Вы находитесь на странице: 1из 4

Ahorro de Energía

3.4 Control de Gestión Energética

La coordinación del programa para el uso racional de la energía opera bajo


condiciones que varían continuamente, lo cual requiere una revisión constante de la
totalidad del programa, así como de una nueva valoración periódica de sus partes
respecto a la contribución que cada una de ellas presta.

Para la Administración de Energía, en donde se desarrolla un ambiente de


innovación y una estructura altamente técnica, se recurre a un sistema de
planificación y control para la gestión diaria de su programa, que debe centrar la
atención en los siguientes elementos esenciales:

1. Definición del proyecto.


2. Planificación de la cartera de proyectos.
3. Planificación del proyecto.
4. Información y técnicas de control.
5. Gestión de los recursos.

1. Definición del proyecto

Es la definición clara del objetivo que se pretende conseguir donde inicia un


proyecto y respecto al cual se establecerá la medida del éxito. Puesto que el
éxito, en último término, descansa en la disminución, mejor uso o uso óptimo
de la energía, hay que definir claramente los objetivos en términos de la
cantidad de energía o utilidades a que se pretende llegar, aunque vayan
modificados por la valoración de dichas necesidades según la probabilidad de
lo que pueda conseguirse técnicamente en la práctica.

2. Planificación de la Cartera de Proyectos

La cartera de proyectos de la coordinación del URE (uso racional de la


energía) estará compuesta por un conjunto de proyectos grandes y
pequeños; unos por iniciarse y otros por finalizar; cada uno de éstos requiere
de una asignación de recursos, frecuentemente escasos, en función de sus
Ahorro de Energía

propias características. Dado este continuo manejo de proyectos, la cartera


es una continua variación tanto en número como en recursos requeridos.

El objetivo de una planificación de la cartera de proyectos es esencialmente


obtener el flujo de nuevos procesos o mejoras para conseguir el objetivo
general que se persigue con un programa de esta índole y, por supuesto, en el
momento en que sea preciso. Esto debe conseguirse dentro de los límites que
marca el presupuesto asignado. De esta forma, es vital planificar la cartera de
proyectos, de suerte que los recursos disponibles se utilicen en forma óptima y
el avance de los proyectos no se vea afectado por falta de recursos.

3. Planificación del Proyecto

La planificación del proyecto tiene como finalidad marcar las etapas de


desarrollo, el período de ejecución y con ello estimar los costos de cada tarea
y los recursos necesarios. Como primer paso se realiza una planificación
general, de suerte que ésta sea tan flexible como sea posible, es con el objeto
de acoplarlo a las exigencias impuestas por los otros proyectos, de manera de
asegurar que las necesidades de cada tipo de recurso queden dentro de
niveles adecuados.

Con frecuencia, se presentan dificultades y se requiere modificar los planes


iniciales para ajustar las necesidades de recursos totales; a veces esto se
puede conseguir con una nueva programación de las etapas del proyecto sin
necesidad de cambiar la fecha de terminación; otras veces no hay más
remedio que alargar la duración para evitar interferencias entre los proyectos.

4. Información y Técnicas de Control

Uno de los parámetros más importantes para el control de un proyecto es la


información que se obtenga durante el desarrollo de este. Los sistemas de
control se basan en una comparación entre la información de la realidad actual
y un estándar prestablecido y exigido por el plan.

Los estándares para un proyecto que constituyen las bases de un buen control
son:
Ahorro de Energía

 Criterios de valoración del proyecto y las estimaciones o Hipótesis en que se


fundamentó su selección.
 La definición propia del proyecto (objetivos).
 El plan del proyecto.

Los estándares antes mencionados deberán estar debidamente


fundamentados, sin ello será muy difícil llevar a cabo un control eficaz.
Además, es primordial que estén disponibles en todo momento, pues su
ausencia es la causa más frecuente de descontrol.

5. Gestión de Recursos

La asignación de recursos a los proyectos requiere de consideraciones espe-


cíficas de cada uno de ellos. Esto lleva a la necesidad de realizar una gestión
óptima. Aunque difícil de conseguir, la gestión deberá realizarse en función de
la información que se tenga y de las prioridades que haya establecido en
función de la estrategia seleccionada.

Como se ha visto anteriormente, la asignación de recursos deberá distribuirse


entre varios proyectos dentro de los que se encuentran proyectos de mayor
riesgo y con tiempos de desarrollo diferentes. De esta forma habrá que prever,
con base en el presupuesto otorgado, material, equipo y personal disponible,
una distribución tal que:

 No se subutilice el personal.
 Se desarrollen armónicamente los proyectos actuales.
 No provoque retrasos costosos.
 No se subutilice el equipo existente.
 No se abandonen proyectos por falta de presupuesto.

Bibliografía
Ahorro de Energía

Ambriz, JJ.y Romero, H. (1993). Administración y Ahorro de Energía (1ª Ed.).


México: Universidad Autónoma Metropolitana.

Похожие интересы