Вы находитесь на странице: 1из 4

TACTO

DEFINICIÓN:

El sentido del tacto es aquel que permite a los organismos percibir cualidades de los
objetos y medios. En la piel se encuentran diferentes clases de receptores nerviosos que
se encargan de transformar los diferentes tipos de estímulos del exterior
en información susceptible para ser interpretada por el cerebro.

FUNCIÓN:

Es el encargado de la percepción de los estímulos que incluyen contacto, presión,


temperatura, dolor, entre otros. Su órgano sensorial es la piel.

PARTES DEL TACTO:

 EPIDERMIS:

Es la capa externa formada por células muertas. Las células de Merkel que están
asociadas a las fibras nerviosas, transmiten las sensaciones del tacto por medio
de las palmas.

 DERMIS:

Constituye la segunda capa y se le conoce como piel verdadera. Está unifica con
la epidermis e hipodermis. Provee nutrientes y minerales a las células cutáneas,
elimina desechos con ayuda de las glándulas y regula la circulación sanguínea.

 HIPODERMIS:

Es la capa más interna de la piel constituida por adipocitos, que está enlazada con
la dermis. Sirve de almacenamiento de grasas y energías necesarias para el
cuerpo, regula la temperatura, y protege todas las estructuras internas del cuerpo
humano.

 GLANDULAS SUDORÍPARAS:
Son tubos que secretan el sudor, fluidos y desechos que el cuerpo no necesite.
Existen dos tipos: apocrinas y ecrinas.

 NERVIOS SENSITIVOS:

Son una agrupación de fibras que envían los impulsos percibidos al sistema
nervioso central. Estos impulsos son esparcidos a diferentes áreas del cuerpo por
ondas eléctricas.

 GLANDULA SEBÁCEAS:

Secretan grasas que acondicionan el pelo y la piel.

 TEJIDO GRASO:

Constituido por las células grasas o adipocitos. Sirve de reserva de energía para
células, y de amortiguadores para los impactos internos.

 FOLICULO PILOSO:

Es un saco compuesto de fibras nerviosas sensoriales que recubren el bulbo que


constituye cada hebra de cabello. Sirve como receptor sensible del tacto, en
especial cuando está vinculado a un roce, extracción o movimiento del pelo.
RECEPTORES SOMATICOS:

CARACTERISTICAS INDIVIDUALES:

 CORPÚSCULOS DE MEISSNER:
Se encuentran entre las papilas dérmicas, se localizan en la piel glabra y reciben
estimulación de tacto y presión dinámica.
 CORPÚSCULOS DE PACINI:
Se localiza en el tejido subcutáneo, las membranas interóseas y las vísceras reciben
estimulación de presión profunda y vibración dinámica.
 CORPÚSCULOS DE RUFFINI:
Están orientados a lo largo de las líneas de tensión de la piel y reciben estimulación
del estiramiento de la piel.
 DISCOS DE MERKEL:
Están asociados a células liberados de péptidos que están ubicados en toda la piel
y folículos que reciben información del tacto y la presión estática.

SENSIBILIDAD TÁCTIL:
La sensibilidad táctil, se divide en dos tipos, los cuales, para llegar al encéfalo,
siguen vías sensitivas diferentes:

 Sensibilidad protopática: Es la sensibilidad más primitiva y difusa, poco o


nada diferenciada, que responde a todos los excitantes cutáneos dolorosos, al
calor y al frío extremos y al tacto grosero; el sujeto no puede localizar con
exactitud el lugar en el que obra el estímulo, ni discriminarlo. Esta sensibilidad
es la primera que reaparece cuando un nervio sufre una lesión.

 Sensibilidad epicrítica: Es la que asegura una discriminación más fina,


localizada y exacta, permite apreciar el estímulo de poca intensidad,
normalmente ejerce influencia inhibitoria sobre el sistema protopático, siendo
esta más reciente.

ENFERMEDADES DEL TACTO:

 Hiperestesia: Se define como una sensación exagerada de los


estímulos táctiles, como la sensación de cosquilleo o embotamiento
 Hiperafia: Aumento de la capacidad para percibir estímulos táctiles.

 Anafia: Falta de capacidad para percibir los estímulos táctiles.

 Alodinia: Es la percepción anormal del dolor, nacido de un estímulo


mecánico o térmico que de manera normal es indoloro.

 Hiperalgesia: Aumento de la sensibilidad al dolor. Estímulos


normalmente dolorosos son aún más dolorosos.

 Hipoafia: Disminución de la capacidad para percibir estímulos táctiles.