You are on page 1of 294

MOVIMIENTO

CÍRCULOS DE
JUVENTUD

Actualizado al año 2017


J.D.N.
EN CADENA
ESTATUTO DEL
MOVIMIENTO CÍRCULOS DE JUVENTUD

NATURALEZA Y FINALIDAD DEL MOVIMIENTO

Es un Movimiento de Espiritualidad y Apostolado, dependiendo de la Jerarquía, con


organización y metodología propias, que ofrece preferentemente a los jóvenes, varones y
mujeres de 18 a 30 años de edad, durante los tres días del Eslabón, una particular experiencia
del espíritu de Jesús y produce en ella vida nueva por la conversión y contribuyen con este
cambio y transformación interior, a la edificación del Cuerpo Místico.
Una de las notas propias de todo carisma es el amor entendido como servicio a la comunidad
(1 Cor 13). El Espíritu Santo en el amor o comunión entre el Padre y el Hijo. Esta comunión,
expandida hacia los hombres, es amor que los une con Cristo y entre si, por medio de la
Iglesia. Es el sentido de todos los carismas y las fuerzas por las que el Movimiento CÍRCULOS
de Juventud impulsa a sus miembros a integrarse en el esfuerzo pastoral de la Iglesia como
parte fundamental de su compromiso bautismal para establecer el Reino de Dios entre sus
hermanos.
Con la palabra “Movimiento” queremos significar la vida de unos grupos o círculos de jóvenes
que crecen impulsados por un mismo espíritu evangélico que surge de su propia dinámica de
vida, para ser en CRISTO auténticos testimonios de su amor y misericordia entre sus
hermanos.
Como Movimiento de Espiritualidad y Apostolado es el modo ordenando de cultivar la vida
cristiana con los medios que le son característicos, a fin de que los jóvenes sean colaboradores
eficaces en la tarea evangelizadora de la Iglesia local.
El M.C.J basa su itinerario de fe y su método pedagógico en el carisma de Cristo Amigo.
En orden a su espiritualidad el Movimiento adopta como patronos a María Madre de la Divina
Gracia y a San Juan Apóstol Joven.
* Modificado según XXIV Asamblea Nacional de San Juan del año 2011.

CAPITULO I:
OBJETIVOS Y GENERALIDADES

Art.1.- El Movimiento Círculos de Juventud, cuenta con la organización y metodología


necesaria para su funcionamiento y su proyección en el apostolado laico, propuesto por la
Jerarquía Eclesiástica, que tiene como fin principal:
a) La evangelización.
b) La formación.
c) La santificación de los jóvenes.
* Modificado según XII Asamblea Nacional de Tucumán del año 1995.

Art. 2.- Las actividades del Movimiento Círculos de Juventud se realizarán procurando
establecer estrecho contactos con otros Movimientos Católicos de la Diócesis y de otros
lugares, pero le queda prohibido fusionarse con otras instituciones similares, aunque sus fines
fueran análogos. También le queda prohibido participar en Movimientos políticos.
Art. 3.- El Movimiento Círculos de Juventud, tendrá como único símbolo una Cruz y un
distintivo con las características consignadas en el Titulo V, Art. 1 del reglamento.
* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.

CAPITULO II:
INTEGRANTES

Art. 1.- El Movimiento Círculos de Juventud, estará integrado por jóvenes de ambos sexos
cuyas edades están comprendidas entre los 18 y 30 años, los que estarán dirigidos por adultos
con la participación de los jóvenes, asesorados espiritualmente por Sacerdotes con la
colaboración de religiosos/as.
Art. 2.- Se denominará “Circulista” a todas aquellas personas que hayan realizado el Eslabón,
perseveren en la Fe Cristiana y participen activamente en los medios de formación y de
apostolado del Movimiento.
Art. 3.- Se considera miembro del Movimiento Círculos de Juventud a todo aquel Circulista
que participe de las actividades internas y/o externas del mismo.

CAPITULO III:
MEDIOS ESPIRITUALES DE INTEGRACIÓN Y FORMACIÓN

Art. 1.- Los medios a utilizarse lo constituyen fundamentalmente actividades espirituales y de


formación religiosa según el orden siguiente:
a) ESLABONES: retiros cerrados de tres días para jóvenes del mismo sexo que buscan la
conversión del joven, para que éste tome conciencia clara de su condición de hijo de Dios y
hermano de Cristo, sintiéndose responsable con la Iglesia de la propagación del Reino de Dios
y la Santificación del mundo.
b) ENGANCHES: retiro cerrado de tres días para jóvenes de ambos sexos, que se realizan
luego de un año de haber participado del retiro y que pretenden llevar a los circulistas a una
vivencia más profunda de su fe, a un conocimiento más claro de Dios y de la vida espiritual.

* Modificado según XXII Asamblea Nacional de Formosa del año 2009.

c) Retiro Mariano "TOTUS TUUS": retiro para profundizar en el conocimiento de aquella


que fue elegida por Dios como educadora, protectora y discípula de Jesús, su muy amado Hijo.
* Aprobado según XXX Asamblea Nacional de Villa María del año 2017.

d) CÍRCULOS DE AMIGOS: es un grupo de circulistas de un mismo sexo que se reúnen para


progresar y estimularse en la Fe, conocer la Doctrina Cristiana y promover la vida apostólica
de sus integrantes, llevando la amistad a un plano sobrenatural.
e) ESCUELA DE FORMACIÓN CRISTIANA: escuela donde se realiza la formación integral del
circulista, mediante estudios que lleven a una perfección mayor en su apostolado laico.
f) JORNADAS DE METODOLOGÍA: son un medio espiritual de integración y formación del
Movimiento Círculos de Juventud. Son un instrumento de Evangelización, que ayuda a sus
dirigentes a conocer y amar más al Movimiento y a su vocación laical.
g) CRUZADAS: reunión periódica de circulistas, para comunicarse las vivencias espirituales
relativas a un tema que se propone a tal fin.
h) CONVIVENCIAS O ENCUENTROS: son reuniones de un día de los circulistas con la
finalidad de compartir experiencias, alentarse mutuamente y participar juntos de charlas de
formación, de la Santa Misa o Celebración Litúrgica.
i) RETIROS Y EJERCICIOS IGNACIANOS: para una mayor profundización de la vida espiritual
que es la base de todo apostolado.
j) C.I.M.A.S: comisión interna de misión apostólica, cuya misión consiste en organizar y
ejecutar las tareas internas y externas del Movimiento.
* Modificado según XVI Asamblea Nacional de Córdoba del año 2001.

k) ENCUENTROS EN LA ORACIÓN: Los Encuentros tienden a contribuir con la perseverancia


espiritual y acompañamiento de los Círculos de Amigos de un mismo Eslabón como su
interrelación con otros.

* Aprobado según XXX Asamblea Nacional de Villa María del año 2017.

CAPITULO IV:
RECURSOS MATERIALES

Art. 1.- Los recursos del Movimiento Círculos de Juventud, provendrán de las subvenciones y
donaciones que se hagan a favor del mismo.

CAPITULO V:
AUTORIDADES

Art. 1.- Son autoridades del Movimiento Círculos de Juventud las siguientes:
a) Asamblea Nacional
b) Junta Directiva Nacional
c) Junta Directiva Diocesana

CAPITULO VI:
ASAMBLEA NACIONAL

Art. 1.- El Movimiento Círculos de Juventud, tendrá un organismo máximo que es la Asamblea
Nacional, la cual se integrará con representantes de la Diócesis y se reunirá ordinariamente
cada año. En caso de necesidades urgentes la Junta Directiva Nacional podrá llamar a
Asamblea Extraordinaria.
* Modificado según XXII Asamblea Nacional de Formosa del año 2009.

Art. 2.- Una vez por año se realizará una jornada de dos días, a la que asistirán:
El Asesor Espiritual o Vice-Asesor, Presidente, Vice-Presidente u otros miembros de Junta
Directiva Nacional. Por cada diócesis asistirán el Asesor o Vice-Asesor y dos delegados.
La finalidad de esta jornada anual es intercambiar ideas y tomar en caso necesario,
resoluciones de carácter urgentes, “ad referéndum” de la Asamblea Nacional Ordinaria.
CAPITULO VII:
JUNTA DIRECTIVA NACIONAL

Art. 1.- La Junta Directiva Nacional del Movimiento Círculos de Juventud creada en
conformidad con la línea pastoral juvenil del Episcopado argentino, tiene la misión de dirigir,
coordinar, orientar, alentar y supervisar al Movimiento en la República Argentina y
representarlo en el plano Nacional e Internacional.
Art. 2.- La Junta Directiva Nacional es autónoma con respecto a toda asociación o movimiento
seglar.
Art. 3.- La Junta Directiva Nacional estará integrada por:
Asesor Espiritual
Vice-Asesor Espiritual
Presidente
Vice-Presidente
Secretario
Tesorero
Dos o más vocales, uno de los cuales se ocupará de todo lo referente a la Pastoral Nacional de
Juventud.
Los miembros elegidos por la Asamblea Nacional, serán propuestos a la CEA, a través de la
CELAF para su aprobación.
* Modificado según XXVII Asamblea Nacional de Formosa del año 2015.

Art. 4.- Una vez aprobados por el Episcopado los miembros propuestos por la Asamblea
Nacional, será sede de dicha Junta la Diócesis a la cual pertenecen los miembros.
Art. 5.- En caso de renuncia, cesantía, licencia o deceso del Presidente, asumirá sus funciones
el Vice- Presidente, dando a este último la facultad de elegir un nuevo vice-presidente, de
entre los miembros de la JDN, con la autorización previa del Sr. Obispo de la diócesis sede de
la JDN, hasta completar el mandato en curso. En caso de renuncia, cesantía o licencia del Vice-
Presidente, Secretario o Tesorero, será reemplazado por uno de los vocales. En caso de
acefalía del Movimiento Círculos de Juventud, por cualquiera que fuese el motivo, se faculta
como única atribución a la junta directiva Nacional que le precedió, a convocar a asamblea
nacional en un plazo no mayor a 30 días.
* Modificado según XXVII Asamblea Nacional de Formosa del año 2015.

Art. 6.- La Junta Directiva Nacional, se elegirá de la siguiente manera:


a) Será designada en Asamblea Nacional Ordinaria.
* Modificado según XXII Asamblea Nacional de Formosa del año 2009.

b) El Plenario Nacional inmediato anterior a la Asamblea Nacional electiva fijará, a modo de


sugerencia, las prioridades y lineamientos de trabajo para la futura J.D.N.
Las diócesis que postulen candidatos, deberán presentar el currículum de los aspirantes a
Presidente, Vicepresidente, Asesor Espiritual y las propuestas de trabajo a J.D.N, hasta 90 días
corridos desde el cierre del Plenario Nacional, quedando inhabilitas las candidaturas
presentadas fuera de este plazo.
En caso de no haber candidatos en el plazo anteriormente referido, J.D.N convocará
nuevamente a todas las diócesis a presentar sus candidaturas hasta el inicio de la Asamblea
Nacional.
* Modificado según XXIV Asamblea Nacional de San Juan del año 2011.
c) Las lista de candidatos propuesto por cada diócesis deberán estar previamente aprobadas
por sus respectivos Obispos.
d) La Junta Directiva Nacional del Movimiento, durará en sus funciones por el término de tres
(3) años, pudiendo ser reelegidos por un período más.

* Modificado según XXII Asamblea Nacional de Formosa del año 2009.

Art. 7.- El Movimiento Círculos de Juventud en el Orden Nacional, será representado por su
Presidente en todos sus actos.

CAPITULO VIII:
JUNTA DIRECTIVA DIOCESANA

Art. 1.- La Junta Directiva Diocesana, constituye la autoridad del Movimiento en comunicación
permanente con su Pastor.
Art. 2.- La Junta Directiva Diocesana, estará formada por un número no inferior a 8 y no
superior a 12 miembros, con los siguientes cargos a saber:
Asesor Espiritual
Vice-Asesor Espiritual
Presidente
Vice-Presidente
Secretario
Tesorero
Los Restantes miembros integraran la Junta con el Cargo de Vocales. Dos de los mismos, un
varón y una mujer, se ocuparan preferentemente de los círculos de amigos. Otro de los vocales
se ocupara de todo lo referente a la pastoral de la diócesis.
* Modificado según XXII Asamblea Nacional de Formosa del año 2009.

Art. 3.- El Asesor Espiritual y el Vice-Asesor Espiritual, serán designados por el Sr. Obispo de
la diócesis.
Art. 4.- La Asesoría Espiritual estará integrada, por un Asesor y un Vice-Asesor Espiritual
nombrados por el Sr. Obispo. Los demás miembros de la Asesoría Espiritual deberán contar
con su aprobación. Constituye la misma un pilar fundamental que revela la presencia misma
de Cristo Sacerdote, avalando la aprobación Eclesiástica y garantizando la autenticidad
espiritual a las actividades que el Movimiento realice.
Art. 5.- Los Religiosos/as pueden ser colaboradores del equipo sacerdotal y Asesor Espiritual,
pero no formar parte del mismo.
Art. 6.- El Presidente y el Vice-Presidente, serán elegidos por el Sr. Obispo de una lista
confeccionada por la Junta Directiva Diocesana y presentada por el Asesor o Vice- Asesor
Espiritual.
Art. 7.- Los restantes miembros de Junta Directiva Diocesana serán elegidos por el Asesor,
Vice-Asesor Espiritual, Presidente y Vice-Presidente, de una lista previamente elevada y
aceptada por el Sr. Obispo.
Art. 8.- La Junta Directiva Diocesana permanecerá en sus funciones por el término de dos
años, pudiendo se reelecta total o parcialmente conforme a lo establecido en el presente
reglamento.
Art. 9.- El Movimiento en el orden diocesano, será representado en todos los actos por el
Presidente de la Junta Directiva Diocesana.
Art. 10.- En caso de ausencia, enfermedad o cualquier otra causa que impida al Presidente el
ejercicio de sus funciones, será sustituido por el Vice-Presidente.
Art. 11.- La Junta Directiva Diocesana, formará temporariamente al finalizar cada ejercicio, a
los efectos de verificar el balance general, una comisión revisora de cuentas, que estará
integrada por tres (3) circulistas idóneos y que no pertenezcan a la misma.

CAPITULO IX:
REFORMAS AL ESTATUTO Y REGLAMENTOS PARTICULARES

Art.1.- Las reformas al estatuto y reglamentos, sólo podrán hacerse en la Asamblea Nacional
Ordinaria o Extraordinaria, en las condiciones establecidas al respecto en los reglamentos de
la Junta Directiva Nacional y Asamblea Nacional.
Art. 2.- No podrá ser modificado en ningún aspecto y bajo pena de nulidad, la Naturaleza y
objetivo del Movimiento Círculos de Juventud fijados en el presente Estatuto.
REGLAMENTO DEL ESTATUTO

TITULO I: ASAMBLEA NACIONAL

Art. 1.- La Asamblea Nacional del Movimiento Círculos de Juventud, se reunirá en forma
ordinaria cada año, o en forma extraordinaria cuando la Junta Directiva Nacional por la
urgencia de los temas a tratar, lo considere necesario.
* Modificado según XXII Asamblea Nacional de Formosa del año 2009.

Art. 2.- En la Asamblea Nacional Ordinaria o Extraordinaria, se elegirá un Asesor Espiritual,


un Presidente y un Secretario, siendo las funciones de los dos primeros actuar como
moderadores y la del secretario, la de tomar notas de lo que se trate debiendo confeccionar
las actas, las que al finalizar dicha asamblea deberán ser firmadas por el Presidente y
Secretario, entregándose las mismas a las diócesis asistentes, y en el término de treinta (30)
días remitirlas a las diócesis ausentes.
Art 3.- Es de carácter obligatorio por parte de la Junta Directiva Nacional la actualización y
comunicación en forma digital a las distintas diócesis, de las modificaciones realizadas al
estatuto por la asamblea nacional ordinaria y/o extraordinaria estableciendo un plazo
perentorio de 30 días para el cumplimiento de dicha tarea.
* Modificado según XVIII Asamblea Nacional de Tucumán del año 2013

TITULO II: JUNTA DIRECTIVA NACIONAL

Art. 1.- DEBERES Y ATRIBUCIONES

a) Dar normas y orientar al Movimiento con el fin de coordinar la marcha del mismo, en todo
el territorio de la nación, evitar desviaciones y asegurar su autenticidad e integridad de
acuerdo las reglamentaciones y estatutos correspondientes, con las normas y orientaciones
pastorales de los respectivos Obispos Diocesanos.
b) Colaborar en el apostolado de la jerarquía, actuando en cada una de las diócesis en lo que
se refiere a sus fines específicos, como organismo auxiliar y colaborador del ministerio
pastoral Diocesano y con plena dependencia jerárquica del mismo.
c) La actuación de la Junta Directiva Nacional, se desarrollará siempre dentro de los fines
específicos del Movimiento Círculos de Juventud y de acuerdo a sus Estatutos.
d) La Junta Directiva Nacional, convocará anualmente a una reunión de Asesores Espirituales
y Delegados del Movimiento Círculos de Juventud.
e) La Junta Directiva Nacional, deberá publicar trimestralmente un boletín dando a conocer
las actividades del Movimiento Círculos de Juventud de todas las Diócesis del país. Para ello,
cada una de ellas en donde funcione el Movimiento se comprometerá a enviar en forma
periódica, el boletín local o en su defecto una carta explicativa.
f) Participar de la Asamblea con voz y voto.
* Modificado según XXIV Asamblea Nacional de San Juan del año 2011.

Art. 2.- MISIÓN

a) Proponer en la Asamblea Nacional, o en la reunión de Asesores espirituales y Delegados, las


reformas que se considere introducir a los Estatutos y/o Reglamentos y las que a su tiempo le
hayan sugerido las distintas diócesis.
b) Interpretar los Estatutos y Reglamentos particulares en cualquier cuestión que se suscite
en las diferentes Diócesis.
c) Velar por el cumplimiento de la representación de las diferentes Juntas Diocesanas ante la
Pastoral Diocesana de Juventud. Representar al Movimiento Círculos de Juventud ante la
Pastoral Nacional de Juventud.
* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.

d) La Junta Directiva Nacional, tendrá la facultad de suspender a las diferentes diócesis del
Movimiento Círculos de Juventud, para que actúen como tales, cuando observe
irregularidades que así lo exijan, previo haber agotado todos los medios que la corrección
evangélica determine. Proponer a la Asamblea Ordinaria y en caso de urgencia a una
extraordinaria, la separación de aquel miembro a nivel local, que no se mantenga en
comunión con el Movimiento en el plano Nacional, por no observar el espíritu y las líneas de
sus Estatutos y Reglamentos en tanto no deponga su actitud.
e) Administrar los recursos que por cualquier índole o naturaleza percibiera, en su carácter
de Junta Directiva Nacional o como Movimiento Círculos de Juventud.
f) Rendir cuentas del movimiento financiero de sus recursos a la Asamblea Nacional
Ordinaria.
g) Establecer el calendario de las actividades principales del Movimiento a nivel nacional.
h) La Junta Directiva Nacional, en caso de que alguna de las Diócesis elevara a su
consideración puntos que estime necesarios tratar en Asamblea o en Reunión de delegados,
informará a las demás Diócesis dentro de los treinta (30) días de haberlo recibido. En caso de
urgencia y por la importancia del tema, podrá ser tratado en Asamblea Nacional
Extraordinaria convocada para ese fin.
i) El Asesor Espiritual de la Junta Directiva Nacional tendrá la facultad de rever la marcha y
desarrollo de un eslabón o enganche en las Diócesis que a criterio de la misma no cumpliesen
con la dinámica y espíritu establecidos para los mismos en los Estatutos y Reglamentos del
Movimiento Círculos de Juventud.
j) Cualquier otro miembro de la Junta Directiva Nacional, que por los motivos expuestos en el
inciso anterior, quisiera intervenir como observador en la marcha y desarrollo de un eslabón
o enganche de cualquier Diócesis deberá integrarse desde un principio al equipo de asistentes
correspondientes. Asimismo en caso de que se trate de un Eslabón o Enganche del sexo
opuesto a el/la presidente, deberá delegar dicha facultad a un Rector o Rectora perteneciente
a la diócesis que sea sede de la J.D.N.
* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.

k) La Junta Directiva Nacional coordinará la labor de expansión del Movimiento a nuevas


Diócesis, por lo tanto se deberá comunicar a la misma la posibilidad de realizarla, los
contactos y medidas tomadas. Tanto lo previsto en el inciso i), como en el inciso j), se deberán
observar estrictas reglas de respeto y consideración para con las autoridades de la Junta
Directiva Diocesana respectiva y del Rector/a del eslabón o enganche correspondiente.

Art. 3.- RECURSOS

Los gastos de la Junta Directiva Nacional se financiarán


a) Con un aporte de una cuota mínima mensual de dinero reajustable en cada Asamblea,
según la realidad económica en cada año.
* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.
b) Con un aporte extraordinario de la Diócesis que sea sede de la Junta Directiva Nacional, si
fuere necesario.
c) Con cualquier otro aporte que percibiera en carácter de donación, legado u otra naturaleza.
* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.

Art. 4.- CRITERIOS PARA ELECCION

a) Las Diócesis que se postulen deberán presentar su proyecto de trabajo para el periodo que
se postulan acorde lo establecido en el inciso b del art. 6° cap. 7 del estatuto.
* Modificado según XXIV Asamblea Nacional de San Juan del año 2011.

b) Se realiza con la presencia de los presidentes y asesores y de las Diócesis presentes o las
personas que lo representan.
c) Las Diócesis ausentes no se postulan no votan. No está permitido que otra Diócesis vote por
una Diócesis ausente.
d) Se revisan las listas presentadas por las Diócesis que se postulan, las cuales explican
brevemente porque lo hacen.
e) Cada Diócesis presente que no se postula expresara brevemente porque.
f) Tener en cuenta que cada diócesis tiene un voto y que Junta Nacional saliente también.
g) Explicar el mecanismo de elección que es:
- Cada Diócesis en condiciones de votar expresara el nombre de la Diócesis que elige.
- La Diócesis que resulte con mayor cantidad votos, será la responsable de dirigir el
movimiento en el orden nacional.
- En caso de empate se realizara una nueva votación.
- Si se repite el empate, el desempate la realizara el presidente y el asesor de la asamblea,
entre las dos diócesis que empataron la segunda elección.

h) Todas las diócesis presentes deben expresar su aceptación verbal de la decisión tomada.
i) En caso de que sea una sola diócesis la que se postule para dirigir el movimiento, se procede
a leer la correspondiente autorización y en automático queda proclamado.
* Modificado según XXII Asamblea Nacional de Formosa del año 2009.

TITULO III: AUTORIDADES DEL MOVIMIENTO A NIVEL DIOCESANO

CAPITULO I - JUNTA DIRECTIVA DIOCESANA

PUNTO I - REQUISITOS
Art. 1.- Para ser miembro de la Junta Directiva Nacional es imprescindible haber trabajado en
el Movimiento durante (1) un año como mínimo, este requisito será sólo dispensable por el Sr.
Obispo.
* Modificado según XII Asamblea Nacional de Tucumán del año 1995.

Art. 2.- La Junta Directiva Diocesana se reunirá una vez cada quince (15) días por lo menos y
en sesión extraordinaria todas las veces que lo crea necesario el Presidente, de acuerdo con el
Asesor Espiritual.
Art. 3.- El quórum para reunirse válidamente, lo constituye la mitad más uno de sus
miembros.
Art. 4.- Todos los integrantes de la Junta Directiva Diocesana tiene voz y voto y el Presidente
dirime en caso de empate. El Asesor Espiritual o Vice-Asesor Espiritual no tendrá voto, pero si
derecho a veto.
Art. 5.- La falta de cualquier miembro de Junta Directiva Diocesana a tres sesiones
consecutivas o a cinco alternadas en el lapso de un (1) año sin causa justificada será penada
con la cancelación del mandato.
Art. 6.- Es obligación de la Junta Directiva Diocesana, participar de un retiro o ejercicio
espiritual por año, como condición de su permanencia en el cargo.

PUNTO 2 - DEBERES Y ATRIBUCIONES DE LA JUNTA DIRECTIVA DIOCESANA

Art. 1.- Dirigir la marcha del Movimiento.


Art. 2.- Comprar y administrar los bienes y recursos del Movimiento.
* Modificado según XIV Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán del año 1997.

Art. 3.- Dictar reglamentos particulares, siempre que no altere la letra y el Espíritu de los
Estatutos y Reglamentos, los que deberán cumplir y hacer cumplir.
Art. 4.- Imponer las sanciones o penalidades que estos Estatutos o Reglamentos particulares
determinen.
Art. 5.- Proponer a la Junta Directiva Nacional las reformas que se consideren necesarias de
los Estatutos y/o Reglamentos.
Art. 6.- Designar empleados rentados, fijar sus sueldos y suspenderlos o exonerarlos cuando
así lo crea conveniente.
Art. 7.- Interpretar este Estatuto y los Reglamentos particulares en cualquier cuestión que se
suscite entre integrantes del Movimiento, haciendo sabedor al Ordinario del lugar de dicha
interpretación.
Art. 8.- Establecer relaciones o cooperar con cualquier Movimiento de Iglesia que considere
conveniente.
Art. 9.- Suspender o separar del Movimiento a circulistas que hayan cometido faltas graves y
llamar a la reflexión a aquellos cuya conducta no sea acorde con la que corresponde a un
auténtico apóstol.
Art.10.- Resolver todos los casos no previstos en los Estatutos y Reglamentos particulares.
Art.11.- Nombrar los responsables de cualquier comisión o subcomisión que considere
necesario.
Art.12.- Elevar al Sr. Obispo la memoria y balance anual del Movimiento para su conocimiento
y aprobación.
Art.13.- Establecer el calendario de las actividades del Movimiento.
Art.14.- Designar a los Rectores y Rectoras de Eslabón, Enganches y Jornadas de
Metodologías y aprobar los equipos propuestos.
El Rector de las JORNADAS DE METODOLOGÍA SERÁ DESIGNADO POR La Junta Directiva
Diocesana y el mismo designará el Equipo y lo presentará a la Junta Directiva Diocesana para
su aprobación.
* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.

PUNTO 3 - ASESORÍA ESPIRITUAL

Art. 1.- El Asesor y Vice-Asesor Espiritual designados por el Sr. Obispo, duran en sus
funciones el término que el mismo juzgue conveniente. Son los delegados del Ordinario.
Art. 2.- Son funciones del Asesor Espiritual:
a) Ejercer la Dirección Espiritual del Movimiento.
b) Atender las necesidades de conciencia de los adultos y jóvenes que integran el Movimiento,
personal o conjuntamente con los otros miembros pertenecientes a la Asesoría Espiritual.
c) Ejercer el derecho de veto en caso específico, manifestado en el Art. 4 del punto 2 del
capítulo I.
d) Supervisar los retiros, ejercicios espirituales, días de reflexión, de acuerdo a las normas que
dicte el Sr. Obispo, ya sean para adultos o jóvenes.
e) Confeccionar con la Junta Directiva Diocesana el calendario de los retiros, a los efectos de
una mejor coordinación.
f) Presentar al Sr. Obispo con el conocimiento previo de la Junta Directiva Diocesana, a los
sacerdotes que deseen trabajar en el Movimiento, los que posteriormente deberán asistir a un
eslabón antes de incorporarse al mismo.
g) Efectuar cada vez que lo crea conveniente, conjuntamente con el Vice-Asesor Espiritual y la
Junta Directiva Diocesana, un informe al Sr. Obispo, sobre las actividades apostólicas que se
desarrollan en aquellas parroquias o ambientes donde intervengan jóvenes pertenecientes al
Movimiento.
h) Designar en diálogo con la junta Directiva Diocesana, antes de cada eslabón, los sacerdotes
asistentes, como así también la distribución de los temas espirituales.
i) Verificar la lista de asistentes jóvenes que la Junta Directiva Diocesana apruebe para cada
eslabón a los efectos de comprobar si todos están en condiciones de concurrir.
j) Intervenir en cada reunión de evaluación de actos espirituales, como por ejemplo Ejercicios
Espirituales, días de reflexión, etc.
k) Informar a la Junta Directiva Diocesana sobre aquellos jóvenes que a su juicio, convine
alentar discretamente, por sobresalir en sus condiciones espirituales y humanas.
l) Convocar a reuniones específicas a los miembros integrantes de la Asesoría Espiritual a los
efectos de preparar temas, coordinar actividades, elaborar pautas, etc.
Art. 3.- Son atribuciones del Vice-Asesor Espiritual, colaborar con el asesor en la conducción
espiritual, y en caso de ausencia reemplazarlo.
Art. 4.- Los demás miembros integrantes de la Asesoría Espiritual desarrollan las funciones
de colaboradores del Asesor Espiritual Titular y Vice-Asesor en todas las actividades
específicas al Movimiento.
Art. 5.- En caso de haber discrepancia entre el Asesor Espiritual o Vice-Asesor y la Junta
Directiva Diocesana, deberá elevarse la causa al Sr. Obispo, quien resolverá en definitiva.
Art. 6.- Cuando se requieran jóvenes del Movimiento, para dar charlas o conferencias en
Ejercicios Espirituales, retiros, días de reflexión en colegios religiosos o laicos, los miembros
integrantes de la Asesoría espiritual, cuidarán de que no se usen los plomos, o sea las charlas
propias del eslabón, porque tiene su peculiar eficacia dentro de la dinámica del mismo.

PUNTO 4 - PRESIDENTE

Art. 1.- Son sus deberes y atribuciones:


a) Presidir la Junta Directiva Diocesana y demás organismos integrantes del Movimiento.
b) Convocar a la Junta Directiva Diocesana y demás miembros del Movimiento a reuniones
extraordinarias de común acuerdo con el Asesor Espiritual.
c) Hacer ejecutar las resoluciones emanadas de la Junta Directiva Diocesana.
d) Suscribir las actas, documentos o comunicaciones del Movimiento, con excepción de
aquellas que deban ser firmadas solamente por el Secretario o Tesorero.
e) Firmar conjuntamente con el Secretario en representación del Movimiento los contratos
públicos o privados que éste hiciera.
f) Resolver cualquier caso urgente que se presente, “Ad referéndum” de la Junta Directiva,
consultando con el Asesor Espiritual.
g) Autorizar los pagos que realice el Tesorero.
h) Refrendar trimestralmente, previa comparación, el libro de caja de tesorería.
i) Delegar en el Rector del Eslabón o Enganches la conducción del mismo y su cierre.
j) Dirigir al personal rentado del Movimiento, pudiendo tomar al respecto medidas
disciplinarias urgentes.
k) El Presidente tiene voz y voto en la Junta Directiva Diocesana y tendrá doble voto en caso
de empate.
Art. 2.- El Presidente será solidariamente responsable con el Tesorero, del Movimiento
financiero, y con el Secretario, de las actas suscriptas por ambos.

PUNTO 5 - VICE-PRESIDENTE

Art. 1.- El Vice-Presidente asumirá las atribuciones del Presidente en caso de enfermedad,
renuncia o cesantía.

PUNTO 6 - SECRETARIO

Art. 1.- Son sus deberes y atribuciones:


a) Refrendar con su firma la del Presidente, con excepción de cheques y libranzas
b) Suscribir con su sola firma las citaciones a sesiones extraordinarias de la Junta Directiva
Diocesana.
c) Redactar las actas que correspondan a cada reunión que realiza la Junta Directiva
Diocesana.
d) Comunicar por escrito al Tesorero los gastos autorizados por Junta Directiva Diocesana y la
previsión de fondos que debe hacerse.
e) Contestar la correspondencia y comunicaciones en general de Movimiento.
f) Llevar el registro de asistencia de la Junta Directiva Diocesana.
g) Corresponde al Secretario organizar y custodiar al archivo del movimiento.

PUNTO 7 - TESORERO

Art. 1.- Son sus deberes y atribuciones:


a) Recaudar los fondos para el Movimiento, encargándose de depositarlos en el Banco que sea
designado por la Junta Directiva Diocesana de cuyos fondos será responsable.
b) Cumplir las órdenes de pago firmadas por el Presidente de acuerdo con las resoluciones de
la Junta Directiva Diocesana.
c) Firmar los recibos con los fondos recaudados, como así también juntamente con el
Presidente suscribir cheques y obligaciones que emita el Movimiento.
d) Presentar trimestralmente a la Junta Directiva Diocesana un estado financiero y al fin de
cada ejercicio un inventario y balance, el que deberá ser visado por la Comisión Revisora de
Cuentas designada al efecto.
e) Comunicar los avisos de pago a todos los integrantes del Movimiento que hayan contraído
deudas con el mismo.
f) Llevar los libros y registros necesarios para una mejor administración y control de las
finanzas.
g) Recibir y documentar todas las donaciones de instituciones y/o particulares al Movimiento.
h) Informar a la Junta Directiva Diocesana sobre la rendición de cuentas de cada Eslabón.
PUNTO 8 - VOCALES

Art. 1.- La función primordial de los dos vocales de la Junta Directiva Diocesana consiste en
ser voceros de las inquietudes que surjan en los senos de los círculos de amigos y canalizarlas
a nivel de la mencionada Junta.
Art. 2.- En caso necesario, podrán incorporarse durante el periodo de licencia de la Junta
Directiva Diocesana hasta 4 (cuatro) vocales más, con funciones específicas asignadas por
ésta, debiendo durar en sus funciones hasta la finalización de dicho período. Esta
incorporación deberá ser comunicada a la Junta Directiva Nacional.

CAPÍTULO II - COMISIÓN REVISORA DE CUENTAS

Art. 1.- Deberes y atribuciones de la Comisión Revisora de Cuentas:


a) Confrontar las operaciones de tesorería, visar y efectuarlas observaciones que crea
conveniente a los informes trimestrales y balance general, a cuyos fines solicitará y obtendrá
los libros respectivos.
b) Presentar a la Junta Directiva Diocesana su dictamen del balance general prestándole
conformidad o efectuando las observaciones que crea necesaria.

TITULO IV: RECURSOS MATERIALES DEL MOVIMIENTO

Todos los fondos que se recauden se aplicarán al pago de los gastos de administración, como
así también a la atención de necesidades imprevistas y extraordinarias que la Junta Directiva
Diocesana considere conveniente como pagos de becas y otros.

TITULO V: SÍMBOLOS

Art. 1.- El distintivo del Movimiento Círculos de Juventud será un círculo con fondo celeste
atravesado por una cadena horizontal, una cruz y un reborde alrededor del círculo, todo en
color blanco.
Art. 2.- La cruz distintiva del Movimiento será la Imagen de CRISTO en bajo relieve de
acuerdo a medidas y formas descriptas en el Acta de la Asamblea Extraordinaria del
Movimiento celebrada del 12 al 14 de diciembre de 1980 en la ciudad de Río Cuarto, provincia
de Córdoba.

TITULO VI: CIRCULISTAS

Art. 1.- El ingreso al Movimiento Círculos de Juventud, de jóvenes y adultos requiere como
condición indispensable, el haber realizado el eslabón, momento al partir del cual se podrá
incorporar al mismo.
Art. 2.- Los adultos aspirantes a integrar al Movimiento Círculos de Juventud, deben acreditar
una vocación de apostolado juvenil y fundamentalmente una fe consciente y creciente,
estrechamente vinculada a una práctica de piedad, sinceridad, entereza y rectitud, con una
filial adhesión a la jerarquía.
Art. 3.- Los adultos en estas condiciones, deben ser presentados a la Junta Directiva
Diocesana, por un integrante del Movimiento, la que previa consideración del candidato,
aprobará o rechazará la solicitud presentada y en caso afirmativo ingresará el peticionante al
Movimiento cumplimentando los requisitos del Art. 1 de este mismo título.
Art. 4- El adulto o joven que integrando el Movimiento y a juicio de la junta Directiva
Diocesana no reúna las condiciones especificadas en el Art. 2, de este mismo título, podrá ser
suspendido temporariamente o definitivamente en sus funciones por la misma, guardando
para ello la caridad y justicia cristiana que el caso requiera.
Art. 5 - Para considerar si una persona es adulta o joven se tendrá en cuenta la edad y estado
civil. Los adultos son solteros mayores de 30 años y los casados a partir del momento de
contraer matrimonio.
REGLAMENTO DEL ESLABON

CAPITULO I

DEFINICION: El Eslabón es un medio que dispone la Iglesia en estos momentos para facilitar
un encuentro personal del joven con Cristo, del que se desprenderá una actitud de conversión
y la aceptación de un compromiso con el Divino Maestro. Los integrantes del equipo de
asistentes, en su totalidad, deben tener clara conciencia de que su labor debe ser NADA MÁS
que de instrumento de la Gracia Santificante. Por lo tanto deben estar imbuidos del mayor
espíritu de HUMILDAD, ENTREGA, SACRIFICIO Y DISCIPLINA, y todos y cada uno de los pasos
que dé en el cumplimiento de cada una de las tareas u obligaciones, debe hacerlo en constante
ACTITUD DE SERVICIO Y ORACIÓN. El asistente adulto o joven, laico o sacerdote, que haya
tenido la más vaga idea de que lo que se logra en el Eslabón de positivo, será por acción
personal suya, debe reflexionar profundamente y analizarse de inmediato y verá de seguro
que lo que sí puede ser suyo, es la obstaculización de la Gracia.

DISCIPLINA: Significa:
1. Acatamiento total y gustoso de todas las órdenes recibidas y cumplimiento perfecto y
oportuno de todas las tareas asignadas.
2. ESPIRITU DE COMPRENSIÓN Y TOLERANCIA por los defectos y debilidades de los demás
asistentes y si cualquiera pudiera sentirse herido o afectado por alguna actitud de otro, en
franca actitud de corrección fraterna, se lo llamará a la reflexión a solas. Si aún quedase
conflicto, pasará el problema al Rector pero siempre con mayor tacto y disimulo, de tal
manera que los demás integrantes del equipo no puedan captar tal situación. Se debe ser
consciente de que todos tenemos fallas humanas y que las superaremos en la medida en que
nos ayudemos todos, unos a otros.
El equipo debe partir al Eslabón con total espíritu de entrega, es decir, que todos sus
integrantes van dispuestos a DAR; y ¿cuánto deben dar?, pues TODO, Cristo no nos pide lo que
nos sobra, sino todo lo que somos y tenemos. En esta entrega NO DEBEN HACERSE
COMPARACIONES Y MEDIDAS ENTRE UNOS Y OTROS. Quien tiene talentos para diez no debe
dar ocho y quien tenga talentos para dar cincuenta, no debe dar cuarenta y nueve, ninguno de
los asistentes debe ir a recibir. Eso sería pretender negociar la Gracia del Señor y será un
elemento negativo en el Eslabón, porque si va dispuesto a recibir solamente, significa que
nada piensa dar. Todos deben ir dispuestos a dar todo de sí, por poco que les parezca. El Señor
sabrá recompensar con el ciento por uno, en la medida en que seamos sanos en nuestras
intenciones. Quien no tenga claros estos conceptos sea sincero consigo mismo y pida ser
reemplazado. Evitará así engañarse y causar daño a los demás. Para poder facilitar la
concreción de tales anhelos y favorecer la acción de cada uno de los integrantes del equipo se
resuelve:

CAPITULO II:
SELECION DE CANDIDATOS

1.- Esta Tarea la realizará el Director Espiritual, el Rector/a y el Vicerrector/a que participen
del Eslabón y otros miembros designados por la Junta Directiva, dentro del conjunto de
Rectores/as.
* Modificado según XIV Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán 1997.
2.- Esta tarea debe ser SECRETA, no pudiendo comentarse y/o dar explicación por la inclusión
o exclusión de los candidatos.
3.- Para la selección se tendrá en cuenta que el Eslabón debe aceptar jóvenes que tengan
condiciones de dirigentes o que ya lo hayan sido en cualquier orden de la vida, para que el
circulista sea verdaderamente levadura en la masa.
4.- Los candidatos deben ser preferentemente solteros, y no deben tener inconvenientes
morales que no puedan solucionarse hasta el comienzo del Eslabón.
* Modificado según XIV Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán del año 1997.

5.- La edad de los candidatos deberá ser preferentemente entre los 18 y 30 años.
* Modificado según XIV Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán del año 1997.

6.- Seleccionar dentro de lo posible, candidatos de familias bien constituidas, mejor si son de
ejemplar vida cristiana, y en caso de candidatos que profesen otra religión o secta o actúen en
movimientos políticos condenados por la Iglesia, serán considerados exclusivamente por el
Asesor y Rector de dicho Eslabón.
* Modificado según XIV Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán del año 1997.

7.- Considerar en la selección, el padrino circulista que presentó al candidato, su


perseverancia, sus posibilidades de seguir, apoyar y acompañar a sus presentados.
8.- Tratar de que el Eslabón tenga circulistas de todos los ambientes y clases sociales,
teniendo en cuenta el Art. 3.
9.- Buscar como candidatos, aquellos que viven en ambientes o zonas donde haya sacerdotes
o responsables que los ayuden en su perseverancia.
10.- Antes o después de la selección de los candidatos, se realizará una reunión del Director
Espiritual y del Rector/a del Eslabón con los padrinos de los futuros circulistas y previa
entrega de las fichas a cada uno de ellos, se les invitará a que las completen con aquellos datos
que por cualquier circunstancia no haya sido colocados en el llenado de fichas. Se aprovechará
también para recordarles a los padrinos sus obligaciones para con sus presentados, a partir
del momento en que éstos sean admitidos en el Eslabón.
* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.

CAPITULO III
DE LA PREPARACIÓN DEL ESLABÓN

El equipo del Eslabón estará integrado por:


a. Director y Vice-Director Espiritual y Sacerdote Asesores.
b. Rector/a.
c. Vice-Rector/a
d. Asistentes adultos
e. Asistentes jóvenes
1. El Rector/a del Eslabón será designado por la Junta Directiva Diocesana.
2. El Vice-Rector/a será propuesto directamente por el Rector/a.
3. El grupo de adultos y jóvenes será propuesto directamente por el Rector/a quién tendrá en
cuenta la participación en las actividades apostólicas dentro y fuera del Movimiento. La
opinión del Sacerdote Asesor es de fundamental importancia en esta elección.
* Modificado según XIV Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán del año 1997.
4. Los Directores Espirituales de Eslabón, serán designados directamente por el Sacerdote
Asesor Espiritual del Eslabón, entre los Sacerdotes asistentes. Si ellos lo creen necesario,
pedirán asesoramiento del Asesor Espiritual del Movimiento o al Rector/a del Eslabón, pero
avisando siempre al Rector/a de cualquier variación.
5. Los plomos para laicos serán distribuidos y asignados por el Rector/a y Vice de común
acuerdo. Los plomos serán aceptados por los asistentes sin conjetura alguna, pero para un
mejor aprovechamiento de los talentos, puede consultarse previamente con cada uno.
6. Las tareas a cumplirse antes, durante y después del Eslabón, también serán asignadas por
el Rector/a y Vice y caben las consideraciones del artículo anterior.
7. A las reuniones de equipo previas al Eslabón, deben concurrir todos los asistentes (adultos,
jóvenes, laicos, sacerdotes) para compenetrarse del espíritu del Eslabón, ir conociendo o
repasando la metodología y participación de la cuña del mismo. Por lo menos una de las
reuniones previas, se dictará con una revisión de vida, dirigida por el director espiritual o por
el Rector/a.
8. El que faltare a una sola reunión, sin causa verdaderamente justificada será separado del
equipo.
9. Como mínimo, son necesarias cuatro reuniones del equipo antes del Eslabón, cuya
asistencia es obligatoria.
10. Se recomienda tener en cuenta para la selección de asistentes a aquellos circulistas que
hayan realizado Enganches y/o Retiros y/o Ejercicios Espirituales en el lapso no mayor de un
año.
* Modificado según XIV Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán del año 1997.

10 bis.- Todo asistente que sea invitado a un Eslabón de una Diócesis diferente a la de su
jurisdicción, la J.D.D. de la Diócesis en que será asistente, deberá informar y pedir referencia a
la J.D.D. a la que pertenece, y comunicar a J.D.N.
* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.

11. La nómina completa del equipo, deberá elevarla el Rector/a ante la Junta Directiva
Diocesana para su aprobación por lo menos cuarenta días antes del comienzo del Eslabón y
ser aprobada, como mínimo treinta y cinco días antes del mismo.
12. El Eslabón comienza en la primera reunión de equipo.
13. Se designará un circulista ajeno al equipo para que confeccione el primer día a la noche, la
circular en base a las hojas de datos personales.
14. El número de circulistas será un máximo de 40 (cuarenta). j) Intervenir en cada reunión
de evaluación de actos espirituales, como por ejemplo Ejercicios Espirituales, días de
reflexión, etc.
k) Informar a la Junta Directiva Diocesana sobre aquellos jóvenes que a su juicio, convine
alentar discretamente, por sobresalir en sus condiciones espirituales y humanas.
l) Convocar a reuniones específicas a los miembros integrantes de la Asesoría Espiritual a los
efectos de preparar temas, coordinar actividades, elaborar pautas, etc.
Art. 3.- Son atribuciones del Vice-Asesor Espiritual, colaborar con el asesor en la conducción
espiritual, y en caso de ausencia reemplazarlo.
Art. 4.- Los demás miembros integrantes de la Asesoría Espiritual desarrollan las funciones
de colaboradores del Asesor Espiritual Titular y Vice-Asesor en todas las actividades
específicas al Movimiento.
Art. 5.- En caso de haber discrepancia entre el Asesor Espiritual o Vice-Asesor y la Junta
Directiva Diocesana, deberá elevarse la causa al Sr. Obispo, quien resolverá en definitiva.
Art. 6.- Cuando se requieran jóvenes del Movimiento, para dar charlas o conferencias en
Ejercicios Espirituales, retiros, días de reflexión en colegios religiosos o laicos, los miembros
integrantes de la Asesoría espiritual, cuidarán de que no se usen los plomos, o sea las charlas
propias del eslabón, porque tiene su peculiar eficacia dentro de la dinámica del mismo.
15. La presentación de fichas se cerrará con la anticipación necesaria que permita la j)
Intervenir en cada reunión de evaluación de actos espirituales, como por ejemplo Ejercicios
Espirituales, días de reflexión, etc.
k) Informar a la Junta Directiva Diocesana sobre aquellos jóvenes que a su juicio, convine
alentar discretamente, por sobresalir en sus condiciones espirituales y humanas.
l) Convocar a reuniones específicas a los miembros integrantes de la Asesoría Espiritual a los
efectos de preparar temas, coordinar actividades, elaborar pautas, etc.
Art. 3.- Son atribuciones del Vice-Asesor Espiritual, colaborar con el asesor en la conducción
espiritual, y en caso de ausencia reemplazarlo.
Art. 4.- Los demás miembros integrantes de la Asesoría Espiritual desarrollan las funciones
de colaboradores del Asesor Espiritual Titular y Vice-Asesor en todas las actividades
específicas al Movimiento.
Art. 5.- En caso de haber discrepancia entre el Asesor Espiritual o Vice-Asesor y la Junta
Directiva Diocesana, deberá elevarse la causa al Sr. Obispo, quien resolverá en definitiva.
Art. 6.- Cuando se requieran jóvenes del Movimiento, para dar charlas o conferencias en
Ejercicios Espirituales, retiros, días de reflexión en colegios religiosos o laicos, los miembros
integrantes de la Asesoría espiritual, cuidarán de que no se usen los plomos, o sea las charlas
propias del eslabón, porque tiene su peculiar eficacia dentro de la dinámica del mismo.
confirmación de los futuros circulistas y la realización de una reunión con los padrinos de los
mismos.
16. Como norma general, las reuniones previas del equipo a que hace mención el número 7
pueden tener el siguiente contenido.

PRIMERA REUNION
a. Oración del Espíritu Santo.
b. Brevísima revisión de la hoja de compromiso.
c. Lectura y comentario de las “Veinticinco recomendaciones”.
d. Fijar la cuña del equipo para todo el tiempo de preparación.
e. Si es posible, misa; de lo contrario un pensamiento Espiritual.
Duración de la reunión: Noventa (90) minutos.

SEGUNDA REUNIÓN
a. Oración del Espíritu Santo.
b. Brevísima revisión de la Hoja de Compromiso y del cumplimiento de la cuña del equipo.
c. Distribución de tareas.
d. Lectura y comentario de un pasaje del Evangelio a cargo del Rector/a, y de un pensamiento
Espiritual a cargo del Asesor Espiritual.
e. Si es posible Misa.
Duración de la reunión: noventa (90) minutos.

TERCERA REUNION
a. Oración del Espíritu Santo.
b. Brevísima revisión de la Hoja de compromiso y del cumplimiento de la cuña del equipo.
c. Hacer exponer sucintamente a los plomistas, sobre los siguientes aspectos de los plomos:
Esquema general, ideas fuertes y vivencias.
d. Lectura y comentario de un pasaje del Evangelio a cargo del Rector/a, y de un pensamiento
espiritual a cargo del Asesor Espiritual.
e. Si es posible Misa.
Duración de la reunión: Ciento veinte (120) minutos.

CUARTA REUNION
a. Oración del Espíritu Santo.
b. Brevísima revisión de la Hoja de compromiso y del cumplimiento de la cuña del equipo.
c. El Rector/a expondrá puntos que no hayan quedado suficientemente claros, sobre las
“Veinticinco recomendaciones” o plomos (vivencias en modo particular).
d. Misa es indispensable, luego si las circunstancias lo permiten, reunirse en una amable
reunión final. Si se pudieran realizar más reuniones, se aprovechará la mayor parte de ellas
para retiros espirituales, a cargo de los Asesores Espirituales.
Duración de la reunión: Ciento veinte (120) minutos.
* Modificado según XII Asamblea Nacional de Tucumán del año 1995.

CAPITULO IV
DEL RECTOR/A

1. Deberá ser un adulto/a casado/a con dos (2) años de trabajo activo en el Movimiento,
haber concurrido como Vicerrector/a a por lo menos (2) dos Eslabones y haber participado
como mínimo de una (1) Jornada de Metodología.

En casos excepcionales y debidamente fundamentados, podrá convocarse algún/a circulista


soltero/a con las mismas condiciones de rodaje mencionadas en el artículo anterior,
comunicando esta designación a la Junta Directiva Nacional”
Se pone especial énfasis en que se trata de casos excepcionales.
* Modificado según IX Asamblea Nacional de San Francisco del año 1988.
* Modificado según XVII Asamblea Nacional de San Luis del año 2003.
* Modificado según XVIII Asamblea Nacional de Tucumán del año 2013.

2. Además de las consideraciones hechas en el Capítulo II del Estatuto, se determina que el


Rector/a es la autoridad máxima del Eslabón, pudiendo:
a. Cambiar la tarea de los asistentes.
b. Interrumpir a los plomistas, si se estuvieran desviando de la temática y metodología
establecidas, o extendiéndose en el tiempo determinado.
c. Expulsar del equipo a los asistentes (jóvenes o adultos) y a los nuevos circulistas, que por su
mala conducta hagan peligrar la normal marcha del Eslabón.
3. Por todo lo expuesto, el Rector/a es el único responsable ante la Junta Directiva Diocesana
del éxito o fracaso del Eslabón.
4. El Rector/a es el único responsable también, del acto de cierre, debiendo autorizar
personalmente la participación de oradores que pertenezcan o no al equipo.
5. Corre bajo su responsabilidad la disciplina de todos los asistentes al acto de cierre,
debiendo tomar las medidas que sean necesarias cuando se deban encauzar los cánticos o el
silencio.
6. Seleccionar el equipo y distribuir tareas; deberá nombrar suplentes por si algún titular
desiste de participar del Eslabón.
7. Deberá confeccionar para el Eslabón, el horario y la lista de tareas y entregar una copia a
cada asistente.
8. Al seleccionar el equipo, el asistente que se encargue del enlace externo no figurará en la
circular y no deberá mostrarse ante los nuevos circulistas.
9. Al finalizar el Eslabón, se presentará un informe a la Junta Directiva Diocesana dentro de los
quince días de realizado el mismo, sobre la capacidad de dar plomos, disciplina, actitud de
entrega y cuanto crea conveniente, sobre cada asistente.

CAPITULO V
DEL VICE-RECTOR/A

1. Deberá tener como mínimo, una participación a cuatro Eslabones como asistente, siempre
que en el Movimiento tenga dos (2) años de antigüedad y participación a una (1) Jornada de
Metodología, además de lo estipulado en el Capítulo II del Estatuto, el Vice-Rector/a, tiene
como atribuciones y deberes:
* Modificado según XXI Asamblea Nacional Extraordinaria de Chilecito del año 2008.

a.- Secundar la tarea del Rector/a, en todo lo que sea necesario y en lo que aquel/lla lo solicite.
b.- Hacerse cargo de la conducción del Eslabón, ya sea en sus fases previas o durante su
desarrollo, si por cualquier evento inesperado debiera estar ausente el Rector/a.
c.- Fiscalizar el cumplimiento de todas las tareas asignadas por el Rector/a durante el
desarrollo del Eslabón y controlar el desenvolvimiento de las patrullas en las dinámicas de
grupo.
d.- Encargarse de la cobranza a los integrantes del equipo.
2.- Es el encargado de ir recuperando los plomos que pertenezcan al Movimiento después que
se hayan desarrollado.

CAPITULO VI
DEL DIRECTOR ESPIRITUAL DEL ESLABON.

1.- Además de lo establecido en el Título III - Punto 3 del Reglamento, es el responsable ante la
Junta Directiva Diocesana conjuntamente con el Rector/a, de la conducción Espiritual del
Eslabón.
2.- Si en algún momento el Rector/a del Eslabón asumiera actitudes que puedan poner en
peligro la espiritualidad clásica del Eslabón (ajuste total al Magisterio de la Iglesia) intentará
corregirle a solas y dentro de lo que enseña la corrección fraterna. Si esto fracasa, deberá
comunicar de inmediato a la Junta Directiva Diocesana, quién asumirá la responsabilidad del
momento.
3.- El Director Espiritual no cambiará los actos de Piedad y Litúrgicos establecidos por el
Reglamento sin previo acuerdo con el rector/a.
4.- Se deja expresa constancia de que la Espiritualidad del Eslabón, es la que orienta el
Magisterio de la Iglesia, con el acatamiento total a la jerarquía en línea directa desde el Papa al
Obispo Diocesano.

CAPITULO VII
DEL CIERRE

La preparación del Cierre corre por cuenta y cargo de la C.I.M.A. correspondiente, bajo la
supervisión del Presidente del Movimiento, quién servirá de enlace entre el Rector/a y el
responsable de la C.I.M.A., por si aquél aconsejara alguna modalidad especial para el mismo,
pero siempre dentro del esquema básico aprobado por la Junta Directiva Diocesana.
CAPITULO VIII
DURANTE EL ESLABON

1.- Los plomistas serán seleccionados entre los asistentes que hayan estado por lo menos en
un Eslabón, sin llevar plomo. Los plomos deben saberse antes de ir al Eslabón, en el mismo no
se permitirá estudiarlos o repasarlos.
2.- El equipo va al Eslabón no a dar, sino a darse y a vivirlo, por ello deben ingresar en estado
de Gracia al mismo.
3.- El equipo debe permanecer en la “Jaula”, durante los plomos y tomar apuntes, sólo podrán
faltar los que estén autorizados por el Rector/a para ello.
4.- Durante la dinámica individual, el equipo rezará en la Capilla, un misterio del Santo
Rosario, que dirigirá un Sacerdote o quién determine el Rector/a.
5.- Está prohibido retirarse del Eslabón, sea asistente o circulista que está realizando el
mismo, sin la expresa autorización del Rector/a.
6.- La disciplina es básica, las directivas del Rector/a, se cumplirán sin comentarios.
7.- El horario y su contenido, se desarrollarán con toda exactitud y sin variaciones y/o
cambios de ninguna naturaleza.
8.- Cuando corresponda silencio durante el transcurso del Eslabón, los integrantes del equipo,
especialmente, deberán guardarlo al máximo y ocupar el tiempo señalado para meditación.
9.- Los asistentes deberán llegar al Eslabón provistos de todos los elementos personales y de
uso general. No deben respaldar su olvido en el enlace, esto es una falta de responsabilidad.
10.- Ningún asistente podrá ponerse en contacto con el enlace externo, para encargos o
pedidos, éste solo recibirá órdenes del Rector/a, o de quién éste autorice.
11.- Ningún circulista ajeno al Eslabón, podrá intervenir en el mismo de ninguna forma, sin la
expresa autorización del Rector/a. Es imprescindible inculcar a quienes están en el Eslabón,
que éste es un verdadero retiro.
12.- Ningún asistente está autorizado a realizar bromas de ningún tipo; los momentos de
diversión y alegría los encamina la Gracia que anida en nuestras almas, pero el rector/a,
delimitará el tiempo y lugar para no entorpecer el desarrollo del Eslabón, debemos entender
que las cosas de Dios son serias y que la juventud, debe comprender apoyando, buscando la
mayor unidad y caridad en todo.
13.- Los miembros del equipo que posean elementos gráficos, vinculados con el Eslabón
(tareas, etc.), no deberán mostrarlas dentro del mismo.

CAPITULO IX
DESARROLLO DEL ESLABON

DIA DE INGRESO
14 Hs.- Concentración de equipo. Retiro Espiritual.
17 Hs.- MISA, y luego el Rector/a, se pondrá en contacto con los responsables del traslado de
los nuevos circulistas, para cerciorarse de que todo está en orden.
* Modificado según XXIII Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán del año 2010.

18 Hs.- Concentración y partida de los nuevos circulistas hacia el lugar donde se realizará el
Eslabón.
19 Hs.- Llegada, se efectuará la cobranza, si no se ha realizado antes de la partida. Se llamarán
por orden de ubicación, entregándoseles las “Hojas de datos personales” e indicándoles el
dormitorio donde se alojarán, pudiendo ser por patrullas. Estas tareas las realizarán los
responsables designados y el Vicerrector/a. Antes del plomo “Iniciación” se retirarán las
“Hojas de datos personales” debidamente llenadas.
20 Hs.- PLOMO INICIACION. Lo da el Rector/a. Debe durar un máximo de una hora. Deben
asistir los miembros del equipo, pues durante el desarrollo del mismo se hace la presentación.
Al hacerse ésta, debe darse apellido y nombre, profesión o actividad que realiza y dónde, edad,
estado civil, número de hijos, número de Eslabón a que pertenece y dónde lo realizó.
Desde este primer plomo deben evitarse las charlas entre los asistentes, dando testimonio
ante los nuevos circulistas, y facilitando la tarea del plomista.
Al terminar el plomo deben repartirse: Libro de oraciones, canciones del Movimiento y los
Evangelios; ya en absoluto silencio tal como se recomendó al finalizar el plomo.
* Modificado según XXIII Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán del año 2010.

21 Hs.- CENA. La servirán los asistentes. El responsable del grabador pondrá la cinta
correspondiente (silencio musical).
22 Hs.- PARABOLA DEL SEMBRADOR. Meditación en la Capilla, por un Sacerdote (duración
hasta treinta minutos).- Al terminar se dejan dos o tres minutos para meditar y luego de pie se
cantan o recitan los salmos, para terminar con las oraciones de la noche.
23 Hs.- DESCANSO.
23.15 Hs.- REUNION DEL EQUIPO. Oración del Espíritu Santo. Se repasan las tareas de cada
uno, se realiza el análisis del desarrollo del Eslabón hasta ese momento, se evacuan consultas,
el Rector/a, debe opinar sobre el equipo, subrayando las fallas, cómo están integradas las
mismas. En éste día el asistente deberá VER Y OIR y el lema será “A LA BUSQUEDA DE LA
VIDA”. La reunión finalizará con una visita al Santísimo por el equipo.

PRIMER DÍA
6,45 Hs.- Levantarse el equipo.
7,00 Hs.- Despertar a los circulistas.
7,30 Hs.- Oración de la mañana. Salmos.
7.45 Hs.- PARÁBOLA DEL HIJO PRÓDIGO. Dura hasta treinta minutos. Al terminar el
Sacerdote esta meditación, se dejará a los circulistas dos o tres minutos en silencio para
meditar, luego el Rector/a dará por terminado el silencio.
8,15 Hs.- FINALIZA EL SILENCIO. Aquí deben ser los asistentes los primeros en hablar, para
sacar a los circulistas del mutismo.
8,30 Hs.- DESAYUNO. Lo sirven los asistentes.
9,00 Hs.- DIVISION POR PATRULLAS. Se hace en la Jaula, siendo tarea del Rector/a. Se
explica a los nuevos circulistas la dinámica en círculo y la dinámica individual. Se dan los
tiempos, diez minutos para la individual y veinte minutos para la patrulla.
9,15 Hs.- Se puede hacer la foto, antes o después del plomo “El Sentido de la Vida”. Para ello
los responsables de ésta tarea deberán haber arreglado con el Vice-Rector/a, el lugar y el
horario.
9,30 Hs.- PLOMO “EL SENTIDO DE LA VIDA” (Laico). Se hace llamar al plomista a coro. Dura
hasta treinta minutos.
10,00 Hs.- DINAMICA INDIVIDUAL Y POR PATRULLAS. El Rector/a ya debe informar al
responsable de cocina la hora del almuerzo.
10,30 Hs.- PLOMO “EL VERDADERO SENTIDO DE LA VIDA” (Sacerdote). Dura hasta
noventa minutos.
12,00 Hs. DINAMICA INDIVIDUAL Y POR PATRULLAS.
12,30 Hs CANTICOS. Se les enseña a los circulistas en primer lugar los cánticos de la Misa y
luego la Marcha del Circulista.
13,00 Hs.- ALMUERZO. Será servido por la primera patrulla de la Circular, esta orden la
imparte el Vice-Rector/a.
14,00 Hs.- DESCANSO. Tratando en lo posible de guardar silencio, no permitiéndose deportes
o juegos.
15,30 Hs.- PLOMO “CRISTO Y EL JOVEN”. (Laico). Dura hasta noventa minutos.
17,00 Hs.- DINAMICA INDIVIDUAL Y POR PATRULLAS.
17,30 Hs.- MERIENDA. Sirve la Patrulla designada.
18,00 Hs.- PLOMO “DIALOGO CON DIOS”. (Laico). Dura como máximo setenta y cinco
minutos. Se suprimen las dinámicas, pues el plomista al terminar su plomo invitará a todos a
realizar una breve visita al Santísimo y se dará comienzo al VIA CRUCIS. El Rector/a informará
al encargado de la cocina la hora de cenar.
19,30 Hs.- VIA CRUCIS. El Vice-Rector/a, debe encargarse de vigilar con los responsables,
que las velas y la Cruz sean distribuidas entre los distintos circulistas. Los asistentes darán
testimonio de piedad, más que nunca durante el VIA CRUCIS, siguiéndole con atención y
meditando las distintas estaciones, cuyas paradas marcará el Rector/a, así como el recorrido
del mismo. Debe estar determinado el lector así como los que deberán leer las cuñas entre
estación y estación (no menos de dos por estación).
20,30 Hs.- MISA EXPLICADA. (Sacerdote). Homilía corta con cánticos, abrazos en la hora de
la paz. El Rector/a determina los detalles, cánticos, y responsables del momento.
21,30 Hs.- CENA. Sirve la segunda patrulla designada.
22,15 Hs.- FIESTA EN EL AIRE. El Rector/a comenzará este acto preguntando la impresión
del primer día a los nuevos circulistas. Es preferible que lo hagan voluntariamente. Se ensayan
canciones.
23,45 Hs.- Se pasará a la Capilla para cantar o recitar los Salmos y luego rezar las oraciones
de la noche, retirándose los circulistas a descansar en silencio; los responsables de disciplina y
los Jefes de Patrulla permanecerán en las proximidades de los dormitorios para asegurarse
que todos los circulistas se acuesten.
24,00 Hs.- REUNION DE EQUIPO. Oración del Espíritu Santo. El Rector/a opinará sobre cada
asistente, subsanando sobre la marcha, las fallas acaecidas Cada jefe de patrulla dará a
continuación su opinión de acuerdo al estudio que haya realizado sobre cada circulista de la
misma. Este trabajo se cumplirá teniendo por delante la circular y la fotografía. Se analizará el
horario y las tareas para el día siguiente. El Rector/a establecerá las normas para el segundo
día, de acuerdo a la marcha del Eslabón. Aconsejará a los jefes de patrullas ir interviniendo,
pero que sean también una voz en el ámbito de la patrulla, teniendo en cuenta que en el
segundo día el asistente tiene que VER, OIR, Y HABLAR con mesura y caridad, siendo la
temática del día “A LA BUSQUEDA DEL AMOR”. El Rector/a dará las órdenes al campanillero
sobre la hora de llamada al equipo. Al responsable de la cocina se le informará sobre el
horario del desayuno. La reunión finalizará con una visita al Santísimo por el equipo.

SEGUNDO DÍA
6,45 Hs.- Levantarse el equipo.
7,00 Hs.- Despertar a los circulistas.
7,30 Hs.- Oración de la mañana. Salmos.
7,45 Hs.- PASAJE DE LA SAMARITANA. (Sacerdote). Dura hasta treinta minutos.
8,15 Hs.- DESAYUNO. Lo servirá la patrulla designada.
8,45 Hs.- PLOMO “LA IGLESIA Y EL JOVEN DE HOY”. (Laico). Dura hasta setenta minutos.
10,00 Hs.- DINÁMICA INDIVIDUAL Y POR PATRULLAS.
10,30 Hs.- PLOMO “COMPROMISO BAUTISMAL”. (Sacerdote). Dura como máximo ciento
veinte minutos.
12,30 Hs.- VISITA AL SANTÍSIMO. Ofrendas y diálogo. Comienza el plomista, luego algún
asistente y se deja a los nuevos circulistas que libremente lo hagan sin efectuar sobre ellos la
más mínima presión.
13,00 Hs.- ALMUERZO. Sirve la patrulla designada, se invita a los circulistas a preparar
canciones.
14,00 Hs.- DESCANSO. Ídem día anterior.
15,15 Hs. LEVANTARSE.
15,30 Hs.- PLOMO “AMOR” 1ra PARTE. (Laico). Deben estar presentes todos los asistentes
en la Jaula, pues el plomista puede necesitar el testimonio de alguno.
16,45 Hs.- MERIENDA. Sirve la patrulla designada.
17,15 Hs.- PLOMO “AMOR” 2da PARTE. (Iluminación sexual).
PLOMO “AMOR” 3ra PARTE. (Pasión, Muerte y Resurrección de Ntro. Señor Jesucristo)
* Modificado según XXIII Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán del año 2010.

Se recomienda realizar un breve paréntesis entre ambas partes.


19,15 Hs.- MEDITACION. Confesiones. Conviene que los Sacerdotes hayan avisado al
plomista dónde van a confesar.
21,00 Hs.- MISA.
22,00 Hs.- CENA. Sirve la patrulla designada. Los asistentes deben seguir alegremente la
Gracia que reflejan los nuevos circulistas y que ellos mismos viven, pero sin ser causantes de
indisciplina o bromas de mal gusto.
22,45 Hs.- FIESTA EN EL AIRE. El Rector/a comienza a hablar del desarrollo del Eslabón
hasta ese momento, luego pedirá testimonios. El responsable de la Fiesta en el aire se hará
cargo de la misma cuidando que no se hagan juegos o chistes de tono subido debiendo hacer
participar a los nuevos circulistas que sepan tocar la guitarra y cantar. Si el Rector/a lo
considera conveniente se entregarán las cartas.
23,45 Hs.- Oraciones de la noche y Salmos.
23,50 Hs.- DESCANSO. Ídem día anterior.
24,00 Hs. REUNION DEL EQUIPO. Ídem noche anterior, terminando la misma con una visita
al Santísimo.

TERCER DÍA
7,15 Hs.- Levantarse el equipo.
7,30 Hs.- Levantarse los circulistas.
8,00 Hs.- Oraciones de la mañana y Salmos.
8,15 Hs.- PARÁBOLA DE LOS TALENTOS (a cargo de un Sacerdote), dura como máximo 30
minutos.
8,45 Hs.- Desayuno. Sirve la patrulla designada.
9,15 Hs.- PLOMO “EL JOVEN APOSTOL CRISTIANO”. (Laico), dura como máximo 75
minutos.
10,30 Hs.- Dinámica individual. (Una sola pregunta).
10,45 Hs.- PLOMO “LA FAMILIA Y MARÍA”. (Sacerdote). Dura como máximo 75 minutos. Al
terminar, el plomista invitará a pasar a la Capilla donde se rezará el Santo Rosario.
12,00 Hs.- SANTO ROSARIO. Visita a la Virgen. El plomista dirigirá el Rosario con ofrendas.
Luego se pasará la grabación del recitado musical. (Los responsables deberán tener todo
listo).
13,00 Hs.- ALMUERZO. Sirven los Sacerdotes, el Rector/a y el Vice-rector/a. En los postres se
reparten las fotos y las circulares.
14,30 Hs.- DESCANSO. Para todos los circulistas.
14.45 Hs.- REUNION DE EQUIPO. Se realiza la evaluación del Eslabón. En esta reunión que es
un verdadero círculo de amigos, cada integrante del equipo deberá testimoniar, sobre todo en
lo espiritual, acerca del Eslabón. Luego los Sacerdotes darán su testimonio y al final si lo
desean, lo harán el Director Espiritual y el Rector/a. El Rector/a nombrará los asistentes que
hablarán en el cierre.
16,00 Hs.- PLOMO “PERSEVERANCIA”. (Laico). Dura como máximo 60 minutos.
17,00 Hs.- TU COMPROMISO CON CRISTO. (Explicación y llenado de la Hoja de
Compromiso). Esta tarea deberá efectuarla el Director Espiritual y/o el Rector/a y/o el Vice-
Rector/a de cada Eslabón. Se informará al mismo tiempo, sobre las actividades del
Movimiento, tales como la Escuela de Formación Cristiana, estructura del mismo, etc., e invita
a los nuevos circulistas a los actos que se realizan en el Movimiento.
17,45 Hs.- MERIENDA. Sirven los líderes y secretarios de cada patrulla.
18,15 Hs.- PLOMO “VIVIR EN CADENA”. (Laico). Dura como máximo 45 minutos.
19,00 Hs.- PREPARAR EL REGRESO. Baño, preparar valijas, etc. El Vice-Rector/a pedirá a los
plomistas la devolución de los Plomos del Movimiento.
20,00 Hs.- CIERRE CHICO. Los responsables deberán preparar en la Capilla, las cruces. El
Rector/a informará sobre el cierre y la forma de dar testimonio. Se bendicen las cruces y
Evangelios, luego el Director Espiritual y el Rector/a las entregarán a los nuevos circulistas. Al
terminar pasamos al Cierre Grande en el siguiente orden: Director Espiritual, Sacerdotes,
Rector/a, Vice-Rector/a y luego los circulistas.
* Modificado según XXIII Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán del año 2010.

20,30 Hs.- CIERRE GRANDE. El responsable del Cierre es el Rector/a, quién puede delegar, si
lo considera necesario, en el responsable de la CIMA correspondiente. Al entrar al local del
Cierre, se lo hace cantando la “Marcha del circulista”; invocación al Espíritu Santo para abrir el
acto. Habla el Rector/a y pide testimonio a los nuevos circulistas, pudiendo hacer hablar a uno
o dos asistentes por anticipado, para animar a aquellos. Luego que han hablado todos los
nuevos circulistas, hablarán los asistentes designados por el Rector/a, luego los Sacerdotes
que deseen, y al final el Sacerdote u Obispo que tendrá a su cargo la Misa. Durante el Cierre se
cantarán las canciones que el Rector/a haya determinado. Luego se irá al Templo donde se
oficiará la Misa de cierre del Eslabón, entregándose las Hojas de Compromiso a cada uno de
los nuevos circulistas y así culminarán éstos tres días plenos de Gracia y alegría en el Señor.

CAPITULO X
CUESTIONARIO DE LA DINAMICA INDIVIDUAL Y EN CÍRCULO.

Las siguientes son las preguntas que se formulan a los circulistas que están realizando el
Eslabón, luego de cada plomo y que son respondidas en forma individual y/o por patrullas:

PLOMO “EL SENTIDO DE LA VIDA”;


INDIVIDUALES:
1) ¿Consideras que tu vida ha tenido sentido hasta hoy? ¿Por qué?
2) ¿Qué harás para que tu vida tenga un sentido elevado?
3) Nombra dos personas de quienes consideras que su vida ha tenido sentido.
* Modificado según IX Asamblea Nacional de San Francisco del año 1988.
PATRULLA:
¿El Hombre, de dónde viene, qué es y a dónde va?
PLOMO “EL VERDADERO SENTIDO DE LA VIDA”:
INDIVIDUALES:
1) ¿Crees tener necesidad de DIOS en tu vida?
2) ¿Has probado vivir la Gracia de DIOS?
PATRULLA:
¿Cuál es el verdadero sentido de la vida?

PLOMO “CRISTO Y EL JOVEN”:


INDIVIDUALES:
1) ¿Has conocido algo nuevo de Cristo hoy? ¿En qué aspectos?
2) ¿Crees en El? ¿Por qué?
3) ¿Qué te ha parecido el Eslabón hasta este momento?
PATRULLA:
¿Qué opinión les merece Cristo?
* Modificado según IX Asamblea Nacional de San Francisco del año 1988.

PLOMO “LA IGLESIA Y EL JOVEN DE HOY”:


INDIVIDUALES:
1) ¿Qué idea tenías sobre la Iglesia hasta hoy?
2) ¿Cómo utilizarás éste conocimiento que ahora tienes sobre la Iglesia?
PATRULLA:
¿Cambiaría este conocimiento de y sobre la Iglesia al mundo de hoy?

PLOMO “EL JOVEN APOSTOL CRISTIANO”.


INDIVIDUALES:
1) ¿Cuál será tu respuesta a todo lo que Cristo te dio?
2) Da tu opinión sobre el Eslabón ¿qué le agregarías o quitarías?
3) ¿Qué hecho o frase te ha llegado más profundamente?
PATRULLA: No se realiza la dinámica de grupo.

CAPITULO XI
EL POST-ESLABON

1.- El Rector/a tiene la obligación de citar a reunión de equipo completo en la semana


posterior al Eslabón, a efectos de realizar una evaluación del mismo.
2.- Se recomienda programar reuniones de equipo mensuales durante los seis meses
posteriores al Eslabón. Las mismas serán responsabilidad del rector y/o vicerrector. Los
objetivos de estas son:
a) fortalecer el compromiso de los asistentes.
b) interiorizarse sobre los círculos de amigos.
c) compartir experiencias para enriquecer a los asistentes.
*Se recomienda participar en los “Encuentros en la Oración” destinados a los círculos de
amigos, mensualmente, durante los seis meses posterior al eslabón. Los mismos serán
responsabilidad del rector y/o vicerrector en coordinación con el vocal de J.D.D. y circulista
designado.
Los objetivos de estas son:
Utilizar los “Encuentro de Oración”, durante el Post Eslabón, como medios de perseverancia
espiritual de los círculos de amigos y de cualquier circulista.
Permitir el crecimiento espiritual de todos los Círculos de Amigos, haciendo oído y escuela de
lo surgido en cada encuentro.
Utilizar los “Encuentro de Oración”, como una herramienta para los rectores, vice rectores y
asistentes de los distintos eslabones, facilitando la tarea apostólica responsable durante el
post-eslabón.
Utilizar para el crecimiento espiritual el Programa de Formación para Círculos de Amigos,
presentado por la Junta Directiva Nacional y aprobado en Asamblea del Año 2016 en Cafayate.
Fomentar el reencuentro de todos los circulistas que participaron de un mismo Eslabón.
Fomentar la integración de los círculos de amigo de un mismo Eslabón con la de otros.
Mostrar la actividad espiritual del Movimiento Círculos de Juventud a los distintos jóvenes,
como medio de fomento vocacional.
Fomentar el acceso rápido de material evangelizador, como Liturgia de la Palabra, Liturgia de
las Horas, Libro del circulista etc., con la finalidad de contar con material de estudio y
formación para los círculos.

* Modificado según XXX Asamblea Nacional de Villa María del año 2017.

3.- RODAJE:

a) Los círculos de amigos deberán formarse la semana posterior al Eslabón.


b) De realizarse reuniones del equipo con los circulistas, se proponen los siguientes temas:
Círculos de amigos.
Antecedentes, organización y proyección del Movimiento.
Selección de candidatos y llenado de fichas.
c) La última de estas reuniones podrá consistir en un Retiro Espiritual a cargo del equipo,
culminando con la Santa Misa.

4.- CÍRCULO DE AMIGOS:

Es un grupo de jóvenes circulistas del mismo sexo que se reúnen para progresar y estimularse
en la Fe, conocer la doctrina cristiana y promover la vida apostólica de sus integrantes
llevando la amistad a un plano sobrenatural. La reunión de Círculo de Amigos se divide en tres
partes:

1.- PIEDAD:
a) Invocación del Espíritu Santo y Oración.
b) Lectura y meditación de las Sagradas Escrituras.
c) Revisión de hoja de compromiso.

2.- ESTUDIO:
a) Estudio de temas doctrinarios.
* Anexo con el programa de formación doctrinal y espiritual.

3.- ACCIÓN:
a) Revisión y coordinación de las obligaciones apostólicas de sus integrantes.
NOTA:
a) De acuerdo a la modalidad de la Diócesis, la conformación de los Círculos de Amigos será
espontánea o dirigida.
b) En los Círculos de Amigos no se deberá incluir nada en contra del carisma y espiritualidad
del Movimiento.
c) Deberá existir una supervisión de los Círculos de Amigos, por parte de la Junta Directiva
Diocesana para evitar desviaciones.

* Modificado según XIX Asamblea Nacional de Tucumán del año 1995.


* Modificado según XXVIII Asamblea Nacional de Cafayate del año 2016.
REGLAMENTO DE LA
ESCUELA DE FORMACION CRISTIANA

PROEMIO:

No hace muchos años, aquel extraordinario Papa que en vida fue S.S. Pío XII, decía entre otras
cosas al referirse a la época que estamos viviendo: “El mundo atraviesa una de las crisis
mayores de la historia. Una crisis total que hace temblar a las personas conscientes. Es una
hora grave, hora tremenda por la seriedad de sus peligros, encrucijada decisiva de la historia,
en la que se puede decir que está hoy en juego el destino de la humanidad”.
Esto constituye un auténtico desafío y a la vez, un llamado a toda la Cristiandad, para que en
ciencia y en conciencia nos esforcemos en la tarea, encomendada por Dios, de santificar el
mundo.
Es entonces, responsabilidad de los dirigentes cristianos, capacitarse espiritual y
técnicamente, para afrontar todas las exigencias que nuestra fe y el mundo nos demanda.
Estos objetivos son coherentes entre sí y por ello, no se deben buscar por separados, sino en
forma conjunta.
Por consiguiente, todos los circulistas que concurran a la Escuela, independientemente de su
vida pública y privada, que debe constituir un ejemplo, a semejanza de Cristo, tienen que
aprovechar al máximo sus talentos para que, en un auténtico ambiente de humanidad,
disciplina y servicio al Señor y los hermanos lleguen tanto individual como colectivamente,
con caridad y fervor, a constituirse en verdadera levadura, y ser sal y luz del mundo.

MISION:

Proveer a los Circulistas de todos los medios necesarios para profundizar sus conocimientos
de la fe y capacitarlos para desarrollar más eficazmente su apostolado.

FINALIDADES:

Serán finalidades de la Escuela de Formación Cristiana:


a) Intensificar la formación intelectual y moral del Circulista, en los aspectos que se refieren a
sus conocimientos de la doctrina cristiana, en un nivel adecuado al ambiente en que deberá
desenvolverse.
b) Cultivar y cuidar el cumplimiento de los deberes de estado, como expresión prioritaria de
su apostolado.
c) Preparar técnicamente al circulista en:
- Estudio de la técnica pedagógica.
- Estudio de la metodología del Movimiento.
- Estudio de los plomos.

OBJETIVOS DE LA ESCUELA

La finalidad de la Escuela de Formación Cristiana, es la de formar espiritualmente a los


circulistas e instruirlos técnicamente. Estos objetivos son coherentes entre sí, por ello no
serán buscados por separados, sino en forma conjunta y complementaria. Los circulistas que
concurran a la Escuela, deberán estudiar los esquemas y el desarrollo de los plomos, pero más
que eso, deberán vivirlos, tanto en su vida familiar como en sus deberes de estado. Cada
plomo debe constituir para el circulista un motivo de meditación, de peticiones al Señor y de
orientación en su propia espiritualidad.
La Escuela deberá constituirse en un verdadero ambiente de DISCIPLINA, RESPETO MUTUO,
HUMILDAD, tanto individual como colectiva, CARIDAD Y FERVOR. Para lograr todos estos
objetivos, todos estarán obligados a prestar la colaboración necesaria: el Director, los
Sacerdotes, los Maestros y demás miembros de la Escuela, a fin de que constituyan un ejemplo
vivo y palpable de cuanto se dice y se inculca en los Eslabones.

INTEGRANTES DE LA ESCUELA DE FORMACION CRISTIANA

La comisión de la Escuela de Formación Cristiana, está formada por:


a) Un Asesor Espiritual
b) Un Director (laico)
c) Un Secretario (laico)
d) Dos Vocales (jóvenes)

REGLAMENTO DE LA COMISION DE LA ESCUELA DE FORMACION CRISTIANA

Art. 1.- La Comisión existe y actúa como delegación especial, concedida por la Junta Directiva
Diocesana, para todo lo referente a la “programación y funcionamiento de la Escuela”.
Art. 2.- El carácter de “Delegación Especial” que asiste a la Comisión, establece una
dependencia de la misma respecto de la Junta Directiva Diocesana, que se concreta en los
siguientes puntos:
a) El Director será designado por la Junta Directiva Diocesana.
b) Los demás integrantes de la Comisión de la Escuela, serán designados por la Junta Directiva
Diocesana a propuesta del Director.
c) Las decisiones de la Comisión de la Escuela, serán sometidas a la aprobación de la Junta
Directiva Diocesana, por el Director, constituyéndose por ello, en forma automática, en el
único enlace entre la susodicha comisión y la Junta Directiva Diocesana.
d) Toda vez que la Junta Directiva Diocesana considere necesario, observar, modificar,
agregar, suprimir, etc., en todo o en parte las decisiones que oportunamente haya tomado la
Comisión de la Escuela, lo hará saber a ésta por intermedio del Director.
Art. 3.- Son obligaciones y derechos del Director de la Escuela:
a) Proponer a la Junta Directiva Diocesana:
- El resto de los integrantes de la Comisión de la Escuela.
- El cuadro de maestros permanentes o transitorios.
- Los conferencistas, charlistas o cualquier otra persona que con un motivo didáctico,
espiritual, formativo o de cualquier otro orden, ocupe cátedra en la Escuela.
- Cuando se requiera, opinar según su criterio, quiénes se encuentran más capacitados para
ocupar los cargos de responsables de los órganos de apostolado.
- Preparar y presentar anualmente, la planificación y funcionamiento de la Escuela en su triple
aspecto, de piedad, estudio y acción; debiendo para esto último, tomar contacto con los
responsables de los organismos de apostolado interno o externo.
Dicho programa será preparado teniendo en cuenta los siguientes aspectos:
1) Parte temática: Doctrina Cristiana y Técnica del Movimiento.
2) Método a seguir.
3) Calendario y horario.
b) Por lo menos una vez al mes se reunirán los integrantes de la Comisión para evaluar y
corregir, si así fuera necesario, las diferencias comprobadas en el funcionamiento de la
Escuela o para solucionar problemas de programación que se hubiesen presentado en forma
imprevista.
c) Será responsable ante la Junta Directiva Diocesana, del cumplimiento total e integral del
programa aprobado por la misma y del funcionamiento correcto de la Escuela.
d) Redactar anualmente las modificaciones que se considere conveniente introducir a este
reglamento, para ser presentadas a la Junta Directiva Diocesana, para su aprobación y
posterior elevación a la Junta Directiva Nacional.
e) Fijar independientemente de lo que este reglamento determina, las tareas al resto de los
miembros de la Escuela.
d) Refrendar con su firma los actos y documentos que así lo requieran.
Art. 4.- Serán obligaciones del secretario:
a) Registrar en actas o donde corresponda, todas las actividades y actos de la Comisión y de la
Escuela, refrendando con su firma la legalidad de las mismas.
b) Dirigir y llevar al día toda la documentación de la Escuela.
c) Llevar un libro “Registro” de todo el personal de alumnos de la Escuela, en el que deben
figurar entre los datos más importantes los siguientes:
- Asistencia a las distintas clases.
- Aprovechamiento anual de cada alumno.
- Toda la información sobre la actuación del personal asistente a los Eslabones: Disciplina,
actitud de servicio, piedad, entrega, capacidad para dar plomos, etc. Toda otra información
que la Junta Directiva Diocesana requiera.
d) Llevar un libro “Registro” del cuadro de maestros permanentes y transitorios como así
también de cualquier otra persona que haya ocupado cátedras en la Escuela.
e) Proveer los medios para que puedan realizar los apuntes, copias, etc., de las clases, charlas
y conferencias que hayan sido dictadas en la Escuela.
f) Confeccionar toda otra documentación que el Director de la Escuela crea conveniente.
Art. 5.- Serán funciones de los vocales, todas aquellas que para mejor marcha y
funcionamiento de la Escuela, el Director crea conveniente asignarles.

ASISTENCIA A LA ESCUELA DE FORMACION CRISTIANA

a) La Escuela de Formación Cristiana será abierta a todo cristiano con inquietudes apostólicas
y deseos de una mejor formación doctrinal.
b) Los asistentes a la Escuela de Formación Cristiana deberán tener disciplina y sumisión a la
Sede Apostólica, al Obispo Diocesano y acatamiento a las disposiciones de la Junta Directiva
del Movimiento y a la Comisión de la Escuela.
c) Deberán leer y estudiar los libros que sean indicados por los maestros o Director de la
Escuela, que contribuyan a completar su formación.
d) Los circulistas deberán asistir por lo menos una vez al año a un Enganche o retiro
espiritual.
e) Los circulistas deberán aceptar por lo menos una vez al año, formar parte de un equipo de
asistentes a un Eslabón.
f) Los miembros de la Escuela, que no observen las disposiciones indicadas en los incisos
anteriores, podrán ser separados de la misma por la Junta Directiva Diocesana, directamente
o a pedido de la Comisión de la Escuela.
Esta separación podrá tener carácter transitorio o permanente.
FUNCIONAMIENTO DE LA ESCUELA

a) La Escuela funcionará semanalmente a partir de la segunda semana de Marzo y hasta la


última semana de Noviembre.
b) El horario tratará de ajustarse a las necesidades de trabajo y estudio de los jóvenes.
c) El tiempo total que se dedique a las diversas actividades, será de dos (2) horas.
d) El desarrollo de la Escuela seguirá el siguiente esquema:
1.- Oración del Espíritu Santo.
2.- La primera hora que será de 45 minutos será dedicada a:
- DOCTRINA DE LA IGLESIA.
- DOCUMENTOS CONCILIARES.
- SAGRADAS ESCRITURAS.
- HISTORIA DE LA IGLESIA.
- DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA.
- NOCIONES DE TEOLOGIA MORAL.
- LITURGIA.
3.- Recapitulación o síntesis y conclusiones.
4.- Recreo de 15 minutos.
5.- La segunda hora se dedicará a estudiar las técnicas y estructuras del Eslabón:
- CUÑAS GIGANTES.
- CIERRES.
- CIRCULOS DE AMIGOS.
- ACTUACION COMO ASISTENTES.
- ESTRUCTURAS Y CONTENIDOS DE LOS PLOMOS.
6.- Misa. Santa Comunión o Visita al Santísimo.
e) La comisión de la Escuela de Formación Cristiana evaluará periódicamente ante la Junta
Directiva Diocesana la marcha de la misma, o individualmente a los alumnos a fin de permitir
la profundización de los conocimientos.
f) La Escuela funcionará a un solo nivel, teniendo en cuenta para la primera hora, los puntos
del inciso “d” y en la segunda hora, en la que se estudiarán las técnicas del Movimiento, los
jóvenes que no hayan realizado el Eslabón, y que estén participando de la misma, pasarán al
pre-eslabón, pues esta segunda hora es exclusivamente dedicada a los circulistas.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

El presente Reglamento entrará en vigencia en forma paulatina contemplando los distintos


casos y situaciones. Tales casos y situaciones, además de los que imprevistamente pudieran
presentarse en el transcurso de los años siguientes hasta entrar en su total y plena vigencia;
serán resueltas, según corresponda, por la Junta Directiva Diocesana o por la Junta Directiva
Nacional, podrán ser las siguientes:
1).- Los adultos que en la Escuela de Formación Cristiana ocupen cargos directivos, de
maestros, o sean llamados para dar charlas o que en cualquier forma sean invitados para
transmitir conocimientos o vivencias deberán tener indefectiblemente experiencia en la
materia, y en lo posible en la docencia.
2).- Los plomistas de los distintos eslabones deberán acreditar suficiente conocimiento sobre
la estructura del Movimiento y sobre el tema del plomo; como también la catequesis necesaria
para obviar cualquier problema que se le pudiera presentar durante la exposición del plomo y
que por su magnitud debiera ser solucionado sin recurrir a persona más experimentada.
3).- El personal directivo de la Escuela de Formación Cristiana, deberá reunir las condiciones
siguientes:
a) Los que en el capítulo “Integración de la Escuela de Formación Cristiana” figuren que deben
ser adultos deberán ser:
- Mayores de 30 años de edad.
- De una vida pública y privada de probada moral y practicar un catolicismo de fondo, acorde
con las misiones que deba desempeñar.
b) Los maestros permanentes deberán tener experiencia o idoneidad en la materia.
c) Aquellos jóvenes no circulistas que deseen formarse, podrán concurrir a las clases de
formación teológicas pero no a la técnica del Eslabón.
Cualquier otro inconveniente que en la aplicación de éste Reglamento pudiera presentarse
durante el primer año lectivo, será suplido con mucha caridad, humildad y espíritu de servicio
por todos los que se vean obligados a hacerlo cumplir como a cumplirlo, aceptando sin
objeciones las decisiones de la Junta Directiva Diocesana del Movimiento.
REGLAMENTO DE
ENCUENTROS O CONVIVENCIAS

Art. 1.- DEFINICION:

Encuentros o convivencias con reuniones periódicas de circulistas y de todos aquellos que no


lo son, pero que deseen participar, donde se comparte un clima cristiano de alegría,
sinceridad, apertura, sentido comunitario y amor; un día de esparcimiento en un lugar
adecuado para tal fin.

