Вы находитесь на странице: 1из 7

SEC. DR. ANTEZANA.

EXP. No. 165-2000.


CUADERNO PRINCIPAL.
ESCRITO. No. 01.
APERSONAMIENTO A LA INSTANCIA Y SOLICITA LA
NULIDAD DE TODO LO ACTUADO

SEÑOR JUEZ DEL JUZGADO DE PAZ LETRADO DE MARCONA:

NARCISO OCTAVIO URIBE GARCIA, Identificado con DNI. No. 21413519, con

dirección domiciliaria en la Av. El Médano No. 549, Urbanización La Angostura de la ciudad de

Ica y señalando domicilio procesal en las Galerías Municipales No. 10 de ésta ciudad, con

motivo de los autos seguido por doña Silvia Pantigoso, sobre pretendida acción sobre

Obligación de Dar Suma de Dinero, a Ud. en debida forma digo:

I.- APERSONAMIENTO:

Que, vengo en apersonarme al presente proceso, para lo cuál cumplo con señalar mi

domicilio procesal el mencionado en el introíto del presente recurso, lugar donde se harán

llegar las posteriores resoluciones que emanen del presente proceso, que no tengan carácter

personal.

POR TANTO:

A Ud. señor Juez, pido tenerme por apersonado a los autos y presente el domicilio

procesal señalado, que corresponde a mi Abogado Defensor que autoriza este recurso.

PRIMER OTROSI:

I.- PETITORIO:

Que, sin perjuicio de la acción de Nulidad de Cosa Fraudulenta que iniciaré ante el

Juzgado Civil Competente y estando al derecho que me asiste como parte demandado en el

presente proceso y de conformidad con lo dispuesto por el art. 171 y siguientes del CPC,

vengo en interponer la Nulidad de la resolución admisoria y de todo lo actuado, incluyendo la

sentencia recaída en autos, solicitando se sirva declarar Fundada mi petición, ordenándose la


conclusión del proceso y consecuentemente su Archivamiento, por las consideraciones

siguientes:

II.- FUNDAMENTOS DE LA NULIDAD:

1.- Que, he tomado conocimiento recientemente que la persona de doña Silvia Pantigoso

Loayza, a quién no la conozco ni me une amistad o enemistad, me ha entablado el pretendido

proceso sobre Obligación de Dar Suma de Dinero, por su ante su Juzgado, encontrándose los

autos en ejecución de sentencia.

2.- Que en este proceso al cuál se ha seguido con fraude procesal por la demandante, se

aprecia que el recurrente ha sido emplazado judicialmente en el inmueble sito en La Paradita

Municipal Lote 44 Pabellón 01, de ésta ciudad, que no constituye mi domicilio habitual y

permanente.

3.- Que tal como se advierte del contenido de la letra de cambio aparece la firma de mi

hija doña Roxana Liliana Uribe Pacheco, quién se ha obligado personalmente con la

demandada, más no el recurrente ya que no está suscrita mi firma, no surtiendo los efectos

del título valor, con respecto al suscrito.

4.-Que del fundamento primero de la demanda interpuesto por la supuesta Ejecutante, se

detalla que el recurrente es el deudor en virtud de que mi apoderada doña Roxana Liliana

Uribe Pacheco firmó y aceptó una letra de cambio con fecha 01 de Diciembre de 1999 por el

importe de Un Mil Quinientos Dólares Americanos con vencimiento al 12 de Setiembre del año

Dos Mil, para ello anexa en copia simple un Testimonio de Poder General que el recurrente ha

otorgado a favor de mi apoderada.

5.- Que, la derogada Ley de Títulos Valores, No. 16587 y su modificatoria D.L. No. 26131,

vigente a la fecha de aceptación de la letra de cambio por mi hija Roxana Liliana Uribe

Pacheco, establece en su art. 7, que “La acciones derivadas del título valor no podrán ser

ejercitadas contra quien no haya firmado dicho documento por sí o mediante mandatario, aún
cuando su nombre aparezca inscrito en él ” . Bajo éste razonamiento, se tiene que una

persona puede firmar un título valor a nombre de otra persona bajo un mandato legal, lo que

no ha ocurrido con la letra de cambio que se anexa en el precitado proceso, toda vez que de la

copia simple del Testimonio de Poder General que muy maliciosamente se ha valido la

demandante, en ninguna de las cláusulas que contiene, se encuentra expresamente conferida

la facultad especial de firmar y aceptar la letra de cambio a favor de la demandante Silvia

Pantigoso Loayza.

6.- Que, nuestro ordenamiento jurídico procesal vigente establece taxativamente que el

otorgamiento de facultades especiales se rige por el PRINCIPIO DE LITERALIDAD. No se

presume la existencia de facultades especiales no conferidas explícitamente, presupuesto

jurídico que contiene el numeral 75 del Código Procesal Civil, y que constituye un requisito

procesal para la realización de todos los actos de disposición de derechos sustantivos y para

demandar, reconvenir, contestar demandas y reconvenciones, entre otros.

7.- En consecuencia; al no contener el Testimonio de Poder General en FORMA

EXPRESA la facultad de firmar y aceptar letras de cambio a favor de la demandante Silvia

Pantigoso Loayza, no existe la presunción con relación a éste principio. En tal sentido, al no

cumplir con el principio de literalidad el Poder en copia simple presentado maliciosamente por

la demandante, sin que le asista derecho alguno en el proceso sobre Obligación de Dar Suma

de Dinero, interpuesto en mi contra, no se presume que se haya otorgado tal facultad.

