Вы находитесь на странице: 1из 5

ORIGINAL

Índice digital D2:D4 y desarrollo del lenguaje


L. Albores-Gallo a, A. Fernández-Guasti b, L. Hernández-Guzmán c, C. List-Hilton d

ÍNDICE DIGITAL D2:D4 Y DESARROLLO DEL LENGUAJE


Resumen. Introducción. En años recientes, se ha sugerido una posible influencia hormonal en el desarrollo del lenguaje. El
índice digital D2:D4 es una medida indirecta de la exposición prenatal a andrógenos. Se relaciona negativamente con la tes-
tosterona prenatal y positivamente con el estrógeno prenatal, lo que determina un índice bajo en varones y alto en mujeres.
Puede explorarse a partir de los dos años de vida. Objetivo. Estudiar si hay una asociación entre el índice digital D2:D4 y el
desarrollo de lenguaje (vocabulario) y/o los problemas del lenguaje. Sujetos y métodos. Se midieron las longitudes del dedo
índice (D2) y el dedo anular (D4) en 97 preescolares y sus padres contestaron el sondeo del desarrollo del lenguaje. Resulta-
dos. Se encontró una correlación débil negativa entre el desarrollo de lenguaje (vocabulario) y el índice digital derecho
D2:D4 en niños de ambos sexos de 4 o menos años de edad, significativa sólo en los varones. Se halló una fuerte correlación
negativa entre los problemas de articulación y el índice digital derecho D2:D4 para niños de ambos sexos de 3 o menos años,
y una correlación negativa baja entre los problemas de articulación del lenguaje y el índice digital derecho D2:D4 para niños
de 4 o menos años. Conclusión. Estos resultados sugieren que la testosterona influye en el desarrollo de lenguaje (vocabula-
rio) y en los problemas de articulación, probablemente a través de dosis mayores. [REV NEUROL 2009; 48: 577-81]
Palabras clave. Desarrollo del lenguaje. Diferencias sexuales. Índice D2:D4. Problemas de comunicación. Problemas de len-
guaje expresivo.

INTRODUCCIÓN guaje asociadas con cambios en la morfología cerebral se han


El desarrollo normal del lenguaje comienza con una fase inicial estudiado con técnicas de imagen y estudios post mortem [19].
pasiva, conocida como lenguaje receptivo, que incluye la escu- La influencia hormonal durante la pubertad tiene efectos de re-
cha y gradual comprensión del lenguaje, que ocurre entre los 4 organización cerebral secundarios a la neurogénesis, cambios
y 6 meses de edad. Una fase activa subsecuente, con producción en la expresión de receptores y crecimiento neuronal [20]. Du-
de palabras y expansión del vocabulario, empieza a los 12 me- rante este período, varios estudios muestran que la sustancia gris
ses de edad. En el segundo año de vida ocurre un aumento en la disminuye, mientras que la sustancia blanca aumenta en ambos
complejidad del lenguaje, cuando aparecen las reglas gramati- sexos [21-27], pero no consistentemente para los niños [28].
cales simples y las combinaciones de las palabras. La práctica y Los cambios morfológicos son posibles a lo largo de la vida, co-
exposición a un mayor número de palabras y de construcciones mo lo muestran los tratamientos hormonales con estrógeno y
lingüísticas complejas amplían las habilidades verbales del ni- testosterona en hombres y mujeres [29-32]. Los estudios clíni-
ño. Sin embargo, varios estudios muestran que otros factores cos muestran que las hormonas prenatales desempeñan un papel
ambientales, como el medio socioeconómico [1-4], la educa- importante en la organización y el desarrollo de lenguaje. Los
ción materna y la edad en el primer nacimiento [5-9] tienen in- trastornos con niveles androgénicos bajos, como el hipogona-
fluencia importante en el desarrollo del vocabulario. Por otra dismo hipogonadotrópico congénito idiopático o el síndrome de
parte, la posible influencia hormonal en el desarrollo del len- Klinefelter, muestran un detrimento en la fluidez verbal [33-
guaje ha sido motivo de especulación. La evidencia clínica y 35], que aumenta cuando reciben tratamiento de reemplazo hor-
epidemiológica demuestra diferencias sexuales en el desarrollo monal con testosterona [34]. En el mismo sentido, las niñas con
del lenguaje. Varios autores han mostrado que las niñas desarro- una apariencia masculina tienen un patrón de competencia en
llan el lenguaje expresivo antes que los niños [10,11], particu- las tareas verbales [36]. Dorn et al [38] investigaron los efectos
larmente en el vocabulario y en la fluidez verbal [12,13]. Sin estrogénicos sobre las habilidades verbales en un grupo de ni-
embargo, otros autores han mostrado que esta ventaja es transi- ños con pubertad precoz (8 niñas y 1 niño) y compararon su
toria y menos importante conforme avanza el desarrollo [14- perfil cognitivo con niños controles que tenían un desarrollo tí-
18]. Algunas de las diferencias sexuales en el desarrollo del len- pico. El grupo con pubertad precoz tuvo niveles estrogénicos
elevados, con puntuaciones más bajas en la subescalas verbales
de la escala Wechsler para niños, 3.ª edición (WISC-III), mien-
Aceptado tras revisión externa: 17.03.09. tras que la fluidez verbal fue semejante en ambos grupos.
a
Secretaría de Salud. Hospital Psiquiátrico Infantil Doctor Juan N. Navarro. Los niños cuyas madres fueron expuestas a hormonas du-
b
CINVESTAV. c Facultad de Psicología. Universidad Nacional Autónoma de rante el embarazo tienen un desarrollo precoz del lenguaje y
México. Tlalpan, México DF, México. d Departamento de Psiquiatría. Wa-
shington University School of Medicine. St. Louis, Missouri, Estados Unidos. menos trastornos [39]. McCardle y Wilson [40] compararon ni-
ños con hiperplasia adrenal congénita, caracterizada por niveles
Correspondencia: Dra. Lilia Albores Gallo. Secretaría de Salud. Hospital
Psiquiátrico Infantil Doctor Juan N. Navarro. Avda. San Buenaventura, 86. altos de testosterona intrauterina, con niños diagnosticados con
Col. Belisario Domínguez. Tlalpan CP 14080. México DF, México. E-mail: pubertad precoz idiopática, caracterizada por altos niveles es-
lilialbores@yahoo.com.mx trogénicos o testosterona. Los niños del último grupo tuvieron
LAG recibió la beca ‘Mujeres ICyTDF: Rosalind Franklin’. Dedicado a la mejor desempeño en las habilidades semánticas, mientras que
memoria del Dr. Marcelo Salles Manuel. los niños expuestos a altos niveles de testosterona rindieron me-
English version available in www.neurologia.com jor en las tareas dependientes de la memoria y la velocidad. Un
© 2009, REVISTA DE NEUROLOGÍA estudio examinó la relación de la testosterona fetal en el líquido