Art. 2.- FUNDAMENTO:

Hacernos eco de las continuas exhortaciones de Su Santidad, sobre los medios de


evangelización, entre los que se coloca como de suma importancia el testimonio de vida.

Art. 3.- FINALIDAD:

Compartir y acrecentar la vivencia cristiana, mediante la experiencia personal, comunitaria y


vital del amor a Dios y al prójimo.

Art. 4.- ELEMENTOS:

a) Lugar adecuado. Debe ser tal que se preste para un día de campo para juegos y deportes,
poder celebrar la Santa Misa y meditaciones, etc.
b) Número necesario de participantes: el que se alce en base a una debida comunicación y
publicidad del encuentro.
c) El día será determinado tratando de que sea factible la participación del mayor número de
personas.
d) Un plan de actividades y tareas a realizar, entre las que podrían tenerse en cuenta:
1. Temas evangélicos.
2. Juegos.
3. Deportes.
4. Comidas.
5. Cantos.
6. Charlas.
7. Testimonios.
8. Festejos cumpleaños del mes.
9. Misa.
REGLAMENTO DE CRUZADA

DEFINICIÓN: Es el reencuentro periódico de los circulistas, donde se comparte el


cristianismo; es la dimensión que hace verdaderamente universal y eclesial la vivencia
cristiana.

POR QUÉ SE LLAMA CRUZADA: En recuerdo de las cruzadas que se realizaban antiguamente
con un fin religioso.

FINALIDAD: Compartir y acrecentar la vivencia de lo fundamental cristiano mediante la


experimentación personal y vital del amor a Dios y al prójimo.

ELEMENTOS: Por ser vivencial debe tener tres elementos:


1) Una verdad, la del esquema.
2) Una vida, la del encargado de dar el tema.
3) Una convivencia que posibilite el hacer presente esa verdad y esa vida.

PERIODICIDAD: Podrá ser semanal, quincenal o mensual de acuerdo a lo que determine la


Junta Directiva Diocesana.

DESARROLLO:

1) Se inicia con cantos.


2) La persona que dirige la cruzada, invitará a los presentes a invocar al Espíritu Santo, para
que los ilumine.
3) El tema y la persona que lo va a desarrollar debe ser elegida con anticipación por la CIMA
CRUZADA y propuestos a la Junta Directiva Diocesana para su aceptación. El tema versará
sobre un hecho o idea sacada del Nuevo Testamento, formación religiosa, tema de actualidad
o algún otro solicitado por los jóvenes. Se deberán buscar los puntos de conexión de la
doctrina evangélica con la vida real. La charla dura 30 minutos como máximo, al terminar el
encargado de dar el tema formulará una pregunta, la que promoverá el interés a la reflexión y
debate de todos los asistentes. A continuación se formarán grupos espontáneos, los que
durante 15 minutos cambiarán opiniones para llegar a una conclusión final concisa y clara, las
que serán expuestas por un representante de cada grupo.
En base a las respuestas uno de los sacerdotes presentes redondeará las mismas dándole un
sentido teológico.
4) Se darán testimonios siendo éstos totalmente voluntarios, en lo posible relacionados con el
tema.
5) Se dará un informe de las actividades que se desarrollan en el Movimiento.
6) Avisos sobre el Movimiento dado por Secretaría.
7) Cantos para crear el clima necesario para la Santa Misa.
8) La Santa Misa.
9) Se tratará en lo posible que la cruzada no dure más de 2 horas.
10) La CIMA Cruzada informará a la Junta Directiva Diocesana, la asistencia, los testimonios y
comentarios sobre la Cruzada.

CLIMA: Debe ser: naturalidad, alegría, sinceridad, apertura, sentido comunitario y respeto a la
individualidad.
PAPEL DE LOS SACERDOTES: Orientar a los circulistas aclarando los conceptos vertidos y
remarcando los fundamentos bíblicos y teológicos en la homilía.
Deberá conocer de antemano el tema a desarrollar en la Cruzada, para poder preparar mejor
su propia intervención.-
ANEXO I

REGLAMENTO COMISIÓN INTERNA DE MISIÓN APOSTÓLICA (CIMA)

1. MISIÓN

El Movimiento Círculos de Juventud ofrece como medio de perseverancia a los circulistas las
denominadas CIMAS (COMISIÓN INTERNA DE MISIÓN APOSTÓLICA), las cuales tienen como
misión específica, de acuerdo a nuestro Estatuto, el organizar y ejecutar las tareas específicas
en orden a las necesidades que surgen de la vida del Movimiento.
Cada reunión debe contar con los siguientes elementos:
- Oración al Espíritu Santo.
- Lectura y meditación de las sagradas Escrituras.
- Un espacio destinado al estudio ( Formación doctrina¡
- Un espacio destinado a la planificación y a la ejecución de las tareas específicas.

2. INTEGRANTES

2. 1. Un coordinador nombrado por la Junta Directiva Diocesana, a partir de una terna


propuesta por la CIMA correspondiente.
2.2. Un vicecoordinador también nombrado por la Junta Directiva Diocesana, a partir de la
terna antes mencionada.
2.3. Para ser integrante de CIMA, la única condición es ser circulista.

3. FUNCIONES DEL COORDINADOR

3. 1. Coordinar y dirigir el trabajo de la CIMA en base a su tarea específica.


3.2. Estimular y promover la participación del joven en la vida del movimiento, y
particularmente en la tarea específica de la CIMA.
3.3. Es deber de los coordinadores reunirse una vez al mes con la Junta Directiva Diocesana.

4. FUNCIONES DEL VICECOORDINADOR

4.1. Colaborar estrechamente con el coordinador en todo el trabajo de la CIMA y lo reemplaza


a este en caso de ausencia.

5. DURACIÓN DE FUNCIONES ( DE COORDINADOR Y VICECOORDINADOR)

5. 1. Por el término de un año.


* Modificado según XIII Asamblea Nacional de Tucumán del año 1995.
ANEXO II

REGLAMENTO EQUIPO DE COCINA

1.- El Eslabón se conforma con un solo equipo, sin distinción de ninguna especie. Las
reuniones se deben realizar en forma conjunta tanto para el equipo de asistentes como de
cocina teniendo el mismo carisma, objetivo y espiritualidad; separándose tan sólo para el
tratamiento específico de la tarea de cada uno.
2.- El equipo que cumple tarea de "cocina" (elaboración de menú, recolección de mercadería,
etc.) recibirá el nombre de Equipo de Cocina, no olvidando que se trata de un sólo equipo,
pero que por su función recibirá este nombre.
3.- Queda a criterio de cada Junta Directiva Diocesana si la conformación del equipo de retiros
estará integrada por personas de ambos sexos, es decir será mixta o no.
4.- Queda a criterio del Rector/a el tiempo de rodaje necesario para integrar un equipo de
cocina.
5.- La cocina del Eslabón debe ser de modalidad abierta, entendiéndose por ello que está
permitido al equipo de asistentes el ingreso a la misma, siempre y cuando no se interrumpa la
tarea del equipo de cocina. El criterio del rector/a será el que determinará los momentos en
que aquellos podrán tener acceso a ella.
6.- Se considerará al equipo de cocina el respaldo del equipo de asistentes respecto al grado
de piedad, oración y sacrificio que deben tener sus integrantes.
7.- Todas las personas que integren el equipo de cocina deben ser circulistas.
8.- La distribución de las tareas internas dentro de la cocina, quedará sujeta a la decisión del
jefe del equipo de cocina.
9.- El equipo de cocina se presentará ante los circulistas el tercer día del Eslabón después del
horario del almuerzo.
10.- El equipo de cocina debe participar del cierre grande con el equipo de asistentes sin
revelar el secreto de la cocina.
* Modificado según XIV Asamblea Nacional de Concepción de Tucumán del año 1997.
ANEXO III

REGLAMENTO DEL ENGANCHE

1) Definición:

De acuerdo a lo expuesto en el Estatuto de Movimiento Círculos de Juventud, en su Capítulo


III, Medios Espirituales de Integración y Formación, Artículo 1b, la definición de Enganche es:
“Retiro cerrado de tres días para jóvenes de ambos sexos, que se realizan luego de un año de
haber participado del retiro y que pretenden llevar a los circulistas a una vivencia más
profunda de su fe, a un conocimiento más claro de Dios y de la Vida Espiritual”
* Modificado según XXII Asamblea Nacional de Formosa del año 2009.

2) Objetivo:

Llevar al circulista una vivencia más profunda de su fe, a un conocimiento más claro de Dios, y
de la Vida Espiritual.

3) Consideraciones Generales:

AUTORIDADES.

Rector/a:
I) Deberá ser adulto/a y contar con dos años de trabajo en el Movimiento, habiendo
concurrido, como mínimo, dos veces como Vice–rector/a de Eslabón y una vez como Vice–
rector/a de Enganche.
II) Además de las consideraciones generales hechas en el Capítulo II del Estatuto se
determinará que el/la Rector/a es la autoridad máxima del Enganche, pudiendo:
a) Interrumpir a los ganchistas si se estuvieran desviando de la temática y metodología
establecida o que se haya extendido del tiempo establecido.

b) Llamar la atención y a la reflexión con la mayor claridad cristiana a los participantes del
Enganche que no cumplan con las pautas establecidas, pudiendo pedirles que se retiren del
lugar en caso que sea necesario.

c) Es su responsabilidad la elección del/la Vice-rector/a previa autorización de la Junta


Directiva Diocesana, como así también de los ganchistas.

d) El/la Rector/a no podrá retirarse bajo ningún aspecto del Enganche.

e) Las tareas deberán ser distribuidas en conjunto con el/la Vice-Rector/a.

f) Al finalizar el Enganche el/la Rector/a y Vice-Rector/a deberán informar a la Junta Directiva


Diocesana en la reunión de evaluación, si se logró el objetivo propuesto.

g) Tener cuatro (4) reuniones como mínimo con los ganchistas, Vice-Rector/a y Director
Espiritual y con los nuevos candidatos por lo menos dos (2) días antes del Enganche.
h) El/la Rector/a será responsable de toda la documentación entregada por la Junta Directiva
Diocesana para la realización del Enganche, debiendo restituirla en la reunión de evaluación
sobre la marcha del mismo ante la Junta Directiva.-

i) Se deberá designar un enlace externo.

j) El equipo que realizará el Enganche deberá cumplir con las oraciones y cuñas prescriptas
por el/la señor/a Rector/a.

k) La elección del Director y Vice-director Espiritual es atribución directa del Asesor


Espiritual del Movimiento y de la Junta Diocesana.

Vice-Rector/a:
I) Deberá ser un circulista que cumpla con el Capítulo II del Estatuto y que haya concurrido
como participante a dos Enganches como mínimo.

II) Deberá secundar al Rector/a en todo lo necesario en lo que aquél/la le solicite.

III) Repartirse las tareas del Enganche con el/la Rector/a.

IV) Hacerse cargo de la conducción del Enganche, ya sea en su fase previa o en su desarrollo
por si cualquier eventualidad inesperada, el/la Rector/a debiera ausentarse.

V) Es función del/la Vice-rector/a:

a) Encargarse de la cobranza de los circulistas que hagan el Enganche y rendir cuenta de lo


percibido al tesorero de la Junta Directiva Arquidiocesana o Diocesana.

b) Conjuntamente con el/la Rector/a será responsable de la disciplina.

c) Responsable del cumplimiento del horario.

d) Responsable de facilitar a los participantes del material necesario para realizar el


Enganche, que serán retirados de la Secretaría del Movimiento y será devuelta a ésta una vez
finalizado el mismo.

e) Responsable de recoger los ganchos una vez que los mismos han sido dados, los que
deberán ser devueltos en la reunión de evaluación.

f) Ubicación fotográfica, grabaciones y confeccionar el borrador de la circular del Enganche. La


fotocopia es esencial.

Director Espiritual:
I) Además de lo establecido en el Título III, punto 3, art. 4 del Reglamento, es responsable de
la conducción espiritual del Enganche.

II) No cambiará los actos de piedad y de liturgia, como así también horario y temas
establecidos por el Reglamento sin previo acuerdo con el/la Rector/a.
Deberes y Atribuciones de la Junta Directiva Diocesana:
1) Confirmar al Rector/a por lo menos con cuarenta y cinco (45) días de anticipación.

2) Proveer y confirmar el lugar donde se realizará el Enganche.

3) Deberá facilitar y asegurar el traslado de los participantes, como así también el de los
ganchistas.

4) La Junta Directiva deberá nombrar un jefe de acción.

5) Deberá proveer al Rector/a de todos los elementos necesarios para realizar el Enganche
tales como:

a) Ganchos, con cantidad suficiente de preguntas para responder.

b) Cantidad suficiente de cartones para meditar.

c) Cantidad suficiente de libros de oraciones.

d) Todo aquello que concierne al buen desarrollo del Enganche.

6) Deberá tomar los recaudos pertinentes para que durante los días en que se realice el
Enganche, haya la cantidad suficiente de oraciones para que el Señor ilumine a quienes
participen del mismo.

Durante el Enganche:
1) Los ganchistas serán seleccionados dentro de los integrantes del Movimiento Círculos de
Juventud, que cumplan con el Capítulo II del Estatuto y que hayan asistido por lo menos a dos
(2) Eslabones, habiendo dado plomo en uno de ellos y que hayan asistido a un Enganche
anteriormente.

ACLARACION: La condición de haber asistido a un Enganche es para el caso de las Diócesis en


que ya se han realizado Enganches y tengan circulistas para integrar el equipo como
ganchistas.
En el caso de Diócesis que recién inicien con los Enganches, darles un plazo consistente en
cantidad de Enganches (cuatro), con los cuales ya pueden estar en condiciones de constituir
un equipo de ganchistas.
2) El equipo completo de ganchistas (Laicos y Sacerdotes) deben estar presentes durante el
desarrollo de los ganchos y deberán permanecer en el lugar donde se realiza el Enganche
hasta finalizado el mismo.

3) En lo referente a los ganchos de los sacerdotes, podrán ser dados tanto por el Director
Espiritual como por cualquier otro sacerdote.

Participantes del Enganche:


1) Los circulistas que quieran participar del Enganche, podrán hacerlo al primer año después
de haber hecho el Eslabón.

* Modificado según XXII Asamblea Nacional de Formosa del año 2009.


2) El número máximo de participantes es de veinticinco (25) y el mínimo de quince (15), en
razón de la atención personal.

3) Los participantes del Enganche no podrán retirarse de la casa sin la autorización expresa
del Rector/a.

4) Los integrantes del Enganche deberán ingresar a la casa de retiro, todos juntos, el mismo
día de iniciación. Queda expresamente prohibido el ingreso de participantes en los días
posteriores.

5) Deberán llevar todos los elementos necesarios de uso personal.

6) Deberán respetar los horarios y el esquema debidamente establecido en este Reglamento.

7) Cuando el número de aspirantes sea superior al previsto, la Junta incorporará a los


aspirantes según el orden de las solicitudes.

Desarrollo del Enganche:

18,00 hs.: Concentración y partida de los circulistas hacia el lugar donde se realizará el
Enganche.
18,30 hs.: Llegada; se efectuará la cobranza si no se ha realizado antes de la partida. Se
llamarán por orden de ubicación entregándoseles las hojas de datos personales e
indicándoseles el dormitorio donde se alojarán. Estas tareas las realizará el/la Vice-rector/a.
Antes del gancho iniciación, se retirarán las hojas de datos personales, debidamente llenadas.
19,00 hs.: GANCHO INICIACION:
Lo da el/la Rector/a. Debe durar un máximo de cuarenta y cinco (45) minutos. Durante el
desarrollo del mismo se hace la presentación de los participantes.
En este primer gancho se darán las pautas para la realización del Enganche, explicando la
metodología y entregándose a cada uno de los participantes libros de oraciones.
19,45 hs.: Meditación en silencio. Confesiones. Examen de conciencia (A/136).
20,45 hs.: Santa Misa.
21,30 hs.: Cena: La servirán los circulistas que colaboran en el desarrollo del Enganche. El/la
Vice-rector/a colocará el grabador con la cinta correspondiente. Durante la cena habrá
absoluto silencio.
22,30 hs.: Meditación en la Capilla a cargo del Sacerdote.
23,15 hs.: Oraciones de la noche. (Oraciones pág. 6)
23,30 hs.: Descanso en silencio.

Primer Día
07,30 hs.: Levantarse.
07,55 hs.: Oración personal en la Capilla.
08,00 hs.: Oraciones de la mañana del libro de oraciones (Pág. 1 – Laudes).
08,10 hs.: Desayuno en silencio. Igual que la primera noche. El/la Vice-rector/a colocará el
grabador con la cinta correspondiente.
08,40 hs.: Meditación a cargo del sacerdote, duración hasta 30 minutos.
09,10 hs.: Meditación individual.
09,45 hs.: PRIMER GANCHO: DE DÓNDE VENGO (Laico)
Duración: 45 minutos. En este Gancho se verán las maravillas de la naturaleza, analizando el
micro y macro cosmos, viendo en ellos la presencia de Dios.
El hombre quiere explicar esto y lo hace en base a sus posibilidades:
a) El principio de causalidad.

b) El materialismo dialéctico.

c) El principio de causalidad.

10,30 hs.: Meditación personal. El/la Vice-rector/a distribuye los temas de meditación. Esto se
realizará en los alrededores de la jaula, pudiendo meditar en la Capilla, siguiendo las normas
fijadas en las guías.
11,00 hs.: SEGUNDO GANCHO: LA CONCIENCIA (Laico)
Duración: 45 minutos. En este Gancho se explicará cómo actúa la conciencia en los distintos
órdenes de la vida.
11,45 hs.: Meditación personal (entrega temas de reflexión)
12,45 hs.: Fotografía. Opcional.
12,35 hs.: Visita al Santísimo. Oración de la juventud (oraciones pág. 7).
13,00 hs.: Almuerzo. Silencio. Grabaciones.
14,00 hs.: Descanso en silencio.
15,30 hs.: Levantarse.
15,45 hs.: TERCER GANCHO: CÓMO ES EL DIOS DE LOS CRISTIANOS (Laico)
Duración: 45 minutos. Este Gancho nos muestra las distintas facetas de Dios y de esta forma
pasar a compartir el misterio de la Salvación. Tal es el fin del hombre.
Con este gancho se sacan tres conclusiones:
a) Somos templo vivo de Dios.

b) Llevamos a Dios dentro de nosotros.

c) Participamos plenamente de su Vida Divina.

16,30 hs.: Meditación personal (entrega temas de reflexión y libro A-141 En presencia del
Padre).
17,15 hs.: Merienda. Silencio. Grabación.
17,45 hs.: CUARTO GANCHO: LA FE (Sacerdote)
Duración: 45 minutos.
18,35 hs.: Meditación individual (entrega libro A-158. La muerte y la vida)
19,00 hs.: Meditación libre. Consulta al Sacerdote.
20,00 hs.: Vía Crucis.
20,30 hs.: Santa Misa.
21,15 hs.: Cena. Silencio. Grabación.
22,00 hs.: Plenario (no más de ½ hora)
22,30 hs.: Meditación en la Capilla. Sacerdote.
23,00 hs.: Oraciones de la noche (oraciones pág. 6).
23,15 hs.: Descanso.

Segundo Día
07,30 hs.: Levantarse.
07,55 hs.: Oración personal en la Capilla.
08,00 hs.: Oraciones de la mañana (Laudes – oraciones pág. 1).
08,10 hs.: Desayuno. Silencio. Grabación.
08,40 hs.: Meditación en la capilla (Sacerdote).
09,10 hs.: Meditación personal.
09,40 hs.: QUINTO GANCHO: LA BUENA NUEVA (Laico)
Duración: 45 minutos. En este Gancho se ve como el Pueblo elegido de Israel, realizó su
marcha hacia la tierra prometida, anunciando las distintas “Buenas Nuevas” para proclamar a
los hombres el Plan de Salvación.
10,25 hs.: Meditación personal (entrega temas de reflexión).
11,10 hs.: SEXTO GANCHO: LA FIGURA DEL SALVADOR (Laico)
Duración: 45 minutos. En este Gancho conoceremos más profundamente algunas de las
facetas de la personalidad de Cristo, como era su mirada, como era su físico, etc.
11,55 hs.: Meditación personal (entrega temas de reflexión y libro A-13. Jesús como amigo)
12,45 hs.: Visita al Santísimo. Oración de la juventud (oraciones pág. 7).
13,00 hs.: Almuerzo. Silencio. Grabaciones.
14,00 hs.: Descanso en silencio.
15,30 hs.: Levantarse.
15,45 hs.: SEPTIMO GANCHO: MI VOCACION (Laico)
Duración: 45 minutos. Este Gancho nos da un panorama sobre la vocación de cada uno dando
pautas generales sobre el tema para encontrar la verdadera vocación.
16,30 hs.: Meditación personal (entrega temas de reflexión y libro A-20. Nuestra vocación
cristiana).
17,15 hs.: Merienda. Silencio. Grabación.
17,45 hs.: OCTAVO GANCHO: EL PLAN DE DIOS (Sacerdote)
Duración: 45 minutos. Este gancho nos demuestra que es lo que tiene pensado Dios para
nosotros, mostrándonos verdaderamente cual es su Plan.
18,30 hs.: Meditación individual (entrega temas de reflexión)
19,10 hs.: Santo Rosario meditado.
19,30 hs.: Meditación libre. Consulta sacerdote.
20,00 hs.: Santa Misa.
21,00 hs.: Cena. Silencio. Grabación.
21,45 hs.: Plenario. Se rompe el silencio (no más de una hora).
22,45 hs.: Meditación en la Capilla. Sacerdote.
23,15 hs.: Oraciones de la noche (oraciones pág. 6).
23,15 hs.: Descanso en silencio.

Tercer Día
07,30 hs.: Levantarse.
07,55 hs.: Oración personal en la Capilla.
08,00 hs.: Oraciones de la mañana (Laudes – oraciones pág. 1).
08,10 hs.: Desayuno. Silencio. Grabaciones.
08,45 hs.: Meditación en la Capilla (Sacerdote).
09,15 hs.: Meditación personal.
09,50 hs.: NOVENO GANCHO: MARIA EN EL PLAN DE SALVACION (Laico)
Duración: 45 minutos. Este Gancho tiene la finalidad de redescubrir a la Santísima Virgen.
10,35 hs.: Meditación personal (entrega temas de reflexión).
11,10 hs.: DECIMO GANCHO: DONES DEL ESPIRITU SANTO (Sacerdote)
Duración: 45 minutos.
11,55 hs.: Meditación personal (entrega libros A-146. Pan de Vida)
12,45 hs.: Visita al Santísimo. Oración de la juventud (oraciones pág. 7).
13,00 hs.: Almuerzo. Se rompe el silencio.
14,00 hs.: Descanso.
15,30 hs.: Levantarse.
15,45 hs.: UNDECIMO GANCHO: APOSTOLADO (Laico)
Duración: 45 minutos. Este Gancho nos da una visión sobre cómo tiene que ser nuestra vida
de verdaderos apóstoles de Cristo.
16,30 hs.: Meditación personal (entrega temas de reflexión y libro A-32. Vida interior).
17,15 hs.: Merienda comunitaria. Con equipo de Acción.
17,45 hs.: DUODECIMO GANCHO: VIVIR EN CRISTIANO (Laico)
Duración: 45 minutos. Este gancho nos muestra como tiene que ser la vida diaria de un
cristiano bajo la luz del Evangelio.
18,30 hs.: Preparación de Equipajes.
19,00 hs.: Santa Misa. Cierre. Entrega de nuevas hojas de compromiso o promesa en su caso.
ANEXO IV

REGLAMENTO DE LAS JORNADAS DE METODOLOGÍA

Prólogo
En primer lugar queremos decir que este trabajo es obra del Espíritu Santo y fruto de la
oración y el esfuerzo individual y comunitario de todo el M.C.J. a nivel Nacional.
Desde hace mucho tiempo se sentía la necesidad de unificar criterios en la diversidad del
material utilizado para la realización de las Jornadas de Metodología.
Con el fin de preservar la identidad propia del M.C.J. y transmitirla a todos los circulistas,
movidos por un profundo amor hacia el “Don de Dios” que es el Movimiento, es que en la XVII
Asamblea Nacional reunida en la casa de retiros “Villa La Quebrada” en San Luis en Octubre de
2003, resuelve encomendar a la Comisión de Jornada de Metodología la redacción del Anexo
IV del Estatuto del M.C.J. que es el Reglamento de las Jornadas y la revisión de la Carpeta
aprobada en el año 2001.
A partir de esa fecha nos avocamos a esa tarea para que una vez finalizada sea aplicada en
todas las Diócesis donde el Movimiento está realizando su misión.
Para tal fin pedimos a todas las regiones la opinión, debiendo centrarse en ideas básicas e
instrucciones concretas de las actividades a desarrollar. Con lo recibido, la Comisión trabajó
tratando de plasmar los aportes de todos, de tal manera de enriquecer la carpeta en sus
contenidos.
La tarea duró tres años y fue ardua; luego fue presentada en Regionales, Plenarios hasta llegar
a la XIX Asamblea Nacional Extraordinaria realizada en la casa de Retiro "Juan Pablo II ”de la
ciudad de Formosa en Octubre de 2006, la cual toma las siguientes resoluciones :

1. Aprobar el Anexo IV del Estatuto del M.C.J.-Reglamento de las Jornadas de


Metodología, para uso en todas las Diócesis.
2. Recomendar a las Diócesis su utilización en forma exclusiva a partir de Enero de
2007, sin modificaciones y/o alteraciones en su contenido.

Convencidos que este Reglamento es un valioso instrumento para la Misión del M.C.J.,
agradecemos a Dios este trabajo fecundo en la unión con nuestros hermanos de las distintas
diócesis y lo ofrecemos a nuestro Señor Jesucristo por intercesión de la Virgen María Madre
de la Iglesia y Modelo de Evangelización.
XIX Asamblea Nacional Extraordinaria
Formosa-Octubre 2006
Se aprueba el Prólogo en su totalidad y por unanimidad.
Queda así aprobado el Anexo IV del Estatuto del M.C.J.-Reglamento de Jornadas de
Metodología, el cual adjunta en su totalidad al final del acta.
……………………………..
Este Anexo IV contiene las reformas aprobadas en la XX Asamblea Nacional Ordinaria-
Villa Carlos Paz (Córdoba) Octubre
REGLAMENTO DE LAS JORNADAS DE METODOLOGÍA

CAPÍTULO 1 :
Art.1.- Definición :
Las Jornadas de Metodología son un medio espiritual de integración y formación del
Movimiento Círculos de Juventud. Son un instrumento de Evangelización, que ayuda a sus
dirigentes a conocer y amar más al Movimiento y a su vocación laical.
* Modificado según Asamblea XVIII de Santiago del Estero del año 2005.

Art.2.- Finalidad :
Las Jornadas de Metodología persiguen las siguientes finalidades :
* Formar dirigentes cristianos afirmando su compromiso bautismal y ayudándolos a vivir una
vida de gracia
* Difundir y esclarecer El Carisma, la Mentalidad, Esencia Finalidad del MCJ
* Profundizar en su Metodología y Estrategia

“...su finalidad es doble, instruye técnicamente y forma espiritualmente a los dirigentes...”


* Modificado según Asamblea XVIII de Santiago del Estero del año 2005.

TÍTULO I : CONSIDERACIONES GENERALES

CAPÍTULO 2 : Duración
a) La duración de las Jornadas debe ser de dos días y dos noches continuados.
b) No podrá ingresar ningún participantes una vez iniciadas las Jornadas.
c) Si por algún motivo un participante debe retirarse de las Jornadas, no podrá reingresar a la
misma.

CAPÍTULO 3 : De los Participantes


a) Podrán participar aquellos que hayan vivido la experiencia de Eslabón.
b) Podrán asistir cuantas veces lo deseen.
c) Se recomienda que el grupo de participantes sea mixto, no inferior a 15, ni excedan las 35
personas
d) Se recomienda a quienes integran las estructuras operacionales del MCJ, asistir con
frecuencia a las Jornadas de Metodología con el objeto de :
* renovar conceptos sobre los temas esenciales
* afirmar su condición de fermentos evangélicos en los ambientes
* revisar su participación en el Movimiento para incrementar su disposición y servicio a la
comunidad
* experimentar un profundo momento de oración, reflexión personal y convivencia con los
otros hermanos

CAPÍTULO 4 : Del Rector/a

a) El /la rector/a de las Jornadas de Metodología será designado por la Junta Directiva
Diocesana.

b) El /la rector/a propondrá al vice –rector, y al resto del equipo lo cual deberá ser aprobado
por JDD.
c) I. El /la rector/a deberá tener una experiencia, en al menos, una Jornada de Metodología. II.
El /la rector/a deberá tener una experiencia, de un rectorado de Eslabón y dos
Vicerrectorados de Jornadas de Metodología.

III. Podrá ser rector/a de Jornadas de Metodología aquel circulista que tenga un
Vicerrectorado de Jornadas de Metodología o que haya sido rector de Eslabón y tenga un
equipo de Jornadas de Metodología.

* Modificado según Asamblea XVIII de Santiago del Estero del año 2005.

d) El/la rector/a deberá conocer en detalle el Estatuto del MCJ y el desarrollo de las Jornadas
de Metodología y ajustarse a ellos.
e) Como en cada retiro de nuestro Movimiento, la máxima autoridad de las Jornadas de
Metodología es el/la rector/a de las mismas. Ningún cambio se realizará sin su debida
autorización.
f) El/la rector/a podrá :
* cambiar la tarea de los asistentes.
* interrumpir los plomos si se estuvieran desviando de la temática y metodología establecidos
o extendiéndose por demás en el tiempo determinado.
* sacar del equipo a los asistentes o participantes que por su mala conducta hagan peligrar el
normal desarrollo de las Jornadas.
g) El Rector/a de la Jornada de Metodología deberá presentar el informe de evaluación de la
Jornada incluyendo las conclusiones de los plenarios a la J.D.D. correspondiente, remitiendo
esta a la J.D.N. solo las conclusiones de los plenarios de dicha Jornada.
* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.

CAPÍTULO 5 : Del Vice-Rector/a


a) El/la vice –rector/a secundará la tarea del rector/a en todo lo que sea necesario y en todo
lo que aquel le solicite.
b) Deberá tener una experiencia mínima de un equipo de Jornadas de Metodología.
c) Deberá hacerse cargo de la conducción de las Jornadas, ya sea en sus fases previas o
durante su desarrollo, si por cualquier evento inesperado debiera estar ausente el rector/a.
d) Fiscalizará el cumplimiento de todas las tareas asignadas por el rector/a durante el
desarrollo de las Jornadas.

CAPÍTULO 6 : Del Equipo


a) El equipo de palabra y de servicio estarán integrados por circulistas de ambos sexos,
jóvenes y adultos.
b) Los asistentes deberán tener cierto rodaje como laicos circulistas comprometidos y no
necesitan haber participado, previamente, en una Jornada de Metodología.
c) Los asistentes deben conocer la totalidad del mensaje y la finalidad de las Jornadas. De ahí
la importancia de realizar reuniones de preparación previas al evento en forma conjunta. Para
la preparación paulatina de los dirigentes sin experiencia se recomienda su incorporación
inicial como asistentes de servicio.

CAPÍTULO 7 : De los Plomos


a) El rector/a tendrá en cuenta para entrega de los plomos un plomista titular y otro suplente
encargados de desarrollarlo.
b) Los plomos se desarrollarán acorde a los esquemas correspondientes a cada uno, los cuales
serán aportados por el rector.
c) El plomista esperará en la capilla, en compañía del Santísimo, hasta que se lo llame desde la
jaula para dar su plomo.
d) Los plomos serán la exposición de temas metodológicos, enriquecidos con vivencias del
plomista, en línea con el contenido del plomo. Al decir Pablo VI “Menos maestros y más
testigos”.
e) La mentalidad del Movimiento debe estar reflejada en todos los plomos y cada uno hará
referencia explícita en ella.
f) Lo esencial en un plomo es vivirlo, pero también es importante conocerlo y poseerlo.
g) El lenguaje utilizado debe ser simple y sencillo, exponiéndolos en forma positiva y
alentadora.

h) La distribución de los plomos y meditaciones es la siguiente :


A. Director espiritual :
* Meditaciones de la noche, de entrada y matutinas.
* Plomos Evangelización y Eslabón -
* Lo Fundamental Cristiano

B. Rector :
* Preliminar

Laicos :
* Mentalidad, Esencia y Finalidad (preferentemente el rector)
El MCJ en la Pastoral y el Circulista en los ambientes.
* Preparación o Pre-Eslabón
* Eslabón (preferentemente un rector de Eslabón)
* Post- Eslabón
* Estructuras Operacionales del MCJ
* El laico en la Iglesia y en el mundo
* El MCJ en la Pastoral de la Iglesia y el circulista en los ambientes.

* Modificado según Asamblea XVIII de Santiago del Estero del año 2005.

TÍTULO II : PREPARACIÓN DEL EQUIPO

CAPÍTULO 8: General

a) La preparación del equipo será organizada por el rector, sugiriéndose un mínimo de 8


reuniones.
b) Ambas partes del equipo se reunirá en forma separada considerando las respectivas tareas
que deben abordar, culminando esta preparación con un retiro final de medio día al cual
deberán asistir ambas partes del equipo.
c) No se permitirá la inasistencia de más de dos reuniones, teniendo en cuenta la
trascendencia de las mismas.
d) Se aconseja para cada reunión un tiempo máximo de dos horas.
e) El día y horario de las reuniones no deberá coincidir con alguna actividad ya prevista por el
Movimiento: esto es misas, cruzadas, escuela de formación etc.
CAPÍTULO 9: Equipo de Palabra

a) El número de asistentes mínimo sugerido es de 8 personas y máximo 10.


b) Tendrá a su cargo la elaboración y exposición de los plomos.
c) Le corresponde la parte vista del equipo, con sus respectivas tareas.
d) Durante las reuniones de preparación deberán exponer los plomos al resto del equipo.
e) Durante el desarrollo de las jornadas, constituyen el grupo de asistentes de las patrullas.

CAPÍTULO 10: Equipo de Oración y servicio

a) Tienen a su cargo las tareas de cocina, pero esencialmente la de oración.


b) Le corresponde la parte no vista del equipo y su presentación será en el almuerzo del
último día.
c) Se adoptan disposiciones del Anexo II, en los apartados del 1 al 8, para la formación del
Equipo.

TÍTULO III: DESARROLLO DE LAS JORNADAS

CAPÍTULO 11 : Horario y Desarrollo de la Jornada

Noche de ingreso (Viernes)


18:00 Llegada del equipo a la Casa de Retiros.
19:30 Misa del equipo (todos)
20:15 Recepción de los participantes.
Llenado de datos complementarios
Control de listado
Ubicación en las habitaciones
20:45 Pasar a la Jaula
21:00 Plomo: "Preliminar" (Duración: 30 min.) Presentación de los participantes
Comienza retiro de silencio.
21:30 Pasar al comedor. Cena.
22:00 Capilla
Meditación: " Los tres éxodos" (Duración: 30 minutos)
* Oraciones de la noche:
* Bendición del Sacerdote
* Recomendaciones del Rector.
* Pasar a los dormitorios a descansar.

23:00 Reunión nocturna del equipo


Todos juntos
Palabras del Rector - Comentarios y recomendaciones.
Control y ajuste de horarios para la cocina del día sábado.
Compartir un café entre todos, luego los asistentes del servicio van a descansar.
Con los Asistentes de Palabra
Distribución y formación de las patrullas. Designar secretario.
Atención de las mesas en el comedor.
Repaso de las tareas y horario del día Sábado.
Instrucciones y ajustes finales.
Capilla - Oraciones finales
Descanso.

Primer Día (Sábado)


7:00 Despertar a los participantes.
(Continúa el silencio, cuidar que se cumpla)
7:20 Pasar a la Capilla
7:30 Capilla:
* Oraciones de la mañana:
Meditación: "La llamada a la Amistad con Jesucristo" (20 min.)
8:05 Pasar al comedor (Finaliza retiro de silencio)
8:15 Desayuno
9:00 Galería
Intervención del Rector: Designación de las patrullas.
Nombrar Secretario de c/u. y los Asistentes acompañantes.
Explicación de la metodología de trabajo.
Cantos (animación)
9:15 Plomo: "Evangelización " (Duración 45 min.)
10:00 Trabajo individual (15 min.)
Trabajo grupal en las patrullas (40 min.)
En este horario se podrá celebrar la Misa para los Asistentes de servicio
(en la capilla)
Cantos (animación)
11:00 Plomo: "Origen, Esencia y Finalidad" (60 min.)
12:00 Trabajo grupal por patrulla. (50 min.)
12:50 Cantos (animación)
Pasar al comedor
13:00 Almuerzo
13:30 Descanso
15:00 Capilla : rezo del Santo Rosario Meditado (30 min.). Una breve reflexión exaltando la
figura de Ntra. Madre
15:30 Plomo: "Preeslabón" (45 min.)
16:15 Trabajo grupal por patrulla. (50 min.)
17:05 Merienda
Cantos (animación)
17:30 Plomo: "Eslabón" (45 min.)
18:15 Trabajo grupal por patrulla. (50 min.)
19:00 Plomo: "Poseslabón" (45 min.)
19:45 Trabajo grupal por patrulla. (50 min.)
Cantos (animación)
21:30 Santa Misa
22:15 Pasar al comedor
22:20 Cena
Breve Fiesta en el aire.
Descanso.
23:00 Capilla
Meditación
* Oraciones de la noche:
* Bendición del Sacerdote
* Recomendaciones del Rector.

23:25 Pasar a los dormitorios a descansar.


23:30 Reunión nocturna de equipo
Todos juntos
Palabras del Rector- Comentarios y recomendaciones.
Control y ajuste de los horarios del Domingo.
Compartir un café entre todos.
Asistentes de Palabra :
Evaluación de lo actuado en el día, de los plomos y de cada uno de los asistentes.
Repaso de las tareas y horarios del domingo.
Instrucciones y ajustes finales.
0:30 Capilla: Oraciones finales. Descanso.

Segundo Día (Domingo)


7:00 Despertar a los participantes.
7:20 Pasar a la capilla.
7:30 Capilla
Oraciones de la Mañana:
Meditación:"Lo Fundamental Cristiano" (30 min.)
8:15 Desayuno
Cantos (animación)
8:45 Plomo: "Estructuras del M.C.J." (30 min.)
9:15 Trabajo grupal por patrulla (50 min.)
Cantos (animación)
10:25 Visita al Santísimo - Meditaciones Breves - Silencios - Cantos de Alabanzas...
Confesiones
12:05 Cantos (animación)
12:10 Pasar al comedor.
12:20 Almuerzo
13:30 Descanso. Preparar las valijas.
15:30 Plomo: " El M.C.J. en la Vida de la Iglesia " (60 min.)
Trabajo Grupal. (50 min.)
Cantos (animación)
17:30 Cruzada Final (clausura)
Plenario y puesta en común final
Palabras del Rector
18:30 Misa del Apóstol - Incluye meditación sobre “Los Discípulos de Jesús”
20:00 Fin de las Jornadas.

CAPÍTULO 12 : Estructuras de los Plomos y Meditaciones.

1 - PLOMO : PRELIMINAR

I. Finalidad del Plomo

Este plomo de bienvenida busca crear un ambiente de simpatía y confianza, para lo cual ayuda
la sinceridad y la sencillez en la expresión del plomo y las notas de humor que puedan
intercalarse.
Pretende despertar el interés de los participantes, moviéndolos a que tomen en serio la
Jornada de Metodología, y aprovechen y recojan hasta los más pequeños detalles, dejando de
lado algunos prejuicios con los que puedan llegar, a fin de "engancharse" con los temas que se
desarrollan.
Se busca a través de él, dar normas prácticas para la marcha de la Jornada en cuanto al orden
y disciplina, pidiendo colaboración de los participantes, para el normal desarrollo de la
Jornada.

II. Tono y tiempo.

A) Debe evitarse la lectura textual del plomo de modo que aparezca como algo informal.
B) Hay que emplear un estilo sencillo y tono simpático, como dejando caer las cosas, pero
haciendo que la mayoría de ellas sean impactos colectivos.
C) Por ser el primer contacto y el primer acto del evento, de él depende, en gran parte, el juicio
que muchos se puedan formar acerca de las Jornadas.
D) El Rector, si lo considera oportuno, podrá intercalar alguna nota de humor, que haga más
ameno el plomo.
E) Presentación de los participantes.
F) Tiempo máximo: 30 minutos.

I. Ideas claves del plomo.

Saludo e introducción.
Bienvenida a los participantes a las Jornadas que, a pesar de las ocupaciones, obligaciones,
compromisos, etc., han hecho un esfuerzo para estar presentes, dejando a sus familias que
generosamente guardan su ausencia y rezan por ellos.
¿Qué son las Jornadas de Metodología?
Las Jornadas de Metodología son un medio espiritual de integración y formación del
Movimiento Círculos de Juventud. Son un instrumento de Evangelización, que ayuda a sus
dirigentes a conocer y amar más al Movimiento y a su vocación laical.
Las Jornadas de Metodologías persiguen las siguientes finalidades:
* Formar dirigentes cristianos afirmando su compromiso bautismal y ayudándolos a vivir una
vida de gracia.
* Difundir y esclarecer el Carisma, la Mentalidad, Esencia y Finalidad del MCJ.
* Profundizar en su Metodología y Estrategia.

“...su finalidad es doble, instruye técnicamente y forma espiritualmente a los dirigentes...”


.
Durante su desarrollo se pondrán en marcha recursos y medios didácticos, de dinámica
grupal, en un ambiente comunitario y alegre, a través de un diálogo sencillo y fraterno,
respetándose la libertad de los que participan. El evento se compone de varias piezas, todas
igualmente importantes, enlazadas entre sí para lograr su objetivo: fortalecernos en la Fe,
para salir con nuevas fuerzas y un compromiso renovado.
Recomendaciones para el mayor provecho:
La eficacia de las jornadas depende, en gran parte de los participantes. Por eso para su
máximo provecho es conveniente que se adopte una actitud personal:
* Sincera, sencilla y fraterna.
* De adhesión, atendiendo a lo limitado del tiempo y lo ambicioso de los objetivos
* Orante, y al mismo tiempo, de búsqueda esforzada, despierta, manteniendo un espíritu
crítico y reflexivo.
Para ello deben dejarse de lado prejuicios, preconceptos y posiciones negativas, que puedan
tener:
* de suficiencia o instalamiento
* de complejos de inferioridad, por falta de formación religiosa profunda,
* de considerar que todo lo que se hable será tan difícil que no vale la pena preocuparse por
entender de inclinaciones o especulaciones oscuras o súper profundas, de quien se cree súper
intelectual o teólogo,
* de tendencias al facilismo que llevan a conclusiones simplistas y cómodas
* etc.

Transmitirles a los participantes que si el Señor los llamó es porque tiene algo que decirles y
los invita, como aquella muchedumbre cansada que lo seguía por las laderas del monte, a
sentarse en la hierba, para darles de comer. Es una invitación a serenar almas. Él dará de
comer su alimento: su Palabra y su Cuerpo en la Eucaristía.
Actividades
En el transcurso de los 2 días habrá momentos de:
* Piedad: con oraciones comunitarias o en soledad, celebraciones litúrgicas: Misas, Rosarios,
etc.
* Estudio: a través de meditaciones guiadas por el director Espiritual y exposiciones de
plomos- proclamaciones jubilosas del mensaje de Cristo - transmitido por testigos - serán
como los 5 panes y 2 pescados que le alcanzó Felipe y que el Señor multiplicó para alimentar a
toda esa muchedumbre que lo seguía -; siguiendo con una temática preparada en pos del logro
de los objetivos perseguidos.
* Acción: puesta en práctica mediante el trabajo grupal, compartiendo vivencias y realidades,
en un ambiente fraterno de amistad y alegría.

Se profundizará en el conocimiento de la Iglesia y su misión evangelizadora, descubriendo el


lugar que le compete al Movimiento dentro de su pastoral.
Se reflexionará sobre el propio conocimiento de la persona, sus circunstancias, vocación y
carismas.
Todo servirá para ayudar al reencuentro con Cristo y con nosotros mismos. Las Jornadas
apuntan a lograr ser más santos.
Las Jornadas son un conjunto de ideas, no sólo pensadas, sino vividas. Se trabajará en equipo
(patrullas), donde se sacarán ideas, del diálogo de la participación. "Metodología no es una
conferencia que se viene a escuchar, sino una experiencia que se debe vivir y
compartir"
La eficacia de las Jornadas depende de la Gracia y para ello toda la comunidad nos acompaña
orando durante esos días. Es una invitación a confiar en la Gracia.
Para el acompañamiento de los participantes deben poner: ilusión, entrega y espíritu de
caridad.
* Ilusión: para recibir lo que se les vaya dando...
* Entrega: para dejarse guiar confiados...
* Espíritu de caridad: para integrarse.

Advertencia:
Para la eficacia de estas Jornadas debe existir una organización mínima, para lo cual se les
pide a los participantes colaboración y cooperación:
* respetar los horarios
* cumplir las indicaciones de los asistentes
* concentrarse en los trabajos

Próximas actividades:
Luego de la cena pasaremos a la capilla para escuchar una meditación y hacer las oraciones
de la noche, desde ese momento comenzará un retiro que se prolongará hasta la mañana, al
salir de la Capilla, luego de las oraciones y de escuchar otra meditación.
El retiro será un tiempo de silencio, de meditación, de oración y de escucha... sobre todo
escucha de Dios, para preparar el encuentro con el Señor. Silencio exterior e interior.
María, nuestra Madre, también estará con nosotros, cubriéndonos con su manto durante estos
días, protegiéndonos como a sus hijos predilectos... Su Hijo nos llamó... ella pedirá por
nosotros como lo hizo en las Bodas de Caná...

2 - MEDITACIÓN: LOS TRES ÉXODOS

I. Finalidad de la meditación

Esta primera meditación de las Jornadas tiene por finalidad:


 Presentar la conversión como un proceso esencial, cuya iniciativa corresponde al Dios-
Amor, en el afán de realizar la Comunión con el hombre.

II. Tono y tiempo

A) Esta meditación se da el viernes por la noche, al iniciarse las Jornadas dentro del silencio
del retiro.
B) La da el Director Espiritual del evento. Su tono se debe amoldar al estilo general que se
utiliza en el evento, por eso su desarrollo no debe dejarse llevar por la oratoria.
C) Debe procurar ser sencillo, vibrante, seguro, escueto, interesante...
D) Pueden usarse anécdotas para sostener la atención sin cansar.
E) Tiempo máximo: 30 minutos.

III. Ideas claves de la meditación

1- Primer éxodo: La creación o la llamada de la nada al Ser.

Al principio dijo Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza".


El amor de Dios nos llamó a la existencia por puro amor, puso sus manos en nuestro barro y
nosotros nos dejamos modelar porque éramos nada.
Fuimos el barro en las manos del alfarero.
El hombre no opuso resistencia y por eso pudo entrar el soplo de Dios y transformar el barro
en criatura viviente.
Ideas:
 Dios tiene la iniciativa. El hombre ofrece su disponibilidad.
 Se debe tomar conciencia de los talentos que aún no han sido puestos al servicio del Plan de
Dios.
 Salir de la inercia
 Es transformado. Conversión
 Es asociado a la obra de DIOS.-

2- El segundo éxodo: Egipto-Pascua o el llamado de Dios de la esclavitud la Libertad.

Dios llama a Israel a la libertad a través de la experiencia de su esclavitud.


De su postración el hombre clama a Dios y Dios se hace presente con mano poderosa (el paso
del Mar Rojo, en el Sinaí, en la nube, en la columna de fuego, en el desierto, en la tierra
prometida, etc.)
Tienen la experiencia de un Dios que vive con ellos.
Su libertad consiste en estar asociados, en vivir en comunión con Dios mediante la Alianza,
cumpliendo el compromiso contraído al pie del Sinaí.
En el peregrinar en el desierto se constituye el Pueblo de Dios. Dios sale al encuentro del
hombre de una manera muy clara; volvemos a pasar por el Mar Rojo donde dejamos
sepultados nuestros pecados.
Como el pueblo todos entonamos el cántico de los liberados y estalla la alegría de una
comunidad redimida y liberada.

3- El tercer éxodo: La comunidad espiritual o el llamado de la soberbia a la humildad.

Parecía que ya nadie tenía derecho a quitar los privilegios del Pueblo de Dios; pero he aquí
que todo desaparece como por encanto (su templo, su rey, sus riquezas)
Pero Dios, nunca pensó en formar una nación poderosa en la tierra.
El sueño de Dios fue crear una comunidad religiosa, espiritual.
Y escoge para ello el camino del exilio.
Como Israel, nosotros pertenecemos al pueblo de las promesas.
Dios nos quiere Comunidad Espiritual, pobres de espíritu y nos va a purificar en el exilio.
El exilio es purificación.
El fracaso apostólico nos pone en estado de salir de nuestras seguridades y posiciones
(peligro de autosuficiencia) hacia una confianza más sólida de la Gracia.
Este proceso de purificación y espiritualización se realiza a través del sufrimiento y de la
pequeña comunidad (Isaías 53)
Así se preparan para que pueda nacer Cristo, cuya misión será hacer el Reino de Dios, hacer la
Iglesia que es la comunidad espiritual, escuchando la Palabra de Dios, formando una
comunidad y creciendo en la esperanza de que el Señor está con nosotros, aunque no se haga
visible.

3 - MEDITACIÓN : LA LLAMADA A LA AMISTAD CON JESUCRISTO (Jn. 1,35-51)

I. Finalidad de meditación

Esta meditación cierra la de la noche anterior, completando las llamadas mencionadas, la del
seguimiento. Es una llamada a compartir su amistad.
Su finalidad es:
A- Tomar conciencia de la "llamada" del Señor, fiel, paciente, frente a nuestros olvidos y
regresos. B- Valorar que la iniciativa siempre es de Dios y que lo primero que corresponde al
hombre no es ponerse a obrar ni ofrecerse, sino escuchar siempre, para entonces responder
con docilidad y constancia aunque no se sienta entusiasmado, porque Dios es fiel e insiste en
su llamada. Al circulista, esta meditación le trae el recuerdo de su primera respuesta en su
Eslabón, un humilde reconocimiento de sus fallas y un nuevo comienzo.
II. Tono y tiempo.

A- Esta meditación se da en la mañana del primer día de la jornada

B- Relatar el llamado como una amistad que se ofrece en las circunstancias sencillas de la vida
cotidiana, una amistad que atrae y lleva a intimar con el amigo, a tratarlo más de cerca.

C- Tiempo máximo: 20 minutos.

III. Ideas claves para la meditación

Más que una meditación, es una contemplación serena y sabrosa del primer capítulo del
Evangelio de Juan (Jn. 1, 35-51), con toda la frescura del relato y el sabor tan vivo de ese
lejano momento en la vida del Evangelista.

Esa amistad es un contagio, una simpatía que corre de unos a otros y suscita nuevas llamadas
y nuevas respuestas.

Se forma así el primer grupo de amigos de Jesús cada uno con su nombre, sus dones, su lugar
en la pequeña comunidad.

Después serán enviados ("apóstoles") pero lo primero es la llamada y a lo que nunca


renunciarán es a estar juntos con Jesús.

4 - PLOMO : EVANGELIZACIÓN

I. Finalidad del plomo.

Su objetivo es profundizar en nuestra condición de Pueblo de Dios, ayudando a descubrir en


los participantes a la Iglesia como signo e instrumento de salvación (su Ser y su Hacer), y
que para mostrárselo al mundo existe un proceso implícito de evangelización, en el que el
Movimiento participa.
A- En la primera parte, el sacerdote descubrirá a los Circulistas el llamado a la misión, que se
tiene como bautizados, haciendo luego una relación entre Vocación, Misión y Apostolado.
B- En la segunda parte explica cuáles son las etapas de la evangelización, destacando que
dichas etapas, pasos o estadios no son compartimentos estancos, sino que se da un
permanente proceso, reciclaje e interrelación entre ellos;

II. Tono y tiempo.

a- Es el primer plomo del evento dado por el sacerdote. Debe ser dado no como sermón, sino
como una charla que motive al participante a descubrir a la Iglesia, al Movimiento y a
nosotros, como sus integrantes, comprometidos en la transmisión de ese mensaje salvador a
través de la Nueva Evangelización: nueva en el ardor, en su expresión y en el método (Doc.
de Santo Domingo )
b- Tiempo máximo: 45 minutos.
III. Ideas claves del plomo.

1) La Iglesia, signo e instrumento de salvación.

Es una mirada al Ser de la Iglesia. Es el QUE ES.


Lo que caracteriza a un individuo es la actividad y no su apariencia o aparente armonía
externa. El cuerpo vive en la medida que actúa y lo hace de acuerdo a su naturaleza (la
naturaleza es lo que indica la manera de actuar de un cuerpo)
La Iglesia es una comunidad viviente, tiene naturaleza propia, capacidades propias y un
estilo propio de vivir y actuar. Vive y actúa de acuerdo a su propia naturaleza, con sus
capacidades y posibilidades. El Cuerpo de Cristo Viviente que actúa- si no actuara no sería
viviente- y actúa de acuerdo a su naturaleza.
La actividad de la Iglesia es Evangelizar. Sus miembros actúan en el mundo, en los ambientes.
Es el Cuerpo de Cristo que actúa en el mundo, en el ambiente.
"La Iglesia es signo e instrumento de salvación o sea de la comunidad entre Dios y los
hombres"(Lumen Gentium I).
Signo: es una realidad que da a conocer algo distinto de sí, lo muestra y vale como signo en la
medida que lo muestra
Instrumento: es algo que sirve para realizar una determinada obra.
Ella, en la medida que muestra la salvación es SIGNO, en la medida que la realiza - "que
salva"- es INSTRUMENTO.
La Iglesia hace real la salvación. Cristo salva a través de la Iglesia.
Esta es la acción de la Iglesia y recibe el nombre de "evangelización"

2) La Evangelización

Se refiere a su función y su misión. Es una mirada al Hacer de la Iglesia. El PARA QUÉ ES.
La "'actividad salvadora" que realiza la Iglesia, la efectúa mediante lo que se llama el Proceso
de Evangelización.
No es necesario conocer el proceso de evangelización para evangelizar, como conocerlo no
significa que de hecho se esté evangelizando. Pero si es necesario para realizar
conscientemente lo que se hace al vivir en cristiano.
Esta tarea evangelizadora se hace mediante un proceso que podemos dividir en siete etapas.

1) Pre-Evangelización

Es la tarea de acercamiento amistoso y humano - servicial -, hacia cada persona con quien
convivo (destinatario: el hombre actual con su problemática concreta, con su situación
particular, con su idiosincrasia propia, con su realidad circundante).

2) Anuncio (Kerigma)

No significa demostrar una doctrina, sino anunciar un hecho real. EL NUCLEO CENTRAL DEL
MENSAJE es el Misterio Pascual de Cristo. Es el anuncio gozoso, breve, contagiante, que
revele la sinceridad de la Fe (testimonio y coherencia de vida)
El "anuncio" se realiza mediante hechos y palabras.
Estas dos primeras etapas el Movimiento las ha hecho suyas como formas peculiares de su
método y estrategia evangelizadora.
3) Aceptación (Epístrofe)

Es la aceptación intelectual del mensaje.

4) Conversión (Metanoia)

Mira la asimilación personal del mensaje de una forma integral. Su aceptación intelectual, a
pesar de ser necesaria, no es, el culmen, ni mucho menos.
Abarca una: Dimensión intelectual: Iluminación
Dimensión afectiva: Gozosa
Dimensión volitiva: Decisiva.
Dimensión social: de Proyección.
5) Iglesia (Koinonia)

Incorporación del cristiano en el seno de la Comunidad de la Iglesia (Pueblo de Dios),


comunidad de Fe y Vida (Amor). La Fe es patrimonio de la comunidad.

6) Eucaristía (Acción de Gracias)

Es el momento más vital de la comunidad eclesial. Es fuente y culmen de la vida de la Iglesia.


En la Eucaristía la comunidad expresa su Fe y la Iglesia muestra su rostro, como culmen de la
acción salvífica. La Eucaristía une y reúne a la Iglesia.

7) Apostolado (Envío)

Es la acción que ejerce la Iglesia cuando envía a sus miembros (agentes evangelizadores) a
anunciar el hecho Salvador Fundamental a todos los demás hombres según la misma dinámica
con que fueron anunciados sus mismos miembros: mediante "hechos" y "palabras".
El llamado y envío viene de Cristo. El "apostolado" nunca puede ser una obra individual.
La actitud del apóstol debe consistir en: conciencia clara, responsabilidad, inteligencia,
competencia humilde, entusiasmo desbordante...
El alma de todo apostolado es la vida en Gracia e intimidad con Dios: Oración.
1) El Movimiento de Círculos de Juventud

A través de su finalidad se
da el proceso evangelizador:
1 al acercarse a los jóvenes PRE EVANGELIZACION
lideres (influencia sobre el
ambiente),

2 anunciándoles con " hechos" ANUNCIO


y " palabras" el Hecho
Salvador (los tres días del
Eslabón),

3 donde busca que éstos lo ESTUDIO Y FORMACION


entiendan y

4 se conviertan para que SACRAMENTO DE LA


RECONCILIACION

5 se integren en la Iglesia ESTRUCTURAS


OPERACIONALES

6 haciéndoles vivir la Eucaristía


para que,
7 como líderes, sean apóstoles
en sus ambientes.

El Movimiento es un movimiento de Iglesia, que tiene su misma misión: Evangelizar.

5) PLOMO : Origen, Esencia Y Finalidad

I- Finalidad del plomo.

Es el plomo laico que marca el rumbo en la temática de la Jornada. En él se pretende mostrar


al circulista cual fue el pensamiento que dio origen al Movimiento, la lectura de la realidad que
hicieron los fundadores, el método y la estrategia utilizada. También se pretende contestar
algunas preguntas fundamentales a cerca de nuestro Movimiento :

¿Qué somos?, ¿Qué hacemos?, ¿Dónde estamos? o ¿Qué lugar ocupamos en la Iglesia?.-

Trataremos de profundizar un poco más en el conocimiento del M.C.J. y esclarecer cuál es el


rol del mismo dentro de la misión evangelizadora que le confía la Iglesia.

II- Tono y Tiempo

A. Por las características del tema, amplio y en partes complejo, se debe dar en forma amena y
didáctica. De ser necesario incorporar ejemplos a fin de ser más claros.

B. Tiempo máximo : 60 minutos.

III- Ideas claves del plomo

1 - INTRODUCCION:

De hecho que decir que somos un Movimiento en la Iglesia es ubicarnos dentro de la Iglesia y
ser Iglesia es ubicarnos dentro de la Cristiandad.-

* Dentro de la Cristiandad somos Iglesia Católica

* Dentro de la Iglesia Católica somos Laicos

* Dentro de los Laicos somos un Movimiento

* Dentro de los Mov. Tenemos una doble vertiente: Espiritualidad y Apostolado.


* Dentro de las Espiritualidades y Apostolados de la Iglesia tenemos una Espiritualidad y un
Carisma particular del que nace una opción pastoral y una metodología de apostolado propia
que nos da identidad, un ser y un lugar en la Iglesia.-

* Necesidad de conocer el Movimiento

El pertenecer al M.C.J. implica necesariamente conocerlo. Para ser Fiel al llamado original del
Espíritu necesitamos conocer más, profundizar en sus orígenes, en las causas que motivaron
su fundación, en las personas concretas que lo fundaron y en el método que pensaron para
hacer eficaz la misión. Y para ello es necesario un camino de cuestionamientos, búsquedas y
redescubrimientos.

Si bien el Movimiento tiene más de treinta años, ha cobrado nueva vida hace algunos años
atrás gracias a las Jornadas de Metodología, aprobada y difundida a partir de la Asamblea de
Córdoba del año 2001, nos dimos cuenta de que no podíamos resolver “el hacer” del MCJ sin
antes reflexionar sobre “el ser del MCJ”. SOLO SE AMA LO QUE SE CONOCE.

Necesidad de conocer y tomar conciencia de la importancia de ciertas cuestiones, desde las


más simples, como por ejemplo el nombre de nuestro Movimiento, el lenguaje que utilizamos,
hasta las más complicadas, como la esencia y finalidad del mismo.

Nos conocen en todas partes con el nombre de “Eslabón” o “Movimiento de Eslabón” un


nombre corto y elocuente, del no queremos renegar y con el que nos sentimos identificados,
ya que transmite una idea de fuerza, de unión con algo, de ser parte de un todo.

Sin Embargo, el nombre ESLABON está reservado para cada uno de los retiros espirituales (
véase Reg. 1974) que constituyen el segundo paso del Método del Movimiento Circulo de
Juventud. Este nombre Movimiento Círculos de Juventud , responde a la visión que tuvieron
los fundadores de que el joven no se salvaría solo, sino con su ambiente, o como se decía
entonces con su “circulo” ( universidad, trabajo, deporte)

De este nombre deviene el nombre de “circulistas” ( que recibe todo aquel que hizo el
Eslabón) el termino que serviría para designar las pequeñas comunidades de perseverancia:
los “círculos de amigos”

Sabemos que el MCJ es una obra de Dios, pero como toda obra redentora de Dios, se realiza a
través de personas determinadas, en un lugar concreto y en un momento concreto de la
historia y todas estas circunstancias forman también parte de la voluntad de Dios que nos
llamó a ser Iglesia dentro de una forma particular y única dentro de ella

Estas personas elegidas por el Espíritu Santo y por su inspiración, marcaron con el “sello” de
su pensamiento y su visión – con su mentalidad - las notas fundamentales del MCJ que hoy
queremos rescatar para saber ¿qué somos ?.

El haber nacido en la mentalidad de una época y de un grupo de determinadas personas no es


un dato casual o indiferente. Es el propio Espíritu Santo el que nos confiere un carácter, un
estilo, propio en la iglesia a partir de las circunstancias en las que nacemos y a partir de ahí se
nos va transmitiendo una espiritualidad particular que es la que nos distingue
definitivamente.

* Idea de Movimiento en general.

Pero antes comencemos por ver, que significa o que es un Movimiento.

La palabra MOVIMIENTO lleva intuitivamente a imaginar una cierta actividad :

* Es un PROCESO DINÁMICO, o sea lo contrario a estático y si algo se mueve es lógico pensar


que debe haber ALGO que lo impulsa y un ¿PARA QUÉ?, ya que debe moverse en pos de un
objetivo, para arribar a una meta.

* Desde un punto de vista FILOSÓFICO, un Movimiento es una CORRIENTE DE PENSAMIENTO


que se abre paso para generar situaciones transformantes. Es así que a lo largo de la historia
de la humanidad, tenemos grandes Movimientos literarios, pictóricos (subrealismo,
impresionismo, cubismo, etc.), filosóficos...etc.

* Definición de Movimiento de Juan Pablo II.(Mensaje a los Movimientos en Roma


27/05/1998.)

Veamos como describe un MOVIMIENTO, nuestro recordado Juan Pablo II:

El término MOVIMIENTO sé refiere a una realidad eclesial concreta en la que participan


principalmente laicos, un itinerario de fe y de testimonio cristiano que basa su método
pedagógico en un CARISMA PRECISO otorgado a la persona del fundador en circunstancias y
modos determinados.

La originalidad propia del CARISMA que da vida a un MOVIMIENTO constituye un fuerte


apoyo, una llamada sugestiva y convincente a vivir en plenitud con inteligencia y creatividad,
la experiencia cristiana.

En esta perspectiva, los CARISMAS reconocidos por la Iglesia representan caminos para
profundizar en el CONOCIMIENTO DE CRISTO y entregarse más generosamente a él,
arraigándose, al mismo tiempo, cada vez más en la comunión con todo el pueblo cristiano.

Frente a las palabras del Papa J. P. II entendimos definitivamente que nuestra búsqueda tenía
que pasar:

En primer lugar por la memoria de ese “itinerario de fe” (la historia del Movimiento) hasta
llegar a nuestros Orígenes.

Desde ahí, en segundo lugar encontrar aquellas notas que se encontraban presentes en el
origen y que se habían mantenido a lo largo de esa historia, pese al tiempo y la distancia para
aproximarnos a la esencia de nuestro Movimiento en el discernimiento del “Carisma preciso
otorgado a la persona del fundador en circunstancias y modos determinados”. Ese Carisma da
vida al Movimiento y a esa “Vida” la llamamos “Espiritualidad”.
En tercer lugar, el Método pedagógico que está basado en el Carisma.

Es decir que nuestro Movimiento antes de ser una actividad de apostolado (Eslabón,
Enganche, Jornada etc.), con todo su bagaje de metodología y pedagogía es una Experiencia de
Comunión Espiritual en torno a un Carisma que nos da vida.-

Entonces si retomamos la palabra Movimiento desde una idea de acción, de dinámica y sin
duda eso somos o debemos ser en la Iglesia. Podemos concluir : para que el Movimiento exista
debe tener algo que lo impulse: Un motor y eso es el Carisma, que nos da vida….movimiento.

Además para que el Movimiento no sea caótico debe tener un sentido, una dirección (finalidad
inducida por la acción directa del Espíritu Santo), y no es un fin en sí mismo sino que existe
para algo. Esta llamado a cumplir una misión ... que es su finalidad.

El CARISMA (motor) y la FINALIDAD (sentido), permiten que el Movimiento exista en


plenitud, es decir no se pare y no se desvié.-

Nuestro Movimiento, guiado por el Espíritu Santo, reconoció el CARISMA que estuvo vivo por
35años y lo manifestó en la 18°.ASAMBLEA NACIONAL en Santiago del Estero en Octubre del
2005, al cual damos a conocer para que lo vivamos en plenitud y sea la base de todos nuestros
actos.

El CARISMA del M.C.J. es :

CRISTO AMIGO

* Que dando su vida revela al joven el amor del Padre y la verdad sobre su dignidad de Hijo de
Dios.

* Que desde la fidelidad de su amistad invita al joven desde la Eucaristía, a la intimidad de su


vida en gracia, haciéndolo un hombre libre para el encuentro con él mismo y con los
hermanos.

* Que envía al joven a ser apóstol de los jóvenes y a continuar su misión en comunión con
María, Madre de la Iglesia y modelo de Evangelización, siendo testigos de Cristo Resucitado.

CONCLUSIÓN :

Surge un MOVIMIENTO cuando el CARISMA otorgado por el ESPÍRITU SANTO lleva a sus
integrantes a compartir y hacer vida una misma MENTALIDAD.

Entendiéndose por MENTALIDAD al conjunto de principios y actitudes, de una o varias


personas, que originan una manera de pensar y actuar de acuerdo a ella, configurando una
IDENTIDAD, basada en el CARISMA que los asiste.
2- ORIGEN DEL MOVIMIENTO CÍRCULOS DE JUVENTUD

* Nace como Movimiento de Iglesia en respuesta a una realidad.

El M.C.J. NACE como todo MOVIMIENTO DE IGLESIA, impulsado por el ESPÍRITU SANTO,
quién obró en los corazones y las mentes de un grupo de personas, en Mendoza.

Al igual que Cursillos, el MCJ nace en una realidad histórica y ante una problemática concreta.
Los jóvenes, inmersos en la apatía religiosa que los movía, y confundidos por una realidad
social que los alejaba de Dios, (hipismo, comunismo, dictaduras, etc.) necesitaban una
respuesta rápida y eficaz para despertar en ellos SED DE DIOS , para ser rebautizados poder
transformar el mundo, a través de un CRISTIANISMO QUE SEA VIDA (testimonial),, poniendo
énfasis en el SER antes que en el HACER, para lo cual elaboraron una propuesta propia,
original, distinta. Dios llama siempre desde una necesidad actual de la Iglesia y en el camino
de la respuesta sigue llamando y recreando su obra para que pueda seguir respondiendo a las
necesidades actuales.

¿CUÁL ERA LA REALIDAD QUE VIVIA EL JOVEN EN EL MOMENTO FUNDACIÓNAL DEL


MCJ?

En lo religioso:

* No estaban permitidos los instrumentos musicales que hoy usamos en Misa (guitarra,
bombos, etc.), ni música que no fuera estrictamente “litúrgica”, ni que los jóvenes lean las
lecturas o que aplaudan cuando alguien se casa o se bautiza.

* La gran mayoría de los jóvenes de finales de los 60 no se sentían identificados con la Iglesia y
no encontraban un lugar en ella.

* La iglesia era un lugar donde se cumplían unos ritos familiares (Bautizarse, tomar la
comunión, casarse etc.) cada vez mas vacíos de sentido.-

* Estaba de moda en aquellos años, un ateísmo militante sosteniendo que “la religión es el
opio del pueblo” (Marx).

* Que las normas de la moral sexual sostenidas por la Iglesia (castidad, monogamia etc.) solo
sirven para la dominación de los individuos a través de la culpa.

* Por último, el pensamiento de aquel momento era fuertemente racionalista, es decir se


proponía como verdad solo aquello que pudiera demostrarse científicamente y por
consiguiente “La Fe Religiosa” era vista como un recurso de los ignorantes y débiles. En su
lugar el hombre moderno, “superando ese infantilismo” “se saca la venda religiosa de los ojos”
y mira la realidad “tal como es”.

En lo social y cultural

* Los jóvenes no se encontraban en el mundo de los adultos y comenzaron a formar uno


absolutamente propio y diferente en rechazo de lo anterior, con su propia música, ropa,
lenguaje, antagónicas con todo el mundo anterior al que consideraban hipócrita y
despreciable.

* El respeto que las generaciones anteriores habían cultivado hacia sus mayores no solo se
perdió sino que, además se transformo en una furiosa rebeldía contra las tradiciones de sus
padres, sobre todo contra las tradiciones religiosas.

* La década de los sesenta estuvo marcada por la cultura Hippie, que sostuvo algunas ideas
muy buenas y valiosas como el pacifismo y el rechazo de la sociedad de consumo, otras ideas
con consecuencias negativas como el Amor libre y el uso de las drogas.

* Posteriormente este fenómeno Juvenil cambia de forma inesperada y abrupta con el llamado
Mayo Francés del año 1968, el cual dejo en el imaginario colectivo de esa generación los lemas
pintados en las calles de París (“Prohibido Prohibir”, “Seamos realistas pidamos lo imposible”,
“La barricada cierra la calle pero abre el camino” etc.)

* A partir de ahí, durante la década de los setenta, en el ambiente juvenil mundial, sobre todo
en nuestro País, se impusieron Movimientos revolucionarios que sostenían el Ateísmo y el
Amor Libre casi como una religión. La Figura del Che Guevara como Ideal del hombre
comprometido y la opción por la violencia se presenta a los jóvenes casi como un imperativo
moral.

Sin duda eran épocas muy difíciles y a la Iglesia le costaba mucho entender la situación y
mucho mas dar una respuesta a semejantes conflictos. Toda esta realidad está plasmada en el
único documento fundacional del MCJ que hasta ahora hemos podido recuperar: El prologo
del primer Estatuto del año 1974 cuyo título era “Antecedentes Esencia y Finalidad”
(sugerimos leer estos párrafos) de donde extraemos :

En suma, el Movimiento Círculo de Juventud quiere formar líderes de vida auténticamente


cristiana que vivan intensamente la vida espiritual, intelectual y apostólica contribuyendo así,
para que el mundo se restaure en Cristo.- Esta es la simiente evangélica que el Movimiento
pretende sembrar humilde y esperanzadamente.

* Mentalidad que le dio origen al Movimiento.

Aproximadamente a fines de la década de 1960, un sacerdote de la Diócesis de Mendoza por


inspiración del Espíritu Santo solicita a un grupo de médicos integrantes de la Asociación de
Médicos Católicos que prepararan para los Jóvenes Cuyanos, una serie de charlas sobre
Educación Sexual, en respuesta a los planteos de ese momento.

Este contacto con los jóvenes, revelo que sus necesidades no se satisfacían solamente con una
charla, sino que el problema era mucho más profundo, la falta de Cristo en sus vidas.

Así es que nuevamente el Padre Pulladas pide que se prepare un retiro para Jóvenes con el
modelo de Cursillos.(una herramienta de “conversión”, desde una pastoral “Kerigmatica”, es
decir de primer anuncio)
Nuestros fundadores, comulgaban con la concepción pastoral de Cursillos y vislumbraron que,
para que toda la juventud pueda volver a Cristo, era necesario “convertir” prioritariamente a
los líderes naturales de cada ambiente juvenil y que éstos a su vez, con su testimonio en el
ambiente, lo fermentarían de evangelio. De este modo, la juventud argentina acosada por los
“intelectualismos ateizantes” volvería a Cristo, a través del testimonio vehemente y heroico de
estos líderes.

Historia del M.C.J.

En enero de 1970, se convoca a este trabajo a algunos cursillistas, jóvenes de Acción Católica y
señoras del Movimiento Familiar Cristiano. A partir de ese momento, Elías Nazar se aboca al
trabajo de redactar los temas que luego se llamarían Plomos y durante ese año va tomando
forma el Eslabón mientras se preparaba el primer equipo en Mendoza, conformado por
muchos amigos de Elías Nazar, muchos de ellos Militares o Ex liceístas.

El primer Eslabón, se llevo a cabo, los días 19 al 2l febrero de 1971, en la Casa de Retiros de
Lulunta – Maipú – Mza

En total ese primer Año se hicieron once eslabones en Mendoza, sin contar con los de San
Rafael.-

El año 1972 termino en la Arquidiócesis de Mendoza con 22 Eslabones, 10 de ellos de chicas.

Del 27 al 30 de diciembre de 1972, con el Asesoramiento Espiritual de los Sacerdotes, Alfonso


María Milagro, Fernando Ploza y Ángel Latuf y como Rector Elías Nazar, se realiza el primer
Enganche del Movimiento Círculos de Juventud.

En uno de esos primeros Eslabones de Mendoza un asistente Joven del equipo compone la
Canción “que lindo es ser cristiano”, y adaptando la letra de una canción de moda se instituye
la Marcha del Circulista.

También En el año 1972, el Movimiento se había extendido a la Diócesis de San Juan y en el


año 1973, llega a Córdoba, de la Mano de los Mercedarios, realizándose los primeros
Eslabones en el Colegio León XII de Villa Rivera Indarte.

En ese año 1974 se realiza la primera Asamblea Nacional en León XIII - Córdoba donde se
aprueba el primer estatuto y se elige la primera la Junta Nacional, siendo Elías Nazar el primer
presidente de la Junta Nacional.-

En el año 1974 el Movimiento se extiende Buenos Aires y Santiago del Estero, y en el año
siguiente 1975 llega a la Arquidiócesis de Tucumán, todas estas expansiones se las hizo a
través de las Parroquias de la Orden de la Merced, y el compromiso de los Cursillistas que en
todas estas diócesis fueron los primeros adultos que asumieron la obra del MCJ.-

Así fue que en menos de cinco años, el MCJ era un Movimiento Nacional que desde Cuyo había
llegado al Centro, al Norte y al Sur del país y cada acontecimiento en cada Diócesis reunía
cientos de jóvenes entusiastas con una mística arrastrante y heroica.
En cada uno de los lugares a los que llegaba, el Movimiento produjo una movilización juvenil
sin precedentes en el marco de una renovación Espiritual que no terminaba de maravillar a
propios y extraños.

En medio de todo ese torbellino, también comenzaron a surgir las primeras sombras del MCJ.

Tanto fervor y adhesión juvenil molestaban a algunos viejas estructuras y para los propios
dirigentes hacían difícil superar la soberbia de liderar semejante fenómeno Espiritual y hasta
social.

Fue sumamente difícil también que semejante movimiento pudiera abstraerse de la tremenda
situación política del país. Muchos circulistas y sus familias vivieron la terrible experiencia de
tener un hijo, un hermano y hasta un padre o madre desaparecido o muerto por el terrorismo
de estado o la guerrilla. Las heridas de esta etapa aun no han terminado de cicatrizar y aun
hoy siguen dividiendo a la Argentina.

Sin embargo el MCJ seguía creciendo, dando muchísimas vocaciones sacerdotales y religiosas
a la Iglesia por lo cual hoy ocupa un lugar importante entre los movimientos juveniles
registrados en el Episcopado Argentino.

Lamentablemente en el lugar de su fundación el MCJ comienza a tener roces con su nuevo


Arzobispo, por causas atribuibles, muchas veces, a la propia dirigencia del MCJ., y, luego de
una década extraordinaria de trabajo con miles de circulistas en las parroquias, en las
universidades y en los diversos círculos juveniles el Movimiento encontró su final en la
Arquidiócesis donde había Nacido.

El tiempo de este plomo no nos permite desarrollar aunque sea a grandes rasgos la historia de
tres décadas y media del MCJ. Quienes amamos al MCJ, valoramos muchísimo su historia
porque vemos en ella la presencia del Espíritu Santo que nos fue guiando y salvándonos de
nuestros propios errores. La Historia del MCJ con sus luces y sombras nos da la certeza de que
Dios no abandona la obra de sus manos y continúa acompañándonos.

* Lenguaje del Movimiento.

El lenguaje del MCJ es una de las primeras cosas que se advierte cuando entra al movimiento,
un lenguaje especial, con muchos términos oriundos de la vida militar (marcha, patrulla,
cruzada etc.) se incorporan al léxico circulista marcando una actitud “combativa” y heroica,
que sintonizaba con la modalidad épica de los jóvenes setentistas impregnados de un fuerte
sentido social y revolucionario. Unos “códigos” que conservamos como tradición porque con
ellos decimos mucho más de lo que la palabra dice: Jaula, plomo, cuña, el signo del circulista
con la mano levantada y los dedos en cruz. Este lenguaje expresa nuestra historia, nuestros
orígenes, que debemos conocer con sus luces y sombras para saber quiénes somos.

* Evolución de la Mentalidad.

Dios llama siempre desde una necesidad actual de la Iglesia y en el camino de la respuesta
sigue llamando y recreando su obra para que pueda seguir respondiendo a las necesidades
actuales. Es por ello que la Mentalidad de los que integran el M.C.J. va evolucionando en el
tiempo (historia) y lugar (a medida que se expandía).

Esta Mentalidad no es Patrimonio de las Estructuras del Movimiento, sino que es Patrimonio
de todos los circulistas.

La MENTALIDAD es PATRIMONIO de todo el MOVIMIENTO

3- ESENCIA DEL MCJ:

ESENCIA: es lo que hace que una cosa sea lo que es y no otra cosa. Es lo que identifica, lo que
le da identidad. Es aquello que hace a la naturaleza de algo (no cambia, es inamovible)

La ESENCIA del M.C.J. está contenida en su NATURALEZA, enunciada en el ESTATUTO :

a) Es un Movimiento de Espiritualidad y Apostolado de la Iglesia DIRIGIDO A LOS JÓVENES

b) con organización y metodología propia

c) que posibilita la vivencia y convivencia de lo Fundamental Cristiano

* ayuda a descubrir y realizar la vocación personal (Religiosa o Laical)

* y propicia la creación de núcleos cristianos que vayan fermentando de Evangelio los


ambientes (Círculos, Cimas)

De esta definición tenemos:

a) Es un Movimiento de Iglesia dirigido a los jóvenes. Su modo de pensar está en un todo


unido a la Iglesia. Como un integrante de la Iglesia tiene su misma misión: extender el
Evangelio y hacer un mundo más cristiano. Y no dice que es de los jóvenes, porque también
hay adultos, que ayudan en el apostolado.

b) Con organización y metodología propia. Los tres tiempos del Método y sus Estructuras.

c) Vocación Religioso o Laical.

d) Formación de Círculos, Cimas, etc...

En ese intento de ser fiel al llamado original del Espíritu, fue surgiendo en el Movimiento a
partir del jubileo del año 2000, una creciente inquietud por definir con mayor rigurosidad el
Ser del MCJ, esta inquietud que había sido desplazada por las grandes cuestiones del hacer.

¿Cuál es la esencia del MCJ?

Toda esencia precisa una definición y toda definición se compone de Género Próximo y
Diferencia especifica.
Género Próximo:

El MCJ es un Movimiento de Espiritualidad y Apostolado.

Diferencia Específica:

¿Cuál es nuestra espiritualidad particular? Y ¿Cuál es la opción pastoral que surge de esa
espiritualidad?.-

Volvemos a la Definición de Juan Pablo II: cuando se pregunta ¿Qué se entiende hoy por
“movimiento”?

Allí el Papa nos dice que: el método pedagógico (es decir la pastoral del movimiento) se basa
en un carisma, que el Espíritu otorga como respuesta a una realidad en un momento histórico
determinado.

Y este Carisma constituye una llamada a vivir en plenitud la experiencia cristiana


(Espiritualidad).

Y esta Vida Espiritual es el requisito para encontrar respuestas adecuadas a los desafíos y
urgencias de los tiempos y de las circunstancias históricas siempre diversas (Pastoral).

De ahí que la respuesta sobre el SER del MCJ pasa por el discernimiento de estas tres
cuestiones fundamentales:

CARISMA, ESPIRITUALIDAD y MISION

En este plomo solo trataremos el primero.

A - EL CARISMA DEL MCJ

¿Qué es un Carisma?: La traducción del griego de la palabra Carisma es simplemente:

“Don”. Algo que “es dado gratuitamente”, en oposición a lo que es conseguido con el esfuerzo
de quien se lo apropia. A estos dones espirituales se refiere San Pablo muchas veces en sus
epístolas. Pero en el contexto de las Espiritualidades, la Palabra Carisma indica algo más
específico: Una visión, un enfoque o una mirada particular sobre del Misterio de Cristo.

– El propio Juan P. II , en el mensaje citado da una noción de Carisma, en la perspectiva de la


pregunta sobre el ser de los Movimientos de la Iglesia

En esta perspectiva, los carismas reconocidos por la Iglesia representan caminos para
profundizar en el conocimiento de Cristo y entregarse más generosamente a Él, arraigándose,
al mismo tiempo, cada vez más en la comunión con todo el pueblo cristiano.

Obviamente, por ser particular el carisma de un Movimiento jamás agota el misterio de Cristo
ni le añade nada que no tuviera. Es el mismo Cristo de Ayer, Hoy y Siempre, solo que “mirado”
o enfocado desde un ángulo particular. Todo Carisma destaca una faceta del misterio
inagotable de Cristo y aquí se funda su riqueza particular.
¿Cuál es nuestra experiencia particular de Cristo? ¿Cómo es el Cristo de los Circulistas?.

Tras un intenso período de discernimiento el MCJ, reconoció oficialmente en la 18°.Asamblea


Nacional, (octubre del año 2005, en Santiago del Estero) que el Carisma del MCJ es el “Cristo
Amigo”, y que la clave y raíz del Carisma del MCJ está centrada en el capítulo 15 del Evangelio
de San Juan, cuya médula, para los circulistas está en el Versículo 15 y 13 del mismo.-

“Ya no los llamo siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he
llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes”
(Jn. 15,15)

“No hay amor más grande que éste: dar la vida por sus amigos”. (Jn. 15, 13).-

En consecuencia, nuestro Carisma invita al joven, no de una manera conformista, a lo liviano,


fácil, irreverente, superficial o chabacano, sino todo lo contrario, lo desafía a tomar una opción
fundamental en la que se juegue su vida en respuesta a la Amistad de Cristo.

Y este jugarse es correr realmente con todos los riesgos, es estar dispuesto a perder todo por
permanecer en el Amor del Amigo que ha dado su vida por nosotros y cuya fidelidad jamás
nos abandona ni nos decepciona.

Para entender el Carisma del MCJ es imprescindible leerlo en el contexto eucarístico de la


“Ultima Cena”, en la que Cristo, lava los pies a sus discípulos, les anuncia su regreso al Padre,
les promete que el Espíritu Santo siempre estará con ellos, les pide que permanezcan en El y
por último los llama amigos porque les ha dado a conocer todo lo que oyó de su Padre.

En esta perspectiva el MCJ sostiene que la Amistad de Cristo posee tres elementos
fundamentales que los distinguen claramente de las visiones superficiales o sentimentalistas
o mediocres de la Amistad: EL AMOR, LA VERDAD Y LA LIBERTAD

CONCLUSION CARISMA

Esta es nuestra visión, nuestra perspectiva del Misterio de Cristo y nuestro aporte a la riqueza
de la Iglesia.

Podemos juzgarnos duramente y decir que la vida de nuestras comunidades, a veces, dista
mucho de este nivel de amistad. Pero también es cierto, que no por eso dejamos de sentirnos
llamados a esta excelencia en el Amor, en la Verdad y en la Libertad que nos propone Cristo.

Por otra parte, los nuevos circulistas siguen descubriendo y enamorándose de esta
experiencia de Amistad a través de los testimonios de vida de otros circulista.

El Carisma es Don y Tarea. Lo cierto es que el Carisma es esencial al Movimiento y por ello es
muchas veces invisible a nuestros ojos.

La Asamblea del año 2005 adopto como síntesis de nuestro Carisma la siguiente formula:

El Carisma del MCJ es el CRISTO AMIGO


* Que dando su vida revela al joven el amor del Padre y la verdad sobre su dignidad de Hijo de
Dios.

* Que en la fidelidad de su amistad invita al joven desde la Eucaristía, a la intimidad de su vida


en gracia, haciéndolo un hombre libre para el encuentro con él mismo y con los hermanos.

* Que envía al joven a ser apóstol de los jóvenes y a continuar su misión en comunión con
María, Madre de la Iglesia y modelo de Evangelización, como testigo de Cristo Resucitado.

B - LA ESPIRITUALIDAD DEL MCJ

La segunda nota del “Ser del Movimiento”, está en su Espiritualidad. Un Movimiento se


distingue por su espiritualidad

Mientras que “Carisma” es el don que Dios otorga por su Espíritu a una persona o comunidad
para que manifieste un aspecto del misterio de Cristo, la “Espiritualidad” es la respuesta a
Dios, por parte de quienes reciben el Carisma. Por eso el carisma es anterior a la
espiritualidad como el don de Dios precede a la respuesta humana.

El carisma no se puede transmitir, puesto que al ser “don” de Dios, Él lo otorga a quien le
place, y el concederlo depende simplemente de su benevolencia. La espiritualidad en cambio
sí se puede transmitir en cuanto respuesta al don de Dios, que puede ser asimilada por otra
persona.

Claro está que este cultivo del carisma, no es una respuesta de piedad personal sino que
implica una reflexión y un discernimiento comunitario sobre este llamado y sus consecuencias
personales y pastorales en la vida del Movimiento.

