Вы находитесь на странице: 1из 13

CISTOSCOPIA

DEFINICION:
La cistoscopia urinaria es un examen que sirve para observar el interior de la vejiga, y en
particular su pared interna, llamada mucosa vesical. Se trata
de introducir un cistoscopio en la vejiga a través de la uretra,
el canal que une la vejiga y el meato urinario que permite la
evacuación de la orina. El cistoscopio es un tubo delgado con
fibras ópticas o una minicámara de vídeo. En el otro extremo
está conectado a la pantalla de manera que el médico puede
ver las imágenes en vivo. Este examen puede diagnosticar
anormalidades como pólipos de la vejiga, cáncer de la vejiga,
descubrir una malformación y también sirve para recoger
muestras también llamadas biopsias.

FORMA EN QUE SE REALIZA EL EXAMEN:

La cistoscopia se realiza con un cistoscopio, una sonda especial con una cámara pequeña
en su extremo (endoscopio). Existen dos tipos de cistoscopios:

 El cistoscopio estándar rígido: Mucho más molesto para el paciente; de hecho, la anestesia
local es casi obligada. Su principal ventaja es que permite visualizar el interior de la vejiga con
mucha más nitidez, porque su cámara es de mayor resolución. Además, el tubo rígido tiene
varias hendiduras por las cuales se pueden introducir instrumentos (pinzas, gomas, bisturíes,
etcétera).

 El cistoscopio flexible: Más cómodo para el paciente, permite visualizar el interior de la vejiga
de una forma rápida para un primer análisis.

El cistoscopio se puede introducir de diferentes maneras, pero el examen es el mismo. La


elección del tipo de cistoscopio que el médico utilice depende del propósito del examen.

El procedimiento toma alrededor de 5 a 20 minutos. Se lava la uretra y se aplica un


anestésico a la piel que la recubre en su interior, sin usar ninguna aguja. Luego se introduce
el cistoscopio a través de la uretra hasta la vejiga.

A través del cistoscopio, se hace fluir agua o una solución salina para llenar la vejiga. A
medida que esto suceda, se le solicitará que describa la sensación y su respuesta revelará
información acerca de su afección.

A medida que el líquido llena la vejiga, la pared vesical se estira, lo cual le permite al médico
observarla en su totalidad. Cuando la vejiga esté llena, usted sentirá la necesidad de orinar;
sin embargo, ésta debe permanecer llena hasta completar la evaluación.
Si algún tejido parece anormal, se puede tomar una pequeña muestra (biopsia) a través del
cistoscopio y enviarla a un laboratorio para su análisis.

LAS INDICACIONES MÁS FRECUENTES DE LA CISTOSCOPIA SON:

Comprobar si existe cáncer en las paredes de las vías urinarias, y tomar biopsias si se
observan alteraciones sospechosas.

Tomar muestras directas de la orina para analizar si existe infección, evitando así que
se contamine la muestra al pasar por la uretra y salir al exterior.

Diagnosticar malformaciones de las vías urinarias y repararlas si es posible.

Diagnóstico y, en ocasiones, tratamiento, de la hipertrofia benigna de la próstata, que


estrecha la uretra impidiendo el paso de la orina.

Solucionar las estenosis uretrales mediante resecciones transuretrales (RTU), que


ensanchan el interior de la uretra.

Retirar cálculos urinarios que estén en la vejiga o impactados en la uretra.

Diagnosticar la presencia de quistes, divertículos, pólipos, y otras formaciones


patológicas de la pared de la vejiga. En ocasiones se pueden solucionar mediante la
cistoscopia.

Estudiar en profundidad cistitis crónicas que no se han conseguido resolver


con antibióticos.

Identificar úlceras en la mucosa urinaria y tomar muestras de las mismas si es


necesario.

Estudiar la presencia de sangre en la orina, por si su origen es una hemorragia de las


vías urinarias inferiores.

