Вы находитесь на странице: 1из 17

Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO.

ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS

INTRODUCCIÓN

1. EL TEXTO EXPOSITIVO

2. LA EXPOSICIÓN COMO “CONTINUUM” TIPOLÓGICO (ORALIDAD Y ESCRITURA)

3. FASES DEL PROCESO EXPOSITIVO

3.1 ANÁLISIS PRAGMÁTICO DE LA SITUACIÓN DE COMUNICACIÓN


3.2 RECOGIDA DE INFORMACIÓN
3.3 PLANIFICACIÓN TEXTUAL

4. ESTRUCTURA DEL TEXTO EXPOSITIVO

5. CARACTERÍSTICAS

5.1 LINGÜÍSTICOS-TEXTUALES
5.2 PRAGMÁTICAS

6. TIPOS DE TEXTO EXPOSITIVOS

6.1 LA EXPOSICIÓN DE LA DIVULGACIÓN CIENTÍFICA

7. RELACIONES CON OTRAS TIPOLOGÍAS

7.1 TIPOLOGÍAS CERCANAS A LOS TEXTOS EXPOSITIVOS


7.2 RELACIONES DEL TEXTO EXPOSITIVO CON OTRAS TIPOLOGÍAS
7.2.1 TEXTO EXPOSITIVO Y NARRACIÓN
7.2.2 TEXTO EXPOSITIVO Y DESCRIPCIÓN
7.2.3 TEXTO EXPOSITIVO Y ARGUMENTACIÓN. EL ENSAYO

CONCLUSIÓN

Bibliografía

1
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS


INTRODUCCIÓN
Cuando hablamos de texto expositivo, lo hacemos acerca de una de las tipologías establecidas
para organizar y clasificar la diversidad textual existente; es decir, identificamos y distinguimos
el conjunto de rasgos comunes y diferenciales que son atribuidos a los escritos a partir de los
trabajos elaborados por la Lingüística del texto.
Con anterioridad, a mediados del siglo XX se producirá un punto de inflexión que parte de la
dicotomía planteada por Saussure entre lengua y habla. Hasta ese momento, el estudio tomaba
como referencia la lingüística de la lengua. Ello suponía centrarse exclusivamente en la
descripción del código; se entendía pues la comunicación como un proceso de codificación y
descodificación. No obstante, en la segunda mitad del siglo XX, crece el interés por elaborar
una lingüística del habla. Para ello, resulta necesario previamente superar los límites impuestos
por dos principios básicos del análisis lingüístico: el inmanentismo –que suponía casi la
exclusión del significado- y el límite oracional. Los estudiosos llegan a la conclusión de que, en
efecto, el código es imprescindible, pero en el habla intervienen más que palabras (hablantes,
oyentes, relaciones entre ambos, situación…). En consecuencia, se produce un cambio de
enfoque. Se abandona el estudio de los objetos simples para abordar el análisis de los
complejos; esto es, a finales de la década de los sesenta del siglo XX nace la Lingüística del texto
a partir de la consideración de este como unidad comunicativa.
Tomando como referencia la definición aportada por E. Bernárdez, extraemos una serie de
rasgos que son propios del texto: se trata de la unidad lingüística comunicativa fundamental,
es producto de una actividad verbal, posee una vocación social, está motivado por una
intención y se estructura según unas reglas. A partir de esta propuesta, podemos establecer
que el texto como unidad básica de comunicación se define por tres propiedades
fundamentales: la adecuación, donde se relaciona el texto con la situación en la que se
produce; la coherencia, propiedad necesaria para que exista correspondencia entre los
significados; y la cohesión, que permite a la coherencia global manifestarse en lo escrito y que
sea reconocida.
Una vez definido el texto como unidad de comunicación y antes de entrar de lleno en las
peculiaridades del expositivo, resulta necesario detenernos en el concepto de tipología
textual. Los hablantes somos capaces de reconocer y agrupar los escritos dependiendo de sus
estructuras. En este sentido, una de las aportaciones más importantes llega de la mano de T.
Van Dijk, autor que distinguirá entre superestructura (la estructura interna global del texto) y
macroestructura (organización formal externa del texto).
A principios de los años 90, este será el punto de partida de Adam, quien aportará dos
conceptos fundamentales: competencia textual (capacidad del hablante para interiorizar unos
esquemas formales para cada tipo de texto –narrativo, descriptivo, expositivo, argumentativo
y dialógico- y para reconocerlos y elaborarlos según la intención que persiga) y, sobre todo,
secuencia textual. Con este último concepto, Adam reconoce el hecho de que en cualquier
texto pueden convivir pasajes descriptivos con narrativos, o que, por ejemplo, explicación y
argumentación pueden darse en la misma unidad comunicativa. De esta manera, facilita el
estudio de los rasgos propios de una secuencia, al tiempo que propone el término de
“secuencia dominante” para la adscripción del texto a uno de los tipos establecidos. Dicho de
otra forma, un texto se catalogará como expositivo si las secuencias dominantes son de esta
tipología, aunque contenga otras como, por ejemplo, descriptivas o argumentativas. Este
hibridismo, que es común a todas las tipologías textuales, es muy frecuente en la exposición y

2
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

explicación de información con la presencia de otras secuencias como las descriptivas y


argumentativas y, en menor medida, las narrativas.
¿Cuáles son entonces las claves para reconocer esta tipología? Responderemos a la pregunta
partiendo del concepto de exposición; seguiremos los modelos que proponen Adam y Van Dijk
para explicar su estructura; nos introduciremos posteriormente en la descripción de las
características básicas de esta tipología según sus rasgos lingüísticos, textuales y pragmáticos;
Y cerraremos con los tipos de textos expositivos y sus relaciones con otras tipologías.

