Вы находитесь на странице: 1из 1

Agnisara (Por Swami Rama)

Deberías conocer, comprender y practicar agnisara. Es un ejercicio único y muy útil, que aporta
los beneficios de todos los otros ejercicios. Si un día dado no puedes hacer ningún otro
ejercicio físico, al menos haz agnisara. Según Swami Rama, cura muchas enfermedades. Es
importante no confundir Agnisara con la contracción abdominal, son distintos; a diferencia de
esta última que se focaliza en el centro del ombligo, agnisara es un ejercicio para el abdomen
inferior y la región pélvica. Se llama “agnisara” porque energiza todo el sistema solar del
cuerpo humano, que es su red más extensa. Agnisara genera calor para todo este sistema.

• Para hacer agnisara párate con los pies separados unos 15 cms, y descansa el peso de tu
cuerpo por medio de tus brazos en las rodillas, manteniendo la espalda relajada.

• Para favorecer la continuidad natural del proceso sistemático aquí descrito, también se
puede hacer agnisara estando sentado, lo que permite fluir fácilmente hacia kapalabhati y
bhastrika.

• Entonces, mientras exhalas, contrae los músculos del abdomen bajo, llevándolos
progresivamente hacia adentro y arriba. Se tiene una sensación ondulante que va desde el
punto ubicado inmediatamente por encima del hueso púbico hasta el ombligo.

• Al inhalar suelta suavemente los músculos, dejando que el abdomen inferior vuelva a su
posición natural.

Contraer el abdomen hacia adentro sirve para eliminar los gases pulmonares de deshecho, y
dejar que el abdomen vuelva a su posición habitual crea más espacio en los pulmones para
que entre el oxígeno. Este ejercicio debería convertirse en un hábito. Para hacer agnisara
correctamente, sincronízalo con tu respiración normal. Exhalas, contraes hacia dentro y arriba,
e inhalas y sueltas; al exhalar contraes los músculos del abdomen inferior y el área que está
justo sobre la pelvis, llevándolos hacia dentro y arriba, y luego sueltas al inhalar. Este es el
verdadero agnisara, no es la contracción del estómago; esto involucra el abdomen inferior. El
ejercicio empieza y termina en la pelvis. Si puedes hacer agnisara 100 o 150 veces al día no
necesitas hacer ningún otro ejercicio. Tendrás tanta energía que te sentirás como si anduvieras
flotando. Crea una digestión perfecta y una energía extraordinaria, y serás más eficiente en lo
que sea que hagas. Inicia la práctica de agnisara con unas 25 repeticiones y anda aumentando
hasta llegar a más de 100. Las mujeres embarazadas o que están menstruando no deben
realizar este ejercicio.