PREPARACION PARA LA CISTOSCOPIA:

Si te van a realizar una cistoscopia estas son las cuestiones que debes tener en cuenta en
la preparación previa a la prueba:

Duración: la cistoscopia tiene una duración variable según la técnica que vaya a
emplearse. Puede durar unos pocos minutos (si sólo es necesaria para el diagnóstico o
toma de biopsias), o más de media hora (si se debe realizar algún tratamiento quirúrgico).
Ingreso: la cistoscopia puede realizarse de forma ambulatoria. Puedes someterte a la
prueba e irte al poco rato a tu casa. No obstante, si es necesario realizar alguna intervención
quirúrgica se suele realizar en un quirófano para extremar las medidas de higiene y
administrar anestesia regional, y por eso pueden mantenerte en observación más tiempo.

¿Es necesario ir acompañado?: sí, se recomienda llevar un acompañante cuando se


realiza alguna intervención quirúrgica durante la cistoscopia. Sin embargo, no es necesario
ir acompañado cuando se trata de una cistoscopia diagnóstica puntual.

Medicamentos: no es necesario tomar ningún medicamento previo. Se deben


comunicar al médico todas las medicinas que se toman habitualmente, y él decidirá cuáles
suspender o mantener. Se debe evitar tomar medicamentos que dificulten la coagulación
de la sangre las dos semanas previas a la cistoscopia si se realiza alguna intervención
quirúrgica, como la aspirina, el ibuprofeno y otros antiinflamatorios.

Comida: no es necesario permanecer en ayunas antes de la prueba. Sí se recomienda


beber abundante agua los días posteriores a la prueba.

Ropa: puedes acudir a la cita con el urólogo con la misma ropa de cada día. Si la
cistoscopia se realiza en quirófano te darán una bata cómoda para cambiarla por la ropa de
calle.

Documentos: es recomendable llevar el historial médico que detalle las enfermedades


urológicas, si las tienes, aunque el médico ya lo tendrá con él. Antes de someterte a la
intervención quirúrgica firmarás el consentimiento informado, con el que aceptas que te
realicen la técnica y conocerás los posibles riesgos. Si la prueba sólo es diagnóstica bastará
con un consentimiento oral.

Embarazo y lactancia: la cistoscopia no está contraindicada en estas situaciones, pero


si es un embarazo de riesgo es mejor realizarla sólo si nos encontramos ante una situación
grave.

Contraindicaciones: no tiene ninguna contraindicación concreta.

COMO SE HACE UNA CITOSCOPIA:

En primer lugar te preguntarán si estás de acuerdo con someterte a la cistoscopia, y la


prueba puede realizarse con un cistoscopio flexible en la consulta en ese mismo momento,
si lo que interesa es sólo observar el interior de la vejiga unos pocos minutos o incluso tomar
una biopsia. Pero si hay que realizar alguna técnica quirúrgica será necesario que firmes
un consentimiento escrito y se realice en quirófano bajo anestesia, para que no sientas
ningún dolor durante toda la intervención.

La anestesia puede ser de tres tipos: general, regional o local. Lo más frecuente es que se
realice con anestesia regional siempre que sea posible. Para ello te practicarán una
pequeña punción en la espalda para anestesiar directamente las raíces nerviosas de la
médula espinal. De este modo, las vías urinarias a intervenir no tendrán sensibilidad y
estarás despierto todo el tiempo, aunque pueden sedarte para que estés más relajado. La
anestesia local no es útil en este tipo de prueba, pero la anestesia general sí puede utilizarse
en ocasiones.

Antes de introducir el cistoscopio, se desinfectarán los genitales y el orificio de entrada de


la uretra. Te cubrirán con una sábana quirúrgica para limitar la zona. Se suele lavar el
interior de la uretra con un antiséptico líquido, que además lleva un poco de anestesia, para
así insensibilizar las paredes de la uretra.

Es entonces cuando el urólogo introduce por la uretra el cistoscopio. Puede resultarte muy
molesto e incluso doloroso en un primer momento. La cámara permite visualizar el interior
de la vejiga y, al mismo tiempo, se introduce suero fisiológico dentro de la vejiga para
distenderla. Cuando la vejiga se llena de suero es normal que sientas muchas ganas de
orinar.

