Вы находитесь на странице: 1из 39
IV. Todo empezé en la Cuenca: Ia politica pdblica de la Comisién del Papaloapan y el Instituto Nacional Indigenista en Zihualtepec En el presente apartado revisaremos las politicas pUblicas que la Comisién del Papaloapan implement entre las nuevas comunidades reubicadas - en especial las que se encontraban en la 5* zona (ver mapa de la 5* zona) - del vaso de la presa Presidente Aleman y cOmo cedié al ‘Instituto Nacional Indigenista la ejecucién de la obra publica. Esta politica se enmarcaba en un Estado que desde Lazaro Cérdenas se caracterizaba por mantener su injerencia directa en los sectores claves de la sociedad, preocupado, asi fuera para renovar o furtalecer su dominio, por el bienestar de las mayorias. En el concierto internacional nuestro pais era considerado un Estado de bienestar, al igual que muchos otros de América Latina, en el que se intentaban satisfacer las mas elementales demandas sociales, como la educaci6n publica, salud, abasto, reparto agrario, etcétera. La Comisién del Papaloapan cede el control al INI Las politicas piblicas implementadas por la Comision de! Papaloapan y el Instituto Nacional Indigenista iban de la mano, la agencia hidréulica proporcionaba los recursos ‘econémicos, decidia muchos planes y proyectos, y el CCIP los ejecutaba; sin embargo, en ocasiones e! CCIP tomaba sus propias directrices, siempre de acuerdo a una forma muy particular de concebir fa atencién y relacién hacia las comunidades y familias reubicadas en las cinco zonas. El personal que laboraba en el INI, y en el CCIP en particular, representaban a los profesionistas influenciados por la época cardenista mexicana, al servicio de la esfera pUblica, preocupados por los campesinos y, en general, por el bienestar de las mayorias. Desde que se creé la Comisién del Papaloapan, tuvo varias funciones asociadas a programas de construcoién de obras de infraestructura, de salud, fomento a la agricuttura, generacién de riego, forestacién, colonizacién dirigida, etoétera. Aunque sus tareas fundamentales fueron la construccién de presas que pudieran contener la amplia red tributaria del rio Papaloapan, asi como generar proyectos hidroeléctricos y distritos de iego destinados a cultivos comerciales que impulsaran la economfa regional. Para realizar todas estas tareas, se creé un organismo semiauténomo (Villa Rojas; 1955: 38), 146 con facilidad para acceder a recursos econémicos del gobiemo y capacidad suficiente para formular y ejecutar proyectos dirigidos al desarrollo integral de la zona, aunque dependia de la Secretaria de Recursos Hidrdulicos, siguiendo el modelo de la Cuenca del ‘Tennesse (Melville, Roberto), Debido a estas caracteristicas, la Comisién de! Papaloapan y su vocal ejecutivo tenian una gran autoridad politica y econémica en la regién, asignada por Miguel Aleman, presidente de la Republica (Bartolomé y Barabas; 1990: 13- 14). Estamos de acuerdo con algunos autores (Ballesteros; 1970) (Bartolomé y Barabas; 1990), que sefiaian que el presupuesto y el interés primordial de la Comisién det Papaloapan, se dirigieron al control de las inundaciones y la generacién de energia eléctrica; !2 construccién de obras secundarias de control, asi como algunas obras sociales, sanitarias y educativas, dejando atrés las obras destinadas al reacomodo y colonizacién, que recibieron unicamente la vigésima parte de las inversiones Ue la Comisién. Desde 1949, el doctor Alfonso Caso, entonces director general del INI, habla designado a un grupo de antropéloges, dirigidos por Alfonso Villa Rojas, para que hicieran un diagnéstico etnografico de la poblacién indigena de la zona, Este grupo se quedo trabajando dentro de la Comision del Papaloapan, para dirigir la movilizacién de la poblacién indigena, en la llamada "Oficina de Reacomodo", hasta finales de 1953, cuando la Comisién del Papaloapan cadié la atencién de los indigenas reubicadds a la dependencia que afirmaba le correspondia su atenci6n: el Instituto Nacional Indigenista, por lo que Villa Rojas y su equipo tuvieron que dejar el reacomodo en manos de! INI. Entonces, mediante Decreto Presidencial del 11 de enero de 1954, emitido por, ‘Adolfo Ruiz Cortinez, Presidente de la Republica, el INI fundé el CCIP -con el antropélogo Ricardo Pozas Arciniega como primer director’’-, en Nuevo Paso Nacional, Oaxaca; en este documento se establecieron las facultades y obligaciones del CCIP, de la Comision del Papaloapan y de! Departamento Agrario con respecto a la movilizacion de la poblacién afectada por la construccién de la presa “Presidente Alemén’. El area de trabajo del CCIP era de una gran extensién: 5, 000 km* con una poblacién de 85, 900 habitantes, comprendiendo 16 municipios: San José Independencia, San Miguel Soyaltepec, San Pedro Ixcatian, Santa Maria Chilchotla, San José Tenango, San Lucas Ojitlén, Acatlin de Pérez Figueroa, Jacatepec, Tuxtepec, San Juan Cotzocén, Yaveo, Choapan, San Felipe Usila y Jalapa de Diaz, en el estado de Oaxaca; Cosamaloapan y Playa Vicente en el © Después le sucedieron el profesor Agustin Romano D. (1956), quien al poco tiempo se trasladé al CCI de Huachochi, en la Sierra Tarahumara; Raul Rodriguez Ramos (1957- 1961) Miguel Mejia Ferndndez (1961- ) 147 estado de Veracruz (zona mazateca y chinanteca). Al CCIP le corresponderian los gastos del personal médico, maestros de las escuelas y talleres, antropélogos y economistas; los sueldos del personal directivo y administrative, asi como instrumentos, aparatos, maquinaria, muebles y enseres que se necesitaran para la accién médica y educativa. ‘También debia contar con un importante capital humano multidisciplinario, compuesto en primer término por antropdlogos -quienes coordinarian las acciones- y personal que proporcionarian servicios destinados a mejorar el nivel de vida social y politico de tas comunidades y los individuos, como médicos, profesores, agrénomos o técnicos en agricultura, economistas y abogados, (Mejia; 1994), (INI; 1954). En adelante, la Comisién del Papaloapan transferiria al INI, en calidad de subsidio, el monto total de los gastos corespondientes al personal administrative del CCIP. Corespondia a la Comisién del Papaloapan ta adquisicién y dotacién de tierras suficientes para los ejidatarios y pequefios propietarios afectados; construccién de nuevos poblados, de casas y la infraestructura social suficiente, como edificios pablices, clinicas, escuelas, redes de agua potable, alumbrado publico, obras de irrigacién y trazo de caminos y brechas. El Decreto también establecia que proporcionaria a los afectados animales domésticos, semillas y arboles frutales. Indemnizaria a las personas cuyos bienes se perdieran o no fueran transportables ni se pudieran recompensar en los pueblos de reacomodo, asi como el gasto por la transportacién de las personas afectadas (Mejia; 1994; 1968) (INI; 1954). En el Decreto también se menciona que el Departamento Agrario se encargaria de la promocién y relocalizacién de los ejidatarios reubicados y tomaria en cuenta la opinién de la Comision del Papaloapan y el INI para atender de la mejor manera posible a este grupo afectado (Pozas; 1955: 2- 3)%*. En realidad, el papel que la Comisién del Papaloapan cumplié fue dirigir el apoyo ‘econémico en la regién en la que se reubieé a muchas comunidades, familias e individuos afectados por la presa “Presidente Aleman", guiada por el desarrollismo imperante; la perspectiva que la Comision tenia de la poblacién indigena, era que vivia en el aistamiento geogréfico y social, producto de su propia condicién cultural que le impedia acceder a la cultura occidental y a la vida nacional (Comisién del Papaloapan; 1962: 6). El Carlos Mejia Pivaral Ricardo Pozas, en su informe como director del CIP, en 1955, se quejaba agriamente en contra del Departamento Agrario, aduciendo que desconocfa la situacién de los indigenas afectados y no consultaba al CCIP y la Comisién del Papaloapan en el momento de entregar nuevas tierras, por lo que entorpeciarlos planes de movilizacién y reconstruccién de nuevos centros de poblacién. z 148 INI se encargé de ejecutar los planes de reubicacién y desarrollo comunitario que, en parte, se realizaron junto con los funcionarios de la Comisién, buscando siempre integrar a la poblacién indigena a la vida nacional (Mc Mahon; 1986: 55). Las dos instituciones gubernamentales coordinaron en la regién acciones propias de la Secretaria de Educacién Publica, Salubridad asi como de Industria y Comercio. Los rastros de la Comisién de! Papaloapan Como ya vimos en el Decreto, parte de la politica de la Comision del Papaloapan fue indemnizar a los afectados por aquellos bienes que no pudieran recuperar durante la reubicaci6n. Un equipo numeroso de evaluadores recorrié comunidades y rancherias para establecer cudl era el valor de los bienes que quedarian inundados por el agua de la presa. Una constante en las quejas presentadas ante la Comisién por los afectados fue que el personal de la agencia con mucha frecuencia no contaba todos los bienes reales de los afectados, situacién alimentada por la desconfianza que muchos indigenas tenian, pues creian que los censos se realizaban con motivos fiscales y no permitian que los conteos se apegaran a la realidad; incluso pensaban que no tenia caso realizarlos, pues “el juez, rey del agua, del rio, no iban a permitir la construccién de la presa’, segdn testimonio del sefior Sotero Santiago Martinez, quien fue promotor agricola del CCIP. Los evaluadores actuaban de esa manera porque seguramente contaban con la aprobacién de los altos funcionarios de la Comisién®, quienes se respaldaban en el argumento de que habia que ajustarse al costo inicial de la obra hidraulica. Adicionalmente se generé un gran descontento entre los reubicados indigenas, debido al pago de las indemnizaciones”; la propia Comisién dejé de pagar una gran cantidad de avalos, argumentando la reduccién presupuestal que sufrié durante el sexenio de Adolfo Lopez Mateos, en el que sdlo se pagaron el 19 por ciento del total de las indemnizaciones, asi como ta lenta tramitacién de las resoluciones presidenciales a fos ejidos”. Otras quejas derivaron de ta preferencia en ta liquidacién a los pequerios propietarics que alcanzaban cantidades reducidas, con lo que se pretendia aligerar la Comisién del Papaloapan, Informe relativo a formulacién de avalos, pago de indemnizacién y movilizacién de familias campesinas. Vaso de la presa Presidente Alemdn,, exp. R- 2- 6- Informes de Reacomodo, f. 1. (ACP) : 7° Comisariado Ejidal de Pescadito de Abajo. Peticién de los campesinos ante ¢! CCIP para que la Comisién del Papaloapan pague los avaliios que les debe. Municipio de Soyaltepec, Oax., mayo 12 de 1956, AHT/ INI. 7 Comisién del Papaloapan. Informe General sobre Reacomodo de Afectados por la Presa Presidente Alemén., Exp. : Informes de Reacomodo., f.7. ACP. 149 tensién social existente en la regién. Otra causa que impuso obstdculos en la indemnizacién y el consiguiente descontento en contra de la Comisin de! Papaloapan, sin duda fo fueron los excesivos trimites burocraticos —como la presentacién de documentos 0 cua!quier forma para acreditar la propiedad de un inmueble - que debian presentar los afectados”. En la regién se acostumbraba realizar la compra —venta de un inmueble de manera informal, de palabra o con un simple papel, sin que hubiera un notario piiblico de por medio (Gamboa; 1973: 4). También quedaron sin indemnizar aquellas personas a las que se afect6 en sus fuentes de trabajo, como las que no fueron consideradas afectadas porque sus bienes quedaron arriba de la cota 70, pero no podian desarrollar la actividad econémica a la que estaban acostumbrados”* . = Dentro de estas obligaciones pliblicas contraidas por la Comisién, fa indemnizacién de las tierras se presenté con algunos problemas: desde el primer momento se pensé adquirir las que tuvieran el mas bajo costo y mayor facilidad. Las cinco zonas de reacomodo escogidas tenian la caracteristica de tener poca presién demografica pero, a pesar de eso, los grupos que ahi habitaban se posesionaron de las mejores tierras -recuérdese el caso del ingeniero Aleman, en Zihualtepec, funcionario de la agencia-, contando con la aprobacién de la Comisién del Papaloapan. Por lo tanto, ‘cuando los reacomodados tlegaron a las nuevas tierras, tuvieron que conformarse con los terrenos de menor calidad, lo que provocd su desencanto™ Después de indemnizar en efectivo 0 mediante terrenos a los reubicados por ta presa Presidente Alemén, la Comisién del Papaloapan contindo tramitando Ia legalizacién de los .titulos de propiedad en los predios de Los Naranjos, Santa Maria Yogopi y Zihualtepec ~habitados en su mayoria por indigenas mazatecos y chinantecos-, que le correspondian por ser propietarios privados, a diferencia de! Departamento Agrario, al que fe concermian los ejidos. La obra publica de la Comisién det Paloapan no sélo se ubicé en los avalos & Oficio del lic. Leopoldo Uribe Garefa, jefe del Departamento Legal de la Comisién del Papaloapan al sefior ‘Alberto Asiain Asiain, Director de Promocin, ciudad Aleman, 7 de Mayo de 1964 A. C. P., exp.: F- 2-2-1- 32- San José Independencia (viejo). 