Вы находитесь на странице: 1из 9

INTRODUCCION

En la última década, han cobrado un gran auge dos políticas de aplicación


particularmente importante en procesos de manufactura, que representan maneras
diferentes de entender la gestión de inventarios y de producción. Se trata del MRP
(Materials requirement Planning) Planificación de los Requerimientos de Materiales,
MRP II (Materials resource planning) Planificación de los Recursos de la Empresa y del
JAT, Just In Time o Justo a Tiempo. Los sistemas ERP (Enterprise Resource Planning)
incluyen al MRP II y las funciones administrativas de soporte y de servicio.

El MRP representa una filosofía diferente a los sistemas de demanda independiente


tradicionales. Bajo este sistema, se integran la programación de la producción y el
control de los inventarios de materiales. Requiere para su aplicación conocer los
programas de producción y una relación arborizada de los componentes que se
necesitan para ensamblar los productos, conocida como BOM (Bill of Materials o Lista
de materiales, Recetas). El MRP integra esta información y presenta los requerimientos
de materiales necesarios para cubrir un cierto programa de producción.
ADMINISTRACION ABC DE INVENTARIOS, UN SISTEMA MRP EXITOSO, MAS
ALLA DEL JIT HASTA LA COMPETENCIA BASADA EN EL TIEMPO
Objetivos:
Que los participantes reconozcan las técnicas para la clasificación y administrativas e
inventarios.

 La administración de inventarios como apoyo principal de la empresa.

 Nuevas tendencias de control

 Su organización, procedimientos y normas

LA ADMINISTRACIÓN ABC DE INVENTARIOS:

En 1906, Wilfredo Pareto observo que algunos artículos e cualquier grupo constituían la
proporción significativa de todo el grupo. También se pudo observar que unos cuantos
productos en una empresa conforman la mayor parte de las ventas y que, en los grupos
voluntariado, una cuentas personas hacen la mayor parte del trabajo. En estos
generalmente unos cuentos artículos representan la mayor parte del valor del inventario
si se miden por su uso en dólares (demanda por costo). Entonces es posible
administrarlos en forma intensiva y controlar la mayor parte del valor del inventario. En
el trabajo de los inventarios, los artículos generalmente se dividen en tres clases: A, B y
C.
La clase A: Comúnmente incluye alrededor del 20% de los artículos y el 80% de valor
en dólares. Por lo tanto, representan a los pocos significativos.
La clase C: Es contenido 50% de los artículos y solamente el 5% del valor en dólares.
Estos artículos contribuyen muy poco al valor en dólares del inventario. En el punto
medio esta la clase B, con 30% de los artículos en 15% del valor en dólares. La
clasificación del inventario de esta manera con frecuencia recibe el nombre del análisis
ABC o también conocida como “regla 80-20”.
La designación de las tres clases es arbitraria: puede haber cualquier cantidad de
clases. Además, el porcentaje exacto de artículos en cada una de ellas varía de un
inventario al siguiente. Los factores importantes son los dos extremos: unos cuantos
artículos significativos y un gran número de artículos que relativamente no tienen
importancia.
La mayor parte del valor en dólares del inventario (80%) puede controlarse muy de cerca
a través del monitoreo de los artículos A (20%). Para estos artículos puede utilizarse un
estricto de control que comprende una revisión continua de los niveles de existencia,
menos el inventario de seguridad, y una atención cercana a la precisión de los registros.
En el otro extremo, para los artículos C se puede utilizar un control menos regido. Pueda
acudirse a una sistema de revisión para consolidar los pedidos que proceden del mismo
proveedor, y quizá baste con menos exactitud Incluso se podrían utilizar sistemas
manuales para los artículos C. Los artículos B requieren un nivel intermedio de atención
y de control administrativo.
Con sistemas computarizados, en ocasiones se utilizan un nivel uniforme de control para
todos los artículos. No obstante, aún es necesario establecer prioridades en la
administración de inventarios y el concepto ABC a menudo resulta útil para este objeto.
Políticas de gestión de inventario
Las políticas basadas en el análisis ABC aprovechan el desequilibrio de las ventas
delineado por el principio de Pareto. Esto implica que cada artículo debería recibir
un tratamiento ponderado que corresponda a su clase:
Los artículos A deberían ser sometidos a un estricto control de inventario, contar con
áreas de almacenamiento mejor aseguradas y mejores pronósticos de ventas. Las
reórdenes deberían ser frecuentes (reórdenes semanales o incluso diarias). En los
artículos A, evitar las situaciones de faltas de existencias es una prioridad.
La reorden de los artículos C se realiza con menos frecuencia. Una política típica para
el inventario de los artículos C consiste en tener solo una unidad disponible, y realizar
una reorden solo cuando se ha verificado la venta real. Este método lleva a una
situación de falta de existencias después de cada compra, lo que puede ser una
situación aceptable, ya que los artículos C presentan tanto una baja demanda con un
mayor riesgo de costes de inventario excesivos. Para los artículos C, la pregunta no es
tanto ¿cuántas unidades almacenamos?, sino ¿debemos siquiera almacenar este
artículo?.
Los artículos B gozan del beneficio de una condición intermedia entre A y B. Un
aspecto importante de esta clase es la monitorización de una potencial evolución hacia
la clase A o, por el contrario, hacia la clase C.