Por ello, en relación a un Movimiento - la “Espiritualidad es siempre respuesta al Carisma”.

De nuestra espiritualidad y mística, depende nuestra manera de ser Iglesia y nuestra acción
evangelizadora. Por eso la espiritualidad aparece en el primer plano, pues es ella el cimiento
de nuestra acción evangelizadora.

Si somos un “Movimiento de Espiritualidad y Apostolado”, esto quiere decir que nuestra


espiritualidad tendrá que ser comprometida – fe y vida –, como respuesta al llamado que Dios
nos hace desde el don de su carisma para la misión.

No contamos todavía con un documento definitivo pero de todos modos podemos adelantar al
menos dos rasgos de la Espiritualidad del circulista, sobre las cuales advertimos consenso
(Aprobada en la XIX Asamblea Nacional Extraordinaria de Formosa.

CRISTOCÉNTRICA

* Cristo, como centro y eje de nuestras vidas.

* El Evangelio como respuesta total e integral a todos los problemas humanos.


* Un cristianismo concebido como Vida.

MARIANA

Cristo es el eje de nuestro Carisma y María de nuestra Espiritualidad. No podemos Cultivar el


Carisma Cristocéntrico sin la figura de María; Madre de Cristo y Madre de todos los circulistas.
La palabra de Cristo no estaría completa sin el silencio de María.

Es a través de María que llegamos a Cristo. Es su delicadeza de Madre la que prepara el


ambiente en el que la amistad con Cristo toma profundidad y calidez.

Si la Espiritualidad es la respuesta al Carisma y el Carisma es el propio Cristo. María es el


modelo de nuestra Espiritualidad, el modelo de silencio que precede a la escucha, el modelo
de fe en la promesa del Padre, el modelo de libertad en la respuesta al proyecto de salvación,
el modelo de fidelidad hasta el pie de la Cruz, el modelo de esperanza contra toda esperanza
en la oscuridad del sepulcro.

C - MISION:

El fruto de la vida Espiritual del Movimiento es su Apostolado

El apostolado se lleva a cabo mediante un Método Pedagógico (al decir de J.P.II).-

Este método se basa o inspira en el Carisma y se nutre de la Espiritualidad.-

MÉTODO: es el modo y el orden de disponer y emplear ciertos medios para alcanzar un fin
propuesto, con las mayores probabilidades de éxito, con la mayor rapidez y con la mayor
perfección.

El Método es la aplicación de su estrategia para lograr las metas propuestas. Todo movimiento
necesita orientarse, necesita un método y tendrá que ser de acuerdo a la estrategia que se
adopte.

El M.C.J. tiene un método propio, cuyas características son:

Kerygmático

* Testimonial

* Comunitario

* Inductivo

* Cristocéntrico

* Personal

* Camino para la conversión


Las etapas o "momentos" del método persiguen: BUSCAR, FORJAR, SITUAR Y VINCULAR
orgánicamente al joven líder para que transforme en cristiano su AMBIENTE.

Esos tres momentos, tiempos o etapas del MÉTODO toman el nombre de :

* Preeslabón o Preparación: SELECCIONA LOS JOVENES – preferentemente lideres - y LOS


PREPARA PARA VIVIR la experiencia del Encuentro con Cristo en el Eslabón.

* Eslabón: RETIRO KEYGMÁTICO DE 3 DÍAS, en el cual se anuncian las verdades


fundamentales de la Fe de una manera entusiasta y testimonial, y se procuran tres encuentros
y reconciliaciones del Joven: Consigo mismo, Con Dios y Con su Prójimo.

* Poseslabón o Perseverancia: Etapa en la que el circulista crece en los tres pilares (Piedad
Estudio y Acción) y enfrenta valientemente las realidades de la vida de hoy, ILUMINANDO SU
AMBIENTE CON EL TESTIMONIO DE LA FE. Es la etapa de pertenencia al Movimiento y
ejercicio del apostolado mediante el Eslabón.-

CONCEPTO DE AMBIENTE: Ambiente es el conjunto de ideas, circunstancias, valores y


desvalores, que concurre en un determinado tiempo y lugar, que al ser compartidos por un
conjunto de personas, influyen en su modo de ser, creando en ellos una forma de actuar y de
pensar determinada.

4- FINALIDAD DEL MCJ:

FINALIDAD: es el motivo u objetivo, el porqué y para qué se hace o ejecuta una cosa.

El Articulo 1 de nuestro Estatuto dice que “El Movimiento Círculos de Juventud, cuenta con la
organización y metodología necesaria para su funcionamiento y su proyección en el
apostolado laico propuesto por la Jerarquía Eclesiástica, que tiene como fin principal: a)
Evangelización b) Formación. c) Santificación

* Modificado según XII Asamblea Nacional de Tucumán del año 1995.

Analizando la Finalidad dispuesta en el Estatuto la podemos desglosar en:

* Finalidad Global: conversión del Líder para la fermentación de los ambientes


(transformación cristiana de la sociedad desde adentro)

* Finalidad Inmediata: posibilitar la vivencia y convivencia de lo fundamental cristiano (vida


de fe y vida de gracia).

* Finalidad Mediata: crear núcleos de cristianos (Círculos de Amigos, Cimas, etc.)

* Finalidad Permanente: ayudar a descubrir y realizar la vocación personal.

* Finalidad Última: Alcanzar la santidad.

Estrategia : es el plan para lograr una finalidad. Es la habilidad para dirigir un asunto.
La Estrategia del M.C.J. tiene 4 puntos medulares :

* Estudio y selección de los ambientes.

* Elección de los jóvenes líderes.

* Preparación y tratamiento del líder.

* Acompañamiento y proyección del líder.

6 - PLOMO: PREPARACIÓN O PREESLABÓN

I- Finalidad del plomo

El PRE es el primer tiempo del método. El plomo busca ubicar este tiempo del método como el
primero en el proceso evangelizador (preevangelización) con el que el Movimiento pretende
alcanzar su finalidad. Se deberá tener presente que el PRE es una pieza Esencial dentro de la
estrategia metodológica, por lo que debemos ayudar a descubrirla en toda su profundidad. De
hecho, gran parte de los problemas del POS se generan en un deficiente PRE.

Insistir que el PRE lo realizan aquellos jóvenes que están viviendo el POS en "gracia " y que
dan testimonio de ello.

Recordar que el PRE, en su aspecto estratégico toma la opción de transformar en cristiano a


aquellos jóvenes capaces de transformar sus ambientes.

II- Tono y tiempo

A- Debe darse en un tono esperanzador, tranquilo, simple, claro, pausado, llano, que motive al
dirigente a convertirse en un permanente buscador de líderes.

B- Debe ser altamente vivencial y posible.

C- Motivar para la presentación de candidatos

D- Tiempo máximo: 45 minutos.


III. Ideas claves del plomo.

Introducción.

El preeslabón es el primero de los tres momentos en que se desarrolla el método. Es “el


buscar las piezas”.

Es el periodo de preparación de aquellos a quienes se les intenta dar la posibilidad de vivir la


experiencia del eslabón”.-

Este período podemos desdoblarlo en momentos que conforman una unidad, y se coordinan
para lograr la finalidad que persiguen:

1) Estudio y selección del ambiente por evangelizar.

2) Búsqueda y selección de las personas.

3) Preparación del candidato una vez localizado, para disponerlo para un provechoso eslabón
y garantizar un óptimo Poseslabón según la finalidad del M.C.J.

4) Planificación del acompañamiento de los candidatos en el POS.

Búsqueda y selección de los ambientes y candidatos.

Primer paso del Preeslabón: es la búsqueda de los ambientes que interesa cristianizar
(Ambientes decisivos), y dentro de ellos los candidatos.

La estrategia del M.C.J. busca evangelizar a los jóvenes que son los animadores naturales
(lideres) de los ambientes en que se desenvuelven, para que a través de ellos se transformen
en líderes cristianos.

Se necesita criterio para elegir a estas personas. Se le da una importancia vital a la selección
de los candidatos, pues responde a lo que la Iglesia ha encomendado al M.C.J.: la
evangelización de los agentes de cambio.

El Movimiento no es elitista, es SELECTIVO. Lo que pretende con esa selección es que la


cristianización del mundo se produzca más rápido, y por eso se busca a los más capaces. La
estrategia del M.C.J. se orienta a la evangelización de los líderes de los ambientes, porque
evangelizando a los constructores de la sociedad será más factible la transformación cristiana
del mundo.

SELECCIÓN DEL CANDIDATO

Se transcribe Cap.2 del Reglamento de Eslabón.


1. Esta tarea la realizara el Director Espiritual, el Rector/a y el Vicerrector/a que participen
del Eslabón y otros miembros designados por la Junta Directiva, dentro del conjunto de
Rectores/as.

2. Esta tarea debe ser SECRETA, no pudiendo comentarse y /o dar explicación por la inclusión
o exclusión de los candidatos.

3. Para la selección se tendrá en cuenta que el Eslabón debe aceptar jóvenes que tengan
condiciones de dirigentes o que ya lo hayan sido en cualquier orden de la vida, para que el
circulista sea verdaderamente levadura en la masa.

4. Los candidatos deben ser preferentemente solteros, y no deben tener inconvenientes


morales que no puedan solucionarse hasta el comienzo del Eslabón.

5. La edad de los candidatos deberá ser preferentemente entre los 18 y 30 años.

6. Seleccionar dentro de lo posible, candidatos de familias bien constituidas mejor si son de


ejemplar vida cristiana y en caso de candidatos que profesen otra religión o secta o actúen en
movimientos políticos condenados por la Iglesia, serán considerados exclusivamente por el
Asesor y Rector de dicho Eslabón.

7. Considerar en la selección , el padrino circulista que presento al candidato, su


perseverancia, sus posibilidades de seguir, apoyar y acompañar a sus presentados.

8. Tratar de que el Eslabón tenga Circulistas de todos los ambientes y clases sociales, teniendo
en cuenta el Art.3.-

9. Buscar como candidatos, aquellos que viven en ambientes o zonas donde haya sacerdotes o
responsables que los ayuden en su perseverancia.

10. Antes o después de la selección de los candidatos, se realizara una reunión del Director
Espiritual y del Rector/a del Eslabón con los padrinos de los futuros circulistas y previa
entrega de las fichas a cada uno de ellos, se les invitara a que las completen con aquellos datos
que por cualquier circunstancia no hay sido colocado en el llenado de fichas. Se aprovechara
también para recordarles a los padrinos sus obligaciones para con sus presentados, a partir
del momento en que estos sean admitidos en el Eslabón.

11. Todo candidato que quiera realizar eslabón en otra Diócesis, que no sea de su jurisdicción,
deberá presentarse con una autorización de la Junta Diocesana de origen.

Condiciones que deben reunir estos candidatos.

El candidato debe reunir algunas condiciones para que el eslabón logre su objetivo, por eso:

a- Deben ir aquellos que son:

1) animadores de sus propios ambientes,


2) individuos con personalidad,

3) constructores de comunidad.

No necesariamente debe exigirse una fe explícita o una determinada cultura religiosa. Lo que
importa es que demuestren que están en la búsqueda, que son capaces de correr el riesgo por
el bien de los demás.

b -Pueden ir:

Aquellos que, reuniendo mínimamente algunas de las condiciones ya expresadas, aunque no


se los considere líderes posibilitarían el avance, la permanencia e incluso el nacimiento de la
Fe en aquellos que los rodean.

c-No deben ir:

1) Los que no sean psicológicamente equilibrados (bulimia, anorexia, depresión).

2) Los que tengan circunstancias no limpiables, que viven situaciones conflictivas o


irregulares, y que no puedan revertirse con el eslabón.

3) Los que estén atrapados por dependencias (como el alcohol, la drogadicción etc.)

4) Los no bautizados (salvo autorización expresa del Asesor).

5) A quienes no les traería beneficio alguno,

6) Quienes no son capaces de dar testimonio cristiano, o tengan dificultades para integrarse y
relacionarse con los demás (problemas graves de conducta).

7) Homosexuales, concubinatos, adulterio.

Tratamiento y presentación del candidato.

Una vez detectado el candidato, comienza la preparación con vista a una mayor eficacia del
eslabón, y especialmente al cometido del Poseslabón, que consiste en una serie de principios y
conductas que debe adoptar el Padrino. Esta preparación debe hacerse con total naturalidad.

El eslabón no es algo teórico, sino vivencial, por ello el padrino debe crear en el candidato una
disposición de escucha, contagiando el deseo de realizarse como persona y como cristiano
(inicio de conversión), logrando su disposición para vivir el Eslabón.

Algunos de los medios para lograrlo son:

* el contacto personal – conocimiento profundo del candidato (Amistad), respetando su


identidad y libertad;
* mostrándole un cristianismo que da respuesta a todos los planteamientos que el mundo
hace al hombre de hoy;

* a través del testimonio de vida y de la palabra;

* con una adecuada espiritualidad (vida sacramental, oración, ofrecimiento).

Preeslabonar es evangelizar, es un apostolado. Requiere Fe, Esperanza y Amor. También


paciencia y comprensión.

El Preeslabón es una mezcla de intrepidez, de humildad, de conquista y de servicio.

En un mal preeslabón puede estar el fracaso del Eslabón y por ende el Poseslabón.

¿Quién preeslabona?

El Preeslabón lo realizan aquellos jóvenes que en su Poseslabón están viviendo la Gracia de un


modo consciente, creciente y compartido, que cultivan la espiritualidad del movimiento en
todos los actos de su vida, y conocen, en líneas generales, la finalidad del M.C.J.

Preeslabonar es ser precursores (como Juan el Bautista), es preparar el camino del Señor,
para facilitar el encuentro entre Dios y los hombres.

¿Cuándo debemos invitarlo?.

Esta preparación, en cuanto a tiempo y formas de realizarla, no tiene pautas fijas, que puedan
medirse cronológicamente, dependerá de la realidad personal del candidato a preeslabonar.
Puede durar días, semanas o hasta años. Cada padrino sabrá cuándo es el momento justo para
invitarlo para realizar el Eslabón.

Presentación del candidato – Ficha.

La Ficha de presentación es de vital importancia para que el equipo que participará del
eslabón conozca, dentro de sus posibilidades, todo lo necesario para ayudar al candidato. El
padrino debe reflejar en ella los datos que se requieran, con absoluta veracidad, por eso lo del
“conocimiento profundo”. Debe presentarse con suficiente anticipación al ofrecimiento formal
del Eslabón al ahijado..

Esta ficha es un material al que se le da un tratamiento de total y absoluta discreción.

Obligaciones y responsabilidades del padrino.

Las obligaciones y responsabilidades del padrino no terminan con la presentación de la ficha y


posterior llamado del ahijado al eslabón sino que incluyen el compromiso de concurrir a las
reuniones previas a la que se lo llame, y sobre todo, acompañarlo en su 4º día.
Conclusión.

Preeslabonar es una acción particular que se desarrolla durante el pos eslabón de los
miembros del Movimiento. La búsqueda, tratamiento y presentación de candidatos es el signo
evidente de la vida en el Poseslabón.

El Preeslabón muestra la dimensión misionera del M.C.J.

El Preeslabón es para el Eslabón, el Eslabón es para el Poseslabón, y desde el Poseslabón se


Preeslabona.

7 - PLOMO: ESLABÓN

I- Finalidad del Plomo.

El ESLABON es el segundo tiempo del método. La finalidad del plomo es plantear lo que se
dice y hace en un Eslabón, y porqué y para qué se dice y hace.

Se debe tener presente que en Eslabón están condensadas y explicadas verdades teológicas
que el hombre debe conocer.

1. Tono y Tiempo.

a) El plomo debe darse en forma “aséptica”, sin que se convierta en un revivir el propio
Eslabón, pues de lo contrario se queda en eso y no en hacer entender su metodología.

b) Debe darlo preferentemente un asistente que haya tenido experiencia de rector, o de vice
de Eslabón

c) Tiempo máximo: 45 minutos .

III- Ideas claves del plomo.

* Introducción.

Muchas veces nos hemos preguntado ¿porqué si lo más claro que tenemos del método es el
Eslabón, es lo que más cuesta definir o explicar?... En los tres días de Eslabón se vive una
experiencia tan profunda y personal que marca para toda la vida, y la mayoría de las veces, a
las experiencias profundas y vitales cuesta definirlas, ya que pasan a formar parte de uno
mismo y no puede explicarse con palabras.

Por Ej. : si fuéramos de viaje por una región montañosa, podríamos contar lo que vemos en
forma objetiva, hacer una descripción del lugar, pero lo que no podríamos contar jamás es lo
que tuvimos en nuestro interior al admirar la belleza de la naturaleza, es decir que es muy
difícil contar lo subjetivo.

* ¿Qué es un Eslabón?

El M.C.J. es un agente de evangelización y para llevar a cabo esta tarea, simplemente vuelve a
las fuentes. Como en la Iglesia primitiva, en el Eslabón se da el anuncio salvador: Cristo
Resucitado actúa ahora, salvándote, y nosotros somos sus testigos.

El Eslabón fue fruto de vida, y la respuesta de una interpelación concreta y clara que la vida
les hizo a los fundadores del Movimiento, facilitándole al hombre el encuentro con las
verdades básicas de la Vida de Fe y de Gracia.

Los objetivos del Eslabón son:

1) Que los jóvenes inicien el proceso de conversión integral, o que se afirme e impulse
fuertemente la conversión ya iniciada.

2) Que comprendan que deben vivir una Vida de Gracia.

3) Que comprendan que deben ser cristianos, no actuar de cristiano, esforzándose por vivir en
coherencia evitando el divorcio entre la vida cotidiana y la vida de Fe.

4) Que comprendan que el eje existencial de sus vidas es Cristo.

5) Que descubran su vocación personal: humana, cristiana y apostólica.

6) Que el joven tenga conciencia que debe ser un agente evangelizador en sus ambientes

7) Que se despierte en ellos la necesidad de alcanzar la santidad.

8) Que los circulistas tengan sentido de pertenencia al M.C.J., el cual los convoca a la vida de
gracia de la Iglesia, desde un carisma y espiritualidad propios.

Los medios para lograrlo son:

1) La proclamación Kerygmática de la Palabra de Dios. A través del contenido doctrinal del


Mensaje (Meditaciones y Plomos).

2) Testimonio de todo el equipo y de la comunidad.

En este método se dan cita la teología, la psicología y vivencias de un Equipo formado por
sacerdotes y laicos.
Definición :

El eslabón es un medio que dispone la Iglesia en estos momentos para facilitar un


encuentro personal del joven con Cristo, del que se desprenderá una actitud de
conversión y la aceptación de un compromiso con el Divino Maestro.

Otras expresiones que definen una idea del Eslabón, pueden ser:

* Eslabón es un retiro cerrado de 3 días para jóvenes del mismo sexo que buscan la
conversión del joven, para que este tome conciencia clara de su condición de hijo de Dios y
hermano de Cristo, sintiéndose responsable con la Iglesia de la propagación del Reino de Dios
y de la Santificación del mundo.

* El eslabón es un curso breve e intenso de tres días al cabo de los cuales todos los aquí
presentes encontrarán los medios para obtener la paz, el amor, y la felicidad para el resto de
sus días.

* El Eslabón es para la vida, de lo contrario no sirve para nada.

Elementos del Eslabón

I) Elementos para lograr su eficacia: “El método del Eslabón es una conjunción de Gracia de
Dios” (Mántica), pedagogía y psicología.

En un Eslabón deben existir algunos elementos que son indispensables :

1. de orden espiritual:

a) La Gracia de Dios, sin cuya ayuda derramada es imposible pensar o emprender cualquier
acción apostólica.

b) La Oración: Es el medio sobrenatural en que se confía para la eficacia del Eslabón.

c) La Iglesia: El Eslabón es parte de la tarea evangelizadora de la Iglesia.

d) La comunidad: El cristianismo es esencialmente comunitario. Detrás del Eslabón hay una


comunidad que vive y da testimonio de lo que en el Eslabón el equipo está diciendo y
viviendo.

e) La Eucaristía: Será el centro de los 3 días, creando conciencia en los que participan que la
misma debe seguir siendo el centro de sus vidas, para vivir en la unidad y comunicar el amor.
Es el culmen de la comunidad.
2. de orden natural:

La Pedagogía o Técnica utilizada en el Eslabón: Si bien es cierto que un Eslabón es fruto de la


Gracia de Dios y de la oración, no es menos cierto que a esa Gracia sobrenatural que Dios
derrama en un Eslabón hay que darle un cauce específico, un andamiaje, una Técnica. De
hecho, la consecuencia de esa “técnica” es un ajustado y aceitado mecanismo de relojería,
mecanismo que es uno de los elementos esenciales de la estructura interior del Eslabón. (El
"todo está pensado" debe ser una realidad).

Fundamentos de la Pedagogía o Técnica del Eslabón :

Es lo que se hace y dice en el Eslabón, y quien lo hace o lo dice.

La pedagogía surge de la psicología, que permite el conocimiento del joven y la forma de


poder ayudarlo. La pedagogía tiene la finalidad de ayudar a crear un clima que facilite el
encuentro con el Señor. Y esta pedagogía o técnica se fundamenta en dos aspectos básicos: la
estructuración doctrinal del Eslabón y el Estilo.

a) La Doctrina de los Eslabones es la verdad dogmática. En esa estructuración doctrinal esta


contenido Todo el mensaje que el joven debe conocer y saber cómo verdades básicas del
cristianismo.

b) El Estilo se refiere a Quién y Cómo se lo dicen. Este aspecto tiene directa relación con el
Equipo, como comunidad, que transmite el mensaje a través de la palabra (Plomos) con el
tono de sinceridad, convicción, naturalidad, realismo, valentía y audacia con que se proclaman
las Verdades del Evangelio y con el testimonio de vivencia de Iglesia.

El Equipo

El que habla y hace el Eslabón es Cristo, que se manifiesta a través de sus instrumentos: el
equipo. Dentro del mismo sus integrantes cumplen distintas funciones, una parte del equipo
será quien transmita el mensaje, la otra parte quien sostenga con su oración y servicio. La
responsabilidad es de cada uno de ellos, comienza con la preparación, continúa en el Eslabón,
se prolonga en el rodaje y, en cuanto al seguimiento y el testimonio, dura toda la vida.

Los integrantes del equipo de palabra, deben tener clara conciencia de que su labor debe ser
“nada más” que de instrumentos de la Gracia, por lo tanto deben estar imbuido del mayor
espíritu de humildad, entrega, sacrificio y disciplina.

Solemos decir que la eficacia del Eslabón depende del Espíritu Santo, y es muy cierto esto,
pero los asistentes deben poner todo de su parte, voluntad, esfuerzo, trabajo. El Espíritu Santo
acompaña, dirige y complementa nuestra acción humana.

El asistente es un instrumento en manos del Espíritu Santo, que es el agente principal de la


Evangelización, cuyo trabajo queda reducido a una palabra: servicio
Por otro lado el equipo debe dar testimonio de comunidad, debe ser el primer contacto que
tendrá el nuevo circulista con el verdadero sentido de Iglesia y de vida en comunidad. La
unidad y fraternidad debe ser un interrogante para ellos.

La labor del equipo comienza con la preparación, continúa en el Eslabón y se prolonga en el


cuarto día. La importancia del seguimiento del equipo a los nuevos circulistas es vital. El
equipo debe animarlos, motivarlos, para que se unan y vinculen orgánicamente entre sí por
medio de los Círculos de Amigos en la Fe. Es esta una responsabilidad propia, personal e
impostergable del equipo.

Los Plomos

Los plomos en el Eslabón son el anuncio gozoso de la Buena Nueva, son exposiciones de
realidades y verdades dichas en forma simple (accesibles a todos), profunda y encarnada;
transmitida con la vida misma de quien lo da (testimonio). Deben iluminar y grabar verdades
a fuego en la mente y el corazón.

A través de los plomos se proclaman Verdades de Fe, una síntesis del dogma católico
(estructura doctrinal), expuesto con claridad y sencillez. Son uno de los elementos
importantes del Eslabón.

En la temática doctrinal del Eslabón está contenida su mentalidad, que se palpita y se recrea a
lo largo de todos los plomos sacerdotales y laicos expuestos en forma kerygmática.

Cada plomo tiene su objetivo específico y además uno general que es ayudar a alcanzar los
objetivos del día.

Los Plomos en su conjunto, responden un objetivo global y tienen una secuencia, que deben
logar que quien participa del Eslabón, tenga el triple encuentro: consigo mismo, con Cristo y
con los demás (Prójimo).

La secuencia y el desarrollo de los plomos es la siguiente:

* Jueves a la noche:

* En la noche del jueves se los recibe a los participantes con el Plomo "Iniciación", o de
bienvenida donde se explica qué es un Eslabón y para qué es, para quién es y cómo es. Se fijan
las pautas de convivencia para el retiro.

* Se inicia un Retiro de silencio, y sus dos Meditaciones :

* Primera meditación: "Parábola del sembrador", motivando para adentrarse en uno mismo,
mirarse hacia adentro, enfrentándose a la realidad de su propia vida. Después de esta
meditación pasan al descanso.
* Viernes:

* Segunda meditación: "Parábola del hijo pródigo", mostrando la bondad y misericordia de


Dios, reflejada en Cristo (finaliza el Retiro de silencio)

* Plomo "El sentido de la vida" es el primer plomo del viernes, el plomo debe lograr que los
circulistas se planteen cual ha sido el sentido de sus vidas hasta este momento, que se den
cuenta de la necesidad de un Ideal. Único plomo en que no se menciona a Dios.

* Sigue el Plomo " El verdadero sentido de la vida.", debe quedar claro el concepto de Gracia
de Dios: que es la autodonación de Dios a nosotros.

* Plomo " Cristo y el joven" Cristo es el Hijo de Dios.

Debe quedar claro:

* que es el Mesías anunciado en el antiguo testamento.

* La autenticidad de los evangelios.

* Cristo verdadero Dios y verdadero Hombre.

* Concluye el día con el Plomo "Diálogo con Dios", que nos enseña cuál es el verdadero amor a
Dios, la verdadera relación con Dios, relación personal, vital. Trata de mostrar que esa
relación es un diálogo no un monólogo...en este plomo se enseñan los distintos tipos de
oración, o sea las distintas formas de dialogar con Dios. Al finalizar el plomista invita a todos a
orar en la capilla. Luego del Vía Crucis, termina con la Misa explicada.

* Sábado :

* El segundo día comienza con la meditación: "Pasaje de la Samaritana", cuyo objetivo es que
se perciba que Cristo es Dios al alcance del hombre que quiera seguirlo como maestro y
amigo.

* Sigue el día con el Plomo "La Iglesia y el joven de hoy" es un llamado a tomar conciencia de
que Todos somos Iglesia, de ser miembros vivos y operantes de la misma, es un llamado a ser
cristiano de una comunidad. Ser parte del Cuerpo Místico de Cristo.

* Sigue el Plomo "Compromiso Bautismal", claridad en el concepto de sacramento como signo


visible de la Gracia y lo que significa en la vida del cristiano. Se explica clara y detalladamente
cada uno de los sacramentos como encuentros personales con Cristo.
* El Plomo “Amor l parte” el sentido del amor y el análisis de las distintas manifestaciones del
amor : fraterno, a los padres, en el noviazgo, en el matrimonio y al sacerdote. Debe plantear al
hombre creado por amor y templo vivo del Espíritu Santo.

* Plomo “Amor lI parte” (Iluminación sexual): Basarse en la moral cristiana, para demostrar la
importancia de la CASTIDAD.

* Plomo “Amor lIl parte” relato y meditación completa y profunda de la Pasión de Ntro. Señor
Jesucristo, es el sumun del amor sobre la Tierra, manifestado en el misterio Pascual. La
entrega de Dios a los Hombres. El relato de la Pasión es para poner en evidencia la divinidad
de Cristo y su humanidad, la grandeza de su entrega y lo que significa para la redención del
mundo, su sufrimiento y obediencia

* Domingo:

* El tercer día comienza con la meditación : "Parábola de los talentos" tomar conciencia de la
responsabilidad que implica el don recibido.

* En el Plomo “EL Joven Apóstol Cristiano” Dar un concepto claro de lo que es ser apóstol
cristiano, definir cuáles son las obligaciones del mismo, sus cualidades, definir las estrategias
y lugares de apostolado y finalmente precisar cuál es la misión del apóstol.

* En el Plomo “La Familia y María” Dar noción de la verdadera relevancia de la persona de


María en la historia de la salvación. Se pone de manifiesto la grandeza de su entrega. Las
cualidades que hacen de María la mujer Ideal, modelo de toda mujer, hija, madre, etc. La
importancia de su actitud mediadora entre Dios y los Hombres.

* En el Plomo “Perseverar en Cadena” se dan las armas para perseverar en el camino que
hemos descubierto, el de Cristo, camino, verdad y vida. Este es el plomo que abre el Pos-
Eslabón. Debe quedar claro que es necesario que se inserten en una comunidad del MCJ y/o
de la Iglesia Diocesana.

* Explicación de la “Hoja de Compromiso” donde el nuevo circulista, luego de haber recibido el


mensaje, tiene la oportunidad de responder a ese llamado, con el compromiso a perseverar en
la vida de gracia y en el amor.

Nota para el plomista: Es conveniente que a continuación se haga una pequeña, pero profunda
reseña del significado de cada una de las actividades complementarias a los plomos
dispuestos en cada día. Para eso consultar con el Reglamento.

* Las Fases del Eslabón

El Eslabón se caracteriza por la experiencia de los tres encuentros:


* Consigo mismo

* Con Cristo

* Con los Hermanos

En su desarrollo se dan etapas o fase, que nos son rígidas ni mucho menos compartimentos
estancos, donde se van dando los encuentros mencionados. Ellas son:

1- La Preparación, etapa que comienza desde el pre-eslabón y finaliza con el silencio del
jueves por la noche. Se inicia el encuentro con el Señor. Hace a la preparación del candidato
para lo que recibirá. Incluye el plomo “Iniciación” y el Retiro de Silencio.

2- El Eslabón propiamente dicho, comienza en la mañana del viernes, que se ha dado en


llamar el día del Anuncio o Proclamación del Mensaje. Donde comienza a presentar al
circulista las verdades básicas del cristianismo. Se da el núcleo doctrinal del Eslabón, lo que el
cristiano está obligado a creer y aceptar. Se lo llama el día de la Fe o día del encuentro consigo
mismo. Apunta a la mente, a un cambio mental.

3- El segundo día, el sábado es el día de la Conversión o Testimonio. Enganchado con el plomo


“Dialogo con Dios del viernes por la noche, el circulista comenzará a vislumbrar la grandeza
de Dios, que nos regala su Gracia a través de los Sacramentos y concluye con “Amor II parte”.
También se lo llama el día de la Esperanza o del encuentro con Cristo. Este día apunta al
corazón para lograr un cambio moral o de conducta.

4- El tercer día, el domingo, el día de la proyección, es el día clave del Eslabón. Es el momento
de la integración con la comunidad. Surge la necesidad del Apostolado. Es el día de la Caridad,
la Comunión y de la proyección, lanzamiento o inserción, es el día del encuentro con la
comunidad.

Este día se cierra con el Cierre Grande, último acto del Eslabón, que es encuentro jubiloso con
la comunidad, es la Iglesia gozosa y de servicio que recibe a los nuevos hermanos para
compartir una misma experiencia y el común compromiso frente al mundo ( Evangelizar) en
la Jubilosa esperanza de los Hijos de Dios y que abre paso al cuarto día. Es un acto eclesial de
fundamental importancia.

Clima:

En el Eslabón todo apunta a que se logre un clima que ayude al encuentro personal, íntimo,
con el Señor. En ese clima el asistente se hace amigo de todos, para que cada uno se haga
amigo de los demás y todos lleguen a ser amigos de Dios y así todos juntos vivenciar el
verdadero encuentro con el CRISTO AMIGO.

Conclusión:

En el Eslabón todo está orientado a procurar o reafirmar la conversión y a comprometerlo al


participante para la transformación del mundo.
8 - PLOMO: POSESLABÓN O PERSEVERANCIA

I- Finalidad del plomo.

El POS es el tercer tiempo del método. Este plomo tiene fundamental importancia para
esclarecer a los participantes que en el POS se vive el PRE y el ESL.

Este tiempo, que dura toda nuestra vida, es vivencia comunitaria de los dos momentos del
método, en particular el preeslabón, con el que forma una unidad inseparable.

Apunta a destacar el valor y la necesidad de la perseverancia que el circulista necesita para


afianzarse en su vocación misionera.

Su objetivo es mostrar que es factible vivir en santidad en los ambientes que integra,
renovando, acelerando y perfeccionando la conversión de cada hermano que hizo Eslabón.

Este plomo en especial, llevara a hacer comprender el valor que en este sentido brindan los
medios de perseverancia y crecimiento del MCJ : Eslabones, Enganches, Círculos de Amigos,
Escuelas de Formación, Jornada de Metodología, Cruzadas, Convivencias o Encuentros, Retiros
, Ejercicios Ignacianos y C.I.M.A.-

El M.C.J. "no nos debe dejar ni nos deja solos"

II- Tono y tiempo.

A) Deberá proclamarse con tono firme, sereno, sin apresuramientos. El exponente será testigo
de lo que proclama con sus palabras. Sobre todo en lo que se relacione con la vida del
movimiento, siendo miembro vivo del mismo al participar en los eventos y tener su "Círculo"

B) Debe ser dado de forma que permita descubrir la importancia de estos medios que el
Movimiento ofrece, motivando al participante a integrarse a ellos.

C) Tiempo máximo: 45 minutos

III- Ideas claves del plomo.

Introducción.

El M.C.J. es un todo que se articula en tres tiempos. Los tres tiempos resultan de la adopción
de un método y una estrategia que procura una finalidad y que tiene sus raíces en la
Mentalidad.

El Poseslabón es la gozosa aventura de la prolongación del encuentro con Cristo, en los brazos
de la amistad cristiana. Es un camino con Cristo a través de la misma vida, de toda la vida,
llevando la normalidad al cristianismo y el cristianismo a la normalidad.
El Poseslabón es un proceso perenne y comunitario.

Definición

El Poseslabón es el método comunitario destinado a aumentar e impulsar la conversión,


vivencia y convivencia cristiana iniciada en el Eslabón para que viviendo lo Fundamental
Cristiano se vaya fermentando de evangelio los ambientes.

Forma práctica de vivir lo esencial del cristianismo.

En un método que le es propio, el M.C.J. propone vivir, convivir lo esencial de esa vida
cristiana de un modo concreto, periódico, práctico y comunitario, que es a la vez empuje,
medida y clima de un peregrinar permanente.

“Ese modo de vida fundamentado en una amistad cristiana y misionera tiene dos vertientes: la
primera apunta al crecimiento individual de sus miembros; y la segunda esta encarada al
crecimiento de la Comunidad Cristiana."

Estas dos vertientes se viven en los medios espirituales de integración y formación que tiene
el MCJ:

1. Eslabones

2. Enganches

3. Círculos de Amigos,

4. Escuelas de Formación,

5. Jornada de Metodología,

6. Cruzadas,

7. Convivencias o Encuentros,

8. Retiros y Ejercicios Ignacianos

9. C.I.M.A.-

Importancia de los pequeños grupos.

Es preciso destacar, en ese sentido, la importancia que en el método del M.C.J. tienen los
pequeños grupos como factor de evangelización de la propia persona y de los ambientes en
que se mueven cada uno de sus integrantes.

Esto implica también que el Poseslabón sea un proceso de crecimiento en la vivencia y


convivencia de lo Fundamental Cristiano: la Gracia, necesaria para cualquier emprendimiento
apostólico.
Esto no significa, agregar más actividades a las que ya tiene el circulista previamente a su
Eslabón, sino ayudarle a vivir en cristiano las responsabilidades que las mismas significan.

El valor de la amistad

Es necesario comprender el valor de la amistad, que de humana debe llegar a ser cristiana, y
por ende, santificadora, apostólica, y misionera, para que pueda llegar a ser fermentadora de
evangelio en los ambientes y estructuras en que vivimos. Toda la vida del Movimiento se
realiza en clave de amistad.

1- El Círculo de Amigos.

a) Que es el Círculo de Amigos?

El círculo es un medio de maduración y progreso del ser cristiano que , al estar basado en
amistad, implica desde sus comienzos un compromiso de vida para con el amigo.

Este compromiso, que es esencialmente de crecimiento de las virtudes cristianas necesarias


para un apostolado eficaz, es al mismo tiempo ayuda para perseverar de una manera
comunitaria en el camino encontrado en el Eslabón.

La nota distintiva , es al Amistad llevada al orden sobrenatural.

b)Qué no es la Reunión en Círculo de Amigos?

* No es una célula aislada del cuerpo del MCJ

* No es una terapia de grupo

* No es una reunión social

a) Formación de los Círculos

La formación de estos grupos es libre. Nadie puede imponer los amigos con que se elige vivir
este compromiso. Por lo general se integran durante el eslabón o en su rodaje, aunque
también pueden tener otros orígenes, como el Preeslabón, etc. de las características
fundamentales que asumen, propias también del Eslabón que los originó, consiste en la
heterogeneidad de sus integrantes.

Estos grupos basados en la amistad, son los que verdaderamente interesan al Movimiento y
son los únicos que promociona y alienta en su formación, seguimiento y apoyo.

Ellos hacen posible, merced a la vivencia y convivencia de lo Fundamental Cristiano que


tratan de vivir sus integrantes, que sus testimonios de vida vayan impregnando de valores
cristianos los ambientes y estructuras en que se desenvuelven.
b) Elementos de la Reunión de Círculos de Amistad en la Fe

La Reunión consta de dos elementos: La Reunión, que es transitoria, periódica, pasajera y el


Círculo que es permanente y trasciende la brevedad de la reunión. La Reunión hará posible
que el Círculo se forme, se estabilice, se mantenga y se proyecte.

En ella se comparte vida, proyectos, ideas, esperanzas, alegrías, necesidades espirituales y


materiales, no en el sentido de "contarse las cosas", sino haciendo partícipe al otro de lo que
uno es, hace, sueña, espera, siente, revisando y planificando esta vida a la luz del Evangelio.

El procedimiento para lograrlo es:

* Por la Reunión al trato;

* por el trato a la amistad;

* por la amistad al Círculo;

* por la santidad de cada uno de sus miembros a la fermentación de los ambientes.

a) Aspectos esenciales de la Reunión en Círculos

El encuentro de estos amigos estará cimentado en algunos aspectos, cuya observancia evitará
que el círculo se desmorone o se desvirtúe (las 4 S): Seriedad, Sinceridad, Sigilo, Semanalidad.

* La seriedad en los temas que se traten;

* La sinceridad en la relación entre sus miembros;

* El Sigilo, imprescindible dado el clima de intimidad y de confianza, propios del círculo.

* La semanalidad en las reuniones. La perseverancia es, en este sentido, factor de


permanencia.

Luego el plomista expondrá los restantes medios espirituales de integración y formación del
Movimiento enumerados más arriba conforme al Cap. 3 del Estatuto .

En cuanto a los Retiros y Ejercicios Ignacianos se toma la definición del Estatuto.

En relación al Enganche, Escuela de Formación , Cruzada, Jornada , Convivencias o Encuentros


y C.I.M.A, se toman las definiciones y conceptos de los respectivos anexos del Estatuto.

Labor de los dirigentes del M.C.J. en el Poseslabón.

A los dirigentes nos cabe una función muy especial en el Poseslabón: animar, motivar, ayudar,
acompañar, estimular a los nuevos circulistas en la conversión iniciada en una constante
"labor de pasillo" personal que ejerceremos no solamente en los tres días de un Eslabón, sino
durante todo nuestro cuarto día.

En especial atenderemos a aquellos hermanos que no poseen su círculo de amigos,


encaminando los esfuerzos a tal fin, en una labor signada por el amor traducida en servicio.

Esa labor, con nuestros hermanos, sea como miembros de la Escuela o de la Junta, en nuestro
propio Círculo o en la Cruzada deben ser siempre de índole Personal, tanto en el trato
ocasional como en el habitual.

Pero un trato en el que brillará el respeto, el afecto, la paciencia, el diálogo, tratando de sacar a
luz lo mejor de los demás. Así llegaremos a hacernos amigos de todos, para que todos
terminen haciéndose amigos de Cristo. Todo esto debe servir de pista de lanzamiento para la
fermentación de los ambientes.

Entendamos que este es un proceso que nos lleva a lograr la propia santidad merced al
esfuerzo desplegado para lograr la santidad de los demás.

9 - MEDITACIÓN : LO FUNDAMENTAL CRISTIANO

I- Finalidad de la Meditación

Esta meditación sacerdotal será el Domingo a la mañana en la Capilla, es una meditación de


fundamental importancia.

Tiene como objetivo iniciar a los participantes, o hacerlos avanzar en el estudio y


contemplación de lo que constituye el nervio doctrinal del mensaje del Eslabón es sus tres
fases, que aparecen en la definición del Movimiento, como aspecto esencial siempre nuevo e
inagotable.

Con esta expresión, (lo Fundamental Cristiano) tomada del Movimiento Cursillos de
Cristiandad, debemos entender la vivencia de la Gracia como núcleo fundante de nuestro ser
en Cristo, como persona individual, única e irrepetible, responsable y libre, y como comunión
de Fe en un solo cuerpo, y como tal, presente en el mundo y en la historia.

Abarca, entonces, la totalidad del ser y del obrar desde la única existencia que concretamente
se da, la del hombre renacido en Cristo (al menos como posibilidad y llamada siempre
vigente).

Para el Movimiento es la "materia prima" desde la que se vive no sólo la propia conversión
sino la comunicación interior (Círculos y Cruzada) y exterior (fermentación evangélica) y
constituye el alma misma del Líder (agente de Cambio) y su sed de santidad.

Es entonces, una reflexión y una contemplación que debe desembocar en una Gracia de viva
luz interior, humilde agradecimiento ante el misterio del que participamos y renovado
compromiso de fe y amor.
II- Tono y tiempo

Esta meditación inicia el último día de las Jornadas, precediendo al Plomo Estructuras del MCJ,
para finalizar la mañana con el momento de Adoración al Santísimo Sacramento.

Tiempo máximo : 45 minutos

III- Ideas claves del plomo

Introducción

1.- Fundamental: algo básico, central, sobre lo cual se construye la vida.

2.- Cristiano: objetivo fundamental.

2.1.- Fundamental Cristiano es algo sin lo cual un cristiano no es tal. Por lo tanto, no es
solamente haber recibido el Bautismo. No es solamente recibir los Sacramentos y participar
del culto, la oración o estar con personas piadosas o en instituciones piadosas... Es vivir la Fe.
Es vivir la Gracia consciente, creciente y compartida las 24 horas del día.

2.2.- Lo Fundamental Cristiano es: vivir la Fe.

2.3.- Vivir la Fe significa:

A )- Escuchar el llamado de Dios.

Dios - Amor quiere comunicarse con el joven.

Es Él quien comienza el diálogo. Nos busca insistentemente como el esposo a la esposa del
Cantar de los Cantares.

Nos llama a través de los signos de los tiempos.

Zaqueo es llamado desde su experiencia de soledad y pecado, es llamado a través de la


amistad que Cristo le ofrece, prefiriéndolo al grupo de gente que le venía siguiendo (Lc. 19, 1 -
10).

B)- Poseer la mirada nueva del hombre nuevo: Cristo, sobre los hombres y las cosas.

Vivir la fe significa enfocar todo según Cristo, la muerte, el dolor, los hombres, el dinero, las
flores, el trabajo. Zaqueo ve al dinero como su dios y a los hombres como medios para obtener
dinero, Pero Cristo ve las cosas de distinta manera.

Para Cristo, lo primero es el hombre.

C)- Vivir la fe es un encuentro amistoso de dos personas que se admiten y se quieren. Zaqueo
llegó a simpatizar con Cristo. Admitiendo a la persona, puedo admitir su modo de pensar.

D)- Vivir la fe significa un cambio de mirada y un compromiso.


Zaqueo tuvo que cambiar su modo de pensar por el de Cristo y tuvo que comprometerse a
devolver lo robado.

3.- Lo Fundamental Cristiano es vivir la Gracia, pero ¿qué es vivir la Gracia?

* La Gracia es algo gratuito

* Don debido al amor de Dios.

* No es una cosa que se pierde y se recupera como un objeto

* No es solamente "recibirla" en el bautismo o en la reconciliación

* No es solamente no cometer pecado mortal

* La Gracia es Dios mismo en su actitud de comunicarse al hombre y al mundo (Gracia


increada).

* Es Dios - Amor

* Es Cristo. Dios encarnado el mundo de tal modo que ya no son dos, sino una sola cosa. Como
el fuego y el hierro. Identificados, pero, sin perder su individualidad (vocación).

De ahí que vivir la Gracia será lograr mi cristificación y la cristificación de todo lo creado.

Vivir la Gracia es:

A)- Según Colosenses 1, 15 y ss. Dios- Padre tiene su Plan: Construir su Cristo.

* Antes de pensar en el hombre y en el mundo pensó en su Cristo.

* Es el primogénito de toda la creación.

* Y porque su Cristo necesitaba del agua y del hombre... creó las cosas.

* El proyecto es recapitular todo en Cristo.

* Hacer el Pleroma: el Cristo total. La empresa: son todos los hombres; los materiales, el
mundo.

B)- El Cristo concebido por el Padre no es solamente el Hijo de María, muerto y resucitado, el
Jesús físico...

* Cristo es la Comunión de la Divinidad con la Creación entera.

* Comunión de toda la Divinidad con Toda la creación en la Unidad de la persona del Verbo.

* Por eso el Cristo no comienza en Belén y termina en Jerusalén.

* El Cristo (léase: Iglesia. Comunión) viene haciéndose desde siempre y culminará en los cielos
nuevos y en la tierra nueva.
* Cristo en el Pleroma del Padre.

* El hijo de María es la plenitud de los tiempos, es el núcleo en torno del cual gira todo (Alfa y
Omega), y que va adhiriendo cada vez más elementos (Abraham, el pueblo numeroso, los
gentiles..., los que creemos en Él).

* Hacia Él converge la historia (G.S).

* El Proyecto: Unir la Divinidad con la creación entera.

C)- En esta perspectiva hemos de conceptualizar:

* Proyecto del Padre - Cristo - Iglesia - Gracia - Salvación - Comunión. Palabras "casi"
sinónimas.

* La Iglesia será la realización del Proyecto del Padre en el tiempo.

* Será la realización del Padre en el Tiempo.

* Será la presencia de Cristo resucitado en el mundo con el dinamismo del Misterio Pascual.

* Vivir la Gracia será sintonizar con Dios - Padre para colaborar en la construcción de su
maravilloso proyecto: hacer el Cristo Total.

* Vivir la Gracia es unir lo divino con lo humano, salvarse será estar incorporado al pueblo que
realiza el Plan de Dios...

* Y como el Cristo Total, o Pleroma, se construye con todos los elementos espirituales y
materiales...

* Colaborar en la construcción de la ciudad terrena, según el pensamiento del Padre (EN 70).

* Consagrar las cosas "profanas" a la Trinidad, recapitular todo en Cristo, será vivir la Gracia o
lo Fundamental Cristiano.

D)- LG habla de que los laicos consagran las cosas del mundo a Dios (36)

* Consagrar es hacer la unidad de todo hombre y todo hombre con lo divino porque las cosas
también han de estar unidas a la vida de la Trinidad. (Rom 8,22) "pues sabemos que la
creación entera hasta ahora gime y siente dolores de parto".

* Cada uno según sus carismas (vocación) y desde su puesto colabora en la unidad.

Conclusión:

Vivir lo Fundamental Cristiano es:

* Vivir la gracia consciente, creciente y compartida las 24 hs del día.


* Vivir el misterio de la Iglesia en su proceso constante de anuncio, conversión y comunión.

* Vivir colaborando en la construcción de la ciudad temporal según el proyecto del Padre


desde el puesto que me señala mi vocación, fermentando de evangelio los ambientes.

María, modelo también para el laico, de vivencia de lo fundamental cristiano.

10 - PLOMO : ESTRUCTURAS DEL M.C.J.

I- Finalidad del Plomo.

Este plomo propone dar un pantallazo sobre la necesidad del Movimiento de contar con una
autoridad y una organización adecuada, necesarias para poder llevar a cabo su finalidad; ya
que tanto la aplicación del método en sus tres etapas (pre-eslabón, eslabón y post-eslabón),
como el desarrollo de la estrategia, suponen objetivos que requieren responsabilidad.

Para atender a ello el M.C.J. cuenta con una estructura, mediante la cual distribuye funciones,
delega autoridad para conservar el método, garantiza su recto empleo, nutre y perfecciona un
modo de pensar, obrar y de vivir, que constituyen la esencia del Movimiento.

Esta estructura del MCJ está constituida por: La Asamblea Nacional, La Junta Directiva
Nacional, y las respectivas Juntas Directivas Diocesanas, que son organismos ejecutivos de
relación directa con la Conferencia Episcopal Argentina ( C.E.A.) – Art. 1 del reglamento del
M.C.J.

II- Tono y Tiempo

a) Su exposición debe revelar conocimiento del tema por lo que su expositor será un dirigente
con experiencia en especial por integrar o haber integrado la Junta Directiva Diocesana

b) No debe ser una simple descripción de estructuras y niveles en su organización, sino


mostrar que todo ello está al servicio de la Iglesia y para el crecimiento y formación de los que
han vivido la experiencia de un Eslabón.

c) Tiempo máximo: 30 minutos.

III- Ideas Claves del Plomo.

Autoridad y organización para el servicio.

Tal como dijimos, la utilización del método y de la estrategia para lograr la evangelización
requiere de una autoridad mínima y una organización adecuada, las cuales estarán siempre al
servicio de la libertad de los miembros del MCJ, esto quiere decir que es una autoridad de
servicio; siendo más que nunca exacta la definición de jerarquía la cual significa servicio.
También debemos entender que la relación Autoridad-Obediencia es un acto de amor
biunívoco, donde quien tiene la autoridad debe guiar al otro por el buen camino y teniendo
siempre presente el bien común, mientras que aquel que obedece, por amor debe creer en
quien lo guía, estando seguro que lo que manifieste o resuelva será para su bien.

Asamblea Nacional:

La máxima autoridad del MCJ es la Asamblea Nacional la cual se integrará con representantes
de las diócesis y se reunirá ordinariamente cada dos años y en caso de necesidad la JDN llama
a una asamblea extraordinaria.

En la Asamblea se elegirá un Asesor Espiritual, un Presidente y un Secretario. Siendo los dos


primeros moderadores y el tercero de tomar notas y confeccionar el acta que será firmada por
el Presidente y Secretario.

Este organismo máximo es el único que tiene facultades para modificar el estatuto y los
reglamentos del MCJ, facultad que no le compete a ninguna otro organismos de la estructura
del MCJ.

Lo único que no podrá ser modificado, bajo pena de nulidad, es la Naturaleza y Objetivo del
MCJ, fijados en el Estatuto.

Existen instancias previas a las Asambleas donde se pueden estudiar, desarrollar y elaborar
los temas propuestos para las mismas,

A estas instancias previas la constituyen las Comisiones Nacionales, las Reuniones Regionales
y los Plenarios Nacionales.

COMISIONES NACIONALES: son ámbitos permanentes de relevamiento, estudio, debate y


elaboración de material, cuyas conclusiones pueden ser elevadas como propuestas a
consideración de las instancias jerárquicas del MCJ (Regional, Plenario, Asamblea)

Actualmente son ocho las comisiones:

1. Comisión de Actas.

2. Comisión de Historia.

3. Comisión de Eslabón.

4. Comisión de Enganche-

5. Comisión de Jornadas de Metodología.

6. Comisión de Pagina Web


7. Comisión de Formación.

8. Comisión de Asuntos Normativos.

* Están Reglamentadas en el Anexo VI del Estatuto del MCJ.

REGIONALES: al menos una vez al año entre los meses de marzo y abril, en lugar y fecha a
determinar por las propias diócesis se llevarán a cabo las Reuniones Regionales para tratar
temas que surjan como así también compartir vivencias y necesidades de las Diócesis que
conforman la región.

Actualmente el MCJ está organizado en tres regiones:

* Región de Cuyo: Arq.de San Juan, Diócesis de San Rafael, San Luis y La Rioja (Chilecito)

* Región Centro: Arq.de Córdoba y de Buenos Aires, Diócesis de Río Cuarto, Villa María, San
Francisco, Deán Funes y Prelatura de Cruz del Eje

* Región Norte: Arq.de Tucumán, Diócesis de Santiago del Estero, Concepción, Catamarca y
Formosa.

* Están Reglamentadas en el Anexo VI del Estatuto del MCJ

PLENARIO NACIONAL: al menos una vez al año en el mes de julio, en lugar y fecha a
determinar por JDN, se reunirán delegados de todas las diócesis, con voz y voto para
considerar las conclusiones de cada Regional, y analizar los otros temas que se incorporaran,
remitidos por JDN.

En caso de urgencia el Plenario podrá tomar una decisión ad referéndum de la Asamblea


Nacional.

* Están Reglamentadas en el Anexo VI del Estatuto del MCJ

Junta Directiva Nacional (JDN):

A nivel nacional el MCJ responde a una estructura operacional de instancia superior


denominada Junta Directiva Nacional (JDN) que fue creada en conformidad con la línea
pastoral juvenil del Episcopado Argentino, tiene la misión de dirigir, coordinar, orientar,
alentar, supervisar al MCJ en la Republica Argentina y representarlo en el plano nacional e
internacional.-

* La JDN es autónoma a toda asociación o movimiento seglar


Estará integrada por:

* Asesor

* Vice-asesor

* Presidente

* Vicepresidente

* Secretario

* Tesorero,

* 2 Vocales.

Estos serán aprobados por la Conferencia Episcopal Argentina (C.E.A).

* Los integrantes de la JDN son elegidos en cada Asamblea Nacional Ordinaria. A efectos de la
elección cada diócesis presenta a la Asamblea la lista correspondiente a los candidatos la cual
deberá estar aprobada por sus respectivos Obispos.

* La JDN durará en sus funciones 2 años.

* El MCJ en el Orden Nacional, será representado por su Presidente en todos sus actos.

Todos los deberes y atribuciones de la JDN. Se encuentran establecidos en el Título III del
Reglamento del Estatuto del MCJ., destacamos algunos:

* Dar normas y orientar al Movimiento con el fin de coordinar la marcha del mismo. En todo el
territorio nacional, evitar desviaciones y asegurar su autenticidad e integridad de acuerdo a
las reglamentaciones y estatutos correspondientes, con normas y orientaciones pastorales de
los respectivos Obispos.

* Convocará a las Asambleas Ordinarias y en caso de necesidad a Extraordinarias.

* Cesará en su función al comenzar la Asamblea pero participa de la misma con vos y voto.

* Tiene facultades para suspender a diferentes diócesis del MCJ para que actúen como tales

* Establece el calendario de actividades a nivel nacional.

Junta Directiva Diocesana (JDD):

Para atender las necesidades del MCJ en cada diócesis hay una estructura operacional
enfocada a un mejor servicio y a la comunión de todo el movimiento, constituye una
comunidad eclesial con un fin determinado: el de promover, contribuir y vivenciar lo
fundamental cristiano o sea la vida de gracia.
Al frente de esta estructura de servicio está la JDD, que :

* Constituye la máxima autoridad del Movimiento, en la Diócesis, en comunicación


permanente con su Pastor.

* Está integrada por sacerdotes y laicos designados por la jerarquía eclesial (obispo,
arzobispo).

* Los Asesores designados en forma directa por el Obispo.

* El Presidente y Vice, serán elegidos por el Obispo de una lista confeccionada por la JDD
saliente y presentada por el Asesor.

*Los restantes miembros de la JDD serán elegidos por el Asesor, Presidente y Vice de una lista
previamente elevada y aceptada por el Obispo.

* La JDD permanecerá en sus funciones por término de dos años, pudiendo ser reelecta total o
parcialmente.

La JDD tiene autoridad delegada por dicho Obispo o arzobispo para constituirse en
instrumento de orientación y servicio, están destinadas a orientar, coordinar, impulsar,
promover y servir al MCJ en la propia Diócesis a fin de lograr una inserción eficaz en la vida y
en la acción pastoral de la Iglesia desde lo esencial del MCJ, identidad de la que han de ser
celosos guardianes.

Llevaran a cabo sus funciones en un clima de comunión, con un acentuado espíritu de servicio
y promoción, con un profundo sentido de Iglesia y una constante labor de equipo.

Todos los deberes y atribuciones de la JDD. Se encuentran establecidos en el Título III del
Reglamento del Estatuto del MCJ., destacamos algunos:

* Dirigir la marcha del movimiento

* Comprar y administrar sus bienes

* Imponer sanciones disciplinarias

* Dictar reglamentos particulares, sin faltar al Estatuto

* Nombrar los responsables de las comisiones

* Establecer el calendario de actividades del MCJ

* Designar los rectores de Eslabones, Enganches y J. Metodología

* Aprobar los equipos propuestos.

Son sus responsabilidades también velar por el recto funcionamiento de Escuela de


Formación.
Son los representantes naturales ante los organismos de Pastoral Diocesana.

La JDD está formada por:

* Asesor Espiritual

* Presidente

* Vicepresidente

* Secretario

* Tesorero

* Vocales.

Tienen que ser no menos de ocho personas y no más de doce integrantes.

Escuela de Formación Cristiana:

La Escuela de Formación Cristiana (EFC.), es un instrumento importante en la estructura


operacional diocesana, ya que es una Comisión con delegación especial de la JDD.

Objetivo y Finalidad:

La finalidad de la EFC es la de formar espiritualmente a los circulistas e instruirlos


técnicamente. Estos objetivos son coherentes entre sí por lo cual no serán buscados
separadamente sino en forma conjunta.

La EFC deberá constituirse en un verdadero ambiente de disciplina, respeto mutuo, humildad,


tanto individual como colectiva, caridad y fervor.

Misión:

O sea, que la misión de la EFC es proveer a los circulistas de todos los medios necesarios para
profundizar sus conocimientos en la fe y capacitarlos para desarrollar más eficazmente su
apostolados.

Serán finalidades de la EFC:

a) Intensificar la formación intelectual y moral del circulista, en los aspectos que se refieren a
sus conocimientos de la doctrina cristiana, en un nivel adecuado al ambiento que deberá
desenvolverse.
b) Cultivar y cuidar el cumplimiento de los deberes de estado, como expresión prioritaria de
su apostolado.

c) Preparar técnicamente al circulista en :

* estudio de la técnica pedagógica

* estudio de la metodología del MCJ

* estudio de los plomos

Integrantes de la EFC:

La Comisión de la EFC, está formada por:

* Un Asesor Espiritual (sacerdote)

* Un Director (laico)

* Un Secretario (laico)

* Dos Vocales (jóvenes)

Esta Comisión existe y actúa como delegación especial , concedida por la JDD, para todo lo
referente a la programación y funcionamiento de la Escuela.

El carácter de “Delegación Especial” que asiste a la Comisión, establece una dependencia de la


misma respecto de la JDD, que se concreta en los siguientes puntos:

a) El Director será designado por la JDD.

b) Los demás integrantes también designados por la JDD, a propuesta del Director.

c) Las decisiones de la Comisión serán sometidas a la aprobación de la JDD.

d) La JDD puede observar, modificar, agregar, suprimir, etc., en todo o parte las decisiones
tomadas por la Comisión. Siendo el único enlace el Director.

Asistencia a la EFC:

* La EFC será abierta a todo cristiano con inquietudes apostólicas y deseos de una mejor
formación doctrinal

* Los asistentes deberán tener disciplina y sumisión a la Sede Apostólica, al Obispo Diocesano
y acatamiento a las disposiciones de JDD y de la Comisión de EFC.
Funcionamiento de la E.F.C:

El funcionamiento se encuentra contemplado y detallado en el Reglamento de E.F.C. del


Estatuto del MCJ.

Si fuéramos respetuosos del Reglamento tendríamos más jóvenes lideres y ayudaríamos a su


formación espiritual y técnica.

Para concluir vemos que en la naturaleza de la Escuela convergen tres vertientes:

a) Escuela de Santidad: ya que es el conjunto de cristianos que buscan caminos de santidad en


el seguimiento e imitación de un solo maestro, Cristo.

b) Escuela de Comunión: ya que es la comunidad de cristianos que unidos en un clima de


reunión de grupo, buscan estar cada día más centrados, comprometidos y mas integrados
para acelerar la vivencia de la vida de gracia en sí mismos, en el MCJ y en los ambientes en
donde se mueven.

c) Escuela de Formación: para realizar la propia vocación y misión de fieles laicos, el ser
formados para vivir aquella unidad, con la que está marcado su mismo ser de miembros de la
iglesia y ciudadanos de la sociedad humana.

Conclusión:

La escuela de formación sin alterar el carácter kerigmático del método podrá asumir la
formación catequética de sus dirigentes: la formación espiritual, la formación doctrinal, la
formación humana, la formación social, y la formación para el apostolado.

11- PLOMO : EL MCJ EN LA VIDA DE LA IGLESIA

I- Finalidad del plomo

1. Situar el compromiso del laico cristiano en su ambiente.

2. Situar el compromiso del M.C.J. en la pastoral

3. Situar al circulista en su rol de laico.

II- Tono y tiempo

A- El tono en el que se expondrá será ameno y sencillo, sin complicaciones innecesarias.

B- El plomista habrá de tener bien claro aquello que proclame, a efectos de transmitirlo sin
confusiones.

C- Tiempo máximo: 60 minutos


III- Ideas claves del plomo

A)- ¿Quién es laico?

§ Definición (breve noción de Iglesia).

La palabra “Iglesia” significa “convocación”. Designa la asamblea de aquellos a quienes


convoca la palabra de Dios para formar el Pueblo de Dios y que, alimentados con el cuerpo de
Cristo, se convierten ellos mismos en Cuerpo de Cristo.

La Iglesia es a la vez camino y término del designio de Dios: prefigurada en la creación,


preparada en la antigua alianza, fundada por las palabras y las obras de Jesucristo, realizada
por su Cruz redentora y su Resurrección, se manifiesta como misterio de salvación por la
efusión del Espíritu Santo. Quedará consumada en la gloria del cielo como asamblea de todos
los redimidos de la tierra.

La Iglesia es a la vez visible y espiritual, sociedad jerárquica y Cuerpo Místico de Cristo. Es


una, formada por un doble elemento humano y divino. Ahí está su Misterio que sólo la fe
puede aceptar.

La Iglesia es, en este mundo, el sacramento de la Salvación, el signo y el instrumento de la


comunión con Dios y entre los hombres.(es el primer fin de la Iglesia)

La Iglesia es PUEBLO DE DIOS, CUERPO DE CRISTO y TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO.

Pueblo de Dios, por la fe y el bautismo.

Cuerpo de Cristo, del que Cristo es la Cabeza : vive de Él, en Él y por Él ; Él vive con ella y en
ella. La Iglesia es la Esposa de Cristo : ha hecho de ella la Madre fecunda de todos los hijos de
Dios.

Templo del Espíritu Santo : el Espíritu es como el alma del Cuerpo Místico, principio de su
vida, de la unidad en la diversidad y de la riqueza de sus dones y carismas.

Creer que la Iglesia es “Santa” y “Católica”, y que es “Una” y “Apostólica” es inseparable de la fe


en Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. (CIC 750)

Los fieles cristianos son aquellos que, incorporados a Cristo mediante el Bautismo, han sido
constituidos miembros del pueblo de Dios ; han sido hecho partícipes, cada uno según su
propia condición, de la función sacerdotal, profética y real de Cristo, y son llamados a llevar a
cabo la misión confiada por Dios a la Iglesia. Entre ellos hay una verdadera igualdad en su
dignidad de hijos de Dios (Papa, Obispos, sacerdotes, Diáconos, religiosos/as y Laicos).

Por Laicos se entiende aquí a todos los cristianos, excepto los miembros del orden sagrado y
del estado religioso reconocido en la Iglesia. Son, pues, los cristianos que están incorporados a
Cristo por el bautismo, que forman el Pueblo de Dios y que participan de las funciones de
Cristo, Sacerdote, Profeta y Rey. (CIC 897)
Función sacerdotal: cada vez más unidos a Él, los laicos despliegan la gracia del Bautismo y la
de la Confirmación a través de todas las dimensiones de la vida personal, familiar, social y
eclesial y realizan así el llamado a la santidad dirigido a todos los bautizados. (CIC 941)

Función profética: los laicos están llamados a ser testigos de Cristo en todas las cosas, también
en el interior de la sociedad humana. (CIC 942)

Función real: los laicos tienen el poder de arrancar al pecado su dominio sobre sí mismos y
sobre el mundo por medio de su abnegación y santidad de vida. (CIC 943)

VOCACIÓN Y MISIÓN PERSONAL DEL LAICO

La vocación es algo más amplia que la misión, puesto que comprende una llamada a la
comunión y otra a la misión. La comunión es el aspecto fundamental que está destinado a
durar siempre ; la misión es su consecuencia y está limitada a la existencia terrena.

VOCACIÓN DE LOS FIELES LAICOS

Los Laicos tienen como vocación el buscar el Reino de Dios ocupándose de las realidades
temporales y ordenándolas según Dios. A ellos les corresponde iluminar y ordenar todas las
realidades, de tal manera que estas lleguen a ser según Cristo, se desarrollen y sean para
alabanza del Creador y Redentor.

Responden así a la llamada a la santidad y al apostolado, que se dirige a todos los bautizados.
Por esto, los laicos deben tener conciencia, cada vez más clara, no sólo de pertenecer a la
Iglesia, sino de ser la Iglesia.

Los laicos están encargados por Dios del apostolado y por eso tienen la obligación y gozan del
derecho de trabajar para que el mensaje divino de salvación sea conocido y recibido por todos
los hombres y en toda la tierra.

En las comunidades eclesiales, su acción es tan necesaria que, sin ella, el apostolado de los
pastores no alcanza en la mayoría de las veces su plena eficacia.

MISIÓN DEL LAICO

* Deberes temporales.

El Laico se ubica, por su vocación, en la Iglesia y en el mundo.

Miembro de la Iglesia está comprometido en la construcción del Reino en su dimensión


temporal. En profunda comunicación con sus hermanos laicos y con los pastores, contribuye a
construir la Iglesia como comunidad de fe, de oración, de caridad fraterna y lo hace por la
catequesis, por la vida sacramental, por la ayuda a los hermanos. De allí la multiplicidad de
formas de apostolado, cada una de las cuales pone énfasis en algunos de los aspectos
mencionados.

Pero es en el mundo donde el Laico encuentra su campo específico de acción. Por el


testimonio de vida, por su palabra oportuna y por su acción concreta, el laico tiene la
responsabilidad de ordenar las realidades temporales para ponerlas al servicio de la
instauración del Reino de Dios.

La responsabilidad de la que hablamos es la de vivir la santidad mediante el ejercicio personal


de los valores del Evangelio : vivir la gracia, vivir la fe (Lo Fundamental Cristiano) y ser
apóstol equivale a “fermentar cristiandad”. Podemos resumir diciendo: “santificarnos,
santificando”

En el vasto y complicado mundo de las realidades temporales, algunas exigen especial


atención de los laicos: la familia, la educación, las comunicaciones sociales. Entre estas
realidades temporales no se puede dejar de subrayar con especial énfasis la actividad política.
Esta abarca un amplio campo, desde la acción de votar, pasando por la militancia y el
liderazgo en algún partido político, hasta el ejercicio de cargos públicos en distintos niveles.

En todos los casos, el laico deberá buscar y promover el bien común en la defensa de la
dignidad del hombre y de sus derechos inalienables en la protección de los más débiles y
necesitados, en la construcción de la paz, de la libertad, de la justicia; en la creación de
estructuras más justas y fraternas. Para el cristiano no basta la denuncia de las injusticias, a él
se le pide ser en verdad testigo y agente de la justicia.

Necesidad de formación para el apostolado

Para que podamos madurar en nuestra fe - compromiso como laicos, también se hace más
urgente la necesidad de una sólida formación humana en general, formación doctrinal, social,
apostólica.

Los laicos tienen el derecho de recibirla primordialmente en sus mismos movimientos y


asociaciones pero también en institutos adecuados y en el contacto con sus pastores.

Por otra parte, el laico debe aportar al conjunto de la Iglesia su experiencia de participación en
los problemas, desafíos y urgencias de su “mundo secular” para que la Evangelización eclesial
arraigue con vigor; su aporte será significativo por su experiencia de vida, su competencia
profesional, científica y laboral, su inteligencia cristiana, ya que podrá contribuir para el
desarrollo, estudio e investigación de la Enseñanza Social de la Iglesia.

Además, esta formación debe permitir la profundización en una espiritualidad más apropiada
a su condición de laico.

Las dimensiones de esta espiritualidad son las siguientes:


* Que el laico no huya de las realidades temporales para buscar a Dios sino persevere,
presente y activo, en medio de ellas y allí encuentre al Señor.

* Dé a tal presencia y actividad una inspiración de fe y un sentido de caridad cristiana.

* Por la luz de la fe, descubra en esa realidad la presencia del Señor.

* En medio de su misión, busque renovar su identidad cristiana en el contacto con la Palabra


de Dios, en la intimidad con el Señor por la Eucaristía, en los Sacramentos y en la oración.
(Documento de Puebla 786- 799)

Como movimiento, es necesario tomar conciencia no solo que cada uno es miembro de la
Iglesia, sino que somos Iglesia, que somos laicos con vocación y misión, con deberes y
derechos ; que nuestra acción está en primer lugar en el mundo en un justo equilibrio entre
los asuntos temporales y el aspecto religioso.

La fe practicada y testimoniada nos llevará a cumplir con fidelidad y lealtad nuestros deberes
temporales, los que llevaremos a cabo cada vez con mayor responsabilidad y sin descuidos.

El divorcio entre fe y vida es uno de los errores más graves de nuestra época.

§ Carismas y Ministerios

Definición de Carismas:

Son gracias especiales mediante las cuales los fieles quedan preparados y dispuestos a asumir
diversas tareas o ministerios que contribuyen a renovar y a construir más y más la Iglesia.

Son gracias del Espíritu Santo, que tienen directa o indirectamente, una utilidad eclesial; los
carismas están ordenados a la edificación de la Iglesia, al bien de los hombres y a las
necesidades del mundo. Deben ser acogidos con gratitud por parte de quién los recibe, y
también por todos los miembros de la Iglesia. (CIC 798-801).

Es decir, que para que podamos desarrollar esa vocación - comunión - misión, en el mundo
que nos es propio, recibimos del Espíritu Santo ciertas capacidades o dones, que llamamos
Carismas, para el bien de la Iglesia y nunca para un enriquecimiento individual.

Ver:

• 1 Cor12 :1,7-11
• Rom 12
• Ef 4
• Gal 5 :22
Definición de Ministerios:

Para el cumplimiento de su misión, la Iglesia cuenta con diversidad de ministerios. Por lo


tanto, los laicos pueden sentirse llamados o ser llamados a colaborar con sus pastores en el
servicio a la comunidad eclesial, para el crecimiento y vida de ésta, ejerciendo ministerios
diversos según las gracias y los carismas que el Señor quiere concederles. (Cfr. EN 73).

Los ministerios que pueden conferirse a los laicos son aquellos servicios referentes a aspectos
realmente importantes de la vida eclesial, ejercidos por laicos con estabilidad y que han sido
reconocidos públicamente y confiados por quien tiene la responsabilidad en la Iglesia.
(Documento de Puebla 805)

B)- Pastoral:

* Definición.

No se podría comprender al M.C.J. en la vida y acción pastoral de la Iglesia sin recordar dos
realidades esenciales e inseparables: Iglesia y Pastoral.

Si el Movimiento Círculos de Juventud es un Movimiento de Iglesia, como tal tiene dentro de la


gran acción Pastoral que la misma realiza una función que le es propia.

Pero antes será necesario aclarar el concepto de Pastoral, que para algunos no será muy
familiar.

Pastoral, proviene de Pastor ; la Iglesia es el gran rebaño de Cristo, es también el rebaño cuyo
Pastor será el mismo Dios, como él mismo anunció. Aunque son pastores humanos quienes
gobiernan a las ovejas (los obispos a cuya cabeza está el Papa), sin embargo es Cristo el que
las guía y alimenta. Él, el Buen Pastor y Cabeza de los pastores, que dio su vida por las ovejas,
es quien ante todo nos invita a vivir con Él y a dar la vida como Él pero también nos envía
como a Pedro: “apacienta mis ovejas...”

Cuando hablamos de Pastoral nos referimos a las tareas de la Iglesia (actividades, recursos y
organización) en su misión evangelizadora en medio de la sociedad.

Por lo tanto el trabajo de la Iglesia, debe ser organizado, no puede estar a la deriva y sin
rumbo establecido, porque sería como el pastor que cada mañana saca a pastar su rebaño y no
lleva control de donde lo hace. Podría correr el riesgo de ir siempre al mismo lugar, y después
de un tiempo quedarse sin alimento para sus ovejas porque no dejó que se recupere la
pastura. El buen pastor lleva a sus ovejas por el buen camino.

Del mismo modo si la Iglesia no tiene una Acción Pastoral Organizada, corre serios riesgos de
superponer sus tareas y esfuerzos, de perderse en el camino y terminar dando vueltas a la
deriva, sin saber dónde ir, y por lo consiguiente no cumpliría con la Misión para la cual la
instituyó el mismo Jesús.
La pastoral es la respuesta específica, intencional y consciente a las necesidades de la
evangelización. (cfr. Documento de Puebla 1220-1253)

A) Acción Pastoral

Entonces estamos en condiciones de definir, que la acción pastoral de la Iglesia es: la acción
total, global de la Iglesia, Pueblo de Dios y Sacramento Universal de Salvación, mediante la
cual, en cumplimiento de su misión, bajo la guía de sus pastores y en unión con todos los
hombres de buena voluntad, se esfuerza en construir entre los hombres el Reino del Padre.

También la podríamos definir, como :

La acción de la Iglesia para acompañar a los hombres a descubrir, seguir y comprometerse


con Jesucristo y su mensaje para que, transformados en hombres nuevos, e integrando su fe y
su vida, se conviertan en protagonistas de la construcción de la Civilización del Amor.

* Formas que asume la Pastoral (Ministerios)

La Evangelización asume variadísimas formas y modos de realización, tal como lo son las
realidades de los hombres, verdaderos destinatarios de esa acción pastoral. Para ello el
Espíritu Santo, la dota de variedad de carismas o dones destinados al servicio de la
construcción del Reino de Dios que se traducen en la práctica en una multitud de ministerios o
servicios:

* el Ministerio Profético o Servicio de la Palabra : o Pastoral Profética, se realiza en todas


aquellas acciones evangelizadoras en las que existe el anuncio o proclamación de la Palabra
de Dios, como por ejemplo el Kerygma, la Catequesis, las Homilías, etc. Anuncia a Jesús de
manera orgánica e inorgánica. Lumen Gentium 35 : “Cristo realiza su función profética...no
solo a través de la jerarquía...sino también por medio de los laicos. Él los hace testigos y les da
el sentido de la fe y la gracia de la palabra. Los laicos cumplen también su misión profética
evangelizando, con el anuncio de Cristo comunicado, con el testimonio de la vida y de la
palabra”. Pastoral de Juventud, Pastoral Catequética, Pastoral Familiar, Pastoral Ambiental,
etc.

* el Ministerio Litúrgico o Servicio de Culto al Señor : o Pastoral Litúrgica, se refiere


principalmente al ejercicio o celebración Pascual del culto en los Sacramentos y en la alabanza
divina. Lumen Gentium 34 . Celebraciones, Música Religiosa, Arte Sacro, etc.

* el Ministerio Hodegético o de Servicio de la Caridad : o Pastoral Caritativa, está referido a la


atención de las comunidades para atender, entre otras cosas, la promoción humano - cristiana
de la persona. Lumen Gentium 36 : Pastoral Social, Cáritas, Pastoral de la Salud, Pastoral
Penitenciaria, Derechos Humanos, etc.
Como vemos, estas categorías se subdividen en muchos otros ministerios conforme sea el
sector de la sociedad o grupo humano al que están destinados.

Función específica del M.C.J. en la Pastoral:

Son agentes de pastoral los misioneros, catequistas, animadores y dirigentes de grupos,


ministros extraordinarios de la Comunión, docentes de religión, voluntarios de Cáritas,
responsables de la Liturgia, miembros de Movimientos y Asociaciones, organismos diocesanos
(áreas, comisiones), comunidades de religiosas y religiosos, instituciones educativas, pastoral
de la salud, etc.

El Movimiento comparte la acción evangelizadora de la Iglesia por ser parte de ella y como un
agente en tal sentido, pero no lo hace de cualquier manera sino conforme a su propia
identidad y con opciones pastorales que han ido madurando a través del tiempo, y que pone al
servicio de la propia Madre Iglesia.

Por tal motivo, el Movimiento se ubica entonces como instrumento de la Pastoral Profética al
estar relacionado con el anuncio de la Palabra. Pero su estilo evangelizador basado en su
propia esencia, carisma, espiritualidad y misión, lo ubica dentro de esa Pastoral como Pastoral
Kerygmática

No tanto como "Kerygma" sino Kerygmática, puesto que es pastoral de renovación(y no


catequesis); es pastoral de anuncio de lo fundamental cristiano a quienes no lo conocen o por
lo menos no lo viven, lo que conlleva no sólo la palabra sino también el testimonio de vida de
quienes lo hacen. Finalmente es una Pastoral esencialmente misionera.

El M.C.J. se integra a la Pastoral de Juventud, que es la pastoral de la alegría y de la esperanza


que transmite el mensaje gozoso de la salvación a un mundo muchas veces triste, oprimido y
desesperanzado en busca de su liberación. La Pastoral de Juventud buscará que el joven
crezca en una espiritualidad auténtica y apostólica, desde el espíritu de oración y
conocimiento de la palabra de Dios y el amor filial a María Santísima que uniéndolo a Cristo lo
haga solidario con sus hermanos. (cfr.Doc.de Puebla 1186-1205)

El M.C.J. se ubica dentro de la Pastoral Ambiental, por cuanto comprendió que para cambiar
de raíz el mundo era necesario hacerlo por aquello que su finalidad expresa a veces como
"Fermentación de los ambientes". Entendiéndose por ambiente, al sector social específico en
el que se encuentra inserto el circulista.

El Movimiento concede fundamental importancia a los ambientes, ya que considera que es en


ellos donde se crea, se transmite y se transforma la cultura del hombre mediante la
renovación de su mentalidad.

Si bien todos los ambientes son considerados importantes, el M.C.J. basa preferentemente su
accionar en la elección de aquellos estimados como prioritarios debidos a la mayor influencia
que ejercen en la vida de la sociedad.
En ellos elige, prepara y potencia en cristiano a sus líderes naturales, ayudándoles
posteriormente a conjuntarse en Círculos. Esos líderes, ahora líderes cristianos, son los que en
definitiva llevarán a cabo la fermentación evangélica de sus propios ambientes naturales.

Para finalizar, podemos agregar que dentro de la Iglesia, el M.C.J. es un agente de pastoral
específica y no de toda la pastoral, ni de cualquier pastoral.

La opción Pastoral del MCJ es la Profética - Kerygmática - de Juventud - Ambiental.

Pastoral Juvenil Diocesana

La integración en la Iglesia se canalizará especialmente a través del MCJ y sus Estructuras que
deben estar integradas en la pastoral de conjunto diocesana o nacional.

* El plomista deberá exponer la inserción del MCJ en la Pastora Diocesana.

* ¿Qué son los ambientes?

Aclaración de los conceptos "Ambiente/s" y "Estructura/s"

Ambos vocablos se entremezclan en su uso, resultando impreciso su sentido y contradiciendo


a veces lo que hemos aprendido al respecto.

Para el M.C.J. los términos no son equivalentes ni mucho menos.

Para el Movimiento "ambiente" significa el resultado de relaciones humanas entre grupos de


personas, relaciones en las que juegan y se intercambian costumbres, creencias, juicios,
actitudes, valores y desvalores, adquiridos o heredados.

Estos aspectos integran la mentalidad propia de cada persona, configuran su modo de ser e
influyen en mayor o menor medida en los demás. Además constituyen parte importante de la
cultura particular o la del medio social en que viven.

Esa influencia en la forma de ser, es decir, de pensar, de hablar y de obrar: Mentalidad de cada
integrante del ambiente, termina por alterar o modificar sus ideas, valores y actitudes con
alcances imposibles de determinar.

Dicho de otra manera: Los ambientes, en condiciones propicias, terminan por cambiar la
mentalidad de las personas. Visto de esta manera, el ambiente adquiere una importancia
fundamental y tiene puntos comunes con el de "cultura", es como su embrión.

Generalmente el uso del término, está referido a ciertas actividades o sectores sociales con
características propias. Así se habla de "ambiente policial", "ambiente educacional",
"ambientes políticos", o "ambiente laboral".
Para el M.C.J. estas actividades o sectores de la sociedad conforman "estructuras" y no
"ambientes" , ya que poseen una organización en la que las decisiones que se toman y las
funciones que se desempeñan están orientadas hacia objetivos específicos.

Sí podemos decir, sin temor a equivocarnos, que en esas estructuras existen numerosos
ambientes, cada uno con características propias.

EVANGELIZACION DE LA CULTURA E INCULTURACION DEL EVANGELIO

* Cultura

Definición: es el conjunto de conductas colectivas y modos típicos de ser, de vivir y de valorar


de un grupo humano.

A la cultura (ideas, tradiciones, creencias, arte, deportes, supersticiones, religiosidad, etc.) y al


medio social, pertenecen las estructuras (instituciones, organismos, asociaciones, etc.) y por
lo tanto sus ambientes constitutivos. Evangelizar éstos últimos significa ir haciendo lo mismo
con las estructuras, el medio social y la cultura.

Cultura Medio social Estructura Ambientes Evangelizar

Desde el Concilio Vaticano II trasciende un concepto nuevo de Iglesia - mundo,


Evangelización- cultura : “...porque Dios... desde las edades más remotas hasta su plena
manifestación en el Hijo encarnado, ha hablado según la cultura propia de cada época.”
(G.S.58)

La influencia del Evangelio en la cultura se resume en dos puntos : el Evangelio revela la


última y verdadera meta de todo el quehacer cultural. El Evangelio protege a la cultura de
toda deshumanización y perversión.

El Evangelio es una manera de hacer Cultura y por eso la evangelización no puede consistir en
repetir sino en crear y en recrear.

Recordaremos siempre que el objetivo primario y fundamental de la evangelización es el


hombre, y a partir de él, y por medio de él, las realidades en las que está inmerso.

* Inculturación

Definición: significa el proceso de infundir el mensaje evangélico en el alma de una cultura de


modo tal que el mensaje y la vida cristiana no solamente se expresen con los elementos
propios de esa cultura, sino también que la cultura misma se evangelice y se convierta en un
enriquecimiento de la experiencia y la vida cristianas.

La encarnación de Cristo es motivo y modelo de inculturación

Cristo era un hebreo que se identificó perfectamente, como nos identificamos nosotros, con la
cultura dentro de la cual había nacido.
Lo mismo ocurre con la Iglesia, que es el Sacramento de Cristo. La Iglesia se encarna en cada
cultura, de modo vital e íntimo, porque así lo hizo Cristo. En este proceso debe estar siempre
presente el aspecto pascual de la vida de Cristo (muerte y resurrección).

“La Iglesia, para poder ofrecer a todos el misterio de la salvación y la vida traída por Dios,
debe insertarse en todos estos grupos con el mismo método con que el propio Cristo, por su
encarnación, se ligó a cierto ambiente sociocultural de los hombres en medio de los cuales
vivió” (A.G. 10)

Cultivar la figura de Cristo Amigo desde el eje de una Espiritualidad Mariana, implica destacar
con mucha fuerza el Misterio de su Encarnación.

Por ello el MCJ se nutre del lenguaje, de la música, de los ritos que provienen de la cultura de
los jóvenes en cada tiempo y lugar, rescatando lo que en ella hay de bueno y valioso y
corrigiendo lo que lo destruye.

Podremos realizar el apostolado de fermentación ambiental, de dos modos posibles : en forma


individual o bien asociados con otros.(cfr. A.A 15-17) (cfr. Ch.F. 29) (cfr.ICN 189 y 195)

C)- Conclusión:

* Relación de la opción pastoral con el Carisma.

La acción evangelizadora individual en el propio ambiente es insustituible.

Pero los circulistas tenemos un gran tesoro en el Movimiento ya que la Iglesia hace una opción
preferencial por los jóvenes en su acción evangelizadora, llamándolos para que busquen y
encuentren en ella el lugar de su comunión con Dios y con los hombres a fin de construir la
“civilización del amor” y edificar la paz en la justicia. La Iglesia confía en los jóvenes, son para
ella su esperanza.

Por todo esto, el Movimiento se siente aun más comprometido a llevar a cabo nuestra opción
pastoral en forma eficiente de manera que podamos lograr la transformación de la porción de
Iglesia que nos ha sido confiada, enseñando la Palabra de Dios, el amor filial a María Santísima
y propiciando el encuentro con el Cristo Amigo.

En cadena...

Bibliografía utilizada :

* Referente a la Iglesia

* Catecismo de la Iglesia Católica (CIC)

* Documentos del Concilio Ecuménico Vaticano II


* Carta Pastoral P.D.P.- “Navega mar adentro y echen las redes”- Mons. Luis Villalba Arz.de
Tucumán y Vice Presidente del CEA - Noviembre de 2003

Referente a los ministerios

* LUMEN GENTIUM 34 : Los laicos, consagrados a Cristo y ungidos por el Espíritu Santo,
están maravillosamente llamados y preparados para producir siempre los frutos más
abundantes del Espíritu. En efecto, todas las obras, oraciones, tareas apostólicas, la vida
conyugal y familiar, el trabajo diario, el descanso espiritual, si se realizan en el Espíritu,
incluso las molestias de la ida, si se llevan con paciencia, todo ello se convierte en sacrificios
espirituales agradables a Dios por Jesucristo que ellos ofrecen con toda piedad a Dios Padre
en la celebración Eucarística uniéndolos a la ofrenda del Cuerpo del Señor. De esta manera,
también los laicos, como adoradores que en todas partes llevan una conducta santa,
consagran el mundo mismo a Dios.

* LUMEN GENTIUM 35 : Cristo realiza su función profética...no solo a través de la


jerarquía...sino también por medio de los laicos. Él los hace testigos y les da el sentido de la fe
y la gracia de la palabra. Los laicos cumplen también su misión profética evangelizando, con el
anuncio de Cristo comunicado, con el testimonio de la vida y de la palabra.

* LUMEN GENTIUM 36 : Por su obediencia hasta la muerte, Cristo ha comunicado a sus


discípulos el don de la libertad regia, para que vencieran en sí mismos, con la propia renuncia
y una vida santa al reino del pecado. Los laicos, juntando también sus fuerzas, han de sanear
las estructuras y las condiciones del mundo, de tal forma que, si alguna de sus costumbres
incitan al pecado, todas ellas sean conformes con las normas de la justicia y favorezcan en vez
de impedir la práctica de las virtudes. Obrando así, impregnarán de valores morales toda la
cultura y las realizaciones humanas.

Referente a la Pastoral de Juventud

cfr. DOC. DE PUEBLA 1186-1205

Pastoral de Juventud:

La Iglesia confía en los jóvenes. Son para ella su esperanza. La Iglesia ve en la juventud de
América Latina un verdadero potencial para el presente y el futuro de su evangelización. Por
ser verdadera dinamizadora del cuerpo social y especialmente del cuerpo eclesial, la Iglesia
hace una opción preferencial por los jóvenes en orden a su misión evangelizadora. Por ello, se
debe desarrollar una pastoral de juventud que tenga en cuenta la realidad social de los
jóvenes de nuestro continente; que atienda a la profundización y al crecimiento de la fe para la
comunión con Dios y con los hombres; que oriente la opción vocacional de los jóvenes; que les
brinde elementos para convertirse en factores de cambio y les ofrezca canales eficaces para la
participación activa en la Iglesia y en la transformación de la sociedad.

La Iglesia hace un fuerte llamado para que los jóvenes busquen y encuentren en ella el lugar
de su comunión con Dios y con los hombres, a fin de construir la “civilización del amor” y
edificar la paz en la justicia. Los invita a que se comprometan eficazmente en una acción
evangelizadora sin excluir a nadie, de acuerdo con la situación que viven y teniendo
predilección por los más pobres.

