Вы находитесь на странице: 1из 3

lagaceta.com.

ar

'La literatura no puede pensarse


separadamente de las tensiones de su
tiempo' - La Gaceta
La Gaceta

Por Carmen Perilli


Para LA GACETA - Tucumán

- En una entrevista señalás que se pueden reconocer dos tendencias dentro de la literatura
argentina. Una literatura de mercado, que se piensa autónoma, y un conjunto de escrituras
experimentales, "postautónomas" (como las llama Josefina Ludmer), que formulan
preguntas radicales al presente, a la relación de uno mismo (del sí mismo) con el presente
(o con la muerte, o con el cuerpo, en fin: esas grandes obsesiones de todos los tiempos).
¿Podés explicar esta división?

- En el sistema de la literatura actual existen estas dos grandes líneas. Coincido con Ludmer
en que la crisis y reformulación de lo político afecta las relaciones con la literatura. En ese
sentido, el concepto de post-autonomía remite al arte como experiencia, en oposición al arte
como mercancía. De un modo o de otro, la literatura no puede pensarse separadamente de
las grandes tensiones de su tiempo, ya porque subordine su lógica a la lógica del mercado
(el sistema de grandes premios, el bestsellerismo, etc), ya porque se proponga como una
ética completa (una transformación radical de sí).

- ¿Es posible hablar de literatura nacional y establecer un canon literario argentino?

En esta etapa de mundialización ya no tiene sentido el concepto "literatura nacional", ya


que no hay más afuera ni adentro. En cuanto al canon, es histórico. Si me preguntás qué
debiera leerse en las escuelas diría nombres como Aira, Fogwill, Carrera, Gelman,
Molloy, Cozarinsky, Piglia, María Moreno, Luis Gusmán. No puedo dejar de incluir en
esta lista caprichosa (e infinita) a Saer, Puig, Walsh, Pizarnik y, sobre todo, a Copi. Los
cánones nacionales son, precisamente, esos dispositivos que se utilizan para "reconstruir el
pasado" de acuerdo con la idea de representatividad (y no de gusto, o de "calidad",
nociones completamente de época). Es por eso que son objetos de debate ideológico. En el
presente la formulación se complica. No podría faltar el Nunca Más o El desierto y su
semilla de Barón Biza. Mucho más interesante que definir el canon es definirse una
tradición en la que los nombres propios interesan por el sistema que forman entre sí.
- ¿Se puede hablar de crisis de la literatura? ¿Cómo ves la relación de la literatura con
las nuevas tecnologías?

- No creo que exista una crisis de la literatura. El arte siempre se movió con felicidad
alrededor de las ideas más apocalípticas de la imaginación de la crisis. Internet equivale a la
escritura (y por lo tanto a la cultura letrada). Supone el mismo salto cualitativo. No quiero
decir, sin embargo, que se trate de "más de lo mismo", sino que las ciberculturas tienen una
relación mucho más armónica con la cultura letrada que con la cultura industrial.

- Te definís como docente y en tus ensayos Clases, literatura y disidencia y Cómo se


lee, planteas la cuestión de la enseñanza de la literatura. Has estado en Tucumán
participando en un encuentro de estudiantes de literatura latinoamericana en la
Universidad Nacional de Tucumán, ¿Qué es enseñar para vos?

- La docencia es una intervención. Enseñar la literatura, en cualquier curso, supone un


debate sobre el sentido. En relación con eso debo ser consciente de que (más allá de los
protocolos pedagógicos) intervengo en una batalla sobre significaciones. Y, naturalmente,
sería ilusorio, en este punto de desarrollo de los estudios culturales y de la pedagogía,
presuponer que esa intervención sólo afecta a la literatura. Propongo afirmaciones, discuto
premisas: siempre se trata de sostener un discurso sobre la vida y sobre las cosas de este
mundo.

- ¿Cuál es el camino del arte en la era de la mundialización?


- El arte debe ser profundamente político. Un ejemplo es Dominó Caníbal, la muestra
organizada en Murcia por el curador mexicano Cuahutémoc Medina. Medina se plantea que
viviendo en una guerra civil, esa lógica debe articular las obras. Pone el arte bajo las
metáforas de la antropofagia y el dominó. Nunca nadie podrá ver a los siete expositores ya
que la sucesión supone la desaparición de la obra previa. Ya no se reivindica la autonomía
sino la heteronomía del arte.

- ¿Y en el caso de la literatura?
- Un ejemplo provocativo es congreso de literatura mexicana organizado por Mario Bellatin
en París, donde, en lugar de los escritores, participaron sus dobles. El doble aparece como
una máscara mortuoria del escritor denunciando la artificiosidad y la crisis de
representación. Un modo de contestar a la famosa pregunta "qué es un autor".

- ¿Qué significa el arte en estos comienzos de milenio?

- El arte es una necesidad que tiene que ver con la experiencia, con el riesgo. Es cosa del
pueblo, entendido más como voz que como público. Me parece que el arte propone
experiencias radicales que deben entenderse como propuestas de formas de vida en un
contexto de mundialización de la cultura.

- En tu último libro, Fantasmas. Imaginación y sociedad, reivindicás el papel de la


imaginación. ¿Por qué?

- Porque las imágenes nos salvan de la angustia y la desesperanza, de la pura lógica del
cálculo mercantil. Y eso por su misma especificidad, su carácter delirante. Las imágenes
llaman a la profanación (en el sentido propuesto por Giorgio Agamben). Cuando hablamos
de imaginación no nos estamos refiriendo sólo a cuestiones estéticas sino éticas y
cognitivas.
© LA GACETA

Carmen Perilli - Doctora en Letras, profesora de Literatura

Hispanoamericana de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT.

Оценить