You are on page 1of 10

Bloque 1

Aprender a leer y escribir repercute en la vida de las personas en diferentes sentidos:


 Las llena de satisfacción y orgullo.
 Les da mayor seguridad al demostrarse a sí mismas que son capaces de aprender.
 Les abre la puerta a nuevas formas de comunicación.
 Les permite seguir aprendiendo.
¡Y en ello, tu participación como alfabetizador es fundamental!
Si observas a tu alrededor encontrarás textos escritos: carteles, anuncios, libros, revistas,
periódicos, documentos y recibos, entre muchos otros. Imagina cómo hace una persona que
no sabe leer y escribir para conocer su contenido. La situación que viven estas personas las
lleva a vivir diferentes problemas, sufren marginación y, en muchas ocasiones, no pueden
acceder fácilmente a servicios sociales y de salud, entre otros.

Es necesario que las personas estemos convencidas de que la participación de todas es


esencial para apoyar a estas personas, para alentar a que estudien y, sobre todo, apoyarles
para que se mantengan y concluyan su educación básica.
¿Qué es un compromiso?
 Es asumir internamente que estás dispuesto a poner lo mejor de ti y los medios que
tengas a tu alcance para cumplir un propósito determinado.
 Es intentar una y otra vez distintas formas para lograr lo que te propusiste.
 Es arriesgarse a probar nuevas formas o procedimientos y es enfrentar los retos con
decisión.
 Es creer en lo que estás haciendo, compartir y contagiar a otras personas con el
ejemplo.
Para ser alfabetizador. Las personas que vas a alfabetizar
esperan lo mejor de ti. ¡Comprométete con ellas!
La mayoría de las personas piensan que el analfabetismo se ve como un problema individual.
Pero el analfabetismo no es un problema que tenga que ver con la incapacidad de las
personas para aprender o con la falta de empeño en el estudio. Está determinado por
razones sociales, económicas, étnicas, históricas, geográficas y otras que caracterizan las
condiciones de vida de las poblaciones más desfavorecidas, como la población indígena,
rural o marginada de los centros urbanos.
El analfabetismo se “alimenta” continuamente de todos aquellos niños y niñas que no
tuvieron acceso al sistema escolar o que “dejaron la escuela” en los primeros años, debido a
sus difíciles condiciones económicas y sociales y a la falta de estrategias del propio sistema
educativo para conservarlos o reintegrarlos. Por ello, las acciones de alfabetización deben
encaminarse, por un lado, a atender las necesidades de los niños y niñas en edad escolar y,
por otro, a la población joven y adulta no alfabetizada.
Las personas que no saben leer y escribir comparten algunas características y situaciones
como:
 Son mujeres y hombres, jóvenes y adultos de 15 años y más.
 Viven en zonas urbanas, semiurbanas, rurales e indígenas.
 Se encuentran en condición de marginación y pobreza.
 Sienten vergüenza por no saber leer y escribir.
Algunas de ellas empezaron a aprender a leer y escribir, pero:
 tuvieron que dejar el estudio para trabajar,
 vivieron frustración durante su proceso de aprendizaje,
 no tuvieron oportunidad de continuar aplicando
lo aprendido y al paso de los años lo olvidaron.
 Han vivido discriminación por su lengua, aspecto y costumbres.
Aunque las personas a las que vas a apoyar tienen características comunes, cada una es
diferente y tiene su historia. Porque somos diferentes y aportamos nuestras experiencias,
conocimientos y saberes, todos aprendemos de todos.
Las personas no alfabetizadas enfrentan desventajas para ejercer sus derechos al no poder
usar la lengua escrita. Las dificultades se acentúan en sociedades como la nuestra, en las que
con frecuencia se les discrimina, se les ve y trata como si fueran incapaces o ignorantes, pero
esto no es así.
Las personas no alfabetizadas, al igual que todas las demás, poseen múltiples saberes,
conocimientos, experiencias, valores, costumbres, creencias, tradiciones que adquieren a lo
largo de su vida, de acuerdo con el contexto en el que se desarrollan. También tienen ciertos
conocimientos sobre la lengua escrita. Algunas saben escribir su nombre, conocen algunas
letras o han llegado a descubrir que hay una relación entre las letras o sílabas y sus sonidos;
además realizan cálculos mentales muy precisos y son capaces de construir muebles, cultivar
la tierra, entre otras actividades más. Es muy importante que les hagas ver y valorar lo que
saben.