1. EL TEXTO EXPOSITIVO
Es una modalidad de discurso que consiste en expresar reflexivamente información o ideas
acerca de un tema o concepto para mostrar y explicar (hacer más comprensibles) dichas
informaciones, bien con intención didáctica (para transmitir conocimiento acerca de las
cosas), bien con intención analítica (para alcanzar el conocimiento pleno acerca de las cosas).
Según Werlich y su clasificación en función del objetivo comunicativo focus textual, los textos
expositivos inciden sobre la comprensión de ideas y conceptos mediante el análisis y la síntesis.
Por eso son los más frecuentes en la vida académica o social, ya que transmiten información
nueva y explican nuevos temas. Los ej. más claros son la divulgación científica y técnica, las
enciclopedias y los libros de texto o manuales escolares, en cuanto que su función es la de
facilitar al receptor la comprensión de hechos, conceptos, fenómenos o relaciones. Tiene
finalidad eminentemente pragmática destinada a saber y a hacer saber. Esta última centrada
principalmente sobre el destinatario, pues el fin que se persigue es que cambie su estado
epistémico y conozca algo que ignora o que no conoce bien.
Pertenecen a la exposición los siguientes géneros discursivos:
DISCURSOS CIENTÍFICOS: artículos, monografías, tratados, exposiciones y cursos.
DISCURSOS DIDÁCTICOS: manuales y legislación educativa.
DISCURSOS DE DIVULGACIÓN: artículos de revista, conferencias, enciclopedias y
documentos.
Los más «puros», por así llamarlos, son los científicos, en tanto que son los más «objetivos».
En este género, el esfuerzo por la objetividad es máximo y, en consecuencia, las marcas de
subjetividad son tan escasas que se llega a la formalización y al lenguaje matemático. Pueden
pertenecer a cualquier ámbito (economía, tecnología, química, arquitectura…) y constituyen
una importante parte dentro del conjunto total de los textos expositivo-explicativos. Además,
es importante a la hora de analizar este tipo de textos atender a su carácter oral o escrito, de
tal forma que también cabría una clasificación en estos términos. Así, en la vertiente escrita
aparecen el informe, el artículo, la monografía, el tratado, el compendio o el manual; mientras
que en su manifestación oral se cuenta con conferencias, ponencias, comunicaciones, charlas,
mesas redondas, disertaciones y alocuciones.
Se trata, por tanto, de una modalidad textual propia de lo que É. Benveniste llamó enunciación
de discurso (o mundo comentado, según la terminología de H. Weinrich), en la que pueden
aparecer explícitos el Yo y el Tú de la comunicación o, por el contrario, borrarse su presencia
explícita del discurso, dando lugar a exposiciones objetivas, pero en las que, no hay que
olvidarse, siempre existe un sujeto enunciador que se hace responsable de las aserciones que
se contienen en sus enunciados. Éstos suelen tener una estructura declarativa en la cual se
afirma la verdad de lo dicho.
La exposición es una organización textual que parte de un supuesto previo: la existencia de
una información conceptual que se ha obtenido de forma directa, sea por la experiencia propia
3
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

(generalización a partir de hechos concretos), sea por la reflexión personal (análisis); o de


forma indirecta, tomada de otros (síntesis). Evidentemente, los procesos de las diferentes
operaciones mentales, según sea la procedencia de la información que se desea transmitir,
pueden dejarse ver en el texto, como huellas de un pensamiento lógico y eso se traduce en la
existencia de relaciones sintáctico-semánticas de causa, consecuencia, contraste; frente a lo
que ocurre en las obras didácticas o de divulgación, en las que hay acumulación de información
procedente de otros autores (aunque estos la hayan podido obtener por vía directa). Esto
ocurre porque, al tratarse de un decir indirecto, pero solapado (hablar de forma directa,
ocultando la procedencia del saber), se suelen borrar las huellas del pensamiento lógico que
encadena el análisis y la abstracción, en beneficio de la adición de ideas. Ésta es la diferencia
esencial que separa la exposición divulgativa, que tiene como objetivo informar lo más clara y
objetivamente posible sobre un tema, y la exposición especializada, propia de los trabajos
científicos y de los ensayos humanísticos.

2. LA EXPOSICIÓN COMO “CONTINUUM” TIPOLÓGICO (BEA CONTINUUM


TIPOLÓGICO SE REFIERE A ORALIDAD Y ESCRITURA?????)
La exposición como fenómeno discursivo implica el cometido comunicativo o función social de
explicar, que consiste en hacer saber, hacer comprender y aclarar. Esto, como se ha visto,
implica la existencia de un conocimiento, de un saber dado, que se toma como punto de
partida. El contexto de la explicación supone un agente poseedor de un saber y un interlocutor
o un público que está en disposición de interpretarlo a partir de su conocimiento previo, pero
que necesita aclaración. Como señalan H. Calsamiglia y A. Tusón, la relación comunicativa que
se establece en el contexto de explicación es asimétrica de desfase entre el experto y el lego(al
menos en la exposición de carácter divulgativo): hay un agente de la comunicación, poseedor
de un saber que va a compartir (el experto) con un destinatario que lo ignora (el lego), pero
que debe estar en disposición de interpretarlo, por eso es en este tipo de comunicación donde
se deben hacer mejor los cálculos del destinatario (lo que sabe, lo que no sabe, lo que debería
saber), para que la finalidad social que se pretende cumplir con la exposición (explicar) se lleve
a cabo sin interferencias. Hay personas a las que ya socialmente se les reconoce la autoridad
para facilitar la comprensión de los temas y que están legitimadas para aportar la explicación
fiable y adecuada (profesores, técnicos, expertos, periodistas).
Para cada nivel de conocimiento (científico, técnico, especializado, de experiencia) se propone
entre los interlocutores unas condiciones distintas, un «contrato de explicación» que implica
adecuar el volumen de conocimiento, su precisión y la forma de exposición a los interlocutores,
y dar con el tono de la exposición. No es otra cosa que tener en cuenta los conceptos
sociolingüísticos de campo, tenor y modo.
Una cuestión referida, por ejemplo, a una enfermedad, es tratada de forma distinta entre especialistas o entre el especialista y un
ciudadano corriente. El propósito propio de la explicación no es convencer ni influir en el comportamiento del interlocutor, sino
en todo caso cambiar su estado epistémico, logrando que una información que ofrece dificultad o que no ha sido accesible para
el destinatario se convierta en un «bocado digerible».

Campo, tenor y modo son factores variables del contexto situacional de la comunicación que
condicionan e influyen en la elección de las estrategias lingüísticas (selección de vocabulario,
estructuras sintácticas, etc.), es decir, están en íntima relación con el estilo. Por campo se
entiende el tema del hablar (el léxico es uno de sus indicadores), el tenor es el factor situacional
que está en relación con los agentes de la comunicación: su identidad, posición, grado de
implicación que manifiestan en el mensaje (tenor personal), relación social que existe entre
ellos (tenor interpersonal), qué intención o finalidad comunicativa se persigue (tenor
funcional). Por último, el modo se refiere a la canalización y transmisión del mensaje, algo de
suma importancia en todos los órdenes de la comunicación pero especialmente relevante en
4
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

el texto expositivo: la diferencia entre lo oral y lo escrito es aquí fundamental, así como el lugar
en el que se inserte, un manual de secundaria, de bachillerato, universitario, un tratado para
expertos en la materia.

