Вы находитесь на странице: 1из 19

P á g i n a

| 1

Revista Mosaico de Terapia Familiar
España 2016

MÁS ALLÁ DE LA DICOTOMÍA CARTESIANA


Neurociencia, Emoción, Cognición e Interacción

Por Dr. Marcelo R. Ceberio


Universidad de Flores. Escuela Sistémica Argentina

Resumen
La creencia del hombre de que es libre y si cree que no lo es, lucha por serlo,
epistemológicamente es una ilusión. Siempre somos presos de sistemas: modelos
mentales, contextos familiares o sociales, el mundo emocional y por último la biología
son cuatro componentes que se interceptan y sinergizan. Sin embargo afirmamos que
somos librepensadores, o sostenemos que nos movemos en libertad en nuestro
sistema social, cuando en realidad estamos pautados no solamente por las explícitas
normas de convivencia sino por las reglas tácitas inherentes a los sistemas
naturalmente.
Esta limitación que se nos impone por estos sistemas, lleva a que casi siempre
nuestra mente opere disociadamente, es decir, vemos y construimos hipótesis
pautados por nuestros modelos mentales, circunscriptos por las normas
socioculturales, limitados por nuestra forma de emocionar y enmarcados en valores de
mínima y de máxima en el funcionamiento de nuestros órganos biológicos. Entender
hoy el ser sistémico, implica no solo ceñirse al estudio de las interacciones del sistema
donde sucede el problema, sino un pull de suma complejidad que abarcan cantidad de
sistemas y de sistemas de sistemas que se sinergizan.

Palabras claves: Neurociencias, Sistémico, Constructivismo, dicotomía, sinergia

Introducción
Cuando percibimos, una orden interna nos lleva a trazar distinciones (Spencer
Brown, G. 1973) y este imperativo surge de nuestros esquemas cognitivos, un gran
almacén semántico que nos abre campo a algunos territorios y nos veda la percepción
de otros. Construimos al objeto mediante modelos de conocimiento y de modelos de
modelos, así de manera infinita. Nuestra mente procesa información mediante
P á g i n a | 2

modelos, algunos específicos, otros a un metanivel, como de hecho es la
epistemología lineal, líder del positivismo y patrimonio paradigmático de la
sociocultura.
Las ciencias posmodernas, complejas, subjetivistas y como tales
constructivistas, con un neto predominio de ejes epistemológicos circulares como la
Teoría de sistemas (v Bertalanffy L. 1968) y la Cibernética (Wienner N. 1947), no han
alcanzado el estatus de paradigma de la sociocultura que ha paradogmatizado la
linealidad positivista, que será un hueso duro y resistente de roer a la hora del cambio
de paradigma (Kuhn R. 1977). Cabe aclarar que cuando hacemos referencia al modelo
sistémico, hablamos del modelo de la ciencia a un supranivel, mientras que una de las
aplicaciones de la progenie cibernética y sistémica, es la psicoterapia.

Universo cognitivo
Los modelos mentales nos demarcan fronteras de formas de procesar
información. Solo podemos pensar nuevos modelos y crear con nuestro modelo.
Nuestro modelo mental es en este sentido autopoiético, de la misma manera que en la
década del 70 Maturana y Varela consideraron a los seres vivos. Entendieron desde
una célula hasta un ser humano como un sistema: si la organización del sistema
define su identidad, afirmaron que lo que diferencia los sistemas vivientes de otros
sistemas es el hecho de que continuamente se producen a sí mismos. Su organización
genera el sistema que genera su propia organización (autopoiesis: auto sí mismo,
poiesis producción).
Los sistemas vivientes son autónomos, no hay separación entre productor y
producto. La célula produce metabolizando sustancias que la componen -como lípidos,
proteínas hidratos de carbono- que a su vez participan en los procesos que la
producen. Los modelos mentales se producen a sí mismos, el modelo crea un nuevo
modelo, o rectifica o modifica para autoconvertirse o reinventarse a sí mismo.
Los modelos se constituyen en estructuras que alojan historia, reglas
familiares, pautas socioculturales, valores y creencias, estas estructuras llamadas
esquemas por el cognitivismo (Beck. 2000) y desde allí construyen las semánticas de
las cosas: realizan una proyección atributiva de significado. Pero a los largo de la
experiencia sistematizamos una forma de procesar información en efecto cascada y no
solo sistematizamos procesos sino contenidos.
Ser presos de modelos mentales nos llevan en la vida cotidiana a aplicar
soluciones memorizadas y reiterar “el más de lo mismo”, principalmente en la
resolución de problemas, donde deseamos obtener el resultado contrario al que
obtenemos sin variar nuestra formula de solución. Mientras tanto, continuamos
P á g i n a | 3

ensayando esquemas repetitivos, patrocinados por ecuaciones lineales, pensamiento
dicotómico, lógica binaria, creencia de obervación objetiva, etc.
El conocido problema de los “nueve puntos” es un ejemplo gráfico de la rigidez
de los esquemas mentales. Este es un problema simple y dificultoso de aprender y
que en algunos de los textos de P. Watzlawick se encuentra como referencia de
soluciones intentadas fracasadas. Se colocan nueve puntos (tres, tres y tres en hilera)
y la consigna es atravesarlos sin levantar el lápiz con cuatro líneas rectas.

En principio, es imposible no ver el cuadrado (por la ley gestáltica de la


proximidad: una sucesión de puntos observan una línea recta). Cuando uno dispara la
consigna, la persona queda atrapada dentro de la cuadrícula que ella misma
construyó, ensayando las líneas de unión pero circunscriptas al perímetro del
cuadrado. Para lograr resolver el problema se debe exceder la ilusión de ese
perímetro. Las líneas que trazaremos para solución de la propuesta deben traspasar
los límites del cuadrado imaginario y voila!!.

