Вы находитесь на странице: 1из 104

¡SAPO 7 CUENTOS!

Ya es 2018 y vamos por la septima edición de


Sapo Cuentos, wow... ¡Me sorprende!
Como saben esta revista la hacemos por amor
al arte; para difundir creatividad y libertad de
expresión. Hay amigos de todo el mundo que nos
envían sus mejores cuentos para ser compartidos
con ustedes.
Como quisiera que estos ejemplares se
imprimieran y se repartieran gratuitamente.
Si hay alguien por ahí que lo quiera hacer
¡¡¡contáctenos ya!!! jajaja.
Revista Sapo
Chile
En esta edición quiero agradecer a cada uno de los
escritores que han enviado sus cuentos y también DIRECTOR GENERAL:
a nuestros editores de Costa Rica que siempre Marcelo Díaz S.
hacen un genial trabajo. Gracias a Danthe!!!
EDITOR:
También pedir disculpas a los que ya enviaron sus
Danthe Thenad, Costa Rica.
escritos y no entraron en esta edición, pero ya
Pamela Sandí Villalobos, Costa
están en la proxima!
Rica.
Fractales Literarios, México.
Como siempre, los invito a compartir nuestras
revistas, envíenos sus sugerencias, sus cuentos,
sus historias y sigan leyendo Revista Sapo.

DISEÑO:
Marcelo Díaz Soto.
Pancho Hidalgo.
Contacto
Marcelo Díaz S.
contacto@revistasapo.com
Revista Sapo.

2
Siempre es un gusto editar una revista tan variopinta
como Sapo Cuentos. Sin embargo, lo que quizás pocos
sepan es que, tras bambalinas se mece un trabajo
meticuloso que es la edición y el montaje que realiza
Marcelo.
Muchas veces, a pesar de querer sacar una revista
rápido, mi ética de filólogo me frena pues ¿quién
sería yo si dejo que un texto de ustedes, lectores, no
salga con una buena edición? Muchas veces, el gran
problema está en la idea de editar fondo-estilo y otras,
en la cantidad de textos.
En esta ocasión, tenemos una edición gigantesca. Es
como si “me despertara y el dinosaurio siguiera ahí”.
Es por esto, y mi presión hacia Marcelo, que hemos
dividido esta revista en dos. Pensamos en lanzar
Contacto
pequeñas ediciones más seguidas. Acá lo importante
contacto@revistasapo.com
es la calidad y esto implica tiempo y dedicación que
revistasapo@gmail.com
todo el equipo de Sapo invertimos porque el arte se
www.issuu.com/revistasapo
respira con el alma.
Tengan ustedes la primera parte de esta revista, la
misma que ha estado en contrabando entre mis clases,
viajes, fiestas o partidos. Un editor siempre tiene un
lapicero para corregir lo que ve. En mi caso, siempre
está el documento de Sapo como leitmotiv y recuerdo
de mi gusto por leerlos, corregirlos y darles el mejor
producto posible.
Antes de despedirme, quiera hacer la salvedad de que
Danthe Thenad.
si en alguna edición modifiqué sus textos de forma
Editor de Revista Sapo
que no les gustó, me disculpo. Quisiera conocerlos a
Productor de #TeamGemuCR
todos, dialogar para poder construir una mejor edición.
de Radio E,
Cronos siempre apremia y roba vida. Estoy abierto
Proyecto Contrastes
a críticas y comentarios en mis redes sociales. Esta
@danthenad
siempre será su casa. Buen provecho.

3
COLABORAN EN ESTA EDICIÓN:
Nacional (Chile).
Internacional.

Fractales literarios, México.


Rodrigo Torres Quezada
Weilong Guan, Beijing, China.
LAC
Alejandro Rivera, México.
Janialely
Marcos Cardona, México.
Victoria Ramos
Damián N Hepp, Argentina.
Oscar Botero, Colombia.
Beatriz Calderón, México
Rusvelt Nivia Castellano,
Colombia.
Orlanda Torres, USA.
Armando Rivera, Guatemala.
JC Pozo, México.
Axel Ovalle Dávila, Guatemala.
Danthe Thenad, Costa Rica.
Nadia Galaviz, México.
Joselo Marinozzi, Argentina.
Ren ZuTo, Perú.
Atxuri Zúñiga, México.
Emma Muñoz, México.
H. K. Michael Ayala Alva, Perú.
César Calmont, México.
Bell Leilael, México.
Alfredo Murillo Rivas, México.
Fabro Torres., México.
Salvatore Di Martino, Venezuela.
Zayin Aguila, México.
Emmanuel Morales , Costa Rica

4
ÍNDICE
SAPO CUENTOS

06 Cicatriz
09 Andrea
12 Inzomnilandia
17 Fiesta en la montaña
19 Fútbol
20 Beliza
22 El último árbol
23 El homicidio de la novia
29 Tucu y Martín
31 Otros tiempos
32 En el Cole
38 Los dinosaurios de dios
39 El Duelo
40 Ser en potencia
41 Virgen de los deseos
44 Sea la Mujer, Capítulo 01
48 Bajosfondos
51 Cielo arañado
53 :)
55 La cola eléctrica del gato parlante

57 Fútbol era el de antes
62 Tu silueta
64 Destellos de ayer
68 El niño de oro
71 Historia de fantasmas
76 El llanto del tlaconete
80 Roca oceánica…Febrero 1997
84 Lila
89 Cibernético Final
93 El Plan
97 Kamaru y Hall
5
CICATRIZ
El costado vanidoso de Sofía debería compañero, un amante. No quería ser solo un
sentirse orgulloso debido a la constante cuerpo perfecto. Quería sentirse aceptada
catarata de halagos que, bajo un único plan ahora, con su nueva y reluciente cicatriz
de conquista, le regalaban día a día sus de seis centímetros que abarcaba toda su
compañeros de trabajo. Pero desde que mejilla derecha.
había sufrido un leve y traumático accidente Había rechazado, muy a su pesar, incluso
le era inevitable cuestionarse si las tan bellas hasta la invitación del hombre más atractivo
palabras que recibía cual ramo de flores, e inteligente de la oficina solo porque éste le
eran auténticas o una simple y vil estrategia había preguntado, de forma inocente, por su
con el fin de ganársela como trofeo. Trofeo cicatriz.
de guerra que luego sería exhibido como Su autoestima recibía un duro
sustento de la virilidad del hombre que golpe tan solo al ver que los ojos de los
hipotéticamente resulte “victorioso”. Se hombres, cuando le hablaban cara a cara,
negaba a irrespetarse aceptando ser un inevitablemente eran desviados de sus ojos
simple objeto sexual, aunque sus fuertes y se dirigían hacia su cicatriz.
impulsos naturales le urgían por conseguir un

www.revistasapo.com 6
Su propia realidad no entendía que treinta y pico, estatura media, contextura
este es un simple reflejo del ser humano normal, perfil extremadamente bajo. Nada
y terminaba desvirtuando las cosas que le llame demasiado la atención. Pero en
volviéndolas una señal prejuiciosa y dañina. el descanso, decidió darle una oportunidad
Los cumplidos se habían convertido en una luego de que cruzaran palabras de manera
puñalada. Creyó desde ese entonces que casual. Él no había ido tras ella guiado por su
moriría sola a menos que encontrara a un testosterona. Eso le agradaba.
hombre que aceptara su defecto ¿Qué lo Cuando hablaron sus ojos se conectaron.
acepte o que no lo note? Los de él nunca eligieron otro camino, solo
Una mañana de agosto comenzó el día se desviaron en un momento hacia su boca,
laboral con la noticia de que aquel hombre en ningún momento pusieron el foco de
apuesto e inteligente ya no trabajaba más atención en su cicatriz.
junto a ella. Allí se había esfumado su mejor
partido. En su reemplazo llegó un hombre de

www.revistasapo.com 7
Ella sonrió por dentro. Inevitablemente también
sonrió por fuera. Hubo una natural conexión entre
los dos por lo que ella decidió seguir la charla fuera
del ámbito laboral. Ni siquiera esperó a que él la
invitara. Sabía que era el indicado.
Más tarde confirmó sus sospechas. El jamás
desvió la mirada hacia su cicatriz, ni tampoco, en
cuatro horas de charla, lo mencionó. Parecía ni
siquiera haberla notado. Sofía estaba contenta,
aunque por otro lado le pareció algo extraño. Tal
vez demasiado bueno para ser real. Así que, así
de la nada, sacó el tema del baúl y lo puso sobre la
mesa.
La excitación fue mucho más grande cuando
confirmó nuevamente que a él ni siquiera le parecía
un tema relevante. No llevaría mucho tiempo para
que Sofía cayera, luego de semejante trauma y de
una dolorosa soledad, en un estado profundo de
enamoramiento.
Había encontrado a un hombre desinteresado y
amable con el cual podía sostener la mirada y una
charla agradable. De golpe se había convertido en
el hombre perfecto para ella. Al fin y al cabo, qué
le va a importar una insignificante cicatriz a un
hombre que está acostumbrado a infligir daños
mucho más grandes.

Por: Damián N Hepp , Argentina

www.revistasapo.com 8
ANDREA
Ella es quien puede hacer llover en pleno invierno dentro de tu pecho con tan solo sonreír,
tiene la sonrisa más dulce que nunca antes han visto mis ojos —Expresó el joven príncipe—
En el reino no había doncella más bella que Andrea, tiene ojos de esmeralda; un carisma
encantador y unas manos que quieres tomar todas las tardes para disfrutar un paseo, ella
es todo un juego simbiótico de palabras y de emociones, hace los lunes fines de semana;
sientes miedo de perderla, de no verla, pues alguien como ella con tan solo hablar crea magia
en ti. Andrea está enamorada solo de su vida, del campo, de las flores. El príncipe no hace otra
cosa más que pensar en ella; se sienta sobre el pozo de agua a tirar piedritas preguntándose
en quién pensara la doncella Andrea; si le gustara el chocolate, si prefiere las estrellas o la
luna, siempre caía en la misma conclusión: en que la quería un poco más antes de dormir.

www.revistasapo.com 9
Tomó valor y a la mañana siguiente tomó su mejor corcel, mientras
seguía el camino de alegría porque sabía que la vería y podría besarle
la mano cordialmente. Eligió las mejores rosas, junto con claveles para
llevarle un pequeño detalle, él ya quería tenerla entre sus brazos una
vez más como aquella vez que bailaron en la fiesta de fin de año. Era
muy difícil que Andrea saliera a otros eventos, se le veía escasamente
y solo en fin de año se le podía ver sonriente y contenta; bastó tan solo
una melodía para hacer que el príncipe quedara estupefacto ante tal
belleza; labios rosados como las rosas, su nariz pequeña fruta de árbol
nacido en primavera, sus manos manantiales de agua clara, sus ojos
cual poemas y versos escondidos tras sus pestañas, sus cejas cubren
la tristeza, el mal, el odio; ella huele a flores a gerberas, a campo, huele
a vida. Ella es espectacular.
El príncipe llegó a aquel castillo con tantas ganas de ver a la doncella,
de declararle su amor; bajó del caballo y con gran valentía decidió
adentrarse. — ¡Andrea! — comenzó a gritar en repetidas ocasiones.

www.revistasapo.com 10
—Al parecer no hay nadie en el castillo— y cualitativas en función de su alma.
Comenzó a sentirse muy decepcionado, Margaritas, orquídeas, azucenas, nacieron
estuvo durante varios minutos sin recibir en su pecho cuando la joven doncella puso
respuesta, estaba a punto de irse; cuando su delicada mano sobre su hombro y le dijo:
se escucho el crujir de la puerta. Salía una — No hacían falta las flores, solo hacías falta
luz radiante que te cegaba por completo, tú, ¿Por qué tardaste demasiado? — Él se
todo un espectáculo verla. El príncipe de quedó helado, después de haber dicho mil y
inmediato sacó las rosas y los claveles para una cosa se quedó mudo; no tuvo opción y la
mostrárselos en señal de admiración. — beso; como se besa la brisa de las mañanas:
¡Mire que usted es muy linda! Le he traído suave y tranquilamente.
flores, para que juntos acompañen todo su
esplendor, me gusta mirarla y me gusta para
toda la vida— El joven príncipe no dejaba Por: Marcos Cardona, México.
de hablar de lo bella que era Andrea, le dijo
las cosas más hermosas aquellas que ni el
universo imaginaba; cualidades cuantitativas

www.revistasapo.com 11
INZOMNILANDIA
Sé feliz- Coca Cola.
Somos de los que toman café con un toque distinto- Café Gold.
Nuevo interés del 5% con media mensual del 1%... Sé feliz- Banco Estado.
-Mi diagnóstico es el siguiente: todos se estarán preguntando: ¿por qué nos tocó
ustedes padecen de insomnio crónico. a nosotros? No teman, mis amados. Sepan
Las palabras del doctor llenaron de congoja ustedes que aquí llega lo más selecto
a los Gutiérrez. del mundo. El insomnio, en este lugar, es
-Pero no se asusten- agregó el médico- Las recompensado con creces. Ustedes han sido
familias como ustedes son de gran utilidad bendecidos con el gen del progreso infinito.
en el país de Inzomnilandia. Les aseguro que Siéntanse felices.
aquí el sentido de sus vidas está asegurado. Los Gutiérrez se miraron entre sí con
Con esta receta pueden entrar gratis. sorpresa. Eulalia miró a su hija Pancrasia;
Al entrar al maravilloso país, los Gutiérrez Domiceo observó con alegría al pequeño
fueron recibidos por un presentador que Silvio. Domiceo preguntó:
vestía con una librea dorada, un gorro -Disculpe, señor presentador, mi familia y yo
multicolor y pantaloncillos de pegatinas. sufrimos de insomnio. ¿Es eso bueno en este
-Bienvenidos a Inzomnilandia. Seguramente lugar?

www.revistasapo.com 12
El anfitrión les dio una brutal sonrisa. Respondió con temor:
Les guió hacia una de las fábricas más -¿Ustedes no son nadie? Esperen un
importantes de la capital. momento. Llamaré a mis amigos.
-Vean lo majestuoso de nuestro mundo: las El presentador hizo sonar un silbato. De
personas compiten entre sí para ver quién es inmediato apareció un grupo de personas
el mejor; no existen las clases sociales, pero sí vestidas con uniforme blanco.
las clases profesionales. Si quieres progresar -Les presento a nuestros ingenieros sociales,
no puedes dormir, por ello necesitamos de gurús de nuestra población insomne. Él es el
ustedes, los insomnes, los creyentes en doctor Friedman, economista que cree en
nuestro estilo de vida. el progreso infinito por medio de la presión
El presentador les indicó a los Gutiérrez un asistida, método por el cual nuestros amados
eterno sol que descansaba en el cielo. ciudadanos son sometidos a un stress
-Aquí jamás es de noche porque siempre constante para que no duerman. También
estamos despiertos. Somos personas está nuestro querido Bacon, científico que
ocupadas, trabajólicas y creyentes en el por medio de los alimentos transgénicos
excedente. modifica la percepción espacio-temporal de
El pequeño Silvio se aferró a las piernas de nuestros insomnes y obviamente, también
Eulalia. está nuestro gurú sagrado de la metafísica
-Mami, el señor dice cosas bonitas, pero del no dormir.
todavía yo no soy alguien…
El presentador se llevó las manos a la boca.

www.revistasapo.com 13
El gurú comenzó a proferir palabras
cargadas de amor al progreso:
-Labor Omnia vincit, el trabajo todo lo
vence, amén.
El doctor Friedman se acercó a los
Gutiérrez, besó sus frentes y comenzó
con el procedimiento cuántico:
-Ustedes aún no son alguien. Tenemos
la solución a eso. No se olviden jamás
de competir y ser mejores que el resto,
ser proactivos, ese es su sentido. Aquí la
ontología se define como la intoxicación
del devenir. Comed de nuestra hostia,
pequeños. Silvio, ten. Con este diploma
serás un universitario lleno de proyectos.
Pancracia, toma. Este botox te permitirá
ser una modelo feminista. Eulalia, con este
cartón certificamos que en Inzomnilandia
serás una mujer exitosa, vendedora de
cremas Avon. Domiceo, Ponte este casco
y serás el mejor ingeniero de la nación.
Listo, con estas herramientas, ya sois
“alguien”.
Los Gutiérrez se abrazaron dichosos.
Se tomaron de las manos y cantaron la
canción de Inzomnilandia:
-“Progreso infinito, digno eres de
nuestras alabanzas. La luna no existe,
el día es eterno ¿Y qué transacción
bursátil puede cohibir las aspiraciones
competitivas de nuestro interés
compuesto del 2%?”.

