Вы находитесь на странице: 1из 9

“FENOMENOS NATURALES”.

Los fenómenos naturales son cambios en la naturaleza que suceden por los constantes
movimientos y transformaciones en los ecosistemas. La lluvia, los vientos, los sismos o el
desgaste natural del suelo, por ejemplo, son fenómenos naturales que pueden amenazar
en la vida de las personas. Sin embargo, cuando la población no está preparada para la
venida de dichos fenómenos, estos pueden convertirse en emergencias y generar
desastres.
Es por ello que el dicho “Más vale prevenir que lamentar” calza muy bien cuando
hablamos de fenómenos naturales, ya que si bien debido a las grandes vulnerabilidades
que tenemos, estos se pueden convertir en riesgos y luego en emergencias y desastres;
existe también la posibilidad de reducir y manejar de la mejor manera sus efectos. Esto se
logra a través de la prevención y mitigación, que son un conjunto de acciones para
asegurarnos de que no suceda una emergencia o desastre o, si suceden, que no nos
perjudique tanto como podría.
Esto significa que si bien la mayoría de los fenómenos naturales no pueden impedirse, sí
podemos reducir los daños que causa. Por ejemplo, se puede evitar pérdidas en un sismo
si construimos casas más resistentes y en lugares donde el suelo sea sólido.
Tú también puedes identificar las mejores prácticas de prevención y mitigación en tu
hogar y escuela para mantenerte siempre preparado.

Un fenómeno natural es
un cambio de la naturaleza que sucede por sí solo. Son aquellos procesos permanentes
de movimientos y de transformaciones que sufre la naturaleza y que pueden influir en la
vida humana (epidemias, condiciones climáticas, desastres naturales, etc).
Aparecen casi como sinónimo de acontecimiento inusual, sorprendente o bajo la
desastrosa perspectiva humana. Sin embargo, la formación de una gota de lluvia es un
fenómeno natural de la misma manera que un huracán. Esta expresión también se refiere,
en general, a los peligrosos fenómenos naturales también llamados "desastres naturales".
Los fenómenos meteorológicos más comunes son la lluvia o el viento. Pero existen otros
que sólo se producen en ciertas épocas como la nieve o que son más probables en
ciertas zonas geográficas como los huracanes.

CRISTAL RODRIGUEZ HERNANDEZ, 4040


“FENOMENOS NATURALES”.

Tipos de Fenómenos.

Lluvia: Es la precipitación de agua que


cae a la tierra desde las nubes, que
son concentraciones de vapor de agua
compuestas de diminutas gotas, que al
condensarse forman otras más
grandes que se precipitan sobre la
tierra. La lluvia es más habitual en las
zonas húmedas como son por ejemplo
las zonas tropicales.

Viento: este fenómeno atmosférico se debe a los


movimientos de aire provocados por las
diferencias de temperatura y presión
atmosférica. Al calentarse el aire, se
dilata, se hace menos pesado y tiende a
elevarse sobre las masas de aire frío.
Existen, además, tipos de vientos
propios de lugares determinados que se
producen a consecuencia de ciertas
características geográficas y
climatológicas del lugar como el siroco.

Nieve: es un fenómeno meteorológico


que sólo se produce cuando la
temperatura de la atmósfera es inferior
a 0º grados centígrados. Esto provoca
que las pequeñas gotas de lluvia de
las nubes se congelen y formen
cristales de hielo que precipitan sobre
la tierra en forma de copos. La
probabilidad de que nieve en un lugar
determinado está condicionada
también por la situación geográfica.
Así se puede decir que a mayor altitud,
mayor posibilidad de que nieve, y a
mayor cercanía al Ecuador, menor
posibilidad de que nieve.

Huracán: es un fenómeno meteorológico consistente en una


tormenta tropical que se forma en el mar, caracterizado por la potencia de sus vientos
superiores a 120 Km/h. Se generan en zonas de baja presión atmosférica. Se suele

CRISTAL RODRIGUEZ HERNANDEZ, 4040


“FENOMENOS NATURALES”.
reservar el nombre de huracán para las tormentas de este tipo que se producen en el
Océano Atlántico.

Tormenta eléctrica: es un fenómeno


meteorológico consistente en una tormenta
caracterizada por la presencia de rayos y
truenos. Los rayos son descargas eléctricas
que se originan por el choque de las cargas
eléctricas positivas y negativas de las nubes.
Los truenos se producen como consecuencia de los rayos. Son el ruido que generan las
descargas eléctricas y que se transmite por el aire. El
trueno siempre es posterior al rayo.