Repartir los artículos en las clases A, B y C es relativamente arbitrario. Esta


agrupación solo representa una interpretación bastante directa del principio de Pareto.
En la práctica, el volumen de ventas no es la única métricaque mide la importancia de
un artículo. El margen, así como el impacto de las situaciones de faltas de existencias
en la actividad del cliente, también deberían influenciar la estrategia de inventario.
La solución de Lokad

El principio de Pareto existe desde hace más de un siglo y el análisis ABC ha estado
en el sector desde hace varias décadas. Estos conceptos proporcionan ideas
interesantes sobre la cadena de suministro, pero creemos que en cierta medida no
logran adoptar un método moderno en que el software pueda automatizar el conjunto
de la gestión de inventario. Por ejemplo, en lo que se refiere al pronóstico de la
demanda, herramientas como nuestro motor de pronóstico de inventario pueden
pronosticar indiferentemente artículos de clase A, B y C sin ningún esfuerzo adicional
una vez que los datos históricos han sido introducidos en el sistema.
UN SISTEMA DE MRP EXITOSO MÁS ALLÁ DEL JIT
El sistema MRP es un proceso de detalles de las partes, que se ubican en el corazón
del sistema depende de tres entradas:
 El programa maestro de producción.
 La lista de materiales.
 Los registros del inventario.
El proceso de detalles tiene dos tipos de orden:
 Órdenes de compra que vengan a los proveedores.
 Órdenes de taller que se canalizan a la fábrica.
Sin embargo, antes de que se envíen órdenes del taller a la fábrica, se realiza una
verificación para determinar si se tiene suficiente capacidad disponible para producir las
partes requeridas. Si la respuesta a este último es afirmativa, se coloca las órdenes bajo
la supervisión del sistema de control del piso del taller. De lo contrario, se debe hacer
una modificación en la capacidad atreves del circuito de retroalimentación. Una vez que
las órdenes se encuentran bajo la supervisión del sistema de control del piso del taller
su balance se vigila para garantizar que se termine a tiempo
Trata de saber qué se debe aprovisionar y/o fabricar, en qué cantidad y qué momento
para cumplir compromisos establecidos. El énfasis se hace más en el cuándo pedir que
en el cuánto, lo cual hace de él más una técnica de programación, que de gestión de
inventarios, el problema fundamental no es vigilar los niveles de stock, sino asegurar su
disponibilidad en la cantidad deseada, en tiempo y lugar adecuado. De lo anterior se
puede deducir que las demandas de artículos de producción pueden tener dos orígenes
diferentes: por una parte la denominada demanda independiente, generada por las
órdenes establecidas por los clientes, (es decir, la demanda exterior a la fábrica, aquella
que está sujeta a las condiciones del mercado y por lo tanto independiente de las
operaciones); por otra parte como al elaborar ciertos productos se autogeneran nuevas
necesidades de partes y componentes derivados del nivel más alto del programa
maestro de producción y es necesario añadir estos a la demanda que esos elementos
realizan directamente de los clientes, es que resulta necesario conocer la demanda
independiente. Observemos que los dos tipos de demanda sólo es aleatoria la
independiente (que viene fijada por el plan maestro de producción tras aplicar técnicas
de previsión), ya que la dependiente se obtiene directamente de aquella según
denominado componentes que son necesarios para los artículos finales (lo que hemos
denominado componentes puede tratarse, en realidad, de subcomponentes o incluso
productos comprados directamente a otro fabricante). Todas las demandas futuras de
productos en proceso y materias primas deben depender del programa maestro.
Cuando se planean este inventario, toda la historia pasada de la demanda no es
relevante a no ser que el futuro sea exactamente igual al pasado. Dado que las
condiciones usualmente cambian, el programa maestro es, por mucho, un mejor punto
de partida que la demanda pasada para la planeación de los inventarios de materias
primas y productos en procesos. Mientras que los inventarios con demanda
independiente deben administrarse mediante los métodos de punto de pedido u
reordenamiento, los inventarios con demanda dependiente deben administrase
mediante un sistema MRP. (Material requeriments planning) o por los sistemas justo
a tiempo (JIT), según Artes R. 1987. Lo anterior está motivado porque cuando existen
ambos tipos de demanda, no resulta suficiente restablecer un cierto nivel de pedido en
un determinado momento: el consumo de materiales para atender la demanda no es
este caso homogéneo ni cumple el resto de los requisitos exigidos para modelos como