REV NEUROL 2009; 48 (11): 577-581 577


L. ALBORES-GALLO, ET AL

amniótico (obtenido por amniocentesis de rutina) y el tamaño Tabla I. Características demográficas, índices digitales y puntuación del son-
del vocabulario. En esta investigación, Lutchmaya et al [41] en- deo del desarrollo del lenguaje (media ± desviación estándar).
contraron una relación inversa entre la testosterona fetal y el vo-
Niños (n = 54) Niñas (n = 43) p
cabulario. Un método menos invasivo para medir la exposición
prenatal a andrógenos es el del índice digital del segundo dedo Edad (años) 3,6 ± 0,71 3,6 ± 0,58 NS
(índice) y el cuarto dedo (anular) (D2:D4). Este índice se obtie- SDL (vocabulario) 152,4 ± 102,1 160,8 ± 111,2 NS
ne midiendo la distancia que va del último pliegue del dedo has-
ta su punta. Se considera un marcador de la influencia hormonal Medio socioeconómico 7,1 ± 4,5 7,4 ± 4,3 NS
en la sexta semana de la vida intrauterina. Está negativamente D2:D4 derecho 0,88 ± 0,26 0,97 ± 0,14 < 0,04
asociado a la testosterona prenatal y positivamente asociado al
estrógeno prenatal. Esto determina un índice D2:D4 menor en D2:D4 izquierdo 0,96 ± 0,02 0,97 ± 0,04 NS
los hombres y mayor en las mujeres [42]. La testosterona fetal y NS: no significativo; SDL: sondeo del desarrollo del lenguaje.
el estradiol fetal obtenidos por amniocentesis y medidos por ra-
dioinmunoensayo confirmaron una correlación negativa con el
D2:D4 [43]. Estudios longitudinales usando rayos X para medir una hoja de papel y, posteriormente, se midieron con una regla. Para esta me-
el D2:D4 muestran que el índice se establece a los 2 años de dida, el niño colocó su mano sobre una hoja de papel con los dedos en abduc-
ción ligera. Se colocaron marcas en el papel en los espacios interdigitales del
edad, aunque estudios más recientes informan de que estas dife- segundo y tercer dedo, y entre éste y el cuarto dedo. Con los dedos en aduc-
rencias sexuales en el índice digital D2:D4 están presentes en ción, se marcaron las puntas del segundo y del cuarto dedo. Se trazaron lí-
fetos de 9 a 40 semanas de gestación [44]. Un patrón de creci- neas para unir los puntos de los espacios interdigitales con sus respectivas
miento lento continúa hasta la edad de 9 años, cuando la medi- puntas en el extremo de cada dedo. Posteriormente, se midió esta longitud.
da del índice se estabiliza; más tarde, en la pubertad, se vuelve
Instrumentos
permanente [42]. El índice es independiente del peso y de la al-
tura, y tiene influencia racial y genética demostrada por investi- El SDL es una lista de palabras de vocabulario usada como herramienta de
escrutinio para la identificación de atraso del lenguaje en niños de 2 años
gación [45]. El índice digital puede relacionarse con medidas o de edad y es una medida del desarrollo de lenguaje. El instrumento tiene
rasgos conductuales que tienen influencia hormonal. Algunos buenas propiedades psicométricas: consistencia interna (0,97) y fiabilidad
estudios en mujeres adultas han encontrado asociación entre la test-retest alta (0,97-0,99) [50-52]. La correlación del SDL con otras medi-
agresión reactiva, búsqueda novedosa de sensación, desinhibi- das del desarrollo del lenguaje expresivo es del 0,56 al 0,87 [12]. El SDL
ción, psicoticismo y fluidez verbal con índices digitales bajos incluye 310 palabras organizadas en 14 categorías semánticas. Diferentes
de tipo masculino, mientras que índices más elevados (tipo fe- estudios han usado un punto de corte inferior a 50 palabras para evaluar la
menino) se relacionaron con neuroticismo [46]. prevalencia de atrasos del lenguaje a los 24 meses [51-53]. Se pidió a los
padres que completaran la lista con las palabras que sus hijos usaban más
Manning et al [47] estudiaron a niños autistas con y sin len- comúnmente. Éste es un criterio más exigente que la instrucción original,
guaje, y encontraron un índice D2:D4 más bajo, pero no signifi- la cual requiere identificar las palabras que el niño expresa espontánea-
cativo, en los últimos. Hasta ahora, la asociación del índice digi- mente. Esto nos permitió usar el instrumento en niños mayores de 2 años
tal con el desarrollo del lenguaje o como predictor de atrasos del de edad. Además, el SDL contiene un cuestionario de factores de riesgo pa-
lenguaje no se ha investigado en niños sin autismo. Un estudio ra atrasos de lenguaje que examina la gestación, el nacimiento, el número
de fluidez verbal en adultos mostró una relación con índices di- de infecciones óticas durante el año, etc. La aplicabilidad del SDL en la
población latina se ha demostrado en varios estudios [50,54]. Se agregó un
gitales bajos (de tipo masculino) en mujeres [49]. Hasta donde
ítem para investigar la presencia de problemas de pronunciación: ‘¿Tiene
sabemos, no hay estudios mexicanos realizados con este índice. su hijo(a) problemas de pronunciación con las letras R, S, u otras?’.
El propósito de este estudio fue determinar si hay una asociación
entre el D2:D4 y el desarrollo del lenguaje en niños mexicanos. Análisis estadístico
Para las comparaciones entre los grupos, usamos la prueba de χ2 para los
datos categóricos y pruebas de t para las medidas continuas, como la edad,
SUJETOS Y MÉTODOS el índice digital y la puntuación del SDL. Para investigar el índice digital
Los participantes provinieron de un medio socioeconómico semejante, se- como predictor del vocabulario, el atraso de lenguaje y el desarrollo de len-
leccionados de tres guarderías oficiales de la ciudad de México. Los direc- guaje (puntuación del SDL), usamos el análisis de regresión múltiple.
tores y los padres de familia dieron su permiso para que la medición se rea-
lizara durante las horas de permanencia en las estancias infantiles. Dos en-
fermeras entrenadas midieron los dedos de los niños. En los primeros 10 ni- RESULTADOS
ños (cinco niños y cinco niñas), se efectuó una segunda medición para in- Las medias y desviaciones estándares de todas las medidas se muestran en
vestigar la confiabilidad interevaluador. La muestra incluyó a 97 niños. El la tabla I. Las niñas tuvieron mejor puntuación en el SDL, pero esta dife-
55,6% era de sexo masculino, con un rango de edad de 1 a 4 años de edad. rencia no fue significativa. Un punto de corte inferior a 50 palabras identi-
La media de edad para los participantes del sexo masculino (3,6 ± 0,71 ficó con atraso de lenguaje al 14,4% de varones y 8,2% de niñas.
años) fue semejante a la media de edad de las niñas (3,6 ± 0,58 años). No
hubo diferencias significativas entre la edad y sexo. Los padres de estos ni- Fiabilidad
ños completaron el sondeo del desarrollo del lenguaje (SDL) y el cuestiona- Usamos los coeficientes de correlación intraclase para determinar la fiabili-
rio con los factores de riesgo asociado. Se excluyó del estudio a los niños dad interevaluador entre la primera y segunda medición de los índices digi-
con hipoacusia, sordera o discapacidad intelectual. tales. Hubo un coeficiente de correlación intraclase del 0,85 al 95% (0,58-0,98).

Medición del índice digital Índices digitales (D2:D4)


Se han usado con éxito diversas técnicas de medición para estudiar el índice Los niños tuvieron un índice digital D2:D4 menor que las niñas (0,88 ± 0,26
digital: fotocopias, rayos X, medidas directas sobre la piel e indirectas sobre frente a 0,97 ± 0,14, p < 0,04 para el derecho; 0,96 ± 0,02 frente a 0,97 ±
el contorno de los dedos [49]. Utilizamos un método semejante al trazado del 0,04, p = NS, para el izquierdo). Se realizó un análisis de regresión múltiple
contorno de los dedos, por ser una técnica factible, sencilla y apropiada para usando los índices como predictores del desarrollo del lenguaje (vocabula-
niños pequeños. Se marcaron cuatro puntos del perímetro de los dedos en rio), atraso del lenguaje (punto de corte < 50 palabras), y problemas de arti-