Granizo: son gotas de agua


convertidas en hielo. Se originan
tanto en verano como en invierno, y
generalmente, en un tipo de nubes
características que reciben el nombre
de cumulonimbus.

Arco iris: es la descomposición de la luz en


los colores que la forman. Se produce
cuando los haces de luz del Sol atraviesan
las gotas de lluvia.

CRISTAL RODRIGUEZ HERNANDEZ, 4040


“FENOMENOS NATURALES”.

Tornado: es una columna de viento giratoria que se extiende


desde el suelo hasta las nubes. Se produce en
determinadas condiciones cuando
choca una corriente de aire frío y seco con otra de
aire caliente y húmedo. Tifón: es el
nombre que reciben los huracanes
cuando se originan en el Océano
Pacífico.

Inundación: Invasión lenta o violenta


de aguas de río, lagunas o lagos,
debido a fuertes precipitaciones fluviales o
rupturas de embalses, causando daños considerables. Se pueden presentar en forma
lenta o gradual en llanuras, y de forma violenta o súbita, en regiones montañosas
de alta pendiente.

Sequías: Deficiencia de humedad en


la atmósfera por precipitaciones
pluviales irregulares o insuficientes,
inadecuado uso de las aguas
subterráneas, depósitos de agua o
sistemas de irrigación.

Heladas: Producida por las bajas


temperaturas, en general, causan daño a las plantas y animales.

CRISTAL RODRIGUEZ HERNANDEZ, 4040


“FENOMENOS NATURALES”.

Escalas temporales y
espaciales.

Los fenómenos atmosféricos


operan en escalas conexas, en
el sentido de que a menor
espacio implicado en el

desarrollo del fenómeno, más


transigente es su naturaleza. De
hecho, es necesario hacer referencia
a la escala planetaria (abarcando más
de 10.000 km de extensión lineal)
cuando se habla de circulación
general de la atmósfera y se habla de
escala sinóptica (abarcado entre
1.000 y 10.000 km de extensión
lineal) cuando se describe la
circulación secundaria. Ambas
magnitudes son conocidas como
macroescala.
En el caso de las circulaciones
terciarias se hace referencia a los
fenómenos de mesoescala (abarcando
entre 100 y 1.000 km de extensión lineal) en donde se incluyen formaciones nubosas
complejas (agrupaciones conocidas con el nombre de "clusters") y también de escala
local (abarcando entre los 10 y 100 km de extensión lineal) en donde se incluyen los
fenómenos de la isla de calor urbana y las tormentas locales severas.
Por otra parte, la escala convectiva es la dimensión de los fenómenos que atañen
alteraciones del tiempo focalizadas en pequeños territorios (abarcando entre 1 y 10 km de
extensión lineal) como áreas de chubascos o campos de niebla. Se considera escala
turbulenta a los fenómenos de ráfagas de viento (que abarcan espacios de menos de 1
km de extensión lineal).
En particular se alude a fenómenos de microescala cuando se trata de sombras
aerodinámicas de edificios perturbando el viento prevaleciente o calles tangentes a las
líneas de flujo dando lugar a efectos Venturi (abarcando una extensión espacial que no
excede los 10 m).
Es importante resaltar que la duración de los eventos meteorológicos guarda relación con
la escala espacial donde ellos se producen, en el sentido siguiente: a mayor escala
espacial abarcada, mayor será la duración del evento.

México es un país que se encuentra altamente expuesto al efecto de toda clase de


fenómenos extremos de origen natural incluyendo temblores, huracanes, inundaciones,
procesos de remoción de masas, erupciones volcánicas, sequías, etc. En años recientes,
se ha visto severamente impactado por el sismo de Michoacán de 1985, el huracán Stan
en el 2005 y el desbordamiento del río Huacapa debido a la tormenta tropical Manuel en
2011. Actualmente varias regiones del país enfrentan año con año los embates de este
CRISTAL RODRIGUEZ HERNANDEZ, 4040
“FENOMENOS NATURALES”.
tipo de fenómenos que conjuntamente con los niveles de vulnerabilidad prevalente,
resultan verdaderos riesgos para estas comunidades generando pérdidas humanas y
económicas.
Aunque se han realizado importantes avances en protección civil, el país todavía
permanece altamente vulnerable al efecto de estos fenómenos principalmente por 1) La
pobreza; 2) Inadecuado uso de suelo; 3) Carencia de programas multidisciplinarios para la
reducción de la vulnerabilidad; 4) Operación del sistema de protección civil bajo el
concepto de respuesta con acciones de bajo impacto en la mitigación y reducción del
riesgo; 5) Limitada distribución de las responsabilidades de reducción de riesgo entre las
diferentes instituciones gubernamentales; 6) En la mayoría de los casos, los proyectos y
planes de mitigación de riesgo son considerados la responsabilidad de instituciones
técnicas y académicas; 7) Los organismos de proteccion civil estatales y municipales
operan con bajo presupuesto e insuficiente capacidad técnica; 8) Casi nula participación
del sector privado.
Bajo estas condiciones, posibles acciones para reducir el impacto de los desastres en
México son: 1) Incorporar planes de reducción del riesgo como una prioridad nacional en
los programas de apoyo municipales y estatales; 2) Crear mecanismos para el desarrollo
de programas multidisciplinarios de reducción de riesgo (social, científico, técnico,
económico, ambiental, etc); 4) Desarrollar un Sistema Integral de Información Científica
(geológica, hidrometeorológica, socio-económica, etc) para la toma de decisiones; 5)
Fortalecer a las instituciones responsables de Protección Civil en todos los niveles; 6)
Formar profesionales con una visión multidisciplinaria para la reducción de riesgo.