3. FASES DEL PROCESO EXPOSITIVO


ANÁLISIS PRAGMÁTICO DE LA SITUACIÓN DE COMUNICACIÓN Este análisis debe ser
consustancial a todo acto de comunicación, pero es el género expositivo, por los especiales
condicionamientos, características y por la finalidad comunicativa de carácter social (la
explicación) q posee, el q ha de calcular mejor los datos contextuales y extremar el equilibrio
de diversos factores q se interrelacionan y de los q dependerá su eficacia comunicativa.
EL CONTENIDO DE LA COMUNICACIÓN El tema es lo fundamental (todo lo q tiene q
ver con la función social de explicar, con el saber y hacer saber). Domina la función
referencia y todos los mecanismos lingüísticos están a su servicio.
EL DESTINATARIO El autor debe contar con una imagen previa del tipo de destinatario
que va a acceder a él pq debe calcular sus características socioculturales.
FINALIDAD DEL TEXTO EXPOSITIVO Factor decisivo q determina no sólo las
características de la exposición, sino tb la complejidad misma de la organización del
discurso. No es lo mismo escribir para otros que escribir para uno mismo (socialización
de reflexiones internas) Hay que tener en cuenta para qué va a servir lo que se
comunica pq eso marcará significativamente al texto.
EL GÉNERO TEXTUAL Horma que determina la complejidad expositiva. Las
explicaciones que se pueden dar acerca de algún tema van a estar condicionadas por
las especiales características del género (Ej. Conversación coloquial - texto científico)
EL PAPEL DE QUIEN ESCRIBE Tb este factor condiciona las características de la
exposición pq no es lo mismo que sea un mero transportador de conocimiento (texto
periodístico) o un experto en la materia que tenga la intención de sentar cátedra.
LA EXTENSIÓN DEL TEXTO EXPOSITIVO Condicionada por el género textual, es tb
determinante en la organización discursiva de los enunciados y en la complejidad de
las partes expositivas:
INTRUDUCCION Presentación y delimitación del tema
Adjunción de la información previa que se considera necesaria,
definición de conceptos básicos
Orientación expositiva del conjunto
DESARROLLO Exposición ordenada de datos y análisis de los mismos
Elementos estructuradores: descripciones, enumeraciones,
ejemplificaciones, comparaciones, contrastes...
CONCLUSIÓN Breve resumen o punto final de las ideas más importantes que
se han tratado tras la reflexión y el análisis
RECOGIDA DE LA INFORMACIÓN De pende en gran medida de los factores pragmáticos que se
han esbozado. Si se trata de una exposición científica lo habitual es: (1)elaborar el corpus de
trabajo y recogida de datos empíricos, (2) leer bibliografía y pasar a analizar los datos,(3)
exponer resultados y elaborar una teoría explicativa; Por último dar cuenta de las conclusiones
a las que se ha llegado. Este sistema es DEDUCTIVO. La exposición de carácter INDUCTIVO,
comparte los dos primeros pasos pero, en lugar de elaborar la teoría, parte de una hipótesis
de trabajo inicial para demostrar el grado explicativo que posee.
5
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

Si se trata de una exposición de carácter divulgativo habrá que tener en cuenta quién es el
autor y su labor de síntesis.
LA PLANIFICACIÓN TEXTUAL Consustancial a todo tipo de texto, hace posible la dosificación
informativa del texto y su progresión temática. En el texto expositivo es muy importante pq va
a influir en el grado de legibilidad. Esta ordenación se refleja en el índice y en los distintos
párrafos y subpárrafos q empaquetan contenidos.

4. ESTRUCTURA DEL TEXTO EXPOSITIVO


VAN DIJK denomina de manera general a los textos expositivos «científicos», y para ellos
propone su correspondiente superestructura esquemática. Entiende que la superestructura
esquemática son elementos organizadores del discurso que tienen un carácter jerárquico y que
esta superestructura es la forma esquemática que organiza el significado global de un texto, es
decir, las macroestructuras. Para VAN DIJK el texto explicativo («científico») no tiene una
entidad totalmente autónoma, sino que es una variante especial de las superestructuras
argumentativas; una variante híbrida que incluye tanto el análisis o la síntesis de
representaciones conceptuales como las estrategias persuasivas utilizadas para convencer al
receptor de la bondad de dichas representaciones.

En la concepción de VAN DIJK (1983) nos encontramos con que el discurso científico no solo
consiste en una CONCLUSIÓN y su JUSTIFICACIÓN, sino también en un PLANTEAMIENTO DEL
PROBLEMA y una SOLUCIÓN. El autor lo representa de forma arbórea, aplicado al prototipo de
un tratado científico en el campo de la Psicología.

Tema objeto de estudio o divulgación

Introducción Explicación

Delimitación Presentación como problema Desarrollo Conclusión


del tema o como tema de interés

Presentación Análisis
de las hipótesis de los datos

ADAM, por su parte, prefiere hablar de «estructura secuencial», de tal modo que el texto se
concibe como una estructura secuencial heterogénea. Esta heterogeneidad, denominada por
COMBETTES y TOMASONE «polytypologiques», nos lleva a hablar del predominio de un
determinado texto para cada uno de los discursos en los que se realiza. Adam también concibe
el texto como una estructura jerárquica compleja formada por n secuencias de igual tipo o de
tipos diferentes, de tal forma que en el ámbito que nos atañe, se trataría de «secuencialidad ex-
plicativo-expositiva». Se basa en la investigación semiológica de GRIZE y en los análisis
propuestos desde la didáctica, puesto que es un discurso fundamental de transmisión. Su
esquema es el siguiente:

Ei ¿por qué? Ep porque Ee


(Oc) ¿cómo? (Op) (Oe)
P0 Pe1 Pe2 Pe3

6
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

Se parte de una esquematización inicial (Ei) que presenta un objeto complejo (Oc). La
constatación genera un «¿por qué?» o un «¿cómo?» que se contestan con una esquematización
problemática (Ep), o sea, con una respuesta que deja todavía muchas incógnitas en el aire.
Finalmente, un nuevo operador («porque»), conducirá a la esquematización explicativa (Ee). Los
textos didácticos y científicos se ajustan a este esquema que, en síntesis, implica las tres fases
reconocidas por Coltier: Fase de cuestionamiento + Fase resolutiva + Fase conclusiva.

En la secuencia inicial (Pe0) nos encontramos con un enunciado o un conjunto de los mismos
que se presentan complejos o difíciles de desentrañar. Estos enunciados se someten a la
pregunta, que se puede orientar a la totalidad de un concepto o a uno o varios de sus aspectos.
Una vez problematizada la cuestión (Pe1), se activa el proceso explicativo que se realiza
concretamente en la Pe2 a través de estrategias discursivas que se corresponden con unos
determinados procedimientos específicos de esta secuencia:
DEFINICIÓN Delimita el problema sobre la base del conocimiento existente, adjudicando unos
atributos tema/objeto en términos de la pertenencia a una clase y de la especificación de rasgos
característicos. Constituye el primer paso para la aclaración de un problema de conocimiento.
(es..., se llama así a..., se entiende por...)
CLASIFICACIÓN Procedimiento que distribuye cualquier entidad referida (fósiles, proteínas,
plantas, modos de investigar, categorías gramaticales, etc.) en diferentes agrupaciones
realizadas a partir de sistemas de similaridades y de diferencias. La clasificación se puede realizar
desde distintos criterios y también desde lo más específico a lo más general o viceversa.
REFORMULACIÓN Expresar de una manera más inteligible lo que está formulado en términos
más abstractos o formales, o que resultan oscuros para el interlocutor. Supone la repetición y,
por tanto, la redundancia típica del discurso pedagógico. Es una operación reflexiva propia de la
función metacomunicativa.
EJEMPLIFICACIÓN Procedimiento que concreta una formulación general o abstracta poniéndola
en el escenario de una experiencia más próxima al interlocutor. Los ejemplos se orientan a la
concreción y son más frecuentes en estados epistémicos muy diferentes entre Emisor y
Receptor. (Manuales escolares para ayudar a la compresión).
ANALOGÍA Procedimiento de aclaración o ilustración que se construye a partir de poner en
relación un concepto o conjunto de conceptos con otros de distinto campo. Se manifiesta
lingüísticamente a través de comparaciones y de metáforas. Como afirman Lakoff y Johnson, el
objetivo de los usos metafóricos responde a un requisito de la percepción del mundo por el cual
comprendemos lo más complejo y abstracto a partir de lo más cercano o material.
CITACIÓN Es un recurso muy utilizado en la explicación porque la fiabilidad y la autoridad se
busca en las voces de los expertos.