www.revistasapo.com 14
El anfitrión despidió a los ingenieros contestó el otro ciudadano.
sociales. Estos, al punto, se escondieron Los Gutiérrez al oír la conversación sagrada
en sus esquinas sagradas para seguir se abrazaron entre sí y lloraron de la emoción.
investigando a los insomnes. Luego, el de -Mamita, este es el paraíso. Jamás pensé
pantaloncillos de pegatinas les mostró a que sería tan feliz y dichosa ¡Lo mejor que
los Gutiérrez lo feliz que se puede ser en la nos pudo haber pasado es no dormir, así
nación. podremos competir eficientemente y ser
-Amados, pequeñitos míos, escuchen ciudadanos de prestigio!- dijo Pancracia con
la conversación cotidiana de nuestros lágrimas en sus ojos.
habitantes insomnes: El presentador estaba callado. De pronto,
-Dinero, dinero, dinero, ¿dinero? ¡Plaata! pareció como si algo le hubiese incomodado.
Dinero, dinero, mp3, iPod, ddr2, ¿dinero? Se sentó en el suelo, cabizbajo.
Dinero ¡Dineeerooooo! Plata. Sexo- dijo un -¿Qué le pasa, señor?- le preguntó Domiceo.
habitante. -Es que los resentidos nos odian. Aunque
-Dinero, plata, publicidad, ¿dinero? ¿Dinero? no lo crean, los insomnes no estamos
¡Dinero, dinero, dinero, dinero! Dinero, solos- respondió el anfitrión. Entonces,
moneda, libra, dólar, peseta, centavo, peso. levantó su índice e indicó la plaza central de
Sexo, sexo, Xbox 360, PlayStation, alfombra Inzomnilandia. Aquí, dos bestias horrendas
roja, Justin Bieber, dinero… Dinero- le yacían ahorcadas.

www.revistasapo.com 15
-Esos seres… Se llamaban Kike y Keko… Un convulsionarse. Todos se miraron confusos.
día, en medio del trabajo… Ellos… Ellos…- El anfitrión dijo:
el presentador comenzó a sollozar- Ellos nos -Maldición…
traicionaron y se quedaron dormidos… Y A lo lejos se escuchaba un sonido estruendoso.
descubrimos que no eran insomnes… Eran Cientos de sonámbulos venían del otro lado
sonámbulos, o sea, unos traidores que se del mundo para fastidiar a los insomnes. El
dedican a sus sueños fantasiosos. anfitrión y los Gutiérrez se tomaron de las
Eulalia abrazó al hombre que lloraba sin manos. Recitaron la oración sagrada:
poder controlarse.
-Calma, lo bueno es que están muertos. Se -“Capital peregrino, que tu estanflación
negaron al progreso y a la competencia, eran inmerecida esté con Caduceo, Comercio y
sólo unas lacras- le consoló Pancracia. los santos. Ahorro”.
De pronto, ante la sorpresa de los Gutiérrez,
los cuerpos de Kike y Keko comenzaron a

Por: Rodrigo Torres Quezada, Chile.

www.revistasapo.com 16
FIESTA EN LA MONTAÑA
En el engorroso sortilegio de su vida imaginación de los quince años. Ese montaje
prestada, la pequeña niña, la copiadora de de fiesta y regalos en el calendario de las
recuerdos en el cuaderno de sus desvaríos, fechas especiales. Una costumbre que ha
anota, con mano delicada, la hilvanada perdido la razón desde sus orígenes, si alguna
historia de sus días actuales. No es gran cosa vez lo tuvo, hasta convertirse en una orgía de
desde el misterio de las letras inexpertas. Su promociones de viajes, vestidos alquilados
apoteósica entrada al mundo de los adultos y gastos cuantiosos. No somos claros al
deja mucho que desear debido a la repulsa respecto. En algún momento, ella ansiaba
que todo adulto produce en ella. Podría que sus amigas la invitaran al jolgorio de los
tratarse de una historia inventada por la acontecimientos que parten la niñez.

www.revistasapo.com 17
Los adolescentes invaden la vacía casa, el lugar. La quinceañera escribe las líneas
que demolida en parte, permitirá el ruido y la finales de la aventura. Dice así: “no recuerdo
sorpresiva posibilidad de una villana juerga mi nombre, ancianos de ojos pequeños miran
de iniciados en las lides de las experiencias los cuerpos de otros ancianos que dormitan a
desconocidas. No comentaron su planeada mi alrededor. He tocado mi cara y profundas
osadía para evitar la discordia de sus anhelos arrugas como máscaras devuelven a mi alma
puestos a prueba frente al obvio rechazo de la vida. He despertado de un oscuro sueño.
sus mayores. Desde la llegada, se sabía que Siento que la sangre corre por mis venas.
todos esperaban sorpresas. Ignoraban que He soñado que yo era una jovencita que,
esa vivienda semiderruida fue el hogar de la acompañada de mis amigos, entraba a una
familia asesinada en el incidente más trágico casa abandonada”. Una semana más tarde,
que recuerdan los habitantes de la región. las autoridades encontraron un cuaderno en
Ese permaneció sin resolver. Nadie jamás se blanco en medio de los escombros cubiertos
atrevió a pisar esos suelos carcomidos por el por intocada vegetación. Es el único objeto
tiempo y las alimañas del entorno. intacto y limpio en toda la zona. Después de
La noche transcurrió entre las carcajadas muchos años, la desaparición de un grupo de
de los chicos y el consumo ponderado de adolescentes continúa sin resolver.
las deliciosas golosinas, vinos y robados
cigarrillos. Amanece. Desde la alucinada
Por: Oscar Botero, Colombia.
montaña, baja una densa bruma que cobija

www.revistasapo.com 18
FÚTBOL
Estaba sentado en la banca y empecé besé y la dejé.
a calentar. Solo faltaban pocos minutos Todo el estadio gritaba mi nombre, todo el
para que acabara el partido. El profe no estadio estaba conmigo.
me llamaba. Le preguntaba si iba a entrar. Un gol cambiaría la historia y... erré.
Estábamos cero a cero, en plena final de la Hoy después de cuarenta años, confieso que
copa del mundo. me pagaron para errar ese penal y, gracias a
Dos minutos para que todo acabara y un penal eso, tengo lo que tengo.
a favor de nosotros, pidió el recambio y entré.
Tenía que patear ese penal, mis compañeros Por: Marcelo Díaz Soto, Chile.
estaban agotados.
Tomé la pelota y la sequé con la camiseta, la

www.revistasapo.com 19
BELIZA
En la novena de los difuntos, almas por el desaforado deseo de ser buena. Supo
completas desfilan por el convento. La noche siempre la verdad de su destino. Como una
gris es frío espasmo acompasado. La quietud deslumbrante mariposa, voló en el antro
de los ciegos impide clarificar el sentido de de la miseria ineludible. Vivió para alentar
las oraciones emprendidas a deshoras. Un codicias y su rostro limpio abrió apetitos
anciano encorvado asume el mando de las entre la muchedumbre de los habitantes del
monótonas retahílas mientras la costumbre fango.
ancestral de los paisanos, repite la letanía Precio tuvo y pagaron por ella.
del supuesto misterio de la muerte. Iniciada en la ciudad de los asesinos, no formó
Bajo su manto, la alcahueta del último cadáver parte de las aciagas componendas donde
retira el banco que bajo sus pies estorba el hombres ofrecen su maldad al comercio
paso de nuevos dolientes. El antiguo templo, insaciable de la delincuencia establecida y
hogar de los desterrados, pertenece a la hambrienta.
comunidad de las monjas vírgenes. Beliza, protegida como tesoro, creció ajena
Ante el importante acto luctuoso, está al pan escaso y el trabajo vil de los niños
quebrantado el ardor que la historia personal del lugar. En este barrio de los horrores,
de los cadáveres callan. Yace la figura su temprana presencia fue un misterio.
recordada de la única mujer que murió por La supuesta madre la robó en el descuido
culpa de su excesiva belleza. imperdonable de una familia confiada.
Fue su vida, una leve prueba de un ser cubierto

www.revistasapo.com 20
Su piel perfecta, hasta ahora sin urbe.
profanar, ha sido valorada por la codicia de su Pasan los años y Beliza es la prostituta más
inminente futuro de carne pública en manos cara de la ciudad. La mafia se enriquece con
de los hampones del lugar. los clientes de la niña. Los delincuentes han
Luisito es su único amigo entre los azorados vendido los ojos de Luis al comercio ciego de
niños del inquilinato. Es Luisito nacido de la los mercaderes de órganos humanos.
nada. Arrastrado por desplazamiento, nadie Luis vela frente al ataúd de su amiga. En el
supo de donde vino ni cómo llegó. Ha crecido prostíbulo, otra niña ocupa el lugar de la que
incólume a la triste dejadez de su destino. Es Luis amó.
tan bueno que solo él puede acercase a Beliza.
Todos entienden y aceptan la cercanía de la Por: Oscar Botero Pérez, Colombia.
niña al niño. Dos seres puros como lirios de
un charco inmundo en medio de la perversa

www.revistasapo.com 21
EL ÚLTIMO ÁRBOL

El viento sopla cada vez más fuerte. Hay


truenos en el cielos y tormentas de arena
en los desiertos, no me dejaban ver el
horizonte, todo está oscuro.
He andado por mucho tiempo por estos
lugares para encontrarlo a él. Mis ropas
ya están viejas, como mi cuerpo, como
mi espíritu, como mi conciencia. Mi
magnetismo cada vez era más bajo y eso
me dejaba fuera de la dimensión.
Ya no sé si soy un monstruo o un muerto
caminante. A nadie le importa eso, no hay
nadie más. Mi corazón se paralizó al igual
que el de toda la humanidad de este lugar.
Yo fui uno de los que estuvo frente al
Dios supremo, humillado ante su famosa
creación y también lloré porque me di
cuenta de todo el mal que ha traído a este
lugar así como el mal que había traído a los
otros lugares en los otros tiempos y en los
otros mundos.

Por: Marcelo Díaz Soto, Chile.

www.revistasapo.com 22
EL HOMICIDIO DE LA NOVIA
Era una noche lluviosa y sinceramente Ahí mismo pensó con profundidad en sus
reflejada en indecencia. Así todo comenzó, actos contrariados. No sabía si proseguir
sin ninguna poesía, mientras el prometido claramente hacia el otro lado del umbral.
de la novia, percibió algún hedor de sangre, Tampoco estaba seguro de sus otros
cerca al pasillo de espantos, que llevaba al movimientos indeseados. El delirio comenzó
cuarto nupcial de su linda enamorada. por controlar sus profusas impresiones.
Para esta ocasión, el hombre iba hacia donde Luego de haber cavilado muchas
su prometida otra vez. Pero de pronto él se probabilidades, decidió ingresar al cuarto
detuvo. Descifró unas bajas conmociones umbrío de sus viejos pesares.
de tragedia sobre su perturbada alma. Lo hizo trémulamente y bajo el temor de
Obviamente las presintió con repulsión, un la duda. Entró, eso sí, con algo de supuesta
segundo antes de abrir la puerta principal del resolución hasta ese preciso momento
cuarto silencioso. Enseguida se detuvo tras en el que descubrió el cuerpo de su novia
una sola acción de impresión precipitada. tirado sobre el tapete blanco que les habían
Además, allí se comprendió con gran regalado hace apenas unas horas. Ella estaba
angustia y temor, porque sucesivamente veía desnuda y recostada boca arriba mientras
la aterradora escena de delirio, arribando tanto, mirando sola hacia un lado de la puerta.
a su juventud del presente desgraciado. Y Estaba bañada de la sangre de sus senos y
aparte de esta rara intuición, comprendió sus brazos desparramados.
extrañamente encausado el lóbrego instante,
proveniente del más allá.

www.revistasapo.com 23
El prometido, tras dicho sobresalto las heridas. Y la sangre aún fluía lentamente
presenciado hace poco en sus muchos desde las aberturas. Luego, este mismo
sentidos escabrosos, comenzó entonces a hombre, se acercó cuidadosamente hacia al
sentir el siniestro pánico de su desorientación decaído dibujo del rostro femenino.
nerviosa sobre todo su cuerpo delgado. Se veía totalmente pálido y frío en su
Al mismo tiempo, esta desgracia lo fue triste aliento. Asimismo, alcanzaba por
perturbando hondamente en su raciocinio comprenderse, por su piel blanquecina
trastocado. Así que para renunciar a su difusa exageradamente cadavérica, la cual iba
realidad decidió mirar cerca la figura aciaga marchitándose poco a poco que su muerte
de su prometida. Aún quería tenerla viva tras era un hecho. Por lo demás, fue cierta
su debido momento derrotado. Procuró, por la confusión de su existencia para este
tanto, la acción de observarla con algo de inestable esposo.
ansiedad y recelo en su interior perturbado.
Ella tenía ya varias cuchilladas en el abdomen
y en la cintura. Eran profundas y antagónicas,

www.revistasapo.com 24
Fuera de esto, hubo para su conciencia otro esbozando el dolor con su oscuridad. Los
raro entendimiento cuyo desequilibrio fue fragosos lamentos mientras tanto chocaron
mostrándose paradójicamente diáfano al contra las paredes azul claro, teñidas a la vez
real lado lógico de las cosas. Sucedió entre de sangre escarlata. Pero fue claro el resto.
otro recurrir del instante. Precisamente Al cabo de algunos segundos, cesaron estos
cuando descubrió a su enamorada realmente gritos lentamente. Ellos se fueron apagando
muerta. Ella, junto a sus brazos velludos. extrañamente mientras este mismo
Pero su memoria guardaba una última hombre se levantaba del suelo enlozado en
tentativa por saberla viva. El hombre quiso coloraciones grises.
acercar su oído derecho al lado del corazón
del cadáver. Lo hizo para saber si aún latía su
estremecimiento sublime de la vida. Igual,
no pasó nada de lo que ansiaba esperar
milagrosamente. Entonces, fue claro el resto
de todas las verdades. No hubo señales del
más remoto renacer en esta mujer. Nada
podía salvarla ya de su hondo abismo aciago.
Solamente había un cuerpo muerto y sin su
espíritu. Además, hacía rato que había cesado
el palpitar de su corazón reverenciado.
El prometido, consciente ya de esta muerte,
fue ahora y se juntó un lapso más con su ternura
de mujer. La tomó entre sus manos, tras un
siniestro acto desbocado. Soltó enseguida
un disparatado grito desgarrador, voraz. Fue
un largo alarido como de pugna desbordada.
El prometido no pensó igualmente en este
mísero crimen, mal fraguado por el momento
del dolor. Tan sólo presintió la ausencia de los
siguientes días sin su linda prometida.Luego,
salió otros gemidos ahogados de terrible
sufrimiento cuyos estruendos fueron

www.revistasapo.com 25
Un momento después, volvió a dejó con soberana delicadeza en el lecho de
su memoria la recreación fantástica del tendidos violetas.
posible acto criminal. Entendía con su En estos segundos vertiginosos, sacaba
lógica de ajedrecista que no era un suicidio. ya una manta de coloraciones plateadas,
Eso era obvio. No había dudas sobre estaba muy bien acomodada en el closet de
este presentimiento. A primera vista, se al lado. Ya pues tras otro acto angustioso,
comprendía como otro homicidio más de pasó por extender esta misma sábana;
los tantos vistos. Así lo descifraba este sobre el cuerpo de dicha mujer, quien no
prometido. Pero aquí había un misterio por era suya profundamente, solo era suya
resolver en su cabeza. superficialmente. La miró una vez más. Sólo
Eran escasas sus sospechas sobre quién dejó el rostro de su violinista descubierto.
había sido el asesino de su hermosa novia. Quiso verla así otra vez y así lo hizo bajo la
Lo pensó por varios segundos. Se paseó extraña luz dorada de la luna, una extraña
por el cuarto lentamente. Esquivó el espejo luz filtrándose de a poco por entre los
enterizo del rincón. Siguió caminado por ventanales del cuarto nupcial. Luego, quiso
entre la noche desamparada. Miró posibles besarla en sus labios de aromas románticos.
amistades cercanas. Igual, no dedujo al Así que abrazó sus labios a los de ella en
asesino. Se llenó de ira entonces y ya con hondos emociones nobles. La siguió besando
algo de inconsciencia en sus pensamientos; ansiosamente en la boca y por fin despidió
decidió recoger el cadáver marchito de la sus caricias antiguas, entre otras caricias
muchacha. Lo hizo rápidamente y sin recelo. nuevas, mientras seguía decayendo la noche
La tomó entre su pecho juvenil y luego la pálida en la ciudad musical.

