Вы находитесь на странице: 1из 5

Bolilla 13 (19-20-21) 1

19 Régimen de Reparación de ciertas especies de daños

A) Daños A Las Personas:

ART. 1741 Indemnización de las consecuencias no patrimoniales. (Por " consecuencias no patrimoniales " debe
entenderse lo mismo que daño Moral) Está legitimado para reclamar la indemnización de las consecuencias no
patrimoniales el damnificado directo. Si del hecho resulta su muerte o sufre gran discapacidad también tiene legitimación a
título personal, según las circunstancias, los ascendientes, los descendientes, el cónyuge y quienes convivían con aquel
recibiendo trato familiar ostensible.-
La acción sólo se transmite a los sucesores universales del legitimado si es interpuesta por éste.-

Si el damnificado directo fallece después de haber iniciado el reclamo, la acción se transmite a los sucesores universales.-

El monto de la indemnización de fijarse ponderando las satisfacciones sustitutivas y compensatorias que pueden procurar
las sumas reconocidas. Es decir, que el monto de la indemnización le debe permitir acceder a bines que sirvan para
atenuar los padecimientos, la tristeza y las penurias sufridas por la víctima. Que la indemnización tenga una
función satisfactiva y compensatoria.-

Daño Estético: "toda alteración disvaliosa para la víctima en su armonía, expresión y esquema corporales", comprende "las
anormalidades anatómicas y funcionales", permanentes o transitorias, que se manifiestan exteriormente. Asimismo,
consideraron que para evaluar el daño corresponde tomar en cuenta los tratamientos médicos posibles y las circunstancias
de la víctima: sexo, edad, aspecto anterior, tamaño y ubicación de la lesión, situación familiar y en general.- Puede tener
proyección moral y por otro, proyección material, como daño patrimonial indirecto.-
Enfermedad: Cuando la víctima sufre enfermedad a causa del hecho generador tiene derecho a que se le indemnice en
razón de ella. Por lo pronto, para cobrar los gastos médicos y afines que haya realizado (p. ej., en farmacia), habiéndose
decidido que no se puede coartar su derecho a obtener la asistencia médica que considere más conveniente para lograr el
restablecimiento de su salud, de manera que es inaceptable el argumento de que pudo haber sido atendida en un hospital
gratuito.
Art. 1746. Indemnización por lesiones o incapacidad física o psíquica. En caso de lesiones o incapacidad permanente,
física o psíquica, total o parcial, la indemnización debe ser evaluada mediante la determinación de un capital, de tal modo
que sus rentas cubran la disminución de la aptitud del damnificado para realizar actividades productivas o económicamente
valorables, y que se agote al término del plazo en que razonablemente pudo continuar realizando tales actividades. Se
presumen los gastos médicos, farmacéuticos y por transporte que resultan razonables en función de la índole de las
lesiones o la incapacidad. En el supuesto de incapacidad permanente se debe indemnizar el daño aunque el damnificado
continúe ejerciendo una tarea remunerada. Esta indemnización procede aun cuando otra persona deba prestar alimentos al
damnificado.
Art. 1745. Indemnización por fallecimiento. En caso de muerte, la Indemnización debe consistir en:
a) los gastos necesarios para asistencia (consisten en aquellos que el familiar se ve obligado a realizar para intentar evitar
la muerte del pariente. Comprende por ejemplo la internación, los gastos farmacéuticos) y posterior funeral de la víctima. El
derecho a repetirlos incumbe a quien los paga, aunque sea en razón de una obligación legal;
b) lo necesario para alimentos del cónyuge, del conviviente, de los hijos menores de veintiún años de edad con derecho
alimentario, de los hijos incapaces o con capacidad restringida, aunque no hayan sido declarados tales judicialmente; esta
indemnización procede aun cuando otra persona deba prestar alimentos al damnificado indirecto; el juez, para fijar la
reparación, debe tener en cuenta el tiempo probable de vida de la víctima, sus condiciones personales y las de los
reclamantes;
c) la pérdida de chance de ayuda futura como consecuencia de la muerte de los hijos; este derecho también compete a
quien tenga la guarda del menor fallecido.