La integración en la Iglesia se canalizará especialmente a través de movimientos juveniles o


comunidades que deben estar integradas en la pastoral de conjunto diocesana o nacional.

Esta pastoral de movimientos o comunidades debe tener en cuenta a los jóvenes en una
interrelación fecunda, en cuanto que los grupos deben ser fermento en el conjunto y deben
propiciar una evangelización total.

Se deberá preparar acogida y atención a los jóvenes que, por diversos motivos, deben emigrar
temporal o definitivamente y que son víctimas de la soledad, la desubicación, la marginación,
etc.

La Pastoral de juventud en la línea de la evangelización debe ser un verdadero proceso de


educación en la fe que lleve a la propia conversión y a un compromiso evangelizador.

La Pastoral de juventud buscará que el joven crezca en una espiritualidad auténtica y


apostólica, desde el espíritu de oración y conocimiento de la palabra de Dios y el amor filial a
María Santísima que uniéndolo a Cristo lo haga solidario con sus hermanos.

La Pastoral de juventud ayudará también a formar a los jóvenes de un modo gradual, para la
acción socio-política y el cambio de estructuras, de acuerdo con la Doctrina Social de la Iglesia.

La Pastoral de juventud será la pastoral de la alegría y de la esperanza que transmite el


mensaje gozoso de la salvación a un mundo muchas veces triste, oprimido y desesperanzado
en busca de su liberación.

* Caminos posibles para realizar el apostolado temporal

Los laicos podremos realizar el apostolado de fermentación ambiental de dos modos posibles:
en forma individual o bien asociados con otros.

La fermentación individual es primordial y es principio y fundamento de cualquier apostolado


laical, inclusive el asociado. (cfr. AA 15).
* En forma individual

"Todos los laicos, de cualquier condición... están llamados y obligados a este apostolado,... en
algunas circunstancias el único apto y posible,... La forma peculiar del apostolado individual...
es el testimonio de toda la vida laica que fluye de la fe, de la esperanza y de la caridad..."(cfr.
AA 16), y que a veces exige "...heroica fortaleza..."(Cfr. AA 17).

Este apostolado que debemos realizar en nuestros ambientes asume ciertas características: es
permanente, fino, sutil, atrayente, apropiado y cuestionador, incluso aunque se trabaje
asociadamente con otros.

* En forma asociada

Este modo se ha visto impulsado en los últimos tiempos (Cfr. Ch. F. 29).

Integramos con ellos los distintos agentes de la pastoral que existen en nuestra diócesis (por
ejemplo: asociaciones, comunidades de base, parroquias, "equipos" o "núcleos ambientales",
etc.).

Dicen al respecto nuestros Pastores en "Iglesia y Comunidad Nacional" :

"... necesitarán también los laicos católicos asociarse entre sí o con otros hombres de buena
voluntad, para trabajar en los distintos niveles: familiar, sindical, municipal, nacional e
internacional" (Cfr. ICN 189 y 195). Actualizado al 2013

Anexo IV: Reglamento Jornadas de Metodología Pág. 64

Referente a la Cultura

* GAUDIUM ET SPES 58

“Múltiples son los vínculos que existen entre el mensaje de salvación y la cultura humana.
Porque Dios, por medio de la revelación a su pueblo, desde las edades más remotas hasta su
plena manifestación en el Hijo encarnado, ha hablado según la cultura propia de cada época.

Del mismo modo, la Iglesia, que ha vivido durante el transcurso de la historia para difundir y
explicar el mensaje de Cristo en su predicación a todas las gentes, para investigarlo y
comprenderlo más profundamente, para expresarlo mejor en la celebración litúrgica y en la
vida de la comunidad multiforme de los fieles”.

* Discurso del Papa Juan Pablo II a la comunidad universitaria de Lovaina. Mayo 20 de 1985
“La fe es fuente de cultura y la cultura es expansión de la fe... Una fe que no se hace cultura, es
una fe no plenamente acogida, no totalmente pensada, no fielmente vivida... La fe cristiana,
por su naturaleza, tiende además a hacer crecer nuestra vida humana... La fe cristiana es
también una forma eminente de humanismo. Esta cultura del Evangelio se expande sobre
todo en vuestras comunidades cristianas.”

* EVANGELII NUNTIANDI

Es necesario asumir y vivir el Evangelio como fuente de cultura ; es indispensable que la fe se


haga cultura y sea así un factor de crecimiento de la vida humana.

* DOCUMENTO DE PUEBLA (397-398-400-402-404)

Es necesario conocer y amar las culturas de los pueblos, así como de adaptarse a ellos
esforzándose por realizar un trasvasamiento del mensaje evangélico al lenguaje antropológico
y a los símbolos de la cultura en que se inserta..

Es necesario atender hacia dónde se dirige el movimiento general de la cultura. Para


encarnarse en ella para que La Iglesia esté presente con el Evangelio.

* EVANGELIZACIÓN DE LA CULTURA E INCULTURACIÓN DEL EVANGELIO - Facultad de


Teología-Universidad del Salvador - Editorial Guadalupe año 1988

12 - MEDITACIÓN: LOS DISCÍPULOS DE JESÚS

I- Finalidad de la meditación

Es la meditación la realizará el sacerdote dentro de la Misa del Apóstol que se realiza al cierre
de las Jornadas, donde se marcará la proyección concreta en los ambientes.

Su objetivo es descubrir los "pasos" en el seguimiento de Cristo, a partir de la llamada,


iluminándola desde el mismo camino de los discípulos del Evangelio.

Allí se fortalece la constancia ante el cansancio y las pruebas de cada uno, apoyándose en la
comunión del círculo de los amigos del Señor.

II- Tono y tiempo

Esta meditación debe hacer resaltar la respuesta del cristiano y las promesas de Jesús.

Tiempo máximo: 15 minutos.


III- Ideas claves de la meditación

No basta sólo con responder a la llamada inicial: es preciso volver a escuchar cada día la
invitación y responderla en consecuencia.

Esta perspectiva de esfuerzo constante no debe desanimarnos porque a cambio de ánimo o de


circunstancias y aún ante caídas profundas "El que os llama es fiel" (I Tes. 5,24) y pondremos
encontrar las respuestas en las de Pedro: una ante la dificultad para perseverar: "Señor, ¿a
quién iremos?" (Jn. 6,68) y otra, después de las traiciones: " Tú lo sabes todo, tu sabes que te
amo" (Jn. 21,17).

Condiciones de discípulo:

“El que quiera venir en pos de mí, que renuncie a sí mismo..." (Mc. 8, 34-38), muestra el
sentido pascual de la vida cristiana, donación de sí mismo para poder amar al estilo del
Maestro, auténtico valor de mi persona " más que el mundo entero".

Pobreza: es la dicha nueva y desconcertante que el Reino ofrece a los suyos, en ascendencia
lenta y constante, para alejarnos de toda "añadidura" que quiera suplantar al Absoluto.

Tal vez porque supone una firme decisión desde el vamos, Jesús se lo pide a los suyos en la
primera misión: "No toméis nada para el camino... ni bastón... ni alforja" (Lc. 9,3)

Humildad y servicio: contra el más antiguo y profundo desorden del hombre, Jesús rehace a
sus seguidores, para que sean después anuncio vivo del hombre nuevo (cfr. los Zebedeos y su
madre) fundamentalmente con su ejemplo, hasta llegar a la escena del lavatorio de los pies,
que culmina con vivísima fuerza y graba para siempre esa lección fundamental del Maestro.

Vigilancia: es lo opuesto de estar dormido, al placer desordenado, al apetito de riquezas, a la


pereza, al egoísmo; a todo pecado que nos impide escuchar la palabra de Dios (oración) y
esperar su regreso (Lc. 12, 35).

Velar se identifica con perseverar a su lado, con decisión firme, aún en el desaliento humano y
en la fragilidad: " El que pone su mano en el arado..." (Lc. 9,57)

Servir: haciendo notar que siempre Jesús exige a los suyos lo que Él mismo vive
ejemplarmente (Mt. 20, 24).

Se puede ver también en Mc. 9,35, con el ejemplo del niño o también en Lc. 17, 7 la auténtica
humildad el discípulo: "Somos simples servidores...", o la mansedumbre que inculca contra el
fuego del cielo, en Lc. 9, 5.

A nuestro seguimiento Jesús nos ofrece su permanencia en nosotros. Su Amistad. Ante todo,
Jesús ofrece una especial e íntima amistad, como clima y razón del seguimiento. Ya Marcos en
3, 13, anota que los llama "para que estén con Él", hasta la última palabra, en Mt. 28, 20, "Yo
estoy con ustedes todos los días...".
Y los textos del discurso de la Última Cena: "Ustedes son mis amigos" (Jn. 15, 14) y el reiterado
"Permanezcan en mí como yo permanezco en vosotros" (Jn. 15, 4).

De aquí el gozo de Jesús de tenerlos junto a sí ( Lc 10, 17).

Como sus discípulos, somos la auténtica familia de Jesús, su Madre y sus hermanos (Mt. 12,
46). No hay mayor dicha ni gloria que la de ser discípulo como María, contando con su
intercesión.

CAPÍTULO 13 : Preguntas para los trabajos de Patrullas

Evangelización

Individual :

1. En mi propia evangelización, ¿cómo se están dando los pasos del proceso de


evangelización?.

2. ¿Cuál de esas fases del proceso pienso priorizar en mi apostolado?

De Patrulla :

1. ¿Cómo se están dando los pasos del proceso de evangelización en el MCJ.?

Origen, Esencia y Finalidad

1. De acuerdo al Origen, ¿qué es lo que empujó a los primeros circulistas a testimoniar y llevar
con tanto entusiasmo el Evangelio de tal manera que el Movimiento se expandió
rápidamente?

2. ¿Crees que hoy tenemos la misma respuesta misionera ?.¿Por qué ?

3. ¿Estamos viviendo el Carisma, en lo personal y como Movimiento?

Pre-eslabón

1. ¿Qué intenciones y objetivos te han movido a pre-eslabonar a una persona?. Luego de este
plomo ¿qué intenciones y objetivos te moverán?.

2. ¿Qué actitudes, medios e ideas has empleado para llevar a tu candidato a Eslabón?. Según
este plomo ¿cuáles serían las más adecuadas?
Eslabón

1. ¿Qué fue lo que te posibilitó, dentro de tu Eslabón, el encuentro contigo mismo, con Cristo y
con los hermanos?

2. De acuerdo a este plomo, ¿crees que en el Movimiento se cumple con cada paso del segundo
tiempo del método ? ¿Porqué ?

Pos-eslabón

1. ¿Aprovechas todos los medios espirituales de integración y formación del M.C.J. ?

2. ¿Qué es lo que se comparte en el Círculo? ¿cómo? ¿cómo lo estamos viviendo?. Según este
plomo ¿qué y cómo corregir?

Estructuras del M.C.J.

1. ¿Qué razones darías para afirmar que perteneces al M.C.J.?

2. ¿Conocías su organización ? Participas de la vida diocesana e interdiocesana del M.C.J.?


¿Cómo ?

El M.C.J. en la vida de la Iglesia

1. ¿Cómo he ejercido mi condición de Iglesia en mis ambientes?

2. ¿Qué ideas tenías del M.C.J. en la pastoral?. Después de este plomo ¿qué idea tienes ?

3. ¿Nuestro Movimiento cumple con su misión en la Iglesia o está cerrado en sí mismo?

CAPÍTULO 14 : DESARROLLO GLOBAL, LEMAS Y FUNDAMENTOS

De acuerdo al desarrollo global de las Jornadas de Metodología vemos conveniente que cada
día tenga un lema que resuma el objetivo correspondiente a ese día.

La comisión propone los siguientes lemas y sus fundamentos:


DIA VIERNES

“Habla, porque tu siervo escucha” (1Sam.3,1-10)

Este día es el inicial de las Jornadas y comienza con el Plomo Preliminar, donde recibimos las
pautas generales para que las Jornadas sean eficaces en todos y cada uno de los participantes.
También se deja en claro que cada uno de los presentes ha sido llamado por el Señor como fue
en sus eslabones.

Después, antes del descanso, el sacerdote hace la primera Meditación “Los tres éxodos”, donde
se muestra que la iniciativa del llamado a la conversión corresponde a Dios-Amor en el afán
de realizar la comunión con el hombre.

El lema, representa la actitud de escucha que debe poseer todo circulista que participa de
estas Jornadas. Podríamos compararla con aquella que tenía Samuel, cuando, por primera vez,
oyó la voz de Dios. Todavía no podía reconocerla y la confundió con la del sacerdote Elí. Pero
advertido de que Dios quería hablarle, respondió : “Habla, porque tu siervo escucha”.

Samuel, que era un joven, es llamado por Dios en forma personal y directa, pero necesitó de
Elí un adulto, para que entendiera y lo guiara hacia ese encuentro con Dios.

Todos los que creemos en Jesucristo hemos llegado a esto porque alguien creyó antes que
nosotros y nos lo testimonió. Es lo que sucede en el M.C.J., la cadena se extiende de adultos a
jóvenes, de amigos a amigos, de padres a hijos, de iguales a iguales, de diferentes a diferentes...
así hasta llegar a nosotros.

Predisposición, actitud de escucha y apertura de corazón son algunas de las cosas que tiene
que despertar este primer día de las Jornadas.

Es también la actitud de Mateo, que cuando oyó la voz de Jesús que le decía:”Sígueme”(Mt.9,9),
se levantó y le siguió, aunque no pudiera saber todavía a qué le comprometía el seguimiento
de Cristo.

DIA SÁBADO

“Si conocieras el don de Dios” (Jn.4,10)

Este día comienza con la Meditación sacerdotal “La llamada a la Amistad con Jesucristo”, que
cierra la de la noche anterior, completando las llamadas con la más importante, la de
compartir la amistad con el Señor. En el Plomo Evangelización se procura hacer descubrir a
los participantes que, como Iglesia, son signos e instrumentos de salvación, a través de su
vocación, misión y apostolado. Y en la segunda parte explica las etapas de la evangelización.

En los plomos subsiguientes (Origen, Esencia y Finalidad - Preeslabón - Eslabón - Poseslabón),


se presenta al Movimiento, se dan a conocer aspectos históricos, en general que tiene dentro
de la Iglesia en su tarea evangelizadora y el Carisma que lo anima. Se explica el método en sus
tres tiempos, en los cuales se completa.
El lema responde a esa Misión ofrecida al Movimiento como un don de Dios. Jesús sentado
junto al pozo de Jacob, le dice a la samaritana: “Si conocieras el don de Dios”. Y le ofrece el
“agua viva”.

El Movimiento como Iglesia particular en su tarea evangelizadora anuncia a Cristo Amigo que
viene a buscar y encontrarse con los jóvenes para dialogar con cada uno y ofrecerles su luz, su
perdón, su consuelo, su paz, su esperanza y una vida nueva.

El segundo día de las Jornadas, nos debe hacer tomar conciencia:

* del regalo que Dios nos ofrece, al hacernos parte de su Iglesia y de su Movimiento.

* de los conocimientos que debemos adquirir sobre el método para ser más eficientes en la
tarea encomendada.

DIA DOMINGO

“¡Ay de mí si no predicara el Evangelio!” (1Cor.9,16)

Este es el último día de las Jornadas y comienza con la Meditación “Lo Fundamental Cristiano”
donde se muestra que toda la tarea evangelizadora que realiza el Movimiento tiene razón de
ser solo si se basa en vivir la fe y vivir la gracia. Continúa con los plomos “Estructuras del
M.C.J.” y “El M.C.J. en la vida de la Iglesia” mostrando así la organización del Movimiento como
parte de la Iglesia y misión evangelizadora inserta en la Pastoral de la misma.

El Movimiento hace suyas las palabras del Papa Juan Pablo II en su Carta Apostólica “Tertio
Milennio Ineunte”(46) donde afirma :”Es necesario, pues, que la Iglesia del tercer milenio
impulse a todos los bautizados y confirmados a tomar conciencia de la propia responsabilidad
activa en la vida eclesial”.

Culmina con la Santa Misa, como máxima expresión de oración y de envío a todos los
participantes al apostolado.

“Si anuncio el Evangelio, no lo hago para gloriarme : al contrario, es para mí una necesidad
imperiosa. ¡Ay de mí si no predicara el Evangelio !”. Este lema nos marca y recuerda la
responsabilidad que tiene el Movimiento en su misión evangelizadora. “Nosotros no podemos
callar lo que hemos visto y oído”(Hech.4,20).

Al finalizar estas Jornadas se debe lograr :

* entender e internalizar que todo lo recibido debe ponerse en práctica individual y


comunitariamente, tanto en lo doctrinal-espiritual, como en la metodología, propiciando la
realización de los Eslabones que son el modo de poner en marcha la Misión encomendada al
M.C.J.
* reconocer que no nos predicamos a nosotros mismos, sino que, como Cristo, anunciamos la
Palabra de Dios. Ofreciendo todo esto al Señor por la intercesión de la Virgen María : Estrella
de la Evangelización y modelo de vida para todos los cristianos.

TÍTULO IV : EVALUACIÓN FINAL

CAPÍTULO 15 : Reunión de Evaluación Final.

CAPÍTULO 16 : Preguntas de Evaluación.

TÍTULO V : DOCUMENTACIÓN ADICIONAL

CAPÍTULO 17 : Documentación que ayuda en la preparación del equipo.

* Cómo dar un plomo

* Documento sobre Carisma.

* Documento de Juan Pablo II sobre los Movimientos.

* Charlas de Corbateo

* Plomos desarrollados por circulistas


INDICE del Anexo IV

CAPÍTULO 1 : Definición - Finalidad................................................................ Pág. 2

CAPÍTULO 2 : Duración................................................................................... Pág. 2

CAPÍTULO 3 : De los Participantes................................................................. Pág. 2

CAPÍTULO 4 : Del Rector/a............................................................................. Pág. 2

CAPÍTULO 5 : Del Vice-Rector/a..................................................................... Pág. 3

CAPÍTULO 6 : Del Equipo................................................................................ Pág. 3

CAPÍTULO 7 : De los Plomos.......................................................................... Pág. 3

TÍTULO II : PREPARACIÓN DEL EQUIPO..................................................... Pág. 4

CAPÍTULO 8 : General.................................................................................... Pág. 4

CAPÍTULO 9 : Equipo de Palabra................................................................... Pág. 4

CAPÍTULO 10 : Equipo de Oración y servicio................................................. Pág. 4

TÍTULO III : DESARROLLO DE LAS JORNADAS.......................................... Pág. 5

CAPÍTULO 11 : Horario y Desarrollo de la Jornada ....................................... Pág. 5

CAPÍTULO 12 : Estructuras de los Plomos y Meditaciones............................ Pág. 7

CAPÍTULO 13 : Preguntas para los trabajos de Patrullas............................... Pág. 65

CAPÍTULO 14 : Desarrollo Global, Lemas Y Fundamentos............................ Pág. 66

TÍTULO IV : EVALUACIÓN FINAL.................................................................. Pág. 68

CAPÍTULO 15 : Reunión de Evaluación Final................................................. Pág. 68

CAPÍTULO 16 : Preguntas de Evaluación....................................................... Pag.68

TÍTULO V : DOCUMENTACIÓN ADICIONAL................................................. Pág. 68

CAPÍTULO 17 : Documentación que ayuda en la preparación del equipo….. Pág. 68


ANEXO V

ENCUENTROS INTERDIOCESANOS DE PASTORAL DEL MCJ

REGLAMENTO

Estos encuentros interdiocesanos tienen como finalidad crecer en una madura conciencia
eclesial y promover el trabajo en conjunto de las distintas diócesis en las que se encuentra el
MCJ.

Estas instancias son de carácter netamente pastoral ya que no poseen facultades legislativas
ni ejecutivas, reservadas dichas facultades, solo y exclusivamente, a la Asamblea Nacional.

TÍTULO I: PLENARIO NACIONAL

Art. 1. Ratificando lo establecido en el capítulo 6, artículo 2 del Estatuto del MCJ, a la


mencionada jornada se la denomina Plenario Nacional.

Inc. 1. Se llevará a cabo una vez al año, en el mes de Mayo, en lugar y fecha que determine la
Junta Directiva Nacional.

Inc. 2. Asistirán delegados de todas las diócesis con sus Asesores Espirituales, con voz y un
voto por diócesis y coordinadores de Comisiones Nacionales con voz y sin voto.

Inc. 3. Se considerará el siguiente orden de temas: 1) Informe de cada diócesis. 2)


Consideración específica de los temas remitidos por J.D.N. 3) Informe de las Comisiones
Nacionales. 4) Evaluar la marcha general del movimiento. 5) Definir temas que corresponde
remitir a la Comisión respectiva antes de volver a ser tratado en Plenario Nacional. 6) Definir
los temas para convocar a la Asamblea Nacional.

Art. 2. DETERMINACION DE TEMAS: Las diócesis presentarán los temas a la Junta Directiva
Nacional hasta el 28 de febrero de cada año, siendo ella la encargada de reunirlos, ordenarlos,
agregar temas propios de J.D.N. y reenviarlos a las mismas, dentro de los 30 días previos al
Plenario Nacional, para ser tratados.

Art. 3. CONFORMACIÓN DE LAS AUTORIDADES: las autoridades se conformarán en


concordancia a lo establecido en el art. 2 del Título I del Reglamento del Estatuto, por lo cual
se elegirá, al inicio, un Asesor Espiritual, un Presidente y un Secretario. Siendo las funciones
de los dos primeros actuar como moderadores y la del secretario, la de tomar notas de lo que
se trate, debiendo confeccionar las actas, las que, al cierre de la reunión, deberán ser firmadas
por el Presidente y Secretario, entregándose las mismas a las diócesis asistentes, y en el
término de treinta (30) días remitirlas a las diócesis ausentes.

TÍTULO II: ENCUENTRO NACIONAL DE CIRCULISTAS

Art.1. Se realizará cada 2 años, en concordancia con la Asamblea Ordinaria Nacional


correspondiente.

Art.2. Serán retiros cerrados, con el mismo horario de inicio y de finalización de la Asamblea
Nacional correspondiente, procurando que se desarrollen en el mismo predio, para facilitar
que los instantes de piedad sean en común para todos los participantes de la Asamblea y
Encuentro, principalmente la celebración de la Santa Misa.

Art.3. Pueden participar todos los circulistas del país y el cupo será fijado por la diócesis
organizadora.

Art.4. El propósito de los Encuentros Nacionales será de integración y confraternización.

Art.5. Las actividades del Encuentro deberán tener presente temas que fomenten la formación
espiritual y doctrinal de los participantes. Se elaborará un documento que contenga la
conclusión del trabajo realizado en el Encuentro, el cual será anexado al acta de la Asamblea
Nacional.

Art.6. Al finalizar el Encuentro de Circulistas, la Asamblea Nacional determinará la sede del


próximo Encuentro.

TÍTULO III: ENCUENTROS INTERDIOCESANOS

La organización del MCJ, procura facilitar la comunicación y la participación de todas las


Diócesis en la vida del mismo, y para ello se crean instancias de encuentros interdiocesanos
que persiguen los siguientes objetivos:

1) MAYOR INTEGRACIÓN DEL MOVIMIENTO: Mediante la realización de reuniones entre las


diócesis, para llevar a cabo acciones pastorales y/o recreativas en conjunto, intercambio de
experiencias y formación. La integración se construye con el trato de amistad personal entre
los dirigentes y circulistas de cada diócesis.

2) AYUDA RECÍPROCA ENTRE LAS DIÓCESIS: Para generar la conciencia de que una diócesis
en dificultades no debe aislarse sino apoyarse en el Movimiento.

3) FORMACIÓN DE DIRIGENTES: La continuidad y crecimiento del MCJ depende de la


formación permanente de nuevos dirigentes que sumen al entusiasmo de su juventud, la
experiencia del camino recorrido. Fuego en el corazón e ideas claras en la cabeza. Los
dirigentes no se improvisan. Las actividades interdiocesanas serán un ámbito privilegiado de
formación en los temas del MCJ.

Estos encuentros interdiocesanos podrán ser organizados directamente por 2 o más diócesis
intervinientes, poniendo en conocimiento del mismo a la JDN.

* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.
ANEXO VI

REGLAMENTO DE COMISIONES

FUNDAMENTOS

La organización de comisiones nacionales para el estudio de temas y la elaboración de


materiales sobre ciertas áreas del MCJ nace como un modo de evitar los personalismos,
abriendo a una mayor participación en el estudio de los temas y procura evitar
improvisaciones y ligerezas al momento de considerar y definir esos temas en Asambleas o
Plenarios.

Las Comisiones buscan también generar una memoria y una conciencia común del MCJ
superando el aislamiento de las diócesis y la comunicación discontinua por la rotación de
delegados a los encuentros nacionales.

ART 1. DEFINICIÓN: Las Comisiones Nacionales son ámbitos permanentes de relevamiento,


estudio, debate y elaboración de material., cuyas conclusiones pueden ser elevadas como
propuestas a consideración de las instancias jerárquicas del MCJ (Plenario y Asamblea).-

Las comisiones son en primer lugar ámbitos de investigación o relevamiento de información,


en segundo lugar ámbitos de estudio y debate de los temas específicos planteados u otros que
puedan surgir de la iniciativa de los dirigentes en cada diócesis y en tercer lugar ámbitos de
consenso sobre los resultados de ese trabajo. En cada una de esas etapas tienen las facultades
específicas mencionadas en los siguientes artículos.

* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.

ART. 2. RELEVAMIENTO DE DATOS: las comisiones, a través de su coordinación, tienen plenas


facultades y pueden pedir la información que precisen a cualquier Diócesis. Para ello no
precisan autorización alguna de Junta Nacional.

* Modificado según XIX Asamblea Nacional de Córdoba año 2007.

ART. 3. ESTUDIO Y DEBATE: Las comisiones pueden organizarse como crean conveniente y
adoptar la modalidad que les parezca más adecuada al objeto de su trabajo, bajo el principio
de una libre y respetuosa participación de todos.

ART. 4. DECISIONES: Todas las cuestiones se resolverán por simple mayoría. A tal efecto es
imprescindible que los coordinadores lleven un registro de los Circulistas de las diversas
Diócesis que están integrados a cada comisión.

Cuando una comisión aconseje la adopción o modificación de cuestiones privativas de la


Asamblea Nacional, deberá efectuar una propuesta en tal sentido, a las Diócesis y a la Junta
Nacional a fin de que la misma remita el tema para su consideración en Regionales, Plenario y
Asamblea.

ART. 5. FORMACIÓN: La Comisión se formará por iniciativa de la Junta Nacional o de cualquier


diócesis, sin que sea menester la aprobación por Asamblea. La comisión deberá tener
claramente establecido su objeto de trabajo, pudiendo la Junta Nacional darla por terminada
si no cumple con el mismo.

* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.

ART. 6. COORDINACIÓN: Las comisiones estarán coordinadas por una Diócesis, cuya Junta
Diocesana propondrá a un circulista como coordinador de la misma, el cual será designado
por Junta Nacional. El coordinador no es el encargado de hacer el trabajo de la comisión, sino
de hacer que la comisión trabaje.

Se espera que “como miembros de la comisión” estudien, trabajen, propongan, opinen,


disientan, escriban, etc. pero tienen que tener claro que “como coordinadores de la comisión”
su misión es promover y permitir que esas acciones las hagan los otros miembros. La idea no
es compartir resultados o conclusiones sino compartir el trabajo.

Nos parece en este sentido que el perfil del coordinador debe estar más cerca del que “sabe
interrogar”, que del que tiene “todas las respuestas”.

* Modificado según XIX Asamblea Nacional de Córdoba año 2007.

ART. 7. INTEGRACIÓN: Las comisiones se integran libremente con cualquier circulista que
desee trabajar sobre ese tema, el cual sólo deberá hacérselo saber al coordinador a fin de que
a partir de ese momento se integre plenamente con derecho de participar de todas las
actividades y de la información de que la comisión disponga, con voz y voto en las cuestiones
que se sometan a esa vía y con los deberes correlativos a dicha participación.

De este modo la primera tarea del coordinador será la de integrar la comisión procurando que
cada Diócesis tenga un representante en la misma, condición que no será impedimento para
comenzar a funcionar.

Para ello estará facultado a comunicarse con todas las Diócesis y la Junta Nacional, para pedir
información sobre los circulistas que podrían estar interesados en trabajar sobre ese tema,
listado de Rectores y Vices de Jornadas, enganches, Eslabones, o integrantes y ex integrantes
de Junta Diocesana o Nacional o Directores de la Escuela de Formación, etc., según el tema de
la Comisión.
ART. 8. INVITACION A COMISIONES: La Junta Nacional podrá invitar a participar de los
Plenarios y Asambleas Nacionales a los coordinadores y miembros de la comisiones, con voz y
sin voto cuando los temas a tratar estén relacionado al objeto de la comisión.

* Modificado según XXV Asamblea Nacional de San Luis del año 2012.

ART. 9. INFORME ANUAL: Todas las comisiones presentarán un informe de sus actividades en
cada plenario.

* Modificado según XIX Asamblea Nacional de Córdoba año 2007.


ANEXO VII

REGLAMENTO DE EXPANSION

OBJETIVOS Y FINALIDADES

El reglamento de expansión procura facilitar, organizar y direccionar el proceso por el cual


extiende el MCJ a otra Diócesis. El proceso que se aparte de este reglamento será nulo.

Capítulo I

Art 1.- La junta directiva nacional tiene competencia; coordinando, supervisando, delegando o
dirigiendo en su caso el proceso expansivo.

Conforme al reglamento del estatuto en su título 2: Junta directiva nacional, art 2 misión de la
JDN letra k) La junta directiva nacional coordinara la labor de expansión del movimiento a
nuevas diócesis, por lo tanto se deberá comunicar a la misma la posibilidad de realizarla, los
contactos y medidas tomadas. Tanto lo previsto en el inciso i), como en el inciso j), se deberán
observar estrictas reglas de respeto y consideración para las autoridades de la Junta Directiva
Diocesana respectiva y del rector/a del eslabón o enganche correspondiente.

Art 2.- La diócesis que tenga la posibilidad de expandir a otra, vecina o no, ya sea por pedido
de ésta o por propia iniciativa, deberá comunicarlo por medio de su JDD y esperar aprobación
de JDN.

Art 3.- Previo a otro paso de este proceso, bajo pena de suspensión de las acciones iniciadas,
deberá obtener la autorización respectiva del obispo de la diócesis a expandir, la que deberá
ser gestionada por JDN pudiendo ésta ser acompañada por alguna o algunas de las personas
que están vinculadas a la expansión. Deberá, además, comunicarse al Obispo de la Diócesis del
lugar que realizará la expansión.

Art 4.- Obtenida la autorización episcopal, se le pedirá al obispo de la diócesis a expandir que
nombre a un sacerdote a fin de que tome a su cargo el asesoramiento espiritual del
movimiento.

El sacerdote nombrado podrá delegar o convocar a mas presbíteros a fin de que dirijan
espiritualmente y concurran a los retiros (eslabones, enganches, etc.).

Este sacerdote deberá hacerse cargo del seguimiento espiritual de los nuevos circulistas de la
nueva diócesis y de las actividades que se desarrollen conforme reglamento del estatuto título
tercero punto 3 y su articulado.

Art 5.- Preferentemente deberá hacerse el eslabón en la nueva diócesis, llevando equipos de
palabra y servicio desde la diócesis que realiza la expansión.

De no ser esto posible, se recomienda trasladar sacerdote y grupo de adultos y jóvenes, en


cupos a determinar, a la diócesis que expande para que allí tengan la vivencia del eslabón, sin
que esto signifique que se trata del primer eslabón de la nueva diócesis.
Art 6.- Una vez realizado el eslabón, la diócesis que llamaremos "madrina" se encargará,
conjuntamente con la JDN del seguimiento de las tareas que en la nueva diócesis se realicen
hasta tanto se pueda nombrar la propia JDD que regirá los destinos del MCJ en ese lugar.
ANEXO VIII

RETIRO MARIANO “TOTUS TUUS”

Lema:

“ Encuentro con la madre de mi mejor amigo”

1.INTRODUCCIÓN

Habiendo recibido la JDN el mandato de desarrollar un proyecto de Retiro Espiritual


Mariano destinado a los circulistas de todo el país, de parte de la Asamblea Nacional del año
2012 celebrada en la Diócesis de San Luis y tras haberlo, principalmente, puesto en oración,
consultado con varias personas (sacerdotes y laicos), y fundamentalmente habiendo realizado
una experiencia piloto en el mes de Diciembre del año 2016 en la Arquidiócesis de San Juan de
Cuyo, se eleva a consideración del Plenario 2017 del M.C.J., el Proyecto de Retiro Mariano
“TOTUS TUUS”.

Se presenta esta propuesta a efectos de su consideración y posterior aprobación por


parte de la Asamblea Nacional, incorporándolo así al Estatuto en el Capítulo Tercero:”Medios
espirituales de integración y Formación”, artículo 1 punto “j”; y luego su desarrollo como el
Anexo VIII.

El objetivo de este proyecto es dar respuesta a la solicitud de quienes formaron la


Asamblea Nacional del año 2012 en San Luis, al encomendar a la Junta Nacional que
recientemente asumía, esta hermosa tarea.

2.JUSTIFICACIÓN

El lema de este retiro es “Encuentro con la Madre de mi mejor Amigo” y este


enunciado expresa el deseo de profundizar en el conocimiento de aquella que fue elegida por
Dios como educadora, protectora y discípula de Jesús, su muy amado Hijo.

A los pies de la cruz, Jesús nos dejó a María como Madre, para que la veneremos,
“Desde ahora dichosa me llamarán todas las generaciones” (Lc 1,48) y para que la honremos
como la “bendita entre las mujeres” (cf. Lc 1,42). Pero sobre todo, para acercarnos a Jesús.
Porque ella ha sido elegida para traer a la existencia humana al Hijo de Dios y llevar a los
hombres a Jesús. La Virgen es un camino seguro que conduce certera y rápidamente al Señor.
Existe un vínculo indisoluble entre Madre e Hijo. Estar con la Madre es estar con el Hijo.

Teniendo en cuenta que María es el modelo de nuestra espiritualidad y habiendo


evaluado que en los medios espirituales con los que cuenta nuestro movimiento, tanto el
eslabón como el enganche, no se cuenta con el tiempo suficiente para reflexionar sobre la
Madre de Dios. Se ha elaborado un retiro, en el que con más tiempo y mayor disposición del
espíritu podamos conocer, reflexionar, meditar y hasta dialogar con Nuestra Madre del Cielo.
Para que, tomándola como ejemplo, modelo y madre nos resulte más accesible llegar a una
profunda y verdadera amistad con su Hijo. Este es un retiro cuyo destinatarios son
Circulistas, sin importar el tiempo de rodaje que lleven en el MCJ.

En el transcurrir de este retiro se ha de reflexionar sobre la vida de María y de la


Sagrada Familia, (destacando también la figura de San José),sus virtudes, su forma de
responder a Dios, de amar a Jesús y su “ser Madre de Cristo y Madre nuestra”, mediante
diversas charlas denominadas “Anuncios” que estarán dirigidas a los ejercitantes, quienes
serán llamados “discípulos”.

Al finalizar cada anuncio, se proponen diversas dinámicas de reflexión personal y/o


grupal con el objeto de brindar espacios de encuentro con Jesús, consigo mismos y con sus
compañeros, en un clima espiritual, que les permita crecer como católicos comprometidos.
Estas actividades han de promover que el ejercitante logre definir propósitos de acción
concretos en su vida personal, familiar y como miembro de la Iglesia.

Entre los anuncios y las dinámicas de reflexión se proponen momentos de oración


(rezo de misterios del rosario, adoraciones Eucarísticas), la celebración de la Santa Misa y
meditaciones a cargo de sacerdotes, en los que se ha de promover un profundo
fortalecimiento de la fe cristiana.

Este retiro es, pues, otra herramienta con la que contamos para sostener a los
hermanos circulistas fieles a su vocación de miembros de la Iglesia de Cristo en un mundo en
el que acecha la falta de tiempo, la prisa, el desánimo, la falta de diálogo y, en el que los
medios de comunicación y la tecnología imponen, cada vez de manera más imperiosa, el
poder desarrollar la capacidad de discernimiento.

María ha de ser modelo y camino para poder llegar Dios en estos tiempos.

3.FUNDAMENTO

¿Por qué un retiro mariano? Muchas son las dificultades que encuentra el cristiano
comprometido en el mundo de hoy, abundantes los mensajes que confunden o distorsionan
la verdad del Evangelio e innumerables los antivalores que se proponen en los distintos
ámbitos de la sociedad actual, especialmente a través de los medios de comunicación.

Necesitamos estar atentos, con nuestras lámparas encendidas, y con la mirada


puesta en lo que es agradable a Dios. María es ese modelo que nos acerca a lo que Dios
quiere porque su único alimento, al igual que su Hijo, es la Voluntad del Padre. Su adhesión
a la Voluntad de Dios surge de su fe y de su amor y lleva el sello de la firmeza y la
perseverancia tanto en la alegría como en el dolor.

María fue la primera seguidora y discípula de Jesús. Ella respondió siempre, con
docilidad y generosidad, al llamado de su Hijo. Siguió a Cristo en la sencillez y el ocultamiento.
Estuvo tras sus pasos hasta la muerte en cruz y la Resurrección. Ella es el modelo perfecto,
que ayuda al cristiano a seguir a Jesús.
El Plomo “Origen, Esencia y Finalidad” de la Jornada de Metodología nos dice: “Cristo es
el eje de nuestro carisma. No podemos cultivar el Carisma Cristocéntrico sin la figura de María,
Madre de Cristo y Madre de todos los circulistas. La palabra de Cristo no estaría completa sin el
silencio de María. Es a través de María que llegamos a Cristo. Es su delicadeza de Madre la que
prepara el ambiente en el que la amistad con Cristo toma profundidad y calidez.

María es el modelo de nuestra espiritualidad, el modelo de silencio que precede a la


escucha, el modelo de fe en la promesa del Padre, el modelo de libertad en la respuesta al
proyecto de salvación, el modelo de fidelidad hasta el pie de la cruz, el modelo de esperanza
contra toda esperanza en la oscuridad del sepulcro”

De estas palabras surgen los tres ejes principales en los que se fundamenta este
proyecto de retiro mariano: María, madre del silencio y de la escucha, María modelo de virtud
y María madre Cristo y Madre nuestra y se desarrolla en torno a las siguientes ideas:

1. “María madre del silencio y de la escucha” (Se trabaja durante el primer día)

En este eje se propone el anuncio “El Silencio de María”, en el que se medita tanto sobre, la
actitud silenciosa de nuestra Madre, ejemplo de la disposición por excelencia para escuchar
al Creador, cómo también, sobre el silencio de Dios en la vida de María y en la nuestra. La
reflexión personal promueve que el discípulo recorra y reviva su primer encuentro con Jesús
y sus pasos en el camino de la fe, desde un profundo momento de silencio.

Este eje se cierra con una meditación sobre la respuesta de María “He aquí la esclava del
Señor” cuyo objetivo es reconsiderar cómo se encuentra el sí dado al Señor en el eslabón y
cómo se ha perseverado a la luz del sí de María.

2.“María modelo de virtud”(Se trabaja durante el segundo día)

Este eje se hade trabajar desde cuatro anuncios:

 “María la nueva Eva”, en que se ha de profundizar sobre María como la mujer


pensada por Dios desde la eternidad abordando, por un lado, su figura desde el Génesis, los
Profetas, Antiguo y Nuevo Testamento y, por otro lado, desde las enseñanzas de los dogmas
Marianos. En este anuncio se ha de proponer una reflexión individual y grupal en las que
los discípulos puedan considerar qué aportan los dogmas de la Iglesia a su fe y cómo están
viviendo el don de ser hijos de María. Este anuncio ha de estar precedido por una meditación
sobre la Visitación: “María salió al encuentro” (Lc.1, 39-56). El objetivo de la misma es
considerar cómo está la propia disponibilidad para el servicio a los demás.

 “¿Quién es mi madre y quienes son mis hermanos? en el que se llama a tomar


conciencia de la necesidad de alejarse del pecado y buscar la cercanía de Jesús para ser
parte de la familia de Dios. Se consideran temas fundamentales para crecer en la Gracia, tales
como, los pecados capitales y cómo estos nos alejan de Jesús, la raíz de los pecados en el
corazón del hombre, la importancia de custodiar el corazón, el llamado a la santidad. La
reflexión personal ha de proponer una mirada introspectiva sobre los propios pecados más
arraigados y la elaboración de propósitos de superación y la reflexión grupal ha de generar
el espacio para el análisis de “si es posible ser santos hoy” elaborando junto a los hermanos
propuestas de aplicación concreta a la vida cotidiana. Este momento se finaliza con una
adoración eucarística dirigida por el asesor “María mujer adoradora de su hijo”.

 “María y las Bienaventuranzas” en este anuncio se propone contemplar las virtudes


de María a la luz de las Bienaventuranzas, el camino que Jesús nos presenta para alcanzar la
verdadera felicidad. En las dinámicas de reflexión individual y grupal se propone reflexionar
sobre aquella/s virtud/es que ha llegado con mayor profundidad al corazón del discípulo,
evaluarla en su vida personal, elaborar propósitos en torno a ella.

 “ María frente al dolor” , se meditan los siete dolores de la Virgen, con la mirada
puesta en el dolor como una ocasión de redención, si se lo asume con fe. El objetivo central
de este anuncio es que el discípulo pueda asumir las cruces de su vida como
oportunidades de llegar a Cristo de la mano de su Madre. Este anuncio se cierra con el Vía
Crucis Mariano y la Santa Misa

3. “María Madre de Cristo y Madre Nuestra”(Se trabaja durante el Tercer día)

Este eje se abordará mediante tres anuncios en los que a la luz del Evangelio y de las
enseñanzas de la Iglesia se pretende iluminar al discípulo sobre problemáticas actuales
con las que se enfrenta en la cotidianeidad de su vida.

 “La vocación de María”, en este anuncio se parte de la actitud abierta de María a dejar
que Dios diera forma a su vocación como Madre de Jesús y, luego, se la presenta como
la madre que sale al encuentro de sus hijos para educarlos y guiarlos en el camino de su
realización personal, promoviendo la reflexión sobre la importancia de respetar tres
dimensiones fundamentales de la dignidad humana, su vida, su sexualidad y su libertad.
Se abordan problemáticas actuales que afectan la vocación de ser hijos de Dios tales
como una vida sexual desordenada, uso de pornografía, diferentes adicciones, aborto y
violencia. Este anuncio es precedido por una meditación sacerdotal sobre las “Bodas de
Caná”.

 “La familia de Nazareth”, se parte de la contemplación de las virtudes de la Sagrada


Familia como modelo de amor y realización de cada uno de los miembro en el ámbito
familiar y se abordan temas que hoy afectan significativamente a las familias
cristianas tales como la indisolubilidad y unidad del matrimonio, la importancia de
vivir el perdón, el valor del diálogo, su papel insustituible en el cuidado de los niños y
abuelos, entre otros. Al finalizar este anuncio se propone la veneración de la Sagrada
Familia de Nazareth.
 “María misionera y Reina de los apóstoles y laicos” se propone reflexionar sobre la
presencia de María en la Iglesia y los medios de perseverancia que ella nos muestra
como el camino para seguir a Jesús en el cuarto día. Este anuncio gira en torno a la idea
de María, testigo de la resurrección de Jesús, de la venida del Espíritu Santo en
Pentecostés, la discípula y la misionera no se cansa de llamar a vivir las obras de
misericordia y de darnos mensajes en sus apariciones para animarnos a estar cerca de
Jesús.

4. OBJETIVOS GENERALES

 Brindar a los circulistas un tiempo de reflexión en el cual se pueda crecer en el


conocimiento de María como modelo de adhesión a la voluntad de Dios, de caminar
humildemente junto a Jesús y de acrecentar el amor al prójimo.

 Promover el encuentro entre circulistas ofreciéndoles una propuesta de trabajo que


fortalezca su perseverancia partiendo de la mirada reflexiva sobre su situación
personal y elaborando propósitos a la luz de los diferentes anuncios.

 Crear un espacio en el que los circulistas puedan detenerse y desde el silencio hacer
una mirada introspectiva sobre sus vidas personales, puedan dialogar con otros
hermanos circulístas y fundamentalmente logren encontrarse con Jesús para
fortalecer su fe y su perseverancia.

5. OBJETIVOS ESPECÍFICOS DE CADA ANUNCIO

Animar a la perseverancia y fortalecer el deseo de seguir a Jesús a partir de un tiempo


de silencio en el que se promueva, la reflexión sobre la actitud de escucha propia del
discípulo siendo María el modelo fiel.

Propiciar el crecimiento de la espiritualidad cristiana desde tres perspectivas:

 cómo ha pensado Dios la Salvación meditando sobre la figura de María como la


mujer pensada por el Creador desde la eternidad y la valorización de los dogmas
Marianos
 cómo ha pensado Dios la propia salvación alejándonos del pecado y llamándonos
a la santidad
 cómo es la felicidad a la que Dios nos llama a través de la meditación de la
Bienaventuranzas.

Reflexionar sobre las cruces de la vida concibiendo el dolor como ocasión de redención
mediante la meditación de los dolores de la virgen.
Inspirar espacios de meditación y reflexión en los que el discípulo pueda encontrar
respuesta a problemáticas de la vida actual, especialmente las vinculadas al cuidado de
la sexualidad, la libertad y la vida tomando a María como modelo.

Valorar y sanar las heridas vinculadas al propio grupo familiar a la luz de las Virtudes
de la Sagrada Familia de Nazareth.

Reflexionar sobre la presencia de María en la Iglesia y los medios de perseverancia que


enseña María para vivir el cuarto día.

6. ORGANIZACIÓN DEL RETIRO

Tanto las autoridades como los integrantes del equipo que tiene a cargo cada retiro
no son siempre los mismos. De modo que, las personas que tienen desarrollan los “Anuncios”
deben leer y apropiarse de las ideas principales de los mismos, pero puede enriquecerlo con
aportes de su propia experiencia, poner su toque personal y elegir los recursos audiovisuales
que han de servir de soporte y presentándolo a las autoridades antes del retiro.

A lo largo de todo el retiro se cuenta con la presencia sacerdotal, de manera que, en


cualquier instancia del retiro los discípulos podrán recurrir al sacramento de la
Reconciliación tras los trabajos de reflexión.

7. DESARROLLO DEL RETIRO

a. Generalidades:

 Destinatarios: Circulistas sin importar el tiempo de rodaje que lleven en el MCJ, solo por
una cuestión de cupos sería recomendable dar preferencia a los de mayor antigüedad y
aquellos que lo hacen por primera vez

 Mixto: Este retiro es de carácter mixto tanto en la conformación de los equipos de piedad,
cocina, como los participantes del mismo.

 Duración: Ingreso Viernes en la tarde y Salida el Domingo en la tarde-noche.


(Aproximadamente 48 hs.)

 Presencia Sacerdotal: No será posible la realización del retiro sin la presencia de un


sacerdote para las celebraciones eucarísticas y las charlas correspondientes.
 Cocina: Es abierta y el número de integrantes del equipo dependerá de la cantidad de
ejercitantes.

 Veces: Este retiro puede ser realizado cuantas veces el circulista lo desee. Para ello
deberá completar la ficha de inscripción (Anexo 1)

 Terminología:

 Autoridades: DIRECTOR ESPIRITUAL, RECTOR Y VICE-RECTOR.


 Integrantes del Equipo: SERVIDORES DE MARIA
 Grupos: CENÁCULOS
 Ejercitantes: DISCIPULOS
 Lugar de Charlas: BELEN
 Charlas: ANUNCIOS
 Cuñas: ROSAS
 Slogan: “DEJATE SORPRENDER”

Funciones de los Integrantes del Equipo:

Director Espiritual: Tendrá a su cargo la dirección de todo lo que haga al orden espiritual
antes y durante el retiro. Se encargará de la preparación espiritual de todo el equipo de
servidores.

Vice Director Espiritual (si lo hubiere): Ídem anterior

Rector: Al igual que en el resto de los retiros que ya posee el Movimiento (Eslabón, Enganche,
Jornadas de Metodología, etc.) es la autoridad máxima del retiro, responsable de su
preparación y ejecución, debiendo rendir cuentas a la JDD de todo lo realizado.

Vicerrector: Secundará en todo al rector y asumirá su lugar en caso de ausencia. Se


encargará de la cobranza del equipo de servidores y de los ejercitantes. Recolectará las
carpetas con anuncios. Se encargará de la música en el comedor.

Servidores: Tendrán a su cargo los anuncios, debiendo prepararlos con diligencia y


responsabilidad, no dejando de aportar en los mismos una fuerte cuota de testimonio.

Las actividades de los Servidores son las siguientes:


Liturgia: Preparación de todo lo inherente a celebraciones litúrgicas durante el retiro.
También lo inherente a la ornamentación

Materiales: Serán responsables de la custodia y provisión de todo el material necesario,


recibido de la JDD, para la realización del retiro.

Campanillero: Se encargará de marcar los tiempos de retiros, en obediencia a las


indicaciones del rector.

Botiquín: Será en responsable de la provisión y suministros de elementos para la salud, no


permitiéndose proveer medicamentos que no sean de libre venta.

Disciplina: Con caridad se encargarán de controlar que no se produzcan conductas que


saquen a todos del clima de retiro espiritual.

Cantos: Tendrán a su cargo la confección del cancionero del retiro, con canciones marianas,
del Movimiento y juveniles. Se encargarán del canto en celebraciones litúrgicas.

Santo Rosario: Tendrán a su cargo el rezo del Santo Rosario previsto en el horario. Consultar
con rector la modalidad que se utilizará para rezarlo.

Vía Crucis Mariano: Los responsables se encargarán de las cruces, velas, lectura del Vía
Crucis, cuñas, recorrido, imágenes que acompañarán ese recorrido, etc.

b. Cronograma:

DIA VIERNES: Eje: “ María Madre del Silencio y de la Escucha”:

16:00 HS Concentración del equipo de servidores en el lugar del retiro. Durante este tiempo
se realizarán las siguientes tareas: Ubicación de los servidores, acondicionamiento de
la casa de retiro para las actividades del día, repaso de las tareas, Santa Misa (con
ambos equipos, piedad y acción).
18:00 HS Llegada de los participantes, cobranza y ubicación. (La ubicación está a cargo del
Vice-rector/a, la ficha de datos personales es la misma de la inscripción, así que ya
estará en poder del rector. (Anexo 1).
En ese momento los encargados de materiales les entregan: - un distintivo para colocar
el nombre y en él va la imagen de una advocación determinada, tantas como cenáculos
hayan. (Ej. Ntra. Sra. de Guadalupe, Ntra. Sra. de Fátima, etc.), tratando de que se
formen los cenáculos con igual cantidad de discípulos. También se les entrega un sobre
con una pregunta: ¿Qué cosas traigo en mi corazón?. Este sobre con el nombre y la
respuesta deberán colocarlos en un lugar predeterminado (Podría ser cerca del
pesebre).
Antes de comenzar la reflexión inicial los encargados de Liturgia deberán tener armado
el pesebre en el Belén (Lugar de las charlas)

19:00 HS ANUNCIO INICIAL: a cargo del Rector/a. Consideraciones generales sobre el retiro,
presentación del equipo. (Anexo 2). Al terminar se pasa un video dándoles la
bienvenida con una canción mariana compuesta e interpretada por circulistas. Esta
bella canción será la que identificará el retiro (Dulce Melodía, Anexo 3).

20:00 HS REFRIGERIO El equipo de acción tendrá listo un refrigerio rápido en un lugar a


designar por el Rector (Puede ser al aire libre) Luego de esto se pasará nuevamente al
Belén para dar comienzo al primer Anuncio.

20:15 HS “EL SILENCIO DE MARIA” (Duración aprox. 1Hs). Se llama al Anunciante con una
canción(Anexo2), hace la Invocación al EESS y agrega una pequeña oración mariana a
su elección. Se reza una Oración sobre el Silencio. Luego se invita a hacer silencio desde
ese momento hasta que se indique.

21:15HS ROSARIO MEDITADO M. GOZOSOS


Por la temática del día se rezan los M. Gozosos independientemente del que
corresponda. Los encargados de Liturgia deberán tener lista, adornada y preparada la
Virgen para realizar una procesión con ella mientras se reza el rosario, como así también
el equipo de audio. Los encargados de material entregarán a cada uno el rosario y una
rosa que podrán ofrecer los participantes en cada avemaría. El sacerdote los bendice en
ese momento.

21:50 HS CENA EN SILENCIO Los encargados de canto prepararán canciones grabadas para
escucharlas mientras está la cena. Se deberá ambientar el comedor con algo referido a la
anunciación.

22:30 HS ORACION DE LA NOCHE. Los encargados de material efectuarán la distribución del


librito de oraciones (Anexo 3) y de cantos a la entrada de la capilla. El rector comienza
con la oración de la noche. Meditación en la Capilla:“HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR”
(Sacerdote) 30 minutos.

23:10 HSDESCANSO Y REUNION DEL EQUIPO (Se arman los cenáculos con advocaciones
elegidas y se confecciona la circular).

DIA SABADO: María Modelo de Virtud

7:00 HS. Levantarse

7:30 HS. ORACION DE LA MAÑANA,(MAGNIFICAT) (Anexo 3) Ofrecimiento a María.


Meditación en la Capilla: “MARIA SALIO AL ENCUENTRO” La Visitación (Lc.1, 39-56).
(Sacerdote) 30 minutos. . Luego de la meditación se sella la reflexión sacerdotal con una
oración espontanea (de alabanza, de petición, de acción de gracias) de algún servidor
alternada con canciones.

8:00 HS DESAYUNO ANGELUS o REGINA (Breve explicación). Se sientan por advocación, en


cada mesa habrá una imagen que la representa. Se rompe el silencio. En el comedor se
efectuará la presentación de cada uno de los discípulos. Allí también se presentan de los
chicos de acción ya que la cocina es abierta. Se deberá ambientar el comedor con algo
referido a la visitación.

08:30 HS ANUNCIO: “MARIA LA NUEVA EVA” (Sacerdote) (Anexo 2). duración aprox. 1h 15

09:45 HS. DINAMICA INDIVIDUAL (2 Preguntas) 20 Minutos. En cada dinámica el rector debe
incitarlos a formular propuestas de cambio concretas que surjan de la meditación
personal.

09:55 HS DINAMICA GRUPAL (Debate e intercambio de opiniones sobre las preguntas de la


Dinámica Individual) 20 Minutos

10:25 HS ANUNCIO“QUIÉN ES MI MADRE Y QUIENES SON MIS HERMANOS ?” (Laico)


(Anexo2). 1h 15

11: 40 HS DINAMICA INDIVIDUAL (1 Pregunta) 20 Minutos

11:50 HS DINAMICA GRUPAL (1Pregunta) 20 Minutos

12:20 HS ANGELUS –Meditación “MARIA MUJER ADORADORA DE SU HIJO”, breve meditación


en la capilla y adoración eucarística a cargo del sacerdote- Canciones. Los encargados de
liturgia deberán tener todo debidamente preparado y ornamentado.

13:00 NECESIDADES FISILOGICAS

13:15 HS ALMUERZO SIN GRUPOS. Ambientar el comedor con los Dogmas Marianos (Pueden
ser globos, carteles, imágenes etc.)

14: 15 DESCANSO

15:30 LEVANTARSE

15:45 ANUNCIO: “MARIA Y LAS BIENAVENTURANZAS”-(Anexo2). Las Virtudes de la Virgen


que debemos imitar y su relación con las Bienaventuranzas. Laico 1h 15-

17:00 DINAMICA INDIVIDUAL (2 Preguntas) 20 minutos


17:10 HS DINAMICA GRUPAL (Debate e intercambios sobre las mismas preguntas de la D.
Individual) 20 minutos.

17:40 MERIENDA TEMATICA CON VIRTUDES

18:00 HS. ANGELUS. ANUNCIO:“ MARIA FRENTE AL DOLOR” Laico 1h30 (Anexo 2)

19:30 VIA CRUCIS MARIANO.(Anexo 3) Los encargados deberán tener listas las velas, la cruz,
la Imagen de la Virgen Dolorosa, audio, rosas (cuñas) ofrecidas.

20:30 SANTA MISA Se termina el Vía Crucis en la capilla y se da comienzo a la Santa Misa.

21:15 HS CENA Se ornamenta el comedor con la Cruz, María y Juan. (Pueden utilizarse
sombras)

22:30 HS. FIESTA MARIANA: Representación de cada grupo de la historia y/o mensaje de la
advocación que le tocó. Testimonios compartidos de Experiencias Marianas.

23:30 ORACIONES DE LA NOCHE (Anexo 3)

24:00 DESCANSO Y REUNION DE EQUIPO.

DIA DOMINGO: María, Madre de Cristo y Madre Nuestra

7:00 LEVANTARSE Canciones marianas


7:15 ORACION DE LA MAÑANA –Ofrecimiento del día- (Anexo 3) Meditación en la
Capilla:“LAS BODAS DE CANA” (Sacerdote). 30minutos.Luego de la meditación se sella la
reflexión sacerdotal con una oración espontanea de algún servidor intercalando
canciones.

8:00 DESAYUNO Comedor ornamentado con las bodas de Caná.

8:15 ANUNCIO“LA VOCACION DE MARIA” (Laico 1h 30). (Anexo 2).

09:45 DINAMICA INDIVIDUAL (2 Preguntas) 20 minutos

10:05 HS DINAMICA GRUPAL (Debate e intercambio) 20M

10:30 HS. ANUNCIO“LA FAMILIA DE NAZARETH” Laico o Sacerdote.1h 30(Anexo 2).


12:00 HS ANGELUS EN LA CAPILLA ACTO DE VENERACION DE LA SAGRADA FAMILIA
Momento de Piedad, a cargo del Sacerdote. Adoración al Divino Niño. Ofrecimientos. Se
coloca el Niño Jesús en el pesebre simbolizando que ha nacido en nuestro corazón.

13:15 HS ALMUERZO Video sobre la familia en el comedor. Se ornamentará el comedor con


La Sagrada Familia.

14:20 HS DESCANSO – EQUIPAJE

15:40 HS Anuncio: “ MARIA MISIONERA Y REINA DE LOS APOSTOLES” LAICO 1H15 (Anexo 2)

17:00 HS MERIENDA (En Circulo acompañados por la Imagen de la Virgen). Se entregan los
sobres del comienzo, cada uno lo abre y se le pide que agreguen otra pregunta: “Que me
llevo hoy en mi corazón” COMPARTIR AMBAS PREGUNTAS EN EL GRUPO. Invitar al
equipo de acción para compartir la torta.

18:30 MISA – CONSAGRACION (Anexo 3)

19:30 TESTIMONIOS ENTREGAS DE MEDALLAS


ANEXO I

MOVIMIENTO CÍRCULOS DE JUVENTUD

Retiro Mariano “Totus Tuus”

FICHA DE INSCRIPCIÓN

I- DATOS PERSONALES
Apellido y nombres:…………………………………………………………………………………………………………

Fecha de
Nacimiento:………………………………………………………………Edad………………………………………..

Domicilio:……………………………………………………………………………………………………………………………
………

Teléfono:……………………………………………………………..Mail:………………………………………………………
……

II – Situación apostólica

Eslabón:………………………………. Años de circulista:…………. Enganche:…………….Jorn.


Metodología:……………..

Participas en actividades del Movimiento: …….. Cuáles?...............................................................................

Participas de otros Movimientos, Parroquia, etc.?. Cuál?...............................................................................

III – Personal

Qué te impulsa a vivir un retiro mariano?................................................................................................


.........................................................................................................................................................

Has tenido experiencias


similares:………………………………………………………………………………………………………………………….

En qué situación espiritual te encuentras hoy ¿ (sin ser una confesión


……………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………

Cuál es hoy tu situación


familiar:………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………

Tu salud te permite vivir este retiro? (la respuesta tiene carácter de Declaración
Jurada)……………………………
Tenés alguna dieta que por razones de enfermedad debas seguir?
…………………………………………………………….

Firma del candidato Firma de quien lo inscribió


ANEXO II ANUNCIOS

Para llamar al anunciante puede usarse esta canción: “Ven servidor ven, ven hoy a anunciar, ven
a anunciar a María Madre de la humanidad”

1. ANUNCIO INICIAL

Dios no se deja ganar en generosidad y después de más de cuarenta años de vida del
MCJ en Argentina, nos regala este Retiro Espiritual, mariano por excelencia, al que la
Providencia llamó “Totus Tuus”: si, “Todos Tuyos”, porque los circulistas, de manera especial,
somos profundamente marianos. Sabemos muy bien el lugar que María ocupa en Plan de
Salvación y sabemos muy bien el lugar especial que ocupa en nuestras vidas desde nuestro
Eslabón.

El Eslabón, con su profundo contenido kerigmático, nos inició en la vida de fe.


Posteriormente y contando también con otro medio de perseverancia que el Movimiento
ofrece, como es el Enganche, pudimos madurar, afianzar nuestra fe. Ese afianzamiento
plasmarlo a través de una promesa ante la comunidad. Promesa de piedad, estudio y acción
que nos ayuda en el diario peregrinar. Pero tanto el eslabón como el enganche, (dada la
finalidad de los mismos como así también su programación y horario) hacen que el tiempo
destinado a reflexionar sobre la Madre de Dios no sea suficiente. Es por ello que surge la
necesidad de contar con un retiro en el que con más tiempo y mayor disposición del espíritu
podamos conocer, reflexionar, meditar y hasta dialogar con Nuestra Madre del Cielo para que,
tomándola como ejemplo o modelo nos resulte más accesible llegar a una profunda y
verdadera amistad con su Hijo.

El Plomo Origen, Esencia y Finalidad de la Jornada de Metodología nos dice: “Cristo es


el eje de nuestro carisma. No podemos cultivar el Carisma Cristocéntrico sin la figura de
María, Madre de Cristo y Madre de todos los circulistas. La palabra de Cristo no estaría
completa sin el silencio de María.

Es a través de María que llegamos a Cristo. Es su delicadeza de Madre la que prepara el


ambiente en el que la amistad con Cristo toma profundidad y calidez. María es el modelo de
nuestra espiritualidad, el modelo de silencio que precede a la escucha, el modelo de fe en la
promesa del Padre, el modelo de libertad en la respuesta al proyecto de salvación, el modelo
de fidelidad hasta el pie de la cruz, el modelo de esperanza contra toda esperanza en la
oscuridad del sepulcro”.

Teniendo en cuenta esto podemos deducir que María es Madre de Cristo, Madre
Nuestra y modelo de nuestra espiritualidad. En todo momento, a cada instante de nuestra
vida, María está presente, ayudándonos a transitar este camino, por ello es que este retiro
constituye un verdadero regalo que nuestra Madre nos hace para que, deteniéndonos en el
diario andar, meditemos y entremos en intimidad con esa Madre que nos ama y nos acompaña
siempre.

Tal vez todos ustedes se estén preguntando el por qué de este retiro Mariano: ¿Es
María el centro de mi vida? El centro de mi fe? Quien haya pasado una noche a campo abierto
sabe de la notable diferencia que existe entre caminar a la luz de la luna y caminar sin ella. Su
reflejo nos ayuda a delinear los contornos de la realidad que se abre a nuestro paso. Pero
sabemos también que esta luz no le es propia, sino que es reflejo de la luz del sol.

La luna ha sido siempre un símbolo mariano, pues grafica la presencia de nuestra


Madre y la función que realiza en nuestra vida cristiana. Todo el brillo que percibimos en Ella
le viene del resplandor radiante del Sol de Justicia que es su Hijo. María es el reflejo sereno y
apacible que depende, toda Ella, del Señor Jesús. No podemos olvidar, sin embargo, que María
posee también consistencia propia. Reflejar el resplandor de su Hijo no la aliena, no le
arrebata su propia identidad. Por el contrario, justamente por ser Ella misma, por permanecer
arraigada en su mismidad, es que conquista la densidad y la solidez necesarias para acoger y
reflejar la presencia del Hijo. Si la luna no estuviese ahí, con unos rasgos y una forma
determinada, tampoco podría reflejar nada, los rayos del sol se perderían inevitablemente en
el espacio infinito. Con las limitaciones e imperfecciones propias de una analogía, la referencia
a la luna nos ayuda a comprender la importancia de María en nuestras vidas. De ahí la
importancia y el papel preponderante que tiene María en nuestras vidas.

San Luis María Grignion de Monfort, un santo muy devoto de la Virgen María que nació
en el siglo XVII nos dice que hay dos formas de alcanzar la santidad: Ir directamente a Cristo o
Ir a Cristo por María y nos da un ejemplo de esto:

Los escultores pueden hacer una estatua o busto perfectos de dos formas: 1ª -
atendiéndose a su capacidad, a su fuerza, a su ciencia y a la perfección de sus herramientas y
trabajando sobre una materia dura e informe; o, 2ª -utilizando un molde.

Largo, difícil y expuesto a muchos tropiezos es el primer procedimiento: un golpe


desafortunado de cincel o de martillo, basta con frecuencia para echarlo a perder todo.

El segundo método, en cambio, es rápido, sencillo, suave, más económico y menos


fatigoso, siempre que el molde sea perfecto y represente con exactitud la figura a reproducir y
que la materia utilizada sea maleable y no oponga resistencia a su manejo.

María es el molde maravilloso de Dios, hecho por el Espíritu Santo para formar a la
perfección a un Hombre-Dios por la encarnación y para hacer al hombre partícipe de la
naturaleza divina, mediante la gracia. María es el molde en el cual no falta ni un solo rasgo de
la divinidad.

Quien se arroje en él y se deje moldear, recibirá todos los rasgos de Jesucristo,


verdadero Dios. Y esto, en forma suave y proporcionada a nuestra debilidad, sin grandes
trabajos ni angustias, de manera segura, sin peligro de ilusiones, puesto que el demonio no
tuvo ni tendrá jamás entrada donde esté María; de manera santa e inmaculada, sin rastro
alguno de pecado.

Esto implica que ya no es necesario que confíe sólo en mis propias fuerzas, ni
apoyarme sólo en mi mismo para alcanzar la perfección como los escultores que se apoyan
exclusivamente en su habilidad personal; sino que puedo confiar plenamente en María, con
docilidad y disposición.

El nombre del retiro “Totus Tuus” también proviene de este santo, de la consagración
propuesta por el; "Yo soy todo para ti, y todo lo que tengo es tuyo. Tomo por mi todo. ¡Oh,
María, dame tu corazón"

San Juan Pablo II adoptó este lema en su pontificado.

Como en todo retiro, es necesario tener pautas, estructuras para poder alcanzar los
objetivos. De esta estructura me toca ser el rector del equipo de piedad. Me llamo……….,
eslabón,…… (datos varios). Y me acompaña un grupo de “servidores” a quienes les pido que
se presenten y quienes justamente se denominan servidores por encontrarse acá presentes
para servirlos en todo lo que sea necesario. (Se presenta el Vicerrector, los servidores y el
asesor)…………………………………………..

Las personas que hacen el retiro se llamarán discípulos porque están prestos a
escuchar y a aprender todo lo que Jesús tiene para decirles y enseñarles. Este sitio donde
tendremos las charlas, en Totus Tuus le llamaremos “Belén”. Belén significa “La Casa del Pan”
de donde salió el mejor pan del mundo que alimenta el alma y la prepara para la eternidad. El
Profeta Miqueas había anunciado: Pero tú, oh Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las
familias de Judá, de ti me saldrá el que será el Gobernante de Israel, cuyo origen es antiguo,
desde los días de la eternidad. (Miqueas 5:2 --). Pretendemos que La casa del pan, o sea Belén
sea un sitio donde haya alimento de vida plena para todos los discípulos. En Belén nace Jesús,
es por ello que tenemos preparado el pesebre a un costado de este recinto para representar
ese gran acontecimiento.

Belén como lugar de nacimiento tiene que representar nuestra propia vida. El Señor
quiso nacer en una cueva, oscura llena de animales, con todo lo que significa, su olor su
suciedad, etc. Debemos imaginar como lo fue realmente y no muchas veces como lo
preparamos en nuestro Pesebre.

Hoy el Señor quiere nacer en tu cueva, en tu oscuridad, en ese lugar pequeño y


olvidado como lo era Belén. El nacimiento nunca estuvo pensado por el Padre, en un lugar
seguro, lujoso, alegre, luminoso; no, el lugar del nacimiento es todo lo contrario. Y todo esto
por la única razón que el Señor quiere que hoy vos seas ese Belén. Él sabe cuánta oscuridad
hay en tu vida, cuanta tristezas, desánimos, pecados. La propuesta será dejarlo nacer allí en tu
corazón y así Él que es la Luz verdadera iluminará toda tu vida.

Como todo retiro que pretende llevarnos a la reflexión, en Totus Tuus también
tendremos charlas. Estas charlas recibirán por nombre “Anuncios”. Se llaman así recordando
el anuncio del Ángel Gabriel a María de que iba a ser Madre del Salvador, María escuchó de la
voz del ángel el mensaje que Dios tenía para ella, nosotros también vamos a escuchar en el
anuncio el mensaje que Dios tiene para cada uno de nosotros. Hay Anuncios sacerdotales y
Anuncios laicos, según quien lo desarrolle sea o no un sacerdote. La idea de las charlas en este
retiro es que nos muevan a reflexionar, a contemplar a María en toda su plenitud.

Después de cada anuncio se efectuará una dinámica individual con preguntas que nos
lleven a reflexionar sobre el tema expuesto y a formular un propósito concreto a poner en
práctica en nuestra vida. Dicha dinámica no debe ser compartida quedando en el ámbito
personal de cada ejercitante. También existirán dinámicas de carácter grupal que serán
compartidas, analizadas y debatidas en grupos que se llaman “Cenáculos”. El Cenáculo es la
habitación donde Jesús compartió con los discípulos la última cena. Pero también recibe este
nombre el lugar donde los discípulos se encontraban perseverando en la oración y
compartiendo un mismo espíritu, en compañía de María, la madre de Jesús (Hch. 1, 14). Es en
este habitáculo donde se produce la venida del Espíritu Santo, en Pentecostés. Es
justamente por eso que cada grupo será nuestro “Cenáculo”. Allí esperaremos, compartiendo
un mismo espíritu lo que el Señor tenga para decirnos y lo que su Madre quiera transmitirnos.

Por último, en cuanto a la terminología propia de este retiro mariano, queda por
mencionar el nombre que recibirán los sacrificios, oraciones y privaciones que muchos de
nuestros hermanos están haciendo por el éxito espiritual de este retiro. Les llamaremos
“rosas” porque son significa el regalo que podemos hacer a nuestra Madre del Cielo pidiendo
su intercesión. Sabemos que la rosa, su perfume, su belleza, además de ser signo de
femineidad, está muy relacionado a María. Por eso ese nombre.

Dicho esto debemos señalar ahora cuales serán las pautas con que vamos a convivir
estos días. Desde ya sabemos que no son días de descanso, de vacaciones. No hemos venido
para dormir más tiempo o para charlar con amigos. Hemos venido a un retiro, lo que implica
procurar sacarnos de la cabeza todo tipo de preocupación que tengamos y dedicarnos a esto
que hemos venido. Esto es predisponernos a escuchar, a reflexionar, a tener una mirada
crítica sobre nosotros y nuestra manera de vivir la fe.

Para ello habrá momentos de charlas, de silencio, de reflexión personal, grupal.


Momentos de oración, de compartir, de alegría. Pero es imprescindible para poder vivir cada
uno de esos momentos que hagamos lo que se nos indica. No por una cuestión antojadiza de
quien dirige, sino por una cuestión de orden y metodología para que, al retirarnos, recién ahí
podamos sacar conclusiones no apresuradas respecto de lo vivido.

Un retiro requiere orden y disciplina. El rector es el encargado de ese tema y a él


debemos obedecer, ejercitando así la virtud de la humildad.

Quiero decirles también que en este retiro no habrá un momento especial destinado a
confesiones sino que se deberán confesar durante las dinámicas en cuanto el sacerdote esté
desocupado, recordando que la confesión no es dirección espiritual, por lo que deberemos ser
respetar de esta consigna.
Con el equipo de servidores hemos preparado un video para darles la bienvenida. La
canción que van a escuchar de fondo la compuso un circulista y también la interpreta una
circulista se llama “Dulce Melodía”………..

Ahora si vamos a pasar a compartir un pequeño refrigerio……

2- ANUNCIO “ EL SILENCIO DE MARÍA”

Objetivos:

• Descubrir que en el silencio se encuentra a Dios y a los demás, tomando a María como
modelo.
• Por medio del silencio meditar sobre el crecimiento personal en la fe durante el cuarto
día.

Temas a tratar en el anuncio:

 La importancia de hacer silencio para poder escuchar a los demás.


 El silencio de la Virgen orientado a escuchar y atender la Palabra de Dios.
 María guardaba y meditaba cada uno de los acontecimientos de su vida.
 El Silencio de la Virgen como un gran mosaico de silencios:
 El Silencio de su vida anterior a la anunciación.
 El Silencio ante el misterio de la Encarnación.
 El Silencio ante José.
 El Silencio ante la muerte de José.
 El Silencio durante la vida pública de Jesús.
 El Silencio después de Pentecostés.
 El Silencio de Dios en la vida de María.
 El Silencio de Dios en nuestras vidas.
 En silencio se medita sobre nuestro Primer encuentro con Jesús y sobre nuestra
fidelidad a la gracia recibida.

Desarrollo del Anuncio:

Hace unos días, alguien hablaba en la TV de la importancia de aprender a escuchar.


Teorizaba sobre la cuestión, tan importante en un tiempo en que se habla sin decir nada y
pocos escuchan porque tienen la verdad absoluta.

¡Cuantas veces se trata de imponer los propios criterios, pensamientos, y no se


escucha a los demás!. El mucho hablar disipa el corazón y este pierde cuanto de valioso
guarda en su interior; es entonces como un frasco de esencia que, por estar destapado, pierde
el perfume, quedando en él solo agua y apenas un tenue aroma que recuerda el precioso
contenido que alguna vez tuvo".
¡Ay, Señor, cuánto tenemos que aprender todavía! Para poder escuchar es necesario
callar, hacer silencio.

¿Quién es el ejemplo de la escucha? María. El silencio de la Virgen es un silencio


absolutamente orientado a la “escucha”. María siempre está preparada para poder “escuchar”
y atender. Pero no a cualquier voz. María hace silencio para acoger, escuchar y atender la
Palabra de Dios.

La Virgen se convierte así en modelo para quienes acogen la palabra de Cristo.


Ella, creyendo ya desde la Anunciación en el mensaje divino y acogiendo plenamente a
la Persona de su Hijo, nos enseña a ponernos con confianza a la escucha del Salvador,
para descubrir en él la Palabra divina que transforma y renueva nuestra vida.
(Catequesis del Papa San Juan Pablo II 12 de marzo 1997)

La escucha de María es una escucha a las palabras y los acontecimientos de su vida y de


la de su Hijo. Pero María no solo escuchaba; guardaba con celo para no olvidar fácilmente;
conservaba en su corazón para que nada se dispersara; y meditaba en lo más profundo de sí
para indagar el significado de la Palabra o el acontecimiento en la vida de Jesús y, en general,
en la historia de la salvación.
Nuestra Madre, recurrió poco a la palabra. Era callada. Realmente, cuántas palabras se ahorró.
Pero, cuánto dejó dicho sin palabras. Cuánto dejó escrito con su vida. Cuánto testificó con sus
obras.

En el cuarto evangelio, San Juan narra que “junto a la cruz de Jesús estaban su
madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. (Jn
19,25). Con el verbo estar, que etimológicamente significa “estar de pie”, “estar
erguido”, el evangelista tal vez quiere presentar la dignidad y la fortaleza que María y
las demás mujeres manifiestan en su dolor.
A los crueles insultos lanzados contra el Mesías crucificado, ella, que compartía sus
íntimas disposiciones, responde con la indulgencia y el perdón (catequesis del Papa
San Juan Pablo II 2 de abril 1997)

El silencio de María, no es pasivo ni ausente; es, por el contrario, dinámico, e


implica plenitud de presencia. Ella guarda silencio pero no para quedarse callada, sino
para que en Ella pueda resonar clara y potente la palabra eterna pronunciada por el
Padre.

Sí, cuántas veces calló María, para que hablasen sus obras, y para que hablase Dios en
Ella y en los demás. Era el suyo un silencio hecho oración y acción. Un silencio lleno, no vacío
ni hueco. Un silencio colmado de Dios. No se trataba, por tanto, de una simple ausencia de
palabras, de ruidos, de distracciones. El silencio de María fue un silencio contemplativo de la
obra de Dios en su vida, en la de Jesús, en la de los demás. Un silencio de humildad, de
discreción, de ocultamiento. Un silencio fecundo en buenos pensamientos, en proyectos de
ayuda a los necesitados, en propósitos de entrega y donación. El silencio de la Virgen durante
su vida fue como un gran mosaico de pequeños silencios. Vamos a detenernos un momento a
contemplar, desde la fe, algunos de ellos.

El silencio de su vida anterior a la Anunciación

Muchas veces se anhela que los Evangelistas narraran más sucesos y palabras de Santa
María. El amor hace desear tener más noticias de Nuestra Madre del Cielo. Sin embargo, Dios
se encargó de dar a conocer todo lo necesario, de la vida de Nuestra Señora aquí en la tierra.

La primera aparición de la Virgen en el escenario de la vida humana es la que hace San


Lucas en el versículo 27 del primer capítulo de su Evangelio, cuando se refiere a la venida del
Ángel a Nazaret para anunciar a María el Misterio de la Encarnación. Nadie pudo saber lo que
allí se cuenta si no lo hubiera dicho la Virgen….pero ni una palabra de la vida anterior de la
Madre antes de la anunciación, y es que María no dijo nunca ni una palabra de aquel período
largo de su vida. EL pasado que la Virgen calla era un pasado bello, porque Dios la había
llenado de Gracia desde el primer instante de su concepción.

El silencio ante el misterio de la Encarnación

En este punto, la propuesta es reflexionar sobre la actitud de reverente escucha de


María en el momento del Anuncio. Esto es lo que le permite acoger la Buena Nueva traída por
el ángel.

Si su vida hubiese estado llena de ruido, hundida en el activismo o inconsciente de sí


misma, quién sabe si hubiese desatendido la voz de Dios. Muchas veces Él manifiesta su Plan
no en el estrépito del temblor, en el fuego o en el huracán, sino en “el susurro de una brisa
suave” (1Re 19, 11-12).Solo María, sobre la tierra, supo el momento y la hora en que “el Verbo
se hizo carne y habitó entre nosotros” Se lo dijo el ángel calladamente y en secreto. Tal vez ella
hubiera deseado contarles a todo el mundo lo que le había sucedido pero calló, respetuosa
hacia los designios insondables de Dios. Ella respetaba los tiempos de Dios

El Silencio ante José

Es interesante imaginar aquella escena en la que, un buen día, María regresaba de la


región montañosa tras visitar y ayudar a su prima Isabel. Ya habían pasado más de tres meses
desde la Anunciación. A María ya se le notaba que estaba en cinta. Y cuando vio a José, que le
salió al encuentro por el camino, le dio una gran alegría, pero a la vez un grande apuro. José
notaría su estado. Y, de hecho, lo notó. Ambos estaban prometidos en matrimonio, pero aún
no vivían juntos; y resulta que Ella ya esperaba un hijo.

María, ante el asombro de José, no comenzó a explicarle lo de la aparición del ángel, ni


lo del mensaje del cielo, ni que el Niño era de Dios... No. María prefirió callar. Una de las claves
de ascética o dominio de sí mismo es no excusarse ante los demás.. María calló cuando podría
excusarse ante José. José estaba confundido. Y no era para menos. Sin embargo, miró a los ojos
a María y los vio tan puros, tan limpios, tan inocentes, que creyó más a los ojos de María que a
los suyos propios. José amaba a María y confiaba en Ella, pero no alcanzaba a comprender lo
que ocurría.
La Virgen no estaba segura de la reacción de José. Por eso es conmovedor este silencio suyo.
Ella intuyó que Dios se lo daría a entender a José mejor que Ella misma, como Él sabe y cuando
Él lo juzgase oportuno. María guardaba silencio sin culpa alguna. Callaba aun a costa de su
propia honra.

José que era bueno y justo, decidió repudiarla en secreto. La Santísima Virgen, al no
excusarse, al no decir nada a José, a nosotros nos está diciendo mucho. Nos dice que
demasiadas veces sobran abundantes palabras, sobran muchos “es que”, muchos “es que yo
no tuve la culpa”, “es que yo no era el único”, “es que yo no tengo nada que ver”, ante nuestros
fallos y deficiencias.

Nos falta más silencio y resignación y nos sobran excusas. Y eso que la mayoría de las
veces somos culpables de verdad...cuantas veces nos justificamos….

Silencio ante el nacimiento y durante los Treinta años de Jesús:

En el nacimiento del Mesías también María guardó silencio, pero los pastores fueron
informados puntualmente del acontecimiento más grande de la humanidad, y estos
comunicaron a sus amigos y conocidos la gran noticia. Y todos los que les escucharon se
maravillaron de cuanto los pastores les habían dicho.

El silencio ante la muerte de José:

También la muerte llegó un día a casa de María. Venía a llevarse a su esposo José.
También en este momento se puede imaginar la escena: el pobrecito llevaba enfermo ya
varios días. Empeoraba cada vez más. María empezó a temer lo peor. Y así fue. José, sereno,
entraba en su último trance. La Virgen, junto a la cabecera del lecho, en silencio, oraba. Su
dolor callado era sostenido por su rezo lleno de confianza.
Lo asombroso de este episodio es que estaba allí, con Ella, el mismo Dios Omnipotente, que en
un instante podría haber curado a José y haber acabado con aquella pesadilla. Pero María no
pidió nada a Jesús en esa ocasión. Volvió a guardar silencio. Quiso pasar el trago amargo de la
muerte de su esposo, pidiendo a Dios, sin palabras, que se cumpliese su voluntad. Esto fue
templando su delicada alma de mujer para poder sufrir, también en silencio y oración, algunos
otros momentos terribles que llegarían...

El silencio durante la vida pública de Jesús:

¡Qué discreción la de María durante aquellos años!. La fama de Jesús se extendía por
doquier. Se hablaba de Él por todas partes. Sí, también en Nazaret. Y a María le llegarían
diariamente muchos y muchas para hablarle de su Jesús y contarle lo que de Él se decía.
Y Ella, ante todo eso, mantuvo silencio y discreción. Lo mantuvo en las buenas y en las malas.
Lo mantuvo cuando veía y escuchaba los éxitos de Jesús, sus milagros, sus predicaciones
irresistibles. No andaba diciendo a todo el mundo que Ella era la madre de ese Jesús. Y lo
mantuvo también cuando a su Hijo Jesús le tildaban de loco, de endemoniado, de comilón y
bebedor, de amigo de publicanos y pecadores... Todo eso llegaría a Nazaret puntualmente
(como todos los chismes)...
Y La Virgen también callaba entonces. No salió a su defensa gritando por las calles. No
organizó manifestaciones con pancartas de protesta ante tales calumnias. Eso lo hubiéramos
hecho nosotros. Ella volvió a preferir el silencio aún a costa de su humillación.
María, además, seguía el recorrido de la vida de su Hijo, desde lejos, en segundo plano.
Apoyando con sus oraciones y sacrificios la obra de su Hijo. Como tantas de nuestras madres.
A las que sólo Dios sabe cuánto les debemos.
Sin duda a la que más debemos es a María. Ella sigue en silencio tan pendiente de nosotros
como lo como lo estuvo de Cristo.

El silencio después de Pentecostés:

Otro gran momento en la historia. El momento de la explosión expansiva de la Iglesia


de Cristo por el mundo. Y María de nuevo en silencio. No la vemos en las plazas públicas
predicando la Buena Nueva a grandes voces y en decenas de lenguas. No la sorprendemos
haciendo milagros por las cercanías del templo ante el asombro de medio Jerusalén. Ella
seguía callando y oraba. Oraba mucho. Y ese silencio-oración sostenía la Iglesia naciente y le
daba pujanza y fecundidad.
Precisamente por esa intercesión silenciosa, María era la Mediadora de todas las gracias. Sí, de
todas esas gracias que estaba Dios concediendo a raudales a través de la predicación y
milagros de los apóstoles.
María: Lo más poderoso ante Dios. Lo más silencioso ante el mundo.
María, Maestra de oración, nos enseña a descubrir a Dios, ¡tan cercano a nuestras vidas!, en el
silencio y en la paz de nuestros corazones, pues "solo a quien pondera con espíritu cristiano
las cosas en su corazón le es dado descubrir la inmensa riqueza del mundo interior, del
mundo de la gracia: de ese tesoro escondido que está dentro de nosotros.

El Silencio de Dios en la vida de María:

También Dios hace silencio muchas veces en la Vida de María y en nuestras propias
vidas. Este vivir, día tras día en busca del Señor, es lo que más desconcierta a los caminantes
de la fe. Hay muchos Salmos donde se ve reflejado este silencio: “Yahveh, no te quedes
callado, Señor, no estés lejos de mí” (Sal 35, 22). “Hacia ti clamo, Yahveh, roca mía, no estés
mudo ante mí;(Sal 28, 1) El Profeta Jeremías experimentó, con una viveza terrible ese silencio
de Dios, el Profeta dice al Señor: “Dios, después de haber soportado por Ti, a lo largo de mi
vida, toda clase de atentados, burlas y asaltos, al final, no serás tú, quizás, más que un
espejismo, un simple vapor de agua? (Jr. 15, 15-18).

Seguramente en nuestras vidas hemos experimentados este silencio de Dios. Solo un


espíritu de abandono y una fe adulta nos librará del desconcierto y evitará ser quebrantados
por el silencio de Dios. La fe adulta es aquella que ve lo esencial y lo invisible, es aquella que
sabe que detrás del silencio respira Dios, y que detrás de la montaña viene llegando la aurora.
Lo esencial siempre queda escondido a la retina humana (lo esencial es invisible a los ojos),
solo queda asequible a la mirada penetrante de la fe pura y desnuda de la fe adulta.

Cuantos interrogantes hubo en la vida de MARÍA, ante este silencio de Dios, ante los
imprevistos, ante los desconciertos, ante las dificultades que se le presentaban, La grandeza
de María no está en imaginarse que ella nunca fue asaltada por la confusión. La grandeza está
en que cuando no entiende algo, ella no reacciona angustiada, impaciente, irritada, ansiosa o
asustada, tampoco llora, ya que el llanto es una especie de protesta.

En lugar de eso, toma la actitud típica de los Pobres de Dios: llena de paz, paciencia y
dulzura, toma las palabras, se encierra en sí misma, y queda interiorizada, pensando: ¿Qué
querrán decir estás palabras? ¿Cuál será la voluntad de Dios en todo esto? Porque sólo en
silencio se pueden comprender las palabras de Dios y “sus cosas”. Ella llena de paz, responde
una y otra vez: Hágase, de acuerdo Padre Mío, yo me abandono en Ti, acepta en todo momento
la voluntad del Padre. Su hágase le dará paz interior, calma, serenidad, elegancia, dignidad.

María antes de ser Señora nuestra fue Señora de Sí misma:

La Madre es como una de esas flores que cuando desaparece la claridad del sol se
cierran sobre sí mismas: así ella se repliega en su interior y, llena de paz, va identificándose
con la voluntad desconcertante de Dios, aceptando el misterio de la vida.

(Luego del anuncio se hace un momento de oración y meditación personal, puede ser con una
canción de fondo, guiada por el anunciante con la siguiente invitación)

Invitación:
En este momento yo los voy a invitar a que seamos como una de esas flores que se cierran
sobre sí mismas cuando llega la noche y hagamos silencio para poder acallar nuestro interior.
A lo largo de esta noche, y no solo de esta noche sido a lo largo de todo el retiro, les voy a
pedir que meditemos, que rumiemos los acontecimientos más importantes de nuestra vida.
Todo aquello que posibilitado que hoy esté aquí, que sea quien soy.

Dinámica de Reflexión Individual

Consigna:
Les propongo cerrar los ojos, recordar y revivir aquel primer encuentro con Jesús, aquel
encuentro que nos cambió la vida, aquel encuentro que nos enamoró de Él y desde allí iremos
recorriendo todos nuestros pasos, meditaremos si fuimos fieles a la Gracia recibida. En estos
días vamos reencontrarnos con El. No olvidemos las palabras del Señor: “Mira que estoy a la
puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él
conmigo” (Ap 3, 20). El Señor es claro, la condición primera es hacer silencio para escuchar su
voz. Si no lo escuchamos no podremos abrirle la puerta de nuestro corazón.
Trae a tu memoria el camino recorrido junto a Jesús, los avances y retrocesos, los momentos
en los que te sentiste acompañado y en los que te sentiste sólo, aquellos llenos de ánimo y
los de desánimo.