Los esquemas organizativos de la información que se quiere transmitir facilitan la comprensión


y la producción, a través del almacenamiento y la recuperación de información que permite la
memoria, de textos. Los textos expositivos, a diferencia de los narrativos, por ejemplo, no
obedecen a una superestructura común siempre, sino que se ajustan a una serie de maneras
básicas de organizar el discurso; por ello, se distinguen dentro de un mismo tipo de texto
expositivo, varios subtipos o maneras básicas de organización, tales como: identificación,
definición, clasificación, ilustración, comparación, contraste y análisis, como propone KINTSCH,
o colección, causa-consecuencia, problema-solución, comparación, descripción, como propone
MEYER.

De esta manera, y a modo de síntesis, podríamos decir que la ordenación de los textos
expositivos puede seguir dos procedimientos (modo en que está organizada la información):

7
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

1. ORDENACIÓN DEDUCTIVA: Modo de organización lógica que parte de las ideas


generales para llegar a otras más particulares (de los conceptos a los hechos) El autor
comienza planteando una idea de carácter genral q va desarrollando mediante casos o
hechos concretos. Se produce una estructura ANALIZANTE pues se va analizando
durante todo el texto la idea planteada.
2. ORDENACIÓN INDUCTIVA Es el caso contrario. Se va de lo particular a lo general; es
decir, de los hechos a los conceptos. A partir de hechos se enuncia finalmente una ley
de carácter general q explica la información anterior. Se trata de una estructura
SINTETIZANTE.

La estructura del texto expositivo suele ser la siguiente:

1. INTRODUCCIÓN
2. DESARROLLO
• Enumeración
• Comparación
• Causa-consecuencia
• Ordenación cronológica
• Pregunta-respuesta
3. RESUMEN ARGUMENTAL y CONCLUSIÓN (no es imprescindible)

3. CARACTERÍSTICAS DEL TEXTO EXPOSITIVO


5.1 CARACTERÍSTICAS LINGÜÍSTICOS-TEXTUALES
Hay que destacar una serie de expresiones lingüísticas y metalingüísticas que indican la
presencia de las ideas principales, son las marcas textuales. En los textos hay unas marcas o
indicadores característicos (no exclusivos) de cada tipo de texto, importantes para poder
entender y producir adecuadamente y con mayor prontitud los textos, ya que revelan su
disposición estructural y la organización semántica. Entre los principales mecanismos
lingüísticos que aparecen en el tipo de texto del que estamos tratando aparecen:

Los ORGANIZADORES INTRA, META e INTERTEXTUALES: Son recursos tipográficos que permiten
la organización interna del texto y de las relaciones intertextuales. Hacen parte de estrategias
basadas en claves contextuales y en el conocimiento de la situación general de comunicación.
Metatextuales: guiones, números o letras para enumerar hechos, argumentos,
fenómenos, etc., el control de márgenes o alinea, comillas, subrayados, cambios en el
tipo de letra, paréntesis y letra itálica como marcadores de reformulación textual.
Intratextuales: remiten a otra parte del texto (cf. supra)
Intertextuales: se refieren a otro texto de autor identificado (sistema de citas)
Utilización de FORMAS SUPRALINGÜÍSTICAS como los títulos y subtítulos, en relación con los
organizadores textuales. Su función es importante, ya que generalmente indican relevancia y
contribuyen a estructurar los contenidos.
Predominio del PRESENTE y del FUTURO DE INDICATIVO. La exposición suele constituir un
espacio intemporal con la pretensión de crear la apariencia de que el momento de producción
y el de lectura transcurren paralelamente. Suelen abundar los verbos estativos, así como la
cópula ser. Predominan igualmente las formas verbales no personales o impersonales. En el caso
de los manuales escolares, es también habitual que se presente la explicación en imperfecto e
8
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

indefinido, debido fundamentalmente al planteamiento inductivo a través del que se pretende


involucrar al alumno por la vía de la experimentación, introduciéndolo en el tema mediante un
juego, de tal modo que el texto expositivo-explicativo adopta los mecanismos textuales de la
narración.
La ADJETIVACIÓN ESPECÍFICA, POSPUESTA Y VALORATIVA, que supone una particularización
del sustantivo; es decir, agrega a la significación del sustantivo algo que no está necesaria o
naturalmente comprendido en ella.
Las NOMINALIZACIONES ANAFÓRICAS Y APOSICIONES EXPLICATIVAS. Son especialmente
interesantes las nominalizaciones desde el punto de vista gramatical, ya que acarrean una serie
de hechos lingüísticos (elección del sufijo, de la preposición, construcción de diversos
complementos del nombre). Las aposiciones se presentan generalmente como informaciones
nuevas: el elemento remático en la progresión de la información que supone todo texto.
El ORDEN DE PALABRAS ESTABLE: la exposición-explicación muestra preferencia por las
construcciones lógicas sobre las psicológicas, establecidas sobre el esquema sintáctico de
sujeto-verbo-complemento.
La TENDENCIA A LA PRECISIÓN LÉXICA, que supone un recurso de significación unívoca con
profusión de tecnicismos, cultismos, préstamos y xenismos de lenguas dominantes
científicamente en la correspondiente área de conocimiento.
Las MARCAS DE MODALIZACIÓN O MODALIZADORES, que introducen el punto de vista del
emisor en el discurso, mediante verbos modales (poder, desear), de opinión (creer, opinar) o
performativos (prometer, jurar), o con otros procedimientos, como la cuantificación, la
calificación mediante adjetivos o elementos equivalentes, el uso de exclamaciones o
interrogaciones de carácter retórico, los adverbios oracionales, la connotación, el léxico
marcado positiva o negativamente, el uso de comillas o guiones para marcar distancia y el
posicionamiento del enunciador respecto del enunciado. Tienen que ver con la actitud que el
sujeto hablante (enunciador) adopta con respecto a sus producciones verbales (enunciados);
indican el grado de adhesión (incondicional o mitigada), de incertidumbre o de rechazo del
sujeto de la enunciación con respecto a los contenidos enunciados. Los modalizadores pueden
ser:
Asertivos: plantean la veracidad o falsedad de un enunciado. Por tratarse de textos con
pretensión de universalidad, es común el predominio de esta modalidad, formulada
mediante recursos lingüísticos tales como verbos de opinión que indican la actitud del
enunciador (estimar, creer, opinar…), formas impersonales (es evidente, no hay que
decir que…); elementos adverbiales (sin duda, a decir verdad, en mi opinión, desde mi
punto de vista…); verbos que presuponen la verdad o falsedad de lo que se dice (revelar,
confesar, dudar, imaginar…)
Apreciativos: el sujeto establece juicios de valor
Deónticos: la enunciación tiene en cuenta la presencia del coenunciador, y por ello estos
modalizadores se refieren a la idea de permiso, de obligación y de prohibición.
El USO ENDOFÓRICO DE LOS DEÍCTICOS. Se trata de marcas o indicadores que refieren a otros
elementos del texto que pueden ir delante (anafóricos) o detrás (catafóricos); esta función hace
que sean elementos importantes de cohesión textual. Mediante el fenómeno de la deixis se
destacan los aspectos gramaticales y léxicos de la relación tripartita entre el sistema lingüístico,
la subjetividad del codificador y los factores contextuales. Es una operación que permite
relacionar los objetos y los sucesos del mundo a las coordenadas de lugar y de tiempo asociados
con el locutor. Es un fenómeno que se extiende a todas aquellas expresiones de la lengua que
identifican y localizan a sus referentes en el contexto tomando como punto de partida el eje de
coordenadas yo, aquí, ahora del hablante, puntos de referencia para la construcción del espacio
9
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