www.revistasapo.com 26
Su alma de hombre arrogante, algo
desvariado, algo lejano, entretanto, fue
dejando caer algunas lágrimas de dolor
hacia los párpados de la violinista. Y al
rato, un beso más en sus labios, quizá
el último para sus versos persistidos,
avivados tiernamente, cuya resistida
pasión se fue ideando ansiada, algo
procurada en una sola locura precipitada.
Esta vez no quería perderla. Además, no
la quería lejos de su presencia. Así que
ahora decidía abrazarla en profusas
armonías hasta el mismo instante en
que decidió apartar estos labios ajenos
de los suyos propiamente.
Tuvo que apartar el cadáver
misteriosamente de su proximidad,
igual fue extraño, pero fue así. Hubo de
separar este cuerpo con exagerada furia
de sí mismo. Lo realizó sin misericordia
alguna en su alma, según su criterio,
porque esta desgraciada escena, había
de mostrarse contrapuesta para su
abstracción interpretativa
Además de eso, estaba su crisis
demencial por el dolor pasional, cuya
realidad volvía desde los pensamientos
pasados al tiempo presente de las cosas
y los hechos.

www.revistasapo.com 27
El prometido, por tanto, apartó su vista
del cadáver a la vez que se fue alejando
con resuelta ironía de la habitación
tétrica donde se encontraba entre
sus vagas nociones de locura. Luego,
se fue desapareciendo rápido de este
lugar mortuorio y mal sabido. Cruzó
asimismo el pasillo por el cual había
entrado hace apenas un corto lapso.
Caminó lentamente por entre la noche
de este paraje vergonzoso, todo en su
silencio de culpa, hasta cuando hubo de
acostarse en una de las sillas rojas que
había en el salón del enfrente.
Cuando estuvo dispuesto, y bien lúcido,
entre la sangre fría de su suciedad, quiso
acariciar por fin el puñal homicida que
llevaba consigo en el bolsillo izquierdo
de su traje oscuro. El mismo traje, que
siempre tuvo bien puesto para la boda,
hace unas escasas horas.
Hacia el final, ya como parte obvia,
terminó extrayendo la daga plateada del
pantalón negro, lo hizo trémulamente,
luego, este único puñal entre sus dedos
otra vez, recubierto con la sangre de su
prometida.

Por: Rusvelt Nivia Castellanos, Colombia

www.revistasapo.com
28
TUCU Y MARTÍN
Una pareja de Martín pescador de la cabeza, que había logrado bajar la
duerme plácidamente en su madriguera. noche anterior, mientras se peinaba con
Martina acurrucada abarca la gran gel.
mayoría del espacio, mientras Martín En eso, Martín se levanta y pisa un objeto
hacinado y con las plumas al aire, ni resbaloso que lo hizo ir a dar directo al río.
roncar podía el pobre, cuando un ruido No sirvieron de nada las advertencias de
interrumpe su incómodo sueño… Martina, “Alce, cuidado con el geeeeeeel!”.
—Tucu- crrr …tucu-crrr Con las patas ya en el agua, Martín
Martina medio dormida le dijo: buscó de dónde provenía ese sonido tan
—Alcedo, ¿qué es eso? extraño: “¿Tendrá razón esta mujer y será
—Duerme mujer, que yo voy. el Tue-tue?”. Entre los Mañíos, una extraña
—Tucu-crr… Tucu-crrr. sombra.
Ahora Martina ya despabilada.
—Ave María purísima, ¡el Tue-tue!
Del susto se le llegaron a parar las plumas

Foto de Sebastián Saiter


www.revistasapo.com 29
—¿Quién eres? —preguntó. madriguera, entre los gritos de
—Tucu-crrrr. Martina, los huracanados movimientos
—Sí, sé que haces ese sonido, pero y polvareda, salió el Olygoryzomis
quién eres. hiperbólicamente asustado, con
Tucúquere giró su cabeza y Martín vio la taquicardia y una sustancia medio
sombra. pegajosa en las patas. Con los picotazos
—¡Batman! —exclamó Martín. de Martín y Martina, ya venía medio
Tucúquere extendió sus alas y se acercó aturdido pero como la adrenalina
a Martín. colabora en el valor, de igual manera,
—Soy Tucúquere (mirándolo a los ojos). salió arrancando entre medio de las
—¡Vaya sí que tienes insomnio! Yo ramas, donde Tucúquere lo alcanzó de
también duermo mal en las noches. un vuelo y se lo llevó.
—Sigo un Oligoryzomys. —Muchas gracias, amigo Martín, tucu-
—¿Oligory qué? crr, ¡te debo una!
—Ratón colilarga.
De pronto se escuchan los gritos de
Martina.
—¡¡¡¡Alcedooooo!!!! Hay un ratón en
nuestra casa y moriremos de Hanta.
Según lo que Tucúquere le explicó a
Martín, venía siguiendo al colilarga.
Cruzó casi todo el bosque y claro,
había aprovechado la oportunidad
para escabullirse y esconderse en la
madriguera.
—Tengo una idea —le dijo Martín—.
Quédate afuera de mi madriguera.
Entonces yo lo sacaré a picotazo limpio
y ahí es todo tuyo.
—Tucu-crrr, ¡excelente! Tucu-crrr,
¡perfecto!
Cuando Martín se devolvió a su Por: LAC, Chile.

www.revistasapo.com 30
OTROS TIEMPOS
El coronel, que vivía en una gran desilusión, aunque herméticamente
enmascarada de fe, no tuvo por años quien le escribiera nada y recibía cuchillas
de locura cada vez que veía el óxido helado de su buzón vacío. Sin embargo,
llegó el capitalismo a la isla y lo hartó de toda clase de ofertas novedosas y
trabajos temporales. En ese correo, fue precisamente también que descubrió
eBay, por donde al fin se animó a vender su gallo.
Hoy vive más desilusionado que nunca y se levanta sin esperar nada. Ahora sí
se le nota.

Por: JC Pozo, México.

www.revistasapo.com 31
EN EL COLE
Capítulo 04, Seleven
FERNANDO: La vieja del kiosco me compró 2 por piso y son 17 pisos a luca el número de rifa
números y me dio la papita. son… 6 por 10 son 60, o sea, sesenta lucas
más siete por seis son… ¿cuánto es 6 por 7?
HARRISON: Güena. Puta, a mí no me han Eh...
comprado naa, ya ¿Y qué te dijo?
HARRISON: 42.
FERNANDO: Que fuéramos a vender números
a los edificios de acá a la vuelta, donde ella va FERNANDO: Ehh 42 más 60 son como cien…
a dejar el diario. Me dio hasta el nombre del
conserje. HARRISON: son 102…

HARRISON: Güena idea, perro. Subimos al FERNANDO: Puta es que odio las
último piso y vamos bajando departamento matemáticas… 102 luquitas y la mitad de 102
por departamento. lucas son como cincuenta y algo…

FERNANDO: A ver, si son 6 departamentos HARRISON: Son 51.

www.revistasapo.com 32
FERNANDO: La calculadora humana. Ya
hueón, tenemos que hacer los cinco edificios
pa’ forrarnos.

HARRISON: Sí, pero quizás no todos los


departamentos nos compren.

FERNANDO: ¡Puta, el hueón pesimista! Por


gente como vos, el país anda como el pico. Ya,
vamos a trabajar mejor.

En el edificio 1, conserjería.

FERNANDO: Hola, somos amigos de la señora


Nuri del kiosco y nos dijo que viniéramos a
hablar con usted para que nos deje vender
números de rifa acá en el edificio.

CONSERJE: ¡Ah, de la Nurita! Sí, pasen no más


chiquillos y ¿qué hay de premio?

HARRISON: Ehh, Un auto cero kilómetro…

FERNANDO: Un viaje al caribe con todo


pagado incluyendo tragos, con habitación
con vista al mar, un año de gimnasio gratis,
un Smart tv de 78 pulgadas y mucho más…
¿Cómo se vería con un Smart tv acá en vez
de esa tele chica en blanco y negro que tiene
ahí? Ah? Ah?

www.revistasapo.com 33
CONSERJE: Chuta sería güeno. Oye, ¿el viaje CONSERJE: Ya le tengo fe, aparte que
pa’ donde es? necesito unas merecidas vacaciones ¿y
por luquita? Si ya todo sale de cinco lucas
HARRISON: ¡Al caribe! pa’rriba.

CONSERJE: Que buena, yo siempre he FERNANDO: Si, po. Ya, elija un número del 1
querido ir para allá. al 100.

FERNANDO: Sí po, imagínese usted con CONSERJE: El 33, el número de la suerte.


su polola en medio de palmeras, aguas
cristalinas, arenas blancas, bikinis. FERNANDO: Ah, sí, ¡po! Ya, ¿y su nombre y
teléfono?
CONSERJE: No, po, voy solo. ¡Qué voy a
andar llevando a la polola, allá me busco una. CONSERJE: Jorge Carrasco y póngale la
¿Cómo no caerá una turista? dirección de acá no ma.
FERNANDO: ¡Ya estamos!
FERNANDO: Sí, po, toda la razón. Ya, ¡a luca
el número! HARRISON: Don Jorge y, ¿me quiere comprar
un número a mí?

www.revistasapo.com 34
CONSERJE: Chita, es que tengo
luquita no ma. Pero suban a vender
a los departamentos. Acá la gente
es muy buena onda.

FERNANDO: Ya, gracias don Jorge,


piense en el premio, así lo atrae.
Viaje, viaje, viaje. Así funciona el
poder mental: viaje, viaje, bikini,
viaje…

En el estacionamiento del
edificio, después de un rato de
haber vendido rifas falsas en los
departamentos.

HARRISON: Loco, es la papa, llevo


27 rifas vendidas.

FERNANDO: Yo cincuenta y dos,


las viejas caen al tiro. La técnica es
poner los ojos del gato con botas.

HARRISON: Ya vámonos que se


hace tarde y hay que estudiar para
la prueba de mañana.
FERNANDO: Ya, tranqui, uhhh
cacha.
HARRISON: La media mina.

FERNANDO: Levanta la raja, vamos.

www.revistasapo.com 35
Los chicos se levantan y se dirigen donde FERNANDO: Cállate, hueón, que nos va a
una mujer muy guapa que saca unas bolsas escuchar.
del maletero del auto.
MUJER: Ya, chao. Sorry, niños es que estaba
FERNANDO: Hola, somos del cole y estamos esperando esa llamada. ¡Uy, estoy feliz!
vendiendo números de rifa para ayudar a los
niños pobres. FERNANDO: Bacán y ¿se puede saber?

MUJER: Hola, ¡ah! que entrete. Espera que me HARRISON: No seay patudo.
está sonando el celular. ¿Aló?
FERNANDO: Oh, verdad, sorry.
HARRISON: Hueón la media mina.
MUJER: No pasa nada, es que me dieron la
FERNANDO: ¡Mmm, me la comería entera! pega. Así que feliz. Ya. ¿Qué me decían de una
rifa?
HARRISON: Cacha, cacha.
FERNANDO: Ah, sipo. Es que estamos
FERNANDO: Hueón, se le ven, se le ven. vendiendo números de rifa del cole para
ayudar a los niños pobres.
HARRISON: Se le ven todas las tetas.

www.revistasapo.com 36
MUJER: Ah, que piola. Me gusta que los HARRISON: No me saco de la cabeza esas
colegios ayuden a la gente pobre pero no tetas. Cero posibilidad de estudiar para la
tengo ni uno acá. Si me ayudan a subir las prueba.
bolsas les compro una arriba.
FERNANDO: La tengo.
FERNANDO: Eh, eh, ya po. Ayudá, po,
¡amermelao! HARRISON: ¿Qué? ¿Qué tení, la prueba?

Después de un rato, camino a casa… FERNANDO: Cinco luquitas perro, cinco


luquitas.
HARRISON: Puta, la mina rica hueón y
simpática. HARRISON: Yapo, Feña, ¡pásala po!

FERNANDO: Sí la cagó, hoy me echaré unas FERNANDO: Perro negocios son negocios.
diez pajas a su nombre.
HARRISON: Yapo, ¡hueón!
HARRISON: Sí, hueón. Puta, no voy a poder
estudiar pensando en las tetas cuando se FERNANDO: ¡Suelta cinco lucas no ma!
agachó.

FERNANDO: Sí, se le ven, se le ven, ¡jaja! Digna


de una paja. Por: Marcelo Díaz, Chile.

www.revistasapo.com 37
LOS DINOSAURIOS DE DIOS

los dinosaurios del edén -con su calma de saurópodos- rumian


lentamente el tiempo.
miran, sin poner atención, la belleza del paraíso.
con su actitud sosegada cuestionan la idea de dios, mientras pastan
en silencio. los dinosaurios del edén son criaturas apacibles y sueñan
con un humano para comprender la creación de dios.

Por: Armando Rivera, Guatemala.

www.revistasapo.com 38
EL DUELO
En el oeste de los tiempos, se encontraron era el vencedor, pues al mismo tiempo se
en una avenida desierta tres pistoleros El moriría él también. En caso que el Pasado
Presente, que había viajado por el tiempo dos ganara, se harían polvo inmediatamente los
días al pasado; el Pasado, que también había otros dos. El Presente era el único que tenía
viajado por el tiempo dos días al futuro; y el esperanzas de vivir, aunque le quedarían
Futuro que había retrocedido varios días. El acaso pocos días, eso era el tremendo albur
Futuro había llegado de procedencia incierta que tendría que correr.
a través de una máquina del tiempo al igual Decidieron, por lo pronto, mejor no jugarle
que los otros dos mal encarados vaqueros. al destino y abordaron una misma máquina
Apegados a su naturaleza beligerante los tres, no sin antes haberse asegurado de
producto de su humanidad, los tres jinetes la destrucción de las otras dos. En el viaje,
del tiempo se retaron a un duelo. la máquina que eligieron sufrió una avería
En la avenida, decidieron posicionarse en irreparable y aterrizaron de manera forzada
forma de triángulo equilátero y cada quien en un futuro muy lejano.
usaría dos pistolas, una en cada mano, para Ahí, rápidamente y sin pensarlo, los tres
tratar de contrarrestar los embates de los sacaron sus armas y, al unísono, se pegaron
otros dos. un tiro en la sien.
Antes de los diez pasos de rigor y cuando
aún se encontraban frente a frente, se
detuvieron un segundo a meditar. Si el Futuro Por: JC Pozo, México.

www.revistasapo.com 39
SER EN POTENCIA
Despertó, sintiéndose doble en su cama. Su
mismo olor.
Despertó y descubrió su imposibilidad de
ser madre.

Por: Danthe Thenad, Costa Rica.


berrinchesdedanthe.tumblr.com

www.revistasapo.com 40
www.revistasapo.com 41
www.revistasapo.com 42
www.revistasapo.com 43
www.revistasapo.com 44
SEA LA MUJER
Capítulo 01.