73 Oficio del seiior Porfirio Cano Moreno, originario de Cerro Mojarra, Acatlin de Pérez Figueroa, dirigido al profesor Agustin Romano D., director del Centro Coordinador Indigenista de! Papaloapan, con fecha 10 de julio de 1958, pidiéndole que interceda ante la Comisién del Papaloapan para que le liquiden el 100 por ciento ‘de su cosecha de caiia de azicar, ya que !a Comisién habia prometido pagar tnicamente e! 90 por ciento que por debajo de la cota 70, AHT/ INI. En un informe presentado por el antropélogo Carlos Inchéustegui, residente en Ia 3* zona de reacomode, en La Joya del Obispo, Oaxaca, dirigido al profesor Agustin Romano D., director del CCIP, el dia 25 de agosto de 1958, menciona que las tierras de la zona no eran tan buenas para la agricultura como se veian desde la avioneta de reconocimiento. AHT/ INI. 150 indemnizaciones, también en diversos servicios publicos en los nuevos predios y comunidades de reacomodo, como caminos, viviendas, escuelas y sistemas de agua para uso doméstico. La Comisién del Papaloapan argumenté que se habian hecho ofrecimientos de estos servicios en términos generales y que se cumplieron en los mismos términos, aunque los campesinos consideraran que la deuda del gobierno con ellos era ilimitada.”> Después de dos, cuatro, seis 0 diez afios de haber sido reubicadas, muchas comunidades seguian pidiendo que la Comisién cumpliera sus promesas” Para la Comisién de! Papaloapan, los resultados de la forma en que se atendié el problema, fueron los siguientes: en las nuevas zonas de reacomodo las condiciones de vida social y humana de los indigenas eran riejores que en sus lugares de origen. “En el caso de los adultos movilizados puede haber habido una pérdida muy grande al allerarse totalmente sus sistemas de vida, pero no asi en el caso de las generaciones nuevas."”” Segon el informe de la Comisién, los nifios en las nuevas zonas de reacomodo tenian una mejor preparacién, porque aprendieron a leer y escribir en castellano en las escuelas construidas por la agencia y operadas por el CIP. Finalmente, el informe afirmaba tajantemente que de no haber sido afectados los antiguos habitantes por el vaso de la presa, estos seguirian "por muchos afios mas en las mismas condiciones de atraso cultural, social y econémico en que se encontraban antes de ser movilizados.” Elestilo del CCIP Desde antes de que se construyera la presa Presidente Aleman y durante los afios que trabajé el CCIP en Temazcal, el paradigma predominante entre los indigenistas que trabajaban en el INI y que participaron en fa reubicacién fue el indigenismo integrativo centrado en la comunidad. Este modelo fue tomado de los planteamientos de Robert Redfield, quien postulaba que la comunidad era el espacio idoneo para llevar a cabo la aculturacién en términos de la modificacién de los patrones econémicos, de gobierno, sociales, educativos, de salud y en general el modo de vida de la poblacién indigena 75 En el “Informe General sobre reacomodo de afectados por la presa "Presidente Alemén", de la Comision del Papaloapan, se expresa esa opinién sobre los campesinos afectados. 1960, AHT/ INI. 1 La Brefia, Nuevo Pescadito de Malzaga, Soyaltepec, Oax., oficio que manda la autoridad municipal al presidente Lopez Mateos, pidiéndole que Ia Comisién cumpla con su palabra de dotar de servicios piblicos, desde hace tres aiios. También, en marzo de 1970, la colonia Raul Sandoval y ¢jido La Guadalupe solicitan que el CCIP intervenga para que la Comisién cumpla con un convenio celebrado el 13 de mayo de 1968, firmado por la Comisién, el CCIP y autoridades municipales, para que se construyera un tramo carretero a sus poblaciones. AHT/ INI. 77 informe General sobre reacomodo de afectados por la presa "Presidente Alemén". 1960. AHT/ INI. 151 (Sariego; 2002: 98). La comunidad se convirtié en el elemento central de estudio, reflexi6n y accién para los indigenistas que querian modificar su estructura y funcionamiento. Pero a la vez, para estos intelectuales, cuya forma de pensar era producto de la ideologia posrevolucionaria y nacionalista, e! papel de! Estado nacional era el de procurar satisfacer los requerimientos mas esenciales de los sectores sociales mds desprotegidos de la sociedad mexicana, entre los que sobresalian los grupos indigenas. ‘Su manera de pensar era que los grupos indigenas que vivian en la Cuenca del Papaloapan se encontraban en un gran atraso cultural y econémico, el cual les impedia -acceder al desarrollo nacional y los mantenia como poblacién vulnerable ante los abusos de los caciques y grupos de poder de fa zona.” La reubicacién en las nuevas comunidades de las cinco zonas de reacomodo era vista como una oportunidad para brindarles las mayores facilidades, ayudarles a ascender en la escala civilizatoria e integrarse a la civilizacién nacional y occidental, dando una gran salto sin tener que pasar por las diversas etapas evolutivas (Pozas; 1955)” Desde que inicié la construccién de la presa “Presidente Aleman’, los indigenistas se mantuvieron muy interesados por atender a la poblaci6n afectada, prueba de ello fue el diagnéstico de la regién de la Cuenca, encomendado por Alfonso Caso al antropélogo Villa Rojas. Para éllos, la poblacién indigena debia ser acompafiada por las propias instituciones gubernamentales y procurar que no sufrieran en lo mas minimo las consecuencias de fa involuntaria reubicacién en nombre del desarrollo nacional. En el boletin oficial del INI, publicada en 1954, se menciona de manera clara cual es la politica que tlevé a cabo la institucién para con los indigenas, afectados: “$i la poblacién reacomodada se concentra en poblados construidos para ella, que seria la solucién més practica a este problema, es necesario no abandonarla al menos durante los primeros afios después de la redistribucién. Es necesario eliminar hasta donde sea posible las cargas financieras de la comunidad, como los impuestos y abonos, evitar los Criterio compartido con los trabajadores y funcionarios de la Comisién del Papaloapan ® | antropélogo Maurilio Muaioz, quien seria por muchos afios representante del CCIP en Zihualtepec, también opinaba que los mazatecos tenfan una gran oportunidad para pasar de Ia vida en perteneciente a una cultura bastanter atrasada, a la que les esperaba en los nuevos centros de poblacién, en un "mundo de actitudes totalmente distintas a las de sus comunidades de origen”. Notas de Mauriliio Mufioz, 21 de noviembre de 1957. El problema de la movilizacién de la gente de San José Independencia, Oaxaca, al nuevo centro de reacomodo, de los Naranjos, Veracruz. AHT/ INI. 152 intereses personales de grandes compafiias y comerciantes, destruir el caciquismo y la politiqueria. Son indispensables las ayudas en materia de crédito y refaccién agricola, la vigilancia médico - sanitaria y la educacién sobre bases firmes y stables. Las indemnizaciones por tierras, cosechas, drboles frutales u otras cosas para los miembros de 1a comunidad, debe procurarse sean enpleados para la adquisicién de maquinaria agricola, abonos, etcétera, de utilidad para la colectividad. “Considerando la situacién de crisis que tal reorganizacién produce én una poblacién indigena, el gobierno debe, por supuesto, hacer lo posible por reducir al minimo los efectos desorganizadores de tal crisis, pero puede al mismo tiempo aprovecharla para introducir y orientar el cambio cultural mediante una labor indigenista positiva.” (INI; 1954; no. 1 71) Para los representantes del INI, la politica publica indigenista que implementara el Estado nacional para‘con los grupos indigenas afectados por la inundacién del vaso de la presa, debia asistirles y ayudarles a rehacer sus vidas, pero no sélo eso, también tenia que intervenir para modificar su organizacién social, creencias, forma de ver el mundo, etoétera, e incorpérarlos a la vida y desarrollo nacional. é Desde la politica de movilizacion y reubicacién se establecieron las diferencias entre el CIP y la Comision del Papaloapan. Por un lado, ta Comisi6n interrumpia la movilizacién argumentando que ya no habia presupuesto suficiente y, por el otro, el CCIP intentaba continuarlo hasta sus Ultimas consecuencias, ya que se habia comprometido a movilizar a un némero determinado de familias afectadas, de acuerdo a un calendario de movitizacién®, El INI coptaba el reclamo de los reubicados, dandole un cauce institucional y autonombrandose interlocutor entre los indigenas y la Comisién del Papaloapan. Los enfrentamientos entre el antropélogo Ricardo Pozas -primer director de! CCIP- y el vocal secretario de la Comisién del Papaloapan se daban con cierta frecuencia, llegando en ‘ocasiones a discusiones agresivas por permanecer el funcionario de la agencia en su © Comisién de! Papaloapan. Informe General sobre Reacomodo de Afectaciones por la Presa Presidente Alemin”, Ciudad Alemén, 1960, p. 14-15 153 cerrazén gubemamenta! de no cumplir con todo lo que habian prometido™’. En el reacomodo también se definié la politica del CCIP hacia los reubicados. En 1962 el escritor y periodista Fernando Benitez fue a San Felipe Zihualtepec en compaiila de algunos trabajadores del CCIP, siendo testigo de una asamblea comunitaria en la cual se decidia si se permitia o no vivir en el pueblo a un mestizo. Bernardo Mortera intervino en-nombre del CCIP y pidié a los habitantes de la comunidad que no le dieran al solicitante la oportunidad de residir, debido a que era politica del CCIP no permitir la entrada de mestizos a las comunidades, ya que después se apoderaban de las mejores tierras y se hacian nombrar autoridades (Benitez; Tomo 3; 1984: 67). A pesar de que el CCIP siempre tomé en cuenta a todos los habitantes del vaso de la presa, no pudo cumplir con su calendario y proyectos de movilizacion, debido a las trabas que siempre impuso la Comisién del Papaloapan, como fueron: a) la carencia del recurso tierra para reubicar a fos afectados, b) ausencia en la construccién de carreteras que comunicaran con los predios de reacomodo y, ¢) la consabida reduccién en el gasto para movilizar a todas las familias afectadas (Pozas; 1955). El CCIP implementé en ta regién una politica publica integral de educacién, agricultura, economia, labor social y comunicaciones, que era fiel reflejo de una amplia discusién tedrica basada en el proceso de aculturacién. En los nuevos predios de reacomodo, nombraron a un antropdlogo como residente y coordinador de las acciones realizadas, auxiliado siempre por un médico, un maestro y un técnico agricola, cada uno con un equipo de promotores que fungian como intermediarios entre ias comunidades y las instituciones gubernamentales, promoviendo diversas actividades ligadas a la salud, educacién y agricultura (INI; 1954; no. 18). Inicialmente, para arraigar a la poblacién en los nuevos pueblos, el CCIP, como representante de la Comisién de! Papaloapan, construyé las casas de los reubicados en los solares que les correspondian, instalé redes de agua entubada y bombas de agua, trazé caminos de acceso a las comunidades, clinicas de salud, muebles y aulas escolares, en ocasiones hasta lleg6 a comprar equipo para hacer deporte, como beisbol y boleibol, 0 juegos de mesa como baraja. © Adicionalmente, afio con afio, el CCIP promovia ante la Comisién para que se diera mantenimiento a las casas, se renovaran las 41 Bernardo Mortera Valido, entrevista acerca de las reuniones a las que acompaiié al director del CCIP para dialogar con los funcionarios de Ciudad Alemén. Tuxtepec, 2002 ® Rodriguez Ramos, Ratil, subdirector del CCIP. La movilizaci6n para 1956, AHT/ INI ® Listado de asuntos a tratar con la Comisién de! Papaloapan. Nuevo Paso Nacional, Oaxaca, febrero de 1969, AHT/ INL 154 cercas, pagara el salario del "bombero” y la reparacion de la maquina, ampliara la red de agua entubada, todo a peticién de las comunidades reubicadas. Diez afios después, cuando el orofesor Carlos Mejia Pivaral estuvo al frente del CCIP, continuaron los subsidios para el sistema de bombeo, la reparaci6n de aulas, clinicas y casas, nO sdloen Zihualtepec, también en las cuatro zonas restantes, con una modalidad cada vez mas socorrida por el CCIP: la participacién de las comunidades, aportando casi siempre mano de obra y en ocasiones material de la regién y/ 0 ayuda financiera. Con el mismo fin de consolidar a ta poblacién de todos los reacomodos, el antropélogo Ricardo Pozas, como primer