deíctico y que hacen que el sistema deíctico se considere «egocéntrico». En este sentido, deixis
y modalización tienen una estrecha relación.
La ABUNDANCIA DE CONECTORES LÓGICOS Y ORGANIZADORES TEXTUALES. Los conectores
son unidades lingüísticas que se utilizan en los textos expositivo-explicativos con el propósito de
establecer el desarrollo lógico de un tema. Su principal función es la de articular los
constituyentes (proposiciones, párrafos o cualesquiera otras unidades o fragmentos del discurso
o texto), además de poner las informaciones al servicio de la intención argumentativa global de
dichos textos o discursos. Estas unidades constituyen una gran ayuda en la comprensión de los
textos expositivos, ya que establecen una serie de relaciones entre las que predominan las de
causa/consecuencia, las de reformulación, las de ejemplificación o constatación, la de excepción
o salvedad y las de resumen. Como dice Bernárdez:
Es de esperar que los índices de conexión y deixis proporcionen resultados inversos:
cuanto mayor sea el índice de conexión, más accesible será un texto a cualquier receptor,
pues es menor la energía que deberá gastar en el procesamiento; en cambio, cuanto
mayor sea el índice de deixis, mayor será la dificultad de procesamiento.
Daniel Cassany propone en La cocina de la escritura marcadores textuales que son la conciencia
explícita del texto como discurso organizado y coherente.

Marcadores textuales
Introducir el tema del texto
el objetivo principal de, nos proponemos exponer, este texto trata de, nos dirigimos a usted para
Iniciar un tema nuevo
con respecto a, acerca de, en cuanto a, sobre, en relación con, otro punto es
Marcar orden
de entrada, en primer lugar, en segundo lugar, por último, ante todo, primero, segundo, tercero,
finalmente, antes de nada, primeramente, luego, después, para terminar
Distinguir
por un lado, por una parte, en cambio, por otro, por otra, sin embargo, ahora bien, no obstante,
por el contrario
Continuar sobre el mismo punto
además, luego, después, asimismo, a continuación, así pues
Hacer hincapié
es decir, en otras palabras, dicho de otra manera, vale la pena decir, hay que hacer notar que,
lo más importante, la idea centrar es, hay que destacar, hay que tener en cuenta, esto es, en
efecto
Detallar
por ejemplo, en el caso de, verbigracia, en particular, como muestra, a saber
Resumir
en resumen, resumiendo, recapitulando, brevemente, en pocas palabras, sucintamente,
recogiendo lo más importante, en conjunto, globalmente
Acabar
en conclusión, para concluir, para finalizar, finalmente, así pues, en definitiva
Indicar tiempo
antes, al mismo tiempo, después

10
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

Conectores
Indicar espacio
arriba/abajo, delante/detrás, cerca/lejos, derecha/izquierda, en medio/en el centro,
encima/debajo, al centro/a los lados, dentro/fuera
Indicar causa
porque, visto que, a causa de, por razón de, ya que, puesto que, gracias a, por culpa de, pues
dado que, a fuerza de, teniendo en cuenta que, con motivo de
Indicar consecuencia
en consecuencia, a consecuencia de, por consiguiente, por tanto, así que, consiguientemente,
de modo que, por esto, por lo cual, pues, razón por la cual
Indicar condición
a condición de, en caso de, con tal de que, siempre que, siempre y cuando, con solo, si
Indicar finalidad
para que, en vistas a, con miras a, a fin de (que), con el fin de (que), con la finalidad de, con el
objetivo de, a fin de
Indicar oposición
en cambio, antes bien, no obstante, ahora bien, por el contrario, de to- das maneras, con todo,
por el contrario, sin embargo
Indicar objeción
Aunque, si bien, a pesar de (que), aun + gerundio, por más que, con todo

Las REFORMULACIONES INTRADISCURSIVAS Y EJEMPLIFICACIONES. Son explicaciones


necesarias de tipo informativo que suelen coincidir con incisos explicativos y que tienen el
propósito de dejar claramente expuesto el contenido informativo.
La REPETICIÓN DE CONCEPTOS. Es un fenómeno textual que funciona como dispositivo de
coherencia; aparece con mucha frecuencia en los manuales escolares y enciclopedias, así como
en revistas de divulgación científica.
MAYOR ABUNDANCIA DE ELIPSIS (o menor redundancia). Elipsis y redundancia son dos
fenómenos textuales que están en relación inversa con el mundo conocido o compartido por
emisor y receptor; de modo que, a mayor conocimiento compartido, corresponde mayor grado
de elipsis; y al revés, cuanto menos mundo se comparta, más alto grado de redundancia ha de
haber.
Es frecuente el recurso a DEFINICIONES, CITAS Y REFERENCIAS, DESCRIPCIONES,
FORMULACIÓN DE HIPÓTESIS, JUSTIFICACIONES CAUSALES, INDUCCIONES Y DEDUCCIONES.
Algunos de ellos, como la descripción, la formulación de hipótesis y las justificaciones son más
propios de otros tipos de texto, lo que justifica la heterogeneidad de secuencias que componen
todo texto.
La HETEROGENEIDAD DE SECUENCIAS. En la exposición y explicación de información es
frecuente la presencia de otras secuencias tales como las descriptivas y argumentativas y, en
menor medida las narrativas.
FÓRMULA DE CIERRE. Aparece expresada generalmente mediante un resumen o conclusión.
El ESCASO EMPLEO DE VALORES ESTILÍSTICOS Y AUSENCIA DE LA VARIEDAD DE MATICES,
fenómeno que es consecuencia de la pretensión de universalidad y de objetividad que persiguen
estos textos.