(Momento de Reflexión en silencio)


Los invito a escuchar atentamente esta oración que elevaremos a la Madre del Silencio.

Al finalizar se reza esta oración dirigida a la Madre del Silencio

Señora! ¡Dame, Madre, un corazón siliente para acoger con humildad la palabra de tu
Hijo! ¡Dame, María, la sencillez de corazón para aceptar la voluntad del Padre y orientar mi vida
a la escucha con el fin de estar preparado para apercibir todos los susurros que el Espíritu me
regala en la oración diaria! ¡Enséñame, Señora del silencio, a aprender a callar si al hablar voy a
dañar la caridad! ¡Enséñame, Señora, a callar lo negativo, lo que avergüence al que está a mi
lado, si no defiendo la justicia o la verdad, lo que corrompe mi corazón, lo que comporte sólo
crítica destructiva o difamación! ¡Ayúdame a no hablar mal de nadie! ¡Ayúdame, María, a
cultivar el silencio en mi corazón para comprenderme primero a mí, para escuchar y atender a
mis semejantes, para encontrar y conocer a Dios, para eliminar de mi corazón los pensamientos
negativos, las ilusiones imaginarias, los agobios innecesarios, los sufrimientos dañinos!
¡Ayúdame, Madre del amor hermoso, a aprender de tus silencios para aceptar interiormente y
con paz en el corazón todo lo que Dios quiere y espera de mi, para aprender a sufrir y amar en la
confianza en Dios! ¡Ayúdame, Señora de la oración, a orar en silencio, a vivir con santidad con
pureza de corazón! ¡Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío!

El anunciante invita a hacer silencio hasta que el rector indique su finalización.--------------------


-------------

3- ANUNCIO: MARÍA LA NUEVA EVA:

Objetivos:

• Conocer y profundizar como estaba María pensada por Dios desde la eternidad.
• Revalorizar los Dogmas Marianos establecidos por la iglesia.

Temas a tratar en el anuncio:

• La figura de la Virgen en el Antiguo Testamento (Génesis, Profetas…)


• Los Dogmas Marianos.
• La maternidad divina
• La inmaculada concepción
• La perpetua virginidad
• La asunción
Dinámica individual y grupal: (son las mismas) 20 minutos c/u

1- Que le aportan a mi fe los dogmas que la iglesia definió sobre María? Aplicación
concreta a mi vida – Formulación de propósitos.
2- ¿Cómo estás viviendo el don de ser hijo de mamá María?. Aplicación concreta a mi vida
– Formulación de propósitos.

4 - ANUNCIO “¿QUIENES SON MI MADRE Y MIS HERMANOS?”

Objetivo:

 Tomar conciencia de la necesidad de alejarnos del pecado para ser parte de la familia
de Dios.
Temas a tratar en el anuncio:

• Meditación de Marcos 3,31-35 y Lc 11,27-28


• Condición para ser parte de la familia de Dios: Escuchar la Palabra de Dios y ponerla en
práctica es decir ser Santos, Irreprochables.
• Dificultades para alcanzar la santidad. El Pecado Original y sus consecuencias. El Bautismo
nos hace hombres nuevos.
• La inclinación al Mal, la concupiscencia. Rom. 7,14-25
• El Combate Espiritual. 1Tim. 6, 11-16, Ef. 6, 10-12
• La Raíz del pecado está en el corazón del hombre. Mt. 15, 19-20 La necesidad de custodiar
el corazón.
• Los Pecados o Vicios Capitales. Concepto. Clasificación según santo Tomás. Las Virtudes
opuestas.
• Soberbia- Vanagloria – Engreimiento – Arrogancia – Auto-suficiencia – susceptibilidad –
Virtud opuesta: Humildad.
• Avaricia – Codicia. Virtudes opuestas: Generosidad, austeridad, desapego.
• Ira – cólera, odio. Virtud Opuesta: Paciencia, templanza, mansedumbre.
• Gula – Por exceso en la comida, bebida, cigarro, drogas. Por defecto, cultura de la figura:
bulimia y anorexia. Virtud opuesta: Templanza. Ayuno.
• Envidia, Tristeza – Virtud opuesta: La caridad, alegría.
• Pereza, Acedia – Virtud opuesta: Diligencia, Caridad.
• Lujuria – Castidad (Este Pecado será tratado en el Anuncio ”La Vocación de María”)
• Santidad. ¿Qué es la santidad? ¿Quiénes están llamados a la Santidad?. ¿Dónde puedo
practicar la santidad? ¿Con que herramientas cuento para alcanzar la santidad? Modelos.
Desarrollo:

“Entonces llegaron su madre y sus hermanos y, quedándose afuera, lo mandaron llamar.


La multitud estaba sentada alrededor de Jesús, y le dijeron: "Tu madre y tus hermanos te buscan
ahí afuera". El les respondió: "¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?". Y dirigiendo su
mirada sobre los que estaban sentados alrededor de él, dijo: "Estos son mi madre y mis
hermanos. Porque el que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre".
(Marcos 3,31-35).

Jesús estaba hablando a la multitud, alguien le dijo: Tu madre y tus hermanos están ahí
afuera y quieren hablarte. Ante la presencia de estos vínculos familiares, Jesús aprovecha la
oportunidad para dar una gran lección, señalando con la mano a sus discípulos, agregó: Éstos
son mi madre y mis hermanos, pues añadió: Porque todo el que hace la voluntad de mi
Padre que está en el cielo, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.. Jesús no queda
atado al solo amor humano de una familia. Hay otra familia a la que ama, en un orden
espiritual y sobrenatural, con amor más entrañable y profundo que el amor humano con que
se ama a la madre y a los hermanos.

En otra oportunidad pasó algo similar a la cita que acabamos de escuchar: estando
hablando Jesús a la gente, alzó la voz una mujer y dijo: “Dichoso el seno que te llevó y los
pechos que te criaron.” Y Jesús le respondió: “Dichosos más bien los que escuchan la
Palabra de Dios y la cumplen” (Lc 11,27-28). Ambas citas tienen prácticamente la misma
respuesta: cumplir la voluntad de Dios.

¿No fue Cristo injusto -o al menos descortés- con su madre al responder así ¿ A simple
vista podría parecer que sí, pero si lo pensamos más aguda y profundamente, concluiremos
que lo que en realidad buscó -y logró- con esa respuesta, fue que María no fuese alabada y
querida, sólo, por el hecho físico de llevar a Jesús en el seno y alimentarlo, sino por algo
infinitamente más grande: cumplir la voluntad de Dios y perseverar en ella todos los días de
su vida. No es acaso María la primera entre aquellos que escuchan la Palabra de Dios y la
cumplen? Sin lugar a dudas, María es digna de bendición por el hecho de haber sido para Jesús
Madre según la carne, pero también y sobre todo porque ya en el instante de la anunciación ha
acogido la palabra de Dios "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra".
(Lucas 1, 36-38) Nadie como ella escuchó la palabra divina y la puso en práctica: porque ha
creído, porque fue obediente a Dios, porque guardaba la palabra y la conservaba
cuidadosamente en su corazón. María es nuestro modelo, es el ejemplo a seguir. Pero aún así
Dios no le ahorró a Ella ni el dolor, ni el cansancio en el trabajo, ni el sufrimiento ni el
claroscuro de la fe. Dice San Agustín que Santa María, cumplió con toda perfección, la voluntad
del Padre, y, por esto, es más importante su condición de discípula de Cristo que la de madre
de Cristo, es más dichosa por ser discípula que por ser madre. Por esto, María fue
bienaventurada, porque, antes de dar a luz a su maestro, lo llevó en su seno.

Jesús nos llama hoy con dulzura, suavidad y amabilidad a que formemos parte de su
Gran Familia. Y ¿cuál es la condición? Escuchar la Palabra de Dios y ponerla en práctica.
En otras palabras nos pide que seamos “SANTOS”, Perfectos o Irreprochables a los ojos de
Dios.

Pero, ¿por qué nos cuesta tanto?. Para responder a esta pregunta vamos a recordar
algunos temas:

Sabemos que Dios creó al hombre y a la mujer por amor, en un estado de absoluta
felicidad, viviendo en su presencia. Ellos, por su soberbia, quisieron hacerse dioses y
cometieron el pecado original. A partir de ese momento perdieron la amistad con Dios.
El pecado original es el primer pecado cometido por la primera pareja humana, el
mismo es transmitido por herencia a todos sus descendientes. Adán y Eva transmitieron a
toda su descendencia la naturaleza humana herida, es decir con las consecuencias del pecado
original, privada por tanto de la santidad y de la justicia original. Desde ese momento todos
los hombres nacen con el pecado original. (GS 22) Como consecuencia del pecado, la
naturaleza humana quedó debilitada de sus fuerzas, sometida al sufrimiento, a la ignorancia, a
la muerte, e inclinada al pecado (CATIC n° 418) Con el pecado original todos los hombres
pierden la Vida Divina y la imagen de Dios queda deformada

En el Bautismo Cristo nos hace hombres nuevos, dando como resultado que, el hombre
hasta ahora herido, quede restaurado, sin pecado original. No sólo le borra la falta, sino que le
añade algo nuevo, le da su Espíritu, una vida nueva, Su vida. Así el hombre se convierte en un
hombre nuevo. Este hombre nuevo tiene unas nuevas fuerzas, puede vivir la ley de la caridad,
puede conocer a Dios por la fe y esperar su ayuda. Pero, estas fuerzas nuevas no evitan que
tenga que luchar contra el demonio y las tentaciones. En él persiste la inclinación al mal (la
concupiscencia) como un residuo del pecado.

Hace varios años, leyendo la Biblia, descubrí un texto de San Pablo que me hizo mucho
bien. Me ayudó a entender lo que me pasaba, porque yo tenía buenas intenciones… pero…
malas obras. San Pablo nos dice en la Carta a los romanos:

“Porque sabemos que la Ley es espiritual, pero yo soy carnal, y estoy vendido como
esclavo al pecado. Y ni siquiera entiendo lo que hago, porque no hago lo que quiero sino lo que
aborrezco. Pero si hago lo que no quiero, con eso reconozco que la Ley es buena. Pero entonces,
no soy yo quien hace eso, sino el pecado que reside en mí, porque sé que nada bueno hay en mí, es
decir, en mi carne. En efecto, el deseo de hacer el bien está a mi alcance, pero no el realizarlo. Y
así, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. Pero cuando hago lo que no quiero,
no soy yo quien lo hace, sino el pecado que reside en mí. De esa manera, vengo a descubrir esta
ley: queriendo hacer el bien, se me presenta el mal. Porque de acuerdo con el hombre
interior, me complazco en la Ley de Dios, pero observo que hay en mis miembros otra ley que
lucha contra la ley de mi razón y me ata a la ley del pecado que está en mis miembros”. (Rom.
7,14-25)

Impacta la cruda realidad con la cual es descripto el drama interior. Es en mi interior


dónde se produce el combate. Y se da en la desconexión humana entre la inteligencia (sé lo
que tengo que hacer) y la voluntad (hago el mal que no quiero). Es el interior dividido, la
carne débil, la concupiscencia triunfante. Y uno está, muchas veces de tal manera que parece
que fuera solamente un mero espectador de lo que ocurre en su vida.

Mucho se ha hablado en la vida de la Iglesia de ese Combate Espiritual al que nos


enfrentamos día a día. Les cuento algo: San Francisco de Sales recomendaba para vencer las
tentaciones leer un librito que se llama “Combate Espiritual ”de Lorenzo Scúpoli, el lo llevó
por más de 18 años en su bolsillo y lo leía constantemente. Y porque es importante que
reflexionemos sobre este combate espiritual?: porque ese combate decidirá nuestro destino
eterno.

Un santo sacerdote siempre contaba el siguiente relato: Un famoso pintor cristiano,


que asimismo era un apasionado del juego del ajedrez, pintó un día un cuadro que tituló jaque
mate. En éste, que todavía hoy se conserva en una galería, se pueden ver dos jugadores de
ajedrez sentados frente a frente a una mesa. Un creyente, sentado en la parte derecha, y el
diablo sentado a la izquierda. El rostro del diablo se ve triunfante y casi se puede oír su risa
diabólica, porque parece que tiene al cristiano atrapado. De otro lado, el creyente, cuya
preocupación se refleja en el rostro, tiene las dos manos agarradas con toda su fuerza en los
bordes de la mesa, con los nudillos de los dedos casi blancos a causa del esfuerzo y de la
tensión del crucial momento. Este cuadro representa la vida del cristiano, una partida de
ajedrez y la pregunta que nos hacía al final del relato era: al final de nuestra vida quién dará el
Jaque Mate?

Una de las tácticas del enemigo es mantenernos dormidos, distraídos con mil cosas
para así vencernos. Es hora de despertar del sueño. La guerra que tenemos que sostener para
llegar a la santidad es la más difícil de todas las guerras, porque tenemos que luchar contra
nosotros mismos. San Pablo menciona muchas veces en sus cartas este combate:

“Hermano: Tú, como hombre de Dios, lleva una vida de rectitud, piedad, fe, amor,
paciencia y mansedumbre. Lucha en el noble combate de la fe, conquista la vida eterna a la que
has sido llamado y de la que hiciste tan admirable profesión ante numerosos testigos.” 1Tim. 6,
11-16

“Y ahora, hermanos, háganse fuertes en unión con el Señor por medio de su fuerza
poderosa. Protéjanse con toda la armadura que Dios les ha dado, para que puedan estar firmes
contra los engaños del diablo. Porque no estamos luchando contra la gente de carne y hueso,
sino en contra de malignas fuerzas espirituales del cielo, las cuales tienen mando, autoridad y
dominio sobre este mundo oscuro”. (Efesios 6, 10-12).

“Estoy a punto de ser sacrificado, y el momento de mi partida es inminente. He combatido


el buen combate, he concluido mi carrera, he conservado la fe” 2Tim. 4,6-8

Para esto, es necesario combatir continuamente contra las inclinaciones malas que
cada cual siente hacia el vicio y el pecado; dominar y mortificar los sentidos, tratar de
arrancar de nuestra vida las malas costumbres que hemos adquirido, lo cual no es posible sin
una dedicación infatigable y continua a la tarea de conseguir la perfección, la santidad y tener
siempre un ánimo pronto, entusiasta y valiente para no dejar de luchar por tratar de ser
mejores.

"Quien se domina a sí mismo, vale más que quien domina a una ciudad". (Prov. 16,32).

Jesús nos enseña que la raíz del pecado está en el corazón del hombre, en su libre
voluntad: “Es de adentro del corazón de donde salen las intenciones malas, asesinatos,
adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios, injurias. Esto es lo que hace impuro al
hombre” (Mt. 15, 19-20). Sin embargo, en el corazón reside también la caridad y las virtudes,
por eso es necesario custodiar nuestro corazón. El Papa Francisco nos dice: “¿Custodiamos
bien nuestro corazón? Es necesario custodiar nuestro corazón donde habita el Espíritu Santo
“para que no entren los demás espíritus”.

“Cuántas veces entran los malos pensamientos, las malas intenciones, los celos, las
envidias. ¿Pero quién ha abierto aquella puerta? ¿Por dónde han entrado?. Es necesario tener
en cuenta, qué “entra en mi corazón”, pues si no estoy vigilante, puede convertirse en una
plaza, donde todos van y vienen, un espacio sin intimidad, un corazón donde el Señor no
puede hablar y ni siquiera ser escuchado”.

En este sentido, es recomendable la práctica, muy antigua «pero buena», del examen de
conciencia. ”Quién de nosotros, a la noche, antes de terminar el día, cuando se queda solo y en
silencio”, se pregunta: “¿qué sucedió hoy en mi corazón?”. Ese es un ejercicio importante, una
verdadera «gracia» que puede ayudarnos a ser buenos custodios. Porque, como recordó el
Papa, «los diablos vuelven siempre, incluso hasta el final de la vida». Y para vigilar que no
entren en nuestro corazón es necesario saber «estar en silencio ante nosotros mismos y ante
Dios», verificando si en nuestra casa «entró alguien» que no conocemos y si «la llave está en
su lugar». El Papa concluyó diciendo que esto «nos ayudará a defendernos de muchas
maldades.
Para este combate. es necesario conocer a que nos enfrentamos, que nos preparemos
para esta lucha. Conocer cuáles son estas tendencias o vicios que pueden apoderarse de
nuestros corazones. Son los llamados Pecados Capitales. San Pablo en Efesios cap. 5,10 nos
dice ”Sepan discernir lo que agrada al Señor"

Los pecados o vicios capitales son aquellos a los que la naturaleza humana caída está
principalmente inclinada. Es por eso muy importante para todo el que desee avanzar en la
santidad aprender a detectar estas tendencias en su propio corazón y examinarse sobre estos
pecados. El término "capital" no se refiere a la magnitud del pecado sino a que da origen a
muchos otros pecados. De acuerdo a Santo Tomás (II-II:153:4) “un vicio capital es aquel que
tiene un fin excesivamente deseable de manera tal que en su deseo, un hombre comete
muchos pecados todos los cuales se dice son originados en aquel vicio como su fuente
principal”. A los pecados capitales se oponen las Virtudes Capitales, son aquellas que nos
ayudan a vencerlos.
“Los pecados capitales son hábitos viciosos. Es decir, malas maneras de ver, de sentir y
de pensar, malas maneras de actuar y de vivir. De la repetición de actos malos surge el hábito
de actuar mal y se lo llama “vicio”.

Por el contrario a la repetición de actos buenos que produce el hábito de obrar bien se
llama virtud” Horacio Bojorge

Los pecados capitales son enumerados por Santo Tomás (I-II:84:4) como siete, vamos a
hacer una breve descripción de cada uno de ellos y de las virtudes opuestas :

1- Soberbia- Humildad
La soberbia es conocido también como el “padre de todos los pecados” y supone
amarse demasiado a uno mismo, nos hace despreciar a Dios y a los demás.
Somos soberbios cuando creemos que nosotros podemos hacerlo todo, que no necesitamos
de Dios ni de los demás, cuando nos sentimos los más capaces, los más inteligentes, que si las
cosas no se hacen como nosotros pensamos no sirven, cuando subestimamos a los demás,
cuando nos gusta llamar la atención, cuando creemos que todo nos lo merecemos, cuando
sólo hablamos de nosotros mismos y no escuchamos a los demás. El orgullo desordenado
tiene muchas formas de presentarse. He aquí sólo algunas:

Soberbia: Es el deseo vanidoso de excelencia propia.


Vanagloria: Es la búsqueda arrogante de prestigio, de fama, del aplauso, de la admiración de
los demás o simplemente de la aprobación o por lo menos de la aceptación de los demás. Es el
deseo de ser apreciado y quedar bien anhelando la alabanza de los hombres, con el sólo
objeto de ser el centro de atención.

Engreimiento: Es creer que se es muy importante, necesario, sin tener en cuenta que
cualquier cosa buena que tengamos nos viene de Dios. Es una gran tentación el creernos más
santos, más buenos, con más conocimientos y mejores que los demás.

Arrogancia: mostrar actitudes de superioridad hacia los demás.

Auto-suficiencia: Creer que no necesito de Dios, que todo lo puedo por mí mismo, o creer que
no necesito tampoco a otras personas.

Susceptibilidad: No aceptar críticas o corrección, además de molestarse sin suficiente razón.


Al orgulloso le preocupa mucho la opinión de los demás (me miró así, dijo esto, no me llamó
etc.). Es muy sensible a ser tenido en cuenta, a ser valorado, a ser reconocido y querido. La
gente orgullosa suele tener arranques de cólera debido a que su ego está demasiado atento a
la opinión del otro. Con la ira viene la amargura, el resentimiento y muchos otros males.
Cuanta gente resentida en los movimientos e instituciones de la iglesia y el resentimiento es
un vinagre, un veneno que nos impide ser alegres, felices y agradecidos.
El modelo primero y principal de la soberbia es el ángel caído cuya rebeldía ante Dios
se expresa con la frase “No te serviré”. Es desobediencia a Dios, por lo tanto en todo pecado
por la desobediencia de algún mandamiento que manifiesta la voluntad de Dios hay soberbia.
(Horacio Bojorge)

La virtud que debemos cultivar para atacar la soberbia es la humildad y la modestia


Ser humilde es pensar que Dios nos creo y que no somos nada en comparación a Él, que
no podemos dar un paso siquiera sin que Él lo permita. Pensar que lo bueno que tenemos, no
lo hemos logrado nosotros sino que Él nos lo regaló gratis y que también tenemos mucho
malo por corregir. Lo único que tenemos de nosotros mismos es el pecado y nuestra nada.

Ser humilde es no buscar que los otros te aplaudan, sino pasar desapercibido, ocupar
el último lugar. Humildad viene del latín humilitas, que significa abajarse. Y de humus, que
significa suelo, tierra. El que de veras desea crecer en humildad, acepta humillaciones y
acusaciones, aunque a veces sean injustas. El humilde no busca los primeros puestos, no busca
estarse destacando, ni imponiendo sus criterios. Jesús nos dice “Aprended de mí que soy
manso y humilde de corazón y encontrareis descanso para vuestras almas” Mt.11,29.

La humildad, dice san Bernardo, es el fundamento y guardián de todas las virtudes


porque sin ella no es posible cultivarlas en el alma.

María, siendo la primera y más perfecta discípula de Jesucristo en todas las virtudes,
también lo fue en la humildad a la que definió con hermosas palabras “He aquí la esclava del
Señor, hágase en mí según tus palabras”.

2- Avaricia- Generosidad
La avaricia o ambición es el deseo desordenado de adquirir y conservar bienes
materiales.- El avaro se preocupa mucho tener cosas, tener dinero, vestidos, adornos para la
casa, aparatos, no importa lo que tenga que hacer para conseguirlo.

El desear superarse económicamente a través del trabajo honrado es bueno, lo que


está mal, es solo pensar en ¨tener más y no en ¨ser mejor persona¨, mejor padre, madre, hijo o
hermano... mejor amigo, mejor trabajador, mejor jefe....

La codicia está relacionada ya que es el deseo desordenado de los bienes ajenos. La


avaricia y la codicia son la madre de muchos pecados: robo, fraude, dolo en los negocios,
adulteración de mercadería, corrupción, sobornos, coimas, estafas, ventas de droga, juegos de
azahar, injusta retribución de sueldos al empleado, contrabando.

Ser infiel a Dios, yéndose tras los ídolos es visto en la escritura como un adulterio. “La
codicia tiene su origen, como la fornicación en la idolatría, condenada en los tres primeros
mandamientos de la ley” (CIC 2534) Hay ídolos en el espectáculo, canción, deporte, política y
la gente de la civilización del consumo gasta su dinero en el culto de esos ídolos vacíos,
entonces el hombre es un insaciable consumidor de los bienes terrenos. La propaganda nos
ayuda a que caigamos en este consumismo que nos lleva a crear falsas necesidades. Se recurre
a préstamos, tarjetas de crédito, juegos de azahar, liquidación de herencias recibidas, etc.
Cuantas veces se escucha que cuando alguien se deprime se va de shoppings para gastar en
cosas que tal vez nunca usará y esto puede transformar a las personas en compradores
compulsivos.

Lucas relata la parábola de Jesús contra la avaricia en Lc 12, 13-21. Allí, el Maestro
nos ilustra con la parábola de un rico que sólo se dedica a atesorar riquezas, pensando
disfrutar largos años de buena vida con ellas. Pero la muerte le sobrevino: la avaricia le hizo
no poder disfrutarlas. Se le llama el “insensato” que en A.T. (Sal 14) se aplica al que, en la
práctica, niega a Dios; aquí absorbido por las riquezas de la vida. Y termina con esta sentencia:
“Esto es lo que sucede al que acumula riquezas para sí, y no es rico a los ojos de Dios”.
“Cuídense de toda avaricia, porque aun en medio de la abundancia, la vida de un hombre no
está asegurada por sus riquezas". Jesús nos ha recomendado que no acumulemos tesoros en la
tierra, sino en el cielo, y nos ha hecho conscientes de que allí donde consideremos que está
nuestro tesoro, allí estará constantemente nuestro corazón.

La virtud a cultivar contra la avaricia es el desapego de los bienes o austeridad, ambas


pertenecen a la virtud de la templanza. Ellas liberan interiormente de la esclavitud de los
deseos frente a los bienes de este mundo. La sencillez también ayuda, ya que es ser feliz con
poco y la generosidad, que es pensar en compartir y dar de lo nuestro. Siempre habrá otros
que tienen más necesidad que nosotros. (Horacio Bojorge)

Un sacerdote amigo siempre decía que una fe que no llega al bolsillo es una fe inmadura. La
limosna es muy importante ya que es un juego de fe que apuesta a la providencia a la vez que
renuncia al deseo de las ganancias. No debemos ser mezquinos ni avaros.
- Cristo dijo: ¨No podéis servir a dos amos: a Dios y al dinero¨Lc.16,13. Cristo nació y vivió en
la sencillez y en la pobreza.

Toda la vida de María está penetrada de una profunda sencillez. Su vocación de Madre
del Redentor se realizó siempre con la naturalidad de ser una más entre las mujeres de su
pueblo. En ningún momento de su vida buscó privilegios especiales: "María Santísima, Madre
de Dios, pasa inadvertida, sus ropas y pertenencias son austeros, simples, incluso, pocos. Es
que ella era feliz con poco porque su riqueza estaba en el interior de su corazón, el
profundo amor a Dios y su Hijo, Jesús”.

3- Ira – Paciencia
A la ira se la llama también cólera, enfado, enojo, rabia, bronca, empaque, etc. Cuando
hablamos de ira, tenemos que distinguir entre la pasión y el vicio. La pasión es algo bueno y
aun virtuoso pero cuando se desordena da lugar al vicio denominado “cólera”.

La Ira es el movimiento natural, espontáneo, involuntario ante un mal presente o ante


la privación de un bien. (Horacio Bojorge). Ejemplo reacción ante un robo.
Jesús se enoja algunas veces, ej. Mc. 3,1-6 en el que se refiere al episodio dónde le
presentan a Jesús a un hombre que tenía la mano paralizada, siendo sábado y los fariseos
observaban atentamente para ver si lo curaba en ese día de descanso.

Jesús les preguntó si estaba permitido en sábado hacer el bien o el mal, salvar una vida o
perderla? Pero ellos callaron. Entonces dirigió sobre ellos una mirada llena de ira y apenado
por la dureza de sus corazones dijo al hombre: “Extiende tu mano” Él lo hizo y quedó curado.
Los fariseos salieron de allí viendo la forma de acabar con El. En este caso, el enojo de Jesús
es justo porque es causado por un mal verdadero y no produce ningún mal al otro. En
cambio la ira de sus opositores es injusta porque es enfado contra algo bueno. Nace de un
corazón que no puede regocijarse del bien del otro.

También Pablo manifiesta su molestia y corrige a sus comunidades reprochándoles a


los corintios que toleren el incesto en su comunidad y que no hayan reaccionado enojándose
con ese mal y poniéndole oportuno remedio. “Y vosotros andáis tan hinchados!...¡No es como
para gloriarnos! “…arrojad de entre vosotros al malvado” 1Corintios 5,2.6.13).

Es inevitable enojarse por ejemplo cuando un vecino rompe un vidrio con una pelota,
cuando me atienden mal en una repartición etc.; Sin embargo, esto se transforma en vicio
cuando no se logra dominar la reacción o se actúa desproporcionadamente, de modo que se
agrega “otro mal al mal”.

La cólera o ira es un deseo de venganza. Es cuando el vengador procura hacerle un daño a la


persona que lo ofendió. Pero es justo imponer una reparación del mal cometido con el fin de
corregir los vicios y lograr la justicia.

La ira se convierte en vicio cuando no se logra gobernar los actos con la razón.
Nuestro corazón debe estar atento a cuando se enoja por algo que no es malo, a cuando se
reacciona desproporcionadamente en relación a un hecho o situación, pero también a
cuando no se actúa ante un mal que se debería corregir. Ej. Peca Elí cuando no corrige los
excesos de sus hijos en el culto del templo.1Samuel 2, 12.17.

La ira también puede transformarse en rencor, en odio al ofensor. Rencor viene de


rancio, es la ira vieja que se guarda en el corazón y vuelve a encenderse una y otra vez cuando
se creía olvidada. Las cosas rancias que comemos se repiten una y otra vez cuando pensamos
que ya se han digerido.

La ira es un estado emocional que varía en intensidad, yendo de la irritación leve a la


furia intensa. La virtud contraria es la fortaleza con sus dos formas: la valentía o el coraje para
luchar contra este mal y la paciencia para soportar, aguantar y sobrellevar las pruebas.
También está la magnanimidad o sea la grandeza de ánimo y la templanza por la cual
moderamos nuestros deseos hacia el bien. Otra virtud opuesta a la cólera es la mansedumbre.
Conclusión: La ira es buena y hasta necesaria pero hay que evitar que se convierta en cólera.
Toda la vida de María fue un ejercicio continuo de paciencia. Reveló el ángel a santa
Brígida que la vida de la Virgen transcurrió entre sufrimientos. Como suele crecer la rosa
entre las espinas, así la santísima Virgen en este mundo creció entre tribulaciones. La sola
compasión ante las penas del Redentor bastó para hacerla mártir de la paciencia, muchas
fueron las situaciones dolorosas e injustas que debió enfrentar, más ella no gritaba, no se
enojaba, ni se molestaba, sólo confiaba en la voluntad de Dios.

4- Gula – Templanza
La Gula es el apetito desordenado de la comida y la bebida. El desorden puede darse en
la cantidad y/o en la calidad de los alimentos y bebidas. Pecamos de gula cuando bebemos en
exceso y perdemos la razón, hacemos y decimos tonterías que sobrio no lo haríamos. Puede
llevarnos al desenfreno sexual, a cometer imprudencias como manejar ebrios, poniendo en
peligro la propia vida y la de los demás.

Pecamos de gula cuando comemos excesivamente o cuando buscamos exquisiteces,


cuando todo el día estamos pensando en que vamos a comer. El tabaquismo está relacionado
con este mismo vicio. También está ligado al consumo de drogas de cualquier clase y cantidad.

Las consecuencias en todos los casos es no cuidar adecuadamente nuestra salud


exponiendo el propio cuerpo a enfermedades como la obesidad, la insuficiencia cardíaca,
cáncer de pulmón, cirrosis, destrucción del sistema nervioso etc.

También se puede pecar por defecto, por no comer lo suficiente en aras de la figura
corporal. Sobre este punto es necesario detenerse y evaluar algunos aspectos de la cultura
actual la cual promueve que desde pequeñas muchas niñas jueguen y se identifiquen con
muñecas Barbie (prototipo que asocia a la belleza con la delgadez), los gimnasios que
proponen la práctica de ejercicio con el sólo objetivo de modelar el cuerpo, las revistas que
presentan a las mujeres flacas y esbeltas como modelos perfectos y la industria de la
confección que sólo produce prendas elegantes con tallas propias de personas delgadas.

Esto contribuye al desarrollo de conductas que pueden convertirse en enfermedades


psíquicas (bulimia: comer en exceso y luego vomitar) y la anorexia (falta de apetito y ayuno
exagerado) especialmente entre los jóvenes.

En la gula por exceso o por defecto se reflejan otros deseos, vacíos, ansiedades,
temores, insatisfacciones acerca de sí mismo.

La virtud que es necesario cultivar contra la gula es la TEMPLANZA: beber y comer con
medida. La templanza es una virtud sobrenatural que modera la inclinación a los
placeres sensibles, especialmente del tacto y del gusto, conteniéndola dentro de los
límites de la razón iluminada por la fe”. Los ayunos y abstinencias que nos manda la iglesia
son una escuela de templanza en el comer.
Decir que no, en muchas ocasiones, conlleva una victoria interna que es fuente de paz.
Es negarse a lo que aleja de Dios –a las ambiciones del yo, a las pasiones desordenadas–; es la
vía imprescindible para afirmar la propia libertad; es un modo de colocarse en el mundo y
frente al mundo. Cuando alguien dice que sí a todos y a todo lo que le rodea o le apetece,
despersonaliza; es como un muñeco movido por la voluntad de otros.

Debemos aprender a dominarnos a nosotros mismos. San Pablo dice: “No sabéis que
vuestros cuerpos son miembros de Cristo? Glorificad, por tanto, a Dios en vuestro cuerpo”
(1Cor 6,19).

Ante las tentaciones de este mundo, recurre a María, Madre y Modelo de templanza y
moderación en cada uno de sus actos. Ella vivió y educó a Jesús en la austeridad y en la
sobriedad.

5- Envidia ,Tristeza – Caridad

Tristeza: Es un estado que se produce en el alma ante un mal invencible, por la carencia de un
bien o por la pérdida de otro. La tristeza de por si no es mala, no es pecado en sí. Hay tristeza
buena y aún necesaria frente a los males de la vida, por ej. ante la muerte de un ser querido. El
sentido común nos dice que si no hay tristeza no habría amor. Jesús también lloró: por
Jerusalén, por Lázaro, en el Huerto de los Olivos. Esta tristeza es consecuencia del amor que se
tiene al bien perdido.

Pero la tristeza puede convertirse en un vicio cuando: - es exagerada y desmedida –


cuando es tristeza por un bien. Una tristeza que se prolonga toda la vida o que lleva al suicidio
o que se sumerge en una melancolía incurable es viciosa. La depresión puede llamarse el mal
del siglo y puede nacer de la pérdida del sentido último de la vida que es el amor a Dios.

Envidia: Es sentir tristeza porque a otro le va bien o sentir alegría cuando a otro le va
mal. El envidioso vive comparándose con los demás. Disminuir las cualidades, bienes o logros
de otro, porque yo no los tengo. Desear tener los bienes materiales, intelectuales, físicos de los
demás.

La envidia es un pecado muy escondido: casi nunca la persona envidiosa habla de estos
sentimientos y pocas veces se manifiestan abiertamente. Por eso es difícil detectar la envidia.
La envidia forma parte de los malos pensamientos y que las personas suelen pensar que son
sólo de lujuria.

Otro problema para detectarla es porque el envidioso se siente con derecho a


serlo: pareciera un sentimiento natural, necesario, y no suele verlo como pecado.

Sólo si la envidia se materializa haciendo daño al otro pueda que el envidioso se dé


cuenta. Pero pudiera ser puesta en evidencia la envidia cuando buscamos criticar y hasta
calumniar al otro para disminuirlo ante los demás. (Cuantas veces hablamos mal de los
demás…)
La virtud a cultivar contra la tristeza y la envidia es la caridad, que es amar a Dios
sobre todas las cosas y amar al prójimo como a sí mismo. La palabra «caridad» viene del
latín caritas, y significaba en su origen «aprecio», el afecto que se le tiene a algo que nos
resulta de gran precio, «caro». Debemos amar de verdad a todos nuestros hermanos, los
que nos caen bien y los que no. Es siempre desear el bien de los otros porque se consideran
apreciables, dignos, valiosos. Cristo dijo: ¨Ámense los unos a los otros como Yo los he amado¨.
Los frutos de la caridad son gozo, paz, alegría y misericordia. (Horacio Bojorge).

¿Nos dice algo la Biblia sobre la caridad de la Virgen, es decir, sobre su amor a Dios y
sobre su amor al prójimo al modo como Jesús enseña a amar? Un modo de conocer cuáles son
los amores de una persona consiste en ver cuáles son sus fuentes de alegría, de alegría
intensa, grande, profunda. Como nos enseñaba el buen Jesús: «donde está tu tesoro, allí está tu
corazón» (Mt 6,21). Viendo, pues, cuáles son las fuentes predominantes de alegría de una
persona, podemos ver cuáles son sus tesoros y, por ello, dónde está su corazón. Las primeras
palabras del Magnificat son muy elocuentes al respecto: «Proclama mi alma la grandeza del
Señor y mi espíritu se alegra en Dios-mi-salvador» (Lc 1,46). ¿Dónde están las mayores
alegrías de Nuestra Santísima Madre, donde reposa su corazón? En Dios. Y no en la «idea» de
Dios, en un Dios «lejano», sino en el Dios vivo, que se le hace cercano, que es su-salvador
personal. María ama plenamente a Dios y ama a los hijos que Él ha puesto en sus manos.

6- Pereza , Acedia – Diligencia, Caridad

La Pereza es la flojera que nos lleva a descuidar las propias obligaciones. Podemos
definirla como una pesadez de la voluntad para obrar el bien debido. Ejemplo: Es perezoso el
niño que se cansa jugando en lugar de hacer los deberes hasta que cae rendido de fatiga y no
los quiere hacer. La persona que va y viene huyendo para no estar en donde debería. El adulto
que descuida su familia por otras actividades no necesariamente malas y en ocasiones buenas
como las actividades religiosas. Pero como dirían nuestras abuelas “Primero la obligación y
después la devoción”

La pereza no consiste en no hacer nada, consiste en no hacer lo debido. Cuando


hablamos de pereza nos imaginamos al típico dormilón que esta todo el día acostado pero no
siempre es así, el perezoso en sus comienzos puede ser una persona hiperactiva que hace todo
menos lo que tiene que hacer, pasa de la agitación al agotamiento. Ej. Ejecutivos devorados
por la fiebre del trabajo que descuidan su hogar, esposa e hijos y son consumidos por el
estrés.

Acedia: De la acedia no se suele hablar mucho ni se la encuentra en el listado de


pecados capitales.

La acedia según Santo Tomás es “tristeza por el bien divino del que goza la caridad”. El
CIC 2094 la define: “La acedia o pereza espiritual llega a rechazar el gozo que viene de Dios y a
sentir horror por el bien divino” La acedia se manifiesta en forma de indiferencia, ingratitud,
tibieza y termina con el odio a Dios. Es una especie de envidia pero no por un bien terreno
sino por Dios. (Horacio Bojorge).

La palabra acedia viene de acidez, es la acidez que resulta del avinagramiento de lo


dulce. La dulzura de la caridad cuando se agria da lugar a la acedia. La acedia es entibiamiento
del fervor religioso. “tengo contra ti que has perdido tu amor de antes” Ap2,4 “puesto que ya
no eres frío ni caliente te vomitaré de mi boca” Ap3,163

Con esto debemos tener cuidado porque a nosotros los circulistas nos puede pasar que
se nos agrie el vino de nuestro eslabón. No debemos dejar que eso pase sino que debemos
conservar el entusiasmo, el amor, las ganas.

En las Sagradas escrituras hay muchos ejemplos de acedia solo citaremos algunos:

La acedia de Judas: Jn 12, 1-5 Es la cita bíblica por la cual María derrama una libra de
perfume de nardo puro, muy caro en los pies de Jesús y los seca con sus cabellos. Ante esto
Judas reacciona enojado reprochándole que se podría haber vendido y dárselo a los pobres.
Lo que para María es expresión gozosa de su amor a Jesús, para Judas en motivo de tristeza,
de irritación, de cólera: acedia. La acedia trae como consecuencia la burla y el menosprecio.
Cuántas veces hemos sentido que se burlan de nosotros porque vamos a misa, o trabajamos
en la iglesia?

La acedia de Mikal, esposa de David: Ella se irritó al ver a David bailar delante del Arca
de la Alianza en la fiesta de la Traslación. La danza de David es una manifestación del amor a
Dios, el enojo de Mikal por la devoción de David es acedia. 2 Samuel6, 14-23.

La acedia ciega a su víctima para alcanzar los bienes eternos y la pereza le impide
mirarlos. Por eso ambos vicios clausuran el corazón para el encuentro con Dios. Hay una
circularidad de acedia – pereza – acedia – pereza ambos se retroalimentan.

La virtud que se opone a la pereza es la diligencia y a la acedia es la caridad.

María nos da un gran ejemplo de diligencia cuando estando embarazada se


encamina hacia las montañas a visitar y ayudar a su prima Isabel. Y cuando llega su
prima reconoce este acto de amor y la saluda con un bello canto. Porque la diligencia no
sólo nos aleja del vicio de la pereza sino que es, además, una fuente de gratificación y
alegría para el corazón.

7- Lujuria – Castidad (Este Pecado será tratado con mayor profundidad en el Anuncio
”La Vocación de María”)
“Porque Dios no nos ha llamado a la impureza sino a la santificación” 1Ts 4,7.
“¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? “ 1Cor.3,16
La Lujuria es buscar de manera desordenada el placer sexual. Se es lujurioso cuando
buscamos el placer sexual por sí mismo, porque nos sentimos bien, no importando que sea
antes o fuera del matrimonio, no importando si ofendemos a nuestra pareja, no importando lo
que hagamos para no quedar embarazada. Los deseos y actos son desordenados cuando no se
conforman al propósito divino, el cual es propiciar el amor mutuo de entre los esposos y
favorecer la procreación.

Como todo pecado capital, la lujuria origina otros pecados:

• La fornicación: relaciones sexuales antes o fuera del matrimonio cristiano.


• La masturbación: es la excitación voluntaria de los órganos genitales a fin de obtener
placer CEC 2352
• la pornografía, mal terrible de nuestra época por su difusión masiva y casi compulsiva
por el Internet.
• La pederastia, la violación, la prostitución, incesto, adulterio
• Unión libre: Es cuando la pareja se niegan a dar forma jurídica y religiosa a una unión
que implica la intimidad sexual. Es pecado grave y excluye de la comunión sacramental
CEC 2390 Vivir libres sin papeles y compromisos.
• La homosexualidad es cuando la atracción sexual se produce entre personas del mismo
sexo. Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de
dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de
una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben
acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana. C.E.C. No. 2359

¿Qué cosas nos conducen a la lujuria?


Películas, fotografías, imágenes, en fin, todo aquello que estimulen pensamientos y deseos
contrarios a la castidad y/o que nos lleven a pecar de lujuria. Al ponernos en ocasión de
pecado, ya estamos pecando.

Es necesario entonces reconocer y obedecer el sentido que Dios ha dado a la


sexualidad, aunque el mundo nos venda otra cosa. El mundo nos vende la búsqueda del placer
sexual, porque con eso nos sentimos supuestamente libres, realizados y felices. Y
comenzamos a centrarnos en nosotros mismos, buscando el placer, olvidándonos de Dios, de
cómo nos creó y para qué puso en el ser humano la sexualidad. Seguir al mundo en cuanto a la
lujuria definitivamente es desviarnos del plan de Dios desde el momento de la creación del ser
humano.

Vamos a analizar este proceso: El corazón, que está hecho para amar, y la razón, que es
para razonar, son manejados por el deseo carnal, que es lo más inferior de nuestra
naturaleza. No es que sea malo el deseo carnal (si fue puesto por Dios, no es malo: lo malo es
el uso que le demos). Un ejemplo puede servirnos para entender el mal uso que puede dársele
a algo que Dios nos ha dado. Dios nos dio los dientes para morder, rasgar y masticar los
alimentos. Pero si una persona agresiva decide usarlo para maltratar a los demás
mordiéndolos, está cambiando la finalidad de una cosa buena para hacer algo malo que
termina por desvirtuar el fin para el que fue hecho.
La Lujuria es un pecado contra el Sexto Mandamiento y es una ofensa contra la virtud
de la castidad. Recordemos que Dios ideó el sexo como algo hermoso y que tiene dos fines:
 Unir a la pareja, por eso, la unión carnal sólo se debe consumar en el contexto de la
unión espiritual del matrimonio.
 El acto sexual siempre debe estar “abierto a la vida”.

Contra la Lujuria – La Virtud de la CASTIDAD

La castidad significa la integración lograda de la sexualidad en la persona, y por ello en


la unidad interior del hombre en su ser corporal y espiritual. La sexualidad, en la que se
expresa la pertenencia del hombre al mundo corporal y biológico, se hace personal y
verdaderamente humana cuando está integrada en la relación de persona a persona, en el don
mutuo total y temporalmente ilimitado del hombre y de la mujer. C.E.C. 2337

La Castidad es la virtud que gobierna y modera el deseo del placer sexual según los
principios de la fe y la razón. Por la castidad la persona adquiere dominio de su sexualidad y
es capaz de integrarla en una sana personalidad, en la que el amor de Dios reina sobre
todo. La castidad no es una negación de la sexualidad. Por la castidad la persona adquiere
dominio de su sexualidad.

Dios bendijo al hombre y a la mujer con atracción mutua. Mientras ambos viven bajo el
amor de Dios, sus corazones buscan el amor divino que es ordenado hacia darse buscando
ante todo el bien del otro. El placer entonces es algo bueno pero muy inferior. En comunión
con Dios se ama verdaderamente y se respeta a la otra persona como hijo o hija de Dios y no
se le tiene como objeto de placer. En el orden de Dios se puede reconocer la necesidad de la
castidad para que el amor sea protegido. Es necesario entonces conocer y obedecer el sentido
que Dios ha dado a la sexualidad.
La lujuria se vence cuando guardamos la mente pura (lo cual requiere guardarse de
miradas, revistas, etc. que incitan a la lujuria) y dedicamos toda nuestra energía a servir a Dios
y al prójimo según nuestra vocación. Si nos tomamos en serio nuestra vida en Cristo
podremos comprender el gravísimo daño que la lujuria ocasiona y, aunque seamos tentados
estaremos dispuestos a luchar y sufrir para liberarnos.

La castidad es usar de ese hermoso regalo que Dios dio al hombre y que se llama sexo, de
acuerdo a las reglas de Dios: solo dentro del matrimonio y solo con tu esposo/a, que sea un
acto de entrega amorosa (hacer feliz al otro) y no un acto de egoísmo (solo importa lo que yo
sienta), que si quiero planear mi familia, lo haga con métodos naturales.

La castidad es también cuidar mis ojos, mis oídos y mi mente de todo aquello que los medios
de comunicación me venden como algo normal y que yo sé que es algo que está mal, que
ofende a Dios y que me hace daño. Cuando estés tentado a ver este tipo de programas,
revistas, libros, piensa: ¿Qué piensa Dios de mí en este momento? Debemos ser castos en
pensamientos, deseos, palabras y acciones.

Todo bautizado es llamado a la castidad. El cristiano se ha “revestido de Cristo” (Gálatas 3,


27), modelo de toda castidad. Todos los fieles de Cristo son llamados a una vida casta según su
estado de vida particular. En el momento de su Bautismo, el cristiano se compromete a dirigir
su afectividad en la castidad.C.E.C. 2348

A modo de síntesis de lo que acabamos de escuchar, les propongo leer a San Pablo en
colosenses 3,5-14

Uno de los auxilios más importantes con que cuenta el católico es la presencia de María
Santísima en la Iglesia. Ella es modelo ideal y fuente de santidad y de castidad. De Ella dice la
Escritura: “hermosa como la tortolilla” (Cant 1, 9), y la llama también azucena: “Como azucena
entre espinas, así es mi amiga entre las vírgenes” (Cant 2, 2).Su sola Presencia infunde deseos
de castidad y pensamientos de pureza, según dice Santo Tomás: “La hermosura de la
bienaventurada Virgen infundía castidad a los que la miraban”.

María está Presente en la Iglesia con su espíritu de pureza y de castidad, y Ella infunde
en el alma deseos de castidad, y no de una castidad cualquiera, sino que infunde deseos de una
castidad sobrenatural, la misma castidad de su Hijo Jesús.

La Santidad

Muchas veces hemos escuchado que estamos llamados a “ser santos”, pero ¿Qué es
ser Santos?
Volviendo a la Lectura inicial los Santos son aquellos que forman la Gran Familia de
Jesús es decir aquellos que cumplen la voluntad de Dios. En la Carta a los Efesios leemos: "nos
eligió en él antes de la creación del mundo, para que fuéramos santos e inmaculados ante él"
(Ef 1,4).

Santificado se refiere a algo que ha sido SEPARADO, o CONSAGRADO a Dios. ¿Separado


de qué? Separado del pecado para SERVIR a JESUCRISTO. El Santificador es El Espíritu Santo,
quien primeramente nos hace nacer de Nuevo, y nos SANTIFICA Instantáneamente, limpiando
nuestras vidas con la Sangre de JESUCRISTO.

Muchas veces cuando hablamos de Santidad, nos imaginamos las estampitas o la


imágenes de Santos que fueron proclamados por la iglesia, y los vemos lejanos como algo muy
difícil de alcanzar y que no es para nosotros. Estamos totalmente equivocados, la santidad es
para la gente común y corriente que trata de vivir auténticamente la fe en Cristo y que con
alegría realizan la voluntad de Dios. Muchas veces cuando San Pablo se dirigía a las
comunidades los llamaba Santos, y los llamaba así no porque hubiesen alcanzado la perfección
si no porque están en el camino de santidad, luchando con todas sus fuerzas por mantener la
fe, a pesar de que haya caídas y retrocesos.

Ser santo no es principalmente cuestión de cuántos rosarios rezamos o en cuántas


actividades cristianas estamos ocupados; es cuestión de que nuestros corazones sean
transformados en un corazón de amor.

Es cuestión de cumplir con el Gran mandamiento que resumen toda la ley y los profetas:
Amar a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos”.

Como decía San Juan de la Cruz: “Al atardecer de nuestra vida seremos juzgados en el
amor”.

¿Es posible ser Santos a pesar de las tentaciones, a pesar de nuestras inclinaciones? Por
nuestras propias fuerzas es imposible pero contamos con una valiosa ayuda que es su
“Gracia”.

San Pablo dice en la 2 Carta a los Corintios dice: “Tres veces rogué al Señor que lo
alejara de mí, (se refiere al aguijón) pero me dijo: «Te basta mi gracia; mi mayor fuerza se
manifiesta en la debilidad». Mejor, pues, me preciaré de mis debilidades, para que me cubra la
fuerza de Cristo. Por eso acepto con gusto lo que me toca sufrir por Cristo: enfermedades,
humillaciones, necesidades, persecuciones y angustias. Pues si me siento débil, entonces es
cuando soy fuerte”.

El cristiano no puede actuar rectamente si no cuenta con la ayuda de Dios.


La gracia es absolutamente necesaria, sin ella es imposible alcanzar la salvación, la vida
eterna. La justificación implica el perdón de los pecados, la santificación y la renovación. Es la
que arranca al hombre del pecado contrario al amor de Dios y purifica su corazón. Es una
acogida de la justicia de Dios por la fe en Cristo, merecida por la Pasión, Muerte y
Resurrección de Cristo. Nuestro solo esfuerzo no es suficiente para llevar a cabo esa unión,
pero es necesario. Los santos hablan de disponernos para la unión. Los esfuerzos que
hagamos nos ayudarán a disponernos para recibir los dones de Dios. En el siglo V, los
seguidores de Pelagio, decían que sin la gracia el hombre se podría salvar, pues se basta a sí
mismo y no necesita de la ayuda de Dios. Esta es la llamada “herejía de Pelagio” o
pelagianismo. Esta herejía está muy difundida en la actualidad por el New Age.

¿Quiénes están llamados a la Santidad? El Concilio Vaticano II, que concluyó en 1965
hace una "llamada universal a la santidad". “Todos los cristianos, de cualquier clase o
condición, están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección del amor”.

¿Dónde puedo practicar la santidad?

En el hogar, en el trabajo, en el descanso, en la escuela, en la familia


Debemos ser Santos en todos lados y en todo tiempo, me vean o no. "Por tanto, ya comáis, ya
bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios" (1 Corintios 10,31).

Y esto es muy importante porque muchas veces somos o actuamos diferentes depende
de dónde o en qué lugar nos encontramos. A veces estamos dispuestos a hacer grandes
sacrificios en un grupo (cima, círculo), somos rebuenos y en nuestra casa somos otra cosa
totalmente distinta.

Ser Santos es ser auténticos, sin dobles. Dios ve en lo secreto.

- Debo ser santo siendo mejor hijo, mejor hermano, mejor nieto, mejor padre/madre

-Debo ser santo siendo mejor alumno, estudiando con responsabilidad y alegría cada día,
valorando el esfuerzo que otros hacen por mí, siendo buen compañero.

-Debo ser santo en mi trabajo, esforzarme el 100%, siendo responsable, honesto, agradecido,
tratando bien a los demás, practicando la justicia etc.

-Debo ser santo cuando practico un deporte, cuando voy a un boliche, cuando salgo con
amigos.

- Debo ser santo con mi novio/a, con mi esposo/a dando testimonio siempre y en todo lugar
conforme al estado de vida.

-Debo ser coherente sobre todo en lo relacionado con los deberes de estado. De qué sirve que
yo me pase todo el día en el Movimiento si no cumplo con mis deberes de hijo, padre,
estudiante, trabajador etc.
¿Con que herramientas cuento para alcanzar la santidad, con que armas pelearé
en el combate?

Existen muchas herramientas pero aquí vamos a mencionar solo las más importantes.

La oración: Es la elevación de nuestra alma a Dios, para alabarle, agradecerle y pedirle


gracias para ser mejores para su mayor gloria. Debemos rezar sin cesar. La Virgen en todas
sus apariciones nos pide que recemos por nosotros, por la conversión de los pecadores.
Debemos comenzar el día haciendo un ofrecimiento a Dios, Rezar el Rosario a la Virgen, el
Ángelus, etc.

Lectura diaria del Evangelio: Para profundizar la amistad con Dios debo saber lo que él
dijo, hizo, el mensaje que nos dejó en Su Palabra. Debo meditar diariamente la Biblia Podríamos
preguntarnos ¿Qué dice Dios aquí? ¿Qué me dice a mí en particular? ¿Qué le respondo yo?
También es importante leer otros libros de índole espiritual que me ayuden

Sacramentos de Penitencia y Eucaristía: Los sacramentos nos dan vigor y fuerza para
subir la montaña de la santidad. Los sacramentos son como esos refugios donde los alpinistas
renuevan y reponen sus energías, se curan, descansan y comen, para después seguir subiendo
hasta la cima. Si no hicieran esto, se desmayarían en el camino.

La Confesión, Dios nos limpia, nos renueva, nos libra del pecado, nos reviste de su
fuerza y nos ilumina. La Confesión es el encuentro con Dios, rico en misericordia, que nos
abraza, nos levanta, nos perdona, nos alienta. Con la Eucaristía nos unimos a Cristo, y Él nos
alimenta, nos quita los pecados veniales, forma el carácter, nos santifica. Los efectos de la
Eucaristía son análogos a los del manjar material: sostiene, aumenta y repara nuestras fuerzas
espirituales, causando en nosotros un gozo que, si no siempre es sensible, siempre es real.

El sacrificio: La vida espiritual no debe consistir en quitar defectos, en auto-castigarse,


sino en desarrollar el verdadero amor a Dios y al prójimo. Pero esta visión positiva de la vida
espiritual no significa que no haya que sacrificarse. El camino del amor es exigente, sobre todo
porque se opone directamente al camino de nuestro egoísmo. La identificación con Dios
coincide con el abandono del apego a nosotros mismos, de nuestro egoísmo. (P. Antonio
Rivero).

San Juan de la Cruz dice: “Quien busca a Dios queriendo continuar con sus gustos, lo
busca de noche y, de noche, no lo encontrará” (Cántico espiritual 3,3). No hay que buscar
sacrificios raros. Ya la vida diaria nos ofrece sacrificios que cuestan, y esos son los que
debemos aprovechar para santificarnos: sonreír a alguien que nos cuesta, perdonar pequeños
o grandes agravios, tener paciencia con el prójimo, no quejarnos de la comida, levantarnos
temprano, llegar puntual a nuestros trabajos diarios, no protestar ante cosas que nos
desagradan, controlar nuestros ojos al salir a la calle, controlar la lengua para no criticar tan
fácilmente de los otros, ayudar en los trabajos de nuestra casa para no dejar todo a nuestra
madre, cumplir con nuestras tareas del colegio. Y así, muchas cosas más. Lo que nos cuesta, si
lo ofrecemos a Dios, puede ser una maravillosa oportunidad para crecer en la santidad. Esto
es lo que llamamos morir a nosotros mismos “Se como el grano de trigo que cae en tierra y
desaparece y aunque te duela la muerte de hoy mira la espiga que crece”

Jesús nos dice en relación a este tema: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí
mismo, tome su cruz cada día y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el
que pierda su vida por causa de mí, la salvará.”Lc.9,23-24. Debemos ofrecer nuestra cruz,
nuestros dolores, penas y sufrimientos. Los sufrimientos de esta vida no sólo hacen que
nuestra personalidad sea más semejante a la de Jesús, sino que nos separan de las cosas de
este mundo. Esta preparación Divina abre nuestras almas para que Dios pueda actuar y
trabajar en ellas. El sufrimiento nos purifica.

Breve examen de conciencia cada noche: Es revisar el día en presencia de Dios, esto
es muy importante porque con ello nos damos cuenta de los errores o faltas cometidas en el
día y nos hacemos el propósito de ir corrigiéndolas y superándolas.

El apostolado: Es un medio importantísimo para la propia santificación. Sólo cuando


somos capaces de entregar a los demás lo que profesamos con los labios y el corazón,
podemos decir que estamos realmente identificados con Cristo. Ser apóstol es predicar el
evangelio y confirmarlo con el testimonio de la caridad. El apostolado debe ser concreto y con
resultados concretos. Tiene que ser una aportación exigente que ayude a una necesidad de la
Iglesia, sea necesidad material o también necesidad espiritual

La dirección espiritual: Es un diálogo formal y periódico con un sacerdote o con una


persona de confianza, avanzada en la vida del espíritu y designada para esta tarea, con el fin
de buscar y descubrir la voluntad de Dios para la propia vida.

No es un refugio para consolarse y contar las propias penas y tampoco es la sede


adecuada para entablar discusiones doctrinales. En la dirección hay tres agentes: el director
espiritual, el dirigido y el Espíritu Santo, quien debe ser el verdadero protagonista. Tanto el
director como el dirigido buscan y están a la escucha del Espíritu Santo para encontrar la
voluntad de Dios.

Modelos: Tenemos en la vida de la iglesia numerosos Santos que fueron canonizados


por diferentes papas, santos de toda clase social, nivel cultural, raza, sexo ellos son nuestro
modelo a imitar.

Siempre me gustó meditar sobre los cuerpos incorruptos de algunos santos, ustedes
saben que existen en la iglesia santos cuyo cuerpo se han mantenido incorrupto como el caso
del Papa Juan XXIII que en el año 2001abrieron la urna donde estaba sepultado y se
encontraron con un cuerpo que parecía que acababa de morir (habían pasado 38 años)
(Catholic.net) Entre otros también podemos citar a Santa Bernardita de Soubirous (Lourdes),
Santa Catalina de Labouré (La Medalla Milagrosa), San Juan Bautista Vianney, San Vicente de
Paul (solo el corazón), San Francisco Javier (solo partes), Santa Clara de Asís, Santa Rita de
Cascia, etc.
Pero, ¿cuál es el sentido y el mensaje del Cielo al mantener los cuerpos de estas almas
en un estado que desafía las leyes naturales?. Sin dudas que el principal significado es el de
indicarnos a las claras Su predilección por aquellos que se santificaron, que vivieron una
existencia de búsqueda de la entrega total a la Voluntad de Dios. Jesús nos marca con Su
Presencia Mística a aquellos que debemos mirar como ejemplos del camino a seguir.

Les comparto un texto anónimo:

"Necesitamos santos sin velo, sin sotana. Necesitamos santos de jeans y zapatillas. Necesitamos
santos que vayan al cine, escuchen música y paseen con sus amigos. Necesitamos santos que
coloquen a Dios en primer lugar y que sobresalgan en la Universidad. Necesitamos santos que
busquen tiempo cada día para rezar y que sepan enamorarse en la pureza y castidad, o que
consagren su castidad. Necesitamos santos modernos, santos del siglo XXI con una espiritualidad
insertada en nuestro tiempo. Necesitamos santos comprometidos con los pobres y los necesarios
cambios sociales. Necesitamos santos que vivan en el mundo, se santifiquen en el mundo y que no
tengan miedo de vivir en el mundo. Necesitamos santos que tomen Coca Cola y coman hot-dogs,
que sean internautas, que escuchen iPod. Necesitamos santos que amen la Eucaristía y que no
tengan vergüenza de tomar una cerveza o comer pizza el fin de semana con los amigos.
Necesitamos santos a los que les guste el cine, el teatro, la música, la danza, el deporte.
Necesitamos santos sociables, abiertos, normales, amigos, alegres, compañeros. Necesitamos
santos que estén en el mundo y que sepan saborear las cosas puras y buenas del mundo, pero sin
ser mundanos".

Yo hoy los invito a que seamos parte de la familia de Jesús. ¿Y quién cumplió mejor en
esta tierra la Voluntad de Dios sino María? Su Madre, “Ella, la Siempre Fiel. Por eso la puso de
modelo. Miremos a nuestra Dulce Madre para que imitándola a Ella alcancemos la Santidad.

Dinámica individual: 20M

1- ¿Has descubierto cuales son los vicios o pecados capitales más arraigados en vos?
Aplicación concreta a mi vida – Formulación de propósitos.

Dinámica grupal:20 M

1- ¿Es posible ser Santos Hoy? Aplicación concreta a mi vida – Formulación de propósitos.

5- ANUNCIO: “MARÍA Y LAS BIENAVENTURANZAS”

Objetivo:

“Contemplar en María las virtudes a fin de imitarlas, para alcanzar la felicidad propuesta en
las Bienaventuranzas”

 Temas a tratar en el anuncio:


 Significado de Virtud.
 María es el Modelo de Virtud.
 Primera Bienaventuranza: “Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino
de los cielos”
 Segunda Bienaventuranza: “Dichosos los afligidos, porque Dios los consolará”
 Tercera Bienaventuranza: “Dichosos los Humildes, porque heredarán la tierra”
 Cuarta Bienaventuranza: “Dichosos los que tienen hambre y sed de hacer la voluntad
de Dios, porque Dios los saciará” o “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de
justicia, porque ellos serán saciados”.
 Quinta Bienaventuranza: “Dichosos los misericordiosos, porque Dios tendrá
misericordia de ellos”
 Sexta Bienaventuranza: “Bienaventurados los limpios de Corazón, porque ellos verán a
Dios”
 Sexta Bienaventuranza: “Bienaventurados los limpios de Corazón, porque ellos verán a
Dios”
 Octava Bienaventuranza: “Dichosos los perseguidos por hacer la voluntad de Dios,
porque de ellos es el reino de los cielos””Dichosos serán ustedes cuando los injurien y
los persigan y digan contra ustedes toda clase de calumnias por causa mía”

Desarrollo:

Conforme a la Biblia podemos hallar en Proverbios 31:10 un elogio a la mujer virtuosa:


“Una mujer valiosa ¿Quién la encontrará? Es más preciosa que las perlas. Su marido confía en
ella y no le faltarán ganancias. Ella le hace el bien y nunca el mal todos los días de su vida. Busca
lana y lino, y trabaja con laboriosidad. Es como barco de comerciantes que de lejos trae sus
víveres. Se levanta cuando aún es de noche, distribuye la comida a sus criados y las tareas a sus
criadas. Examina un campo y lo compra; con lo que gana planta un viñedo. Se ajusta el cinturón
con fuerza y despliega la fuerza de sus brazos. Comprueba si sus tareas marchan bien y de noche
no se apaga su lámpara. Aplica sus manos para hilar y con sus dedos elabora el tejido. Tiende la
mano al necesitado, alarga sus brazos al pobre. No teme que la nieve dañe a sus criados, porque
todos van bien abrigados. Se confecciona mantas, y sus vestidos son de lino y púrpura. Su marido
es estimado en la ciudad, cuando se sienta con los ancianos del lugar. Teje telas de lino y las
vende, y proporciona cinturones al comerciante. Se viste de fortaleza y dignidad, y mira
esperanzada al porvenir. Abre su boca con sabiduría, su lengua enseña con amor. Vigila lo que
hacen sus criados y no come el pan de balde. Se levantan sus hijos para felicitarla, su marido
para elogiarla: ´muchas mujeres demostraron lo que valen, pero tú las superas a todas´.
Engañosa es la gracia, vana la hermosura; la mujer que teme al señor merece alabanza.
Alábenla por el éxito de su trabajo, que sus obras la engrandezcan en la plaza”

Virtud es una disposición constante del alma para las acciones conformes a la ley
moral. La virtud se opone al vicio, y tiene una gran importancia para la vida ética. Es una
disposición habitual y firme de hacer el bien. Lo busca y lo elige, a través de acciones
concretas. Permite a la persona dar lo mejor de sí misma.
Todo cuanto hay de verdadero, de noble, de justo, de puro, de amable, de honorable,
todo cuanto sea virtud y cosa digna de elogio, todo eso ténganlo en cuenta” (Flp 4, 8).«El
objetivo de una vida virtuosa consiste en llegar a ser semejante a Dios» (San Gregorio de Niza).

María Santísima escogida para ser la madre de Dios, es dotada con dones a la medida
de una misión tan importante. Es enriquecida desde el primer instante de su concepción con
una santidad singular.

La bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de pecado


original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios
omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano.

Cat.492 Esta "resplandeciente santidad del todo singular" de la que ella fue
"enriquecida desde el primer instante de su concepción", le viene toda entera de Cristo: ella es
"redimida de la manera más sublime en atención a los méritos de su Hijo". El Padre la ha
"bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo" (Ef 1, 3) más
que a ninguna otra persona creada. Él la ha "elegido en él, antes de la creación del mundo para
ser santa e inmaculada en su presencia, en el amor" (Ef 1, 4).

Nosotros pensamos y proyectamos, pero muchas veces nuestros proyectos, por


hermosos e importantes que parezcan, permanecen en la ineficacia; no ocurre así con Dios,
cuyo poder no tiene límites. De ahí que, al pensar Dios desde toda la eternidad en María,
Madre de su Hijo Unigénito hecho carne, confiera a esta elegida un carácter muy específico
para su existencia. Por eso podemos concluir que la elección de María no es el escoger
una persona determinada para una misión específica, sino la predestinación desde
antes de los siglos de una Madre para Jesucristo

Mucho se nos ha hablado de la Madre de Jesús, mujer que sin duda alguna ha sido
inspiración para muchos cristianos a lo largo de la historia. Pero ¿cuál es la razón por la que
ella es la mujer que Dios ama con gran predilección? Todos sabemos que fue escogida, para
que con su “sí” a Dios, nos abriera la puerta de los cielos, sin embargo; ella después de esto
pudo libremente optar por otro estilo de vida, pero esto no pasó y hoy se le conoce por sus
grandes virtudes, María es modelo de Virtud.

Esos dones infundidos en María, que después Jesús los transmite en palabras a la gente
en el sermón del monte, con las llamadas “bienaventuranzas” (Mateo 5.1-12); donde se puede
mostrar de algún modo el estilo de vida que siguió María Santísima y nosotros tenerla en
cuenta como “modelo de virtud” para alcanzar la verdadera felicidad.

La Virtuosa Virgen María es el espejo de las bienaventuranzas y del perfecto


seguimiento de Jesús. La fidelidad plena a la palabra de Dios, en cada momento de su vida, es
la causa de su bienaventuranza. No es bienaventurada simplemente por ser la madre del
Mesías, sino porque ha escuchado la palabra de Dios y la ha puesto en práctica (Lc 11,28). Su
vida entera es una floración de las Bienaventuranzas.
El “Magníficat” es el autorretrato psicológico de las Bienaventuranzas. Es el cantico del
alma henchida de agradecimiento que, en la austeridad de una vida sencilla, pone su dicha en
sentirse la predilecta de Dios. El “Magníficat” celebra la pobreza de María, la predilección de
Dios por los hambrientos, los humildes, los pobres; la fidelidad a Dios. Cantar el “Magníficat” a
nuestra señora nos abre caminos de esperanza, pero solo sí, con una razón pobre como la
suya estando abiertos a la acción del todopoderoso y a las necesidades de los hombres. La
Virgen en este canto anticipa la predicación de las bienaventuranzas. Al igual que Jesús, es la
única vez que se propone a sí misma como modelo, al referirse a la pobreza.

Primera Bienaventuranza:“Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el


reino de los cielos”

Y dio a luz a su hijo primogénito; le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre,


porque no había lugar para ellos en la sala principal de la casa ( Lc 2,7)

La discípula más perfecta y que mejor siguió su ejemplo fue María. Con la herencia
dejada por sus padres hubiera podido vivir cómodamente, pero quiso quedar pobre
reservándose una pequeña porción y dando todo lo demás en limosnas al templo y a los
pobres. Desde el principio resolvió en su corazón no poseer nada en el mundo. Los regalos
recibidos de los Magos fueron ciertamente valiosos, afirma san Bernardo, como convenía a su
regia majestad, pero se dieron a los pobres por manos de san José.

Por amor a la pobreza no se desdeñó en casarse con un trabajador como lo era José y
en sustentarse con el trabajo de sus manos, como coser y cocinar. Las riquezas de este mundo
eran para María como el barro que se pisa. Y así vivió siempre.

Nunca se apegó a nada material, siempre estuvo lista para recibir lo poco o lo mucho
que Dios le ofrecía, nunca se quejó de su vida de la pobreza y fue obediente en todo momento.
Afirma Jesucristo: "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los
Cielos" (Mt 5,3). Bienaventurados porque no quieren otra cosa más que a Dios y en Dios
encuentran todo bien y encuentran en la pobreza su paraíso en la tierra, como lo entendió san
Francisco al decir: "Mi Dios y mi todo"

La futura Reina de los cielos, trabajaba como una mujer más en medio rural en el que
vivía; sin que nada de lo que ella realizara pudiera predecir la grandeza de su destino. Solícita
en sus labores, modesta en sus dichos, firme en poner a Dios, y no a los hombres por guía de
sus acciones. La virgen fue consciente de su pequeñez e insignificancia. Vivió la pobreza del
espíritu; vivió la aceptación de esta humilde condición, según el espíritu de los pobres de Dios,
de los que María es la más sublime expresión.

Segunda Bienaventuranza:“Dichosos los afligidos, porque Dios los consolará”

Las lágrimas y el sufrimiento están en el mismo centro del misterio de María, como
había profetizado Simeón (L2, 35)…”y a ti misma una espada te atravesará el corazón; así
quedará descubierto la intención para muchos…”. Era natural que llorara ante la pérdida del
niño en el templo, al igual llora a los pies de la cruz. “Estaban junto a la cruz de Jesús su madre,
y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena” Jn 19, 25

San Juan fue testigo ocular de los dolores de María, los más terribles que puedan
pensarse, frente a la Cruz de la cual pende el Salvador. Este dolor es sublime y superior a
cualquier dolor humano. Sabemos que el dolor y sufrimiento, físico y moral, es consecuencia
del pecado, pero María, que nunca estuvo sometida al pecado, quiso Dios que sufriera sus
consecuencias, para que de esta manera uniendo sus sufrimientos a los de Cristo, colaborara
en la obra de redención.

Reveló el ángel a santa Brígida que la vida de la Virgen transcurrió entre sufrimientos.
Como suele crecer la rosa entre las espinas, así la santísima Virgen en este mundo creció entre
tribulaciones. La sola compasión ante las penas del Redentor bastó para hacerla mártir de la
paciencia. La crucificada concibió al crucificado. Y cuánto sufrió en el viaje a Egipto y en la
estancia allí, como todo el tiempo que vivió en la casita de Nazaret. Bastaba la sola presencia
de María ante Jesús muriendo en el Calvario para darnos a conocer cuán sublime y constante
fue su paciencia. "Estaba junto a la cruz de Jesús su Madre". Con el mérito de esta paciencia, se
convirtió en nuestra Madre y nos dio a luz a la vida de la gracia.

Si deseamos ser hijos de María es necesario que tratemos de imitarla en su paciencia


¿Qué cosa puede darse más meritoria y que más nos enriquezca en esta vida y más gloria
eterna nos consiga que sufrir con paciencia las penas? Dice Dios: "Cercaré su camino de
espinas" (Os 2,8). Los caminos de los elegidos están cercados de espinas. Como la valla de
espinas guarda la viña, así Dios rodea de tribulaciones a sus siervos para que no se apeguen a
la tierra. De este modo, concluye San Cipriano, la paciencia es la virtud que nos libra del
pecado y del infierno. Y la paciencia es la que hace a los santos. "La paciencia ha de ir
acompañada de obras perfectas”. Soportando con paz las cruces que vienen directamente de
Dios, es decir, la enfermedad, la pobreza, etc., como las que vienen de los hombres:
persecuciones, injurias y otras.

María saca su fortaleza de la oración, de la confianza en que la Voluntad de Dios es lo


mejor para nosotros, aunque no lo comprendamos. Es ella quien, con su compañía, su
fortaleza y su fe, nos da fuerzas en los momentos de dolor, en los sufrimientos diarios.

Tercera Bienaventuranza: “Dichosos los Humildes, porque heredarán la tierra”

Sal 37 11; 24 3-4 “en cambio los humildes heredarán la tierra y gozaran de paz
abundante”.

Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel
dejándola se fue. (Lc 1, 38). Este relato que tanto conocemos nos enseña claramente la
humildad de María.
La humildad es el fundamento y guardián de todas las virtudes. Y con razón, porque sin
humil- dad no es posible ninguna virtud en el alma.

María, siendo la primera y más perfecta discípula de Jesucristo en todas las virtudes,
también lo fue en esta virtud de la humildad, gracias a la cual mereció ser exaltada sobre todas
las criaturas...

El primer acto de humildad de un corazón es tener bajo el concepto de sí, respecto de


Dios.

María se veía tan pequeña, que si bien conocía que estaba enriquecida de gracias más
que los demás, no se ensalzaba sobre ninguno. No es que la Virgen se considerase pecadora,
porque la humildad es andar con verdad, y María sabía que jamás había ofendido a Dios.
Tampoco dejaba de reconocer que había recibido de Dios mayores gracias que todas
las demás criaturas porque un corazón humilde reconoce, agradecido, los favores especiales
del Señor para humillarse más; pero la Madre de Dios, con la infinita grandeza y bondad de su
Dios, percibía mejor su pequeñez. Por eso se humillaba más que todos.

El humilde desvía las alabanzas que se le hacen y las refiere todas a Dios. María se
turba al oír las alabanzas de san Gabriel. Y cuando Isabel le dice: "Bendita Tú entre las
mujeres... ¿Y de dónde a mí que la Madre de mi Señor venga a visitarme? Feliz la que ha creído
que se cumplirían todas las cosas que le fueron dichas de parte de Dios" (Lc 1,42-45). María,
atribuyéndolo todo a Dios, le responde con el humilde cántico: "Mi alma engrandece al Señor".
Como si dijera: Isabel, tú me alabas porque he creído, y yo alabo a mi Dios porque ha querido
exaltarme del fondo de mi pequeñez.

Los humildes viven retirados y se esconden en el sitio peor; por eso María, cuando el
Hijo estaba predicando en aquella casa, como lo refiere san Mateo en el capítulo 12, y ella
quería hablarle, no quiso entrar sin más. Se quedó fuera y no interrumpió el sermón con su
autoridad de madre ni entró en la casa donde hablaba el Hijo. Por eso también, estando ella
con los discípulos en el Cenáculo se puso en el último lugar, que después de los demás la
nombra san Lucas cuando escribe: “Perseveraban todos unánimes en la oración, con las mujeres
y la Madre de Jesús” (Hch 1, 14). No es que san Lucas desconociera los méritos de la Madre de
Dios conforme a los cuales debería haberla nombrado en primer lugar, sino porque ella se
había puesto después de los apóstoles y las demás mujeres, y así los nombra san Lucas
conforme estaban colocados en aquel lugar.

No hay duda, como dice san Gregorio Niceno, de que para nuestra naturaleza caída no
hay virtud que tal vez le resulte más difícil de practicar que la de la humildad. Pero la única
manera de ser verdaderos hijos de María es siendo humildes. Dice san Bernardo: Si no
puedes imitar la virginidad de la humilde, imita la humildad de la Virgen.
Ella siente aversión a los soberbios y llama hacia sí a los humildes. "El que sea pequeño
que venga a Mí".
Son aquellos gramos de soberbia, que en algunos son kilos y en otros toneladas, los que
nos impiden, ir a Ella, ver lo que es evidente a los ojos de los sencillos y humildes. Dios ha
enviado a su Hijo a Salvarnos. Él quiere Salvarnos porque nos Ama. Así de sencillo. No
hemos hecho nada para merecerlo, por lo tanto tampoco ama más a unos que a otros, ni a
ricos, ni a pobres; ni a negros, ni a chinos; ni blancos, ni a hombres, ni a
mujeres…Simplemente nos ama a todos. Pero son los soberbios, porque tenemos mucho o
sabemos mucho que empezamos a ponerle obstáculos a Su Voluntad. Empezamos a preguntar
más de la cuenta, a poner en duda todo y a exigir pruebas innecesarias. Todo ello, porque no
nos basta Su Palabra, porque dada nuestra sapiencia falta lógica a algunas de sus
argumentaciones, no encajan con nuestros esquemas, contradice lo que sabemos o
creemos…en definitiva, nos falta fe; no llegamos a creerle.

Cuando recibimos de Dios una gracia, un don, una llamada…, entonces debemos mirar
como María acogió lo que Dios le pedía: humildad, obediencia, fe y confianza.
En nuestra incapacidad para responder siempre "SÍ" sin pedir a Dios nada a cambio,
María emerge como modelo de humildad: nunca pide nada para sí, siempre da; espera, aun
cuando no entiende nada y el sufrimiento la agita. Deviene así, por tanto, en modelo de
sacrificio y penitencia en el más sublime de sus sentidos y expresiones; también en el más alto
modelo de obediencia, porque encarna en su vida la Voluntad de Dios a la letra, como dice
Jesús a Francisco -EP 1-.

Es propio de los humildes el servicio. María se fue a servir a Isabel durante tres meses;
a lo que comenta san Bernardo: Se admiró Isabel de que llegara María a visitarla, pero mucho
más se admiraría al ver que no llegó para ser servida, sino para servirla.

Cuarta Bienaventuranza:“Dichosos los que tienen hambre y sed de hacer la


voluntad de Dios, porque Dios los saciará” o
“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”.

Es la cuarta bienaventuranza, cuya traducción directa afirma que son “dichosos los que
tienen hambre y sed de hacer lo que Dios exige, pues Él hará que se cumplan sus deseos” (Mt
5, 6)

Aquí está claro que seremos dichosos en la medida en que hagamos lo que Dios exige,
en que pongamos en práctica las enseñanzas evangélicas

Sal 1, 1-2 “Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se entretiene en el
camino de los pecadores, ni se sienta con los arrogantes, sino que pone su alegría en la Ley del
señor, meditándola día y noche.”

En su otra forma, “bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque
ellos sarán saciados”, nos remite al concepto de justicia, la cual puede definirse como dar a
cada quien lo que le corresponde; esto es, el valor por el que la persona se esfuerza
constantemente por dar a los demás lo que es debido, de acuerdo con el cumplimiento de sus
propios deberes y de acuerdo con los derechos personales.

Además la redacción de la bienaventuranza nos da a entender que así como el hambre y la


sed son dos necesidades vitales para el hombre, la justicia es otra necesidad imperiosa para la
vida. La justicia es la que nos lleva a cumplir con aquello de que “lo que quieras para ti y para
los tuyos, quiérelo para los demás”.

El Papa Francisco nos dice "otra gran afirmación de Jesús dirigida a quienes «luchan
por la justicia, para que haya justicia en el mundo». La realidad nos muestra, cuán fácil es
«entrar en las patotas de la corrupción», formar parte de «esa política cotidiana del doy para
que me des» donde «todo es negocio». «Cuánta gente sufre por estas injusticias».
Precisamente ante esto «Jesús dice: son bienaventurados los que luchan contra estas
injusticias». Lo que hay que saber es que esto desear justicia «es una doctrina a
contracorriente» respecto a «lo que el mundo nos dice» ( Misa en Santa Marta 9 de junio de
2014).

María experimentó en su vida sensaciones ingratas y dolorosas. Sintió en hambre y


sed de justicia, de la santidad, de oír la palabra de Dios, guardándola en su corazón (Lc 2,19-
51). Ante la voluntad de Dios que le propone el ángel, pronuncia si “hágase”, que es la manera
bíblica de expresar su sumisión total. Deseo, ansia de que se cumpla de voluntad de Dios; no
una aceptación resignada sino un gozo impaciente de que se haga lo que el Señor desea.

Quinta Bienaventuranza: “Dichosos los misericordiosos, porque Dios tendrá


misericordia de ellos”

El corazón de María está lleno de misericordia. Ella fue la discípula más fiel de su hijo.
Amor y ternura en Belén; compasión dolorosa en la calle de la amargura y al pie de la cruz.

La misericordia de María no conoció límites y traspasó las fronteras de lo


comprensible. Ella perdonó y olvidó las ofensas recibidas, aun teniendo (humanamente
hablando) motivos más que suficientes para odiar y guardar rencor. Perdonó y olvidó la
maldad y crueldad de Herodes que quiso dar muerte a su pequeñín. Perdonó y olvidó las
malas lenguas que la maldecían y calumniaban a causa de su Hijo. Perdonó y olvidó a los
íntimos del Maestro tras el abandono traidor la noche del prendimiento. Perdonó y olvidó, en
sintonía con el corazón de Jesús, a los que el viernes Santo crucificaron al que era el fruto de
sus entrañas.

María es Madre de Misericordia que perdona a Pedro que niega a su hijo, también a
Judas el traidor y a los que crucifican a Cristo. Pienso que ella repite con su Hijo: “Padre,
perdónalos porque no saben lo que hacen… Y también hoy sigue perdonando y olvidando a
todos los que pecando continuamos ultrajando a su divino Jesús.

María nos ofrece la Misericordia de Cristo y nos orienta hacia Él.

María es el camino del perdón. Por eso, nos conduce al Confesionario, a la Eucaristía…
El Rosario es el camino de oración para alcanzar la misericordia de Cristo y experimentar el
amor misericordioso de la Madre.

La Virgen estaba habituada a preocuparse de las necesidades de los demás y a


ofrecerse voluntariosa para remediarlas.

Prov 3,3 “No dejes que se retiren de ti el amor y la fidelidad; átalas a tu cuello, grábalas
a tu corazón.”

La caridad es la virtud por excelencia del cristianismo. Comprende el amor


sobrenatural a Dios, al prójimo y a nosotros mismos. Sin caridad no existen las demás virtudes
y, faltando ella, cualquier obra por buena que pareciese sería de ningún valor. La caridad
resplandece en la vida de Nuestra Señora, compañera inseparable del Señor en el gran
misterio del amor, que es la Redención de la humanidad; Ella llena de gracia debía tener la
medida más colmada de caridad; la maternidad divina y la maternidad espiritual sobre
nosotros, es obra toda de amor así como sus manifestaciones como abogada e intercesora.

María, viviendo en la tierra, estuvo tan llena de caridad que socorría las necesidades
sin que se lo pidiese ¡Como se apuraba cuando se trataba de socorrer al prójimo! Cuando fue
para cumplir oficios de caridad a casa de Isabel.
Su exquisita sensibilidad estaba al servicio del amor. Da la impresión de que llegaba a sentir
como en carne propia los aprietos y apuros de todos aquellos que convivían junto Ella. Por eso
no es de extrañar que en la boda aquella de Caná, mientras colaboraba con el servicio,
percibiera enseguida la angustia de los anfitriones porque se había terminado el vino. De
inmediato puso su amor en acto para remediar la bochornosa situación. Ella sabía quién
asistía también al banquete. Tenía muy claro quién podía poner solución al asunto. Ni corta ni
perezosa, pidió a Jesús, su Hijo, que hiciera un milagro. Y, aunque Él pareció resistirse al inicio,
no pudo ante aquella mirada de ternura y cariño de su Madre. El amor de María precipitó la
hora de Cristo.

“La renuncia total a uno mismo quiere decir aceptar con una sonrisa lo que Él da y lo
que Él toma…Dar todo lo que pida, aunque sea el buen nombre o la salud: esto es renuncia a
uno mismo, y entonces eres libre”

Madre Teresa de Calcuta

En María triunfa la Misericordia. Por eso, es privilegiadamente asunta al Cielo en


cuerpo y alma, coronada Reina y Madre de Misericordia.
Sexta Bienaventuranza:“Bienaventurados los limpios de Corazón, porque ellos
verán a Dios”

“María guardaba todas estas cosas, ponderándolas en su corazón”. (Lc 2, 19)

La bienaventuranza nos habla sobre los limpios de corazón. La palabra corazón tiene
en la Biblia un significado especial. En 1Sam 16, 7 se nos dice:“Dios no mira las apariencias,
sino que mira el corazón”

Nos dice el Papa Francisco que cada uno tiene que aprender a descubrir aquello que
‘contamina’ su corazón, formarse una conciencia recta y sensible, ser capaz de discernir lo que
es la voluntad de Dios, lo bueno, como fue capaz María Santísima.

La pureza de corazón, necesaria para el amor, se consigue en primer lugar mediante la


unión con Dios en la oración. Donde nos toca la gracia de Dios, surge un camino para un amor
humano indiviso. Una persona casta puede amar con un corazón sincero e indiviso [2520,
2532]
Si nos dirigimos a Dios con intención sincera, Él transforma nuestro corazón. Nos da la fuerza
para corresponder a su voluntad y para rechazar pensamientos, fantasías y deseos impuros.

El corazón es símbolo de la intimidad de la persona. Los hombres, cuando se refieren al


amor, lo piensan y lo colocan en el corazón. En el corazón de María, honramos su vida, sus
pensamientos y afectos, sus virtudes y méritos, su santidad, toda su grandeza y hermosura; su
amor a Dios, a su Hijo Jesús ya los hombres.

La Virgen María nos muestra la necesidad de tener un corazón puro para que el Señor
Jesús pueda vivir en nuestro interior y de ahí naciese la Salvación. Y consagrarnos a ella nos
lleva a que nuestra plegaria sea el medio por el cual se nos revele Jesucristo plenamente y nos
lleve al camino por el cual seremos colmados por el Espíritu Santo.

Como remedio a los males actuales, la misma Virgen nos ofrece su Corazón
Inmaculado, que es ternura y dulzura, pero también exigencia de oración, sacrificio,
penitencia, generosidad y entrega. Debemos pedirle a María que nos ayude a imitar sus
virtudes.

Salmo 51 (50)Crea en mí, Dios mío, un corazón puro,


y renueva la firmeza de mi espíritu.
No me arrojes lejos de tu presencia
ni retires de mí tu santo espíritu.
Devuélveme la alegría de tu salvación,
que tu espíritu generoso me sostenga

La Virgen es pura de cuerpo y de alma.” María entonces dijo al ángel: “¿Cómo puede
ser eso, si no conozco varón? Contestó el ángel: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el
poder del Altísimo te cubrirá; por eso el santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios. (Lc
1,34-35)

“Se deduce que María había hecho voto de guardar la virginidad. María es virgen en la
concepción de Cristo Esta virginidad física de María es también una virginidad espiritual, que
va ligada a la maternidad espiritual de María: “Al concebir a Cristo, al traerlo al mundo, al
alimentarlo, al presentarlo en el Templo a su Padre, al sufrir con su Hijo que murió en la Cruz,
aportó a la obra del salvador una cooperación absolutamente sin parecido por su obediencia,
su fe, su esperanza, su ardiente caridad, para que se devuelva a las almas la vida sobrenatural.
Por eso se ha convertido para nosotros en el Orden de la gracia, nuestra Madre” La virginidad
espiritual de María es un modelo para todos los fieles. Ella ofrece el modelo de la virgen y de la
madre:” en su obediencia y en su fe fue donde engendró al Hijo del Padre”.

Séptima Bienaventuranza: “Dichosos los que construyen la paz, porque Dios los
llamará sus hijos.”

¡Shalom! Paz! era el saludo con el que María comunicaba la Paz (Lc 1,40). Su porte
sereno, su equilibrio afectivo, su alma Virgen, su confianza plena en Dios, su abandono total, le
daba esa elegancia serena y espiritual, que es la expresión de toda paz; todas sus palabras son
indicios de ésta bienaventuranza.

María, es símbolo de Paz, ella construyo la paz desde el “SI” Que dio al ángel en el
anuncia, a no poner obstáculos ante la voluntad de Dios en el designio divino. Fue
constructora de paz en la vida de Jesús no interponiéndose a nada, solo escuchaba,
acompañaba, colaboraba desde el silencio; aun así cuando su hijo era insultado, provocado,
maltratado, cuando su hijo el salvador estuvo a prueba 40 días solo en el desierto, ella
mantuvo la paz en si misma confiando en la voluntad divina del padre. Fue promotora de paz
incluso en la pasión de su hijo Jesús cuando era degradado, nunca vacilo, nunca se interpuso,
nunca dudo, en más se unió a su hijo en el sufrimiento de la cruz participando en el misterio
de la resurrección.