director del CCIP, puso mucho énfasis en el aspecto econémico: organizando el crédito y los préstamos a cuenta de avalios, fa regulacion de los precios de las cosechas, la organizacién de las tiendas cooperativas reguladotas de precios, la introduccién de técnicas modemas en agricultura, lade granjas Ge extensién avicola, organizacién y modemizacién de sistemas de apiarios y talleres de carpinteria. Estos tipos de actividades econémicas se realizaban para lograr que la poblacién copiara las acciones 0 les beneficiara de manera indirecta (Pozas; 1955: 8). Las medidas formaban parte de la politica del INI de integracion de las comunidades indigenas al desarrolio nacional, a quienes consideraba con un gran atraso econémico, social y tecnolégico. ! Al finalizar 1957, el CCIP mandé al predio Zihualtepec al primer residente, ef antropélogo Maurilio Mufioz. Maurilio Mufioz y los residentes que le sucederian, se encargarfan de ejecutar la reparticion de tierras, recibir a los reubicados y proporcionarles nuevos predios y solares, ordenados por la Comision del Papaloapan, asi como realizar censos periédicos de la poblacién reubicada en el predio. El CCIP comenz6 proporcionando a los primeros reubicados un proyecto de tienda de abasto, iniciado en 1954 por el antropdlogo Ricardo Pozas, para regular los precios en los nuevos poblados y dotar de productos basicos a las comunidades. También pidid que se creara un fondo en cada comunidad, en el cual aportaran los socios interesados en la organizacién de las tiendas, en muchas ocasiones a cuenta de las indemnizaciones. Originalmente, el CCIP proponia que se obtuvieran utilidades a partir de las compras que tos socios hicieran, pero un afio después de funcionar las tiendas, los reubicados indigenas pidieron que también se recogieran en base a las compras hechas y las aportaciénes efectuadas (Pozas; 1955). En la zona urbana del predio Zihualtepec, en 1957, de la misma manera se abrié una tienda de abasto para articulos de primera necesidad, surtidos por el CCIP —como en 155 todos los predios a donde llegaban fos afectados-, que eran consumidos por sus habitantes y pagadas las deudas con mercancias y sémillas. La temporada de muertos era cuando la gente mas se endeudaba con la tienda™. Pero a pesar de las facilidades de pago, la gente nunca lograba finiquitar sus deudas al 100 por ciento.". Distribuyé cinco pesos diarios a cada adulto mayor de 18 afios, para comprar lo que no hubiera en la tienda. La tienda de abasto terminé pocos afios después, debido a diversas apreciaciones de los reubicados: el promotor comunitario explica que cada sdbado iban a la tienda y llenaban su morral de viveres, pero las cuentas se apuntaban en una libreta, para que cada consumidor pagara lo que debia cuarido tuviera recursos econémicos 0 en especie. Un dia en una asamblea comunitaria, Maurilio Mufioz pidié a los ciudadanos de la ‘comunidad que pagaran lo consumido en Ia tienda para poder mantener un saldo a favor: entonces se levanté el sefior Rosaliano Garcia, quien luego seria Alcalde propietario, y dijo que a é1 no le interesaba que la tienda sobreviviera, porque habia llegado al predio en contra de su voluntad, por lo tanto, no iba a pagar la deuda contraida. Oyéndolo, el resto del pueblo dijo que no podian pagar 'y haganle como quieran’. Después de esa asamblea, la comunidad dejé de aportar dinero 0 semillas para la tienda, por lo que tuvieron que cerraria. : El programa de tiendas cooperativas de abasto en los cinco predios de reubicacién, no funciond debido a la falta de experiencia e interés por parte de los responsables de las tiendas cooperativas comunitarias, asi como por la corrupclén y deshonestidad imperante entre los empleados del INI, encargados de atender el programa®; manejaban los recursos de manera poco clara, aprovechando que los administradores comunitarios no tenian experiencia y conocimientos elementales de administracién y contabilidad. Ademés, los habitantes de las comunidades retiraban su dinero de las tiendas al no ver beneficios econémicos inmediatos. Otras causas se debieron a que los proveedores del INI llevaban mercancia que no era necesaria para la gente, como “unas zapatillas coloradas” y compraban otras al mayoreo, con el propésito de ahorrar mas, a pesar de no necesitarlas. * Segin Maurilio Muiioz. Folder Antropologia 1948, caja 326, seccién Antropologia, AHT/ INI: 45 Notas de Maurilio Mufioz en Zihualtepec, octubre de 1958. Seccién 4, Antropologia, caja 326, AHT/ INI. * Seguin informacion del seior Sotero Santiago Martinez *7 Segin informacién de Bernardo Mortera 156 La salud en el predio Desde que los primeros reubicados llegaron al predio Zihualtepec, se encontraron con un problema que ya habia sido sefialado por Ricardo Pozas, desde la apertura de los predios uno y dos: el control de las enfermedades infecto- contagiosas y otras enfermedades muy comunes en el lugar, como sarampién, faringitis, amigdalitis, furunculosis, abscesos y artritis; asi como enfermedades derivadas de parésitos intestinales y otras propias de la patologia tropical, como paludismo, a causa de las fuentes de agua que habia en el predio y que provocaron la muerte de algunos nifios y ancianos.* Para conocer de cerca la problematica de salud en el predio Zihualtepec y los otros cuatro predios de reacomodo, la Seccién de Medicina Social del CCIP hacia diagnésticos periddicos de la epidemiologia de la zona -mediante visitas domiciliarias, consultas médicas y encuestas coproparasitoscépicas- y medicina tradicional -en donde registraban, con paciencia etnogréfica, el patrén cultural que regia la relacién salud- enfermedad entre las comunidades indigenas del 4rea de influencia- para tener ‘elementos que les permitiera elaborar su programa anual de trabajo.” Al frente de la seccién se encontraba el doctor Celso Paz Rodriguez, quien cumplié en el cargo durante muchos afios, hasta que desaparecié el CCIP y la:mitad de los trabajadores fueron trasladados al nuevo Centro Coordinador Indigenista en Tuxtepec, Oaxaca. El 4rea de trabajo de la Seccién de Medicina Social del CCIP, que incluta el trabajo de las unidades médicas y puestos de promoci6n sanitaria, comprendia la siguiente: a) las cinco zonas de reacomodo de poblacin b) comunidades circunvecinas a las cinco zonas c) ta zona del vaso de la presa "Presidente Aleman" d) La zona de ampliacién, compuesta por tres municipios mazatecos y tres municipios aledajios a la zona del vaso de la presa. Las unidades médica rurales y los puestos de promocién sanitaria, atendian una gran cantidad de poblacién indigena y no indigena: 85 mil personas, en una densidad de 17 * Segin informacién de la sefiora Teresa CAsares, algunos reubicados morian debido al agua que consumian del rio La Trinidad, picaduras de insectos ponzofiosos y mordedura de serpicntes, sin poder tener acceso @ medicina. ® Realizacién y proyectos de la Seccién de Medicina Social del Centro Coordinador Indigenista del Papaloapan. Elaborado por Celso Paz Rodriguez, jefe de la Seccién de Medicina Social, Nuevo Paso 157 habitantes por km? Las unidades médicas rurales estaban ubicadas en cuatro sedes, que eran centros de zonas de reacomodo: una diinica central, que se encontraba en Nuevo Paso Nacional, Oaxaca; en Nuevo Ixcatlan, Oaxaca; en San Felipe Zihualtepec, Oaxaca, y en Jalapa de Diaz, Oaxaca; desde cada sede se impartian consultas a las comunidades que se ubicaban dentro de los limites del predio correspondiente. El personal de salud estaba compuesto por un médico titulado, en ocasiones pasante de medicina y uno 0 dos promotores culturales bilingies. Los puestos de promocién sanitaria estaban ubicados en 12 poblaciones, que en comparacién con las unidades médicas, ofrecian sus servicios de prevencién a la salud y canalizacién de enfermos, pues sdlo eran atendidos por promotores comunitarios bilingiies y -auxiliares de “enfermeria, capacitados en la prevencién de la salud y primeros auxilios.” El programa de trabajo de la Seccién de Medicina Social en las cinco zonas de reacomodo y las demas éreas sefiatadas, consistia en proteger a la poblacién afectada por las enfermedades, utifizando todos los medios cientificos posibles; mejorar las condiciones del medio ambiente, para prevenir las enfermedades parasitarias; colaborar con las campafias de las dependencias gubemamentales del sector Salud y, finalmente, “puscar la cooperacién, aceptacién y utilizacion de la medicina cientifica para la poblacién*. La Seccién de Medicina Social ponia un gran empefio en conocer el marco cultural en el que se desarrollaba el proceso de salud- enfermedad de la poblacién indigena, pero el fin que persegula era erradicar este punto de vista indigena y cambiario con la utilizacién de la medicina ‘occidental, la cual por sf sola se abrirla paso en la conciencia nativa. El papel de las parteras tradicionales indigenas era visto con recelo, pues consideraban que ciertas précticas, como acomodar al nifio en el vientre materno 0 la falta de higiene para llevar a cabo su trabajo, eran perjudiciales, pero su presencia era vista como indispensable por la falta de profesionistas en el area y la aceptacién que gozaban en las comunidades. Para la Seccién de Medicina Social del CCIP, el trabajo de las parteras podia mejorarse adiestrandolas en principios técnicos para que ensefiaran a otras y/ 0 auxiliaran al personal médico comunitario. EI médico Paz Rodriguez y el equipo de que disponia en todas las comunidades atendidas, consideraban que los limites para la accién de la medicina cientifica estaban determinados de la siguiente manera: en los predios de. reacomodo era més facil hacer Nacional, Soyaltepec, Oaxaca, a 28 de noviembre de 1969, AHT, INI. 50 Realizacién y proyectos de la Seccién de Medicina Social del Centro Coordinador Indigenista det Papaloapan. Elaborado por Celso Paz Rodriguez, jefe de la. Seccién de Medicina Social, Nuevo Paso Nacional, Soyaltepec, Oaxaca, a 28 de noviembre de 1969, AHT, INT. 158 llegar los servicios y el impacto de la medicina, debido a la concentracién de la poblacién en pueblos; la facilidad de las comunicaciones y el numero de personas bilingdes. En cambio, en el vaso de la presa y la zona de ampliacién, la posibilidad de tener un mayor impacto era mas lejana, pues contribuian factores como la dispersin de la poblacién, el mayor numero de monolingiies y las pocas vias de comunicacion.* ‘San Felipe Zihualtepec fue la excepcién entre los predios de reubicacion, pues la lejania y falta de comunicacién del predio, dificulté por muchos meses la llegada de servicios de salud para los primeros habitantes del predio. Poco a poco el CCIP empezé a introducir un médulo de salud, atendido por un médico general y una promotora cultural bilingiie, quienes eran insuficientes, pues tenfan que atender a 47 comunidades en la quinta zona de reacomodo™, ganandole terreno a la selva. Poco después se construy6 otra clinica en la comunidad Julio de la Fuente, atendida por una enfermera, asi como en ta comunidad que afios después seria nombrada Maria Lombardo de Caso. El médico de Zihualtepec era el Gnico que atendia a la poblacién que iba llegando al predio, ayudado por las auxiliares en enfermeria encargadas de las clinicas rurales. Este personal realizaba campajias por los pueblos de reacomodo, para promover medidas de higiene, por medio de platicas y propaganda grafica; asi como la atencién a enfermos. Como parte de su politica, el CCIP también apoyaba econémicamente a los indigentes que tuvieran problemas de salud, pagandoles la consulta, medicinas, inyecciones, curaciones, cirugia menor y servicio dental; en cambio, habla recuperaciones econémicas ya establecidas para poblacién indigena en general. De igual manera, pagaban el traslado para pacientes que necesitaran atenderse en clinicas especializadas. Incluso, cuando alguien fallecia lejos de su comunidad, se les brindaba ayuda a los familiares para trasladar el cuerpo del difunto. Desde que se abrié el reacomodo en Zihualtepec, el CCIP hacia aportaciones financieras con Ia finalidad de instalar letrinas en las comunidades, para evitar problemas relacionados con la exposicién de las heces fecales al aire libre®’, Este fue también un problema que provocé impactos negativos para la salud de fas personas, en los primeros afios del reacomodo. Serer eee ° Realizacién y proyectos de la Seccién de Medicina Social del Centro Coordinador Indigenista del Papaloapan. laberado por Celso Paz Rodriguez, jefe de ta Secci6n de Medicina Social, Nuevo Paso Nacional, Soyaltepec, Oaxaca, a 28 de noviembre de 1969, AHT, INI a etscion y proyectos de la Seccién de Medicina Social del Centro Coordinador Indigenista del Papaloapan. Elaborado por Celso Paz Rodriguez, jefe de la Seccién de Medicina Social, Nuevo Paso Nacional, Soyaltepec, Oaxaca, a 28 de noviembre de 1969, AHT, INI. 5B] 29 de agosto de 1970, los habitantes de san Felipe Zihualtepee pidieroan al CCIP presupuesto Pare 159 Finalmente, el CCIP apoyaba a la clinica de Zihualtepec realizando campafias de nutricién para mejorar la dieta diaria. Este programa nutricional se coordinaba con el programa educativo de la escuela y el que realizaban los promotores agricola, bajo la supervisién de las diferentes areas del CIP. La importancia de este programa era que fomentaba el cultivo de hortalizas o huertos familiares y comunal; asi como promovia el desarrollo de la avicultura, apicultura y ganaderia™. 