Вы находитесь на странице: 1из 11

ALTERACIONES PSICOSOCIALES Y AGRESIVIDAD

EN INDIVIDUOS CON DEPENDENCIA AL TELÉFONO


MÓVIL
(Artículo de revisión)

EDMUNDO DENIS RODRÍGUEZ


Licenciatura en Medicina, Maestría en Medicina Forense, Doctorante
en Ciencias Forenses

PATRICIA BEATRÍZ DENIS RODRÍGUEZ


Licenciatura en Medicina, Maestría en Medicina Forense, Doctorado
en Educación

GUADALUPE MELO SANTIESTEBAN


Licenciatura en Medicina, Maestría en Medicina Forense, Doctorado
en Educación

JOSÉ SILICEO BENITEZ


Licenciatura en Medicina, Maestría en Administración

CARLOS ALBERTO JIMÉNEZ BALTAZAR


Licenciatura en Antropología Social, Maestría en Antropología Física,
Doctorado en Antropología Física

ÁNGEL AUGUSTO AGUIRRE GUTIÉRREZ


Licenciatura en Medicina, Maestría en Medicina Forense, Doctorado
en Ciencias Forenses

RAÚL INFANZÓN RUIZ


Licenciatura en Química Clínica, Maestría en Educación, Doctorado
en Ciencias Forenses
Revista Mexicana de Medicina forense y
ciencias de la salud ISSN 2448-8011

ALTERACIONES PSICOSOCIALES Y AGRESIVIDAD EN INDIVIDUOS


CON DEPENDENCIA AL TELÉFONO MÓVIL
Artículo de revisión

EDMUNDO DENIS RODRÍGUEZ, PATRICIA BEATRÍZ DENIS RODRÍGUEZ,


GUADALUPE MELO SANTIESTEBAN, JOSÉ SILICEO BENITEZ, CARLOS ALBERTO
JIMÉNEZ BALTAZAR, ÁNGEL AUGUSTO AGUIRRE GUTIÉRREZ, RAÚL INFANZÓN
RUIZ.

Palabras Clave: Dependencia al teléfono móvil, depresión, ansiedad, agresividad


Keywords: Mobile phone dependence, depression, anxiety, aggressiveness.

RESUMEN SUMMARY

La dependencia al teléfono Mobile phone dependence is a


móvil es un fenómeno social social phenomenon of increas-
de frecuente creciente; se ha ing frequency; it has been as-
implicado con la aparición de sociated with several physical
diversas alteraciones físicas, illnesses, including contact der-
como dermatitis de contacto, matitis, infertility and brain tu-
esterilidad y tumores de ori- mors. In recent years it has been
gen encefálico; recientemente associated with psychological
se ha vinculado con diversas entities. In this review we ana-
alteraciones psicosociales; en lyze the association between
esta revisión analizaremos la mobile phone dependence
relación entre la dependen- and psychosocial alterations
cia al teléfono móvil y las al- as a criminological factor.
teraciones psicosociales, haci-
endo énfasis en su posible rol
como entidad criminológica.

116
Universidad Veracruzana

I N T R O D U C C I Ó N tualidad se considera que el uso


excesivo de los celulares puede
El uso del teléfono móvil se considerarse una adicción con-
ha incrementado dramática- ductual, similar a otras adiccio-
mente en la última década, nes no químicas como las apu-
siendo usado en la actualidad estas excesivas, las compras
por alrededor de 5.8 billones compulsivas y la adicción a
de personas en el mundo (Bil- los videojuegos (Pedrero 2012).
lieux, 2012). Los teléfonos
móviles son un gran atrac- El concepto tradicional de
tivo para la población, espe- adicción fue basado en un
cialmente adolescente, por los modelo médico y se refiere a
siguientes motivos: 1) favorece la dependencia asociada con la
la autonomía personal, 2) pro- ingestión de una sustancia, ya
porciona prestigio social, 3) sean drogas o alcohol. En fe-
constituye una innovación tec- chas recientes, algunos inves-
nológica, 4) es fuente de di- tigadores han cuestionado este
versión y entretenimiento y 5) modelo estableciendo que el
favorece el establecimiento y concepto de adicción debe in-
mantenimiento de relaciones cluir una gama mayor de com-
interpersonales (Ruiz, 2010). portamientos (Chóliz, 2010).
Por consiguiente, proponen un
Un área de preocupación reci- modelo conductual de la adic-
ente es el uso excesivo o incon- ción, en donde entra el nuevo
trolable de los celulares y su concepto de adicción tecnológi-
efecto en las actividades diar- ca. Se comienza a considerar
ias, las finanzas personales y la que la adicción tecnológica es
calidad del sueño, entre otros un subgrupo de las adicciones
efectos (Desai, 2009). En la ac- conductuales que se define por

