You are on page 1of 24

EDUCACIÓN CONTINUADA

EN EL LABORATORIO CLÍNICO
Ed Cont Lab Clín; 20: 41-64
2014-2015
ALTERACIONES MORFOLÓGICAS DE LOS ERITROCITOS.
Anna Merino.
Servicio de Hemoterapia-Hemostasia. Centro de Diagnóstico Biomédico. Hospital Clínic de
Barcelona.

INTRODUCCIÓN
A continuación se describen las alteraciones morfológicas más relevantes de la serie eritroide
en sangre periférica. En primer lugar hablaremos de las anomalías del tamaño de los hematíes,
así como las formas eritrocitarias anormales que se observan con más frecuencia en sangre
periférica (SP) en diferentes tipos de patologías. Se mencionan además las alteraciones de la
coloración hemoglobínica, tales como hipocromía, hipercromía o policromasia, y los diferen-
tes tipos de inclusiones eritrocitarias.

La observación de la morfología eritrocitaria tiene un gran valor diagnóstico, especialmente


en los diferentes tipos de anemias. A continuación, se enumera la terminología que hace
referencia a las alteraciones que pueden hallarse mediante la observación de la morfología
eritrocitaria en el tamaño de los hematíes:

ALTERACIONES DEL TAMAÑO DE LOS HEMATÍES


1 Anisocitosis: cuando los hematíes muestran diferentes tamaños o diámetros en una
misma extensión se refiere la presencia de anisocitosis, que puede ser moderada o
severa. Su hallazgo es muy frecuente, inespecífico y constante en pacientes transfun-
didos.
2 Microcitosis: cuando se observa la presencia de hematíes de menor tamaño (<6 mm)
y, por tanto, menor VCM (<80 fL) se informa la presencia de microcitosis. Las causas
más frecuentes de microcitosis son la anemia ferropénica y las talasemias.
3 Macrocitosis: cuando existe un predominio de hematíes de mayor tamaño (8 - 11 mm)
y mayor VCM (>100 fL) se hace referencia al hallazgo de una macrocitosis. La macro-
citosis puede observarse en: 1) la anemia megaloblástica, 2) la anemia aplásica, 3) las
anemias diseritropoyéticas congénitas o adquiridas con un aumento de la eritropoye-
sis y 4) las hepatopatías crónicas.

ALTERACIONES EN LA FORMA DE LOS HEMATÍES


La variación en la forma de los hematíes se denomina poiquilocitosis. Las formas eritrocitarias
anómalas que se pueden observar con más frecuencia se detallan a continuación.
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

ESFEROCITOS
Se denominan esferocitos a los hematíes de forma esférica que han perdido su palidez central
(Figuras 1 y 2). Son frecuentes en determinadas anemias hemolíticas congénitas (esferocitosis
hereditaria) o adquiridas (anemia hemolítica autoinmune).

La observación mediante microscopía electrónica de barrido pone de manifiesto que el esfe-


rocito ha perdido la forma de disco bicóncavo, típica del hematíe normal, para adquirir una
forma esférica de menor diámetro (Figura 3)

Figuras 1 y 2: Esferocitos en sangre periférica (flechas). Los esferocitos, en lugar de presentar la clásica
forma discoide del hematíe, son esféricos y han perdido la característica zona pálida central.

42
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figura 3: Esferocito y estomatocito (flechas) observados mediante microscopía electrónica


de barrido (x 8000).
ELIPTOCITOS
Los eliptocitos son hematíes alargados de extremos casi simétricos y contorno regular. Suelen
verse en:
1 Las eliptocitosis, enfermedades en las que existe un defecto congénito de la membra-
na eritrocitaria (Figura 4).
2 La SP de pacientes con anemia ferropénica (Figuras 5 y 6).

Figura 4: Eliptocito observado mediante microscopía electrónica de barrido.

43
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figuras 5 y 6: Eliptocitos en sangre periférica en la anemia ferropénica.

OVALOCITOS
Los ovalocitos son hematíes de forma ovalada que frecuentemente se observan en la anemia
megaloblástica.

44
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figura 7: Ovalocito en sangre periférica (flecha).