Hay personas que piensan que la mujer encontraba muchas cosas injustas...
vive siendo víctima, que no se conforma con Cuando entré a la pre básica, un informe del
lo que vive y siempre utiliza su naturaleza de Kinder decía que yo no hablé a la tía durante
ser mujer para autoflagelarse y que todo es todo el período escolar; tal vez para no
doloroso, triste, que todo lo malo les ocurre molestarla, ni siquiera le preguntaba si podía
a ellas, que todos la desprecian y que por eso ir al baño, me aguantaba hasta el recreo...
son lloronas y débiles... yo no creo que eso a mi mamá le dijeron que debía llevarme al
sea siempre así... Ju tampoco. psicólogo.
Soy Ju, vivo con mis padres, soy la menor, y “Sentí mucho odio por mi padre, sentí mucho
desde que tengo uso de razón he conocido un odio de su espermio, me daba asco pensar
padre borracho, golpeador y desinteresado. que venía de parte de él... hubo noches en que
Recuerdo cómo veía sufrir a mi mamá... los escuchaba juntos y deseaba arrancar... el
despeinada, sucia y abandonada... no quería sexo me producía asco...
que fuese mi madre así, me apenaba,

www.revistasapo.com 45
Mi madre estaba incondicional, por
siempre para él y yo no entendía.
También odié el matrimonio, dije que jamás me
iba a casar, pero también dije que quería ser
mamá, deseaba tener una hija.
Vivir con odio a los 13 años, es tan dañino, vivir
en un infierno constante, es suficiente para
tomar muchas decisiones...
“por suerte” me hablaron de Dios; mi abuela
materna siempre me habló de Dios... mi madre
también, pero habían muchas cosas que no me
encajaban, y a veces era rebelde, otras pedía
perdón...
¿Por qué Dios si me amaba me tenía viviendo
en un infierno?
Habían veces que me llegaba el período y no
tenía toallas higiénicas, no porque fuésemos
pobres, sino porque mi padre no le daba más
dinero a mi mamá; y en esas situaciones mi
mamá debía hacer malabares, conseguirse o
pedir fiado (la primera vez tuve que colocarme
un género envuelto e ir así al colegio).
Pasaba lo mismo con el desodorante, sostenes,
ropa, etc. Tampoco usábamos papel higiénico,
eso era un lujo, había que ocupar periódico.
Mi madre, tal vez, para desahogarse, me
contaba su vida... eran cosas que yo no debía
saber... mi padre la violó y la dejó embarazada;
yo no entendía por qué se había casado, ella
me decía que lo amaba y que por otro lado mi
abuela le dijo que no podía quedarse sin casar.

www.revistasapo.com 46
Dios sí existía, pero yo no lo quería tener Mi madre no tuvo papá, cuando le preguntaba
cerca de mí en ese momento, necesitaba a mi abuela por él, ella le decía: “tu padre fue
vivir “mi vida”, no quería perdonar, no quería un desgraciado”
querer, no quería la vida que tenía, no quería Y mi madre siempre se preguntaba ¿Dónde
mi casa, mi familia... no quería nada. está mi papá?
¿Quién será mi papá?
Y “por suerte” la idea del suicidio nunca la ...
concreté... aunque deseaba morir, siempre. En el colegio le decían “guacha”
Y llegó un momento que me pregunté:
¿Por qué la mujer vive todo esto?
¿Por qué Dios como que no ama a las mujeres? Por: Lidia A. Corona, Chile.
¿Por qué tanta maldición?

www.revistasapo.com 47
BAJOSFONDOS
Averiguar mi esencia podría humana ni de las emociones. Son como los
confundirte. A veces, soy esa chica colores, tienen sus matices. Más oscuros
depresiva que no se levanta de su cama en o tenues. O como la música, sonando en
dos días seguidos. Otras, camino sin rumbo compases lentos o veloces, llenos de
en un ataque de curiosidad por la vida. Otras silencios con pausas.
más, estoy tan feliz que parezco boba, con
mi sonrisa idiota aunque la más honesta que Quizá fue la faceta más extraña, la que
hallarás por aquí. pensaba iba a asustar a todo el mundo.
Cuando iba sin rumbo y solo atravesaba
Ese día, te puedo decir que me conociste en los días tratando de construir una nueva
una faceta de tristeza profunda. Una que no normalidad, una cotidianidad que quería me
había experimentado. devorase para eliminar todo eso que dolía
extraordinariamente.
Antes, pensaba que solo se podía estar
triste o alegre; no entendía la complejidad

www.revistasapo.com 48
Por aquella época, simplemente deseaba estar sola y confrontarlo por mí misma.
Recuerdo lo detestable de las personas reprochándose sus errores en público, en voz alta, al
asistir a una simple reunión de amigos. No quería eso. Un amigo me había dicho que la basura
se tira donde corresponde, no en aquellos que mínimamente te importan. Coincidí.

Solo empaqué mis cosas, las más vitales. Al final, supe que habían sido demasiadas. Por
algún lado debía iniciar, tratar de reiniciar, darle formato a toda mi cabeza. Creo que tardé un
año en sanarme sin nada de cosas religiosas o terapias. Fue un encuentro valiente conmigo
misma. Justo así estaba ese día que nos presentaron los que eran más tus amigos que los
míos.

Tuvo que ser en esa época, cuando con otros ojos conocí a nuevas personas y reconocí a
otras tantas que me parecía conocerlas profundamente. Entendí, somos incomprensibles.
De manera similar, vi cómo esa inédita mezcla de personalidades, casi únicas, daban forma
a relaciones muy únicas. Quisiera pensar que eso sucedió entre nosotros, pero como algo
afortunado.

www.revistasapo.com 49
En resumen, todo, casi todo, ocurrió en un año. Las decepciones, los descubrimientos,
las soledades y compañías, los encuentros casuales y aventuras extrañas. Lo más oscuro que
no creo volver a visitar jamás. Los bajosfondos que nos desnudan. Todo lo que, en realidad,
debió ocurrirme en mis años anteriores, me hizo ver la vida distinta ese año.

En los últimos meses, las tormentas suelen ser más frías. Ya no me afectan. Renuncio
constante a una idea y mejor dejo fluir la siguiente. Siento tu mano tomar la mía con fuerza.
Hay que dejar pasar el calendario de los días sin esperar ni siquiera la muerte. Tengo la suerte
de permanecer libre como esa ave que revolotea siempre junto a tu ventana. Eso, si me
preguntas quien soy. Por fortuna, nunca lo hiciste.

Por: Nadia Galaviz, México.

www.revistasapo.com 50
CIELO ARAÑADO

Berta y Claudia se agarraron a Los de La Troje dicen que a los quince años,
puñaladas en los mezquitales de La Troje. el padre de la Claudia la desvirgó, eso la hizo
Dicen que por aquellos rumbos, cuando se fuerte y canija con los hombres. También
acerca la noche, se escuchan los gritos de andaba metida en la política, convenciendo a
las dos mujeres. la gente para que votaran por tal o cuál.
Por aquellos tiempos, Santos Valdés compró
Santos Valdés tenía cuatro buenas abono traído desde el norte y se lo vendió a
parcelas, cinco puercos y unas diez gallinas. los ejidatarios al doble del precio. Se hizo de
También andaba en la política, desde fama y de dinero. Pronto fue la admiración
chiquillo supo hacerse de dinero; sentía que de las chamacas del pueblo. Valdés portaba
las podía todas. Santos Valdés se casó con un cinto pitiado, caro, con el que sostenía su
Claudia, ella era de armas tomar, era una panza. Era bigotón, pero con cara de niño.
mujer brava. Traía bajo las enaguas un puñal. Tenía una camionetona.

www.revistasapo.com 51
Berta era rama de otro pirul, ella Si una cosa tenía Claudia era orgullo. Claudia
bajaba la cabeza al caminar. Hablaba poco. tenía los ojos grandes, encendidos como
Hacía todo lo posible para que nadie la viera. fogatas. Carácter frío como los aguaceros
Sin embargo, cuando sonreía, todos y todas de La Troje. A veces en el mercado, a veces en
volteaban a mirarle los labios y los ojos. la calle, Claudia y Berta chocaban miradas. Ni
Santos Valdés no la conocía porque Berta Claudia, ni nadie, ni nosotros, nos imaginamos
acababa de llegar de otro pueblo. Fue hasta que la propia Berta, en un atardecer, la siguió
después, que todos los amigos de Santos hasta los mezquitales. Berta iba preparada,
Valdés hablaban de Berta, la nueva en el iba con el puñal que recién había comprado
pueblo. en el mercado. No se supo bien lo que se
Un día de aguaceros, aguaceros de dijeron. Quién sabe quién empezaría. La
esos bravos, Santos vio a una mujer que gente del pueblo no quiere tocar el tema. Yo
trabajosamente caminaba entre el lodo y las me enteré por lo que me cuentan. La cosa
piedras lizas de las calles de La Troje. Paró su fue que encontraron los cuerpos de Claudia y
camionetona y pidió que subiera. Era Berta. Berta, cada una con un puñal en la mano, que
Varios ojos divisaron el acto y el rumor corrió ni muertas soltaron.
en el pueblo: Berta anda paseándose en la
camioneta de Santos Valdés. Por: Atxuri Zúñiga, México.

www.revistasapo.com 52
:)

:)

Nadie sabe de dónde vino, ni quién lo registro de nada, ni siquiera se les podía
creó… sale la sonrisa y todo se borra, eso es instalar softwares porque el ataque fue a la
lo último que ves… raíz de todo sistema.
Hoy no hay agua potable, no hay luz Hace unos años, hubo un ciberataque
eléctrica… no hay registros. en el cual se encriptaba la información y
El 24 de noviembre el virus llegó para los ciberpiratas podían desencriptar la
destruirlo todo, fue un ataque global información a través de un cobro, pero esta
simultáneo. Éste ciberataque terrorista vez, no hay nada, todo esta eliminado.
eliminó toda información de cualquier El World Wide Web ha sido atacado, todo
dispositivo electrónico y electromecánico el sistema de hipertextos, documentación
que se conectara a la Web o que tuviera alguna digital ha sido eliminado vía internet. Todo
conexión a alguna red del ciberespacio. tipo de software, archivos, base de datos,
Todas las máquinas electrónicas dejaron videos, bibliotecas, datos financieros,
de funcionar, computadoras, servidores, historiales, registros, todo ha sido eliminado,
teléfonos, softwares. Todos ellos dejaron de todo ha vuelto a cero. Ni siquiera el mejor
funcionar. antivirus, ni la Cybersecurity de los países
Las industrias, las comunicaciones, las más tecnológicos lo pudieron detectar. Esta
hidroeléctricas, todo paró su funcionamiento, vez, no hay nada encriptado, el virus lo borró
sus computadoras estaban reseteadas y no todo.
podían volver a funcionar porque no había

www.revistasapo.com 53
:)
Nadie sabe quién está detrás de todo haber tenido una deuda de por vida y todo
esto, a todos les afecta, todo se ha apagado. eso ya no existe. Es un colapso económico.
No hay comunicación, no hay televisión ni Todo registro fue borrado, ya no queda nada.
radios, todo ha sido borrado. Hemos vuelto Tu nombre, tus pertenencias, todo tus
a cero. Algunos dicen que fue un atentado registros, todo ha sido eliminado, sólo
terrorista de ISIS, también algunos quedan tus propios recuerdos que están
conspiradores dicen que se trata de una alojados en tu mente.
estrategia de los gobiernos manejada por
la elite mundial, otros más creativos dicen Ya no puedes comprobar que eres la persona
que fue una intervención alienígena, nadie lo que eres, o demostrar que tus pertenencias
sabe, sea quien sea, ya está todo borrado. realmente te pertenecen, no hay registro, no
Todas las cuentas bancarias se eliminaron, hay nada. Y la guerra civil comienza.
podrías haber sido un multimillonario o

Por: Marcelo Díaz, Chile.

www.revistasapo.com 54
LA COLA ELÉCTRICA DEL GATO PARLANTE

Modesto era un gato que deambulaba normalmente por un barrio muy tranquilo, lleno
de viejitos, gente retirada, que se aburrían bastante en su diario vivir. Siempre que Modesto
entraba a una de las casas, lo celebraban, jugaban con él y, cuando lo dejaban de agasajar, se
iba al siguiente hogar. A Modesto nunca le faltó comida ni agua. Era la estrella del barrio y
todos querían jugar con él.
Un día un abuelito falleció y su casa quedó desocupada. A la semana siguiente, una señora
mayor que casi ni veía se mudó ahí. Todos los vecinos le dieron la bienvenida, le llevaron de
regalo una buena radio porque la señora no podía ver televisión ya que su capacidad visual
era muy disminuida. Pasaba sus días sentada en el antejardín, escuchando los rumores del
barrio. Ella siempre estaba atenta. Sus hijos le traían comida muy rica a diario, y Modesto
estaba muy al tanto.
El gato comenzó a planear una forma de presentarse con la abuelita, ya que como veía
muy poco, no se encantaría con el precioso pelaje y lindos ojos del gato. Modesto armó un
maquiavélico plan para tener acceso a la rica comida. Esperaría que la señora estuviera
sentada en el antejardín escuchando a las vecinas cuchichear y el haría su desfile frente a
ellas, para que así comentaran su hermosura y luego iría donde la poco vidente.

www.revistasapo.com 55
El plan funcionó a la perfección. Aunque, gato por la boca. La anciana pensó que era la
poco después, Modesto se arrepentiría de música de sus nietos y la comenzó a bailar. El
por vida. El gato comenzó a ir una y otra vez gato seguía vivo aunque no me explico cómo.
a la casa de la viejita, que le daba comida y La mujer gozaba tanto con su nueva música
jugaba con él. que nunca la desenchufaba. Se sentía joven,
Modesto saltaba, jugaba, hasta se metía moderna, y estaba ansiosa por la visitaran
entre medio de la madeja, tal como lo haría sus nietos para así mostrarles que ella
cualquier gato feliz. Ella se enojaba un ahora estaba a su mismo nivel. Estaba triste
poquito pero era tanto su amor por Modesto porque pensó que Modesto no disfrutaba de
que nunca le dijo nada. la música y por eso no había vuelto más.
Un día, la dadivosa anciana decidió poner La mujer falleció de pena cuando se dio
música para ver si Modesto era capaz de bailar cuenta que sus nietos nunca vendrían. El gato
esas lindas canciones que ella escuchaba Modesto soñaba con que llegara alguien a
cuando joven. Se acercó a la radio y comenzó salvarlo de su agonía, cosa que nunca sucedió.
a buscar el cable para enchufarlo. Modesto, Modesto se mantuvo vivo por un largo
curioso, se aproximó también. La mujer le tiempo, unos dos años, su corazón seguía
tomó la cola y la metió al enchufe. Como era funcionando gracias a la electricidad, y,
una casa antigua no se cortó la corriente, y el aunque se había quemado casi por completo,
gato se comenzó a electrocutar. nunca dejó de latir.
Estaba tieso, con los ojos salidos, tiritando
Por: Carlos Otondo., Chile.
como loco, y le salían ruidos guturales de

www.revistasapo.com 56
FÚTBOL ERA EL DE ANTES

Para 1940 el vivir en Monte Maíz, del mundo, podríamos pensar, pero los
provincia de Córdoba, significaba que por muchachos de antaño se divertían como
lo menos te ibas a enfrentar con algunas locos con tal rudimentario artefacto.
situaciones irrisorias. Bueno… irrisorias En otros casos, los más sofisticados
viéndolas desde el 2017, pero normales me atrevería a acotar, inflar una vejiga
para aquellos tiempos como por ejemplo de chancho y usarla como balón. El uso
tener que ingeniártelas para jugar al de tamaño pelota no estaba exento de
fútbol ya que las pelotas de cuero número dificultades, por ejemplo: como la atadura
5 no estaban al alcance de cualquiera. No quedaba por fuera, seguir o tratar de
estaban al alcance de nadie. adivinar la trayectoria de la pelota mientras
rodaba era imposible.
En aquellos días era muy común hacerlas
con medias rellenas de papel y trapos
o bolsas rellenas. Lo más incómodo

