Вы находитесь на странице: 1из 1

Guatemala es un país que actualmente enfrenta problemas fiscales críticos, los

ingresos tributarios como proporción al Producto Interno Bruto a disminuido en las


ultimas dos gestiones gubernamentales a consecuencia de la crisis económica mundial.
Ningún país del mundo ha resuelto sus problemas de pobreza, desempleo y bajo
crecimiento, aumentando impuestos, o aumentando la recaudación fiscal en relación
con su Producto Interno Bruto, sino incrementando la inversión y la presencia de
grandes empresas, las cuales huyen de los países con más impuestos y presiones
fiscales.

Los planes presentados por los ministros de finanzas en Guatemala, podrán ayudar a
aumentar la recaudación, pero no ayudará al desarrollo económico, lo cual es vital para
lograr crear una política fiscal que provea suficientes recursos al estado, incentivos de
crecimiento económico y promover la creación de empleo formal lo cual hoy en día no
es fácil. Para ello es importante contar con una política fiscal integral

Los desequilibrios fiscales que llevan a los gobiernos a endeudamientos sin


posibilidades adecuadas son resultado de un irresponsable e improductivo gasto
público, que en nada apoya un mayor crecimiento económico. cubrir o aumentar el
gasto público, no es el principal problema que afecta al desarrollo, sino la desviación,
derroche y robo de los impuestos por los gobernantes.

Si en realidad el actual gobierno de transición quiere ayudar al desarrollo de Guatemala,


debe presentar planes para reducir el gasto público, aumentar su productividad,
detectar sus desvíos, transparentar su destino y recuperar los recursos robados en el
pasado, hacer una reestructuración de prioridades en el propio gobierno.

La solución a los problemas de déficit fiscal, deuda pública y de pobreza no está


aplicando mayores impuestos y controles fiscales a las empresas, sino en limitar los
gastos de los gobernantes y establecer una mayor vigilancia en el uso de los recursos
fiscales, que es el principal problema que afecta al desarrollo. Es la desviación, el
derroche y robo de los impuestos por los gobernantes lo que no nos permite romper el
círculo vicioso de malas instituciones de justicia que da como resultado malos políticos
y malas políticas públicas. Gran parte del problema de inversión del país es que los
costos en seguridad son muy altos, ya que entre el 17 y 20% de los costos reportados
a la Superintendencia de Administración Tributaria derivan de gastos de seguridad; el
crecimiento económico en Guatemala no debe depender de una coyuntura externa
favorable.

Con base a lo anteriormente descrito podemos concluir destacando no es


proporcionando más dinero a los gobernantes que se solucionan los problemas de
delincuencia, pobreza, violencia, desnutrición, mala educación, entre otros. La solución
está invirtiendo los ingresos fiscales, primero en más y mejores controles y luego en
proyectos priorizados, para crecer Guatemala necesita seguridad jurídica y ciudadana,
inversión, infraestructura, educación, salud.