DACRIOCITOS
Los dacriocitos son hematíes con forma de lágrima debido a que presentan una prolongación
anómala (Figuras 8 y 9). Su observación es frecuente en la mielofibrosis primaria, un tipo de
neoplasia mieloproliferativa.

45
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figuras 8 y 9: Dacriocitos o hematíes en lágrima, que pueden observarse de forma característica


en la mielofibrosis idiopática.

DIANOCITOS

Los dianocitos (Figuras 10 y 11) son hematíes con un exceso de superficie, que se pone de
manifiesto por la presentación de un área central de mayor contenido hemoglobínico, lo que
le confiere un aspecto parecido a una diana.

Los dianocitos se observan preferentemente en:

1) las talasemias

2) la anemia ferropénica

3) las hepatopatías crónicas en las que se produce un aumento del colesterol y fosfo-
lípidos de la membrana eritrocitaria.

46
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figuras 10 y 11: Dianocitos. Obsérvese la pérdida de la zona pálida central, sustituida por un área
pequeña de mayor contenido hemoglobínico (flechas).

ESTOMATOCITOS
Los estomatocitos son eritrocitos con exceso de agua, lo que se manifiesta por la presentación
de una región en forma de boca en el la zona central del hematíe (Figuras 12 y 13). Pueden
verse en las anemias hemolíticas, especialmente en las estomatocitosis congénitas. Con me-
nor frecuencia pueden observarse también en el alcoholismo.

47
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figuras 12 y 13: Estomatocitos con un área pálida central característica en forma de boca (flechas).

Los estomatocitos muestran una zona central más deprimida con respecto a los hematíes nor-
males cuando se observan por microscopía electrónica de barrido (Figuras 14 y 15).

48
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figuras 14 y 15: Estomatocitos observados mediante microscopía electrónica de barrido (flechas).

ESQUISTOCITOS
Se denominan esquistocitos a los hematíes fragmentados, que pueden presentar formas muy
variadas (Figuras 16 y 17). Son hematíes de tamaño muy pequeño (2-3) mm, que se forman
habitualmente por fragmentación mecánica. Son frecuentes en la anemia hemolítica microan-

49
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

giopática. No es frecuente, pero a tener en cuenta la posible presencia de esquistocitos en la


anemia megaloblástica por déficit de vitamina B12 o ácido fólico. En estos casos los esquisto-
citos se acompañan de macro ovalocitos, y el VCM se hallará aumentado (>110 fL).

Figuras 16 y 17: Hematíes fragmentados o esquistocitos (flechas).

ERITROCITOS ESPICULADOS

1. EQUINOCITOS
Los equinocitos son hematíes esferoidales que poseen espículas cortas distribuidas regular-
mente por toda su superficie (distribución simétrica, Figura 18). Son frecuentes en la sangre

50
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

conservada debido a una disminución del ATP intraeritrocitario. También pueden observarse
en la insuficiencia renal debido a la elevada concentración plasmática de determinados deri-
vados metabólicos.

Figura 18: Equinocitos o hematíes espiculados. Obsérvese que las espículas rodean de forma
simétrica al hematíe.

2. ACANTOCITOS
Los acantocitos son hematíes de aspecto redondeado que muestran varias espículas aunque,
a diferencia de los equinocitos, sus espículas son más alargadas y están distribuidas irregular-
mente en su superficie (distribución asimétrica, Figura 19). Se observan en:

a) la a-b lipoproteinemia congénita (enfermedad congénita con ausencia característica


de lipoproteínas plasmáticas)

b) las hepatopatías severas,

c) la administración de heparina

d) las anemias severas

e) después de la esplenectomía.

51
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figura 19: Acantocitos. Son hematíes que muestran espículas distribuidas de forma asimétrica.

La observación de los equinocitos y acantocitos mediante microscopía electrónica de ba-


rrido permite la observación de las espículas en su superficie, tal como se observa en la
Figura 20.

Figura 20: Equinocito observado mediante microscopía electrónica de barrido. Obsérvese el aspecto de
las espículas en la superficie del hematíe (flecha).

