Вы находитесь на странице: 1из 74

EN QUÉ SE DIFERENCIA EL REINO VEGETAL DEL REINO ANIMAL

A pesar de que vivimos en el mismo planeta Tierra, entre ambos reinos, el vegetal o plantae y el

animal, existen ciertas diferencias marcadas, entre las más importantes que podemos encontrar se

encuentran:

 Una de las principales diferencias es que las plantas son autótrofas, es decir que son

capaces de producir su propio alimento sin necesidad de algún otro medio externo, a

diferencia de los animales que son heterótrofos, es decir, que no son capaces de producir

su propio alimento y por ende se alimentan de otros seres vivos.

 Las plantas durante el proceso de la fotosíntesis además de fabricar su alimento, son

capaces de producir el vital oxígeno para todo el reino animal, es decir que este reino

depende directamente de las plantas productoras.

 Los animales, a diferencia de las plantas, son capaces de movilizarse bajo sus propios

medios, en cambio las plantas están fijas en el suelo donde nacieron.

 Los animales, dentro del útero de los distintos miembros femeninos, poseen un desarrollo

embrionario.
 Los miembros del reino vegetal poseen pared celular, es decir que tienen las células

recubiertas a diferencia de los animales que, por así decir, poseen las células desnudas.

Algunas similitudes entre ambos reinos

Aunque existen muchas diferencias muy marcadas entre los reinos vegetal y animal, también

podemos encontrar algunas similitudes o semejanzas entre ellos, algunas como:

 Ambos son organismos pluricelulares, es decir que están compuestos por muchas células.

 El agua es la fuente principal de vida, por eso es que ambos reinos necesitan del agua

para poder sobrevivir, ya que una vida sin ella es netamente imposible.

 Los dos reinos poseen un ciclo de vida muy similar, donde ambos nacen, crecen, se

reproducen y luego mueren.


 Ambos reinos los podemos encontrar en gran parte en la superficie terrestre, sin embargo,

en el agua también podemos encontrar una gran cantidad de vida.

FOTOSÍNTESIS

La fotosíntesis es un proceso en virtud del cual los organismos con clorofila , como las plantas

verdes, las algas y algunas bacterias, capturan energía en forma de luz y la transforman en

energía química.

Prácticamente toda la energía que consume la vida de la biósfera terrestre —la zona del planeta

en la cual hay vida— procede de la fotosíntesis.

La fotosíntesis se realiza en dos etapas: una serie de reacciones que dependen de la luz y son

independientes de la temperatura, y otra serie que dependen de la temperatura y son

independientes de la luz.

Fotosíntesis global

La velocidad de la primera etapa, llamada reacción lumínica , aumenta con la intensidad

luminosa (dentro de ciertos límites), pero no con la temperatura. En la segunda etapa,

llamada reacción en la oscuridad , la velocidad aumenta con la temperatura (dentro de ciertos

límites), pero no con la intensidad luminosa.


Fase primaria o lumínica

La fase lumínica de la fotosíntesis es una etapa en la que se producen reacciones químicas con la

ayuda de la luz solar y la clorofila.

La clorofila es un compuesto orgánico, formado por moléculas que contienen átomos de

carbono, de hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y magnesio.

Estos elementos se organizan en una estructura especial: el átomo de magnesio se sitúa en el

centro rodeado de todos los demás átomos.

Molécula de clorofila

La clorofila capta la luz solar, y provoca el rompimiento de la molécula de agua (H 2 O),

separando el hidrógeno (H) del oxígeno (O); es decir, el enlace químico que mantiene unidos al

hidrógeno y al oxígeno de la molécula de agua, se rompe por efecto de la luz.

El proceso genera oxígeno gaseoso que se libera al ambiente, y la energía no utilizada es

almacenada en moléculas especiales llamadas ATP . En consecuencia, cada vez que la luz esté

presente, se desencadenará en la planta el proceso descrito.


Fase secundaria u oscura

La fase oscura de la fotosíntesis es una etapa en la que no se necesita la luz, aunque también se

realiza en su presencia. Ocurre en los cloroplastos y depende directamente de los productos

obtenidos en la fase lumínica.

En esta fase, el hidrógeno formado en la fase anterior se suma al dióxido de carbono gaseoso

(CO 2 ) presente en el aire, dando como resultado la producción de compuestos orgánicos,

principalmente carbohidratos ; es decir, compuestos cuyas moléculas contienen carbono,

hidrógeno y oxígeno.

Dicho proceso se desencadena gracias a una energía almacenada en moléculas de ATP que da

como resultado el carbohidrato llamado glucosa (C 6 H I2 O 6 ) , un tipo de compuesto similar al

azúcar, y moléculas de agua como desecho.

Después de la formación de glucosa, ocurre una secuencia de otras reacciones químicas que dan

lugar a la formación de almidón y varios carbohidratos más.

A partir de estos productos, la planta elabora lípidos y proteínas necesarios para la formación del

tejido vegetal, lo que produce el crecimiento.

Cada uno de estos procesos no requiere de la participación de luz ni de la clorofila, y por ende se

realiza durante el día y la noche. Por ejemplo, el almidón producido se mezcla con el agua

presente en las hojas y es absorbido por unos tubitos minúsculos que existen en el tallo de la

planta y, a través de éstos, es transportado hasta la raíz donde se almacena. Este almidón es

utilizado para fabricar celulosa , el principal constituyente de la madera.


El resultado final, y el más trascendental, es que la planta guarda en su interior la energía que

proviene del Sol. Esta condición es la razón de la existencia del mundo vegetal porque

constituye la base energética de los demás seres vivientes.

Por una parte, las plantas son para los animales fuente de alimentación, y, por otra, mantienen

constante la cantidad necesaria de oxígeno en la atmósfera permitiendo que los seres vivos

puedan obtener así la energía necesaria para sus actividades.

Si los químicos lograran reproducir la fotosíntesis por medios artificiales, se abriría la posibilidad

de capturar energía solar a gran escala. En la actualidad se trabaja mucho en este tipo de

investigación. Todavía no se ha logrado sintetizar una molécula artificial que se mantenga

polarizada durante un tiempo suficiente para reaccionar de forma útil con otras moléculas, pero

las perspectivas son prometedoras.

Algas Dibujo bacterias

Bacterias al microscopio Hojas verdes


IMPORTANCIA BIOLÓGICA DE LA FOTOSÍNTESIS

La fotosíntesis es seguramente el proceso bioquímico más importante de la biósfera por varios

motivos:

1. La síntesis de materia orgánica a partir de la materia inorgánica se realiza fundamentalmente

mediante la fotosíntesis; luego irá pasando de unos seres vivos a otros mediante las cadenas

tróficas, para ser transformada en materia propia por los diferentes seres vivos.

2. Produce la transformación de la energía luminosa en energía química , necesaria y

utilizada por los seres vivos

3. En la fotosíntesis se libera oxígeno , que será utilizado en la respiración aerobia como

oxidante.

4. La fotosíntesis fue causante del cambio producido en la atmósfera primitiva , que era

anaerobia y reductora.

5. De la fotosíntesis depende también la energía almacenada en combustibles fósiles como

carbón, petróleo y gas natural.

6. El equilibrio necesario entre seres autótrofos y heterótrofos no sería posible sin la

fotosíntesis.

Se puede concluir que la diversidad de la vida existente en la Tierra depende principalmente de

la fotosíntesis.
¿Cuáles son los pasos del método científico?

Podemos definir el método científico como el proceso que sigue la comunidad científica para dar

respuesta a sus interrogantes, la secuencia de procedimientos que usa para confirmar como regla

o conocimiento lo que en origen es una mera hipótesis. El método científico está basado en los

principios de reproducibilidad y falsabilidad y consta fundamentalmente de cinco pasos:

1. Observación

Análisis sensorial sobre algo -una cosa, un hecho, un fenómeno,…- que despierta curiosidad.

Conviene que la observación sea detenida, concisa y numerosa, no en vano es el punto de partida

del método y de ella depende en buena medida el éxito del proceso.

2. Hipótesis

Es la explicación que se le da al hecho o fenómeno observado con anterioridad. Puede haber

varias hipótesis para una misma cosa o acontecimiento y éstas no han de ser tomadas nunca

como verdaderas, sino que serán sometidas a experimentos posteriores para confirmar su

veracidad.

3. Experimentación

Esta fase del método científico consiste en probar -experimentar- para verificar la validez de las

hipótesis planteadas o descartarlas, parcialmente o en su totalidad.

4. Teoría

Se hacen teorías de aquellas hipótesis con más probabilidad de confirmarse como ciertas.
5. Ley

Una hipótesis se convierte en ley cuando queda demostrada mediante la experimentación.

Para una mayor aclaración, te diremos que los principios de reproducibilidad y falsabilidad del

método científico, mencionados en el primer párrafo, consisten en la capacidad de repetir un

determinado experimento en cualquier lugar y por cualquier persona, así como la posibilidad de

que cualquier proposición científica sea refutada o falsada.

Por último, decir que existen numerosos tipos de métodos científicos (empírico-analítico,

experimental, hipotético deductivo, hermenéutico, dialéctico, sistémico, sintético, lógico,

histórico…) y que los pasos del método científico son desglosados en algunos textos en

6 (Observación, Inducción, Hipótesis, Experimentación, Antítesis, Tesis), si bien responden

en la práctica a una secuencia similar de actuación.

Infografía útil sobre los pasos del método científico


EJEMPLO DE MÉTODO CIENTÍFICO EN LA VIDA COTIDIANA

El método científico en la vida cotidiana tiene su aplicación al servir para encontrar la solución

de muchos problemas cotidianos.

Este método se basa, como todo método científico, en la observación, la predicción, la

experimentación planificada, las reglas del razonamiento y la comunicación del resultado, ya sea

teórico o experimental.

Cada vez que alguna persona tiene algún problema busca una solución concreta y cuando está

solución se establece como un principio general que se puede reproducir, se esta aplicando

el método científico.

Ejemplo de aplicación de método científico en al vida cotidiana:

"La enfermedad de un simio"

1. Primero es la observación, el simio vomita y tiene diarrea.

2. Luego se hace la pregunta, ¿que provoca el problema?

3. Primera hipótesis, una infección intestinal.

4. Si la teoría es correcta y la cura será un antibiótico.

5. Luego viene el experimento, el cual consiste en encontrar el antibiótico correcto y

aplicárselo al simio.

6. Después de la aplicación sigue la verificación la casa consiste en revisar si funcionó o no

la cura. Si la cura no funcionó, no significa que no haya valido de nada, todos los
movimientos anteriores. Entonces se repiten los pasos anteriores pero buscando otra

causa al problema tal vez un fallo u omisión en el diagnostico. Ahora se tiene que hacer

una nueva hipótesis pero teniendo en cuenta que la hipótesis anterior fue incorrecta ya

que la cura especifica no mejoró al simio.

7. Entonces se plantea una nueva hipótesis, basándose en las nuevas observaciones. El simio

es alérgico a algún alimento.

8. Entonces la predicción es que quitando el alimento toxico o aplicándole un tratamiento

contra su alergia el animalito mejorará.

9. El experimento consiste ahora en encontrar que produce la alergia y en quitar o tratar al

alergeno.

10. Ahora nuevamente a verificar, se encontró que el simio era alérgico al maní ya que al

quitar alternativamente un componente en su dieta, el que dio resultado fue el maní.

11. Finalmente la conclusión, el experimento comprobó que la segunda hipótesis fue la

correcta, el maní causó el problema intestinal y no la supuesta infección.

CIENCIA

La ciencia (del latín scientĭa ‘conocimiento’) es un sistema ordenado de conocimientos

estructurados que estudia, investiga e interpreta los fenómenos naturales, sociales y artificiales.

HISTORIA NATURAL (CIENCIAS NATURALES)


La Historia Natural comienza con Aristóteles y otros filósofos antiguos que analizaron la

diversidad del mundo natural. La historia natural, como disciplina, ha existido desde

tiempos clásicos, y los europeos del siglo XV estuvieron muy familiarizados con la obra

de Plinio el ViejoNaturalis Historia. Desde los antiguos griegos hasta el trabajo

de Carlos Linneo y otros naturalistas del siglo XVIII, el concepto principal de historia

natural fue la Scala naturae, un arreglo conceptual de minerales, vegetales, animales

primitivos, y otras formas de vida más complejas en una escala lineal de creciente

"perfección", culminando en nuestra especie.