8.- En tal sentido; la demandante no ha cumplido con las formas procesales esenciales

para la eficacia y validez de los actos procesales, infringiendo los deberes de veracidad,

probidad, lealtad y buena fé, actuando con dolo y fraude, lo que acarrea la nulidad de todo el

proceso.

9.- Por otro lado, se aprecia en el introíto del Poder General otorgado por el recurrente a

favor de mi hija Roxana Liliana Uribe Pacheco, ( celebrada por ante la Notaría del DR. Jorge
Carcelen Sotelo con fecha 04 de Enero de 1995, en la ciudad de Ica ) que mi domicilio habitual

se encuentra ubicado en la Av. El Médano No. 549 de la Urbanización La Angostura de la

Provincia y Departamento de Ica y no en la Paradita Municipal Lote 44 Pabellón 01 de la

ciudad de Marcona, y que corroboro con la copia certificada expedido por el Comisario PNP de

Ica, donde se constata que mi domicilio habitual corresponde en la Av. El Médano No. 549 de

la Urbanización La Angostura de Ica desde hace 15 años, situación que su despacho deberá

tener presente que la demandante con el ánimo de causarme un grave perjuicio moral y

material irreparable, ha actuado con dolo y mala fé, consignando un domicilio errado en la

ciudad de Marcona, con la finalidad de prohibir y recortarme el constitucional derecho a la

defensa, ya que a la demandante no le favorecía que el recurrente interponga la contradicción

al mandato ejecutivo en éste proceso, lo que se ha seguido sin las garantías de un debido

proceso.

10.- Que las resoluciones judiciales deben expresar con claridad y precisión lo que decide

u ordena, respecto de todos y cada uno de los puntos controvertidos, como imperativamente

prescribe el Inc. Cuarto del Art. 122 del Código Procesal Civil, resultando bajo este aspecto la

sentencia recaída en autos nula por violación de las formas esenciales para la eficacia y

validez de los actos procesales, según lo dispuesto por el acotado numeral en armonía con el

Art. 171 del mismo Código, máxime que no se ha pronunciado sobre la aplicación del numeral

7 de la Ley de Título de Valores, es decir si la acción cambiaria es procedente contra el

recurrente con una letra de cambio firmada por mi hija, que se sustenta en un Poder General

en copia simple y que se anexa a la demanda, sin que se precise la validéz como medio

probatorio de las copias simples de un Poder General que no ha sido otorgado para la

demandante y que no se ha corroborado el préstamo con un documento privado donde exista

un acuerdo de las partes, lo que evidencia que la deuda es inexistente. En igual forma la citada

resolución incumple el mandato legal contenido en el Inc. 3 del Art. 122 del referido Código
Procesal, pues no obstante de declararse fundada la demanda carece de los fundamentos de

derecho en que apoya su decisión, es decir sin comentar la norma jurídica aplicable de la Ley

de Títulos Valores.

11.- Por éstas consideraciones, señor Juez, existiendo evidencias y fundamentos que en

éste proceso sobre Obligación de Dar Suma de Dinero se ha seguido con dolo y fraude

procesal, el mismo que se ha seguido sin la intervención del recurrente, por haberme recortado

el derecho a la defensa ya que no he sido notificado en mi domicilio habitual, es procedente la

nulidad de todo lo actuado.

III.- INTERES PARA PEDIR LA NULIDAD:

Que la resolución cuestionada y los actuados, perjudica a mi parte, toda vez que la

accionante me ha iniciado un proceso, sin que tenga la oportunidad el recurrente de ejercer mi

derecho a la defensa, para ello ha obtenido en forma maliciosa un embargo de mi inmueble y

que pronto será rematado, valiéndose de un Testimonio de Poder en copia simple que no le

asiste a la demandante, ya que nunca se le ha otorgado, por lo que presumo que lo haya

adquirido de una procedencia dudosa e irregular.

Está acreditado el interés propio y específico de mi parte para solicitar la Nulidad ya

que se atenta contra el debido proceso.

IV.- FUNDAMENTACION JURIDICA:

Amparo mi petición en lo dispuesto por el artículo 171 y siguientes del texto legal

acotado que me faculta el pedir la Nulidad.

V.- MEDIOS PROBATORIOS:

1.1.- El mérito del proceso principal.

VI.- ANEXOS:

1.A.- Copia de mi DNI.

1.B.- Certificado Domiciliario expedido el Comisario de la PNP-Ica.


1.C.- Tasa Judicial por concepto de Nulidad de Acto procesal.

1.D.- Cédulas de Notificación Judicial.

POR TANTO:

A Ud. señor Juez pido admitir la presente y declarar fundada la Nulidad deducida con

arreglo a ley, declarando Nula los actuados.

OTROSI DIGO: Que, tal como emerge el art. 80 del CPC, otorgo las facultades de

representación general a que se refiere el art. 74 del acotado, al DR. CESAR CONTRERAS

ARIAS, para lo cuál declaro estar instruído de la delegación que otorgo y de sus alcances.

Marcona, 08 de Enero del 20001.