EOQ (Economic Order Quantity), sino que se produce a saltos discretos, según lo indica
el PMP (Plan Maestro de Producción). El sistema MRPI, apoyado en el uso de
computadoras, posee los siguientes objetivos:
 Asegurar la entrega de los artículos finales en las fechas establecidas en el
PMP.
 Establecer un programa de lanzamientos de pedidos que garantice el mínimo
nivel posible de stocks. Por lo tanto el MRP I es un sistema de planificación de
la producción y de gestión de stocks, basado en un soporte informático. Al
utilizar el sistema MRP, el programa maestro “explota “(proporciona) órdenes de
compra por materias primas y órdenes de fabricación para el taller. El proceso
de detallar las partes, determina todos los componentes necesarios para
fabricar un producto específico. Este proceso de detalle requiere de una lista
completa de materiales que incluya cada una de las partes necesarias para
manufacturar el artículo final dado en el programa maestro. Las partes que se
detallan como ya se planteó anteriormente pueden incluir ensambles,
subensambles, partes manufacturadas y partes compradas. El detalle, resulta
entonces una lista completa de las partes que se deben comprar y el programa
de taller requerido. En el proceso de detalle de partes es necesario considerar
los inventarios, es decir las cantidades disponibles de cada artículo que ya se
tienen a mano u ordenadas y por diferencia, las cantidades que deben
comprarse y/o aprovisionarse. Por otra parte, en el MRP los stocks de seguridad
sólo tienen interés en el caso de los artículos finales para prevenir errores de
previsión de la demanda.
Elementos del MRP:
Para cumplir los objetivos que este método tiene planteados se necesita una serie de
datos iniciales sobre los que actúa el algoritmo MRP.
 Plan maestro de producción: Es el documento que refleja para cada artículo
final, las unidades comprometidas así como los períodos de tiempo para los
cuales han de tenerse terminados. Usualmente los períodos temporales son de
una semana con un horizonte temporal que debe ser lo suficientemente amplio
como para que abarque al menos todos los pasos de fabricación. Formato más
usual para el planteamiento del PMP.
 Lista de materiales: Es necesario conocer para cada artículo su estructura de
fabricación, en donde quedan reflejados los diferentes elementos que lo
componen, así como el número necesario de cada uno de esos elementos para
fabricar una unidad de este artículo. Esta información suele ser representada en
forma de árbol donde el nodo raíz (principal) representa el artículo que se
describe, saliendo de él un nodo para cada uno de sus componentes; en el nodo
se indica el nombre del componente y el número de unidades necesarias para
elaborar una unidad de artículo descrito. Una vez dispuesta la información en
forma de árbol, aparece de forma natural asociada a cada componente un nivel
dentro del árbol. Como un componente puede aparecer en el árbol en varios
artículos o subcomponentes diferentes teniendo en cada uno un nivel diferente,
vamos a asignar a cada componente el nivel más bajo de todos en los que
aparezca. Cada artículo se forma directamente a partir de lo que tiene debajo o,
a los que está unido por un arco.
 El artículo DLL: No es componente de nadie, es un producto terminado,
mientras que el artículo CN es un material de compra para la fábrica, es uno de
los componentes del producto DLL y él no tiene componentes (probablemente
no ocurre lo mismo en la fábrica de CN). La estructura de la figura es de árbol
pero, generalmente, si un mismo artículo interviene en la fabricación de varios
subconjuntos, o bien varios productos terminados se componen parcialmente de
los mismos subconjuntos, el aspecto será el de un grafo o red. Es conveniente,
desde el punto de vista práctico que los componentes y materiales comprados
(de procedencia exterior), figuren siempre en el mismo nivel, puesto que su estilo
de gestión (aprovisionamiento), difiere del de todos los demás. Cada paso de un
nivel a otro indica una etapa en el proceso de fabricación u se traduce en genera
en un almacenaje intermedio. Lista de materiales para la elaboración del artículo
DLL. Obsérvese que esta tabla sólo indica la pertenencia inmediata, es decir, las
unidades precisas para realizar la operación que transforma un conjunto de
piezas en otra del nivel inmediatamente superior del grafo. Esta lista de
materiales, inicialmente elaborada por el equipo de ingeniería, obtenida de los
documentos del diseño del producto, del análisis del flujo de trabajo y de otra
documentación estándar de manufactura y de ingeniería industrial es importante
que esté continuamente actualizado para que refleje la estructura del producto.