578 REV NEUROL 2009; 48 (11): 577-581


ÍNDICE D2:D4 Y LENGUAJE

Tabla II. Análisis de regresión múltiple de la relación entre el índice digital D2:D4 y el vo- fueron inferiores que los comunicados por Man-
cabulario, problemas de articulación y el atraso de lenguaje. ning et al [47] para niños de la misma edad obteni-
dos por fotocopias (0,88 ± 0,26 frente a 0,95 ±
Sexo Edad Índice D2:D4 Lenguaje Coeficiente b de t p
regresión parcial 0,036). Esta diferencia no puede explicarse por los
diferentes métodos de medición del índice, ya que
Niños ≤ 3 años Derecho SDL (vocab.) –0,05 –0,26 0,79 Manning et al [56] mostraron en un estudio que
(n = 18)
P. articulación –0,50 –2 0,05 las diferencias en la longitud de los dedos a partir
de fotocopias tienden a ser inferiores o iguales que
Atraso 0,25 0,58 0,60
las mediciones directas.
Izquierdo SDL (vocab.) –0,13 0,46 0,69 Observamos una correlación negativa débil en-
tre el vocabulario y el índice D2:D4 derecho en ni-
P. articulación 0,30 1,2 0,22
ños ≤ 4 años de ambos sexos, que fue significativa
Atraso –0,91 –2,1 0,12 para los varones. Esto sugiere que la testosterona
prenatal manifestada por un índice digital bajo de
Niñas ≤ 3años Derecho SDL (vocab.) 0,25 0,87 0,40
(n = 15) tipo masculino influye en el desarrollo normal del
P. articulación –0,73 –3,2 0,007 lenguaje (vocabulario) de los niños. Encontramos
una correlación de moderada a fuerte entre los
Atraso – – –
problemas de articulación y un índice digital de ti-
Izquierdo SDL (vocab.) –0,23 –0,8 0,43 po masculino derecho inferior en niños de ambos
sexos ≤ 3 años. Este efecto fue menos importante
P. articulación 0,06 0,27 0,78
en niños ≤ 4 años. Estos resultados son contradic-
Atraso – – – torios, porque la testosterona está implicada tanto
en el desarrollo normal del lenguaje como en los
Niños ≤ 4años Derecho SDL (vocab.) –0,32 –2,5 0,01
(n = 54) problemas de articulación, pero pueden explicarse
P. articulación –0,33 –2,5 0,01 por un doble papel de la testosterona en la función
Atraso 0,23 1 0,29
neuronal. Estudios recientes muestran que esta
hormona es esencial para la función normal del sis-
Izquierdo SDL (vocab.) 0,15 1,1 0,24 tema nervioso central, particularmente en el desa-
P. articulación 0,18 1,4 0,16
rrollo de la diferenciación, sobrevida y protección
neuronal. Estas respuestas están mediadas por el
Atraso –0,61 –2,8 0,06 receptor andrógeno intracelular [57-59]. Sin em-
Niñas ≤ 4años Derecho SDL (vocab.) –0,18 –1,1 0,26
bargo, un estudio reciente mostró que los niveles
(n = 43) elevados de testosterona pueden inducir apoptosis
P. articulación 0,01 0,06 0,94 en las células neuronales [60], que causan deterio-
Atraso 0,66 2,3 0,06 ro en los perfiles cognitivos y el lenguaje. Otro es-
tudio investigó los efectos sobre la organización
Izquierdo SDL (vocab.) 0,03 0,24 0,81 cerebral y el lenguaje a partir de la exposición a
P. articulación –0,18 –1,1 0,26 hormonas sexuales en dosis altas y bajas. Friederi-
ci et al [61] usaron un paradigma de discrimina-
Atraso –0,63 –2,2 0,07 ción fonológica evaluada a través de potenciales
P. articulación: problemas de articulación; SDL (vocab.): sondeo del desarrollo de lenguaje (voca- evocados cerebrales. El grupo masculino con ni-
bulario). Los coeficientes de regresión parcial (b) son independientes de la edad. El atraso se de- veles bajos de testosterona mostró un patrón de
fine como menos de 50 palabras en el sondeo del desarrollo del lenguaje.
activación electrofisiológico de discriminación
auditiva automática –respuesta mismatch (poten-
cial de disparidad)–, en contraste con una ausencia
culación informados por el padre/madre (Tabla II). Hubo una correlación de respuesta de activación en el grupo de varones con elevada
negativa débil entre el índice derecho D2:D4 y el vocabulario (puntuación testosterona. No hubo correlación entre el estradiol y los poten-
del SDL), y con los problemas de articulación de lenguaje en los niños ≤ 4 ciales cerebrales en ningún grupo. Los resultados de un estudio
años; y una fuerte correlación negativa entre los problemas de articulación
del lenguaje y el índice D2:D4 en niños de ambos sexos ≤ 3 años. La baja
[62] realizado en adultos apoyan la idea de que la exposición a
proporción de padres que informó sobre los factores de riesgo hizo imposi- andrógenos intrauterina medida a través del índice digital afec-
ble que analizáramos esos datos. ta a las funciones de procesamiento auditivo y causa una dismi-
nución en la tarea de inducción del grafema al fonema. Desafor-
tunadamente, no se investigó la presencia actual o en el pasado
DISCUSIÓN de los problemas de articulación del lenguaje, por lo que hacer
En este estudio, las niñas tuvieron una puntuación total prome- comparaciones es difícil.
dio mayor no significativa en el SDL en contraste con los niños. Una tendencia del índice digital derecho en el desarrollo del
La prevalencia del atraso del lenguaje fue similar a otros estu- lenguaje (vocabulario) para ambos sexos fue evidente. Las ni-
dios realizados con el mismo instrumento [52]. Encontramos ñas ≤ 3 años mostraron una correlación positiva (r = 0,25) y los
diferencias sexuales en el índice digital, que fue significativo niños de la misma edad una correlación casi neutral (r = –0,05),
sólo para las manos derechas. Este dato es consistente con otros que después se volvió negativa en ambos sexos para los niños
estudios [55]. Sin embargo, los índices digitales en este estudio (r = –0,32) y para las niñas (r = –0,18) ≤ 4 años. Estos resulta-