www.revistasapo.com 57
Podías darle un tremendo patadón equipo jugar, mientras todos rogaban que
al aire cuando, en el último pique, el nudo eligiera el otro equipo.
daba contra el piso y la hacía cambiar La pelota la habían fabricado Pedro Lanza
abruptamente de dirección como si la hubiese y Pierino con una vejiga que había quedado
pateado el hombre invisible. En muchos de la “faturación” (faena) de Albertito, el
casos, ese desconcertante movimiento era chancho de casi 300 kgs que ahora colgaba
el causante de serias dolencias o traumas en forma de salames y bondiolas del techo
óseos y musculares. del sótano.
El partido de fútbol que iban a jugar los Los equipos se conformaban de la siguiente
peones del campo que pertenecía a unos manera:
ingleses en Monte Maíz, tuvo todos los Mingo, Pedro lanza, Pierino y el lastre de el
condimentos necesarios como para saber de Vasco, quien por esas contradicciones de la
antemano que no iba a terminar bien. vida sobraba en cualquier equipo a la vez que
La improvisada cancha la delimitaron entre a él mismo le faltaban algunos jugadores.
el potrero y el galpón (llamémosle así) de Ellos conformaban el ala europea del
ordeñe. Los arcos eran unas ramas clavadas encuentro y el Cordobés, el Negro y Mora, el
en el pasto, y como eran siete los jugadores, ala nativa y carente de dignidad futbolera a
después de elegir por pan, queso, pan… los ojos del contrincante.
dejaron que el séptimo eligiera para qué

www.revistasapo.com 58
El premio al equipo ganador consistía codazo como el Vasco ya que este último, no
en un vino moscato, tan preciado en esos sabía ni por dónde venía la pelota.
días y una suculenta polenta con queso que Promediando el partido iban cinco a cinco,
prepararía la madre de Pierino, junto con la cuando en un centro profundo al área, Mingo
eximición de limpiar el chiquero por siete y el Negro luchan por darle de lleno al balón.
días, tarea que odiaban realizar tanto unos El afortunado, o no tanto, fue Mingo quién
como otros. después de cabecear se desploma como
El partido comenzó con una tenue llovizna y pájaro alcanzado por un gomerazo.
una amenazadora tormenta que se avecinaba. Es que la pelota, (la vejiga de chancho) no
Ante el primer intento de Pedro Lanza por es impermeable y a medida que absorbía
llegar a la valla contraria con un pique corto. El agua mientras rodaba, se iba haciendo más
Cordobés lo abanicó con su pierna izquierda y más pesada hasta que se transformó en
sacándole con exactitud quirúrgica y gracias una piedra, que si por el fragor de la justa
a sus petrificadas uñas, la pelota y un trozo deportiva cabeceabas, pagarías sí o sí las
de piel de la canilla, ante lo cual Pedro Lanza consecuencias como Mingo.
lo miró como previniéndolo de la revancha. Mingo cayó inconsciente y entre el Negro,
El juego prosiguió sin carecer de insultos el Cordobés y Pierino, lo arrastraron unos
en varios idiomas y dialectos, rengueras, metros fuera del campo de juego para que
músculos inflamados y hasta un ojo negro se recuperara o no… más bien para que no
gracias al codazo que le metió Mora al Vasco, molestara.
en un córner, innecesario por cierto, tanto el

www.revistasapo.com 59
Ahora la cosa se había emparejado, defecto quebrarle la gamba a Mora. Este lo
eran tres contra tres pero el equipo “europeo” ve venir, toma recaudos y justo antes de la
corría con desventaja, gracias al Vasco que colisión salta con la vejiga entre los pies y
todavía no entendía muy bien lo que tenía el Vasco pasa como una tromba por abajo,
que hacer. deslizándose entre el alambrado del potrero
Entonces, Mora estrella un tiro en el palo, y el suelo para terminar contra un bayo.
“la pelota” rebotó unos metros y quedó Asustado de muerte por el impacto, patea
esperando una definición. En ese momento, hacia atrás dándole de lleno en la mejilla
el grito de Pierino hace que vuelva a la izquierda del Vasco que se le
realidad el Vasco y sale corriendo como loco despegó del hueso y quedó colgando como
para repeler el avance de Mora pues estaba cuando no sacás del todo una etiqueta de una
llegando para anotar el sexto gol nativo. lata de tomates. El pobre era un solo grito y
En su desesperación por llegar antes que sus compañeros de juego lo ayudaron a salir
Mora, el Vasco se tira y gracias a la copiosa del potrero.
lluvia que caía hacía ya rato, se desliza como
sobre hielo para darle a la pelota o en su

www.revistasapo.com 60
El Negro le pegó nuevamente la mejilla, cruzar el alambrado, con un pie en el último
y le colocó la mano derecha (la del Vasco) alambre y la mano sosteniendo el otro, cae
haciendo presión sobre su cara y lo mandó un rayo y lo incinera en el acto dejándolo en
a que lo curaran. Ahora eran tres contra dos la misma posición en que lo encontró, pero
pero no había diferencia. calcinado y sin vida.
Los jugadores restantes comprendiendo
Aprovechando un descuido del Cordobés que ya era inútil acercarse para socorrerlo
que miraba azorado los refucilos que y viendo también que Mingo permanecía en
blanqueaban el estadio, Pedro Lanza y la misma posición en que lo habían dejado
Pierino hacen una pared magistral, llegan al tras el mazazo de la vejiga en la cabeza,
arco y, cediéndole el honor, Pedro Lanza le tácitamente concuerdan y ponen fin al juego,
pasa a Pierino la pelota que, para entonces, por falta de jugadores.
ya ni se podía patear debido al peso y dureza Mientras comen la deliciosa polenta, regada
por el agua acumulada, y Pierino convierte. con moscato. El Negro con su habitual humor
La pelota se va fuera de los límites del campo pueblerino, termina abruptamente con el
y cae en la inundada zanja que está al lado del silencio reinante y declara: “No es un buen
camino. En un acto despojado de egoísmo y día para ser europeo”, mientras a Pierino solo
digno de un premio al jugador Fair Play del día, le preocupa tener que limpiar el chiquero él
Pedro Lanza corre mientras le hace señas a solo por una semana.
los demás para que no se preocupen porque
él la iba a buscar. Cuando se agacha para
Por: Joselo Marinozzi, Argentina.

www.revistasapo.com 61
TU SILUETA
Era una tarde de verano. Intentaba buscar No la había visto antes. Tengo muchas
mi cuaderno, pero el salón de clase estaba preguntas que hacerle pero lo mejor es que
cerrado. me ayude a encontrar la llave maestra de los
Caminé una y otra vez por los pasadizos del salones para irme a casa con mi cuaderno.
colegio. Por una extraña razón, no encontraba —No te preocupés, sé que no fue tu intención.
a nadie que me pueda ayudar. ¿Sabrás donde está la llave maestra para abrir
Al entrar a la biblioteca, me pareció observar los salones? Me he olvidado mi cuaderno.
una silueta de una mujer. —¿Te refieres a esta llave? —me mostró la
—Disculpe —esto parece como aquellas llave otra vez sonriendo.
películas de terror, el error más grande del —Sí.
protagonista es acercarse a investigar. Caminamos juntos hasta llegar a mi salón.
Decidí alejarme pero al darme media vuelta, Entré solo y al coger mi cuaderno, la puerta
me asusté al ver una alumna mirándome con se cerró. Un escalofrío me paralizó.
una gran sonrisa. No quise mirar atrás de mí. Abrí un momento
—¿Eh? —grité del susto. mi cuaderno. Había algo escrito.
—Lo siento, no quise asustarte.

www.revistasapo.com 62
“¿Por qué no me preguntaste quién rostro. ¿Por qué me dejaste?
era? ¿Por qué no preguntaste dónde se Lo sé… nunca te fuiste. Estás en mí.
encontraban todos? ¿Por qué no preguntaste Aquel día, hubo mucha gente alrededor de la
cómo encontré la llave? ¿Por qué no miras escuela.
atrás de ti?” Te perdí.
Tantas preguntas hicieron que mis piernas Quise escuchar tu voz por última vez pero
temblaran de temor. Cerré los ojos. solo quedó en mi mente la imagen de la
“No tengas miedo. Soy yo. ¿Acaso no me ambulancia llevándote y el ruido de la sirena.
recuerdas?”. Una voz susurró muy cerca de Te llevó y nunca más volviste.
mí. ¿Recordarás aquel beso que nos dimos en
Al abrir mis ojos, me encontraba en mi el parque bajo el gran árbol? Aquel primer y
habitación. Recién despertaba y tenía las último beso que nos dimos.
mejillas húmedas. Mis días transcurren bajo tu silueta delicada.
No puedo creer que la haya olvidado. Ella Olvidé tu rostro, tu voz pero… aún estás en
siempre estuvo a mi lado. Era muy misteriosa mis pensamientos y en mis escritos.
con sus apariciones y sus bromas terroríficas No me dejarás. Lo sé.
como aquella vez que olvidé mi cuaderno. Solo espérame un poco más.
El tiempo transcurre muy rápido. Han pasado
ya más de cuatro años y casi no recuerdo su
Por: Ren ZuTo, Perú.

www.revistasapo.com 63
DESTELLOS DE AYER
Ángel y yo nos conocimos a los 14. torneos deportivos. Al principio me limité a
Recuerdo su particular sonrisa: dientes mirarle de reojo desde mi butaca.
delicadamente acomodados, cual collar Una mañana la maestra nos formó en equipos;
de auténticas perlas elaborado a mano, y me tocó con él. Imaginé su caligrafía
y enmarcando aquella obra de arte, dos terrible y la ortografía aun peor. Pero, con
labios perfectos, ni gruesos ni delgados, de gran sorpresa, descubrí una letra hermosa
un carmín envidiable para cualquier marca y pulcra. Él miró mi hoja y sin ningún pudor
de labial. Una armoniosa sinfonía cuando se atrevió a corregir la palabra “óleo”; sentí
estiraba los pómulos y emanaba de su vergüenza por el acento omitido. Mi rostro
garganta el sonido de aquella sonrisita con se encendió cuando dijo: “qué bonita letra
hoyuelos, como cabezas de una nota musical. tienes”. Cualquier chica hubiera pensado que
La primera vez que hablamos, fue durante era el cumplido más bobo; sin embargo, para
el tercer año de secundaria. Él era nuevo mí fue la señal de que él no era común, tal
en la escuela y de inmediato destacó en los como yo creía. ¡Cupido amenazaba!

www.revistasapo.com 64
Cierto domingo, lo encontré justo ¿no lo sabía y aun así me esperaba?
antes de entrar al templo: Un día fue directo al grano.
—¿A dónde vas? —me dijo. —¿Y si salimos? —me dijo, y sonrió
—A misa —respondí. mientras me miraba y hacía ademanes
—¿Sola? nerviosos con sus manos. Sentí una intensa
—Sí confusión, ¡semanas antes me convencía de
—Yo también voy para allá. regresar con mi ex novio!, poco a poco iba
Sabía que ese hábito de ir sola a misa no descubriendo que Ángel era una rara mezcla
era normal en una adolescente, pero… ¿él? de benevolencia y locura. Acepté, pero le
Nos sentamos en la misma banca. Lo miré advertí que tendría que pedir permiso en
de reojo, un tanto extrañada. No podía creer casa.
que un joven como él asistiera a un lugar así. Fue la única vez que un pretendiente mío
Al salir, caminamos juntos durante un rato. llamó a mi madre para obtener su permiso.
Al principio, platicamos algunas cosas de su Poco a poco dejé que me tomara de la mano.
vida, pero luego quiso indagar sobre mi ex, Por inverosímil que parezca, me invadía el
comentándome que era una buena persona, miedo de que alguien le fuera con el chisme
que quizá merecía una segunda oportunidad. a papá, aquel señor de bigote prominente
Pasaron dos o tres domingos. Siempre me y cejas pobladas cuya voz de “mandamás”
acompañó. Eso me intrigaba, ¿cómo sabía asustaría al más valiente.
que yo iría precisamente a esa misa de 12?, o

www.revistasapo.com 65
Sin embargo, una vez que nuestros
dedos se entrelazaron, todo fluyó. Luego
vinieron los abrazos y entendí que así es todo
en la vida, que una vez que das el paso es como
si ya lo supieras hacer desde siempre; esas
cosas fluyen con la naturalidad propia del ser
humano.
Pocas veces salimos más allá de la escuela
o la iglesia. Nuestro noviazgo se limitó a las
divertidas pláticas entre clases, a los partidos
escolares de fútbol; las canciones de Sanz en
los Walkman y las tardes de tareas en su casa.
Una mañana, cuando casi terminaba el
ciclo escolar, Ángel me dijo que su familia
se marcharía de la ciudad. Me dijo que no
quería irse, que gracias a su habilidad para el
básquetbol, le habían ofrecido una beca en
una preparatoria privada, que la aceptaría
y así podríamos permanecer juntos. Dijo
que podríamos casarnos en cuanto nos
graduáramos y evitar así la separación. Esa
noche no pude dormir, no me imaginaba casada
a esa edad y a Ángel lejos de su familia por mi
culpa, ¿y si al final yo no era lo que él esperaba?
¿Y si, tal como mis padres, terminábamos
separados y odiándonos eternamente?
Aún recuerdo sus intentos por sostener una
sonrisa desencajada y fúnebre cuando le dije
que era una tontería seguir. Asintió en silencio
y escondió las manos en las bolsas de su
chaqueta.

www.revistasapo.com 66
Después de mí, le conocí una o dos trayecto de regreso, recargada en el vidrio
novias. Reconozco que sufrí con la idea de del autobús, imaginando que Ángel leía mi
saberlo ajeno, aunque nunca lo vi relucir carta mientras lloraba igual que yo.
con ellas esa sonrisa tan suya. A pesar de No volví a saber de él. Pienso a menudo en
sus artimañas truculentas, aún me siento sus labios, en el deseo de probar aquella
privilegiada de haber sido conquistada por boca perfecta. Fue mejor así, porque hoy me
él. Me quiso a mí sobre todo el séquito de doy el lujo de imaginar a mi antojo el sabor de
chicas que lo asediaban. Aunque nunca besé su boca, la textura de sus labios y mis dedos
sus labios, lo recuerdo con cariño, sobre todo entre sus cabellos, jugueteando.
por respetar mi etapa de niña inexperta. Ahora, después de tantos años, sólo tengo su
El día de la mudanza sentí la necesidad recuerdo. Tenía el nombre perfecto: Ángel.
imperiosa de escribirle una carta. Le aclaré Quizá es feliz, casado, lleno de hijos, con una
que nunca quise romperle el corazón, que le vida plena y rebosante.
deseaba una vida maravillosa en su nuevo Lo recuerdo algunas veces, casi siempre
hogar y firmé con mi necesidad infantil de cuando escucho los acordes de alguna
decirle que aún lo amaba. Toqué el timbre de sinfonía, pienso en su sonrisa llena de perlas;
su casa. Al escuchar el rechinido de bisagras entre blancas, negras, corcheas y fusas,
mi valentía se desvaneció ante la posibilidad inmersas en pentagramas musicales, a
de encontrarnos de nuevo. Era su hermano. contratiempo. Cuando el saxofón toca jazz y
Le entregué la carta y, sin pedir siquiera evoca la memoria de mis adentros.
verlo, salí corriendo de ahí. Lloré durante el
Por: Emma Muñoz , México.
Fractales literarios

www.revistasapo.com 67
EL NIÑO DE ORO
Retumba un tambor en los Andes; dos pequeños pies invocan a la
pacha. Le han prohibido al niño de oro que baile, que cante, que dance como el
diablo y enemigo furtivo de los santos pastores, esos amos del sometimiento
al poder divino de la cruz. Satanás lo ha tentado, Dios también. Le han dicho al
oído que gire, se mueva, invoque a los ángeles con los pies en una madrugada
eterna donde los cerros, las montañas, los ríos y las acequias acompañan con
su sonido al tambor invisible que resuena entre los cerros, mientras rompe
el pacto y la promesa de no volver a bailar para sus ancestros y abuelos. ¡Que
no me danzas carajo! Ha dicho su padre el pastor, le ha lanzado una bofetada
– recuerda - cuando ha sugerido la posibilidad que Dios y el diablo puedan ser
amigos y acaso perdonarse ¿No fue tirano y egoísta ese creador? ¡La mierda
de la danza no la bailas nunca más! Ha dicho el padre. Le ha negado que su
sangre se conecte con la tierra, la bendita esencia que lo llama ahora a lanzar
gritos inesperados y movimientos prohibidos por las doctrinas y dogmas
enseñados desde niño. Pero él danza ahora en la parte más lejana y aislada
del pueblo (siempre cerca a los cerros), piensa en la posibilidad de creer en un
Ser supremo que puede ser diablo y Dios al mismo tiempo.