Evaluar los factores que definen los desastres causados por fenómenos violentos de la
naturaleza es el primer paso para evitarlos. La comprensión de los conceptos de
exposición y vulnerabilidad es la base de cualquier política de prevención y actuación. En
todos los casos, el acceso al agua y el saneamiento siempre son ejes de cualquier acción
de emergencia y factores clave de la resiliencia.

La United Nations Office for Disaster Risk Reduction (UNISDR), hace una necesaria
diferenciación entre los desastres y los fenómenos que los provocan. Para la UNISDR el
término “desastre natural” es equívoco, pues los desastres son el resultado de la falta de
prevención y planificación ante los fenómenos de la naturaleza. Los fenómenos sí que son
naturales, pero los desastres se producen por la acción del hombre en su entorno. Por
ejemplo, la inundación de una llanura aluvial por el desbordamiento de un río es un
fenómeno natural; es la presencia de asentamientos humanos en la zona lo que crea la
posibilidad de desastre.

Haydos grandes grupos de fenómenos naturales que causan desastres: los de carácter
geológico y los climáticos. Entre los primeros están los terremotos, los maremotos y las
erupciones volcánicas; entre los segundos encontramos todos los fenómenos
meteorológicos extremos (huracanes, tornados y tormentas), las sequías y la subida del
nivel del mar a causa del derretimiento del hielo polar. Un origen mixto entre geológico y
climático está en algunas avalanchas, que combinan el deshielo excesivo con
corrimientos de tierras. Según el Banco Mundial, los desastres causados por los
fenómenos climáticos han significado las dos terceras partes de las pérdidas globales
económicas y humanas en los 44 últimos años y han provocado 3,5 millones de muertes
en todo el mundo.

CRISTAL RODRIGUEZ HERNANDEZ, 4040


“FENOMENOS NATURALES”.

Pese a que en muchas ocasiones los fenómenos especialmente violentos superan la


capacidad de previsión, los errores humanos en la planificación de los asentamientos
humanos suelen ser la principal causa de los desastres, especialmente los causados por
fenómenos meteorológicos extremos. Como explica el arquitecto Eric Cesal director de
proyectos especiales de Curry Stone Foundation y especialista en desastres, "en la Tierra
existen dos megafenómenos en aumento: el cambio climático y la urbanización. A medida
que ambos converjan se crea la posibilidad y la inevitabilidad de que ocurran desastres
mayores y más graves”.

Existen unos factores clave para comprender y gestionar una situación con la que
tendremos que convivir en la Tierra, y que son la base del éxito de las estrategias de
prevención de los países más afectados.
Los primeros son los conceptos de exposición y vulnerabilidad ante el peligro de un
fenómeno que acaban de configurar el factor de riesgo. En muchos casos exposición y
vulnerabilidad se expresan erróneamente como sinónimos. Ambos factores son
antropogénicos, es decir, provocados por el hombre, pero su significado es muy distinto.
Se puede definir la exposición como la presencia de personas, hogares, edificios,
instalaciones de servicios o cualquier bien económico, social o cultural en zonas donde
pueden desencadenarse los fenómenos violentos. La vulnerabilidad es la predisposición a
que todo ello sea dañado. Por ejemplo, una casa en Filipinas está expuesta a un tifón,
pero es vulnerable si está construida deficientemente. De hecho, Filipinas es el segundo
país más expuesto al peligro de la meteorología violenta, con 22 tifones anuales de
media.
Como es fácil entender, la vulnerabilidad tiene una relación directa con la pobreza: las
instalaciones deficientes de agua y saneamiento, las chabolas y el hacinamiento de los
tugurios son factores que incrementan la vulnerabilidad frente a los fenómenos.
El riesgo de desastre combina exposición y vulnerabilidad. El IPCC lo define como la
probabilidad de que una comunidad sufra alteraciones graves en su funcionamiento
normal y daños humanos, económicos o ambientales a causa de eventos físicos