El no saber leer y escribir no impide a las personas noalfabetizadas asumir responsabilidades,
aprender, resolverproblemas, tomar decisiones, etcétera.
Las personas tienen saberes y experiencias valiosas. Por ello es importante que durante su
proceso de aprendizaje reconozcan y valoren los saberes y conocimientos resultado de su
experiencia de vida, como punto de partida para lograr nuevos aprendizajes; que les brinden
la oportunidad de usar el lenguaje escrito y las matemáticas básicas para atender
necesidades e intereses de su vida diaria.
Lo mismo sucede en el caso de las matemáticas, ya que las personas tienen saberes y
conocimientos que han aprendido en sus experiencias de vida cotidiana. Han elaborado
ideas y realizan prácticas que les permiten resolver las situaciones problemáticas que se les
presentan diariamente.
Algunas personas jóvenes y adultas no alfabetizadas, como la señora Digna, como resultado
de sus experiencias y necesidades cotidianas han construido conocimientos matemáticos:
saben cómo se escriben algunos números, otras son hábiles para contar y su mejor
herramienta matemática es el cálculo mental.
Durante mucho tiempo se creyó que las personas no alfabetizadas no sabían nada de
matemáticas. Esta idea ha ido cambiando con el tiempo, ahora sabemos que tienen distintos
saberes matemáticos que han construido durante sus experiencias en la vida cotidiana. Hoy
sabemos que poseen diferentes conocimientos, estrategias y procedimientos para resolver
problemas matemáticos que se les presentan en su vida cotidiana. Las maneras de
resolverlos, por parte de ellos son particulares y diferentes a las que se usan en la escuela,
pero son evidencias de la comprensión de problemas, porque relacionan adecuadamente los
datos numéricos que intervienen en una situación particular y porque llegan al resultado
correcto.
Cuando una persona no alfabetizada dice que no sabe matemáticas, se está refiriendo a las
matemáticas académicas o escolares, eso es lo que desconoce. Necesitamos cambiar la idea
de que las matemáticas no solamente se refieren a la resolución de operaciones en un
cuaderno; todas las personas alfabetizadas y no alfabetizadas somos capaces de usar los
procedimientos para resolver situaciones cotidianas en nuestras vidas.
Recuerda que el Ejercicio diagnóstico, como su nombre lo indica sirve para:
 Detectar lo que la persona sabe o no de escritura, lectura y la escritura de números,
 Sustentar la decisión de si dicha persona estudia o no el módulo La palabra o
presenta el examen diagnóstico.
La información que arroja este instrumento es muy importante, ya que será necesario que,
con base en ésta, platiques con la persona sobre la utilidad de los resultados y la animes a
estudiar. Asimismo, será necesario que te bases en ella, para determinar las características
del grupo y puedas planear tus asesorías.

“Una visión de la alfabetización que va más allá... implica una comprensión crítica de la
realidad social, política y económica en la que está el alfabetizado... la alfabetización es más,
mucho más que leer y escribir. Es la habilidad de leer el mundo, es la habilidad de continuar
aprendiendo y es la llave de la puerta del conocimiento.”
Paulo Freire
La alfabetización, en su sentido más amplio, supone que lo que aprenden las personas le
encuentran un sentido y una utilización real en su vida. Deben poder aplicar sus aprendizajes
nuevos en lo que necesitan fuera del espacio educativo, comenzando con cosas sencillas,
como recados, cartas, avisos, promoción, etcétera. Además, debe ayudarles a comunicarse
mejor en su vida familiar, laboral y comunitaria.
Poco a poco, la alfabetización debe ayudarles a encontrar información que les permita
defender sus derechos y adquirir mayor autonomía, sobre todo en la toma de decisiones que
les atañen o repercuten en su familia. El saber más debe repercutir en el mejoramiento de su
autoestima, en tener más confianza en sí misma y en ganar mayor respeto por parte de las
demás.
El seguir aprendiendo debe llevar a las personas a entender mejor su realidad, con la
finalidad de ser dueños de su propio destino.
Con el propósito de que el proceso de alfabetización alcance resultados óptimos, es
necesario tomar en cuenta cuatro aspectos fundamentales:
Se aprende mejor cuando la persona tiene alguna necesidad o algún interés muy claro.
Indudablemente, si la persona tiene algún problema que resolver o una necesidad que
enfrentar, posee una motivación interna que lo va a impulsar en su aprendizaje. Por ejemplo:
a. si necesita entender unos papeles que debe firmar,
b. si quiere ayudar a sus hijos en las tareas escolares,
c. si debe seguir estudiando para tener un certificado para entrar a trabajar.
