Вы находитесь на странице: 1из 700

Página

1
AVISO

Grupo Leyendas Oscuras | 3


Esta traducción fue realizada por un grupo de personas que de manera
altruista y sin ningún ánimo de lucro dedica su tiempo a traducir, corregir y
diseñar de fantásticos escritores. Nuestra única intención es darlos a conocer a
nivel internacional y entre la gente de habla hispana, animando siempre a los
lectores a comprarlos en físico para apoyar a sus autores favoritos.

El siguiente material no pertenece a ninguna editorial, y al estar realizado


por aficionados y amantes de la literatura puede contener errores. Esperamos
que disfrute de la lectura.
INDICE

Sinopsis ....................................................................................................................... 7

Grupo Leyendas Oscuras | 4


Prólogo........................................................................................................................ 8

Capítulo 1 ................................................................................................................. 13

Capítulo 2 ................................................................................................................. 32

Capítulo 3 ................................................................................................................. 45

Capítulo 4 ................................................................................................................. 62

Capítulo 5 ................................................................................................................. 74

Capítulo 6 ................................................................................................................. 94

Capítulo 7 ............................................................................................................... 105

Capítulo 8 ............................................................................................................... 113

Capítulo 9 ............................................................................................................... 123

Capítulo 10 ............................................................................................................. 132

Capítulo 11 ............................................................................................................. 145

Capítulo 12 ............................................................................................................. 157

Capítulo 13 ............................................................................................................. 169

Capítulo 14 ............................................................................................................. 188

Capítulo 15 ............................................................................................................. 195


Capítulo 16 ............................................................................................................. 219

Capítulo 17 ............................................................................................................. 229

Capítulo 18 ............................................................................................................. 244

Capítulo 19 ............................................................................................................. 248

Capítulo 20 ............................................................................................................. 258

Capítulo 21 ............................................................................................................. 264

Capítulo 22 ............................................................................................................. 271

Capítulo 23 ............................................................................................................. 277

Capítulo 24 ............................................................................................................. 288

Grupo Leyendas Oscuras | 5


Capítulo 25 ............................................................................................................. 300

Capítulo 26 ............................................................................................................. 313

Capítulo 27 ............................................................................................................. 330

Capítulo 28 ............................................................................................................. 338

Capítulo 29 ............................................................................................................. 350

Capítulo 30 ............................................................................................................. 365

Capítulo 31 ............................................................................................................. 387

Capítulo 32 ............................................................................................................. 394

Capítulo 33 ............................................................................................................. 421

Capítulo 34 ............................................................................................................. 430

Capítulo 35 ............................................................................................................. 440

Capítulo 36 ............................................................................................................. 451

Capítulo 37 ............................................................................................................. 458

Capítulo 38 ............................................................................................................. 477

Capítulo 39 ............................................................................................................. 490

Capítulo 40 ............................................................................................................. 498


Capítulo 41 ............................................................................................................. 511

Capítulo 42 ............................................................................................................. 523

Capítulo 43 ............................................................................................................. 535

Capítulo 44 ............................................................................................................. 549

Capítulo 45 ............................................................................................................. 568

Capítulo 46 ............................................................................................................. 584

Capitulo 47 ............................................................................................................. 608

Capítulo 48 ............................................................................................................. 625

Capítulo 49 ............................................................................................................. 648

Grupo Leyendas Oscuras | 6


Capítulo 50 ............................................................................................................. 663

Capítulo 51 ............................................................................................................. 688

Sobre la Autora ...................................................................................................... 698

Saga Sempre ........................................................................................................... 699


SINOPSIS
Haven Antonelli y Carmine DeMarco tuvieron infancias vastamente

Grupo Leyendas Oscuras | 7


diferentes. Haven, una esclava de segunda generación, creció aislada en medio
del desierto, sus días llenos de duro trabajo y aterrador abuso. Carmine, nacido
en una rica familia mafiosa, vivió una vida de privilegio, sin tener que
responder nunca por lo que hacía.

Ambos ahora a los diecisiete años, un giro del destino causa que sus mundos
colisionen haciéndoles preguntarse todo en lo que siempre han creído.
Enredados en una red de mentiras y secretos, aprenden que mientras las
diferencias están en la superficie, tienen más en común de lo que cualquiera
pensaría..
PRÓLOGO
PROLOGO

Grupo Leyendas Oscuras | 8


Blackburn, California.

Los edificios estaban en ruinas, décadas de seco clima desértico tomando su


peaje en el exterior. Esto había comenzado como un ayuntamiento, de vuelta
cuando las compañías mineras aún tenían una inversión en la tierra, pero esos
tiempos hacía mucho tiempo que habían pasado. Ahora estaba de pies solo,
marchitándose en la oscuridad de la noche —el único recordatorio perdurable
de que el área una vez había sido próspera.

Lo que había sido un lugar de reunión ahora soportaba otro tipo de


reuniones, una más siniestra de la que Haven de siete años era aún ignorante.
Sus piernas temblorosas y su estómago revuelto cuando siguió a su maestro al
interior del edificio, quedándose detrás, pero haciendo su mejor esfuerzo para
no pisar la parte de atrás de sus brillantes zapatos negros.

Caminaron por un oscuro y estrecho pasillo, pasando a unos pocos hombres


a lo largo del camino. Haven mantuvo su mirada en el suelo, el sonido de sus
voces cuando saludaban a su maestro envió escalofríos de miedo bajando por
su espalda. Esos eran hombres nuevos, extraños, gente que ella no había sabido
que existían hasta entonces.
Él la guió a través de una puerta al final del pasillo, y lo que les saludó allí la
hizo parar en su recorrido. El rancio olor del sudor y a moho penetraba en la
sala, el pesado humo del tabaco quemaba su nariz. Una masa de hombres
estaba de pies alrededor, hablando en alto, cuando el sonido del grito se hizo
eco en las paredes y golpeó a la niña como un tren de carga en su pecho. Ella
jadeó, su corazón se aceleró cuando sus ojos se atrevieron a mirar alrededor
buscando la fuente del dolor, pero no pudo ver pasado el mar de cuerpos.

Su maestro la agarró, forzándola a ir delante de él. Ella se encogió cuando


sus manos agarraron sus hombros, y caminó otra vez a su orden. La multitud se
separó para ellos, dándoles a los dos un camino limpio, y Haven
obedientemente hizo su camino hacia la parte delantera. Podía sentir a los
hombres mirando, sus ojos como láser que quemaban profundo, haciendo que

Grupo Leyendas Oscuras | 9


su sangre hirviera cuando su cara se puso roja brillante.

En la parte delantera de la sala, en un pequeño escenario, unas pocas jóvenes


chicas arrodilladas en una línea. Etiquetas clavadas en sus ropas harapientas,
un número garabateado con un rotulador negro. Haven se quedó de pies tan
tranquila como era posible, intentando ignorar el áspero tacto de su maestro, y
observó como la multitud tiraba dinero alrededor. Una por una las chicas
fueron llevadas a la parte delantera y subastadas para el postor más alto, las
lágrimas manchaban sus mejillas cuando los hombres las arrastraban lejos.

—¡Frankie!

Haven se giró por el sonido del nombre de su maestro y retrocedió del


hombre que se acercaba. Su cara era como cuero cortado y retorcido con
cicatrices, sus ojos un hoyo ennegrecido de carbón. En su mente aterrada, pensó
que él era un monstruo.

Frankie tensó su agarre en la chica, manteniéndola en el lugar cuando él


saludó al hombre.

—Carlo.

—Veo que has traído a la niña contigo —dijo Carlo—. ¿Vas a deshacerte de
ella? Porque si es así...
Frankie le interrumpió antes de que él pudiera terminar.

—No, solo pensaba que la haría algún bien ver a su propia especie.

Su propia especie. Las palabras fascinaron a Haven. Ella volvió a mirar a la


plataforma cuando una nueva chica fue sacada, una adolescente que parecía
como si hubiera estado en una pelea con un par de tijeras. Docenas de agujeros
punteaban sus ropas, y su pelo rubio estaba caprichosamente picado en un
corte de pelo estilo duende. Estaba amordazada y engrilletada, el número 33
fijado en su camisa.

Haven se preguntó —¿era como ella? ¿Podían ser iguales?

Número 33 luchó cuando el hombre agarró su brazo, resistiéndose más que

Grupo Leyendas Oscuras | 10


las otras. En un milisegundo cambió todo cuando se alejó, el metal atado en sus
tobillos hacía difícil escapar. Saltó de la parte delantera del escenario y se las
arregló para mantenerse de pies, avanzando hacia la multitud.

El caos explotó como un volcán, de repente y violento. Los hombres gritaron,


y Haven mantuvo su respiración cuando Frankie reaccionó, su movimiento
fluido cuando alcanzó su abrigo y sacó una pistola. Un disparo explotó justo al
lado de Haven, y se sobresaltó, sorprendida, sus oídos sonando por el repentino
bang. Número 33 cayó, la bala desgarró a través de su frente y salpicó el vestido
azul vaquero de Haven con sangre fresca.

Hiperventilando, el pecho de Haven dolorosamente jadeó cuando miró al


cuerpo en el suelo a sus pies descalzos. La sangre se derramaba de la herida,
empapando la agrietada madera y pintando su pelo de un profundo tono de
rojo. Sus ojos azules hielo permanecieron abiertos, aburridos en Haven como si
pudieran ver a través de su piel.

Frankie devolvió la pistola a su abrigo y se inclinó al nivel de Haven. Ella


intentó alejarse de la matanza, pero él agarró la parte de atrás de su cuello y la
forzó a mirar a Número 33.

—Esto es lo que ocurre cuando la gente olvida su lugar —dijo él, su voz tan
fría como los ojos muertos que estaba mirando—. Recuerda eso.
Se quedó de pies, volviendo a su anterior posición cuando agarró sus
hombros. La audiencia continuó como si nada hubiera ocurrido —como si el
cuerpo de una chica inocente no estuviera expuesto delante de todos ellos.
Número 33 estaba tumbada sin vida en el suelo, y nadie en la sala parecía darla
un segundo pensamiento.

Nadie, eso es, excepto Haven. La visión la perseguiría para siempre.

Grupo Leyendas Oscuras | 11


DIEz

ANOs

DEsPuEs...

Grupo Leyendas Oscuras | 12


CAPÍTULO 1

Grupo Leyendas Oscuras | 13


El calor, el aire seco quemaba el pecho de Haven. Ella jadeó, luchando por
respirar, cuando el polvo provocado por el frenético movimiento de sus pies la
hacía difícil ver. No era como si eso ayudara de todas formas, considerando que
estaba negro como boca de lobo y no tenía ni idea de dónde estaba. Todo
parecía igual en todas las direcciones, nada excepto el vasto desierto alrededor.

Sus pies se sentían como si estuvieran en llamas cuando cada músculo en su


cuerpo gritaba para que parase. Se hacía más y más duro continuar con cada
paso, su fuerza deteriorándose cuando su adrenalina cayó. Un alto bang sonó,
sus pasos flaquearon cuando se balanceó en la dirección del ruido,
distinguiendo un débil brillo de luz en la distancia. Una casa.

Corrió hacia ella, intentando gritar por ayuda pero ningún sonido escapó de
su garganta. Su cuerpo se estaba revolviendo contra ella, fallando cuando más
lo necesitaba. La luz se hizo más brillante cuando más corrió hasta que todo lo
que vio fue un destello de blanco. Ciega, trastabilló y cayó en el suelo, el dolor
corría a través suyo en olas cuando la luz que la rodeaba ardió completamente.
El sótano estaba oscuro y húmedo, la única salida un conjunto de puertas de
metal cerradas con pesadas cadenas. Sin ventanas, era sofocante, el aire estaba
contaminado con el hedor del alcantarillado. La sangre seca teñía el hormigón
del suelo como viejas salpicaduras de pintura roja, un grotesco lienzo de
miseria prolongada.

Haven estaba tumbada en la esquina, su débil cuerpo inmóvil, excepto por la


sutil caída y levantamiento de su pecho. Su largo pelo marrón, normalmente de
alguna manera encrespado, estaba tan apelmazado que parecía la mitad de su
verdadera longitud. Para los estándares de la sociedad, era tan enfermiza como
ellos querían. Sobresalientes clavículas y miembros como alas, sus costillas
podían ser contadas a través de los moratones y la piel con sangre seca. Pensaba
en sí misma como bastante saludable. Había visto a gente peor que ella antes.

Grupo Leyendas Oscuras | 14


El día había comenzado como cualquier otro. Haven se despertó al amanecer
y pasó la mayor parte de la mañana limpiando. Por la tarde pasó algo del
tiempo con su madre, las dos sentadas contra el lado de la vieja casa de madera.
Ninguna habló cuando el sonido de la televisión se filtró por una ventana
abierta sobre ellas. Las noticias hablaban que un huracán se había producido en
el sur y una guerra se movía en Irak, el significado de ambos se perdía para
Haven.

Su madre dijo que escuchar era una pérdida de tiempo, porque su trozo del
mundo apenas era un parpadeo en el gran radar, pero Haven no podía evitarlo.
Las noticias de las cinco en punto era la parte más memorable de su día.
Necesitaba sentirse como si fuera real, que algo —o alguien— con el que había
contactado aún existiera allí fuera en el mundo, en alguna parte.

Los gritos comenzaron en el interior de la casa, interrumpiendo las noticias


cuando la pelea trasladó su camino al salón. Haven se puso de pies, sin querer
ser atrapada espiando, cuando oyó algo que paraba en su recorrido.

—¡Quiero que la chica se vaya!

—¡Lo sé, Katrina! ¡Estoy trabajando en ello!


—¡No lo suficientemente duro! —Katrina era la señora de la casa, una mujer
severa con el pelo negro corto y rasgos retorcidamente puntiagudos—.
¡Deshazte de ella ya!

Deshazte de ella ya. Las palabras sofocaron a Haven. La pelea se trasladó


desde el salón escaleras arriba una vez más, sus voces cayendo en un tenso
silencio que aumentó.

Estaba en serios problemas.

—El mundo es un lugar aterrador —susurró su madre—. Hay gente que te


haría daño. Ellos te harán cosas, cosas enfermizas... el tipo de cosas que espero
que nunca conozcas. Y te engañarán. Te mentirán. Tienes que estar vigilante
todo el tiempo, pequeña.

Grupo Leyendas Oscuras | 15


A Haven no le gustaba a dónde iba la conversación.

—¿Por qué me estás diciendo esto?

—Porque necesitas saberlo —dijo ella—. Tienes que huir.

Haven la miró incrédula.

—¿Huir?

—Sí, esta noche. Hay más para vivir que esto, y tengo miedo de lo que
ocurrirá si te quedas.

—Pero no puedo huir, mamá. ¡Ni siquiera sé qué hay ahí fuera!

—Ahí fuera hay gente que puede ayudarte.

Las lágrimas se formaron en los ojos de Haven.

—No puedo dejarte.

—Es la única manera —dijo ella—. Tienes que irte de aquí, encontrar a
alguien y decirles quién eres. Ellos...
—¿Salvarte? —preguntó Haven, terminando su afirmación—. ¿Ellos vendrán
aquí?

—Quizás. —Había una chispa de algo en su expresión. ¿Esperanza?

—Entonces lo haré —dijo Haven—, por ti.

Después de medianoche, cuando Haven creía que nadie la buscaría hasta el


amanecer, tranquilamente se fue a hurtadillas. Corrió hacia el mundo fuera del
rancho, determinada a encontrar ayuda para que nunca tuviera que volver.

En un estado de vigilia en el húmedo sótano, se dio cuenta que había


fracasado.

Un ruido metálico sacudió despierta a Haven, una cegadora luz la asaltaba.

Grupo Leyendas Oscuras | 16


Encogiéndose, notó que las puertas se abrían y alguien estaba de pies a pocos
pasos de distancia. Un hombre con la piel oliva se acercó, su pelo oscuro
resbaladizo hacia atrás en su cabeza. Llevaba pantalones negros y una camisa
blanca de botones, las mangas enrolladas hasta sus codos. Haven jadeó por la
pistola plateada enfundada en su cinturón.

Su voz cascada.

—¿Eres la policía?

El hombre se arrodilló a su lado, dejando una pequeña bolsa negra en el


suelo. No respondió la pregunta, pero le dió una divertida sonrisa cuando
presionó su gran palma en su frente.

Haven cerró sus somnolientos ojos y se perdió en el silencio hasta que el


hombre habló finalmente. Ella abrió sus ojos otra vez, sorprendida por su tono
gentil, pero retrocediendo cuando encontró una mirada hostil.

Detrás del extraño había alguien de pies que conocía bien. Michael, o Maestro
como prefería ser llamado, la miraba con sus ojos oscuros, lo blanco amarillo.
Su labio estaba curvado en una burla, su pelo tieso grisáceo alrededor de los
oídos.
—Relájate, niña —dijo el extraño—. Todo estará bien.

Ella le miró, preguntándose si podía creer eso, y poniéndose rígida cuando


notó que él había sacado una aguja de su bolso. Ella lloriqueó, intentando
alejarse, pero él la agarró y la pinchó en su omoplato.

—No voy hacerte daño —dijo él, soltándola y entregando la ofensiva


pequeña arma a Michael—. Solo estoy intentando ayudar.

—¿Ayuda? —Su madre la había dicho que la gente allí fuera ayudaría, pero
también la había advertido que algunos de ellos mentirían. Haven no estaba
segura en cual grupo caía este hombre, pero se inclinó hacia delante después.

—Sí, ayuda. —El hombre se puso de pies—. Necesitas descansar. Guarda tu

Grupo Leyendas Oscuras | 17


energía.

Él se alejó, y su maestro le siguió sin decir una palabra. Haven se quedó allí
tumbada, demasiado cansada para que tuviera sentido, y sus ojos comenzaron a
cerrarse cuando oyó sus voces en la distancia.

—¡Se ve horrible! —gritó el hombre, todo rastro de amabilidad se fue—.


¿Cómo demonios pudiste dejar que ocurriera esto?

—No quería esto —dijo Michael—. ¡No sabía que la chica intentaría huir!

—¡Esto comenzó antes de ayer, Antonelli, y lo sabes! ¡Deberías haber estado


vigilándola!

—Lo sé. Lo siento.

—Deberías hacerlo. —Haven comenzó a deslizarse lejos, pero antes de


dormir captó, lo que el hombre dijo—: Te daré lo que quieras por ella, pero que
sepas que no estoy feliz por esto. Después de todo.
Haven despertó después, aún en el suelo de hormigón. Cada pulgada de ella
dolía, e hizo una mueca cuando luchó por sentarse. Una garganta se aclaró
cerca, el extraño otra vez estaba de pies en el sótano con ella.

—¿Cómo te sientes?

Ella se abrazó con sus brazos protectoramente cuando él se movió hacia ella.

—Bien.

Su voz era tranquila pero firme.

—La verdad.

—Dolorida —admitió ella a regañadientes—. Me duele la cabeza.

Grupo Leyendas Oscuras | 18


—No me sorprende. —Él se arrodilló y levantó la mano hacia ella, el
movimiento la hizo encogerse—. No voy a golpearte, niña.

Él sintió su frente y agarró su barbilla, inspeccionando su cara.

—¿Sabes quién soy? —Ella sacudió su cabeza, aunque algo en él la golpeó


como familiar. Creía haberle visto desde la distancia antes, uno de los visitantes
de los que se había mantenido alejada durante los años—. Soy el Dr. Vincent
DeMarco.

—¿Doctor? —Ellos nunca habían mencionado atención médica antes, incluso


para los problemas más severos.

—Sí, soy médico —dijo él—, pero también soy un asociado de los Antonelli.
Llegué después de que te perdieras. Sufriste una contusión menor, y estás
deshidratada, pero no hay daño permanente que pueda ver. Tienes suerte de
que fueras encontrada. Podrías haber muerto allí fuera.

Un sentimiento de hundimiento se estableció en el hueco del estómago de


Haven, una pequeña parte de ella deseaba haberlo hecho. Tenía que ser mejor
que ser asesinada a manos de un monstruo.

Dr. DeMarco miró su reloj.


—¿Crees que puedes caminar? Deberíamos irnos pronto.

—¿Nosotros?

—Sí, vas a quedarte conmigo ahora.

Ella sacudió su cabeza, encogiéndose cuando el dolor se intensificó.

—No puedo dejar a mi madre. ¡Ella me necesita!

—Quizás deberías haber pensado en eso antes de huir.

Ella intentó explicarse, sus palabras flojas.

—Ellos iban a matarme. No tuve elección.

Grupo Leyendas Oscuras | 19


—Siempre tienes elección, niña —dijo él—. De hecho, tienes una ahora
mismo.

—¿Me está dando a elegir?

—Por supuesto que lo hago. Puedes venir conmigo.

—¿O?

Él se encogió de hombros.

—O quedarte aquí, y me iré sin ti. Pero antes de que decidas, te diré algo.
Huiste porque creías que iban a matarte. ¿Qué crees que te harán ahora?

Ella miró a sus pies embarrados de polvo.

—¿Así que o voy con usted o muero? ¿Qué tipo de elección es esa?

—Una que supongo no te gustará tomar —dijo él—, pero es una elección, no
obstante.

El tenso silencio progresó entre ellos. A Haven no le gustaba este hombre


manipulador.

—¿Qué quiere de mí?


Ella estaba acostumbrada a ser castigada por hablar fuera de turno, pero no
tenía nada que perder. ¿Qué la haría, matarla?

—Nunca dije que te quisiera, pero soy un hombre ocupado. Puedo usar a
alguien para cocinar y limpiar.

—¿No puede pagar a alguien? —Ella se arrepintió por la pregunta


inmediatamente y retrocedió—. Al menos sería legal. Creo que esto es ilegal.
¿No lo es?

Ciertamente, no estaba segura.

—Supongo que técnicamente lo es, pero...

Antes de que él pudiera terminar, los gritos sonaron sobre ellos en la casa.

Grupo Leyendas Oscuras | 20


Haven se encogió por el fuerte golpe y los sorprendidos gritos, las lágrimas
escocían en sus ojos cuando se dio cuenta que Michael estaba haciendo daño a
su madre.

Dr. DeMarco suspiró.

—Mira, no voy a esperar toda la noche esperándote. Si no quieres mi ayuda,


que así sea. Quédate aquí y muere.

El hombre se puso de pies para irse. Haven se puso de pies, murmurando:

—¿Por qué yo? —Quería creer que había un punto para todo esto, pero ya no
estaba segura.

Él dio una ligera sacudida de cabeza.

—Desearía saberlo.

Las plantas de los pies de Haven quemaban cuando Dr. DeMarco la guió
fuera del sótano.
—No voy a perseguirte si corres —dijo él, riendo amargamente cuando sus
aterrados ojos se clavaron en su pistola—. No te dispararé tampoco.

—¿No lo hará?

—No —dijo él—. Dispararé a tu madre en su lugar.

Ella jadeó cuando él soltó su brazo.

—¡Por favor no la haga daño!

—Quédate dónde estás y no tendré que hacerlo —dijo él alejándose.

Aunque sus piernas estaban débiles y se sentía mareada, Haven se negó a


moverse una pulgada cuando él desapareció dentro de la casa. El cielo brillaba

Grupo Leyendas Oscuras | 21


naranja cuando el sol bajaba más allá del horizonte, lanzando sombras
distorsionadas a lo largo del suelo delante suyo. No sabía qué día era, no tenía
pruebas de cuánto tiempo había pasado. Escaneó lo que podía ver de la
propiedad, buscando alguna señal de su madre. Quería llamarla, encontrarla.
Quería preguntar qué tenía que hacer supuestamente.

Pero su madre nunca apareció. El sol desapareció, y saliendo de la oscuridad


salió Dr. DeMarco otra vez. No la miró cuando abrió una puerta hacia un coche
negro.

—Hora de irse.

Tímidamente, Haven se deslizó en el rígido asiento del pasajero y miró


alrededor cuando él cerró la puerta. El duro hedor del cuero fresco en el espacio
confinado la hizo sentir como si un peso estuviera presionando en su pecho.
Tenía problemas para respirar, luchando por permanecer tranquila cuando él
subió a su lado. Dr. DeMarco frunció el ceño cuando alcanzó el asiento trasero
por su bolsa. Sacó una jeringuilla y la clavó en ella sin una palabra.

La oscuridad llegó otra vez.


La pequeña carretera cortaba a través del denso bosque, las líneas pintadas
tan descoloridas que parecían hechas por un coche. Una nueva carretera
desviaba el tráfico del área, así que la única gente que navegaba por allí eran los
locales y esos quienes perdían su camino. Haven estaba tumbada sobre el
asiento del pasajero de un coche, atontada cuando observó los árboles azotando
en la oscuridad. Se giró desde la ventanilla, luchando con las náuseas. Sus ojos
encontraron el reloj en el salpicadero, los números brillando veinte menos
cuarto.

Había estado desmayada durante horas.

—No quería sedarte durante tanto tiempo —dijo Dr. DeMarco, notando su
movimiento—. Dormiste todo el vuelo.

Grupo Leyendas Oscuras | 22


—¿En un avión? —Él asintió. Era su primera vez incluso estar cerca de un
avión. No estaba segura de sí se alegraba por eso o si estaba desilusionada por
habérselo perdido—. ¿Dónde estamos ahora?

—Casi en casa.

Casa. Haven no sabía qué significaba eso.

—Antes de que lleguemos allí, quiero dejar algo claro —dijo DeMarco—. Vas
a tener alguna normalidad viviendo con nosotros, pero no confundas mi
amabilidad con debilidad. Espero tu lealtad, y si traicionas mi confianza de
alguna manera, habrá consecuencias. Tanto como recuerdes eso, no tendremos
ningún problema. —Él paró—. Quiero que estés cómoda con nosotros, así que
puedes hablar libremente tanto como seas respetuosa.

—Nunca le ofendería, señor.

—Nunca digas nunca. Algunas veces no nos damos cuenta cuando estamos
siendo irrespetuosos. —Haven se preguntó qué quería decir con eso, pero él no
se explicó—. ¿Tienes algunas preguntas?

—Dijo ‘nosotros’. ¿Tiene familia?

—La tengo. Tengo dos hijos, edades dieciocho y diecisiete años.


—Oh. —Ella estaba en el borde del pánico. No había estado rodeada de tanta
gente de su edad y nunca había tenido ningún contacto con chicos adolescentes.
Estudiándole, notó la plana banda dorada que brillaba bajo la luz de la luna en
su mano izquierda. Casado—. ¿Y su esposa, señor? ¿Su madre?

En el momento que la pregunta salió por sus labios, el comportamiento de


Dr. DeMarco cambió. Su postura se tensó y su mandíbula se apretó cuando él
miró de frente, su pie presionando más fuerte en el pedal del acelerador.
Agarraba el volante tan tensamente que sus nudillos se pusieron blancos como
el hueso, cesando la conversación.

Tanto por hablar libremente.

El coche salió del pavimento y bajó por un camino lleno de baches que

Grupo Leyendas Oscuras | 23


cortaba a través de los densos árboles. Llegaron a un claro, y Haven miró
boquiabierta a la casa que llegó a la vista. La vieja casa de plantación tenía tres
pisos de alto, con columnas abarcando la altura de la estructura. La pintura
blanca estaba descolorida, el tono pastel del exterior un gris apagado. Un largo
porche envolvía el primer piso, con rosas más pequeñas recorriendo la longitud
del segundo y el tercero.

Dr. DeMarco aparcó entre el coche negro más pequeño y uno plateado, y
Haven salió precavidamente, asimilando sus alrededores. Todo lo que podía
ver en la oscuridad más allá era árboles, mientras que la luz de un porche hacía
que la graba fuera débilmente visible debajo de sus pies. Dr. DeMarco agarró su
equipaje antes de dirigirse hacia la puerta delantera, y ella cojeó detrás con las
manos vacías, sin tener nada propio para llevar. Nunca había tenido mucho,
todas sus ropas harapientas usadas que había dejado atrás sin elección.

Después de subir al porche, Dr. DeMarco presionó su dedo en un pequeño


panel en un teclado rectangular. Este pitó antes de que él abriera la puerta.
Haven entró en la casa, parando cuando él cerró la puerta y golpeó algo en un
teclado idéntico en el interior.

Una luz verde destelló cuando la cerradura hizo clic en su lugar, asegurando
la puerta automáticamente.
—Está conectado a un ordenador en red —explicó Dr. DeMarco—. La casa es
impenetrable, el cristal a prueba de balas y las ventanas están clavadas.
Necesitas un código o huella dactilar autorizada para salir o entrar.

—¿Qué ocurre si hay un fallo de energía, señor?

—Hay un generador de apoyo.

—¿Y si el generador no funciona?

—Entonces supongo que te quedarás encerrada dentro hasta que la energía


sea restaurada.

—¿Tendré un código?

Grupo Leyendas Oscuras | 24


—Quizás algún día, cuando sienta que puedo confiarte uno —dijo él—.
Después de lo que ocasionaste en Blackburn, estoy seguro que puedes
comprender mi posición. Estoy más cercano a la civilización que ellos.

Ella no podía comprender su posición, se negaba a intentarlo.

—¿Qué ocurre si hay una emergencia?

—Hay maneras alrededor del sistema, pero no preveo ninguna situación que
requiera que sepas esos trucos.

—Pero, ¿y si hay un incendio y necesito salir?

Dr. DeMarco la miró.

—Eres astuta, ¿verdad? —Antes de que ella pudiera responder, él se giró y se


alejó—. Te mostraré los alrededores.

Justo delante de ellos estaba la sala familiar, con varios sofás y una televisión
en una de las paredes. Una chimenea estaba metida en la parte de atrás al lado
de un piano, el suelo de madera brillaba por el brillo de la luna derramándose a
través de las grandes ventanas. A la izquierda había una cocina llena con
electrodomésticos de acero inoxidable, una isla en el centro con cacerolas y ollas
colgando por encima. El comedor detrás con la mesa más grande que Haven
había visto nunca, lo bastante grande para acomodar a catorce. Se preguntaba
cuan a menudo todos esos asientos eran tomados, incapaz de imaginarse
cocinando para tanta gente. A la derecha había un cuarto de baño y una
lavandería, también como una oficina metida debajo del hueco de las escaleras.

El segundo piso pertenecía a Dr. DeMarco —un dormitorio y un cuarto de


baño, junto con otra oficina y una sala extra. Algunas de las puertas tenían
teclados a su lado, una señal de que Haven no entraría en esas habitaciones.

Ellos continuaron hacia el tercer piso, las escaleras terminaban en un largo


espacio abierto. Una ventana alineada en la pared del fondo, delante de esta
había una mesa con dos sillas lujosas grises. Las otras tres paredes tenían
puertas que dirigían a dormitorios, pero el área en sí misma estaba llena de

Grupo Leyendas Oscuras | 25


librerías. Cientos de libros polvorientos se alineaban en las estanterías. Haven
miró con sorpresa, nunca había soñado ver tantos antes.

—Nuestra librería —dijo Dr. DeMarco—. No tiene mucho uso y me imagino


que no lo tendrá, considerando que Antonelli dijo que no podías leer.

Haven podía sentir sus ojos en ella, pero permaneció tranquila y no encontró
su mirada.

Una puerta se abrió cerca y un chico salió de uno de los dormitorios. Él era
alto y desgarbado, con el pelo marrón desgreñado. Dr. DeMarco se giró hacia él.

—Dominic, esta es, uh... Ella va a quedarse aquí.

Dominic la miró con curiosidad.

—Hey.

—Hola, señor —dijo ella, su voz temblorosa.

Su risa se hizo eco a través del espacio.

—Oh, no hagas eso. Solo llámame Dom.

Dom se dirigió escaleras abajo cuando Dr. DeMarco la guió a través de la


librería, pasando la puerta del medio sin una palabra y parando en la última.
—Aquí es dónde dormirás. Entra. Yo volveré.

Haven dudosamente entró. El mobiliario, las cortinas, y la alfombra eran


todas planas, todo un blanco apagado con polvo en la madera. La mayoría de
las casas tenían el mismo efecto, las paredes vacías y las habitaciones
despejadas. No había cuadros y ningún chisme, nada para mantener algún
valor sentimental. Nada para darla alguna idea de con qué tipo de personas
estaba tratando.

Ella aún estaba de pies justo en la puerta cuando Dr. DeMarco volvió con un
montón de ropas.

—Te quedarán grandes, pero al menos están limpias.

Grupo Leyendas Oscuras | 26


Ella las tomó.

—Gracias, señor.

—Eres bienvenida —dijo él—. Aséate y siéntete como en casa. Esta es tu casa
ahora, también.

Él lo había dicho otra vez. Casa. Ella había vivido con los Antonelli toda su
vida y nunca había oído referirse a ella como casa.

Dr. DeMarco se alejó pero paró después de unos pocos pasos.

—Oh, y sírvete lo que quieras en la cocina si tienes hambre, pero no intentes


quemar mi casa. Hacerlo no te conseguirá un código más rápido. Te dejaré
quemarte hasta la muerte antes de dejarte ser más astuta que yo.

Haven recorrió su mano a lo largo del edredón acolchado. Nunca había


tenido una cama antes, mucho menos un dormitorio propio. Sus noches en
Blackburn las había pasado en los estables, en una caseta en la parte de atrás en
un colchón desgastado con algunos de los muelles expuestos. La temperatura
era cómoda allí por la noche, así que no había tenido que usar muchas mantas,
una de las raídas mantas que tenían para los caballos era suficiente para las
ocasiones que hacía frío. Ella prefería no usarlas, porque picaban sobre su piel,
nada como el material contra sus dedos ahora.

Después de quitarse sus viejas ropas, Haven fue al cuarto de baño que
conectaba. Una gran bañera estaba situada en la esquina con una larga encimera
y un lavabo enfrente de este, un espejo rectangular en la pared sobre el lavabo.

Dudosamente, Haven sondeó su reflejo, sus mejillas hundidas y los cortes


que cubrían su cara. Un moratón corría a lo largo del lado derecho de su
mandíbula mientras que la sangre embarraba su línea de pelo desde un corte en
su frente.

Era como si una capa de polvo se hubiera establecido en su cuerpo, tintando

Grupo Leyendas Oscuras | 27


su piel un tono ligeramente más oscuro, pero no era suficiente para cubrir sus
cicatrices. Había docenas que podía ver e incluso más en su espalda, constantes
recuerdos por lo que había pasado. Los moratones se desteñían y algunas veces
lo hacían los recuerdos, pero las cicatrices... las cicatrices permanecían.

Abrió un grifo de la bañera y se deslizó dentro, siseando cuando el agua


hirviente entró en contacto con su piel. Frotó cada pulgada de su cuerpo en
carne viva cuando las lágrimas se acumularon en sus ojos, abrumada e insegura
sobre qué la pasaría. Dr. DeMarco había sido civilizado, pero no se dejaba
engañar por su voz gentil y la pequeña toma de independencia. Nada venía sin
un precio. Mientras Dr. DeMarco podría no haberse parecido a un monstruo,
ella no era lo bastante ingenua para creer que alguien no vivía dentro de él,
acechando bajo la superficie.

La experiencia siempre la decía que lo hacía.

Salió después de que el agua se enfriara y encontró una toalla en un pequeño


armario. Olía como a flores y era suave contra su piel cuando la abrazó
alrededor de su cuerpo. Dirigiéndose de vuelta al dormitorio, agarró las ropas y
se puso los pantalones negros de franela. Colgaban sueltos en su frágil forma, y
tuvo que enrollarlos para mantenerlos en su lugar. Agarró una camiseta blanca
y la desdobló, notando que era de fútbol en la parte delantera. Girándola, se
encogió por el gran número 3 en negro que cubría la parte de atrás.

