Вы находитесь на странице: 1из 2

EL APARATO DIGESTIVO

Después del aire y del aparato pulmonar o respiratorio, después del agua y del aparato
renal, entonces viene la tierra. Ésta, a nivel simbólico, es la alimentación, todo lo que es
digestivo. El aparato digestivo empieza siendo un tubo. Es importante recordar un matiz
importante, que en el interior del tubo estamos en el exterior del organismo. Es decir, la
problemática del tubo digestivo o de la función digestiva es que hay algo que vamos a
tomar del exterior, haciéndolo pasar por el tubo digestivo, siendo todo lo bueno absorbido
mientras que lo malo se expulsará a través del intestino grueso. Análogamente a lo que ya
vimos, se parece al aire, nos quedamos con el O2 del aire y expulsamos lo malo (CO2); el
riñón hace lo mismo, se queda con lo bueno y expulsa lo malo; el tubo digestivo es igual
pero con los alimentos.
Veamos la temática general del tubo digestivo. No olvidemos que también hay dos órganos
digestivos, el hígado a la derecha y el páncreas en el medio, detrás del estómago. Estas
dos glándulas digestivas las veremos al final de mi intervención. La temática del tubo
digestivo incluye distintas temáticas en función de la zona afectada de éste.

La primera temática es la boca. Hemos visto que es el órgano de la articulación, es decir la


comunicación. Sin embargo, a nivel digestivo es la mandíbula, son los dientes, la lengua, y
toda esta temática en psicosomática es algo parecido a “agarrar el pedazo”. El reto de
todos, de cualquier animal es agarrar el pedazo. Un “pedazo” es un término genérico pero
lo utilizamos para un pedazo de carne, de pan, puede ser una presa o cualquier cosa que
sea comestible. Entonces, el objetivo es agarrar el pedazo, esto corresponde a la temática
de la boca.
La función de los dientes es agarrar el pedazo y no soltarlo.
Otro punto importante es que mientras el pedazo no haya sido tragado a través de la
faringe, el pedazo no nos pertenece, en cualquier momento alguien nos lo puede quitar de
la boca. En todas las historias digestivas hablamos de que el pedazo no es real. Por
ejemplo, cuando decimos “se me quedó en el estómago” y vamos a mirar qué hay allí, no
hay nada, es simbólico, como si de verdad se hubiera quedado atascado en el estómago.
Las patologías de la boca pueden ser en los dientes a nivel dinámico. En los dientes se
habla de conversión repetitiva mínima, es decir, una inflamación que se va instaurando
poco a poco durante varios meses, cada día un poquito. O bien podría ser una saturación
conflictiva, y eso da lugar a problemas dentales.
Tenemos otra patología en la boca, son las anginas. La angina es un órgano digestivo e
inmunitario. La temática suele ser agarrar el pedazo. Lo agarro y me lo voy a tragar.
Existen dos tipos de anginas que pueden aparecer en el niño. Este quiere atrapar el
pedazo, y este último, para él, podrían ser las notas de la clase, atrapar buenas notas, ser
bien visto, tema de amiguito o amiguita etc. En la adolescencia, los temas de angina
suelen estar relacionados con la novia, los problemas amorosos etc. En el adulto, por el
contrario, no es lo mismo. Me han venido varios casos de angina de repetición. Recuerdo
un hombre que tenía problema de anginas recurrentes. La temática en su caso era muy
sencilla, el pedazo para él era la prima. Trabajaba en una empresa donde había que
conseguir resultados. Estos se materializaban en primas. Mientras atrapaba la prima
ganaba más al mes, pero cuando no conseguía la facturación deseada o prevista, no
cobraba la prima, y como eso le sucedía a menudo, a través de las amígdalas convertía el
problema en anginas.
Junto con las anginas tenemos las patologías de la lengua. Quizás no sea muy frecuente
pero nos han llegado varias patologías de lengua como un cáncer de lengua, pólipos en la
lengua, verrugas o inflamaciones. Aquí entran los temas de la comunicación ya que la
lengua nos permite vocalizar, comunicar, hablar bien. Aun así, la lengua está también
involucrada en las historias de pedazo que hay que agarrar.
Ejemplo, un señor que quería obtener un crédito para su casa, todo estaba en orden, tenía
un principio de acuerdo, sin embargo a último momento se lo denegaron porque alegaban
que no tenía recursos suficientes etc. Es como si hubiera tenido el pedazo en la boca y que
se lo hubieran quitado. Eso provocó una verruga, como un pólipo en la punta de la lengua
que cayó una vez resuelta la historia.

Hasta aquí resumida la primera parte que se refiere a la boca.