Fue mediadora de Paz junto a los apóstoles cuando luego del calvario se reunieron con
miedo y duda en una casa con las puertas cerradas por miedo a los judíos, transmitiendo
esperanza y paz con su presencia ya que era la única que nunca perdió la Fe.

Así y en muchas ocasiones María fue constructora de Paz haciendo la voluntad de Dios
en todo momento, acompañando a su hijo y luego con los apóstoles como la primera
comunidad orante de Iglesia inmediatamente después de la venida del Espíritu Santo.

Octava Bienaventuranza: “Dichosos los perseguidos por hacer la voluntad de Dios,


porque de ellos es el reino de los cielos”

”Dichosos serán ustedes cuando los injurien y los persigan y digan contra ustedes toda
clase de calumnias por causa mía”

1 Pe 3 14; 4 14“Dichosos si tienen que padecer por hacer lo que Dios quiere”.
Dichosos si son insultados por el nombre de Cristo; eso indica que el Espíritu glorioso
de Dios reposa sobre ustedes.

María por más que fue dotada con dones especiales por Dios, bendecida, guiada, no
estuvo exenta de las persecuciones, de miedos. Pero siempre se mantuvo fiel y confiada de la
voluntad de nuestro Dios.

Uno de los momentos fue en el nacimiento de Jesús cuando los magos de Oriente se
presentan en busca del «Rey de los judíos que ha nacido». Pero esta visita de los magos atrae
la atención de Herodes que ordena matar a todos los niños de Belén y de toda su comarca. El
riesgo se cierne nuevamente sobre María, José y el niño. Pero el Ángel del Señor se aparece en
sueños a José y le dice: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate
allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle.» Él se levanta, toma
de noche al niño y a su madre, y se retira a Egipto; y permanece allí hasta la muerte de
Herodes.

Luego también en el calvario de su Hijo Jesús, se vieron en la necesidad de soportar en


silencio, para que el gentío no se diera cuenta de ellos, para no ser agredidos. Tenemos el
ejemplo de la negación de Pedro.
María llena de dolor, nunca vaciló, nunca se separó de su hijo aunque ella corriera
peligro de que fuera insultada y agredida por ser la madre del condenado; aun así ella
caminaba, sufría a la par de su hijo, oraba y al mismo tiempo sabía que eso debía suceder para
la salvación de muchos; ya que esa era la voluntad de Dios.

Por último encontramos a María junto con los apóstoles en Jerusalén luego de la
muerte de Jesús, ocultos para que no los mataran también a ellos, esperando la resurrección
de Jesús y la venida del “Espíritu Santo”; Ellos que eran como unos 120 incluidos algunas
mujeres y María santísima donde perseveraban unánimes en la oración” (Hc 1 12-14).

Para María no fue fácil, pero nunca claudicó; ella confió desde el primer momento y
mantuvo su fortaleza en la Oración. Nadie en la tierra ha practicado con tanta perfección como
la Virgen la gran enseñanza de nuestro Salvador: "Hay que rezar siempre y no cansarse de
rezar" (Lc 18,1). Nadie como María, nos da ejemplo de cómo tenemos necesidad de perseverar
en la oración, fue el más perfecto modelo de oración de cuantos han sido y serán. Su oración
fue continua y perseverante. Desde el primer momento en que con la vida gozó del uso
perfecto de la razón. Su oración fue siempre de sumo recogimiento, libre de cualquier
distracción o de sentimientos impropios. Ningún afecto desordenado ni distracción de la
mente pudo apartar a la Virgen de la luz de la contemplación, ni tampoco las ocupaciones. Por
el amor que tenía a la oración, amó la soledad.

DINÁMICA INDIVIDUAL (20 Minutos)

1- ¿Qué virtud de María ha tocado mi corazón? ¿Por qué? ¿Cómo la estoy aplicando
concretamente en mi vida – Formulación de propósitos.
2- ¿En cuál virtud debo trabajar más para ponerla en práctica en mi cuarto día?. Pienso en
cómo puedo aplicarla en forma concreta a mi vida – Formulación de propósitos.

DINÁMICA GRUPAL (20 Minutos)

1- Compartan en sus grupos las virtudes destacadas de cada uno y las virtudes que sienten
que es necesario fortalecer compartiendo experiencias. (20 Minutos)

6-ANUNCIO: “MARÍA FRENTE AL DOLOR”

Objetivo:

Meditar en los dolores de la virgen para poder enfrentar las diversas cruces de la vida.
Transformar a través de la fe el dolor en ocasión de redención.

Temas a tratar en el anuncio:

• Creer en Jesús duele.


• Los Siete Dolores de la Virgen.
• Primer Dolor: La profecía de Simeón en la presentación del Niño Jesús
• Segundo dolor: La huida a Egipto con Jesús y José
• Tercer Dolor: La pérdida de Jesús
• Cuarto Dolor: El encuentro de Jesús con la cruz a cuestas camino del calvario.
• Quinto Dolor: La crucifixión y la agonía de Jesús
• Sexto Dolor: La lanzada y el recibir en brazos a Jesús ya muerto
• Séptimo Dolor: El entierro de Jesús y la soledad de María
• Fortaleza para superar la prueba de la cruz.
• Nuestro dolor también es el dolor de María. Nuestra Cruz.
• Juan evangelista al pie de la cruz.

Desarrollo:

Ella estaba de pie junto a la cruz. Ninguna otra cosa hubiese sido decorosa en la Madre
de Cristo” (San Ambrosio)

No es posible para el cristiano meditar y recorrer el camino de la Cruz sin encontrarse


con la Madre de Dios, la Madre de Aquel que cargó con nuestras culpas y nos redimió con su
sangre; es la Madre del Nazareno Crucificado, María la Madre de Jesús y también Madre
nuestra, la mujer del “fiat” y el “Magníficat”, la sierva del Señor, la del “hagan lo que Él les
diga”; la misma que con su silencio y escucha nos invita a ser verdaderos discípulos de Jesús, a
seguirle incondicionalmente hasta la entrega de la propia vida por causa del Evangelio.

En muchos países hispanoamericanos, los católicos conocen al viernes anterior al


Domingo de Ramos como “Viernes de Dolores”, en memoria de nuestra Madre María, bajo la
advocación de “Nuestra Señora de los Dolores”, “La Virgen de la Soledad”, “la Virgen
Dolorosa”, entre otras. No obstante su fiesta litúrgica oficial es cada 15 de septiembre, el amor
y el recuerdo por la Madre en esta antesala a los días santos de la Semana Mayor, anima la
reflexión espiritual y la vivencia cristiana de los misterios de la Pasión.

En esta advocación de Nuestra Señora de los Dolores, María nos enseña una gran
lección a todos los cristianos: Creer en Jesús duele. No, no estoy diciendo nada fuera de
lugar, de verdad duele; decirle “sí” al Señor implica la negación de uno mismo y el rechazo e
incomprensión del mundo, de todos aquellos para quienes seguir el Camino es un sin sentido
y servirle a un Rey Crucificado es absurdo y ridículo. Muy bien lo sabe nuestra Madre María, la
que vivió este discipulado tan especial de principio a fin; María es la Madre del amor en el
dolor, María sabe lo que es el dolor de la fe.

Pero el dolor de la fe no es un vacío o una derrota, más bien es la certeza de que se ama
algo auténtico y verdadero, por lo que se es capaz de permanecer firme y traspasar cualquier
dificultad. Nos lo decía la Beata Teresa de Calcuta: “Ama hasta que te duela, sí no duele no es
amor”. El de María es verdadero amor, porque responde con amor fiel a la llamada de Dios a
ser la Madre del Salvador; en su “sí” se mantiene firme de principio a fin, por toda la
eternidad, y por amor entrega todo a Jesús, pone su vida entera a disposición de la obra
salvadora de su Hijo Jesús, entrega hasta su dolor, porque aunque sabía y creía que era
necesario que su Hijo padeciera para nuestra salvación, no le era fácil verlo sufrir sin evitar
sufrir Ella.

María es la madre del amor, Madre del Amor Encarnado: Jesús, nuestro Redentor. Ella
nos enseña, silenciosamente en esta advocación, que se puede tener fe en Dios frente a las
pruebas, al sufrimiento y las dificultades, que a pesar de la existencia de la Cruz, el dolor
puede convertirse en esperanza de salvación. Normalmente se identifican siete dolores de la
Virgen María, relacionados con siete momentos difíciles que como Madre de Jesús afrontó;
pero nada como el dolor de ver a Jesús, su hijo, clavado en la cruz: Las palabras son
insuficientes para describir el dolor de María en ese momento, el dolor de la Madre no es
poco, es profundo, es sufriente, desgarra su corazón… Pero sin importar la magnitud del dolor,
Ella permanece firme, fiel a la voluntad de Dios.

Nos narra el Evangelio según San Juan 19, 25 que junto a la cruz de Jesús estaba su
Madre; fíjate en un detalle de este pasaje del Evangelio: San Juan no nos dice que María estaba
“de pie”, solo nos dice que estaba “junto a la cruz de Jesús”; es como si el Evangelista quisiera
decirnos en este detalle “Sí, Ella sufrió, no fue fácil para Ella ver a su Hijo en la Cruz, pero allí
estaba, fielmente unida a la Cruz de Jesús”. Por eso la Iglesia presenta habitualmente esta
escena en su predicación y en el arte sagrado con una Virgen María, dolorosa sí, pero de pie, al
lado de la cruz de Jesús.

Y tú, ante la cruz de Jesús ¿dónde estás? ¿Estás de pie junto a la cruz como María? Lo
más fácil siempre será huir y dejar la Cruz, pero es de cristianos valientes permanecer de pie
junto a la Cruz, junto a Jesús, uniendo mi sufrimiento al de mi Señor, cristianos dolorosos pero
firmes, como María. Humanamente esto es imposible y hasta absurdo, pero con Dios sí es
posible. Estas palabras de San Pablo nos dicen por qué: “llevamos este tesoro en recipientes de
barro para que aparezca que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no de nosotros.
Atribulados en todo, más no aplastados; perplejos, más no desesperados; perseguidos, más no
abandonados; derribados, más no aniquilados. Llevemos siempre en nuestros cuerpos por todas
partes el morir de Jesús, a fin de que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo”
(2ª Corintios 4, 7-10).

El creer y seguir a Jesús no te promete que dejarás de sufrir y de tener problemas, pero
estando con Dios tu yugo será liviano, porque el Señor Jesucristo te ayudará a llevarlo, Él lleva
ya sobre sus hombros nuestras cargas y se entrega nuevamente ante el altar del Padre como
cordero por amor a nosotros; Él es el “varón de dolores” y junto a Él siempre fiel está María,
Nuestra Señora de los Dolores, acompañando y rogando por nuestras dificultades, cargas,
sufrimientos… acompañando a Jesús, siempre fiel en el Calvario, siempre firme junto a la Cruz.

Finalizando estas líneas y después de todo lo que antes he escrito me pongo a pensar,
de dónde María sacó tremenda fortaleza para superar la prueba de la Cruz de Cristo y me
vienen a la mente dos cosas que pueden ayudarnos a nosotros a vivir el dolor de la fe:
Primero, María creyó, su dolor estaba sostenido por la fe en Dios que le había dicho desde el
inicio por medio del ángel “llena eres de gracia, el Señor está contigo”; Ella sabía que el Señor
estaba siempre con Ella y que la voluntad de Dios siempre es buena y perfecta, aunque no se
entienda. Segundo, me imagino a María mirando a Jesús Crucificado, cara a cara con el Hijo,
cruzando sus miradas de amor en un diálogo silencioso de madre con el hijo amado. Eso debe
haber fortalecido tanto a María, incluso para entender la encomienda que luego su propio hijo
le daría: “Mujer, allí tienes a tu hijo”; estar junto a la Cruz es mirar a Jesús y si lo miras con fe,
Él te fortalecerá, te consolará, te sostendrá. Solo cree, míralo, permanece firme. ¿Duele? Sí,
duele; ¿cuesta? Sí, cuesta, no es fácil. Pero “Allí tienes a tu Madre”.

Primer Dolor: La profecía de Simeón en la presentación del Niño Jesús

Virgen María: por el dolor que sentiste cuando Simeón te anunció que una espada de
dolor atravesaría tu alma, por los sufrimientos de Jesús, y ya en cierto modo te manifestó que
tu participación en nuestra redención como corredentora sería a base de dolor; te
acompañamos en este dolor... Y, por los méritos del mismo, haz que seamos dignos hijos tuyos
y sepamos imitar tus virtudes.

Segundo Dolor: La huida a Egipto con Jesús y José

Virgen María: por el dolor que sentiste cuando tuviste que huir precipitadamente tan
lejos, pasando grandes penalidades, sobre todo al ser tu Hijo tan pequeño; al poco de nacer, ya
era perseguido de muerte el que precisamente había venido a traernos vida eterna; te
acompañamos en este dolor. . . Y, por los méritos del mismo, haz que sepamos huir siempre de
las tentaciones del demonio.
Tercer dolor: La pérdida de Jesús

Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al perder a tu
Hijo; tres días buscándolo angustiada; pensarías qué le habría podido ocurrir en una edad en
que todavía dependía de tu cuidado y de San José; te acompañamos en este dolor. . . Y, por los
méritos del mismo, haz que los jóvenes no se pierdan por malos caminos.

Cuarto Dolor: El encuentro de Jesús con la cruz a cuestas camino del calvario

Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver a tu Hijo
cargado con la cruz, como cargado con nuestras culpas, llevando el instrumento de su propio
suplicio de muerte; Él, que era creador de la vida, aceptó por nosotros sufrir este desprecio
tan grande de ser condenado a muerte y precisamente muerte de cruz, después de haber sido
azotado como si fuera un malhechor y, siendo verdadero Rey de reyes, coronado de espinas;
ni la mejor corona del mundo hubiera sido suficiente para honrarle y ceñírsela en su frente;
en cambio, le dieron lo peor del mundo clavándole las espinas en la frente y, aunque le
ocasionarían un gran dolor físico, aún mayor sería el dolor espiritual por ser una burla y una
humillación tan grande; sufrió y se humilló hasta lo indecible, para levantarnos a nosotros del
pecado; te acompañamos en este dolor . . . Y, por los méritos del mismo, haz que seamos
dignos vasallos de tan gran Rey y sepamos ser humildes como Él lo fue.

Quinto Dolor: La crucifixión y la agonía de Jesús

Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver la crueldad
de clavar los clavos en las manos y pies de tu amadísimo Hijo, y luego al verle agonizando en
la cruz; para darnos vida a nosotros, llevó su pasión hasta la muerte, y éste era el momento
cumbre de su pasión; Tú misma también te sentirías morir de dolor en aquel momento; te
acompañamos en este dolor. Y, por los méritos del mismo, no permitas que jamás muramos
por el pecado y haz que podamos recibir los frutos de la redención.

Sexto Dolor: La lanzada y el recibir en brazos a Jesús ya muerto

Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver la lanzada
que dieron en el corazón de tu Hijo; sentirías como si la hubieran dado en tu propio corazón;
el Corazón Divino, símbolo del gran amor que Jesús tuvo ya no solamente a Ti como Madre,
sino también a nosotros por quienes dio la vida; y Tú, que habías tenido en tus brazos a tu Hijo
sonriente y lleno de bondad, ahora te lo devolvían muerto, víctima de la maldad de algunos
hombres y también víctima de nuestros pecados; te acompañamos en este dolor... Y, por los
méritos del mismo, haz que sepamos amar a Jesús como Él nos amó.

Séptimo Dolor: El entierro de Jesús y la soledad de María


Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al enterrar a tu
Hijo; El, que era creador, dueño y señor de todo el universo, era enterrado en tierra; llevó su
humillación hasta el último momento; y aunque Tú supieras que al tercer día resucitaría, el
trance de la muerte era real; te quitaron a Jesús por la muerte más injusta que se haya podido
dar en todo el mundo en todos los siglos; siendo la suprema inocencia y la bondad infinita, fue
torturado y muerto con la muerte más ignominiosa; tan caro pagó nuestro rescate por
nuestros pecados; y Tú, Madre nuestra adoptiva y corredentora, le acompañaste en todos sus
sufrimientos: y ahora te quedaste sola, llena de aflicción; te acompañamos en este dolor . . . Y,
por los méritos del mismo, concédenos a cada uno de nosotros la gracia particular que te
pedimos…

REFLEXIÓN SOBRE LOS DOLORES DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Recordemos que cuando todo el amor se ha concentrado en una sola persona, si ésta
falta, el corazón se siente tanto más solo cuanto mayor es aquel afecto. No importa que se
esté acompañado de otras y aun muchas personas que la rodeen de atenciones y
cuidados, ese corazón siente un vacío que nada ni nadie puede llenar.
Dos son los más grandes amores que pueden existir en una criatura: en el orden
natural, el amor de una madre a su hijo; en el orden sobrenatural, el de un alma santa a
su Dios.
Ahora bien estos dos amores, llevados a su grado más sublime, los encontramos en la
Santísima Virgen, pero reunidos en un solo ser, en Jesús, su Hijo y su Dios. Ninguna madre, ni
todas juntas, han tenido un amor maternal comparable al de la Madre de Dios. Ningún
santo ni todos juntos, incluyendo aun a todos los ángeles, han amado a Dios como la
Santísima Virgen.
Y con esos dos amores, los más grandes después del Amor divino, María amó a Jesús:
¿podemos entonces imaginarnos el vacío y la soledad del Corazón de la Santísima Virgen al
perder físicamente a su Hijo, además Dios verdadero?
Todo sufrimiento es una privación, pero una privación de algo que amamos. Cuando
amamos a una persona, el dolor consiste en que de una o de otra manera la
perdemos. Todos los sufrimientos se compendian en la muerte, en la muerte moral o en la
muerte física: unos la preparan, la acompañan otros o son consecuencia de ella. Toda pena nos
hace morir un poco; por eso el Apóstol decía: "..algo de mí muere todos los días". Y toda
muerte es una pérdida, una separación, una soledad.
En resumen, el dolor se puede medir por el amor que se profesa a la persona amada que se
pierde, de la que es preciso separarse. De aquí también que todo dolor sea en el fondo
una soledad, que se puede medir por el amor al ausente.
De esto razonamientos podríamos concluir que la Soledad de la Santísima Virgen fue
un dolor inmensamente más grande que el de toda criatura, aún incluidas todas
juntas; porque no hubo ni puede haber criatura cuyo amor sea más grande que el suyo.
Como sabemos el anciano Simeón le anunció a la Santísima Virgen que una espada
traspasaría su Corazón (Lc 2, 35). Esa espada era sin duda la Pasión de su Hijo, Pasión interna
que duró toda su vida, Pasión exterior que duró unas quince horas, pero que prepararon
ambas su muerte. Y la muerte de Jesús fue la Soledad de María.
Como ya mencionamos en el hecho doloroso de la huída a Egipto. Que amenazado
de muerte el Niño de Belén por Herodes el sanguinario, María y José huyen con el Niño
para salvarlo de la muerte. Sin duda que María tuvo noticia de la orgía de sangre
inocente que cubrió de luto a Belén. En cada uno de aquellos niños sacrificados veía
una imagen anticipada de la víctima del Calvario, de aquel tesoro que llevaba en su
regazo y que un día tendría que perder. Y en cada incidente del camino, era natural que
temiera encontrarse con los esbirros de Herodes que le arrebatarían a su Hijo y le darían
la muerte ante sus mismos ojos.
Ahora esta Soledad de María, es el dolor más grande que criatura alguna ha
sufrido. Ya vimos que la principal medida del dolor la da el amor. Por eso mismo la da
también el conocimiento; porque no se ama sino lo que se conoce, y cuanto mejor se
conoce tanto más se ama.
Ninguna criatura ha conocido a Jesús como María: lo conoció, porque lo trató
íntimamente durante treinta años; lo conoció por su fe vivísima y por las luces de los
Dones de ciencia, de inteligencia y de sabiduría. ¡Qué contemplación de los más arcanos
misterios de Dios como la de María! ¡Qué contemplación más profunda y más sublime y
más extensa!
Por eso nadie pudo apreciar como Ella la ausencia de Jesús. Es una misericordia
de Dios que la suma de dolor que hemos de sufrir durante toda nuestra vida no nos la dé
toda a la vez: el dolor humano va siempre como diluido en los instantes del tiempo. Lo
que sufrimos hoy no es lo que sufrimos ayer ni lo que sufriremos mañana. El dolor de
ayer ya pasó. el de mañana no existe todavía.
En efecto, cuántos se atormentan con su imaginación inventando penas futuras que
quizá no lleguen nunca, pero que en todo caso actualmente no existen y es absurdo
sufrirlas antes de que vengan ni tenemos gracia para sobrellevarlas, pues ese auxilio
divino vendrá hasta que la pena llegue.
Pero si Nuestro Señor nos descubriera el porvenir y nos hiciera ver de antemano todo
lo que tenemos que sufrir, entonces sí, cada vez que recordáramos esas penas, las
sufriríamos anticipadamente y se amargarían con esta perspectiva las alegrías de la vida.
Por ejemplo, si Dios revelara a una persona que moriría muy pronto y de la
enfermedad más repugnante y dolorosa, como cáncer, lepra, etc., y en la mayor
miseria y abandono, su imaginación la haría sufrir más que cuando de hecho llegaran esos
males. Es pues una gran bondad de Dios que nos vaya dando el dolor en pequeñas dosis,
para que nuestra debilidad pueda soportarlo.
No pasó así con la Santísima Virgen. Desde antes de la Encarnación no ignoraba que el
Mesías futuro sería un "varón de dolores". Durante su estancia en el Templo había leído
y meditado la Sagrada Escritura y la profecía de Isaías era demasiado clara.
Cuando la Anunciación, recibió una iluminación divina que le descubrió el plan
de la Redención y su participación en ella como Corredentora. Así debió ser, tanto por
la lealtad y delicadeza de Dios, que nunca pide a su criatura un sacrificio sin solicitar su
consentimiento, un consentimiento libre y con conocimiento de causa, no a ciegas;
porque la respuesta de María supone este conocimiento. No se dice "fiat" para recibir una
dignidad, un honor, sino para aceptar una pena.
Después, con la profecía de Simeón, recibió una nueva luz que la hizo penetrar más en
el misterio, así como la persecución de Herodes. En los años de Nazareth, en las íntimas
confidencias de Jesús, era imposible que no fuera éste uno de los temas principales. Si Jesús
habló varias veces a sus Apóstoles de su Pasión, ¿cómo no lo había de hacer con su Madre
Santísima?
De manera que María no podía ver a su Hijo, sino en el panorama sangriento de la
Pasión: veía sus manos y ya las veía traspasadas; contemplaba sus pies y le parecían ya
taladrados. ¿No lo había profetizado David?. Cuando acariciaba sus mejillas, sabía que las
habían de abofetear y de cubrir de salivas e inmundicias; cuando besa su frente, quedaba en
sus labios el sabor acre de la sangre. Cuando lo estrechaba en su regazo, presentía que
no muchos años después lo tendría también en sus brazos, pero yerto y destrozado...
Pero la Pasión exterior se queda muy lejos comparada con la Pasión interna, con la
Pasión del Corazón de Cristo. Aquélla fue para Él más bien un alivio: ¡deseaba tanto
sufrir por nosotros! Varias veces expresó este anhelo: "Tengo que ser bautizado con un
bautismo de sangre, ¡y cómo anhelo que llegue ese día! ". "Con un deseo inmenso he
deseado celebrar esta pascua", la pascua de su Sacrificio y de su muerte.
Y aunque su Pasión exterior duró sólo unas horas; la de su Corazón duró toda su
vida, desde la Encarnación hasta que expiró en la Cruz. Esta Pasión no es posible
comprenderla, si Dios mismo no la revela. Así lo ha hecho con algunas almas privilegiadas.
Pero a nadie se la manifestó como a la Santísima Virgen. Esa fue la espada que llevó
siempre clavada en su Corazón. ¿Podríamos comprender ahora un poco cómo las luces que
tuvo la Santísima Virgen aumentaron inmensamente su dolor?
La sensibilidad es otra de las circunstancias que hacen sufrir más. Hay que entender
aquí por sensibilidad no sólo la física, sino también la psíquica, lo que pudiéramos
también llamar finura y delicadeza de alma.
Es fácil comprender que, mientras más sensible es una persona, mayor es su
capacidad para amar como para sufrir; porque tiene una perspicacia muy afinada
para captar todos los detalles, todos los matices de una pena, donde otros nada ven o casi
nada.
Una contraprueba la tenemos en las personas degeneradas por el vicio que han
perdido esa sensibilidad. Un alcohólico, por ejemplo, puede contemplar la ruina de su
hogar causada por él mismo, el hambre de sus hijos, el trabajo agobiador de su esposa
que él explota; y nada de esto lo conmueve. Le pueden decir las palabras más duras o las
injurias que rebelarían a cualquier hombre; él ha perdido la dignidad, su sensibilidad
se ha embotado y nada le hace mella.
No cabe duda pues que en la medida en que crece la sensibilidad, crece el
dolor. Ahora bien, después de la humanidad de Jesús, ¿qué finura de alma puede
compararse con la exquisita de María? Fue delicadísima, porque fue mujer, porque fue
virgen, porque fue madre, porque fue santa. La mujer "bendita entre todas" y prototipo
de todas las mujeres; la Virgen de las vírgenes, de una pureza inmaculada; la Madre en
cuyo Corazón pudo caber un amor que envolvió al Hombre Dios y a toda la humanidad;
el alma más santa donde parece que se agotó el poder de Dios. Por eso fue de una
sensibilidad sin igual. Por eso también sufrió como nadie.
Otro de los motivos que aumentaron su pena fue e! comprobar que su dolor, lejos
de disminuir el de su Hijo, lo aumentaba. No puede haber un hijo bien nacido que no sufra
con las penas de su madre, tanto y más que con las suyas propias. ¿Qué decir de Jesús el hijo
más amantísimo que ha existido?
Además, aquí era un flujo y reflujo: María sufría por los sufrimientos de Jesús y por
aumentar Ella el dolor de su Hijo Jesús sufría de ver penar a su Madre y muy en especial,
por ser Él el motivo de las penas de María.
Alguien expresó: "Que nadie se admire si digo que el dolor de María no tuvo
semejante, que produjo en Ella efectos que no se pueden encontrar en ninguna otra
parte, porque no hay nada que pueda producirlos parecidos.
El Padre y el Hijo comparten en la eternidad una misma gloria; la Madre y el Hijo
comparten en el tiempo los mismos sufrimientos. El Padre y el Hijo tienen una misma
fuente de felicidad; la Madre y el Hijo, un mismo torrente de amargura. El Padre y el
Hijo, un mismo trono; la Madre y el Hijo, una misma cruz.
Si Jesús tiene la cabeza coronada de espinas, todas ellas desgarran a María; si le
presentan hiel y vinagre, María bebe toda su amargura; si lo clavan en la cruz, María
sufre toda la violencia de ese martirio.
Así sus sufrimientos se acrecientan sin medida, mientras que las olas que levantan
chocan unas contra otras en un flujo y reflujo continuos: a tal grado, que el amor de la
Santísima Virgen en esto es más infortunado; porque sufre con Jesús y no lo consuela,
comparte sus dolores y no los disminuye: al contrario se ve forzada a redoblar las penas
del Hijo porque se las comunica a la Madre".
Señalemos un último motivo -no porque se hayan agotado, sino en favor de la
brevedad- que aumentó el dolor de María. Es indudable que Jesús por ser nuestro
Redentor, Salvador y Santificador, por ser la Cabeza de su Cuerpo místico, por ser una
sola cosa con nosotros, hizo suyos todos los sufrimientos de los hombres en la sucesión de
los siglos. Antes de herir nuestro corazón, hirieron el suyo.
Pues bien, todas esas penas que se han sufrido y se sufrirán en la tierra María las hizo
suyas por un doble título: por haberlas hecho suyas su Hijo divino y por ser
nuestras, de nosotros que somos también sus hijos.
Como las aguas turbias al pasar por filtros se purifican, así todo el dolor
humano, al pasar por el Corazón de Cristo y de María, perdieron casi toda su
amargura, porque la dejaron en esos Corazones tan amorosos como dolientes.
Para darnos una idea de la magnitud del dolor de la Santísima Virgen, por
ejemplo, San Anselmo aseguraba que por grande que haya sido la crueldad con que
atormentaron a los mártires, fue leve, más bien fue nada, comparada con la crueldad
de la pasión de María.

NUESTRA CRUZ :NUESTRO DOLOR TAMBIÉN ES EL DOLOR DE MARÍA.

Como católicos e hijos de la Iglesia sabemos que María es Madre de toda la


Humanidad: Mujer, aquí tienes a tu Hijo. Luego dijo al discípulo: Aquí tienes a tu Madre (Jn
19, 26-27). Sabemos también que María por ser la siempre Virgen no padeció dolores de
parto al dar a luz a su hijo Jesús ya que como dice San Agustín Jesús atravesó el vientre de
María como lo hace un rayo de Luz al atravesar un fino cristal. Dios reservo sus dolores
maternales para aquel momento junto a la Cruz en la que nos da a luz a cada uno nosotros.
Fuimos engendrados por María en el dolor más profundo. Es justo entonces que como hijos
de María sepamos valorar, recordar y acompañar a la Madre en su dolor como Ella lo hace
en el dolor de su Hijo y en el de cada uno de nosotros.

María vivió plena y perfectamente la virtud del amor pero siempre bajo la sombra de la
cruz, por eso María es Madre del sufrimiento porque es Madre Aquel que nació para
inmolarse como víctima de amor por nuestro rescate y que como manso cordero se deja
conducir al matadero para quitar los pecados del mundo.

María es la Madre Dolorosa , porque, como Madre, ha formado, ha hecho crecer, ha


seguido, ha amado y ha ofrecido a su Hijo Jesús, como dócil y mansa víctima, a la divina
justicia del Padre. También, ella ha podido ser la ayuda y el consuelo más grande en su
inmenso sufrir.

En estos tiempos tan dolorosos María esta también como Madre al lado de cada uno de
nosotros para formarnos, ayudarnos y darnos ánimo en todo nuestro padecer.

Que maravilloso consuelo es contar con una Madre como María acompañándonos y
formándonos en el dolor personal de cada uno de nosotros con el contribuimos a la redención
llevada a cabo por Jesús!. En esto nuestra Madre debe ser siempre ejemplo y modelo por su
perfecta colaboración en la obra redentora de su Hijo.

La obra redentora continúa en el tiempo como continua en el tiempo su oficio de


Madre y Maestra que nos forma en nuestro padecer para transformar nuestra cruz en un
perfecto don de amor, para esto busca educarnos en la docilidad, en la mansedumbre y en la
humildad de corazón.
Nos preguntamos qué quiso decir Jesús cuando dijo: “El que quiera seguirme,
que renuncie así mismo cargue con su cruz y me siga (Mt. 16- 24)
Muchas personas interpretan “cruz”, como parte de la carga que deben llevar en su
vida. Con orgullo de autocompasión, dicen, “Esa es mi cruz que tengo que llevar.” Tal
interpretación no es lo que Jesús quiso decir cuando dijo: “Toma tu cruz y sígueme.”
Cuando Jesús llevó su cruz hasta el Gólgota para ser crucificado, nadie pensaba en la
cruz como un símbolo de llevar una carga. Para una persona en el primer siglo, la cruz
significaba una cosa y una cosa solamente: la muerte de la manera más dolorosa y humillante
que los seres humanos podían desarrollar.
Dos mil años después, los cristianos ven la cruz como un símbolo preciado de la
expiación, el perdón, la gracia y el amor. Pero en tiempos de Jesús, la cruz representa nada
más que la muerte tortuosa. Debido a que los romanos forzaron a criminales condenados a
llevar su propia cruz hasta el lugar de la crucifixión, llevar una cruz significaba llevar su
instrumento propio de ejecución mientras se enfrentaba al ridículo en el camino a la muerte.
Por lo tanto, “Toma tu cruz y sígueme” significa estar dispuesto a morir para seguir a
Jesús. Esto se llama “morir a sí mismo.” Es un llamado a la entrega absoluta. Cada vez que
Jesús mandó a llevar la cruz, Él dijo: “Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el
que pierda su vida por mí, la salvará. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, y sin
embargo pierde o se destruye a sí mismo? “(Lucas 9:24-25). A pesar de que el llamado es
duro, la recompensa es inigualable.

El compromiso con Cristo significa tomar nuestra cruz cada día, abandonando nuestras
esperanzas, sueños, posesiones, incluso nuestra propia vida si es necesario por la causa de
Cristo. Sólo si voluntariamente tomamos nuestra cruz podemos ser llamados sus discípulos
(Lucas 14:27). Por la recompensa vale la pena pagar el precio . Y sabemos cuál es la
recompensa: El cielo

A Todos se nos asigna una cruz , esa cruz de cada día, mi cruz, la que solo puedo y debo
llevar yo. Es la cruz de la que quizás muchas veces reniego esa cruz que me duele tanto y que
a veces se me hace casi imposible de llevar. Será quizás la cruz de los problemas familiares, de
esa enfermedad, La cruz del trabajo ingrato y de mis obligaciones agobiantes, la cruz de las
convivencias con personas que no me llevo bien, esa cruz que es angustia y tormento, la cruz
de mis propias limitaciones y debilidades y tantas y tantas!!!

No obstante siempre debemos discernir si cargamos la cruz de la voluntad de


Dios y no otra, ya que el enemigo, el mundo y muchas veces nosotros mismos ponen en
nuestra vida cargas pesadas que nos llevan a la angustia sin Dios y a la desesperación.
La Cruz aunque pesada, debe ser siempre un signo de esperanza y de que Cristo camina
a nuestro lado.

Saber que la Cruz cuando viene de Dios es gracia y debemos pedir la gracia para
poderla cargar. Si renegamos de ella o la abandonamos dejamos solo a Jesús como solo quedo
en el huerto mientras sus discípulos dormían. Es una tentación muchas veces tirar todo por la
borda dejar mi cruz a un lado del camino y huir como lo hicieron los apóstoles.” Velad y orad
para que no entréis e la tentación” Mt 26,41) diría el Señor.

Hoy, cuando los dolores aumentan en todas partes, todos advertirán, cada vez con más
intensidad, la presencia de la Madre Celestial. Por esto cada vez son más las manifestaciones
de la Virgen.

No nos debe extrañar el hecho de que tantas imágenes de nuestra Madre lloren
lágrimas y lágrimas de sangre. Son lágrimas de amor y dolor a la que no debemos ser
indiferentes ya que es el dolor de una Madre que busca la conversión, el consuelo y la
salvación de sus hijos.

Ciertamente las lágrimas de la Virgen pertenecen al orden de los signos: testimonian la


presencia de la madre en la iglesia y en el mundo. Una madre llora cuando ve a sus hijos
amenazados por algún mal, espiritual o físico. María llora participando en el llanto de Cristo
por Jerusalén, junto al sepulcro de lázaro y por último, en el camino de la cruz.

Nuestra Señora de los Dolores en una revelación privada nos ilumina acerca de los
siete dolores que sufre la Virgen hoy: El rechazo hacia mi Hijo, el ateísmo, la falta de caridad,
los niños que no nacen, la incomprensión en las familias, el gran egoísmo de nuestros hijos
en el mundo, los corazones aún cerrados al amor de esta Madre.

Nuestro Señor dijo a la hna. Lucía en sus apariciones en Pontevedra, "mira el corazón
de tu madre rodeado de espinas por todas las ofensas e injurias con que se le hiere. Al menos
tú, procura consolarle."

JUAN AL PIE DE LA CRUZ.

De todos los discípulos Juan es el único que permaneció al pie de la Cruz junto a Jesús.
Era el momento de la prueba el momento al que se refería Jesús cuando le dice a sus apóstoles
que oraran para que no cayeran en la tentación tal cual lo mencionamos anteriormente. Lo
mismo que nos pide hoy a cada uno de nosotros. Nunca debemos ver nuestra Cruz como un
castigo. La verdadera cruz es una prueba, es una escalera que lleva al cielo nuestro verdadero
hogar. En la persona de Juan se cumple aquello que dice el apóstol en cuanto que el Amor
echa afuera el temor. El gran amor por su Maestro, Amigo y Redentor lo lleva a enfrentar y
vencer ese miedo que hubiera paralizado a cualquiera. Este mensaje también es para cada
uno de nosotros que debemos enfrentarnos constantemente con nuestros miedos, luchas y
desafíos. Y la respuesta no es otra: el Amor disipa las tinieblas de nuestros miedos y pánicos.
Vivamos nuestra vida en el amor, elijamos como forma de Vida el amor y veremos sanar
heridas y veremos cómo esos miedos se alejan y veremos también que serena se hace nuestro
tránsito en la tierra a pesar de nuestras cruces.
Es así que Juan el discípulo amado el discípulo del amor fue el único que pudo vencer el
miedo sobre todo ese miedo natural y lógico de poner en riesgo la propia vida. Fue el
discípulo que le lleva hasta Jesús a su Madre cuando más la necesitaba. Y debemos pensar
que también hoy nos acerca como Iglesia, como movimiento, a María. Seguramente en un
momento de nuestra historia en que estamos necesitando de la presencia de nuestra Madre. Y
no podía ser de otra manera, como uno de nuestros santos protectores y al cual le debemos
una gran de devoción nos acerca aún más la Virgen. María no puede estar ausente en
nuestras vidas, en nuestras cruces, en nuestro movimiento. He aquí nuestro retiro Mariano.
He aquí a tu Madre

Es el discípulo Joven que nos representó todos cuando Jesús Nos deja María como
nuestra Madre. En Juan Jesús nos vio a cada uno de nosotros presente allí en el calvario.

Juan lo vio padecer, lo escucho exclamar sus últimas palabras de amor y dolor infinito.
Estuvo presente cuando fue bajado de la cruz y entregado a su Madre que con dignidad de
reina recibe a su rey, y con amor de Madre lo llora con lágrimas amorosas. Como testigo de
privilegiado dolor, mucho tiene Juan para enseñarnos a nosotros, miembros de la Iglesia,
mucho para darnos a nosotros, sus amigos circulistas que lo invocamos constantemente. Su
juventud no fue impedimento para que Dios le permitiera ser testigo de tanto dolor, al
contrario Dios quiso un joven santo allí. También nuestros jóvenes como Juan están llamados
a acompañar a la Madre. No ha provocarle más dolores con nuestros pecados, sino a
consolarla a darle nuestro hombro y un corazón puro como el de Juan para que María pueda
desahogar su dolor que también hoy sufre místicamente porque nuestros pecados continúan
crucificando a su Hijo.

Ojala no hubiera sido yo quien con mis pecados lo azote, lo corone de espinas, le puse
sobre sus hombros el yugo pesado de la cruz, lo clave y crucifique, ojala no hubiera sido yo la
causa del dolor de la Virgen.

Durante el Viacrucis que a continuación vamos a vivir yo los invito a que meditemos en los
dolores de Jesús, los dolores de la Virgen y los dolores que hay en nuestra vida, aquellas
cruces que Dios permite que estén para que nos santifiquemos.

7-ANUNCIO: LA VOCACIÓN DE MARÍA


Objetivo:

1-Acrecentar a través de la María la vocación de hijo de Dios.

2- Promover el cuidado de la sexualidad, libertad y vida tomando a María como modelo.

Temas a tratar en el anuncio:


• La vocación, generalidades. La vocación de María.
• La lucha por mantener nuestra vocación de hijos de Dios
• La sexualidad como un don valioso. Importancia de cuidar la castidad en noviazgo, la
fidelidad, de controlar el deseo de masturbación y evitar la pornografía. El llamado de
quienes se sienten atraídos a la homosexualidad y lesbianismo.
• La libertad como la Gracia de los hijos de Dios: Dios nos ha creado como seres libres.
Las adicciones esclavizan: adicciones químicas y adicciones de la conducta
• La vida como el presente más preciado. Defensa de la vida, el aborto.
Desarrollo

Generalidades sobre la vocación

La vocación (sustantivo del verbo latino “vocare”, expresado en hebreo por qara' y en
griego por kaleo, = llamar) es la llamada de Dios, la elección por parte de Dios, que en su amor
eterno se hace presente al hombre y lo llama para investirlo de una misión. La vocación
cristiana en el bautismo es una invitación de Dios a la esfera de lo divino, a ser "criatura
nueva" (2Cor 5,17), "partícipes de la naturaleza divina" (2Pe 1,4).

La vocación interpela al hombre en su totalidad y hasta en su intimidad, poniendo de


manifiesto sus dotes de generosidad y aceptación del don divino o descubriendo, por el
contrario, las opuestas facultades de egoísmo y rechazo.

En el acto vocacional, Dios incide en la conciencia más recóndita del hombre, a lo más
íntimo de su corazón, produciendo un cambio en su existencia y transformándolo en un ser
nuevo. Normalmente le señala una misión que constituye una constante precisa; y, al mismo
tiempo, constante también es la aceptación, no exenta de dificultades, del contenido por parte
del interpelado acorde con la programación divina.(1)

Existe una criatura en la que el diálogo entre la libertad de Dios y la libertad del
hombre se realiza de modo perfecto, de manera que las dos libertades puedan actuar
realizando plenamente el proyecto vocacional; una criatura que nos ha sido dada para que en
ella podamos contemplar un perfecto designio vocacional, el que debería cumplirse en cada
uno de nosotros.

¡Es María, la imagen salida del designio de Dios sobre la criatura! Es, en efecto, criatura
como nosotros, pequeño fragmento en el que Dios ha podido verter todo su amor divino;
esperanza que nos ha sido dada para que mirándola, podamos también nosotros aceptar la
Palabra a fin de que se cumpla en nosotros.

María es la mujer en la que la Santísima Trinidad puede manifestar plenamente su


libertad electiva. Como dice San Bernardo comentando el mensaje del ángel Gabriel en la
anunciación: « Esta no es una Virgen encontrada en el último momento, ni por casualidad,
sino que fue elegida antes de los siglos; el Altísimo la predestinó y se la preparó ».(52) Y San
Agustín ya había escrito mucho antes: « Antes que el Verbo naciese de la Virgen, El ya la había
predestinado como su madre.

María es la imagen de la elección divina de toda criatura, elección hecha desde la


eternidad y totalmente libre, misteriosa y amante. Elección que, normalmente, va más allá de
lo que la criatura puede desear para sí: que le pide lo imposible y le exige sólo una cosa: el
valor de fiarse.

Pero la Virgen María es, también, modelo de la libertad humana en la respuesta a esta
elección. Ella es la muestra de lo que Dios puede hacer cuando encuentra una criatura libre de
acoger su propuesta. Libre de pronunciar su « sí », libre de encaminarse por la larga
peregrinación de la fe, que será también la peregrinación de su vocación de mujer llamada a
ser Madre del Salvador y Madre de la Iglesia. Aquel largo viaje se concluirá a los pies de la
cruz, con un « sí » todavía más misterioso y doloroso que la hará ser plenamente madre; y,
después, también en el cenáculo, donde engendra y sigue todavía hoy engendrando, con el
Espíritu, la Iglesia y cada vocación.

María, en fin, es la imagen perfectamente realizada de la « mujer », perfecta síntesis del


alma femenina y de la creatividad del Espíritu, que en Ella encuentra y escoge la esposa,
virgen madre de Dios y del hombre, hija del Altísimo y madre de todo viviente. ¡En Ella cada
mujer encuentra su vocación de virgen, de esposa, de madre!
( Obra Pontificia para las Vocaciones Eclesiásticas).

Para cada uno de nosotros, María es el modelo, por excelencia, de respuesta a


nuestra vocación. Ante el anuncio del Ángel, el llamado a ser la madre del Hijo de Dios, un
llamado desafiante porque ella aún no convivía con José, porque no era más que una
jovencita sin mucha experiencia y porque vivía en una sociedad que condenaba
severamente a la mujer en estos casos, ella dijo “Sí”, “Hágase en mí según has dicho”.

Que hermoso sería que los jóvenes descubrieran su vocación atendiendo a lo que Dios
espera de cada uno de ellos. Debemos tener en cuenta que la vocación es más que el interés
ocupacional o laboral sobre el que suelen cuestionarse al finalizar la escuela secundaria. La
vocación trasciende a todas las áreas de la vida de la persona y lo interpela en cómo está
llamado a vivir su sexualidad, cómo ha de desempeñar su rol como miembro de la sociedad,
cómo ha de actuar en el pleno ejercicio de su libertad, en qué postura ha de asumir ante
la vida propia y de los demás, etc.

En el acto vocacional la persona debe darle espacio a Dios para que Él ilumine lo
más íntimo de su corazón, produciendo un cambio en su existencia y transformándolo en un
ser nuevo. Porque como expresara San Pablo en la Carta a los Corintios, nuestra primer
vocación, nuestro primer llamado es a la santidad “santificados en Cristo Jesús, por vocación
santos,...” (1Cor 1,2). La santidad, pues, es la meta a la que estás convocado, no importa la
edad que tengas, no importa de qué te desempeñes, no importa cómo haya sido tu vida
hasta ahora y mucho menos importa cuántas veces te hayas alejado de su lado. Tienes la
dignidad de hijo de Dios y estás llamado a alcanzar tu vocación más plena: ser santo.
La lucha por mantener nuestra vocación de hijos de Dios

Luego de la caída de Adán y Eva, se generó el desorden de las potencias del alma,
provocado por el pecado original. El hombre quedó en rebeldía con Dios y consigo mismo
porque perdió el don de la integridad que le permitía el control perfecto de las pasiones. Se
ofuscó su mente, su voluntad, sus pasiones. La concupiscencia de la carne es consecuencia del
pecado original y su descontrol es tal que es imposible encauzarla sin la ayuda de la Gracia
Divina.

En esta lucha por adquirir la virtud de la pureza no estamos solos. Uno de los auxilios
más importantes es María. Ella es modelo, fuente de santidad y castidad. María es la que sabe
transformar una cueva de animales en casa de Jesús con unos pocos trapos y una montaña de
ternura. Es capaz también de hacer saltar un chico en el seno de su madre, ella es capaz de
darnos la alegría de Jesús. María es Madre primero. No se puede concebir ningún otro título de
María que no sea la madre, ella es madre porqué nos engendra a Jesús y nos ayuda con la
fuerza de Espíritu Santo a que Jesús nazca y crezca en nosotros es la que continuamente nos
está dando vida, es Madre de la Iglesia es maternidad, no tenemos derecho de tener
psicología de huérfanos o sea el cristiano no tiene derecho a ser huérfano. Tiene madre,
tenemos madre, una madre que no solo que nos da la vida sino que nos educa en la Fe, es
distinto buscar crecer en la Fe sin la ayuda de María es otra cosa es como crecer en la fe si en
la iglesia si pero en orfanato no, una Iglesia sin María es orfanato entonces ella nos educa nos
hace crecer nos acompaña toca las conciencias en el arrepentimiento.

Una madre cuida a su hijo hasta el fin y trata de salvarle la vida hasta el fin. Durante
toda la vida sabe tocar las conciencias y acompaña, en eso nos ayuda. María es la que ayuda a
bajar a Jesús en el abajamiento de Jesús lo trae del cielo a convivir con nosotros y es la que
mira cuida avisa.

En los momentos de turbulencia espiritual no queda otra que acogerse bajo el manto
de la Santa Madre de Dios, es la que protege la que defiende acordémonos del Apocalipsis, es
la que sale con el chico en brazos corriendo para que el dragón no devore al niño, nadie puede
prescindir de la Madre (Papa Francisco).

Hoy, en un mundo que confunde al joven, que le propone antivalores como modelos de
vida, María, como verdadera Madre, sale al encuentro de sus hijos para educarlos, guiarlos y
mostrar el camino a la verdadera felicidad, a su realización como persona, vivir con la
dignidad de hijos de Dios.
María nos llama a mantener nuestra vocación
de hijos de Dios, siendo el modelo que …

promueve en nosotros el
cuidado de nuestra…

SEXUALIDAD LIBERTAD VIDA


COMO UN DON MUY COMO LA GRACIA DE LOS COMO EL PRESENTE
VALIOSO HIJOS DE DIOS MÁS PRECIADO

Les proponemos desglosar cada una de estas ideas,

a. La sexualidad como un don valioso


Para brindar luz sobre estos temas es conveniente destacar qué entendemos por
sexualidad:

Sexualidad: “es nuestra manera masculina y femenina de vivir y actuar en este mundo.
La sexualidad supera la sola idea de “sexo” e involucra a toda la persona, toda su
personalidad. De modo que, el hombre y la mujer piensan, sienten, actúan y se manejan en la
vida de manera diferente.

La sexualidad humana es uno de los pilares de la “identidad” de la persona. Una de las


formas de definirnos “soy hombre”, “soy mujer”. Por tanto, si deseamos construir una
personalidad plena y saludable es fundamental cuidar este aspecto esencial de la identidad
humana. Cuando hablamos de “cuidar” nuestra sexualidad y la de nuestros jóvenes debemos
abordar algunos temas que generan mucho cuestionamiento en la sociedad actual.

Clarifiquemos algunas ideas que el mundo de hoy, desde una óptica relativista y
carente de valores, ha distorsionado.

• La Castidad: Es la actuación ordenada de la sexualidad, de acuerdo a sus fines


propios y al estado de cada persona.
La virginal castidad de María, nos obliga a nosotros, sus hijos espirituales, a reconsiderar
bajo su inspiración nuestras propias prácticas de la virtud de castidad en pensamientos,
deseos, miradas, palabras y actos. (Afirmación del Jesuita Bertrand en uno de sus textos
“Corazón de María Virginal”).

Es la actuación ordenada de la sexualidad de acuerdo a los fines de ésta, y según el estado


de cada persona. Así el soltero debe procurar ser casto tanto como el casado, ya que la
castidad consiste en el dominio de sí, de los deseos desordenados y supone superación del
propio egoísmo.
La pureza es una virtud eminentemente positiva y constructiva que templa el carácter y lo
fortalece. Produce Paz, equilibrio de espíritu, armonía interior. Purifica el Amor y lo eleva. Lo
que es imposible es guardar la pureza del cuerpo, sin guardar un corazón y pensamientos
puros.

San Pio X afirma que los pensamientos contrarios a la pureza son pecado cuando
voluntariamente damos motivo a tenerlo y cuando consentimos o nos exponemos a peligros
próximos de consentir en ellos. Por tanto, si no vigilas tu imaginación y tus pensamientos, si
no evitas películas, programas páginas de la web que abren las puertas a una sexualidad
desordenada, es imposible que logres guardar la Castidad.

Un tema importante en este punto es la importancia de guardar la castidad en el


noviazgo. Vivir castamente esta relación tiene una gran importancia, no sólo por la razón
suprema de mantenerse en amistad con Dios, sino porque aún humanamente las faltas o los
pecados en esta materia tienen una proyección que va más allá de la inmediata. El noviazgo
bien vivido constituye una garantía insospechadamente eficaz para el futuro. Es "una ocasión
de ahondar en el afecto y en el conocimiento mutuo. Y como toda escuela de amor, ha de estar
inspirado no por el afán de posesión, sino por el espíritu de entrega, de comprensión, de
respeto, de delicadeza"(J. Escriva de Balaguer, Conversaciones, Madrid, 1969, 3.. ed., n. 105).

Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que los que viven la castidad en el
noviazgo, tienen menos dificultades para vivir la fidelidad en el matrimonio.
Actualmente, el “permisivismo” moral es enorme. La “educación sexual”, transmitida por los
medios de comunicación de masas dice : “Haz lo que quieras, con o sin preservativo y en
secreto, sin decirle nada a tus padres”. Para ganarle a este ambiente tan hostil e irresponsable
se necesita una verdadera educación a la castidad, para proteger precisamente el amor
auténtico. Y el período de enamoramiento o noviazgo sirve precisamente para esto: para
hacer crecer a la pareja en el conocimiento mutuo es esencial elaborar proyectos conjuntos,
con el fin de alcanzar las virtudes indispensables para la vida matrimonial. Si la pareja vive
bien en este periodo, sin llegar a tener intimidad típica de la vida matrimonial, se formará en
la escuela de la fidelidad. En otras palabras, se mantendrá una mayor fidelidad al interior del
matrimonio, si se conserva la pureza de la relación durante el enamoramiento o noviazgo.

Las relaciones sexuales no pueden considerarse un mero acto físico, deben ser más
bien una expresión de algo mucho más profundo: se trata de una entrega total e incondicional
de una persona a otra. Esta donación es real y se vuelve concreta con la alianza matrimonial.
Por ello, el acto sexual es justo cuando busca el bien de la pareja y está abierto a la
procreación y a la transmisión de la vida.

Cuando en el noviazgo se pone en primer lugar solo las caricias es consecuencia de la


sed que se siente de lo espiritual, hagamos que lo bello y frágil que tiene nunca se rompa y se
destruya.

Todos los sacrificios que se hagan durante el noviazgo para respetarse mutuamente,
son nada comparados con los tan grandes y dichosos frutos, que por esos sacrificios, se tendrá
en el matrimonio, porqué redundará en la felicidad del conyugue, en la de los hijos y en la
felicidad de quienes lo rodeen.

El tiempo de noviazgo es para conocerse mutuamente, observemos sus actitudes,


sepamos sus valores, sus principios, sus defectos, deben ponerse de acuerdo en los problemas
fundamentales, deben ser amigos, es importante que tengan gustos en común, que esos gustos
en común también el día de mañana los llevara a compartir lo cotidiano de sus vidas.

El noviazgo tiene que partir de un conocimiento realista de nosotros mismos. Cuándo


uno dice que ama a alguien, pero experimenta cierta inseguridad, angustia o falta de libertad,
es mejor que revise porque estos son indicios de que lo que llama Amor, tal vez no lo sea de
verdad.

Si tu noviazgo te ayuda a ser auténticamente tú mismo y a comunicarte con la otra


persona. Si te da la tranquilidad, seguridad, libertad, ayudándote a tener mejores relaciones
con todos, alegría y ganas de hacer más y mejores cosas por ti y por los demás, entonces va
por buen camino.

Por lo contrario, sí te presionas a ti mismo por estar bien con él o ella, si te genera
dudas muy fuertes, angustia y falta de libertad. Si te aísla de los demás y no te deja desarrollar
todas tus potencialidades, no te apoya en tus sueños, no tiene tus mismos principios. Entonces
es una situación que da mucho que pensar.

El Amor es dar, es enriquecer, dignifica, ennoblecerla muerte del Amor es el egoísmo,


mientras que el sacrificio es la verdadera prueba del Amor. Cuando los novios se han
templado en el sacrificio por el bien del otro, el matrimonio será una delicia.

Amor, no es buscar ser comprendido sino comprender,

No es buscar ser perdonado sino perdonar,

No es buscar ser alegrado sino alegrar,

No es buscar ser amado sino amar.

Amar es saber sacrificarse hasta estrujarse el corazón.

Sí se toman dos hojas de papel y se las pega con goma, permitiendo que se secará, no se
podría separar las dos hojas sin dañarla. Parte de cada hoja se quedaría pegada en la otra hoja.
Lo mismo sucede en un vínculo físico. Cuando en una pareja se entregan sus cuerpos, se
produce un vínculo. No sólo están entregando su cuerpo sino toda su persona. Cuándo la
relación termina, la pareja no puede separarse sin lastimarse emocionalmente, han entregado
una parte de sí mismos.

Toda relación sentimental deja huella en la persona, más aún cuando la intimidad se da
con intensidad. En este caso la relación sexual se da en la cumbre de la intimidad que esta
llamada por su misma naturaleza a estrechar vínculos muy intensos. Por eso cuando se quita
el contexto del compromiso, siempre duele y siempre da menos de lo que ofrece.

El acto sexual tiene verdadero sentido, cuando es fuente de alegría, de seguridad y de


entrega porque es comunicación completa y auténtica. No hay verdades a medias, ni
situaciones que encubrir. No defrauda, no deja vacío. Por eso el saber esperar vale la pena.

¿Por qué no a las relaciones sexuales en el noviazgo?

La sexualidad humana es lenguaje de amor y compromiso. Si yo a una persona le


manifiesto que lo siento mi amigo, esto me compromete con él. Durante el noviazgo los dos
jóvenes van a querer testimoniarse mutuamente su amor creciente, por medio de muchos
gestos. Estos gestos deben corresponderse con el grado de compromiso asumido. El grado de
intimidad corporal debe corresponder al grado de intimidad espiritual.

Quienes se dan su cuerpo deben también entregar su corazón y su espíritu. Quienes


realizan la entrega corporal TOTAL deben también entregarse mutuamente TODA su persona
y esa entrega es PARA SIEMPRE. Se ve así que el acto sexual completo sólo tiene lugar dentro
del matrimonio.

En las relaciones prematrimoniales se expresa una unión y entrega total que todavía no
se puede vivir ni cumplir. Los dos se mienten mutuamente. Los novios recuerdan que “aún no
están casados” y existe la concreta posibilidad de la separación. No se puede anticipar un
matrimonio de prueba. En el noviazgo no existe la “conyugalidad” (entrega total para
siempre). Los novios no se han comprometido aún definitiva e irrevocablemente. Aun no se da
eso de: “dejarás a tu padre y a tu madre……”

La sexualidad se nos ha dado para acrecentar el amor en el mundo y la virginidad es


una auténtica forma de encauzar esa fuerza de la sexualidad.

“A las orillas de un río crece la vida. Todo es paz, armonía, abundancia, alegría.
Pero si las aguas salen violentamente de su cauce destruyen cosechas, casas,
arrastran animales y hasta acaban con la vida humana. Donde había vida y
alegría, ahora sólo hay muerte y desolación. Cuando las energías del impulso
sexual siguen su cauce ordenado, son fuente de vida, alegría y paz. Pero la
sexualidad genital desborda el equilibrio en la persona trayéndole consecuencias
funestas. Quien confunde placer con felicidad se destruye a sí mismo y daña a
otros. Se abren insospechados abismos de maldad, brutalidad, opresión,
explotación, sadismo y desprecio donde antes todo era suave y tierno”

(Fuente: Vivir con Cristo-P. Martín Weichs, SVD)

• La fidelidad
Es la virtud que inclina a la voluntad a cumplir exactamente lo que prometió, conformando
las palabras a los hechos, dicho de otra manera nos lleva a mantener en el tiempo el
compromiso tomado en un momento de la vida. La fidelidad hija de la fortaleza, es la
coherencia en el vivir acorde a los principios aun en las pequeñas decisiones diarias.

Abarca lo que se cree, lo que se piensa y se valora, aceptando burlas, silencios, y aún
calumnias antes de permitir renunciar o poner en conflicto lo que se piensa, lo que se cree, lo
que se vive. El hombre elige y decide ser fiel, casi cotidianamente en sus elecciones diarias y lo
sostiene o no a través del tiempo según su propia voluntad. Puede pasar a un médico respecto
al juramento hipocrático, puede pasar dentro de un matrimonio. La fidelidad implica tomar el
timón moral de nuestras vidas y no soltarlo para que el rumbo se mantenga a pesar de las
tempestades.

Es una prueba tan importante que Dios le dedicó todo un mandamiento, el noveno, para
afrontar en el noviazgo y en los matrimonios. No codiciaras la mujer de tu prójimo.

San Francisco de Sales en el libro Introducción a la vida devota, habla de las amistades
mundanas que se distinguen de la santa y virtuosa, como la miel de heraclea, se distingue de la
otra, la miel de heraclea es más dulce al paladar que la miel ordinaria a tiene un exceso de
dulzura. Está miel perturba la vista, y esta amistad mundana perturba el juicio, hasta el
extremo de que creen que obran bien cuándo obran mal. Finalmente la miel de heraclea llena
la boca de amargura, de la misma manera las falsas amistades. Todo esto es muy contrario al
Amor de Dios.

Hoy en día las posibilidades de infidelidad se han agravado hasta descontrolarse, un


mensajito y contraseñas que permiten a todos llevar una vida paralela, hoy estamos arrasados
por la tecnología, puesta en una sociedad sin valores, sin virtud y especialmente sin fortalezas,
de la doble vida, de lo oculto, de lo anónimo, de la autonomía de este nuevo hombre que
quiere generar la revolución que no rinde cuentas, que no depende de nadie, autónomo.

Hoy en día esta mentalidad que apreciaba la fidelidad y la estabilidad retrocede debido a la
cultura anticristiana que sobrevalora los cambios reflexivos y continuos en todos los órdenes.

La revolución para erosionar la virtud de la fidelidad y destruirla ha endiosado la


necesidad de un cambio. Esta mentalidad nació con el consumo use y tire .Llegó con la cultura
moderna que lleva implícito el continuo cambio. Esta mentalidad arrasó hasta con las
personas, imponiendo como normales las relaciones sexuales sin compromisos, las parejas
que conviven por temporadas, el divorcio, el aborto la eutanasia, los embriones congelados.
Hoy se endiosa el cambio y el afán de novedades en todos los órdenes de manera tal que
parece encerrar el Talismán de la Felicidad.

Los novios y esposos están llamados a vivir la castidad dando muestra de mutuo respeto
y fidelidad por AMOR.

Otro tema que debemos abordar desde el valor de la dignidad humana y desde la
perspectiva de la sexualidad como un don valioso es el de la masturbación.
• Masturbación: La masturbación es un acto de auto-estimulación física y psicológica
que tiene como propósito la experiencia inducida de placer sexual. Es la excitación
voluntaria de los órganos genitales a fin de obtener placer, muchas veces hasta llegar al
orgasmo.
En el periodo comprendido entre la pubertad y comienzo de la adolescencia, las
experiencias masturbatorias surgen como consecuencia de los cambios físicos y hormonales
propios de esta etapa de la vida. Sin embargo, es fundamental comprender que es tarea
fundamental de este momento evolutivo que el sujeto pueda trascender del autoerotismo al
autodominio y autocontrol. Es decir, que pueda desarrollar conductas tendientes a:

 evitar el aumento de la tensión sexual ej. Evitar contactos ciertos contactos físicos,
películas con escenas eróticas, pornografía
 posibilitar la descarga de tensiones de maneras saludables, ej. Práctica deportiva.
A veces, se comienza por mera curiosidad; pero sí no se corrige esta inclinación se
convierte en un vicio obsesivo que esclaviza a la persona y pierde el interés por todo lo demás.
El sujeto se repliega sobre sí mismo y en el disfrute de sí mismo. La masturbación privada del
amor, deja un vacío que asfixia la vida espiritual.

Cuando la masturbación se convierte en una práctica compulsiva, hace del placer sexual
algo egoísta. Este vicio encadena fuertemente, cada vez es más difícil desligarse de él, anula la
voluntad, produce desequilibrio nervioso, como la neurastenia, que es la debilidad de la fuerza
nerviosa acompañada de tristeza, turbaciones mentales, falta de voluntad, cansancio, pérdida
de memoria, irritabilidad.

La adicción a la masturbación: Todos los estimulantes del placer tienden a generar


adicción y la masturbación no es una excepción. La masturbación compulsiva puede
compararse con cualquier adicción, como el alcohol, la droga, el tabaco, el juego de azar etc. La
masturbación al igual que otros estimulantes de placer genera que el cuerpo desarrolle una
dependencia biológica a la liberación de estas sustancias, surgiendo en la persona la
necesidad compulsiva e incontrolable de repetir la tendencia estimulante.

Sólo logra alcanzar una identidad sexual madura la persona que logra
controlar los deseos masturbatorios adueñándose de sí mismo y subordinando
sus impulsos a su voluntad.

Existe una estrecha relación entre la masturbación compulsiva y consumo de


pornografía.

Pornografía: “la pornografía es cualquier material escrito o visual que presente desnudez
y /o actividad sexualmente explicita con el propósito de causar excitación sexual.

Uno de los elementos que está minando fuertemente a la sociedad y de manera más
contundente a las familias, lo cual se ha comprobado recientemente que es un elemento
fuertemente adictivo, causando grave desorden en la persona y en todo su medio. Los
espectadores de la pornografía desarrollan tolerancia, por eso necesitan cada vez niveles
cada vez más alto de estimulación. Por lo tanto necesitan niveles más fuertes y aberrantes de
esta.

Tanto el acto de la masturbación como el consumo de pornografía aíslan a la persona y


afectan sus sentimientos y emociones ya que no tienen otro propósito que satisfacer al que lo
ejecuta. Desde esta perspectiva, el sexo pasa a convertirse en un medio o estímulo que solo
tienen la finalidad de conducir a la auto satisfacción. La persona que se masturba cultiva y
desarrolla una visión egoísta del sexo progresivamente y sin darse cuenta. Muchas personas
prefieren masturbarse a tener una relación real, porque esta última exige desarrollar una
serie de compromisos y valores en los que necesita involucrarse como persona que ama: la
fidelidad, la comprensión, la responsabilidad, la tolerancia, etc. El masturbador puede
estimularse con impresiones pornográficas que no le exigen compromiso y que además le
ofrecen la perfección inverosímil que jamás encontrará en una relación real. Por eso prefiere
las fantasías a las relaciones reales porque en ellas encuentra una gran variedad de
impresiones con las que puede estimular su propio placer sin tener que aportar nada de sí
mismo. Cuando una persona fortalece esta visión del sexo se distancia de la capacidad de
amar y de ser amado porque sus intenciones al relacionarse están fundamentadas
exclusivamente en la búsqueda de un placer fugaz, empobreciendo su personalidad.

Los efectos de la pornografía:

 Separa el sexo del Amor y del compromiso.


 Las personas que lo ven pueden volverse adictos sexuales.
 Degrada a la mujer deshumanizándola, al convertirla en objeto de placer sexual para el
hombre, o a la inversa.
 En casos extremos, es el punto de partida que puede conducir a desórdenes psico-
afectivos vinculados a perversiones que conducen a violaciones, al abuso, al incesto y
otras conductas sexuales.(2)

Teniendo en cuenta lo expuesto, es evidente que la persona que vigila su corazón,


que cuida sus pensamientos y que valora su sexualidad ha de evitar todo tipo de
pornografía que la sociedad actual propone.

El llamado de quienes se sienten atraídos a la homosexualidad y lesbianismo.

La homosexualidad es la relación erótica o atracción sexual persistente y emocional,


hacia alguien del mismo sexo. El lesbianismo es la homosexualidad femenina.

Es honesto y valiente el cristiano que puede ser luz para estos hermanos
transmitiendo la verdad sobre estos temas. Y.. la verdad es que Dios creó sólo dos sexos: el
hombre y la mujer y los hizo físicamente y psicológicamente complementarios tanto para
reproducirse de manera natural, sino también para acompañarse en un vínculo que genere
satisfacción y plenitud.
¿Qué sucede entonces con las personas que expresan tener tendencias de atracción
hacia personas del mismo sexo?

Ante todo es fundamental comprender que en un elevado número de casos en que las
personas expresan estas tendencias se encuentran historias de vidas en las que se encuentran
padres violentos, abusos sexuales infantiles, pérdida o abandono de alguno de los padres
como experiencia traumática, padres o madres ausentes, amigos o parientes mayores que
han transmitido experiencias que de pequeños no se han podido procesar, haber estado
expuestos a experiencias promiscuas, etc. De modo que podemos permitirnos la siguiente
pregunta ¿Son estas tendencias naturales en el ser humano o son el resultado de heridas que
surgieron a lo largo de la historia de un sujeto? ¿Se puede construir una identidad sexual
saludable sobre heridas, traumas o dolores psicológicos?

Sobre este punto sería importante que conozcan la experiencia de Richard Cohen,
sobre quien pueden buscar información e las redes sociales.

Richard A. Cohen (1952) es un escritor, conferencista y psicoterapeuta estadounidense.


Es el fundador y antiguo director ejecutivo de la «Fundación Internacional de Curación», en
donde organiza seminarios y charlas basados en sus teorías para cambiar la orientación
sexual de personas homosexuales y bisexuales que no desean serlo. Cohen, que vivió como una
persona abiertamente homosexual en su juventud, fue sometido a diversas terapias que —según
sus propias palabras— le ayudaron a abandonar su tendencia homosexual y a emprender una
transición hacia la heterosexualidad. En este momento está casado y tiene hijos.

Cohen reconoció haber sufrido abusos sexuales repetidamente por parte de su tío
durante su niñez. Según él mismo, este hecho, conjugado con una madre excesivamente
protectora y una falta de cariño por parte de su padre fueron los factores que le llevaron a
adoptar en el futuro una orientación homosexual. Cohen asegura que el sobrellevar el daño
psicológico provocado por los abusos y otros factores le permitió revertir su orientación sexual a
su «heterosexualidad natural». Sus postulados afirman que algunos homosexuales realmente son
heterosexuales que pueden recuperar su autoestima mediante su conversión sexual. Según su
teoría, el significado de la homosexualidad sería una combinación de la necesidad de amor
paternal, la necesidad de identificarse con el género sexual propio y el miedo a intimar con el
sexo opuesto Richard Cohen es conocido por haber escrito libros, dado conferencias y talleres
conocidos como "Terapia de reorientación sexual", basándose en la premisa de que
la homosexualidad es un comportamiento que no es inherente a la persona, sino adquirido por
factores ambientales durante la infancia, y que por tanto puede ser modificado. Dichos talleres
están enfocados a personas homosexuales y bisexuales disconformes con su orientación sexual.
(Puedes saber de él en Internet y “Revista Familia y Vida” edición Marzo, 2013.)

Sin embargo esta no es la única opción para personas con esta tendencia. Estás
personas están llamadas a vivir la castidad.

Están llamadas a realizar a realizar la voluntad de Dios en su vida y unir al sacrificio de


Jesús el esfuerzo por llevar una vida sexual ordenada y digna. La vida en la castidad supone
una gran madurez emocional y afectiva en tanto la persona crece en autodominio y voluntad.
Y para ello cuenta con las herramientas de la oración y de la gracia sacramental.

b. La libertad como la Gracia de los hijos de Dios

• Dios no ha creado como seres libres

Dios nos ha creado libres para que voluntariamente busquemos aquello que nos ayude a
crecer como personas y a buscarlo a Él. Todos nosotros, por ser personas creadas a imagen y
semejanza de Dios, tenemos inteligencia y voluntad. Esas son las herramientas que Dios ha
querido darnos para parecernos a Él. La libertad nos permite comprender lo bueno, lo malo,
la conveniencia o no, las consecuencias, de las opciones entre las que se debe decidir. La
voluntad es la que nos da la fortaleza para sostener nuestras decisiones y los esfuerzos
que ellas impliquen.

Las diversas adicciones que afectan al hombre actual se han convertido en un grave
problema que daña la salud física, mental y social y constituyen verdaderos flagelos que
atentan contra la libertad de los hijos de Dios en tanto, esclavizan y someten en un mundo
de dependencia.

• Las adicciones esclavizan


¿Qué es una adicción?

Del latín addictio, la adicción es el hábito que domina la voluntad de una persona. Se
trata de la dependencia a una sustancia, una actividad o una relación.

Las adicciones controlan los pensamientos y los comportamientos de las personas, que
sólo desean conseguir o realizar la cosa deseada. Para satisfacer este deseo, los adictos
pueden cometer ilícitos, distanciarse de sus seres queridos y poner en riesgo su propia
integridad, ya que pierden noción de la realidad.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una enfermedad física y psico-
emocional que crea una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación.
Lo cierto es que la adicción es un hábito peligroso vinculado al consumo de
determinados productos de los que no se puede prescindir o la ejecución de conductas que
suponen un riesgo real para la persona y ante los cuales el sujeto manifiesta una
dependencia psicológica o incluso fisiológica.

"Adicto" es un término que se asocia a “a-dicción”, "sin palabras". En el pasado los que no
tenían voz ni voto eran aquellos hermanos que por su condición de esclavos no podían
opinar. La persona adicta se vuelve esclava de una conducta que nace para calmar impulsos
internos, carencias afectivas, psicológicas, sociales o espirituales.
Se caracteriza por un conjunto de signos y síntomas, en los que se involucran factores
biológicos, genéticos, psicológicos y sociales. Es una problemática progresivamente
creciente, caracterizada por episodios continuos de descontrol, distorsiones del
pensamiento y negación ante la enfermedad.

Hay diversos tipos de adicciones hoy en día:


 Entre las Adicciones Químicas se puede mencionar la Adicción a diferentes
tipos de sustancias ( tabaco, alcohol, marihuana, cocaína etc.)
 Las llamadas Adicciones Conductuales son por ejemplo la ciberadicción, la
ludopatía, el gasto compulsivo, la adicción al celular, la adicción al Sexo , la
adicción at trabajo etc.

 ADICCIÓN AL TABACO
La nicotina es la responsable de que las personas resulten adictas al tabaco. La nicotina
es una droga que el tabaco contiene en forma natural que afecta la química del cerebro y
,por consiguiente, el ánimo del fumador. Entre los daños que produce del tabaco se cuentan:
• Aumenta el riesgo de cáncer pulmonar, de laringe, órganos digestivos y aparato
urinario.
• Predispone a úlceras, problemas pulmonares, respiratorios, coronarios etc..
• Es factor de riesgo en el aneurisma y diversos tipos de cáncer.

Sin embargo, la peor consecuencia es cómo la persona deja de preocuparse por su


bienestar. Basta ver las imágenes que aparecen en las cajas de cigarrillos mostrando los
daños que causa y cómo las personas eligen asumir el riesgo a costa de seguir fumando. ¿No
es esta una esclavitud?

 ALCOHOL

Este depresor del sistema nervioso central, es la droga legal de más alto consumo y
cuenta con un mayor número de adictos, debido a que las bebidas que lo contienen gozan de
gran aceptación social y su consumo se encuentra muy arraigado en nuestra cultura. El
alcohol etílico que contienen las bebidas es el que provoca la embriaguez.
Es una enfermedad que incluye:
 . Necesidad fuerte o urgencia por beber (deseo).
 . No poder parar de beber una vez que se ha comenzado (pérdida del control).
 . Síntomas como malestar estomacal, temblores, sudoración y ansiedad, tras dejar de
beber (dependencia física).
 .La necesidad de beber mayor cantidad de alcohol para “emborracharse” (tolerancia).
Esta dependencia es causa de muchas muertes cada año no sólo por las
consecuencias directas del consumo tales como cirrosis y problemas cardíacos, sino
fundamentalmente por sus consecuencias indirectas tales como accidentes de tránsito
debido a conducir ebrios.
Difícilmente pueda encontrar la felicidad, aquel quien vive bajo el yugo de esta
esclavitud.

 MARIHUANA
Se la llama MARIHUANA (porro, faso, etc.) al preparado elaborado a partir de las flores,
hojas y tallos pequeños provenientes de la planta Cannabis Sativa. En la actualidad, se la
tiende a considerar como una droga depresora del Sistema Nervioso Central, ya que sus
efectos son, en cierta medida, similares a los del alcohol. Sus efectos específicos modificadores
de la percepción han hecho que algunos autores la incluyan en la categoría de alucinógenos
menores.

Entre sus consecuencias se cuenta: la pérdida de interés o motivación por el estudio o


trabajo. * oscilaciones injustificadas en el estado de ánimo. * períodos de irritación o de
depresión. * ruptura de comunicación con la familia. * presencia de ojos rojos e irritados y uso
de gotas con frecuencia. * dificultades con la memoria.

Al igual que en el alcohol es una droga que pone en riesgo la vida de la persona. Es
increíble ver en los programas de televisión que actores, personajes públicos e incluso
políticos defienden el consumo de la misma puesto que es conocido que esta sustancia “es
la puerta de entrada en el mundo de las drogas más fuertes”.

 COCAÍNA
Es un estimulante cerebral extremadamente potente, de efectos similares a las
anfetaminas. Es altamente adictiva físicamente ya que el organismo no presenta síntomas de
saturación (como en el alcohol o la nicotina). El adicto, si tiene acceso a ella, puede
suministrarse dosis constantemente provocando la muerte por agotamiento, ataque al
corazón o bien derrame cerebral.
Se presentan múltiples síntomas físicos: * Ojos vidriosos. * Tos crónica. * Taquicardia. *
Dilatación pupilar. * Pérdida de sueño. * Irritación y sangrado nasal. * Elevación de tensión
arterial, sudoración o escalofríos. * Nauseas o vómitos. * Alucinaciones visuales y táctiles. *
Gripas crónicas y pérdida del apetito. Efectos Psíquicos Produce: * Sensación de euforia y de
extrema seguridad en sí mismo. * Estado de alerta intenso, seguido de depresión.

Es una adicción que tiene múltiples negativas consecuencias en la vida de quienes la


consumen: riñas y violencia familiar, separaciones y divorcio, despido en el trabajo,
accidentes laborales y de tráfico, reducción o abandono de actividades sociales, recreativas o
deportivas, problemas económicos que pueden llevar al delito o a la marginalidad.

 CIBERADICCIÓN
La Internet ofrece una inagotable fuente de entretenimiento, ya sea en el sentido más
estricto del término, o bien satisfaciendo la curiosidad de sus usuarios. Sin embargo, ello no es
suficiente para mantener conectada a una persona durante prolongados períodos de tiempo.
La mayor parte de adictos reconoce que escribiendo o tecleando se expresan mucho mejor
que con la comunicación directa de persona a persona. A ello hay que añadir la ventaja de
poder crear un personaje a la propia medida y convertirse en el yo ideal de uno mismo. La
adicción a la Internet es una categoría que agrupa a una serie de desórdenes relacionados,
como son:
 Compulsión por actividades en-línea
 Adicción al cyber-sexo
 Adicción a los cyber-romances
 Adicción a la computadora
La adicción a las actividades en línea incluye la compulsión por las subastas, la
navegación web, el juego de azar en línea.
La obsesión con la programación, con los juegos de computadora, así como con la
búsqueda compulsiva de sexo y relaciones disfuncionales a través de la Internet, forman parte
de este síndrome. El abandono de la vida familiar y/o social, el descuido de las funciones
laborales, así como el deterioro de la higiene y salud física a raíz de la inversión de energía y el
tiempo invertido en la adicción a la Internet, son características de este desorden.
Características: Los problemas con Internet aparecerán en el momento en el que sus
usuarios deben sacrificar actividades rutinarias (estudios, relaciones sociales, actividades
laborales) para permanecer conectados, o bien robar horas al sueño. A partir de esa situación,
sus calificaciones escolares o rendimiento laboral disminuyen. Muchas veces. Los adictos
están demasiado cansados para acudir a sus obligaciones diurnas o bien para realizar sus
deberes después de haber invertido parte de la noche en la red. Algunos sujetos no se
conforman con reducir el número de horas de sueño o de actividades, sino que llegan a
eliminar comidas.

 LUDOPATÍA
La adicción al juego, ludopatía o juego patológico, como también se le ha llamado, es un
desorden adictivo caracterizado por la conducta descontrolada en relación al juego de azar. La
inversión de tiempo, energía y dinero en las actividades de juego aumenta con el tiempo y la
persona se va haciendo más dependiente del juego para enfrentar la vida diaria.
Psicológicamente, el juego de azar es un reto a la suerte, mediante el cual una persona
proyecta sus esperanzas de cambiar mágicamente el futuro a su favor, o al menos de
experimentar el placer del triunfo contra el riesgo del fracaso a pesar del sufrimiento que
conlleva la incertidumbre, traduciendo así una inconformidad con la realidad, un deseo de
huida de la mediocridad o monotonía cotidiana.
El uso del azar en el juego es considerado una diversión cuando hay un control y un
gozo en el acto en sí, mientras que deja de serlo cuando implica sufrimiento y descontrol, por
lo que la persona pierde su libertad de decisión.
El descontrol progresivo y los gastos desmesurados de dinero llevan a problemas
económicos y familiares severos y a mucho estrés psicológico a la persona adicta. Esto causa
depresión y ansiedad que muchas veces ponen en peligro la vida del adicto.
Características frecuentes:
 Existe una obsesión continua por jugar y conseguir dinero para seguir jugando.
 Tiende a jugar mayores cantidades de dinero o durante mayor tiempo del que había
planeado antes de ir a jugar.
 Tiene la necesidad de aumentar la cantidad o frecuencia de la apuesta para conseguir la
satisfacción deseada.
 Se siente intranquilo o irritable cuando no puede jugar.
 Pierde constantemente dinero en el juego y regresa al día siguiente para intentar
recuperarlo.
 Sacrifica alguna actividad social, profesional o recreativa importante por dedicarle
mayor tiempo al juego.
 Frecuentemente utiliza el juego como una alternativa para escapar de los problemas.
 Engaña a los miembros de la familia u otras personas para ocultar el grado de su
problema para controlar el juego.
 Puede cometer actos ilegales como falsificaciones, fraude, robo o abusos de confianza
para financiar el juego.

 ADICCIÓN AL CELULAR
La adicción al teléfono consiste en la necesidad permanente de mantenerse
comunicado a través de los diversos recursos tecnológicos que brindan los teléfonos.
La adicción al teléfono esconde tras ella problemas tales como la inseguridad, baja
autoestima, necesidad de sentir experiencias intensas, soledad, pobres habilidades sociales o
la necesidad de mantenerse continuamente en contacto con otras personas.
La FACUA (Federación de Consumidores en Acción) dice que el uso de los teléfonos
móviles puede provocar adicción con efectos psicológicos y emocionales semejantes a los de
los cigarrillos y otras substancias: agresividad, mal humor, aislamiento, abandono del entorno
social. Según un estudio publicado en la British Medical Journal, el uso excesivo del teléfono
móvil y la imposibilidad de desprenderse de él, puede crear los mismos comportamientos
compulsivos que cualquier otra adicción.
Entre los signos principales para detectar la adicción al teléfono móvil figuran el gasto
exagerado de la factura de teléfono, el descenso del rendimiento escolar y laboral, el aumento
del nivel de estrés y ansiedad y el progresivo deterioro de sus vínculos familiares en tanto la
persona deja de establecer comunicaciones significativas y se aísla para absorbiéndose en
un mundo de diálogos despersonalizados.
 ADICCIÓN A LAS COMPRAS O GASTO COMPULSIVO
Es la consecuencia de un impulso que no se puede controlar, un acto poco consciente
del que después la persona se arrepiente, porque compra cosas poco útiles y gasta más de lo
que puede pagar.
Características
 Cuando la persona se siente triste, deprimida o enojada, lo único que lo pone en calma
es ir de compras.
 Compra con frecuencia cosas poco útiles, de cuya adquisición luego se arrepiente.
 Tiene la casa llena de artículos que no usa y que le resulta inservibles.
 Se precipita a la hora de comprar, porque no puede controlar sus impulsos.
 Del entorno familiar y de amigos le llegan mensajes críticos por su desmedida afición a
comprar.
 Aun a pesar de haber comprado muchas cosas o haber realizado un gran gasto, se
siente insatisfecho cuando reflexiona sobre los objetos adquiridos.
 Ve que se le va el dinero sin darse cuenta, y a menudo está irritado por haber gastado
el dinero imprudentemente.
 Cuando recibe el extracto de la tarjeta de crédito, se sorprende sobremanera por la
cantidad e importe de las compras que ha hecho.
 Su tiempo libre lo dedica preferentemente a visitar los centros comerciales.

 ADICCIÓN AL TRABAJO

La adicción al trabajo que apareció en 1968, cuando un profesor americano de


religión, Oates, lo utilizó para referirse a su propio trabajo y lo comparó con el alcoholismo.
Más tarde, Oates lo definió como una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar
incesantemente, que afecta a la salud, a la felicidad y a las relaciones de la persona.
La adicción al trabajo se compone de diversas dimensiones (Flowers y Robinson, 2002)
como:
a. Tendencias compulsivas relacionadas con el trabajo duro y con dificultades para
relajarse después de trabajar.
b. Necesidad de tener el control, ya que el trabajador se siente incómodo cuando
tiene que esperar o cuando las cosas no se hacen a su manera y escapan a su
control.
c. Comunicación relación interpersonal deficiente, es más importante lo que hace el
propio trabajador que las relaciones con los demás.
d. Incapacidad para delegar tareas entre los subordinados y a trabajar en equipo.
e. Autovaloración centrada en el trabajo, ya que se da mayor valor a los resultados
del trabajo realizado, que al proceso mediante el cual se han conseguido esos
resultados.
El adicto al trabajo o laboradicto es aquel que dedica más tiempo al trabajo de lo que
es exigido por las circunstancias. Pero además, no sólo es una cuestión cuantitativa de
horas de dedicación, sino cualitativa, aquellas personas que hacen del trabajo el núcleo
central de su vida, hasta el punto de desdeñar otras actividades y de no ser capaces de
tener otros intereses. Estos adictos no son capaces de tomarse tiempo libre porque en
seguida la falta de actividades les genera insatisfacción y agobio.
Por tanto, para el laboradicto el trabajo es el único objeto de su vida, ya que muestra
desinterés por otros ámbitos que no sea su trabajo y porque es incapaz de dejar de
trabajar.

En la adicción al trabajo se pueden encontrar los siguientes parámetros (Fuertes


Rocañín, 2004):
• Se produce cuando la actividad se convierte en una idea obsesiva, ocupando la
mayor parte de la vida del trabajador.
• Habitualmente no es reconocida por el trabajador, siendo la familia quien lo
detecta, debido al exceso de tiempo que dedica al trabajo y que resta a la familia,
y ésta acaba creando un tipo de vida al margen del adicto.

Las personas adictas al trabajo tienen algunos rasgos comunes como:

a. La necesidad de reconocimiento social de su trabajo.


b. Son perfeccionistas y con baja autoestima. No les gusta trabajar en equipo,
prefieren trabajar solos.
c. Anhelan tener poder aunque su motivación no es sólo esa. La mayoría de los
adictos al trabajo son personas con un puesto de responsabilidad y con
posibilidades de ascenso. Pero, también los hay que no tienen un cargo de gran
nivel ni oportunidades para mejorar o cambiar de situación. En general, podemos
decir que utilizan el trabajo como refugio para escapar de otros problemas.
a. Son narcisistas, cuando alcanzan puestos con poder se deshumanizan, no tienen
en cuenta los sentimientos de los demás o el compañerismo a la hora de trabajar
y esperan que sus subordinados cumplan un horario laboral similar al de ellos.
Son muy exigentes con ellos mismos y con los demás.

EL ADICTO EN LA IGLESIA
Coincidimos con la idea de que el adicto es un «enfermo de amor»; no ha
conocido el amor; no sabe amar y amarse en el modo justo reconociéndose como
hijo de Dios, portador de una dignidad incompatible con los padecimientos que la
adicción le impone.

En su actitud decididamente pastoral la Iglesia se acerca al adicto con su


concepción de la verdad sobre Cristo, sobre sí misma y sobre el hombre.
La propuesta de la Iglesia es acompañar al adicto en la búsqueda de ayuda
con los profesionales especializados y presentarle un proyecto evangélico sobre el
hombre. Anunciar a cuantos viven este drama y sufren una existencia miserable, el
amor de Dios que no quiere la muerte sino la conversión y la vida. No es muy
alentador el pronóstico de los tratamientos si la persona no logra descubrir su valía
y se reconoce como un ser amado.

Es fundamental que estas personas reciban el mensaje de amor, hay que


hacer conocer y experimentar el amor de Cristo Jesús. En medio de una desazón
atormentada, en el vacío profundo de la propia existencia, el itinerario hacia la
esperanza pasa por el renacer de un ideal auténtico de vida.

Puede así comenzar un itinerario de liberación descubriendo que él es imagen


de Dios, en la realidad de hijo, que debe crecer en la similitud de la imagen por
excelencia que es Cristo mismo.(4)

c. LA VIDA COMO EL PRESENTE MÁS PRECIADO


Defendamos la Vida.

En el proceso de fecundación los protagonistas son: el óvulo y el espermatozoide, en


este proceso de 400 millones de espermatozoides sólo un espermatozoide entra en el óvulo y
a partir de ese momento se produce la unión del pronúcleo del óvulo con la del
espermatozoide y en ese instante es el comienzo de la vida. No se trata de la vida del padre, ni
la de la madre, es un nuevo ser humano que tiene su propio ADN, que no es ni del progenitor ,
ni de su madre, es un ser único, diferente a los demás.

El inicio de la vida ocurre en las trompas de Falopio. El huevo o cigoto comienza a


dividir sus células en dos, en cuatro, etc., formando las distintas partes del cuerpo, tardando
en bajar hacia el útero cuatro días. Al sexto día aproximadamente ocurre el proceso de
nidación donde ocurre la implantación, donde se sostiene, nutre y crece.