De Materia Medica de Dioscórides se dice que es el más viejo y valuado trabajo en la

historia de la botánica.2 Un manuscrito griego de la obra de Aristóteles Trabajos

Biológicos escrito en Constantinopla en el siglo IX y preservado en el Colegio Corpus

Christi, Oxford, es probablemente el manuscrito fundador de la biología más viejo que

existe.3

Mientras que la historia natural prevaleció estática en la Edad Media, continuó

desarrollándose por estudiosos árabes durante la Revolución Agrícola Árabe. Al-

Jahith describió ideas tempranas de la historia natural como lo es la "lucha por la

existencia" (frase de Thomas Malthus),,4 y la idea de una cadena alimenticia.5 Él fue un

temprano adepto del determinismo ambiental.6 Abū Ḥanīfa Dīnawarī es considerado el

fundador de la botánica árabe por su Libro de las Plantas, en el que describió al menos

637 plantas y discutió la morfología vegetal desde la germinación hasta la muerte,

describiendo las fases del crecimiento de las plantas y la producción de flores y frutas.7

Abu al-Abbas al-Nabati desarrolló un temprano método científico para la botánica,

introduciendo técnicas empíricas y experimentales en la prueba, identificación y


descripción de numerosa materia médica y separando reportes no identificados por

aquellos basados en pruebas y observaciones reales.8 Su estudiante Ibn al-

Baitar escribió una enciclopedia farmacéutica describiendo 1400 plantas, de las cuales

300 eran sus propios descubrimientos. Una traducción al latín de sus trabajos fue de

gran uso para biólogos y farmacéuticos europeos de los siglos XVIII y XIX.9

Algunas ciencias de la Tierra, como la geología, fueron también estudiadas por

geólogos árabes, pero por la época de Avicena, alrededor del 1000, el Imperio Árabe

fue en decadencia y los científicos dejaron de ser libres de difundir sus ideas.10

En el siglo XIII, el trabajo de Aristóteles fue rígidamente adaptado a la filosofía cristiana,

particularmente por Tomás de Aquino, formando las bases de la teología natural.

Durante el Renacimiento, estudiosos (humanistas y herbolarios principalmente)

regresaron a la observación directa de plantas y animales para la historia natural, y

muchos comenzaron a acumular grandes colecciones de especímenes exóticos y de

monstruos inusuales. Andrea Cesalpino fue el creador de uno de los

primeros herbarios y el inventor de la botánica sistemática. Leonhart Fuchs fue uno de

los tres padres fundadores de la botánica, junto con Otto Brunfels e Hieronymus

Tragus. Importantes contribuidores a este campo fueron también Valerius

Cordus, Conrad von Gesner (Historiae animalium), Frederik Ruysch y Caspar Bauhin.3

El rápido crecimiento en el número de organismos conocidos dio lugar a muchos

intentos para clasificar y organizar especies en grupos taxonómicos, culminando en el

sistema del naturalista sueco Carlos Linneo. En la Europa moderna, disciplinas

profesionales como la fisiología, botánica , zoología, geología y paleontología fueron

fundadas. Historia Natural, antes la única materia dada por los profesores de ciencia en
las escuelas, fue repudiada por científicos de una manera más especializada y

relegada a actividad de "principantes", lejos de ser una actividad propiamente científica.

En la Escocia Victoriana, se creía que el estudio de la historia natural a tener un buen

estado mental.11 Particularmente en Gran Bretaña y en Estados Unidos, esto se

convirtió en "hobbies" de especialistas, como lo son el estudio de los pájaros,

mariposas, conchas marinas (conquiliología, abejas y flores; mientras tanto, científicos

intentaban definir un concepto unificado de biología. Aun así, la tradición de la historia

natural sigue formando parte importante del estudio de la biología, especialmente

ecología (estudio de los sistemas naturales implicando organismos vivos y los

componentes inorgánicos de la biósfera terrestre que los sostienen), etología (el

estudio científico del comportamiento animal) y biología evolutiva.

Coleccionistas amateur y empresarios de historia natural juegan un rol importante en la

construcción de las grandes colecciones de los siglos XIX y XX, tales como el Museo

Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano o el Museo Americano de

Historia Natural.

HISTORIA DE LA BIOLOGÍA
Los primeros conocimientos biológicos datan de la época prehistórica. Dada su

condición de cazador y recolector, el hombre primitivo debió conocer diferentes tipos de

animales y plantas, sobre los que fue necesario estudiar el comportamiento de los

primeros, así como los períodos de fructificación de las segundas.


PRIMEROS REGISTROS BIOLÓGICOS

Se han encontrado testimonios escritos de que los babilonios de la época de Hamurabi,

aproximadamente 1.800 años antes de la era cristiana, ya conocían la diferenciación

sexual de las palmeras datileras. Se han encontrado también en papiros bajo relieves

descripciones anatómicas y del cuerpo humano, así como estudios sobre los tejidos

de las plantas de cultivo. Los antiguos egipcios disponían, asimismo, de conocimientos

sobre plantas y aceites vegetales que aplicaban a las técnicas de embalsamamiento.

Grecia y Roma. En el siglo VI a.C. se produjo un salto cualitativo en los avances de

todas las ramas del saber con el florecimiento de la cultura clásica. Por medio de la

observación y de la deducción, los filósofos griegos intentaron acceder al conocimiento

del mundo y de las leyes que lo rigen, en una actitud que constituye el origen de la

ciencia occidental. En algunos de los sistemas globales que fueron ideados se percibía

ya una actitud evolucionista, puesto que sostenían que los seres vivos se habían

formado a partir de materia inanimada. Para Tales de Mileto, por ejemplo, los seres

vivos se habían formado por la condensación del agua. Su discípulo Anaximandro

sostenía que los peces habían sido los primeros seres vivos (formados a partir del

barro) y que al abandonar el agua habían comenzado a desarrollarse los demás

animales. En la isla de Cos, donde se había creado una importante escuela médica,

vivió en el siglo V a.C. Hipócrates, a quien se considera fundador de la medicina

occidental.
BIOLOGÍA MODERNA

Por la influencia que sus ideas ejercieron posteriormente en Europa, tuvo especial

importancia el filósofo Aristóteles, que vivió en el siglo IV a.C. De su obra destaca la

creación del primer sistema de clasificación de los animales y la teoría sobre la

adaptación estructural y funcional de los seres vivos al medio en el que habitan.

Teofrasto, discípulo de Aristóteles, estudió el mundo de las plantas desde diversos

puntos de vista y fue considerado el fundador de la anatomía vegetal, dado que analizó

con precisión la estructura de los diversos tejidos, estableció su nomenclatura y analizó

los fenómenos de la polinización y del desarrollo de las semillas, con lo que sentó las

bases de la embriología botánica.

A la caída del imperio de Alejandro, el foco cultural se trasladó a Alejandría, en Egipto,

donde destacaron Erasístrato, que efectuó estudios sobre el sistema circulatorio, y

Herófilo, que describió el sistema nervioso.

En la época romana vivieron Dioscórides, que escribió un tratado sobre hierbas

medicinales cuya influencia perduraría durante todo el medievo; Plinio el Viejo, cuya

Historia Natural se convirtió en obra de consulta durante los siglos posteriores, y

Galeno, cuya obra constituyó el fundamento teórico de la práctica médica durante los

siglos posteriores.

BIOLOGÍA EN LA EDAD MEDIA

Con la recesión de la cultura clásica correspondió al mundo árabe la recuperación de

un legado de conocimientos que posteriormente se reintrodujo en Europa por medio de


traducciones del árabe al latín. Entre los científicos árabes de esta época destacan

Yahiz, que vivió en el siglo IX y elaboró uno de los primeros tratados de zoología, el

Libro de los animales, y Avicena (Ibn Sina), quien en el siglo XI escribió el Canon de

medicina, paradigma de la ciencia biológica medieval.

Durante los siglos XII y XIII se reactivó la cultura europea y se fundaron escuelas y

universidades. Surgieron figuras como la de san Alberto Magno, que escribió tratados

sobre animales y plantas basados en los escritos de Aristóteles, y Roger Bacon, que

realizó estudios sobre casi todas las ramas del saber de su tiempo. A partir del siglo

XIV comenzaron a practicarse disecciones de cadáveres, lo que supuso un gran

avance de la anatomía.

BIOLOGÍA EN EL RENACIMIENTO

Durante el siglo XV se produjo un nuevo impulso en el estudio de la ciencia y su

propagación se vio favorecida por la invención de la imprenta. En el campo de la

anatomía, Andreas Vesalius realizó una serie de estudios basados en disecciones a

partir de las cuales se desarrolló un nuevo grado de conocimiento del cuerpo humano.

Sus estudios anatómicos se incluyen en su obra De humani corporis fabrica libri

septem (1543; Siete libros sobre la estructura del cuerpo humano). En el campo de

la fisiología, Miguel Servet comenzó el estudio de la circulación sanguínea, que sería

completado en el siglo XVII por William Harvey.

En esta época se escribieron diversos tratados de zoología y se describieron la flora y

la fauna de las más lejanas regiones. En el gran desarrollo de la botánica influyó en

buena medida la confección de herbarios, a los que se incorporaban las plantas


aportadas por viajeros o expediciones científicas. Asimismo, se crearon jardines

botánicos, generalmente ligados a universidades, como los de Pisa, Bolonia, Oxford o

París.

EXPANSIÓN DE LA BIOLOGÍA

En el siglo XVIII se establecieron numerosas sociedades científicas como la Royal

Society británica o la Academia de Ciencias francesa. Junto a ellas aparecen las

primeras revistas científicas. En las discusiones que enfrentaban a los miembros de

estas instituciones se hacía referencia con frecuencia a un instrumento que abriría

nuevas puertas al conocimiento biológico, el microscopio. El italiano Marcello Malpighi

examinó con su ayuda gran cantidad de tejidos animales y vegetales. En 1665, Robert

Hooke descubrió la estructura celular y utilizó por vez primera la palabra célula. Los

primeros microorganismos, denominados en origen animálculos, fueron encontrados

por el holandés Antonie van Leeuwenhoek en infusiones que él mismo había

preparado.

El microscopio permitió también confirmar la existencia de espermatozoides en el

líquido seminal. Este último descubrimiento dio lugar a la escuela animalculista, que

junto con la ovista fueron las dos tendencias en las que se diferenciaba la teoría

conocida como preformación. Los preformistas sostenían que en las células

sexuales (en el espermatozoide los animalculistas y en el óvulo los ovistas) existía una

de las plantas. Además de las cuestiones que dividían a los biólogos en animalculistas

y ovistas, y en vitalistas y mecanicistas, otro gran motivo de controversia era el de la

generación espontánea. El debate se centraba en torno a la posibilidad de que algunos


organismos surgieran de la materia inanimada. Otros dos microscopistas, el inglés

John Turberville Needham y el italiano Lazzaro Spallanzani, terciaron en la disputa.

Ambos aislaron y calentaron infusiones, pero obtuvieron resultados contrapuestos, por

lo que habría que esperar al siglo XIX para que Louis Pasteur demostrara

taxativamente la imposibilidad de la generación espontánea.

Durante el siglo XVIII se realizaron nuevos estudios químicos relacionados con la

biología. Antoine-Laurent Lavoisier estudió el papel desempeñado por el oxígeno en la

respiración animal y la utilización del dióxido de carbono por las plantas. La importancia

que la luz del Sol tenía para los procesos vitales del mundo vegetal fue descubierta por

el holandés Jan Ingenhousz, descubridor de la fotosíntesis; el suizo Nicolas-Théodore

de Saussure, que estableció gran parte de los principios de la fisiología vegetal, y el

también suizo Jean Senebier, que observó la liberación de oxígeno por las plantas.

En el mismo siglo vivió el sueco Carl von Linné, conocido como Linneo, que utilizó el

sistema binomial para designar a todas las plantas y animales catalogados en su obra

Systema naturae (1735). En ella agrupaba a las diferentes especies en géneros,

familias, órdenes y clases, sucesivamente, y se basaba en la similitud de ciertas

características por él escogidas, concretamente la forma de la flor de las plantas o la

forma y número de los dientes y dedos de los animales.

Durante el siglo XVIII y los comienzos del XIX se realizaron numerosos estudios de

anatomía comparada en los que se intentaba percibir las similitudes existentes entre

diversos animales. Destacaron en ellos el inglés Edward Tyson y el francés Georges

Cuvier. Este último comprendió la relación existente entre las diferentes partes de un
mismo animal, lo que hizo posible deducir la forma del animal completo a partir de un

pequeño resto. Tal recurso constituye un factor decisivo para el estudio de los restos

fósiles. El mismo Cuvier, con su Rercherches sur les ossements fossiles de

quadrupèdes (1812; Investigaciones sobre los huesos fósiles de los cuadrúpedos),

estableció el ámbito precursor de la ciencia que se ocupa del estudio de los fósiles, la

paleontología.