11
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

La PROGRESIÓN TEMÁTICA que suele utilizarse es la lineal (en la que cada rema se convierte en
un nuevo tema) o el modelo de temas derivados de un hiperrema (al tema inicial se le aplica un
hiperrema, una información nueva susceptible de aparecer dividida en diversos temas o partes
a lo largo del texto. A cada uno de esos temas se le aplica el rema correspondiente).

5.2 CARACTERÍSTICAS PRAGMÁTICAS


En la explicación, el TEMA (campo) del que se habla no es especialmente determinante para la
selección de las formas gramaticales adecuadas, pero sí de las léxicas. Nos movemos en un
modelo textual más proclive al uso de la terminología, pero poco modificado por condicionantes
pragmáticos.
En cuanto al PROPÓSITO, la voluntad didáctica que hay en toda explicación nos llevará, como ya
hemos dicho más arriba, a elaborar textos objetivos y ordenados en los que se trata de evitar la
expresión del propio punto de vista sobre el tema tratado, aunque esto no siempre sea así.
Por lo que se refiere al DESTINATARIO, su identidad social no implicará variaciones importantes
en el nivel de formalidad de la explicación, ya que a causa de su función didáctica, es un tipo de
texto que adopta un tono neutro y una formalidad mediana o alta. Ahora bien, el texto puede
variar dependiendo del nivel de conocimientos sobre el tema de que dispone el lego, como
hemos considerado antes en las relaciones de asimetría que se establecen.
Por lo que se refiere al CANAL, la incidencia que tiene en la selección lingüística se relaciona con
la mayor claridad explicativa que precisa el texto oral en las situaciones en las que el receptor
no tiene posibilidad de pedir aclaraciones (por ejemplo, en la radio o en la televisión). En este
texto, realizado para ser escuchado, se tendrá que medir con más rigor el ritmo en el que se da
la información y se suministra la explicación pertinente y habrá que desechar una excesiva
«densidad» de informaciones y explicaciones que echaría a perder su eficacia didáctica. En este
sentido, serán válidas las recomendaciones de los manuales de estilo de los distintos medios de
comunicación.
En cuanto al ámbito de APLICACIÓN, ya hemos dicho que la explicación es propia del tratado
científico y del libro de texto, pero también es utilizada en periodismo y publicidad. En
periodismo, los dos géneros donde encontramos secuencias explicativas son el reportaje y la
crónica, que a menudo se insertan en suplementos o secciones especiales de las publicaciones
periódicas. En publicidad, la explicación suele aparecer en anuncios escritos, que adoptan un
estilo pedagógico o científico y rechazan, aparentemente, la subjetividad y los recursos
persuasivos que encontramos en otros modelos publicitarios.
Dependiendo del TENOR (factor situacional que está en relación con los agentes de la
comunicación), se emplearán unos mecanismos explicativos u otros. (Predominio del acto de
habla asertivo).

4. TIPOS DE TEXTO EXPOSITIVO


Miriam Álvarez (Tipos de escritos: exposición y argumentación), ha puesto de relieve que según
el tipo de público destinatario de la exposición (conocimientos previos del receptor)) y los
propósitos de ésta (intención didáctica), se pueden distinguir varias modalidades de exposición:
EXPOSICIÓN DIVULGATIVA: pretende informar al público en general, de una manera clara y
asequible, de los principales hechos, conceptos y principios que tienen que ver con un tema de
interés cultural. Los textos divulgativos van dirigidos a un público muy amplio al que se le supone
una cultura media y una curiosidad por informarse. La divulgación simplifica las teorías y reduce
los datos a lo esencial, pero al mismo tiempo debe ser fiel al fondo de la cuestión. Es entendida,
por ello, como un saber con cierto carácter monolítico, indirecto solapado, es decir, en tanto
12
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

que no aparecen ni las fuentes de las que se extraen las ideas ni las posibles relaciones dialécticas
o contradictorias entre ellas. El divulgador debe ser una persona muy versada en el tema y tener
la capacidad de sintetizar y explicar de forma mucho más sencilla y asequible el contenido que,
de otro modo, podría ser difícilmente comprensible.
EXPOSICIÓN ESPECIALIZADA: se dirige a profesionales iniciados en una determinada actividad,
ciencia o técnica. El lector posee conocimientos previos sobre el tema. El lenguaje científico,
como hemos dicho, tiende a ser unívoco y monosémico, evitando todo tipo de ambigüedad,
pues lo que busca es la precisión en la descripción del correspondiente objeto de conocimiento.

6.1 LA EXPOSICIÓN DE LA DIVULGACIÓN CIENTÍFICA


La exposición acomete la función social de explicar, esto es, dar a conocer a otros algo con el
objetivo de hacer saber, hacer comprender y aclarar algo. Esto, como se ha visto, implica la
existencia de un conocimiento, de un saber dado, que se toma como punto de partida. Para cada
nivel de conocimiento se suscribe un “contrato de explicación” q implica adecuar el volumen de
conocimiento, su precisión y la forma de exposición a los interlocutores. Por esta razón, la
exposición no tiene una única forma de presentarse, sino que, constituye un continuum de
formas discursivas. Uno de los polos viene determinado por la exposición de carácter científico
(combinan estrategias expositivas y argumentativas q dejan traslucir el orden lógico de un
pensamiento razonado). En el otro polo hay que situar las explicaciones cotidianas. Y en algún
punto de ese continuum, entre ambos polos, hay que ubicar la llamada exposición divulgativa
que da lugar a unos tipos de textos muy variados, en función de la finalidad última de la
comunicación.
En los últimos años se han sucedido numerosos trabajos que investigan las operaciones y
estrategias lingüísticas para trasvasar los contenidos de la exposición científica a un lenguaje
más social y accesible a un destinatario no experto en la materia. La divulgación supone un
proceso de reelaboración del material inicial, sometiéndolo a transformaciones para convertirse
en discurso didáctico. Y no sólo pq exista una asimetría en el conocimiento emisor-receptor sino
pq implica, y es más importante, un proceso gradual en el contrato de comunicación enseñanza-
aprendizaje. Se produce un cambio de paradigma adaptando, recontextualizando y
reelaborando de forma dinámica. CASSANI ER ALII hablan de tres procesos simultáneos que
requieren diferentes estrategias lingüísticas para acomodar lo específico y técnico a la
divulgación: reelaboración (reducir el conocimiento dado con exigencia de inclusión de
conocimiento ya reducido de otros campos del saber), textualización (variable según la fuente,
la intención y el género) y la dominación (modificar tecnicismos y llamarlos de otra manera más
general, empleo de comparaciones, símiles...)