REV NEUROL 2009; 48 (11): 577-581 579


L. ALBORES-GALLO, ET AL

dos son en apariencia distintos de los de Lutchmaya et al [41], de las diferencias observadas en el desarrollo del lenguaje. Es
quienes encontraron una correlación negativa entre el vocabula- más probable que este tiempo decisivo ocurriera entre los 2 y 5
rio y la testosterona. Sin embargo, la edad de los niños en ese años de edad, cuando el desarrollo del lenguaje es prominente.
estudio fue de 18 y 24 meses. Apegados a nuestra hipótesis de El cambio de una correlación positiva a una negativa puede re-
un gradiente de tendencia a la asociación con la testosterona (al- flejar este período crítico, que puede deberse a un pequeño efec-
to a bajo índice D2:D4), los niños del estudio de Lutchmaya et to hormonal entre los 3 y los 4 años de edad.
al [41] estarían en el inicio del gradiente y semejantes a las ni- Un estudio de resonancia magnética apoya la hipótesis de
ñas ≤ 3 años de nuestro estudio, cuyo índice mostró una corre- que la testosterona está involucrada en los cambios de las dimen-
lación positiva (influencia estrogénica), aunque no significati- siones neuroanatómicas mediante la correlación de los niveles
va. En nuestro estudio, el pequeño número de niños de 24 me- hormonales, el índice D2:D4 y cambios en el tamaño del cuerpo
ses no nos permitió detectar asociaciones. En el mismo sentido, calloso de mujeres sanas [66]. En este estudio también encon-
los índices digitales en adultos investigados por Burton et al tramos una correlación baja (no significativa) entre un índice di-
[48] mostraron correlaciones digitales negativas con las puntua- gital derecho de tipo femenino o por influencia estrogénica (D2:
ciones de fluidez verbal para ambos sexos: –0,32 para varones y D4 alto) y atrasos del lenguaje en niños ≤ 3 y ≤ 4 años de edad.
–0,24 para mujeres. Este resultado sugiere que el gradiente de En las niñas ≤ 4 años de edad la correlación fue superior (0,66),
asociación con la testosterona queda establecido en adultos, es- pero no significativa. Dorn et al [38] estudiaron los efectos de-
pecialmente si tienen fluidez verbal elevada. Otra posible expli- letéreos del estrógeno sobre las habilidades verbales en un gru-
cación a estos resultados proviene de la hipótesis de Geschwind po de niñas con pubertad precoz (8 niñas y 1 niño) y compara-
y Galaburda [63], que propone que las diferencias sexuales en ron sus perfiles cognitivos con niños con desarrollo típico. El
las habilidades cognitivas están relacionadas con la lateraliza- grupo con pubertad precoz tuvo niveles estrogénicos elevados y
ción de las funciones cerebrales. Ellos sugieren que las diferen- una puntuación verbal baja en el WISC-III, en contraste con el
cias en las tasas de maduración de los hemisferios cerebrales grupo con desarrollo típico, mientras que no hubo diferencias
son mediadas por niveles de testosterona circulante (mayores en en los grupos para las medidas de fluidez verbal. Los resultados
los varones) que atrasan el desarrollo de ciertas regiones corti- de este estudio muestran que la testosterona indirectamente me-
cales del hemisferio cerebral; la consecuencia es un mayor de- dida a través del índice digital está asociada con el desarrollo
sarrollo del hemisferio derecho. La consecuencia de esta asime- temprano del lenguaje (vocabulario) en niños mexicanos, que
tría es una reducida habilidad verbal con una elevada habilidad fue significativo únicamente para los varones ≤ 4 años. Efectos
visuoespacial, un perfil común en los hombres. Estos cambios mayores se encontraron para la asociación de la testosterona y
no están presentes en los recién nacidos; Lenneberg [64] y los problemas de articulación reportados por los padres en niños
Zangwill [65] proponen un período crítico de desarrollo neuro- ≤ 3 años. No se encontraron efectos para el índice D2:D4 y el
lógico entre los 2 y los 12 años de edad, que sería responsable atraso de lenguaje (< 50 palabras) en niños de la comunidad.