El tiempo pasaba lentamente cuando el sueño evadía a Haven. Se apiñaba


debajo de la manta, intentando encontrar comodidad, pero el silencio era
perturbador. Era demasiado nuevo, demasiado extraño. Una espinosa
sensación aumentó a través de su piel cuando las paredes se cerraron sobre ella,
hambrientas y ansiosas tomando su peaje.

En las tempranas horas de la mañana, sería demasiado, y tranquilamente se

Grupo Leyendas Oscuras | 28


deslizó escaleras abajo. Los pasillos estaban oscuros, pero notó un sutil brillo de
luz en la cocina. De puntillas hacia la puerta, miró dentro y vio a un chico
delante de la nevera. Era unas pocas pulgadas más alto que ella, su piel del
color del café con mucha crema extra. Una barba de unos pocos días acentuaba
sus afilados gestos, y su espeso pelo era oscuro, más corto en los lados que en la
parte de arriba. Su camisa gris abrazaba su pecho, las mangas cortas empujadas
hacia sus hombros. La tinta marcaba su brazo derecho, un tatuaje que no podía
divisar en la oscuridad, y él tenía un par de pantalones idénticos a los que ella
llevaba.

Él bebió zumo de un vaso, inconsciente de su presencia, y Haven dio un paso


atrás para huir. El movimiento captó sus ojos, y él se giró en su dirección, la
bebida se deslizó de su mano cuando la vio. Esta golpeó el suelo y se rompió, el
líquido esparcido mojó sus pantalones.

Saltando hacia atrás, él se miró.

—¡Mierda!

La maldición envió a Haven al pánico, y se atrevió a entrar para limpiar el


caos. Él se inclinó en el mismo momento que Haven se zambullía a sus pies, sus
cabezas chocaron. La fuerza le golpeó hacia atrás, clavándose un trozo de cristal
dentado cuando se cayó al suelo. Maldijo otra vez cuando la sangre rezumó del
pequeño corte y metió su pulgar herido en su boca. Ella lo notó, cuando le miró,
una cicatriz recorriendo a través de su ceja derecha, deslizándose hasta la
mitad.

Su mirada se levantó, un par de vibrantes ojos verdes saludaron a Haven, la


intensa pasión girando en el color que la dejó sin respiración. Ella rompió el
contacto visual, su pecho tenso cuando arrancó una toalla de la encimera para
limpiar el zumo. Las lágrimas descendieron por sus mejillas cuando empujó el
cristal en un montón, pero fue interrumpida cuando su mano agarró su
muñeca. Ella aulló por el golpe de la electricidad estática, y él parpadeó
rápidamente, pillado con la guardia baja.

—¿Qué está mal contigo? —preguntó él, agarrándola tensamente.

Grupo Leyendas Oscuras | 29


—Lo siento —dijo ella—. Por favor no me castigue.

Antes de que pudiera soltar otra palabra, la luz del techo se encendió y la
severa voz de Dr. DeMarco sonó.

—¡Suéltala!

El chico soltó su muñeca tan rápido que fue como si él hubiera sido quemado
salvajemente.

—Lo siento —dijo él, la palabra apenas audible cuando se puso de pies.

Haven luchó por respirar cuando Dr. DeMarco vertió un vaso de agua del
grifo y se lo entregó a ella.

—Bebe —ordenó él. Ella forzó el agua a bajar y sintió náuseas, su estómago
más interesado en expulsar sus contenidos—. ¿Qué ocurrió aquí?

Ellos contestaron al mismo tiempo, respondiendo en sintonía.

—Fue un accidente.

—No ocurrirá otra vez, señor —continuó Haven—. Lo juro.

Dr. DeMarco parpadeó unas pocas veces.


—No es frecuente que dos personas acepten la culpa por aquí.

Como una señal, el chico habló otra vez.

—Sí, bueno, realmente no fue culpa mía. Ella me asustó. Es una jodida ninja
o algo.

Dr. DeMarco apretó el puente de su nariz.

—Vigila tu boca, hijo. Prepárate para la escuela.

Él comenzó a discutir, pero la mano de Dr. DeMarco se disparó hacia arriba


para silenciarle. El repentino movimiento sobresaltó a Haven. Ella retrocedió,
tensándose para ser golpeada.

Grupo Leyendas Oscuras | 30


El chico la miró de manera extraña.

—¿Qué demonios está mal con...?

—¡Dije que te fueras! —dijo Dr. DeMarco—. No tengo tiempo para ti.

—Bien, que te jodan.

Dr. DeMarco se giró hacia ella después de que el chico saliera a grandes
zancadas.

—Él normalmente no es... bueno, olvídalo; es una mentira. Él normalmente


es así. Es quisquilloso y enfadado, pero ni es eso ni lo otro. Está fraguando sus
caminos, y no importa lo que haga. Carmine es quién es.

Carmine. Un nombre extraño para un chico extraño.

—¿Por qué estás levantada, de todas formas? —preguntó él—. Me figuraba


que dormirías la mayoría del día para recuperarte.

—No sé a qué hora se supone que debo levantarme.

—Levántate cuando te levantes —dijo él—. Puedes volver a la cama ahora.

—Pero ¿y si...?
Él no la dejó terminar.

—Yo arreglaré esto. No te preocupes por hacer algo hoy. Solo descansa.

Grupo Leyendas Oscuras | 31


CAPÍTULO 2

Grupo Leyendas Oscuras | 32


—Necesito un favor.

Carmine pasó junto a su padre, negándose a reconocer que había hablado. El


aroma del café recién hecho era fuerte en la cocina mientras Vincent limpiaba el
lío pegajoso de la planta. Las rodillas de su nuevo traje de Armani estaban
empapadas de zumo, y Carmine consiguió un poco de satisfacción de ese
hecho.

—¿Me estás ignorando ahora, hijo?

—Oh, ¿me estás hablando a mí? Pensé que no tenías tiempo para mí esta
mañana.

Vincent se puso de pie.

—Desde luego, no tengo tiempo para tu actitud, pero necesito un favor.

—Por supuesto que sí.

Vincent sacó un pedazo de papel de su bolsillo y se lo entregó.

—Pregúntale a Dia si puede recoger esto después de la escuela hoy. Lo haría


yo mismo, pero no sé nada de las cosas que necesitan los adolescentes.
Carmine se echó a reír.

—No creo que Dia sepa una mierda sobre los adolescentes tampoco.

—Ella sabe lo suficiente —dijo—. Simplemente hazlo.

Carmine se lo metió en el bolsillo.

—Lo que sea. ¿Es por la chica ninja? ¿Quién es ella, de todos modos?

—¿De verdad te importa?

—No. —La palabra salió antes de que lo pensara. No estaba seguro


de qué pensar.

Grupo Leyendas Oscuras | 33


—Entonces no importa quién es —dijo Vincent—. Pero necesita cosas, así que
no te olvides de dárselo a Dia.

—Te oí la primera vez —dijo—. Hubiera sido bueno tener una advertencia de
que ibas a traer a alguien aquí, sin embargo. ¿De dónde ha salido?

Vincent sirvió un poco de café en su taza plateada de viaje.

—Pensé que no te importaba.

—No me importa.

—Entonces, de nuevo, no importa —dijo—. Lo que importa es que ella está


aquí ahora.

—Lo que sea.

—Lo que sea —imitó Vincent, moviendo la cabeza—. Es agradable ver que el
dinero que pagué para enviarte a la Academia Benton te hizo más articulado.

Carmine se estremeció ante la mención de ese lugar.

Se había metido en problemas el año anterior, problemas que podrían haber


arruinado su vida, pero su padre había tirado de algunos hilos para sacarlo de
ellos. No lo había perdonado exactamente, sin embargo, así que lo había
enviado a un internado al otro lado del país durante un semestre. Carmine se
había jurado en el momento en que estaba en el avión que se dirigía a casa que
nada parecido volvería a suceder, pero era mucho más fácil decirlo que
hacerlo. Nunca los buscaba, pero encontraba problemas cada vez que daba la
vuelta a una esquina.

Y Carmine giraba en un montón de esquinas de mierda.

—Sí, bueno, podrías haberte ahorrado un buen dinero. Tu vida sería más
fácil si me hubieras dejado pudrirme.

—Apuesto a que realmente crees eso —dijo Vincent, mirando su reloj—.


Tengo que arreglarme para el trabajo. Solo recuerda pedirle a Dia…

—Ya te dije que escuché. ¿Cuántas veces vas a recordármelo?

Grupo Leyendas Oscuras | 34


—Hasta que sepa que no vas olvidarlo.

—Bueno, no lo haré.

—Bien —dijo—, porque si lo haces, tendremos un problema.

Dia Harper conducía un viejo Toyota gris pizarra al que le faltaban dos
tapacubos. Lo había comprado con el dinero que ganaba trabajando
independientemente, lo que significaba que hacía casi cualquier cosa por un
poco de dinero. Ir de compras, limpiar, transmitir mensajes… incluso había
escrito un ensayo para Carmine por cincuenta dólares una vez. Una fuga en el
sistema de escape hacía que el coche emitiera fuertes gases que trataba de cubrir
con una docena de ambientadores con forma de árbol. Carmine no sería
atrapado sobre él ni muerto, pero para Dia, el coche era el Santo Grial.

Ella estaba sentada en su capó en el estacionamiento por la mañana cuando


Carmine llegó a la escuela.

—Todavía no lo entiendo —dijo, sacudiendo la cabeza tan pronto como él


salió—. Explícalo de nuevo.
Carmine se apoyó en su negro Mazda en el lugar junto a ella.

—No hay nada que entender. Es lo que es.

—¿Y qué es?

—Sexo —dijo, riéndose de la expresión de desconcierto en el rostro de


Dia. Sus ojos azules estaban ocultos bajo capas de maquillaje oscuro, y ella
había añadido algunas rayas de color rosa y morado a su corto cabello rubio
ayer. Definía lo excéntrico con su ropa que no coincidía y su nueva cámara
voluminosa colgando de una correa alrededor de su cuello. Nada sobre Dia
coordinaba, lo cual era lo que había atraído a Carmine en primer lugar. Aunque
era popular, no había muchas personas a las que considerara amigos. Sentía que
había dos tipos de personas en el pequeño pueblo de Carolina del Norte, donde

Grupo Leyendas Oscuras | 35


vivían —aquellos que lo querían y los que deseaban poder ser él. Dia era
diferente, sin embargo. Era honesta, y viviendo en un mundo rodeado de nada
más que mentiras, Carmine apreciaba eso.

—¿Pero por qué Lisa? —preguntó Dia, negándose a dejar el tema.

Carmine miró a través del estacionamiento a donde un grupo de chicas se


había reunido y se encogió de hombros cuando vio a Lisa Donovan. Tenía el
pelo rubio y largo, su cuerpo delgado y piel bronceada. Se veía como cualquier
otra chica en la escuela, nada del otro mundo.

No es que hubiera alguien en su casa que diera una mierda por su vida…

—Es rápida para desnudarse. Menos trabajo para mí.

—Asqueroso. —Dia arrugó la nariz—. Necesitas a una chica decente para


enderezarte.

—No necesito que me enderecen —dijo Carmine—. ¿Por qué ahogarme en el


amor cuando puedo tener tanta diversión nadando en la lujuria?
—¿Pero ella? —presionó Dia—. De todos en esta escuela, elijes a Moanin Lisa.1

Carmine se rió entre dientes, tirando de un mechón de pelo de colores de


Dia.

—Parece como si tú fueras la pintada hoy, Warhol.

—Hey, a mí me gusta —dijo—. Andy Warhol era uno de los mejores.

—Estaba loco.

—Tal vez, pero aun así era un genio. —Asintió hacia el grupo de chicas—. Lo
cual Moanin Lisa claramente no es. No creo que pueda incluso hilvanar una
frase. ¿Has tratado de tener una conversación inteligente con ella? Es como
hablar con una pared de ladrillo.

Grupo Leyendas Oscuras | 36


—No, no hablamos mucho —dijo—. Sin embargo, no es tan mala por detrás
con su rostro metido en un colchón.

Dia negó con la cabeza mientras Carmine volvía a reír. No tenía ningún
interés real en Lisa, o en cualquier otra chica para el caso. Pero aunque una
relación era lo más alejado en su mente, se dio cuenta de que había beneficios
en mantener compañía femenina. Podrían no haber sido intelectualmente
estimulantes, pero sí estimulaban la otra parte de él… a menudo.

Un Audi plateado entró en el estacionamiento y luego paró al lado de


ellos. Dominic saltó de detrás del volante y Tess, su novia, bajó del asiento del
pasajero. Tess era la hermana gemela de Dia, pero ellas dos no podían ser más
opuestas.

Se habían conocido cuando ellas se habían mudado a la zona en la escuela


primaria, pero la relación entre Dominic y Tess era nueva. Era extraño… la vida
que Carmine había dejado no era la misma a la que había vuelto, y tenía
dificultades para adaptarse al cambio.

1 Aquí se hace un juego de palabras con moaning, que en inglés significa gemido, y el nombre
de un personaje. La pronunciación de estas palabras suena como “Mona Lisa”, la famosa obra
pictórica del italiano Leonardo da Vinci.
—¿Qué están haciendo? —preguntó Dominic.

—Trato de conseguir que Carmine vea el error en sus acciones cuando se


trata de Lisa —dijo Dia—. No está funcionando.

—No puedo decir que me sorprenda —dijo Tess—. Ninguna chica con una
onza de respeto por sí misma lo desea.

—No soy tan malo. Soy rico, popular. Tengo sentido del humor. Soy bien
parecido, por no hablar que tengo una muy grande… —Todos ellos se quejaron
en voz alta antes de que pudiera terminar. Se encogió de hombros, pensando
que se había resumido a sí mismo muy bien—. Además, no es que tenga la
intención de salir con ella. La única vez que vas a atraparme pidiéndole a una
chica salir es después de que haya terminado con ella, y en realidad estaré

Grupo Leyendas Oscuras | 37


pidiéndole que salga.

—Mira, es por eso que siempre estarás solo —dijo Tess—. Solo piensas en ti
mismo.

—Así dice la perra más inútil con vida —dijo—. Mejor cuidas a qué casa de
cristal le arrojas piedras, Tess. Tú serás la responsable si te cortas.

—Basta, ustedes dos —dijo Dominic, interponiéndose entre ellos—. Carmine


tiene la libertad de hacer lo que sea con quien sea que quiera, así que
déjalo. Pero, hermano, es mejor que tengas cuidado con amenazar a mi chica.

—Yo no la amenacé. La advertí. Tendría que darme las gracias.

Rodando los ojos, Tess se alejó y Dominic la siguió, gritando su nombre. La


rutina diaria sucedió: Tess enojada, alejándose, y Dominic persiguiéndola como
un perro.

Carmine no vio lo que le decía.

—Es patético.

—Él está enamorado.


—Si eso es lo que el amor le hace a uno, definitivamente que no cuenten
conmigo. —No podía imaginar pasar cada momento de cada día con la misma
persona, haciendo la misma mierda que el día anterior—. Eso tiene que ser
aburrido.

—¿Y qué harías si no?

Él la miró con incredulidad.

—¿Crees que mi vida es aburrida? Consigo lo que quiero, cuando quiero.


Disfruto de mi libertad demasiado como para regalarla por alguna puta.

Dia se encogió.

—¿Tienes que usar esa palabra?

Grupo Leyendas Oscuras | 38


—¿Qué palabra?

Ella lo miró, pero no respondió. Carmine sabía qué palabra, pero no lo veía
como la gran cosa, teniendo en cuenta que era solo eso, una palabra. ¿Qué
pasaba con lo de “palos y piedras pueden romper mis huesos, pero las palabras
no pueden hacerme daño”?

Una campana sonó en la distancia, lo que indicaba el comienzo de las clases.

—Aquí viene Moanin Lisa —dijo Dia, saltando de su coche—. Y sí, una chica
tendría suerte de tenerte, Carmine, pero no así. Estás perdiendo el tiempo, y no
vale la pena. Necesitas encontrar algo real.

Ella se escabulló antes de que tuviera la oportunidad de responder.

—Oye, guapo —dijo Lisa mientras se acercaba. Se apoyó en su coche,


radiante, pero él la apartó. Odiaba que la gente tocara sus cosas. Ella no se dio
cuenta, sin embargo, y pasó la mano por su pecho, jugueteando con los botones
de su camisa—. Te ves muy bien hoy.

—Gracias, ¿pero sabes qué se vería muy bien hoy?

—¿Qué?
—Bocchino.2 —Él puso su dedo índice sobre sus labios brillantes de color
rosa—. Esa boca sobre mí.

Un dolor agudo rebotó en la cabeza de Carmine mientras el calor corría por


el costado de su cara. Cada onza de racionalidad dejó su cuerpo en un
silbido. Estaba sangrando. Otra vez.

Inaceptable.

Una voz frenética resonó, disculpándose efusivamente, pero las palabras


parecían distantes mientras el temperamento de Carmine estallaba

Grupo Leyendas Oscuras | 39


peligrosamente. Cerró la puerta de la taquilla que le había golpeado antes de
saltar, lanzando a un chico contra otra fila de taquillas, su puño cerrado
aterrizando directamente en su estómago.

Alguien se interpuso entre ellos, y Carmine casi se giró contra él hasta que
encontró sus ojos.

El entrenador Woods se alzaba sobre él, sus fosas nasales dilatadas.

—¡A la oficina del director!

—¿Yo? ¡Esto es una mierda!

El entrenador Woods lo miró.

—¡No hables de esa manera en mi vestuario! ¡Estás en el banquillo!

Como defensa de campo titular del equipo de fútbol de la preparatoria,


Carmine solía gozar de un poco de indulgencia, pero podía decir por la
expresión de su entrenador que hoy era la excepción. Cogió una toalla,
sujetándola en su frente para absorber el hilo de sangre mientras salía furioso.

2 Bocchino: boquita en italiano.


El secretario en la oficina apenas miró a Carmine cuando entró, dejándose
caer en una silla para esperar con impaciencia. Ella casualmente le habló por
radio al director, notificándole que alguien estaba esperándolo. El Director
Rutledge salió, simplemente echándole a Carmine una mirada que le dijo que se
uniera a él.

Carmine tomó su asiento habitual en la silla de cuero marrón agrietada en la


pequeña oficina, sin soltar la toalla en su cabeza mientras extendía sus piernas
hacia delante.

—¿Qué pasó esta vez? —Era la pregunta principal que Rutledge parecía
haberle hecho a Carmine cada semana desde su primer año.

—Alguien me golpeó con una puerta de taquilla.

Grupo Leyendas Oscuras | 40


—¿Intencionalmente?

Carmine se encogió de hombros.

—Bien podría haberlo sido.

El director cogió el teléfono de la oficina, marcando un número que hacía


mucho tiempo había memorizado. Carmine miró alrededor del pequeño
espacio mientras esperaba. Notó un nuevo retrato en la parte superior de un
archivador con una foto de la hija del hombre, una estudiante de segundo año
con curvas, pelo castaño y ojos color avellana.

—Tu hija se ve bien en estos días.

—Déjala en paz, Carmine.

Él se rió entre dientes, pero no tuvo tiempo de responder antes de que el


director se centrara en la llamada.

—Dr. DeMarco, Jack Rutledge aquí… sí… lo estoy llevando bien, ¿y usted?...
sí, bueno, hubo un incidente… él está lesionado… no, no creo que el otro chico
lo esté… aún está en mi oficina… no, no se ha hecho ver por la enfermera.

El director Rutledge lo miró.


—¿Crees que necesitarás puntos de sutura?

Carmine se encogió de hombros, pero el hombre no esperó a que le


respondiera.

—Sí, tenemos un procedimiento para los estudiantes heridos… entiendo


eso… con todo respeto, no creo que sea tan grave… no, tiene razón; no soy
médico. —Hizo una pausa, sus ojos saltones—. Sí, la escuela está asegurada,
pero no creo que este sea un caso de negligencia.

Carmine sonrió lentamente. La mayoría de la gente no sabía qué tipo de


hombre era su verdadero padre, pero se las arreglaba para aterrorizarlos como
la mierda de todos modos.

Grupo Leyendas Oscuras | 41


—Le enviaré enseguida. —El director colgó y lo miró con cautela—. Tienes
que ir al hospital para ser revisado. Debería haberte enviado de inmediato. No
sé en qué estaba pensando.

Carmine se levantó.

—Sí, yo tampoco lo sé.

Carmine pasó a través de la entrada a la sala de urgencias del hospital sin


pasar por la estación de enfermería antes de ir a la oficina de su padre en el
tercer piso. Vincent se sentaba en su escritorio con los brazos cruzados sobre el
pecho. Le hizo un gesto a Carmine para que se acercara y comprobó su herida.

—Tendrás que recibir un par de puntos.

—Genial.

Vincent se quitó las gafas y se pellizcó el puente de la nariz.

—¿En qué estabas pensando?

—Él empezó.
Su padre negó con la cabeza.

—Nunca es tu culpa, ¿verdad? Solo va a haber una cierta cantidad de tarjetas


de “salir gratis de la cárcel”, Carmine. Algún día te vas a meter en una situación
que no tendrá salida, y finalmente vas a tener que aprender a vivir con las
consecuencias.

Carmine se burló.

—Lo mismo digo.

Vincent lo acompañó hasta una habitación en la sala de emergencias y


Carmine se sentó en una de las duras camas, mientras esperaba para ser
cosido. Después de unos minutos, la puerta se abrió y una joven mujer de pelo

Grupo Leyendas Oscuras | 42


rubio en bata de color rosa intenso dijo:

—Vaya, vaya… mira quién es.

—Jen. —Carmine casi se ahogó cuando dijo su nombre. Si alguna vez el


término buscador de oro se agregaba al diccionario, Carmine estaba seguro de
que la foto de ella estaría pegada al lado de la definición. Ni siquiera él la
tocaría, pero su padre lo había hecho. Él se había topado con ellos un día. El
recuerdo de lo que había visto era algo que a menudo intentaba alejar bebiendo.

Tres puntos y una doble dosis de Percocet robada más tarde, Carmine
caminaba hacia la salida, sintiendo como si estuviera flotando en el
aire. Vincent lo acorraló en el frente del edificio, todavía con el ceño fruncido.

—Ve directamente a casa. Hablaremos cuando llegue allí.

Carmine le saludó sarcásticamente mientras se abría camino hacia el


aparcamiento. Su coche estaba aparcado en un lugar reservado para médico, a
la derecha de la parte delantera, cerca del edificio. Metió la mano en su bolsillo
por las llaves, con el ceño fruncido cuando sintió un pedazo de papel.

—Joder.

Se había olvidado de la lista, después de todo.


Se metió en el coche, debatiéndose por un momento antes de conducir por la
ciudad. Pasó por alto el camino que conducía hacia su casa y en su lugar tomó
la carretera hacia la de Lisa.

Puesto que iba a estar en problemas, pensó que bien podría hacer que valiera
la pena.

Haven tarareaba mientras trabajaba.

Era una costumbre que había tenido toda su vida. Su madre solía decir que
antes de que Haven pudiera hablar, tarareaba, imitando las canciones de cuna

Grupo Leyendas Oscuras | 43


que le había cantado por la noche en los establos. La había calmado cuando era
un bebé, acallándola, y cuando trabajaba, tenía un efecto similar.

Las letras de las canciones habían sido olvidadas hacía mucho tiempo, pero
las melodías seguían corriendo por su cabeza. Llevaba a Haven de vuelta a un
tiempo anterior —un momento en que las cosas eran todavía inocentes. Hubo
un zumbido y de repente el sol brilló un poco más brillante, el mundo a su
alrededor no tan oscuro como ella sabía que podía ser.

Lo utilizaba para tener todos los detalles de su vida controlada, pues le


resultaba difícil clasificar las cosas por su cuenta. Debería conseguir una
aclaración, porque nada debía ser asumido, pero tenía tanto miedo de cometer
un error que no podía obligar a las preguntas a salir. Ya había trastornado al Dr.
DeMarco una vez preguntando algo. ¿Cuántas oportunidades tendría antes de
que él se rompiera?

Así que hacía lo que era natural para ella. En la tarde, fregaba los suelos de
madera y limpiaba los baños. Sacudía el polvo y aspiraba, pero se quedaba lejos
de todas las habitaciones con una cerradura. Encontró una clara botella en el
armario de suministros con una etiqueta en letras negras que decía que era para
las ventanas. Esas eran las únicas partes sucias de la casa, así que las limpiaría
lo más alto que pudiera alcanzar.
A las tres en punto, Haven estaba libre, sin cosas que hacer.

Estaba clasificando la despensa cuando la alarma sonó en el vestíbulo y la


puerta principal se abrió.

Pasos se dirigieron hacia ella y su corazón latió salvajemente. Presa del


pánico, corrió hacia la puerta, irracionalmente planificación ocultarse, y chocó
contra Dominic cuando él entró en la cocina.

—Guau, Pies Ligeros. Avisa la próxima vez que quieras bailar.

Instintivamente, ella retrocedió unos pasos.

—Lo siento.

Grupo Leyendas Oscuras | 44


—No hay problema —dijo él, dirigiéndose a la nevera—. ¿Tienes hambre?

Haven miraba la puerta a su lado, dándose cuenta después de un momento


que estaba hablando con ella. Balbuceó, su estómago gruñendo antes de que
pudiera lograr un pensamiento coherente.

Él se echó a reír.

—Tomaré eso como un sí.

Metió un poco de jamón y queso entre dos rebanadas de pan y cogió una
toalla de papel, sosteniéndolos a su alcance. Ella se quedó mirando el sándwich
con sorpresa, pero lo tomó con cuidado. No podía recordar la última vez que
había comido algo, demasiado nerviosa como para tocar la comida por su
cuenta.

Haven tomó un bocado pequeño mientras Dominic lo devoraba, todo el


intercambio surrealista. No podía creer que él la hubiera servido a ella, la
sirviente.
CAPÍTULO 3

Grupo Leyendas Oscuras | 45


Haven se sentó en el borde de la cama, con las manos cruzadas sobre el
regazo y la mirada estudiada en el suelo. Podía ver los zapatos del Dr. DeMarco
por el rabillo del ojo, un pequeño rastro de suciedad en la alfombra detrás de
ellos que él había arrastrado. El impulsivo deseo de limpiarlo la golpeó, pero
permaneció inmóvil, sin querer ofenderlo.

Eran unos minutos pasadas las seis de la tarde. Se había deslizado a su


habitación después de comer su sándwich más temprano en el día, sintiéndose
fuera de lugar en la planta baja.

—Has limpiado.

—Sí, señor.

—Pero te dije que te relajaras.

Ella se puso tensa. ¿Eso fue una falta de respeto?

—Estaba despierta y no sabía qué otra cosa hacer.

—Aprecio el esfuerzo —dijo—. Con toda honestidad, no puedo recordar las


ventanas libres de suciedad. Realmente los limpiaste, ¿no?
—Sí, señor.

—¿Y utilizaste el limpiador correcto?

—Creo que sí —dijo—. La botella transparente del armario.

Dio un paso hacia ella. Ella se estremeció cuando su mano salió disparada,
pero su reacción no lo detuvo. Agarrando la barbilla, la obligó a mirarlo.

—No espero la perfección, pequeña. Asegúrate de que la casa esté decente,


las camas estén hechas, el servicio de lavandería esté hecho, y no deberíamos
tener ningún problema. La cena debe estar en la mesa a las siete cada noche, a
menos que yo te diga lo contrario. ¿Entiendes?

—Sí, señor.

Grupo Leyendas Oscuras | 46


Dr. DeMarco la soltó, y ella desvió la mirada, el contacto visual incómodo. Se
volvió para salir de la habitación, pero se detuvo en la biblioteca cuando se dio
cuenta de que estaba en sus talones.

—¿Hay algo que necesitas?

—Ya es después de las seis, así que pensé que debería empezar la cena.

Suspiró.

—Mañana. Tómate la noche libre.

Se quedó allí mientras se alejaba, dejándola sola en frente de las escaleras.


Que me tome la noche libre. Las palabras corrían por su mente, pero se negó a
asimilarlas, como extrañas a ella, como otro idioma.

¿Quiénes son estas personas?

01:47 A.M.
Brillantes números rojos en el reloj de alarma se burlaban de Haven. Estaba
demasiado tranquilo, el silencio ensordecedor. Nunca había estado sola durante
tanto tiempo antes. Incluso por la noche en los establos de los animales habían
mantenido su compañía, mientras dormía. Por lo general tenía a su madre, y se
dio cuenta, mientras yacía en el cuarto oscuro, que lo había dado por supuesto.
No tenía a nadie ahora. Estaba sola.

02:12 A.M.

Pensó en su madre, preguntándose qué estaría haciendo y si se encontraba


bien. ¿Sabía lo que pasó, o la imaginaría en alguna parte, obteniendo ayuda?
Haven la imaginó de pie en el porche del rancho, mirando al desierto a la
espera de una señal. A la espera de rescate. Esperándola.

Grupo Leyendas Oscuras | 47


03:28 A.M.

Haven se preguntó qué habría pasado si hubiera encontrado a alguien para


salvarlas. ¿Estarían juntas en algún lugar? Imaginó tener su propia casa, con un
patio y un blanco esponjoso gatito para hacerles compañía. Le llamaría bola de
nieve y treparía el árbol en Navidad, derribando las luces y esparciendo agujas
de pino. Tendría regalos y chocolate caliente, y habría nieve afuera. Haven solo
había visto la nieve en las fotos, pero su madre le había hablado de ella a veces.
Le dijo lo hermosa que era cuando cubría la tierra, cómo sabían los copos fríos
cuando aterrizaban en la lengua. Haven se preguntó cómo lo sabía, ya que
nunca había tenido una vida distinta de la que tenían. —Sueño con ella —había
dicho—. Cuando sueñas, puedes ir a cualquier parte. Siempre voy a la nieve.

04:18 A.M.

Haven imaginó a su madre, la piel enrojecida por el frío. Escamas pegadas a


su cabello, y brillaba, sonriendo mientras se giraba en la nieve. Estaba más feliz
de lo que Haven la había visto nunca, viviendo una vida normal... el tipo de
vida que siempre debería haber tenido.

05:03 A.M.
Sus mejillas se tiñeron de lágrimas y sus ojos ardían como si granos de arena
estuvieran atrapados en ellos. Se sentía como si estuviera corriendo de nuevo, el
sofocante aire mientras luchaba por respirar, pero no importaba lo fuerte que
luchaba, no conseguiría nada.

05:46 AM.

Un tenue sonido de la música se filtraba en la habitación, una interrupción


bienvenida del silencio angustioso. La suave melodía consoló a Haven. Se relajó
mientras la tensión abandonaba su cuerpo, pero no hizo nada para cerrar su
mente. Permaneció despierta, escuchando mientras miraba el reloj, deseando
alivio.

06:30 AM.

Grupo Leyendas Oscuras | 48


La hora de que se hubieran levantado en el rancho. Haven se levantó de la
cama después de que la música se detuviera y se secó las lágrimas de la cara.
Entró silenciosamente en la biblioteca y vagó por las altas estanterías,
recorriendo las yemas de los dedos a lo largo de los lomos de los libros.
Mantuvo la luz apagada, pero la ventana dejaba la suficiente cantidad para
iluminar y que viera. Una extraña sensación de paz se apoderó de ella. Por
primera vez en mucho tiempo —posiblemente jamás— Haven casi se sentía
segura.

Casi.

Se acercó a la ventana y miró hacia fuera, el cielo clareaba ya que el sol se


elevaba. El patio trasero era exuberante y verde, los árboles dispersos por todo
el claro con el borde de la selva a unos cientos de metros de distancia. Haven se
preguntó a qué distancia los árboles estaban y en qué dirección estaba el pueblo
más cercano, cuánto tiempo llevaría a alguien llegar allí a pie.

Finalmente, una tos tranquila le advirtió que ya no estaba sola. Carmine se


encaminó hacia las escaleras con una venda blanca en la cabeza que no había
estado allí el día anterior. La vista de él hizo algo dentro de Haven.

Su mirada se dirigió a ella, y él saltó, agarrando su pecho.


—Cristo, ¿qué estás haciendo?

— Solo mirar —dijo, señalando hacia la ventana.

—¿En la oscuridad? ¿No podías encender la luz?

Ella apartó los ojos de él.

—Lo siento.

—Está bien —dijo—. Tan solo trata de hacer algo de ruido la próxima vez.
Eres peor que un maldito gato a escondidas alrededor. Tal vez necesitas una
campana.

Lágrimas traidoras se formaron. No dejes que te vea llorar, coreó en silencio.

Grupo Leyendas Oscuras | 49


—Lo intentaré.

—¿Quién eres, de todos modos? ¿Qué estás haciendo aquí?

—Haven —dijo en voz baja, mirando hacia él.

Él la miró curiosamente. Tenía los ojos inyectados en sangre, bolsas oscuras


debajo de ellos.

—¿El cielo? No, esto definitivamente no es el cielo. Pero entiendo porqué


estás confundida, ya que estoy de pie delante de ti. —Se le quedó mirando, y él
esbozó una sonrisa—. Estoy bromeando. Bueno, un poco... Me han dicho que he
llevado a una chica al cielo una o dos veces.

—Haven, no cielo —dijo ella, más fuerte que antes. Nada acerca de la
conversación tenía sentido para ella—. Haven es mi nombre. Eso significa…

—Sé lo que significa. —Su voz aguda la cortó. Ella retrocedió ante el tono y
presionó su espalda contra el frío cristal de la ventana. Su estado de ánimo
cambiaba demasiado rápido para que consiguiera una lectura sobre la
estructura de su mente—. Entonces, ¿qué te ha pasado? Quiero decir, sin
ofender, pero estás un poco fastidiada. Parece que has estado en el infierno y
vuelto.
Levantó la mano para tocarle la cara magullada, cuando cayó en la cuenta de
lo que quería decir.

—Me caí.

—¿Te caíste? Si no quieres decírmelo, dímelo. No hay necesidad de una


respuesta de mierda.

—¡Honestamente, me caí! Traté de, uh... Yo estaba…

— No tienes que explicarlo. No es de mi incumbencia, de todos modos.

—Pero me caí —insistió. Él todavía no parecía muy convencido, pero no


estaba segura de qué más podía decir. Señaló a su vendaje—. ¿Qué te pasó?

Grupo Leyendas Oscuras | 50


Se tocó la lesión como ella había hecho y se encogió de hombros.

—Me caí.

—¿De verdad?

—No —dijo, riendo mientras desaparecía por la escalera.

Ella frunció el ceño.

—Pero lo hice.

Cuando Carmine tenía diez años, su padre trajo a casa un gato, su pelaje ralo
y cola cortada. Eso infestó la casa de pulgas y arañó hasta los muebles. Dos
semanas más tarde, el gato desapareció. Carmine nunca preguntó qué pasó con
él. Francamente, no le importaba.

Cuando tenía catorce años, se trató de dos perros. El primero era un poco
mordedor de tobillos con el pelaje rizado amarillo y tres patas. Molestó por toda
la casa antes de masticar los zapatos favoritos de Vincent. No duró una semana.
El segundo perro era un pitbull con un ojo y orejas deformes. Su padre lo ató en
el patio trasero, y ladró toda la noche, manteniéndolos despiertos. Carmine
apenas podía funcionar en la escuela al día siguiente, y cuando llegó a casa, el
perro se había ido.