4 Escuelas en espajiol La politica educativa fue considerada una de las més importantes para el CCIP, pues. los antropélogos indigenistas consideraban que la educacién era el soporte fundamental para integrar a la: poblacién indigena al desarrollo nacional. El INI consideraba que ta educacién deberia atenderse segun dos vertientes: educacién en lengua indigena y accion educativa ejercida ‘a través de personal indigena. Para tal efecto, reclutaron al personal indigena y contrataron los servicios del Instituto Lingiistico de Verano, que disefié el material diddctico de investigacién, los materiales de ensefianza para la lecto- escritura y los servicios personales de Ia lingiista ‘Sara Gudshinki, quien hizo la labor de adiestrar al personal indigena en la ensefianza de la lecto- escritura del idioma mazateco (Pozas; 1955). Después de adiestrar y organizar a los primeros promotores indigenas, asi como de preparar los materiales de lecto- escritura, Ricardo Pozas e Isabel Horcasitas quien ‘ara ta directora de Educacién del CCIP- evaluaron que existian algunos problemas en la ensefianza de la lengua materna: - La lengua mazateca, tenia una gran cantidad de variantes dialectales, por lo que era necesario realizar tres cartillas de lecto.- escritura distintas, para cada una de las variantes, asi como adiestrar a tres grupos de promotores. Ademés, la lingiiista Sara Gudshinki decia que eran necesarios ocho afios para ensefiar a leer y escribir a los nifios en su lengua, que presentaba cinco tonos y variantes de tonos significativos, razones por las que era muy dificil la alfabetizacién en mazateco (Horcasitas y Pozas, 1980: 155). - Los promotores educativos reclutados por tener un grado de escolaridad superior instalar diez letrinas, AHT/ INI. Realizacién y proyectos de la Seccién de Medicina Social del Centro Coordinador Indigenista det Papaloapan. Elaborado por Celso Paz Rodriguez, jefe de la Seccién de Medicina Social, Nuevo Paso Nacional, Soyaltepec, Oaxaca, a 28 de noviembre de 1969, AHT, INI. 160 al primer afio de primaria, hablaban mayoritariamente la variante de Ixcatln ugar de origen de la mayor parte de los promotores reclutados-, lo que dificultaba ‘enormemente que pudieran interactuar con nifios de otras zonas de la Cuenca y se garantizara la correcta ensefianza de la lecto- escritura en lengua matema. - La cartilla elaborada por el Instituto Lingilistico de Verano era de la variante lingiistica de Soyaltepec, lo, que dificultaba su comprensién por parte de los promotores = Otras razones, esgrimidas por Ricardo Pozas e Isabel Horcasitas, eran que los padres indigenas no querian mandar a sus hijos a una escuela que no les ensefiaba a hablar, leer, escribir y contar en. idioma espajiol y; que los padres indigenas no mandaban a sus hijos a la escuela en edad temprana, sino entre los 10 y 12 afios y terminando su ciclo escolar entre los 13 y 16 afios (Pozas; 1955). Como resultado de estas discusiones tedrico-pedagdgicas, los directores del CCIP y det 4rea Educativa, respectivamente, decidieron hacer uso del espafiol como lengua franca en las escuelas de reacomodo y utilizarlo para ensefiar a leer y escribir. Con el espafiol, los nifios aprendian historia, aritmética, ciencias naturales y geografia, que se complementaban con prdcticas de la cooperativa escolar, del apiario, huerto, ejercicios fisicos y manualidades, “que ensefiaban, en forma directa, los términos del espafiol relacionados con estas actividades (Horcasitas y Pozas; 1980: 157). El uso det espafiol como medio para ensefiar a leer y escribir, causé un gran revuelo en muchos Centros Coordinadores del pais, por lo que para buscar la unificacion metodolégica en la ensefianza del espafiol, se concentraron en Temazcal los directores de educacién de todos los centros. También Ilegaron los funcionarios del INI, como el Dr. Gonzalo Aguirre Beltran, subdirector; ef profesor Julio de la Fuente, jefe de la Seccién Técnica; autoridades del Instituto Indigenista Interamericano: el dr. Juan Comas, secretario; autoridades de la Secretaria de Educacién Publica; de la Comisién del Papaloapan; del Instituto LingUfstico de Verano: lingUfstas e investigadores del mazateco; asi como el Dr. Morris Swadesh, quien fue llamado de la ciudad de México, donde vivia, para participar en la reunién, asi como promotores de educacién de la zona. Es esta reunién se criticd duramente el método del uso de la lengua espajiola para alfabetizar a fos nifios mazatecos y, al terminar, se sustituyé a la antropéloga Isabel Horcasitas como directora del 4rea de Educacién del CCIP, por iniciativa de Alfonso Caso*. Con ella renuncié Ricardo Pozas, como director del CCIP. Después, al llegar el nuevo director del CCIP, el recién nombrado director de la Seccién de Educacién recogié de manos de todos lo promotores de educacién, la cartilla de alfabetizacién en espafiol (Horcasitas y Pozas; 1980). La ensefianza de Ia lectura y escritura en espafiol continué, sobre todo en el reacomodo de Zihualtepec, pues era casi imposible dar educacién en su lengua matema a nifos mazatecos y chinantecos que asistian a ella. Creemos que la disputa entre los Pozas y Alfonso Caso tuvo como tiasfondo el abandono por los primeros de Ia politica proteccionista, que concebia a la poblacién indigena reubicada como una minoria que se encontraba en condiciones de inferioridad social, precariedad econémica y atraso cultural, a la que habia que ayudar y protege, situandola en un estado de excepcidn juridica, politica y administrativa. Isabel Horcasitas y Ricardo Pozas abandonaron el uso de la lengua matema para ensefiar a leer y escribir, por las razones expuestas anteriormente y retomaron el mas Hlano modelo indigenista integrativo, considerando que México no estaba preparado para conservar ¥ permitir que las lenguas indigenas se ensefiaran en las escuelas rurales de las comunidades reubicadas y del resto del pais. En 1960, cuando ya llevaba tres afios de haberse fundado fa quinta zona de reacomodo, la Seccién de Educacién habia ampliado su planta administrativa: habia un director de seccién, auxiliado por un subdirector, 27 promotores, dos maestros del estado de Veracruz que recibian una compensacién del CCIP y un promotor de educacion fisica. En la primaria de Zihualtepec y otros predios de reacomodo se implementaron algunas actividades extraescolares: parcelas escolares con huertos y hortalizas, asesoradas a distancia por personal de la seccién de Agricultura del CCIP; construccién de letrinas, campafias sanitarias y de vacunacion por personal de la seccién de Salubridad. Hubo pocos resultados, sobre todo en los huertos y hortalizas, pues fueron invadidos por diversas plagas que afectaron los cultivos (Mejia; 1994: 129). En ese mismo afio la Secretaria de Educacién Publicas pidié que el INI dejara de dedicarse a dar educacién, porque no era su atribucién; el Instituto cedié ante la exigencia y todos fos promotores bilingiies pasaron a formar parte de la SEP. También se intentaron otros proyectos extraescolares, como cooperativas -que si SSeeegeeea Ee ee Eee Oreo °S EI Dr. Salomén Nahmad Sittén, exdirector general del INI, nos informé que la verdadera razén de la salids de Ricardo Pozas ¢ Isabel Horcasitas del CCIP,"fue que ellos no aceptaban Ia presencia del Instituto Linglistico de Verano, por considerar que los lingGistas que lo integraban eran agentes del imperi yanqui, razén por la cual se oponian a todo lo que hiciera dicho instituto, 162 tuvieron éxito en el el predio de San Felipe Zihualtepec y la zona urbana de! mismo nombre-, eran pequefias tiendas escolares en las que se vendia a los nifios ldpices, tinta, cuademos, dulees, chicles y galletas; los talleres de carpinterla, que consistian en prestar herramientas de carpinteria a vecinos interesados en elaborar sus propios muebles de madera; costureros, que consistieron en maquinas de coser, donadas por una institucién de beneficiencia norteamericana, llamada CARE, con los que confeccionaban ropa; los apiarios no pudieron ejecutarse en esta zona, por falta de apicultores que auxiliaran periédicamente a los promotores y ausencia de material para las cajas (Mejia; 1994: 130- 131)... Infraestructura para reubicados Las primeras escuelas que creé y disefié la Comisién del Papaloapan, a traves del CCIP, se realizaron al mismo tiempo que las viviendas, en las comunidades que estaban en los cinco predios de reubicacién. El mobiliario era disefiado y construido en el taller de carpinteria del Centro y distribuido en 13 comunidades, aunque en San Felipe Zihualtepec se cortaba la madera y mandaba hacer con un carpintero local apellidado Guillen, debido a la lejania y falta de comunicacién. En algunas comunidades, como La Joya del Obispo, se doté a la escuela de herramientas, mdquinas de coser, equipo para talleres de carpinteria, zapateria y un arado que fue utilizado en fa parcela escolar.% En otras comunidades, los centros escolares no fueron suficientes y los pobladores se unieron para construir sus propias escuelas de materiales que encontraron en la regién y otros introducidos por el CCIP -como paredes de cafia de otate, techo de palma y piso de cemento-, aprovechando su tradicional forma colectiva de trabajo: el tequio. Con el paso del tiempo, En San Felipe se termind la escuela (primaria "Nifios Héroes de Chapultepec” con aulas tipo CAPFCE, la escuela bilingiie "Alfonso Caso” con ulas escolares con un disefio homogéneo y aulas escolares en Nuevo Cerro Mojarra, Miguel Hidalgo, Arroyo Encino y Arroyo Carrizal. La politica agraria del CCIP La politica agricola del CCIP se llevé a cabo en un ambiente de inseguridad en la tenencia * Mejia Pivaral, Carlos. Historia evaluativa del Centro Coordinador Indigenista det Papaloapan. México: INI, 1994, pp. 148 163 de la tierra para los campesinos indigenas reubicados en el. predio Zihualtepec. La titulacién de las tierras tardé muchos afios en realizarse™, pues pretendian proteger juridicamente los bienes de la poblacién indigena con el fin de que no fueran enajenados y los perdieran a manos de coyotes, agiotistas u otras personas con abundantes recursos econémicos. Por esto, el INI pidié a la Comisién que se elaborara un mecanismo “legal” para coartar la libertad de los usufructuadores de las nuevas tierras de labor. Se propusieron dos tipos de proyectos: a) el Proyecto de Decreto Presidencial para titular bienes inmuebles afectados por la presa Presidente Alemédn y, b) Proyecto de Contratos Privados de Permuta (Gamboa; 1973). Se hicieron varios proyectos de Decreto Presidencial, en los que se rescataba la imagen que el INI y la Comision de! Papaloapan tenian de los indigenas, considerada razén por si misma para protegerlos: *..Los afectados por la construccién de la presa Presidente Alemén, son-indigenas de muy escasa cultura, que en su mayor parte no hablan espafiol, se ha considerado necesario protegerlos, procurarlo que conserven los bienes que se les entreguen o si deciden enajenarlos, que lo hagan a precios justos."