CRISTAL RODRIGUEZ HERNANDEZ, 4040


“FENOMENOS NATURALES”.
peligrosos que se dan en condiciones sociales vulnerables. Siguiendo con el ejemplo
filipino, por su situación, geografía física y niveles de pobreza, el archipiélago es una zona
de alto riesgo de desastre meteorológico.

Conseguir
respuestas rápidas en
las emergencias es fundamental, pero es imprescindible invertir en prevención. En los 44
últimos años, los desastres causados por las condiciones climáticas han provocado 3,5
millones de muertes y han costado al mundo más de 2 billones de dólares. En 2016 los
desastres debidos a la meteorología más costosos ocurrieron en Asia y América: las
inundaciones que afectaron a China a mediados de año dejaron daños por 20.000
millones de dólares; y el huracán Matthew produjo pérdidas por 10.000 millones de
dólares, según datos de la firma reaseguradora Munich RE.
Un estudio de las Naciones Unidas para Latinoamérica, concluye que cada dólar invertido
en la reducción de riesgos de desastres supone un ahorro de 9,50 dólares al eliminar las
pérdidas recurrentes provocadas por los fenómenos meteorológicos violentos. De forma
similar, la Unión Europea calcula que cada euro gastado en protección contra
inundaciones en Europa comporta seis euros de ahorro. La prevención salva vidas y es
rentable. Pero para prevenir es preciso concienciar a todos los estamentos de la sociedad
de los peligros, formar a la población en protocolos de actuación, planificar las
instalaciones y los asentamientos en zonas expuestas, e invertir en investigación científica

CRISTAL RODRIGUEZ HERNANDEZ, 4040


“FENOMENOS NATURALES”.
de predicción y tecnologías de alerta. El futuro del clima nos obliga a estar bien
despiertos.

Causas de un desastre natural:


Las principales causas que dan origen a los desastres naturales es el cambio
en las placas tectónicas y el cambio en el clima, es decir, los cambios
mismos de la naturaleza, pero las actividades antinaturales que tiene el
hombre en su desarrollo tanto como individuo como sociedad también han
traído que el clima cambie pero de una manera descontrolada. Por lo que es
de vital importancia hacer un análisis de estas dos para poder ver como estar
preparados para el siguiente desastre natural que se aproxime, además de
ver que es lo que nosotros podemos hacer para evitar que éste haya sido
provocado por la intervención humana.
ws:start:WikiTextHeadingRule:6:<h4>
ws:end:WikiTextHeadingRule:6
ws:start:WikiTextHeadingRule:8:<h4>
ws:end:WikiTextHeadingRule:8 Consecuencias:
• ws:start:WikiTextHeadingRule:10:<h4> ws:end:WikiTextHeadingRule:10
Pérdidas humanas: En cuanto a las pérdidas humanas, los recuentos
de los daños arrojan cifras muy grandes de muertos, heridos y
desaparecidos, no tan solo durante natural, sino también después de
que éste ocurre debido a que los brotes de enfermedades incrementan
y la comida y el agua, principalmente esta última, escasean.
• ws:start:WikiTextHeadingRule:12:<h4> ws:end:WikiTextHeadingRule:12
Pérdidas de recursos naturales y económicos: Sabemos que los
desastres naturales además de causar grandes pérdidas humanas,
también provocan perdidas materiales y económicas. Tan sólo en el
año 2003 las pérdidas alcanzaron los 55 millones de dólares a nivel
mundial. El problema no es la pérdida de dinero en si, sino la
desproporción en la que los paises se ven afectados respecto a su
producto interno bruto, ya que los paises en desarrollo sufren más las
bajas que los paises ricos.Esto hace vulnerable a las entidades en vías
de desarrollo, exponiéndolos a la creciente pobreza
http://www.yomecuido.com.pe/Zonas/DetalleTema/Estudiantes/272
http://www.prmarg.org/fenomenos-meteorologicos
http://ugm.org.mx/site/webinario-causa-desastres-naturales-mexico/
https://www.wearewater.org/es/fenomenos-naturales-desastres-humanos_283421

CRISTAL RODRIGUEZ HERNANDEZ, 4040

Похожие интересы