B) DAÑOS MATERIALES:

Daño Emergente: es la pérdida sufrida por el acreedor a causa del incumplimiento. Se caracteriza por ser un daño cierto y
actual.-
Lucro cesante: Consiste en las ganancias dejadas de percibir.-
El lucro cesante es una forma de daño patrimonial que consiste en la pérdida de una ganancia legítima o de una utilidad
económica por parte de la víctima o sus familiares como consecuencia del daño, y que ésta se habría producido si el evento
dañoso no se hubiera verificado.-
Beneficio industrial y costos organizativos: Este rubro es invocado cuando demanda un ente estatal, que ha reparado
en los talleres oficiales una cosa suya dañada: se trata de lo que habría debido ganar, si fuera empresario y en general, del
costo de la organización necesaria para montar ese taller. Su reparabilidad ha sido controvertida, pero debe ser aceptada
Bolilla 13 (19-20-21) 2

porque —de otro modo— el responsable se beneficiaría de la actividad organizativa de la víctima en tanto cuanto, si el
trabajo hubiera sido realizado en un taller particular, habría debido pagar tal beneficio industrial al empresario.

C) Daños Uinculados Con El Reclamo Judicial


Gastos judiciales: Las costas integran la indemnización, pues en caso contrario se reduciría lo que debe recibir el
damnificado (C.S.J.N., Fallos, 219:781). Comprenden indudablemente los gastos judiciales.- En caso de contienda judicial
o arbitral, "la responsabilidad por el pago de las costas, incluidos los honorarios profesionales de todo tipo allí
devengados, correspondientes a la primera y única instancia, no excederá del veinticinco por ciento [25%) del
monto de la sentencia, laudo, transacción o instrumento que ponga fin al diferendo
Gastos extrajudiciales: Son también reparbles en cuanto ocasionados por el proceso.-

20 LA REPARABILIDAD DEL DAÑO MORAL: A) Concepto: daño moral como el causado a la persona "molestándole
en su seguridad personal, o en el goce de sus bienes, o hiriendo sus afecciones legítimas.-
El daño moral, que se proyecta sobre derechos subjetivos extrapatrimoniales consiste en el sufrimiento causado como
dolor, o como daño en las afecciones; el daño al honor constituye claro ejemplo de esta última categoría.-

Viabilidad de la reparación: discusión. Tres argumentos


(1) El daño moral sería inconmensurable, esto es, no podría ser medido. La objeción no deja de ser atendible: ¿cuál es la
medida del dolor de una madre por la pérdida de un hijo?
(2) No podría ser compensado, pues el equivalente del dolor es otro dolor. Es el caso, sin embargo, que a partir de las
enseñanzas de IHERING se ha llegado a la conclusión de que el dinero —medida común de los valores económicos— sirve
no sólo para compensar un daño patrimonial (función de equivalencia), sino también para penar o sancionar. Si bien el
dinero no equivale al dolor inferido, su pago puede constituir una sanción para quien causó daño moral.
(3) Se daría lugar a poner precio al dolor, situación evidentemente inmoral: el dolor no puede ser, en ese plano, fuente de
lucro.-

B) Fundamento

Daño y agravio moral: En nuestra doctrina, LUMBÍAS ha sostenido con especial énfasis un distingo esencial entre el daño
y el agravio moral.
El primero constituye un género, y el segundo una especie.
Se considera Agravio Moral, sólo sí tal daño es causado intencionadamente, con dolo. Coherentemente opina que sólo
sería reparable la especie (agravio moral)

Teoría del resarcimiento: Una postura que —según LLAMBÍAS— caería "en un grosero materialismo", entiende que el
daño moral es resarcible; es decir, que el responsable debe su indemnización como un equivalente del daño moral inferido,
de modo que el dinero es dado para que la víctima se procure satisfacciones semejantes en intensidad al sufrimiento
recibido.
Tesis de la sanción ejemplar: Inversamente, este punto de vista entiende que no se trata de resarcir a la víctima del daño
moral, sino de sancionar a quien lo causó.-
Criterio actual: La doctrina nacional predica el carácter resarcitorio (no represivo) de la indemnización del daño moral.-

21) Clausula Penal.- (artículos del 790 al 803 CCCN)