El cuadrado que vemos no solo es concreto sino que es una metáfora de


nuestra propia cuadratura conceptual, nuestros esquemas rígidos que no nos permiten
salir de nuestro modelo de procesar información. Para exceder el perímetro de nuestro
modelo, hace falta creatividad. Si realizamos una asociación con la teoría de los dos
hemisferios, la cuadratura es nuestro hemisferio izquierdo, racional, de cálculo
matemático; mientras que el derecho, (las líneas que exceden el perímetro) es más
emocional y es el que nos indica el camino de la creatividad.
Otro ejemplo de cómo nos encontramos presos de nuestros modelos mentales
se halla en las láminas del test de Rorschach. La realidad de 1º orden, aquella del
consenso social (Watzlawick P. 1992), indica que es una mancha de tinta, pero el
imperativo de la consigna ¿”Qué puede ser esto?”, hace que nuestra estructura
cognitiva construya murciélagos, mariposas, seres humanos, elefantes, gnomos, etc. Y
es allí donde revelamos nuestro modelo, por ende nuestra historia, nuestra forma de
cómo pensamos el mundo. Al final de cuentas, no solo somos presos de sistemas -
puesto que integramos y vivimos en sistemas- sino que estamos atrapados en
nuestros modelos mentales, pero aún más, estamos a la debacle de nuestra biología.
P á g i n a | 4

La sistematización de procesos cognitivos implica una forma de pensar el
problema y su solución, regido por la lógica convencional y la activación –en la medida
que se fracasa en resolver- de pensamientos automáticos negativos, como
pensamientos del “debería”, “falacias de control”, “pensamiento dicotómico”,
“predicciones negativas”, “descalificación de lo positivo”. (Riso. 2009).
Nuestro cerebro procesa la información de manera sistematizada con una neta
preeminencia del hemisferio izquierdo, racional, lógico y matemático. El método que
aplicamos al proceso se halla estructurado de manera secuencial, paso a paso, y esto
genera el efecto “cascada” o “dominó” al que aludíamos anteriormente, donde una
pieza hace caer a la siguiente. Además, es de observar que también existen
contenidos de pensamientos que son los elementos que se elucubran, procesan y
elaboran. Nuestra mente pone en juego multiplicidad de contenidos que se alojan en
nuestro almacén cognitivo que tiene su sede física en el hipocampo que como centro
de memoria y aprendizaje, colabora con el lóbulo frontal en el análisis y con nuestra
percepción en el trazado de distinciones. Por último, las categorizaciones enmarcan
semánticamente nuestros “captos” (R. Laing 1961), de acuerdo a la posibilidad
atribucional que surge de los esquemas cognitivos, valores y creencias (Beck. 2000,
Risso. 2009). Sin dejar de tomar en cuenta la posibilidad de emergencia de
pensamientos automáticos que entorpecen la libre percepción-construcción de la
realidad.

Sistemas de sistemas ad infinitum


Vivimos y morimos en sistemas, absolutamente. De acuerdo a la definición de
Von Bertalanffy (1968) somos uno de los componentes del sistema y si tratamos de
salir del sistema, ingresamos en el inmediato superior, puesto que cada sistema es
subsistema de sistema en que esta inmerso. Esta es una de las razones por las cuales
una situación crítica entendida como un flujo de entropía sobre la estabilidad, se
constituye en un arco o secuencia parcial puesto que se ve contenida por las reglas
del sistema inmediato superior. Somos regidos por reglas explícitas y las reglas
naturales implícitas del sistema, de las que somos coautores como integrantes del
sistema Además, cumplimos roles asignados y funciones tácitas propias de la
interacción del sistema, nos hallamos compelidos a cumplir los designios del rol o la
función. Más allá de la rigidez o permeabilidad del sistema, todo cambio se produce
bajo el dominio del sistema o de los sistemas a los que se pertenece.
Cuando existe un problema o síntoma-problema, las interacciones que se
estructuran a raíz de tal despotismo sintomático (pero que al mismo tiempo este
despotismo es producido por la disfuncionalidad del sistema) se encuentran totalmente
P á g i n a | 5

sistematizadas y a la debacle de una inercia que parece irreversible. Esta inercia
interactiva genera una reverberancia tal que indefectiblemente y en mayor o menor
medida será una primera fuente de resistencia al cambio (y primera solo por imponer
un orden didáctico, no en un sentido jerárquico lineal).
No solo se intenta el más de lo mismo, sino que este comportamiento organiza
sistemas de relación familiares y del sistema extrafamiliar, como consejos y acciones
del entorno. Esto constituye un primer entrampe de corte relacional que genera
resistencias al cambio y del que resulta dificultoso salir. Los síntomas–problema y los
problemas crean un sistema con sus propias reglas y nuevas funciones, teniendo en
cuanta que todos los síntomas son productos de la disfuncionalidad del sistema y
siempre son un problema. Pero no todos los problemas son síntomas de la
disfuncionalidad del sistema. Pueden acaecer en el sistema imprevistamente, por
ejemplo un terremoto, un accidente imprevisto, lo sintomático puede ser la forma en
que el sistema maneje el problema. (R. Ceberio, 2013). Las crisis tambien deben
entenderse como circuitos cibernéticos que necesitan rectificar la desviación que
implica a la consecuente estabilidad. El desequilibrio que implica la pauta entrópica
hace a la urgencia de reformular pautas y funciones en pos de reducir el angulo de
desvío que se genera.
Por último un factor esencial que posee este factor interaccional es la noción de
contexto. El contexto es un gran marco categorizante de las acciones que se
desarrollan en él. La importancia del contexto fue uno de los elementos más valiosos
de los aportes batesonianos (1972, 1979, 1984) entendiéndolo como una matriz de
significado por sobre las acciones que desarrollan los miembros que interaccionan en
él.
Si bien Bateson aplicó este concepto las ciencias sociales, la epigenética (del
griego epi, en o sobre, y genética) hace referencia, en un sentido amplio, al estudio de
todos aquellos factores no genéticos que intervienen en la determinación de la
ontogenia. Es la rama de la biología que estudia las interacciones causales entre los
genes y sus productos que dan lugar al fenotipo. La definición más comúnmente
encontrada del término epigenética es “el estudio de cambios heredables en la función
génica que se producen sin un cambio en la secuencia del ADN”. El término fue
acuñado por C. Waddington en 1953, para referirse al estudio de las interacciones
entre genes y ambiente que se producen en los organismos.
El campo de la epigenética ha surgido como un puente entre las influencias
genéticas y ambientales. Es la herencia de patrones de expresión de genes que no
vienen determinados por la secuencia genética (la cadena de pares de bases del ADN
de cada individuo). Los genes se expresan o no dependiendo de ciertas condiciones
P á g i n a | 6

bioquímicas, como la metilación del ADN o de las histonas, la forma de la cromatina, y
otras que se van conociendo. Modifica la función de los genes sin modificar los genes.
Por lo tanto, el epigenoma es el perfil de expresión génica en respuesta al estímulo del
contexto. Las experiencias contextuales se traducen en reacciones químicas. Las
experiencias ambientales actúan en el genoma resultando cambios a largo plazo en la
actividad y función de los genes y esto producirá consecuencias fisiológicas y
comportamentales.
El contexto lleva a construir desde una red social hasta una manera de
alimentarse y relacionarse y para esto hace falta el desarrollo de funciones mas
elevadas y con ello un cerebro mas evolucionado. Es esta evolución de la especie la
que también se estructura como un efecto que tiene su efecto sobre la causa que lo
origina. Por lo tanto, de manera recursiva, la influencia del hombre sobre el medio
ambiente, transforma al medio ambiente que influencia al hombre. Y esta es la historia
de la humanidad.