117
Revista Mexicana de Medicina forense y
ciencias de la salud

la interacción máquina-huma- implicado en ciertas patologías


no y que carece de una natura- asociadas al consumo, como
leza química (Peraman 2016). las compras compulsivas, la
adicción a los videojuegos y
A partir del surgimiento del otros factores, entre los que co-
concepto de “adicción tec- mienza a estudiarse el patrón
nológica” ha comenzado a de utilización de los teléfo-
utilizarse el término “nomofo- nos móviles (Miller, 2011).
bia” para referirse a la depen-
dencia al teléfono móvil. La En general, puede decirse que
palabra “nomofobia” viene de la nomofobia se caracteriza
“no-mobile phone phobia”, por los siguientes rasgos: uso
que puede traducirse como la regular de un teléfono celular
fobia a no tener un teléfono por periodos prolongados, ten-
móvil al alcance. La nomo- er más de un dispositivo a la
fobia es resultado del desar- mano, portar en todo momen-
rollo de nuevas tecnologías to con un cargador de electric-
cada vez más innovadoras. Se idad para el mismo, sensación
considera una enfermedad del de ansiedad por no tener el
mundo moderno; es el miedo teléfono celular a la mano o
patológico de perder contacto en funcionamiento, tendencia
con la tecnología (Takao 2009). constante a observar la pan-
talla del teléfono para verifi-
car si hay nuevos mensajes o
Aunque por el momento se con- llamadas perdidas, pérdida de
sidera un problema de origen las interacciones sociales cara a
multifactorial, existen algunas cara y preferencia por la inter-
evidencias que apuntan a un acción con otros por medio del
fondo genético, tomando en dispositivo electrónico y, final-
cuenta que este factor ya se ha mente, aumento del costo men-

118
Universidad Veracruzana

sual por concepto del uso del del 17% (Smetaniuk 2014). En
teléfono celular (Robert, 2015). España se analizó la frecuencia
de la dependencia tecnológica
FRECUENCIA DE LA DE- en 5538 estudiantes de 12-20
PENDENCIA AL TELÉFONO años de edad, encontrando que
MÓVIL la dependencia a internet fue
13.6%, la dependencia al celu-
La frecuencia mundial de la lar fue 2.4% y la dependencia a
dependencia al teléfono móvil los videojuegos fue 6.2% (Mu-
ha sido estudiada en diver- ñoz 2016). Finalmente en una
sas poblaciones, aunque la muestra de 1519 estudiantes
metodología usada para su suizos, la frecuencia de nomo-
registro es variada; es evidente fobia fue 16.9% (Haug 2015).
que el tipo de población anali-
zado y la posibilidad de contar LA NOMOFOBIA Y LOS
con un teléfono móvil determi- TRASTORNOS PSICOSOCIA-
narán la frecuencia observada, LES
motivo por el cual los resulta-
dos reportados son variables. La frecuencia de los prob-
lemas mentales se encuentra
En un estudio realizado en 415 a la alza en todo el mundo.
estudiantes hindúes, la frecuen- El uso cada vez mayor de los
cia de nomofobia encontrada teléfonos celulares ha sido es-
fue 31.33%, encontrando una tudiado en fecha reciente como
fuerte asociación con el género, un factor que pudiera alterar
tiempo promedio de uso diario la génesis y la epidemiología
y antigüedad de uso (Nikhita de los trastornos mentales,
2015). En un estudio realizado especialmente en relación al
en 300 estudiantes suecos, la efecto de la radiación electro-
frecuencia de nomofobia fue magnética en el tejido y la fi-