Es mejor hacerlo en compañía y en colectivo, porque así se enriquece y se ponen a prueba
los conocimientos. El proceso de aprendizaje es individual, pero se estimula más al estudiar
en grupo, ya que los educandos se apoyan entre sí y cada quien aporta su propio punto de
vista, con lo que se amplía su visión. Asimismo, al confrontar lo que aporta cada quien, se
puede verificar cuál es el aprendizaje correcto o si son complementarios.
Se refuerza el aprendizaje, si se comparte con otros fuera del Círculo de estudio. Cuando una
persona comenta lo que va aprendiendo con otros, ya sea como simple comentario o con el
propósito de compartir los conocimientos, practica lo que aprendió.
Comprender y producir textos como medios para leer y escribir. Hay que aprender a leer,
leyendo; a escribir, escribiendo; a hablar, hablando; y a escuchar, escuchando. Desde luego,
se trata de entender el significado de lo que se lee, de producir enunciados y textos que
desea comunicar, de hablar para que otra persona comprenda de lo que se trata, y de
escuchar con atención lo que el otro dice a fin de comprender lo que dice.
Se aprende mejor, cuando se está en grupo. En grupo, las personas intercambian lo que las
motivó a alfabetizarse y las aplicaciones que puede tener lo que van aprendiendo. Muchas
veces, el solo intercambio, hace que alguien caiga en la cuenta de algo que no había
considerado. Aun cuando la asesoría pueda ser individual, el alfabetizador debe buscar la
forma de “hacer equipo” con la persona que se está alfabetizando, para tener las ventajas
del trabajo grupal.
Con el trabajo en grupo se puede lograr que las personas jóvenes y adultas:
 Vivan y comprendan el uso de la lectura, la escritura y las matemáticas en situaciones
reales.
 Lean para entender lo que el autor quiso comunicar.
 Pongan a prueba y valoren sus estrategias, ideas o procedimientos para realizar
diversas actividades.
 Expresen sus puntos de vista, justifiquen sus respuestas y aprendan a escuchar a
otras personas.
Los cuatro aspectos fundamentales para la alfabetización. Se aprende mejor cuando:
 La persona tiene alguna necesidad o algún interés muy claro.
 Lo hace en compañía y en colectivo.
 Comparte con otros fuera del Círculo de estudio.
 Comprende y produce textos para leer y escribir.
La lengua escrita y las matemáticas básicas son útiles para enfrentar, satisfactoriamente,
diversas situaciones de la vida cotidiana. Durante su aprendizaje, las personas desarrollan el
pensamiento, entienden y enfrentan problemas, y mejoran sus formas de comunicación.
Esto les posibilita mejorar las relaciones personales y compartir experiencias que les
permiten modificar su forma de actuar, de pensar y, al mismo tiempo, les facilita seguir
aprendiendo.
Si se desea que el aprendizaje de la lengua escrita y las matemáticas básicas sea significativo,
esto es que responda a necesidades e intereses y tenga posibilidades de aplicación, se deben
generar condiciones básicas. Es decir, si mediante la lengua escrita y las matemáticas básicas
se pretende posibilitar a los educandos a mejorar sus relaciones personales y compartir
experiencias que les permitan modificar su forma de actuar, de pensar y, al mismo tiempo,
les facilite seguir aprendiendo, es necesario, entre otras condiciones:
 Hacer sentir a cada persona como parte del grupo.
 El planteamiento de metas grupales, con base en los intereses comunes, además de
las metas personales de cada integrante del grupo.
 Un ambiente de confianza, respeto y colaboración, entre las personas y con el
alfabetizador.
 La disposición para compartir experiencias, las cuales enriquecen el conocimiento.
 El respeto por el propio ritmo y el de los demás, lo que no debe impedir el
intercambio de opiniones y experiencias.
 La colaboración en el aprendizaje tanto individual como grupal, de manera natural sin
que nadie se sienta superior.
 La valoración de los avances propios y grupales, empleando estrategias como
analizar, entre todos, las debilidades y fortalezas que han permitido el aprendizaje
individual y grupal.
 El reconocimiento de los avances individuales y grupales, lo cual repercute en la
satisfacción personal y en la autoestima.
En resumen, se puede considerar que las condiciones anteriores responden a cuatro
aspectos: respeto, colaboración, valoración y disposición. Algunas de ellas en realidad
abarcan más de uno de estos aspectos, pero otras sólo responden a uno.