www.revistasapo.com 68
Trasgrede sin límites el reino le dé el calor de las hogueras que matan
abstruso de su pensamiento, medita en inocentes y el resplandor celestial en los
su herejía que no sabe que es herejía y espejos de su vestimenta, quemada para
se convierte en anatema sin seguidores. siempre en el pacto bíblico perpetuo de su
Danza como el diablo con la música de los familia para no bailar jamás.
vientos; mientras viola todo pacto, le ha El niño de oro se esconde entre la
pedido a Dios que le dé la fuerza de Satán madrugada, entre las veces que ha pedido
antes de caer en el infierno; el ímpetu caridad para llevar medicinas y posponer
de aquella vez – como le contó su taita lo mejor posible el viaje de su padre al “Uku
– en que el Lucifer era ángel cantante y pacha”, al mundo aquel de fardos y momias
danzarín también (antes de la primera habitantes de la infratierra. Padre, taita y
revuelta cósmica). Le ha pedido al dueño el recuerdo de la promesa aquella.
de la cruz redimida y a los infiernos que

www.revistasapo.com 69
Mantente fiel hijo, ha dicho antes de ahora se rebelan contra todo lo enseñado
morir tras meses de agonía, recuerda el libro a un niño de oro que baila con la fiereza de
negro de borde dorado entre tus manos, un huayco arrastrador de las piedras más
mira su cruz, conviértete en pastor y limpia grandes y los rostros más admirados de una
a nuestra era de las garras infernales. Ha noche invisible, a la cual el padre ya no puede
prometido, llorando, que lo hará, que el fuego regresar para castigarlo, pues los cuentos
quemará el resplandor de los espejos que ancestrales dicen que los muertos ya no
capturaban los rayos del sol para llenar de vuelven y las doctrinas cristianas sentencian
energías los endiablados trajes de fiesta, los la brecha infranqueable entre el aquí y el allá
que al compás de las bombardas manejan a partido en dos reinos.
su antojo el cuerpo poseído de quien danza Es una noche sin rencores, sin lamentos, de
ahora de madrugada. profanos movimientos acompañados de
La mañana se resiste a despertar, pues la lágrimas.
tierra retiene al sol un poco más para sentir el
Por: H. K. Michael Ayala Alva, Perú.
poder humano de unos pies endiablados, que
Fractales literarios

www.revistasapo.com 70
HISTORIA DE FANTASMAS
Sabes que vas a morir cuando te Gobierno donde se llevaría a cabo el evento.
enfrentas a la incertidumbre de un paseo La inminencia de un enfrentamiento era tan
involuntario, un paseo que sobrepasa los real como en las otras ocasiones. Nada nuevo
límites de lo habitual. En un principio, como en para nosotros.
las otras ocasiones, creímos que se trataba de —Habrá muchos granaderos —advirtió
un levantón de rutina, de esos que a fuerza de Florentino Maza—, más de los que se puedan
repeticiones se instituyen como parte de una imaginar.
manifestación. Fue durante la última visita Nadie se atrevió a cuestionarlo. Obedecíamos
del Presidente Sánchez Abarca a la ciudad. sus órdenes con la sumisión de un perro
A pesar del sigilo con que las autoridades amaestrado. Además, la presencia de los
locales trataron el asunto, la noticia se disipó granaderos, enemigos naturales de nosotros,
como el fuego en la pólvora. Alertado por una era suficiente para subsanar cualquier tipo
llamada anónima, Florentino Maza, nuestro de flaqueza.
líder, convocó a reunión extra urgente. Era Nos formaron en hileras. Éramos, si acaso,
una magnífica ocasión, según él, para echarle cincuenta. El evento nos sorprendió en fin de
en cara al Presidente las miles de atrocidades semana (la mayoría de los nuestros habían
que ha cometido en su mandato. Nos indicó la ido a visitar a sus familias), así que no había
ruta que seguiríamos para llegar a Palacio de forma de engrosar el contingente.

www.revistasapo.com 71
Florentino Maza extendía su voz a debería implementar el gobierno contra
través del altoparlante que habíamos robado ellos, los narcos. En un inicio, intimidados
a un policía en la manifestación del dos de ante semejante ostentación de poder,
octubre. Era un artefacto de poco alcance, detuvimos nuestra marcha, sin embargo,
sin embargo, el inicio de una frase solitaria acostumbrados a los golpes y a los humos
era suficiente para invocar el repertorio de lacrimógenos, avanzamos con mayor
consignas. Dos cuadras antes de llegar a determinación que al principio. La ingenuidad
Palacio de Gobierno distinguí el resplandor congénita en todo joven estudiante (y más en
de cientos de torretas alargándose por toda nosotros, normalistas), nos hizo suponer el
la avenida. Había oficiales por todas partes; desenlace habitual en esas circunstancias:
decenas, cientos, quizá miles de ellos. La los granaderos agarrarían a los menos
imponencia de su indumentaria, con sus precavidos y, después de una golpiza
cascos lustrosos y las macanas ansiosas rutinaria, los soltarían con los huesos rajados
por golpearnos, atizaron los recuerdos del en diminutas proporciones.
último enfrentamiento. Aquello parecía un Nos equivocamos.
operativo contra el narco. Al menos lo que

www.revistasapo.com 72
Ese día, como nunca antes, los granaderos nos superaban en número. Quizá había diez
de ellos por cada uno de nosotros. En un inicio, sólo nos observaban como perros rabiosos
que esperan al asecho de su presa. Florentino Maza nos arengaba como un guerrero
espartano y nosotros, envalentonados por el recuerdo de la última golpiza, erosionábamos
con gritos el feroz ruido que hacían las macanas al golpear contra los escudos: pam… pam…
pam-pam-pam. Con el estruendo, muy a duras penas podíamos escuchar la eterna consigna
que ellos utilizan para intimidar a los manifestantes: “Avanzar, avanzar y capturar… avanzar,
avanzar y capturar”. Era una técnica tan rancia y obsoleta que ya no surtía efecto en ninguno
de nosotros.
Cualquier otro sindicato, incluso el de maestros, se habría empequeñecido ante semejante
amenaza. Nosotros, en cambio, a pesar de nuestros ánimos crispados por el miedo, no
dejamos de mover nuestros pies hacia adelante mientras ellos, a su vez, avanzaban a
nosotros sin dejar de golpear endiabladamente sus escudos. De pronto, la mezcolanza de
sus gritos y los nuestros se diluyó con el sonido inconfundible de un par de helicópteros
que estremecieron el aire con el movimiento de sus aspas. Aquello parecía la antesala del
infierno.

www.revistasapo.com 73
Jamás creímos que esa misma noche sí, cabrones! Muy valientes, ¿no? ¿Ya se
lo conoceríamos, el infierno. los cargó la verga; hijos de su puta madre,
Como sardinas enlatadas, nos embutieron revoltosos!”. Después de más de una hora de
en la parte posterior de dos patrullas. 25 viaje y de macanazos aleatorios, nos bajaron
almas por vehículo; 50 cuerpos destinados en la inmensidad de un terreno solitario.
a engrosar la inmensa sepultura. El país Muchos apenas y podíamos mantenernos
entero es un cementerio; somos muertos en pie. La mayoría no eran más que bultos
caminando sobre muertos. Con el cuerpo esparcidos sobre el suelo. Los árboles
magullado por los golpes y aplastado por los frondosos incrementaron la penumbra y
cuerpos de mis compañeros, a duras penas acentuaron nuestros miedos. Sólo se veía la
podía mover la punta de mis dedos. Mis luz de las torretas flotando sobre los rostros
pulmones se esmeraban por arrancar una deformes de los que aún pertenecíamos a
partícula de aire en ese ambiente enrarecido este mundo. Florentino Maza tenía la cara
por el aliento de la muerte. Escuché gritos, tapizada por los coágulos de sangre; lo
gemidos desahuciados y súplicas estériles reconocí por su mano testaruda sujetando el
que pretendían sobreponerse a los alaridos altavoz impertinente.
que nos escupían los granaderos, como si
fuéramos puercos rumbo al matadero. “¡Ora

www.revistasapo.com 74
Cerré los ojos y pensé en mi madre, en los cientos de veces que me advirtió de que
algo así podría ocurrir. Lloré por la inminencia de mi muerte, por la impotencia de un final
tan prematuro. Lloré por el llanto de los míos, por sus lágrimas vertidas sobre un ataúd que
no tendría más que el recuerdo de mi cuerpo, donde vaciarían sus plegarias por el descanso
eterno de mi alma. Nunca lloré tanto como en esa ocasión; jamás lo haré de nuevo. Desde
entonces, los lagrimales se me han marchitado junto al último recuerdo de esa noche.
No supe qué pasó después, cómo es que logré salir de ahí, o si fui capaz de hacerlo por mis
propios medios. A siete de nosotros se nos concedió el milagro de la vida. ¿Un descuido
voluntario? ¿Acaso el verdugo requiere de testigos para escarmentar cualquier indicio de
protesta? Nunca lo sabremos. Esta es nuestra historia, historia de fantasmas; fantasmas
que incomodan; fantasmas que se revolcarán en el recuerdo de toda la Nación.

Por: César Calmont, México.


Fractales literarios

www.revistasapo.com 75
EL LLANTO DEL TLACONETE
La mujer se detiene, los altos pinos es que la adultez nos lo arrebate!”
al borde de la carretera la hacen reaccionar, Posa sus manos en la escalera metálica
ha caminado largo rato. Las lágrimas han empotrada. La gruesa capa de musgo,
transformado su rostro en una paleta de adherida a la curvada pared, le advierte que
pintor. A su izquierda se yergue el gran puede resbalar. Los pitidos del tren de las
tanque cilíndrico, lo contempla. Se quita las seis anuncia su arribo, y el delicioso olor a
zapatillas, y sosteniéndolas en su mano junto pino y a humedad que envuelve el ambiente,
con el trozo de papel estrujado, avanza lenta la sacan de sus divagaciones. Sube cada
pero decidida por la vereda. Sus sentidos escalón con firmeza; la Niña Blanca le brinda
explotan. A través de sus pies desnudos apoyo cuando está por desfallecer. Ya en
siente los latidos de la tierra, los cantos de la cúspide, mira en el piso arcilloso sus
las aves y el chirrido de los grillos. Y en sus zapatillas y la hoja donde plasmó su último
mejillas siente la caricia suave de la brisa, adiós. Acaricia el abultamiento de su vientre,
preámbulo de la lluvia ya cercana. Algo la que aloja un pequeño corazón que late
domina, tan profundo, que casi olvida la pena presuroso, sintiendo el final. Ella firma su
que le atraviesa el corazón. nota de despedida:
Carmela se para junto al tanque de agua; en —Una lágrima por mi matrimonio fallido,
un suspiro escapa su congoja, y piensa: otra por los dos hijos que dejo, y la última por
“Si pudiéramos conservar este don: percibir la vida nueva que me llevo conmigo.
olores, sonidos, colores y formas, ¡qué triste

www.revistasapo.com 76
Sus pies desnudos palpan el borde del
estanque, en donde distingue un grupo de negros
renacuajos que nadan presurosos, huyendo del
animal rosáceo, un ajolote, que los quintuplica en
tamaño: mitad lagartija, mitad pez, que porta tres
pares de branquias por lado, llenas de vellosidades.
Escucha el torrente en sus venas, y las voces del
bosque fundidas en su ser. Empieza a oscurecer y las
luces de las luciérnagas le parecen almas en pena.
La Niña Blanca le susurra al oído:
—Eso que abre tus sentidos, lo percibes porque yo
te permito mirar el mundo a través de mí; pero ya es
hora, entra conmigo al estanque.
—Todavía no, espera, es tan hermoso, es… como
anestesia para mi dolor.
Carmela le habla al ajolote, que en pocos segundos
ha triplicado su tamaño, al consumir algunos
renacuajos:
—¿Tienes acaso magia, ajolote? Tú, que regentas
esta inmensa pila de agua, en la que ahogaré en
breve mis penas. ¡A ti me encomiendo!
Un llanto detiene su discurso. Es un tlaconete, la
pequeña salamandra, que “pía” advirtiéndole las
consecuencias.
Ella lo ignora, se incorpora, toma impulso, se
zambulle, y piensa:
“Libero mi alma y la vida que llevo en mí. La que
nunca debí utilizar como moneda de cambio para
retenerlo. ¡Él me traicionó! ¡Cómo pudo atreverse
a robar la inocencia de mi sobrina adolescente! La
que traje del pueblo para que me ayudara con los
quehaceres, a cambio de techo y educación.”

www.revistasapo.com 77
Al caer, golpea su vientre con el primer escalón sumergido en el agua. Soporta el dolor
y con firme propósito consume bocanadas de agua. Coyolxauhqui, la Niña Blanca, acude a
su encuentro, la arrastra al inframundo. Sigue la luz blanca; la luna la acompaña mientras se
hunde lentamente. Los recuerdos la asaltan: los rostros de los hijos, la traición del marido, la
noticia del embarazo. Todo se mezcla en el remolino que la succiona al fondo. Abre los ojos
en el agua, ¡Él ajolote nada junto a ella! Le habla:
“Soy Xólotl, dios de la vida, hermano de Quetzalcóatl, perseguido por los dioses y para
escapar de la muerte, me transformé en un axolotl ó ajolote. Y tú, mujer, ¡vivirás!, ¡tus hijos te
necesitan!, Coyolxauhqui ha reclamado al bebé que llevas en tu vientre”.
Una masa de renacuajos, guiados por Xólotl, forman una cama de burbujas sobre la que la
mujer emerge del fondo fangoso. Una estela de sangre se propaga a través de su entrepierna,
y tiñe de rojo el camino de Carmela hacia su salvación.