52
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

DREPANOCITOS
Se denominan drepanocitos o hematíes falciformes a los hematíes que presentan una forma
semilunar, ya que son alargados y estrechos. (Figura 21). Contienen una hemoglobina anor-
mal, o hemoglobina S, en su forma desoxigenada. Al someter a la sangre a una situación de
hipoxia, los polímeros de desoxihemoglobina S adoptan la forma de bastones alargados que
se orientan siguiendo el eje longitudinal de la célula. Son típicos de la anemia falciforme.

Figura 21: Drepanocitos o hematíes falciformes, con su típica forma alargada o semilunar (flecha).

EXCENTROCITOS
En los excentrocitos la hemoglobina se halla distribuida de forma preferente en los extremos
o polos del hematíe, por lo que puede apreciarse una zona central en el hematíe “vacía” de
hemoglobina (Figura 22). Los excentrocitos pueden verse en las estomatocitosis congénitas
y más frecuentemente en la denominada xerocitosis congénita (XC). La XC se debe a una
alteración de la membrana del hematíe, que tiene como consecuencia un aumento de la
permeabilidad pasiva de la misma al potasio con la consecuente salida de agua y, por tanto,
deshidratación. Los excentrocitos también son frecuentes en el déficit de glucosa-
6-fosfato-deshidrogenasa después de la ingesta de habas (favismo). En esta enti-
dad los excentrocitos muestran predominantemente el desplazamiento de la hemoglobina
hacia uno de los polos del hematíe.

53
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figura 22: Excentrocitos o hematíes con una distribución anómala de la hemoglobina que se sitúa
preferentemente en los extremos.

Los excentrocitos muestran una aspecto “en silla de montar” cuando se observan mediante
microscopía electrónica de barrido, tal como se muestra en la Figura 23.

Figura 23: Excentrocitos o hematíes que muestran un aspecto “en silla de montar” cuando se observan
mediante microscopía electrónica de barrido (x 4800).

54
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

ALTERACIONES DE LA COLORACIÓN HEMOGLOBÍNICA

La coloración hemoglobínica o cromasia del hematíe se debe a la cantidad de hemoglobina


que contiene. A continuación explicaremos cada una de las alteraciones eritrocitarias que
obedecen a anomalías en su contenido de hemoglobina.

HIPOCROMÍA
Los hematíes hipocromos tienen un menor contenido en hemoglobina, por lo que la zona
pálida central es de mayor diámetro (Figura 24). La hipocromía es característica de la anemia
ferropénica.

Figura 24: Hematíes con un bajo contenido hemoglobínico, o hipocromos, en la anemia ferropénica.

HIPERCROMÍA
La hipercromía pone de manifiesto un elevado contenido de hemoglobina en los hematíes
(Figura 25), tal como se observa en los esferocitos.

55
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figura 25: Hematíes con alto contenido hemoglobínico o hipercromos.

POLICROMASIA
Los hematíes jóvenes, que han abandonado recientemente la médula ósea, se tiñen de un
color azul pálido debido a su elevado contenido en ribosomas. Al observar la morfología
eritrocitaria mediante tinción con May Grünwald-Giemsa (MGG), el hallazgo de un nú-
mero elevado de hematíes que presentan coloración azulada se define con el término de
policromasia. Estos hematíes más jóvenes suelen tener un tamaño ligeramente superior
a los hematíes maduros y se denominan reticulocitos. Para su cuantificación se utiliza un
colorante vital. La presencia de un número elevado de reticulocitos en sangre periférica
indica una situación de inmadurez celular y, por tanto, una actividad regenerativa medular
elevada. La observación de policromasia suele estar relacionada con un aumento del nú-
mero de reticulocitos (Figuras 26 y 27).

56
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figuras 26 y 27: Hematíes jóvenes que muestran una coloración azul pálido (policromasia)
debido a su elevado contenido en ribosomas.

INCLUSIONES ERITROCITARIAS

RETICULOCITOS
Los reticulocitos contienen en su citoplasma una cierta cantidad de ribosomas, que se po-
nen de manifiesto mediante la tinción con una coloración vital, como por ejemplo el azul de
cresilo (Figura 28). En condiciones normales los reticulocitos constituyen entre un 0,5 y un
2 % de los hematíes totales, porcentaje que suele incrementarse en: a) hemorragia intensa
b) anemias hemolíticas c) esplenectomía d) el tratamiento de las anemias carenciales.