BEA ¿NO SÉ DÓNDE METER EL TEXTO ESCOLAR?!!!!!!!! Pongo un 6.2?


En un texto escolar de carácter técnico, en una obra didáctica, la disposición y organización del
fragmento es tradicional –definición, caracterización, especificación de algún concepto
introducido y mención de algún caso particular como excepción-. La relación que contraen los
enunciados, de carácter asertivo (se dan por sentadas ciertas ideas como verdades consolidadas
que deben ser comunicadas para el conocimiento general de los alumnos), es de yuxtaposición.

Las ideas se van desgranando poco a poco, haciendo avanzar la estructura informativa del texto.
Sin embargo requieren un orden lógico discursivo que hace muy difícil que pueda intercambiarse
el orden de los enunciados y la disposición de los párrafos (esta es una de la diferencias más
sobresalientes que separa la exposición de la descripción). Por otra parte, este tipo de texto
exige un mínimo de elementos estructurales. No podrían faltar ni la definición, que cumple la

13
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

función de dar a conocer aquello de lo que se está hablando, sentar las bases de la comunicación
para no referirnos a un ente en el vacío, ni la caracterización, aunque sea somera, para que sea
posible su reconocimiento por parte de los alumnos.

En cambio en un texto científico se justifica la exposición, se dan razones que justifican el


estudio del tema concreto. Se problematiza el tema que se va a exponer y eso implica una serie
de operaciones lógico-argumentativas que cristalizan en la concatenación discursiva de los
enunciados, explicitada mediante elementos conectores, que guían las inferencias deductivas,
permitiéndole a su autor canalizar argumentativamente su exposición, y al destinatario seguir
su razonamiento expositivo. El texto es expositivo, pero no de saberes dados y generales, sino
de una teoría propia, individual y novedosa, por eso suele aparecer el sujeto enunciador
responsabilizándose de su discurso como locutor, precisando y reformulando lo dicho para que
se entienda como se pretende. La exposición de las ideas tiene que ser aceptada como válida
entre los conocedores de la materia.

Así pues, nos podemos encontrar con dos textos que, aun siendo expositivos, son diferentes en
cuanto a su expresión lingüística. El texto escolar es meramente acumulativo de ideas y
conceptos. El texto científico exige dejar ver la lógica expositiva para que las ideas que se quieren
explicar puedan ser aceptadas. La intención comunicativa y el tipo de destinatario hacen de él
un texto más cercano a lo argumentativo, pero es expositivo.

7. RELACIONES CON OTRAS TIPOLOGÍAS


7.1 TIPOLOGÍAS CERCANAS A LOS TEXTOS EXPOSITIVOS
Se han empezado a diferenciar otras tipologías textuales cercanas a la de los textos expositivos,
pero que tienen un funcionamiento pragmático propio, si bien en todas ellas hay exposición de
instrucciones, predicciones u órdenes.
TEXTOS DE INSTRUCCIÓN: Recetas de cocina, manuales de uso de un aparato o un programa,
guías de viajes, explicaciones de reglas de un juego… Ofrecen pautas de actuación para conseguir
un propósito. A diferencia de los textos expositivos, el acto de habla que predomina en ellos es
el directivo o exhortativo. A veces se ha utilizado este tipo de textos con finalidades irónicas,
humorísticas o literarias, como en el caso de Julio Cortázar en Historias de cronopios y de famas.
TEXTOS PREDICTIVOS: El boletín meteorológico, el pronóstico médico, las extrapolaciones o
proyecciones de tendencias económicas, del medio ambiente, sociológicas, el horóscopo…
Funcionan como avisos que nos instruyen sobre nuestro proceder futuro y que por ello se
contemplan dentro de la Prospectiva. La intención de estos textos es la de prevenir o adelantar
acontecimientos, y presuponen un conocimiento del mundo compartido por el autor y el lector.
La función pragmática que tienen es la de querer saber sobre el resultado de un proceso.
TEXTOS DIRECTIVOS O PRESCRIPTIVOS: Predominan en ellos los actos de habla exhortativos.
Son los formados por reglamentos, leyes, decretos y códigos de conducta o deontológicos. La
diferencia entre los instructivos y los prescriptivos está en que los primeros se orientan sobre la
mejor forma de realizar un proceso con éxito y los segundos obligan o prohiben realizar
determinadas acciones. Los segundos, pues, son más directivos.

7.2 RELACIONES DEL TEXTO EXPOSITIVO CON OTRAS


TIPOLOGÍAS TEXTUALES

14
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

Generalmente, el texto expositivo aparece entremezclado con fragmentos descriptivos,


argumentativos y narrativos. Es raro encontrar un texto expositivo en estado puro.

7.2.1 TEXTO EXPOSITIVO Y NARRACIÓN


La prosa narrativa es más fácil de comprender y retener que la expositiva, debido a que nuestro
sistema de representación se desarrolló primero en la prosa narrativa y ésta vehicula menor
grado de abstracción. Por otra parte, la estructura narrativa ha sido, con mucho, más estudiada
particularmente gracias a los formalistas rusos (Propp y Bajtín), continuadores de la Poética y la
Retórica de Aristóteles, y a los estudios semióticos de Barthes, Greimas y Brémond. El propio
Barthes atribuye al relato la condición de «universal» como consecuencia de la constante
presencia de este tipo de textos (orales, escritos, iconográficos y gestuales) y la consiguiente
plasmación en géneros (mito, leyenda, himno, romance, canto, fábula, cuento, relato breve,
novela, chista, relato de la vida ordinaria).

El predominio del texto narrativo en el ámbito escolar, en cierto sentido, se puede considerar
que va en detrimento del aprendizaje de la escritura de los textos utilitario y, de entre ellos, de
los textos expositivos, con los cuales se enfrenta diariamente el alumno tanto en la lectura como
en la escritura. Esto último pone de manifiesto la paradoja que supone el hecho de que sea éste
el tipo de texto más frecuente en la vida académica y, sin embargo, no obtenga la necesaria
ejercitación sistemática en el área de lengua, tradicionalmente centrada en la producción de
textos narrativos y descriptivos; y, por tanto, es muy común que la exposición sea el tipo de
texto que menos dominan los estudiantes.

Pero no solo esto, es interesante el análisis que Leclaire-Halté propone para un caso
paradigmático: las novelas de Sherlock Holmes. Según esta autora, los textos de dichas novelas
son predominantemente narrativos, pero con un fuerte componente explicativo: Sherlock
Holmes va explicando sus deducciones sobre personas y acontecimientos a lo largo de la novela,
componente que aparece como enquistado en una especie de bucles dentro del relato, es decir,
las llamadas secuencias insertas.