 Fichero de registro de inventarios: Si se dispone en almacén de unidades


suficiente de alguno de los componentes necesarios, no tendría sentido volver a
pedirlos o fabricarlos. Por ello es necesario conocer de cada componente y
articulo su nivel actual de existencias, así como los pedidos ya realizados
pendientes de recibir, la política de pedido para cada uno (stock de seguridad
/ss/, tipo de lote), y el tiempo de suministro o fabricación. El tipo de lote indica
cómo han de hacerse los pedidos. En algunos casos los suministradores exigen
lotes de tamaño mínimo, en otros el tamaño ha de ser en paquetes de x unidades
cada uno, o bien puede ser “lote a lote “, lo que indica que pueden pedirse las
unidades justas que sean precisas para cada período, sin acumularlos. Las
necesidades netas que generará el método constituyen realmente una demanda
de material de tipo determinista con tasa variable, por lo que los lotes más
adecuados que equilibren los costos de lanzamiento y almacenamiento a este
tipo de demanda. En páginas anteriores se ejemplificó la necesidad de hace
pedidos en ocasiones menores a las necesidades, justificado por los niveles de
existencia en el almacén. En este proceso de solicitud debe tenerse en cuenta
no solo la cantidad necesaria, sino el cuándo pedir, aspecto que se ve
influenciado por los tiempos necesarios para adquirir, transportar o fabricar las
partes componentes del producto; para que esté en el momento necesario y en
la cantidad requerida. Un posible formato para este fichero es el que se muestra
en la tabla Estado de los stocks y aprovisionamientos. Estado de los stocks y los
aprovisionamientos del producto X.
Clasificación de los sistemas MRP:
Según Schroeder 1992. No obstante que los sistemas MRP, conceptualmente, se
entienden de manera sencilla, se pueden utilizar en una gran cantidad de formas
diferentes. Esto conduce a los tres tipos diferentes de sistemas MRP descritos a
continuación:
Tipo I: El sistema MRP tipo I es un sistema de control de inventario que no toma en
cuenta manufactura y órdenes de compra para las cantidades correctas en el tiempo
oportuno para respaldar el programa maestro. Este sistema lanza órdenes para
controlar los inventarios de productos en proceso y materias primas, mediante la
programación apropiada en tiempo de la colocación de órdenes. El sistema tipo I, sin
embargo no incluye la planeación de la capacidad.
Tipo II: Un sistema de control de producción de inventario es un sistema de información
utilizado para planear y controlar inventarios y capacidades de empresas
manufactureras. En el sistema tipo II, las órdenes que resultan del detalle de partes, se
verifican para determinar si se tiene disponible capacidad. Si no se tiene, se modifican
ya sea la capacidad o el programa maestro. El sistema tipo II tiene una vía de
retroalimentación entre las órdenes emitidas y el programa maestro para ajustarse a la
capacidad disponible. Como resultado, este tipo de sistema MRP recibe el nombre de
sistema de circuito cerrado, controla tanto inventario como capacidad.
Tipo III: Un sistema de planeación de recursos de manufactura. El sistema MRP tipo III
se utiliza para planear y controlar todos los recursos de manufactura, inventarios,
capacidad, recursos monetarios, personal, instalaciones y equipos. En este caso el
sistema de detalle de partes del MRP también dirige todos los otros subsistemas de
planeación de recursos de la compañía. EL MPS recibe los pedidos (procedente del
área comercial) y, sobre la base de la demanda conocida, las capacidades de
producción y las reglas de planificación de stocks establecidas por la dirección,
determinan el plan maestro, que responde esencialmente a las preguntas de qué
fabricar y cuándo. Este plan maestro combina con la estructura del producto, es decir,
con la descripción de qué subconjuntos o partes entran en la composición de cada
artículo así como si cada pieza se fabrica o compra en el exterior, todo ello permite al
BOM establecer las necesidades brutas, es decir, responder a las preguntas qué se
necesita y cuándo. Estas necesidades brutas pueden en parte ser suministradas por el
stock existente, por lo que deben confrontarse con la situación real del mismo a partir
del tercer fichero básico del sistema (registro de inventario). El resultado son las
