Вы находитесь на странице: 1из 5

Unidad 14.

Ministerio Público
 14.1 Concepto
 14.1.1 Naturaleza jurídica
 14.1.2 Fundamento constitucional
 14.1.3 Clasificación
 14.1.4 Funciones específicas
 14.1.5 Atribuciones del Ministerio Público en los procesos
 14.1.5.1 Penales
 14.1.5.2 Civiles
 14.1.5.3 Familiares
 14.1.5.4 Juicio de amparo
El Ministerio Jurídico es, grosso modo, una institución con carácter de vigilante que verifica la validez
del proceso jurídico. Héctor Fix-Zamudio lo describe como “el organismo del Estado que realiza
funciones judiciales ya sea como parte o como sujeto auxiliar en las diversas ramas procesales,
especialmente, en la penal, y que contemporáneamente efectúa actividades administrativas, como
consejero jurídico de las autoridades gubernamentales, realiza la defensa de los intereses
patrimoniales del Estado o tiene encomendada la defensa de la legalidad.” Es decir, se encarga tanto
de tomar parte en el proceso o litigio, como de administrar los recursos que se destinan a éste, todo
con el fin de optimizar y aumentar la eficacia general del Sistema Jurídico en el que participa.
Los antecedentes históricos del Ministerio Público se remontan hasta la Antigua Grecia, con los
magistrados generales de las ciudades conocidos como arcontes. Pero, debido a la extensión de esta
figura, así como la de sus sucesores romanos, sólo se mencionará al antecedente directo del
Ministerio Público en su encarnación mexicana, que se originó en la Francia de 1500. En esta época
existían dos figuras análogas al Ministerio Público: el procureur du roi o “procurador del rey” y la
magistrature debout o “jueces de pie”. El procurador principalmente se dedicaba a la correcta
administración de los recursos reales a beneficio del príncipe, mientras que los jueces se dedicaban
a supervisar los asuntos en donde se viesen afectados los derechos del príncipe o de los servidores
reales. Con el tiempo, su función evolucionó de proteger los intereses del trono a proteger los
intereses del Estado, no sólo administrando sus recursos y defendiendo sus derechos sino también
ejercitando la acción en contra de sujetos que perturbaban el interés social.
En México, desde la Constitución de Apatzingán de 1814 se establecía la existencia de dos fiscales
nombrados por el Congreso, uno para el derecho civil y otro para el penal. Sin embargo, es hasta la
Constitución de 1857 cuando específicamente se menciona a un “procurador general”, aunque la
implementación de los Ministerios Públicos fue fuertemente debatida, oponiéndoseles a los
“Acusadores Públicos”, que disponían de menos facultades. Y finalmente, en 1908 es cuando se
promulga la primera Ley Orgánica del Ministerio Público Federal, que determinaba la composición
de este, y lo definía como “una institución encargada de auxiliar a la administración de justicia en el
orden federal- de procurar la persecución, investigación y represión de los delitos de la competencia
de los tribunales federales, y de defender los intereses de la Federación ante la Suprema Corte de
Justicia, tribunales de circuito y juzgados de circuito (…)”.
En la Constitución de 1917 se reconoce al Ministerio Público en sus artículos 21 y 102, con una gran
diferencia: la única acción oficiosa de este es la penal. Anteriormente, los jueces seguían de oficio a
todo proceso, conforme al modelo jurisdiccional francés, lo que frecuentemente facilitaba abusos y
prácticas autoritarias por parte de estos, como fue tan conocido durante el Porfiriato. Al limitar la
oficiosidad a la rama penal, se esperaba que tanto se filtraran los procesos civiles como que se
aumentara la libertad individual, complementando al artículo 16 de la misma Constitución. De igual
manera, es entonces cuando se crea la figura moderna de la “Policía Judicial”, y se subsume su
dirección al Ministerio Público, con el mismo fin de investigar más no imponer o decidir el proceso.
Respecto de sus atribuciones, Fix-Zamudio dice que incluso hoy en día estas no se encuentran del
todo definidas, pues “se le han conferido una gran variedad de atribuciones tanto en la esfera
nacional como en la local, que se traduce en la defensa de los intereses patrimoniales del Estado, en
la asesoría jurídica de las entidades gubernamentales, en la defensa de los intereses de los menores
e incapacitados, en la representación de ciertos intereses jurídicos.” Por ejemplo, a pesar de que su
función oficiosa se limita a la acción penal, Guillermo Colín Sánchez dice que en la práctica la
actuación del Ministerio Público se “extiende a otras esferas de la administración pública, siendo
notable su intervención en materia civil en cuestiones de tutela social; representando a los incapaces
o ausentes, y en algunas otras situaciones en las que son afectados los intereses del Estado, tanto
en materia federal como local de algunas entidades federativas.” Así las divide en las siguientes
partes de su actuación:
a) El derecho penal
El Ministerio Público dispone del llamado “Monopolio de la acción penal” al ser iniciador de la acción
de manera oficiosa, como se ha mencionado anteriormente. Fix-Zamudio dice que “la situación de
mayor trascendencia se presenta respecto de las conclusiones no acusatorias o el desistimiento de
la acción penal, ya que una vez formuladas directamente o confirmadas, por el procurador
respectivo, obligan al juez de la causa a dictar sobreseimiento, el cual equivale a una sentencia
absolutoria de carácter definitivo, con los mismos efectos de la cosa juzgada una vez que queda
firme el auto respectivo; por lo que implica la libertad absoluta del acusado, el que no puede ser
juzgado nuevamente por los mismos hechos de acuerdo con el principio non bis in idem establecido
por el artículo 23 constitucional.”
b) el derecho civil
Respecto de esta rama, Fix-Zamudio aclara que “por lo que se refiere al enjuiciamiento civil
(comprendiendo al mercantil), el Ministerio Público puede intervenir como parte principal cuando lo
hace en defensa de los intereses patrimoniales del Estado, ya sea como actor o como demandado, e
inclusive el artículo 102 constitucional establece la intervención personal del procurador general de
la República, en las controversias que se suscitaren entre dos o más Estados de la Unión, entre un
Estado y la Federación o entre los poderes dc un mismo Estado, es decir, en los supuestos previstos
por el diverso artículo 105 constitucional, y que se conocen por la doctrina como "controversias