En el útero se encuentra un tejido, el endometrio, que lo cubre y es como un nido


donde se aloja la nueva persona.

Todo aquello que produce una alteración del endometrio produce un aborto. Esto
ocurre con muchas formas de control de la natalidad no natural.

Por lo tanto todo aquello que se haga en contra de esta vida es una forma de violencia
hacia ese nuevo ser humano, es un ABORTO.

Hay afirmaciones que se hacen a favor del aborto, como estás:

a) Sí la mujer tiene derecho sobre su cuerpo, interrumpir el embarazo ¿no es un problema


personal?
En principio, aunque no de modo absoluto, es verdadero afirmar que la mujer tiene
derecho sobre su propio cuerpo. Pero, ¡cuidado!. Sobre ella y no sobre el de otro
individuo, como es la creatura que lleva en su seno.
La privacidad del vientre no autoriza a que se mate dentro de él, del mismo modo que
la intimidad de una vivienda no da derecho a sus propietarios a cometer un asesinato
dentro de los límites de sus muros.

b) ¿Por qué la ley obliga a dar a luz un hijo no deseado?


Admitir el derecho a destruir un hijo sólo porque se convirtió en no deseado,
equivaldría a legalizar el asesinato para solucionar todas las situaciones no deseadas
de la sociedad.
Los especialistas deberían proponer salidas a estas situaciones como por ejemplo la
adopción de estos niños por parte de familias responsables.

c) No es absurdo obligar a una mujer a llevar a término su embarazo en el caso de


violación o incesto?
Si ni siquiera el violador es condenado a muerte, ¿será condenado a la pena capital el
nonato inocente?
Es injusto vengar en la criatura sin culpa alguna el crimen del padre y constituye una
monstruosidad mucho más grave que la misma violación.

d) Si se impide por parte del Estado la práctica del aborto, no sería ejercer violencia
contra la mujer víctima de la violación?
Pues en este caso sufriría dos traumas: el 1º por parte del criminal, y después por parte
del estado que la obligaría a tener un hijo imagen viva del violador.
El trauma de una violación no puede solucionarse con un trauma mil veces más grave,
como el asesinato de un niño indefenso e inocente.
Ante el trauma de una violación eventualmente causado por la imagen viva del
criminal, la madre sabe que también el hijo es inocente y eso no es más que una mera
asociación de imágenes.
Si tal asociación fuera muy dolorosa, ella podría entregarlo en adopción.
Sí decide asumir la crianza de su hijo, se sentiría elevada y dignificada por hacer un
acto noble y meritorio. Tendrá además la compensación psicológica de la convicción
del deber cumplido.

“ La condición humana de toda mujer fue enaltecida por Cristo dignificándola mediante
la maternidad del Hijo de Dios en María, por obra y gracia del Espíritu Santo, la tercera persona
de la Santísima Trinidad. Con este acontecimiento convirtió el rol de la maternidad como pilar
fundamental de la dignidad humana femenina y su responsabilidad, puesto que se extiende
también al deber de protección y defensa del derecho a la vida del recién nacido o no todavía.

María, como Madre de Dios, asumió valientemente esta responsabilidad, aun a riesgo de
perder su vida, pues su medio social podría matarla apedreada, por haber concebido a su Hijo
sin participación de su esposo. Posteriormente, con su Hijo en brazos huyó de la persecución que
el rey Herodes desató contra Jesús recién nacido y, por eso, prefirió vivir unos años en el exilio, en
Egipto. Esta conducta de María es un maravilloso ejemplo de lucha por la defensa que las
madres deben hacer al derecho de la vida, que contra los más débiles e inocentes se desata en
tiempos presentes en nombre de la ciencia de la salud”. (5)

Oración por la vida


Oración de Juan Pablo el Grande para pedir por la vida | Fuente: Evangelium vitae

Oh María, aurora del mundo nuevo,


Madre de todos los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y
amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,


la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Dinámica individual: 20 Minutos

1- ¿Me cuesta practicar la virtud de la castidad? Aplicación concreta a mi vida –


Formulación de propósitos.
2- ¿Cuáles son las adiciones a las que estoy aferrado que me impiden ser libre o atentan
contra mi vida? Aplicación concreta a mi vida – Formulación de propósitos.
3- ¿Cuál es mi postura fundamentada ante la defensa de la vida?

Dinámica grupal: 20 Minutos

1- ¿En este camino a la santidad tienes claro cuál es tu vocación ?

Referencia Bibliográfica

1.(Fuente: http://pastoralvocacionalhfic.blogspot.com.ar/)
2. www.saludmental.info/Secciones/sexo/2008/masturbacion2_abril08.html

3.www.feyfamilia.com http://es.catholic.net/op/articulos/6406/cat/4/que-aconseja-la-
iglesia-ante-el-problema-de-las-drogas.html

4. es.catholic.net/op/.../cat/.../que-aconseja-la-iglesia-ante-el-problema-de-las-drogas.htm...
5.http://mariologiaenlosdramasactuales.blogspot.com.ar/2012/11/iv-derechos-humanos-
en-el-mundo_26.html

8- ANUNCIO: LA FAMILIA DE NAZARET

Objetivo:

Valorar las Virtudes de la Sagrada Familia para imitarlas en las nuestras.

Temas a tratar en el anuncio:

• La Sagrada Familia - Matrimonio de María y José. El Divino Niño. El censo. Nacimiento


en Belén. Imposición del nombre. Huida a Egipto. Jesús perdido y hallado en el templo.
• La figura de José: Matrimonio con María. Depositario del misterio de Dios. Su
paternidad como un servicio. José, varón justo. El trabajo como expresión de amor.
José, el primado de la vida interior.
• La Familia actual. Aspectos generales. La familia, formadora de personas. La familia,
educadora en la fe. Luces y sombras de la familia actual
• Matrimonio en el plan de Dios. Consentimiento. Gracia del Sacramento.
• Indisolubilidad y unidad del matrimonio. El Divorcio y sus consecuencias. Matrimonios
mixtos (familias ensambladas). Fidelidad y amor conyugal, apertura a la fecundidad
• Familia y Perdón. Necesidad de perdonar para sanar y alcanzar la paz.
• Relación entre padres e hijos.
• Pérdida de un ser querido.
• Cultura del descarte: Trato a los más débiles (ancianos, niños).

Desarrollo:

La aparición de María y su relación con la redención del género humano representa, sin
duda, una situación muy particular dentro de la fe cristiana. Desconocer la maternidad de
María o la concepción por obra del Espíritu Santo es menospreciar la divinidad de Jesús.

No obstante, desde el punto de vista humano, Jesús aparece en Israel integrando una
familia común, como tantas, formada por padre, madre y un hijo.
Al comenzar a hablar de la familia de Nazareth, es conveniente saber antes qué piensan
los Obispos latinoamericanos y caribeños sobre la familia. Al respecto sostienen: “La familia
es uno de los tesoros más importantes de los pueblos latinoamericanos. Es patrimonio de
la humanidad entera. Una parte importante de la población está afectada por difíciles
condiciones de vida que amenazan directamente a la institución familiar. En nuestra
condición de discípulos y misioneros de Jesucristo, estamos llamados a trabajar para
transformar esta situación….”.(1)

Dicho esto y con el afán de reflexionar sobre la familia actual, meditemos respecto a cómo
era la Sagrada Familia.

1) La Sagrada Familia-Generalidades

Así, en Nazareth aparece José desempeñando el papel paterno, de oficio carpintero, su


esposa María, como ama de casa y Jesús, un niño como tantos. Jesús quiso nacer de una mujer,
en un lugar y tiempo determinado, para que todos lo reconocieran como incorporado a la raza
humana.

Para superar el penoso estado de pecado, Dios haciéndose también hombre, eligió a una
mujer de nombre María, a quien adornó con un cúmulo de gracias singulares. María está
incorporada muy de cerca al ministerio redentor de su Hijo, como instrumento vital de su
presencia en la tierra.

La Biblia está poblada de familias, de generaciones, de historia de amor y crisis familiares


desde la primera página, donde entra en escena la familia de Adán y Eva con su peso de
violencia pero también con la fuerza de la vida que continua ( cf. Gn 4 ), hasta la última página,
donde aparecen las bodas de la Esposa y el Cordero ( cf. Ap. 21, 2.9 )

DICHOSO EL QUE TEME AL SEÑOR,

Y SIGUE SUS CAMINOS!

DEL TRABAJO DE TUS MANOS COMERAS

SERAS DICHOSO Y TE IRA BIEN.

TU ESPOSA, COMO PARRA FECUNDA

EN MEDIO DE TU CASA,

TUS HIJOS COMO BROTES DE OLIVO,

ALREDEDOR DE TU MESA.

ESTA ES LA BENDICION DEL HOMBRE

QUE TEME AL DEÑOR


QUE EL SEÑOR TE BENDIGA DESDE SION,

QUE VEAS LA PROSPERIDAD DE JERUSALEN,

TODOS LOS DIAS DE TU VIDA,

QUE VEAS A LOS HIJOS DE TUS HIJOS.

¡ PAZ A ISRAEL ¡ ( Sal. 128, 1-6 )

Este Salmo es tan hermoso, profundo e ilustrativo, que nos ayudara a meditar sobre la
familia. Nos ayuda a ver cómo Dios, desde el principio, valora a la familia.

Jesús, María y José conforman la bendita familia que todos llamamos “Sagrada
Familia” o “Familia de Nazareth”, haciendo referencia al lugar físico donde se estableció y pasó
la mayor parte de su vida este grupo familiar.

A) El matrimonio de María y José

Según la costumbre hebrea, la unión legítima hombre-mujer se desarrollaba en dos


etapas:

a)- Esponsales, desposorio. Compromiso mutuo de los novios, aceptación de su


prometida, acuerdo recíproco para casarse posteriormente en presencia de testigos. La
situación podía durar poco tiempo o prolongarse. Mientras tanto la novia continuaba
viviendo en la casa de sus padres, pero el compromiso matrimonial ya confería al novio toda
clase de derechos legales sobre la novia. Cualquier violación de esos derechos era
conceptuada como acto de adulterio.

b)- Casamiento, matrimonio, boda. El novio la llevaba oficialmente a su casa donde se


celebraba una fiesta, que podía prolongarse varios días (cf. Gn 29,27-28; Mt 25,1-13; Jn 2,1-
11).

Ya se iba haciendo señorita y según la costumbre del pueblo hebreo, a los quince años
ya estaba en condiciones de casarse. Como era de esperar, María soñaba con casarse, tener
hijos…. Muchos, quizás,…. Porque para los judíos, la fecundidad abundante, era signo de la
bendición de Dios. Pero desde pequeña, guiada por Las Sagradas Escritura, aprendió a ser
dócil a la Palabra de Dios.

Cuando le presentaron a José, le pareció apuesto y mucho más cuando supo que era un
joven muy religioso….María y José realizaron la primera parte del casamiento según la usanza
de la época. Pero algo sucedió en la vida de ellos, que provoco un cambio de planes:

“María recibió la visita del ángel que le anunció que sería la madre del Salvador”
 “Cambio de planes”, esta frase debe sonar muy nuestra. Muy a menudo sucede que
nuestros proyectos se ven truncados, deshechos, debilitados. La voluntad de Dios, sin
explicación muchas veces, se manifiesta en nuestras vidas y nos sorprende de tal manera
aunque no sabemos cómo reaccionar. Seremos capaces de dar ese SI al igual que María,
sabiendo que, para nuestro entender, será imposible. ¿Nos vamos preparando
espiritualmente, para que, en los momentos de prueba, sepamos desprendernos de
nuestros proyectos?

Sin duda María permanecía unida a Dios por la oración. Sus silencios no eran estériles...
eran un profundo y constante dialogo con Dios. ¿Es la oración el sostén de mi vida? ¿hago de
mi vida una permanente oración?

Cuando Dios te pide algo, es porque te dará mucho más de lo que te pide…
muchísimo más…

Y así María emprende el camino que el mismo Dios, atreves del Ángel, acababa de
encomendarle. Una misión que jamás culminaría….. “visita a su prima Isabel!”

Hoy somos nosotros esa Isabel a quien el niño le salto de gozo en su seno. María
espera que nosotros recitemos las palabras llenas del Espíritu Santo con que la recibió su
prima. ¿Somos perceptivos a la presencia de Dios en nuestras vidas?

Podríamos imaginar esta escena…

Cuando María regresa de Ain Karim, la pancita comenzaba a notarse, cuando José la ve,
siente que su corazón se deshace…. Su alma llora al pensar que su prometida le fue infiel. Cuando
estaba decidido a abandonarla, Dios le revela el gran misterio. Seguramente hablaron, quien
sabe cuánto tiempo, fijaron fecha y finalmente, en un sencillo acto…. Se casaron.

Así, en Nazaret aparece José desempeñando el papel paterno, de oficio carpintero, su


esposa María, como ama de casa y Jesús, un niño como tantos, cuya identidad también estaba
oculta en el aspecto humano por el cumplimiento de obligaciones ciudadanas como someterse al
censo, empadronarse, etc.

José es el Padre adoptivo de Jesús. El esposo de María. El no nace Santo, se hace.

 Esta es la propuesta que hoy nos hace Dios a nosotros. Que seamos Santos en nuestro
tiempo, en nuestra historia, en esta realidad que me toca vivir. Aunque es difícil, se
puede!!! Solo basta animarse al gran desafío, vivir en gracia para poder discernir qué es
lo que Dios espera de mí. Al igual que José, muchas veces debemos escuchar, comprender y
confiar en lo que otros me dicen. ¿Tengo alguna charla pendiente? ¿Supe detenerme a
platicar con aquellas personas que me hicieron daño?
Todo parecía acomodarse… el embarazo seguía en curso sin mayores problemas, hasta
que hubo que empadronarse en Belén y allí nacería el Niño. Soledad, pobreza, abandono,
suciedad, marginación, “Silencio de Dios!!!” Esto es lo que les había pedido Dios ¿Acaso el
Ángel no le había dicho que sería la madre del Salvador? Y acá están…. Aceptando en silencio

Esto nos lleva a plantearnos ¿la vida que llevo es la que planee? ¿Es este el lugar que
quiero ocupar en mi trabajo, en mi estudio, en mi familia? Yo iba en una dirección y hoy Dios
me pone acá…. ¿Cómo lo vivo, como le respondo?

Y en ese paisaje, muy distinto al esperado, nace Jesús… ahí, donde menos se esperaba…
nace Jesús

Es desconcertante y avasallador, -casi supera nuestra capacidad de sorpresa-,


contemplar a Dios hecho Niño, acompañado de María y de José, rodeado de unos animales y
metido en una cueva excavada en la montaña, en una noche fría de invierno. El que hizo el
universo, el que abrió los labios y fue obedeciendo en todo, el que dio a los demás la
existencia, el que pudo escoger su forma de nacimiento, ahí está pobre, rodeado de pobreza,
gozoso en la pobreza de sus padres.

Esta decisión de Dios de escoger la pobreza pone en jaque la manera de pensar y


especialmente de vivir de muchos hombres hoy en día. Es de suponer que Dios, sabiduría
infinita, siempre escoge lo mejor. Al escoger la pobreza margina la riqueza.

En este mundo donde el hombre lucha por poseer más y más, por acumular más y más,
por tener más y más, siguiendo los instintos de su avaricia y ambición; en este mundo en que
los hombres sólo se preocupan por almacenar sus bienes sin compartirlos; en este mundo en
donde el pobre no es tenido en cuenta, Belén es un signo y una profecía para todos nosotros.
Signo en cuanto que nos descubre que la pobreza, desde el punto de vista divino, es riqueza,
es salvación, es bendición; y profecía en cuanto que nos abre a la verdad de la pobreza como
senda de felicidad y de realización personal.

En este punto les propongo pensar ¿alguna vez me sorprendió la presencia de Jesús en
un lugar o situación inhóspita? ¿pude descubrir su presencia en medio de personas o
acontecimientos desdichados? Hoy mi corazón es ese pesebre sucio, desordenado, mal oliente
pero igual Jesús decide nacer en el. Jesús busca que le permitamos nacer, para ser él quien
poco a poco transforme nuestro corazón.

Al lado de María y José, no estuvieron ni sus familiares ni sus amigos…. Sólo extraños
que fueron enviados por Dios para acompañarlos. ¿Nos dice algo esto? ¿Cuántas veces sentí la
soledad y abandono de mis seres queridos? ¿Cuántas tantas veces, me aleje de mis afectos
cuando más me necesitaban? ¿Soy un Pastor o un Mago que acude presuroso al lugar que Dios
me envía?
María y José antes de unirse en matrimonio

Para poder comprender algunos de los aspectos de La Familia de Nazaret, es necesario


conocer algo de María y José antes de unirse en matrimonio.

Los padres de María, Ana y Joaquín, eran campesinos, descendientes de David. Ana era
estéril y eso provocaba una gran pena es el matrimonio. Hasta que Joaquín decidió hacer
penitencia y ayuno por varios meses, apartándose al desierto. Al regresar y pasados algún
tiempo, Ana quedo embarazada y desde el primer momento supo que algo muy especial se
estaba gestando en ella.

Cuando nació su hija, la llamo Myriam… ( la elegida ).

 Vemos como desde su gestación, La Madre del Salvador, ya estaba íntimamente unida a la
oración y voluntad de Dios. Cuando nos abandonamos, Dios obra maravillas en nuestras
vidas, a su tiempo y modo.
 Debe llamarnos a la reflexión el modo en que fue creciendo María, sin duda fue tarea de
sus padres el inculcar y lograr que ame la vida de fe. ¿Cómo estamos cumpliendo con
nuestra responsabilidad como padres? ¿los jóvenes aceptamos los consejos y guía de
nuestros padres?

B) Un poquito del Niño

Todos los hijos se parecen a los padres, salvo este caso en que es más preciso decir, que
la Madre se parece al hijo. Ella fue hecha pensando en Él, para que el Verbo tuviera una
naturaleza perfecta respetando las leyes de la naturaleza por la cual, los hijos se asemejan a
los padres.

Ya en Belén, nuevamente la voz de Dios que los hace salir rumbo a Egipto…. Y recién
transcurridos siete u ocho años, regresan a Nazaret. Allí se reencontraron con su familia y los
abuelos de Jesús pudieron verlo… ya crecido y el Niño supo experimentar ese amor tan
profundo y puro de los ancianos de la familia.

Y acá me detengo…… sabemos volver nuestra mirada y corazón a nuestros abuelos,


nuestros mayores?? Hoy se va dejando muy de lado la sabiduría de los viejos, estamos en la era
del descarte, donde lo que no funciona con absoluta rapidez…. No sirve. Es tan triste ver como se
ignora la sabiduría de los adultos mayores, en el peor de los casos, porque nos falta valentía para
reconocer nuestros errores. Todos nos necesitamos. La experiencia de otros fortalece mis
caminos. Poco serviría esta meditación si no somos capases de preguntarnos….¿Cómo esta mi
relación con mis abuelos, con los ancianos que me rodean?. Qué bueno sería que podamos
descubrir que con una mirada, un detener nuestras corridas, escuchar una historia repetida,
pedirles que nos cuenten una anécdota de su vida…. Los haremos sentir como lo que en realidad
son…. MUY IMPORTANTES.
¡Cuánta similitud hay entre la Familia de Nazaret y la nuestra!!!!! Huidas, destierros,
abandonos, escapes. Cuantas preguntas y cuestionamiento. María guardaba todo en su corazón.
Sabía que en algún momento, Dios se manifestaría.

Como podemos analizar, la Familia de Nazaret, no difiere de la mía. Dios muestra que
en su propia familia se concretizan las palabras de las Sagradas Escrituras cuando nos dicen…
Por Mi serán perseguidos, en Mi Nombre los castigaran. Su Familia sabe de hambre, de
humillación, de cansancio, de marginación. Sabe de soledad, de falta de trabajo, de sueños sin
cumplir, sabe de largas noche donde el silencio de Dios se hizo notar

Pero La Sagrada Familia supo elegir a Dios como acompañante y fortaleza. Supo confiar
en la promesa y esperar con sencillez de corazón y humildad.

El Niño crece y María espera, con la esperanza de quienes confían. Y cuando llega la
señal…. Le hiere el corazón!!! El Niño se perdió porque estaba ocupado en las cosas de su
padre!!! “Pero tu padre y yo te buscábamos desesperadamente”…… dijo María. Y Dios hablo….
Y María escuchó en silencio!!! María renovó el Sí que dijo al Ángel y continuo el camino que
desde entonces no cesaba de caminar. Guardaba todo en su corazón.

Renuncia… la vida hecha de renuncias… lo que yo formo, mis proyectos, lo que


adquiero, no en mío. Nada me pertenece. Todo es de Dios… ¿Cómo me llevo con esta parte de
mi condición de bautizado? ¿A qué debo renunciar? ¿Aun me duelen mis renuncias del
pasado? ¿Qué debo perdonar o aceptar? Como padres… ¿entendemos los caminos que
nuestros hijos deciden o intentamos manejarles la vida?

No pensemos que la Sagrada Familia era una familia sin problemas. Ellos, como
nosotros, tuvieron toda clase de problemas. Pero los supieron resolver a base de diálogo, con
mucho respeto y amor mutuo.

En aquella familia estuvo presente lo mejor que puede haber en una casa: el favor de
Dios, su gracia y su palabra. El centro de aquella familia fue JESUS. Esto quiere decir que la
presencia de Jesús no excluye los problemas. La familia ideal no es la familia donde no hay
problemas, sino la que, teniendo a Dios como centro, está unida por un auténtico amor. Pues
donde hay amor, allí está Dios.

C) La figura de José (2)

Comenzaremos haciendo una breve semblanza de uno de sus integrantes de la


Sagrada Familia, tal vez el menos conocido por nosotros: José.

En el plan reconciliador de Dios tuvo un papel esencial: Dios le encomendó la tarea


de ser el padre adoptivo de Jesús, enorme privilegio y responsabilidad; y asimismo el de ser el
“esposo virginal de María Santísima”. Él es, de todos, el que más cerca está de María y de Jesús.
Probablemente José nació en Belén, su padre se llamó Jacob (MT. 1,16) y para Lucas
(Lc. 3,23) su padre era Elí. Aparentemente, era el tercero de seis hijos.

Según los Evangelios de Mateo y Marcos, José era un “tekton”, es decir carpintero o
albañil. San Justino así lo confirma y la tradición lo acepta.

Las principales fuentes para conocer a José son los Evangelios de Mateo y Lucas. En
los relatos no conocemos palabras expresadas por él, tan sólo conocemos sus obras, sus actos
de fe, de amor, de protección hacia su familia. Resulta ser José un caso excepcional en la Biblia:
un Santo al que no se le escucha una sola palabra, “el Santo del silencio”.

José perteneció a una familia bien numerosa. La tradición señala que su familia se
estableció en Nazareth, en la parte baja del pueblo. Desde chico aficionado a la carpintería. Su
temperamento, según la tradición también, era dócil, humilde y devoto. Es también la
tradición la que sostiene que José tenía treinta años aproximadamente cuando toma por
esposa a María, de sólo 14 o 15 años.

Desde antes de desposarse con María se advierte su santidad ya que él es un


“escogido” de Dios, recibió la gracia de discernir los mandatos de Dios. Su vida, sencilla y
humilde, se entrecruza con el silencio integral que no significa mero mutismo.

José también da un sí muy necesario para el plan de Dios. Se ha tratado de definir en


varias ocasiones las virtudes de José. Brillan en él sobre todo las virtudes de la vida oculta: la
virginidad, la humildad, la pobreza, la paciencia, la fidelidad, la prudencia.

José es también modelo de santificación del trabajo corporal, por ello la Iglesia ha
instituido el día del trabajador, el 1 de mayo, como la fiesta de San José obrero.

José en el marco evangélico (Exhortación apostólica Redemptoris Custos)

I) El matrimonio con María:

“José, hijo de David, no temas en tomar a María como esposa, porque lo engendrado
en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús porque él
salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt. 1, 20-21).

Para comprender plenamente el contenido de estas palabras y su contexto es


importante considerar también en paralelo el texto de San Lucas, al hablar de la genealogía de
Jesús. En el versículo de Lucas, el relato de la anunciación puede leerse: “Fue enviado el ángel
Gabriel a una ciudad en Galilea, llamada Nazareth, a una virgen desposada con un
hombre llamado José, de la casa de David, el nombre de la virgen era María…..”. el
evangelista afirma que la virgen se encontraba desposada con un hombre llamado José, de la
casa de David. La naturaleza de este desposorio se deduce al analizar la respuesta de María a
la propuesta del ángel: “Cómo será esto, pues no conozco varón”?. Es allí cuando el enviado
anuncia que será obra del Espíritu Santo, con lo que queda claro que, el niño concebido es
obra del Santo Espíritu, que María permanecerá virgen luego de la anunciación por ese
motivo.

Ante estos hechos José pensó en repudiarla en secreto. Buscaba una solución a esta
situación tan complicada. Reflexionando sobre esta ansiada solución es cuando se aparece el
ángel en sueños y le manifiesta el origen de la maternidad divina de María de la que hablamos
en Mt. 1, 20-21. El ángel introduce a José en el misterio de la maternidad de María, la que
según la ley es su esposa, permaneciendo virgen además. Al nacer el niño, recibirá por
nombre Jesús. Este nombre, usado frecuentemente entre los israelitas de esa época, cumple en
este niño su verdadero significado: “Jesús = Yoshua, que significa: el que salva”.

El ángel se dirige a José como el “esposo de María”, como aquel que deberá imponer el
nombre al niño, confiriéndole la tarea de ser el padre terrenal del Hijo de María.

Ni bien despertó José de su sueño, procedió tal como el ángel se lo había indicado,
demostrando así la total disponibilidad al igual que María a la orden que Dios impartía para
llevar a cabo su Plan de Salvación. El sí de José es importante como lo fue el de María.

II) El depositario del misterio de Dios.

En la visita de María a Isabel, nos encontramos con las palabras de esta última que
dice: “Feliz de ti por haber creído”. De alguna forma es José también destinatario de esta
bienaventuranza, toda vez que si bien él no respondió con su si a Dios, pero hizo todo lo que el
ángel del Señor le pidió. Lo que él hizo es genuina obediencia en la fe, uniéndolo de particular
manera, en la fe, a lo hecho por María.

Así, José junto a María, son los primeros depositarios del misterio de Dios. También
considerando los textos de Mateo y Lucas, es José el primer partícipe de la fe en María
Santísima. El peregrinar de José en esta vida concluirá antes que el de María. Ella estará al pie
de la Cruz, en el Cenáculo de Pentecostés. José no, pero su vida seguirá la misma dirección que
la de María ya que junto a Ella es depositario del primer anuncio, del primer mensaje.

III) José vive su paternidad como un servicio

Dios elige a José para asegurar la protección de Jesús. Esto sitúa a José muy cerca ce
Jesús y esta cercanía con Jesús se lleva a cabo a través del matrimonio que forma con María.

Es tan importante cuidar la concepción divina de Jesús, como el matrimonio que José
mantiene con María, porque jurídicamente de ese matrimonio depende la paternidad de José.
Los evangelistas muy bien cuidan la virginidad de María, pero también hablan de la Esposa de
José y de José como esposo de María..con autoridad angélica la escritura habla del Esposo de
María: no temas recibir a tu esposa…… se le ordena también imponer el nombre del niño ( lo
que se reservaba a los padres). La Escritura sabe que la paternidad de José no proviene de su
semilla pero se le otorga toda la autoridad paterna.

El hijo de María es también hijo de José por el vínculo matrimonial existente entre
ambos. En este matrimonio no faltaron los requisitos necesarios para su constitución. En este
matrimonio se han cumplido todos los bienes del matrimonio: la prole, la fidelidad y el
sacramento.

Tanto san Agustín como santo Tomás de Aquino sostienen que se da en este
matrimonio una indivisible unión espiritual, esto se observa en la unión espiritual, en la unión
de corazones, de consentimientos. La participación de María y José en el plan de salvación, es
totalmente libre y voluntaria. Podemos hacer el siguiente paralelismo: al inicio del Antiguo
Testamento había una pareja. Al inicio del Nuevo Testamento también. En el primer caso, Adán y
Eva fueron fuente del mal que inundó al mundo. José y María constituyen el vértice por medio del
cual llega a todos la salvación.

José ha sido llamado por Dios para prestar un servicio desde la paternidad de Jesús.
Su paternidad se ha manifestado habiéndose convertido en un servicio al misterio salvífico.
Ejerció la autoridad que le correspondía como cabeza de la Sagrada Familia. Dios le ha puesto
a cargo de la familia para que la sirva como siervo fiel y prudente. León XIII señala “él se
impone entre todos por su augusta dignidad dado que por disposición divina fue custodio –
padre del Hijo de Dios. De donde se sigue que Jesús se sometiera a la autoridad de José

En los Evangelios se expone claramente la tarea paterna de José respecto de Jesús. La


salvación del mundo, que pasa a través de la humanidad de Jesús, se realiza en los gestos que
forman parte de la vida diaria de la Sagrada Familia. Con la encarnación las “promesas” y las
“figuras” del Antiguo Testamento se hacen realidad: lugares, personas, hechos y ritos, todo se
entremezcla según las órdenes divinas. María es la humilde sierva del Señor preparada desde
la eternidad para ser la Madre de Dios. José es aquel que el Señor ha elegido para ser el
“coordinador del nacimiento del Señor”, aquel que tiene por encargo proveer a la inserción
ordenada del Hijo de Dios en el mundo. Toda la vida, tanto privada como escondida de Jesús
ha sido confiada a la custodia de José.

IV) José en diversos momentos importantes

• En el censo

Yendo José a Belén para el censo, de acuerdo a las disposiciones emanadas de la


autoridad civil, José inscribe al niño oficialmente con el nombre “Jesús, hijo de José de
Nazareth”. Con esta inscripción se evidencia la pertenencia de Jesús al género humano. Este
hecho para el escritor y filósofo Orígenes, no es un hecho menor: la inscripción de Jesús en el
censo de “todos”, implica que la misión de Jesús es salvar a “todos”.
• El nacimiento en Belén

José es, junto a María en la noche de Belén, testigo privilegiado de la venida de Dios al
mundo. Así lo relata Lc. 2, 6-7.

José fue testigo ocular de aquel nacimiento en condiciones humillantes con las que el
Señor quiso comenzar a redimir al género humano. Fue testigo de la adoración de los
pastores, de la adoración de los Magos venidos desde Oriente.

Más tarde llega la circuncisión, primer deber religioso del padre judío de esa época y
José ejerce ese derecho – obligación respecto de Jesús, como padre de Jesús.

• La imposición del nombre

En la circuncisión José impone el nombre a Jesús. Este nombre a José se había sido
relevado en la Anunciación. Al imponer el nombre, José declara su paternidad legal sobre
Jesús y al proclamar el nombre, proclama también su misión salvadora. La imposición del
nombre es señal de potestad y dominio, como vemos en la escena del Génesis donde Adán
pone el nombre a todos los animales. Con este gesto, el Evangelio muestra la autoridad y
potestad de José sobre Jesús.

Luego fue José quien tuvo a su cargo la presentación del niño en el templo, gesto éste
que es cumplido haciendo uso de los derechos que como padre le correspondían. Allí, junto a
María, escuchó José la profecía de Simeón hacia María.

• La huida a Egipto

Según el texto de Mateo, antes del regreso a Galilea, la Providencia Divina


nuevamente recurre a José indicándole se dirija hacia Egipto, huyendo de la furia del Rey
Herodes (todos conocemos la historia). En Egipto permaneció hasta la muerte de Herodes,
cumpliéndose así la promesa del profeta “De Egipto llamé a mi hijo”. José custodia en el exilio
a aquel que realizará la Nueva Alianza, así como el mismo Dios custodió a su pueblo cuando
dejó la esclavitud.

Desde el momento de la anunciación José y María formaron el hogar que sería morada
de aquel que salvaría al mundo. Allí Jesús creció, se fortaleció, se llenó de sabiduría, crecía en
gracia porque Dios estaba con Él. Los Evangelios no evidencian detalles de esta etapa de la
vida de Jesús, pero, a los doce años, un episodio si es rescatado por los evangelistas.

• Jesús perdido y hallado en el Templo

Jesús participa de la fiesta de la Pascua en Jerusalén, junto a sus padres, como


cualquier otr4o joven de su edad. Al terminar Jesús es perdido. Sus padres al primer día de no
verlo, comienzan una intensa búsqueda entre familiares y amigos. Infructuosa búsqueda que
los obliga a volver al templo y allí, después de tres días, lo encuentran hablando a los
maestros. Todos los que lo oían estaban estupefactos de su inteligencia. María le pregunta:
“Hijo, ¿por qué nos has hecho esto?. Tu padre y yo angustiados te estamos buscando. “Porqué
me buscáis?. No sabíais que debo ocuparme de las cosas de mi Padre? (Lc. 2, 49-50).

Esta respuesta la oyó José a quien María, poco antes, se había referido como “tu
padre”. La respuesta de Jesús en el templo reafirma la conciencia que José tiene de su
paternidad sobre Jesús. Reafirma aquellas palabras de ángel:…….no temas en recibir a María
por esposa porque lo engendrado en ella es obra del Espíritu Santo”.

José entendió acabadamente que su misión, como padre terrenal, era la de criar,
alimentar, vestir, instruir a Jesús. Todo como corresponde a los deberes propios de un padre.
Como devolución, Jesús vivía sometido a ellos, respetándolos en todo. De esta manera quiso
Dios santificar los deberes de la familia y de trabajo que desempeñaba al lado de José.

Al igual que en la presentación, lo primero que surge es el fiel cumplimiento, tanto de


José como de María, a las prescripciones religiosas.

Según el Evangelio de Lucas, el protagonismo en esta escena lo tiene María. Es ella la


que se dirige al Niño para cuestionarlo. Pero es la misma María la que le señala la paternidad
de José: “Tu padre y yo te buscábamos angustiados”.

V) José varón justo – esposo

En la anunciación, María con su “fiat” abre la puerta a la salvación. José también lo


hace, pero desde el silencio, haciendo todo lo que el ángel le indicó. A lo largo del Evangelio no
se escucha palabra dicha por José. Gracias a este silencio, los evangelistas lo tratan de “el
justo”.

El varón justo de Nazareth posee las características propias del esposo. Desde el
comienzo del relato evangélico se habla de “la virgen desposada con un hombre llamado José”.
Desde ese comienzo los Evangelios ponen ante nuestros ojos la imagen del esposo y la esposa.
El matrimonio judío se realizaba en dos etapas: en la primera, el matrimonio legal, los esposos
ya tenían tal condición. Pasado un tiempo, se llevaba a cabo la segunda parte, donde el esposo
introducía a la esposa a vivir en su casa. Antes de vivir juntos, José ya era el esposo de María.
Pero ella conservaba en su intimidad el deseo de entregarse a Dios por completo y
exclusivamente. ¿Cómo se entiende entonces este deseo de María con la realidad conyugal?.
Sólo se entiende con la intervención salvífica de Dios en sus vidas. María sabe que debe llevar
a cabo su deseo virginal de consagración exclusiva y total a Dios precisamente porque será la
Madre de Dios. Esa maternidad en precisamente lo que Dios espera de ella, quien es “esposa
prometida” de José. El hecho de ser esposa prometida de José, está contenido en el plan
salvífico de Dios.
Dios, a través del ángel se dirige a José, a aquel que será esposo de la virgen Madre de
Dios. Le confirma que sus desposorios con María están dentro de los planes divinos.

En las palabras del anuncio del ángel José no sólo comprende las palabras dirigidas a
María. También comprende la verdad sobre su propia vocación. Es por ello que José hace
exactamente lo que el ángel le anunció. Vemos así que él su amor como hombre ha sido
totalmente regenerado por el Espíritu Santo.

Del matrimonio con María deriva para José su singular dignidad y sus derechos
paternales sobre Jesús. La dignidad de la Madre de Dios llega tan alto que nada puede existir
más sublime. Pero entre la Madre de Dios y José se estrechó un lazo conyugal y a través de él
José se acercó en dignidad a María, mucho más que otras criaturas. Ya que el matrimonio es el
máximo consorcio y amistad, se sigue que si Dios ha dado a José como esposa a María, se la ha
dado no sólo como compañera de vida, testigo de virginidad y tutor de la honestidad, sino
también para que participase de la excelsa grandeza de ella.

Este vínculo de caridad constituyó la Sagrada Familia, primero en la pobreza de Belén,


luego en el exilio a Egipto, luego nuevamente en Nazareth. La Iglesia rodea de profunda
veneración a esta familia, proponiéndola como modelo de familia. En esta familia José es el
padre. No es la suya una paternidad derivada de la generación y, sin embargo, no es una
paternidad aparente o simplemente sustitutiva, sino que posee plenamente la misión de la
paternidad humana. Aquí adquieren verdad las palabras de María al encontrar al niño en el
templo….”tu padre y yo te hemos buscado…….”.

• El trabajo como expresión de amor

José, el carpintero, trabajaba con amor para mantener a su familia. En ese contexto
creció Jesús y así lo señalan los Evangelios: ”Bajó con ellos y vino a Nazareth y vivía sujeto a
ellos” (Lc. 2, 51).Jesús era llamado “el hijo del carpintero”, con o que deducimos que ayudaría a
su padre en los quehaceres de la carpintería, con sumisión, con obediencia.

La Sagrada Familia es ejemplo de familia a imitar, pero también lo es José como


trabajador. De hecho la Iglesia así lo celebra con la festividad del 1 de mayo de “San José
Obrero”. El trabajo humano y en especial el manual, tienen en el Evangelio un significado muy
especial. José, compartiendo con su hijo el trabajo diario, en su banco de carpintero, acercó el
trabajo humano a Jesús, al misterio de la redención. Dignificó el trabajo humano.

Se trata, en definitiva, de como todos debemos santificar la vida cotidiana. Cada uno
debe alcanzar, según su propio estado, la santidad. San José es un modelo de los humildes, que
el cristianismo eleva a grandes destinos. San José es la cabal prueba de que para ser buenos y
auténticos seguidores de Cristo no se necesitan grandes cosas, sino que solamente se
requieren las virtudes comunes, humanas, sencillas pero verdaderas y auténticas.
• José, el primado de la vida interior

El trabajo en la carpintería seguramente estuvo envuelto por un silencio elocuente.


Los Evangelios hablan exclusivamente de lo que José “hizo”, sin embargo esto permite inferir
en la profunda vida interior que vivía José.

José, hombre sumiso a Dios, disponible en el ánimo para todo lo que Dios le pidiera,
tiene estas características como fruto de su sincera devoción a Dios.

La relación de José y Jesús era una relación que irradiaba amor en todas las
direcciones. El amor paterno de José no podía dejar de influir en el amor filial de Jesús y
viceversa, el amor filial de Jesús no podía dejar de influir en el amor paterno de José. Hay una
conjunción en José y Jesús de amor activo y amor contemplativo. José ha experimentado tanto
el amor contemplativo, contemplando la verdad divina que irradiaba la humanidad de Cristo,
como así también al amor activo, dado en ser tutor del Cristo vivo, ejerciendo su tutela para
que Cristo desarrolle su plena humanidad.

• José patrono de la Iglesia

Existen sobrados motivos para considerar a José como especial patrono de la Iglesia.
León XIII expone “las razones por las que el bienaventurado José debe ser considerado especial
Patrono de la Iglesia y por lo que la Iglesia espera mucho de su patrocinio y tutela, nacen
principalmente del hecho de que él es el esposo de María, padre putativo de Jesús. Custodio
legítimo y natural, cabeza y defensor de la Sagrada Familia”.

El Concilio Vaticano II sostiene: Ya al inicio de la redención humana encontramos el


modelo de obediencia –después del de María –precisamente en José, el que se distingue por la fiel
ejecución de los mandatos de Dios. El mismo Concilio ha sensibilizado de nuevo a todos, nos ha
hecho volver a tomar conciencia sobre el plan de salvación de Dios para con el hombre; plan en
el que José ocupa el papel de un ministro especial. Nos incita el Concilio a “encomendarnos a
aquel a quien Dios mismo confió la custodia de sus tesoros más preciosos y grandes”.

• El silencio de José ( extraído de “El Santo Custodio de P. Juan Ramón Celeiro)

El hombre que se extasía ante una obra de arte, que calla para admirar un paisaje, que
contempla, sabe callar, sabe escuchar.

El silencio de José es sublime, en especial al encontrarse, de improviso, con el


embarazo de su esposa. Mira, contempla, calla.

La inmensidad de su silencio se evidencia en su actitud ante el ángel que le dice, de


parte de Dios, que tome sin temor a María como esposa. José calla, pero actúa. Es activo su
silencio.
El Evangelio no nos dice una sola palabra salida de la boca de José. Pasó por la vida
entonando un sublime canto al silencio y salió de este mundo tortuoso también en silencio. Y
la Iglesia, durante doce años extendió ese silencio respecto de José. Pero es la misma Iglesia la
que hoy sostiene que el silencio de José es un “pregón”. Estaba impregnado de la
contemplación del misterio de Dios, con una actitud de total disponibilidad a la voluntad
Divina. El silencio de San José no manifiesta un vacío interior, por el contrario, manifiesta la
plenitud de todo lo que lleva en su corazón. Silencio que está entretejido con la oración
constante y la plena confianza puesta en el Señor.

No se exagera si decimos que Jesús, de su padre José en el plano humano, aprendió la


fuerte interioridad que es presupuesto de la auténtica justicia que Él, un día, enseñara a sus
discípulos.

La Familia (extraído de “Soy Ciudadano Cristiano de P. Martín Weichssvd)

a. Aspectos Generales

Mucho sabemos ya de Jesús y de María. Recién hemos hablado sobre José,


el tercer miembro de la Sagrada Familia. Pero……..¿qué podemos decir de la familia de hoy?

Muchas son las cosas que se sostienen sobre la familia hoy. No en vano es
preocupación constante del Santo Padre el defender esta institución tan castigada
últimamente.

Siempre la hemos definido como “célula básica de la sociedad”. Y de hecho lo es. No se


concibe constitución social alguna si no está la familia como basamento. Pero, hoy hay
problemas sociales que han llevado a muchas familia al precipicio. No son pocos, quienes hoy
pretenden reemplazar a las familias por otras formas de relacionarse humanamente. Los
bancos de esperma, el alquiler de vientres, la fecundación in vitro. Además, aparecen
instituciones como el “matrimonio de personas de igual sexo”, su lucha por la igualdad de
derechos, la posibilidad de adoptar chicos, en fin, un sinnúmero de situaciones que, antes
hubiera sido difícil imaginar.

Hoy, en todos los foros internacionales, se habla de favorecer el desarrollo integral


del hombre. Se habla mucho del cuidado de la ecología, de tratar bien a nuestro planeta, todo
ello en procura de lograr para el hombre un hábitat cuidado, pero verdaderamente si se quiere
promover el desarrollo del hombre y de la sociedad, no hay otro camino que favorecer el
ambiente natural de su crecimiento, que es la familia.

Dios es el autor del matrimonio y la familia. La familia es uno de los bienes más
preciosos de la humanidad. El hogar constituye un medio natural para la iniciación del ser
humano en la solidaridad y en las responsabilidades comunitarias. Los padres deben enseñar
a sus hijos a guardarse de los riesgos y degradaciones que amenazan a la sociedad de hoy.
Los padres, también, tienen el deber de educar a sus hijos, brindarles el calor de
hogar, la protección, las posibilidades materiales y espirituales que precisan para crecer y a
las que tienen derecho.

La familia es una comunidad en la que, desde la infancia, se pueden aprender los


valores morales, se comienza a honrar a Dios y a hacer buen uso de la libertad.

Cuanto más sana sea la familia, más sana será nuestra sociedad. Por ello todos
estamos comprometidos en asegurar los derechos que les corresponden a las familias y en
esta lucha de defensa de derechos, las familias se necesitan mutuamente.

Preocuparnos por la estabilidad familiar es uno de los más importantes deberes de


estado. Cada niño tiene derecho a crecer en familia. La Iglesia sostiene que no se pueden
equiparar a la categoría de familias a otros tipos de uniones que no tienen la sagrada finalidad
y el altísimo cometido de continuar con la especie humana.

Sostiene el CIC (Nº 2210): la importancia de la familia para la vida y el bienestar de la


sociedad entraña una responsabilidad particular de ésta en el apoyo y fortalecimiento del
matrimonio y de la familia. La autoridad civil ha de considerar como deber grave “el
reconocimiento de la auténtica naturaleza del matrimonio y de la familia, protegerla,
fomentarla, asegurar la moralidad pública y favorecer la prosperidad doméstica”.

La comunidad política y nosotros mismos si decidimos trabajar en política, el


gobierno de manera especial debe honrar la familia, asistirla y asegurarle especialmente:

• La libertad de fundar un hogar, de tener hijos y educarlos según sus convicciones


morales y religiosas.
• La protección de la estabilidad del vínculo conyugal y de la institución familiar.
• La libertad de profesar su fe, transmitirla a los hijos y educarlos en ella.
• El derecho a la atención médica, a la propiedad privada de sus bienes, a la asistencia a
las personas de edad, a los subsidios familiares, a una vivienda digna, a emigrar en caso
de así decidirlo, a tener un trabajo digno con un salario justo.
• Protección en cuanto a seguridad, higiene, especialmente en situaciones de peligro ante
drogas, pornografía, alcoholismo.
• Libertad de asociase con otras familias para ser representadas ante autoridades civiles.

Si se pretende lograr el pleno desarrollo del hombre y de la sociedad no queda otro


camino que favorecer el ámbito natural de su crecimiento que es la familia.

Nosotros, como cristianos comprometidos, hacemos muy bien en trabajar en política,


si así lo decidimos, con el afán de contribuir al desarrollo integral de la persona. Pero
debemos hacerlo a través de un partido político que contenga en sus plataformas, los
principios de la Doctrina Social de la Iglesia enunciados precedentemente.
b. La familia, formadora de personas

La familia es la matriz donde se gesta la personalidad de los hijos, cuando se favorece


a la educación integral de éstos, es decir, educación intelectual, afectiva, religiosa, moral.

El ambiente de la sociedad actual tiende a la “masificación “. Los medios de


comunicación ayudan a ello. La TV silenció el diálogo familiar. Hoy el diálogo se da en la
pantalla pero no en la familia.

La tv, el cine, el boliche, las revistas, hoy reemplazan a los padres, al colegio y a la
Iglesia.

Anteriormente eran los padres quienes transmitían a sus hijos la escala de valores y
criterios de vida. Hoy tiene más peso la opinión de un artista, de un deportista que la de un
padre de familia. Cualquiera hoy abre juicio y sienta criterio en temas muy complejos como
control de natalidad, aborto, experiencias sexuales, etc.

La familia debe suscitar el diálogo para la evaluación crítica. De esta manera


enseñaremos a los niños que el dinero no es el valor supremo en la vida. Procuraremos
formar conciencia clara de cuestiones como por ejemplo el amor, el respeto, el odio, la
violencia.

Si la familia no ejerce el derecho de enseñar a discernir y a juzgar, se impondrá


fácilmente la mentalidad masificadora y los padres no tendrán derecho a sorprenderse y
lamentarse. Si la familia no favorece y promueve una actitud sanamente crítica, los hijos serán
modelados por la mentalidad ambiente y terminarán pensando, juzgando y obrando de acuerdo
a criterios materialistas de nuestra sociedad contemporánea. Los adultos dejarán a los jóvenes
sin anticuerpos para evitar la contaminación.

I. Familia, educadora en la fe

La fe es, en un aspecto, comunicación de verdades que fundamentan valores. El


mensaje de Cristo incluye una jerarquía de valores. A ciertas realidades, Cristo las calificó de
fundamentales y a otras de “añadidura”. La familia debe ser formadora de personas,
transmitiendo una escala de valores válida en todos los tiempos. Debe ser una “comunidad
evangelizadora”.

Para que la fe no quede sólo en la costumbre o en el rito, para no reducirla a una


memorización de oraciones o fórmulas o para que no sea la sola vivencia de emociones, debe
impregnar toda la vida del hogar.

Los padres que rezan con sus hijos, que van los domingos a Misa, que leen la Palabra
de Dios juntos, que respetan la vida sacramental de los miembros de la familia, son padres que
viven su fe y penetran los corazones y pensamientos de sus hijos.
El padre que piensa con criterios evangélicos en temas como: dinero, los pobres,
personas de otras razas, la enfermedad, la Iglesia, la muerte, éxito, el fracaso; el padre que no
descarga en su esposa de manera exclusiva la responsabilidad de la educación religiosa de los
hijos, sino que asume tal tarea como fundamental e intransferibles, engendra en sus hijos
comportamientos arraigados en la fe.

La madre que no espera la catequesis de primera comunión, sino que desde bebé
habla a sus hijos de Dios, está inculcando la fe.

El Concilio Vaticano II declara q1ue son los padres los primeros educadores en la fe y
los primeros predicadores de la fe a sus hijos. La familia debe ser una pequeña comunidad
eclesial, con el padre como pastor de esta “Iglesia doméstica”.

Hoy los hijos quieres ver la verdad vivida. No basta ya con imponerla. La fe sólo
exclamada o exigida no tiene para ellos fuerza alguna. Al niño se le enseña a orar…..pero los
padres no lo hacen!!!. Se le habla al niño del sacramento de la reconciliación, pero los padres
jamás se confiesan. Una verdad anunciada y no testimoniada, en la práctica, pierde su vigor.

Si los jóvenes no llegan a tener convicciones propias y argumentos fundados en la


vivencia, dejan de lado la fe. “La sociedad podrá sacudir, oscurecer y desordenar la vida
religiosa de los hijos, pero no podrá matar en ellos la fe. Si la familia sólo transmite
costumbres y tradiciones sin fundamentar valores, todo sucumbirá ante la formidable crisis
contemporánea.

El papel de la madre y el padre en la transmisión testimonial de la fe, es


importantísimo e indelegable. Una fábula cuenta: “¿ Cuáles son para usted los casos más
difíciles?, preguntó el Director de la cárcel al capellán. En seguida y decididamente éste contestó:
Los casos más difíciles en la cárcel son aquellos que, escuchando la palabra madre, no recuerdan
nada bueno”.

II) La familia: educadora de la sensibilidad social

A pesar de las diversas cosas que vemos en el mundo de hoy, podemos afirmar que el
Evangelio y el mundo parecen coincidir en la proclamación de valores como “solidaridad”,
“fraternidad”, “servicio”.

La toma de conciencia respecto de las injusticias sociales no debe ser soslayada por la
familia. Si en el hogar no se gesta ese concepto de lo justo socialmente hablando, los valores se
formarán en fuentes contaminadas seguramente.

La concepción de muchos padres de dar a los hijos todo lo que deseen,


lamentablemente no los educa para la vida. Solamente les da la idea de facilismo y muchos
fracasos en la vida de los jóvenes se debe precisamente a esto.
III) Luces y sombras en la familia actual

La situación de la familia de este siglo tiene aspectos que hablan de la presencia de


Cristo en ellas y otros que, claramente, se encuentran muy alejados de Él.

Existe, por un lado, una conciencia más viva de la libertad personal, una mayor
atención a las relaciones interpersonales, a la promoción de la dignidad de la mujer, a la
procreación responsable, a la educación de los hijos, a la ayuda recíproca tanto espiritual
como material, a la lucha por la construcción de una sociedad más justa.

Pero, por otro lado, aparecen signos de degradación preocupante de algunos valores
fundamentales: una inadecuada concepción de las libertades individuales, confusión sobre la
independencia de los cónyuges entre sí, las ambigüedades existentes entre las relaciones de
autoridad de los padres con sus hijos, un número cada vez mayor de divorcios, la plaga del
aborto, la esterilización de hombres y mujeres, la mezquina mentalidad anticoncepcional.

La base de esta corruptela en los conceptos se encuentra en una mala interpretación


de la “libertad”, concebida ésta como la capacidad de realizar las cosas como me parezcan, en
orden al propio bienestar egoísta.

Por otro lado es preocupante ver como en países, particularmente los llamados
“países del Tercer Mundo”, existe una mayoría de familias carentes de elementos vitales
como: alimentos, vestimenta, vivienda, salud, educación. En contraste a esto, en aquellos
países “ricos” existe un excesivo consumismo, una carrera desenfrenada por tener más y más,
una competencia inhumana.

De esta forma vemos como la vida de las familias de hoy se desarrolla en un escenario
plagado de luces y sombras. La historia no es simplemente un progreso necesario hacia lo
mejor, sino más bien un acontecimiento de libertad, un combate entre libertades que se
oponen entre sí. Según la conocida expresión de San Agustín “un conflicto entre dos amores: el
amor de Dios llevado hasta el desprecio de sí y el amor de sí mismo llevado hasta el desprecio de
Dios”. (Familiaris Consortio 6).

Meditando lo dicho, podemos extraer conclusiones que nos servirán para nuestras
familias. Muchas veces, con signos, silencios y palabras, los hijos nos dice:

• No me des todo lo que te pida. A veces pido para saber sólo cuanto puedo tomar.
• No me grites. Te respeto menos cuando lo haces.
• Cumple con tus promesas, buenas o malas. Dame el ejemplo de la palabra empeñada
aunque me represente un castigo.
• No me compares con nadie, especialmente con mi hermano o hermana.
• No cambies de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer.
• Déjame valerme por mí mismo, de otro modo nunca podré aprender.
• No mientas delante de mí
• Cuando estés equivocado, admítelo y crecerá la opinión positiva que tengo de ti.
• Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos.
• Jamás me digas que haga algo que tu no haces
• Enséñame a amar y a conocer a Dios
• Cuando te busque para compartir algo de mi vida con vos, no me digas que no tienes
tiempo.
• Quiéreme y dímelo. Me gusta oírlo y me hace crecer seguro

2) MATRIMONIO (Catecismo de la Iglesia Católica)

A) Algunos lineamientos

En su predicación, Jesús enseñó sin ambigüedad el sentido original de la unión del


hombre y la mujer, tal como el Creador la quiso al comienzo: la autorización, dada por Moisés,
de repudiar a su mujer era una concesión a la dureza del corazón (cf. Mt 19,8); la unión
matrimonial del hombre y la mujer es indisoluble: Dios mismo la estableció: "lo que Dios unió,
que no lo separe el hombre" (Mt 19,6).

Esta insistencia, inequívoca, en la indisolubilidad del vínculo matrimonial pudo causar


perplejidad y aparecer como una exigencia irrealizable (cf. Mt 19,10). Sin embargo, Jesús no
impuso a los esposos una carga imposible de llevar y demasiado pesada (cf. Mt 11,29-30), más
pesada que la Ley de Moisés. Viniendo para restablecer el orden inicial de la creación
perturbado por el pecado, da la fuerza y la gracia para vivir el matrimonio en la dimensión
nueva del Reino de Dios. Siguiendo a Cristo, renunciando a sí mismos, tomando sobre sí sus
cruces (cf. Mt 8,34), los esposos podrán "comprender" (cf. Mt 19,11) el sentido original del
matrimonio y vivirlo con la ayuda de Cristo. Esta gracia del Matrimonio cristiano es un fruto
de la Cruz de Cristo, fuente de toda la vida cristiana.

B) El consentimiento matrimonial

Los protagonistas de la alianza matrimonial son un hombre y una mujer bautizados,


libres para contraer el matrimonio y que expresan libremente su consentimiento. "Ser libre"
quiere decir: no obrar por coacción; no estar impedido por una ley natural o eclesiástica.

La Iglesia considera el intercambio de los consentimientos entre los esposos como el


elemento indispensable "que hace el matrimonio" ./CIC can. 1057 §1/(3). Si el consentimiento
falta, no hay matrimonio.

El consentimiento consiste en "un acto humano, por el cual los esposos se dan y se
reciben mutuamente" /GS 48,1; cf. CIC can. 1057 §2/: "Yo te recibo como esposa" — "Yo te
recibo como esposo" (Ritual de la celebración del Matrimonio, 62). Este consentimiento que
une a los esposos entre sí, encuentra su plenitud en el hecho de que los dos "vienen a ser una
sola carne" (cf. Gn 2,24; Mc 10,8; Ef 5,31).
C) Unidad e indisolubilidad del matrimonio

El amor de los esposos exige, por su misma naturaleza, la unidad y la indisolubilidad de


la comunidad de personas que abarca la vida entera de los esposos: "De manera que ya no son
dos sino una sola carne" (Mt 19,6; cf. Gn 2,24). "Están llamados a crecer continuamente en su
comunión a través de la fidelidad cotidiana a la promesa matrimonial de la recíproca donación
total" /FC 19/ (3). Esta comunión humana es confirmada, purificada y perfeccionada por la
comunión en Jesucristo dada mediante el sacramento del Matrimonio. Se profundiza por la
vida de la fe común y por la Eucaristía recibida en común.

"La unidad del matrimonio aparece ampliamente confirmada por la igual dignidad
personal que hay que reconocer a la mujer y el varón en el mutuo y pleno amor" (GS 49,2). La
poligamia es contraria a esta igual dignidad de uno y otro y al amor conyugal que es único y
exclusivo.

"La alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un


consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la
generación y educación de la prole, fue elevada por Cristo Nuestro Señor a la dignidad de
sacramento entre bautizados" (CIC can. 1055, §1)

d) El matrimonio en el plan de Dios

La sagrada Escritura se abre con el relato de la creación del hombre y de la mujer a


imagen y semejanza de Dios (Gn 1,26- 27) y se cierra con la visión de las "bodas del Cordero"
(Ap 19,9; cf. Ap 19, 7). De un extremo a otro la Escritura habla del matrimonio y de su
"misterio", de su institución y del sentido que Dios le dio, de su origen y de su fin, de sus
realizaciones diversas a lo largo de la historia de la salvación, de sus dificultades nacidas del
pecado y de su renovación "en el Señor" (1 Co 7,39) todo ello en la perspectiva de la Nueva
Alianza de Cristo y de la Iglesia (cf. Ef 5,31-32).

e) El matrimonio en el orden de la creación

"La íntima comunidad de vida y amor conyugal, está fundada por el Creador y provista
de leyes propias. [...] El mismo Dios [...] es el autor del matrimonio" (GS 48,1). La vocación al
matrimonio se inscribe en la naturaleza misma del hombre y de la mujer, según salieron de la
mano del Creador. El matrimonio no es una institución puramente humana a pesar de las
numerosas variaciones que ha podido sufrir a lo largo de los siglos en las diferentes culturas,
estructuras sociales y actitudes espirituales. Estas diversidades no deben hacer olvidar sus
rasgos comunes y permanentes. A pesar de que la dignidad de esta institución no se trasluzca
siempre con la misma claridad (cf. GS 47,2), existe en todas las culturas un cierto sentido de la
grandeza de la unión matrimonial. "La salvación de la persona y de la sociedad humana y
cristiana está estrechamente ligada a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar"
(GS 47,1).
Dios que ha creado al hombre por amor, lo ha llamado también al amor, vocación
fundamental e innata de todo ser humano. Porque el hombre fue creado a imagen y semejanza
de Dios (Gn 1,2), que es Amor (cf. 1 Jn 4,8.16). Habiéndolos creado Dios hombre y mujer, el
amor mutuo entre ellos se convierte en imagen del amor absoluto e indefectible con que Dios
ama al hombre. Este amor es bueno, muy bueno, a los ojos del Creador (cf. Gn1,31). Y este
amor que Dios bendice es destinado a ser fecundo y a realizarse en la obra común del cuidado
de la creación. «Y los bendijo Dios y les dijo: "Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y
sometedla"» (Gn 1,28).

La Sagrada escritura afirma que el hombre y la mujer fueron creados el uno para el
otro: "No es bueno que el hombre esté solo" (Gn 2, 18). La mujer, "carne de su carne" (cf. Gn2,
23), su igual, la criatura más semejante al hombre mismo, le es dada por Dios como una
"auxilio" (cf. Gn 2, 18), representando así a Dios que es nuestro "auxilio" (cf. Sal 121,2). "Por
eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne"
(cf. Gn 2,18-25). Que esto significa una unión indefectible de sus dos vidas, el Señor mismo lo
muestra recordando cuál fue "en el principio", el plan del Creador (cf. Mt 19, 4): "De manera
que ya no son dos sino una sola carne" (Mt 19,6).

f) El matrimonio bajo la esclavitud del pecado

Todo hombre, tanto en su entorno como en su propio corazón, vive la experiencia del
mal. Esta experiencia se hace sentir también en las relaciones entre el hombre y la mujer. En
todo tiempo, la unión del hombre y la mujer vive amenazada por la discordia, el espíritu de
dominio, la infidelidad, los celos y conflictos que pueden conducir hasta el odio y la ruptura.
Este desorden puede manifestarse de manera más o menos aguda, y puede ser más o menos
superado, según las culturas, las épocas, los individuos, pero siempre aparece como algo de
carácter universal.

Según la fe, este desorden que constatamos dolorosamente, no se origina en la


naturaleza del hombre y de la mujer, ni en la naturaleza de sus relaciones, sino en el pecado. El
primer pecado, ruptura con Dios, tiene como consecuencia primera la ruptura de la comunión
original entre el hombre y la mujer. Sus relaciones quedan distorsionadas por agravios
recíprocos (cf. Gn 3,12); su atractivo mutuo, don propio del creador (cf. Gn 2,22), se cambia en
relaciones de dominio y de concupiscencia (cf. Gn 3,16); la hermosa vocación del hombre y de
la mujer de ser fecundos, de multiplicarse y someter la tierra (cf. Gn 1,28) queda sometida a
los dolores del parto y los esfuerzos de ganar el pan (cf. Gn 3,16-19).

Sin embargo, el orden de la Creación subsiste aunque gravemente perturbado. Para sanar las
heridas del pecado, el hombre y la mujer necesitan la ayuda de la gracia que Dios, en su
misericordia infinita, jamás les ha negado (cf. Gn 3,21). Sin esta ayuda, el hombre y la mujer no
pueden llegar a realizar la unión de sus vidas en orden a la cual Dios los creó "al comienzo".
g) El matrimonio en el Señor

La alianza nupcial entre Dios y su pueblo Israel había preparado la Nueva y Eterna
Alianza mediante la que el Hijo de Dios, encarnándose y dando su vida, se unió en cierta
manera con toda la humanidad salvada por Él (cf. GS 22), preparando así "las bodas del
cordero" (Ap 19,7.9).

En el umbral de su vida pública, Jesús realiza su primer signo —a petición de su


Madre— con ocasión de un banquete de boda (cf. Jn 2,1-11). La Iglesia concede una gran
importancia a la presencia de Jesús en las bodas de Caná. Ve en ella la confirmación de la
bondad del matrimonio y el anuncio de que en adelante el matrimonio será un signo eficaz de
la presencia de Cristo.

En su predicación, Jesús enseñó sin ambigüedad el sentido original de la unión del


hombre y la mujer, tal como el Creador la quiso al comienzo: la autorización, dada por Moisés,
de repudiar a su mujer era una concesión a la dureza del corazón (cf. Mt 19,8); la unión
matrimonial del hombre y la mujer es indisoluble: Dios mismo la estableció: "lo que Dios unió,
que no lo separe el hombre" (Mt 19,6).

Esta insistencia, inequívoca, en la indisolubilidad del vínculo matrimonial pudo causar


perplejidad y aparecer como una exigencia irrealizable (cf. Mt 19,10). Sin embargo, Jesús no
impuso a los esposos una carga imposible de llevar y demasiado pesada (cf. Mt 11,29-30), más
pesada que la Ley de Moisés. Viniendo para restablecer el orden inicial de la creación
perturbado por el pecado, da la fuerza y la gracia para vivir el matrimonio en la dimensión
nueva del Reino de Dios. Siguiendo a Cristo, renunciando a sí mismos, tomando sobre sí sus
cruces (cf. Mt 8,34), los esposos podrán "comprender" (cf. Mt 19,11) el sentido original del
matrimonio y vivirlo con la ayuda de Cristo. Esta gracia del Matrimonio cristiano es un fruto
de la Cruz de Cristo, fuente de toda la vida cristiana.

Es lo que el apóstol Pablo da a entender diciendo: "Maridos, amad a vuestras mujeres


como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla" (Ef 5,25-26), y
añadiendo enseguida: «"Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su
mujer, y los dos se harán una sola carne". Gran misterio es éste, lo digo respecto a Cristo y a la
Iglesia» (Ef 5,31-32).

Toda la vida cristiana está marcada por el amor esponsal de Cristo y de la Iglesia. Ya el
Bautismo, entrada en el Pueblo de Dios, es un misterio nupcial. Es, por así decirlo, como el
baño de bodas (cf. Ef 5,26-27) que precede al banquete de bodas, la Eucaristía. El Matrimonio
cristiano viene a ser por su parte signo eficaz, sacramento de la alianza de Cristo y de la
Iglesia. Puesto que es signo y comunicación de la gracia, el matrimonio entre bautizados es un
verdadero sacramento de la Nueva Alianza (cf. Concilio de Trento, DS 1800; CIC can.
1055 § 2).
I. La celebración del Matrimonio

En el rito latino, la celebración del matrimonio entre dos fieles católicos tiene lugar
ordinariamente dentro de la Santa Misa, en virtud del vínculo que tienen todos los
sacramentos con el Misterio Pascual de Cristo (cf. SC 61). En la Eucaristía se realiza el
memorial de la Nueva Alianza, en la que Cristo se unió para siempre a la Iglesia, su esposa
amada por la que se entregó (cf. LG 6). Es, pues, conveniente que los esposos sellen su
consentimiento en darse el uno al otro mediante la ofrenda de sus propias vidas, uniéndose a
la ofrenda de Cristo por su Iglesia, hecha presente en el Sacrificio Eucarístico, y recibiendo la
Eucaristía, para que, comulgando en el mismo Cuerpo y en la misma Sangre de Cristo, "formen
un solo cuerpo" en Cristo (cf. 1 Co 10,17).

"En cuanto gesto sacramental de santificación, la celebración del matrimonio [...] debe
ser por sí misma válida, digna y fructuosa" (FC 67). Por tanto, conviene que los futuros
esposos se dispongan a la celebración de su matrimonio recibiendo el sacramento de la
Penitencia.

Según la tradición latina, los esposos, como ministros de la gracia de Cristo,


manifestando su consentimiento ante la Iglesia, se confieren mutuamente el sacramento del
matrimonio. En las tradiciones de las Iglesias orientales, los sacerdotes –Obispos o
presbíteros– son testigos del recíproco consentimiento expresado por los esposos /cf. CCEO,
can. 817/ (4), pero también su bendición es necesaria para la validez del sacramento (cf.
CCEO, can. 828).

Las diversas liturgias son ricas en oraciones de bendición y de epíclesis pidiendo a


Dios su gracia y la bendición sobre la nueva pareja, especialmente sobre la esposa. En la
epíclesis de este sacramento los esposos reciben el Espíritu Santo como Comunión de amor de
Cristo y de la Iglesia (cf. Ef 5,32). El Espíritu Santo es el sello de la alianza de los esposos, la
fuente siempre generosa de su amor, la fuerza con que se renovará su fidelidad.

II. El consentimiento matrimonial

Los protagonistas de la alianza matrimonial son un hombre y una mujer bautizados,


libres para contraer el matrimonio y que expresan libremente su consentimiento. "Ser libre"
quiere decir: no obrar por coacción; no estar impedido por una ley natural o eclesiástica.

La Iglesia considera el intercambio de los consentimientos entre los esposos como el


elemento indispensable "que hace el matrimonio" (CIC can. 1057 §1). Si el consentimiento
falta, no hay matrimonio.

El consentimiento consiste en "un acto humano, por el cual los esposos se dan y se
reciben mutuamente" (GS 48,1; cf. CIC can. 1057 §2): "Yo te recibo como esposa" — "Yo te
recibo como esposo" (Ritual de la celebración del Matrimonio, 62). Este consentimiento que
une a los esposos entre sí, encuentra su plenitud en el hecho de que los dos "vienen a ser una
sola carne" (cf. Gn 2,24; Mc 10,8; Ef 5,31).

El consentimiento debe ser un acto de la voluntad de cada uno de los contrayentes,


libre de violencia o de temor grave externo (cf. CIC can. 1103). Ningún poder humano puede
reemplazar este consentimiento (CIC can. 1057 §1). Si esta libertad falta, el matrimonio es
inválido.

Por esta razón (o por otras razones que hacen nulo e inválido el matrimonio [cf.
CICcan. 1095-1107]), la Iglesia, tras examinar la situación por el tribunal eclesiástico
competente, puede declarar "la nulidad del matrimonio", es decir, que el matrimonio no ha
existido. En este caso, los contrayentes quedan libres para casarse, aunque deben cumplir las
obligaciones naturales nacidas de una unión precedente anterior (cf. CIC, can. 1071 § 1, 3).

El sacerdote (o el diácono) que asiste a la celebración del matrimonio, recibe el


consentimiento de los esposos en nombre de la Iglesia y da la bendición de la Iglesia. La
presencia del ministro de la Iglesia (y también de los testigos) expresa visiblemente que el
Matrimonio es una realidad eclesial.

Por esta razón, la Iglesia exige ordinariamente para sus fieles la forma eclesiástica de la
celebración del matrimonio (cf. Concilio de Trento: DS 1813-1816; CIC can 1108). Varias
razones concurren para explicar esta determinación: El matrimonio sacramental es un
acto litúrgico. Por tanto, es conveniente que sea celebrado en la liturgia pública de la Iglesia.

El matrimonio introduce en un ordo eclesial, crea derechos y deberes en la Iglesia


entre los esposos y para con los hijos. Por ser el matrimonio un estado de vida en la Iglesia, es
preciso que exista certeza sobre él (de ahí la obligación de tener testigos).
El carácter público del consentimiento protege el "Sí" una vez dado y ayuda a permanecer fiel
a él.

Para que el "Sí" de los esposos sea un acto libre y responsable, y para que la alianza
matrimonial tenga fundamentos humanos y cristianos sólidos y estables, la preparación para
el matrimonio es de primera importancia:

El ejemplo y la enseñanza dados por los padres y por las familias son el camino
privilegiado de esta preparación.

El papel de los pastores y de la comunidad cristiana como "familia de Dios" es


indispensable para la transmisión de los valores humanos y cristianos del matrimonio y de la
familia (cf. CIC can 1063), y esto con mayor razón en nuestra época en la que muchos jóvenes
conocen la experiencia de hogares rotos que ya no aseguran suficientemente esta iniciación:

«Los jóvenes deben ser instruidos adecuada y oportunamente sobre la dignidad, tareas
y ejercicio del amor conyugal, sobre todo en el seno de la misma familia, para que, educados
en el cultivo de la castidad, puedan pasar, a la edad conveniente, de un honesto noviazgo, al
matrimonio» (GS 49,3).

h) Matrimonios mixtos y disparidad de culto

En numerosos países, la situación del matrimonio mixto (entre católico y bautizado no


católico) se presenta con bastante frecuencia. Exige una atención particular de los cónyuges y
de los pastores. El caso de matrimonios con disparidad de culto (entre católico y no bautizado)
exige aún una mayor atención.

La diferencia de confesión entre los cónyuges no constituye un obstáculo insuperable


para el matrimonio, cuando llegan a poner en común lo que cada uno de ellos ha recibido en
su comunidad, y a aprender el uno del otro el modo como cada uno vive su fidelidad a Cristo.
Pero las dificultades de los matrimonios mixtos no deben tampoco ser subestimadas. Se deben
al hecho de que la separación de los cristianos no se ha superado todavía. Los esposos corren
el peligro de vivir en el seno de su hogar el drama de la desunión de los cristianos. La
disparidad de culto puede agravar aún más estas dificultades. Divergencias en la fe, en la
concepción misma del matrimonio, pero también mentalidades religiosas distintas pueden
constituir una fuente de tensiones en el matrimonio, principalmente a propósito de la
educación de los hijos. Una tentación que puede presentarse entonces es la indiferencia
religiosa.

Según el derecho vigente en la Iglesia latina, un matrimonio mixto necesita, para su


licitud, el permiso expreso de la autoridad eclesiástica (cf. CIC can. 1124). En caso de
disparidad de culto se requiere una dispensa expresa del impedimento para la validez del
matrimonio (cf. CIC can. 1086). Este permiso o esta dispensa supone que ambas partes
conozcan y no excluyan los fines y las propiedades esenciales del matrimonio: además, que la
parte católica confirme los compromisos –también haciéndolos conocer a la parte no católica–
de conservar la propia fe y de asegurar el Bautismo y la educación de los hijos en la Iglesia
Católica (cf. CIC can. 1125).

En muchas regiones, gracias al diálogo ecuménico, las comunidades cristianas


interesadas han podido llevar a cabo una pastoral común para los matrimonios mixtos. Su
objetivo es ayudar a estas parejas a vivir su situación particular a la luz de la fe. Debe también
ayudarles a superar las tensiones entre las obligaciones de los cónyuges, el uno con el otro, y
con sus comunidades eclesiales. Debe alentar el desarrollo de lo que les es común en la fe, y el
respeto de lo que los separa.

En los matrimonios con disparidad de culto, el esposo católico tiene una tarea
particular: "Pues el marido no creyente queda santificado por su mujer, y la mujer no creyente
queda santificada por el marido creyente" ( 1 Co 7,14). Es un gran gozo para el cónyuge
cristiano y para la Iglesia el que esta "santificación" conduzca a la conversión libre del otro
cónyuge a la fe cristiana (cf. 1 Co 7,16). El amor conyugal sincero, la práctica humilde y
paciente de las virtudes familiares, y la oración perseverante pueden preparar al cónyuge no
creyente a recibir la gracia de la conversión.

i) Los efectos del sacramento del Matrimonio

"Del matrimonio válido se origina entre los cónyuges un vínculo perpetuo y exclusivo por
su misma naturaleza; además, en el matrimonio cristiano los cónyuges son fortalecidos y
quedan como consagrados por un sacramento peculiar para los deberes y la dignidad de su
estado" (CIC can 1134).

I. El vínculo matrimonial

El consentimiento por el que los esposos se dan y se reciben mutuamente es sellado por el
mismo Dios (cf. Mc 10,9). De su alianza "nace una institución estable por ordenación divina,
también ante la sociedad" (GS 48,1). La alianza de los esposos está integrada en la alianza de
Dios con los hombres: "el auténtico amor conyugal es asumido en el amor divino" (GS 48,2).

Por tanto, el vínculo matrimonial es establecido por Dios mismo, de modo que el
matrimonio celebrado y consumado entre bautizados no puede ser disuelto jamás. Este
vínculo que resulta del acto humano libre de los esposos y de la consumación del matrimonio
es una realidad ya irrevocable y da origen a una alianza garantizada por la fidelidad de Dios.
La Iglesia no tiene poder para pronunciarse contra esta disposición de la sabiduría divina (cf.
CIC can. 1141).

II) La gracia del sacramento del Matrimonio

"En su modo y estado de vida, los cónyuges cristianos tienen su carisma propio en el Pueblo
de Dios" (LG 11). Esta gracia propia del sacramento del Matrimonio está destinada a
perfeccionar el amor de los cónyuges, a fortalecer su unidad indisoluble. Por medio de esta
gracia "se ayudan mutuamente a santificarse en la vida conyugal y en la acogida y educación
de los hijos" (LG 11; cf. LG 41).

Cristo es la fuente de esta gracia. "Pues de la misma manera que Dios en otro tiempo
salió al encuentro de su pueblo por una alianza de amor y fidelidad, ahora el Salvador de los
hombres y Esposo de la Iglesia, mediante el sacramento del Matrimonio, sale al encuentro de
los esposos cristianos" (GS 48, Permanece con ellos, les da la fuerza de seguirle tomando su
cruz, de levantarse después de sus caídas, de perdonarse mutuamente, de llevar unos las
cargas de los otros (cf. Ga 6,2), de estar "sometidos unos a otros en el temor de Cristo"
(Ef5,21) y de amarse con un amor sobrenatural, delicado y fecundo. En las alegrías de su amor
y de su vida familiar les da, ya aquí, un gusto anticipado del banquete de las bodas del
Cordero:
«¿De dónde voy a sacar la fuerza para describir de manera satisfactoria la dicha del
matrimonio que celebra la Iglesia, que confirma la ofrenda, que sella la bendición, que los
ángeles proclaman, y el Padre celestial ratifica? [...].¡Qué matrimonio el de dos cristianos,
unidos por una sola esperanza, un solo deseo, una sola disciplina, el mismo servicio! Los dos
hijos de un mismo Padre, servidores de un mismo Señor; nada los separa, ni en el espíritu ni
en la carne; al contrario, son verdaderamente dos en una sola carne. Donde la carne es una,
también es uno el espíritu (Tertuliano, Ad uxorem 2,9; cf. FC 13).

j). Los bienes y las exigencias del amor conyugal

"El amor conyugal comporta una totalidad en la que entran todos los elementos de la
persona —reclamo del cuerpo y del instinto, fuerza del sentimiento y de la afectividad,
aspiración del espíritu y de la voluntad—; mira una unidad profundamente personal que, más
allá de la unión en una sola carne, conduce a no tener más que un corazón y un alma; exígela
indisolubilidad y la fidelidad de la donación recíproca definitiva; y se abre a fecundidad. En
una palabra: se trata de características normales de todo amor conyugal natural, pero con un
significado nuevo que no sólo las purifica y consolida, sino las eleva hasta el punto de hacer de
ellas la expresión de valores propiamente cristianos" (FC 13).

k) La fidelidad del amor conyugal

El amor conyugal exige de los esposos, por su misma naturaleza, una fidelidad
inviolable. Esto es consecuencia del don de sí mismos que se hacen mutuamente los esposos.
El auténtico amor tiende por sí mismo a ser algo definitivo, no algo pasajero. "Esta íntima
unión, en cuanto donación mutua de dos personas, así como el bien de los hijos exigen la
fidelidad de los cónyuges y urgen su indisoluble unidad" (GS 48,1).

Su motivo más profundo consiste en la fidelidad de Dios a su alianza, de Cristo a su


Iglesia. Por el sacramento del matrimonio los esposos son capacitados para representar y
testimoniar esta fidelidad. Por el sacramento, la indisolubilidad del matrimonio adquiere un
sentido nuevo y más profundo.

Puede parecer difícil, incluso imposible, atarse para toda la vida a un ser humano. Por
ello es tanto más importante anunciar la buena nueva de que Dios nos ama con un amor
definitivo e irrevocable, de que los esposos participan de este amor, que les conforta y
mantiene, y de que por su fidelidad se convierten en testigos del amor fiel de Dios. Los
esposos que, con la gracia de Dios, dan este testimonio, con frecuencia en condiciones muy
difíciles, merecen la gratitud y el apoyo de la comunidad eclesial (cf. FC 20).

Existen, sin embargo, situaciones en que la convivencia matrimonial se hace


prácticamente imposible por razones muy diversas. En tales casos, la Iglesia admite la
separación física de los esposos y el fin de la cohabitación. Los esposos no cesan de ser marido
y mujer delante de Dios; ni son libres para contraer una nueva unión. En esta situación difícil,
la mejor solución sería, si es posible, la reconciliación. La comunidad cristiana está llamada a
ayudar a estas personas a vivir cristianamente su situación en la fidelidad al vínculo de su
matrimonio que permanece indisoluble (cf. FC; 83; CIC can 1151-1155).

Hoy son numerosos en muchos países los católicos que recurren al divorcio según las
leyes civiles y que contraen también civilmente una nueva unión. La Iglesia mantiene, por
fidelidad a la palabra de Jesucristo ("Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete
adulterio contra aquélla; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete
adulterio":Mc 10,11-12), que no puede reconocer como válida esta nueva unión, si era válido
el primer matrimonio. Si los divorciados se vuelven a casar civilmente, se ponen en una
situación que contradice objetivamente a la ley de Dios. Por lo cual no pueden acceder a la
comunión eucarística mientras persista esta situación, y por la misma razón no pueden
ejercer ciertas responsabilidades eclesiales. La reconciliación mediante el sacramento de la
penitencia no puede ser concedida más que aquellos que se arrepientan de haber violado el
signo de la Alianza y de la fidelidad a Cristo y que se comprometan a vivir en total continencia.

Respecto a los cristianos que viven en esta situación y que con frecuencia conservan la
fe y desean educar cristianamente a sus hijos, los sacerdotes y toda la comunidad deben dar
prueba de una atenta solicitud, a fin de que aquellos no se consideren como separados de la
Iglesia, de cuya vida pueden y deben participar en cuanto bautizados:

«Exhórteseles a escuchar la Palabra de Dios, a frecuentar el sacrificio de la misa, a perseverar


en la oración, a incrementar las obras de caridad y las iniciativas de la comunidad en favor de
la justicia, a educar sus hijos en la fe cristiana, a cultivar el espíritu y las obras de penitencia
para implorar de este modo, día a día, la gracia de Dios» (FC 84).

l) La apertura a la fecundidad

"Por su naturaleza misma, la institución misma del matrimonio y el amor conyugal


están ordenados a la procreación y a la educación de la prole y con ellas son coronados como
su culminación" (GS 48,1):

«Los hijos son el don más excelente del matrimonio y contribuyen mucho al bien de sus
mismos padres. El mismo Dios, que dijo: "No es bueno que el hombre esté solo (Gn 2,18), y
que hizo desde el principio al hombre, varón y mujer" (Mt 19,4), queriendo comunicarle cierta
participación especial en su propia obra creadora, bendijo al varón y a la mujer diciendo:
"Creced y multiplicaos" (Gn 1,28). De ahí que el cultivo verdadero del amor conyugal y todo el
sistema de vida familiar que de él procede, sin dejar posponer los otros fines del matrimonio,
tienden a que los esposos estén dispuestos con fortaleza de ánimo a cooperar con el amor del
Creador y Salvador, que por medio de ellos aumenta y enriquece su propia familia cada día
más» (GS 50,1).

CARACTERÍSTICAS DE LA FAMILIA CRISTIANA


Muchas son las funciones de la familia; sin embargo hemos de profundizar en una de
ellas hoy: “ La familia es el espacio privilegiado para aprender a amar”

Hace un tiempo se preguntó en una charla, “¿el amor es un sentimiento que necesita
ser aprendido?”. Las respuestas fueron diversas, más lo real es que, sí, necesitamos
“aprender a amar” porque el amor no es una emoción, sino un sentimiento que se
consolida con el tiempo, en la medida en que nos esforzamos por cultivarlo. La familia es la
primer escuela de amor en la que cada uno de sus miembro esta desafiado a poner en
práctica gestos, conductas, actitudes que favorezcan la consolidación de vínculos de amor
mutuo.

Pero, ¿cuáles son esos gestos, conductas y actitudes? Dios mismo nos lo revela en la
primera carta a los Corintios (Cor.,13,4) donde expresa el amor es paciente, es servicial, el
amor no es envidioso, nos hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su
propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia,
sino que se regocija en la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo
soporta.

Reflexionemos en algunas de estas conductas que Dios nos pide:

“El amor todo lo cree”

El papa Francisco en la exhortación apostólica “Amoris Laetitia” expresa “ la


confianza hace posible una relación de libertad. No es necesario controlar al otro, seguir
minuciosamente sus pasos, para evitar que escape de nuestros brazos. El amor confía, deja en
libertad, renuncia a controlarlo todo, a poseer, a dominar. Esa libertad, que hace posible
espacios de autonomía, apertura al mundo y nuevas experiencias, permite que la relación se
enriquezca y no se convierta en un círculo cerrado sin horizontes. Así, los cónyuges, al
reencontrarse, pueden vivir la alegría de compartir lo que han recibido y aprendido fuera del
círculo familiar. Al mismo tiempo, hace posible la sinceridad y la transparencia, porque cuando
uno sabe que los demás confían en él y valoran la bondad básica de su ser, entonces sí se muestra
tal cual es, sin ocultamientos. Alguien que sabe que siempre sospechan de él, que lo juzgan sin
compasión, que no lo aman de manera incondicional, preferirá guardar sus secretos, esconder
sus caídas y debilidades, fingir lo que no es. En cambio, una familia donde reina una básica y
cariñosa confianza, y donde siempre se vuelve a confiar a pesar de todo, permite que brote la
verdadera identidad de sus miembros, y hace que espontáneamente se rechacen el engaño, la
falsedad o la mentira”.(5)

“Hoy sabemos que para poder perdonar necesitamos pasar por la experiencia liberadora
de comprendernos y perdonarnos a nosotros mismos. Tantas veces nuestros errores, o la mirada
crítica de las personas que amamos, nos han llevado a perder el cariño hacia nosotros mismos.
Eso hace que terminemos guardándonos de los otros, escapando del afecto, llenándonos de
temores en las relaciones interpersonales. Entonces, poder culpar a otros se convierte en un falso
alivio. Hace falta orar con la propia historia, aceptarse a sí mismo, saber convivir con las propias
limitaciones, e incluso perdonarse, para poder tener esa misma actitud con los demás.

Pero esto supone la experiencia de ser perdonados por Dios, justificados gratuitamente y
no por nuestros méritos. Fuimos alcanzados por un amor previo a toda obra nuestra, que
siempre da una nueva oportunidad, promueve y estimula. Si aceptamos que el amor de Dios es
incondicional, que el cariño del Padre no se debe comprar ni pagar, entonces podremos amar
más allá de todo, perdonar a los demás aun cuando hayan sido injustos con nosotros. De otro
modo, nuestra vida en familia dejará de ser un lugar de comprensión, acompañamiento y
estímulo, y será un espacio de permanente tensión o de mutuo castigo” (5).

“El amor es paciente, servicial ….todo lo soporta”

Dice el papa Francisco. “La relación entre los hermanos se profundiza con el paso del
tiempo, y «el vínculo de fraternidad que se forma en la familia entre los hijos, si se da en un clima
de educación abierto a los demás, es una gran escuela de libertad y de paz. En la familia, entre
hermanos, se aprende la convivencia humana [...] Tal vez no siempre somos conscientes de ello,
pero es precisamente la familia la que introduce la fraternidad en el mundo. A partir de esta
primera experiencia de hermandad, nutrida por los afectos y por la educación familiar, el estilo
de la fraternidad se irradia como una promesa sobre toda la sociedad»[220].

Crecer entre hermanos brinda la hermosa experiencia de cuidarnos, de ayudar y de ser


ayudados. Por eso, «la fraternidad en la familia resplandece de modo especial cuando vemos el
cuidado, la paciencia, el afecto con los cuales se rodea al hermanito o a la hermanita más
débiles, enfermos, o con discapacidad»[221]. Hay que reconocer que «tener un hermano, una
hermana que te quiere, es una experiencia fuerte, impagable, insustituible»[222], pero hay que
enseñar con paciencia a los hijos a tratarse como hermanos. Ese aprendizaje, a veces costoso, es
una verdadera escuela de sociabilidad. En algunos países existe una fuerte tendencia a tener un
solo hijo, con lo cual la experiencia de ser hermano comienza a ser poco común. En los casos en
que no se haya podido tener más de un hijo, habrá que encontrar las maneras de que el niño no
crezca solo o aislado.”

“El amor de amistad unifica todos los aspectos de la vida matrimonial, y ayuda a los
miembros de la familia a seguir adelante en todas las etapas. Por eso, los gestos que expresan ese
amor deben ser constantemente cultivados, sin mezquindad, llenos de palabras generosas. En la
familia «es necesario usar tres palabras. Quisiera repetirlo. Tres palabras: permiso, gracias,
perdón. ¡Tres palabras clave!»[132]. «Cuando en una familia no se es entrometido y se pide
“permiso”, cuando en una familia no se es egoísta y se aprende a decir “gracias”, y cuando en una
familia uno se da cuenta que hizo algo malo y sabe pedir “perdón”, en esa familia hay paz y hay
alegría»[133]. No seamos mezquinos en el uso de estas palabras, seamos generosos para
repetirlas día a día, porque «algunos silencios pesan, a veces incluso en la familia, entre marido y
mujer, entre padres e hijos, entre hermanos»[134]. En cambio, las palabras adecuadas, dichas en
el momento justo, protegen y alimentan el amor día tras día” (5).
“El amor no tiene en cuenta el mal recibido ….todo lo disculpa”

He aquí un gran desafío, aprender a disculpar, a perdonar a no tener en cuenta el


mal recibido.

“En la Audiencia del Papa Francisco del 4 de noviembre de 2015 él expresa lo


siguiente :” la familia es un gran gimnasio para entrenar al don y al perdón recíproco, sin el cual
ningún amor puede durar a largo, sin donarse, sin perdonarse, el amor no permanece, no dura.