BIBLIOGRAFÍA
1. Chaney C. Language development, metalinguistic awareness, and emer- Profiles. Burlington, VT: University of Vermont, Research for Center
gent literacy skills of 3-year-old children in relation to social-class. Ap- Children, Youth, & Families; 2000.
plied Psycholinguistics 1994; 15: 371-94. 13. Voyer D, Voyer S, Bryden M. Magnitude of sex differences in spatial
2. Bagby JH, Loretta CR, Majka W. The effects of socioeconomic diver- abilities: a meta-analysis and consideration of critical variables. Psy-
sity on the language, cognitive and social-emotional development of chol Bull 1995; 117: 250-70.
children from low income backgrounds. Early Child Dev Care 2005; 14. Hurks PP, Vles JS, Hendriksen JG, Kalff AC, Feron FJ, Kroes M, et al.
175: 395-405. Semantic category fluency versus initial letter fluency over 60 seconds
3. Hoff E. The specificity of environmental influence: socioeconomic sta- as a measure of automatic and controlled processing in healthy school-
tus affects early vocabulary development via maternal speech. Child aged children. J Clin Exp Neuropsychol 2006; 28: 684-95.
Dev 2003; 74: 1368-78. 15. Lynn R. Sex differences on the differential aptitude test in British and
4. Lacroix V, Pomerleau A, Malcuit G, Seguin R, Lamarre G. Cognitive American adolescents. Educ Psychol 1992; 12: 101-6.
and language development of children during the first three years of 16. Mann VA, Sasanuma S, Sakuma N, Masaki S. Sex differences in cog-
life with respect to maternal vocalizations and toys at home: longitudi- nitive abilities: a cross-cultural perspective. Neuropsychologia 1990;
nal study of a high-risk population. Can J Behav Sci 2001; 33: 65-76. 28: 1063-77.
5. Basilio CS, Puccini RF, Silva E, Pedromonico MRM. Living condi- 17. Martin DJ, Hoover HD. Sex differences in educational achievement:
tions and receptive vocabulary of children aged two to five years. Rev a longitudinal study. J Early Adolesc 1987; 7: 65-83.
Saude Publica 2005; 39: 725-30. 18. Undheim JO, Nordvik H. Socio-economic factors and sex differences
6. Beitchman JH, Jiang H, Koyama E, Johnson CJ, Escobar M, Atkinson in an egalitarian educational system: academic achievement in 16-
L, et al. Models and determinants of vocabulary growth from kinder- year-old Norwegian students. Scand J Educ Res 1992; 36: 87-98.
garten to adulthood. J Child Psychol Psychiatry 2008; 49: 626-34. 19. Cosgrove KP, Mazure CM, Staley JK. Evolving knowledge of sex dif-
7. Dollaghan CA, Campbell TF, Paradise JL, Feldman HM, Janosky JE, ferences in brain structure, function, and chemistry. Biol Psychiatry 2007;
Pitcairn DN, et al. Maternal education and measures of early speech 62: 847-55.
and language. J Speech Lang Hear Res 1999; 42: 1432-43. 20. Romeo RD, Lee SJ, McEwen BS. Differential stress reactivity in intact
8. Fekonja, U, Umek LM, Kranjc S. Language development in early child- and ovariectomized prepubertal and adult female rats. Neuroendocrino-
hood in relation to child’s gender and parental education. Horizons of logy 2004; 80: 387-93.
Psychology 2005; 14: 53-79. 21. Jernigan TL, Trauner DA, Hesselink JR, Tallal PA. Maturation of human
9. Pan BA, Rowe ML, Singer JD, Snow CE. Maternal correlates of cerebrum observed in vivo during adolescence. Brain 1991; 114: 2037-49.
growth in toddler vocabulary production in low-income families. Child 22. Giedd JN, Blumenthal J, Jeffries NO, Castellanos FX, Liu H, Zijden-
Dev 2005; 76: 763-82. bos A, et al. Brain development during childhood and adolescence: a lon-
10. Murray AD, Johnson J, Peters J. Fine-tuning of utterance length to pre- gitudinal MRI study. Nat Neurosci 1999; 2: 861-3.
verbal infants: effects on later language development. J Child Lang 1990; 23. Sowell ER, Trauner DA, Gamst A, Jernigan TL. Development of cortical
17: 511-25. and subcortical brain structures in childhood and adolescence: a struc-
11. Tamis-Lemonda CS, Bornstein MH, Kahana-Kalman R, Baumwell L, Cy- tural MRI study. Dev Med Child Neurol 2002; 44: 4-16.
phers L. Predicting variation in the timing of language milestones in the 24. Sowell ER, Thompson PM, Leonard CM, Welcome SE, Kan E, Toga
second year: an events history approach. J Child Lang 1998; 25: 675-700. AW. Longitudinal mapping of cortical thickness and brain growth in
12. Achenbach TM, Rescorla LA. Manual for Aseba Preschool Forms & normal children. J Neurosci 2004; 24: 8223-31.