Numerosos factores influyeron en la división de los biólogos, que se encuadraron en

corrientes de opinión diversificadas y con frecuencia enfrentadas. Entre ellas se

encontraban las afinidades anatómicas entre animales de diferentes especies -por

ejemplo, la hallada por Tyson entre el hombre y el chimpancé-, la hipotética existencia

de una jerarquía dentro de todos los seres vivos, que llevó al filósofo Gottfried Wilhelm

Leibniz a predecir el hallazgo de formas de transición entre las plantas y los animales, y

el hallazgo de fósiles de animales extinguidos. A este respecto, se distinguieron los

catastrofistas, entre los que se encontraba Cuvier, quienes consideraban que eran las

catástrofes naturales las que explicaban la fosilización de los animales, y los que, como

Buffon, afirmaban que unos seres se habían transformado en otros debido a la

influencia del hábitat, el clima o los alimentos.

Un paso adelante en la formulación de las ideas evolucionistas fue dado por el francés

Jean-Baptiste de Monet de Lamarck, quien en su Philosophie zoologique (1809)

afirmaba que el medio modifica directamente las plantas y animales sin sistema

nervioso e indirectamente los animales inervados, a los que obliga a desarrollar

determinados órganos, al tiempo que otros, por falta de uso, degeneran. Tales

modificaciones debían transmitirse a la descendencia.


Finalmente, estas corrientes de pensamiento cristalizarían en las teorías de Charles

Darwin, que publicó su libro On the Origin of Species by Means of Natural Selection (El

origen de las especies) en 1859. En él razonó que, entre la enorme variedad que se

aprecia dentro de una misma especie, el medio natural selecciona a aquellos individuos

más aptos para la supervivencia, los cuales transmiten sus características a su

descendencia. (Ver más)

Además del gran avance conceptual que significaron las teorías evolucionistas

mantenidas por Darwin y otros naturalistas, como Alfred Russel Wallace, el siglo XIX

fue fecundo para la biología en muchos otros campos. Se descartaron las ideas

preformistas a la luz de los hallazgos del alemán Christian Heinrich Pander y del

estoniano Karl Ernst von Baer en sus estudios sobre embriología. Se sentaron las

bases de la teoría celular, según la cual todos los organismos están compuestos por

células. Fue aplicada a las plantas por Matthias Jakob Schleiden y a los animales por

Theodor Schwann. Rudolf Virchow afirmó que toda célula proviene de una célula e

impulsó la patología celular al relacionar algunas enfermedades con procesos celulares

anormales. Por su parte, Hugo von Mohl descubrió la existencia en la célula de un

núcleo y de un protoplasma. Asimismo se estudió el proceso de la mitosis, por el que

una célula se divide en dos, en animales (Walther Flemming) y plantas (Eduard

Strasburger).

El zoólogo alemán Hermann Fol describió el proceso de fecundación del óvulo por el

espermatozoide y el citólogo belga Edouard van Beneden el de la meiosis, en el que se

produce la división de una célula para formar los gametos (espermatozoides en el

macho y óvulos en la hembra). Otro fundamental avance en el campo de las ciencias


biológicas lo supuso el trabajo de Louis Pasteur, quien demostró el papel

desempeñado por los microorganismos en el desarrollo de enfermedades infecciosas y

realizó estudios sobre la fermentación, a partir de los cuales Eduard Buchner logró

aislar una de las enzimas implicadas en el proceso.

A pesar de que no serían valorados en su justa medida hasta el siglo XX, los trabajos

del monje austriaco Gregor Johann Mendel constituyeron el núcleo a partir del cual se

desarrolló la moderna genética. Trabajando con plantas de guisantes (chícharos o

arvejas), llegó a descubrir las leyes según las cuales se transmiten a la descendencia

los caracteres externos observables (tales como el color y forma de la semilla, flor,

etc.).

Según los postulados de Mendel, existen determinadas unidades de información

hereditaria concebibles como partículas físicas, en número de dos para cada carácter e

individuo, de las cuales tan solo una se transmite a la descendencia, ya que se separan

durante la formación de los gametos.

BIOLOGÍA CONTEMPORÁNEA

Siglo XX. El empleo de instrumentos avanzados como el microscopio electrónico y

de métodos de análisis químico y físico de creciente sensibilidad y exactitud dio lugar a

que la investigación biológica en el siglo XX alcanzara el nivel molecular. Una vez

proyectada la teoría cromosómica de la herencia, en la que se ligaban las

investigaciones de Mendel con los estudios celulares que mostraban el comportamiento

de los procesos de división, se establecieron las bases de la genética molecular. Esta

disciplina estudia el material que integra los cromosomas y el modo en el que la


información contenida en ellos se hace efectiva en los procesos de constitución de la

estructura de cada individuo. Se descubrió que una sustancia componente de los

cromosomas, el ácido desoxirribonucleico (ADN), cuya estructura de doble hélice fue

descrita por los investigadores James Watson y Francis Crick, contiene la información

hereditaria. El grado de evolución de la investigación biológica ha permitido establecer

el código mediante el que se almacena la información, los procesos que hacen que esa

información se exprese y los lugares de la célula donde se efectúa.

La transición al siglo XXI. El campo de acción de las ciencias biológicas es,

posiblemente, uno de los que mayor grado de replanteamiento experimentó en las

últimas décadas del siglo XX. Por ello, las perspectivas de transición al siglo XXI

presentaban una serie de caracteres centrados en la aplicación de las nuevas

tecnologías al estudio de los seres vivos.

Una de las ciencias biológicas que mayores perspectivas de desarrollo ofreció fue la

genética. En su esfera se ubica el Proyecto Genoma Humano, programa

de colaboración biológica internacional cuyo objetivo es el de codificar la información

genética del ser humano en su totalidad.

La aplicación de técnicas de ingeniería genética como la del ADN recombinante al

conjunto de aproximadamente cien mil genes del ser humano ofrece dos grandes áreas

de aplicación: la del desarrollo de vacunas y fármacos recombinantes y la de la

denominada terapia génica. El primer campo de aplicación permite la obtención en

cantidades en principio ilimitadas de productos génicos que, obtenidos de otros

organismos, comportan riesgos de alteración e infección. Entre los productos génicos


de

aplicación terapéutica cabe citar la insulina, para la terapia de la diabetes; la hormona

del crecimiento, para combatir el enanismo; los factores de coagulación para el

tratamiento de la hemofilia, y los interferones, utilizados como antivirales y

antitumorales.

Por otra parte, la terapia génica consiste en el uso de secuencias de ADN como

medicamentos, incorporando nuevos genes o bloqueando otros en determinadas

células, de modo que puedan evitarse o tratarse diversas enfermedades, tanto

hereditarias como adquiridas.

Otra disciplina biológica de gran proyección en la transición al siglo XXI es la

biotecnología vegetal. En este contexto son numerosas las experiencias destinadas a

crear principios vegetales que puedan tratar o servir como vacunas de ciertas

enfermedades. Cabe citar, a modo de ejemplo, los resultados positivos obtenidos con

un principio activo extraído del tejo (Taxus baccata), el taxol, en el tratamiento de

ciertos tipos de cáncer.

El potencial y la importancia de la pluralidad de especies vegetales y animales

quedaron reconocidos en la década de 1990 cuando, en el marco de la Cumbre de la

Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1992, se firmó el Tratado Internacional sobre

Biodiversidad, que otorgaba el valor y la potencial utilidad que presenta el conjunto de

los seres vivos.

Entre los más significativos avances de las ciencias biológicas cabe citar, asimismo, la

consecución de la clonación de un mamífero, la oveja Dolly, creada mediante


manipulación genética de embriones en el Instituto Roslin de Edimburgo, Reino Unido,

en 1996. Tal experiencia abría paso a la posibilidad de clonación humana que, sin

embargo, quedó sujeta a restricciones mediante acuerdos internacionales.

A este respecto cabe destacar la importancia creciente de la bioética, disciplina dentro

de la cual se engloban todas las cuestiones relacionadas con la investigación biológica

que pueden tener repercusiones morales o éticas, tales como la citada clonación

humana, la terapia génica sobre células embrionarias o la congelación de embriones.

Principales características de los seres vivos


Las principales características de los seres vivos son los atributos biológicos que deben
cumplir todos los seres vivos para ser considerados como tales

Organización de los seres vivos


Un ser vivo es resultado de una organización muy precisa; en su interior se realizan
varias actividades al mismo tiempo, estando relacionadas éstas actividades unas con
otras, por lo que todos los seres vivos poseen una organización específica y compleja a
la vez, las cuales están reflejadas, según la teoría celular, en la cualidad de que todo
ser vivo conocido está conformado por células. La célula es la unidad fundamental de
la vida, algunos individuos pueden ser unicelulares (de una sola célula) o pluricelulares
(dos o más células). Pueden ser eucariotas (con núcleo y material genético) o
procariotas (sin núcleo solo tiene material genético)

Regulación de su medio interno (homeostasis)


La homeostasis es el proceso en el cual un organismo mantiene reguladas sus
funciones vitales, de tal manera que si llegara a fallar alguna función, el organismo
podría enfermar y perder la vida.

Relación
La función de relación es una de las características esenciales y diferenciadoras de los
seres vivos. Una roca, que no es un ser vivo, no puede relacionarse con el ambiente, y
por lo tanto, no se adapta frente a cambios en el mismo. Un ser vivo percibe los
estímulos, tales como cambio de la temperatura, del pH, de la cantidad de agua, luz,
sonido, etc., y reacciona en consecuencia para producir las modificaciones en su
funcionamiento que son necesarias para garantizar el mantenimiento de su
homeostasis y por lo tanto la preservación de su vida.
La reacción a ciertos estímulos (sonidos, olores, etc.) del medio ambiente constituye la
función de respuesta a los estímulos. Por lo general los seres vivos no son estáticos,
sino que se adaptan, generan respuestas y cambios frente a modificaciones en el
medio ambiente, y responden a cambios físicos o químicos, tanto en el medio externo
como en el interno. La respuesta a los estímulos es una característica de todos los
seres vivos que les permite adaptarse a los cambios ambientales de temperatura,
humedad, intensidad de luz, presión atmosférica, olor, sed, hambre o cualquier tipo de
sensación, para mantenerse íntegros, vivos y homeoestables.

Metabolismo
El fenómeno del metabolismo permite a los seres vivos procesar los nutrientes
presentes en el ambiente para obtener energía y mantener sus funciones
homeostáticas, utilizando una cantidad de nutrientes y almacenando el resto para
situaciones de escasez de los mismos. En el metabolismo se efectúan dos procesos
fundamentales:

 Anabolismo: Es cuando se transforman las sustancias sencillas de los nutrientes en


sustancias complejas.
 Catabolismo: Cuando se desdoblan las sustancias complejas de los nutrientes con
ayuda de enzimas en moléculas más sencillas liberando energía.
Durante el metabolismo se realizan reacciones químicas y de producción de energía
que hacen posible el crecimiento del ser vivo, su auto-reparación y la liberación de
energía necesaria para mantener la vida del organismo. Es imposible que pueda existir,
mantenerse o generarse vida sin energía. A estas reacciones las
denominamos procesos metabólicos:

 El ciclo material, es decir, los cambios químicos de sustancia en los distintos


períodos del ciclo vital, tales como el crecimiento, equilibrio y reproducción.
 El ciclo energético, o sea, la transformación de la energía química de los alimentos
en calor cuando el animal está en reposo, o bien en calor y trabajo mecánico
cuando realiza actividad muscular, así como la transformación de la energía
lumínica en energía química en las plantas. En los organismos heterótrofos, la
sustancia y la energía se obtienen de los alimentos. Estos actúan formando la
sustancia propia para crecer, mantenerse y reparar el desgaste, suministran
energía y proporcionan las sustancias reguladoras del metabolismo.