Las personas que van a iniciar su alfabetización tienen una autoestima baja que origina
inseguridad y temor ante lo nuevo, como es el estudio, lo cual con frecuencia también
genera rechazo ante algo desconocido. Es necesario que se den las condiciones propicias
para que superen las resistencias, inseguridades y temores, que mejoren su autoestima y sus
posibilidades de aprender.
Desde luego, el primer paso es recuperar los intereses y necesidades que llevaron a las
personas a incorporarse al Círculo de estudio y los saberes que ya poseen, y muy
probablemente, no hayan valorado. Es importante en el grupo destacar que ya saben
muchas cosas que no sólo les han servido en su vida, sino que además les han permitido
relacionarse en familia, en el trabajo y en la comunidad.
Durante el aprendizaje es fundamental reconocer los logros y animar a las personas a
regresar a aquello que no han logrado aprender, sin hacerlas sentir mal. Cualquiera puede
equivocarse, pero hay que aprender del error. De hecho es algo que se presenta en la vida
diaria, como cuando se equivoca uno de camino para llegar a alguna parte.
Al ir aumentando la seguridad en sí mismos, la autoestima de los educandos también irá
aumentando. Por eso, será importante que, de ser posible, hagas notar los avances de la
persona a su familia y la felicites en público por sus avances. Claro que hay muchas formas
más de lograr que las personas se sientan cada vez mejor en un grupo, ¡anímate a ser
creativo!
El método Palabra generadora se basa en palabras que forman parte del vocabulario de uso
común entre la población. Esas palabras se seleccionaron, porque las personas conocen su
significado y lo pueden relacionar con su propia experiencia.
El INEA eligió este método, porque es el que se acerca más a las necesidades de las personas
jóvenes y adultas y el que presenta más ventajas.
Algunas características del método de la Palabra generadora son:
 Se basa en el manejo y análisis de 14 palabras de uso común entre la población.
 A partir de las palabras se promueven diálogos, conversaciones y actividades en los
que se reconocen los usos de la escritura y la lectura.
 Estas palabras pueden relacionarse fácilmente con temas como salud, alimentación,
trabajo, recreación, entre otros.
Pala, piñata, familia, basura, medicina, casa, vacuna, cantina, mercado, trabajo, tortilla,
leche, guitara, México.
Este método permite:
 Integrar el conocimiento del lenguaje escrito que tienen las personas.
 Incorporar gradualmente todas las letras del alfabeto, mediante el reconocimiento
de las sílabas, de manera sumativa.
 Posibilitar la lectura y escritura de sílabas y palabras, cada vez más complejas.
Además, las personas aprenden a leer distintos materiales escritos, como libros, revistas,
periódicos, letreros y otros que utilizan en su vida cotidiana.
Mediante el diálogo las personas se escuchan a sí; mismas, reconocen su realidad y se crean
expectativas para mejorarla. ¡Promueve el diálogo en todo momento del proceso educativo!
Te recomendamos evitar decir el nombre de las letras, la repetición innecesaria, copiar
planas, escribir frases sin sentido, memorizar reglas de ortografía y sintaxis, aplicar el
método mecánicamente.
Los momentos que se deben recorrer en cada una de las 14 palabras generadoras son:
1. Diálogo sobre la palabra y su significado
2. Separación de la palabra en sílabas y presentación de familias silábicas
3. Formación de otras palabras con significado
4. Integración de elementos funcionales del lenguaje escrito
5. Integración y producción de textos significativos
6. Asignación y revisión de tareas
7. Reflexión y evaluación del avance
Es importante que en la alfabetización de las personas, se enseñen algunos contenidos de
matemáticas, porque la lectura y escritura de números forma parte de la adquisición de la
lengua escrita.
Algunos textos que se presentan en la vida cotidiana de las personas contienen palabras y
números y otros signos que deben conocer para poder entenderlos, por ello el módulo La
palabra desarrolla, también, contenidos matemáticos relativos a la lectura y escritura de los
números.
En actividades anteriores pudiste constatar que las personas no alfabetizadas saben algunas
cuestiones de matemáticas, como resolver problemas aritméticos a través de un cálculo
mental que no requiere escritura. Pero las personas necesitan leer y escribir documentos
que incluyen edades, precios, fechas, direcciones, medidas, dosis, distancias, horarios y todo
tipo de cantidades que se expresan mediante números y letras, por eso deben aprender
algunas cuestiones de las matemáticas escolares, las que deben escribirse, para completar
su proceso de alfabetización.