Los instrumentos que se introducen dentro de la vejiga son muy variados: pinzas, tijeras,
asas de coagulación, etcétera. Con ellos el urólogo conseguirá solucionar el problema que
exista. Toda la intervención se graba en vídeo para que pueda ser visualizada después por
el médico o por ti mismo. Si la prueba es una biopsia será suficiente utilizar unas pinzas
que atrapen un trocito de la mucosa interna de la vejiga, y podrás sentir un pinchazo breve
en ese momento.

Cuando se termina la intervención se extrae el cistoscopio. Es normal que la uretra


permanezca dolorida durante unas horas, e incluso que se orine algo de sangre durante
unos días.

COMPLICACIONES DE LA CISTOSCOPIA:

En general, si te han hecho una cistoscopia no presentarás ninguna complicación y sólo se


recomienda beber entre 4 y 6 vasos de agua al día para mantener un flujo de orina
adecuado. Debes acudir al médico en el caso de que notes fiebre, escalofríos, dolor, o
disminución de la cantidad de orina.

Las complicaciones en la cistoscopia no son muy frecuentes. Algunas que pueden ocurrir
en ocasiones son:

Daño de la pared vesical o de la uretra. Puede ser desde una pequeña herida hasta una
ruptura total de la pared. Pueden ser debidas a un error del urólogo o por alteraciones
anatómicas del paciente.

Infección de orina tras la realización de la cistoscopia. Cuando sucede es necesario el


tratamiento antibiótico. Si la infección asciende hasta los riñones y provoca
una pielonefritis el tratamiento antibiótico debe suministrase por vía intravenosa.

Infección de la próstata, es decir, prostatitis. En este caso la infección se debe tratar con
un antibiótico intravenoso.
Complicaciones propias de la anestesia (depresión respiratoria, alergia a sedantes,
parálisis nerviosa, etcétera).

RESULTADOS DE LA CISTOSCOPIA:

Cuando se realiza una cistoscopia diagnóstica en consulta, el urólogo puede obtener los
resultados de la prueba en el mismo momento. De manera que en seguida puede proponer
una solución o tratamiento si existe un problema.

Si durante la cistoscopia realiza una biopsia o coge muestras para cultivar microbios, los
resultados tardarán varias semanas.

En el caso de realizarse algún tratamiento vía cistoscopia, los resultados son muy positivos.
Después de someterse a la técnica se necesita muy poco tiempo para recuperarse.

LO QUE SE SIENTE DURANTE EL EXAMEN

Usted puede sentir una ligera molestia con el paso del cistoscopio a través de la uretra
hasta la vejiga. Asimismo, usted experimentará una fuerte y molesta necesidad de orinar
cuando la vejiga esté llena.

Usted puede sentir un rápido pinchazo si le toman una biopsia. Después de retirar el
cistoscopio, la uretra puede quedar adolorida. Usted puede presentar sangre en la orina y
una sensación de ardor durante la micción por uno o dos días

PIELOGRAFIA
PIELOGRAFÍA INTRAVENOSA:

Es un examen especial de los riñones, la vejiga y los uréteres (los conductos que trasportan
la orina desde los riñones hasta la vejiga) con el uso de rayos X.

FORMA EN QUE SE REALIZA EL EXAMEN:

Las pielografías intravenosas normalmente se realizan de forma ambulatoria, aunque


pueden ser parte del cuidado hospitalario. Se le puede pedir al paciente que tome un laxante
para limpiar el intestino antes del examen.
Aunque cada centro puede tener protocolos específicos, normalmente el procedimiento de
una pielografía intravenosa sigue este proceso:

1. El paciente se colocará en la mesa de rayos X.

2. Se tomarán rayos X preliminares.

3. Se colocará una vía intravenosa en el brazo o la mano del paciente para inyectar el tinta
de contraste.

4. El radiólogo inyectará la tinta de contraste en la vena del brazo.

5. Durante la inyección de la tinta de contraste, es posible que el paciente se sienta


acalorado y se sofoque, sólo durante un minuto más o menos. Esta reacción es normal.