Desarrollo y crecimiento
Una característica principal de los seres vivos es que éstos crecen. Los seres vivos
(organismos) requieren de nutrientes (alimentos) para poder realizar sus
procesos metabólicosque los mantienen vivos, al aumentar el volumen de materia viva,
el organismo logra su crecimiento. El desarrollo es la adquisición de nuevas
características.
Reproducción
Los seres vivos son capaces de multiplicarse (reproducirse). Mediante la reproducción
se producen nuevos individuos semejantes a sus progenitores y se perpetúa la
especie.
En los seres vivos se observan dos tipos de reproducción:

 Asexual : En la reproducción asexual un solo organismo es capaz de originar otros


individuos nuevos, que son copias exactas del progenitor desde el punto de vista
genético. Un claro ejemplo de reproducción asexual es la división de una bacteria
en dos bacterias idénticas genéticamente. No hay, por lo tanto, intercambio de
material genético (ADN). Los seres vivos nuevos mantienen las características y
cualidades de su progenitor.

 Sexual : La reproducción sexual requiere la intervención de dos individuos de sexos


diferentes. Los descendientes serán resultado de la combinación del ADN de
ambos progenitores y, por tanto, serán genéticamente distintos a los progenitores y
en general también distintos entre sí. Esta forma de reproducción es la más
frecuente en los organismos vivos multicelulares. En este tipo de reproducción
participan dos células haploides originadas por meiosis, los gametos, que se unirán
durante la fecundación.

Adaptación
Las condiciones ambientales en que viven los organismos cambian, son dinámicas, y
los seres vivos deben adaptarse a estos cambios para sobrevivir.
El proceso por el que una especie se condiciona lenta o rápidamente para lograr
sobrevivir ante los cambios ocurridos en su medio, se llama adaptación o evolución
biológica. A través de la evolución, las poblaciones logran adaptarse al medio en el que
se encuentran, para aumentar sus posibilidades de supervivencia.

Origen de la vida

El origen de la vida en la Tierra se produjo a través de un largo proceso, hace más de

2700 millones de años. La teoría más extendida sugiere que se formó en el medio

marino, a partir de una «sopa prebiótica» de compuestos orgánicos que pudieron

formarse en dichas condiciones, evolucionando y consiguiendo con el paso

del tiempo un mayor grado de auto organización. También existen teorías


creacionistas, que parten de la hipótesis de la existencia de alguna potencia inteligente

capaz de generar la vida, y otras teorías que involucran algún tipo de

origen extraterrestre.

EL ORIGEN DE LAS ESPECIES

Origen de las Especies - El Trabajo Clásico de Darwin

El Origen de las Especies es el título abreviado más común del trabajo clásico de

Charles Darwin: Sobre el Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural, o

la Preservación de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida. El naturalista

británico Charles Darwin (1809-1882) comenzó a esbozar el Origen de las Especies en

1842, sólo seis años después de regresar de su predeterminado viaje de cinco años a

bordo del HMS Beagle (1831-36). Bastante influenciado por los Principios de Geología

(1830-1833, un trabajo de tres volúmenes) de Sir Charles Lyell, y Un Ensayo sobre el

Principio de Población (1798) de Thomas Malthus, el Origen de las Especies fue

finalmente publicado en 1859.

Origen de las Especies - Selección Natural

En el Origen de las Especies, Charles Darwin introdujo el concepto de la selección

natural. La selección natural es un proceso natural que actúa para preservar y

acumular las variaciones ventajosas menores dentro de los sistemas vivos. Suponga

que un miembro de una especie desarrollara una ventaja funcional (a un reptil le

crecieran alas y aprendiera a volar: una obvia ventaja que sus familiares confinados a

la tierra no pudieran disfrutar); su cría heredarían esa ventaja y la pasaría a las futuras

crías. La selección natural actuaría para preservar el rasgo ventajoso. Esencialmente,


la selección natural es el equivalente naturalista de la cría doméstica. A través de los

siglos, los criadores humanos han producido cambios dramáticos dentro de las

poblaciones animales domésticas, simplemente seleccionando individuos para la cría.

Han sido capaces de acentuar características deseables (dado que la característica

esté ya presente en el código genético de la criatura) y hasta suprimir gradualmente

características indeseables con el tiempo. La diferencia entre la cría doméstica y la

selección natural es esta: en lugar de que criadores humanos hagan la selección, la

naturaleza misma es el selector.

Darwin hizo una observación aguda, pero sacó una mala conclusión. Él pensó que ya

que la selección natural puede, y produce pequeñas variaciones dentro de poblaciones

animales, debería, por lo tanto, ser capaz de explicar toda la variedad que observamos

en la biología. Concluyó que ya que la selección natural explica la variedad, toda la vida

debe, de alguna manera, estar relacionada, habiendo todo evolucionado finalmente de

alguna suerte de ancestro común. "Es un hecho verdaderamente maravilloso -

maravilla que somos dados a pasar por alto debido a la familiaridad -.que todos los

animales y todas las plantas de todos los tiempos y espacio estén emparentados entre

sí..."1 los darwinistas han llegado hasta sugerir que este ancestro común, de alguna

manera evolucionó de la materia no viva (la cual ellos suponen sería algún tipo de

composición a manera de sopa de agua sucia). Bien, toda esta idea de los pájaros y las

bananas, los peces y las flores, estando todos emparentados, y de la vida

evolucionando de la no vida...puede haber parecido remotamente verosímil allá en los

1800. La biología moderna todavía estaba en su infancia, y todavía se pensaba que la


célula viva no era más que una simple gota de protoplasma. Gregor Mendell (1822-

1884) apenas había empezado a explorar los principios de la herencia, y no fue sino

hasta finales de los años 1850, que Luis Pasteur (1822-1895) intentó refutar la falacia

de la abiogénesis. Pero gracias a los fundamentos puestos por estos grandes hombres

de ciencia (los cuales se opusieron a la evolución darwiniana) y a la luz de los

tremendos avances que hemos hecho en la biología molecular, la bioquímica, y la

genética, especialmente en los pasados cincuenta años, las fallas de la teoría de

Darwin se destacan claramente. Por ejemplo, hemos establecido que existen barreras

genéticas. ¡Los cerdos nunca volarán! Sí, existen grados de variaciones. Diferentes

tonalidades de la piel, rasgos faciales, colores de ojos, tipos de cabello, etc. Usted

podría tener un perro grande, o un perro pequeño, un perro con pelo largo, o uno con

pelo corto. ¡Pero ninguna clase de perro producirá jamás un no-perro! ¡Los pájaros y

las bananas no son primos lejanos! En lo referente a la vida surgiendo de la no-vida

(abiogénesis), los mecanismos son bastante conocidos y el resultado final este: ciertas

restricciones químicas hacen de la abiogénesis un evento imposible.

Origen de las Especies - Consejo de Henslow

Si alguna vez se sienta a leer el Origen de las Especies de Darwin, tenga en cuenta el

consejo de John Stevens Henslow (1796-1861) al joven Charles Darwin. Henslow fue

uno de los profesores de Darwin en Cambridge. De hecho, fue Henslow quien

recomendó a Darwin al Capitán Robert FitzRoy (1805-1865) del HMS Beagle. Antes de

que Darwin zarpara, Henslow le recomendó que llevara los Principios de Geología de

Sir Charles Lyell. El libro de Lyell tuvo un profundo impacto sobre el joven Charles y su

influencia se aprecia en todo el trabajo de Darwin. Henslow aconsejó a Darwin: "De


todos modos, léelo por los hechos, pero por ningún motivo creas las teorías

disparatadas."2 Tratamos de pasarle este consejo. De todos modos, léalo por los

hechos, pero por ningún motivo crea las teorías disparatadas.

EL ORIGEN DE LA ESPECIE HUMANA

El hombre, como especie, es un cuerpo evolucionado. En la actualidad hay un

consenso en aceptar el origen del hombre tuvo que ver con algún tipo de evolución, el

producto de un desarrollo: el resultado del cambio y la medio, dichas teorías tuvieron

que ganar credibilidad frente a las explicaciones tradicionales, también habían otras

teorías que se opusieron a la de la evolución, como el fixismo del siglo XVIII, cuyo

defensor fue George Cuvier (1769-1832),que consideraba que todas las especies eran

inalterables e independientes, y permanecen de esta manera.

TRANSFORMISMO Y LAMARQUISMO.

El evolucionismo comenzó en el siglo XIX, pero tiene sus antecedentes en el siglo XVII

con el transformismo, que defendía la idea de que la aparición de nuevas especies se

debe a la transformación de las especies primitivas. El lamarquismo es la primera

teoría global que habla de una progresión gradual de organismos simples a otros mas

complejos. El francés Jean-Baptiste de Monet, Conde de Lamarck (1744-1829), su

creador no mostro pruebas suficientes para sustentar su tesis, pero promovió la

consolidación de la propuesta evolucionista.

DARWINISMO Y MUTACIONISMO.
Charles Darwin (1809-1882) y Alfred Russell Wallace (1823-1913) surgió la teoría de

selección natural, estas teorías argumentan que hay más seres vivos que recursos y

situaba a todas las especies en una lucha por sobrevivir, sin embargo, el darwinismo

tampoco lograba explicar como se daba la herencia biológica. Gregor Medel obtuvo la

explicación a partir de experimentos con arvejas, Hugo de Vries (1848-1935) hacia

1901, el concluyo que hay dos tipos de cambios que hacen que las especies

evolucionen, están las modificaciones, las cuales no se heredan. La otra son las

mutaciones, que son alternaciones genéticas de los organismos vivos y se transmiten

por herencia.

TEORIA SINTETICA O NEODARWINISMO.

Los que apoyaban la teoría sintética reunieron las teorías de Darwin y de Hugo de vries

al afirmar que las variaciones casuales que se heredan de los organismos y la

selección natural dirigian el curso de la evolución perpetuando a los individuos mejor

adaptados.

¿DE QUIENES VENIMOS?

El origen del ser humano se da en el desarrollo d especies animales antropoides,

semejantes al hombre o anthropos, esta tesis fue defendida por Thomas Huxley,

Charles Darwin y Ernst Haeckel en la segunda mitad del siglo XIX, en este sentido, las

especies mas parecidas a los seres humanos son los póngidos: el orangután, el

chimpancé, el siaman, el gibón y el gorila. El ser humano pertenece a la familia de los

homínidos.

EL PRINCIPIO DEL HOMBRE COMO PERSONA ES LA CULTURA.


En este proceso podemos señalar aspectos como los siguientes:

* DIFERENCIAS CON LOS ANIMALES: una posición bípeda y erguida libero las manos

del homo sapiens. Ellas tenían ahora una forma compleja y precisa que permitían otros

oficios triplicando el tamaño de su cerebro, este desarrollo diferencio radicalmente el

comportamiento del ser humano de la vida animal, y le permitió liberarse del control del

medio ambiente para controlarlo el y gracias a ello ver la realidad como algo distinto de

el.

* EL LIBRE ALBEDRIO: las relaciones de los animales parecen ser automáticas en los

hombres algunos de sus actos son de ese tipo pero parece existir la posibilidad de ni

solo reaccionar automáticamente sino incluso en presencia del objeto de deseo

detenerse y deliberar consigo mismo y con otros miembros de la especie si se toma o

no ese objeto, este libre albedrio o libertad de aquí en adelante permitirá que el hombre

no sea una cosa acaba y definitiva como son los objetos el hombre esta siendo y

haciendo su antojo y consideración proyecto creativamente su existencia no es un ser

acabado sino una obra por realizar.

* EL SI MISMO: los hombres tienen la noción de si mismos como diferentes del medio

ambiente y de los demás miembros de la especie, por esa razón no les demandamos a

loa animales un comportamiento moral, por que no creemos que ellos tengan esa

conciencia de si que parece ser un elemento propio de nuestro ser.

* LA IDEA DE CULTURA: la cultura podría entenderse como algo especifico de

personas agrupadas y organizadas para cooperar.......


EL PROBLEMA DEL HOMBRE

Desde el existencialismo hasta ahora podemos clasificar los materiales de

investigación que tenemos del tema en torno a tres nudos de problemas que se

plantean como otras cuantas contraposiciones dialécticas.

Sujeto - Objeto: ¿Es el hombre realidad subjetiva frente al mundo de las cosas o

sólo hay una realidad comprensiva omnicomprensiva?

Hombre - Animal: ¿Es el hombre una especie zoológica más o dista cualitativamente

de cualquier otro animal?

Mente - Cerebro: ¿Encuentra la mente explicación acabada en el cerebro, o lo

mental transciende no meramente cerebral?

*Interpretación teológica del hombre

Dialéctica Sujeto - Objeto:

Humanismos: Defiende una ontología antropológica y sus representantes son

existencialistas y marxistas.

Antihumanismos: Sus representantes más importantes son los estructuralistas en

especial Althusser y Foucault. Para ellos el hombre es objeto, y por lo tanto la

antropología se pone debajo de la biología.