Emociones y la psicoinmunoneuroendocrinología
Una tercera platafoma a tener en cuenta se halla en el territorio de las
emociones y el puente que desarrollan entre factores conductuales interaccionales,
cognitivos y neurofisiológicos. El área emocional durante años fue relegada por el
mundo de la ciencia, y en la psicoterapia en particular, otorgándole preeminencia al
pensar, o sea al territorio de la racional: pero hoy se ha recategorizado en positivo y
con una significación de indispensabilidad en la adaptación y supervivencia en el
contexto.
Todos los humanos poseemos una forma de emocionar, un estilo de expresar
las emociones y sentimientos. También son diferentes los contenidos que nos sirven
como estímulos para nuestras reacciones emocionales. No solo es la emoción del otro
la que me contagia la emoción, sino que también me proyecto en la emoción del otro,
y además emociono por mis propios contenidos que me emocionan.
Las emociones poseen un tono determinado y son predominantes en la
personalidad de acuerdo a las situaciones. Esta predominancia hace que nos
identifiquemos con ellas. En este sentido, las emociones son identitarias, es decir, su
persistencia hace que nos sintamos que somos nosotros y hasta nos produce una
disonancia cuando nos asaltan emociones que no pertenecen a nuestra categoría
emocional.
Las emociones ejercen funciones biológicas fundamentales que son el
resultado de la evolución y de lo que ya hemos desarrollado como factores
epigenéticos. Estas funciones permiten al organismo sobrevivir en entornos hostiles y
P á g i n a | 7

peligrosos, razón por la que se han conservado prácticamente intactas a través de la
historia evolutiva (Le Doux. 1999). Siempre se ha relacionado las emociones con el
cerebro antiguo, lo que se llama arquicortex o el cerebro primitivo: el sistema límbico.
Este sistema está formado por diversas estructuras cerebrales (tálamo, hipotálamo,
amígdala, hipocampo, séptum, mesencéfalo y cuerpo calloso) que provocan
respuestas orgánicas y fisiológicas ante la presencia de estímulos emocionales. El
sistema límbico interacciona muy velozmente con el sistema endocrino y el sistema
nervioso autónomo y en general no median estructuras cerebrales superiores de la
neocorteza. Está relacionado con la memoria, atención, conducta, instintos sexuales,
emociones.
La Psicoinmunoneuroendocrinología (PINE), estudia los vínculos entre cuatro
sistemas: existen entre el sistema mente, el sistema inmunológico, el sistema nervioso
central y el endocrinológico. Según Robert Ader, hay una infinidad de modos en que
el sistema nervioso central y sistema inmunológico se comunican: sendas biológicas
que hacen que la mente, las emociones y el cuerpo no están separados sino
íntimamente interrelacionados. Se está descubriendo que los mensajeros químicos
que operan más ampliamente en el cerebro y en el sistema inmunológico son aquellos
que son más densos en las zonas nerviosas que regulan la emoción.
También se estudió la influencia de las hormonas del estrés (adrenalina,
noradrenalina y cortisol) en relación a las emociones y el sistema inmunitario,
mostrando como estas hormonas bloquean la función de las células inmunológicas,
disminuyendo las defensas. Por tal razón nos enfermamos desde un simple resfrío
hasta un cáncer, a posteriori de una situación de alto voltaje emocional. Basándose en
este hecho las emociones negativas cómo se las considera a la ira, la ansiedad y la
depresión, podían ser las causales de ciertas enfermedades. Las investigaciones no
han arrojado datos clínicos suficientemente categóricos como para establecer una
relación causal directa, pero sí se reconoce que las personas poseen un grado de
vulnerabilidad mayor a posteriori de un hecho traumático.
Hay investigaciones que han establecido la relación entre el enojo y la ira con
los ataques cardíacos (Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford). Han
observado que los pacientes que habían sufrido al menos un ataque cardíaco lo
habían desarrollado después de cuando se sentían furiosos. Incluso si se conectaban
con el recuerdo de estas imágenes se producía una disminución de la eficacia de
bombeo de su corazón acompañado de ansiedad. (Goleman, 1996). Por ejemplo, la
ansiedad influye principalmente en contagiarse enfermedades infecciosas tales como
herpes, alergias, resfríos, gripes y herpes, entre otras. Si bien estamos expuestos
permanentemente a esos virus, normalmente nuestro sistema inmunológico los
P á g i n a | 8

combate, sin embargo, las defensas fallan. Cuantas más ansiedades existan, mayor
será la incidencia de patologías infecciosas. Contrariamente a las emociones
negativas, encontramos otro tipo de emociones: la risa y el buen humor. La capacidad
de estar de buen humor permite observar los problemas desde una perspectiva
positiva y con buen pronóstico.
Una actitud optimista hace que se construyan situaciones positivas, puesto que
al final de cuentas, más allá de la suerte, la realidad personal es una construcción
personal. Una persona que posee esperanzas de que su futuro sea promisorio, tiene
mayor resistencia frente a los obstáculos que puedan aparecerle en el trayecto hacia
sus objetivos. Mientras que alguien piense negativamente y de manera pesimista,
conlleva a generarle baja autoestima, abandono personal y estas formas minan casi
indefectiblemente su sistema inmunológico. Toda esta interconexión entre sistemas
fue investigada en los años ochenta por la neurocientífica Candace Pert (2007) y su
equipo del Instituto Nacional de Salud Mental de Maryland, en USA, que descubrieron
que un grupo de moléculas, llamadas péptidos, son los mensajeros moleculares e
intermediarios entre tres sistemas distintos que hasta ese momento se estudiaron de
manera independiente: nervioso, inmunológico y endocrino. Estos factores
neuroquímicos los llamamos la cuarta inercia.
En la imagen tradicional estos tres sistemas están separados y tienen
funciones diferentes. El sistema nervioso, constituido por el cerebro y una red de
células nerviosas que abarca todo el cuerpo, es la sede de la memoria, el pensamiento
y la emoción. El sistema endocrino, constituido por las glándulas y las hormonas, es el
sistema regulador principal del cuerpo, el cual controla e integra varias funciones
corporales. El sistema inmunológico, constituido por el bazo, la médula ósea, los
nodos linfáticos y las células inmunológicas que circulan a través del cuerpo, es el
sistema de defensa del cuerpo, responsable de la integridad de los tejidos y de
controlar los mecanismos de curación de heridas y reparación de tejidos.
Los péptidos, una familia de sesenta a setenta macromoléculas, fueron
estudiados originalmente en otros contextos y recibieron nombres diferentes:
hormonas, neurotransmisores, endorfinas, factores de crecimiento, etc. Al ligar a las
células inmunológicas, las glándulas y las células del cerebro, los péptidos forman una
red sicosomática que se extiende por todo el organismo. Juegan un papel crucial en
las actividades coordinadoras del sistema inmunológico ya que ligan e integran las
actividades mentales, emocionales y biológicas. La mayoría de las señales que vienen
del cerebro se transmiten por medio de los péptidos producidos por las neuronas. Al
fijarse en receptores alejados de las neuronas que los originaron, estos péptidos
P á g i n a | 9

