. El agua, al congelarse, aumenta su volumen en un
9 %. Si se encuentra en el interior de las rocas, ejerce una gran presión sobre las
paredes internas que acaba, tras la repetición, por fragmentarlas. Este tipo de
meteorización es importante en climas húmedos y con repetidas alternancias hielo-
deshielo (+0 °C/-0 °C), como los montañosos.