6. En raras ocasiones, los pacientes pueden experimentar una reacción alérgica a las
tinturas de contraste, por lo que el prurito persistente o posiblemente colmenas. Estos
síntomas son fácilmente tratados con medicamentos.

7. Los rayos X se tomarán a intervalos una vez inyectado el colorante.

8. A veces, es posible que el paciente tenga que cambiar de posición a medida que se
toman los rayos X.

9. Se le pedirá al paciente que vacíe la vejiga.

10. Se tomarán los últimos rayos X después de orinar para determinar la cantidad de
colorante de contraste que permanece en el tracto urinario.

Después del procedimiento, usted puede reanudar la dieta normal y los medicamentos. Se
recomienda beber mucho líquido para ayudar a eliminar todo el medio de contraste del
cuerpo.

PREPARACIÓN PARA EL EXAMEN


Primero comentarle al médico si el paciente:

 Es alérgico al material de contraste

 Está embarazada

 Tiene cualquier alergia a medicamentos

El médico le dirá si puede comer o beber antes de este examen. Es posible que le
suministren un laxante para que lo tome la tarde anterior al procedimiento con el fin de
limpiar los intestinos, de manera que los riñones se puedan observar claramente.
El paciente debe firmar una autorización y le solicitarán usar ropa hospitalaria y quitarse
todas las joyas.

LO QUE SE SIENTE DURANTE EL EXAMEN


A medida que se inyecta el medio de contraste, usted puede experimentar una sensación
de ardor o "sofoco" en su brazo y el cuerpo. Igualmente, se puede sentir un sabor metálico
en la boca, lo cual es normal y desaparecerá rápidamente.
Después de inyectarse el medio de contraste, algunas personas presentan céfalea,
náuseas o vómitos.

El cinturón a lo largo de los riñones se puede sentir apretado sobre el área del abdomen.

RAZONES POR LAS QUE SE REALIZA EL EXAMEN


Una pielografía intravenosa se puede utilizar para evaluar:

 Una lesión abdominal

 Infecciones en la vejiga y los riñones

 Sangre en la orina

 Dolor de costado (posiblemente debido a cálculos renales)

 Tumores

SIGNIFICADO DE LOS RESULTADOS ANORMALES


El examen puede revelar nefropatías, anomalías congénitas, tumores, cálculos
renales o daño al aparato urinario.

RIESGOS
Existe la posibilidad de sufrir una reacción alérgica al medio de contraste, incluso si
usted ha recibido medios de contraste en el pasado sin ningún problema. Si tiene
una alergia conocida al medio de contraste a base de yodo, se debe llevar a cabo
un examen alterno. Las alternativas abarcan pieloureterografía retrógrada,
resonancia magnética o ecografía.
Hay una baja exposición a la radiación. La mayoría de los expertos considera que
el riesgo es bajo comparado con los beneficios.

Los niños son más sensibles a los riesgos de la radiación. Este examen
probablemente no se haga durante el embarazo.
RESULTADOS FINALES:

La pielografía intravenosa es una radiografía que proporciona imágenes de los riñones, la


vejiga, los uréteres y la uretra (vías urinarias). Es posible que su médico pueda hablarle
acerca de algunos resultados inmediatamente. Por lo general, los resultados completos
están listos en 1 o 2 días.

Pielografía intravenosa (IVP)

Los riñones, los uréteres y la vejiga son normales en cuanto a


posición, tamaño y forma.
Normal: El material de contraste llega a los riñones en un tiempo normal.

No se observan obstrucciones en los riñones, los uréteres o la vejiga.


En los hombres, la próstata se ve normal en posición, tamaño y forma.
Los riñones, los uréteres o la vejiga podrían ser anormales en cuanto
a posición, tamaño y forma. Podría faltar un riñón, o puede haber un
riñón o un uréter adicionales.
Los riñones son demasiado grandes o demasiado pequeños.
El material de contraste tarda más de lo normal en llegar a un riñón.