* Los proyectos de Decreto Presidencial se aplicarian a arrendatarios y avecindados, porque a fin de cuentas se les podia imponer el modelo de propiedad que fuera necesario, pero con los pequefios propietarics os reubicados de Zihualtepec eran casi todos pequefios propietarios- no era igual, implicaba meterse en dificultades juridicas, debido a que el articulo 27 Constitucional decia que el Presidente de la Repiblica no podia imponer modelos especiales a propiedades ya existentes, Gnicamente el poder Legislativo™; por lo tanto, la Comisién y el INI solamente podian escriturar. Finalmente, se acepté el proyecto de Contrato Privado de Permuta, que consistia en que la Comisién transferia a los reubicados las propiedades de bienes inmuebles por otros bienes que résultaron afectados. De la misma manera, los reubicados otorgaban a la Comisién el derecho de preferencia sobre el tanto, es decir, que si él titular del inmueble quisiera enajenarlo, daria a la agencia hidréulica la preferencia para que esta pudiera disponer de él. Debido a que la Comisién ya no se responsabilizaba por los reubicados de la présa, otorgé el derecho al CCIP de ser el representante y disponer del 7" Bn memorando de 1956, varias comunidades de la zona 1 evaban tres af‘os solicitando que la Comisién del Papaloapan les titulara sus tierras, debido a que no podian sembrar por desconocer sus limites precisos; cinco afios después, la misma queja se presentaba en el predio cinco, AHT/ INI. 5 Oficio del ing. José Hemndndez Terén, a la Secretaria del Patrimonio Nacional, México, 7 de octubre de 1966. ACP, exp: Indemnizaciones por afectaciones det Vaso de la Presa, citado por Gamboa, 1973. ae to de Titulo de adjudicacién para los reacomodados por el embalse de las aguas de la presa Presidente Alemén, s. f. ACP., exp.: indemnizaciones por afectaciones del vaso de Ia presa, citado por 164 inmueble. i + £1 Contrato Privado de Permuta tnicamente se establecia en los casos de quienes hablan dejado terrenos en el vaso de la presa, pero, Zqué pasé con los que no tenlan tierras? Ante esta situacién, el INI tramité ante la Comisién del Papaloapan que les otorgaran a estos reubicados 10 hectareas, debido a que no tenian recursos para sobrevivir en el 5° predio de reacomodo y nicamente se establecié con ellos un Contrato Privado, ya no de permuta™, Finalmente, en 1969, el CCIP otorgé el permiso para que los “propietarios” hicieran lo que quisieran con sus tierras."*" El CCIP no tuvo otra opcién que permitir la venta de tierras, debido a que los recaudadores de rentas del Distrito habian contradecido la proteccién que el Instituto pretendia imponer a las tierras del 5° predio de reacomodo."** A muchas comunidades y pequefios propietarios se les escrituré, pero a otros no, como el caso-de los afectados de San Felipe Zihualtepec. Sélo afiadimos que la ambigiiedad y atraso en la titulacién provocé que no se concretaran muchos proyectos agricolas y fracasaran las politicas dedicadas al ramo, ademés de que hubiera un “manoseo” y acaparamiento de las tierras por parte de personas llegadas de lugares lejanos a los de los reubicados indigenas. En Zihualtepec las condiciones ecolégicas eran muy semejantes al lugar de origen de mazatecos y chinantecos, aunque al empezar a cultivar introdujeron cambios en su calendario agricola los nortes y las tluvias llegaban mds temprano- asi como técnicas de Cultivo que tuvieron que adaptar sin que nadie se las ensefiara. Los cultivos tradicionales y esenciales, maiz y frijol, fueron los primeros que introdujeron en la nueva zona de reacomodo, desde los primeros meses que llegaron, e incluso el CCI apoyé su cultivo, pues sabia que de ellos dependia la sobrevivencia de los recién llegados. Uno de los primeros programas que el CCIP introdujo en las nuevas zonas de Gamboa; 1973) 109 Segin informacién de Bernardo Mortera, antiguo trabajador del CCIP en Temascal, Oaxaca. 1! Bemardo Mortera explica cémo se realizé 1a autorizaci Como la Comisién dejé al Centro Indigenista manejar esto, entonces acordé con el director del Centro Indigenista, Mejia Pivaral (en 1969), que a les que tuvierun contrato de permuta, si podiamos autorizarles a que hicieran con su tierra lo que quisieran, porque eran tierras de su propiedad..J. El INI tiene que dar un oficio que autoriza la operacién que se quiera hacer, si no, no, porque el primer comprador en este caso es el INI... La Comisién dijo que iba a salir un decreto que regularizaba esto, ese decreto nunca salid, porque es anticonstitucional esta Cléusula Cuarta. "A los otros que en la presa ro tentan nada y les regalaron diez hectéreas, acordé con el profesor no autorizarles ninguna operacién, porque se las dieron no para negocio, no para que las vendieran, sino para sostener a su familia. Y usamos este criterio durante mucho tiempo. Cambian al director del Centro Coordinador Indigenisia de Tuxtepec’™ y un nuevo director dio autorizacién de vender a todos." 12 £1 médico Roberto Cervantes, subdelegado del INI en Oaxaca en 2003, nos dijo que alin existe esta prohidicién, pues cuando fue director del CCI en Maria Lombardo de Caso, Oaxaca, en 2001, tuvo que dar su 165 reacomodo fue el cultivo de arroz, por iniciativa de Ricardo Pozas. Este programa se llevé a cabo incluso en el 5° predio de Zihualtepec y fue considerado muy importante por todos los directores que pasaron por el CCIP (Mejia; 1994)". Consistia primeramente en dotar de semilla a las comunidades reubicadas. Cuando llegaba la etapa de la cosecha, el CCIP compraba la produccién a los campesinos y les daba un recibo como garantia del volumen vendido. Después, el personal de! CCIP llevaba la cosecha al mercado mas cercano, donde la vendia al precio mas alto. Finalmente regresaba a las comunidades reubicadas para entregar a cada productor de arroz, a cambio de su recibo de volumen vendido, la ganancia obtenida. En Zihualtepec, el antropdlogo Maurilio Mufioz, residente del CCIP, transportaba la produccién comprada a los productores reubicados en $ .60 (segn los precios de la época) y la vendia en Acayucan, Veracruz, a $. 70; asf lograban esquivar a los comerciantes locales, que pagaban la arroba (medida tradicional equivalente a 11 kilogramos, aproximadamente) a $ 3. 00 ™Todo se hacia sin dar oportunidad a que los productores indigenas reubicados buscaran por si mismos el mercado més accesible para vender el arroz que cosechaban. Aunado a esto, el CCIP se mantenia muy atento para evitar que diversas autoridades cobraran impuestos a los productores reubicados que sacaban su producto de la zona, para venderio en los mercados regionales."°> Para apoyar la produccién local de arroz en Zihualtepec, el CCIP ided el sistema de “tabajo prestado”, que consistié en otorgar eréditos a los productores para el corte de arroz, debido a que era casi imposible que consiguieran los recursos econémicos por otras vias financieras"®. El crédito de arroz fracasé por dos factores™”: no se programd que los productores no tenian camiones para transportar la cosecha de arroz a los lugares de acopio; los comerciantes intermediarios se adelantaron, pagaron barata la produccién y dijeron a los campesinos que no tenlan por qué pagar el crédito al CCIP, dado que era el culpable de que los hayan perjudicado con la construccién de la presa y su reubicacién. autorizacién a un pequefio propietario de 1a zona, para poder vender su tierra. ' El sefior Mortera también le da mucha importancia a este programa agricola, por estar acorde a los prppésitos de la politica pablica del CCIP en aquella ‘™ Notas de Maurilio Mufioz en Zihualtepec, 8 de octubre de 1958. Seccién 4, Antropologia, caja 326, ACCIP. '®5 Telegrama oficial, del 7 de marzo de 1959, en el cual el profesor Raul Rodriguez Ramos pide al gobemador del estado de Oaxaca que intervenga para que la caseta fiscal del estado, se abstenga de cobrar impuesto al maiz que sacan los indigenas reubicados. '®§ Notas de Maurilio Muitoz en Zihualtepec, 9 de octubre de 1958. Seccién 4, Antropologia, caja 326, AHT/ INL 166 En 1960 el CCIP y las oficinas centrales del INI promovieron la venta de la Produccién de maiz, ajonjoli y arroz de los indigenas productores reubicados ante Almacenes Nacionales de Depésito (ANDSA) y CEIMSA (después llamada Conasupo), con el fin de evitar a los comerciantes regionales y lograr mejores precios por sus productos. En Zihualtepec, el CCIP promovié Unicamente el mercado del maiz y arroz, como venia haciendo anteriormente; el crédito de “trabajo prestado” contribuyd a aumentar considerablemente la produccién de estas semillas, hasta que con el paso de los afios, muchos productores dejaron de ser propietarios, por vender poco a poco sus tierras de cultivo. También otorgé créditos para el cultive de tabaco, planta que ya conocian en la Cuenca del Papaloapan, pues consideraban que la mayor parte de los préstamos debian ser proporcionados para la introduccién de especies que se crela Podian impactar mas en el mercado regional (Cadeza; 2000). Carlos Mejia Pivaral, director del CCIP durante la década del setenta, y quien hizo un recuento de los afios de trabajo del Centro hasta su reubicacién en los afios setenta en Tuxtepec, Oaxaca, menciona que el crédito del tabaco no lo pagaron los productores de Zihualtepec por dos causas: los intermediarios de la regién los incitaron a no hacerlo, argumentando que era dinero del gobierno que debia regalarse por haber afectado a los indigenas con la reubicacién; asi como por errores de tipo administrative en el manejo de los créditos (Mejia; 1994), Uno tras otre, muchos créditos del CCIP en Zihualtepec no fueron pagados por los productores reubicados y los encargados de la planeacién y ejecucién de proyectos crediticios seguian ideando nuevos para apoyar la produccién agricola y el desarrollo social. De parte del CCIP las reacciones ante la negativa a pagar no eran muy enpérgicas, y continuaban dando créditos a los productores reubicados." Otros servicios El CIP también instalé en Zihualtepec un molino de nixtamal y una planta de energia eléctrica."® Poco tiempo después, la Comisién del Papaloapan edificé tres aulas ‘© Segin Bernardo Mortera '% Bemardo Mortera sefiala cual era la reaccién del CCIP cuando los productores dejaban un proyecto a medias y/ 0 n0 lo pagaban: “EL INI no le decia nada (a) la gente cuando no regresaba el dinero, se chingaron el dinero y ya. Pero si, la gente tenia mucho ese criterio, no sé si todavia lo tenga, hay que tener cuidado con Jos créditos, ‘ya que el gobierno con la presa me chingé, no lo voy a pagar, voy a agarrar el dinero porque es del gobierno’. Es el criterio en venganza porque el gobierno les ching6" ' Informacién sacada del archivo del antiguo Centro Coordinador Indigenista del Papaloapan, que se 167 escolares, la red de agua potable, la carretera y el campo de aterrizaje, pidiendo que la gente aportara material de la regién y mano de obra -esta se pagaba a los pobladores. encontraba guardado en una bodega en el Centro Coordinador Indigenista, en Tlacolula, Oaxaca, y posteriormente fue trasladado a la Delegacién Estatal del INI, que se encuentra en la ciudad de Oaxaca. 168 Antropologia aplicada y relocalizacién: Antropélogos y residentes En el mundo académico nacional e intemacional de fa época se decia que la reubicacién de los puedlos mazatecos y chinantecos por parte del INI, era un gran ejemplo de antropologia aplicada, digna de ser atendida por los estudiosos de los pueblos indigenas. En las revistas antropolégicas de la época, como American Anthropologist, Accién Indigenista (Junio de 1962 - numero 110), (Octubre de 1962 - No&mero 112), América Indigena (la revista de! Instituto Indigenista Interamericano), la del Instituto Panamericano de Geografia e Historia y otras mas, aparecian las opiniones de destacados antropdlogos mexicanos, como Gonzalo Aguirre Beltran, Julio de la Fuente, Juan Comas, eteétera, y extranjeros -como Robert Redfield, Sol Tax, etcétera- quienes afirmaban que la reubicacién significaba una gran oportunidad para que pueblos cultural'y econémicamente atrasados, como los mazatecos de la Cuenca del Papaloapan, dieran un salto significativo hacia el desarrollo nacional, con ayuda de la ciencia antropologica. En la Oficina de Reubicacién de la Comisién del Papaloapan trabajaron los primeros antropélogos involucrados en el reacomodo: en primer lugar, el antropdlogo Alfonso Villa Rojas, formado rigurosamente con Robert Redfield, quien dirigia la oficina, los alumnos Rodolfo Stavenhagen, Alberto Jimenez y Fernando Cémara Barbachano. La Oficina de Reacomodo recluté a maestros rurales, constructores, ingenieros hidratilicos, agrénomos y "técnicos de relocalizacién", en 1948 y 1949, dirigidos por el profesor y antropétogo Francisco Plancarte -quien luego se iria a fundar el Centro Coordinador Indigenista de la Tarahumara- (Mejia; 1994), para hacer estudios etnolégicos, levantamientos topograficos, avaltios de terrenos y convencer a los mazatecos de que debian ser reubicados (Stavenhagen; 1953: 30). Cuando en 1954 el INI abrié el CCIP de Temazcal y la Comisién del Papaloapan dejé en manos de los indigenistas la reubicacién de la poblacién indigena, Villa Rojas y su equipo se retiraron de la Oficina de Reacomodo. De ahora en adelante el INI se haria cargo del problema. Pero continué con la politica de considerar,a los antropdlogos como la directriz operativa del cambio social -los primeros directores del CCIP y residentes en los predios de reacomodo fueron antropélogos-, considerando que los proyectos institucionales debian tener un enfoque étnico- cultural, utilizando como base elaborados registros etnograficos que contribuirian a llevar a buen término la reubicacién y redefinir las relaciones sociales al interior de las nuevas comunidades. Las caracteristicas ideolégicas sobresalientes de los antropélogos adscritos a la Comisién del Papaloapan y 169 al INI, que se reflejaban en el trabajo que