necesidades netas, que constituyen la base de un plan de órdenes de compras y de
producción para cada artículo. Un sistema MRP de circuito cerrado puede describirse
en forma convencional como el anexo. En la parte superior de la figura está el programa
maestro de producción, el cual lo determinan los pedidos de los clientes, la planeación
agregada de producción y los pronósticos de la demanda futura. El proceso de detalle
de partes, es conducido por tres entradas: el programa maestro de producción, la lista
de materiales y los registros de inventarios. El proceso de detalle de partes resulta en
dos tipos de órdenes: órdenes de compra que van a los proveedores y órdenes de taller
que van a la fábrica, donde se realiza una verificación para determinar si se tiene
suficiente capacidad disponible para producir las partes requeridas. Si se tiene
capacidad disponible, se colocan las órdenes de taller bajo la supervisión del sistema
de control de piso del taller. Si no se tiene capacidad disponible, se debe hacer un
cambio en la capacidad o en el programa maestro, vea el circuito de retroalimentación
mostrado. Una vez que las órdenes de taller se ponen bajo la supervisión del sistema
de control de piso del taller, el avance de estas órdenes es vigilado en todo el taller para
asegurar. El anexo representa al sistema MRP como un sistema de información utilizado
para planear y controlar inventarios y la capacidad. La información se procesa a través
de las diversas partes del sistema para respaldar las decisiones gerenciales. Si la
información es precisa y a tiempo, la gerencia puede utilizar el sistema para controlar
inventarios, embarcar los pedidos del cliente a tiempo y controlar los costos de
manufactura. De esta forma el proceso de conversión de materiales será manejado
continuamente en un medio ambiente dinámico y cambiante. Orlickey, J 1975 definió
tres funciones principales del sistema MRP, las cuales se garantizan con una utilización
adecuada del sistema del circuito cerrado expuesto en el anexo.
Estas funciones son:
 Ordenar la parte correcta.
 Ordenarla en la cantidad correcta.
 Ordenarla a tiempo Prioridades,
 Ordenarla en la fecha correcta de entrega Conservar válida la fecha de entrega
 Capacidad - Una carga completa - Una carga exacta (válida) - Un lapso de
tiempo adecuado para completar cargas futuras
El sistema MRP pone en tela de juicio muchos de los conceptos tradicionales utilizados
para administrar inventarios. Los sistemas puntos de reorden no trabajan bien para
administrar inventarios que no son de demanda dependiente. Antes de la llegada del
MRP, sin embargo no había opción, la compañía manufacturera administraba “todos”
los inventarios con un sistema punto de reorden. Algunas de las distinciones claves
entre MRP y sistemas de punto de reorden se resumen en la tabla en donde se hace
una distinción entre la filosofía de requerimientos utilizada en los sistemas MRP versus
la filosofía de reposición utilizada en los sistemas puntos de reorden. Una filosofía de
reposición indica que el material se debe reponer cuando llega a un nivel bajo. Un
sistema MRP no hace esto. Se ordena más material ‘únicamente cuando existe una
necesidad acorde al plan maestro. Si no tiene requerimientos de manufactura por una
parte en particular, no se da respuesta, aun cuando el nivel de inventario sea bajo. Este
concepto de requerimientos es particularmente importante en manufactura debido a que
la demanda de partes componentes es “amontonada”. Cuando se programa un lote, se
necesitan las partes componentes para ese lote, pero la demanda se hace cero hasta
que se programa otro lote. Si se utilizan los sistemas de punto de reorden para este tipo
de patrón de demanda, el material se tendría a la mano por largos períodos de demanda
cero. Otra distinción entre los dos sistemas es el uso de pronósticos. Para sistemas de
punto de reorden la demanda futura se pronostica con base en el historial de la
demanda. Estos pronósticos se utilizan para reponer los niveles de almacén. En
sistemas MRP la demanda pasada de partes componentes no es relevante. La filosofía
para reordenar se basa en requerimientos generados desde el programa maestro. El
MRP se orienta al futuro, deriva la demanda futura de partes componentes de
pronósticos de demanda del producto de más alto nivel. El principio ABC tampoco