580 REV NEUROL 2009; 48 (11): 577-581


ÍNDICE D2:D4 Y LENGUAJE

25. Gogtay N, Giedd JN, Lusk L, Hayashi KM, Greenstein D, Vaituzis AC, 45. Manning JT, Henzi P, Venkatramana P, Martin S, Singh D. Second to
et al. Dynamic mapping of human cortical development during childhood fourth digit ratio: ethnic differences and family size in English, Indian
through early adulthood. Proc Natl Acad Sci U S A 2004; 101: 8174-9. and South African populations. Ann Hum Biol 2003; 30: 579-88.
26. Paus T, Zijdenbos A, Worsley K, Collins DL, Blumenthal J, Giedd JN, 46. Austin EJ, Manning JT, McInroy K, Mathews E. An investigation of
et al. Structural maturation of neural pathways in children and adoles- the associations between personality, cognitive ability and digit ratio.
cents: in vivo study. Science 1999; 283: 1908-11. Pers Individ Dif 2002; 33: 1115-24.
27. Wilke M, Krageloh-Mann I, Holland SK. Global and local develop- 47. Manning J, Baron-Cohen S, Wheelwright S, Sanders G. The 2nd to 4th
ment of gray and white matter volume in normal children and adoles- digit ratio and autism. Dev Med Child Neurol 2001; 43: 160-4.
cents. Exp Brain Res 2007; 178: 296-307. 48. Burton L, Henninger D, Hafetz J. Gender differences in relations of
28. Peper JS, Brouwer RM, Schnack HG, Van Baal GC, Van Leeuwen M, mental rotation, verbal fluency, and SAT scores to finger length ratios
van den Berg SM, et al. Sex steroids and brain structure in pubertal as hormonal indexes. Dev Neuropsychol 2005; 28: 493-505.
boys and girls. Psychoneuroendocrinology 2009; 34: 332-42. 49. Bang AK, Carlsen E, Holm M, Petersen JH, Skakkebaek NE. A study
29. Boccardi M, Ghidoni R, Govoni S, Testa C, Benussi L, et al. Effects of of finger lengths, semen quality and sex hormones in 360 young men
hormone therapy on brain morphology of healthy postmenopausal wo- from the general Danish population. Human Reprod 2005; 20: 3109-13.
men: a voxelbased morphometry study. Menopause 2006; 13: 584-91. 50. Patterson JL. Expressive vocabulary development and word combinations
30. Hulshoff-Pol HE, Cohen-Kettenis PT, Van Haren NEM, Peper JS, Brans of Spanish-English bilingual toddlers. J Speech Lang Pathol 1998; 7: 46-56.
RGH, Cahn W, et al. Changing your sex changes your brain: influences 51. Rescorla LA. The Language Development Survey: a screening tool for
of testosterone and estrogen on adult human brain structure. Eur J En- delayed language in toddlers. J Speech Hear Disord 1989; 54: 587-99.
docrinol 2006; 155: S107-14. 52. Rescorla LA, Alley A. Validation of the language development survey
31. Eberling JL, Wu C, Haan MN, Mungas D, Buonocore M, Jagust WJ. (LDS): a parent report tool for identifying language delay in toddlers.
Preliminary evidence that estrogen protects against age-related hippo- J Speech Lang Hear Res 2001; 44: 434-45.
campal atrophy. Neurobiol Aging 2003; 24: 725-32. 53. Klee T, Carson DK, Gavin WJ, Hall L, Kent A, Reece S. Concurrent and
32. Lord C, Buss C, Lupien SJ, Pruessner JC. Hippocampal volumes are predictive validity of an early language screening program. J Speech
larger in postmenopausal women using estrogen therapy compared to Lang Hear Res 1998; 41: 627-41.
past users, never users and men: a possible window of opportunity ef- 54. Stelzer SC. Adaptación, normalización y estudios de validez del ‘son-
fect. Neurobiol Aging 2008; 29: 95-101. deo del desarrollo de lenguaje’ (SDL) para la detección de retraso de
33. Itti E, Gaw-Gonzalo IT, Pawlikowska-Haddal A, Boone KB, Mlikotic lenguaje expresivo en niños mexicanos de 15 a 31 meses de edad. Mé-
A, et al. The structural brain correlates of cognitive deficits in adults xico DF: Universidad de las Américas; 1995.
