Вы находитесь на странице: 1из 5

Glosario hermenéutico

Paralelismo Sintético

Es aquel en el cual la segunda o siguiente línea añade a la primera línea algo que en cierto

sentido es información adicional. 1 Por tal razón también se le conoce como paralelismo

constructivo. En él no hay sinonimia ni antítesis, sino que el autor completa el pensamiento que

comenzó a expresar.2Un ejemplo puede ser Abdías 21: “Y subirán libertadores al monte de Sion /

para juzgar al monte de Esaú / y el reino será del Señor”.

Figura Retórica

Se entiende como figura retórica cuando las palabras o frases son empleadas de maneras

que se desvían de la forma normal de hablar con la intención expresa de producir una impresión

fantasiosa o vívida, de manera que no deben interpretarse empleando las denotaciones normales

de las palabras, pues esto puede causar malos entendidos.3

Modismos

Son figuras retóricas que se hacen populares, y persisten en el tiempo contando con

amplia aceptación dentro de una cultura.4 Todos los idiomas tienen modismos, por ejemplo, en el

español cuando decimos que algo “cuesta un ojo de la cara”, sabemos que no se trata de una

frase literal, si se interpretara de ese modo, podría ser muy perjudicial para un lector demasiado

1
Gordon Fee y Douglas Stuart, Lectura eficaz de la Biblia. Tercera edición (Miami, Florida: Editorial
Vida, 2007), 198.
2
José M. Martínez, Hermenéutica Bíblica (Barcelona, España: Editorial Clie, 1984), 321.
3
Henry A. Virkler, Hermenéutica: principios y procedimientos de interpretación bíblica (Deerfield,
Florida: Editorial Vida, 1994), 92.
4
Ibíd.
obediente. El hebreo y el griego bíblico no son la excepción, así que es importante saber cuando

estamos en presencia de uno de sus modismos para no hacer interpretaciones erróneas.

El Símil

El símil es sencillamente una comparación entre dos objetos, ideas, acciones, etc., que se

expresa haciendo uso de las palabras “como” o “semejante”, de modo que es una figura bastante

sencilla de identificar y de interpretar. La idea no es que algo es idéntico en todo sentido a la

cosa comparada, sino que hay semejanza en una o varias de sus características. Por ejemplo: “El

reino de los cielos es semejante a un grano de mostaza” (Mt 13:31).5

La Metáfora

La metáfora es también una comparación pero, a diferencia del símil, no está expresada

por las palabras “como”, “semejante” u otra parecida. El sujeto y aquello con lo que se compara

no están separados sino entrelazados. Un ejemplo lo encontramos cuando Jesús dice: “Yo soy el

pan de vida” (Juan 6:35). Sin embargo, esto no significa que deba interpretarse que Jesús es un

pedazo de pan literal, pero si entender que así como el pan nos alimenta físicamente, Jesús se

presenta a sí mismo como el alimento espiritual.6

El Pleonasmo

El pleonasmo es un tipo de expresión en la cual se emplea la redundancia, los vocablos

innecesarios, con la finalidad de imprimir mayor vigor al lenguaje. Un ejemplo de esto lo

podemos encontrar en Génesis 40:23 “Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que lo

5
Ibíd., 134.
6
Ibíd.
olvidó”. Con sólo haber dicho “no se acordó” era suficiente, pero al complementar con la frase

“sino que lo olvidó” el autor da mayor fuerza a la oración.7

La Hipérbole

La hipérbole es una exageración evidente que tiene por finalidad aumentar el efecto de lo

que la persona está diciendo. En español, un ejemplo podría ser cuando decimos: “lo he

intentado un millón de veces y ha sido imposible”. En la Biblia, encontramos una hipérbole

cuando Jesús dice: “¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver

la viga que está en tu propio ojo?” (Mateo 7:3).8

La Sinécdoque

La sinécdoque consiste en la designación de un todo con el nombre de una de sus partes o

viceversa. Se habla, por ejemplo, de “cabezas” de ganado para referirse a reses enteras, o a

“almas” para referirse a la totalidad de la persona, incluyendo su cuerpo. Este último caso se da

en Hechos 27:37 cuando el autor dice “Y éramos todas las personas (almas) en la nave

doscientas sesenta y seis”.9

La Metonimia

La metonimia se usa cuando se designa una cosa con el nombre de otra que le sirve de

signo o que indica una relación de causa y efecto. Un ejemplo en la Escritura lo encontramos

cuando en la parábola del rico y Lázaro, ante la petición del primero de que permitiera que

alguien de entre los muertos fuese a advertir a los de la casa de su padre acerca del terrible

7
José M. Martínez, 166.
8
Ibíd., 167.
9
Ibíd.
destino que les esperaba sino se arrepentían, Abraham contesta: “A Moisés y a los profetas

tienen” (Lucas 16:29). Aquí obviamente se está refiriendo a sus escritos.10

La Ironía

Es una figura mediante la cual se busca dar a entender lo contrario de lo que se declara.11

Se suele emplear un tono o gesticulación especial o usar ciertas palabras que insinúan cuál es la

interpretación que debe hacerse. Por ejemplo, cuando los sacerdotes de Baal estaban clamando a

su dios para que hiciera descender fuego del cielo sin obtener resultado alguno, Elías se burla de

ellos aplicando la ironía: “¡Griten más fuerte! —les decía—. Seguro que es un dios, pero tal vez

esté meditando, o esté ocupado o de viaje. ¡A lo mejor se ha quedado dormido y hay que

despertarlo!” (1 Reyes 18:27).

10
Ibíd.
11
Ibíd., 168.
BIBLIOGRAFÍA

Fee, Gordon y Douglas Stuart. Lectura eficaz de la Biblia. Tercera edición. Miami, Florida:
Editorial Vida, 2007.

Martínez, M. José. Hermenéutica Bíblica. Barcelona, España: Editorial Clie, 1984.

Virkler, Henry A. Hermenéutica: principios y procedimientos de interpretación bíblica.


Deerfield, Florida: Editorial Vida, 1994.