trabaja bien para sistemas MRP. Al manufacturar un producto, los artículos C son tan
importantes como el artículo A. Por ejemplo un automóvil no puede embarcarse si le
falta una línea de combustible o la tapa del radiador, aun cuando estos artículos C
relativamente de bajo valor. Por lo tanto es necesario controlar todas las partes, incluso
los artículos C, en manufactura. El sistema EOQ de raíz cuadrada del tiempo máximo
no es útil en sistemas MRP, no obstante se tiene disponibles fórmulas modificadas para
el tamaño del lote. Las suposiciones utilizadas para derivar el EOQ tradicional son
violadas por los patrones de demanda acumulada de partes componentes. El tamaño
de lotes en sistemas MRP se debe basar en requerimientos discretos. Estos remanentes
del EOQ ocasionan costos innecesarios por llevar inventario. Sería mucho mejor variar
el tamaño del lote, se podrían ordenar 30 componentes para la segunda semana, 10
para la tercera y 15 para la sexta, lo que ofrece como resultado tres órdenes y ningún
costo. También se podrían ordenar 40 unidades para la segunda y tercera semanas
combinadas, lo que ahorra una orden pero se incurre en un pequeño costo. Con los
sistemas MRP, se necesitan examinar varios tamaños discretos de lote. El objetivo en
la administración de inventarios de demanda independiente con reglas de punto de
reorden es el proporcionar un alto nivel de servicio al cliente a cosos de operación de
inventarios bajos. Este objetivo se orienta hacia al cliente. Por otro lado, el objetivo en
la administración de inventarios de demanda dependiente con MRP es respaldar el
programa maestro de producción. Este objetivo está orientado a la manufactura, se
enfoca hacia el interior más que hacia el exterior. Debe ahora ser evidente que los
sistemas MRP difieren de los sistemas de punto de pedido (de reorden) en todas las
dimensiones importantes y no deberá sorprender que usualmente se obtienen
resultados pobres en cuando se utilizan sistemas de punto de reorden para administrar
inventarios de materias primas o producto en proceso. Estos resultados pobres pueden
incluir la entrega tardía de pedidos de clientes, de componentes y una fuerte lucha a
brazo partido en producción. Debido a esas diferencias Joseph Orlicky llamó al sistema
MRP “una nueva forma de vida en la administración de un negocio de manufactura.
Concepto de control Controla todos los artículos ABC Objetivos Satisface necesidades
de manufactura Satisface necesidades del cliente Tamaño del lote Discreto EOQ Patrón
de la demanda Nebulosos pero predecible Aleatoria Tipos de inventarios Trabajos en
procesos y materias primas Producción terminada y respuestas. Stock de seguridad
Productos finales Todos los artículos Señal de emisión Señal temporizada Punto de
pedido Sistema basado Cantidad - tiempo Cantidad. Comparación de los sistemas MRP
y punto de reorden en aproximación o Schoeder.Se representan los gráficos que ilustran
la comparación entre los sistemas Punto de pedido y MRP, según Companys, R 1989.
El proceso de calcular para cada período la demanda dependiente en función de la
independiente (basándose en la lista de materiales) se le denomina explosión de
necesidades. Como la demanda dependiente se produce para un artículo que se
encuentra inferior en el árbol respecto a otro de nivel superior, la explosión de
necesidades ha de comenzarse desde el artículo en el nivel 0. 1.5 Cálculos en el MRP.
Para obtener el programa de pedidos, el MRP realiza una serie de operaciones lo que
denominaremos fase de cálculo. Resulta útil colocar todos los datos necesarios
(obtenidos a partir de los documentos previamente especificados) de forma tal que las
operaciones puedan ser realizadas sistemáticamente.

CONCLUSIONES
La mayoría de la empresa actuales comprende que solo para permanecer
competitividades importar por lo menos de las herramientas y estrategias populares que
estén a su disposición.
Aunque hay un acuerdo general de que los programas de mejoramiento crean ventajas
para los negocios, hay muchos puntos de vista deferentes sobre cuáles son los
programas más efectivos.
Nuestra nueva caja de herramienta incluye algunas palabras claves que están
asociadas con las estrategias de administración de la calidad o el mejoramiento de los
procesos administración en base a la actividad ABC, comparación competitiva.