Anormal: Se observa un crecimiento anormal (como un tumor), uno o


másquistes, un absceso o un cálculo renal.
Uno de los riñones está hinchado con orina debido a una obstrucción
como un tumor o un cálculo renal.
Se observa una lesión en un riñón, en un uréter o en la vejiga.
Los riñones tienen cicatrices.
En los hombres, la próstata es demasiado grande.
PIELOGRAFIA ASCENDENTE

El pielograma ascendente es un tipo de rayos-X utilizado para diagnosticar una obstrucción


en el tracto urinario superior. Durante el procedimiento, se inyecta un colorante de contraste
en una porción del uréter (tubo angosto que transporta la orina del riñón a la vejiga) muy
próxima a los riñones, denominada pelvis renal. Así el flujo del colorante de contraste puede
observarse con imágenes de rayos-X, a medida que pasa de los riñones a los uréteres y a
la vejiga urinaria.

La fluoroscopia (un tipo de "película" de rayos-X) o el ultrasonido (ondas sonoras de alta


frecuencia) pueden utilizarse durante el procedimiento para ubicar los riñones y los
uréteres.

RAZONES PARA REALIZAR EL PROCEDIMIENTO


Se puede utilizar un pielograma ascendente para visualizar los uréteres cuando otros
procedimientos, como un pielograma intravenoso y un pielograma retrógrado, no brindan
suficiente información definitiva.

El pielograma ascendente puede utilizarse para detectar una obstrucción del tracto urinario
a causa de una estenosis (estrechamiento), un cálculo renal, un coágulo de sangre o un
tumor. Cuando hay una obstrucción, el colorante de contraste inyectado no puede moverse
adecuadamente a través del riñón y esto se detecta en las imágenes de rayos-X.

El pielograma ascendente también puede utilizarse para evaluar los riñones o los uréteres
antes o después de un tratamiento quirúrgico. Si se encuentra una obstrucción, puede
insertarse un tubo de nefrostomía durante el procedimiento para desviar el flujo de orina y
pasar la obstrucción.

El médico también puede recomendarle un pielograma ascendente por otros motivos.

RIESGOS DEL PROCEDIMIENTO

Si está embarazada o sospecha que puede estar embarazada, debe informárselo


al médico. La exposición a la radiación durante el embarazo puede provocar anomalías
congénitas.

Si se usa un colorante de contraste, existe el riesgo de tener una reacción alérgica al


colorante. Los pacientes alérgicos o con sensibilidad a ciertos medicamentos, material de
contraste, o yodo, deben informarlo a su médico.

Los pacientes con insuficiencia renal u otros problemas renales deben informarlo a su
médico.

Las posibles complicaciones asociadas con el pielograma ascendente pueden incluir, entre
otras, las siguientes:
 Sangrado

 Sepsis

 Urinoma formación

 Coágulos de sangre en el tubo de nefrostomía, si está colocado, o coágulos en la vejiga

 Frecuencia cardíaca rápida, baja presión arterial y desequilibrio de electrolitos debido a


una pérdida de orina rápida después de la colocación del tubo de nefrostomía (shock)

El pielograma ascendente puede estar contraindicado para los pacientes con trastornos de
coagulación.

Es posible que surjan otros riesgos, según su estado de salud específico. Asegúrese de
consultar todas sus dudas con el médico antes del procedimiento.

ANTES DEL PROCEDIMIENTO


 El médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular todas
las preguntas que pueda tener al respecto.

 Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento, mediante el cual autoriza la


realización del procedimiento. Lea el formulario atentamente, y pregunte si hay algo
que no le resulta claro.

 Deberá ayunar durante un período determinado antes del procedimiento. Su médico le


avisará durante cuánto tiempo deberá ayunar, ya sea por algunas horas o durante la
noche.

 Si está embarazada o sospecha que puede estar embarazada, debe informárselo al


médico.

 Informe a su médico si ha tenido alguna vez una reacción a cualquier colorante de


contraste o si es alérgico al yodo o a los mariscos.