constitucionales” pero que se han planteado excepcionalmente en la práctica (…)”, además de que
“en otro sentido, el Ministerio Público interviene en los procesos civiles en representación de
ausentes, menores o incapacitados, también tratándose de quiebras y suspensión dc pagos, así como
en los asuntos de familia y del estado civil de las personas, y lo hace ya sea como parte accesoria o
subsidiaria o como simple asesor de los tribunales, formulando una opinión cuando existe interés
público o social en el asunto.”
c) el juicio constitucional [o Juicio de Amparo]
Fix-Zamudio dice que “por Io que se refiere al juicio de amparo. la situación del Ministerio Público
federal es peculiar ya que prescindiendo de la forma en que regularon su intervención las leyes de
amparo la Ley Vigente de 1935, le otorga expresamente la calidad de parte en su artículo 50.,
fracción IV, pero su intervención se ha reducido a formular un dictamen, calificado de "pedimento",
cuya importancia se redujo aún más en la reforma de 1951, en cuanto se le facultó para abstenerse
de intervenir en el caso de que, a su juicio, no exista interés público.”
Así, continúa, “tanto la doctrina como la jurisprudencia Io han calificado como "parte reguladora" o
“parte equilibradora", que no se toma realmente en serio por el juzgador, pues sus dictámenes, salvo
excepciones, son de tal manera superficiales debido al número muy elevado de asuntos en los que
debe intervenir, que se consideran como un mero trámite, que no influye en la decisión del tribunal
respectivo.”
Aunque existe una instancia donde el Ministerio Público desempeña un papel activo, como dice,
“cuando el artículo 180 de la ley de la materia le otorga el carácter de "tercero perjudicado" en el
amparo de una sola instancia, que solicita el acusado contra la sentencia condenatoria pronunciada
por el juez penal ordinario, y en ese supuesto, se entiende que se trata del agente del Ministerio
Público (federal o local), que ha llevado la acusación en el proceso en el cual se dictó el fallo que se
reclama”, Fix-Zamudio concluye “la intervención puramente formal del Ministerio Público federal,
no le permite su participación real como parte en sentido estricto, y por ello será muy difícil que haga
valer los medios de impugnación respectivos (…)”
d) como consejero, auxiliar y representante legal del Ejecutivo.
Niceto Alcalá Zamora y Castillo divide a las funciones del Ministerio Público en tres agrupaciones:
“en primer lugar, como accionante o requiriente; en segundo término, como autoridad
dictaminadora o consultiva, y finalmente, como un cuerpo que desempeña funciones de índole
orgánica o administrativa (…)”. A pesar de esto, y salvo sus funciones ya mencionadas respecto de
la economía y eficiencia del proceso y el ejercicio de la acción penal, Fix-Zamudio aclara que “es
preciso destacar que se le ha privado [al Ministerio Público] de una de las funciones que le dieron su
nombre tradicional de “fiscal" o de "promotor fiscal", es decir el de la defensa tanto judicial como
extrajudicial, de los intereses tributarios del Estado, si se toma en cuenta que a partir del decreto de
30 de diciembre de 1948, que estableció la Procuraduría Fiscal dc la Federación, como dependencia
de la Secretaría de Hacienda —cuya ley orgánica se expidió el 30 de diciembre de 1949— se otorgó
a esta institución, en esencia, la defensa jurídica de los citados intereses tributarios de la Federación,
si bien no en forma directa tratándose de infracciones penales contra tales intereses, pues entonces
debe limitarse a efectuar la denuncia respectiva al Ministerio Público federal respectivo.”
Ahora bien, respecto de su clasificación positiva (que, en retrospectiva, creo que es lo más relevante
para el temario) el artículo 102 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos dice: “El
Ministerio Público de la Federación se organizará en una Fiscalía General de la República como
órgano público autónomo, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio. (…) Corresponde al
Ministerio Público de la Federación la persecución, ante los tribunales, de todos los delitos del
orden federal; y, por lo mismo, solicitará las medidas cautelares contra los imputados; buscará y
presentará las pruebas que acrediten la participación de éstos en hechos que las leyes señalen como
delito; procurará que los juicios federales en materia penal se sigan con toda regularidad para que
la impartición de justicia sea pronta y expedita; pedirá la aplicación de las penas, e intervendrá en
todos los asuntos que la ley determine (…)”, así como “La ley establecerá las bases para la
formación y actualización de los servidores públicos de la Fiscalía, así como para el desarrollo de la
carrera profesional de los mismos, la cual se regirá por los principios de legalidad, objetividad,
eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos. El Fiscal General
presentará anualmente a los Poderes Legislativo y Ejecutivo de la Unión un informe de actividades.
Comparecerá ante cualquiera de las Cámaras cuando se le cite a rendir cuentas o a informar sobre
su gestión. El Fiscal General de la República y sus agentes, serán responsables de toda falta, omisión
o violación a la ley en que incurran con motivo de sus funciones.”
De igual manera, respecto del Juicio de Amparo el artículo 5° de la Ley de Amparo dice: “Son partes
en el juicio de amparo: (…) III. El tercero interesado, pudiendo tener tal carácter: (…) d) El indiciado
o procesado cuando el acto reclamado sea el no ejercicio o el desistimiento de la acción penal por el
Ministerio Público; e) El Ministerio Público que haya intervenido en el procedimiento penal del cual
derive el acto reclamado, siempre y cuando no tenga el carácter de autoridad responsable.
IV. El Ministerio Público Federal en todos los juicios, donde podrá interponer los recursos que
señala esta Ley, y los existentes en amparos penales cuando se reclamen resoluciones de
tribunales locales, independientemente de las obligaciones que la misma ley le precisa para
procurar la pronta y expedita administración de justicia. Sin embargo, en amparos indirectos en
materias civil y mercantil, y con exclusión de la materia familiar, donde sólo se afecten intereses
particulares, el Ministerio Público Federal podrá interponer los recursos que esta Ley señala, sólo
cuando los quejosos hubieren impugnado la constitucionalidad de normas generales y este aspecto
se aborde en la sentencia.”
Véanse los esquemas siguientes:

Actuación del Ministerio Público


Derecho Derecho Juicio
Auxiliar del Ejecutivo
Penal Civil Amparo

"El Ministerio Público


puede intervenir como
"Su intervención se ha
parte principal cuando
reducido a formular un
"Se presenta respecto lo hace en defensa de
dictamen, calificado de
de las conclusiones no los intereses
"pedimento" (...) la
acusatorias o el patrimoniales del Estado
intervención puramente
desistimiento de la (...) interviene en los
acción penal, una vez procesos civiles en
formal del Ministerio Accionante o
Público federal, no le Autoridad Cuerpo
formuladas obligan al representación de
permite su participación requiriente
juez de la causa a dictar ausentes, menores o Dictaminadora Administrativo
sobreseimiento, el cual incapacitados, (...) ya
real como parte en (Oficio)
sentido estricto, y por
equivale a una sentencia sea como parte
ello será muy difícil que
absolutoria de carácter accesoria o subsidiaria o
haga valer los medios de
definitivo" como simple asesor de
impugnación
los tribunales, (...)
respectivos"
cuando existe interés
público o social"
Honradez y
Legalidad y Eficiencia y Respeto a los
Objetividad Profesionalismo Derechos
Humanos

Persecución de delitos
federales

Solicitar medidas cautelares


contra imputados

Buscar y presentar pruebas

Fiscalía General de la República


Procurar la regularidad de los
juicios

Pedir aplicación de las penas


Ministerio Público de la
Federación
Intervenir en los asuntos que la
ley determine

Tercero Interesado (El Ministerio


Público que haya intervenido en el
procedimiento penal del cual
derive el acto reclamado)
Partes en el Juicio de Amparo

El Ministerio Público Federal