with Klinefelter’s syndrome. J Clin Endocrinol Metab 2006; 91: 1423-7. 55. Manning JT, Bundred PE, Newton DJ, Flanagan BF. The second to fourth
34. Patwardhan AJ, Eliez S, Bender B, Linden MG, Reiss AL. Brain mor- digit ratio and variation in the androgen receptor gene. Evol Hum Be-
phology in Klinefelter syndrome: extra X chromosome and testoste- hav 2003; 24: 399-405.
rone supplementation. Neurology 2000; 27: 2218-23. 56. Manning JT, Fink B, Neave N, Caswell N. Photocopies yield lower
35. Kebers F, Janvier S, Colin A, Legros JJ, Ansseau M. What is the interest digit ratios (2D:4D) than direct finger measurements Arch Sex Behav
of Klinefelter’s syndrome for (child) psychiatrists? Encephale 2002; 2005; 34: 329-33.
28: 260-5. 57. Hammond J, Le Q, Goodyer C, Gelfand M, Trifiro M, LeBlanc A. Tes-
36. Petersen A. Physical androgyny and cognitive functioning in adoles- tosterone-mediated neuroprotection through the androgen receptor in
cence. Dev Psychol 1976; 12: 524-33. human primary neurons. J Neurochem 2001; 77: 1319-26.
37. Bender B, Linden M, Robinson A. Neuropsychological impairment in 58. Matsumoto A, Arai Y, Urano A, Hyodo S. Androgen regulates gene ex-
42 adolescents with sex chromosome abnormalities. Am J Med Genet pression of cytoskeletal proteins in adult rat motoneurons. Horm Be-
1993; 48: 169-73. hav 1994; 28: 357-66.
38. Dorn L, Hitt S, Rotenstein D. Biopsychological and cognitive differ- 59. Rubinow DR, Schmidt PJ. Androgens, brain, and behavior. Am J Psy-
ences in children with premature vs on-time adrenarche. Arch Pediatr chiatry 1996; 153: 974-84.
Adolesc Med 1999; 153: 137-46. 60. Estrada M, Varshney A, Ehrlich BE. Elevated testosterone induces apop-
39. Niksic D, Masic I, Niksic K. Speech development in children of mothers tosis in neuronal cells. J Biol Chem 2006; 1: 25492-501.
who used hormone preparations during pregnancy. Medicinski Archiv 61. Friederici AD, Pannekamp A, Partsch CJ, Ulmen U, Oehler K, Schmut-
1992; 46: 67-9. zler R, et al. Sex hormone testosterone affects language organization in
40. McCardle P, Wilson BE. Hormonal influence on language develop- the infant brain. Neuroreport 2008; 12: 283-6.
ment in physically advanced children. Brain Lang 1990; 38: 410-23. 62. Beech JR, Beauvois MW. Early experience of sex hormones as a pre-
41. Lutchmaya S, Baron-Cohen S, Raggattá, P. Foetal testosterone and vo- dictor of reading, phonology, and auditory perception. Brain Lang 2006;
cabulary size in 18- and 24-month-old infants. Infant Behav Dev 2002; 96: 49-58.
24: 418-24. 63. Geschwind N, Galaburda A. Cerebral lateralization. Biological mecha-
42. Manning JT, Scutt D, Wilson J, Lewis-Jones DI. The ratio of 2nd to 4th nisms, associations, and pathology I: a hypothesis and a program for
digit length: a predictor of sperm numbers and concentrations of research. Arch Neurol 1985; 42: 428-59.
testosterone, luteinizing hormone and oestrogen. Human Reprod 1998; 64. Lenneberg E. Biological foundations of language. N. York: J. Wiley; 1967.
13: 3000-4. 65. Zangwill O. Cerebral dominance and its relation to psychological func-
43. Lutchmaya S, Baron-Cohen S, Raggatt P, Knickmeyer R, Manning JT. tion. London: Oliver & Boyd; 1960.
2nd to 4th digit ratios, fetal testosterone and estradiol. Early Hum Dev 66. Kallai J, Csatho A, Kover F, Makany T, Nemes J, Horvath K, et al. MRI-
2004; 77: 23-8. assessed volume of left and right hippocampi in females correlates
44. Malas MA, Dogan S, Evcil EH, Desdicioglu K. Fetal development of the with the relative length of the second and fourth fingers (the 2D:4D ra-
hand, digits and digit ratio (2D:4D). Early Hum Dev 2006; 82: 469-75. tio). Psychiatry Res 2005; 30: 199-210.