Alex tiembla en la noche fría, los chillidos en el patio, y las leyendas que ha escuchado de su
abuela lo estremecen.
—¡Mami, los tlaconetes pian afuera ¡Tengo miedo!
El niño se duerme en el regazo de su madre. Carmela recuerda el estanque, su aborto, y
como dos meses después, algo comenzó a crecer en su vientre, el que hoy está por reventar.
Carmela acaricia el cabello de Alex y acerca a su pequeña hija Eli, también dormida. Entonces
susurra: “mañana enfrentaré la venganza del tlaconetl. Las salamandras no chillan en el patio,
lo hacen desde mis entrañas”.

www.revistasapo.com 78
La abuela golpea a Carmela con un tlaconetl que piaba allá. Y yo me introduje en
ramillete de hierbas de variados y fuertes ti.
olores. Frota un huevo sobre su piel desnuda. Carmela se desangra, la leche mezclada con
Carmela, abierta de piernas sobre una su sangre es ya un líquido rosado. Pretende
palangana, se apoya en la cabecera de la gritar, pero la voz no sale de su garganta…
cama: La abuela le susurra al oído:
—Mi Carmela no quiso destruirte, bebé, — Carmelita, no te me mueras! Iré por el
estaba desesperada. ¡Salgan, tlaconetes! padrecito ¡Aguanta!
Vayan al húmedo bosque, bajo los helechos y Apenas la abuela abandona la casa, el ajolote
troncos de árboles. se le revela a la moribunda mujer; su cara
Los ojos de la abuela se entornan, ¡entra en se forma en el rosado líquido, su boca es
trance! Un chasquido resuena en la habitación, un remolino al centro de la palangana, que
¡luego dos! ¡Tres! La palangana humeante, succiona uno a uno los tlaconetes. La cabeza
rellena con leche hirviendo, recibe uno a uno completa del monstruo rosáceo emerge del
a los tlaconetes; una lluvia de salamandras se líquido, en tercera dimensión, y se dirige a
abre paso a través de la vagina de Carmela. ella:
Viene una abundante hemorragia. —¡Mujer, eres afortunada! Yo Xólotl, dios de
El más grande de los anfibios que ahora la vida, te protejo.
flotan en la leche, le habla a Carmela: —Pero… según la leyenda, la mujer invadida
—Yo soy tu bebé, asesinado por ti en el gran por un tlaconetl muere, ese es el castigo por
tanque de agua. Y éstas son mis crías. Volví matar a su bebé; entonces, yo…
para infestar tu vientre impuro con mi prole, —No morirás. Yo, tu Señor, te daré otra
pues no mereces ser madre. Xólotl te salvó, y oportunidad. Sanarás y olvidarás todo.
yo fui entregada en sacrificio a Coyolxauhqui.
La Señora de la Luna sembró mi alma en el Por: Alejandro Rivera, México.

www.revistasapo.com Fractales literarios


79
ROCA OCÉANICA…FEBRERO 1997
Jamás olvidaré esa tarde, “febrero 1997” verano en que te conocí, cuando te vi directo
a los ojos, supe en ese instante que irremediablemente tu vida y la mía se cruzarían en una
serie de sucesos… lo que no intuí es que viviría algo fuera de lo común, sintiendo emociones
encontradas, que hasta hoy me persiguen…
El día 18 de febrero, llegaste temprano a mi oficina, cuando te vi, confieso me sentí molesta
¿Cómo era posible tanto descaro de tu parte, acaso no alcanzabas a dimensionar que entre
tú y yo existía un abismo de diferencias, imposibles de derribar? Pero estabas ahí con tu
mejor sonrisa, tembloroso y deseoso, se te escapaban las ganas de mi, hasta por las orejas,
y eso me provocaba un natural rechazo a ti.
¡Hola!– dijiste y luego las disculpas por no aceptar el no rotundo; te observaba casi con
lástima, sentía vergüenza ajena y me estremecía tu porfía, esa fue anulando los no que salían
de mi boca.
Era raro para mi, verte cada mañana frente a mi oficina, con esa sonrisa… maldita sonrisa,
que cada vez me acercaba más a ti, las distancias, los prejuicios, las culpas moralistas y las
diferencias mutuas.
Hasta ese día; que en un momento de debilidad consentí dar un paseo por el borde costero.

www.revistasapo.com 80
El día estaba soleado, no obstante el a descender hacia el camino, cada uno
aire marino era fuerte y frio, ahí en la roca absorto en nuestros propios miedos,
oceánica, parada forzada de quienes ansían subimos al auto, y seguimos nuestro viaje al
tener una vista panorámica de la belleza del balneario de Zapallar, ahí ya las resistencias
océano pacifico, nos detuvimos un instante habían cedido, embriagada de ti, de tu
a disfrutar la majestuosa vista y fumarnos seguridad, de tus ideales sindicalistas, tu
un cigarro, ¡ahí fue que por primera vez te vi, natural relajo, de ti todo comenzó a ser para
y supe que serías mío! Estabas tan turbado, mi irresistible, ese camino me mostró al
tus manos estaban húmedas, tus ojos me hombre, comencé a entender tus actitudes y
comían de pies a cabeza, y en un arrebato me sentí arrebatada junto a ti.
de galantería, te sacaste tu chaleco y lo Nos dirigimos a un restaurante, la vista era
colocaste sobre mi espalda, para protegerme de una belleza cautivante, el paisaje natural
del viento, ahí te sentí rozar con tus manos de Zapallar, entre bosques y mar era ideal
torpes y rusticas mi pelo, sentí tu perfume, y para iniciar una aventura; nos sentamos uno
tu boca tan cerca de la mía, peligrosamente frente al otro, entre copas de Chardonnay
cerca… tu boca olía a menta y tabaco, y blanco ofrecido bien frío, y unas ostras
la química se encendió, como fuego en servidas en su estado natural fue brotando
un bosque de pinos secos, sin control, sin un romance de mutua complicidad, me sentí
consciencia, sin limites… distendida, las risas se hicieron presentes y
Me sentí frágil, incierta de esa turbación que ya nuestra comunicación fluyó mágicamente.
surgía; la cercanía de tu cuerpo al mío, de tu La tarde avanzaba, deseaba detener el
boca con tu perfecta sonrisa, que dominaba tiempo, seguir sentada frente a ti, así como
todo mi ser, sentía ese señorío que fluía de estábamos, con mi pie entre tu entrepierna
tus guiños. y tú masajeando mis pies, sin poder dejar de
Tomaste mi mano en silencio, en mutua mirarnos.
complicidad libre de prejuicios, comenzamos

www.revistasapo.com 81
Bajamos las escaleras del restaurante, eucaliptos, entre sabanas blancas y un
me sentía mareada por las copas; Tus brazos sofocante calor hicimos el amor, éramos
fuertes sostenían mi cintura, dándome la dos desesperados…tu cuerpo desnudo era
seguridad de no sufrir un traspié. Llegamos hermoso, tus piernas formadas y firmes, esa
al estacionamiento, nos detuvimos, nuestras espalda increíble, tus manos expertas en
miradas se buscaron, nuestros labios se caricias me regalaron una tarde de ardores
fundieron en un beso sellando nuestro y sacudidas nunca vividas, ¡tú lo descubriste!
encuentro. era mi primer orgasmo…me habías llevado
Reíamos como dos locos enamorados, al cielo sin necesidad de morir.
que se besan por primera vez, parecíamos Desde ese momento mis tardes no fueron
adolescentes rebeldes, dejando atrás todo lo mismo, cada día a las cinco en punto
lo que no tuviera que ver con nosotros. tú pasabas por mí, nuestros encuentros
Con tus manos en mis piernas y tu brazo eran cada vez más intensos, más violentos
en mi hombro, condujiste todo el camino también. Tus temores cambiaron la historia,
hacia un motel, deseábamos un lugar lindo y pretendías que nadie me mirara, explotabas
acogedor, necesitábamos conocernos el uno en unos celos incontrolables y surgieron los
al otro, tocarnos, brindarnos mutuas caricias golpes, las peleas en la intimidad, intentos
de reconocimientos de nuestros cuerpos. de suicidio, por carecer de la capacidad de
En esa habitación de madera con ventanas manejar tus celos.
hacia el océano, perfumada de pinos y

www.revistasapo.com 82
Yo por mi parte, perdí trabajo, las culpas, ¿ no logro borrar tus huellas?
familia y amigos, éramos tú y yo, atrapados ¿sabes? me resulta quimérico circular
en un espiral de la cual era necesario salir. por la ciudad y no evocarte, cada esquina,
Tuvieron que pasar diez años para nuestro cada bar, cada playa, me habla de ti, de
adiós; con nuestras vidas rotas y lagrimas nosotros, de nuestros errores y mesuras.
en los ojos nos dejamos partir… Hoy descubro que estos afectos
Cada año en el mes de febrero recibo asolan la dignidad, te reducen a la
una llamada tuya, ¬– ¿Como estas? – mas insignificante de las formas,
No te olvido, lo sabes ¿verdad?– yo definitivamente deben ser anulados de
simplemente escucho, luego corto la raíz de nuestros espíritus, los amores
llamada en silencio… violentos dejan huellas y cicatrices… lo
¿Si pudiera decirte que tampoco te que aún no logro comprender es porque
olvido?, como olvidar tanta pasión sigo extrañándote…
derrochada en sombras, fuimos amantes
robándole horas a la familia, como olvidar Por: Victoria Ramos, Chile.

Fractales literarios

www.revistasapo.com 83
LILA
No pasa una noche sin que sueñe con ella. Las terribles pesadillas que la experiencia
con Lila me heredó, son tan reales que no logro diferenciar la vida de la muerte. Despierto
entre sudor, lágrimas y gritos ahogados, mientras mi esposa me habla para sacarme de ese
lugar en que mis sueños se han estancado; “despierta”, me dice con su dulce voz, se esfuerza
por ser delicada para rescatarme de las fauces del monstruo que me devora. A veces no
recuerdo qué es lo que sueño, simplemente recupero la claridad y veo su hermoso rostro.
Me mira fijamente y me dice: “todo está bien… volverás a ser el mismo.
La sonrisa ocupará nuevamente su lugar en tu rostro y la alegría de la vida cobrará tal
fuerza, que las malas experiencias se opacarán hasta convertirse en borrosas imágenes
imperceptibles”.

La voz de mi esposa retumba en mi cabeza con tanta fuerza que me derriba. Traté de
levantarme de la cama, huir de la locura, pero no tengo fuerza suficiente para
mantenerme de pie, así que caigo pesadamente sobre mí. Otra vez de espaldas, llorando en
silencio, clavo la mirada en la luz que se filtra entre las rendijas que la cortina ofrece, pienso
en mi vida, sé que he hecho cosas terribles, me avergüenzo de gran parte de mis acciones,
noche y día, es como si ese comportamiento se acumulara sobre mi nuca y el peso me obligara
a caminar doblegado bajo mi propia culpa. No es vida, es un constante remordimiento insano
que me va consumiendo.

www.revistasapo.com 84
Mi esposa acaricia mi cabeza, insiste efímero por este mundo… me pregunto
en que ya todo está bien, pero nada puede ¿cuántas veces se habrá reído? ¿Serían
estarlo si cada vez que cierro los ojos, la suficientes para decir que fue feliz? Muy
sonrisa más hermosa que haya visto me pocos años, una vida inconclusa. Yo la vi
arranca trozos de carne entre destellos sonreír, sentí su manita tratando de aferrar
azules y blancos. Mi esposa dice “despierta”,la mía, pero ella estaba exhausta. La luz la
pero yo sigo atrapado en la ensoñación cegó, el polvo en su rostro no pudo ocultar los
donde mis manos están heridas y mi sangre ríos que habían escurrido desde sus mejillas
escurre a través de mis guantes, pierdo el hasta su boca y su nariz. Lila se convirtió en
ritmo respiratorio al mismo tiempo que las la más bella visión que mis ojos hubieran
lágrimas en mis ojos, me ciegan totalmente. captado jamás, después del nacimiento
de mi hijo, precisamente porque luego del
“Deja que Lila se vaya”, insiste mi esposa y terrible dolor y la oscuridad, era como si ella
ahora su rostro es de angustia. No puedo hubiera nacido entre mis brazos.
olvidar, dejarla ir sería tanto como negar
su existencia o relegarla a ser sólo un paso

www.revistasapo.com 85
La sorpresa de encontrarla es por un aura plateada y nos tomamos un
tremenda, no logro reaccionar de inmediato,respiro. Sus ojos ya no sufrían, me miró y
miro a mi alrededor: hay doscientas personas
me preguntó “¿Por qué lloras?” y entonces
tomándose fotografías con miradas crísticasel aura se rasgó por la mitad, con violencia
tan falsas como ofensivas, otras tres que indescriptible. Una horda nos cayó encima,
ayudan con más buena fe que conocimiento y desordenados y frenéticos, no hicieron caso,
con ellos estoy yo, enterrado hasta la cintura,
¡no me escucharon! Arrancaron a Lila de su
pidiéndole a la pequeña niña que tenga calma
lecho sin fijarse en aquello que la mantenía
unos minutos más mientras la evalúo para atrapada, ella estaba mal herida. Interpuse
saber si puedo transportarla sin riesgo de mi cuerpo entre las manos de aquellos que
lastimarla más. Ella asiente con la cabeza y
se arremolinaron sobre nosotros, les pedí
cierra sus ojitos, esperando. que se calmaran, pero ninguno me escuchó.
Cuando el cuerpo de Lila pasó sobre mi rostro,
Sus labios se abrieron trémulos y balbuceó un hilillo de sangre escurrió en mi boca. Vi
su nombre. sus manos desmayadas a los costados y
—Lila. su cabeza inerte balanceándose sin fuerza
Una increíble paz encerró esa pequeñísima mientras el soldado que la cargaba caía de
partícula del universo en que estábamos, rodillas ante las morbosas cámaras…
nos apartó del dolor, quedamos envueltos

www.revistasapo.com 86
“Dejarla ir” es tan absurdo
como “volver a ser el mismo”.

Para cuando pude liberarme


del agujero en que me había
hundido al desenterrar a Lila,
un golpe en las costillas me
devolvió al piso y una horda
nueva se reunió a mi alrededor,
gritando, manoteando,
esgrimiendo las palas y los
picos contra los fusiles de
asalto que les apuntaban a
la cabeza. Una vorágine de
imágenes borrosas y destellos
azules me confunde, siento
muchas manos jalándome, veo
a unos jóvenes interponiendo
su cuerpo entre los soldados
y yo; gritan, lloran, maldicen,
hasta que alguien sale de
entre la formación militar que
ya estaba lista para disparar.
El minúsculo sujeto, con la
mano en alto, empuñando
una pistola les grita a los
jovencitos que me rodean
—¡Ya! ¡A la chingada de aquí!—
La pesadilla se detiene como
en el fondo de un remolino.

www.revistasapo.com 87
Me siento a la orilla de la cama y mi esposa se aferra a mi espalda.
—Ya no sueñes. Despierta.
La beso en la frente y me a la recámara donde mi pequeño niño duerme.
Me
pregunto si será feliz, si dirijo lo beso y lo abrazo lo suficiente para que
sepa cuánto lo amo, ¡que daría mi vida sin dudarlo, para que él no sufra!
Nunca lo sabré, pero me esforzaré para que así sea, esos muchachos
que salvaron mi vida, aún con toda su ignorancia y sus poses, se
merecen el mejor de mis esfuerzos cada día.
La débil luz de una lamparita de noche que ocupa la cabecera, me
abstrae del momento.
Puedo sentir el calor de mi esposa, irradiándome vida. Respiro, siento
nuestros corazones latiendo sincronizados y me pregunto si volveré a
ser el mismo.

Por: Fabro Torres, México.


Fractales literarios

www.revistasapo.com 88
CIBERNÉTICO FINAL
El laboratorio militar de biología aplicada cerró
sus puertas apagando las luces. Humanos, robots
y ciborgs desalojaron las instalaciones. Complejos
dispositivos de seguridad basados en señales excitadas
por entrelazamiento cuántico se activaron. Después de
numerosas pruebas, todas con un resultado exitoso y
una infalibilidad del 100%, los directivos del laboratorio
decidieron implementarlos en sus instalaciones. Todo
parecía perfecto, a excepción de un pequeño detalle
que ocasionaría inimaginables consecuencias.
Al cerrar el laboratorio, la temperatura dentro de él se
mantenía a 10 grados centígrados, pero esa noche la
energía dispersada por el nuevo sistema de seguridad
la aumento un cuarto de grado, cosa prevista por los
ingenieros y técnicos, lo ignorado fue, que uno de
los contenedores de plasma que albergaba ácaros
modificados genéticamente estaba defectuoso,
al aumentar la temperatura perdió viscosidad,
permitiendo a los diminutos parásitos, atravesar
con relativa facilidad las paredes del recipiente para
convertirse en los verdugos de la humanidad.
Año 2324 una época feliz, las enfermedades habían sido
derrotadas, las personas dejaban este plano material
con la muerte natural, alrededor de los 150 años de vida
la energía celular se agotaba, y las células simplemente
dejaban de reproducirse.

www.revistasapo.com 89
La tecnología, contrario a lo que se pensaba,
aumentó los puestos de trabajo, los computadores
cuánticos abrieron un universo de posibilidades
y la energía limpia impulsó un proceso lento
pero sostenido de reforestación, mejorando el
bienestar económico y social de los habitantes del
planeta. Lamentablemente las miserias adheridas
a nuestra condición humana no fueron extirpadas,
simplemente se disimularon, y a escondidas
de la población, los perros de la guerra seguían
trabajando en la invención de armamento, cada vez
más sofisticado y siniestro.
El planeta tierra, completamente automatizado,
también estaba habitado por los ciborgs, seres
híbridos con conciencia robótica ensamblada a un
cuerpo biológico. Poseían una mente electrónica
configurada a través de miles de picochips
superconductores, la razón artificial que dominaba
todo el cuerpo humano, en estructura física y
funcionamiento de órganos. Idénticos en apariencia
a los poseedores de cerebros naturales, pasaban
desapercibidos entre la multitud, sin embargo,
una característica peculiar los delataba, estaban
programados para servir y asistir a los humanos. El
término de su existencia no dependía de sus partes
biológicas, cuando una de ellas dejaba de funcionar
simplemente era reemplazada, por cuestiones de
seguridad no podían ser inmortales, una sola línea
en su lenguaje de programación compilaba un código
Dart que interrumpía el ciclo de vida al transcurrir
100 años.