Dialéctica Hombre - Animal

Biología antropológica: Reduccionismo biologista: Monod; rechaza cualquier

interpretación finalista de los fenómenos.


Antropobiológico de Gehlem: “Ante el hombre nos encontramos ante un proyecto

absolutamente único de la naturaleza, un diseño especial”

Antropología cultural: Realidades heterogéneas que definen al hombre (Corporeas,

espirituales).

Dialéctica Mente - Cerebro

Monismos: La realidad es única (monos) o material o espiritual (no pueden ser las dos)

Dualismos: Comprenden que el hombre está formado por una realidad espiritual y

material

NATURALEZA Y ORIGEN DEL HOMBRE

La naturaleza humana

El origen y la historia del ser humano en cuanto organismo biológico se hallan

estrechamente vinculados a la evolución del reino animal. Los animales son

organismos móviles y pluricelulares que obtienen energía de la ingestión de otros

organismos. Considerado como estructura biológica, el hombre comparte muchas

características con el resto de los mamíferos; por ejemplo, es más afín al gorila y al

chimpancé que al pez o a las aves. Sin embargo, el biólogo ve al hombre como el ser

más complejo de la larga línea del desarrollo de la vida sobre el planeta. La

clasificación y evolución de este proceso pueden describirse si se considera que el

hombre forma parte del reino animal y que este se divide en dos categorías: protozoos

(animales unicelulares) y metazoos (animales pluricelulares, a los cuales pertenece el

hombre), cada una de las cuales se divide, a su vez, en varias ramas o subramas.
El hombre pertenece a la rama de los cordados (animales con un eje longitudinal que

encierra un largo cordón que forma parte del sistema nervioso) y a la subrama de los

vertebrados, en los cuales el cordón tiene una cubierta ósea.

La subrama de los vertebrados se divide en muchas clases y subclases. El hombre es

un miembro de la clase mamíferos, que se distingue, entre otros, por poseer glándulas

mamarias para amamantar a sus crías.

La clase mamíferos se divide, a su vez, en numerosos órdenes y subórdenes. El

hombre pertenece al orden de los primates y al suborden de los antropoides, que

también incluye a los simios y a los monos.

Origen humana

Aunque todavía existen numerosas lagunas en el estudio del proceso evolutivo de la

humanidad, los antropólogos físicos pueden hoy contestar con cierta aproximación a

algunas preguntas como las siguientes: ¿Dónde y cuándo aparecieron los primeros

seres humanos? ¿Qué especto tenían y en que se asemejaban o diferenciaban?

¿Cómo han evolucionado los rasgos físicos del hombre?

Los individuos que integran hoy la humanidad son muy parecidos entre sí. Pese a

todas sus diferencias externas, todos pertenecen a una sola especie, la del Homo

sapiens, cuya historia nos es conocida. No obstante, en las tempranas épocas de la

prehistoria parece que existen otras especies y quizá otros géneros. Retrocediendo en

el tiempo, se sabe que hubo un periodo en el que no existían formas humanas

propiamente dichas. Es evidente, por tanto, que el hombre, tal como se le conoce en la

actualidad, surgió de otros seres vivos que no eran humanos. El proceso evolutivo a
través del cual se desarrolló el hombre a partir de antepasados no humanos y los

procesos de cambio que aún hoy alteran, aunque de forma lenta, las características

corporales de éstos, son asimismo objeto de estudio de la antropología física, a cuyas

investigaciones se debe el conocimiento de cómo los seres humanos adquirieron los

diferentes rasgos que hoy les distinguen de otras especies animales, y de cómo se

diversifican los hombres entre sí, así como el de algunos de los factores que produjeron

las distintas razas humanas.

La antropología física centra su interés sobre las formas de vida más cercanas al

hombre, es decir, en los primates, grupo al que pertenece el hombre y que abarca a

monos y a simios. A su vez, el estudio y comparación de formas vivas con las de los

fósiles hallados abren un camino más claro en torno a la evolución y a la singularidad

de muchos rasgos biológicos del hombre. En la actualidad existe gran interés por las

investigaciones sobre el comportamiento humano y antropoide orientadas a esclarecer

numerosos aspectos de la vida social del hombre.

Esquema de la evolución humana

El Origen Del Hombre

Linneo (1707 - 1778), al inventariar los productos o bienes de la naturaleza, estableció

lo que denominó “systema naturae” o sistema de la naturaleza, en el que establecía

una clasificación de los animales y de las plantas, de sus especies, en principio, según

el grado de similitud que aparecía entre ellas. Sin embargo, acabó estableciendo la

existencia de parentesco o de comunidad de origen entre las especies. Así, por


ejemplo, colocó al hombre entre los animales vertebrados en general, entre los

mamíferos en particular y entre los primates en específico, junto con los monos.

El hombre es una animal más, producto de la evolución biológica. El hombre no ha

existido siempre sobre la Tierra, sino que apareció en un tiempo relativamente reciente.

Como cualquier otra especie viviente, la especie humana representa el término de una

larga serie de transformaciones, de un proceso evolutivo.

El hecho de la aparición del hombre es el caso más notable de la evolución biológica

porque, una vez conseguidos los caracteres que lo hicieron posible, se produjo una

inflexión o cambio cualitativo de tendencia, es decir, se produjo la emancipación de lo

biológico para dar paso a la evolución cultural exclusiva del hombre. Éste ya no

evoluciona en términos de individuo sino de sociedad e influye en todo el proceso

anteriormente explicado.

Así lo señala Faustino Cordón en su libro La naturaleza del hombre a la luz de su

origen biológico, cuando dice:

“La aparición del hombre nada menos que culmina y cierra la evolución de los

animales. El hombre es un animal más (un animal genuino, un individuo directamente

supracelular), pero podemos afirmar que ya no constituye una especie animal. En

efecto:

1. Por una parte, a diferencia de las especies animales, que se caracterizan

precisamente por el hecho de que cada una evoluciona por la selección de sus

individuos ejercida por un determinado conjunto de otras, el hombre deja de


evolucionar en término de otros animales y pasa a hacerlo en términos de la sociedad

humana.

2. Y, en segundo lugar, el hombre mismo, lejos de tender a diferenciarse en especies,

(por ley de la evolución cultural), tiende a una progresiva integración: a que cada

hombre viva (sea) en función de grupos sociales cada vez más amplios, que en

aspectos cada vez más numerosos, alcanzan ya a la humanidad entera.

Por otra parte, el hombre, desde su surgimiento, interfiere con amplitud e intensidad

creciente sobre la evolución natural de los animales, a la que desorganiza cada vez

más, de modo que el paulatino aumento de número de especies propio de la evolución

de los animales, va siendo sustituido por una acelerada desaparición de especies. En

resumen, el cambio esencialísimo que ha supuesto la parición del hombre puede

enunciarse diciendo que ha cerrado la evolución animal (que ha pasado a producirse

bajo su conducción o, al menos, sufriendo su influencia) y ha iniciado una evolución

primitiva suya: la de los individuos humanos en función de la sociedad y viceversa. El

hecho diferencia, evidentemente, al hombre, por su naturaleza, de la de todos y cada

uno de los demás animales y obliga a entender el surgimiento del hombre

contratándolo con el proceso de la evolución conjunta de todos los animales, de la que

el hombre es el resultado decisivo, final.

Sobre el vasto telón de fondo de toda la evolución animal habremos, pues, de

interpretar el proceso concreto de especialción que a partir de grupos de un mono

antropoide dio origen al hombre (a la nueva especie que al surgir dejaba de ser especie

animal), esto es, al proceso de hominización”.


Los homínidos

Los primates incluyen la familia de los homínidos, la cual abarca a todos los hombres,

ya sea en formas fósiles o actuales. Los homínidos están emparentados con el grupo

de los póngidos (gorilas, orangutanes y chimpancés). Las familias se dividen en

géneros. Sin embargo, existen discrepancias sobre el número de géneros

comprendidos en la familia de los homínidos. A pesar de ello, existe general acuerdo

en que todos los hombres actuales pertenecen al género Homo. La controversia surge

principalmente sobre las formas fósiles, pues una gran mayoría de los científicos las

clasifican dentro del género Homo, mientras otros establecen más géneros.

El Homo sapiens

Finalmente, los géneros se dividen en especies. En este nivel de clasificación también

existen deferentes criterios acerca del número de especies humanas posibles, pero a

todos los hombres actuales y algunas especies extinguidas se les clasifica, en general,

en una sola especie, denominada sapiens. Las especies, generalmente, se dividen en

grupos, que por lo común están separados geográficamente y cuyos miembros

comparten una serie de rasgos peculiares que permiten agruparlos como tales. A estos

grupos se les denomina razas.

La variación

El problema básico de la evolución es explicar la diversidad de las formas vivas y la

aparición de nuevas especies o variedades. La clave primordial del estudio de la

evolución se centra en la herencia y en las relaciones entre los seres vivos y su medio

ambiente. La variación es característica esencial de todas las formas vivas, así como
de algunas estructuras inorgánicas. En la mayoría de los organismos, la variación es de

dos tipos: la causada por procesos biológicos internos y la producida en los organismos

individuales como respuesta a condiciones ambientales. En el primer caso las

variaciones pueden heredarse, lo que no sucede en el segundo. En numerosos

organismos las variaciones ambientales influyen también en el comportamiento.

Asimismo, la variación individual es controlada, dirigida o limitada por procesos en los

que intervienen factores culturales. Este es, sin duda, el rasgo diferencial mas acusado

de la naturaleza humana respecto al resto de las especias del mundo animal.

El proceso de hominización

Los restos fósiles de los homínidos son el material más útil para despejar las incógnitas

planteadas a los antropólogos sobre el pasado más remoto de la humanidad. La

antropología física se basa en los descubrimientos de tales fósiles para categorizar y

clasificar el proceso de la hominización.

Cuando el primer fósil de Australopithecus fue descubierto en 1925 por Raymond Dart

en Johannesburgo (Sudáfrica), fue considerado como un simio con algunas

características humanoides. Sin embargo, los descubrimientos posteriores, realizados

por el mismo Dart y por R. Broom, indujeron a pensar que había dos tipos principales:

el Australopithecus africanus, una forma más pequeña, de unos 20 o 30 kg de peso, y

el Australopithecus robustus, que era más pesado, casi el doble. Al homínido más

pesado se le denominó en un principio Paranthoropus, porque se creyó que era de un

género muy diferente. Lo mismo ocurrió con nuevos descubrimientos en otras partes de

África, dándoles de ordinario el nombre de un género distinto. Actualmente, parece ya


aceptado por la gran mayoría de los antropólogos que ambos ejemplares pertenecen a

un solo género que contiene dos especies, y que cada una de ellas abarca una gran

variedad. Sin embargo, la especie africanus es la que más se asemeja al hombre. Hoy

se conocen gran número de fósiles de africanus, que conservan muchas partes del

esqueleto, tales como las manos, los huesos largos de las extremidades, los huesos de

la pelvis, los maxilares y los cráneos. A través del estudio de estos restos fósiles las

investigaciones más recientes afirman que se trata de un homínido, una forma

ancestral del hombre.

Árbol Genealógico de la Especie Humana

Australopitecus ---- Homo Hábilis ---- Homo Erectus ---- Homo Sapiens --- Homo

Sapiens Sapiens

Ardipithecus Ramidus

Australopithecus Anamensis

Australopithecus Afaensis Australopithecus Africanus

Parántropos Homo Hábilis

Homo Ergaster

Homo Erectus
Homo Neandertal

Homo Sapiens

Homo Sapiens Sapiens


Teoría de la Evolución

Teoría de Lamark

Fue Lamark quien en su Filosofía zoológica, publicada en 1809, hizo una exposición

rigurosa de la teoría de la evolución. Sus estudios geológicos y paleontológicos unido al

examen de las relaciones que había entre grupos y subgrupos orgánicos, le condujeron

ala convicción de que la Naturaleza formaba un todo continuo en el que las plantas y

los animales, una vez que emergieron de la materia inanimada por generación

espontánea, formaron dos líneas evolutivas en las que los seres se van produciendo

sucesivamente de acuerdo con una tendencia hacia el perfeccionamiento.

En esta evolución, las especies no siguen una línea continua sino que los grandes

cambios que se han producido en le medio ambiente han obligado a los seres vivos a

su consiguiente adaptación ocasionando numerosas diversificaciones. Por tanto, la

evolución sería el resultado de la necesidad que tienen las especies de adaptarse al

medio ambiente en el que viven mediante el desarrollo de los órganos adecuados, la


atrofia de los inadecuados o la creación de otros nuevos: es la ley del uno y desuso de

los órganos, siempre de acuerdo con el principio de que “es la función la que crea el

órgano”.