Así que Carmine no se sorprendió cuando su padre trajo a casa una


muchacha, pero no lo era. Supuso que solo estaba recogiendo perros callejeros
de nuevo. Pero Carmine podía decir que algo era diferente, y que no sabía qué
hacer con ella. Su padre estaba comprando cosas de chicas. Ni siquiera había
comprado al último perro algo de alimento. El hecho pesaba sobre él mientras
caminaba por las escaleras. Se dijo que era pura curiosidad alimentando sus
pensamientos, pero la verdad era que, en un solo día, la extraña chica se había
metido bajo su piel. No podía determinar por qué o qué hacer al respecto, pero
no le gustaba la sensación molesta en la boca del estómago. Le irritó,

Grupo Leyendas Oscuras | 51


manteniéndole despierto toda la noche, como un diminuto martillo saltando
lejos en sus entrañas. Conciencia de mierda.

Se detuvo en el segundo piso frente a la oficina de su padre.

—Hey, ¿quieres…?

—No.

La aguda voz de Vincent hizo a Carmine parar a media frase.

—No me dejaste terminar. Te iba a preguntar…

—No necesito que termines —dijo Vincent, permaneciendo inclinado sobre


su ordenador portátil con sus gafas de lectura bajas en la nariz—. No quiero que
hagas algo por mí.

—Pero ¿qué pasa con ella…?

—No te preocupes por eso. —Vincent rió sin humor—. No es como si


realmente me preocuparía por ello. Tú no te preocupas por nada que no te
beneficie.

—Eso no es cierto. Me preocupo por…


—No, no lo haces.

—Cristo, ¿puedo hacer una frase completa? Estoy tratando de ayudar.

—Yo no necesito tu ayuda —dijo Vincent, sacudiendo la cabeza—. Te pedí


que hicieras una cosa, y no pudiste hacerlo. Lección aprendida, hijo. Ahora sé
que no puedo contar contigo.

Ouch. La lista.

—Me olvidé —dijo—. Lo haré por ti.

—Ya es demasiado tarde. Ya se lo he pedido a otra persona.

—¿A quién?

Grupo Leyendas Oscuras | 52


—Jen.

Él hizo una mueca.

—¿Por qué a ella?

—Bueno, ella sabe el tipo de cosas que necesitan las chicas, ya que es una.

Con un poco de esfuerzo, Carmine se abstuvo de hacer un chiste sobre la


edad de Jen, pero no pudo contener su juicio por completo.

—Si con eso quieres decir que necesitan control de natalidad y una fuerte
dosis de penicilina, estoy de acuerdo.

Vincent le lanzó una mirada de desaprobación.

—No puedes juzgar, dada la compañía que buscas.

—Es cierto, pero no soy exactamente el material de modelo a seguir,


¿verdad? ¿Te gustaría que hiciera las compras?

—De ninguna manera —dijo—. Volverías a casa con la ropa interior del
tamaño de la seda dental.

—¿Y crees que a Jen no le gusta? Ni siquiera usa ropa interior.


Vincent lo miró airadamente.

—¿No llegas tarde a la escuela?

—Lo que sea.

Se dio la vuelta para irse, pero su padre lo llamó.

—Si realmente quieres hacer algo por mí, hay algo que puedes hacer.

Carmine volvió a mirarlo.

—¿Qué?

—No te metas en problemas.

Grupo Leyendas Oscuras | 53


—Lo intentaré, pero estoy bastante seguro que causar estragos está en mis
genes, papá.

Una hora y media más tarde, Carmine entró tan campante en su segundo
período de clase e interrumpió a la profesora de historia americana, la señora
Anderson, en medio de una conferencia. Ella sonrió secamente.

—Mr. DeMarco, llega justo a tiempo para hacer su presentación de la Batalla


de Gettysburg.

Él gimió, habiendo olvidándose por completo que tenía una presentación


oral hoy. Hizo un gesto hacia la parte delantera de la sala, y tomó de mala gana
su lugar mientras se sentaba detrás de su escritorio.

—Puede comenzar en cualquier momento.

—Uh, la batalla ocurrió en Pennsylvania. Era, como, los años 1800.

La señora Anderson le corrigió:

—1863.
—Sí —dijo—. El General Lee condujo a su ejército desde el sur; se reunieron
con el Norte en Gettysburg. Un grupo de personas murieron en ambos bandos,
cientos de miles.

—Decenas de miles de personas.

—Es lo mismo —dijo—. El Sur perdió y el Norte ganó. Abraham Lincoln


llegó hizo la Proclamación de la Emancipación.

—El discurso de Gettysburg —dijo la señora Anderson—. La Proclamación


de la Emancipación fue entregada seis meses antes de la batalla.

Dio un suspiro exagerado.

—¿Quién está dando el informe aquí?

Grupo Leyendas Oscuras | 54


Ella agitó la mano.

—Continúe.

—Como he dicho, el Norte ganó. Los esclavos fueron liberados. ¡Hurra, hurra.
El final.

Hizo una reverencia en broma, y todo el mundo se echó a reír cuando la


señora Anderson negó con la cabeza.

—¿Leyó usted siquiera el material?

—Por supuesto que sí.

—¿Quién fue el líder del Norte?

—Lincoln.

—No, él era el presidente.

—Sí, lo que significa que era el puto jefe de todos.

El rostro de la señora Anderson se nubló por la ira. Oops.

—Usted no va a usar ese lenguaje en mi clase.


—Podría haberme hecho el tonto —dijo—. Pensé que ya lo hice.

Un jadeo colectivo resonó entre sus compañeros de clase cuando la señora


Anderson se puso de pie y Carmine se puso en marcha hacia la puerta antes de
que las palabras pudieran venir de su boca.

—Oficina del director ―murmuró, burlándose de ella al mismo tiempo en


que lo dijo.

Sin ninguna prisa por ver al director de nuevo, Carmine salió por una salida
lateral, yendo a su coche en el aparcamiento estudiantil en cambio.

Grupo Leyendas Oscuras | 55


La casa estaba silenciosa cuando Carmine llegó. Se dirigió a la tercera planta
y se detuvo en la parte superior de las escaleras. En la biblioteca, en el mismo
lugar que había estado horas antes, estaba Haven. Ella miraba hacia el patio
trasero con una expresión ausente, con los brazos envueltos alrededor de su
pecho.

Se aclaró la garganta para llamar su atención, y ella se estremeció, pero no lo


miró. Después de un momento, él se acercó y se puso a su lado. Su cuerpo se
puso rígido mientras ella contenía la respiración, la tensión rodando por ella
cuando sus brazos se rozaron. El simple contacto no se habría registrado en él si
no hubiera sido por su reacción.

—¿Te has mudado hoy?

—Sí.

Él esperó a que se explicase, pero no hubo más palabras. No fue hasta


entonces cuando se dio cuenta de que tenía su camisa y sus pantalones,
recordando vagamente a su padre sacándolos de su habitación.

—Llevas mi ropa.
Carmine no creía que fuera posible, pero se las arregló para ponerse más
tensa.

—Puedo quitármelas.

Ahogó una risa.

—¿Te estás ofreciendo a quitarte la ropa para mí?

—Tu ropa. No tengo ninguna propia.

Y así, ella le hizo sentir una punzada de culpabilidad. Habría tenido ropa si
hubiera hecho lo que le pidió su padre.

—¿Qué pasó con lo que llevabas cuando llegaste aquí?

Grupo Leyendas Oscuras | 56


—Estaban ensangrentadas, por lo que el Dr. DeMarco se deshizo de ellas.

—¿De quién era la sangre?

—Mía.

Inclinó la cabeza y la miró fijamente. Había algo extraño en la forma en que


ella se quedó de pie inmóvil, pero se las arregló para parecer como si estuviera
inquieta. Lo ponía incómodo.

—Quédate la ropa —dijo, deseando alejarse de ella para despejar su mente.


No le gustaba la sensación incómoda en su casa—. Voy a echarme una siesta,
Heaven.

—Haven —lo corrigió.

—Lo sé —dijo—. Me gusta más Heaven, sin embargo.

Ella se volvió hacia él, sus ojos se encontraron por primera vez desde que
había entrado.

—A mí también.
A pesar de la feroz actitud protectora del Carmine sobre sus pertenencias, no
tenía cuidado sobre lo que hacía con sus cosas. Su dormitorio estaba atestado,
todo al azar esparcido por el suelo. Los zapatos estaban dispersos entre
montones de ropa sucia, con el cesto vacío situado en la esquina de la
habitación. Su escritorio estaba cubierto de papeles y libros, un ordenador
portátil enterrado en algún lugar del desastre.

Nunca le molestó. Estaba acostumbrado a ello, nada sobre su vida ordenada


y limpia. Se sentía seguro metido en el caos, rodeado de las cosas que solo él
controlaba. Era lo que ansiaba —control sobre su vida— porque era la única

Grupo Leyendas Oscuras | 57


cosa que Carmine nunca tuvo.

Una sucesión de fuertes explosiones sacó a Carmine de su siesta, y se


tambaleó hacia la puerta para encontrar a su padre allí. Vincent irrumpió en la
habitación, tropezando con algunas cosas tiradas en el suelo. Quejándose, las
pateó fuera del camino.

—¿Dónde están las llaves?

Carmine se frotó los ojos, su guardia subiendo con alguien en su espacio


personal.

—¿Qué?

—Las llaves del coche —dijo Vincent mientras empezaba a buscar en el


escritorio, empujando furiosamente cosas alrededor lanzándolas al suelo.

—¿Para qué diablos quieres mis llaves?

—¡Solo tienes que dármelas! —Vincent abrió el cajón superior derecho y


agarró la cartera de Carmine. Buscando a tientas a través de ella, sacó la tarjeta
de crédito de plata American Express y la metió en su bolsillo antes de lanzar la
cartera a un lado, para seguir la búsqueda.

La sangre de Carmine hirvió.


—¿Qué crees que estás haciendo?

—Traté de ser tu amigo —dijo Vincent—. Te dejé un poco de holgura,


esperando que fuera una fase, pero solo ha empeorado. Por lo tanto, fuera.
Después de lo que hiciste el año pasado, que Dios me ayude, esperaba que
entendieras el mensaje. Pero no, vuelves a iniciar el ciclo de nuevo.
Enfrentamientos, retroceder al hablar, la falta de respeto… No puedo soportarlo
más.

—¿Qué demonios hice?

—La mejor pregunta sería qué no haces. —Cerró el cajón de golpe y agarró el
inferior, pero no se movía—. ¿Qué hay aquí?

Grupo Leyendas Oscuras | 58


Carmine no respondió, viendo como su padre tiraba de él.

—¿Dónde está la llave para abrirlo, Carmine?

—Tú no lo entiendes. No conseguirás ninguna de mis llaves.

Vincent se irguió ante sus palabras.

—Conseguiré las llaves. Estás bajo restricción. No irás a ninguna parte, sino a
la escuela, y te quedas allí. No más clases recortadas. Vas a hacer tu trabajo,
cuidarás tu boca, y vas a mantener las manos quietas, y cuando suene la última
campana, llegarás a casa directamente. ¡Nada más!

—No puedo —dijo—. Tengo el fútbol.

—No me digas lo que no puedes hacer. ¡Yo lo digo!

Carmine apretó sus manos en puños.

—¿Así que me vas a quitar el fútbol?

—Tú trajiste esto sobre ti mismo.

Carmine entrecerró los ojos mientras su padre se trasladó desde el escritorio


a la cómoda.
—¡Estoy viviendo la vida que me diste!

—No me puedes culpar por esto ―dijo Vincent, abriendo el cajón superior
de la cómoda. Carmine gimió cuando sacó su juego de llaves—. Tu hermano
salió bien.

—¡Mi hermano no pasó por lo que yo pasé! Pero, ¿sabes qué? No me


importa. Sigue adelante y quítame el fútbol. Podrías muy bien hacerlo. ¡He
perdido todo lo demás por tu culpa!

Hubo un momento, cuando esas palabras despectivas colgaban en el aire


entre ellos, que parecía que el tiempo se detuvo. Fue un golpe bajo, y Carmine
casi se sentía culpable cuando vio el dolor en los ojos de su padre.

Grupo Leyendas Oscuras | 59


—Siempre me culparás.

—Tienes toda la razón en que lo haré —dijo Carmine—. Devuélveme mis


llaves.

—No.

Cada onza de sensibilidad de Carmine había escapado cuando su padre le


dio la espalda.

—Si no me das las llaves, llamaré a la policía.

Vincent se dio la vuelta tan rápido que el movimiento sobresaltó a Carmine.

—Tú no lo harías.

—Lo haría.

—¿Arriesgarías todo por un coche?

—Sí —dijo—. Tú, también, si fuera todo lo que te quedase.

Aquel parpadeo de dolor regresó, pero se desvaneció tan rápido como antes.
Vincent arrojó las llaves hacia Carmine, golpeándole en el pecho con ellas.
—Quédate el coche, y ve a jugar tu fútbol precioso, pero la tarjeta de crédito
es mía.

—No me importa. No necesito tu dinero.

Vincent rió secamente.

—Ya veremos eso.

Una docena de bolsas de la compra desbordantes cubrían el suelo del


dormitorio, toques de color brillante contra la alfombra lúgubre. El Dr.

Grupo Leyendas Oscuras | 60


DeMarco las había traído, diciendo que eran necesidades, pero Haven había
estado toda su vida sin tantas cosas.

—¿Todo esto es para mí?

—Sí. —El Dr. DeMarco estaba en la puerta detrás de ella, balanceándose


sobre sus talones. Estaba furioso, aunque no estaba segura de por qué—. Si
encuentras que hay algo que falta, házmelo saber.

Haven murmuró su agradecimiento cuando salía, dejándola sola con sus


nuevas pertenencias. Las desempaquetó cuidadosamente, colgando la ropa en
el armario y guardando en su sitio los artículos de baño. Acostumbrada a tener
una barra de jabón blanco, no tenía ni idea para qué eran las cosas como sales
de baño y piedras pómez. Encontró un cepillo, sin embargo, y lo dirigió a través
de su pelo, encogiéndose cuando se enganchó en los nudos masivos.

Se puso ropa limpia, quitándose la que pertenecía a Carmine, antes de


dirigirse abajo para empezar la cena. Cocinar no había sido su principal trabajo
en Blackburn, mientras su madre por lo general trabajaba en la cocina, pero
Haven la había ayudado cada vez que tenía la oportunidad.

Cocinar, según su madre, era un arte. Las recetas y las instrucciones eran
innecesarias, ya que las mejores comidas eran hechas con la intuición y el
corazón. Su madre siempre puso todo en su comida, incluso si a ella no se le
había permitido probarlas. Era un rasgo que Haven había recogido, que le venía
muy bien ahora que estaba en la cocina de DeMarco.

El Dr. DeMarco entró mientras terminaba una olla de espaguetis, y dio un


paso atrás, con nerviosismo a la espera de su reacción. Echó un vistazo a la
comida antes de asentir.

—¿Vas a comer con nosotros?

Instintivamente, ella negó con la cabeza.

—No tienes que hacerlo, pero insisto que comas algo todos los días. No voy a
permitir que te mueras de hambre bajo mi techo.

Incluso algo tan generoso como ofrecer comida sonó como una orden

Grupo Leyendas Oscuras | 61


viniendo de él.
CAPÍTULO 4

Grupo Leyendas Oscuras | 62


Vivir en Blackburn no había sido fácil para Haven, con exceso de trabajo y
falta de alimentos, pero siempre encontró una manera de salir adelante. Era una
vida deprimente, pero había sido suya, y era la única que había conocido.

Durante, por otro lado, con su ritmo lento e inactividad, la intimidaba.

Al tercer día, cayó en una rutina. Limpiaba durante el día y cocinaba en la


noche antes de esconderse hasta que cada uno se fuera a la cama. Se deslizaba
abajo después y comía algo en el comedor a oscuras, antes de retirarse al
dormitorio. Se había metido en la cama, la música siempre comenzando no
mucho después. No estaba segura de dónde venía, pero el sonido de la misma
le facilitaría dormir, y se quedaría allí hasta que todo el mundo saliera de la
casa para el día.

Aunque más fácil, las pequeñas cosas la golpearon desconcertándola. La


menta fuerte de la verdadera crema dental, el baño de agua caliente, y comer
con cubiertos eran pequeñas comodidades, pero cada una la hizo tropezar un
poco. Había sido privada de cosas que todos los demás daban por sentado.
Incluso los zapatos que llevaba hacían que le dolieran los pies. No le gustaba
nada.
Eran unos minutos después de las tres de su tercer día cuando Haven
encontró a Dominic de nuevo. Entró en la casa y dejó caer la mochila en el suelo
antes de tomar asiento en la sala de estar. Consideró huir arriba, pero eso la
hacía sentir culpable. Él había sido abrumadoramente amable con ella.

Ella entró en la sala de estar, con nerviosismo arañando sus uñas


quebradizas.

—¿Puedo hacer algo por ti?

Dominic negó con la cabeza.

Grupo Leyendas Oscuras | 63


—Estoy bien.

—¿Está seguro? Tiene que haber algo que pueda hacer.

—Uh… Siempre podía comer algo, supongo.

Ella sonrió.

—¿Comer qué?

—Sorpréndeme.

Haven se dirigió a la cocina y preparó un sándwich de mantequilla de


cacahuete y jalea de uva antes de agarrar una toalla de papel. Regresó a la sala
de estar, y Dominic lo tomó.

—En serio no tienes que hacer esto.

Ella desvió la mirada.

—Pero usted me hizo uno…

Ella fue a la cocina antes de que él pudiera responder y limpió los


mostradores. Un poco más tarde, cuando descongelaba pollo para la cena, vio a
Dominic arrastrando su cesto a la planta baja. Ella caminó al recibidor,
directamente en su camino.

—¿Puedo hacer eso por usted?

Él se rio.

—¿Te estás ofreciendo para lavar mi ropa?

—Sí.

Dominic vaciló, pero soltó el cesto de manera que Haven pudiera llevarlo a la
lavandería. Él siguió, deteniéndose en el umbral.

—Mira, Twinkle Toes, no sé quién eres…

Grupo Leyendas Oscuras | 64


Ella intervino.

—Soy Haven.

—Haven. El punto es que hago un hábito de permanecer fuera de los tratos


de mi padre. Eso me da una negación plausible, lo que significa que no tengo
idea de lo que está pasando con esta… —Él movió sus manos a su alrededor—
… situación. A mi modo de ver, ya que te estás quedando aquí, es justo que yo
sea hospitalario. Así que si te consigo un sándwich, no te sientas como si tienes
que hacer esto para mí. Es solo un sándwich.

Ella no dijo nada, pero estaba equivocado. No era solo un sándwich. Era más
que eso para ella.

—Y agradezco la oferta para ayudar con mi ropa sucia. Gracias, Haven.

Él se alejó mientras ella susurraba:

—No, gracias a ti.


La cena estaba lista otra vez a las siete menos cuarto, y Haven la mantuvo
caliente mientras doblaba la ropa de Dominic. La puerta principal se abrió
mientras estaba en la lavandería, y salió a saludar al Dr. DeMarco.

¿Debía? No estaba segura.

—Huele fantástico aquí —dijo él.

—Gracias, señor. La comida está lista.

—Genial. Carmine debe estar en casa de la práctica de fútbol en unos pocos


minutos.

Su pulso se aceleró ante la mención de Carmine. Ella no lo había visto desde


su encuentro incómodo en la biblioteca, y no estaba segura de querer verlo tan

Grupo Leyendas Oscuras | 65


pronto de nuevo.

Puso la mesa, colocando la comida en el centro para que pudieran servirse


ellos mismos, antes de agarrar el cesto de Dominic y dirigirse arriba. Llegó a la
segunda planta cuando la puerta principal se abrió, la voz de Carmine
golpeándola al instante.

—Joder, ¿qué huele tan bien?

Sonrió para sus adentros y volvió a caminar, poniendo la ropa de Dominic


fuera de la puerta de su dormitorio antes de encerrarse para ocultarse.

A la tarde siguiente, el Dr. DeMarco llegó a casa cuando Haven estaba


buscando algo para hacer para la cena.

—Me olvidé de decirte. Tienes la noche libre.

Ella cerró la puerta de la despensa.

—Está bien.
—Es viernes, así que los chicos estarán en el partido de fútbol, y yo me iré
este fin de semana por negocios.

La confusión se estableció ¿Él se iba?

—¿Está seguro que no desea que haga algo antes de irse?

—Seguro. —Él extendió la mano, y ella se la estremeció, pero no lo desanimó


de agarrar su hombro—. Ven conmigo. Quiero mostrarte algo.

Ella lo siguió hasta la sala de estar, donde él recogió un teléfono inalámbrico.

—Tengo un teléfono instalado en caso que necesites cualquier cosa cuando


estoy lejos. Número de marcación rápida uno va directamente a mi teléfono
móvil. Si no contesto y es una emergencia, número de marcación rápida dos es

Grupo Leyendas Oscuras | 66


Dominic.

—¿Es Carmine el número tres? —Las palabras volaron de su boca antes de


que tuviera suficiente sentido común para contenerlas.

—Sí, pero cualquier problema que encuentres no será tan malo como el
problema que sigue a mi hijo menor. Así que si necesitas algo, llama a los dos
primeros.

—Está bien. —Ella se quedó mirando el teléfono—. ¿Cómo hago eso?

Suspirando, el Dr. DeMarco dio algunas instrucciones rápidas sobre cómo


realizar una llamada. Una ráfaga de pensamientos la golpeó mientras
escuchaba, pero el Dr. DeMarco los cortó.

—Sabré cualquier vez que se usa, por lo que no tengas alguna idea brillante
como llamar al 911.

Ella frunció el ceño.

—¿Quién es el 911?

Él la miró como si pensara que podría estar bromeando.

—Digamos que llamar al 911 es la última cosa que quieres hacer, niña.
El Dr. DeMarco se fue, y esas palabras corrían por la mente de Haven
mientras vagaba por la casa vacía. Terminó en la sala de estar después de un
rato, de pie frente al teléfono blanco de nuevo.

Lo recogió, lo encendió como el Dr. DeMarco le había mostrado. Pulsó el


botón 9 antes de presionar el número 1, su dedo dudando sobre el 1 de nuevo.
Se quedó allí, con el corazón palpitando rápidamente, antes de presionar el
botón para apagar el teléfono.

Hizo eso tres veces más antes de colocar el teléfono en su soporte y salir de la
habitación, demasiado asustada para presionar el último número.

Grupo Leyendas Oscuras | 67


El sol se estaba poniendo cuando Haven terminó en la biblioteca. Encontró
un poco de papel y robó algunas piezas, encontrando un lápiz antes de
ansiosamente correr a su habitación. Se tumbó en la cama y esbozó, la cara de
su madre emergiendo en el papel. Sin fotografías, Haven estaba
desesperadamente temerosa de que olvidaría como se veía su madre, miedo de
que su memoria se desvaneciera con el tiempo.

El dibujo llegó naturalmente a Haven. Cuando era pequeña, alrededor de la


edad de siete años, su primera ama, Mónica, le dio papel y crayones. Era la
primera vez que le había dado alguna cosa, y resultó ser la última, pero Haven
apreció el regalo hasta que el último trozo de crayón desapareció.

A medida que crecía, había sacado a escondidas suministros de la casa del


rancho, pero después destruyó todas las pruebas, así nadie se enteraría. Estaba
acostumbraba a doblar los bocetos y meterlos en su bolsillo, escondiendo los
papeles a la primera oportunidad que tuviera.

Haven perdió la noción del tiempo cuando se sumergió en el dibujo de su


madre, y era cerca de la medianoche, cuando el sonido de la música capturó su
atención. Era más temprano que las otras noches. Curiosa, puso el dibujo a un
lado y se deslizó hasta la puerta para asomarse.
Carmine estaba sentado en la biblioteca, sosteniendo una guitarra acústica de
color canela. La oscuridad obstruía su cara de la vista de Haven, pero el
resplandor de la luz de la luna iluminaba sus manos mientras punteaba las
cuerdas.

Dio unos pasos hacia adelante, embelesada mientras la música se suavizó y


se hizo más fuerte. Se arremolinó a su alrededor, la piel de gallina surgiendo
cuando la melodía se filtraba en su piel. Su estómago revoloteó y sus
extremidades hormigueaban, el calor se extendía por todo su cuerpo. Cerró los
ojos, disfrutando de la extraña sensación, hasta que la música se detuvo.

Los ojos de Haven de repente se abrieron de nuevo, y entonces pudo ver su


rostro, todavía parcialmente cubierto en las sombras. Él frunció el ceño,

Grupo Leyendas Oscuras | 68


mirándola con preguntas en sus ojos, pero ella no tenía respuestas para dar.

Girando sobre sus talones, Haven volvió corriendo a la habitación y cerró la


puerta, presionando su espalda contra ella cuando la música comenzó una vez
más.

A la mañana siguiente, Carmine se despertó antes de lo habitual y tomó un


tazón de cereales, sus pasos vacilantes en la sala de estar. Dominic sentado en el
sofá leyendo la revista Sports Illustrated, y Haven estaba a su lado, ninguno de
los dos hablaba.

Antes de que Carmine pudiera pronunciar una sola palabra, Haven se puso
de pie y se escabulló. La vio retirarse antes de tomar el asiento que ella había
desocupado.

—Actúa como si estuviera enfermo y pudiera coger algo por estar cerca de
mí.

Dominic asintió.

—Me di cuenta.
—No he hecho nada. —Él hizo una pausa—. No lo creo, de todos modos.

—No te das cuenta de lo desagradable que resultas —dijo Dominic—. Es tu


forma de ver a la gente.

Carmine se encogió de hombros. No había nada que pudiera hacer al


respecto.

—Lo que sea. Obviamente hay algo malo con ella.

—¿Te has tomado el tiempo para preguntarle qué podría ser?

—No he tenido una oportunidad —dijo—. Como he dicho, ella corre de mí.

—Bueno, tal vez si tomas interés en ella, no actuará dudosa a tu alrededor.

Grupo Leyendas Oscuras | 69


—¿Es eso lo que hiciste, tomar un interés? —preguntó Carmine—. No estoy
seguro de que Tess sea feliz por eso.

Dominic lo empujó, derramando parte de sus cereales.

—Fui amable con ella, hermano. Deberías probarlo.

Carmine limpió algunos de los Lucky Charms perdidos de su regazo,


mirando a la zona húmeda donde la leche había empapado sus pantalones.

—Idiota.

Vincent DeMarco era un hombre fácil de reconocer. La gente en Durante lo


conocía como el talentoso médico y el dedicado padre soltero, las mujeres
solteras acaudaladas rigurosamente le perseguían. Había acumulado unas
cuantas canas caprichosas, pero parecía más joven que sus cuarenta años. Era
como su padre. Antonio DeMarco había muerto a los cincuenta cuando se
parecía más a un joven de treinta y cinco.

La genética, pensó Vincent, era una cosa peculiar.


A pesar de que era bien conocido, pocas personas veían al hombre detrás de
la máscara. Vincent sentía como si viviera dos vidas diferentes, ambas
igualmente reales aún en desacuerdo una con la otra. Le gustaba creer que era
el hombre de familia que los otros veían, pero también estaba profundamente
comprometido con un tipo diferente de familia.

Una familia no vinculada por la genética, en su lugar, estaba forjada por la


sangre derramada y firmes juramentos. LCN, lo llamaba el gobierno, la
abreviatura de la Cosa Nostra, pero era conocido por muchos nombres
diferentes: La Famiglia, Borgata, pandilla, sindicato. Todo significaba lo mismo.
La Mafia.

Él había dado un paso atrás de la vida años atrás, alejándose de Chicago y el

Grupo Leyendas Oscuras | 70


centro de la acción, pero no había salida de la organización una vez que te tenía
en su brutal agarre. Se mantuvo como asesor no oficial de El Don, Salvatore
Capozzi. El trabajo de Vincent era jugar al intermediario, dar consejo cuando le
preguntara y acudir cuando se le llamara, y lo hacía obedientemente, teniendo
cuidado de cualquier cosa que necesitara ser dirigida. Pero solo porque era
bueno en lo que hacía, no quería decir que lo disfrutara.

Vincent estaba sentado en la sala llena de humo de la mansión en Lincoln


Park, sosteniendo un vaso lleno de whisky mientras escuchaba la multitud de
hombres debatiendo negocios. Había una veintena de ellos, pero Vincent no
estaba seguro de por qué la mitad estaban allí. Ellos no tenían voz en cómo se
llevaban a cabo las cosas, algunos tan nuevos que no se habían ganado sus
insignias. No había ninguna razón para confiar en ellos —ninguna razón para
confiar en ellos— considerando que no había sangre en sus manos.

No quería decir que quería que fueran asesinos. Envidiaba sus conciencias
limpias y deseaba poder advertirles a todos que dieran la vuelta. Irse mientras
aún podían, porque algún día sería demasiado tarde… y eso algún día
probablemente terminaría con una larga sentencia en prisión.

O una bala de punta hueca en el cerebro. Vincent no había decidido qué


resultado sería peor.
Pero no podía advertir a nadie. Había hecho un juramento para poner en
primer lugar a la organización, y si la organización quería a este montón de
matones, Vincent se ocuparía de sus malos sentimientos en silencio. Se había
iniciado joven —uno de los hombres más jóvenes formados de la historia. Por lo
general, los chicos luchaban durante décadas tratando de demostrar que eran
dignos, la mayoría nunca sobrevivían el tiempo suficiente para ver que sucedía.
Pero no Vincent. Había resbalado justo en la puerta, mientras su padre estaba a
cargo.

No era el más joven en hacer negocios con ellos, sin embargo. Los chicos eran
reclutados frescos de la escuela secundaria, moldeados en soldados vengativos
para cumplir las órdenes de la familia. Los jóvenes incurrían todo el riesgo,
mientras que los que están arriba prodigaban en los frutos de su trabajo.

Grupo Leyendas Oscuras | 71


Dinero ensangrentado. Cientos habían muerto para pagar por la mansión en
la que se sentaban.

—No podemos tolerar estas cosas. Ellos son salvajes.

Giovanni estaba hablando, su fuerte acento haciendo presión a Vincent para


prestar atención. Siciliano de nacimiento, había emigrado a los Estados Unidos
una década antes y subió de rango para convertirse en el Capo de mayor
producción. Algunos de sus hombres estaban presentes, sentados a un lado.
Vincent tenía problemas para recordar los nombres de los soldados, pero uno
que le era familiar era Nunzio.

Nunzio había estado merodeando alrededor durante años. Le decían bizco


debido a la forma en que sus ojos siempre parecían estar medio cerrados, su
rostro congelado en un ceño pícaro. Mantenía su cabeza agitándose, mostrando
una ligera capa de pelo marrón, y sus ojos eran del color mate de la tierra
agrietada. El hermano del Don lo había tomado como era bebé, por lo que
Salvatore tenía debilidad por el chico.

Los hombres discutían de un lado a otro cuando Vincent hizo girar el whisky
en su copa, no teniendo la intención de beberlo. Permaneció en silencio hasta
que la voz inconfundible del Don intervino, hablándole directamente.
—¿Qué piensas, Vincent?

Pienso que quiero ir a casa.

—Creo que ser apresurado será contraproducente. No me gusta la forma en


que los rusos conducen los negocios, pero aún tienen que lastimar a algunos de
nuestra gente.

—Lo harán —advirtió Giovanni.

—Si lo hacen, será manejado —dijo Vincent—, pero hasta que llegue ese
momento, ¿quiénes somos para controlar a otro grupo?

Vincent miró a través de la habitación en donde el Don se sentaba en su silla


favorita. En sus fines de los sesenta, Sal tenía la forma de un globo y sonaba

Grupo Leyendas Oscuras | 72


perpetuamente lleno de helio. Había sido el subjefe cuando el padre de Vincent
manejaba las cosas y tuvo éxito al regir después de que él muriera. Antonio le
había llamado Salamandra.

—Si asustas a una salamandra, dejará caer su cola y correrá —había dicho—.
Sin piel en su parte trasera. Dos semanas más tarde, estará como nueva.

Sal reflexionó sobre las palabras de Vincent.

—Tienes razón. Tal vez se eliminarán a sí mismos con su estupidez.

Bizco rio secamente, pero trató de cubrirlo con una tos forzada cuando todos
miraron en su dirección. El hombre a su lado parecía molesto por la explosión,
otro soldado cuyo nombre eludió a Vincent. Pensó que podría ser Johnny, uno de
cerca de un centenar de otros Johnnys corriendo por las calles. Su aspecto, sin
duda encajaba con el nombre-genérico, indistinguibles. Otro número en la
multitud, fácil de reemplazar, nunca perdido. Una cola pensó Vincent. Sal lo
dejaría caer y seguiría adelante.

Cuando Sal los despidió con un gesto de la mano, Vincent fue el primero en
levantarse de su asiento. Vació el whisky y se dirigió a la puerta, pero Giovanni
le cortó.
—Creo que estamos cometiendo un error, doctor. No nos hará ningún bien
ignorarlos ahora.

—No estamos ignorándolos —dijo Vincent—. Simplemente no estamos


instigando una pelea. La última cosa que necesitamos es violencia en nuestras
calles por cosas que no tienen nada que ver con nosotros.

Vincent se dirigió a su coche de alquiler cuando la voz de Giovanni sonó una


vez más.

—Solo porque no sabemos nada no significa que no nos hayan transgredido.


Habrá guerra.

Grupo Leyendas Oscuras | 73


CAPÍTULO 5

Grupo Leyendas Oscuras | 74


Carmine sacó la última camisa limpia de la percha del armario. Los pequeños
montones de ropa se habían transformado en montañas, cada pieza de ropa que
poseía ahora sucia en el suelo. Generalmente, no habría llegado tan lejos, ya que
las habría llevado a la lavandería local, pero tenía un problema, estaba en
bancarrota.

Caminó a través de la biblioteca al otro lado del piso y agarró el pomo de


Dominic, su ceño frunciéndose cuando no giró. Podía oír voces dentro y golpeó
la puerta.

Dominic abrió.

—¿Qué?

Carmine observó a Tess tumbada sobre la cama en una de las camisas de


Dominic, y se encogió ante la imagen mental de lo que había interrumpido.

—Necesito algo de dinero. Mis ropas están sucias.

—¿Quieres dinero?

—Sí, un préstamo.
—Tienes una manera curiosa de pedir, hermano —dijo Dominic—. ¿Y cómo
vas a devolverme el dinero cuando no tienes trabajo?

Carmine se encogió de hombros.

—Ya se me ocurrirá algo.

—Sí, lo harás —dijo Dominic—. Podrás averiguar la manera de hacer tu


propia maldita colada.

La puerta se estrelló en la cara de Carmine. Tess se rio dentro de la


habitación cuando Carmine golpeó la pared antes de regresar a su habitación.
Cogió el móvil y marcó el número de la casa de Dia, suspirando de alivio
cuando ella contestó.

Grupo Leyendas Oscuras | 75


—¿Qué quieres, Carmine?

—¿Qué te hace pensar que quiero algo?

—Porque te conozco —dijo ella—. No llamas para charlar.

Suspiró.

—Necesito hacer mi colada.

—¿Y quieres que yo te lave la ropa?

—Sí. No sé a quién más preguntar.

—Bueno, ¿cuánto dinero tienes?

—Nada.

Todo lo que oyó fue el sonido de la risa antes de que Dia colgase.

Irritado, cogió las brazadas de ropa y la tiró en el cesto antes de arrastrarlo a


la planta baja. Tan pronto como llegó al lavadero, oyó el tarareo, suave y dulce
como una canción de cuna. Haven estaba frente a la secadora, doblando la ropa.
Lo miró con aprensión mientras callaba, sus ojos saltando de él a su cesto lleno.
Lo arrastró por la habitación y abrió la lavadora, empujando toda la ropa en
ella. Se desbordó, y tuvo que empujar para conseguir que la puerta se cerrara.
Miró a su alrededor para un poco de detergente y captó la mirada de Haven de
nuevo que se quedó boquiabierta, sosteniendo un par de pantalones.