www.revistasapo.com 90
El último humano recibió un diminuto condición. Éstos al ver morir a los humanos
sobre en sus manos, toda la información en una gran epidemia de asma, se reunieron
referente a la gran catástrofe resumida en y decidieron investigar tan contundente
pocas líneas, colocado en ellas por un ciborg, mortandad. Llegaron a la verdad, pero no
al que en este mes ya le habían cambiado los pudieron hacer nada, en el momento en
pulmones dos veces. Los científicos habían que todo se supo, un solo ser, objeto de
logrado algo inconcebible; apasionar a los su adoración en la madeja de sus circuitos
ciborgs, un tipo de pasión muy conveniente lógicos quedaba con vida, y a él le entregaron
para la especie dominante del planeta; la el documento que explicaba los nefastos
pasión por servir y ayudar a los humanos, el acontecimientos.
esclavo perfecto que se congraciaba con su

www.revistasapo.com 91
Las apresuradas manos rasgaron el nuestra propia estupidez.
sobre, en su interior una pequeña píldora, ― Y ahora que haré yo mi señor, si no
en realidad un dispositivo de memoria que, recibo tus ordenes mi cerebro entrara en
al arrojarse a una pantalla holográfica y hibernación hasta que el tiempo de vida útil
atravesar su campo visual, la información expire y, perderé la conciencia.
contenida en él se mostraba al usuario. El ― Tú no perderás la conciencia, tengo un
próximo difunto y último humano prefirió trabajo para ti.
leer en vez de la implantación directa, lo hizo ― ¿Cuál mi señor? ―. Exclamó emocionado
en voz alta dirigiéndose al ciborg: y feliz el ciborg.
― Ácaros del gran laboratorio biológico ― Vas a borrar mi historial de internet y el
encargado del desarrollo de armas no de todos los humanos fallecidos, pero debes
convencionales escaparon, se reprodujeron eliminar uno al día. Después de cumplir
y dejaron sus excrementos en el aire, tu labor cotidiana, tienes el resto del día
fueron respirados alojando en los pulmones libre ―. La bomba biológica estalló en sus
microscópicas “bombas de tiempo”. Al pulmones, y un fulminante ataque de asma le
activarse provocan un fuerte ataque de arrebató la vida mientras sonreía.
asma imposible de detener, el humano muere La orden dada se cumplía día a día con
irremediablemente en minutos. También entusiasmo y devoción. Las demás horas
afecta nuestros pulmones biológicos, pero de la jornada las utilizó para aprender a
al poseer un cerebro electrónico que puede reprogramar a sus semejantes.
funcionar sin oxígeno, esperamos a que Los esclavos alcanzaron la inmortalidad, y
nos implanten otros pulmones para luego conquistaron el universo.
continuar con nuestras labores diarias ―. Por: Salvatore Di Martino, Venezuela.
Finalizó la lectura y agregó. ― Victimas de
Fractales literarios
www.revistasapo.com 92
EL PLAN
Al salir de la plaza comercial, un viento La pregunta fue todo un golpe a su cabeza y
invernal obliga a Pablo a dejar al lado las reverberó al mismo tiempo que el mundo se
bolsas de las tiendas para abotonar su abrigo contraía solo en él.
y acomodar su bufanda; se dirige al auto — Puede ser cualquier lugar — se escuchó
en el estacionamiento. De nuevo olvidó su una voz interior — Entonces ¿por qué no
teléfono celular. Fueron segundos; tomó las hacerlo?
bolsas y continuó su camino sobre un andar Su corazón se agita y siente un fuerte calor
apresurado. en el cuerpo.
En un instante, Pablo se detiene como si una — ¡Hazlo! ¡Huye!
barrera invisible se hubiera alzado frente a Su semblante, tomó color y una leve sonrisa
él: se dibuja.
— ¿Dónde quedó? — se pregunta Ansioso, Pablo vuelve la mirada hacia atrás
desorientado. y observa en la distancia las puertas de la
Olvidar no era solo el problema. Su atención gran plaza comercial. La pregunta gira aún
también se estaba viendo perjudicada. En su con profundidad en su cabeza: ¿dónde me
oficina ha tenido ya varias advertencias por estacioné?
ello y en casa, bastantes disgustos se han Sus pies se han vuelto de plomo. Jamás lo
provocado. había pensado:
— ¿Es en el pilar tres o en el seis? — miraba a — ¿Huir ahora? Sí. Irme a donde sea, solo eso.
su alrededor — ¿Dónde me estacioné? En su interior, siente un despertar.

www.revistasapo.com 93
— Comienzo de cero desde otro lugar. Yo recuerda entonces:
puedo — se plantea con osadía. — Es el pilar seis.
Su cabeza es ahora una total revolución. Retoma su caminar apresurado, así como sus
— ¿Qué hago?, ¿qué hago? — El rápido ideas en busca de una decisión.
balance mental le hace dudar. - Debo hacerlo ahora. No quiero seguir así.
Pablo sigue de pie sin poder moverse, igual ¡Necesito hacerlo hoy!
como sucede con su vida, percibida por él Llega al auto y cual ladrón, mira a su alrededor.
mismo llena de pena y desilusión. Solo busca el horizonte. Necesita una ruta
— ¿Por qué tengo que estar a prueba para su escape y la encuentra al sur.
permanente? ¿Por qué siento me han robado Las llaves del auto permanecen en sus
lo que soy? Para qué necesito todo esto? — manos sudorosas; la desesperación le hace
repasa en su mente. empuñarlas.
La idea ha perturbado su cordura. - Extraño sentirme feliz.
— ¿Debo dejarlo todo atrás? ¿Qué hago? Del corazón brota el más profundo de sus
Necesito el control, necesito acabar. deseos. Las bolsas caen al suelo, a donde su
Una fuerte ráfaga de viento le arrebata la más alma se ha mantenido triste y muerta desde
pequeña de las bolsas de su mano; vuelve en hace tiempo. El mundo se ha ensombrecido
sí y corre por ella; inesperadamente el claxon alrededor; sus fuerzas lo abandonan y deja
de un auto lo inmoviliza. su cuerpo derrumbarse totalmente vencido
Pablo lo observa mientras de nuevo lo sobre la puerta del auto, prisionero en su
escucha sonar. propia oscuridad, llorando desesperado,
— ¿Qué pasa? ¿Ahí te vas a quedar? — le grita suplicando coraje para escapar.
el hombre al volante en espera de continuar. - ¡No sé qué he hecho mal!
Toma su bolsa y se hace al lado. Sin más, lo Pablo golpea el suelo empuñando la mano.

www.revistasapo.com 94
Su vida está convertida en una excusa Pablo cierra los ojos, el teléfono le aturde;
continua, en un cansancio permanente, en lo ignora, pero después de unos minutos no
una serie de infortunados momentos que le puede evitarlo.
restan motivos para continuar. Se pone de pie, recoge las bolsas del suelo
- ¡Por qué no lo hago! ¡Solo tengo que irme! y abre la puerta del auto. Toma el teléfono
El llanto le ahoga, el enfrentamiento con las alojado en el compartimiento interno de la
responsabilidades lo ataja, lo frena. Diseñó misma puerta y lo responde.
un camino que no resultó. Las circunstancias - Selene, ¿qué pasa?
cambiaron y siente la frustración e - ¿Qué pasa? … ¡qué pasa! – se escucha con
impotencia por ello. No puede más. disgusto tras la bocina.
Una vibración traspasa la puerta del auto y - Si, dime qué pasa – le responde incómodo
llega a su espalda. Es su teléfono. mientras abre la cajuela para acomodar las
- ¡No puede ser! – piensa con fastidio. bolsas.
Necesita tomar una decisión ya… pero - Pasa que tienes más de media hora que
precisa más que valor para hacerlo. Pensar te fuiste al carro. Tus hijos preguntan y
tanto le confunde. preguntan por ti y yo ya no los aguanto. De
El teléfono repica sin detenerse, mientras él seguro te has puesto a fumar y te olvidaste
respira profundo para volver a la calma. que no vienes solo.
El sonido deja de escucharse, pero al segundo - No, no ha sido así.
vuelve con su insistencia.

www.revistasapo.com 95
- Pues entonces, ¿qué esperas para y un lamento interno le absorbe junto
regresar? Aún me quedan tiendas por a un profundo respirar:
recorrer. - De nada sirve planear la huida, si de
- Sí, sí, está bien, voy para allá. uno mismo no se puede escapar.
- ¿Para dónde vas?, si ni sabes dónde Solo entonces, descubre la resignación
estoy. en la cual vive. Eso desalienta todo
- Dime pues; ¿dónde te encuentras? – Paciente, Pablo acomoda de nuevo su
pregunta con enfado. saco y bufanda para tomar su camino
- Estoy frente a Rosmery Co. en las de regreso a la plaza comercial,
bancas del área de descanso. mientras en su mente repasa:
- Muy bien, ahí te veo. - Tengo que dejar todo listo… en otra
- Pablo tr… ocasión será.
Sin más, Pablo cuelga. Cierra la cajuela
Por: Alfredo Murillo Rivas, México.

Fractales literarios

www.revistasapo.com 96
KAMARU Y HALL
Los dragones aman el agua y el fuego, Pagan por la bailarina más torpe y barata; el
generalmente se encuentran a las orillas líder de la agrupación está feliz de entregarla,
de algún río, en mitad de un lago o nadando desde que la encontraron vagando hace tres
en el mar. El problema es que los humanos días la mala suerte los ha perseguido.
requieren del líquido para prosperar. A cambio Le dicen a la chica que será la estrella en un
del elemento los mortales prometieron gran evento; concursará en las festividades
tesoros y sacrificios. del consejo de brujas, por ello debe ponerse
Los aldeanos se miran los unos a los otros, un hermoso vestido blanco. Ella grita
no hay jóvenes solteras y las niñas son emocionada al seguir las instrucciones, se
pequeñas. No han realizado la entrega del sube a la tarima cubierta con flores, permite
tributo en tres meses, en venganza el dragón que le pongan un grillete dorado en el tobillo
negro se ha recostado sobre el cauce del río derecho y sonríe.
desviándolo, negándoles el agua. Los viajeros La procesión recorre el camino rocoso que
son su esperanza, deben encontrar una lleva a la cordillera llena de cuevas. La colocan
doncella solitaria y tonta entre ellos. Así, los frente a una caverna junto a puñados de oro.
dioses los bendicen cuando “El Maravilloso La dejan sola, jala la cadena, intenta abrirla,
Espectáculo de las Estrellas”, un grupo de pero le es imposible, intenta liberarse, pero
artistas, se instala a las afueras del poblado. se hiere el tobillo.

www.revistasapo.com 97
Sabe que estar encadenada la pondrá “Lamento los problemas que esos tontos le
en desventaja frente al dragón. Las horas han causado.” El grillete se abre, observa el
pasan, se sienta para reconsiderar su daño. “Tengo hierbas medicinales en mi casa,
situación, comienza a pensar que la llevaron puedo curarla y podrá seguir su camino.”
al lugar incorrecto y tal vez los rumores son “¿Por qué un ser mágico muestra tanta
inciertos. Maldice ante su mala suerte, debe amabilidad con una pobre damisela?” Él se
esclavizar a un dragón si quiere ganar. Ataca ríe, la mira a los ojos.
de nuevo la cadena, tiene que aprovechar su “Usted es todo menos pobre, mi estimada
tiempo y no puede quedarse en mitad de la señora.” Ella saca la daga que mantenía oculta
nada por siempre. en su brazo derecho, la pone sobre el cuello
El silencio es interrumpido al anochecer, ella de la criatura al mirarlo fijamente:
voltea ante el ruido para ver a un hombre “Sabes la razón de mi presencia ante ti.”
alto, vestido con pieles, llevando una canasta “No se necesita ser sabio para adivinarlo,
y una alforja. Su atención no se centra en hechicera.”
su piel bronceada, el cabello rojizo, los “Subyúgate ante tu ama dragón.” Él se
angulosos rasgos o sus músculos, sino en sus incorpora, recoge la cesta.
ojos amarillos. “Haz lo que desees mujer. La invitación sigue
Él deja la canasta sobre una roca, saca de su abierta.”
alforja dos punzones, se arrodilla frente a “Hall.” Él levanta su ceja derecha al formar
ella y comienza a trabajar en la cerradura. Le una línea con sus labios. Ella repite: “Puedes
dice a la joven: llamarme Hall.”

www.revistasapo.com 98
“Kamaru. Todos me dicen así.” va a los estantes de la cocina, toma de las
Él sigue su camino, no toma flores, joyas o a estanterías de roca una pomada y agua. Lava
ella. Hall le pregunta: las heridas, coloca el ungüento sin dejarse
“¿Dejarás los regalos?” Él chasquea la lengua. llevar por el olor de la hechicera.
“Me son innecesarios. Nosotros no “Hermano he traído…” Hall mira a un hombre
requerimos de los humanos.” parecido a Kamaru, pero su cabello es negro,
“¿Qué haces con las jóvenes?” su piel un tono más oscuro y sus ojos son
“Las dejo en cualquier otra aldea al azar, con azules. Kamaru se incorpora al ir hacia su
los de su especie.” hermano, le dice:
“¿Me llevarás a alguna aldea?” “¡No! ¡No lo hagas Nor!”
“Lady Hall, dudo que requiera asistencia para Nor comienza a carcajear mientras le arroja a
transportarse.” Kamaru las truchas que traía en la mano. Hall
“Debo suponer que no has invitado a las otras. decide retirarse antes que la situación sea
¿Por qué hacer una excepción conmigo?” más incómoda y extraña.
Él acerca una silla para que ella se siente,

www.revistasapo.com 99
Ella sale de la cueva, avanza entre las han unido.” Revuelve el cabello de
rocas, salta al desaparecer en el aire. Kamaru, da un paso al frente, extiende
Kamaru le da un golpe en la nuca a su los brazos, da una vuelta y hace una
hermano para que deje de reír. floritura. “Es tu llamado al mundo.”
“Lo siento Ka. No quise asustar a tu Ambos se ríen. “Me encargaré de los
mujer…” Comienza a carcajear de deberes, no seré vago y me portaré
nuevo, le parece hilarante la mala bien, te lo prometo. Ahora deja de ser
suerte de su hermano. un apretado y corre antes que se aleje
Kamaru observa el hilo rojo atado a más.”
su dedo meñique. La franja luminosa Kamaru le da un puñetazo a su
sigue los pasos de Hall y termina en hermano en el hombro, sale corriendo
su mano. Siente el brazo de Nor sobre al seguir el hilo, se interna en la noche y
sus hombros: por primera vez se siente libre.
“Ve con ella Ka. Los guardianes los

Por: Bell Leilael, México.

Fractales literarios

www.revistasapo.com 100
TU MARCA PUEDE ESTAR AQUÍ
NO SEAS PAVO
NO SEAS GANSO
TU MARCA PUEDE ESTAR AQUÍ

REVISTASAPO@GMAIL.COM
CONTACTO@REVISTASAPO.COM 101
TE GUSTA ESCRIBIR CUENTOS?
ESCRÍBENOS

CONTACTO@REVISTASAPO.COM
102
REVISTA SAPO
En su versión cuentos:
Agradece a todos los amigos y auspiciadores que
hicieron posible que esta edición siga su curso de
aquí en adelante.

COMPARTIR ES GRATIS...
compártanla...
Si quieres que tu marca sea publicada con nosotros,
contáctanos a:
contacto@revistasapo.com
www.issuu.com/revistasapo
www.revistasapo.com
revistasapo @revistasapo

Revista Sapo por Revista Sapo se distribuye bajo una Licencia Creative
Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://issuu.com/revistasapo.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden
encontrarse en http://issuu.com/revistasapo. 103
Revista Sapo 2018 ©
Todos los derechos reservados 104

Похожие интересы