La selección natural

Darwin en 1859 publicó El origen de las especies por medio de la selección natural

asumiendo la teoría evolucionista y aportando en su favor las pruebas que había

recogido en sus viajes. Tomando de Thomas R. Malthus el hecho de que las

poblaciones de seres vivos aumentan en mayor proporción que el alimento disponible -

lo que obliga a una lucha por la supervivencia -, y considerando la selección que

conseguían los ganaderos mediante el cruce de razas con el fin de mejorar algunas de

las cualidades de los animales, Darwin formulaba en su libro el principio fundamental

de su teoría: la selección natural.

La evolución biológica se explica mediante un proceso de selección natural y no

mediante un proceso de adaptación al medio ya que tiene origen en el mismo ser vivo y

no en el medio en que se desarrolla. El crecimiento de las poblaciones obliga a los

individuos de la especie a una lucha por la existencia en la que solamente sobreviven

los más aptos, los que presentan variaciones más favorables para adaptarse al medio,

variaciones que no transmitidas a sus descendientes.

Teoría sintética de la evolución

También llamado darwinismo actualizado ha ido incorporando estos nuevos

descubrimiento para ampliar y perfecciona la teoría de la evolución como un proceso

continuo que se realiza a través de la selección natural.


Las mutaciones originan los caracteres que producen la variación progresiva de las

especies. Diversas mutaciones se producen al azar y se ven muy favorecidas por

radiaciones de origen diverso o por algunos agentes químicos, etc. Luego, por efecto

de migraciones, cambios climáticos o fenómenos biológicos, se producirían

aislamientos entre grupos de una misma especie, los cuales siguiendo caminos

particulares diversificarían la especie. La Naturaleza como sistema dinámico, mediante

la selección natural, se encarga de dirigir el curso de la evolución produciendo la mejor

adaptación de todos los seres vivos.

Concepciones sobre el Origen del Hombre

Teoría Idealista

 También se le denomina teoría Teológica o Creacionista.

 Atribuye la existencia del hombre a causas supranaturales o suprahumanas.

 Las explicaciones sobre el origen del hombre han llegado hasta nosotros

oralmente, principalmente en formas de mitos y leyendas.

 Las ideas sobre el origen del homre sobrenatural del mundo y delos seres que lo

pueblan, toman forma, principalmente, en las religiones.

 La primera versión sistemática sobre el origen del mundo y del hombre

pertenece a los hebreos.

 En el GENESIS de la Biblia se describe la creación del mundo y de los seres por

un ser supremmo (Dios) en seis días.


Teoría Materialista

 También se le denomina teoría de la evolución o naturalista.

 Explica, de modo general, el desarrollo del mundo orgánico a partir de formas

simples e inferiores hacia organismos complejos y superiores.

 Sobre el hombre sostiene que éste procede de antepasados de organización

inferior.

Evolución del Hombre

 Como antepasados del hombre se considera a los homínidos, los cuales

integran una subdivisión de los primates.

 Hominización es un término que se da al proceso de evolución que determino

la aparición del ser humano, a partir de los homínidos o de los sees

antropomorfos que le precedieron.

 El proceso de hominización se habría inniciado hace 5 millones de años, al finliar

la era tercearia.

Características de los homínidos

 Posición vertical poyada sobre los pies.

 Gran desarrollo de la capacidad craneana.

 Dentinción especial.

NATURALEZA DEL HOMBRE


El Hombre como ser natural

 Su cuerpo está constiuído o compuesto de elementos de los cuáles está hecho

el mundo material: carbono, fósforo, etc.

 Su cuerpo está sujeto a las leyes del mundo natural. Está sujeto a cambios, a las

transformaciones propias de la materia viva e inerte. Ejm. Su cuerpo est sujeto a

la ley de gravedad.

 El hombre, para su supervivencia, necesita del mundo del recurso natural. Ejm.

Requiere de oxígeno y elementos del mundo natural para su metabolismo.

El Hombre como ser Espiritual

 Es un transformador universal, es un ser que lo transforma todo.

a.- Transforma en alimento diferentes elementos naturales.

b.- Construye diferentes tipos de vivienda.

c.- Transforma las cosas en sustitutos de sus órganos.

d.- Se transforma a sí mismo.

o Es un ser social. El hombre no vive sólo, generalmente vive en grupos.

 Es un animal simbólico porque se conecta con el mundo a través de diferentes

símbolos.

 El hombre s un ser social (conciente y reflexivo). Tiene conciencia y se da

cuenta de lo que hace, de lo que tiene, de lo que quiere, etc.


 Es un ser libre.

RASGOS BIOLOGICOS ORIGINALES DEL HOMBRE

 Posición vertical, erecta.

 Constitución y uso de mano como órgano de aprehensión.

 Cara pequeña con relación del volumen del cráneo.

 Un cerebro excepcionalmente grande.

 Órganos de fonación especiales.

 Lento proceso de maduración.

El Proceso Histórico de la Sociedad

 La sociedad se desarrolla en base a los modos de producción:

a.- Comunismo primitivo.

b.- Sociedad Esclavista.

c.- Sociedad feudal.

d.- Sociedad capitalista, cuya fase superior es el imperialismo.

e.- Socialismo.

El Puesto del Hombre en el Cosmos

 Es sabido que el hombre no ha creado el universo y que habita sólo en una

parte de él.
 El hombre es un ser limitado, está sujeto a la naturaleza. Sin embargo, trata de

liberarse para elegir y decidir sus propios objetivos.

 Gracias al pensamiento racional y a la imaginación artística (ciencia y técnica) el

hombre se muestra capaz de bandonar físicamente su hábitat terrestre. El

hombre está en expansión.

"El hombre es un ser mundano, terrestre; pero es el ser superior, emergente en el

mundo. Está ligado a la tierra, pero la supera por la capacidad de creación, racionalidad

y libertad. Es la culminación de un largo proceso, en el cual se abre la verdadera

historia de la vida".

Primates

Prosimios

Antropoides

Ceboides

Cercopitecoides

Hominoides

Homínidos

Simios

Hilobátidos

Póngidos
Australopitecinos

Homo erectus

Homo sapiens

CARACTERISTICAS FISICOQUIMICAS DE LA VIDA

La vida es el conjunto de cosas que permite que haya seres vivos.


Un ser vivo es un individuo con organización e información suficiente para realizar
funciones vitales. (Nutrición, reproducción y relación).

Nutrición: Intercambio de materia y energía con el medio que permite el


mantenimiento de la vida.
Relación: Capacidad de recibir información del medio, de evaluar esa información y de
responder adecuadamente, con el objetivo de mantener la vida.

Reproducción: Capacidad de formar otros organismos. Con el objetivo de mantener la


especie, no para la vida de uno mismo. La reproducción tiene que ver con la evolución.
Con 6 elementos químicos sencillos ya se tiene un ser vivo, esos elementos son
universales, x lo tanto todos somos iguales. Pero por otro lado tenemos muchas
moléculas diferentes altamente organizadas y ello determina diversidad, algo muy
complejo. Los seres vivos tienen otra característica, siguen un principio de economía
molecular. Hacemos las funciones con lo mínimo, si se requiere más, pues se utilizan
mas moléculas, pero siempre con lo mínimo.
Lo más importante de los seres vivos es la forma que tienen las moléculas. Ellas deben
encajar entre sí.

Funciones de Nutrición.
La nutrición de los seres vivos tiene que ver con todo lo relacionado con el intercambio
de materia y energía con el medio. Ese intercambio permite que el ser vivo mantenga la
organización, se reproduzca y con el paso del tiempo pueda evolucionar. Los distintos
seres vivos toman del medio diferente tipo de materia y diferente tipo de energía.
Los autótrofos toman del medio materia inorgánica y energía solar de la luz.
Los heterotrofos toman del medio materia sobre todo orgánica y algo también de
inorgánica y energía química. Los autótrofos transforman la materia inorgánica en
orgánica para los heterotrofos. Que la cual mediante fotosíntesis contiene energía
química. Los heterótrofos, la utilizan, manteniendo la organización, y producen el
metabolismo, transformándola en inorgánica, y la energía se desprende en forma de
calor.
Por lo tanto, con la materia hay un ciclo cerrado, mientras que con la energía es
abierto.

Las moléculas las utilizamos de una forma muy ordenada, muy precisa, de tal manera,
que la energía que contienen las moléculas orgánicas, se mantenga en su mayor parte,
en forma de energía química, de energía útil para realizar todo el trabajo biológico y
que solo se vaya transformando en forma de energía calorífica la menor parte posible.
Es decir, el rendimiento energético de los seres vivos es enorme, y ello es posible
porque en la organización de los seres vivos existen unas moléculas proteicas, los
enzimas, capaces de canalizar y de organizar de manera específica, todas y cada una
de las reacciones químicas que ocurren en el organismo. Forman redes de reacciones
relacionadas entre sí. Permiten diversificar los caminos y que por lo tanto consiguen,
siguiendo el principio de economía molecular, que se conserve la energía y que con
muy pocas moléculas se puedan conseguir muchos resultados.
Dibujo.

Funciones de relación
Tienen que ver con la capacidad que tienen las células y los seres vivos de conocer las
condiciones que le rodean, para poder desarrollarse de la mejor manera posible en
esas condiciones. Esto exige primero un reconocimiento que es físico o que es
molecular, exige también una comunicación en el organismo, y la elaboración de una
respuesta integrada. Esa respuesta va a ser también química, y va a dar como
resultado la modificación del comportamiento.

Funciones de reproducción
Tienen que ver con la capacidad de los seres vivos para formar otros organismos
semejantes, antes de que la vida del organismo termine. La reproducción de los seres
vivos es posible por la presencia en ellos de unas moléculas, los ácidos nucleicos, que
tienen la capacidad de autoduplicarse y además de mantener información, durante esa
autoduplicación, lo que permite que los nuevos organismos tengan semejanzas.

COMPUESTO ORGANICO

Compuesto orgánico o molécula orgánica es una sustancia química que


contiene carbono, formando enlaces carbono-carbono y carbono-hidrógeno. En
muchos casos contienen oxígeno, nitrógeno, azufre, fósforo, boro, halógenos y
otroselementos menos frecuentes en su estado natural. Estos compuestos se
denominan moléculas orgánicas. Algunos compuestos del carbono, carburos,
los carbonatos y los óxidos de carbono, no son moléculas orgánicas. La principal
característica de estas sustancias es que arden y pueden ser quemadas (son
compuestos combustibles). La mayoría de los compuestos orgánicos se producen de
forma artificial mediante síntesis química aunque algunos todavía se extraen de fuentes
naturales.

Las moléculas orgánicas pueden ser de dos tipos:

 Moléculas orgánicas naturales: son las sintetizadas por los seres vivos, y se
llaman biomoléculas, las cuales son estudiadas por la bioquímica y las derivadas
del petróleo como los hidrocarburos.
 Moléculas orgánicas artificiales: son sustancias que no existen en la naturaleza y
han sido fabricadas o sintetizadas por el hombre, por ejemplo los plásticos.

La línea que divide las moléculas orgánicas de las inorgánicas ha originado polémicas
e históricamente ha sido arbitraria, pero generalmente, los compuestos orgánicos
tienen carbono con enlaces de hidrógeno, y los compuestos inorgánicos, no. Así
el ácido carbónico es inorgánico, mientras que el ácido fórmico, el primer ácido
carboxilico, es orgánico. El anhídrido carbónico y el monóxido de carbono, son
compuestos inorgánicos. Por lo tanto, todas las moléculas orgánicas contienen
carbono, pero no todas las moléculas que contienen carbono son moléculas orgánicas.

COMPUESTO INORGANICO

Se denomina compuesto químico inorgánico a todos aquellos compuestos que están


formados por distintos elementos, pero en los que su componente principal no siempre
es el carbono, siendo el agua el más abundante. En los compuestos inorgánicos se
podría decir que participan casi la totalidad de elementos conocidos.
Mientras que un compuesto orgánico se forma de manera natural tanto
en animales como en vegetales, uno inorgánico se forma de manera ordinaria por la
acción de varios fenómenos físicos y químicos: electrólisis, fusión, etc. También
podrían considerarse agentes de la creación de estas sustancias a la energía solar, el
agua, el oxígeno.
Los enlaces que forman los compuestos inorgánicos suelen ser iónicos o covalentes.
Ejemplos de compuestos inorgánicos:

 Cada molécula de cloruro de sodio (NaCl) está compuesta por un átomo de sodio y
otro de cloro.
 Cada molécula de agua (H2O) está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno
de oxígeno.
 Cada molécula de amoníaco (NH3) está compuesta por un átomo de nitrógeno y
tres de hidrógeno.
 El anhídrido carbónico se encuentra en la atmósfera en estado gaseoso y los seres
vivos aerobios lo liberan hacia ella al realizar la respiración. Su fórmula química,
CO2, indica que cada molécula de este compuesto está formada por un átomo
de carbono y dos de oxígeno. El CO2 es utilizado por algunos seres
vivos autótrofos como las plantas en el proceso de fotosíntesis para
fabricar glucosa. Aunque el CO2 contiene carbono, no se considera como un
compuesto orgánico porque no contiene hidrógeno.