2D:4D FINGER RATIO AND LANGUAGE DEVELOPMENT


Summary. Introduction. A possible hormonal influence in language development has been suggested in the recent years. The
2D:4D finger ratio is an indirect measure for prenatal androgen exposure. It is negatively related to prenatal testosterone and
positively related to prenatal estrogen, resulting in a lower ratio for men and a larger ratio for women. It can be explored in
children as young as 2 years old. Aim. To study if an association exists between the 2D:4D finger ratio and language
development (vocabulary) and/or language problems. Subjects and methods. The lengths of the second digit (index finger)
(2D) and the fourth digit (ring finger) (4D) were measured in 97 preschoolers and the Language Development Survey was
administered to the parents. Results. A weak negative correlation between language development (vocabulary) and right
2D:4D ratio was found in both sexes for children aged 4 or less years, significant only in boys. A strong negative correlation
between language articulation problems and right 2D:4D ratio in both sexes for children aged 3 or less years, and a lower
negative correlation between articulation problems and right 2D:4D ratio were found for boys aged 4 or less years. Conclusion.
Findings suggest an important role for testosterone in language development (vocabulary) and a possible influence on
articulation problems, probably through higher testosterone levels. [REV NEUROL 2009; 48: 577-81]
Key words. 2D:4D ratio. Expressive language disorder. Language articulation problems. Language development. Sex differences.

REV NEUROL 2009; 48 (11): 577-581 581

Похожие интересы