actúan no sólo a lo largo de todo el sistema nervioso, sino también en otras partes del
cuerpo.
Otro aspecto fascinante de la red sicosomática recientemente reconocida es el
descubrimiento de que los péptidos son la manifestación bioquímica de las emociones.
La mayoría de los péptidos, si no todos, alteran la conducta y los estados de ánimo, y
los científicos suponen que cada péptido puede evocar un tono emocional único. El
grupo entero de sesenta a setenta péptidos puede constituir un lenguaje bioquímico
universal de las emociones.
Tradicionalmente los neurocientíficos han asociado a las emociones con áreas
específicas del cerebro, como señalamos anteriormente, con el sistema límbico. Esto
es correcto. Resulta que el sistema límbico está muy enriquecido con péptidos. Sin
embargo, no es la única parte del cuerpo donde se concentran los receptores de
péptidos. Por ejemplo, todo el intestino está cubierto con receptores de péptidos y es
por tal razón que muchas veces cuando estamos ansiosos o nerviosos, es el aparato
digestivo el blanco de nuestras tensiones.
Si es verdad que cada péptido interviene en un estado emocional particular,
esto significaría que todas las percepciones sensoriales, todos los pensamientos y, de
hecho, todas las funciones corporales están teñidas emocionalmente porque todas
involucran a los péptidos. De hecho, los científicos han observado que los puntos
nodales del sistema nervioso central, que conectan a los órganos sensorios con el
cerebro, están enriquecidos de receptores de péptidos, los cuales filtran y priorizan las
percepciones sensoriales. Estos aspectos investigados hacen que se revisen las
concepciones de la emoción, y se la entienda como una vía intermedia y transversal
que atraviesa numerosas situaciones de vida e involucra la sinergia de sistemas que
lejos de estar separados actúa en total complementariedad.

Articulación de variables frente a un problema


Por lo tanto, por ejemplo, frente a la percepción de un hecho- problema o a una
situación problemática, etc., se construye una forma de intentar solucionarla que dada
su ineficacia termina edificando un sistema sobre el sistema original. Una vez que se
ha confeccionado el sistema da inicio a una serie de interacciones y formas de
comunicación que sostienen funciones, reglas y todo un código que rige las relaciones
y el funcionamiento general. Al mismo tiempo la forma en que se procesa la
información se haya sistematizada ensayando el más de lo mismo en la forma de
pensar el problema y en la forma de resolverlo, más allá de la ilación de pensamientos
automáticos que se encadenan lacerando la autoestima en la medida que el problema
no se resuelve y termina dominando la vida de la persona. El surgimiento de las
P á g i n a | 10

emociones que merodean a la situación y que activan una serie de neuropéptidos,
crean receptores de membrana que esperan el péptido específico en el espacio
intercelular.
Si en el decurso de las sesiones, se suprime la situación-problema, se
bloquean la forma de procesar la información y las emociones subsecuentes, razón
por la que se suprime la producción de los péptidos asociados a las emociones
dejando a los receptores de membrana “sedientos” y a la espera de abastecimiento.
Este efecto no es ni más ni menos que el llamado “síndrome de abstinencia”. Esto
quiere decir que a la hora de focalizar un problema, no solamente debe analizarse el
contenido del mismo sino los problemas sucedáneos que generan en el sistema al
cual pertenece pero que a la vez el mismo problema funda. Más claramente: un
problema nace en un sistema pero a la vez crea un sistema dentro del sistema que lo
vio nacer; un sistema cuyas normas, características, funciones, giran en torno a su
dirección. También constituyen problemas que co-protagonizan al problema central:
las soluciones intentadas fracasadas (Watzlawick, Weakland y Fisch. 1974) que al ser
inefectivas refuerzan el problema en cambio de solucionarlo. Por lo tanto, contenido
problema, sistema problema, intentos de solución fallidos problema, hacen a una gran
complejidad en el análisis de un caso.
Las interacciones que se estructuran a raíz del despotismo sintomático (pero que
al mismo tiempo este despotismo es producido por la disfuncionalidad del sistema) se
encuentran totalmente sistematizadas y a la debacle de una inercia que parece
irreversible. Esta inercia interactiva genera una reverberancia tal que indefectiblemente
y en mayor o menor medida será una primera fuente de resistencia al cambio (y
“primera” solo por imponer un orden didáctico, no en un sentido jerárquico lineal).
No solo se intenta el más de lo mismo, sino que este comportamiento organiza
sistemas de relación familiares y del sistema extrafamiliar, como consejos y acciones
del entorno. Esto constituye un primer “entrampe” de corte relacional que genera
resistencias al cambio y del que resulta dificultoso salir. Los síntomas–problema crean
un sistema con sus propias reglas y nuevas funciones (R. Ceberio, 2013).
Intensidad del problema, frecuencia de aparición, tiempo desde su aparición y
cantidad de problemas satélites al problema original, constituyen cuatro inercias o
sistematizaciones. La debacle inercial resiste el cambio que, si se produce, venciendo
a la resistencia, es factible que haya recaída: el sistema buscará reencontrarse con los
parámetros conocidos: sistémico (el sistema con sus características le proporciona
una identidad a los integrantes), cognitivo (reiterando esquemas, valores, formas de
proceso de información), emocional (el tono, las emociones conocidas e identitarias) y
P á g i n a | 11