119
Revista Mexicana de Medicina forense y
ciencias de la salud

siología cerebral (Khan 2008). mensajes emitidos o recibidos


(Gao 2016). Hallazgos simil-
En diversos estudios se ha in- ares fueron encontrados en una
tentado vincular al uso des- muestra de 263 estudiantes eu-
medido de los teléfonos ce- ropeos (Körmendi 2015). En un
lulares con la aparición de estudio poblacional que com-
síntomas y síndromes psico- prendió 1455 hombres y 2701
sociales. Una de las preocupa- mujeres, todos ellos en edad
ciones más importantes va de universitaria, la prevalencia de
la mano con el hecho de que los síntomas de ansiedad fue
la mayor parte de las perso- 29% en aquellos con dependen-
nas con nomofobia son ado- cia al móvil (Thomee, 2011).
lescentes, que constituyen un
segmento poblacional emocio- Los trastornos del sueño han
nalmente lábil (Augner 2012). sido vinculados con la de-
pendencia al teléfono móvil
En general, la dependencia (Demirci 2015). En un es-
al teléfono móvil se ha rela- tudio reciente realizado en
cionado con trastornos de an- 380 estudiantes asiáticos con
siedad, alteraciones del sue- nomofobia, la frecuencia de
ño y trastornos depresivos. trastornos del sueño fue 61.7%.
Finalmente, la dependencia al
En un estudio reciente se en- teléfono móvil ha sido relacio-
contró una importante rel- nada con síntomas y trastor-
ación entre los trastornos de nos depresivos en algunos
ansiedad y la dependencia al estudios, ya sea como factor
teléfono móvil en una muestra predictivo o asociado (San-
de 127 adolescentes, especial- sone 2013). Incluso, se ha vin-
mente en proporción al núme- culado con ideación suicida e
ro de llamadas y el número de intento suicida (Oshima, 2012)

120
Universidad Veracruzana

LA NOMOFOBIA Y LA CON- de definición de conducta im-


DUCTA AGRESIVA-ANTISO- pulsiva, agresiva y antisocial.
CIAL
En un estudio realizado en una
Además de los rasgos psico- muestra de 11,110 estudiantes
patológicos mencionados en de Taiwan se observó que la
el apartado anterior, la de- conducta agresiva era más fre-
pendencia al teléfono móvil cuente en quienes presentaban
comienza a ser relacionada dependencia al teléfono móvil
con la aparición de conductas (OR 2.30, p<0.01) (Yang, 2010);
antisociales y agresivas que, en un estudio similar realizado
en determinadas circunstan- en 18,104 adolescentes asiáti-
cias, pudieran hacer a la no- cos, de aquellos con nomofobia
mofobia un factor de riesgo el 12.1% había participado en
criminológico (Jacobson 2016). conductas agresivas tipo bul-
lying (Tochigi, 2012). Resulta-
El primer reporte se trató de dos similares se obtuvieron en
un individuo con agorafo- un estudio realizado en 14,221
bia, agresividad y nomofobia estudiantes chinos (Tao, 2015)
de más de 15 años de evolu- y 9405 adolescentes japoneses
ción, en el que el tratamiento (Ko, 2014), en donde la conduc-
farmacológico y conductual ta agresiva se relacionó con la
le permitió eliminar sus fo- dependencia al teléfono móvil,
bias, con excepción de la de- aunque por el diseño de los
pendencia al teléfono móvil estudios no se puede valorar
(King 2010); a partir de ahí su significancia estadística.
han surgido diversos estudios
que relacionan agresividad
y nomofobia, aunque la difi-
cultad reside en los criterios

121
Revista Mexicana de Medicina forense y
ciencias de la salud

CONCLUSIÓN ciales, culturales y familiares;


es de importancia señalar la
A partir de lo publicado en la relación que pudieran tener las
literatura mundial, es evidente alteraciones psicológicas como
que el aumento en la depen- un posible factr criminológico.
dencia al teléfono móvil gener-
ará un aumento proporcional Es evidente la necesidad de
en diversas patologías de tipo realizar estudios poblacio-
psicosocial; desde el punto de nes, especialmente en México,
vista forense, tiene relevancia en donde se busque relacio-
el aumento en la frecuencia de nar la frecuencia observada
trastornos depresivos y la ide- de dependencia al teléfono
ación suicida. Desde el punto móvil y el posible aumento
de vista criminológico, es de de la frecuencia de trastor-
vital importancia el aumento nos de ansiedad y agresivi-
en la frecuencia de trastor- dad, en donde se analice la
nos de ansiedad y síntomas importancia que la dependen-
de agresividad, dado que en cia al teléfono móvil pudiera
numerosos estudios se ha im- tener como un factor etiológi-
plicado a estas dos entidades co de la tendencia criminal.
como un factor etiológico de
la tendencia de un individuo
a cometer un acto criminal. REFERENCIAS

La tendencia criminal de un 1. Augner, C; Hacker, GW


individuo se ha vinculado con (2012). Association between
diversos factores biológicos, problematic mobile phone
hormonales, genéticos y bio- use and psychological pa-
químicos; en fecha reciente se rameters in young adults. In-
ha vinculado con factores so- ternational Journal of Pub-

122
Universidad Veracruzana

lic Health, 57(2): 437-441. J Behav Addict, 4(4): 299-307.