realizaban, eran, a saber: un riguroso evolucionismo unilineal - como creemos que era el caso de Alfonso Villa Rojas, Maurilio Mufioz, Isabel Horcasitas y Ricardo Pozas, que al principio crefan que los mazatecos podian dar el gran salto evolucionista hasta la etapa civilizatoria, con la oportunidad de la reubicacién- y la ideologia integracionista, como era el caso de los que negaban la pluriculturalidad y pensaban que los grupos etnicos debian incorporarse al desarrollo nacional y homogéneo. En el CCIP habia una Seccién de Antropologia, dirigida por el antropélogo auxiliar, quien dependia de la direccién del CCIP. EI individuo que la integraba recibia érdenes acerca de las investigaciones que era necesario realizar; también hacia capacitaciones dirigidas a los promotores culturales para adiestrarlos en el registro etnografico. En la seccién habia un archivo etnografico de datos culturales, elaborado por el propio antropélogo responsable, los residentes y promotores comunitarios, que debia ampliarse continuamente.' En sus primeros afios de funcionamiento, el CCIP mandaba a los antropélogos a las principales comunidades por afectar, para hacer un registro exhaustivo de fas condiciones de vida de fa poblacién. Desde sus sitios de trabajo, como San Pedro Ixcatlan, San José Independencia, San Miguel Soyaltepec, etcétera, periédicamente enviaban a la direccién del CCIP sus notas de campo, en donde haclan recomendaciones generales al Centro y a los actores involucrados en la movilizacion, para hacer més facil la labor y eliminar en lo posible la resistencia de los afectados"'. Para el CCIP, la labor del antropdélogo involucrado en las zonas afectadas y en los predios de reacomodo era importante, pues 2ra capaz de “entender y evaluar situaciones sociales que requieran reajustes en su estructura a fin de alcanzar un mejor equilibrio en las relaciones interpersonales; para esto, precisa que sepa percibir los efectos de los cambios tecnolégicos, econémicos, politicos y sociales, en la conducta de la gente y, asi mismo, sugerir posibilidades de accién dirigida en los procesos de reajuste” (Villa Rojas; 1955: 308). Una a una, cada nueva zona de reacomodo tenia a un residente antropdlogo, 49 Proyecto para la reglamentacién de la Seccién de Antropologta, febrero de 1960, Carlos Inchaustegui. Seccién 4, Antropologia, caja 326, febrero de 1960 ""' Maurilio Muioz recomendaba desde San Miguel Soyaltepec al CIP: que se cerraran las escuclas y el servicio de correos; de las principales rancherias; que no se permiticra la gestién de un nuevo municipio o agencia municipal. Al jefe de la brigada de movilizacién recomendaba: que se trasladaran primeramente los santos al nuevo poblado; que se destruyeran las casas ya indemnizadas y cambiar impresiones con las autoridades tradicionales, para evitar futuros conflictos. Informe de Maurilio Muioz, 8 de septiembre de 170 quien era formalmente el representante del CCIP, y en realidad la autoridad y agente intermediario entre la nueva comunidad indigena y el mundo exterior. El papel de! residente del INI en las zonas de reacomodo ya ha sido tratado (Ballesteros; 1970: 79- 80), aunque no de manera extensa. La Gaceta del INI, de noviembre de 1955, decia que el “INI esta representado por un antropélogo que organiza el nuevo poblado. El lleva a cabo la tarea de ejecutar los planes previstos, de seguir las modificaciones y de vigilar todos los aspectos derivades de los cambios impuestos por la nueva vida de los pobladores" (INI; 1955; num. 29), Sus tareas en las zonas- de reacomodo eran principalmente recibir a los reubicados, repartir las tierras del predio, previamente asignadas mediante oficio por ta Comisién del Papaloapan; hacer avaltios; coordinar el trazo y construccién de casas, escuelas y oficinas ptiblicas, procurar la manutencién de la poblacién y todo lo que concemiera a la organizacién de los reubicados." Foto 9 Ricardo Pozas y Gonzalo Aguirre Beltran en el CCIP en Nuevo Paso Nacional. AHT/ INI. Fieles a su formaci6n, los residentes sablan cémo mantener las relaciones politicas y sociales con los reubicados en las nuevas comunidades, buscando siempre la armonia al consultar con las autoridades tradicionales -en caso de que hubiere esta forma de 1957, seccién 4, caja 326, AHT/ INI. 171 organizacién politica-, ante cualquier problema que surgiera en la comunidad. La presencia de los residentes en fos cinco predios de reacomodo obedecia también a otro fin: que el CCIP mantuviera el control de los reubicados indigenas, segtin expresaba el antropdlogo Carlos Mejfa Pivaral, ultimo director del CCIP en Temazcal (Mejia; 1994: 88). En ocasiones legaban a cometer excesos, debido al afan de intentar resolver los conflictos y a la lejania con respecte al CCIP, pues hacian a un lado a la autoridad politico -administrativa y adoptaban ese papel, incluso eran juez y parte en los conflictos que surgian entre los pobladores."” Las caracteristicas predominantes en las zonas de reacomodo -a excepcién de la primera, ubicada en Nuevo Paso Nacional-, eran la incomunicacién y aislamiento geogrdfico en la que se encontraban, sobre todo en la 5° zona de San Felipe Zihualtepec. Los residentes o representantes del CCIP tardaban muchos meses en comunicarse, incluso con el propio Centro. En estas condiciones vivian los antropélogos residentes. En los predios, el residente era una autoridad paralela a la establecida formalmente por la comunidad, un poder local impulsado por fa institucién. En Santa Maria Yogopi, la cuarta zona de reacomodo, el antropélogo Armando Aguirre Torres era testigo permanente cada vez que ocurria una nueva eleccién de autoridad, firmando como residente de la Comisién del Papaloapan y de! CCIP; la autoridad municipal invitaba al residente a resolver todos los problemas de la poblacién, de manera conjunta, ningun problema era tratado si no estaba presente el antropdlogo residente. Periédicamente informaba al CCIP, que a pesar de ser auténomo el poder municipal, en realidad no era asi, porque el propio representante del INI intervenfa en problemas de tipo familiar — pleitos entre conyuges 0 parientes- vecinales, disputa de tierras, judiciales e incluso normando Ia conducta de las autoridades municipales.'“ En los predios la poblacién reacomodada preferia resolver sus problemas recurriendo “al viejo", al "zinga”, en lugar de ir con la autoridad nombrada por consenso por toda la comunidad. En la 5* zona de reacomodo de San Felipe Zihualtepec, Maurilio Mufioz Basilio llegé en 1957 como primer residente, designado por el antropdlogo Raul Rodriguez Ramos, tercer director del CCIP. Maurilio Muiioz era un antropélogo otomi, oriundo del Valle del Mezquital, que estudié en la Escuela Nacional de. Antropologia. Como el resto de '® Testimonio de Bernardo Mortera Valido '"? Carlos Inchéustegui, en el predio de La Joya del Obispo, resolvié un pleito entre vecinos, pasando por alto 4 1a autoridad municipal, encarcelando a los inculpados y aplicéndoles una multa en beneficio de la agencia municipal. Memorandum de Carlos Inchéustegui. 25 de agosto de 1958, AHT/ INL '"* Notas informativas. Santa Maria Yogopi, Veracruz, antropélogo Armando Aguirre Torres, marzo de 1958. 172 Jos antropélogos que ocuparon ese puesto, llegd a organizar al recién creado pueblo, en lugar de Bemardo ‘Mortera, quién trasladé a los primeros pobladores y los alojé en 14 galeras provisionales. El residente tuvo a su cargo un equipo humano muy completo: una brigada médica, dos ingenieros comisionados por la Comision del Papaloapan, un técnico en agricultura y dos maestros, en una zona totalmente aislada y rodeada de selva, a muchas horas de viaje en tren, camiones y lanchas del CCIP de Temazcal. Para hacer distintas obras en beneficio de! nuevo pueblo, era necesario que todos los recién llegados trabajaran, pero en vista de que no se constituyd la autoridad Municipal durante los préximos tres afios, el residente del CCIP era quién se vela obligado a llamar a tequio a los habitantes de San Felipe Zihualtepec. Muchos de fos cambios y transformaciones que ocurrieron en San Felipe se debieron a la presién que ejercieron los residentes, sobre todo Maurilio Mufioz, en los primeros afios del nuevo poblado, cuando habia mucho por hacer en la reubicacién y consolidacién de la nueva comunidad. Desde que el antropélogo otomi tleg6 al sitio, presioné de diversas maneras a la comunidad, a la direccion del CCIP y al gobierno del estado, para que se estableciera formalmente la agencia municipal.""> Ademés, fue uno de los fervientes promotores -junto con residentes de otros predios de reacomodo- de que las tierras dadas a los indigenas reubicados no pudieran enajenarse tan facilmente y se estableciera un candado legal para que no las vendieran al mejor postor (Gamboa; 1973)."° . En la actualidad la percepcién que los reubicados sobrevivientes tienen de Maurilio Mufioz es la de una persona con la que mantuvieron una relacién de respeto, que supo conciliar con todos los grupos culturales que se encontraron en San Felipe Zihualtepec. En su periodo como residente en el predio, las mayores tensiones a tuvo con el propio personal del CCIP y de la Comisién del Papaloapan, adscritos al sitio. El antropéplogo logré tat confianza e igualdad con la poblacién asentada en Ia orilla del rio La Trinidad, y terminé caséndose con una muchacha chinanteca, aceptado por las familias representantes de ese grupo étnico. Después de Maurilio Mufioz se acabaron los residentes con perfil de antropélogos, en Zihualtepec y otros predios de reacomodo, como el caso de Gildardo Gonzalez, Carlos Seccién 4, Antropologia; caja num. 326, AHT/ INI. "8 Oficio de Maurilio Muiioz al ingeniero Norberto Aguirre, Secretario general de Gobierno del Estado de Oaxaca, 3 de marzo de 1959. AHT/ INT. "© Informes relativos al predio de Zihualtepec. Desde noviembre de 1957. Num. caja 326, seccién 4, antropologta, serie antrpologia, AHT/ INI. 173 Inchéustegul 0 Armando Aguirre, debido a que fueron requeridos por el INI en otras regiones indigenas del estado y del pais, para realizar los planes y proyectos con un enfoque etnico- cultural (Mejia; 1994). Ausente Maurilio Mufioz, pasaron varias personas Por la residencia de San Felipe, como Manuel Virgen, que no dur5 mucho en el cargo, Porque poco después fue llamado a trabajar en las oficinas del CCIP, seguido por el doctor Nicolas Zavala Sanchez y Humberto Ramirez. EI nuevo Sefior del Monte Mencién aparte merece un residente, al cual nos referiremos con un nombre ficticio: Alberto, y no por su nombre verdadero, debido al impacto y opiniones cuestionadoras que desperté su trabajo entre los pobladores de San Felipe Zihualtepec. Alberto nacié en un @jido el cual no nombramos- de uno de los municipios afectados por la presa Presidente Alemén. Siendo nifio tuvo muchas carencias econémicas, su padre abandoné a la familia y el nifio tuvo que dedicarse a trabajar como peén para ayudar a la manutencién familiar; actividad que le obligé a tratar con .os mestizos y aprender a hablar espafiol desde los diez afios. A partir de los 15 afios aprendié a leer y escribir, sumar y multiplicar, después Ge algunas inconsistencias en la escuela, debido a las carencias econémicas de su familia. También se dedicé a sembrar un predio de una hacienda abandonada, lo que le dio ta oportunidad de abtener un poco de dinero. Cuando todavia no cumplia la mayoria de edad, Alberto fue nombrado agente de policia suplente de su recién creado ejido, por ser el Gnico que apenas podia deletrear un texto (Benitez; 1984: 73- 75). Cuando se constituyé ef Comisariado Ejidal, ascendié en ta jerarquia comunitaria y fue nombrado secretario del Consejo de Vigilancia. Con mucho esfuerzo y pocos recursos logré hacer su propia casa, donde pensaba llevarse a vivir a la mujer con la que se casaria. Por fin, a los 25 afios se casé con una muchacha y se fueron a vivir al nuevo hogar. Ocho meses-después murié la mujer y Alberto se quedé solo de nuevo. Se fue a trabajar a la ciudad de Cérdoba, Veracruz, y abandons las tierras que habia sembrado. Dos afios después regresé al terrurio matemo, sin derechos sobre la tierra, buscando que Sus paisanos le prestaran pequefias parcelas para cultivar. Nuevamente su interés por las cuestiones politicas y administrativas del pueblo -asi como la red de relaciones sociales ‘que consiruy6-, le permitieron ser admitido de nuevo entre los ejidatarios. Aunado a esto, fa gente reconocié de nuevo sus habilidades para leer y escribir, y un dia, fue nombrado Presidente del Comisariado Ejidal. Habla escalado un peldafio mas en la jerarquia 174 comunitaria. Su nuevo puesto le sirvié de mucho para relacionarse con diversas instituciones y autoridades estatales, federales y representantes populares, sirviendo como intermediario entre