En la oración que Él mismo nos ha enseñado –el Padre Nuestro- Jesús nos hace pedirle al
Padre: «Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden». Y
al final comenta: «Si perdonan sus faltas a los demás, el Padre que está en el cielo también los
perdonará a ustedes. Pero si no perdonan a los demás, tampoco el Padre los perdonará a
ustedes» (Mt 6,12.14-15).

No se puede vivir sin perdonarse, o al menos no se puede vivir bien, especialmente en


familia. Cada día nos faltamos al respeto el uno al otro. Debemos poner en consideración estos
errores, debidos a nuestra fragilidad y a nuestro egoísmo. Lo que se nos pide es sanar
inmediatamente las heridas que nos hacemos, retejer inmediatamente los hilos que rompemos
en la familia. Si esperamos demasiado, todo se transforma en más difícil.

Y hay un secreto simple para sanar las heridas y para disolver las acusaciones, es este: no
dejar que termine el día sin pedirse perdón, sin hacer la paz entre el marido y la mujer, entre
padres e hijos, entre hermanos y hermanas… ¡entre nuera y suegra! Si aprendemos a pedirnos
inmediatamente perdón y a darnos el perdón recíproco, sanan las heridas, el matrimonio se
robustece, y la familia se transforma en una casa más sólida, que resiste a los choques de
nuestras pequeñas y grandes maldades. Y para esto no es necesario hacer un gran discurso, sino
que es suficiente una caricia, y ha terminado todo y se recomienza, pero no terminar el día en
guerra ¿entienden?

Si aprendemos a vivir así en familia, lo hacemos también fuera, en todas partes que nos
encontramos. Es fácil ser escépticos sobre esto. Muchos -también entre los cristianos- piensan
que sea una exageración. Se dice: si, son bellas palabras, pero es imposible ponerlas en práctica.
Pero gracias a Dios no es así. De hecho es precisamente recibiendo el perdón de Dios que, a su
vez, somos capaces de perdonar a los otros. Por esto Jesús nos hace repetir estas palabras cada
vez que rezamos la oración del Padre Nuestro, es decir cada día. Es indispensable que, en una
sociedad a veces despiadada, haya lugares, como la familia, donde se aprenda a perdonar los
unos a otros.

Les aseguro, queridas familias cristianas, que si serán capaces de caminar siempre más
decididamente sobre el camino de las Bienaventuranzas, aprendiendo y enseñando a perdonarse
recíprocamente, en toda la grande familia de la Iglesia crecerá la capacidad de dar testimonio a
la fuerza renovadora del perdón de Dios. Diversamente, haremos predicas también bellas, y
quizá expulsaremos también cualquier demonio, pero al final el Señor ¡no nos reconocerá como
sus discípulos! Porque no hemos tenido la capacidad de perdonar y de hacernos perdonar por los
otros. (6)

Seguramente, en muchísimas oportunidades, nos hemos preguntado porque nos


cuesta tanto perdonar y también muchas veces hemos intentado hacerlo sin lograrlo. es que
nos olvidamos que el perdón es una Gracia de Dios y solo pidiéndola, el nos la dará.

Nuestras familias están formadas de distintas maneras. Algunas, muy lejos del modelo
que nos propone Dios, pero siempre serán dignas de mi respeto y amor por que es el lugar
donde El decidió que yo crezca y me desarrolle. Tal vez, mi familia no es la que soñé, ni
tampoco la que necesito, pero seguramente es la familia donde Dios quiere y necesita que yo
este.

Con el perdón y la ternura, ese perdón y ternura con que me mira Jesús a mí a pesar de
mis miserias. La oración nos ayudara a descubrir cuál es mi misión hoy y aquí y también me
guiara por el camino del perdón para sanar esas heridas que no me permiten avanzar. El
diálogo con Cristo debe ser permanente en nuestras vidas para alcanzar el don del perdón y
así vivir en la paz del Señor junto a mi familia.

Es momento que repasemos nuestra vida de familia como institución y mi familia como
bautizado. ¿existe el dialogo? ¿hablo con la persona indicada o critico a espaldas ¿soy
tolerante?¿exijo más de lo que doy?

Buscar perdonar solo por nuestros medios es imposible, solo con la ayuda de Dios,
dejándonos abrazar por su misericordia y comprendiendo lo mucho que necesitamos
nosotros de Su perdón, solo así, alcanzaremos la gracia de perdonad. No es fácil, pero es
posible y los frutos son maravillosos

Estimados hermanos, sabemos que en las familias, muchas veces, se generan


situaciones ofensivas o dolorosas que nos hieren y no es fácil perdonar. Pero, otorgar un
perdón es una decisión, Dios nos puede ayudar, pero necesita de que libremente
expresemos nuestro deseo de hacerlo. Y lo que aún falta por considerar es que quien
perdona es el primer beneficiado puesto que libera su corazón de la amargura que nace
del rencor y el enojo. Así, el resentimiento no dominará nuestras actitudes y el dolor no se
apoderará de nosotros.

Para finalizar les pedimos compartir esta oración que nos ha dado nuestro querido
papa Francisco.

FAMILIA, LUGAR DE PERDÓN

No hay familia perfecta.

No tenemos padres perfectos, no somos perfectos, no nos


casamos con una persona perfecta ni tenemos hijos perfectos.

Tenemos quejas de los demás.

Decepcionamos unos a otros. Por eso, no hay matrimonio sano ni familia sana sin el ejercicio
del perdón. El perdón es vital para nuestra salud emocional y la supervivencia espiritual. Sin
perdón la familia se convierte en una arena de conflictos y un reducto de penas.
Sin perdón la familia se enferma. El perdón es la asepsia del alma, la limpieza de la mente y la
alforria del corazón.

Quien no perdona no tiene paz en el alma ni comunión con Dios. La pena es un veneno que
intoxica y mata. Guardar el dolor en el corazón es un gesto autodestructivo.

Es autofagia. El que no perdona se enferma física, emocional y espiritualmente.


Y por eso la familia necesita ser lugar de vida y no de muerte; el territorio de cura y no de
enfermedad; el escenario de perdón y no la culpa. El perdón trae alegría donde la pena
produjo tristeza; en la que el dolor causó la enfermedad.

Papa Francisco.

8- ANUNCIO: MARÍA MISIONERA Y REINA DE LOS APÓSTOLES

Objetivo: Reflexionar sobre la presencia de María en la Iglesia y los medios de perseverancia


que enseña María para vivir el cuarto día.

Temas a tratar en el anuncio:

• María y la resurrección de Cristo

• María en Pentecostés

• María discípula y misionera

• María, madre de la Divina Misericordia. Obras de Misericordia

• Apariciones marianas reconocidas por la iglesia.

• Mensajes ¿Qué nos pide la Virgen en todas las apariciones? Medios para lograr la
perseverancia.

DESARROLLO

MARÍA Y LA RESURRECIÓN DE CRISTO


Los Evangelios refieren varias apariciones del Resucitado, pero no hablan del
encuentro de Jesús con su madre. Este silencio no debe llevarnos a concluir que, después de su
resurrección, Cristo no se apareció a María; al contrario, nos invita a tratar de descubrir los
motivos por los cuales los evangelistas no lo refieren.

Suponiendo que se trata de una "omisión", se podría atribuir al hecho de que todo lo
que es necesario para nuestro conocimiento salvífico se encomendó a la palabra de testigos
escogidos por Dios (Hch 10, 41), es decir, a los Apóstoles, los cuales con gran poder (Hch 4,
33) dieron testimonio de la resurrección del Señor Jesús. Antes que a ellos, el Resucitado se
apareció a algunas mujeres fieles, por su función eclesial: Id, avisad a mis hermanos que vayan
a Galilea; allí me verán (Mt 28, 10).

Los evangelios, además, refieren sólo unas cuantas apariciones de Jesús


resucitado, y ciertamente no pretenden hacer una crónica completa de todo lo que sucedió
durante los cuarenta días después de la Pascua. San Pablo recuerda una aparición "a más de
quinientos hermanos a la vez" (1 Co 15, 6). ¿Cómo justificar que un hecho conocido por
muchos no sea referido por los evangelistas, a pesar de su carácter excepcional? Es signo
evidente de que otras apariciones del Resucitado, aun siendo consideradas hechos reales y
notorios, no quedaron registradas.

¿Cómo podría la Virgen, presente en la primera comunidad de los discípulos (cf. Hch 1,
14), haber sido excluida del número de los que se encontraron con su divino Hijo resucitado
de entre los muertos?

Por último, el carácter único y especial de la presencia de la Virgen en el Calvario y su


perfecta unión con su Hijo en el sufrimiento de la cruz, parecen postular su participación
particularísima en el misterio de la Resurrección.

Un autor del siglo V, Sedulio, sostiene que Cristo se manifestó en el esplendor de la vida
resucitada ante todo a su madre. En efecto, ella, que en la Anunciación fue el camino de su
ingreso en el mundo, estaba llamada a difundir la maravillosa noticia de la resurrección, para
anunciar su gloriosa venida. Así inundada por la gloria del Resucitado, ella anticipa
el "resplandor" de la Iglesia (cf. Sedulio, Carmen pascale, 5, 357-364: CSEL 10,140s)

Por ser imagen y modelo de la Iglesia, que espera al Resucitado y que en el grupo de los
discípulos se encuentra con Él durante las apariciones pascuales, parece razonable pensar que
María tuvo un contacto personal con su Hijo resucitado, para gozar también ella de la plenitud
de la alegría pascual.

La Virgen santísima, presente en el Calvario durante el Viernes santo (cf. Jn 19, 25) y en
el cenáculo en Pentecostés (cf. Hch 1, 14), fue probablemente testigo privilegiada también de
la resurrección de Cristo, completando así su participación en todos los momentos esenciales
del misterio pascual. María, al acoger a Cristo resucitado, es también signo y anticipación de la
humanidad, que espera lograr su plena realización mediante la resurrección de los muertos.

Tras pasar por la experiencia de la muerte y resurrección de su Hijo, contempladas, en


la fe, como la expresión suprema del amor de Dios, el corazón de María se convirtió en una
fuente de paz, de consuelo, de esperanza y de misericordia. Todas las prerrogativas de nuestra
Madre derivan de aquí, de su participación en la Pascua de Jesús. Desde el viernes al domingo
por la mañana, Ella no perdió la esperanza: la hemos contemplado Madre dolorosa, pero, al
mismo tiempo, Madre llena de esperanza. Ella, la Madre de todos los discípulos, la Madre de la
Iglesia, es Madre de esperanza.

MARÍA EN PENTECOSTÉS

En la Ascensión, Jesús se ha apartado históricamente por un tiempo para estar junto a


su Padre del cielo como fruto de una nueva alianza entre Dios y el hombre (cf. Hch 1, 9-11). Se
abre entonces la posibilidad de un nuevo tiempo de trascendencia histórica en la humanidad.

La vida apostólica de la Iglesia surge inherentemente con el comienzo de su existencia.


¿Qué día se origina? El día de PENTECOSTÉS. Las Sagradas Escrituras lo relatan de esta
manera:

"Cuando llegó la fiesta de Pentecostés, todos los creyentes se encontraban reunidos


en un mismo lugar. De repente, un gran ruido que venía del cielo, como de un
viento fuerte, resonó en toda la casa donde ellos estaban. Y se les aparecieron
lenguas como de fuego que se repartieron, y sobre cada uno de ellos se asentó una.
Y todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras
lenguas, según el Espíritu hacía que hablaran."(Hch 2, 1-4)

Espiritualmente es importante que podamos visualizar este hecho bíblico. No como


algo que uno ya conoce, que ha leído muchas veces sino en el contexto de imaginar esta
experiencia que inició la vida de la Iglesia. ¿Qué significó este hecho para los que estaban
presentes ahí, donde también se encontraba María entre ellos?

Ahora bien, ¿en qué parte del texto del relato de Pentecostés aparece María?... en
ninguno. Pero la Tradición siempre la ubica en medio de los Apóstoles; todas las imágenes que
grafican el momento sitúan a María en medio de ellos recibiendo la efusión del Espíritu Santo.
Una de las fuentes, además de la Tradición, para sostener este hecho es lo que nos dice la
Sagrada Escritura unos versículos antes:

"Cuando llegaron a la ciudad, subieron al piso alto de la casa donde estaban


alojados. Eran Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo,
Santiago hijo de Alfeo, Simón el Celote, y Judas, el hijo de Santiago. Todos ellos se
reunían siempre para orar con algunas mujeres, con María, la madre de Jesús, y
con sus hermanos." Hch 1, 13-14:

La figura y presencia de María es algo fuerte que irradia confianza para los apóstoles y
discípulos, aquella fue la madre del Salvador, un testigo directo de su vida y obra. ¿Cómo
haremos para llevar el mensaje y el testimonio de la muerte y resurrección de Jesús a todos
los pueblos paganos?, podrían pensar. Pueblos que no conocen la historia de salvación de
Israel, ni la revelación de un único Dios vivo y creador, ¿qué interés podrían tener en recibir el
anuncio de los apóstoles? ¡Cuántas preguntas, cuántas incertidumbres, cuantas dudas podría
haber en esa comunidad que esperaba la Fuerza que viene de lo alto!

Y allí estaba, entre ellos y junto a ellos, la madre de Jesús. Tal vez algunos la conocían
de cerca pues había acompañado a su Hijo, había estado en el momento dramático y revelador
de la pasión. Lo cierto es que, ahí en Hechos, se nos presenta a María como una presencia
orante y convocante. Los que estaban reunidos con María, estaban íntimamente unidos. María
tiene la capacidad de unir los corazones, de unir a sus hijos y consagrarlos a la oración. Ella
convoca para poner en comunión con Dios, con ese Padre que Jesús nos revela y que nos
abraza desde el cielo.

Juntos en el Cenáculo, nace una nueva maternidad que le traería el Espíritu Santo, la
Madre del Hijo de Dios comienza una nueva etapa, es Madre de toda la Iglesia. Si esto no
hubiera sido así, nosotros no nos sentiríamos convocados por María. Es una gracia, es un
misterio, que después de 2000 años nosotros nos sintamos convocados en torno a algo que
hace la presencia de María y que vinculamos con su maternidad. Y la llamamos ¡Madre! Si uno
mira esto solamente desde un orden natural sería absurdo o sin sentido.

¡Que vinculación tan estrecha y unitiva entre el Espíritu y María! Concibió por obra y
gracia del Espíritu Santo. ¡Qué caminos de enseñanza para la oración personal y comunitaria
de los creyentes, en cuanto unión y comunión con el Espíritu Santo! Porque él es el que nos va
engendrando como hombres nuevos, y va haciendo que desarrollemos esta nueva identidad
de ser semejantes al Hijo de Dios, semejantes a Jesús (cf. Rom 8,29).

Entonces en Pentecostés comienza, históricamente, la infancia de este Jesús-eclesial,


Jesús-Iglesia, Jesús-Pueblo de Dios. Y comienza como todos los seres humanos: pequeñito. Al
niño hay que cuidarlo, y María como Madre, cuida los primeros pasos de la Iglesia.

Hay una ubicación de María en este contexto de las primeras experiencias eclesiales, de
las primeras conversiones, de las maravillas que el Espíritu Santo obra a través de los
apóstoles y discípulos; especialmente la constitución de las primeras comunidades que nos
siguen admirando, como están descritas en los capítulos 2 y 4 de Hechos.

Para María-Madre comienza una nueva etapa histórica de su vida, acompañar en la


Iglesia el peregrinar de su Hijo en la historia de las Naciones. En esos primeros tiempos,
momentos, meses, años iniciales, María podía ir evocando y comparando su primera
maternidad con esta otra e iría descubriendo muchas semejanzas. A Jesús se había intentado
matarlo siendo niño pequeño en la persecución de Herodes. Con su hija, la Iglesia apostólica,
iba a pasar lo mismo. Se produjo una persecución a muerte contra los apóstoles y discípulos.

María podía contemplar que, como en la huída a Egipto, la Iglesia naciente era
desterrada de Israel. Y que el Espíritu la protegía en su dispersión por las ciudades y pueblos
vecinos. Pedro y los discípulos se trasladan a Antioquía, donde comenzaron a ser llamados
"cristianos" (cf. Hch 11,26). Así la Iglesia salvaba su vida, evangelizaba y se extendía.

¿Qué le habrá significado a María volver a dejar su tierra para trasladarse con Juan a
Éfeso? Ya no era tan jovencita como en el tiempo de su niño Jesús. Tener que volver a dejar su
tierra para trasladarse a un pueblo pagano con Juan, a quién Jesús, desde la cruz, se la había
encomendado. Y Juan tenía que hacer esa diáspora de ir a anunciar el Evangelio a los pueblos
paganos. De tal manera que, María también tuvo que universalizar su corazón y sentirse
Madre no solamente de los judíos convertidos, sino también de estas nuevas presencias, de
estas nuevas razas, nuevas culturas, nuevos lugares, nuevas mentalidades. De este modo la
presencia maternal de María iba acompañando la misión de esta comunidad que el Espíritu y
la providencia del Padre iba a llevar, incluso, a conquistar la Capital del Imperio. Roma se
transformó en la Jerusalén de los gentiles convertidos a Cristo y en el centro de la cristiandad
bajo el carisma apostólico de Pedro.

María Madre acompañó durante un cierto tiempo a la comunidad eclesial, pero Jesús
no quiso que ella se quedara para siempre sobre la tierra. Así como Jesús ascendió a los cielos,
también se produjo lo que nosotros celebramos como Asunción de María a los Cielos. Quiere
decir que en un momento determinado, la comunidad no solamente se quedó sin la presencia
histórica de Jesús, sino también sin la presencia histórica de la Madre de Jesús.

A lo largo de los siglos, María ha mantenido una presencia maternal en medio de la


Iglesia. Lo atestigua la conciencia del Pueblo de Dios, las numerosas epifanías marianas y los
santuarios donde María recoge la súplica de sus hijos.

María: Discípula y Misionera (Doc. de Aparecida)

En este Documento, aunque no sea un tratado de mariología, encontramos una


novedosa, rica y sugerente teología, espiritualidad y pastoral mariana. Además de los siete
números (266-272) del apartado dedicado a “María, discípula y misionera”, encontramos otra
veintena de textos que explícitamente se refieren a María.

En esta presentación recojo la enseñanza de Aparecida sobre María como discípula


misionera, madre que reúne en comunión, servidora solicita y gozosa proclamadora de las
maravillas de Dios. Es una ayuda para que ustedes, Circulistas, se animen a leer, estudiar y
reflexionar directamente los textos y a orar con ellos y para que los responsables pastorales
motiven y organicen algunas formas de realizar este acercamiento teológico, espiritual y
pastoral a María.

La Diócesis de San Pedro Sula, por ejemplo, ha formulado esta propuesta en sus
Constituciones Sinodales: “Ha de ser distintivo de nuestra espiritualidad católica este
compromiso de ahondar en la fe, de modo que María aparezca ante todos como reflejo y
presencia del Evangelio de Dios. La presentación que hace Aparecida como discípula y
misionera en el apartado 6.1.4 es clave para orientar una espiritualidad auténtica por lo que
vemos necesario que se edite y difunda ampliamente ese apartado” (n. 38) y, añado, se
explique y estudie en las C.I.M.A. y Círculos de Amigos.
María estuvo muy presente en la Conferencia General de Aparecida. Su imagen presidió
todas las sesiones, que se tuvieron en los bajos del Santuario; los miles de peregrinos con
quienes se mezclaron por las calles y con quienes rezaban en el Santuario, eran un vivo
testimonio de la presencia de María en la vida del pueblo de Dios. Por eso dice en el primer
número del Documento que “María, Madre de Jesucristo y de sus discípulos, ha estado muy
cerca de nosotros, nos ha acogido, ha cuidado nuestras personas y trabajos, cobijándonos,
como a Juan Diego y a nuestros pueblos, en el pliegue de su manto, bajo su maternal
protección” (DA. 1).

“¡Qué hermoso es estar aquí, decía el Papa emérito Benedicto XVI en sus palabras al
final del rezo del Rosario, reunidos en nombre de Cristo, en la fe, en la fraternidad, en la
alegría, en la paz, “en la oración con María, la Madre de Jesús”! (Cfr., Hch. 1,14) ¡Qué hermoso
es, queridos.., estar aquí en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Concepción
Aparecida, que es morada de Dios, casa de María y casa de los hermanos” (n.1párrafo 3).

Y hoy nosotros podemos decir lo mismo que hermoso es estar aquí y vivir este retiro.
Queremos que María esté muy presente en el Movimiento por medio de este retiro
mariano, y muy presente en la vida de cada Circulista .

No tengamos miedo ni pongamos reparos. La cercanía de María, Madre y


Formadora de discípulos misioneros, no va a estorbar nuestros planes pastorales, no nos
va a distraer de nuestras prioridades, no nos va a separar del dolor de nuestro pueblo. Ella
siempre sabe estar de una manera muy discreta y permanentemente nos dice: hagan lo que
tienen que hacer, “lo que Jesús les diga” (Cfr. Jn 2,5).

• “María, la más perfecta discípula del Señor” (DA 266).

Recojo primero, como en una gavilla, las referencias del Documento de Aparecida a
María discípula para que puedan leerlas, meditarlas y compartirlas más fácilmente.

• N. 1: “perfecta discípula”,

• N. 25: “primera discípula”,

• N. 266: “es la discípula más perfecta del Señor”,

• N. 364: “imagen perfecta de la discípula misionera”,

• N. 451: “discípula por excelencia”.

Nos preguntamos ahora en qué consiste esa condición discipular de María, pues hablar
de María como de la perfecta discípula de Jesús es un enfoque reciente de la mariología
postconciliar y puede resultar algo extraño a quienes están habituados a comprender la
relación entre María y Jesús en base a la clave de la maternidad. Siguiendo las pistas del
documento de Aparecida, señalo algunas características del discipulado de María.

• La vocación divina que marca su vida y misión


Cuando Jesús inicia la vida pública, no consta que haya llamado a su madre a seguirlo
físicamente, abandonando la vida ordinaria de Nazaret y el clan familiar. Pero toda la vida de
María podemos contemplarla desde la clave de vocación. En la anunciación María es
destinataria de una llamada divina que marcará el destino y misión de su persona y de su vida.
María es “interlocutora del Padre en su proyecto de enviar su Verbo al mundo para la
salvación humana” (DA 266) y en ese dialogo es llamada a tomar parte en el plan de salvación
querido por Dios.

• Respuesta: la obediencia de la fe

Lo que caracteriza al discípulo es la adhesión de fe, pronta y dócil, al llamado de


Jesucristo. Aparecida afirma: “María, con su fe, llega a ser el primer miembro de la comunidad
de los creyentes en Cristo” (DA 266). A la voluntad del Padre, María responde con una fe que
es a la vez confianza absoluta, entrega total y disponibilidad sin condiciones. María no
responde “creo” sino “hágase” ya que la fe es ante todo acogida de Dios y de su plan, dejar
hacer a Dios, creer que quiere y puede hacer lo que promete y por tanto consentir en que lo
haga. Esta “fe ejemplar” es la que lleva a Isabel a exclamar: “dichosa tú que has creído” (Lc
1,45).

• Escucha y cumple la Palabra

Discípulo de Jesús es aquel que escucha su palabra y la pone en práctica. Aparecida nos
presenta a María “como la máxima realización de la existencia cristiana… por su constante
meditación de la Palabra y de las acciones de Jesús” (DA 266).

El Papa emérito Benedicto XVI escribió maravillosamente lo siguiente: “El Magníficat


está enteramente tejido por los hilos de la Sagrada Escritura, los hilos tomados de la Palabra
de Dios. Así, se revela que en Ella la Palabra de Dios se encuentra de veras en su casa, de
donde sale y entra con naturalidad. Ella habla y piensa con la Palabra de Dios; la Palabra de
Dios se le hace su palabra, y su palabra nace de la Palabra de Dios. Además así se revela que
sus pensamientos están en sintonía con los pensamientos de Dios, que su querer es un querer
junto con Dios. Estando íntimamente penetrada por la Palabra de Dios, Ella puede llegar a ser
madre de la Palabra encarnada” (Dios es amor, 41).

Así es, María vive de la Palabra y en la Palabra de Dios. Por tanto, podemos decir que la
Palabra vive en ella como en su casa. Por eso, añade Aparecida que María “nos enseña el
primado de la escucha de la Palabra en la vida del discípulo misionero” (DA 271).

En cierta ocasión, una mujer, maravillada por las palabras y la obras de Jesús, exclamó:
“Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron. Pero Jesús dijo: Más bien
dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica” (Lc 11,27-28). ¿No fue
esto lo que hizo María?

• María avanzó en la “peregrinación de la fe”


Finalmente recojo una nueva característica del discipulado de María según Aparecida:
“María ha vivido por entero la peregrinación de la fe como madre de Cristo y luego de los
discípulos, sin que le fuera ahorrada la incomprensión y la búsqueda constante del proyecto
del Padre. Alcanzó, así, a estar al pie da la cruz en una comunión profunda, para entrar
plenamente en el misterio de la Alianza” (DA 266).

Esta reflexión arranca del Concilio Vaticano II que al exponer su doctrina sobre la
relación de María con Cristo y con la Iglesia afirma: “Así también la Bienaventurada Virgen
avanzó en la peregrinación de la fe y mantuvo fielmente la unión con su Hijo hasta la cruz”
(Constitución sobre la Iglesia, (L.G.), 58). El Papa San Juan Pablo II, la hizo objeto de su
meditación y nos regaló una carta encíclica que tiene como columna vertebral este itinerario
de la fe de María y por título “La Madre del Redentor”.

La excepcional peregrinación de la fe de María representa un punto de referencia para


los discípulos de todos los tiempos. Ella nos “precede” en este camino y se convierte para
nosotros en modelo y ejemplo “en el orden de la fe, de la caridad y de la perfecta unión con
Cristo” (Constitución sobre la Iglesia, (LG), 63).

Más aún, puesto que la Virgen María ya terminó su peregrinación en esta tierra y vive
glorificada en la Santa Trinidad, los que aún peregrinamos en este mundo y nos esforzamos
por crecer en la fe, levantamos los ojos hacia ella para invocarla y experimentar su cuidado
maternal (Cfr. Constitución sobre la Iglesia, (LG), 62 y 65).

• “María es la gran misionera y formadora en misioneros” (DA 269)

Textos de Aparecida que califican a María como “misionera” o hacen referencia a esta
dimensión:
• n. 1: “Pedagoga de la evangelización”.

• n. 4: Guadalupe, acontecimiento decisivo para la evangelización.

• n. 25: “Estrella de la evangelización renovada”.

• n. 25: “Gran misionera de nuestros pueblos”.

• n. 267: “En la espera del Espíritu, cooperó con el nacimiento de la Iglesia misionera”.

• n. 269: “María es la gran misionera… y formadora de misioneros”.

• n. 269: “Ella… trajo el Evangelio a nuestra América”.

El magisterio y la teología postconciliar han enriquecido, profundizado y ensanchado el


concepto de evangelización y de misión. Y en este encuadre, la mariología posterior al Concilio
Vaticano II se ha volcado en el estudio sobre María y la evangelización. He aquí algunos
puntales de esta reflexión.

• Consagrada a la persona y misión de su Hijo

Ser misionero es “ser y vivir para” los otros, como Jesús “el-ser-para-los demás”. Quien
“vive para” se ha liberado del egocentrismo y encaminado por la senda del amor entregado.
Como nos dice Aparecida, “la vida se alcanza y madura a medida que se la entrega para dar
vida a los otros. Eso es en definitiva la misión” (DA 36. Cfr. “El gozo del Evangelio”, 10).

Pues bien, María es la mujer que alcanzó la plenitud de santidad y de misión “siendo y
viviendo para su Hijo Jesucristo y para su obra”.

Destaco un texto conciliar: “Así María, hija de Adán, al aceptar el mensaje divino, se
convirtió en Madre de Jesús, y al abrazar de todo corazón y sin entorpecimiento de pecado
alguno la voluntad salvífica de Dios, se consagró totalmente como esclava del Señor a la
persona y a la obra de su Hijo, sirviendo con diligencia al misterio de la redención con Él y
bajo Él, con la gracia de Dios omnipotente. Con razón, pues, piensan los Santos Padres que
María no fue un instrumento puramente pasivo en la manos de Dios, sino que cooperó a la
salvación de los hombres con fe y obediencia libres” (Constitución sobre la Iglesia), 56).

• La portadora del “evangelio viviente”: visitación

Ser misionero es ser portador de Jesús, llevarlo a los demás, especialmente a los que no
le conocen o no lo aceptan o no siguen su ejemplo. María, inmediatamente después del “sí” al
plan de Dios, con la Palabra encarnada en su seno y acogida por la fe en su corazón, se pone en
camino para visitar y “servir” a su pariente Isabel.

Como dice San Lucas, María “se puso en camino y se fue aprisa a la montaña, a una
ciudad de Judá”. (Lc 1,30). ¿No nos viene a la memoria otras palabras de Jesús en el envío
misionero de sus discípulos? “Pónganse en camino” (Mt 28,18), ¡en marcha!, y no se detengan
por el camino (cfr. Lc 10,3-4).

Y María lleva consigo a Jesús, el evangelio vivo. No lleva “un libro”, lleva la Palabra de
Vida, hecha carne y habitando en sus entrañas por el poder del Espíritu. Por eso, su presencia
llena de alegría y de Espíritu a Isabel, la alegría y efusión del Espíritu de los tiempos
mesiánicos, que se están cumpliendo.

•“En la espera del Espíritu cooperó al nacimiento de la Iglesia misionera” (DA 276)

Bien podemos afirmar que San Lucas, al comienzo del libro de “Los Hechos de los
Apóstoles”, no sólo tienen interés en decirnos que él es el autor que los dos libros, Evangelio y
Hechos, sino especialmente en presentarnos la historia y la vida de la Iglesia en continuidad
lógica de la vida de Jesús y, en consecuencia, la presencia de María en el nacimiento de Jesús y
en el nacimiento de la Iglesia.

Continuidad, pues, entre el misterio de Jesús y el misterio de la Iglesia: es el mismo


poder del Espíritu el que anima a Jesús y a la Iglesia. Nacimiento de Jesús, nacimiento de la
Iglesia. Y así como María acogió la acción del Espíritu y salió con prontitud a anunciar la
Buena Nueva (Lc 1,39-45), así también la comunidad cristiana va a llenarse del Espíritu para
proclamar con valentía el cumplimiento de las promesas en Jesucristo, el Señor (Hch 2, 1-36).

Pasada la ascensión del Señor, los Apóstoles vuelven a Jerusalén y subieron a la


estancia superior, donde moraban (1,13). Lucas los enumera uno a uno y termina diciendo:
“Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu, en compañía de algunas
mujeres y de María, la Madre de Jesús, y de sus hermanos” (Hch 1,14). Pensamos que en la
intención de Lucas hay una insistencia en la presencia activa de María, tanto en el nacimiento
de Jesús como en el nacimiento de la Iglesia; en ambos se subraya su papel de Madre (cf. Lc 1,
43; Hch 1,14). Los discípulos de Cristo se habían dispersado, pero han vuelto a la casa donde
están María, las mujeres y parientes, al lugar del llanto convertido en lugar donde se vive la
experiencia orante de la Pascua. Y aquí la Madre de Jesús hace posible el nacimiento de la
comunidad de Jesús.

Todos están unidos, los vincula la presencia maravillosa e invisible de Jesús


Resucitado, la mano y el cariño silencioso de la Madre. Y todos viven la unidad en forma de
plegaria: ahora comprenden el pasado de Jesús, su palabra, su acción; pero descubren
también su propio futuro como familia de Jesús y oran, vinculados con María. Viene luego
Pentecostés y con él la Fuerza del Espíritu. Culmina, entonces, el tiempo de la Ley y llega el
tiempo de la Alianza y de la gracia. Allí está María unida a los apóstoles y amigos de Jesús.

María es aquí la Madre de Jesús, reunida con la comunidad naciente para recibir en
oración la Promesa del Espíritu; es también la Madre de la comunidad reunida con los suyos
para orar y esperar de su Hijo el regalo de los tiempos nuevos. Es, por último, hermana en la
comunidad y discípula del Señor ensalzado, que permanece en Jerusalén en cumplimiento de
la Palabra del Maestro (Hch 1,5-8) (Cfr. Carlos G. Álvarez, “María discípula de Jesús y
mensajera del Evangelio”, CELAM, 2005).

Por último, María ejerce su maternidad con respecto a la comunidad de


creyentes no sólo orando para obtener a la Iglesia los dones del Espíritu Santo,
necesarios para su formación y su futuro, sino también educando a los discípulos del
Señor en la comunión constante con Dios.

Así, se convierte en educadora del pueblo cristiano en la oración y en el encuentro con


Dios, elemento central e indispensable para que la obra de los pastores y los fieles tenga
siempre en el Señor su comienzo y su motivación profunda.

Estas breves consideraciones muestran claramente que la relación entre María y la


Iglesia constituye una relación fascinante entre dos madres. Ese hecho nos revela nítidamente
la misión materna de María y compromete a la Iglesia a buscar siempre su verdadera
identidad en la contemplación del rostro de la Theotókos.
Ahora miremos a María como reina de los apóstoles y madre de la iglesia:

María es la Reina de los Apóstoles porque ella fue escogida para ser la Madre de
Jesucristo y darlo al mundo; fue hecha Madre nuestra y de los Apóstoles por Nuestro
Salvador en la cruz.

Por ser modelo fundamental para quien ha sido llamado a dar a Jesús al mundo, María es
Reina, es decir, el vértice sumo y perfecto, la inspiradora y protectora de toda misión
apostólica y de todo grupo o persona que se mete en el campo del apostolado.

Los maternales cuidados de María se dirigen de manera especial a los apóstoles –


sacerdotes, religiosos y religiosas y laicos consagrados- que continúan en la Iglesia su
misión de “dar a Jesús al mundo”. Y no sólo eso, sino que se convierte para este escuadrón
de personas en consejera, consuelo y fuente de energías, como lo fue para los apóstoles
reunidos en el cenáculo a la espera del Espíritu: “María tiene el cometido de formar, sostener
y coronar de frutos a los apóstoles de todos los tiempos”.

De aquí nace una enérgica invitación a volver a las fuentes: la primera devoción que
encontramos en la Iglesia es la devoción a la Reina de los Apóstoles, como se manifiesta en el
cenáculo.

En un mundo en que los problemas de toda índole se multiplican hay que


multiplicar los apostolados, o sea, las posibilidades de intervenir y de comunicar a
Cristo. Es, por tanto, “la hora de la Reina de los Apóstoles”.

La Virgen María es Madre de la Divina Misericordia

La misericordia, la caridad, la compasión para con el prójimo y el amor para con Dios,
son la esencia de la religión católica. Es por eso que la Iglesia recomienda a sus hijos vivir esa
misericordia y esa caridad con obras concretas dirigidas al prójimo.

Sin caridad, sin misericordia, la religión se vuelve un instrumento desafinado, una


sombra sin luz, una parodia de la verdadera religión, una piedra lanzada al rostro, en vez de la
mano tendida en ayuda, un insulto a Dios, en vez de la alabanza y la adoración, un sepulcro
que aloja restos en descomposición, y no vida nueva en el Espíritu.

San Juan de la cruz nos dice: “Al atardecer de nuestra vida seremos juzgados en
el AMOR”

El amor al prójimo es el FRUTO de nuestro amor a Dios. No podemos dejar de amar al


prójimo, pero no podemos poner lo segundo de primero, ni lo primero de segundo. La prueba
de que amamos a Dios, es que amamos al prójimo, pero: Nuestro amor al prójimo debe ser un
reflejo de nuestro amor a Dios. Si pretendemos primero amar a los demás sin antes amar a
Dios, estamos siendo altruistas, filántropos, benefactores. Eso no está mal, pero eso lo puede
hacer y de hecho lo hace cualquiera que no sea cristiano y que no lo haga por ser cristiano. Lo
puede hacer, por ejemplo, un buen gobernante o cualquier que pertenezca a una ONG
nacional o internacional.

Cuando ustedes piensan en amar al prójimo, en hacer caridad, en ayudar a los demás,
¿qué ideas le vienen a la cabeza? ¿Cómo amar al prójimo?

¿En qué parte de la Biblia hay una especie de lista sobre cómo mostrar nuestro amor al
prójimo en algunos aspectos materiales? En la descripción del Juicio Final que el mismo
Jesucristo nos da en el Evangelio de San Mateo 25, 31-46

“ En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Cuando el Hijo del hombre venga en su
gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán
congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como
el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a
su izquierda. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: "Venid, benditos de mi Padre,
recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.
Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero,
y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y
vinisteis a verme." Entonces los justos le responderán: "Señor, ¿cuándo te vimos
hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos
forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la
cárcel, y fuimos a verte?" Y el Rey les cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más
pequeños, a mí me lo hicisteis dirá: "En verdad os digo que." Entonces dirá también a los
de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus
ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber;
era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la
cárcel, y no me visitasteis." Entonces dirán también éstos: "Señor, ¿cuándo te vimos
hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?"
Y Él entonces les responderá: "En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de
estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo." E irán éstos a un castigo
eterno, y los justos a una vida eterna”“

Este texto bíblico es una pieza fundamental en nuestro cuarto día. Debemos tenerlo
presente en todo momento. (Analizarlo)

La Iglesia nos ha dado un listado bastante completo de las obras de amor, basado en
este texto bíblico, que nos sirve de guía en nuestra caridad para con el prójimo. ¿Lo conocen?
Son las llamadas Obras de Misericordia: Corporales y Espirituales. Las obras de misericordia
son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades
corporales y espirituales (cf. Is 58, 6-7: Hb 13, 3).

¿Qué significa misericordia?

Miser= miseria, Cordia=corazón. Misericordia significa sentir con el otro sus miserias y
necesidades, y –como consecuencia de ese compasión (sentir con) – ayudarlo, auxiliarlo.
¿Cuántas y cuáles son las Obras de Misericordia?

En total son 14: 7 Corporales y 7 Espirituales.

OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA

1. Dar de comer al hambriento

2. Dar de beber al sediento

3. Dar posada al necesitado

4. Vestir al desnudo

5. Visitar al enfermo

6. Socorrer a los presos

7. Enterrar a los muertos

OBRAS ESPIRITUALES DE MISERICORDIA

1. Enseñar al que no sabe

2. Dar buen consejo al que lo necesita

3. Corregir al que está en error

4. Perdonar las injurias

5. Consolar al triste

6. Sufrir con paciencia los defectos de los demás

7. Rogar a Dios por vivos y difuntos

Jesús Misericordioso recibió misericordia, en cuanto hombre, de su Madre, María


Santísima ,y en cuanto Dios encarnado, infinitamente misericordioso, nació de María Virgen.

Por eso la Virgen Madre de la Divina Misericordia y Maestra de Misericordia, porque nos
enseña a ser misericordiosos, como Ella para con su Hijo Jesús.

¿Dónde aprender la misericordia para con nuestro prójimo? Por supuesto que en el
mismo Jesús, que da una muestra máxima de misericordia en la cruz, donando su vida por
nosotros. También de los santos, como por ejemplo, la Madre Teresa de Calcuta, que puede
decirse que fue una prolongación de la misericordia misma de Jesús en la tierra.

Pero la primera en obrar la misericordia, y no con un prójimo cualquiera, sino con su


Hijo, que era Dios encarnado, es la Virgen María.
María obró con su Hijo Jesús todas las obras de misericordia: le dio de comer y de
beber, lo nutrió con su substancia materna, lo alojó en un hospedaje especialísimo, su seno
virgen materno, allí el peregrino en la tierra, el Verbo Eterno del Padre, recibió hospedaje por
nueve meses, lo vistió, al nacer, con pañales, y para afrontar dignamente la Pasión, le tejió una
túnica inconsútil, y al encarnarse, le proveyó un vestido especialísimo, una naturaleza
humana; para que pudiera entregarse como Pan de Vida eterna, lo alimentó como Madre
amorosa durante treinta años, con alimentos caseros, los mejores que hay, y más cuando son
preparados por una Madre; cuando estuvo perdido en el templo, lo buscó y lo encontró,
cuando estuvo encarcelado y cuando era conducido al patíbulo, lo reconfortó con su Presencia
de Madre amorosa y dedicada. Incluso obró con su hijo la piadosa tarea de sepultar a los
muertos, y nada menos que con el Hijo de su Corazón: después de muerto en la cruz, Ella lo
llevó, con los discípulos, al sepulcro de piedra, y lo lloró con un llanto amargo e insondable por
tres días.

María es la fuente de la misericordia, es la Madre de la Divina Misericordia,


porque de Ella nació Dios Hijo encarnado, que es la encarnación de la Misericordia y del Amor
divino. María es también nuestro modelo y nuestra Maestra de Misericordia, porque nos
enseña a ser misericordiosos para con el prójimo más necesitado, así como Ella fue
misericordiosa para con su Hijo Jesús, que era Dios, pero también bebé recién nacido, niño,
joven, adulto, y fue el Hombre-Dios agonizante en la cruz, que recibió de María Santísima los
últimos cuidados y las últimas atenciones, antes de morir.

La esencia de la religión católica es el amor a Dios y al prójimo, amor que se proclama


no desde el ambón ni con palabras, sino con obras, como las obras que Ella hizo con su Hijo
Jesús, y aunque no deben ser obradas esperando ninguna recompensa, María y Jesús
recompensan a quienes las obren.

El ejemplo más claro de cómo funciona el Amor en la Santísima Virgen María es su


visita a su prima Santa Isabel. La Virgen fue portadora de Dios, pues llevaba a Dios recién
encarnado en su seno. Y Santa Isabel lo supo de inmediato, pues San Juan Bautista (que estaba
en el vientre de Isabel) lo hizo saber con grandes saltos de alegría. (ver Lc 1, 39-44). Así debe
ser nuestro amor por los demás: llevándoles a Dios que habita en nosotros. Aunque el
auxiliado no lo exprese igual que San Juan Bautista y Santa Isabel, la persona va a recibir
muchas gracias del Señor, muchas más que las que cree estar necesitando, muchas más de las
que nosotros creamos estar aportando con nuestro auxilio! Quien ejerce el amor al prójimo
desde el amor a Dios recibe gracias, pues con las obras de misericordia, está haciendo la
Voluntad de Dios. “Den y se les dará” (Lc. 6, 38). Una manera de ir borrando la pena
purificante que merecen nuestros pecados ya perdonados (Purgatorio) es mediante obras
buenas. Obras buenas son, por supuesto, las Obras de Misericordia. “Bienaventurados los
misericordiosos, pues ellos alcanzarán misericordia” (Mt.5, 7), es una de las
Bienaventuranzas.

APARICIONES MARIANAS

Las apariciones son signo de la presencia de Dios en el mundo, pero no añaden nada a
la Revelación. No son dogmas de fe y por tanto los católicos no están obligados a creer en
ellas. Sin embargo, la Iglesia, tras largos procesos de discernimiento y verificación, ha
reconocido algunas apariciones como válidas o dignas de fe.

La Revelación se refiere a la comunicación de Dios con el hombre. Revelándose, Dios


quiere hacer a los hombres capaces de responderle, de conocerle y de amarle (cf. CIC 52). La
Iglesia distingue dos tipos de revelación: la Revelación contenida en la Biblia e interpretada
por el Magisterio. Esta Revelación ya está completa. No se le puede añadir nada. Lo afirma el
último libro de la Biblia, también llamado Revelación (Apocalipsis). Después hay un segundo
tipo de revelación, conocido como “revelaciones privadas”. Esto es porque Dios continúa
manifestándose de distintas maneras, incluso de formas que pueden ser vistas y oídas por los
sentidos humanos. Estas manifestaciones no son necesariamente apariciones, pero las
apariciones están incluidas en esta categoría.

El Catecismo de la Iglesia Católica (67) afirma: “A lo largo de los siglos ha habido


revelaciones llamadas “privadas”, algunas de las cuales han sido reconocidas por la autoridad de
la Iglesia. Éstas sin embargo no pertenecen al depósito de la fe. Su función no es la de “mejorar” o
“completar” la Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en
cierta época de la historia. Guiado por el Magisterio de la Iglesia, el sentido de los fieles sabe
discernir y acoger lo que en estas revelaciones constituye una llamada auténtica de Cristo o de
sus santos a la Iglesia.

La fe cristiana no puede aceptar “revelaciones” que pretendan superar o corregir la


Revelación de la que Cristo es la plenitud. Es el caso de ciertas religiones no cristianas y también
de ciertas recientes sectas que se fundan en semejantes ‘revelaciones’.”

Las apariciones y visiones de la Virgen María han marcado profundamente la historia


de la Iglesia y la piedad católica, ya desde los tiempos apostólicos; la primera aparición
aprobada por la Iglesia, según una tradición antiquísima, es la de Nuestra Señora del Pilar, que
fue una aparición de la Virgen al Apóstol Santiago cuando éste evangelizaba en España antes
de su martirio. Santuarios y ermitas se han construido en los lugares de las apariciones, y
sustentan las actividades de la piedad cristiana.

Sin embargo, debe destacarse que la Iglesia estudia escrupulosamente las apariciones
de las que se le informa antes de reconocerlas públicamente. De hecho, como explicó el
teólogo René Laurentin en un discurso en Praga el 10 de mayo de 2010, sólo hay 15
apariciones reconocidas, de las cerca de 2.500 que han sido comunicadas. Entre esas 15 se
encuentran: Virgen del Pilar (40) Ntra. Sra. de Guadalupe en México (1531), Nuestra Señora
de la Medalla Milagrosa (1830) la de La Salette en Francia (1846), la de Lourdes en Francia
(1858), la de Fátima en Portugal (1917), Nuestra Señora del Carmelo- Francia (1876), Madre
de Dios – Bélgica (1932), Virgen de los Pobres – Bélgica (1933) Nuestra Señora de las
Lágrimas-Siracusa, Italia (1953). Hay otras apariciones marianas que han sido autorizadas
por la iglesia local permitiendo su culto como Nuestra Señora de Akita, Japón o María del
Rosario de San Nicolás. Otras, como las apariciones de Medjugorje, Garabandal, se están
investigando todavía.

En el proceso de investigación -que inicia el obispo local-, intervienen doctores,


teólogos y otros expertos. El proceso se rige por normas establecidas por la Congregación
Vaticana para la Doctrina de la Fe. Las normas incluyen una serie de criterios, entre ellos, que
el mensaje de la supuesta aparición esté en conformidad con las enseñanzas de la Iglesia.
Otros criterios se refieren a que no haya ánimo de lucro, que el supuesto vidente sea una
persona psicológicamente sana, que se verifiquen signos o milagros, etc.

El Cardenal Ratzinger, cuando estaba a cargo de la Congregación para la Doctrina de la


Fe, nos decía: "No podemos ciertamente impedir que Dios hable a nuestro tiempo a través de
personas sencillas y valiéndose de signos extraordinarios que denuncian la insuficiencia de
las culturas que nos dominan, contaminadas de racionalismo y de positivismo. Las apariciones
que la Iglesia ha aprobado oficialmente ocupan un lugar preciso en el desarrollo de la vida de
la Iglesia en el último siglo. Muestra, entre otras cosas, que la Revelación -aún siendo única,
plena y por consiguiente, insuperable- no es algo muerto; es viva y vital."

CARACTERÍSTICAS DE LAS APARICIONES AUTÉNTICAS:

Los videntes auténticos:

-Evitan enfocar la atención hacia ellos.

-Sencillez de los videntes.

-Usualmente son jóvenes o niños, sin formación académica notoria;

-No resaltarían ante el mundo por razones naturales.

-En algunas ocasiones no eran particularmente santos o espirituales antes de la aparición;

-Nunca esperaban, ni buscaban tener visiones; estas fueron de total sorpresa para ellos;
-Muchas veces son avisados por la Virgen que tendrán que sufrir mucho a consecuencia de su
elección. La aparición conlleva pruebas y grandes dificultades para sus vidas.

La virtud por excelencia que deben tener los videntes es la humildad. "La humildad es
el sello más seguro, la piedra de toque por excelencia, para discernir todas las operaciones
divinas" (ejemplo: Santa Bernardita; Beatos Francisco y Jacinta: ellos huían de la atención).

Hay una serie de preguntas que se pueden hacer en referencia a los videntes:

- ¿Es capaz de obedecer el vidente las autoridades de la Iglesia cuando se les pide que guarde
silencio?
-¿Que frutos de conversión manifiesta?

- ¿El vidente ha aceptado favores personales o dinero a cambio de las apariciones o


revelaciones proféticas?

- ¿Acepta el vidente la posibilidad de que las visiones pueden ser ilusorias o demanda que
todos le crean?

- ¿Puede el vidente continuar, en lo posible, en una vida normal cristiana, o existe en él la


necesidad de tener siempre algún hecho sobrenatural?

El lugar de las apariciones:

- Tienden a ocurrir en lugares aislados y de silencio. Suelen ser lugares que invitan a la
oración.
- Usualmente en áreas o regiones donde las creencias religiosas están bajo ataque o se han
olvidado;
-Los lugares de aparición muchas veces se convierten en santuarios de peregrinación donde la
presencia de la Virgen se hace sentir y ella nos lleva a Jesús.

La Transmisión de un mensaje a los fieles:

-Los videntes dan cuenta detallada y consistentemente del contenido de sus visiones. Y
aunque hayan pasado muchos años después de las apariciones, aún no se contradicen con lo
dicho anteriormente.

-El mensaje generalmente exhorta a vivir el Evangelio, recordando algo que se está olvidando.
Llama al arrepentimiento, a volver a Dios.

-Pide el aumento de la fe, los sacramentos, la oración y de las obras de piedad y de


misericordia.

Son acompañadas por algún signo milagroso que ayuda a confirmar la autenticidad.

-Ocurren eventos milagrosos totalmente inexplicables a nivel humano.

-Curaciones físicas de enfermedades mortales ya declarados así por los médicos;

-Conversiones de personas ateas e incluso rebeldes contra Dios (el ejemplo de Ratisbone, el
judío que se convirtió por la Medalla Milagrosa)

-Eventos sobrenaturales visibles (por ejemplo el milagro del sol en Fátima).

Las apariciones que no muestran las características de arriba son más difíciles de analizar por
las autoridades religiosas y científicas.

EL PROCESO DE APROBACIÓN

Las apariciones pueden tener varios grados de aprobación.

1- Declaración favorable del obispo: Si la aparición atrae a muchas personas, el obispo establece
una comisión para una evaluación exhaustiva. La comisión hace su recomendación al obispo y este
puede que se declare en apoyo de la aparición, diciendo que "no contiene nada contrario a la fe o la
moral", que "parecen ser inspiradas sobrenaturalmente" y "son dignas de devoción por parte de los
fieles".

2- Permiso para celebración de la liturgia: Se permite celebrar la Santa Misa en el lugar de


las apariciones. En este tiempo se observan los frutos. La mayoría de las apariciones se
quedan en este grado de aprobación oficial y no es necesario más. El hecho que no venga una
aprobación de la Santa Sede no indica rechazo.

3- Reconocimiento papal: Si una aparición tiene una gran difusión internacional, puede
darse una declaración de la Santa Sede. El Papa declara públicamente que el mismo tiene una
disposición favorable con relación a los eventos y al contenido de la aparición. Esto puede
darse de diferentes maneras: Una mención favorable del Papa, una visita al santuario, etc.

4- Reconocimiento litúrgico: Es el más alto grado de aprobación, con la inserción oficial de


la aparición en el calendario litúrgico.

ADVOCACIONES MARIANAS:

Sabemos que la Virgen María es una sola pero se le otorga distintos nombres, títulos de
acuerdo al lugar de devoción, aparición o patronazgo, cada advocación tiene un significado
especial. Podemos decir que es una alusión mística relativa a apariciones, dones o atributos de
la Virgen María a las que se rinde culto de diversas maneras.

Advocaciones en América Latina, a modo de ejemplo podemos citar: Argentina:


Nuestra Señora de Luján, Bolivia: Nuestra Señora de Copacabana, Brasil: Nuestra Señora de
Aparecida, Chile: Virgen del Carmen de Maipú, Colombia: Nuestra Señora de Chiquinquirá,
Costa Rica: Nuestra Señora de los Ángeles, Cuba: Virgen de la Caridad del Cobre, Ecuador:
Nuestra Señora del Quinche, El Salvador: Nuestra Señora de la Paz, Guatemala: Nuestra
Señora del Rosario, Honduras: Virgen de Suyapa, México: Nuestra Señora de Guadalupe,
Nicaragua: Nuestra Señora de "El Viejo", Nicaragua: Inmaculada Concepción de María,
Paraguay: Nuestra Señora de Caacupé, Perú: Nuestra Señora de la Evangelización, Puerto
Rico: Nuestra Señora de la Divina Providencia, República Dominicana: Nuestra Señora de las
Mercedes, Uruguay: Virgen de los Treinta y tres, Venezuela: Nuestra Señora de Coromoto.

En cada una de las provincias o regiones de nuestro país también existen advocaciones
propias (Hablar de la Advocación del lugar).

En nuestro movimiento, los circulistas invocamos y veneramos a María Madre de la Divina


Gracia, en qué consiste esta advocación?:

MARIA MADRE DE LA DIVINA GRACIA

A la brevedad les será remitida a cada diócesis el material sobre este punto.
LAS CINCO PIEDRAS QUE NOS REGALA NUESTRA SEÑORA PARA VIVIR NUESTRO
CUARTO DÍA

Es común denominador en cada una de las apariciones el llamado a la conversión


de todos los pecadores, a la penitencia, a la reparación de las ofensas y la oración.

Cuando David salió de su tienda para enfrentarse al temible gigante Goliat, tomó del
suelo cinco piedras, única munición para su honda. A pesar de su desproporcionada
dimensión respecto a su rival y la aparente precariedad de sus armas, Dios intercedió para
que aquel joven, que tenía puesta su confianza en Él, obtuviera una victoria que aún hoy sigue
maravillándonos. En estos tiempos actuales, nuestro Goliat es el demonio que en todo
momento busca destruirnos. María, nuestra mejor aliada, en su sabiduría e inteligencia, nos
proporciona la solución más eficaz y segura para salir victoriosos: Las Cinco Piedras Las 5
piedras que María nos proporciona son: La oración con el corazón, el ayuno, la confesión, la
Eucaristía y la lectura de la Biblia, son los puntos que María nos da para recorrer un camino
de santidad, de paz, de transformación interior totalmente asegurado, un camino sencillo,
accesible a todos".

1-La oración

Así de clara es María. Ella no nos engaña. Verdaderamente, si oras encontrarás la


felicidad, si oras encontrarás la alegría y la paz. Debemos “orar sin cesar” como dice Jesús en
el evangelio. Rezar por la paz del mundo, rezar por la conversión de los pecadores, rezar por
las almas del purgatorio, rezar por las intenciones del papa, rezar por los consagrados, rezar
por nosotros, por nuestras familias, rezar por nuestro movimiento, por la iglesia, etc. etc.

"Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, porque muchas almas van
al infierno por no tener quien se sacrifique y rece por ellas"

“Soy la Señora del Rosario, quiero que continúen rezando el Rosario todos los días”.
"Cuando recéis el rosario, decid después de cada misterio: "Jesús mío, perdónanos, líbranos
del fuego del infierno, lleva todas las almas al cielo, especialmente las más necesitadas" Ntra.
Sra. de Fátima

"Rogad por los pecadores" "Rogaras por los pecadores...Besarás la tierra por la
conversión de los pecadores." Ntra. Sra. de Lourdes“

“Este globo que ves (a los pies de la Virgen) representa al mundo entero, especialmente
Francia y a cada alma en particular. Estos rayos simbolizan las gracias que yo derramo sobre
los que las piden. Las perlas que no emiten rayos son las gracias de las almas que no piden.”
Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa

2-La Eucaristía
La Eucaristía tiene que ser el centro de toda nuestra vida. Debemos tomar conciencia
que allí está presente nuestro Mejor Amigo, en el pan y el vino que el sacerdote consagra.
Necesariamente el encuentro con Cristo Eucaristía es una experiencia personal e íntima, y que
supone el encuentro pleno de dos que se aman. Si apreciáramos de veras la Presencia real de
Cristo en el sagrario, nunca lo encontraríamos solo, únicamente acompañado de la lámpara
Eucarística encendida, el Señor hoy nos dice a todos y a cada uno, lo mismo que les dijo a los
Apóstoles "Con ansias he deseado comer esta Pascua con vosotros " Lc.22,15. El Señor nos
espera con ansias para dársenos como alimento; ¿somos conscientes de ello, de que el Señor
nos espera en el Sagrario, con la mesa celestial servida? Y nosotros ¿Por qué lo dejamos
esperando?

"Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me
clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tu, al menos, procura consolarme y di que
a todos los que, durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la
Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos
meditando en los misterios del rosario con el fin de desagraviarme les prometo asistir en
la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación" Ntra. Sra. de Fátima.

"La gente no observa el Día del Señor, continúan trabajando sin parar los
Domingos. Tan solo unas mujeres mayores van a Misa en el verano. Y en el invierno
cuando no tienen más que hacer van a la iglesia para burlarse de la religión. El tiempo
de Cuaresma es ignorado. Los hombres no pueden jurar sin tomar el Nombre de Dios en
vano. La desobediencia y el pasar por alto los mandamientos de Dios son las cosas que
hacen que la mano de mi Hijo sea más pesada". Ntra. Sra. de la Salette.

3. La Confesión

¿Quieres sentir a Dios en tu corazón? ¿Quieres recuperar la paz que has perdido?

A través de la Confesión el Señor perdona todos tus pecados y tu corazón queda libre
de las ataduras que le impiden estar unido a Dios y a los demás, que le impiden ser feliz:

Hoy en día a veces queremos quedar sanados sin contar con el Sacramento de la
Confesión. Incluso los católicos pensamos que no es necesario. Pero María nos enseña, y
muchas personas con su propia experiencia lo corroboran, que es en la Confesión donde Dios
actúa profundamente en el corazón, dándonos un corazón nuevo.

“Es preciso que se enmienden; que pidan perdón de sus pecados” Ntra. Sra. de
Fátima.

4. La Biblia

La Biblia no es un libro cualquiera. Es la Palabra de Dios. Por lo tanto, si nosotros


leemos la Biblia, Dios nos hablará al corazón a través de ella. Dios tocará nuestro corazón.
Dios cambiará nuestro corazón. Arrancará de nuestra carne en el corazón de piedra y nos dará
un corazón de carne. Leamos la Biblia. El Señor nos habla a través de ella. El Señor nos
acompaña a través de ella. El Señor nos ilumina y nos salva a través de su Palabra.

Debemos leerla todos los días. Pongámosla en un lugar visible en nuestros hogares,
porque eso nos estimulará a la lectura diaria. También nos ayudará para leerla en familia.

5. El ayuno

El Ayuno nos ayuda a fortalecer la voluntad para elegir siempre el bien y permite
abrirnos a la gracia de Dios. Jesús nos dice en el Evangelio: “Esta especie (el demonio) sólo
puede salir con la oración y el ayuno” (Mc 9,29). Ésta era una práctica muy habitual en la
Iglesia primitiva. Hoy en día tenemos olvidado el ayuno. Y sin embargo a través del ayuno
Dios eleva nuestro corazón. Se nos hace más fácil la oración. Y además intercedemos
con este sacrificio en favor de los demás. Podemos privarnos no solo de alimentos o bebidas
sino de cosas que nos cuestan ej. Celular, TV, comentarios etc.

"¡Sacrificaos por los pecadores y decid muchas veces, y especialmente cuando


hagáis un sacrificio: OH, Jesús, es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en
reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María! Ntra. Sra.
de Fátima.

Para terminar quiero recordar uno de los mensajes más bonitos transmitidos
por nuestra Madre la Virgen de Guadalupe para que lo grabemos en nuestro corazón y
lo recordemos cuando estemos cansados, tristes, agobiados :

"Ten entendido hijo mío, el más pequeño, que no es tan importante lo que te asusta y
aflige. No se entristezca tu corazón ni te llenes de angustia. ¿Acaso no estoy yo aquí,
que soy tu Madre? ¿Acaso no soy tu ayuda y protección?”

Bibliografía:

- http://es.catholic.net/op/articulos/3889/cat/308/maria-y-la-resurreccion-de-cristo.html#

-https://w2.vatican.va/content/francesco/es/angelus/2014/documents/papa-
francesco_regina-coeli_20140421.html

-La visión de Pío XII en los Jardines Vaticanos:

http://www.ilgiornale.it/interni/pio_xii_e_fatima_ho_rivisto_miracolo/28-02-2008/articolo-
id=244387-page=0-comments=1

-Mariologia.org http://www.mariologia.org/reflexioneslibros09.pdf

-Normas de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre Apariciones (en


francés): http://www.spiritualite-chretienne.com/marie/normes.html

-Sobre el tercer secreto de Fátima, nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe:


http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/doc_dottrinali_index_sp.htm

-Intervención de monseñor Charles Scicluna en el 22º Congreso Mariológico Internacional:


http://www.arquidiocesissalta. org.ar/cuestionpastoral/orientaciones1.pdf

-El blog personal del padre René Laurentin (en francés)http://blog.renelaurentin.com/

- Mariology: A Guide for Priests, Deacons, Seminarians, and ConsecratedPersons, editado por
Mark Miravalle (en inglés) http://www.markmiravalle.com

-Encíclica Marialis Cultus de Pablo VI:

http://www.vatican.va/holy_ father/paul_vi/apost_exhortations/documents/hf_pvi_exh_197
40202_marialis-cultus_sp.html

-Pontificia Academia Mariana Internacional:

http://www.accademiamariana. org/index_file/Page399.htm

-Fundación Marie de Nazareth:

http://www.mariedenazareth. com/1.0.html? &L=3

-Sociedad Mariológica Española:

http://www. sociedadmariologica.com/

-Ratzinger, Reporte Sobre la Fe.


ANEXO 3: ORACIONES

ORACION DE LA NOCHE (VIERNES)

HIMNO1

Que hoy bajó Dios a la tierra


es cierto; pero más cierto
es que, bajando a María,
bajó Dios a mejor cielo.

Conveniencia fue de todos


este divino misterio,
pues el hombre, de fortuna,
y Dios mejoró de asiento.

Su sangre le dio María


a logro, porque a su tiempo
la que reciben encarnando
restituya redimiendo.

Un arcángel a pedir
bajó su consentimiento,
guardándole, en ser rogada,
de reina sus privilegios.

¡Oh grandeza de María,


que cuando usa el Padre eterno
de dominio con su Hijo,
use con ella de ruego!

A estrecha cárcel reduce


de su grandeza lo inmenso

LAUDES SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACION DEL SEÑOR


1
y en breve morada cabe
quién sólo cabe en sí mismo. Amén.

ORACION
Señor Dios nuestro, que quisiste que tu Verbo se hiciera hombre en el seno de la Virgen María,
concede a quienes proclamamos que nuestro Redentor es realmente Dios y hombre que
lleguemos a ser partícipes de su naturaleza divina. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

ORACION DE LA MAÑANA (SABADO)

MAGNIFICAT (Lc 1, 46-55)

Proclama mi alma la grandeza del Señor,

se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;

porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,

porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:

su nombre es santo,

y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:

dispersa a los soberbios de corazón,

derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes,

a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,

acordándose de la misericordia

como lo había prometido a nuestros padres

en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo….

ORACION

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea,

pues todo un Dios se recrea en tan grandiosa belleza,


a ti celestial princesa Virgen Sagrada María

yo te ofrezco en este día, alma vida y corazón

mírame con compasión no me dejes Madre mía

morir sin tu bendición.

Amén.

ORACION DE LA NOCHE (SABADO)

GRATITUD A SANTA MARÍA

Gracias por ser Santa María.

Gracias por haberte abierto a la gracia,

y a la escucha de la Palabra, desde siempre.

Gracias por haber acogido en tu seno purísimo

a quien es la Vida y el Amor.

Gracias por haber mantenido

tu “Hágase” a través de todos

los acontecimientos de tu vida.

Gracias por tus ejemplos

dignos de ser acogidos y vividos.

Gracias por tu sencillez, por tu docilidad,

por esa magnífica sobriedad,

por tu capacidad de escucha,

por tu reverencia, por tu fidelidad,

por tu magnanimidad,

y por todas aquellas virtudes

que rivalizan en belleza entre sí

y que Dios nos permite observar en Ti

Gracias por tu mirada maternal,


por tus intercesiones, tu ternura,

tus auxilios y orientaciones.

Gracias por tantas bondades.

En fin, gracias por ser Santa María,

Madre del Señor Jesús y nuestra.

Amén.

ORACION DE LA MAÑANA (DOMINGO)

Himno: ERES MUJER DE CASA Y, ADEMÁS, PEREGRINA2

Eres mujer de casa y, además, peregrina,

dedicada a lo tuyo como madre y esposa,

pero sigues la huella por donde Dios camina

y estás de corazón en cada cosa.

Estás en la montaña antes del alba,

-que el amor te apresura-,

y en cualquier otro Belén por esperar que nazca

de nuevo Dios, y preparar su cuna.

Te haces de nuestra raza,

pronuncias nuestra lengua con dulzura

y nos pides te hagamos una Casa,

para en ella mostrarnos tu sin igual ternura.

Bajas, subes, que para eso eres ave,

ayer por el Calvario y por el cielo,

hoy por la patria suave,

HIMNO OFICIO DE LECTURA BODAS DE CANA


2
y en pos de ti volamos en tu vuelo.

Gloria demos al Padre que no tuvo principio,

gloria perenne a Cristo, que es el Hijo del Padre,

y al Espíritu Santo, Consolador divino.

¡Que todo el universo los aclame! Amén.

ORACIÓN

Señor, Dios nuestro, que has concedido a tu pueblo la protección maternal de la siempre
Virgen María, Madre de tu Hijo, concédenos, por su intercesión, permanecer siempre firmes
en la fe y servir con sincero amor a nuestros hermanos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

Amén

CANCION DEL RETIRO:

DULCE MELODIA

Eres dulce melodía que transmites alegría

Aroma de las flores que atrapa y que cautiva

Fuente de todas las gracias, donde lavo mis heridas

Nació en ti la esperanza, primavera de la vida.

Como en tiempos de aquél Ángel, sin ser ángeles decimos

Dios te salve María por los siglos de los siglos.

Caminemos por la vida junto a Cristo y María,

y que sean nuestros guías hasta el fin de nuestros días.

Protectora de los pobres, de la paz eres camino

Te entregamos este canto con amor y con cariño.


Como en tiempos de aquél Ángel, sin ser ángeles decimos

Dios te salve María por los siglos de los siglos.

Autor: Ernesto Ortega

Intérprete: Giselle Aldeco

VIA CRUCIS DE MARÍA


La vida es un camino de cruz para toda persona. ¿ A caso no hay en la vida sufrimientos,
caídas, injurias, rechazos, condenas, muerte, sepultura? Pero también existe la alegría, el gozo,
la satisfacción,

¡¡ Existe la Resurrección!! Juntos recorramos con María este camino al Calvario y aprendamos
de ella la fortaleza, la confianza, el abandono en el Padre.

PRIMERA ESTACIÓN; JESÚS ES CONDENADO A MUERTE.

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

Era el viernes por la mañana, cuando vi a mi hijo. Era la primera vez que lo veía desde que lo
tomaron preso.

Su destrozada y sangrante piel, clavó una espada de profundo dolor en mi corazón y las
lágrimas rodaron por mis mejillas. Entonces, Pilatos, desde su tribunal de juez preguntó al
gentío ¿Por qué quieren ejecutar a mi hijo?

Todos a mi alrededor vociferaron ¡¡ crucifícalo !! Desee ardientemente que parara, pero yo


sabía que esto tenía que suceder, y así, me quedé de pie, llorando en silencio.

Señor Jesús: Me es muy difícil imaginar la angustia que tu Madre sintió al ver cómo te
condenaban, pero, ¿ qué tal ahora cuando guardo rencor? ¡¡ Crucifícalo!! ¿Cuándo juzgo a los
otros? ¡¡ Crucifícalo!! ¿No provoca esto lágrimas de angustia en los dos, en ti y en tu madre?

SEGUNDA ESTACIÓN; JESÚS TOMA SU CRUZ.

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén


Tomando un poco de nuevas fuerzas caminó junto con el gentío hasta la entrada de la plaza.
Los soldados se burlaban a sus espaldas cuando a la puerta se abrió con violencia. Mi hijo casi
se caía. Dos hombres arrastraron una pesada cruz de madera y la echaron sobre sus espaldas.
Después lo empujaron violentamente a la calle. Mi dolor al verlos fue insoportable. Hubiera
querido quitarle la cruz y llevarla yo. Yo sabía que esto tenía que suceder

Señor Jesús: Te suplico que perdones las munchas veces que he aumentado el peso de tu cruz,
cerrando los ojos ante el dolor y la soledad del prójimo. Perdóname por murmurar de los
demás y por tratar siempre de buscar excusas para deshacerme de algunas personas que
desearían una palabra mía. Ayúdame a ser como María siempre buscando aligerar las cruces
de los demás. ¡¡ Perdóname Jesús!!

TERCERA ESTACIÓN; JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

Seguía de cerca tras de mi hijo mientras tambaleante se dirigía al calvario. Nada nunca me
había herido tanto como verlo ahora en tanto dolor. Vi la cruz abriéndose camino en la carne
de sus espaldas. Mi corazón desfalleció cuando lo vi caer de su cara al suelo con la cruz
cayéndole de lleno en su espalda. Por un momento pensé que mi amado hijo está muerto. En
ese momento todo mi cuerpo comenzó a temblar entonces los soldados lo patearon. Él se
levantó lentamente y comenzó de nuevo su camino a pesar de que continuaron azotándolo.
Hubiera querido protegerlo con mi propio cuerpo. Yo sabía que esto tenía que suceder, y así
caminé y lloré en silencio.

Señor: ¿Cuántas veces te he visto caer y a diferencia de María te ofreció su apoyo durante
todo Tu pasión. Ayúdame a ser lo mismo por Ti, brindando apoyo a los demás. Señor: ¡¡ Ten
misericordia de mi!!!

CUARTA ESTACIÓN; JESÚS SE ENCUENTRA CON SU AFLIGIDA MADRE

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

Me abrí paso entre el gentío y caminé junto a mi hijo. Lo llamé a gritos, se detuvo. Nuestros
ojos se encontraron, los míos, llenos de lágrimas y angustia; los de Él, llenos de dolor y
confusión. Me sentí desesperada y entonces sus ojos me dijeron ¡¡Ánimo!, todo esto servirá
para algo. A medida que tambaleante caminaba, supe que tenía razón, y así, lo seguí y recé en
silencio.
Señor: ¡¡ Perdóname las muchas veces que nuestros ojos se encontraron y yo cambié mi
mirada!! ¡¡ Perdóname las veces que cuando las cosas no se hicieron a mi manera se lo hice
saber a todos! ¡¡ Perdóname las veces que perdí la tranquilidad por pequeños inconvenientes
o me desanimé y no puse atención a tus llamados a tener ánimo!! Sí, Señor, nuestras miradas
se han cruzado muchas veces, pero sin fruto.

QUINTA ESTACIÓN; SIMÓN DE CIRENE AYUDA A JESÚS A CARGAR SU CRUZ

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

Yo debería ahora verme completamente desamparada, al mirar a mi hijo tratando de cargar


su pesada cruz. Cada uno de sus pasos parecía ser el último. Sentí todos sus dolores en el
corazón y desee ardientemente que todo llegara a su final. En ese momento noté un alboroto
cerca de Jesús. De entre el gentío los soldados empujaron a un hombre que se resistía. Lo
obligaron a tomar parte de la cruz para aligerar su peso a mi hijo. El hombre preguntó a los
soldados ¿Por qué tenía que suceder así? ¡ Yo sabía por qué! Y así, lo seguí en silencio.

Señor: Muchas veces me he negado a ayudarte, he sido un egoísta. Muchas veces he puesto en
duda tu palabra. No me dejes permanecer como Simón, ayúdame a ser como tu Madre María
que siempre te siguió y obedeció en silencio.

SEXTA ESTACIÓN; LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESÚS

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

A medida que seguía de cerca a Jesús, una mujer empujó a un lado a los soldados. Se quitó el
velo y comenzó a limpiar el rostro sudoroso y ensangrentado de mi hijo. Los soldados la
jalaron inmediatamente. El rostro de aquella mujer parecía decir: ¿ Por qué hacen esto con Él?
Yo lo sabía, y así, caminé en la fe, en silencio.

Señor: Esta mujer te dio lo mejor que tenía y yo por el contrario, más bien he deseado recibir
que dar. Diariamente se me han presentado muchas oportunidades para darte algo, dándome
a los demás y las he dejado pasar. Salvador mío: nunca me dejes preguntar de nuevo ¿ por
qué?, sino ayúdame a darte todo lo que tengo.

SÉPTIMA ESTACIÓN; JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.


Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

De nuevo mi Hijo cae y de nuevo mi dolor era abrumador, de solo pensar que podía morir.
Comencé a caminar hacia Él, pero los soldados me lo impidieron. Él se levantó y tambaleó
lentamente hacia adelante. Viendo a mi hijo caer y levantarse de nuevo y seguir, mi angustia
era más amarga. Y así, sabiendo que esto tenía que suceder, caminé en silencio.

Señor: De toda la gente, María fue tu más fiel seguidora no deteniéndose nunca, a pesar del
dolor que sintió por ti. Muchas veces me he apartado de ti por mis pecados y he inducido a
otros a apartarse de ti. Te pido que tengas misericordia de mí.

OCTAVA ESTACIÓN; JESÚS CCONSUELA A LAS PIADOSAS MUJERES DE JERUSALÉN

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

Iba caminando unos pasos atrás de Jesús, cuando vi que se detuvo. Algunas mujeres estaban,
ahí, llorando por Él, compadeciéndose de mi hijo. Jesús les dijo que no derramaran lágrimas
por Él. Ellas tuvieron la oportunidad de aceptarlo como Mesías. Como muchos otros, también
ellas lo rechazaron. Les dijo que más bien derramaran lágrimas por ellas mismas, lágrimas
que las llevaran a la conversión. Ellas no veían la relación entre esto y el camino de mi hijo a la
muerte. Yo sí, y así, caminé y lo seguí en silencio.

Salvador mío: Muchas veces he actuado como estas mujeres, viendo siempre las faltas de los
demás y compadeciéndome de ellos, y muy rara vez he visto mi propia maldad y pedido tu
perdón. Señor: tú me has dado una lección en estas mujeres. ¡¡ Perdóname, Señor, por mi
ceguera !!

NOVENA ESTACIÓN; JESÚS CAE POR TERCERA VEZ

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

Con esta caída de Jesús comenzó la agonía para mí. No solamente cayó nuevamente en el suelo
pedregoso, sino que estaba ya por llegar a la cima de la crucifixión. Los soldados le gritaron y
lo maltrataron, casi hasta arrastrarlo en sus últimos pasos. Imaginando cuál sería la siguiente
injuria que le harían, se me destrozó el corazón. Yo sabía que esto tenía que suceder, y así,
subí al calvario detrás de Él, en silencio.

Mi amado Jesús: Reconozco que muchas veces he tenido mi mano para ayudar a la gente, pero
cuando esto me trae inconvenientes o me causa sufrimiento, los dejo, poniendo pretextos.
Ayúdame, Señor, a ser como María, tu madre, y nunca retirar el apoyo de mi mano a quienes lo
necesiten.

DÉCIMA ESTACIÓN; JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

Con mi hijo finalmente aligerado del peso de la cruz, pensé que podría tener oportunidad de
descansar, pero los soldados comenzaron luego a arrancarle las ropas de su piel llena de
sangre coagulada. El ver a mi hijo en tanto dolor me fue insoportable, y así, sabiendo que todo
esto tenía que suceder, me quedé de pie, llorando en silencio.

Señor: A mi manera yo también te he desnudado, he despojado a otros de su buena fama con


murmuraciones sin sentido y despojé de su dignidad a seres humanos con mis prejuicios.
Jesús te he ofendido muchas maneras a través de las ofensas hechas a otros. Ayúdame a verte
en todas las personas.

DÉCIMA PRIMERA ESTACIÓN; JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

Al tiempo que arrojaban a Jesús sobre la cruz, voluntariamente dejó que lo clavaran. Cuando
agujerearon sus manos y sus pies, sentí el dolor en mi corazón. Después levantaron
levantaron la cruz. Ahí estaba mi hijo, al que tanto amaba, siendo despreciado a medida que
luchaba hasta los últimos momentos de su vida terrena. Yo sabía que esto tenía que suceder, y
así, permanecí de pie y oré en silencio.

Señor: ¡¡ Cuánto dolor soportaste por mi !!y ¡¡ cuánto dolor tu Madre sufrió viendo a su único
Hijo morir por amor a mí !! A pesar de todo, ambos, Tú y tu Madre, están dispuestos a
perdonarme tan luego me arrepienta de mi pecado. ¡¡ Ayúdame, Señor, a apartarme de mi
maldad !!

DÉCIMA SEGUNDA ESTACIÓN; JESÚS MUERE EN LA CRUZ

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén


¿ Qué más doloroso sufrimiento puede haber para una Madre, que ver morir a su hijo enfrente
de sus ojo?

Yo, que traje al mundo al Salvador y que lo vi crecer, estuve de pie, impotente bajo la cruz.

Inclinaba su cabeza y moría, su angustia terrena había terminado, pero la mía, era más
terrible que nunca, pero esto tenía que suceder y lo había aceptado, y así, permanecí de pie y
sufría en silencio.

¡¡ Ten misericordia de mi por lo que mis pecados te han hecho y a los demás !! Te doy gracias
por tu gran acto de amor. Tu dijiste que el verdadero amor es dar la vida por los amigos.

Permíteme ser siempre tu amigo. Enséñame a vivir mi vida para los demás y a no
defraudarte otra vez.

DÉCIMA TERCERA ESTACIÓN; JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

El gentío se fue. El alboroto se terminó. Yo me quedé de pie silenciosamente, con uno de los
amigos de Jesús- Miré el cuerpo muerto de nuestro Salvador, mi Hijo. En ese momento, dos
hombres bajaron el cuerpo de la cruz y lo depositaron en mis brazos. Un profundo dolor se
apoderó de mi ser, pero al mismo tiempo sentí una profunda alegría. La vida había terminado
cruelmente para mi Hijo, pero esa misma muerte trajo la vida para todos nosotros. Yo sabía
que todo esto tenía que suceder, y así, oré en silencio.

Señor: tu pasión terminó, pero, tu pasión continúa cada vez que peco contra ti. He cooperado
con mi parte a tu crucifixión, y ahora, Salvador mío, imploro tu perdón con todo mi corazón.

Ayúdame a vivir una vida digna de ti y de tu Madre Santísima.

DÉCIMA CUARTA ESTACIÓN; JESÚS ES SEPULTADO.

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

Llevamos el cuerpo de Jesús a una tumba y yo mismo lo coloqué ahí. Llorando en silencio,
alegrándome en silencio, eché una mirada más a mi Hijo y después salí. Cerraron la tumba y
antes de que me fuera pensé Yo sabía que todo esto tenía que suceder por ti y que tenía que
esperar con fe, en silencio.
Sí, Señor mío: Esto tenía que suceder por el amor que me tienes y no por otra razón. Lo único
que te pido es que viva una vida buena. Nunca dijiste que una vida así fuera fácil. Quiero dejar
atrás el pecado y vivir solamente para ti en mis hermanas y hermanos.

DÉCIMA QUINTA ESTACIÓN; JESÚS RESUCITA DE ENTRE LOS MUERTOS.

Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos.

Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador. Amén

No podría estar más agradecida por el sacrificio de mi Hijo por nosotros. Sin embargo, que
vaciedad sentí tratando de vivir sin Él a quien amaba tanto, pero solamente dos días más
tarde esta vaciedad se llenó más allá de lo creíble. ¡¡ Él había resucitado!! ¡¡ Nuestro Salvador
abrió las puertas de la nueva vida!! Esta es la manera como tenía que suceder, porque su amor
inmortal por ti no podía detenerse ante nada. Ahora me alegraría para siempre y no en
silencio.

Salvador mío: ¡¡ Gracias !! ¡¡Gracias por tan interminable amor que me ayuda a levantarme de
mi propia maldad !! Intentaré otra vez vivir una vida mejor. Ayúdame a recordar siempre tu
amor, Madre de nuestro Salvador Resucitado: Enséñame a ser como Tú y en mi amor a los
demás, devolverle su amor.

Acto de consagración a María " TOTUS TUUS "

Mi dulce y tierna Virgen María, Madre mía, me consagro a Ti y confío en tus manos toda mi
vida. Acepta mi pasado con todo lo que fue, mi presente con todo lo que es, acepta mi futuro
con todo lo que será. Con esta total consagración te confío cuanto tengo y cuanto soy, todo lo
que he recibido d Dios; por eso mi alma canta contigo las grandezas del Señor.

Y así Madre tomado de tu mano me siento seguro, caminando este cuarto día, te ofrezco mi
inteligencia, mi voluntad, mi corazón. Deposito en TÍ mi libertad mis ansias y mis temores, mis
esperanzas y mis deseos, mis tristezas y mis alegrías. Custodia mi vida y todos mis actos, para
que le sea más fiel al Señor.

Te confío oh María, mi cuerpo y mis sentidos, para que se conserven puros y me ayuden en el
ejercicio de las virtudes. te confío mi alma para que la preserves del mal, y caminando bajo tu
manto has que participe de una santidad semejante a la tuya; hazme conforme a Cristo
Amigo, ideal de mi vida.

Te confío mi entusiasmo y el ardor de mi juventud, para que Tú me ayudes a no envejecer en


la fe.
Te confío mi capacidad y deseos de amar como Tú has amado y como Jesús quiere que se ame,
como dijiste al ángel " que se haga en mi según tu Palabra" aceptando la voluntad del Señor
para mí, mis seres queridos, familia y amigos. Te confío mis incertidumbres y angustias, para
que en tu corazón encuentre seguridad, sostén y luz en cada instante de mi vida.

Oh María!! Soberana de mi vida, dispón de mí y de todo lo que me pertenece, para que camine
siempre junto al Señor y bajo tu mirada de Madre; con tu ayuda y la Gracia de Dios pueda ser
fiel a este compromiso. ¡OH MARÍA! Soy todo tuyo y todo lo que poseo te pertenece ahora y
siempre. Amén!

Madre de la Divina Gracia, ruega por nosotros!!

Ave María purísima, sin pecado concebida!!

ANEXO IX

ENCUENTRO EN LA ORACIÓN

1. INTRODUCCIÓN

El presente proyecto surge como iniciativa de los Miembros de la Junta Directiva Nacional,
respondiendo a las inquietudes surgida de uno de ellos tras las vivencias vividas como Rector
del Eslabón 262 (2014) de la Diócesis de San Juan de Cuyo y del Equipo de Asistentes que lo
acompañó, destacándose en la iniciativa y perseverancia de los asistentes e integrantes del
Círculo de Amigos San Pio que llevaron gran parte del trabajo apostólico. Trabajos y
actividades estas que posteriormente como miembro de Junta Nacional profundizo la idea,
teniendo en cuenta las realidades presentadas a través de informes en los plenarios y
asambleas de parte de las distintas diócesis del M.C.J., destacando con preocupación la
realidad en materia de perseverancia que se vive en el tercer tiempo del método (Post-
Eslabón) respecto a los círculos de amigos.

1.1 OBJETIVOS

Utilizar los “Encuentro de Oración”, durante el Post Eslabón, como medios de perseverancia
espiritual de los círculos de amigos y de cualquier circulista.

Permitir el crecimiento espiritual de todos los Círculos de Amigos, haciendo oído y escuela de
lo surgido en cada encuentro.
Utilizar los “Encuentro de Oración”, como una herramienta para los rectores y vice rectores de
los distintos eslabones, facilitando la tarea apostólica responsable, en el seguimiento durante
el post-eslabón.

Utilizar para el crecimiento espiritual el Programa de Formación para Círculos de Amigos,


presentado por la Junta Directiva Nacional y aprobado en Asamblea del Año 2016 en Cafayate.

Fomentar el reencuentro de todos los circulistas que participaron de un mismo Eslabón.

Fomentar la integración de los círculos de amigo de un mismo Eslabón con la de otros.

Mostrar la actividad espiritual del Movimiento Círculos de Juventud a los distintos jóvenes,
como medio de fomento vocacional.

Fomentar el acceso rápido de material evangelizador, como Liturgia de la Palabra, Liturgia de


las Horas, Libro del circulista etc., con la finalidad de contar con material de estudio y
formación para los círculos.

1.2. SITUACIONES PROBLEMATICAS

El proyecto fue planificado para responder a una doble problemática:

La Falta de perseverancia de los círculos de amigos a lo largo del tiempo, COMO LÓGICA
CONCECUENCIA DEL DETERIORO EN MATERIA DE COMUNICACIÓN Y COMPROMISO DE
RECTORES Y ASISTENTES. Desaprovechando un medio tan importante para la evangelización
de nuestros jóvenes. Provocando de esta manera un quiebre en la credibilidad e imagen
institucional.

La necesidad de fomentar el material didáctico evangelizador que permita el crecimiento de


formación espiritual en el circulista, como Liturgia de la Palabra, Liturgia de las Horas, Libro
del circulista etc. Bajo un formato impreso cómo informático, práctico y accesible, para ser
usado en pc y celulares. Material que deberá ser utilizado por Rectores y Asistentes como
medio evangelizador en los encuentros.

2. ACCIONES

Durante el año los círculos de amigos y circulistas tendrán la posibilidad de concurrir a


uno o varios Encuentro en la Oración por mes, destinado al crecimiento espiritual, debiendo
estar a cargo el responsable designado por la Junta Directiva Diocesana y vocal de la misma.
Los encargados deberán cumplir con las siguientes obligaciones:

2.1 ENCUENTRO DE ORACIÓN

Buscar una Parroquia o Capilla en donde realizar los Encuentros.

Establecer el Calendario Anual de Encuentros y presentarlo para su aprobación a la Junta


Directiva Diocesana.

Buscar uno o dos círculos de amigos que quieran hacerse cargo del encuentro. Pudiendo ser
del último eslabón u de otros, del mismo sexo o mixto.

En los encuentros los círculos deben ser de carácter rotativo,

Difundir la Convocatoria al Encuentro.

Organizar el Encuentro de Oración, bajo el asesoramiento espiritual de un sacerdote o


religioso/a.

Propiciar en los encuentros materiales de estudio y meditación.

Propiciar el ministerio de canto para el acompañamiento en el encuentro.

2.2 MEDIOS DE COMUNICACIÓN PARA LA PERSEVERANCIA

Coordinar con los encargados de la Comisión Nacional Prensa y Difusión, el diseño de los links
para el acceso a los materiales para el crecimiento espiritual de los circulistas.

3.RECURSOS

Parroquia o Capilla para 3.1

Personal Especializado C.N.P.D para 3.2


4. CONCLUSIONES

Con el desarrollo de las acciones que se planificaron, con la revisión continua de las mismas y
con las modificaciones a realizar; se lograría responder a las problemáticas abordadas. Los
círculos de amigos que participaron del encuentro el año próximo pasado se sintieron muy
motivados al conocer los objetivos del presente proyecto ya que tiene como finalidad
principal: “hacer un bien a toda la familia circulista” garantizando un mayor crecimiento
espiritual y segundo lograr un mayor acercamiento y perseverancia a través de los medios de
comunicación. Permitiendo que jóvenes y adultos participen unidos como células activas,
pudiendo encontrar las herramientas para ser luz en su habita.

ÍNDICE ANEXO IX

1) Introducción pág. 1 – 2

1.1)Objetivos

1.2) Situaciones Problemáticas

2) Acciones pág. 2

3) Recursos pág. 3

4) Conclusiones pág. 3
ÍNDICE DE SECCIONES

DEL ESTATUTO

1. Estatuto del Movimiento Círculos de Juventud.

2. Reglamento del Estatuto.

3. Reglamento del Eslabón.

4. Reglamento Escuela de Formación.

5. Reglamento Encuentros y Convivencias.

6. Reglamento de Cruzada.

7. Anexo I: Reglamento de CIMAS.

8. Anexo II: Reglamento de Cocina.

9. Anexo III: Reglamento de Enganche.

10. Anexo IV: Reglamento Jornadas de Metodología.

11. Anexo V: Reglamento de Encuentros Interdiocesanos de Pastoral del MCJ.

12. Anexo VI: Reglamento de Comisiones.

13. Anexo VII: Reglamento de Expansión.

14. Anexo VIII: TOTUS TUUS.

15. Anexo IX: Encuentros en la Oración.