2. Chóliz, M (2010). Mobile 7. Jacobson C, Bailin A,


phone addiction: a point of is- Milanaik R (2016). Adoles-
sue. Addiction, 105: 373-375. cent Health Implications of
New Age Technology. Pediatr
3. Demirci K, Akgonul M, Clin North Am, 63(1): 183-94
Akpinar A (2015). Relationship
of Smartphone use severity 8. Khan, MM (2008). Ad-
with sleep quality, depression verse effects of excessive mo-
and anxiety in university stu- bile phone use. Internation-
dents. Behav Addict, 4(2): 85-92. al Journal of Occupational
Medicine and Environmen-
4. Desai, N; Kesari, K; Agar- tal Health, 21(4): 289-293.
wal, A (2009). Pathophysiology
of cell phone radiation: oxida- 9. King, A; Valenca, A; Nar-
tive stress and carcinogenesis di, A (2010). Nomophobia: the
with focus on male reproduc- mobile phone in panic disorder
tive system. Reproductive Biol- with agoraphobia: reducing
ogy and Endocrinology, 7:114 phobias of worsening of de-
pendence. Cognitive & Behav-
5. Gao Y, Li A, Zhu T ioral Neurology, 23(1): 52-54.
(2016). How Smartphone cor-
relates with social anxiety and 10. Ko CH, Yen JY, Liu SC
loneliness. Peer J 4,: e2197. (2014). The associations be-
tween aggressive behaviors
6. Haug S, Castro RP, Kwon and internet addiction and on-
M (2015). Smartphone use and line activities in adolescents.
smartphone addiction among Adolesc Health, 44(6): 598-605
young people in Switzerland.

123
Revista Mexicana de Medicina forense y
ciencias de la salud

11. Körmendi A (2015). a pathway model. Adic-


Smartphone usage among ciones, 24(2): 139-152.
adolescents. Psychi-
atr Hung, 30(3): 297-302. 16. Peraman R, Parasura-
man S (2016). Mobile phone
12. Miller, G; Zhu, G; mania: arising global threat
Wright, M (2011). The heri- in public health. J Nat Sci
tability and genetic correlates Biol Med, 7(2): 198-200
of mobile phone use: a twin
study of consumer behav- 17. Sansone, RA; Sansone, LA
ior. Twin Research and Hu- (2013). Cell phones: the psycho-
man Genetics. 15(1): 97-106. social risks. Innovative Clini-
cal Neuroscience, 10(1): 33-37.
13. Nikhita CS, Jadhav PR,
Ajinka SA (2015). Prevalence 18. Smetaniuk P (2014). A
of mobile phone dependence preliminary investigation into
in secondary school studen- the prevalence and predic-
tes. J Clin Diagn Res, 9(11):6-9 tion of problematic cell phone
use. Behav Addict, 3(1):41-53
14. Oshima, N; Nishida,A; Shi-
modera, S (2012). The suicidal 19. Tao S, Xiaoyan W, Yuhui
feelings, self-injury and mobile W (2015). Interaction of prob-
phose use after lights out in ad- lematic mobile phone use and
olescents. Journal of Pediatric psychopathological symp-
Psychology, 37(9): 1023-1030. toms with unintentional in-
juries: a school-based sam-
15. Pedrero, EJ; Rodríguez, ple of Chinese adolescents.
MT; Ruíz, JM (2012). Mo- BMC Public Health, 16: 88.
bile phone abuse or addic-
tion: a literatura review and 20. Thomée, S; Härenstam,

124
Universidad Veracruzana

A; Hagberg, M (2011). Mobile


phone use and stress, sleep dis-
turbances, and symptoms of de-
pression among young adults:
a prospective cohort study.
BMC Public Health, 11: 66-72.

21. Tochigi M, Nishida


A, Shimodera S (2012). Ir-
regular bedtime and noc-
turnal cellular phose usage
as risk factors for being in-
volved in bullying: a cross-
sectional survey of Japanese
adolescents. PLoS One, 7(9).

22. Yang Y, Yen JY, Ko CH


(2010). The association be-
tween problematic cellu-
lar phone use and risky be-
haviors and low self-esteem
among Taiwanese adolescents.
BMC Public Health, 10:217.

125