estos y su comunidad. En esta situaci6n, volvié a establecerse, construyé su propia casa y contrajo nupcias nuevamente (Benitez; 1984: 75- 80). De 1954 a 1956, el agua de la presa Presidente Aleman inund6 su ejido parcialmente. En ese ultimo afio se trasladé con todos los miembros de su ejido a Nuevo Pescadito de Enmedio y después a la tercera zona de reacomodo, en La Joya del Obispo, donde continuaba siendo presidente del Comisariado Ejidal. Los recién llegados vivieron en ese lugar casi cuatro afios, pero pidieron su cambio a la quinta zona de reacomodo, en San Felipe Zihualtepec, pues se dieron cuenta que las tierras de La Joya del Obispo eran muy malas, de las llamadas por ellos “tierras calizas". En La Joya del Obispo, el CCIP le dio el cargo de intérprete con una pequefia gratificacién, debido a que manejaba muy bien el espafiol y el mazateco, ademés de tener una notable inteligencia. Después continué con otros cargos dentro de! CCIP: Dentro de su grupo, Alberto era el lider indiscutible. Posefa una gran inteligencia, puesta al servicio de su comunidad. Era considerado como un lider honesto, dispuesto a ayudar siempre a los reubicados. Las autoridades del INI, incluido el doctor Alfonso Caso, lo consideraban el prototipo de un representante con capacidad, una gran iniciativa y honestidad suficiente para representar los intereses de los indigenas reuibicados. Incluso afios después fue visitado por el periodista Femando Benites, en el predio Zihualtepec -a donde fue a dar posteriormente- a quien dejé sorprendido por su claridad de pensamiento, ‘compromiso con el trabajo y con ta comunidad. Después de su llegade al predio de La Joya del Obispo, Alberto y su grupo mantenian una disputa por el poder del nuevo lugar con otros ejidatarios, llegados de Corriente Ancha. Carlos Inchdustegui, el antropélogo residente del predio, reportaba en un escrito a Ratil Rodriguez Ramos, director del CCIP, acerca de un pleito entre dos individuos provenientes de Corriente Ancha y el ejido de Alberto, en el cual el que resulté ser el agresor hirié a su contraparte con un arma blanca. El heridor escapé del pueblo, pero finalmente se entregé ante la justicia de Tuxtepec. Alberto logré que sacaran de la creel a su paisano y lo recluté como pistolero personal, para amedrentar al grupo de Corriente Ancha"”. Alberto realizé amplias gestiones ante el CIP para que-le dieran lugar a su ejido en la zona urbana de Zihualtepec. Finalmente, en 1961 el grupo llegé por su cuenta, sin 175 ayuda de la Comisién de! Papaloapan, procedente de La Joya del Obispo, dandoles Unicamente diez hectdreas a cada jefe de familia, bajo el régimen de propiedad privada. EI sefior Sotero Santiago Martinez renuncié en el mismo afio al cargo de promotor de agricultura en la comunidad y el CCIP se lo asigné a Alberto, recién llegado de la tercera zona de reacomodo. Con él llegaron, como deciamos antes, la gente que vivia anteriormente en La Joya del Obispo, pero no todos eran originarios de su ejido y afectados por la presa, algunos habian sido peones en el aserradero de La Joya del Obispo, otros salieron de diversos pueblos por haber cometide delitos que les impedian regresar. Otros mas, cuando llegaron a San Felipe Zihualtepec se posesionaron de varios terrenos y los repartieron Unicamente a sus parientes."® Foto 9 INI. Al finalizar 1961, cambiaron a Humberto Ramirez, residente en San Felipe Zihualtepec, y el cargo quedé vacante de enero a mayo de 1962. Alberto, promotor de agricultura, pidié al CCIP que le dieran el puesto, argumentaba que conocia fos problemas de la mayoria 47 Memorandum. Carlos Inchaustegui. La Joya del Obispo, Jacaltepec, Oaxaca, 25 de agosto de 1958 ® Informes relativos al predio de Zihualtepec. Maurilio Muvioz. Desde noviembre de 1957. Num. caja: 326, seccién antropologia, serie antropologia, AHT/ INI. 176 de la poblacién mazateca, por haber sido intérprete del ultimo residente."” El nuevo residente del CCIP en Zihualtepec, era el primer indigena que ocupaba ese cargo. Afios después establecia una diferencia entre su quehacer y el de las personas que anteriomente ocuparon la residencia. Para él, el trabajo de sus antecesores fue muy facil, los residentes s6lo tenfan que recibir a la gente afectada por la presa y darles su casa, solar y parcela, segtin los derechos que tuvieran, obedeciendo el mandato de la Comisién del Papaloapan. En cambio, su trabajo fue mas complicado."” Después, con Ia indefinicién en la tenencia de la tierra y las carencias tecnolégicas para trabajar las parcelas, los propietarios empezaron a venderias sin escrituras de por medio, atin sabiendo que la Comisién de! Papaloapan y el CCIP no permitian que se vendieran al mejor postor, pues el segundo tenia el derecho de preferencia para comprar © decidir si se podia hacer la compra - venta a otro comprador. Posiblemente Alberto tenga razén al argumentar que su trabajo fue mas complejo, aunque no hay que quitarle méritos al periodo realizado en la residencia en afios anteriores, sobre todo considerando: toda la serie de carencias que se vivieron en los primeros afios de la reubicacién. En San Felipe Zihualtepec se creo un vacio de poder dejado por las autoridades mazatecas y chinantecas, como producto de la evacuacién o las dispersién de fas comunidades," por lo que se formaron estos nuevos actores de la politica, que actuaron como intermediarios con y a través del CCIP, con los partidos politicos y el gobierno estatal. Estos nuevos lideres se dedicaron a establecer “los vinculos politicos entre el nivel de la politica local y la extralocal...” (Perez; 1992: 62). Alberto empez6 a tejer nuevas. redes de relaciones sociales a varios niveles, estableciendo compadrazgos, relaciones de amistad y de complicidad con diversos actores sociales econémicos, gubemamentales y politicos. Aproveché la llegada de nuevos grupos econémicos, procedentes del estado de Veracruz, atraidos por la abundancia de tierras y mano de obra barata para trabajar. 9“ Entonces, yo, a partir de ese aio que me dieron el cargo hasta 1972...venia yo siendo como rrepresentante provisional, me daban una compensacién, mi sueldo base era como promotor agricola y ya al darme el cargo de la residencia me daban ura compensacién de cuatrocientos pesos.” "9 Testimonio de Alberto:“...una cosa muy facil lo que le tocé al profesor Maurilio Muiioz y todos los demés, pero a mi ya me 1océ cuando también se mete gente no afectada, no reacomodada por la presa Presidente Alemén; habia que levantar Censos, quiénes, de dénde vino; vaya, afecté la presa o no afect6, ese es el problema, mas de 25 familias no afectadas por la presa Presidente Alemén. Comunicando por escrito a que desocuparan el lugar, el solar, que ya no siga trabajando, ‘porque este predio es para los reacomodados, os afectado: por la presa Presidente Aleman, pro decreto presidencial.' ¥ asi se fue saliendo la gente poco a ‘ppco, lo que se llama un seior problemén.” " En los primeros aos de la creacién del pueblo, la gente intenté reorganizarse en tomno a sus autoridades tradicionales, pero como procedian de diferentes rancherias y tenfan diferentes costumbres, lo nico que retomaron fue Ia asamblea para escoger mediante el consenso a sus eutoridades comunitarias. Testimonio del sefior Sotero Santiago Martinez 177 Formé parte’de su red social y se hizo compadre del sefior Gustavo Rico, uno de fos ganaderos més ricos del pueblo, para obtener algunos negocios derivados de la ganaderia."* Aigunos de los primeros representantes de los grupos étnicos reubicados y ciertas autoridades municipales fueron sus amigos y compadres. Incluso, un extrabajador de! CCIP nos dijo que era amigo del responsable legal de tierras, de la Comisin del Papaloapan, a quien iba a ver con diversos regalos. Se establecié como la maxima autoridad, no sélo de la agencia municipal de San Felipe Zihualtepec, sino también del resto de las comunidades de! predio, aprovechando los répides cambios sociocutturales impuestos y la llegada de nuevos grupos y agentes econémicos que llegaron al predio. La gente lo reconocia como la nueva autoridad, gracias al apoyo que le ofrecia el CCIP."* En realidad, el residente no trabajaba de comin acuerdo con Ia autoridad municipal, sino que pasaba sobre ella y decidia las acciones que debian realizarse, en nombre de! CCIP."* Aigunas personas que fueron agentes municipales en los afios posteriores a la reubicacién, dicen que Alberto los intentaba manipular para hacer lo que é1 decidia, interponiéndose en las decisiones de la autoridad municipal. EI problema de las tierras era muy complicado en el predio y la zona urbana de San Felipe Zihualtepec, Los habitantes de la zona urbana acusan a Alberto de haber hecho un uso indebido de los terrenos que tenia que repartir, pues mientras la Comision de! Papaloapan no permitia que nadie fas vendiera, él si lo hizo. Cedié a sus parientes algunos terrerios ubicados en las zonas més codiciadas, como el centro del pueblo; compré otros en los que sembré pastizales, los utilizd para pastar ganado y después los vendié al mejor postor; entregaba los mejores solares y/ 0 parcelas a quienes le ofrecian una buena compensacién econémica™, e impuso muchas trabas para que la Comision "2 Testimonio proporcionado por el sefior Gustavo Rico y su esposa, septiembre de 2001 ' Esta observacién sefialada con negritas, ¢s suposicion nuestra "2" Testimonio de Alberto: “Cuando yo era residente, la gente me respetaba como autoridad, al menos cuando yo estuve asi fue, me respetaban mucho, y més cuando Negaba el director del Centro, llega a comunicarme a mi como su representante y yo soy el que estoy comunicando ‘tal dia a tal hora lega el director del Centro y ustedes deberian aprovechar de solicitarle, recibirlo bien para que nos apoye para la construccién de la escuela’, esto lo otra, lo que haga falta en la comunidad, uno también tiene que ver eso y estar de acuerdo con la autoridad municipal.” '°5 £1 3 de septiembre de 1969, el residente manda un oficio al agente municipal de San Felipe Zihualtepec, en cl que le"“ordena” (cl calificativo es nuestro, interpretado por el tono con el que hace la peticin) que se Jimpien las calles y se siga la alineacién trazada por la Comisién del Papaloapan; asi como que se respeten los Jinderos de los solares en la zona urbana. Oficio dirigido al agente municipal Honorio Carrera Figueroa, AHT/ INI. "6 Testimonio de Sotero Santiago Martinez 178 diera tierras a los hijos de reubicados.'”” También intenté quitar a una familia originaria det predio, una parte de la parcela que utilizaba para cultivar café, para darsela a sus hijos. Al fin, el propietario del terreno se quejé ante la Comisién de! Papaloapan y el CCIP, y Alberto no pudo lograr su propésito.’* EI mecanismo para intentar vender un terreno, por parte de un propietario, antes de someter la transaccién a consideracién de la direccién del CCIP, era contar con la firma y sello de aprobacién de la autoridad municipal de San Felipe Zihualtepec. Este tramite administrativo no era problema para el residente, simplemente aprovechaba que algunos agentes municipales eran analfabetos y les hacia firmar diversos oficios, sin informar su contenido o diciéndoles que eran tramites administrativos sin importancia de la residencia.’” Cuando se construyé la carretera que pasarfa por Maria: Lombardo de Caso, se expropiaron varios terrenos por los cuales pasaria la nueva via de acceso. El gobierno federal decidié indemnizar a los afectados por medio del residente del CCIP en San Felipe Zihualtepec. Alberto fue a ver a cada uno de los afectados, con el documento de la indemnizaci6n, diciéndoles que el gobierno federal les entregaba determinada cantidad de dinero por su terreno, sabiendo de antemano que el afectado no sabia leer y escribir. Asi, entregaba una cantidad menor a la que decia el papel. Unicamente uno de los ‘expropiados, quien sabia leer y escribir, exigid que el residente le entregara la cantidad acordada en el documento."” Cuando desaparecieron las residencias, Alberto vendié sus terrenos y se fue de inmediato del pueblo, porque no era bien visto por los habitantes. Hoy en dia, en San Felipe Zihualtepec existe una gran aversion hacia el antiguo residente por parte de muchas personas que vivieron la reubicacién y sus consecuencias, debido a los excesos y abusos que, dicen, cometié, aprovechando su puesto en la quinta zona de reacomodo y con el respaldo del CCIP. En los recorridos que realizamos por lo que antes era el predio Zihualtepec y su zona urbana, escuchamos constantes quejas acerca de la forma de proceder del antiguo residente. La mayoria de los mazatecos y chinantecos no desean volver a verlo por el pueblo y dan gracias a Dios porque el sefior vendié sus terrenos y se fue a vivir a una casa con fachada de