A) La cláusula penal (concepto Altarini) Es un instituto polivalente: proporciona un incentivo para la conducta debida del
deudor, esto es el cumplimiento especifico de su obligación (función compulsiva o estímulativa), y fija de antemano el monto
indemnizatorio para el caso de incumplimiento (función indemnizatoria), sea éste definitivo (cláusula penal compensatoria) o
temporario (cláusula penal moratoria).-
Art. 790.— ≪Concepto≫. La cláusula penal es aquella por la cual una persona, para asegurar el cumplimiento de una obligación, se sujeta a una pena o
multa en caso de retardar o de no ejecutar la obligación.-
Lo cierto es que la cláusula penal es de interpretación restrictiva.
Funciones: La cláusula penal cumple, sustancialmente, dos funciones:
Compulsiva: está prevista "para asegurar" el cumplimiento, está dirigida a castigar una conducta y constriñe
psicológicamente al deudor para el cumplimiento de la obligación principal.
Indemnizatoria. La cláusula penal tiene, además, una función indemnizatoria, que se superpone a la anterior o la desplaza,
y rige aunque no haya perjuicio para el acreedor.-
Clasificación:
(1) Compensatoria, que es debida en caso de inejecución definitiva; y
(2) Moratoria, que juega en el caso de inejecución temporaria.
Caracteres
La cláusula penal presenta los siguientes caracteres:
(1) Es accesoria
(2) Es subsidiaria, lo cual significa que reemplaza a la prestación incumplida
Bolilla 13 (19-20-21) 3

Es condicional, y el hecho condicionante que la supedita es el incumplimiento del deudor.


(4) Es estipulable a favor del acreedor o de un tercero
(5) Es relativamente inmutable
B) Circunstancias de su estipulación
Sujetos: El acreedor de la pena puede ser tanto el acreedor de la obligación principal, como un tercero
Inversamente, su deudor puede ser el deudor de la obligación principal, o un tercero.
Objeto: la cláusula penal sólo puede tener por objeto el pago de una suma de dinero, o cualquiera otra prestación que
pueda ser objeto de las obligaciones".
791 art. ≪Objeto≫. La cláusula penal puede tener por objeto el pago de una suma de dinero, o cualquiera otra prestación
que pueda ser objeto de las obligaciones, bien sea en beneficio del acreedor o de un tercero.

Funcionamiento: La indemnización convenida como cláusula penal es debida desde la demora del deudor, sea que aquélla
actúe como compensatoria o como moratoria.
Cuando se trata de la pena compensatoria el acreedor puede, "a su arbitrio", demandar la ejecución de la obligación
principal, o el pago de la pena.-

Extinción de la pena: La obligación de pagar la cláusula penal se extingue por vía directa, cuando lo debido como pena es
de cumplimiento imposible por caso fortuito.-

C) Comparaciones
Con el seguro: La pena convencional implica una suerte de seguro, proporcionado por el deudor, o por un tercero, que es
asimilable entonces al fiador. Pero ambos institutos difieren porque el seguro cubre exclusivamente el monto del daño,
cuestión que se independiza al ser pactada una cláusula penal; y en tanto el seguro absorbe las virtualidades del caso
fortuito, la cláusula penal — compensatoria—se extingue cuando la obligación principal no puede ser cumplida por caso
fortuito.-
Con los daños: La cláusula penal lleva, como una de sus finalidades, la de enjugar (liquidar) los daños. Cuando no ha sido
pactada una cláusula penal el acreedor tiene que probar cuáles daños están en relación causal significativa con el
incumplimiento, y el deudor debe satisfacer todos los daños que se hallen en esta relación.
Con los intereses punitorios: Los intereses moratorios estipulados en las obligaciones de dar sumas de dinero
representan una cláusula penal moratoria y tienen carácter, entonces, de punitorios.
Con relación a la cláusula penal moratoria típica —que consiste en una suma fija e invariable, cualquiera sea el tiempo de
demora-— los intereses punitorios se distinguen en la proporción cuantitativa y en la proporción temporal (Busso):
cuantitativamente, porque éstos no son debidos como prestación fija, y se los computa según una tasa porcentual en
relación con el monto del capital; y en la proporción temporal porque los intereses se acrecientan gradualmente en tanto
cuanto se demore el pago del capital debido.
Con las cláusulas limitativas de responsabilidad: el acreedor no puede pretender más que el monto de la pena en
concepto de indemnización, por lo cual la cláusula penal opera como una cláusula limitativa de responsabilidad.
No obstante, mientras la cláusula penal determina una indemnización rígida e invariable, la cláusula limitativa fija tan sólo un
máximo a indemnizar, de modo que el deudor puede ser condenado a pagar menos que ese máximo.-
Con la obligación condicional: La deuda de la cláusula penal está supeditada a un hecho condicionante concreto: el
incumplimiento del deudor. Pero esto no significa que la obligación principal esté sujeta a condición alguna, a menos —claro
está— que ella misma sea condicional.
Relaciones con la seña: la seña es penitencial, porque faculta el arrepentimiento de las partes. Tiene, en consecuencia,
función resolutoria del contrato, y el monto de ella sirve como contraprestación por el ejercicio del derecho de arrepentirse.-
Consiguientemente, no corresponde limitar la indemnización al monto de la seña si el contrato no es resuelto por
arrepentimiento sino por culpa del deudor. De esa manera, la seña puede servir para determinar un mínimo indemnizatorio,
y en dicha función se aproxima a la cláusula penal.-