57
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

La cuantificación de los reticulocitos en SP tiene importancia porque permite determinar el


carácter regenerativo (aumento de la cifra de reticulocitos) o arregenerativo (reticulocitos
disminuidos) de una anemia.

Figura 28: Reticulocitos o hematíes jóvenes. Cuando se tiñen mediante una coloración vital (azul de
cresilo) presentan unas inclusiones azuladas características debidas a la presencia de ribosomas.

PUNTEADO BASÓFILO
El significado de la presencia de punteado basófilo en el interior de los hematíes es equivalen-
te al hallazgo de policromasia. El punteado basófilo eritrocitario se pone de manifiesto con la
tinción de MGG y se debe a la presencia de agregados de gránulos ribosómicos, lo que indica
que el hematíe posee un alto contenido de RNA. En la Figura 29 puede verse un hematíe con
contenido ribosómico elevado y punteado basófilo.

Figura 29: Hematíe joven que muestra una coloración azulada (policromasia) y punteado basófilo

58
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

CUERPOS DE PAPPENHEIMER
Otras inclusiones que pueden verse en los hematíes son los cuerpos de Pappenheimer. Sus
características principales consisten en:

a) son de pequeño tamaño y basófilos


b) están situados en la periferia del hematíe
c) contienen partículas de hierro
d) se tiñen de color púrpura con la tinción de MGG.

Los hematíes que presentan este tipo de inclusiones se denominan siderocitos. Los sideroci-
tos en anillo (eritroblastos con inclusiones de hierro que rodean completamente al núcleo
y que se ponen de manifiesto mediante tinción de Perls) son típicos de la anemia refractaria
sideroblástica. La presencia de cuerpos de Pappenheimer es frecuente en la anemia sideroblás-
tica congénita (Figura 30).

Figura 30: Cuerpos de Pappenheimer o inclusiones formadas por partículas de hierro en el interior de los
hematíes en la anemia sideroblástica congénita (flecha) en una extensión de sangre periférica teñida con
MGG. Obsérvese la intensa poiquilocitosis.

CUERPOS DE HOWELL-JOLLY
Los cuerpos de Howell-Jolly corresponden a inclusiones eritrocitarias redondeadas de alre-
dedor de 1 mm de diámetro, que se tiñen de color violáceo (MGG), y que se observan fre-
cuentemente después de la esplenectomía (Figura 31). Corresponden a restos del núcleo del
eritroblasto (DNA) degradado por las células del sistema mononuclear fagocítico de la médula
ósea. Posteriormente se liberan a la circulación y se adhieren a la membrana del hematíe.

59
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Entre las funciones del bazo destacan:

1) Funciones defensivas.

2) Eliminación de las células sanguíneas circulantes al finalizar su ciclo fisiológico.

3) Eliminación de determinados cuerpos de inclusión intraeritrocitarios (función


pitting). Después de la esplenectomía, y debido a la falta de la función pitting del
bazo, es frecuente la observación de cuerpos de inclusión eritrocitarios, tales como
los cuerpos de Howell-Jolly o los cuerpos de Pappenheimer en la anemia sideroblás-
tica congénita.

Figura 31: Cuerpos de Howell-Jolly en el interior de algunos hematíes.

ANILLOS DE CABOT
Los anillos de Cabot son inclusiones de forma anular que se observan en determinadas
circunstancias en el interior del hematíe. Corresponden a microtúbulos que proceden de
una mitosis anormal, o bien a restos de la membrana nuclear del eritroblasto (Figura 32).
Su hallazgo indica una alteración de la eritropoyesis, lo que se conoce con el término de
diseritropoyesis.

60
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

Figura 32: Anillo de Cabot en el interior de un eritrocito.