marmol en la ciudad de Tuxtepec, Oaxaca. "27 Testimonio del sefior Maxit "4 Entrevista con el sefior Bartolo Gomez Argieyes, abril de 2001 "2 Entrevista con el sefior Honorio Carrera Figueroa, septiembre de 2001 °° Informacién proporcionada por el sefior Sotero Santiago Martinez, septiembre de 2001 179 Los promotores comunitarios Uno de los aspectos més dificiles que tuvo que realizar el CCIP cuando se construyé la presa Presidente Aleman, fue sin duda el convencimiento y movilizacién de toda la poblacién afectada. Esta tarea no pudo realizarse sin contar con la valiosa ayuda de los promotores: comunitarios, salidos de las propias comunidades afectadas. En la primera etapa de movilizacién ya se habia organizado y formado un equipo compuesto por 17 maestros rurales, enviados por la Secretaria de Educacién Publica. Ademés, en esta primera parte trabajé una misién cultural compuesta por nueve miembros y una brigada de mejoramiento indigena integrada por seis personas de diferentes oficios, como carpinteria, albafillerta, etcétera. El propésito de este equipo de trabajo era el de ensefiar a la gente todas esas habilidades a la vez que intentaban convencerios que deblan aceptar la movilizacién a las nuevas tierras que habia comprado la Comisién det Papaloapan (Mejia; 1994: 96- 97). EI modelo del promotor fue retomado originalmente de una experiencia que el INI tuvo en el Centro Coordinador Indigenista Tzeltal -Tzotzil, de San Cristobal de las Casas, Chiapas; el término fue utilizado por el Instituto para distinguir a estos jévenés de los maestros rurales en servicio y por las actividades que realizaban en tomo al desarrollo integral. Desde el reclutamien’o en el CCIP, la profesora y antropéloga Isabel Horcasitas se encargé de los promotores comunitarios, capaciténdolos en diversas reas del conocimiento y enfocandolos en diversas especialidades técnicas como primeros auxilios, enfermeria, apicultura, zootecnia, albafiileria, practicas agricolas, etcétera, para que actuaran en las comunidades indigenas afectadas. Nuevamente la comunidad es considerada el centro del cambio cultural, por medio de la utilizacién de miembros claves de la comunidad como agentes del cambio, quienes son convertidos en lideres de la comunidad, debido al’ rol y estatus promovido por la institucién. Entonces, la labor de estos mediadores culturales y comunitarios resulté indispensable pera superar situaciones indeseables promoviendo la integracién o el cambio sociocultural intemo, como plantearia en su oportunidad Gonzalo Aguirre Beltran, quien se distinguiria por ser el maximo téorico y defensor del indigenismo integracionista en México (Aguirre; junio de 1962: num. 410: pp. 2- 3). Los promotores comunitarios resultaron indispensables para promover la integracién, sin la cual no era posible consolidar un sistema politico comprensivo (Padua y Vanneph; 1986). Ya deciamos anteriormente que en la preparacién de los promotores se dio 180 ,especial importancia al uso de la lengua indigena para ensefiar a los nifios a hablar espafiol, asi como a leer y escribir, modelo que después fue abandonado por los problemas que encontraron Isabel Horcasitas y Ricardo Pozas."™* Cuando el CCIP entré en funcionamiento, la primera actividad que realizé fue reclutar j6venes indigenas con 16 afios cumplidos, que tuvieran el primer afio de primaria, dominaran el idioma indigena y espafiol. Organizé a las brigadas para convencer a la poblacién mazateca y chinanteca de salir de sus comunidades, por la proxima llegada de! agua de la presa "Presidente Alemdn". El sefior Sotero Santiago, antiguo promotor de agricultura en el predio Zihualtepec, apenas habia terminado su primaria y estaba aprendiendo a hablar el castellano." Las brigadas dedicadas al traslado de la poblacién indigena estaban compuestas de tres miembros, indigenas y mestizos que tuvieran la caracteristiéa de hablar la lengua mazateca para facilitar la comunicacién. Estas brigadas recorrian las comunidades y hacian las listas de las familias que debian movilizarse. En el momento de la movilizacién cargaban con todo tipo de enseres en lanchas de uno o dos pisos, incluyendo animales de corral, perros y gatos, excepto ganado mayor que era trasladado por otro medio. Las brigadas de reacomodo tenian la obligacién de responsabilizarse de cada familia por 131 Bemardo Mortera explica las funciones de los promotores comunitarios: "E! INI entré a la montafia con educacién, zootecnia, economia, era la punta de flecha. Era muy buena, por ejemplo, en agricultura el agrénomo para poder poner un programa para mejorar el mais, tenia que ir con el promotor de agricultura ara que se entendiera con la gente. Este promotor le explicaba a la gente la mejora del maiz, hacian la prueba de la parcela demostrativa, en fin, si no, el agrénomo no se entendia con la gente. Lo mismo en ‘medicina, en todos estos programas los promotores eran claves, eran la punta de flecha para que entrara la aaceién del INL." 1 Sotero Santiago relata la situacién que vivié antes de Ia inundacién: “Nos fueron a sacar aiios antes de que se cerraran las compuertas,. En 1954 nos fueron a traer de la sierra, mediante anélisis, Megaron a San Pedro Ixcatlén los buscadores de muchachos, legaron del INI... Yo tuve la fortuna de ser uno de los que Hevaron a estudiar. Una maestra que me recomendé me dijo: 'ya te apunté, te vas a estudiar’. Llegaron los del INI por nosotros, ahi venimos de San Pedro Ixcatlén a Paso Naranjo, ahi legaba la lancha. Y ya con zapatos. Pues caminamos ya legando a Temazcal. Y empezamos a estudiar en Temazcal. Romeo Cid se Hamaba uno de los maestros y Filiberto..no me acuerdo cémo se Namaba el otro. La directora era Isabelita (Horcasitas)*. Empezaron las oguas a lenarse y andabamos atris de Fidel Garcia, Manuel Virgen, Enrique Cruz, mestizos, pero si hablaban algo de... (mazateco), eran exclusivamente para mover a los afectados, ellos eran seiores ya grandes, Eran los jefes de nosotros, ellos nos decian lo que habia que hacer. Y donde no entendian ellos exactamente lo que el indigena decia, ya nosotros (participébamos). Empezaba yo a hablar «algo de espaol, "..dnddbames con canastas de tortas, con cajas de refrescos para darle a la gente, porque mucha gente ya estaba dias en el tapanco o en el caballete. ¥ andébamos con hachas, machetes, rompiendo la palma para rescatar a la gente que estaba arriba del tapanco o del caballete. De dia y de noche anduvimos sacando gente, porque las aguas no esperaron. Los que todavia vivian en zona seca, se les apuntaba. Pero los que estaban ahogdndose, de dia y de noche estébamos recogiendo esa gente. “Para ‘eso el INI ya tenia una bodega grandisima en Temazcal, Oaxaca, donde alojébamos a tas familias afectadas. Y el INI daba el dinero para darles 1a alimentacién, se les daba (a las familias) un dinero en efectivo para que fueran al mercado de la plaza de Temascal a comprar lo que necesitaran.” 181 reubicar y avisar al CCIP la fecha de traslado, proporcionar costales y reatas para empacar sus cosas y acompafiérios en todo el trayecto hasta ubicarlos en sus nuevos Poblados (Mejia; 1994: 98). EI sefior Sotero establece la diferencia entre dos grupos distintos de promotores: “Habia otro grupo exclusivo para traer a la gente afectada al nuevo poblado. Nosotros exclusivamente sacd4bamos la gente dentro del agua a la bodega que habia dentro del agua en Temazcal ¥ otros eran los que se encargaban de trasladarlos de Temazcal a distintos reacomodos. Cuando yo llegué aqui, (los reubicados) ya estaban asentados. Sotero también fue afectado por la presa Presidente Aleman, llegé a Zihualtepec ‘ocupando el puesto de promotor de agricultura antes de que arribara el residente al que nombramos Alberto. Pero los promotores también tenian otras actividades relacionadas con las que hacian cada una de las secciones del Centro, como eran las siguientes: * _localizar enfermos para su atencién médica; + apoyar la campafia antipaludica repartiendo medicinas preventivas; * _apoyar la campaiia contra el mal del pinto; * orientar a los campesinos para e: cobro de sus avaliios * proporcionarles huevo fino a cambio del corriente para mejorar la raza de sus aves; + informar a las autoridades municipales sobre cualquier nueva accién a realizar; + llevar al CCIP las quejas y necesidades de los reacomodados para que este las canalizara a la Comisién del Papaloapan En el CCIP, el drea de Educacién capacitaban a los promotores diciéndoles que su papel no debia ser para explotar a su propia gente, tratando de aleccionarlos en el sentido de no abusar de su ignorancia, precurando fomentar en ellos la idea de la igualdad de derechos." 9 El sefior Sctero Santiago explica la labor que realizaban con la poblacién: “Antes éramos ‘muy conscientes, porque todas las tardcs se juntaban en la rancheria, donde trabajdbamos se juntaban con nosotros, a Preguntar “qué hago, qué me orientas sobre esto, qué me orientas sobre otro, qué debo hacer, qué debo cémer, qué debo darles a mis hijos'. Y el promotor lo orientaba, y mas cuando nos llevébamos a los chiquillos a cortarles el pelo, aki estaban los padres también, y platicando de muchas cosas, de las 182 El INI traslad6 posteriormente a los promotores més destacados a adiestrarse y capacitarse en diversos oficios de tipo técnico, orientadas a promover diversas actividades productivas, de salud, agricolas, etcétera. Estas capacitaciones fueron muy utiles para los promotores cuando fueron distribuidos por diversas comunidades en los cinco predios de reacomodo. Sotero Santiago anduvo por diversas comunidades trabajando como promotor de agricultura: empez6 en Piedra de Amolar, Pescadito de Abajo, La Candelaria y Los Capulines -entre Candelaria y Las Margaritas. En 1958 lleg6 a San Felipe Zihualtepec como reubicado, se integré al orden social y posteriormente pidid que el CCIP le diera el cargo de promotor agricola; ahi fue ayudante de Maurilio Mufioz Basilio, residente del CIP, ayudando a los habitantes de! pueblo, asesorandoles en la siembra y cosecha de maiz™, jitomate, chile, rabano, etcétera, fo que le permitia introducir cambios econdémicos en la comunidad. oH El puesto'de promotor agricola del CCIP le ayudé a ser nombrado como autoridad de la comunidad y mejorar su status, entre 1964 y 1965, a pesar de que no era lider, como él mismo reconoce; los habitantes del pueblo reconocian en Sotero a una persona que gracias a su conocimiento de las actividades de la Comisién del Papaloapan y el CCIP, podia ser el enlace perfecto y desempefiar eficientemente su puesto como agente municipal. Entonces, a los 28 afios fue agente municipal y logré tramitar ante la Comisién del Papaloapan laminas y madera para construir la escuela anexa Héroes de Chapultepec. A\ siguiente afio logré “sacarle al INI para el hospitalito que se esté echdndo a perder ahora junto a la iglesia". Pero a pesar de haberse integrado a la comunidad desde hace muchos ajfios, el promotor agricola guarda distancia ideolégica con respecto al resto de los miembros de la comunidad, comparte algunos prejuicios de la region hacia la pueblos indigenas, pues para él, su gente es ignorante, con grandes complejos de inferioridad, no estan muy "“civilizados", etcétera. La distancia ideolégica que lo separa del resto de la comunidad se la debe al CCIP, cuestién que agradece de manera notable. El antiguo promotor comunitario es hoy una persona respetada por el resto de los habitantes del pueblo, debido al status que adquirié cuando trabajaba en el necesidades de la gente indigena.” '* ‘Segiin el testimonio del sefior Honorio Carrera Figueroa, habitante de San Felipe Zihualtepec. 183 CCIP, la intermediacién que logré entre ellos y la institucién indigenista y a la temporada en fa que fue agente municipal. La participacién politica de Sotero fue efimera, por un problema personal que lo obligd a irse de su pueblo durante algunos ajios. Desde que volvié, concentré sus atencion en una pequefia peluqueria que tiene en la antesala de su casa, Unico sustento de él, su joven mujer y sus dos pequefios hijos, con quienes formé una nueva familia, después de la muerte de su primera esposa. Vive ‘su segundo matrimonio en una casa de madera, amplia y fresca, con una sala de amplios techos de palma y en donde gusta platicar con sus amigos de los problemas cotidianos que vive el pueblo, asi como de la época tan dificil de la reubicacién. En la regién otros antiguos promotores han escalado otros puestos burocraticos ligados sobre todo al magisterio y de ahi a la politica. En Zihualtepec, posiblemente Sotero no se mantuvo mas como un personaje destacado, por la llegada de Alberto, el antiguo Residente, pues fue quien concentré el control y el poder en la comunidad durante muchos ajios, hasta la desaparicion del CCIP. 184

Оценить