D) Inmutabilidad: en principio, el acreedor no puede alegar útilmente que la pena es insuficiente, ni el deudor se puede
liberar de pagarla arguyendo que excede el efectivo daño irrogado por su incumplimiento.

Presupuestos de reducibilidad de la cláusula penal


(1) Primer presupuesto: la pena desproporcionada. La pena debe ser de "monto desproporcionado".
La desproporción debe ser ponderada a tenor de estas pautas: I) la gravedad de la falta; II) el valor de las prestaciones; y
III) las demás circunstancias del caso.
I) La gravedad de la falta parece aludir la culpa, de lo que cabe extraer que se ha ponderado el sentido de la conducta, el
grado de reproche que merece el incumplidor.
II) El "valor de las prestaciones". Se trata de todo interés legítimo que tenga el acreedor en el cumplimiento de la
obligación por el deudor, sea patrimonial o extrapatrimonial.-
III) Han de ser computadas, asimismo, las "demás circunstancias del caso", lo cual implica notoriamente a la noción de
equidad.
Bolilla 13 (19-20-21) 4

(2) Segundo presupuesto: La lesión subjetiva. La desproporción del monto de la pena no basta por sí para justificar su
reducción judicial. Debe, asimismo, configurar "un abusivo aprovechamiento de la situación del deudor.-
(3) Desproporción sin que haya lesión subjetiva. La idea de lesión subjetiva presupone la explotación de la debilidad o
necesidad ajenas.
No hay explotación, sin embargo, cuando el deudor no está en esa situación subordinada respecto del acreedor y le es
indiferente el monto exorbitante de la cláusula penal porque, de buena fe, piensa cumplir la obligación principal.-

Caracteres de la sanción legal— La lesión está estructurada como un vicio del acto jurídico, y la reducibilidad de la
cláusula penal como un caso de lesión. Consiguientemente, la sanción que corresponde es la nulidad, pues se trata de un
vicio que incide en la formación del acto.
Caso de cumplimiento parcial o irregular: Si el deudor cumple sólo una parte de la obligación, o la cumple de un modo
irregular, o fuera del lugar o del tiempo a que se obligó, y el acreedor la acepta, la pena debe disminuirse
proporcionalmente, y el juez puede arbitrarla si las partes no se conviniesen.-
La reducción queda descartada si ha sido pactado que se debe la pena íntegramente, aunque haya incumplimiento parcial o
irregular.-

Ampliación de ciertas cláusulas penales: procedencia: Se trata de la posibilidad de obtener una indemnización
suplementaria, más allá de la pena.-
Convención de partes. Daños distintos. La indemnización suplementaria es admisible si las partes lo han convenido así, o si
se producen daños distintos de los contemplados al fijar la pena.-
(2) Pena ínfima. Es la que no guarda ninguna relación con el daño.-

(3) Dolo del deudor: Cuando el incumplimiento es doloso deja de regir el impedimento.-
Improcedencia de la ampliación.— La ampliación de la cláusula penal no procede:
Principio; la inmutabilidad. La regla es la inmutabilidad de la pena, pues "el acreedor no tendrá derecho a otra
indemnización, aunque pruebe que la pena no es indemnización suficiente.