por último, la inercia neuroquímica (el neuropéptido ligado a un receptor de
membrana).
En conclusión y uniendo las cuatro inercias: la situación genera una serie de
pensamientos anticipatorios negativos y las emociones subsecuentes, y éstas
producen neuropéptidos acordes. No obstante la secuencia no opera con tal linealidad.
Los pensamientos negativos crean la situación, la situación genera emociones y las
emociones pensamientos negativos, las emociones crean situaciones y las situaciones
pensamientos negativos, los neuropétidos producen emociones y éstas crean
situaciones, etc. En síntesis, un todo recursivo de interinfluenciabilidad. Es decir, un
todo inercial del cual es muy dificultoso salir, más aún, desde las dos observaciones
clínicas que operan como llave efectora y que favorecen el sostén de la inercia
generando resistencias al cambio que son: la baja autoestima y las soluciones
intentadas fracasadas. Quiere decir que se sinergizan factores inconscientes,
comunicacionales e interaccionales, experienciales, históricos, bioquímicos, orgánicos,
endocrinos, neurofisiológicos, cognitivos y emocionales, que producen un trastorno
bulímico, de ansiedad, de pánico, anoréxico, depresivos, de obesidad, de
drogadicción, psicótico, obsesivo compulsivo, familiar, de pareja, etc.

Conclusión
Se trata una vez más de bregar por la desestructuración de la dicotomía
cartesiana, en el intento de unificar soma y psique. Este es un tema que se habla, se
piensa, se reflexiona y la mayoría de los profesionales coinciden que se debe estudiar
al ser humano desde una perspectiva holística que aúne lo indiviso, pero que la
observación del médico o el psicólogo dicotomiza. Lamentablemente, en la
espontaneidad de las interacciones, los mismos que critican la escisión mente-cuerpo,
son los que terminan parcializando e interpretan los problemas humanos observando
la mente y segregando al soma.
Al final de cuentas, no importa el modelo con que trabaje el profesional, lo más
importante es el vínculo empático que establece con su paciente y si lo desempeña
con ética y responsabilidad, sapiencia, creatividad y comprendiendo al ser humano
como un todo donde pueden analizarse multiplicidad de aristas interconectadas y que
le otorgan significado a su momento de vida. En la actualidad, el timón epistemológico
parece cada vez más dirigirse hacia el constructivismo sistémico, no como modelo
terapéutico sino como modelo de la ciencia que se traslada a la forma de conocer del
profesional. Pero este giro sugiere involucrar diferentes estamentos del ser humano y
abordarlo desde esta polivariabilidad de factores.
P á g i n a | 12

Hace falta entender que el individuo integra sistemas y el feed-back y la
interacción desarrollada en ellos implica que la persona ES con otros, enmarcado en
los diversos contextos donde evoluciona. En dirección a esta integración, las formas
de procesar información y los contenidos de la información procedentes de la
estructura cognitiva, sus esquemas de creencias y valores, son determinantes y
consecuentes con la interacción (veo lo que construyo y construyo lo que veo). Por
otra parte, en acople complementario, las emociones que surgen como consecuencia
y motivación de las conductas interactivas y atribuciones cognitivas humanas, se
constituyen en un factor puente entre ellas y toda una condición neurobiológica. Por
último, el sistema endocrino, la regulación del eje hipotalámico hipofisario, el sistema
inmunitario y nervioso con todas las secreciones de neurohormonas y
neurotransmisores, impacta todos los sistemas en un feed-back poderoso.
Para entender todo este proceso de gran complejidad se debe apelar a una
visión circular sistémica, para lograr entrelazar las diferentes variables de manera
recursiva. Es imposible comprenderlo a la luz de la linealidad. Es un reduccionismo.
Además, ninguno de estos factores tiene preeminencia uno por sobre otro; la
preeminencia y el impacto de uno por sobre el otro, dependerá de la situación. Por lo
tanto, la estructuración de una hipótesis implica articular toda esta variabilidad de
factores que, en sinergia, producen el resultado sintomático. Aunque cabe aclarar que
siempre es una hipótesis abierta, un “estructurando” que se cuece a fuego lento en
cada sesión, en pos del ingreso de nueva información.
Un modelo que parece alinearse en esta propuesta es la “Neurociencia social”,
una nueva disciplina que surge de la combinación entre la investigación en psicología
social y las neurociencias cognitivas, cuyo objetivo es el estudio de las bases
biológicas (inmunes, endocrinas, neuronales) de la cognición y conducta sociales,
combinando las herramientas más avanzadas de la neurociencia cognitiva como las
técnicas de neuroimagen y la neuropsicología, junto con la investigación en ciencias
cognitivas y en ciencias sociales como la psicología social, la economía y las ciencias
políticas. (Grande–García 2009) Se han desarrollado investigaciones en esta
orientación, que han mostrado que los niveles de serotonina y de oxitocina pueden
mediar la dominancia social, la agresión, la afiliación, el cuidado materno y los lazos
sociales (Cozolino, 2006). Desde hace décadas se sabe que los lazos sociales tienen
substratos hormonales y fisiológicos (Shapiro y Crider, 1969). De particular interés
para la neurociencia social fue el hallazgo a principios de los años 1980, de ciertas
neuronas en la corteza temporal superior del mono Rhesus que responden
selectivamente a estímulos biológicamente importantes, como los rostros (Perrett,
Rolls y Caan, 1982). Estudios posteriores demostraron que diferentes neuronas de
P á g i n a | 13