Estructura del ADN


Cada molécula de ADN está constituida por dos
cadenas o bandas formadas por un elevado número
de compuestos químicos llamados nucleótidos. Estas
cadenas forman una especie de escalera retorcida
que se llama doble hélice. Cada nucleótido está
formado por tres unidades: una molécula de azúcar
llamada desoxirribosa, un grupo fosfato y uno de
cuatro posibles compuestos nitrogenados llamados
bases: adenina (abreviada como A), guanina (G),
timina (T) y citosina (C).

La molécula de desoxirribosa ocupa el centro del nucleótido y está flanqueada por un


grupo fosfato a un lado y una base al otro. El grupo fosfato está a su vez unido a la
desoxirribosa del nucleótido adyacente de la cadena. Estas subunidades enlazadas
desoxirribosa-fosfato forman los lados de la escalera; las bases están enfrentadas por
parejas, mirando hacia el interior, y forman los travesaños.

Los nucleótidos de cada una de las dos cadenas que forman el


ADN establecen unaasociación específica con los correspondientes
de la otra cadena. Debido a la afinidad química entre las bases, los nucleótidos que
contienen adenina se acoplan siempre con los que contienen timina, y los que
contienen citosina con los que contienen guanina. Las bases complementarias se unen
entre sí por enlaces químicos débiles llamados enlaces de hidrógeno.

En 1953, el bioquímico estadounidense James Watson y el


biofísico británico Francis Crick publicaron la primera descripción
de la estructura del ADN. Su modelo adquirió tal importancia
para comprender la síntesis proteica, la replicación del ADN y las
mutaciones, que los científicos obtuvieron en 1962 el Premio
Nobel de Medicina por su trabajo.

IMPORTANCIA DEL ADN

Con la sigla ADN se conoce en forma técnica y popular al ácido desoxirribonucleico.


Esta molécula se encuentra contenida en el núcleo de la gran mayoría de las células,
así como en algunas organelas como las mitocondrias (en los animales) y los
cloroplastos (en los vegetales).

En términos muy simplificados, el ADN es una molécula que contiene la información


que hace a los seres vivos. Sus “unidades” se denominan bases y están constituidas
por cuatro moléculas principales: adenosina, timidina, guanidina y citosina. Con
combinaciones específicas de estas cuatro unidades, se codifican en el ADN la
totalidad de las proteínas específicas de cada forma de vida. El ADN a su vez es
“empaquetado” para dar lugar a los cromosomas.

Según la complejidad de cada organismo vivo, la molécula de ADN será mayor y


contendrá mayor información. Por ejemplo, las bacterias tienen un único cromosoma
con unas pocas secuencias de bases, pero que le son suficientes para su
supervivencia. En cambio, en el ADN humano se describen varios millones de
combinaciones, almacenadas en 46 cromosomas.

Se destaca que todos los miembros de una especie comparten la mayor parte de la
información presente en el ADN. Así, el ADN de todos los ejemplares de perros de todo
el mundo es similar en más del 99% de su contenido. Las diferencias en ese sutil 1%
alcanzan para explicar no sólo las distinciones entre las distintas razas, sino también
las diferencias entre cada animal en forma individual.

Por lo tanto, las características definitivas de cada molécula de ADN son en realidad
distintas para cada organismo viviente sobre la Tierra. Esto se atribuye a que, durante
la reproducción sexual, la unión del espermatozoide animal o el polen vegetal (gametos
masculinos) con el óvulo (gameto femenino) permite la combinación del ADN de dos
individuos diferentes, lo que dará como resultado un organismo completamente nuevo
y distinto desde un principio, con su propia información genética.

La gran importancia biológica del ADN no opaca su otra gran utilidad: la pericial y
jurídica. El hecho de la individualidad total del ADN lo convierte en una herramienta de
gran interés para identificar a los autores de diversos delitos, ya que los rastros de ADN
presentes en las escenas donde fueron cometidos permiten la detección del patrón
genético propio de cada persona.
ARN

El ácido ribonucleico (ARN o RNA) es un ácido nucleico formado por una cadena de
ribonucleótidos. Está presente tanto en las células procariotas como en las eucariotas,
y es el único material genético de ciertos virus (virus ARN). El ARN celular es lineal y
de hebra sencilla, pero en el genoma de algunos virus es de doble hebra.

ESTRUCTURA
Como el ADN, el ARN está formado por una cadena de monómeros repetitivos
llamados nucleótidos. Los nucleótidos se unen uno tras otro mediante enlaces
fosfodiéster cargados negativamente.

Cada nucleótido está formado por una molécula de monosacárido de cinco carbonos
(pentosa) llamada ribosa (desoxirribosa en el ADN), un grupo fosfato, y uno de cuatro
posibles compuestos nitrogenados llamados bases: adenina, guanina, uracilo (timina
en el ADN) y citosina.

Los carbonos de la ribosa se numeran de 1' a 5' en sentido horario. La base


nitrogenada se une al carbono 1'; el grupo fosfato se une al carbono 5' y al carbono 3'
de la ribosa del siguiente nucleótido. El pico tiene una carga negativa a pH fisiológico lo
que confiere al ARN carácter polianiónico. Las bases púricas (adenina y guanina)
pueden formar puentes de hidrógeno con las pirimidínicas (uracilo y citosina) según el
esquema C=G y A=U.12 Además, son posibles otras interacciones, como el
apilamiento de bases13 o tetrabucles con apareamientos G=A.12

IMPORTANCIA DEL ARN

De manera sencilla, el ARN (ácido ribonucleico) es el material genético responsable de


trasferir o más bien transcribir la información o instrucciones del ADN para construir
proteinas. Cumple otras funciones, pero para tener una idea general basta.

Para las células eucariontas (como las de nosotros), el ADN es el código genético en el
núcleo de las células con toda la información necesaria para construir nuestro
organismo; el ARN lleva a cabo las instrucciones presentes en este "plano" y convierte
estras instrucciones en proteínas, uno de los bloques básicos con los que estamos
hechos.

Llendo a lo más técnico, el ARN es muy parecido al ADN, pero difiere en importantes
detalles: en la célula el ARN es de una sola "hebra" (mientras que el ADN es de dos
hebras), y los nucleótidos del RNA contienen ribosa, mientras que los del DNA contiene
desoxiorribosa (como la ribosa pero con un átomo menos de oxígeno).
TEORÍA CELULAR

El término cellula o célula fue acuñado en 1665 por el científico inglés Robert Hooke al

observar bajo las lentes de un microscopio rudimentario las «celdillas» constituyentes

del corcho y otros tejidos vegetales (que correspondían, en realidad, a restos celulares

y no a células vivas). En 1674, Antony van Leeuwenhoek, un comerciante de telas

holandés aficionado a pulir lentes, describió que la sangre estaba compuesta por

diminutos glóbulos que fluían a lo largo de delgados capilares y realizó numerosas

observaciones de diversos «animalículos» u organismos microscópicos, a menudo

unicelulares, que hoy conocemos como microorganismos.

El siglo XIX constituyó, sin embargo, el verdadero punto de partida para el estudio de la

célula y su función, que se desarrolló paralelamente a los avances de la microscopía y

a la aparición, en la década de los años treinta, del microscopio compuesto. En 1831, el

botánico escocés Robert Brown introdujo la noción de núcleo celular y en 1838, el

botánico Matthias Schleiden y el zoólogo Theodor Schwann enunciaron el postulado

básico de la teoría celular, según el cual todos los seres vivos, vegetales y animales,

están formados por células, a las que consideraron las unidades vitales fundamentales.

En 1839 Purkinje denominó «protoplasma» al contenido celular.

Estudios posteriores completaron el conocimiento de la célula. Así, en 1855, el

patólogo Rudolf Virchow estableció que todas las células proceden de otras

preexistentes (omnis cellula e cellula) y, ya a principios del siglo XX, las investigaciones

sobre la estructura del sistema nervioso del histólogo español Santiago Ramón y Cajal,
Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1906, demostraron la individualidad de las

neuronas y pusieron de manifiesto la universalidad de la teoría celular al aplicarla

también al tejido nervioso.

La teoría celular postula que la célula es la unidad fundamental de los seres vivos,

desde los más sencillos (microorganismos) hasta los organismos superiores más

complejos (animales y vegetales), tanto en lo que se refiere a su estructura como a su

función.

Actualmente, la teoría celular se resume en los siguientes puntos:

- Todos los organismos vivos están compuestos por células.

- La célula es la unidad estructural y fisiológica de los seres vivos.

- Las células constituyen las unidades básicas de la reproducción: cada célula procede

de la división de otras células preexistentes, siendo idéntica a estas genética,

estructural y funcionalmente.

- La célula es la unidad de vida independiente más elemental.

2.2. Célula procariota y eucariota. Diversidad celular.

Como acabamos de decir, la célula es la unidad estructural y funcional básica de los

seres vivos. Sin embargo, a pesar de compartir una serie de características esenciales

en cuanto a estructura y función, no todas las células presentan el mismo nivel de


complejidad, pudiéndose distinguir, tal como señaló Chatton en 1925, dos modelos

diferentes de organización celular:célulasprocariotas y células eucariotas.

Todas las células tienen unos componentes esenciales comunes:

- Presentan una membrana plasmática que las aísla del medio que las rodea y

constituye la principal «barrera selectiva» para el intercambio de sustancias con el

exterior.

- Elinterior celular o citoplasma contiene una serie de elementos (inclusiones y, en el

caso de las eucariotas, orgánulos) imprescindibles para el correcto funcionamiento de

la célula.

- Todas las células poseen información genética en unas macromoléculas esenciales

(ADN y ARN), así como ribosomas implicados en la síntesis de proteínas.

Todas las células, ya sean procariotas o eucariotas, realizan las tres funciones

vitales: nutrición, relación y reproducción; por ello se define la célula como la unidad

vital, es decir, el ser vivo más pequeño que realiza las funciones vitales.

- La nutrición se define como la capacidad de captar materia y/o energía del medio y

transformarla en materia y energía propia.

- La relación es la capacidad de captar y responder a estímulos del medio o de otras

células.
- La reproducción es la capacidad de duplicar su material gen ético y transmitirlo a las

células hijas, es decir, de formar otras células semejantes a ellas a las que transmiten

la herencia.

A pesar de estas estructuras y funciones comunes a todas las células, hemos dicho

que existen grados de complejidad, pudiendo establecer dos niveles de

organización: procariota y eucariota.

ESTRUCTURA DE LA CÉLULA PROCARIOTA

Las células procariotas son estructuralmente más simples que las células eucariotas y

se sitúan en la base evolutiva de los seres vivos. La estructura procariota es

característica y exclusiva de las bacterias (reino monera).

La mayoría de las células procariotas son de pequeño tamaño, desde menos de una

micra hasta unas pocas micras, igual al tamaño de algunos orgánulos de las células

eucariotas.

Básicamente, una célula procariota presenta la siguiente estructura:

· Una membrana plasmática que delimita el citoplasma celular. Rodeando a la

membrana existe una pared celular rígida responsable de la forma de la célula. La

composición y estructura de la pared varía entre los principales grupos bacterianos,

aunque está presente en todos ellos, excepto en los micoplasmas, las únicas células

procariotas desprovistas de pared celular


· El citoplasma, de aspecto granuloso, con ribosomas 70 S y diversas inclusiones

rodeadas o no de membrana (fundamentalmente con materiales de reserva de

carbono, nitrógeno, fósforo, etc.)

· La zona del nucleoide, situada en el centro de la célula y no separada del resto

del citoplasma por membrana alguna (por ello no se considera un núcleo verdadero),

que contiene el material genético en forma de ADN, densamente empaquetado

El nucleoide, de aspecto; fibrilar, alberga un cromosoma principal, constituido por una

molécula de ADN circular bicatenatio, y plásmidos, compuestos igualmente por una

doble hélice de ADN circular, que portan información adicional, como la resistencia a

los antibióticos, el mecanismo de degradación de sustancias difícilmente

biodegradables o la capacidad de unirse a otras bacterias a través de pelos

conjugativos.