INCLUSIONES ERITROCITARIAS Y SATURNISMO


En el saturnismo, o intoxicación por plomo, se observa un punteado basófilo intraeritrocitario
grosero debido a la degradación anómala del RNA ribosómico. Éste se acumula en el interior
del hematíe dando lugar a agregados visibles con la tinción de MGG (Figura 33). El plomo
inhibe al enzima pirimidina 5’-nucleotidasa del hematíe normal, que interviene en la degrada-
ción del RNA ribosómico.

Figura 33: Punteado basófilo grosero en la intoxicación por plomo (flechas).

INCLUSIONES ERITROCITARIAS Y PORFIRIAS


Las porfirias son alteraciones cuantitativas del grupo hemo debidas a enzimopatías congénitas

61
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

que afectan a su síntesis. La carencia de las enzimas que se requieren para la síntesis del grupo
hemo condiciona la acumulación de precursores porfirínicos. Se han descrito dos tipos:
a) porfirias eritropoyéticas
b) porfirias hepáticas, en las que las alteraciones hematológicas son escasas.

La porfiria eritropoyética congénita (PEC) o enfermedad de Günther (herencia auto-


sómica recesiva) se debe a un déficit de uroporfirinógeno III cosintetasa, enzima que interviene
en una de las etapas de la síntesis del hemo favoreciendo el paso de porfobilinógeno a uroporfi-
rinógeno III. Las alteraciones clínicas de esta enfermedad (fotosensibilidad cutánea exacerbada
por la luz solar, junto a un síndrome hemolítico intenso con reticulocitosis y esplenomegalia)
aparecen en edades tempranas de la vida. Para el diagnóstico de la PEC debe demostrarse la
presencia de porfirinas en eritroblastos, hematíes y otros tejidos del organismo.

Figuras 34 y 35: Inclusiones eritrocitarias atípicas, punteado basófilo, e intensa poiquilocitosis en una
paciente esplenectomizada y con una porfiria eritropoyética congénita de larga evolución.

62
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

A continuación se representan de forma esquemática las alteraciones de la morfología eritro-


citaria que se han comentado anteriormente a modo de resumen en la Figura 36.

Figuras 36: Representación esquemática de diferentes tipos de poiquilocitos, así como de algunas
inclusiones eritrocitarias.

63
Alteraciones morfológicas de los eritrocitos A. Merino

BIBLIOGRAFÍA

Bain B. Blood Cells: A practical guide. Blackwell Publishing Ed. Oxford 2006

Merino A. J Cid. Blood. 2013 Dec 5;122(24):3862

Merino A. Manual de citología de sangre periférica. Editorial Acción Médica. Madrid, 2005

Rozman C, Woessner S, Feliu E, Lafuente R, Berga L. Cell Ultrastructure for Hematolo-


gists. Editorial Doyma, Barcelona 1993.

Vives Corrons JL, Besson I, Merino A, Monteagudo J, Reverter JC, Aguilar JL, Enrich
C. Occurrency of hereditary leaky red cell syndrome and partial coagulation factor VII defi-
ciency. Acta Hematologica 1991;86 (4): 194¬199.

Vives Corrons JL, Pujades A, Petit J, Colomer D, Corbella M, Aguilar JL, Merino A.
Chronic nonspherocitic hemolytic anemia (CNSHA) and Glucose 6 phosphate dehydrogenase
(G6PD) deficiency in a patient with familial amyloidotic polyneuropathy (FAP). Molecular stu-
dy of a new variant (G6PD Clinic) with markedly acidic pH optimum. Human Genetics 1989;
81(2): 161¬164.

Woessner S y Florensa L. La citología óptica en el diagnóstico hematológico. Editorial Ac-


ción Médica. Madrid, 2006

Zarco MA, Feliu E, Rozman C et al. Ultraestructural study of erythrocytes containing Pa-
ppenheimer bodies in a case of congenital sideroblastic anaemia (CSA). Br J Haematol 1991;
78(4): 577-578.

EDUCACIÓN CONTINUADA EN EL LABORATORIO CLÍNICO


COMITÉ DE EDUCACIÓN
M. Rodríguez (presidente), D. Balsells, R. Deulofeu, M. Gassó, J.A. Lillo, A. Merino, A. Moreno,
MC. Villà
ISSN 1887-6463 – Febrero 2015 (recibido para publicación Junio 2014).

64