esta región se activan con las expresiones faciales, la identificación facial, la dirección
de la mirada, los movimientos de la cara, caminar e incluso las acciones intencionales
(para una revisión véase Jellema y Perrett. 2005).
En esta línea la investigación, las “neuronas espejo” fueron descubiertas por
Giacomo Rizzolatti y sus colegas (Universidad de Parma, Italia), mientras estudiaban
el sistema motor del cerebro del mono macaco, específicamente un sector de la
corteza promotora o área inferior 6, llamada F5 (Gallese, Fadiga, Fogassi y Rizzolatti,
1996; Rizzolatti, Fadiga, Gallese y Fogassi, 1996; Rizzolatti y Sinigaglia, 2006). Por
otra parte, A. Damasio (1994) y sus colegas (Anderson, Bechara, Damasio, Tranel y
Damasio, 1999; Adolphs, Tranel y Damasio, 1998), partiendo de datos de pacientes
con daño cerebral, sugirieron que ciertas regiones cerebrales como la corteza frontal
(ventro-medial, orbitofrontal y prefrontal), la amígdala y la corteza somatosensorial
(ínsula), juegan un papel importante en la percepción social, en los juicios sociales, en
la cognición y en la toma de decisiones.
Desde que se descubrió las neuronas espejo y la relación con la empatía, se
han desarrollado estudios sobre el reconocimiento y entendimiento de emociones que
enfatizan los procesos de simulación (Goldman, 2006; Grande-García, 2007a;
Markman, Klein y Suhr, 2009). El reconocimiento y entendimiento emocionales se han
investigado ampliamente en estudios conductuales y de neuroimagen. Por ejemplo,
ver expresiones faciales provoca expresiones en nosotros mismos, aún sin el
reconocimiento consciente del estímulo (Lundqvist y Öhman, 2005). En un estudio (de
Gelder, Snyder, Greve, Gerard y Hadijkhan, 2004) se mostró que observar
expresiones corporales de miedo no sólo produce un incremento en la actividad de las
regiones asociadas con los procesos afectivos, sino también en las áreas relacionadas
con la representación de las acciones, lo que demuestra que el mecanismo de
contagio del miedo prepara el cerebro para una determinada acción, por ejemplo, huir.
Una serie de investigaciones de Ekman y Friesen (1969) que crearon el termino
“reglas de expresion” (display rules) para explicar las diferencias en las expresiones
faciales de las emociones y la regulación guiada por normas o reglas provenientes de
la cultura que regulaban la expresion de las emociones. Es así que el término se
define como aquel conjunto de reglas o normas culturales que determinan y modifican
la expresión de las emociones dependiendo de las circunstancias sociales
(Matsumoto, Hee Yoo & Fontaine, 2008; Matsumoto, 1990, 2008, Matsumoto, D.,
Willingham, B. & Olide, A. 2009, Rodriguez S y Ceberio MR. 2016). Para obtener una
visión actualizada de la Neurociencia social y las investigaciones, se recomienda la
lectura del artículo de I. Grande-García (2009)
En relación a los modelos terapéuticos, la evolución entre práctica clínica,
P á g i n a | 14

contextos, patologías, entre otros, han dogmatizado en gran parte la teoría y la
práctica, acomodando los hechos a las teorías, aunque también se comenzó a
cuestionar y reformular ciertos planteos arrojando nuevas definiciones. Por ejemplo,
los sistémicos comenzaron a rectificar ciertos términos que generaban confusión. En
principio, dejaron de pelearse con los psicoanalistas y a desvalorizarlos
defensivamente, o sea, comenzaron a construir una identidad propia. No necesitaron,
como en los inicios ser en diferenciación con, a pesar de que debieron hacerse lugar a
los empujones, de cara a una neta primacía del Psicoanálisis como el único modelo de
psicoterapia válido y ético. A su vez, los psicoanalistas, descalificadores al inicio, se
han vuelto más respetuosos de la práctica de otros modelos terapéuticos, aunque
todavía se repite el sin sentido de diferenciar Psicoanálisis de Psicoterapia. Es decir,
colocar en simetría lógica dos conceptos en el que uno se incluye en el otro:
Psicoterapia se halla en un nivel lógico superior y el Psicoanálisis es uno de sus
modelos.
En los últimos 30 años, en afán de corrección de términos, la permutación del
rótulo de Terapia familiar por Terapia sistémica es uno de los cambios que no se ha
instaurado totalmente. Terapia familiar asociado al modelo sistémico muestra la
raigambre histórica de la gestación del modelo, cuando se investigaba con familias con
el objetivo de observar los dobles lazos comunicacionales y cuando el ingreso de más
de un miembro en el consultorio fue considerado una de las primeras herejías, al decir
de P. Watzlawick (1981). Este término siempre ha llevado a confusión, puesto que la
terapia familiar no solo es ejercida por sistémicos, pero a la vez, la terapia sistémica no
puede ser reducida al campo de la familia porque también trabaja con parejas, grupo,
individuos y organizaciones.
También se ha teorizado más sobre la teoría del modelo como, además, sobre
la aplicación en diferentes trastornos. En las primeras publicaciones sistémicas,
contrariamente a lo que sucedía en la bibliografía sobre los modelos tradicionales, en
el 30% de un texto se concentraba la teoría y el 70% restante consistía en
desgravación de casos clínicos. Esta actitud de mostrar pragmatismo era coherente
con las acciones desenvueltas en el marco de las sesiones: prescripciones de
acciones, uso de espejo unidireccional, vídeo y grabación de las consultas,
intervenciones en la comunicación, hacían un todo práctico y de cambio en tiempo
breve. A propósito, fue el término Breve uno de los grandes bastiones, casi un eslogan
en las cimientes del modelo sistémico buscando su identidad por diferencia con los
modelos clásicos de larga duración. Hoy sabemos que la brevedad dependerá de
multiplicidad de variables, principalmente del contexto donde se aplique y, seamos
realistas, el modelo sienta muy bien en servicios hospitalarios abarrotados de
P á g i n a | 15

pacientes en lista de espera, en la consulta privada quien puede pagar no solamente
busca la solución a su problema sino también un espacio de reflexión y coloquio.
En este tiempo, la evolución del modelo ha destruido viejas disputas
antinómicas, también con ánimo de desestructurar el pensamiento binario del que la
lógica racionalista hizo gala. Por ejemplo, la polaridad epistemológica lineal/circular. El
intento por trasladar ideas cibernéticas a circuitos humanos, antagonizaba las dos
epistemologías colocándolas en el mismo nivel lógico. Se hablaba de la linealidad
como la búsqueda del porqué, el pasado, mientras que la circularidad se homologaba
con el para qué y el futuro. Hoy no podríamos decir lo mismo. Los circuitos sistémicos
se hallan en un nivel lógico superior a los tramos de linealidad. En todo circuito
circular, se encuentran tramos lineales como unidirecciones en la dialéctica de los
feed-back. Se puede leer una situación linealmente, pero a consciencia que es solo un
tramo o una secuencia parcial de un entramado de circularidades.
No obstante, cada vez más los investigadores o, más precisamente, la ciencia
misma ha adoptado la epistemología sistémica-cibernética como base de
conocimiento (y esto no solo abarca la observación del fenómeno, sino también a las
construcciones de hipótesis, lo que implica procesos más sofisticados de pensamiento
que incluyen tipologías y categorizaciones). No así la sociedad. Socioculturalmente, la
linealidad continúa sistematizada en la percepción de los seres humanos, razón por la
que de manera automática se disparan elucubraciones, opiniones y observaciones,
que tiene su cimiente lineal y se expresan bajo el patrón lingüístico del término porque.
Todavía, la noción de circularidad no se ha instaurado como paradigma en la
sociocultura y solo es patrimonio vigente de unos pocos.
Nuestra epistemología, no solamente es el resultado de un complejo proceso
inherente a la percepción, sino que también involucra la transmisión -exactamente: la
enseñanza- de un proceso cognitivo que procesa la percepción. Más allá del acto
primario de conocer como la contemplación del fenómeno, los procesos secundarios
del procesamiento de información como categorizaciones, construcción de premisas,
organización de las mismas en una hipótesis, son aprendidos en el modelaje familiar,
escolar y de diversos grupos secundarios sociales. Y, por ahora, ese modelo es lineal.
El observador común, entonces, no cuestiona sus premisas y no entiende a sus
opiniones como autorreferenciales. Esto hace claro elogio a la objetividad, concepto
sostenido por las ciencias clásicas, perimido para las ciencias modernas, y aún
alentado por la sociocultura. Ser objetivo aún es sinónimo de excelsitud y la
subjetividad es pecaminosa. La gente común reclama (utópicamente) objetividad en
los medios de comunicación, en la mirada profesional, en las opiniones en boca de los
que considera personas calificadas.
P á g i n a | 16

