Вы находитесь на странице: 1из 3

Universidad de San Carlos de Guatemala

PEM Ciencias sociales y formación ciudadana


Facultad de Humanidades
Biología B1
Lic. Juan de Dios Galvez Fuentes

LA REPRODUCCIÓN
Oscar Vinicio de León Ruíz
Carné: 201850524

Resumen
La reproducción es un proceso biológico que permite la creación de nuevos organismos,
siendo una propiedad común de todas las formas de vida conocidas. Las modalidades básicas
de reproducción se agrupan en dos tipos, que reciben los nombres de reproducción sexual y
reproducción asexual. El proceso de la replicación de los seres vivos, llamado reproducción,
es una de sus características más importantes. Crea organismos nuevos, que pueden
reemplazar a los que se hayan dañado o muerto. Existen dos tipos básicos: Reproducción
asexual, está relacionada con el mecanismo de división mitótica. Se caracteriza por la
presencia de un único progenitor, el que en parte o en su totalidad se divide y origina uno o
más individuos con idéntica información. En este tipo de reproducción no intervienen células
sexuales o gametos, y casi no existen diferencias entre los progenitores y sus descendientes,
las ocasionales diferencias son causadas por mutaciones. Reproducción sexual, la información
genética de los descendientes está conformada por el aporte genético de ambos progenitores,
mediante la fusión de las células sexuales o gametos, es decir, la reproducción sexual es
fuente de variabilidad genética. La reproducción sexual requiere la interacción de un
cromosoma, genera tanto gametos masculinos como femeninos o dos individuos, siendo de
sexos diferentes, o también hermafroditas. Los descendientes producidos como resultado de
este proceso biológico, serán fruto de la combinación de ADN de ambos progenitores y, por
tanto, serán genéticamente distintos a ellos. Estas formas de reproducción participan dos
células haploides originadas por meiosis, los gametos, que se unirán durante la fecundación.
Palabras Claves
Reproducción, biológico, creación, organismos, vida, sexual, asexual, progenitor, mesodermo,
óvulo, embrión, proceso, órganos, genético, meiosis, células, células haploides.

La reproducción
La reproducción es un proceso biológico que permite la creación de nuevos organismos,
siendo una propiedad común de todas las formas de vida conocidas. Las modalidades básicas
de reproducción se agrupan en dos tipos, que reciben los nombres de reproducción sexual y
reproducción asexual. Una de las características fundamentales de los seres vivos es la
capacidad de reproducirse, de generar nuevos seres vivos con iguales características a ellos.
Las estrategias y estructuras que emplean los seres vivos para cumplir con la función de
reproducción son diversas. Así, es posible encontrar especies con reproducción sexual que
producen una enorme cantidad de huevos, como la mayoría de los peces, con el fin de
asegurarse de que algunos lleguen a adultos. Otras especies, como el albatros o la ballena,
generan una única cría por cada etapa reproductiva, a la que cuidan intensamente por largos
períodos de tiempo, esto disminuye las posibilidades de muerte y aumenta las probabilidades
de continuidad de la especie. Muchas plantas, además de reproducirse sexualmente, se
reproducen asexualmente mediante brotes, tallos rastreros, raíces subterráneas, etc. Algunos
organismos pueden regenerar partes perdidas del cuerpo, como las estrellas de mar, y otros
se dividen asexualmente numerosas veces originando una gran cantidad de descendientes. El
proceso de la replicación de los seres vivos, llamado reproducción, es una de sus
características más importantes. Crea organismos nuevos, que pueden reemplazar a los que
se hayan dañado o muerto. Existen dos tipos básicos: La reproducción asexual está
relacionada con el mecanismo de división mitótica. Se caracteriza por la presencia de un único
progenitor, el que en parte o en su totalidad se divide y origina uno o más individuos con
idéntica información genética. En este tipo de reproducción no intervienen células sexuales o
gametos, y casi no existen diferencias entre los progenitores y sus descendientes, las
ocasionales diferencias son causadas por mutaciones. En la reproducción asexual un solo
organismo es capaz de originar otros individuos nuevos, que son copias exactas del progenitor
desde el punto de vista genético. Un claro ejemplo de reproducción asexual es la división de
las bacterias en dos células hijas, que son genéticamente idénticas. En general, es la
formación de un nuevo individuo a partir de células maternas, sin que exista meiosis, formación
de gametos o fecundación. No hay, por lo tanto, intercambio de material genético (ADN). El
ser vivo progenitado respeta las características y cualidades de sus progenitores. En la
reproducción sexual la información genética de los descendientes está conformada por el
aporte genético de ambos progenitores, mediante la fusión de las células sexuales o gametos;
es decir, la reproducción sexual es fuente de variabilidad genética. La reproducción sexual
requiere la interacción de un cromosoma, genera tanto gametos masculinos como femeninos
o dos individuos, siendo de sexos diferentes, o también hermafroditas. Los descendientes
producidos como resultado de este proceso biológico, serán fruto de la combinación del ADN
de ambos progenitores y, por tanto, serán genéticamente distintos a ellos. Esta forma de
reproducción es la más frecuente en los organismos complejos. En este tipo de reproducción
participan dos células haploides originadas por meiosis, los gametos, que se unirán durante la
fecundación. Después de la fecundación del huevo u óvulo, llamado en ese momento cigoto,
se presenta una serie de divisiones mitóticas, partes del desarrollo embrionario, culminando
con la formación del embrión. El embrión presenta tres capas germinales,
llamadas ectodermo, endodermo y mesodermo de las cuales se originarán los distintos
órganos del cuerpo. Es importante saber que la reproducción es uno de los procesos más
indispensables en la vida de un organismo debido que gracias a ella se puede perpetuar la
especie, y por lo tanto seguir con un equilibrio. También es importante el conocimiento de las
formas de reproducción de algunos seres incluidos los seres humanos, y conocer el desarrollo
que tiene un embrión hasta convertirse en una criatura que puede valerse por sí misma. El
conocimiento del proceso de reproducción además de ser parte de su formación podrá ayudar
a resolver dudas para no caer en errores que muchas veces resultan de la falta de información.
A la vez deber comprender su estancia biológica dentro del universo como parte del ciclo de
la vida.