· Algunas bacterias contienen además otros elementos, cuya presencia o no varía

de unos grupos a otros:

- Flagelos: apéndices externos implicados en el movimiento.

- Pelos y fimbrias: apéndices rígidos que participan en el intercambio de información

genética (conjugación) o en la adhesión al hospedador.

- Cápsulas y capas mucosas: envolturas de naturaleza mucosa externas a la pared

celular.

- Sistemas internos de membrana: aunque escasos entre las bacterias, algunas,

como muchas bacterias autótrofas, presentan sistemas internos de membrana,


conectados o no con la membrana celular, y asociados en general con determinados

procesos metabólicos.

Estructura de la célula procariota.

Se señalan con un asterisco (*) los elementos que no son comunes a todas las

bacterias.

FISIOLOGÍA DE LA CÉLULA PROCARIOTA: NUTRICIÓN Y REPRODUCCIÓN

BACTERIANA.

Nutrición. Las bacterias son ungrupo muy numeroso de individuos de distintas

especies. Presentan gran diversidad de tipos de nutrición, las hay autótrofas:

fotosintéticas o quimiosintéticas; heterótrofas: con catabolismo tipo respiración celular o

fermentativo. Pueden ser aerobias o anaerobias (estrictas o facultativas). La mayoría

son heterótrofas, pudiendo ser: saprofitas, comensales, simbiontes o parásitas.

Algunas pueden fijar directamente el nitrógeno atmosférico, aunque generalmente lo

incorporan en forma de sales. Las cianobacterias son todas autótrofas fotosintéticas y

los micoplasmas heterótrofos parásitos.


Reproducción. Su forma normal de reproducción es la división simple por bipartición.

Su capacidad reproductiva es enorme, en condiciones favorables pueden duplicar su

número cada media hora. El cromosoma bacteriano, unido al mesosoma, se duplica,

separándose los dos cromosomas hijos al crecer la membrana entre los puntos de

anclaje de éstos. Posteriormente la membrana plasmática se invagina y se produce un

tabique de separación, lo que da lugar a dos células hijas, cada una de ellas con una

réplica exacta del cromosoma de la célula madre.

Con este tipo de reproducción asexual las células hijas son idénticas y la única forma

de variabilidad genética en la descendencia sería por mutación de su ADN. Se ha

comprobado que las bacterias pueden recibir o transmitir información genética a otras

bacterias, dentro de la misma generación. Este modo de transmitir la información

genética se denomina:mecanismos parasexuales. Estos pueden ser de varios tipos:

- Transformación (fragmentos de ADN libres en el citoplasma, plásmidos, pasan a

través de la membrana de una bacteria donadora a la receptora).

- Conjugación (una bacteria donadora transmite una réplica de su propio cromosoma a

otra bacteria receptora).

- Transducción (en la que un virus actúa como vehículo de la molécula de ADN que se

transfiere entre bacterias).

Las bacterias se vuelven resistentes al calor, frío, desecación y a las sustancias

químicas al entrar en latencia formando quistes (se rodea de una gruesa membrana) o
formando esporas (se forma una gruesa membrana en el interior de la célula rodeando

el núcleo y con una pequeña porción de citoplasma). Al finalizar las condiciones

desfavorables la bacteria rompe las cubiertas y germina.

LA TEORÍA ENDOSIMBIÓTICA

Carl Woese (1980) denominó progenote o protobionte al antepasado común de

todos los organismos y, por tanto, representaría la unidad viviente más primitiva,

dotada ya con mecanismos de transcripción y traducción genética. De este tronco

común surgirían en la evolución tres de células procarióticas: arqueas,

urcariotas y bacterias (también denominadas eubacterias).

El siguiente paso en la evolución celular fue la aparición de los eucariotas hace unos

1500 millones de años. Lynn Margulis, en su teoría endosimbiótica, propone que se

originaron a partir de una primitiva célula urcariota (célula huésped), que en un

momento dado englobaría a células u organismos procarióticos, estableciéndose entre

ambos una relación endosimbionte.

Estas células procariotas serían las precursoras de losperoxisomas (por su capacidad,

para eliminar sustancias tóxicas), de las mitocondrias (que procederían de bacterias

aerobias) y de los cloroplastos (que serían antiguas bacterias fotosintéticas). De

hecho, mitocondrias y cloroplastos son similares a las bacterias en tamaño y, como

ellas, se reproducen por división. Pero lo más importante es que tanto mitocondrias

como cloroplastos tienen su propio ADN, el cual codifica la síntesis de algunos de sus

componentes. Además, ambos orgánulos presentan ribosomas propios con ARN


ribosómicos más próximos a los de las bacterias que a los de las células eucarióticas.

Según esta teoría, parte de los genes del ADN mitocondrial y de los cloroplastos

pasarían a incorporarse a los genes del ADN de la célula huésped.

La incorporación intracelular de estos organismos procarióticos a la primitiva célula

urcariota le proporcionaba dos características fundamentales de las que carecía

inicialmente:

- La capacidad de un metabolismo oxidativo, con lo cual la célula anaerobia pudo

convertirse en una célula aerobia.

- La posibilidad de realizar la fotosíntesis y por tanto, ser un organismo autótrofo

capaz de utilizar como fuente de carbono el CO2 para producir moléculas orgánicas.

Asimismo, la célula primitiva le proporcionaba a las procariotas simbiontes un entorno

seguro y alimento para su supervivencia.

Se trataría, pues, de una endosimbiosis altamente ventajosa para los organismos

implicados, ya que todos ellos habrían adquirido particularidades metabólicas que no

poseían por sí mismos separadamente y, en consecuencia, sería seleccionada en el

transcurso de la evolución.
ESTRUCTURA DE LA CÉLULA EUCARIOTA.

Excepto las bacterias, el resto de los seres vivos (reinos protoctistas, hongos, plantas y

animales), desde los protoctistas unicelulares (protistas) hasta los organismos

pluricelulares complejos con tejidos diferenciados, presentan una organización celular

eucariota.

La estructura de una célula eucariota tipo consta de los siguientes elementos:

- La membrana plasmática, que constituye el límite externo de la célula y cuya función

primordial consiste en regular el transporte e intercambio de sustancias con el medio

exterior.

- En ocasiones, rodeando a la membrana plasmática, existe una pared celular rígida,

fundamentalmente de celulosa en las células vegetales y de quitina en el caso de

algunos hongos.

- El citoplasma celular contiene los orgánulos celulares y está ocupado por un

entramado de filamentos proteicos que compone el esqueleto celular o citoesqueleto,

implicado también en la formación de cilios y flagelos, los movimientos intracelulares y

la división celular.

- Los ribosomas presentan un coeficiente de sedimentación de 80 S, mayor que en las

células procariotas, y su función, al igual que en éstas, consiste en la síntesis de

proteínas.

- Mitocondrias y cloroplastos, orgánulos relacionados con la obtención de energía

mediante los procesos de respiración y fotosíntesis, respectivamente. Ambos orgánulos


están rodeados por una membrana doble, si bien los cloroplastos son exclusivos de las

células vegetales.

- Las células eucariotas poseen un complejo sistema interno de membranas constituido

por el retículo endoplasmático, conectado con la membrana nuclear, y el complejo

de Golgi, orgánu1os relacionados con la biosíntesis de moléculas y su distribución

dentro de la célula, así como con la secreción de sustancias al exterior. Otros

orgánulos membranosos son lasvacuolas, que alcanzan un gran desarrollo en las

células vegetales, y loslisosomas, relacionados con el complejo de Golgi, que

contienen enzimas esenciales para la degradación de sustancias en el interior de

vacuolas digestivas.

- Por último, todas las células eucariotas presentan un núcleo delimitado por una doble

membrana. En su interior se encuentra lacromatina, constituida por ADN asociado a

histonas y cuya unidad estructural es el nucleosoma. La membrana nuclear doble tiene

unos poros que comunican el nucleoplasma y el citoplasma.

Diferencias entre células procariotas y células eucariotas.


DIVERSIDAD CELULAR.

Las células presentan una gran variabilidad de formas e, incluso, algunas no presentan

una forma fija. Las células con forma definida pueden ser redondeadas, elípticas,

fusiformes, estrelladas, prismáticas, aplanadas, etc., es decir, no hay un prototipo de

forma celular. El hecho de que normalmente se representen como una circunferencia, o


una elipse, con un punto que representa el núcleo, es una mera simplificación de la

realidad.

Muchas células libres, como, por ejemplo, las amebas y los leucocitos, que carecen de

una membrana de secreción rígida y que presentan una membrana plasmática

fácilmente deformable, están cambiando constantemente de forma al emitir

prolongaciones citoplasmáticas (pseudópodos), para desplazarse y para fagocitar

partículas. Otras células libres similares, pero sin la capacidad de emitir pseudópodos,

como muchos ciliados, eritrocitos y linfocitos, presentan una forma globosa. Ello se

debe a la cohesión entre las moléculas de agua. La misma causa que explica que las

gotas de líquidos sean esféricas y que, si la cohesión es muy elevada, como sucede en

el mercurio, conserven esta forma incluso sobre un sólido.

Las células que se encuentran unidas a otras formando tejidos, si carecen de una

pared celular rígida, tienen una forma que depende, en gran parte, de las tensiones que

en ella generan las uniones con las células contiguas. Por ejemplo, el tejido epitelial

animal, que sirve para revestir tanto la superficie externa como los conductos y

cavidades internas, puede observarse que las células profundas tienen forma

prismática, mientras que las superficiales, que no experimentan tensiones por otras

superiores, son aplanadas. Además, si se separan las células de un tejido, mediante la

rotura de las conexiones que las unen, y se colocan en un medio de cultivo, las células

tienden a adquirir la forma esférica.

En todas las células carentes de membrana rígida, su forma también viene muy influida

por los fenómenos de ósmosis.


Las células provistas de pared de secreción rígida, como, por ejemplo, las bacterias

que poseen una pared de mureína, la mayoría de las células vegetales que poseen una

pared celular de celulosa y los osteocitos del tejido óseo, presentan lógicamente una

forma muy estable. Aunque también están sometidas a fenómenos osmóticos, su forma

no varía.

Finalmente, queda resaltar que la forma de las células está estrechamente relacionada

con la función que desempeñan. Así, las células musculares suelen ser alargadas y

fusiformes, adaptadas, pues, para poderse contraer y relajar; las células del tejido

nervioso son irregulares y poseen numerosas prolongaciones, lo que está relacionado

con la capacidad de captar estímulos y de transmitirlos; las células del epitelio intestinal

presentan la membrana plasmática libre con innumerables pliegues para aumentar su

superficie de absorción; etc.

En resumen, las formas de las células están determinadas básicamente por su función

y pueden variar más o menos en relación con la ausencia de pared celular rígida,

tensiones de uniones a células contiguas, viscosidad del citosol, fenómenos osmóticos

y tipo de citoesqueleto interno.

Algunos tipos de células animales y vegetales.


El tamaño de las células es extremadamente variable. Así, las bacterias suelen

medir entre 1 y 2 µ de longitud y la mayoría de las células humanas entre 5 y 20 µ; por

ejemplo, los eritrocitos miden unas 7 µ de diámetro, las células del hígado o

hepatocitos 20 µ de diámetro, etc. Células por encima de estos valores son también

frecuentes, en particular aquellas que poseen funciones especiales que precisan un

tamaño elevado, como los espermatozoides (por ejemplo, los espermatozoides

humanos miden 53 µ de longitud), los oocitos (por ejemplo, el oocito humano mide
unas 150 micras), los granos de polen de algunas plantas que alcanzan tamaños de

200 a 300 micras, algunas especies de paramecios que pueden llegar a medir más de

500 micras (por lo que ya son visibles a simple vista), los oocitos de las aves (por

ejemplo, la yema del huevo de la codorniz, que es una sola célula cuyo núcleo es un

pequeño punto blanco que hay en su superficie, mide 1 cm., la de la gallina 2,5 cm. y la

del avestruz 7 cm. de diámetro) y, por último, las células de mayor longitud son las

neuronas que, aunque su cuerpo sólo mide varias decenas de micras, sus

prolongaciones axonales pueden alcanzar, en los grandes cetáceos, varios metros de

longitud.

Tamaño comparativo de algunas células