7.2.2 TEXTO EXPOSITIVO Y DESCRIPCIÓN


Tb para algunos autores, la exposición es el equivalente abstracto de la descripción (Núñez y
del Teso, Semántica y pragmática del texto común). Mientras que ésta pinta con palabras y
acerca o muestra al destinatario aspectos concretos de la realidad circundante, la exposición
acerca y muestra al destinatario ideas, pensamientos, opiniones, en suma abstracciones y
generalizaciones que se presentan de forma acumulativa y yuxtapuesta, sin preocupación por
el mecanismo que vincula unas ideas con otras. El ejemplo más claro lo observamos en la
exposición de temas que tienen como destinatarios a un público escolar. El mismo presupuesto
no está claro en los textos expositivos especializados de carácter humanístico, científico y
técnico, en los que se hace necesario contrastar explicaciones diversas sobre un mismo
fenómeno, y seguir un razonamiento analítico y lógico en la concatenación de las ideas, que
implica una argumentación, aunque el texto no sea, necesariamente, argumentativo.
Exposición y descripción comparten muchos elementos textuales. Muchas de las partes de una
exposición de hechos, procesos y principios, consisten en la descripción del funcionamiento de
los fenómenos físicos, sociológicos o psíquicos de la ciencia correspondiente. La descripción
expositiva es muy diferente de la literaria, pq busca la precisión y rehuye del adorno retórico. La
descripción técnica aparece en los textos de ciencias de la naturaleza y de medicina como una
parte esencial de las ciencias físicas y experimentales, cuyo conocimiento consiste, en gran
parte, en la exposición del funcionamiento de los fenómenos naturales.
15
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

7.2.3 TEXTO EXPOSITIVO Y ARGUMENTACIÓN. EL ENSAYO


Volvamos a recordar, exponer es hacer comprender hechos o razonamientos a otros. Exponer
es EXPLICAR. Los textos expositivos se caracterizan por la voluntad de hacer comprender
ciertos fenómenos, por buscar el cambio de un estado de conocimiento. Por ello es necesario
hablar del texto expositivo y de la explicación en concreto como una acción lingüístico-
cognitiva. Explicar no es otra cosa que hacer comprensible algo, y para que eso suceda es
necesario que primero lo sea mentalmente. El avance del conocimiento no es posible si no
encontramos explicaciones cada vez más adecuadas a los múltiples interrogantes que los
humanos nos planteamos, y ello lleva a tratar de explicar muchas veces con argumentos: textos
expositivos-argumentativos
El texto expositivo y la argumentación están estrechamente vinculados. En la mayor parte de las
explicaciones que se generan a nuestro alrededor predominan las acciones argumentativas.
Explicar la Segunda Guerra Mundial, el Renacimiento, el origen del universo o la necesidad de
aprobar una nueva ley de extranjería es seleccionar una versión de los hechos y desechar otras;
es tomar partido por las razones sobre las que se articula una determinada visión del mundo,
por lo que explicar se convierte, la mayoría de las veces, en argumentar.
Nuestras representaciones del mundo dependen, en gran parte, de la forma lingüística que
adopten nuestras explicaciones-argumentaciones. Explicamos-argumentamos para incidir en los
modelos mentales propios y ajenos, e incidir en los modelos mentales ajenos es, ante todo, pro-
curar la "adhesión cognitiva" de los interlocutores. Y, si logramos que los interlocutores lleguen
a compartir nuestras representaciones, conseguiremos también incidir en sus opiniones, valores
y actitudes, puesto que los modelos mentales no se construyen independientemente de las
emociones y los sentimientos que las representaciones provocan.
Uno de los cauces más habituales en el que claramente se muestran vinculadas estas dos
secuencias textuales es el ensayo. Este queda definido como vehículo de ideas, de reflexión
libre, intentando fijar su identidad en lo rigurosamente científico y el predominio de lo estético.
Hoy se considera como un género literario o cuasi-literario, aunque carece de una definición
definitiva por su carácter de género «no marcado», como considera Pedro Aullón

CONCLUSIÓN (FALTA UN POCO DE CHISPA DE BEA) SOSA, SOSA.....


Desde los trabajos de la retórica clásica hasta los modernos estudios de la nueva retórica, la
lingüística del texto, la psicolingüística o el análisis del discurso se han interesado especialmente
en delimitar las diferentes maneras en que las personas utilizamos las lenguas para organizar
nuestra experiencia, para representarnos el mundo, para transmitir información y para
relacionarnos con quienes nos rodean. En definitiva, se intenta explicar de qué manera damos
sentido a nuestras actividades cotidianas y nos construimos como seres sociales. Una de las
consecuencias de esta preocupación ha sido la elaboración de diferentes tipologías textuales o
discursivas que pudieran dar cuenta de cómo las estructuras lingüísticas se organizan según las
finalidades o las intenciones que se pretenden.

La explicación es fundamental en toda actividad educativa, ya sea en el seno de la educación


formal o reglada, o en la educación informal que se produce fuera de los centros. La aulas de
todas las materias recurren de manera sistemática a los textos expositivos de tipo oral
(exposiciones del profesor) y escrito (libros de texto). Y ya en nuestra área, el currículo plantea
que nuestros alumnos deben ser capaces de construir sus propios textos expositivos (desde un
breve resumen de 1ºESO al sencillo trabajo de investigación o un ensayo en 4º de la ESO). Pero
16
Loli Gimeno TEMA 28. EL TEXTO EXPOSITIVO. ESTRUCTURAS Y CARACTERÍSTICAS Australia 2017

lo importante sería que esta labor fuera transversal y que se pusiera en práctica en todas las
áreas.

Bibliografía
ÁLVAREZ ANGULO, T. (2001) Textos expositivo-explicativos y argumentativos, Barcelona: Octaedro
ÁLVAREZ, M. (1995), Tipos de escrito II: Exposición y argu- mentación, Madrid: Arco/Libros
BASSOLS, M.- TORRENT, A. M. (1997), Modelos textuales. Teoría y práctica, Barcelona: Octaedro
BERNÁRDEZ, E. (1983), Lingüística del texto, Madrid: Arco/Libros
CASALMIGLIA, H. - TUSÓN VALS, A. (1999) Las cosas del decir, Barcelona: Ariel
CASSANY, D. (1996) La cocina de la escritura, Barcelona: Anagrama
CLAPUSCIO, G. (1994), Tipos textuales, BB.AA.: Universi- dad de BB.AA.
MARCOS MARÍN, F. (1985), El comentario lingüístico: me- todología y práctica, Madrid: Cátedra
VAN DIJK, T. A. (1989) La ciencia del texto, Barcelona: Pai- dós
TEXTOS, nº 29, Monográfico sobre explicación y argumen- tación
WERLICH, E. (1975), Typologie der Texte, Munich: Fink
ADAM, J.M. (1992) Les textes: types et prototypes. París: Natham.

17