No estaba seguro de cuál era el problema, pero estaba demasiado molesto


para tratar con ello. Había pasado otra semana evitándolo, escabulléndose de
las habitaciones antes de que pudiera decir hola.

—Así que, ¿dónde está el jabón? —le preguntó—. Ya sabes, ¿las cosas o lo
que se usa aquí?

Haven alcanzó detrás de ella y abrió un pequeño armario y sacó una jarra de
detergente para la ropa. Carmine abrió la lavadora de nuevo cuando lo tomó, y
estaba a punto de verterlo directamente cuando Haven inhaló bruscamente.

Grupo Leyendas Oscuras | 76


La toma de aliento lo paralizó.

—¿Qué?

—¿No deberías poner agua en primer lugar?

Él vaciló.

—¿Debo hacerlo?

—Me enseñaron a iniciarlo, poner el jabón y añadir prendas a la línea.

—¿Qué línea?

—La línea que te dice cuanto llenar la máquina.

—¿Hay un límite? —Dejó la jarra de detergente antes de tirar su ropa de


vuelta al cesto. Haven volvió a doblar mientras él miraba la parte delantera de
la lavadora—. ¿Dónde está el botón de inicio?

—No hay botón —dijo—. Solo tienes que elegir la configuración y tirar del
dial.

Su despreocupación para lavar la ropa le molestó.


—¿Cuál es exactamente mi configuración? A mí me parece que la
configuración es la maldita lavadora y el argumento es que no sé cómo mierda
se enciende esta cosa.

Frunció su ceño.

—¿Quieres que… lo haga por ti?

La pregunta lo tomó por sorpresa.

—No sé.

Alargó la mano y giró el dial para colores. Se llenó de agua, y midió un poco
de detergente antes de colocar la mitad de su ropa. Ella trabajó rápidamente,
empujando el cesto con el resto de la ropa a un lado antes de volver a doblar la

Grupo Leyendas Oscuras | 77


suya.

Carmine se quedó allí, preocupado, sin saber qué decir. Durante toda la
semana había inventado conversaciones en su mente, cosas que le diría cuando
dejase de eludirlo, y ahora que estaba delante de él, se quedó en blanco.

—Por lo tanto, eres buena en esa cosa.

Incómodo.

Ella sonrió suavemente.

—He estado haciéndolo toda mi vida.

—Sí, bueno, esta es la primera vez para mí —murmuró—. Entonces, ¿quién


eres?

Ella parecía confundida.

—Ya te dije mi nombre.

—Lo sé, pero eso no me dice quién eres. ¿Tienes apellido?

Ella siguió doblando su ropa.

—Antonelli, quizás.
—¿Quizás?

—Realmente no tengo, pero ese es el suyo.

Inclinó la cabeza hacia un lado, estudiándola.

—¿De quién?

—Mi amo.

—¿Qué quieres decir con tu amo?

—Ya sabes, mi amo de dónde vengo.

No, él no lo sabía.

Grupo Leyendas Oscuras | 78


—¿De dónde vienes?

—Blackburn. California, creo.

—¿Crees? ¿Viviste allí mucho tiempo?

Ella asintió con la cabeza.

—Hasta que vine aquí.

—¿Y no estás segura de dónde está? —Él se quedó atónito—. ¿Odiabas ese
lugar o algo así?

—Depende de lo que quieras decir con eso.

—Explícamelo.

Ella suspiró.

—No me gustaba mi amo, pero tenía a alguien allí que me entendía.

—¿Y aquí?

—Aquí tengo comida que comer y ropa para vestir.

—¿Pero nadie te entiende?


Ella negó con la cabeza.

—Mis amos me tratan muy bien, sin embargo.

—Guau. ―¿Amos? Eso rozó el camino equivocado—. ¿Por qué diablos


sigues diciendo eso? Suena mal, como si fueras un sirviente o una esclava o
algo así.

Lo miró mientras hablaba.

—¿No lo soy?

—¿Cómo…? ¿Qué demonios?

—No está mal aquí —explicó rápidamente—. La gente como yo desea el tipo

Grupo Leyendas Oscuras | 79


de lugar donde no tienen miedo de pagar por los errores de otro con su vida.

—Y de dondequiera que vienes, ¿te preocupa que te maten sin razón?

—No, siempre hay una razón —dijo—. Simplemente no solo una que
causaste.

Carmine se sorprendió por lo mucho que entendía a la extraña chica. Ella


podía no haberlo visto, pero Carmine sabía lo que era pagar por los errores de
otros. Sabía lo que era vivir sabiendo que su vida podría terminar por algo que
no tenía absolutamente nada que ver con él.

Pero ¿amos? No lo entendía.

Terminó de doblar su ropa en silencio antes de hacer un movimiento para


marcharse, pero Carmine permaneció en la puerta, bloqueando su única salida.

—¿Necesitas algo más? —preguntó.

—Necesito saber por qué me odias.

Su ceño se frunció.

—¿Qué quieres decir?


—Te alejas de mí; no me miras ni hablas conmigo. La única razón por la que
estás haciéndolo ahora es porque piensas que no tienes elección. No tienes
ningún problema en estar cerca de mi hermano, ¿por qué tienes problemas
conmigo? ¿Soy tan horrible? —Ella lo miró fijamente mientras divagaba en la
frustración, su mutismo poniéndole más nervioso—. Cristo, ahora estoy
gritándote, esto no va a arreglar nada. ¿Qué es lo que tengo de malo? ¿Es mi
genio?

—Yo no te odio. Yo solo… No lo entiendes.

Algo en esas palabras era como una daga golpeando su pecho. Nadie lo
había entendido antes, pero quería que ella le entendiese. La necesitaba, porque
por primera vez en años, se preguntó si alguien finalmente podría.

Grupo Leyendas Oscuras | 80


El timbre de su teléfono frustró su respuesta. Lo sacó de su bolsillo, y ella
tomó la oportunidad de deslizarse más allá de él.

—Haven —la llamó, saliendo de la lavandería detrás de ella—. Creo que


encontrarás que somos muy parecidos si te tomas la oportunidad de
conocerme.

Se apartó de ella para contestar la llamada.

—¿Sí, Dia?

—No debería haber colgado —dijo Dia—. ¿Todavía necesitas la colada?

—No, lo tengo —dijo—. Alguien me mostró cómo hacerlo.

Se dio cuenta, mientras miraba hacia la lavandería, que ni siquiera le había


dado las gracias a Haven por su ayuda.

Carmine irrumpió en el despacho de su padre y se dejó caer en la silla frente


al escritorio. Vincent dejó la revista médica que había estado hojeando y se
quitó las gafas.
—Entra, hijo. Tú no interrumpes en absoluto.

—No estoy de humor para una charla. —Carmine arrojó lo que estaba en su
mente—. ¿Por qué está esa chica aquí?

Vincent suspiró.

—¿No hemos tenido ya esta conversación? Dijiste que no te importaba.

—Me importa ahora. —Sus propias palabras lo cogieron desprevenido. ¿Lo


hacía?

Vincent lo miró con recelo.

—¿Por qué?

Grupo Leyendas Oscuras | 81


Buena maldita pregunta.

—Ella dice algunas cosas raras.

—No era consciente de que te importaba hablar con ella.

—Sí, bueno, si se va a quedar en mi casa…

—Mi casa —le corrigió Vincent—. Tu abuelo dejó este lugar para mí cuando
murió. Y la chica está aquí porque yo la traje aquí.

—¿Por voluntad propia? Porque no parece que esté de vacaciones,


preparando la cena y limpiando. Ni siquiera tenía nada.

—Tienes razón, no está de vacaciones, pero es un gran paso de su última


casa.

—California —dijo Carmine—. O al menos eso cree. Vivía con un amo que
podría haberla matado.

Los ojos de Vincent se agrandaron.

—Estoy sorprendido de que ella te dijera tanto.


—Le pregunté, y al parecer siente que no puede negar nada a nadie cuando
la preguntan.

—Oh, eso es donde te equivocas —dijo Vincent—. Si la chica no quisiera


decírtelo, no lo haría. Podría estar entrenada para servir, pero sabe guardar
secretos. No hubiera sobrevivido tanto tiempo de lo contrario.

Carmine no tenía ni idea de cómo responder a eso.

—Entonces, ¿qué? ¿Va a quedarse aquí indefinidamente?

—Sí —dijo Vincent, poniéndose sus gafas—. Y no puede salir de la casa sin
mi permiso, para que se acostumbre a ella.

—¿Acostumbrarse a ella? ¿De verdad? Hay en serio algo mal con la forma en

Grupo Leyendas Oscuras | 82


que vivimos.

Vincent sacudió la cabeza.

—Sé cómo puede ser, así que, si necesitas más ayuda con la ropa, te sugeriría
que te mantengas lejos de ella.

—¿Cómo sabes que ella me ayudó con mi ropa?

Vincent hizo un gesto hacia el monitor del ordenador en su escritorio.


Carmine se dio cuenta de que había visto el intercambio sobre las cámaras de
vigilancia. Había unas cuantas, en la casa, sobre todo en las zonas comunes.

—No estaba mirando por ti. Todavía no hay cámaras en los dormitorios.

—Y que se quede mejor de esa manera —dijo Carmine.

—No quiero ver lo que sucede en esa pocilga más de lo que tú quieres que yo
lo vea —dijo Vincent, recogiendo su revista médica de nuevo—. Solo se
consciente de lo que dije. Te agradecería que fueras educado y no trataras de
entrometerte. Lo último que necesita es que le hagas las cosas más difíciles.

Carmine se levantó.

—En otras palabras, no ser yo mismo.


—Precisamente, hijo.

Carmine llegó a la escuela el lunes por la mañana para encontrar a Tess y a


Dominic discutiendo en el estacionamiento. Salió del coche cuando Dia se
acercó, sentándose en el capó de su Mazda. Él la empujó, y ella se echó a reír
cuando se sentó en su cacharro en su lugar.

—¿Qué les pasa a esos dos?

Dia se encogió de hombros mientras Tess rio secamente, empujando a


Dominic.

Grupo Leyendas Oscuras | 83


—¡Lo que nos ha pasado es el hecho de que tu padre es un idiota!

—Ya basta, Tess —dijo Dominic—. No es tan grave.

Tess lo fulminó con la mirada.

—El Dr. DeMarco trasladó a una adolescente, y no solo no me lo dices, sino


que es tu amiga, ¿pero me entero que dices que no es un problema?

Dia se inclinó hacia Carmine.

—¿Hay una chica viviendo contigo?

—Sí, pero ella lo hace sonar fuera de proporción —dijo Carmine—. Ella es
solo una chica.

—¡Solo una chica viviendo en una casa con el Sr. joderé-cualquier-cosa-que-


camina! —dijo Tess.

—Dame un respiro —dijo Carmine—. No actúes como si estuvieras molesta


por mi culpa. No es mi culpa que no confíes en tu novio.

Tess le levantó el dedo medio antes de irrumpir fuera, pero Dominic se


quedó allí, por una vez no fue detrás.
—Eso es interesante —dijo Dia—. No vas a tirarte realmente a la chica,
¿verdad?

Dominic intervino.

—Ellos ni siquiera se llevan bien.

—No es que no nos llevemos bien —dijo Carmine—. Es solo que corre cada
vez que me acerco a ella.

Dia rio.

—Si te relajas, estoy segura de que irá.

—Nunca la has conocido —dijo Carmine—. Diablos, no sabías que existía

Grupo Leyendas Oscuras | 84


hasta hace un minuto. No eres precisamente una experta en la materia.

—Es solo una chica, ¿no? No somos tan complicadas. Además, no estoy
diciendo que te la tires, pero no hay nada malo en hacer amigos.

Carmine rodó los ojos.

—Nadie dice que me la tire, Dia. Los años noventa han terminado. La gente
folla.

—No siempre —dijo—. A veces hacen el amor.

—Yo no.

Cuarenta y cinco minutos más tarde, Carmine estaba caminando por el


pasillo de la escuela hacia su segundo período de clase cuando vio a su
hermano en la biblioteca. Dominic se sentaba frente a un ordenador,
escribiendo furiosamente en las teclas. La curiosidad agarró a Carmine y se
deslizó a través de las puertas de cristal en la habitación.
—Cristo, hay mucha luz aquí. —Carmine se protegió los ojos y su voz resonó
en la silenciosa habitación, pero no había nadie cerca para regañarlo.

—¿Primera vez en la biblioteca? —preguntó Dominic.

—He estado aquí para la clase de inglés —dijo a la defensiva—. Incluso


comprobé un libro una vez.

—¿Qué libro?

—El Conde de Monte Cristo. Tuve que hacer un trabajo el año pasado.

—¿Así que en realidad lees?

—Sí —dijo—. Leí la primera página antes de alquilar la película.

Grupo Leyendas Oscuras | 85


Dominic se rio, pero no dijo nada, demasiado ocupado subiendo archivos en
el ordenador. Carmine se inclinó contra la mesa junto a él, tratando de descifrar
lo que quería decir todo el código.

—¿Qué estás haciendo?

—Cambiando tus calificaciones, hermano.

Sus ojos se abrieron.

—¿En serio?

—No, pero las miro. Nunca lograrás salir de la secundaria al paso que vas.

Carmine sacudió la cabeza.

—Tienes algunos nervios pirateando los servidores de la escuela y


examinando los registros de la gente, esa mierda es ilegal. Y dicen que soy yo el
que va a resultar como papá.

—Yo no lastimo intencionadamente a las personas, por lo que aún me tienen


allí —dijo Dominic—. Además, ¿has visto sus expedientes disciplinarios?

—Creo que la mejor pregunta es, ¿los has visto tú, Dom?
—Tienes toda la maldita razón. Es como leer una novela de crímenes reales.
El registro definitivo de tu escuela es más largo que el expediente de la
detención del tío Corrado, y eso es mucho decir.

El marido de su tía Celia, Corrado Moretti, había sido detenido más veces en
su vida que los que tenía de cumpleaños, pero nunca había sido atrapado por
ninguno de los cargos. Si se trataba de un testigo desaparecido, un juez sucio, o
un miembro del jurado sobornado, Corrado siempre encontraba una manera de
salir de los problemas.

Un reportero una vez lo había apodado el asesino del Kevlar. No importaba


lo que le golpeara, salía indemne.

—El tío Corrado es el Hombre de Acero —dijo Dominic—. Más rápido que

Grupo Leyendas Oscuras | 86


una bala.

—¿En serio lo comparas con un superhéroe?

—Sí, creo que no estudié eso detenidamente.

Echando un vistazo a su reloj, Carmine se apartó de la mesa.

—Tengo que ir a historia antes de que la señora Anderson envíe un grupo de


búsqueda a por mí.

—Sí, hazlo —dijo Dominic—. Por lo que he visto, no estás pasando de la


clase.

—¿Realmente no vas a cambiar mi nota?

—Lo siento, no puedo hacerlo. ¿Qué dice Superman? ¿Un gran poder conlleva
una gran responsabilidad?

Carmine golpeó a su hermano en la parte posterior de la cabeza cuando pasó


de largo.

—Ese es Spider-Man, idiota.


Carmine llegó a casa después de la práctica de fútbol esa noche en el tiempo
justo para ver a Haven subir por las escaleras. Se lavó las manos y entró en el
comedor, donde esperaba la cena, su padre ya inclinando la cabeza para orar
cuando se sentó.

—Signore, benedici questi Peccatori che Essi mangiano la loro cene.

Señor, bendice a estos pecadores, mientras comen su cena.

Carmine estaba comiendo antes de que pudieran decir:

Grupo Leyendas Oscuras | 87


—Amén.

Vincent trató de entablar conversación durante la comida, y Dominic le


siguió la corriente, pero Carmine permaneció en silencio. Era bien entrada la
noche, cuando el busca de Vincent se disparó, y se despidió, teniendo que irse a
trabajar. Carmine hizo su camino hacia arriba y vaciló cuando vio a Haven en la
biblioteca, mirando por la ventana con su mano apretada contra el vidrio liso.

Él esperaba que huyese, pero en lugar de eso hizo un gesto hacia los
pequeños destellos de luz que chispeaban en la oscuridad.

—¿Qué son esas cosas?

Carmine se volvió para ver si alguien más estaba allí, sorprendido de que ella
estuviera tratando de hablar con él.

—Luciérnagas. Algunas personas los llaman insectos relámpagos.

—¿Por qué brillan? —preguntó—. ¿Es para poder ver?

Él se acercó a ella.

—Creo que es la forma en que hablan el uno al otro.

—Guau.
—¿Nunca lo has visto antes?

Ella negó con la cabeza.

—No teníamos ninguno en Blackburn.

—Ah, bueno, tenemos muchos aquí —dijo—. Se parecen a los escarabajos y


vuelan con los culos encendidos.

Ella sonrió por su descripción.

—Son hermosos.

—Son solamente bichos. Nada especial.

Grupo Leyendas Oscuras | 88


—Están vivos —dijo—. Eso los hace especiales.

No tenía respuesta para eso. Haven siguió mirando por la ventana mientras
la observaba, viendo el asombro infantil en su expresión. Parecía como si
estuviera viendo el mundo por primera vez, como si hubiera sido ciega, hasta
ahora, pero de repente pudiera ver. Se preguntó si se sentía de esa manera,
también, si todo lo que tenía delante era nuevo.

Intentó recordar cuando vio luciérnagas, por primera vez, pero apenas podía
recordar ese momento en su vida. Recordaba vagamente atrapar algunos en un
frasco de una vez.

—¿Quieres verlos de cerca?

Las palabras salieron de su boca antes de que se diera cuenta de lo que


preguntaba. Había oído a su padre, pero al mismo tiempo, no veía el daño.

Se apartó del cristal para mirarlo.

—¿Puedo?

—Por supuesto.
El entusiasmo chispeó en sus ojos. La visión hizo que el corazón de Carmine
diera un vuelco. Hacía años que sentía algo cercano a eso, y por un momento, le
gustaría poder robarlo para sí mismo.

—¿Te refieres a salir a la calle?

—Sí.

—Pero no se me permite.

Él se encogió de hombros.

—A mí tampoco.

Técnicamente era cierto, desde que estaba castigado, pero nunca había

Grupo Leyendas Oscuras | 89


dejado que eso lo detuviera antes.

—Me gustaría eso —dijo, haciendo una pausa antes de añadir—: Si estás
seguro.

Sonrió. Ella estaba confiando en él. Se preguntó si tal vez no debería hacerlo,
pero era una gran mejora que evitarlo.

—Espera aquí. Vuelvo enseguida.

Corrió a la cocina, se alegró de que su padre ya se hubiera ido, y regresó a la


tercera planta, tras encontrar un frasco de conservas vacío. Haven estaba de pie
en el mismo lugar, con la mano aún pegada al cristal.

—Vamos —dijo, dirigiéndose a su dormitorio. Encendiendo la luz, se dio


cuenta de que ella se quedó fuera de la puerta, contemplando el desorden—.
¿Entras? Sé que es un desastre…

—Oh, no, no es eso. —Ella miró aterrada—. No sé si debo hacerlo.

—Bueno, no podemos salir por la puerta, porque mi padre se enterará.


Tenemos que salir por aquí.

Su ceño se frunció.
—¿Desde el tercer piso? ¿Cómo?

—Ya lo verás.

La vio encerrada en un debate interno antes de finalmente, dar un paso a la


habitación. Cuidadosa de no tropezar con ninguna de sus pertenencias, se
dirigió a donde estaba. Carmine subió la persiana antes de empujar para abrir la
gran ventana. Esta chirrió un poco, pero dio escasa resistencia.

Haven se quedó boquiabierta.

—No creía que las ventanas se abrieran.

—No lo hacen —dijo—. Dom desbloqueó ésta desde el sistema para que yo
pudiera abrirla y salir a hurtadillas por la noche. Mi padre nunca se dio cuenta

Grupo Leyendas Oscuras | 90


ya que no estableció ninguna alarma.

Carmine sostuvo las cortinas a un lado, haciendo un gesto para que subiera,
y ella salió al pequeño porche que rodeaba el piso. Carmine se unió a ella, y ella
lo siguió cuidadosamente a lo largo del balcón a un enorme árbol sicómoro. Las
ramas gruesas se extendían hacia la esquina de la casa, por lo que Haven tocó
algunas de las hojas verdes, las puntas decolorándose a marrón con el otoño en
el horizonte.

Carmine arrojó el frasco al suelo desde el balcón, conteniendo la respiración,


cuando aterrizó en la hierba con un ruido sordo. Agarrando la rama más
cercana a él, pasó por encima de la barandilla y se subió al árbol.

—Vamos, es fácil.

Se asomó por el borde.

—No me quiero caer.

—No lo harás.

—¿Lo juras?

Él se rio entre dientes.


—Todo el maldito tiempo.

Vaciló antes de agarrar la rama, como él había hecho y tiró de ella por encima
de la barandilla.

Carmine expertamente navegó por el árbol, habiéndolo hecho docenas de


veces, y Haven siguió cuidadosamente su camino. Un minuto después de saltar
al suelo, ella aterrizó junto a él en sus pies.

—Ves, no fue tan malo, ¿eh?

Un amago de sonrisa adornó sus labios.

—No me caí.

Grupo Leyendas Oscuras | 91


Carmine agarró el frasco cuando Haven vagó unos pasos de distancia, sus
ojos moviéndose alrededor. Las luciérnagas siguieron destellando en la
oscuridad, los breves resplandores iluminando su rostro asombrado. Su sonrisa
creció cuando alargó la mano a una, pero retiró la mano rápidamente.

—No me harán daño, ¿verdad?

—Correcto —dijo—. Eres probablemente diez veces más peligrosa que las
luciérnagas.

Peligrosa. La palabra hizo su punto en su frecuencia cardíaca. Algo le decía


que esta chica era un peligro para su maldita cordura.

Ella capturó suavemente una luciérnaga en su palma y miró con asombro


como el bicho corrió por su mano y despegó de la punta de su dedo medio.
Risitas suaves surgieron de ella, cuando se alejó volando, cogiendo a Carmine
con la guardia baja. Era la primera vez que la había oído reír.

Sacudiéndose de su estupor, le entregó el frasco.

—Aquí, coge unos pocos.

Carmine se sentó en el suelo mientras ella los cogía, persiguiendo luciérnagas


a través del patio. Él se echó a reír cuando ella luchó por su captura, los
pequeños insectos evadiendo su alcance. Pronto su risa se mezcló con la de él,
aplausos emocionados sonaron en la noche cuando logró conseguir algunos en
el frasco. Ella giró y giró, saltó y corrió; al mismo tiempo que una sonrisa
adornaba sus labios.

Mientras observaba, Carmine pensó que parecía diferente a la chica que


había encontrado el primer día.

No había incomodidad, la tensión que irradiaba de ella un recuerdo lejano.


Afuera, en el patio, bajo el brillo de la luna, parecía relajada y sin
preocupaciones.

Grupo Leyendas Oscuras | 92


Haven se sentó y extendió sus piernas, la exuberante hierba cosquilleándole
los pies. Inhaló profundamente, el fresco aire de la noche contrastando con las
respiraciones superficiales y polvorientas que obligó a hinchar sus pulmones.
Olía diferente aquí, limpio y fresco. Todo era verde. Nunca se había dado
cuenta del color antes, pero sí se dio cuenta de que era más que algo que ver.
Era una sensación, un sabor, un olor. Era la humedad de la hierba y la sombra
de los árboles. Era fresco. Era reconfortante. Verde era la felicidad.

El verde hizo vibrar su vientre, y la sensación la aterrorizó.

Los pocos árboles que vio en Blackburn eran palos estériles, deformes que
sobresalían de la tierra, pero aquí eran sombrillas gigantes de hojas que se
elevaban sobre ella.

Se quedó mirando el frasco en su regazo, la media docena de luciérnagas


atrapadas en el interior parpadeaba a intervalos regulares. Le resultaba extraño
el modo en que parpadeaban en armonía, una melodía silenciosa que anhelaba
oír.

—Me pregunto que están diciendo —dijo, rompiendo el silencio que se había
instalado entre ellos.
Carmine señaló el frasco.

—Estoy bastante seguro de que este acaba de decir que tenía un buen culo
brillante.

—¿Y los otros?

—Ah, bueno, este está celoso, porque quería él un buen culo —dijo,
señalando de nuevo—. Y los otros están cotorreando. Ya sabes-quién hizo que,
por qué, dónde, cuándo, qué-carajo.

—No me di cuenta que los bichos eran tan escandalosos.

Él se echó a reír.

Grupo Leyendas Oscuras | 93


—Es la naturaleza. Ellos no pueden evitarlo.

Se quedó mirando el frasco, sin tener ni idea de qué hacer con él.

Carmine se puso de pie después de unos minutos, limpiando la hierba de sus


pantalones.

—Debemos ir adentro antes de que nos atrapen. Puedes traer a los insectos
contigo.

Sacudiendo la cabeza, desenroscó la tapa.

—Deben ser libres —dijo en voz baja, viendo como las luciérnagas volaban.

Carmine le agarró la mano, tirando de ella para ponerla de pie y sus dedos se
estremecieron ante su toque. La sensación lo alarmó. Era como electricidad bajo
su piel, corriendo por sus venas y sacudiendo su corazón. Su pulso se aceleró
mientras desviaba su mirada, sin atreverse a mirarla a los ojos.

Sus ojos de color verde, como la hierba y los árboles.

Haven se sentía como si ella, también, fuera repentinamente brillante.


CAPÍTULO 6

Grupo Leyendas Oscuras | 94


La evasión se convirtió en una forma de vida para Haven de nuevo durante
las próximas semanas, pero en el fondo sabía que no podía durar. Mientras se
dirigía escaleras abajo un viernes para hacer su trabajo, escuchó la televisión en
la sala familiar, aunque todo el mundo se debería haber ido durante el día. Su
pulso se aceleró. Cada día de la semana se había quedado sola hasta las tres de
la tarde. No le gustaba que su rutina se interrumpiera.

En silencio, se dirigió a la sala de estar y vio al Dr. DeMarco sentado en el


sofá. Se dirigió a ella sin siquiera levantar la vista.

—Buenos días, niña.

Desconcertada, ella murmuró:

—Buenos días, amo.

El Dr. DeMarco negó con la cabeza.

—Llamarme eso es innecesario. Me hace sentir como si me colocaras al


mismo nivel que Antonelli, y me gusta pensar en mí mismo como un mejor
hombre que eso.
—Lo siento, señor.

—No hay necesidad de disculparse. Llámame Vincent, si quieres.

Se sorprendió que le pidiera que usara su nombre de pila.

—¿Puedo ofrecerle algo?

—No, estaba esperando por ti. He estado posponiéndolo, pero tu chequeo


debe hacerse hoy.

Sus ojos se abrieron.

—No debe tomar mucho tiempo —dijo, finalmente mirándola—. Y por el


lado bueno, tienes que salir de casa un pelín. No has estado fuera desde que has

Grupo Leyendas Oscuras | 95


llegado aquí.

No es cierto, pero no se atrevió a corregirlo.

La llevó a un pequeño edificio de ladrillo a unos diez minutos de distancia,


un letrero blanco que decía CLÍNICA DURANTE adornaba el frente sobre la
entrada principal. Contrariamente a un hospital ocupado, lo cual se podía ver
desde el estacionamiento, la clínica estaba oscura y vacía, ni un alma en
ninguna parte.

—Están cerrados hoy, así que no deberíamos tener ningún tipo de


interrupciones —dijo el Dr. DeMarco mientras abría la puerta principal.

—¿Qué vamos a hacer? —preguntó.

—Solamente lo básico.

Haven no sabía qué era lo básico, y el Dr. DeMarco no se tomó el tiempo


para explicarle.
Él la hizo pasar al interior del edificio, con los nervios cada vez mayores con
cada paso. Fueron directamente a la sala de examen con una mesa acolchada
marrón, y el Dr. DeMarco encendió una sola luz. Ella se quedó de pie en su
lugar mientras él exploraba la habitación, sacando suministros y encendiendo
las máquinas. Él la agarró del brazo, sin decir palabras punzando una aguja en
su vena. Continuó de pie quieta mientras llenaba vial tras vial con su sangre,
cada segundo que pasaba la dejaba atontada.

Ella se mareó tanto que casi se desmayó.

El Dr. DeMarco la pesó y midió después, antes de guiarla a la mesa de


examen.

—Vas a tener que quitarte la ropa. —Ella lo miró fijamente, el miedo corría

Grupo Leyendas Oscuras | 96


por ella, y él suspiró con frustración al ver su expresión aterrorizada—. Va a
pasar si cooperas o no, y preferiría estar en buenos términos que forzarte.

El Dr. DeMarco se acercó a la ventana mientras Haven cuidadosamente se


despojaba de la ropa y se subió a la mesa. Sus pies colgando por el lateral, ni de
cerca de alcanzar el suelo mientras se escudaba a sí misma con una bata endeble
de papel, aferrándose a ella como si pudiera protegerla.

El Dr. DeMarco habló sin volverse.

—Túmbate y deslízate hasta el final de la mesa. Coloca los pies en los


estribos de metal y trata de relajarte.

Ella hizo lo que le dijo, cerrando los ojos mientras el sonido de sus pasos se
acercaba lentamente.

—Vas a sentir algo frío ahí abajo —explicó, tirando de un taburete más cerca
y sentándose mientras se ponía un par de guantes de látex—. Va a ser
incómodo, pero será rápido.

Ella apretó fuertemente los ojos cuando la tocó, una lágrima se deslizó y
cayó. Contó mentalmente, tratando de distraerse, y tan pronto como llegó a
diez él la soltó.
—Pareces muy bien, por lo que puedo decir —dijo, disponiendo de sus
guantes. Su visión estaba borrosa por las lágrimas cuando abrió los ojos, pero
podía ver al Dr. DeMarco al lado de ella. Él le inyectó con algunas jeringas,
algunas picaron más que otras, antes de que él se dirigiera a la puerta—. Ponte
la ropa para que podamos irnos. Te esperaré en la sala.

Levantándose, se aferró a la mesa mientras sus piernas temblaban, y se


volvía a vestir.

Haven yacía en la cama esa noche, escuchando la música suave a la deriva en

Grupo Leyendas Oscuras | 97


la biblioteca. Era la misma melodía como todas las otras veces, una que
usualmente la tranquilizaba para dormir, pero esta noche no podía relajarse. Su
piel se sentía tirante, los músculos cansados y tensos mientras la ira y el
disgusto se arrastraban por ella. A pesar de restregarse y restregarse en la
ducha, todavía se sentía sucia.

Nunca había estado tan confundida antes.

Se había mantenido alejada de Carmine, queriendo que los extraños


sentimientos por él se detuvieran. No entendía por qué su pecho se sentía como
si fuera a estallar cuando él hablaba, por qué su piel se erizaba cuando él estaba
cerca, o por qué se sentía mareada cuando escuchaba su risa ligera. Apenas lo
conocía —había hecho un punto de no hacerlo— pero no hizo una diferencia,
porque los sentimientos llegaban de todos modos.

Agarrando un poco de papel, Haven esbozó un dibujo de Carmine, cada


detalle de su rostro grabado en su memoria: la forma de su mandíbula, la curva
de sus labios, el arco de las cejas, y el ángulo de su nariz. Recordó sus ojos, la
forma en que brillaban a la luz. Tenía algunas pecas en la nariz y las mejillas, y
una pequeña marca en el lado derecho de su labio inferior.

Mientras yacía allí, se preguntó cómo había notado todas esas cosas.
Después de terminarlo, lo sostuvo en alto mirándolo a la luz. Algo era
erróneo, el dibujo simple e incoloro. No poseía ni una fracción de la emoción
que llevaba la música.

Frustrada, hizo una bola con el papel y lo arrojó a un lado.

Haven lo estaba evitando de nuevo… Carmine simplemente no podía


entender por qué.

Trató de esperar que saliera, dándole tiempo para relajarse, pero tenía poca
paciencia. El insomnio lo acosaba, y cuando Carmine se paseó escaleras abajo la

Grupo Leyendas Oscuras | 98


tarde siguiente, todavía agotado y dolorido de su partido de fútbol, estaba
decidido que no fuera a suceder nunca más.

Aturdido, dudó en el vestíbulo cuando Haven entró por la puerta de la


cocina. Se pasó la mano por el pelo desordenado, al no haberse molestado en
peinarlo.

—¿Qué pasa?

—Nada. —Ella miró a su alrededor—. ¿Debo estar haciendo algo?

Él se encogió de hombros.

—Dímelo tú.

—¿Tienes hambre? Podría prepararte algo de comida.

—No.

—¿Necesitas lavar la ropa?

—No.

—He limpiado —dijo—. No creo haberme olvidado de nada.

—No insinuaba que lo hicieras. Estaba haciendo conversación.


—Oh.

Ella siguió parada allí, mirándolo con aprensión. A medida que aumentaba
la tensión, lamentó levantarse de la cama.

—Mira, vamos a ver una película o algo así.

Ella pareció sorprendida por su sugerencia.

—Bueno.

—¿Es eso un, 'Bueno, quiero ver una película contigo, Carmine,' o es un, 'Bueno,
haré lo que carajo digas porque creo que tengo que hacerlo'? Porque puedes estar en
desacuerdo conmigo, ¿sabes? Puedes incluso gritarme, si eso te hace sentir
mejor, pero no digas 'bueno', porque no sé qué quieres decir con ello.

Grupo Leyendas Oscuras | 99


—Bueno.

No estaban llegando a ninguna parte.

—Mira, pondré mi culo en el sofá. Sin importar si te unes a mí, eso es cosa
tuya.

Se dio la vuelta cuando ella volvió a hablar.

—¿Quieres algo de beber?

Sus pasos se detuvieron.

—Uh, claro.

—¿Qué deseas?

—Una Coca de cereza estará bien.

—¿Una Coca de cereza?

Suspirando, se pasó las manos por la cara. Era demasiado pronto para esto.

—Sí, ya sabes, es Coca Cola con sabor a cereza. De ahí el nombre, Coca de
cereza.
Ella se metió en la cocina mientras Carmine fue a la habitación familiar y
puso una película. Vio movimiento por el rabillo de su ojo después de unos
minutos, y Haven se detuvo frente a él, evitando deliberadamente la mirada
mientras le tendía un vaso de soda. Él lo tomó mientras ella se sentaba a su
lado, manteniendo un poco de distancia entre ellos en el sofá.

Echó una mirada al vaso con confusión, preguntándose por qué no le había
traído la lata, cuando vio las cerezas flotando en el vidrio. Tomó un sorbo,
dándose cuenta de que ella había hecho un refresco de cereza.

Aturdido, no podía encontrar las palabras para darle las gracias. Su madre
los había preparado para él cuando era un niño.

Haven vio la película con atención, subiendo sus pies en el sofá con la cabeza

Grupo Leyendas Oscuras | 100


inclinada hacia un lado.

—¿Has visto esta? —preguntó Carmine.

Ella lo miró como si fuera una pregunta tonta.

—No he visto nada. Esta es la primera vez que me han invitado a ver la
televisión.

Él frunció el ceño.

—¿No veías la televisión?

—No se me permitía.

—¿Cómo infierno pasabas el tiempo? ¿Leyendo?

—No se me permitía hacer eso, tampoco. No pensaron que fuera apropiado.

Él la miró boquiabierto.

—Los maestros constantemente empujan los libros por mi garganta, ¿y tú


tenías gente diciéndote que la lectura era inapropiada?

Ella sonrió con tristeza.


—Ellos no querían que tuviera ideas.

—¿Ideas? ¿Cuánto daño puede hacer un libro?