 Informe al médico si es sensible o alérgico a algún medicamento, al látex, cinta o


agentes anestésicos (locales y generales).

 Informe a su médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y
suplementos de hierbas que esté tomando.

 Informe a su médico si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos, o si está


tomando medicamentos anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros
medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario dejar de
tomar estos medicamentos antes del procedimiento.
 Tal vez le administren un sedante antes del procedimiento para ayudarlo a relajarse.
Debido a que el sedante puede adormecerlo, deberá arreglar para que alguien lo lleve
a su casa.

 Es posible que le administren antibióticos antes y después del procedimiento.

 En función de su estado clínico, el médico puede solicitar otra preparación específica.

DURANTE EL PROCEDIMIENTO
El pielograma ascendente puede realizarse de forma ambulatoria o como parte de su
internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar según su afección y las
prácticas del médico.

Normalmente, el pielograma ascendente sigue este proceso:

1. Se le pedirá que se quite la ropa, joyas u otros objetos que puedan interferir con el
procedimiento.

2. Si le indican que se quite la ropa, le entregarán una bata para que se ponga.

3. Se le colocará una vía intravenosa (IV) en el brazo o en la mano.

4. Le pedirán que se acueste boca abajo en la mesa de rayos-X. Se limpiará una porción
de piel en la zona lumbar con una solución de yodo, para esterilizar la zona, y se
colocarán vendas estériles alrededor de esta.

5. Se inyectará un anestésico local. Con ayuda de una guía ecográfica o fluoroscópica, se


introducirá una aguja en la pelvis renal y se inyectará el colorante de contraste. Puede
sentir una ligera molestia durante la inyección del anestésico local, así como una breve
sensación de calor causada por el colorante de contraste.

6. Se tomará una serie de rayos-X a intervalos cronometrados, a medida que el colorante


pasa a través de los uréteres.

7. Una vez que se haya insertado la aguja, se puede pasar un alambre fino a través de la
aguja para permitir la colocación de los catéteres, de un tubo de nefrostomía u otros
dispositivos.

8. Si no se necesita un tubo de nefrostomía, el médico retirará la aguja.

9. Se aplicará una venda o un vendaje estéril.


ECOGRAFÍA RENAL

El ultrasonido renal, también denominado "ecografía renal", es un examen seguro e indoloro


en el cual se utilizan ondas sonoras para obtener imágenes de los riñones, los uréteres y la
vejiga.

Los riñones son un par de órganos con forma de guisante, que están ubicados cerca de la
parte posterior de la cavidad abdominal, justo encima de la cintura. Se encargan de eliminar
los productos de desecho de la sangre y de producir orina. Los uréteres son conductos
delgados que transportan la orina hacia la vejiga.

Durante el estudio, una máquina de ultrasonido envía ondas sonoras hacia la zona de los
riñones y las imágenes se registran en una computadora. Las imágenes en blanco y negro
muestran la estructura interna de los riñones y los órganos relacionados.

POR QUÉ SE REALIZA

Los médicos solicitan ultrasonidos renales cuando están preocupados por algunos tipos de
problemas renales o de la vejiga. El ultrasonido renal puede mostrar lo siguiente:

 el tamaño de los riñones.

 señales de lesiones en los riñones.

 anomalías presentes desde el nacimiento.

 la presencia de obstrucciones o piedras en los riñones.

 complicaciones de una infección del tracto urinario.

 quistes o tumores.
BIBLIOGRAFIA
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003903.htm

http://www.webconsultas.com/pruebas-medicas/cuando-se-hace-una-cistoscopia-11734

http://www.onsalus.com/index.php/diccionario/pielografia-intravenosa-piv/21621

https://www.youtube.com/watch?v=8xOOSx-NZhc

https://www.youtube.com/watch?v=i-RaL36LrP4

https://www.youtube.com/watch?v=lyBLwPN3c7E

http://healthcare.utah.edu/healthlibrary/related/doc.php?type=92&id=P09233

https://www.youtube.com/watch?v=yJmkflEtLXs