Es muy común pensar que lo primero que se debe enseñar de matemáticas son las
operaciones, o cuentas, de suma y resta, porque eso es lo que has visto que se enseña a los
niños que asisten a la escuela. Es importante que reflexiones que en este primer momento,
en el que las personas se van a acercar a aprender matemáticas, es mejor que conozcan
aquello que les hace falta para realizar, de mejor forma, las actividades que realizan
cotidianamente. Una de ellas, por ejemplo, es comprar productos que le hacen falta para su
comida, como frijol, lentejas, carne; o productos de aseo, como: jabones, escobas,
limpiadores; o llevar a cabo actividades como pagar un camión, reconocer la ruta del camión
que necesita abordar, o escribir el número telefónico de algún amigo o alguna dependencia,
etc. Una de sus dificultades para llevar a cabo las actividades que se mencionan, es que
desconocen la escritura de los números.
Por eso es importante que te enfoques en los contenidos matemáticos que se proponen en
el módulo de La palabra, que son:
 El conocimiento de la escritura de los números del 1 al 100, mediante conteos de
objetos, que les permita observar la correspondencia que existe entre la numeración
oral que ya conocen y la serie numérica escrita que aprenderán.
 El reconocimiento del valor de monedas y billetes de nuestro sistema monetario,
para que puedan usarlos en situaciones de compra-venta, de manera más eficiente,
así como reconocer distintas maneras de pagar un producto usando billetes y
monedas y saber dar y recibir el cambio requerido al pagar con un determinado
billete.
 La serie numérica escrita por rangos: primero del 1 al 10, luego hasta 15, apoyados con
el uso de las Tiras numéricas. Posteriormente, hasta el 30, haciendo uso de El
calendario.
 La serie numérica escrita hasta el 100, mediante el análisis de las regularidades de la
serie escrita que se presentan en la Cuadrícula numérica.
 El valor de billetes y monedas en situaciones de compra-venta.
Para el aprendizaje de las matemáticas debes considerar los siguientes momentos
 Presentación. Es decir, contextualiza el contenido matemático a desarrollar en
actividades cotidianas de las personas.
 Diálogo-reflexión. En este momento debes formular preguntas puntuales
relacionadas con situaciones específicas de su interés.
 Actividades con material concreto. Aquí debes realizar diferentes ejercicios haciendo
uso de material concreto.
 Resolución de actividades del Cuaderno de matemáticas. Finalmente debes
indicarles cuáles actividades del Cuaderno de matemáticas tienen que resolver.
Por ahí dicen que las personas adultas, sólo aprenden lo que les interesa o necesitan. Y que
esto ocurre con todos los adultos, no nada más con las personas que no han pasado por la
escuela.
Las personas jóvenes y adultas con frecuencia tienen miedo de enfrentarse a procesos
educativos por temor a fracasar, estas personas tienen necesidades e intereses que han
manifestado o que tienen sin darse cuenta de ellos, para cuya satisfacción sería importante
que sepan leer y escribir.
Para ayudar a las personas a que expresen o descubran lo que las impulsa a alfabetizarse, es
preciso acercarse a ellas con amabilidad, generar su confianza y conversar con ellas. Para
que la conversación rinda frutos, será importante que tengas preparadas algunas preguntas
que orienten la búsqueda, como las siguientes:
 ¿Sabe leer y escribir algo? ¿Ya había estudiado algo? ¿Desea aprender a leer y escribir?
O bien, ¿desea avanzar más en su lectura y su escritura?
 ¿Por qué quiere aprender a leer y escribir? ¿Hay algún motivo especial?
 ¿Para qué le puede servir aprender a leer y escribir en su vida?, ¿en su familia?, ¿en su
trabajo?, ¿en su relación con las personas de su comunidad?
 ¿Alguien la va a ayudar a estudiar? ¿Se va a acompañar con alguna otra persona que
también quiere aprender a leer y escribir?
 ¿Tiene facilidad para trasladarse al lugar donde funcionará el Círculo de estudio? ¿Será
fácil que se traslade a la sede de aplicación de exámenes?
Durante la plática, utiliza un lenguaje sencillo para que entienda la información que le das o
que lees y asegúrate que comprende. De vez en cuando haz alguna pregunta referente a lo
que estás explicando. Permite que la persona que entrevistas se tome el tiempo necesario
para que piense y conteste las preguntas.
En el momento que consideres oportuno, resalta la importancia y la utilidad de la lectura y la
escritura en su vida cotidiana, en la familia, el trabajo y la comunidad.