―Mucho. Pensaron que eso metería en mi cabeza que en el mundo exterior


había un lugar al cual pertenecía.

—¿El mundo exterior? Haces que suene como si estuvieras viviendo en un


universo diferente.

Ella se encogió de hombros, con la mirada todavía fija en la televisión.

—Se siente de esa forma a veces.

Grupo Leyendas Oscuras | 101


El yate Riviera blanco de quince metros flotaba en el lago Michigan, justo al
este del muelle de la Marina. El resplandor de la luna reflejándose en las aguas
tranquilas le dio a Vincent luz suficiente para ver. Nada más que oscuridad era
visible debajo de la superficie, pero había estado el tiempo suficiente para saber
lo que había allí abajo. Algas. Peses. Naufragios. Coches hundidos. Cuerpos.

Sí, él era consciente de cuatro personas que yacían en el fondo del lago… o lo
que quedaba de ellos, de todos modos. Habían sido lanzados desde donde se
encontraba él, la parte posterior del casco de La Federica. Las palabras estaban
grabadas en negro en la popa, el nombre de la hermana muerta hace mucho
tiempo de Don. El yate de medio millón de dólares era de Sal, aunque por lo
que al gobierno concernía pertenecía a la Corporación Galaxy, una empresa
fuera de Chicago que fabricaba chips GPS. Era una tapadera para sus prácticas
de negocios más turbios, la mayor parte de sus posesiones extravagantes
amortizadas como propiedad de la compañía. De esa manera, si Hacienda
llegaba llamando, él no tendría que explicar cómo podía permitirse tales cosas.
Él simplemente los había tomado prestado.

Evasión de Impuestos, Vincent admiraba cómo Salvatore hacía de la


manipulación un arte.
Un carraspeo detrás de él. Se quedó inmóvil, contemplando el agua mientras
Sal se acercaba.

—¿La enfermedad del movimiento?

Vincent deseó que ese fuera su problema.

—No, simplemente disfrutando de la vista.

—Es agradable aquí, ¿no? Pacifico.

Él asintió. La paz no era algo que a menudo experimentara, y ahora que


había sido interrumpido, la había perdido de nuevo.

Sal le apretó el hombro.

Grupo Leyendas Oscuras | 102


—Entra. Me gustaría acabar de una vez y volver a tierra.

Vincent siguió a Sal a regañadientes, viendo a dos hombres sentados en un


sofá de cuero negro, tan pronto como entró en el yate. A uno lo conocía muy
bien, su cuñado, Corrado. Corrado era un hombre de pocas palabras, su silencio
a menudo hablaba en voz alta. Mezza parola, lo llamaban. Media palabra. Él podía
sostener una conversación completa con nada más que un asentimiento.

De unos años más que Vincent, el grueso y oscuro cabello de Corrado no


mostraba ningún signo de gris, con un leve rizado que le daba un aire juvenil.
Era robusto, ligeramente bronceado y escultural. Las mujeres tendían a
encontrarlo atractivo, pero nunca había mostrado interés en cualquiera excepto
Celia. La mente de Corrado estaba siempre en los negocios.

Familia o no, la presencia de Corrado puso a Vincent en el borde. Significaba


que algo había ido terriblemente mal, pero el chico a su lado no había existido el
tiempo suficiente para aprender eso.

El muchacho inquieto, nervioso. El médico en Vincent conjeturó que era


probable por algo. Cocaína, pensó, pero no le sorprendería que fuera
metanfetamina. Ya había presenciado demasiado para ser sorprendido por
cualquier cosa.
Salvatore miró al muchacho.

—¿Has estado haciendo cosas para nosotros por cuánto tiempo?

—Un año. —El entusiasmo irradiada de sus palabras, orgulloso por el trabajo
que había hecho. Él no era mucho mayor que los hijos de Vincent, lo que
significaba que había logrado implicarse para cuando cumplió los dieciocho
años. Estúpidos jóvenes turcos.

—Un año —repitió Salvatore—. Por lo que dice tu Capo, has producido una
buena cantidad de dinero para nosotros… más de lo que muchos de los chicos
que trabajan por las calles.

—Sí, hombre. Cumplo con mi parte, ¿sabes? Tengo que hacer ese papel.

Grupo Leyendas Oscuras | 103


Por el rabillo del ojo, Vincent vio a Corrado hacer una mueca.

—He oído que has estado pidiendo una mayor responsabilidad —dijo
Salvatore—. ¿Crees que tienes lo que se necesita?

—Infiernos sí —dijo el muchacho—. He estado listo desde que nací.

Salvatore sacó una botella de whisky, sirviendo cuatro vasos. Vincent


retrocedió, girando el suyo en la copa y escuchando mientras el chico se jactaba
de los trabajos que había hecho. Secuestros y robos, extorsiones y apuestas, pero
nunca una sola vez mencionó de donde la mayor parte de su dinero en efectivo
procedía.

—Las drogas —interrumpió Vincent, cansado de la farsa—. Se te olvidó lo de


las drogas.

El muchacho palideció. Incluso trabajando en esos rangos bajos, él sabía la


política de la Cosa Nostra: No te dejes atrapar con drogas. Nunca.

—¿Qué drogas?

—Las que has estado vendiendo fuera de tu casa —dijo Vincent—. Tenemos
información privilegiada que dice que la policía se enteró de la ubicación.
—Yo, eh… Yo no he…

No tuvo tiempo de terminar una excusa. Corrado metió la mano en la


chaqueta y sacó su arma, apuntando a la parte posterior de la cabeza del
muchacho. Vincent apartó la mirada cuando Corrado apretó el gatillo, el
silenciador amortiguando el disparo cuando la bala le atravesó el cráneo. La
habitación estuvo vacía de emoción mientras Corrado devolvía el arma a su
abrigo, Sal siguió bebiendo su whisky como si no hubiera pasado nada. El
mareo se agitó dentro de Vincent en cuanto vio la expresión de miedo
congelada del chico muerto. Huyendo de la habitación, corrió a la cubierta y
vomitó sobre el lado de la embarcación.

Sal se unió a él y lo miró de forma extraña, y Vincent suspiró.

Grupo Leyendas Oscuras | 104


—El mareo me consiguió, después de todo.

Corrado arrastró el cuerpo a cubierta, envuelto en una lona y cadenas antes


de tirarlo por la borda. Vincent vio cómo el muchacho se hundía y desapareció
en la oscuridad del agua.

Haciendo eso cinco las personas en el fondo del lago.


CAPÍTULO 7

Grupo Leyendas Oscuras | 105


La cabeza de Haven brutalmente se sacudió cuando abrió los ojos el
siguiente sábado. Uno, dos, tres segundos pasaron antes de que el mareo se
apresurara través de ella como una cascada. Saltando, corrió al cuarto de baño y
se desplomó frente al inodoro justo a tiempo.

Pasó una hora antes de que estuviera lo suficientemente bien como para
volver a ponerse en pie. Con la ropa arrugada y el cabello despeinado, bajó las
escaleras, encontrándose cara a cara en el segundo piso con Carmine y una
chica con el cabello salvajemente coloreado.

Había visto un par de veces a Carmine la semana pasada, pero nunca podía
decir lo que estaba pensando, su expresión curiosa mientras la miraba
fijamente. La atención hizo que su pecho se hinchara con esa sensación
desconocida, una que era todavía demasiado aterradora de enfrentar o
nombrar.

Escapando de ellos antes de que pudieran hablar, ella casi se cayó por las
escaleras en su prisa mientras se dirigía directamente a la cocina. Trató de
calmar su acelerado corazón mientras lavaba unos platos, pero una inesperada
voz desde la puerta solamente la asustó aún más.
—¡Hola! ¡Soy Dia!

El vaso que sostenía se deslizó de su mano mientras se daba la vuelta,


golpeando el suelo con un ruido metálico, pero por suerte no se rompió.

—Uh, hola.

Dia enarcó las cejas.

—¿Estás bien?

Haven se le quedó mirando. Por supuesto que no estaba bien. Estaba sola y
extrañaba a su madre, tan confundida y emocionalmente desgastada que ya no
sabía en qué dirección estaba.

Grupo Leyendas Oscuras | 106


Por no hablar de que se sentía como si estuviera a punto de vomitar de
nuevo.

—Estoy bien —susurró ella, mirando a otro lado. Ella tomó unas cuantas
respiraciones profundas, atontada, y se dirigió a las escaleras sin decir nada
más. Respirando pesadamente, tuvo que hacer una pausa al llegar a la parte
superior de la escalera. Su visión se nubló, su pecho quemando cuando perdió
el aliento. Todo se volvió más nebuloso mientras sus piernas cedieron.

Colapsó, su cabeza se estrelló contra la pared cuando cayó al suelo con un


ruido sordo, el sonido como de un tren de carga pasando por sus oídos.

—¿Haven?

Haven forzó sus ojos a abrirse ante la voz familiar, increíblemente cerca, y
distinguió un par de ojos verdes flotando en frente de ella. Parpadeó un par de
veces cuando Carmine retrocedió.
—¡Maledicalo3! ¡No puedes hacerme eso!

Confundida, su visión se nubló nuevamente por lágrimas inesperadas.

—¿Qué?

—¡No puedes desmayarte así! Parecía que estabas muerta. ¡Cristo, pensé que
estabas muerta!

Ella lo miró fijamente. ¿Se había preocupado de que estuviera muerta?

—Dom llamó a papá para que viniera a verte. Te golpeaste la cabeza muy
fuerte. —Él pasó la mano por su frente. Sus dedos estaban fríos contra su piel
febril. Volvió a hablar, su voz tan suave que casi no lo oyó—. Bella ragazza4, me
has dado un susto infernal.

Grupo Leyendas Oscuras | 107


Ella se le quedó mirando.

—¿Qué significa eso?

—¿Qué significa qué? Dije que me asustaste.

Se sentaron en silencio, Carmine acariciando su mejilla con el dorso de su


mano mientras la miraba fijamente a los ojos. Era incómodo, pero Haven no
podía apartarse de su mirada.

—Siento que esto ocurriera —dijo ella—. Especialmente con tu novia de


visita.

Él frunció el ceño brevemente antes de echarse a reír.

—Yo no tengo novia, pero si lo hiciera, definitivamente no sería Dia. Tengo el


equipo equivocado para ella.

3 Maledicalo: del italiano significa maldición.


4 Bella ragazza: del italiano, significa, muchacha hermosa/niña linda.
Haven no estaba segura de lo que quería decir con eso. Sus mejillas
enrojecieron por la intensidad de su mirada, pero antes de que pudiera poner
sus pensamientos en orden, la voz de Dominic resonó.

—Colpo di fulmine5.

Ambos saltaron, mirando hacia la puerta. Carmine apartó la mano.

—¿Qué?

—Colpo di fulmine. —Una lenta sonrisa se arrastró en el rostro de Dominic—.


No sé por qué no lo vi golpear antes.

La expresión de Carmine cambió.

Grupo Leyendas Oscuras | 108


—De ninguna maldita manera.

—Sí —dijo Dominic—. ¡Kaboom!

Carmine salió furioso de la habitación mientras Dominic se reía, tomando


asiento en la cama donde su hermano había estado.

—Ese chico es una caja de sorpresas.

Colpo di fulmine. El rayo, como los italianos lo llaman. Cuando el amor golpea
a alguien como un relámpago, tan poderoso e intenso que no puede ser negado.
Es hermoso y caótico, agrietando el pecho y derramando el alma para que el
mundo lo vea. Poniendo del revés a una persona, y sin vuelta atrás después de
eso. Una vez que los rayos daban en el blanco, sus vidas cambiaban de manera
irrevocable.

Carmine nunca creyó en eso. Colpo di fulmine, amor a primera vista,


compañeros del alma… pensó que todo era mentira. El amor era simplemente

5 Colpo di fulmine: del italiano, significa, Fulminado por el rayo.


gente engañada por la lujuria, vaginas cegando a los hombres de usar el sentido
común.

Todavía quería pensar eso. Quería negar su existencia. Pero una punzada de
algo muy dentro de él —más allá del grueso acero reforzado, revestido de
Kevlar, vallado de alambre de púas rodeando su corazón— sugería lo contrario.
Y cuando vio el cuerpo inerte de Haven en el suelo, no pudo ignorarlo más.
Esta peculiar chica había salido de la nada, y temía que se fuera tan rápido
como había aparecido. Que se desvanecería de su vida antes de que tuviera la
oportunidad de conocerla. Le dolía el pecho ante la idea, sus entrañas se
incendiaron, y la chica que lo causó era ajena a todo eso.

En otras palabras, Carmine estaba magníficamente fastidiado.

Grupo Leyendas Oscuras | 109


Salió disparado de la casa y condujo a la siguiente ciudad, registrando por el
suficiente cambio en su coche para comprar un quinto de vodka barato con su
documento de identidad falso. Se detuvo junto a la carretera y bebió solo en la
oscuridad hasta que su mente estuvo confusa y no sintió nada.

Se desmayó y finalmente se despertó a la mañana siguiente, su cabeza


golpeando viciosamente. Poniéndose sus gafas de sol, condujo a casa al límite
de velocidad, porque no quería quedar detenido ya que el alcohol
probablemente todavía corría por sus venas. Estaba seguro de que su padre
estaría tan emocionado de pagar la fianza en medio de la tarde como los
policías lo estarían por cargar la Colt .45 oculta bajo el asiento de conductor.

Cuando Carmine entró en la casa, encontró a Haven dormida en el sofá en la


sala de estar, y algo se retorció en su interior ante la vista de ella. Tenía la piel
de gallina en los brazos así que agarró una manta del armario y la cubrió
cuidadosamente antes de subir a la ducha.

Agarró unas galletas de la cocina para poner algo en su estómago y se dirigió


a la sala de estar cuando Haven dijo su nombre. Se pasó la mano por el cabello
húmedo cuando sus ojos se encontraron. Ella lo miró suplicante, y era una
invitación que no podía rechazar.

Se sentó a su lado.
—¿Te sientes mejor hoy?

—Sí —dijo ella, alejándose unos centímetros de él—. El Dr. DeMarco dijo que
era un virus estomacal. Podría ser contagioso, sin embargo, así que deberías
mantener tu distancia.

—No estoy preocupado por eso —dijo Carmine—. Si me lo contagias,


conseguiré un par de días libre de la escuela.

—¿No se supone que debes estar en la escuela ahora?

—Sí, pero no soy muy conocido por hacer lo que se supone que debo hacer.

Ella sonrió.

Grupo Leyendas Oscuras | 110


—Rebelde.

Le sorprendió cómo las cosas eran relajadas entre ellos. Él esperaba tensión.
Haven se quedó callada por un rato, su mirada vagando por su pecho desnudo.
Carmine se dio cuenta de que estaba mirando su tatuaje.

—El tiempo cura todas las heridas.

Sus ojos se dispararon hacia él.

—¿Qué?

—Mi tatuaje. 'Il tempo guarisce tutti i mali'. El tiempo cura todas las heridas.

—Oh, no tenía la intención de quedarme mirando.

—Está bien. El que está en mi brazo es una cruz cubierta con la bandera
italiana, y 'fiducia nessuno' está en mi muñeca. Por lo general está cubierto. —Se
quitó el reloj y giró el brazo para que pudiera ver las palabras garabateadas a
través de las venas en una pequeña escritura. Ella recorrió suavemente la tinta
con los dedos. Un hormigueo se disparó del brazo por su toque, y cerró los ojos
un instante ante la sensación.

—¿Qué significa?
Retiró su brazo y se puso el reloj de nuevo.

—No confíes en nadie.

—¿Dolieron?

Él se encogió de hombros.

—He sentido peores dolores.

Imágenes brillaron en su mente ante esas palabras, y distraídamente se frotó


la cicatriz en su costado. Se perdió en el recuerdo hasta que un ruido sordo lo
trajo de vuelta a la realidad. Miró hacia Haven, dándose cuenta de que fue su
estómago.

Grupo Leyendas Oscuras | 111


—¿Acaso comes?

Ella asintió.

—Todas las noches.

—¿En serio? Nunca comes con nosotros.

Ella vaciló.

—El amo Michael dijo que alguien como yo no debe dormir en la misma casa
que alguien como tú, y mucho menos sentarse en la misma mesa de la cena.

—Cristo, hicieron un trabajo contigo. ¿Siempre estuviste con Michael?

—Él siempre andaba por ahí, pero no se convirtió en mi amo hasta que sus
padres murieron.

—¿Sus padres fueron igual de malos?

—Frankie me daba miedo, pero él no golpeaba mucho, y la señorita Mónica a


veces jugaba conmigo cuando yo era joven. Michael me ignoró al principio,
pero empeoró cuando mi ama se enteró de que él, eh…

—¿Él qué?
—Él me engendró.

Los ojos de Carmine se agrandaron.

—¿Michael es tu padre?

Ella se mordió las uñas avergonzada.

—Él no tenía la intención de serlo.

Grupo Leyendas Oscuras | 112


CAPÍTULO 8

Grupo Leyendas Oscuras | 113


Por primera vez desde que llegó a Durante, no había habido ninguna música
anoche.

De inmediato, Haven pudo sentir que algo no estaba bien, que estaba
inmiscuyéndose en un momento y ver algo que no debía ver. Algo sagrado.
Algo íntimo.

Pero no podía apartar la mirada.

Inquieta y exhausta, había estado demasiado ansiosa para dormir. Se levantó


de la cama y encontró a Carmine en trance en la sala. Un débil resplandor de la
luna desde la ventana iluminaba la habitación silenciosa mientras él sentado al
piano, se desplomaba hacia adelante mirando fijamente las teclas.

Carmine entrelazó los dedos por su cabello mientras dejaba caer su cabeza
hacia abajo, un grito ahogado haciéndose eco a través de la habitación.
Conteniendo la respiración, su pecho oprimiéndose, Haven dio un paso atrás y
pisó ligeramente hacia la planta superior, aliviada cuando llegó a su habitación
sin ser detectada.
La confusión la molestaba. Ella no sabía lo que sentía por Carmine, pero al
verlo en dolor la molestó. Su alarma creció por esa comprensión, su corazón
golpeando en su pecho. La vulnerabilidad no haría nada pero obtendría dolor.

Solo cuando Haven oyó a Carmine venir a la planta superior la hizo reunir el
coraje de aventurarse de nuevo abajo. Ella hizo el desayuno como una
distracción, terminando la comida cuando Carmine apareció. Él abrió el
refrigerador y cogió la jarra de zumo de naranja, pasando junto a ella para
conseguir un vaso.

—Huele bien —dijo él en voz baja, ninguna chispa en sus palabras, nada de
esa pasión que Haven acostumbraba oír. Haven luchó contra el impulso de
tratar de suavizar las pesadas bolsas bajo sus ojos inyectados en sangre.

Grupo Leyendas Oscuras | 114


Mientras el chico comía, Haven descubrió como hacer café, sabiendo que el
Dr. DeMarco lo bebía cada mañana. Lo estaba preparando cuando él entró, sus
pasos vacilantes a un pie de distancia. Se quedó mirando la cacerola antes de
volverse hacia ella, con tono acusador.

—Hiciste mi café.

—Sí, señor —dijo—. ¿Tiene hambre?

—Estaré en casa hoy —dijo él, ignorando su pregunta—. No me molestes a


menos que sea una emergencia.

Caminó fuera sin verter café.

Además de una carga de ropa del Dr. DeMarco, no había mucho trabajo por
hacer ese día. Para el mediodía, Haven había terminado y arrastró su ropa
arriba. El Dr. DeMarco dejaba su puerta abierta los días que quería que
limpiara, ya que no le había dado los códigos para abrir las puertas.

Tiró el cesto dentro de la habitación y abrió un cajón de la cómoda, sus


movimientos vacilantes cuando vio el arma plateada brillante recostada en la
parte superior, a través de la ropa. Ella la cogió por el mango, con las dos
manos, para sacarla de su camino cuando se revolvió su estómago. Era más
pesada de lo que esperaba.

El sonido del pestillo de una puerta captó su atención, y su cabeza se giró en


la dirección del ruido. El Dr. DeMarco estaba justo dentro de la habitación,
habiéndolos encerrado juntos. Un miedo intenso la atravesó ante su expresión.
Su rostro era su máscara habitual de serenidad, pero sus ojos brillaban con
rabia.

Ella dejó caer la pistola como un reflejo, y cayó encima de la cómoda con un
ruido sordo. El fuego en los ojos del Dr. DeMarco se inflamó más por el sonido.
Él metió la mano detrás de él, tan cuidadoso y deliberado que era casi un

Grupo Leyendas Oscuras | 115


movimiento lento cuando agarró la cerradura y la giró suavemente.

El corazón de Haven se aceleró con el clic de la cerradura. Ella lo sabía


entonces. Había cometido un grave error. Nunca lo había visto así, sus ojos se
oscurecieron como un tornado en la distancia, tumultuoso y nublado. Una
chispa de maldad impredecible acechaba debajo. Mirándolo fijamente, Haven
finalmente vio un atisbo de Vincent DeMarco. El monstruo.

Dio un paso hacia adelante. Instintivamente, Haven dio un paso atrás. Ella
retrocedió contra la pared cuando el Dr. DeMarco se detuvo frente a la cómoda
y con cuidado recogió el arma descartada.

—Este tipo de cosas hermosas. —Metió la mano en el cajón de la cómoda y


sacó una bala dorada, sosteniéndola en alto—. Es fascinante cuánta devastación
puede causar algo tan pequeño. ¿Sabes algo acerca de las armas?

La indiferencia en su voz asustaba a Haven más, su cuerpo temblando


violentamente. Ella trató de sonar fuerte, pero su voz temblaba tanto como el
resto de ella.

—No, señor.

Devolvió la bala y cerró el cajón, mirando el arma.


—Este es un Revolver Smith & Wesson 627, .357 magnum, ocho rondas, balas
de punta hueca. Tengo un montón de armas, pero esta siempre ha sido mi
favorita. Nunca me ha decepcionado. —Hizo una pausa—. Excepto una vez.

Apuntó el arma a Haven mientras cerraba la distancia entre ellos, empujando


el cañón contra su garganta. Ella jadeó cuando la fuerza cortó su flujo de aire.

—Con un movimiento de mi dedo en el gatillo hará un agujero a través de tu


cuello. Te morirás sin duda. Si tienes suerte, podría incluso ser rápido, pero no
hay garantías. Lo más probable es que serías incapaz de hablar o respirar, pero
capaz de sentir todo hasta que te asfixies hasta la muerte.

Él se retiró, dejándola tomar una respiración profunda, antes de pulsar el


arma en su garganta. Su pecho se sentía como si fuera a estallar cuando volvió a

Grupo Leyendas Oscuras | 116


hablar.

—¿Vamos a ver qué pasa cuando aprieto el gatillo? Creo que lo haremos.

Trató de gritar mientras se preparaba para el dolor. Era el final. Ella iba a
morir. Apretó los ojos, esperando la explosión, y saltó ante el ruidoso clic. La
presión en su cuello desapareció y ella se derrumbó en el suelo en sollozos,
incapaz de mantenerse en pie.

—Mírame —exigió él, alargándose hacia abajo y casi agarrando su barbilla—.


Tienes suerte de que no estuviera cargada o estarías muerta ahora. ¿Entiendes?

Ella asintió con la cabeza frenéticamente, hiperventilando.

—Bueno. Ahora ve a tu cuarto para tu castigo. Es hora de que aprendas lo


que pasa cuando la gente olvida su lugar.

El Dr. DeMarco abrió la puerta y salió con el arma. Sus palabras rebotaron
alrededor de su mente asustada como imágenes golpeándola, destellos de ojos
muertos royendo su pecho dolorido. Eso es lo que sucede cuando la gente olvida su
lugar.

La muerte ocurría. El número 33 pasó. Frankie lo había dicho para que lo


recordara, y estaba segura de que jamás lo olvidaría. ¿Cómo podría?
Se incorporó con las piernas temblorosas y se dirigió a la tercera planta, el
miedo anulando toda lógica. Escapando directamente a la habitación de
Carmine, Haven abrió la ventana y trepó a través. Corriendo por el balcón,
contuvo el aliento y se obligó a no mirar hacia abajo mientras se precipitaba en
el árbol y bajaba hasta el patio.

En el momento en que sus pies tocaron el suelo, corrió. Los árboles y


arbustos rasguñaban sus extremidades mientras se hacía camino por la
espesura del bosque, su corazón golpeando salvajemente. Se movió tan rápido
como sus piernas la llevarían, no teniendo sentido de la orientación cuando una
vez más corrió por su vida.

Eventualmente, el bosque disminuyó. Haven vio el claro más allá de los

Grupo Leyendas Oscuras | 117


árboles y giró en esa dirección, empujando las ramas de su camino cuando se
abrió paso a la carretera. El chirrido de los neumáticos la hizo detenerse en seco,
y jadeó cuando vio el coche negro familiar.

No, no, no… Ella retrocedió, sacudiendo la cabeza, pero ya era demasiado
tarde.

El Dr. DeMarco la agarró y la arrastró hacia el coche parado. Haven le rogó al


ver el maletero abierto, pero él la cogió sin mucho esfuerzo y la arrojó dentro
sin consideración. Ella lo miró, horrorizada, y sus ojos furiosos la taladraron
antes de que él cerrara de golpe la puerta del maletero.

Haven se estremeció cuando fue encerrada en la oscuridad.

Aceleró, la fuerza la arrojó alrededor del maletero, su cabeza golpeando


contra el lado del mismo. Sollozando, frenéticamente buscó a tientas alguna
salida. Una pequeña luz se encendía cada vez que él pisaba el freno,
iluminando el espacio lo suficiente para que viera. Encontró una pequeña
palanca y tiró de ella, atónita cuando el maletero se abrió. Se sacudió de nuevo
cuando el Dr. DeMarco pisó los frenos, pero consiguió salir rápidamente. Sus
pies la llevaron un poco más abajo de la carretera antes de que fuera sujetada
por la espalda, un brazo rodeando su garganta cuando una mano rudamente
apretó contra su cabeza. Ella se sacudió, pero su agarre era demasiado fuerte.
En cuestión de segundos, su visión se desvaneció.

Cuando recobró el conocimiento Haven, estaba en el suelo de su dormitorio,


atada al poste de la cama. El Dr. DeMarco de pie unos metros más allá,
observando, esperando. Ella dejó escapar un sollozo cuando la realidad se
estrelló contra ella, pero el Dr. DeMarco levantó la mano para acallar sus gritos.

—¿De verdad crees que puedes escapar? ¿No aprendiste la lección la última
vez que trataste de escapar? Te lo he dicho antes, no puedes engañarme.

—No lo hice… Yo, eh… —Sus gritos ahogaban sus palabras—. No quiero

Grupo Leyendas Oscuras | 118


morir.

El Dr. DeMarco se puso rígido antes de agarrar un rollo de cinta para


embalar de la mesita de noche. Ella sacudió la cabeza frenéticamente cuando él
arrancó un pedazo, pero eso no le impidió cubrirle la boca.

—Quiero que pienses en lo bien que lo haces aquí. Piensa sobre la suerte que
tienes de estar viva.

Salió, dejándola sola.

Nueve años.

Casi una década había pasado desde el fatídico día que cambió la vida de
Carmine —el día del que ninguno de ellos hablaba— y todavía le afectaba como
si hubiera sido ayer. Nadie lo sabía, sin embargo. Nadie sabía que lloraba, o que
todavía no podía dormir por la noche, pero por primera vez en nueve años,
Carmine deseaba que alguien lo hiciera.

En el momento en que entró por la puerta desde la escuela esa tarde, él sabía
que algo había sucedido. Era una sensación en el aire, un silencio asfixiante, una
sensación de peligro que hizo que su adrenalina bombeara tiempo extra,
quemando sus nervios cuando corría por sus venas.

Carmine subió las escaleras, mirando a su alrededor, y encontró la puerta de


su habitación abierta cuando llegó al tercer piso. Una brisa fresca barrio a través
de la habitación, la ventana completamente abierta y las cortinas crujiendo. Su
frecuencia cardíaca se disparó. Esto era malo. Realmente jodidamente malo.

La voz detrás de él estaba gélida, indiferente.

—¿Cómo lo supo ella?

Carmine se dio la vuelta, viendo a su padre cerca de las escaleras,


despreocupadamente apoyado contra la pared con su revólver plateado metido

Grupo Leyendas Oscuras | 119


en los pantalones.

—¿Cómo sabía ella qué?

—¿Cómo sabía que tu ventana se abría, Carmine? ¡Porque es mi casa, y yo no


lo sabía!

Carmine se volvió hacia la ventana. Oh, mierda.

—¿Dónde está?

—¿Importa eso?

—Sí.

Su padre lo miró duro.

—¿Por qué?

Carmine palideció. ¿Por qué?

—Porque lo hace. Tienes un montón de cosas, papá, pero… Cristo, ¿esto? ¡No
pensé que fueras así joder!

Los ojos de Vincent se estrecharon.

—¿Tienes algo que decir?


—Sí. Nada va a traerla de vuelta.

La máscara de calma de Vincent se deslizó.

—¿Qué?

—Ya me has oído. ¡No va a cambiar nada! ¡Todavía se ha ido!

Esas palabras rompieron algo dentro de Vincent, cortando su tenue control


con la cordura. Agarró su arma y apuntó a la cabeza de Carmine.

—No me vas a disparar —dijo Carmine—. Me parezco demasiado a ella.

La mano de Vincent se sacudió, confirmándolo.

Grupo Leyendas Oscuras | 120


—Mantente alejado de la chica.

Él lo dijo como una amenaza, pero Carmine solo sintió alivio. Significaba que
Haven todavía estaba allí, en alguna parte… pero no tenía ninguna intención de
mantener su distancia de ella.

El tiempo pasó tortuosamente lento para Haven mientras sostenía su


posición en el dormitorio oscuro. Le dolían los músculos, nada aliviaba la
tensión. Lloró hasta que el agotamiento la tomó, el sueño llevándosela.

Un ruido la sorprendió despertándola después, con un dolor explosivo en el


momento que abrió los ojos. Vagamente vio una forma oculta en las sombras,
frunciendo el ceño cuando distinguió los ojos verdes tristes. Carmine se
arrodilló frente a ella y le secó las lágrimas antes de recorrer sus dedos a través
de la cinta de embalar cubriendo su boca.

—Mi niña bonita, siento que esto te sucediera.

Ella lo estudió, con la cabeza inclinada como si fuera a ayudarla a entender.


—Es el aniversario de, uh… ¡Mierda! ¿Por qué no puedo decirlo? Es el día en
que mi madre… —Él se interrumpió, dejándola confusa. Ninguno de ellos
hablaba de la madre de Carmine. Haven ni siquiera sabía su nombre—. Me
gustaría poder dejarte ir, pero él me mataría. No, te mataría. Me dijo que no me
acercará a ti, pero tenía que saber que estabas bien. Pero, ¡Cristo, mírate! ¿Qué
le pasa?

Él metió un poco de su cabello detrás de las orejas, sus dedos rozando sobre
la cinta de embalar, una vez más.

—Volveré por la mañana. Mantente fuerte, tesoro. Nunca dejaré que nada
como esto vuelva a suceder.

Grupo Leyendas Oscuras | 121


—¿Estás despierta?

Los ojos de Haven se abrieron ante el sonido de la voz del Dr. DeMarco a la
mañana siguiente, su tono no era tan cruel como lo fue ayer. En cuclillas frente
a ella, él quitó la esquina de la cinta de embalar y la arrancó. Ella hizo una
mueca, sus labios palpitantes como el ritmo de un tambor.

El Dr. DeMarco la liberó de las ataduras, y ella se frotó las muñecas


ardientes. Se sentó allí después de que él se marchara, con la cabeza inclinada
hacia delante, limpiándose la nariz en la blusa mientras flexionaba sus piernas,
tratando de quitar los calambres.

Después de unos minutos, Carmine golpeó la puerta y entró con un vaso de


agua. Se arrodilló a su lado.

—Debes beber esto.

Ella tomó el agua y trató de sonreír por su generosidad, pero no lo consiguió.


Todo dolía.

Carmine le tendió una pequeña píldora amarilla.


—Toma esto. Los chicos de la escuela comerían esta mierda como dulces si
pudieran. Te quitará el dolor.

Ella tomó la píldora y la tragó, su voz áspera mientras susurraba:

—Gracias.

—De nada. ¿Crees que te puedes levantar?

Carmine tendió la mano hacia ella y la ayudó a levantarse, pero en el


momento en que la soltó, sus rodillas fallaron. Él maldijo y la agarró antes de
que golpeara el suelo, con su agarre firme cuando la tomó en sus brazos.

Su rostro se suavizó mientras la llevaba a su habitación y la colocó en su


cama. Confundido, ella yacía tan inmóvil como era posible cuando Carmine

Grupo Leyendas Oscuras | 122


desapareció en su cuarto de baño, regresando con sus brazos llenos de
suministros de primeros auxilios. Dejó todo en la cama junto a ella y se sentó,
con una toallita en la mano.

—Tengo que curarte. No quieres que nada de esto se infecte.

Carmine lavó sus mejillas, el paño frío se sentía bien contra su piel. Rozó a
través de su boca, siendo extra gentil, y lavó la sangre seca de sus muñecas.
Haven hizo su mejor esfuerzo para ignorar el dolor, manteniendo su atención
en el rostro, tenso con la concentración.

El dolor se desvaneció cuando la droga hizo efecto.

—Eres bueno en esto.

Él sonrió.

—Ahora, esto lo he estado haciendo toda mi vida.


CAPÍTULO 9

Grupo Leyendas Oscuras | 123


Carmine se detuvo junto a la cama y se quedó mirando a Haven, acarició su
rostro en su almohada. Él sonrió inconscientemente ante la vista de ella
mientras se sentaba.

—¿Quieres hablar sobre lo que pasó?

—No hay nada de qué hablar —susurró—. Sobreviví. Eso es lo que hago.
Seguiré sobreviviendo hasta que no sobreviva más.

—Entonces, ¿estás diciendo que eres una superviviente?

Tenía las mejillas sonrojadas.

—Sí, eso no sonó inteligente. Creo que necesito uno de éstos, uh, uno de esos
libros con palabras.

Él se echó a reír.

—¿Un diccionario de sinónimos?

—Sí.

—Te conseguiré uno si prometes utilizarlo.


—Está bien, lo haré. —El reconocimiento cruzó su cara mientras su sonrisa se
desvaneció—. Vas a tener que leerlo para mí, sin embargo. No puedo leer.

—¿De verdad?

Ella vaciló.

—Puedo un poquito. La gente me enseñó y yo cogí algunos de los subtítulos


cuando mi ama veía la televisión… así que supongo que puedes decir que vi un
poco de televisión, también.

Él negó con la cabeza.

—Todavía no entiendo por qué le importaba a ese tipo Michael.

Grupo Leyendas Oscuras | 124


—Porque las personas inteligentes tratan de escapar —respondió ella—.
Piensan que pueden hacerlo en el mundo exterior. Los que no saben nada son
más fáciles de controlar, y necesitaban controlarme.

Él la miró boquiabierto, sorprendido por su repentina seriedad.

—Bien.

Haven se rio, su expresión despreocupada regresando.

—¿Es ese un, 'Bien, entiendo tu punto, Haven,' o es un, 'Bien, yo solo voy a estar
de acuerdo contigo, porque no sé qué más puedo decir’?

Ella se había burlado de él. Él.

—Lo has hecho todo malditamente mal. Ni siquiera maldices.

—Yo no maldigo.

Él arqueó una ceja.

—¿Por qué no?

—He visto a demasiadas personas que han perdido dientes por decir malas
palabras.
—¿Así que no maldecir te ha mantenido todos tus dientes?