Pero tampoco objetividad y subjetividad competen al mismo status lógico. Las
premisas modernas y postmodernas señalan que todas las relaciones con las cosas
(incluidas los seres humanos) son subjetivas y pueden establecerse diferentes niveles
de objetividad relacional dentro de tal subjetividad.
En este sentido, la libertad es una falacia. Es claro que esta postura
epistemológica emparentada con el Constructivismo, abuele la objetividad, para
entender nuestro tránsito pragmático-epistemológico en la más férrea subjetividad.
Más aún, se desestructuraría la polaridad objetivo/subjetivo: Por lo tanto, todas las
relaciones con el mundo son subjetivas. Existen niveles de objetividad dentro de la
subjetividad relacional que establezco con los objetos. (Ceberio MR. 2016). Ser
sistémico implica contemporizar la complejidad de los sistemas mentales, biológicos,
sociales, cognitivos.
Hoy creo, que definir qué significa ser sistémico va más allá de un modelo de
psicoterapia, remite más bien a una forma de vida. Hay que describir al modelo desde
la epistemología, como un modelo de modelos que moldean la lupa perceptiva
personal. Entonces, el ser un terapeuta que ejerce sistémicamente sugiere escuchar
preguntando sobre una trama de complejidades y complejidades de complejidades.
Implica articular multiplicidad de ópticas que devienen de campos teóricos como la
antropología, medicina, filosofía, neurociencias, entre otros, que constituyen aportes
para construir una hipótesis medianamente completa.
Aquí se pone en juego la opinión del equipo terapéutico puesto que proporciona
diferentes conceptualizaciones que deben descartarse o reafirmarse en la
construcción de esa hipótesis única, una hipótesis abierta a nuevas propuestas.
Aunque no solo es el equipo detrás del espejo con quien intercambia información, sino
también siempre estará dispuesto a realizar interconsultas con otros profesionales o
instituciones que puedan favorecer el proceso terapéutico. En este sentido, el
terapeuta sistémico intenta ayudar a resolver el problema de su paciente y devendrá
un maestro comunicacional que enseñará una nueva epistemología, una forma
recursiva de ver la vida.

Bibliografía

• Adolphs, R., Tranel, D. y Damasio, A. R. (1998). The human amygdala in social judgment.
Nature, 393, 470-474.
• Anderson, S. W., Bechara, A., Damasio, H., Tranel, D. y Damasio, A. R. (1999). Impairment of
social and moral behavior related to early dam- age in human prefrontal cortex. Nature
Neuroscience, 2, 1032-1037.
P á g i n a | 17

• Bateson, G. (1972). Step to an ecology of mind. USA: Ballantines Books. Versión cast. (1976).
Pasos hacia una ecología de la mente. Buenos Aires: Carlos Lohlé.
• Bateson, G y Ruesch, J. (1984) Communication. The Social Matrix of Psychiatry. Norton &
Company, Nueva York. Versión cast. Comunicación, la matriz social de la Psiquiatría. Paidós,
Barcelona.
• Bateson, Gregory (1979) Mind and Nature. A Necessary Unity. E. P. Dutton, New York, 1979.
Versión cast. Espíritu y naturaleza. Amorrortu, Bs. As.
• Beck, J. (2000) Terapia cognitiva. Barcelona: Gedisa.
• Bertalanffy, Ludwig von. (1968) General System Theory: Foundations, Development,
Applications. George Braziller, Nueva York. Versión cast. (1988) Teoría general de los sistemas.
Fondo de Cultura Económica, Méjico.
• Capra, F (1996). La trama de la vida. Barcelona: Anagrama
• Caro, I. (1997) Manual de psicoterapias cognitivas (1ed.). Barcelona, España: Ed. Paidós.
• Ceberio R. M. y Serebrinsky H. (2011). Dentro y fuera de la caja negra. Desarrollos del modelo
sistémico. Buenos Aires: Psicolibro.
• Ceberio R. M. y Watzlawick P. (2011). Si quieres ver aprende a actuar. Prescripciones de tareas
en psicoterapia. Buenos Aires: Psicolibro.
• Ceberio, R. M. (2006). La buena comunicación. Las posibilidades de la interacción humana.
Barcelona: Paidós.
• Ceberio, R. M. (2009). Cuerpo, espacio y movimiento en psicoterapia. El cuerpo del terapeuta
como herramienta de intervención. Buenos Aires: TESEO.
• Ceberio, R. M. y Watzlawick P. (2008) Ficciones de la realidad, realidades de la ficción.
Estrategias de la comunicación humana.. Paidós. Barcelona.
• Ceberio, R. M. y Watzlawick, P.: La construcción del universo, Barcelona, Herder, 1998. -
Ceberio, R. M. (2011). Quien soy y de dónde vengo. El taller de genograma. Buenos Aires:
Psicolibro
• Ceberio, R. M. (2006). Epistemología y psicoterapia: Hacia la construcción de un paradigma. En
Medina, Linares, y Ceberio Terapia familiar en Iberoamérica. Buenos Aires: Tres Haches
• Ceberio, Marcelo R. (2013) El cielo puede esperar. La cuarta edad: ser anciano en el siglo XXl.
Madrid: Morata.
• Cozolino, L. (2006). The neuroscience of human relationships: attachment and the de- veloping
social brain. Nueva York: W. W. Norton & Co.
• Damasio, A. (1994) El error de Descartes. Barcelona: Crítica.
• De Gelder, B., Snyder, J., Greve, D., Gerard, G., & Hadjikhani, N. (2004). Fear fosters flight: a
mechanism for fear contagion when perceiving emotion expressed by a whole body. Proceedings
of the National Academy of Sciences of the United States of America, 101(47), 16701-16706.
• Ekman, P. & Friesen, W. (1969). The repertoire of nonverbal behavior: categories, origins, usage,
and coding. Semiotica, 1969 I – (I), 49-98.
• Feixas,G & Miró, M. (1993). Aproximaciones a la psicoterapia. Barcelona: Paidós.
• Fernández Álvarez, H. (1996). Fundamentos de un Modelo Integrativo en Psicoterapia. Buenos
Aires: Paidós.
• Foerster, H. von. (1974) Notes pour une èpistèmiologie des objets vivants. En Morin y Piatelli-
Palmarini. L’unitè de l’homme. París: Du Seuil.
• Foerster, H. von. (1988). La construcción de la realidad. En Watzlawick, P. La realidad inventada.
P á g i n a | 18