(2) Quid de la aplicabilidad de la teoría de las obligaciones de valor: Se ha discutido si la cláusula penal importa una
obligación de valor, esto es, si se puede pasar por alto la inmutabilidad de la pena y reajustar, según las oscilaciones del
poder adquisitivo de la moneda, la cantidad tarifada como indemnización convencional.

E) Carácter accesorio

Principio: La cláusula penal es accesoria (rige el principio accesorium suum sequitur principali)
Consiguientemente, la nulidad de la obligación principal implica la invalidez dé la pena y la extinción de aquélla arrastra la
de ésta aunque no a la inversa.

Excepciones: No obstante, esa regla tiene excepciones:


(1) Si la pena garantiza a una obligación natural, caso en el cual la obligación principal (natural) es inexigible, pero se puede
ejecutar la cláusula penal con lo cual ésta tiene mayor energía que aquélla.
(2) En el caso de acceder a contratos de objeto inexistente, o al de compraventa civil de cosa ajena Tales contratos son
inválidos pero el acreedor tiene derecho a reclamar la cláusula penal a manera de indemnización, claro está, si no opta por
sostener la nulidad del acto, caso en el cual una pretensión sería incompatible con la otra.

Seudoexcepciones: Son excepciones falsas, aparentes o impropias a dicho principio:


(1) Las cláusulas penales en contratos por terceros
(2) Las cláusulas penales en contratos a favor de terceros

F) Carácter subsidiario
En principio la cláusula penal es subsidiaria del cumplimiento de la obligación principal, pues entra a jugar en lugar de ésta

Excepciones: No obstante, dicho principio tiene estas excepciones:


(1) Si se trata de una pena moratoria
(2) Si las partes convinieron que el pago de la pena no extinguiría la obligación principal

La cláusula penal moratoria es susceptible de ser acumulada:


(1) Al cumplimiento, o a la ejecución específica, de la obligación principal;
(2) A la cláusula penal compensatoria que se haya pactado; o
(3) A la indemnización del daño compensatorio que sea fijada, en caso de no haberse previsto una pena compensatoria.-

G) Pluralidad De Sujetos
Bolilla 13 (19-20-21) 5

Art. 799. — ≪Divisibilidad≫. Sea divisible o indivisible la obligación principal, cada uno de los codeudores o de los
herederos del deudor no incurre en la pena sino en proporción de su parte, siempre que sea divisible la obligación de la
cláusula penal.
Obligaciones divisibles: Cuando la obligación principal es divisible, cada uno de los deudores sólo queda obligado "en
proporción de su parte, siempre que sea divisible la obligación de la cláusula penal" Ejemplo Si B, C y D deben 3 toneladas
de trigo a A, y aseguran su cumplimiento con una pena de $ 3.000, cada uno de ellos sólo queda obligado ai pago de
$ 1.000 en tal concepto.-
Obligaciones Indivisibles: Art. 800.— ≪Indivisibilidad≫. Si la obligación de la cláusula penal es indivisible, o si es
solidaria aunque divisible, cada uno de los codeudores, o de los coherederos del deudor, queda obligado a satisfacer la
pena entera.
Obligaciones solidarias: Si la obligación principal es solidaria, la pena es debida solidariamente por todos los deudores, y
a favor de cualquiera de los acreedores. Lo mismo ocurre cuando la solidaridad corresponde a la pena es decir: la deben
por entero, cualquiera sea la naturaleza de la prestación correspondiente a la obligación principal, los deudores que no han
cumplido su parte en ésta.

Recurso: Puede ocurrir que alguno de los codeudores de la cláusula penal pague más que lo que le corresponde. Por
ejemplo, si la pena es divisible, y la obligación principal es simplemente mancomunada (no solidaria), y uno de los
codeudores paga el total de aquélla cuando habría debido cubrir únicamente su cuota.
En tal situación se abre una acción de recurso.-
La solución es semejante cuando, inversamente, uno de los acreedores percibe el total de la pena que, en realidad, habría
tenido que compartir con sus demás compañeros.