—No, la suerte lo hizo. A pesar de tantos golpes en el rostro que tomé,


debería estar más desfigurada de lo que estoy.

Él se mofó.

—No estás desfigurada.

—Mi nariz está torcida —dijo ella, de hecho—. Hay un golpe.

Él entrecerró los ojos un poco, mirando su nariz, pero no vio nada malo en
ella.

—¿Cómo conseguiste este supuestamente horrible golpe?

Grupo Leyendas Oscuras | 125


—Mi ama me pateó en la cara.

Él se encogió.

—¿Por qué te pateó?

—Porque raspé sus tacones altos cuando ella me hizo una zancadilla.

—¿Por qué ella te hizo una zancadilla?

—¿Por diversión? No lo sé.

Él frunció el ceño.

—¿La perra te hizo una zancadilla por diversión, se disgustó porque raspó su
zapato, y decidió patearte en la nariz como castigo?

Ella asintió.

—¿Quieres saber el color de los zapatos? Has preguntado todo lo demás.

Sus ojos se ensancharon ante su tono sarcástico.

Haven notó su expresión de asombro y se tapó la boca.

—Lo siento.
—No lo hagas —dijo él—. Y si quieres decirme el color del zapato, por
supuesto, dímelo. Si estás harta de mis preguntas, dime que cierre la boca.

—El zapato era de color rojo, y no me molestan tus preguntas —dijo—. No


puedo creer que haga tenido un arrebato como ese.

Él sonrió.

—Es la droga. Es por eso que, en la última media hora, te has burlado de mí,
has estado natural, y te has confesado conmigo.

—¿Así que cuando desaparezca, tendré dolor y estaré avergonzada?


Probablemente incluso en problemas, también.

—No hay razón para estar avergonzada —dijo—. Y nada va a superar tu

Grupo Leyendas Oscuras | 126


escape por mi ventana, así que no te preocupes por estar en problemas nunca
más.

Ella rascó sus cortas uñas quebradizas.

—¿Te he metido en problemas, también?

—No más de lo que me meto diariamente —dijo él—. Él vino aquí en medio
de la noche y la clavó, aunque, así que no habrá más árboles que escalar para
cualquiera de nosotros… hasta que la abra de nuevo.

—Entré en pánico —dijo ella—. Pensé que iba a matarme.

—No lo haría… —¿Él no la mataría? Carmine no estaba seguro si creía esas


palabras—. ¿Por qué piensas eso, de todos modos?

—Él dijo la misma cosa que mi amo cuando lo vi asesinar a una chica.

Carmine no sabía lo que había esperado oír, pero no fue eso.

—¿Viste morir a una chica? ¿Es eso la peor cosa que has visto?

—Tal vez. He visto un montón.

—¿Cómo?
Ella apartó la mirada.

—Como mi madre siendo violada.

Por mucho que esas palabras le daban nauseas, Carmine estaba


inmensamente agradecido por cualquier compañía farmacéutica que produjera
esas potentes pequeñas píldoras amarillas que la hicieron abrirse.

—Eso nunca va a sucederte aquí. Lo sabes, ¿verdad?

Ella asintió, pero no parecía estar convencida.

—Mira, el sexo puede ser genial entre las personas que lo desean, pero yo
nunca tocaría a una chica a menos que ella quiera. Ninguno de nosotros lo
haría. Eso está mal.

Grupo Leyendas Oscuras | 127


—¿Amas a esas chicas que tocas?

—No. —Él se sintió mal por admitir eso.

—¿Alguna vez has estado enamorado?

Él la miró fijamente, sin saber cómo responder.

—No lo sé. Todavía estoy averiguando qué es el amor.

—Yo también —dijo ella—. Es confuso.

Él frunció los labios pensando. ¿Podría sentir lo que él sentía? No podía


preguntarle, sin embargo. Aunque ella dijera que sí, él no podía estar seguro de
que no fuera inducido por los fármacos.

Recostado en la cama, Carmine se quedó mirando el techo mientras Haven


hablaba, sus palabras arrastrándose por el agotamiento.

—¿Carmine? ¿Qué es lo peor que has visto?

Él contempló la posibilidad de responder. Era una historia que nunca le


había contado a nadie. Su familia sabía las partes técnicas, la mierda que hizo el
periódico, pero nunca hablaba de lo que vio.
¿Podría contárselo?

Él la miró y sonrió cuando vio sus ojos cerrados, labios entreabiertos


mientras estaba allí, profundamente dormida. Se lo habría dicho, se dio cuenta.
Se lo habría dicho todo.

Cuando Haven despertó, músculos de los que no había sido consciente


palpitaban. El embriagador aroma a colonia invadió sus pulmones, atacando
cada célula de su cuerpo cuando tomó una respiración profunda. Le recordaba
el olor del aire en Blackburn, cuando venía una tormenta y llovía durante dos

Grupo Leyendas Oscuras | 128


días.

Haven se sentó, necesitando despejar su cabeza, y se estiró hacia atrás


cuando Carmine sacó una botella de Tylenol. Él se sentó y le dio las pastillas
antes de agarrar una botella de agua medio llena de su mesita de noche.

—Te prometo que no tengo ninguna enfermedad.

Ella la cogió y se bebió el resto, antes de entregarle la botella vacía de nuevo.


Él se encogió de hombros mientras la arrojaba al suelo en una pila de ropa
sucia. La habitación estaba de alguna manera más desordenada que la última
vez que la vio.

—Yo podría limpiar tu habitación por ti.

—No te haré eso.

—Lo sé, pero has sido muy amable. Me gustaría hacer algo a cambio.

Él levantó una ceja.

—¿Amable? No digas esa mierda demasiado alto. Podría arruinar mi


reputación. Y tal vez pediré ayuda con mi habitación algún día, pero hoy no.

—Algún día, entonces.


Ambos estaban en silencio otra vez, el incómodo silencio. Haven trató de
pensar en algo que decir para aligerar el estado de ánimo, pero sus ojos la
estaban mirando, y no podía concentrarse en nada más que ellos.

Ella miró alrededor de la habitación de nuevo, necesitaba romper con su


mirada.

—Debo intentar moverme. Cuanto más tiempo este acostada, más difícil será
cuando tenga que levantarme.

Carmine la ayudó a ponerse de pie —poner el peso en sus piernas no fue


fácil. Él sostuvo su brazo todo el camino hacia el piso de abajo, con vacilación la
dejó ir cuando llegaron a la sala de estar.

Grupo Leyendas Oscuras | 129


Se sentaron juntos en silencio en el sofá mientras la noche caía. Carmine
pasando a través de los canales sin darle importancia, viendo un programa
hasta que los comerciales aparecían y después cambiaba a otro. Unos minutos
después de las siete, sintonizó un episodio de ¡Jeopardy! —Este platillo popular
de pasta consiste en capas de pasta ancha y plana con carne, queso y salsa de
tomate.

—Lasaña —dijeron Haven y Carmine al mismo tiempo. Ella sonrió—. ¿Qué


es esto?

—Trivial inútil —dijo él—, como las tonterías que nos enseñan en la escuela.

Ella se giró de nuevo a la televisión, con los ojos muy abiertos, y absorbió
cada pregunta hecha durante los siguientes treinta minutos. Cuando el
programa terminó, se giró a Carmine. Él parecía aburrido, con la cabeza
apoyada en su puño en el brazo del sofá, mientras pasaba los canales de nuevo.

—Gracias —dijo—. Me gustó ese programa.

—Está todas las noches a esta hora —dijo—. Ya sabes, por si quieres verlo de
nuevo.
La puerta principal se abrió unos minutos después, y Haven se tensó cuando
oyó pasos. Podía sentir la mirada de Carmine en ella, podía sentirlo
fuertemente pero no podía mirarlo. No quería ver su expresión. No quería su
lástima. La había tratado como a un igual, y no quería sentirse como si fuera
menos que él de nuevo.

El Dr. DeMarco entró, una tensión incómoda entrando con él. Haven
reprimió un ataque de náuseas, centrando su atención en una mancha en el
suelo.

—¿Puedes ir a tu habitación, Carmine? —preguntó el Dr. DeMarco—. Me


gustaría hablar con ella a solas.

El corazón de Haven se aceleró mientras miraba sus uñas, tratando de

Grupo Leyendas Oscuras | 130


mantener la compostura cuando Carmine se fue. El Dr. DeMarco se agachó
frente a ella, bloqueando el punto en el que había estado enfocada, así que se
quedó mirando un hilo suelto de su camisa en su lugar.

Él levantó la mano y Haven retrocedió, envolviendo sus brazos alrededor de


sí misma protectoramente mientras se movía tan lejos de él como era posible. La
sensación de náuseas se encendió, y Haven se mordió el labio inferior para
contenerla.

—Deberías evitar caminar durante unos días —dijo el Dr. DeMarco mientras
pasaba sus dedos por la parte superior de sus rodillas y las apretó.

Ella hizo una mueca. Eso dolió.

—Estoy bien, señor.

—Tienes bursitis. Es cuando el pequeño saco encima de la rótula se llena de


líquido. Necesitas descansar y hielo para que la hinchazón se quite.

Le soltó la rodilla, pero no se levantó. Eso era incómodo, él la miró fijamente.


Ella no quería nada más que se fuera.

—Escúchame —dijo, su voz más suave—. ¿Sabes lo que es un chip GPS?


Ella negó con la cabeza.

—Es un dispositivo de rastreo, a veces tan pequeños como un grano de arroz.


Mi coche tiene uno. Si alguien lo roba, puedo encontrar su ubicación. Es una
medida de seguridad, para que nadie tome lo que me pertenece. —Hizo una
pausa—. Tú no eres diferente, niña. Tienes uno en ti también.

Ante esas palabras, Haven encontró su mirada. La simpatía brillaba en sus


ojos, la ponía más enferma.

—Te inyecté uno en el sótano ese primer día, así que no importa lo que pase,
seré capaz de encontrarte. Así supe a dónde fuiste ayer.

Ella no podía hablar, tenía miedo de que si abría la boca, vomitaría. Nunca

Grupo Leyendas Oscuras | 131


había tenido estas reacciones hacia el Amo Michael. Soportó años de abuso de
él y podría seguir, maltratada, pero fuerte, intacta… pero en un segundo, sin
levantar la mano, el Dr. DeMarco había destrozado una parte de ella.
CAPÍTULO 10

10

Grupo Leyendas Oscuras | 132


Durante cayó bajo la influencia del otoño. El exuberante verde se desvaneció,
dando paso a los ricos, tonos cálidos dispersos entre los altos pinos. Las hojas
caían a montones en el suelo, cubriendo la tierra como un manto quebradizo.

Con la aparición del otoño llegó Homecoming, un gran espectáculo en la


ciudad, con la semana del espíritu y una reunión motivacional, un desfile, y un
partido de fútbol, las actividades de la semana culminaban en un baile.
Carmine debería haber estado emocionado, pero había estado temiendo toda la
semana.

Haven había estado fría otra vez, escondiéndose cada vez que estaba en casa.
La oía llorar por la noche cuando se sentaba en su biblioteca, desarticulando las
horas rasgueando las cuerdas de su guitarra. Quería ir con ella, para consolarla,
pero que no sabía qué decir. ¿Siento que estés aquí? ¿Siento que estés atrapada?
¿Lamento que mi padre sea un enfermo hijo de puta? ¿Cómo podía explicarlo,
hacer todo bien, cuando nada acerca de la situación tenía sentido para él?
Eran cerca de las seis de la tarde cuando Haven abrió la puerta del
dormitorio y se encontró cara a cara con el Dr. DeMarco. Él estaba de pie en el
pasillo con el puño en alto para llamar, y ella dio un paso atrás cuando él dejó
caer su mano.

—¿Puedo entrar?

Ella asintió, confundida de por qué le pedía permiso en su propia casa.

Entró despreocupadamente, como si estuviera allí para una conversación


casual, y miró a su alrededor durante un momento antes de dirigirse a ella.

—¿Cómo se sienten tus rodillas?

—Bien —dijo en voz baja.

Grupo Leyendas Oscuras | 133


—¿Crees que estás lista para un viaje fuera de la casa?

La pregunta la alarmó. Una voz en el fondo de su mente gritaba, ¡Es una


trampa!

—Solo si usted lo dice, señor —dijo ella, mirándolo con recelo.

El Dr. DeMarco se acercó a ella. Ella retrocedió, su corazón latía rápidamente


mientras se preparaba para ser golpeada, pero dejó caer la mano sin tocarla. Un
suspiro de frustración escapó de sus labios cuando se alejó, pellizcando el
puente de su nariz.

—Vamos al partido de fútbol de Carmine. Ponte presentable.

Ella se quedó allí cuando se fue, sin tener ni idea de lo que consideraba
presentable. Finalmente se cambió a un par de pantalones color caqui y un
suéter, se cepilló el pelo muy rizado, pero nada podía domar los rizos naturales.
Tiró de él hacia atrás con una cinta de goma y obligó a sus pies a entrar en un
par de zapatos antes de bajar. El Dr. DeMarco esperaba en el vestíbulo de
entrada con sus manos metidas en los bolsillos, balanceándose sobre sus
talones. Al oírla acercarse, la escudriñó. Ella esperaba su evaluación, pero él no
dijo nada mientras sacaba sus llaves y abría la puerta principal. Haven salió al
porche mientras cerraba la casa, introduciéndola en el asiento del pasajero del
coche.

El estacionamiento de la Escuela Secundaria de Durante estaba lleno cuando


llegaron, los coches bordeaban el camino cubriendo el campo al lado de la
escuela. Haven miró boquiabierta mientras el Dr. DeMarco aparcaba en la
hierba.

—He actuado de forma equivocada —dijo—. Te he mantenido en la casa


hasta que pudieras demostrar que te comportabas adecuadamente en público,
pero no hay manera de que hagas eso hasta que te permita estar alrededor de la
gente. Así que te voy a dar una oportunidad, y espero que sepas comportarte.

—Sí, señor.

Grupo Leyendas Oscuras | 134


Sus rodillas temblaron mientras se abrían camino hacia el estadio. La gente
los rodeaba por todos lados, empujando y bloqueando su camino. El Dr.
DeMarco se deslizaba a través de la multitud de manera fluida, mientras ella le
seguía, sintiéndose como si se estuviera ahogando. Ellos la rodeaban, voces y
cuerpos que la tragaban como una corriente. El Dr. DeMarco no le prestó
atención mientras se dirigían a las gradas llenas.

Una voz llegó por el altavoz mientras una banda tocaba y las animadoras
cantaban algo que Haven no podía oír por encima del rugido de la multitud. Se
tapó los oídos cuando todos tomaron sus asientos, solo dejando caer sus manos
cuando se calmó.

Una risa familiar sonó, y Haven miró en la dirección del sonido. Dominic se
acercó a ellos con el brazo envuelto alrededor de una muchacha, Dia a
regañadientes los seguía.

Dominic se sentó delante de ellos y presentó a Haven a su novia. Tess miró


fijamente a Haven durante un momento, su mirada intensa, pero no dijo ni una
palabra mientras se sentaba a su lado. Dia se acuñó entre Haven y Dr. DeMarco.
Esto sobresaltó a Haven, pero el Dr. DeMarco simplemente se deslizó para dar
espacio a la muchacha.
Haven volvió su atención al juego, tratando de ignorar a la gente a su
alrededor. Recorrió el campo silenciosamente cuando un jugador fue alcanzado
y golpeado en su espalda. Ella hizo una mueca. Au.

—Parece que el número tres recibió un duro golpe —dijo el locutor—.


Esperemos que esté bien.

—Él está bien —dijo Dominic con desdén—. Carmine es duro.

Sus ojos se dirigieron de nuevo al campo. ¿Carmine?

Él se puso de pie y flexionó los dedos, su camiseta blanca con el número 3


manchada con la hierba y la suciedad. Su boca se secó mientras lo miraba. Así
que eso era lo que quería decir el número negro grande.

Grupo Leyendas Oscuras | 135


—No sabes una mierda de fútbol, ¿verdad? —preguntó Dominic,
mirándola—. Puedo verlo en tu cara.

Ella sonrió tímidamente.

—No.

Dominic recitó los fundamentos del juego, la mayoría se perdió para ella,
cuando Carmine se quitó el casco, su piel brillante de sudor bajo las luces del
estadio. Mientras lo miraba, su respiración se detuvo.

Carmine se volvió hacia las gradas, con los ojos a la deriva en su dirección
mientras escaneaba a la multitud, y Haven podría haber jurado que su mirada
se detuvo en ella durante un momento.

El resto del juego se precipitó por, la energía en el estadio haciendo que la


piel de Haven hormiguease. La gente de vez en cuando se acercaba al Dr.
DeMarco, sin preguntar sobre quién era ella. Podía verlo en sus ojos, sin
embargo, podía verlo en sus expresiones, como la inspeccionaban en la
distancia, tratando de dar sentido a su presencia.
Cuando sonó el pitido final, la multitud descendió sobre el campo. Haven
siguió al Dr. DeMarco a la valla circundante, sus pasos vacilantes en la periferia.

El Dr. DeMarco hizo una pausa.

—No te muevas de aquí. Recuerda lo que te he dicho.

La voz en su cabeza gritó de nuevo, ¡te está poniendo a prueba!

Alguien se acercó mientras estaba de pie allí, su voz un acento sureño poco
familiar como ninguna que hubiera escuchado antes.

—¿Perdida?

Haven se volvió para ver a un chico con la piel dorada por el sol, su pelo

Grupo Leyendas Oscuras | 136


rubio oculto bajo una gorra de béisbol. Llevaba un par de pantalones cortos y
una camiseta azul. Haven fue inmediatamente atraída por sus pies casi
desnudos. Ella le sonrió —tenía chanclas.

Sus propios pies se sentían sofocados. Lo que no daría por tener un par.

—No estoy perdida —dijo ella amablemente—. Estoy esperando a alguien.

—Soy Nicholas.

—Haven.

—Así que, dime algo, Haven. ¿Te llamas como un ciervo sin ojos?

—¿Perdón?

—Ciervo sin ojos. —Nicholas sonrió—. ¿Consíguelo? Ninguna idea.

Ella sonrió cuando se dio cuenta que era una broma.

—¡Ah, una sonrisa! —dijo, en broma apretando su brazo.

La sonrisa de Haven cayó cuando la tocó, pero él no pareció darse cuenta.


Furia asesina sacudió a Carmine. Había estado buscando a Haven,
buscándola en la multitud, pero su visión se estrechó en Nicholas Barlow en su
lugar. Los pies de Carmine se movieron por su cuenta mientras dejaba caer su
casco en el campo, corriendo tan rápido como sus piernas fatigadas se lo
permitieron. Gritos resonaron como si alguien lo persiguiera por detrás, pero él
no se detuvo. No pudo.

Saltó por encima de la valla metálica y cayó de pie cuando Nicholas y Haven
oyeron la conmoción. Confusión en la expresión de Haven, mientras que
Nicholas entrecerraba los ojos.

Tanto como a Carmine no le gustaba el maldito muchacho —y Carmine le


despreciaba— Nicholas odiaba a Carmine, también.

Grupo Leyendas Oscuras | 137


Nicholas retrocedió unos pasos, pero ya era demasiado tarde. Carmine se
estrelló contra él, abordándolo contra el suelo. Su rodilla aterrizó en la
entrepierna de Nicholas y echó hacia atrás el puño para darle un puñetazo, pero
alguien sujetó la parte posterior de su camiseta antes de que pudiera, tirando de
Carmine a sus pies.

Vincent saltó entre ellos, empujando a su hijo más lejos.

Nicholas miró conmocionado cuando se puso en pie, vacilante durante una


fracción de segundo antes de salir corriendo. Carmine se habría reído de su
cobardía, si no fuera por la expresión del rostro de su padre.

—¿Sabes lo que pasé para sacarte de los problemas el año pasado? —


preguntó Vincent, echando humo—. ¡No voy a hacerlo de nuevo!

Su padre se alejó, agarrando la muñeca de Haven y tirando de ella delante de


él. Las lágrimas corrían por sus mejillas mientras desaparecían entre la
multitud, y el intestino del Carmine se retorció.

La había jodido. Una vez más.


El Homecoming del año anterior había sido muy diferente. Solo un
estudiante de segundo año entonces, Carmine era solo un espectador en el
partido de fútbol del equipo universitario. Se había sentado en las gradas,
rodeado de sus compañeros de clase, con su mejor amigo —Nicholas Barlow—
a su lado.

Mejor amigo. Las palabras ahora se sentían venenosas para Carmine.

Mientras que las circunstancias habían cambiado este año, Carmine tenía
toda la intención de poner fin a la noche precisamente de la misma manera:
jodido más allá de lo creíble. Solo que esta vez, estaba solo.

Las personas abarrotaban la fiesta —cuando Carmine llegó, docenas de


cuerpos hacinados en la pequeña casa. Se deslizó a través de la multitud,

Grupo Leyendas Oscuras | 138


agarrando un poco de vodka de la cocina antes de dirigirse al pasillo. La sala
estaba oscura excepto por una pequeña lámpara tenue, en la esquina, el equipo
de música tocando rock suave.

Todo el mundo alzó la vista cuando entró, y un chico llamado Max asintió en
señal de saludo.

—¿Conseguiste algún golpe? —le preguntó Carmine, sentándose en el sofá.


Con la semana que había tenido, necesitaba un mayor impulso.

Max salió de la habitación, regresando a los pocos minutos con una pequeña
bolsita de cocaína. Carmine vertió algo del polvo sobre la mesa delante de ellos,
suficiente para dos líneas. Aspiró una inmediatamente, su nariz
adormeciéndose mientras su corazón se aceleraba. Después de la inhalación de
la segunda línea, cerró los ojos y se recostó contra el sofá. La euforia corría por
su cuerpo, el calor que comenzaba en el pecho y se irradiaba a través de sus
miembros. Se sentía ligero, invencible, sin ninguna preocupación en el mundo.

Un poco más tarde, Lisa se dejó caer en su regazo. La euforia de Carmine


tuvo un éxito instantáneo.

—Si vas a sentarte sobre mí, deberías desnudarte primero al menos.


Apartándola a un lado, él hizo dos líneas más y aspiró, desesperado por la
sensación de vuelta.

Limpiando la nariz congestionada, tiró el resto sobre la mesa y se lo ofreció a


Lisa. Ella lo inhaló como una aspiradora.

—Te conseguí una corbata —dijo ella, echándose hacia atrás en el sofá junto a
él—. Coincide con mi vestido.

—¿Una corbata?

—Sí, para el baile.

El baile. Carmine ni siquiera recordaba pedirle que fuera con él.

Grupo Leyendas Oscuras | 139


—¿De qué color es?

—Fandango.

Él la miró.

—¿Qué diablos es fandango?

—Es un poco como el fucsia, pero más oscuro.

—Entonces, ¿qué, púrpura o algo así?

—Sí, de color púrpura.

Él se encogió de hombros mientras apartaba la mirada. No le importaba,


siempre y cuando no fuera rosa.

La noche fue una neblina de alcohol y drogas, como una película en avance
rápido que no podía frenar. Bebía, fumaba, y aspiraba, y luego hizo estallar
algunas píldoras antes de hacer todo de nuevo. El ciclo continuó, una y otra
vez, hasta que finalmente se desmayó donde yacía.
A la mañana siguiente, Carmine sufrió la peor resaca de su vida. Su cabeza
golpeaba tan fuerte que sus ojos palpitaban. Haciendo una mueca, se tambaleó
fuera de la casa a la luz del sol, poniéndose las gafas se metió en su coche.

En el momento que se detuvo delante de la casa, un chorrito caliente fluía de


su nariz. Bajando la visera, se miró en el espejo para ver la sangre. Se quitó la
camisa y la sostuvo en alto para pellizcar su nariz mientras entraba en el
vestíbulo, descubriendo a su padre que sostenía una bolsa de lona negra.

—¿Te vas? —preguntó Carmine, en dirección a las escaleras, pero Vincent


dio un paso en su camino.

—A Chicago, sí. —Sacó la mano de Carmine para examinar la nariz


ensangrentada—. Si sigues aspirando esas cosas, dañarás el tabique.

Grupo Leyendas Oscuras | 140


Carmine se alejó.

—¿Cómo sabes que no me golpearon?

—Porque si alguien te hubiera dado un puñetazo en la nariz, le habrías roto


la suya. —Vincent caminó hacia la puerta con su bolsa—. Deja la coca.
Conseguirás que te mate.

Carmine se quedó dormido en cuanto su cabeza tocó la almohada y fue


despertado por un golpe en su puerta. Se tiró fuera de la cama, gimiendo, y la
abrió para ver a Dominic. Él empujó una bolsa a Carmine.

—Tu cita está aquí.

Mierda. Ya se había olvidado del baile.

Se duchó, tratando de despertarse, y se vistió con un traje negro y zapatos


negros antes de agarrar la bolsa. Sacando la corbata, la levantó y la miró. Era
sorprendentemente rosa. Fandango, mi culo.
Se la puso, a sabiendas de que no tenía tiempo para discutir. Después de
abrir su cajón del escritorio, llenó un frasco con vodka y se lo guardó en el
bolsillo. Salió, pero se detuvo en la biblioteca cuando Haven subió las escaleras.

Carmine trató de pensar en algo profundo que decir, algo para hacerlo bien
de nuevo.

—Esta corbata me hace parecer una fruta, ¿verdad?

No es eso.

Haven se echó a reír.

—Como un pastel.

Grupo Leyendas Oscuras | 141


Él sacudió la cabeza cuando desapareció en su habitación. Ella ni siquiera
sabía lo que quiso decir.

… O ¿lo hacía?

Cuando llegaron a la escuela, Lisa se aventuró con sus amigos mientras


Carmine se situaba en el lateral, bebiendo en exceso. Bailaron un poco, pero en
el momento en que su frasco estuvo vacío, estaba borracho y listo para
marcharse. Lisa sonrió seductoramente, y los dos se dirigieron directamente a
su casa. Sus padres estaban fuera de la ciudad para el fin de semana, y Lisa
golpeó el mueble bar, entregándole una botella de Southern Comfort.

Ella lo llevó a su dormitorio, donde bebió aún más.

Besó su cuello y le arrebató la botella antes de empujarlo hacia abajo en la


cama. Se quedó allí dejando que lo desnudara, viendo como ella se quitaba su
vestido. Subiéndose a la cama, se cernió sobre él y se inclinó para darle un beso.

Al volver la cabeza, murmuró:

—No estoy tan borracho.


Su toque era incómodo, demasiado íntimo. Ella iba demasiado lentamente,
sus manos suaves. Nada se sentía bien sobre él, su cuerpo era el equivocado.
Cerró los ojos, sintiéndose débil, Carmine deseó poder disfrutar de ella. Se
había comprometido y puesto una corbata rosa, y ahora su cuerpo rechazaba un
polvo garantizado. No se reconocía. Se estaba volviendo loco.

Tan pronto como ese pensamiento pasó por su mente, la risa brotó de él. Lisa
se alejó, sobresaltada.

—¿Qué te pasa, Carmine? ¡Estás loco!

—Lo sé. —Se puso de pie y agarró su ropa—. Loco como una puta cabra.

Ella lo miró con incredulidad.

Grupo Leyendas Oscuras | 142


—Espera, ¿te vas? ¿Por qué?

—No te quiero —dijo mientras se dirigía a la puerta—. Nunca te amaré, Lisa.

La Iglesia católica de Santa María parecía un castillo medieval enclavado en


el corazón del bullicioso Chicago, con sus torres puntiagudas y fuertes ladrillos
marrones. La hierba que la rodeaba marchita, la acera agrietada, pero la iglesia
todavía estaba inmaculada. Altos arcos y paredes doradas acentuadas con la
decoración de madera, el suelo de mármol marfil brillante a la luz del sol que
entraba por las vidrieras. Cuando Vincent era joven, sintió que había dado un
paso dentro de un cofre del tesoro. Todos los domingos, sin falta, Santa María le
hizo creer que realmente le pertenecía.

Hoy, sin embargo, mientras caminaba a través de los bancos vacantes, se


sentía como un paria en el lugar de culto. El sonido de sus pasos rebotó en las
paredes, alertando al sacerdote de su llegada. Se dirigió directamente al
confesionario y se sentó cuando Padre Alberto tomó asiento al otro lado.

Vincent empujó la pantalla fuera del camino, sabiendo que era insensato
protegerse del sacerdote. Sabía que era él —siempre lo hacía.
—Bendígame, Padre, porque he pecado. Ya han pasado tres meses desde mi
última confesión.

Padre Alberto hizo la señal de la cruz antes de hablar, su acento siciliano


seguía presente incluso aunque había vivido en Estados Unidos durante
décadas.

—¿Qué pecados has cometido, hijo mío?

Desde su última confesión, Vincent había mentido, robado, y había sido


cómplice de asesinato en nombre de la familia, pero un pecado pesaba en su
mente.

—Lastimé a alguien… una chica.

Grupo Leyendas Oscuras | 143


—¿Tuviste la intención de causar el daño a la chica?

Dudó.

—Sí.

—¿Estás arrepentido?

Otra pausa.

—Sí.

—¿Le has hablado de tu arrepentimiento?

Se pasó las manos por la cara en señal de frustración.

—No.

El Padre Alberto se quedó callado durante un momento.

—¿Era ella?

Vincent no tenía por qué responder. Los dos sabían que lo era… y ambos
sabían que no era la primera vez.
—Estaba furioso —dijo Vincent—. El dolor esa mañana era el peor que he
tenido en años. Quería herir a alguien más por una vez. Quería que alguien
sintiera lo que sentí. Tuve que sacarlo de mí antes de explotar. Necesitaba
sentirme mejor.

—¿Y lo hiciste?

—No —dijo—. Todavía estoy enojado… tan enojado, Padre… pero por
encima de todo, ahora estoy avergonzado. Quiero dejar de sentirme de esta
manera, pero no sé cómo hacerlo desaparecer.

—Ah, pero yo creo que sí —dijo el Padre Alberto—. No juzguéis, y no seréis


juzgados. No condenéis, y no seréis condenados. Liberar, y seréis liberados.

Grupo Leyendas Oscuras | 144


—Lucas 6:37. —Vincent reconoció la Escritura—. Pero ¿qué pasa si no puedo
parar? ¿Qué hago si no puedo olvidarlo? ¿Y si no puedo perdonar?

—Pero si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os


perdonará vuestras ofensas.

—Mateo 6:15.

El Padre Alberto sonrió.

—El odio es veneno, Vincenzo. Se te come de dentro hacia fuera. Debes


encontrar en tu corazón para dejarlo ir. Entonces, y solo entonces, serás
perdonado.
CAPÍTULO 11

11

Grupo Leyendas Oscuras | 145


Haven miró la alarma del despertador cuando los números pasaron la
medianoche. Sus horas rotas de dormir habían sido interrumpidas por las
pesadillas durante días, y el pensamiento de cerrar sus ojos la aterraba.
Desesperadamente quería algo de paz, pero solo le habían ofrecido un silencio
ensordecedor.

No había música esta noche. Nada para distraerla.

Después de que los chicos se fueran al baile, Haven pasó la tarde dibujando y
pensando en su vida. Tanto como no quería admitirlo, se había permitido
ponerse celosa. Anhelaba ser la chica bonita con el vestido bonito, ir a un baile
con los otros adolescentes.

Cansada de holgazanear, se arrastró fuera de la cama para bajar las escaleras.


Se dirigió a la cocina para una bebida, pero se congeló cuando encendió la luz y
se dio cuenta de que alguien estaba allí.

Carmine estaba sentado en la encimera al lado de la nevera, sus hombros


encorvados y una botella de licor en su mano. Sus ojos se encontraron, e incluso
desde el otro lado de la habitación ella podía ver la pasión. Mucho sentimiento
acechaba debajo de su endurecido exterior.

—No quería interrumpir —dijo ella.

—No interrumpes, Haven. No es como si estuviera haciendo malditamente


algo. Solo estoy sentado aquí, bebiendo hasta entrar en coma. —Su tono la
sorprendió. Ella consideró alejarse, pero él habló otra vez antes de que ella
pudiera—. Soné como un estúpido, ¿verdad?

Sin responder, ella se acercó para abrir la puerta de la nevera. Sacó una jarra
de zumo de naranja y la dejó en la encimera, alcanzando más allá de Carmine
para agarrar un vaso del armario.

Grupo Leyendas Oscuras | 146


Él habló entonces, su respiración abanicó contra ella.

—Consígueme uno, también.

Un temblor desgarró a través de ella cuando agarró un segundo vaso,


incapaz de detener su reacción. Haven les vertió a ambos algo de zumo y puso
la jarra de vuelta en la nevera.

El comportamiento de Carmine la confundía, pero una ingenua parte de ella


ansiaba su compañía. Ahora que él estaba allí, ella tenía una distracción. Y
quizás incluso tendría la música otra vez.

Él toqueteó su botella de licor, gruñendo después de apartarla de sus labios.

—Ugh, eso fue duro —dijo él, su voz resuelta. Vertió algo en su zumo,
dudando antes de verter un poco en el de ella—. No me gusta beber solo.

Solo. Haven sabía cómo se sentía eso.

Ella olfateó la bebida, arrugando su nariz.

—¿Qué es?
—¿Por qué me preguntas? Puedes leerlo, así que lee la jodida botella. —Sus
ojos se abrieron de par en par, y él gruñó—. Soné como un cretino otra vez. No
quería decir eso.

Irritada, le dio un trago a su bebida. Aún sabía a zumo de naranja, pero un


borde amargo quemó su garganta. Carmine la miró cuando dejó el vaso vacío
en la encimera.

—La mia-jodida-bella ragazza. —Él se rio, engullendo su bebida—. Tienes


potencial, tesoro.

Ella sonrió.

—Gracias, creo.

Grupo Leyendas Oscuras | 147


—Es un cumplido —dijo él—. Y conseguirás más de dónde vino ese si lo
haces otra vez.

Él saltó de la encimera y vertió dos vasos más de zumo, añadiendo algo de


licor para ambos. Haven tomó una profunda respiración cuando recogió el
suyo. Estaba mucho más fuerte la segunda vez, el ardor más severo. Apenas
consiguió bajar la mitad antes de alejar el vaso con una tos.

—Dioses, esto es fuerte.

—Sí, cargué este —replicó él—. Ya no de un trago. Si lo haces, pasarás, y


realmente me gustaría algo de compañía.

Un aumento de emoción se disparó a través de ella, el ansia volviendo. Él


quería su compañía, también.

Él levantó la botella.

—Y es vodka Grey Goose, por si acaso aún te lo estás preguntando.


Subieron al tercer piso al dormitorio de Carmine. Él dejó su bebida en su
escritorio y se sentó en la silla, pero Haven dudó en la puerta, insegura de qué
hacer.

—Puedes sentarte dónde quieras —dijo él, sintiendo su dilema.

Ella tomó asiento en el borde de su cama y ansiosamente tomó un sorbo de


su bebida.

—Así que juguemos a un juego o algo —sugirió Carmine—. ¿Cómo a las


veintiuna preguntas?

Sus nervios llamearon. Ella no tenía ni idea de qué era eso.

Él tomó nota de su expresión desconcertada.

Grupo Leyendas Oscuras | 148


—Tomamos turnos para hacernos preguntas mutuamente hasta que
llegamos a las veintiuna. La única regla es que no puedes mentir. No doy una
mierda sobre lo que sean… solo no mientas.

—Vale. —Ella tomó una profunda respiración—. Tú primero.

Su mano tembló cuando Carmine la miró desde el otro lado de la habitación.


Él suspiró y se puso de pie, tomando su vaso y dejándolo en su escritorio.
Después de sacar sus llaves, abrió el cajón inferior de su escritorio.