Barcelona: Gedisa.
• Gallese, V., Fadiga, L., Fogassi, L. y Rizzolatti, G. (1996). Action recognition in the premotor
cortex. Brain, 119, 593-609.
• Grande-García, I. (2009). Neurociencia social: El maridaje entre la psicología social y las
neurociencias cognitivas. Revisión e introducción a una nueva disciplina. Anales de psicología,
25(1), 1-20.
• Glasersfeld, E. von. (1994). La construcción del conocimiento. En Schnitman, D. (comp.) Nuevos
paradigmas, cultura y sujetividad. Buenos Aires: Paidós.
• Goleman, Daniel (1996) La inteligencia emocional. Javier Vergara. Buenos Aires.
• Goldman, A. I. (2006). Simulating minds: the philosophy, psychology, and neuroscience of
mindreading. Oxford: Oxford University Press.
• Grande-García, I. (2007a). Más allá de las neuronas espejo: cognición social, teoría de la mente
y simulación mental. En J. Silva, R. Corona y I. Grande-García (Eds.), Psicología y evolución 3:
filosofía de la ciencia, enfoques evolutivos y metacognición (pp. 271-300). México: Universidad
Nacional Au- tónoma de México, Facultad de Estudios Superiores Zaragoza.
• Keeney, B. (1983) Aesthetic of Change, Nueva York: The Guilford Press. Versión cast. (1987)
Estética del cambio, Barcelona: Paidós.
• Kuhn, Thomas. (1975) La estructura de las revoluciones científicas. Fondo de Cultura
Económica. Méjico
• Laing, Ronald. (1961) The Self and Other. Further Studies in Sanity and Madness. Tavistock,
Londres. Versión cast. (1974) El yo y los otros. Fondo de Cultura Económica, Méjico.
• Le Doux, Joseph (1999) “El cerebro emocional”. Planeta. Barcelona.
• Lundqvist, D. y Öhman, A. (2005). Caught by the evil eye: nonconscious in- formation processing,
emotion, and attention to facial stimuli. En L. F. Barrett, P. M. Niedenthal y P. Winkielman (Eds.),
Emotion and conscious- ness (pp. 97-122). Nueva York: The Guilford Press.
• Markman, K. D., Klein, W. M. P. y Suhr, J. A. (Eds.) (2009). Handbook of imagination and mental
simulation. Nueva York: Psychology Press.
• Maturana, H., Varela, F. (1984) El arbol del conocimiento. OEA, Santiago de Chile.
• Matsumoto (1990) Cultural similarities and differences in display rules. Motivation and Emotion,
14, 195-214
• Matsumoto, D., Hee Yoo, S. & Fontaine, J. (2008). Mapping expressive differences around the
world: the relashionship between emotional display rules and individualism versus collectivism.
Jornal of Cross – Cultural Psychology, 39, 55. DOI: 10.1177/0022022107311854.
• Matsumoto, D., Nakagawa, S. & Hee Yoo, S. (2008). Culture, emotion regulation and adjustment.
Jornal of personality and social psychology, vol.94, No.6, 925-937. Doi: 10.1037/0022-
3514.94.6.925
• Matsumoto, D., Willingham, B. & Olide, A. (2009). Sequential dynamics of culturally moderated
facial expressions of emotion. Psychological Science. Vol.20, No.10. Association for
Psychological Science.
• Perrett, D. I., Rolls, E. T. y Caan, W. (1982). Visual neurons responsive to
faces in monkey temporal cortex. Experimental Brain Research, 47, 329- 342.
• Pert, C. (2007). Las moléculas de la emoción. New York: Norton
• Piaget, J. (1977) Biología y conocimiento. Madrid: Canillas, Siglo XXI. Edición orig. 1952.
• Piaget, J. (1937) La construction du rèel chez l’enfant. Neucâtel: Delachaux & Niestlé. Versión
P á g i n a | 19

cast. (1989) La construcción de lo real en el niño. Barcelona: Crítica.
• Riso, W. (2009) Terapia cognitiva. Barcelona: Paidós.
• Rizzolatti, G., Fadiga, L., Gallese, V., Fogassi, L. (1996). Premotor cortex and the recognition of
motor actions. Cognitive Brain Research, 3, 131-141
• Rizzolatti, G. y Sinigaglia, C. (2006). So quel che fai: il cervello che agisce e i neuroni specchio.
Milán: Raffaello Cortina Editore.
• Rodriguez S. y Ceberio MR (2016) Expresiones faciales y contexto (prox. publicación)
• Shapiro, D. y Crider, A. (1969). Psychophysiological approaches in social
psychology. En G. Lindzey y E. Aronson (Eds.), The handbook of social
psychology (2a. ed., Vol. 3, pp. 1-49). Reading, MA: Addison-Wesley.
• Spencer Brown G. (1973) Law of the form. Nueva York: Bantam Books.
• Watzlawick, P. (1976): El lenguaje del cambio, Barcelona: Herder.
• Watzlawick, Paul. (1992) La coleta del barón de Munchhausen. Herder. Barcelona.
• Watzlawick, P.; Beaving J.; Jackson, D. (1967): Pragmatics of human communication, Nueva
York: Norton. Versión cast. (1981). Teoría de la comunicación humana. Barcelona: Herder.
• Watzlawick, P., Weakland, J., Fisch, R. (1974) “Change - principles of problem formation and
problem resolution-” N. W. Norton, Nueva York. Versión cast (1976) “Cambio”. Herder,
Barcelona.
• Wiener, Norbert (1975) Cybernetics or Control and Communication in the animal and the
machine. Massachusetts Institute of Technology Press, Cambridge.