—¿Cómo te sientes sobre las drogas? Y eso no cuenta como mi pregunta. Solo
quiero saberlo antes de hacer esto.

—Uh, no sé mucho sobre ellas.

Él sacó lo que la parecía como un cigarrillo y lo encendió, la habitación se


llenó con un hedor acre silvestre. Le llevó a sus labios e inhaló cuando se
agachó delante de ella.

—La hierba te relajará, ¿vale?

Ella asintió, paralizada por su proximidad.

—Te lo haré fácil —dijo él—. Solo inhala y aguántalo tanto como puedas.
Él lo llevó a sus labios y succionó profundamente cuando se inclinó hacia
ella. El corazón de Haven se aceleró cuando él ladeó su cabeza hacia un lado, de
pie con sus labios a pulgadas de los de ella. Ella inhaló cuando él exhaló, el
humo de sus pulmones se filtró en su sistema. Cerró sus ojos cuando todo se
nubló, solo dejándolo ir cuando necesitó aire.

Exhalando lentamente, ella abrió sus ojos para ver que Carmine aún estaba
delante de ella, su expresión asombrada quemando más que el humo.

—Pregunta uno: ¿cómo prácticas para leer si no tienes permitido tener


ningún libro?

Ella se sonrojó.

Grupo Leyendas Oscuras | 149


—Tomé un libro que perteneció a mi primer maestro.

—¿Eso te avergüenza?

—Confesé ser una ladrona.

Él se sentó otra vez.

—Sí, bueno, vives con una carrera criminal. El hurto no nos perturba.

—¿Tú tienes una carrera criminal?

Él la miró con confusión.

—No, me refiero a mi padre. Ya sabes, con lo que hace en Chicago. —Ella no


lo sabía, y eso le golpeó—. Mierda, me figuré… no importa. Pregunta algo
diferente.

Aún confusa, ella sacó algo al azar.

—¿Cómo conseguiste esa cicatriz en tu lado?

—Cristo, no vas a ponérmelo fácil, ¿verdad? —Él recorrió su mano a través


de su pelo—. Conseguí la cicatriz cuando tenía ocho años, la bala desgarró a
través de mi lado.
Haven pensó que quizá él se había caído o cortado —pero no creía que diría
que había sido disparado.

—Como dije, somos más parecidos de lo que crees —continuó él—. Perdí
sangre sobre mierda que no era culpa mía, también.

¿Podían realmente tener cosas en común?

—¿Por qué te dispararon?

Él sacudió su cabeza.

—Es mi turno. ¿Tienes algún talento secreto?

—Bueno, me gusta dibujar. Pero no sé si es un talento.

Grupo Leyendas Oscuras | 150


—¿Me dibujarás algo?

Ella sonrió.

—Ya has hecho tu pregunta.

Él ondeó una mano descartándolo.

—Bien, tu turno.

—¿Por qué te dispararon?

—No puedo decirlo, porque realmente no lo sé —dijo él—. Pregunta algo


más.

Ella dudó.

—Bueno, ¿por qué atacaste a ese chico en el partido?

—Porque Nicholas se lo merecía. Pero conociéndole no es nada comparado


con lo que ocurrió la última vez que nos vimos. —Él murmuró algo bajo su
respiración antes de continuar—. ¿Así que me dibujarás un cuadro?

—Quizá algún día.

—¿Algún día? ¿Qué quiere decir algún día?


—Dibujaré para ti el mismo algún día que me dejes limpiar tu habitación —
dijo ella. Su boca voló abierta como si él fuera a discutir, así que le interrumpió
haciendo su siguiente pregunta—. ¿Qué le hiciste a Nicholas que fuera tan
malo?

—Disparar a su furgoneta. El depósito de combustible se incendió. Me


acusaron de intento de asesinato, pero lo que sea. Honestamente no intentaba
matarle.

Haven estaba pasmada de que él hubiera sido tan violento hacia el chico
cuando le había parecido tan amable.

—¿Qué dijo que te hizo sonreír? —preguntó Carmine.

Grupo Leyendas Oscuras | 151


—Me hizo una broma sobre un ciervo.

Él giró sus ojos.

—Eso no cuenta como mi pregunta. ¿Te han besado antes?

Ella sacudió su cabeza lentamente, sintiéndose insuficiente.

—Eso probablemente me hace parecer inmadura…

—No del todo. No debería haber preguntado eso. —Él nerviosamente


cambió alrededor de su asiento—. Infiernos, yo tampoco, técnicamente
hablando, desde que no beso en los labios. —Él paró otra vez—. Y eso
probablemente me hace parecer como un gilipollas, ya que puedo tener sexo
con ellas pero no besar.

—¿Cuántas chicas hubo?

Él dejó caer su cabeza a su pregunta.

—Una docena y media además de dos o tres, quizás.

—¿Así que veinte o veintiuna?

Él la miró fijamente.
—Eres rápida en matemáticas. Y eso es ridículamente alto, lo sé.

Él parecía molesto por su propia respuesta, y ella no pudo evitar preguntarse


si se arrepentía de algunas de esas chicas. Ella sonrió, intentando ser
tranquilizadora, pero él solo gruñó.

—Nuevo tema. Pregunta número… el jodido número que sea por el que
vayamos. ¿Cuándo has estado más asustada?

—Quizás en la habitación de tu padre.

Carmine asintió como si esperase esa respuesta y se alejó para agarrar su


bebida.

—Tu turno.

Grupo Leyendas Oscuras | 152


—¿Dónde está tu madre?

Ella lo soltó, y sus manos cubrieron su boca cuando Carmine se congeló, su


vaso a medio camino.

—Chicago —dijo él, dejando su vaso sin tomar un trago. Él se giró de vuelta
hacia ella, su expresión en blanco la sorprendió tanto como su respuesta.

—¿Chicago?

—Actualmente, está en Hillside, a pocas millas fuera de Chicago.

—Oh.

—Bueno —dijo él—, ¿cuál es tu color favorito?

—Verde. —Sus mejillas se sonrojaron cuando respondió. Ella se tumbó en su


cama para evitar su mirada.

La cama se movió cuando él se sentó a su lado. Sus ojos se dispararon hacia


los suyos cuando él la miró.

—Tu turno.
—¿Cuál es tu color favorito? —Ella estaba demasiado nerviosa para pensar
en algo más.

—Estoy entre el marrón oscuro y ese tono de rojo rosáceo ahora mismo. Se
parece un poco a mi corbata.

Su sonrojo se profundizó, y tuvo que apartar la mirada de él cuando su


corazón se aceleró.

—Mi turno —dijo él—. ¿Por qué el verde es tu color favorito?

—Paso —dijo ella.

—No puedes pasar.

Grupo Leyendas Oscuras | 153


—Pero tú no respondiste algunas preguntas.

—Bien, preguntaré algo más. ¿Por qué te avergüenzas por tu color favorito?

Sus cejas se fruncieron.

—Paso a esa pregunta.

—No, pasaste a por qué el verde es tu color favorito. Ahora quiero saber por
qué el verde siendo tu color favorito es vergonzoso. Dos cosas completamente
diferentes.

Él hablaba de hecho, como si fuera tan simple.

—Creo que estás haciendo trampas —dijo ella—. Así que paso otra vez.

Carmine se rio cuando volvió a encender si cigarrillo. Haven estaba


fascinada por la tranquilidad de su expresión cuando inhaló, y la piel de gallina
explotó sobre su piel al verle. Quizás era la intoxicación, pero algo la hacía
sentir paz. Se sentía segura allí, y tan asustada como estaba disfrutaba de la
sensación. Porque nunca en su vida tuvo el verdadero sentimiento de seguridad
con alguien —ni siquiera con su madre. Ella no podía protegerla.

Ella confiaba en él, cuando nunca había confiado en nadie en su vida. Y sabía
que no debería, especialmente en él. Era el hijo del hombre quién la controlaba
—su familia sujetaba su vida en sus manos. Podían matarla, y estaría indefensa
para detenerlos. Pero confiaba en él de todas formas. Podía sentirlo en cada
pulgada de su cuerpo, cada latido de su frenético corazón.

Algo en este chico había excavado debajo de su piel.

Carmine se inclinó hacia delante, parando a una pulgada de su boca. Ella


separó sus labios, inhalando todo lo que él la daba, y cerrando sus ojos cuando
saboreó su respiración.

Su cara rozó su mejilla, las chispas de su piel enviaron un hormigueo a través


de su cuerpo. Podía sentir la ligera barba de su pelo facial, áspero y rasposo,
cuando él inhaló profundamente. La respiró, y ella se permitió preguntarse si
quizás —solo quizás— esta criatura aterrada podía querer lo mismo que ella

Grupo Leyendas Oscuras | 154


ansiaba.

Ella aguantó tanto como pudo, sin querer soltarlo, pero su cuerpo necesitaba
el oxígeno. Exhaló cuando Carmine se levantó, pero mantuvo sus ojos cerrados.
No quería enfrentar la realidad aún.

Carmine se deslizó fuera del dormitorio, necesitando poner algo de espacio


entre ellos. Ella le había retorcido. Arriba de repente estaba abajo, la izquierda
ahora estaba a la derecha, y todo lo que le rodeaba era un borrón. Era difícil
para él admitir que era tan inexperto como ella. Podía follarse a chicas
estúpidas, pero cuando llegaba a amar a una, no tenía ni idea de qué hacer.

Amor. La palabra le dejó perplejo. No estaba nadando en la lujuria ya. Esto


era territorio inexplorado, y estaba ahogándose jodidamente en él.

Carmine caminó hacia la biblioteca y encendió la luz. Parpadeando varias


veces, escaneó los títulos de las estanterías, agarrando uno antes de dirigirse de
vuelta al dormitorio. Haven estaba tumbada sobre su estómago en su cama, sus
pies levantados por sus almohadas. Él la dio una pequeña sonrisa y cerró la
puerta detrás suyo, sujetando el libro hacia ella.
—El Jardín Secreto. Pensé que podría gustarte.

Ella lo tomó.

—¿De qué va?

Él se encogió de hombros.

—Un jardín, ¿quizá? ¿Un secreto? No lo sé. Léelo y cuéntame.

—Uh… —comenzó ella, sus cejas fruncidas cuando miró la cubierta.

Él se rio. Un libro la ponía nerviosa.

—Mira, no tienes que hacerlo. No quiero que escribas un resumen del libro.

Grupo Leyendas Oscuras | 155


Solo pensé que te daría algo que hacer.

—¡Oh, quiero hacerlo! Es solo que… ¿y si tu padre lo encuentra?

—No te preocupes por él —dijo él—. Conseguiré cubrirte.

Sus ojos brillaron con las lágrimas cuando lo abrió por la mitad.

—No creo que pueda leer esto. Hay muchas palabras diferentes.

—Bueno, creo que puedes hacerlo —dijo él—. Además, tienes ayuda ahora.

—¿Ayuda?

—Sí. Quiero decir, si no quieres ayuda, bien, pero estoy feliz de hacer lo que
pueda.

Ella miró al libro otra vez.

—Vale.

—Vale —se hizo eco él de su palabra—. ¿Eso es un, ‘Vale, me gustaría hacer
esta mierda de lectura contigo,’ o es un, ‘Vale, realmente eres un jodido loco si crees que
puedes ayudarme’?

Ella solamente sonrió, según su visión era probablemente una combinación


de las dos.
Él se quitó sus zapatos y se sentó a su lado, tocando unas pocas cuerdas de
su guitarra cuando ella leyó el libro. Eso le calentó por dentro, y durante un
rato, se sentía como si fuera normal… como si ellos fueran normales. Solo un
chico y una chica, ambos un poco jodidos, pero eran ellos mismos.

Y él lo saboreó.

Intentó mantener su atención lejos de ella, sin querer hacerla sentir


incómoda, pero por el rabillo de su ojo podía ver la mirada de concentración en
su cara cuando decía las palabras.

—¿Qué es tir... uh, esta palabra?

Él dejó su guitarra y giró sobre su estómago, echando un vistazo para ver lo

Grupo Leyendas Oscuras | 156


que ella señalaba. Su barbilla descansaba en su hombro.

—Tiránico. Es como tirano. Ya sabes, como un maestro.

Ella se giró hacia él, sus caras tan cerca que las puntas de sus narices se
tocaron.
CAPÍTULO 12

12

Grupo Leyendas Oscuras | 157


Haven estaba en la cocina, con la mente vagando mientras hacía
galletas. Había salido de la cama hacía una hora, con los nervios de punta por lo
de anoche. Su cuerpo la controlaba cuando estaba alrededor de Carmine, con el
corazón latiendo al ritmo de su mente. Su mente le decía que era ridículo,
peligroso pasar tiempo con él, pero su corazón le decía que tenía razón en
hacerlo.

Ella había precalentado el horno y puesto un lote en cuando alguien llamó a


la puerta. Echando un vistazo por la ventana, vio un pequeño coche blanco en
el camino de entrada. Sea quien fuera, golpeó de nuevo, más fuerte la segunda
vez.

No podía abrir la puerta. La alarma estaba encendida, y todavía no tenía el


código. En silencio encerrada en un dilema, se sintió aliviada cuando Carmine
pisoteó por las escaleras.

—Mejor que quien sea que esté en la maldita puerta tenga una orden de
registro.

Haven se paseó hacia la puerta mientras la abría. Antes de que pudiera decir
una palabra, alguien se metió, irrumpiendo en la casa.
—¡Eres un idiota!

Mientras que Haven estaba aturdida, la expresión de Carmine se mantuvo en


blanco.

—Lisa.

—¿Cómo pudiste hacerme eso anoche? —escupió Lisa, mirándolo, la


expresión de su rostro recordándole a la de la señora Katrina al gritarle al
Maestro Michael. Se preguntó qué podría haber hecho Carmine para encender
tal furia, pero él no daba ninguna indicación de respuesta.

Carmine miró hacia la cocina mientras Lisa lo maldecía varias veces, y él


sonrió cuando vio a Haven observarlos. Lisa se dio cuenta del cambio.

Grupo Leyendas Oscuras | 158


—¿Es ella la razón, Carmine? ¿Esa perra?

La sonrisa de Carmine cayó.

—Si sabes lo que es bueno para ti, te callarás ahora mismo.

—¡Pensé que eras mejor que eso! ¡Mírala! —Lisa miró a Haven—. ¿Cuánto te
está pagando el Dr. DeMarco para que te folles a su hijo?

Sus palabras sacaron a Carmine de sus casillas. Él agarró el brazo de Lisa y


abrió la puerta con tanta fuerza que se estrelló contra la pared. La llevó hacia su
coche mientras ella seguía gritando, agitándose y tratando de golpearlo, pero
Carmine se apartó de los golpes. Él le gritó —Haven no podía oírlo, pero podía
ver su boca moverse furiosamente— y luego golpeó con sus manos el capó del
coche.

El horno sonó, las galletas estaban hechas. Haven las sacó mientras la puerta
de entrada se estrellaba, haciendo tintinear las cosas en el mostrador de la
cocina. Carmine entró y se detuvo junto a ella en la ventana.

—Deberías haber abierto y dicho que no estaba en casa.

—No pude. No tengo un código.


Él la miró curiosamente mientras agarraba una de las galletas de mantequilla
de cacahuete sobre la encimera. Tomando un bocado, se dio la vuelta.

—Come una galleta, Haven. Son buenas.

El Dr. DeMarco llegó a su casa mientras Haven estaba poniendo las galletas
en un recipiente. Caminó directo hacia ella en la cocina, deteniéndose tan cerca
que su brazo rozó el suyo. Su piel cosquilleó, su presencia alarmante, y ella
luchó contra un estremecimiento.

El Dr. DeMarco le arrebató una galleta antes de que pudiera poner la tapa.

Grupo Leyendas Oscuras | 159


—Buenos días, dolcezza.

—Buenos días, señor. —Hizo una pausa—. ¿Qué significa eso?

—¿Dolcezza? —Él dio un mordisco, sonriendo amablemente—. Cariño.

¿Cariño?

El Dr. DeMarco se hizo una taza de café, algo que Haven no se había atrevido
a probar desde la mañana en que todo había ido horriblemente, terriblemente
mal, y se sirvió una copa antes de salir. Ella se sacudió la harina en la ropa y se
terminó de limpiar antes de dirigirse a la sala de estar, donde todo el mundo se
había reunido. Carmine la miró desde el punto que había tomado en el sofá.

—Papá —dijo, sus ojos en ella—. Le enseñaré a leer a Haven.

El miedo la atravesó. El Dr. DeMarco enarcó las cejas.

—Asumí que para que alguien pudiera enseñarle a leer, debería primero
saber cómo.

Carmine rodó los ojos.

—Yo sé leer.
—Sí —intervino Dominic—. ¿No lo sabías? Leyó la primera página de El
conde de Montecristo.

—Vaffanculo6 —dijo Carmine.

El Dr. DeMarco suspiró y volvió su atención a Haven.

—Toma asiento, hija.

Ella no podía decir si era una oferta o una demanda, pero era más seguro
simplemente hacer lo que él decía. Tomó el asiento vacío junto a Carmine,
cruzando las manos sobre su regazo, tensa y nerviosa. Carmine, por otro lado,
tenía los pies casualmente levantados en la mesa de café mientras cabeceaba
con aburrimiento. Alguien llamó a la puerta después de un tiempo, pero nadie

Grupo Leyendas Oscuras | 160


se levantó a contestar. Volvieron a llamar antes de que se abriera la puerta, la
voz de una mujer resonando a través de la planta baja.

—¿Ninguno de vosotros podía abrirme la puerta?

—Hola, Tess —dijo el Dr. DeMarco mientras la chica entraba en la habitación


de la familia. Tess miró a su alrededor hacia todos ellos, con los ojos
persistiendo sobre Haven más tiempo de lo que era cómodo, antes de apretarse
en un asiento con Dominic.

Haven se volvió a la televisión y trató de concentrarse en la película, pero


Carmine estaba cada vez más cerca de ella, su presencia nublando su mente.

—Doc, ¿su hijo le dijo que golpeó el coche de Lisa esta mañana? —preguntó
Tess.

—Le pegué una vez —dijo Carmine—. Solo dejó una pequeña abolladura.

—Bueno, es mejor que encuentres un trabajo para pagar por ese bollo —dijo
el Dr. DeMarco—. No pagaré por tus infracciones de nuevo, ¿recuerdas?

6 Vaffanculo: Vete a la mierda, en italiano.


—No deberías tener que pagar por nada. Ella se lo merecía, irrumpiendo aquí
como una maldita interrogadora.

Esas palabras llamaron la atención del Dr. DeMarco.

—¿Por qué tenía que interrogarte?

—Quiere una relación o algo así.

El Dr. DeMarco se echó a reír.

—Eso es lo que sucede cuando lo haces con chicas como esa.

—Lo que sea, yo no la llevé a eso. Y, de todos modos, tal vez se merezca esa
mierda, pero Haven no merecía ser arrastrada en ello.

Grupo Leyendas Oscuras | 161


Las cejas del Dr. DeMarco subieron.

—¿Cómo sucedió eso?

Carmine se encogió de hombros.

—Lugar equivocado, momento equivocado.

—No creo que ella haya querido hacer daño —dijo Haven en voz baja.

—Basura —dijo Carmine—. Lisa sabía lo que estaba haciendo.

El Dr. DeMarco negó con la cabeza.

—No deberías ser puesta en la línea de fuego de la puttani7 de Carmine.

Haven no tenía ni idea de lo que era puttani, pero tenía la sensación de que
no era algo agradable.

—He sobrevivido a cosas peores.

La mirada del Dr. DeMarco era intensa.

—Sí, lo hiciste.

7 Puttani: Puta, en italiano.


Todo el mundo se volvió hacia la televisión, pero Haven se removió en su
asiento. Incómoda, quería una razón para salir de la habitación y se inclinó
hacia Carmine.

—¿Quieres algo de beber?

Él se encogió de hombros.

—Puedes traerme algo.

Se puso de pie, tomando unos pasos hacia la cocina.

—¿Necesita algo, Dr. DeMarco?

—No, gracias.

Grupo Leyendas Oscuras | 162


—Yo tomaré una botella de agua —intervino Tess—. Gracias por preguntar.

Haven se detuvo, asustada de que hubiera cometido un error, pero el Dr.


DeMarco alivió su preocupación.

—Eres capaz de conseguir tu propia agua, Tess. No tienes nada mal en tus
piernas.

Haven llevó una Coca-Cola de cereza para Carmine y agarró una botella de
agua para ella, vacilando antes de agarrar una segunda. Se dirigió a la
habitación de la familia y se la entregó a Tess. Ella alzó las cejas mientras
tomaba el agua sin decir una palabra.

Haven se sentó de nuevo y le entregó el refresco a Carmine.

—No tenías que hacer eso. En realidad, no tienes por qué hacer nada de eso.
—Él llevó la lata a sus labios y tomó un sorbo—. Te lo agradezco, sin embargo.

—De nada —dijo ella mientras por el rabillo del ojo captaba que el Dr.
DeMarco la estaba mirando otra vez.

El teléfono de la casa sonó entonces, y todo el mundo saltó ante el sonido


estridente. Haven no lo había oído sonar antes. Su corazón se aceleró mientras
el Dr. DeMarco se levantaba para agarrarlo.
—¿Qué diablos es eso?

Haven vio la expresión desconcertada en el rostro de Carmine.

—Es el teléfono.

—No, lo entiendo, pero, ¿de dónde viene?

Ella se encogió de hombros mientras el Dr. DeMarco respondía a la llamada.

—Residencia DeMarco… Espere, más despacio… ¿Cuántos golpes dijiste que


tiene? —Haven trató de no escuchar, pero él hablaba en voz alta—. ¿Cómo es
eso posible?

—En serio —dijo Carmine—. ¿Cuándo conseguimos un teléfono?

Grupo Leyendas Oscuras | 163


Dominic se echó a reír.

—Hace semanas.

El Dr. DeMarco levantó más la voz.

—Hazlo de nuevo. Si sale lo mismo la segunda vez, reharemos toda la cosa,


pero tienes que estar equivocado. No hay manera de que sea verdad.

—¿Por qué nadie me lo dijo? —preguntó Carmine.

—La mejor pregunta, hermano, es ¿por qué no te diste cuenta?

—Mantenlo fuera del registro —continuó el Dr. DeMarco, hablando sobre


todos ellos—. No quiero que esto salga hasta que pueda darle sentido. ¿Capice8?

Arrojó el teléfono, finalizando la llamada, y se pellizcó el puente de la


nariz. Su mirada se desvió hacia Carmine y Haven, con una expresión
indescifrable, pero el voraz incendio estaba en sus ojos. Caminando, arrebató la
Coca-Cola de cereza de la mano derecha de Carmine, derramando un poco en el
suelo mientras salía de la habitación. Un momento después, algo se estrelló en

8 ¿Capice?: ¿Entendido?, en italiano.


la cocina, el sonido de un vidrio rompiéndose al ser lanzado en el fregadero de
metal.

Aturdida, Haven miró a Carmine.

—¿Qué pasó?

Él se encogió de hombros, mirando su mano vacía.

—No tengo ni idea. Ni siquiera sabía que teníamos un maldito teléfono.

La puerta de la oficina en el segundo piso se quedó atípicamente

Grupo Leyendas Oscuras | 164


abierta. Vicent se sentó detrás de su escritorio, sus gafas bajas en su nariz
mientras hurgaba en los archivos. Carmine estaba en la puerta, mirándolo.

—¿Quién eyaculó en tu café?

La cabeza de Vicent se alzó.

—¿Disculpa?

—¿Cuál es tu problema? —dijo Carmine mientras entraba en la sala y se


sentaba, sin esperar una invitación—. Estabas bien y de repente fue como si
hubieras tragado la basura de alguien.

Vicent negó con la cabeza.

—¿Siempre tienes que ser grosero?

—No lo sé —dijo Carmine—. ¿Siempre tienes que ser evasivo?

—Solo cuando haces preguntas para las que realmente no quieres respuestas
—dijo Vincent—. ¿Necesitabas algo? Tengo cosas que atender.

—Bueno, por mi parte, quiero saber por qué te tomaste mi bebida.

—Tenía sed.
—¿Así que te la bebiste?

—No —dijo—. ¿Alguna otra pregunta?

—Sí, ¿por qué tienes a Haven encerrada aquí como si estuviera bajo arresto
domiciliario?

—Ha estado fuera —dijo Vincent, lanzándole una mirada de incredulidad—.


Parecía disfrutar de tu partido hasta que tuviste uno de tus episodios.

—¿Uno de mis episodios? ¿Así es como los llamaremos?

—A menos que tengas un mejor nombre para ello.

—Lo que sea —dijo Carmine—. El punto es que rara vez sale. Ni siquiera

Grupo Leyendas Oscuras | 165


tiene un código.

Vincent suspiró con exasperación.

—¿Por qué de repente te importa?

—Porque es una persona.

—También lo es Nicholas Barlow, pero nunca pareces preocuparte por él.

—Es diferente. Alguien debería encerrarlo a él, pero ella es solo una chica. Es
inofensiva.

Vincent se volvió para mirarlo ante esas palabras, parpadeando un par de


veces.

—¿Estás sugiriendo que nunca le has hecho daño a una chica antes,
Carmine? Porque creo que algunos dirían otra cosa.

La habitación permaneció en silencio. Carmine no tenía ninguna


respuesta. Vincent empujó sus archivos a un lado y se quitó las gafas,
suspirando.

—Mira, está encerrada dentro porque no tengo el tiempo ni la energía para


llevarla a ningún lugar, y no hay nadie más para hacerlo.
—Sí, tal vez tengas razón —dijo Carmine—. Yo ni siquiera tengo suficiente
gasolina en mi coche como para llevarme a mí mismo a algún lugar en este
momento.

—¿Cómo planeas llegar a la escuela?

Carmine se encogió de hombros.

—Le quitaré la gasolina a tu coche mientras duermes.

Contrariamente a la tensión en la sala, Vincent realmente se rio de eso.

—Probablemente lo harías.

Carmine sonrió. Lo haría.

Grupo Leyendas Oscuras | 166


Vincent abrió el cajón superior del escritorio y sacó la tarjeta American
Express plateada.

—Te diré qué, hagamos un trato.

Carmine le miró con escepticismo.

—Estoy escuchando.

—Te daré la tarjeta de crédito de nuevo si haces un esfuerzo.

—¿Qué, como mantener limpio mi cuarto?

—Dije un esfuerzo, no un milagro. Y lo que quiero decir es que te endereces a


ti mismo. Deja de entrar en peleas, deja las drogas, aprueba tus clases, y cuando
te pida un favor, quiero que realmente lo cumplas.

—Me parece bien —dijo Carmine, arrebatándole la tarjeta de crédito antes


que su padre pudiera cambiar de opinión—. Haré un esfuerzo.

—Genial, porque necesito un favor.

Carmine se lo quedó mirando, no sorprendido en absoluto.


—Necesitamos alimentos —dijo Vincent—. Cosas suficientes para que duren
un tiempo.

—¿Cómo alimentos y mierda?

—Solo comida, Carmine. Pero sí.

—¿Y quieres que compre comida por mi cuenta?

—Por supuesto que no —dijo Vincent—. Ya que estás tan preocupado, lleva
a la chica contigo.

Carmine miró de su padre a la tarjeta de crédito.

—¿Es esto una prueba? Porque no hace ni dos malditas horas que dijiste que

Grupo Leyendas Oscuras | 167


todavía estaba cortado.

—Las cosas cambian, hijo.

—¿Qué ha cambiado?

Vincent negó con la cabeza, evadiendo de nuevo.

—¿Quieres una oportunidad de probarte a ti mismo? Hazlo. Pero no lo


arruines esta vez, Carmine. Si le pasa algo a la chica, habrá consecuencias más
nefastas que cortarte financieramente.

Carmine se puso de pie, pensando que tenía que salir de la habitación antes
de que su padre entrara en razón.

—¿Esto significa que ya no estoy castigado?

Vincent suspiró.

—Has estado castigado desde los trece años, y continuarás estándolo por el
tiempo que vivas bajo mi techo. No es que eso te haya detenido antes…

—Así que, básicamente, no estoy realmente castigado.

—¿Lo estuviste alguna vez?


—No.
Carmine se echó a reír.

Grupo Leyendas Oscuras | 168


CAPÍTULO 13

13

Grupo Leyendas Oscuras | 169


Sunny Oaks Manor, ubicado en el barrio Hyde Park de Chicago, parecía un
complejo de apartamentos de clase alta. Lo único que delataba su verdadera
naturaleza era el personal, usando los típicos uniformes médicos. Todo el
mundo era amable, las instalaciones modernas, pero nada de eso le importaba a
Gia DeMarco.

Vincent había hecho todo en su poder para hacer que se sintiera cómoda,
asegurando que tenía el apartamento más grande y tantos lujos como era
permitido, pero sostenía el resentimiento de que se había visto obligada a
trasladarse. Sunny Oaks no era su casa, le había dicho, y por lo que a ella
concernía, nunca lo sería.

Gia sentada en su silla junto a la ventana de su habitación delantera, vestida


impecablemente con un vestido azul y zapatillas negras mientras miraba hacia
el patio. Vincent sentado en el brazo de la silla frente a su madre, no se
sorprendió en lo más mínimo cuando ella se negó a darle la bienvenida. La
misma historia, diferente día.

—Se está bien fuera —dijo él, intentando conversar—. Podríamos ir a dar un
paseo.
—No te he visto en meses, Vincenzo —dijo Gia, su voz venenosa—. Meses.

Vincent suspiró.

—Han pasado tres semanas.

—Tres meses, tres semanas —dijo ella—. Pudieron también haber pasado
tres años. No te importa.

—Sí me importa, pero yo no vivo en Chicago ahora, ¿recuerdas?

—No me lo recuerdes —dijo—. Odio pensar que mi único hijo abandonó a su


familia.

Vincent conocía por la familia que ella no quería decir parientes de sangre. Se

Grupo Leyendas Oscuras | 170


refería a la famiglia9, donde su verdadera lealtad yacía. Si alguna vez hubo un
estereotipo de mujer de la mafia, dedicada al estilo de vida hasta la muerte, esa
era su madre.

—Yo no abandoné a nadie —dijo Vincent.

—Tú me abandonaste —dijo Gia—. Tú me atrapaste en este hospital.

—No es un hospital. Es una comunidad de retiro.

—No pertenezco aquí —dijo ella—. ¡No estoy enferma! Tu padre, que en paz
descanse, estaría avergonzado de ti.

Eso no era nada nuevo.

—¿Qué hay de ese paseo ahora?

—No me importa lo que dicen esos charlatanes —dijo ella, ignorando su


sugerencia por segunda vez—. Ellos no son de confianza. Todos están
probablemente trabajando para el gobierno. Kennedy siempre lo tenía
descartado para tu padre, ya sabes. Él trató de hundirlo.

9 Familia en italiano.
—Kennedy está muerto —dijo Vincent—. Lo ha estado durante mucho
tiempo.

—Lo sé —escupió ella—. No estoy loca.

Vincent se rio secamente. El jurado estaba todavía fuera en eso. Los médicos
sospechaban que Gia DeMarco sufría de demencia de aparición temprana, pero
Vincent se inclinaba por que ella simplemente se negaba a dejar atrás sus días
de gloria. No quería admitir que la vida continuaba sin ella, que el mundo no
dejó de girar el día que murió su esposo.

Por lo general, lúcida, de vez en cuando y luego se deslizaba de nuevo a esos


momentos en los que Antonio DeMarco era el hombre más poderoso de
Chicago y Vincent aún se preocupaba por hacer que sus padres se sintieran

Grupo Leyendas Oscuras | 171


orgullosos.

—Un poco de aire fresco sería bueno, ¿no crees?

Gia levantó la mano y se frotó la oreja derecha, ignorando a Vincent por


tercera vez.

—Mi oído zumba. Esa vieja bruja Gertrudis de al lado debe estar hablando
de mí.

—¿Tomaste la aspirina hoy? Eso puede causar zumbido en los oídos.

—No es la medicación —dijo—. Es ella.

Su madre no era nada si no supersticiosa.

—Gertrude no parece ser del tipo chismosa.

—Como tú dices, Vincenzo. ¡Tienes el juicio de un imbécil! Tú y tu irlandés.

—No empieces, mamá. —Vincent levantó su voz cuando la cortó—. No voy a


escucharlo otra vez.

Gia estaba tranquila, como si estuviera considerando si terminar o no su


pensamiento, pero finalmente cambió de tema.
—Tu hermana me visita todo el tiempo. Veo a Corrado más de lo que te veo
a ti.

Era mentira, pero Vincent lo dejó pasar.

—Ahora eso es lo que yo llamo un buen hombre —dijo—. Corrado es leal.


Siempre lo ha sido. Su único defecto es que nunca dio a tu hermana ningún
bebé. Siempre quise nietos.

—Tienes nietos —dijo Vincent—. Dos de ellos.

Gia se burló, pero logró mantener su opinión para sí misma. Miró por la
ventana, sacudiendo la cabeza.

—Tú no te preocupas por mí, Vincenzo. Ni siquiera me llevas ya afuera.

Grupo Leyendas Oscuras | 172


Desde que los DeMarcos se habían trasladado a Carolina del Norte, los
chicos habían lanzado una fiesta de Halloween cada año. Vincent era renuente a
aceptar este año, pero después de un poco de molestar y un montón
prometiendo, cedió con una regla estricta, Haven sería vigilada en todo
momento.

La casa olía a Pine-Sol10 cuando Carmine llegó a casa esa tarde, el aroma tan
pesado que le picaba en los ojos. Se detuvo en la puerta de la cocina, viendo a
Haven fregar el suelo de mármol. Tarareaba, ajena a su presencia, y él escuchó
mientras trataba de colocar la canción.

Se puso de pie y se dio la vuelta, el tarareo fue interrumpido por un grito.

—¡Estás en casa!

Él se rio entre dientes mientras ella dejaba caer la esponja.

10 Marca de limpiador.
—No quise interrumpir, colibrí.

—No lo hiciste. Yo solo estaba… —Ella se interrumpió mientras lo miraba


curiosamente—. ¿Colibrí?

—Sí, colibrí. Colibrí. Me recuerdas un poco a uno.

Él se sintió como un idiota cuando esas palabras quedaron flotando entre


ellos.

Ella parecía desconcertada.

—¿Por qué?

—No lo sé —dijo—. Son estos pequeños pájaros de colores que revolotean

Grupo Leyendas Oscuras | 173


alrededor y zumban. Y, sabes, eres un poco de la misma forma.

Sus mejillas se sonrojaron.

—¿Me has oído?

—Te he escuchado unas cuantas veces. Es, eh… —Él no sabía qué decir—.
¿Qué canción es?

—Es algo que mi madre solía cantar.

Ella se movió nerviosamente, evitando su mirada. Sus pantalones de chándal


y camiseta de tirantes estaban salpicados con agua jabonosa, su pelo por todas
partes.

—Deberías vestirte —sugirió él—. Tenemos un lugar a donde ir, y estoy


seguro de que prefieres ponerte otra cosa.

Ella lo miró con escepticismo.

—Bueno.

Ella se quedó durante un momento antes de dirigirse arriba. Él rodó los


hombros tensos mientras se reprendía a sí mismo en silencio, deseando aflojarse
a su alrededor. Su ansiedad alimentaba la de ella, y lo último que quería era que
ella lo evitara de nuevo.

Solo le tomó a Haven unos minutos regresar, llevando un par de pantalones


vaqueros y una camiseta. Él abrió la puerta principal, y Haven vaciló en la
puerta antes de salir al porche. Después de conectar la alarma y cerrar, él la
ayudó a subir a su coche. Ella le dio las gracias en voz baja cuando subió en el
lado del conductor, sus ojos lanzándose alrededor mientras se movían.

—¿A dónde vamos?

Carmine abrió la consola central, buscando su lista, antes de señalar hacia la


guantera.

Grupo Leyendas Oscuras | 174


—Mira allí por un pedazo de papel.

Ella hizo lo que dijo, desplazando las cosas, y se sonrojó cuando sacó una
pequeña caja de color negro. Carmine gimió, dándose cuenta que había
encontrado los preservativos que guardaba en el coche.

—Cristo, olvidé que estaban ahí. —Se los arrebató de la mano y bajó la
ventanilla en pánico, tirándolos a lo largo del lado de la carretera. Él ignoró su
mirada de incredulidad, no queriendo tener que explicarse, y ella agitó la mano
regresando a la guantera.

Haven buscó de nuevo, tomando un pedazo de papel de cuaderno.

—¿Es este?

—Sí, ese es. Léelo.

Con los ojos muy abiertos, ella tartamudeó sobre algunas de las palabras.

—Uh, patatas fritas… pret-uh, pretzels11… refresco… ¿Vamos a una tienda?

—Sí. Eso es lo que necesitamos para la fiesta. Mientras estamos allí, vamos a
abastecer la casa. Ya sabes, matar dos pájaros de un tiro.

11 Golosinas saladas.
Cuando llegaron a la tienda, los pasos de Haven vacilaron cuando se
abrieron las puertas por sí solas. Las estudió, casi como si tuviera miedo de
pasar. Carmine esperó a que agarra un carro, pero se quedó allí.

—¿Has estado mucho de compras? —preguntó él.

Ella sacudió la cabeza.

—Nunca he estado dentro de una tienda.

—¿Nunca?

Grupo Leyendas Oscuras | 175


—Nunca.

Esto sería más complicado lo que pensaba.

—No puedo decir que he hecho esto tampoco. No soy generalmente de


confianza, así que supongo que descifraremos esta mierda juntos.

Haven trató de entregarle el papel, pero en su lugar le dio una pluma.

—Tú haces la lista. La práctica te hace perfecto, ¿no?

Antes de que pudiera discutir, cogió un carro y la condujo a la sección de


productos.

—Tengo otra confesión. No puedo decir que jamás haya cocinado tampoco,
así que no tengo ni idea de lo que es la mitad de esta mierda. —Cogió un tallo
verde y la miró estéticamente—. ¿Qué diablos es esto?

Ella sonrió.

—Esas son coles de Bruselas.

—Definitivamente no los compraremos —dijo, lanzando el tallo hacia el


exhibidor.
Estaba tranquilo, tan temprano en la tarde, solo unos pocos compradores en
la tienda además de ellos. Carmine estaba agradecido por la privacidad. Haven
estaba claramente fuera de su elemento, agarrando la lista fuertemente mientras
sus ojos monitoreaban todo.

—¿Qué debemos obtener?

—Lo que quieras cocinar —dijo—. No sé si lo has notado, pero Dom comerá
cualquier cosa. Infiernos, comería coles de Bruselas. Y mi padre no es difícil de
complacer.

—¿Y tú?

Él se encogió de hombros.

Grupo Leyendas Oscuras | 176


—Quisquilloso —dijo ella para sí misma.

Él parpadeó un par de veces.

—¿Cómo me has llamado?

Parecía culpable cuando repitió la palabra.

—Quisquilloso.

—Mi padre te enseñó eso, ¿no es así? —preguntó él—. Me ha estado


llamando así durante años.

—El Dr. DeMarco lo mencionó, pero no quise ser irrespetuosa.

—Lo sé —dijo—. Pero no importa, vamos de compras. Parecemos idiotas


solo de pie aquí, como si nunca hubiéramos hecho esta mierda antes.

—No lo hemos hecho —le recordó.

—Yo lo sé, y tú lo sabes, pero el resto de estos cabrones no necesita saberlo.


Avanzaron a través de los pasillos. Carmine hizo la mayor parte del trabajo,
cargando el carro lleno de comida basura mientras Haven cogía lo esencial que
él pasaba por alto. Él la miró esos momentos, mientras agarraba la leche y los
huevos y el pan, con los hombros relajados y movimientos seguros.

Ella le entregó la lista una vez que todo había sido tachado, y se dirigieron a
la caja registradora. Él puso sus cosas en la cinta transportadora y alargó la
mano hacia el exhibidor de dulces. Haven se encogió cuando su brazo salió
disparado así que él ralentizó sus movimientos mientras lanzaba una barra de
chocolate Toblerone en la cinta transportadora.

Después de pagar, Carmine llenó el maletero con todas las bolsas mientras
Haven se situaba en el estacionamiento vacante al lado del coche. Él no le estaba

Grupo Leyendas Oscuras | 177


prestando atención cuando devolvió el carro a la tienda, y su estómago se
hundió cuando se dio la vuelta. Haven no estaba allí.

El pánico estalló dentro de él mientras escudriñaba el estacionamiento, en


busca de alguna señal de ella. Su padre iba a matarlo. Solo hacían falta diez
segundos —diez miserables putos segundos de su guardia estando baja— y ella
se había deslizado lejos, desapareciendo.

Rápidamente corrió hacia el coche, el movimiento dentro de él casi aflojó sus


rodillas. Haven estaba sentada en el asiento del pasajero, el cinturón de
seguridad sujeto en su lugar y las manos cruzadas sobre su regazo. Tuvo que
tomarse un momento para recuperarse, para saborear la sensación de alivio,
antes de subir a su lado con su barra de chocolate.

Abrió el Toblerone y arrancó un triángulo para ella, mirando con confusión


mientras ella miraba boquiabierta su mano.

—¿No te gusta el chocolate?

—Nunca he tenido.

Lo empujó hacia ella.

—Cristo, chica, toma esta mierda, entonces.


Ella se rio de su entusiasmo y lo tomó, mordiendo una esquina pequeña del
chocolate. Su expresión se iluminó, sus palabras escaparon como un gemido.

—Guau, esto es dulce.

Arrancó unos triángulos para sí mismo, Carmine le entregó el resto del


Toblerone.

—Lo sé. Malditamente increíble.

Estaba lloviznando cuando llegaron a la casa, por lo que Carmine estacionó

Grupo Leyendas Oscuras | 178


tan cerca del porche como fue posible.

—Abre la puerta, ¿de acuerdo? —Ella comenzó a salir, pero él la


interrumpió—. El código es 62373. Presiónalo en el teclado y pulsa el botón
grande. ¿Puedes recordar eso?

—62373 —repitió ella.

Corrió hacia la puerta, presionando los números cuando la lluvia caía con
más fuerza. Una vez tuvo la puerta abierta, él se apeó y agarró algunas bolsas.
Haven trató de regresar fuera cuando él llegó al vestíbulo, pero él tiró de su
mano para detenerla. Ella alzó sus brazos de manera protectora delante suyo,
por lo que él rápidamente retiró su mano.

—Mierda, no quise asustarte. Simplemente no quiero que te mojes.

Ella le lanzó una mirada que parecía ser una mezcla de confusión y diversión
antes de que llevara las compras a la cocina. Él descargó el coche y trató de
ayudar, lanzando cosas donde pensaba que iban, pero solo hizo el trabajo más
difícil por ponerse en su camino.

Dominic trajo pizzas a casa para la cena, y Carmine agarró una caja de
pepperoni antes de dejarse caer en el sofá. Echando un vistazo a Haven, dio
unas palmaditas en el cojín junto a él. Ella lanzó sus ojos hacia las escaleras, y él
levantó una ceja como diciendo, No jodidamente atrevido. Él la habría arrastrado
de regreso. No había razón para que no comiera con ellos.

Carmine despertó la tarde siguiente en una casa en caos total. Tess y Dia de
pie sobre sillas en la sala de estar, fijando serpentinas alrededor de la ventana,
mientras Haven ordenaba a través de una caja de flores falsas. Dominic corría
de una habitación a otra, siguiendo las órdenes que le gritaba Tess.

Colándose en la habitación, Carmine agarró la silla de Tess y la sacudió


vehementemente, sorprendiéndola. Gritando, Tess saltó de la silla y se cubrió la

Grupo Leyendas Oscuras | 179


cabeza mientras lo golpeó en la espalda.

—¡Eres un idiota, Carmine!

—Sí, bueno, golpeas como una niña pequeña. —Las palabras apenas salieron
de su boca cuando su puño salió disparado, golpeándolo justo en el pecho. Él
hizo una mueca—. ¡Maldita sea!

Tess sonrió.

—¿Quién es la niña pequeña ahora?

—Aparentemente yo —dijo, frotándose el pecho mientras miraba a su


hermano, arreglando las flores que había recibido de Haven—. Estoy
empezando a sentirme como una, de todos modos, en una habitación llena de
perras.

—¿Qué me has llamado? —La voz de Haven tenía un borde que nunca había
oído antes.

Frunció el ceño hasta que cayó en la cuenta de lo que había dicho.

—Ah, mierda… —Perra—. Nada.


Ella se giró de nuevo a las flores sin decir una palabra, entregando más de
ellas a Dominic, y Carmine la observó antes de acercarse. Inclinándose cerca,
sus labios junto a su oído, le susurró:

—Lo siento. No quise decirlo de esa manera.

Ella no dijo nada. La culpa tiró de su pecho. No podía decir si le creyó.

Después de que la casa estuviera decorada, Carmine se puso su traje de


pirata, deslizándose en los pantalones negros y botas antes de abotonarse la
camisa blanca con volantes y atar el pañuelo rojo alrededor de su cabeza.

Grupo Leyendas Oscuras | 180


Agarrando el gran sombrero negro, se dirigió abajo para ver a Dominic en el
vestíbulo, blandiendo una espada.

—¿Qué idiota le dio un arma? —gritó Carmine, apenas evadiendo la hoja de


plástico que su hermano hizo girar hacia él—. Deberíais saberlo mejor ya.

—Nadie se la dio —dijo Tess, saliendo de la sala de estar en su traje de


diablo—. Él la encontró por su cuenta.

Sacudiendo la cabeza, Carmine se dirigió a la oficina bajo la escalera,


pulsando el código para desbloquear la puerta. La habitación se veía como una
oficina normal, con un escritorio de madera de caoba y una silla de cuero negro.
Una alfombra persa cubría el suelo, y Carmine dobló la esquina, dejando al
descubierto la puerta oculta. La abrió y bajó las endebles escaleras hacia el
sótano, encendiendo la luz. Un brillo sutil llegó la habitación, revelando
docenas de cajas de madera.

Usando la parte delantera de la camisa para cubrir su mano, tiró de la parte


superior de la más cercana a las escaleras y tomó unas cuantas botellas de licor.
No fue más lejos, no teniendo ganas de aventurarse a la parte trasera.

No estaba seguro si era miedo subconsciente o si su padre se lo había


mostrado en algún momento, pero nunca dejó sus huellas allí.
Una vez que tuvo el licor, se dirigió arriba a tiempo para la llegada de los
huéspedes.

Haven estaba sentada en el borde de su cama, picoteando sus uñas cuando la


enfermedad agitó su estómago. Se sentía fuera de lugar, con miedo a ir abajo,
preocupada de que con una mirada todos supieran lo que era. Todos ellos
sabrían que no pertenecía a su mundo.

Hubo un suave golpe en la puerta antes que Dominic se asomara.

—¿Puedo entrar, Pies Ligeros?

Grupo Leyendas Oscuras | 181


—Por supuesto —dijo ella.

Se acercó, utilizando la espada como bastón, y se sentó a su lado en la cama.


Se recostó sobre los codos y las cosas se tranquilizaron cuando Dominic se
quedó con la mirada perdida en el espacio. Ella se preguntó por qué estaba aquí
en vez de en su fiesta, pero permaneció en silencio y le permitió hablar primero.

—Nella vita: chi non risica, non rosica —dijo él—. En la vida: el que no arriesga,
no gana. Mi madre solía decirnos eso. Ha pasado mucho tiempo, pero todavía
puedo oírla.

Sonrió para sí, recordando, cuando Haven conjuró la voz de su propia madre
en su mente, sin querer olvidar como sonaba.

—Mamá nos enseñó mucho, pero eso es lo que más recuerdo. No debes tener
miedo de tomar riesgos. Puede que no funcione, es posible que fracases
miserablemente y te lastimes, pero nunca lo sabrás a menos que lo intentes. —
Hizo una pausa, suspirando—. Puedes jugar a lo seguro, Haven, y yo no te
culparía por ello. Puedes continuar como has estado, y sobrevivirás, pero ¿es
eso lo que quieres? ¿Es eso suficiente?

Haven no tenía respuesta para eso.


—O podrías correr el riesgo —continuó—. Sé que lo tienes en ti. No puedo
prometer que tendrás todo lo que quieras, pero puedo prometer que nada va a
cambiar si no lo intentas.

Ella lo miró fijamente, absorbiendo sus palabras, mientras la expresión de


Dominic se volvía sombría.

—Carmine no siempre fue un imbécil, ya sabes. Él solía ser como mamá, no


podía matar una mosca, pero todo eso cambió. Carmine tomará riesgos, a veces
físicos y me pregunto si tiene alguna consideración por su vida, pero nada
emocional está fuera de cuestión. Eres buena para él de esa manera. Eres la
primera chica que le ha visto como una persona y no un objeto.

Sus ojos se ampliaron.

Grupo Leyendas Oscuras | 182


—¿Por qué soy diferente para él?

—Creo que le recuerdas a mamá, pero él es el único que realmente puede


responder a eso. — Dominic se puso de pie—. Entonces, dime. ¿Vamos a jugar a
lo seguro, o vamos a salir ahí fuera?

La fiesta había estado en marcha durante más de una hora, y aún no había
ningún signo de Haven. Carmine se paseó a través de la multitud en su busca y
encontró a Dia sola en la cocina. Llevaba un vestido de colores y mallas azules
brillantes, un pico amarillo en la nariz que hacía juego con sus zapatillas de
deporte.

—Hey, Polly —dijo él, dándole un codazo—. ¿Cómo es que te ves lo más
normal en Halloween?

Ella rodó los ojos.

—Ja-Ja-Ja. Gracioso.
Un grupo de chicas irrumpió en la habitación, entonces, y Carmine gimió
cuando vio a Lisa vestida como un gato con un traje negro.

—¿Quién la invitó?

Dia agarró su brazo y lo sacó de la cocina antes de que Lisa pudiera


arrinconarlo.

—Estoy bastante segura de lo hiciste cuando salías con ella.

—Yo no salgo con ella —dijo—. Fue más como entrar en ella un par de veces.

Ella se avergonzó.

—Bruto.

Grupo Leyendas Oscuras | 183


—Sí, bueno, te culpo a ti. Deberías haberme advertido contra hacerlo… o a
ella. Lo que sea.

—¡Lo intenté! No escuchaste.

Dos de ellas entraron en el vestíbulo justo cuando Haven apareció en las


escaleras, llevando un vestido oro brillante. Monedas falsas colgaban de los
bordes, joyería de fantasía colgando alrededor de su cuello con una pequeña
corona en su pelo.

—¿Ella es mi tesoro?

Dia dio unas palmaditas en la mejilla de Carmine condescendientemente


antes de alejarse.

Haven se detuvo en el vestíbulo cuando Carmine dio un paso adelante,


tomando su mano.

—Bella ragazza.

Sus ojos brillaron mientras ella miraba sus manos.

—¿Qué significa eso?


Él sonrió, tirando de ella hacia la cocina sin una respuesta para mezclarse con
la multitud. Ella era muy atenta, sonriente y saludando a la gente como si
hubiera estado entreteniendo al grupo toda su vida. Carmine la miraba
fascinado, la forma en que se adaptaba fácilmente a su entorno. No podía evitar
pensar que habían hecho al mundo una grave injusticia por mantenerla
encerrada.

Estaban en la cocina consiguiendo bebidas cuando alguien subió la música


más fuerte. Carmine agarró la mano de Haven para girar a su alrededor. Ella se
echó a reír, perdiendo el equilibrio, y Carmine la atrajo hacia él. Animado por el
alcohol, no quería nada más que sentir su cercanía. La agarró por las caderas y
balanceó su cuerpo tenso con la música.

Grupo Leyendas Oscuras | 184


—Relájate, tesoro.

La ansiedad en su expresión disminuyó.

—¿Alguna vez me dirás lo que significa cualquier cosa?

—Tesoro como cariño, pero significa tesoro… lo que, en este momento, tú eres
literalmente.

Ella se sonrojó, tímidamente apartando la vista de él, y él tomó la


oportunidad para inclinarla hacia atrás. Gritando, ella envolvió los brazos
alrededor de su cuello y rio cuando él tiró de ella hacia arriba. Sus narices se
rozaron, y él se congeló cuando Haven ladeó la cabeza hacia un lado y
suavemente rozó sus labios contra los suyos.

Su brillo de fresa embadurnó su boca, y él pasó la lengua por los labios,


demasiado aturdido para hacer otra cosa que mirar. Haven retrocedió unos
pasos, retirándose, y él agarró su brazo cuando se dio cuenta de que ella estaba
a punto de correr. Empujándola hacia él, la besó ansiosamente y sin otro
pensamiento.

Fue apasionado y desordenado, diecisiete años de merecidos besos, todo


acumulado en un abrazo robado. Haven le devolvió el beso, sus labios
separados mientras se movían con los suyos. Recorriendo la mano a lo largo de
la parte posterior de su cabeza, ella entrelazó los dedos en su pelo por su cuello
mientras temblaba, pero ya fuera por los nervios o la emoción, Carmine no
estaba seguro.

—¡Santa mierda!

Rompieron el beso por el sonido de la voz de Dominic. Él permaneció en la


puerta de la cocina, boquiabierto hacia ellos. Haven se escabulló, huyendo de la
habitación antes de que cualquiera de ellos pudiera detenerla.

—No quería irrumpir. —Dominic golpeó a Carmine en la espalda—. Pero,


hombre, no me esperaba ver eso.

Carmine sacudió la cabeza, aturdido. Él no lo esperaba tampoco.

Grupo Leyendas Oscuras | 185


Haven se miraba el espejo del baño, llevando su mano a la boca, los labios
hormigueando por la fuerza del beso de Carmine. Su mente funcionaba
rápidamente mientras trataba de solucionar el problema. ¿Significaba que sentía
las mismas chispas que ella?

Alguien llamó a la puerta, diciendo que necesitaban usar el baño, y Haven se


deslizó de vuelta, queriendo buscarlo. Preguntó a Dia, quien le señaló a las
escaleras.

Ella corrió hasta el tercer piso y vio a Carmine delante de su habitación con
un grupo de chicos. Una sonrisa tiró de sus labios mientras ella se acercó a él, y
él le devolvió la sonrisa, pero se desvaneció rápidamente cuando el chico de pie
junto a él susurró:

—¿Carne fresca?

Sucedió tan rápido como el parpadeo de un interruptor de luz, la sonrisa se


volvió en ceño fruncido cuando sus manos se apretaron en puños. Sin decir una
palabra, Carmine agarró al chico y lo empujó contra la pared, golpeándolo
directamente en la boca. La gente gritó, dirigiéndose directamente hacia el caos,
mientras Carmine pateaba y golpeaba, desatando su rabia sobre el chico.

—Si incluso la miras de nuevo —escupió—, ¡voy a matarte!

Haven jadeó y corrió a su habitación, cerrando la puerta detrás de ella.

Los golpes en la puerta hacían vibrar las paredes, llevando a Haven a otra
época.

Toc. Toc. Toc. Haven yacía acurrucada en un rincón estable, cubriendo sus

Grupo Leyendas Oscuras | 186


oídos, pero eso no hizo nada para amortiguar el sonido. No sabía lo que estaba
pasando —su madre no estaba cuando los golpes la despertaron.

Toc. Toc. Toc. Se hizo más fuerte con el tiempo. ¿Dónde estaba su madre?
Haven apretó los ojos, contando en su cabeza para hacer que se fuera. Llegó a
seis antes de que perdiera su posición, comenzando de nuevo, pero nunca
llegando a diez.

Toc. Toc. Toc. Allí estaba gimiendo y llorando, pero eso no vino de ella. Se
sentía sorprendentemente cerca pero tan lejos, un lugar al que Haven no podía
llegar en la oscuridad.

Toc. Toc. Toc. Ella escuchó la voz entonces, maliciosa y baja. Él siseó como
una serpiente mientras decía las palabras mordaces:

—Si se lo dices a alguien, te mataré.

Ella no sabía quién lo dijo o lo que no debía decir, pero el llanto se hizo más
fuerte ante el sonido de ellas.

—Te prometo que no lo haré —dijo otra voz, ésta desgarradoramente


familiar—. Solo por favor, le ruego que, deje a mi niña en paz.
Toc. Toc. Toc. Se desvaneció, pero el silencio no hizo nada para consolarla.
Ella abrió los ojos, esperando que fuera una pesadilla, pero lo primero que vio
fue el rostro vicioso de su monstruo. Él estaba de pie justo fuera de la caseta,
abrochando sus pantalones mientras le lanzaba miradas lascivas.

Su estómago se sentía tan destrozado como la piel deformada de su


monstruo. Le dolía el pecho de tanto llorar, un profundo vacío en su interior. Su
madre regresó esa noche, temblando cuando la abrazó, pero no estaba allí ahora
para calmar los temores de Haven.

—¿Haven? —La voz de Carmine era suave, su golpeteo ahora un toque sutil
en la puerta—. Joder, lo siento. No era mi intención asustarte.

Grupo Leyendas Oscuras | 187


CAPÍTULO 14

14

Grupo Leyendas Oscuras | 188


Sangre roja vibrante salpicó la pared blanca de la biblioteca. Haven estaba
limpiándola con un trapo cuando la puerta del dormitorio de Carmine se abrió.
Despeinado, él la miró fijamente.

—¿Qué estás haciendo? ¡No deberías estar haciendo eso!

Él le arrancó el trapo de su mano mientras sus ojos se llenaron de lágrimas.


Abrumada y agotada, no podía soportar que la mirara de esa manera, con asco
e ira brillando en sus ojos. Su mano voló hacia ella y ella retrocedió,
moviéndose fuera de su alcance. Tropezó y se dejó caer en el suelo.

Su rostro se ensombreció con confusión mientras él dejaba caer su mano.

—No puedo hacer nada bien contigo.

—Lo siento —dijo ella, sin entender. Solo estaba tratando de limpiar la
sangre.

Él gimió, tirando el trapo mientras su voz se levantó con pasión.


—¿Lo sientes? ¿Por qué? ¡Ciò è scopare pazzesco12! ¡Voy a perder la cabeza si no
paramos de hacer esta danza!

¿Danza?

—¿De qué estás hablando?

Él la agarró del brazo, y un hormigueo la recorrió. Se preguntó por qué la


estaba tocando, una parte irracional de ella deseando que él nunca parara.
Cuando la tocaba, no se sentía tan sola. Cuando la tocaba, se sentía viva por una
vez.

—Dime que no sientes esto, y retrocederé.

Ella miró su mano.

Grupo Leyendas Oscuras | 189


—¿Tú también lo sientes?

—Por supuesto que lo siento. ¡Te besé anoche!

Ella parpadeó un par de veces.

—Pero yo te besé. No debería haberlo hecho, porque me dijiste que no hac…

—Tu apenas me rozaste los labios. Yo prácticamente asalté tu boca. —Él negó
con la cabeza—. Y tienes razón, no hago eso, que es lo que lo hace tan loco. He
estado intentando decirte eso.

Él se pasó los dedos por el pelo despeinado mientras la miraba, sus ojos
implorando, pero qué, ella no lo entendía.

—¿Decirme qué?

Su pregunta fue recibida con silencio. Él se dejó caer contra la pared y dobló
sus rodillas, envolviendo sus brazos alrededor de ellas.

—Yo habría limpiado la sangre —dijo—. Yo lo causé.

12 Ciò è scopare pazzesco – Esto es jodidamente loco.


—¿El chico está bien?

—Es como una cucaracha. Podría cortarle la cabeza, y todavía estaría


corriendo alrededor.

Ella suspiró ante su falta de voluntad para darle una respuesta directa.

—Sé que no tengo derecho a decirte qué hacer, pero no me gusta que la gente
sea herida por mi culpa. Si quieres culpar a alguien, cúlpame. Castígame. Pero
por favor no sigas lastimándolos. Ellos no hicieron nada.

Él la miró fijamente, con la boca abierta.

—¿Crees que te veo de esa manera?

Grupo Leyendas Oscuras | 190


—Cuando atacas a la gente, es como si estuvieras molesto porque están
metiéndose con algo que es tuyo.

Él entrelazó sus dedos en su pelo, tirando de un puñado entrelazado.

—Tengo un problema con mi temperamento. Es solo que me siento… —Él


vaciló, tomando una respiración profunda—. Mira, no es porque crea que me
perteneces, es porque quiero que seas mía.

Su ceño se frunció.

—¿Hay alguna diferencia?

—Eso no sonó bien. Cristo, me preocupo por ti, ¿de acuerdo? Reacciono de
forma exagerada porque no quiero que nadie te haga daño. Y tal vez eso no
tiene sentido, teniendo en cuenta que te estoy lastimando más que alguno de
esos idiotas, pero no lo hago intencionadamente. Tú no eres como cualquier
persona que haya conocido. Me puedes entender de formas que nadie más
podría alguna vez. —Él se acercó más a ella—. La mia bella ragazza.

—Sabes que no sé lo que eso significa —dijo ella, sonrojándose por la


intensidad de su mirada.
Él pasó el dorso de sus dedos por su mejilla sonrojada. Su toque era suave, y
ella apoyó la cabeza en su dirección.

—Mi hermosa niña —dijo.

Ella observó su expresión.

—¿Crees que soy hermosa?

—No pienso que eres hermosa, Haven. Sé que lo eres.

Sus palabras la aturdieron.

—Tú también lo eres.

Grupo Leyendas Oscuras | 191


Él sonrió.

—¿Estás diciendo que soy hermoso?

Ella asintió con la cabeza.

—Una persona hermosa.

—Me han llamado de todo bajo el sol, pero persona hermosa nunca fue uno
de ellos.

Nunca en la vida de Haven se había encontrado con un desastre como el que


encontraron en la planta baja. La basura estaba esparcida a través de las
habitaciones, latas de cerveza y botellas vacías cubrían las mesas y mostradores.
La comida estaba estrellada contra el suelo, la casa olía miserablemente como el
interior de un bote de basura. Había cristales rotos en la sala de estar, muebles
movidos, y cosas fuera de lugar.

Haven permaneció de pie en la parte inferior de las escaleras, escaneado el


desastre, mientras Carmine desaparecía en el cuarto de lavado. Regresó con
algunas bolsas de basura negras.

—Empieza por la cocina, y yo iré trataré con cualquier cosa rota. Sé que no
todo sobrevivió a la noche intacto.
—No tienes que hacer esto —dijo—. Puedo ocuparme.

—Sé que puedes, Haven —dijo—. Solo déjame intentar ayudar.

Ella entró en la cocina y despejó el mostrador, oyendo ruidos cada pocos


minutos mientras Carmine arrojaba cosas alrededor de la sala de estar. Ella
recogió todas las latas y arrastró la bolsa a un lado de la habitación. Estaba
lavando los platos cuando Carmine apareció, dejando caer una segunda bolsa
de basura en el suelo.

—No tienes que lavarlos a mano —dijo—. Tenemos un lavavajillas.

—No sé cómo usarlo.

Carmine abrió el lavavajillas y sacó la rejilla superior.

Grupo Leyendas Oscuras | 192


—Quita las manos de esa agua asquerosa y llena esto.

Ella lo miró con cautela. Teniendo en cuenta que él no podía hacer funcionar
una lavadora, tenía la sensación de que no sabía lo que estaba haciendo, pero
cedió y lo cargó con los platos. Cuando estuvo lleno, él sonrió orgullo, ya fuera
orgulloso de sí mismo o de ella, no estaba segura.

Carmine vertió un poco de jabón y aseguró la puerta, entrecerrando los ojos


mientras apretaba unos botones. Hizo ruido de inmediato y él sacudió su mano
con sorpresa.

Haven se rio tan pronto como él salió, sabiendo que había tenido razón,
estaba adivinando.

Hizo algo de lavandería antes de volver a la cocina. En el momento en que se


acercó al fregadero, golpeó un lugar resbaladizo, y sus pies salieron de debajo
de ella. Se agarró a la encimera para permanecer de pie y miró a su alrededor,
sus ojos desorbitándose por las burbujas saliendo del lavavajillas.

—¡Carmine! —No había manera de que eso fuera normal. Pasos apresurados
se acercaron mientras él corría a la cocina. Ella abrió la boca para advertirle,
apenas consiguiendo que la palabra—: ¡Cuidado! —saliera de sus labios antes
que él cayera en un charco de agua jabonosa y se resbalara.

—¡Joder! —dijo, pisando a través del desorden jabonoso hacia el lavavajillas.


Frenéticamente, presionó botones y tiró de la puerta abierta, tratando de
conseguir que se detuviera. Continuó rebosando burbujas, y se quejó golpeando
la parte delantera. Con su temperamento aflorando, pateó la puerta, y Haven
hizo una mueca cuando su pie dejó una pequeña abolladura en la parte frontal.

Él maldijo y cojeó, golpeando los botones de nuevo hasta que el lavavajillas


se detuvo abruptamente.

—Creo que tenemos un pequeño problema aquí —dijo Haven, toda la cosa
demasiado para que lo tomara. El suelo de la cocina estaba cubierto, y se las

Grupo Leyendas Oscuras | 193


habían arreglado para hacer un lío más grande del que habían empezado. Ella
esbozó una sonrisa, luchando por mantener una cara seria, y se tapó la boca
para acallar su risa inminente.

Carmine arqueó una ceja.

—¿Te estás riendo de mí?

Ella se echó a reír, su cuerpo temblando de diversión ante su expresión. Se


apartó de la encimera, sin prestar atención, y perdió el equilibrio en la espuma.
Carmine salió disparado hacia adelante para atraparla, pero patinó también,
con los pies saliendo de debajo de él. Él los tiró a ambos al suelo. Ella aterrizó
sobre su espalda con un ruido sordo, perdiendo el aliento mientras Carmine
caía encima de ella.

Se incorporó, horrorizado.

—¡Cristo, no fue mi intención derribarte! ¿Estás herida? ¿Te he hecho daño?


¿Eh? ¿Acaso? ¡Di algo!

Ella se levantó mientras él se sentaba en el suelo delante suyo. Cubierta de


burbujas, su espalda estaba empapada, y Carmine la miró como si le hubiera
crecido una segunda cabeza. Ella se sacudió de nuevo y se tapó la boca para
evitar reírse, pero no dio resultado. Se echó a reír sin control, con tanta fuerza
que sus costados dolían.

—Creo que hiciste algo mal con el lavavajillas, Carmine.

Él cogió un puñado de burbujas de jabón, y se las arrojó. Ella giró la cabeza


por lo que salpicaron su pecho y mejilla, y no dudó antes de arrojar algunas
justo de vuelta. Lo golpearon directamente en la cara, y cerró los ojos mientras
se limpiaba las burbujas.

—¡No puedo creer que hicieras eso! —Él se abalanzó sobre ella con una
mirada determinada en su rostro. Ella se precipitó hacia atrás, pero él la atrapó
antes que pudiera escapar. La empujó hacia atrás en el suelo y se cernió sobre
ella, inmovilizándola en el agua jabonosa caliente.

Grupo Leyendas Oscuras | 194


Ella envió más burbujas hacia él, un pequeño grumo golpeando su nariz,
pero resultó contraproducente. Inclinándose, él frotó su cara contra la de ella,
transfiriéndoselas. Haven ladeó la cabeza y luego, sintiéndose valiente, lo besó.
Sus labios eran suaves y húmedos, el sabor de él dulce, pero mentolado. Había
un sabor amargo allí, y ella arrugó la nariz.

—Sabes a jabón.

Riéndose, él la agarró de la mano para tirar de ella y quitó algunas burbujas


de su cabello.

—Qué tal si limpiamos este lío para que podamos hablar. —Él miró a su
alrededor—. Y una siesta. Definitivamente voy a necesitar una siesta.
CAPÍTULO 15

15

Grupo Leyendas Oscuras | 195


Después de que la casa estaba organizada, el suelo de la cocina tan limpio
que Carmine podía ver su reflejo en él, los dos se dirigieron escaleras arriba.
Haven fue a su habitación para ducharse, Carmine se desnudó, arrojando su
ropa en la enorme pila de ropa sucia. Necesitaba desesperadamente lavarla,
pero se sentía como un idiota pidiéndole que lo hiciera. ¿Hacían las novias ese
tipo de cosas para sus novios? No estaba seguro, teniendo en cuenta que nunca
había tenido una antes.

Diablos, no estaba seguro de si ella era su novia. Todo lo que sabía era que
había robado su corazón, y no había manera de que pudiera echarse atrás. En
tan poco tiempo ella había asumido el control, tan parte de él ahora como el aire
que respiraba.

Rayo de mierda.

Se puso un par de pantalones cortos y agarró el remoto del estéreo, escaneó a


través de las estaciones y se dejó caer en su cama. Estaba agotado, cerrando los
párpados, derivó en un sueño ligero hasta que la cama chirrió. Haven se sentó
junto a él, así que retiró el edredón y le hizo señas para que le acompañara.

—No quise despertarte —dijo ella, acostándose.


—Estaba descansando los ojos —dijo—. Te ves mejor, por cierto. No quiere
decir que te veías mal para empezar, solo que te ves bien después de la ducha.
Sí, eso no sonaba bien. No me hagas caso.

Ella se rio de su incoherencia y extendió la mano, dudando. Él sonrió


tranquilizadoramente y cerró los ojos, disfrutando de su toque ligero cuando
ella exploró su cara. Recorrió sus dedos por la nariz y la frente antes de
enhebrarlos a través de su pelo.

Cuando él la miró de nuevo, su expresión la conmovió. Le miraba


asombrada, su mano se quedó inmóvil en la mejilla, con los ojos vidriosos por
las lágrimas contenidas.

—¿Ocurre algo? —preguntó.

Grupo Leyendas Oscuras | 196


—¿Por favor…? —Ella acarició el pulgar por su mejilla, enviando un
hormigueo a través de él—. ¿Realmente sientes esto?

—Es como si tuvieras estática bajo la piel.

—¿Qué crees que es?

—¿Colpo di fulmine?13 —sugirió él. Ella lo miró, y sonrió—. Supongo que


quieres una traducción.

—Por favor.

—Es cuando te sientes atraído por alguien con tanta fuerza que es como ser
golpeado por un rayo.

Ella lo miró fijamente.

—Vale.

—¿Es eso un 'Muy bien, eres un idiota, Carmine, pero lo que tú digas,' o es un,
'Vale, esa mierda tiene sentido? '

13 Amor a primera vista


—Tiene sentido —dijo—. No sé qué hacer con ello. Todo es nuevo, y no sé lo
que esperas.

—No espero nada, tesoro —dijo él—. No puedo mentir, me siento atraído por
ti, pero solo vamos a hacer lo que quieras hacer. Seremos lo que quieras que
seamos. Solo quiero una oportunidad. Te estoy pidiendo una oportunidad.

—¿Una oportunidad para qué?

¿Una oportunidad para qué? ¿Una oportunidad para probarme a mí mismo?


¿Para ser feliz? ¿Para ser de confianza? ¿Para ser amado? ¿Para amarte? ¿Para
finalmente ser alguien que vale la pena?

—Simplemente… una oportunidad. No puedo prometer que vaya a ser fácil,

Grupo Leyendas Oscuras | 197


o que esto vaya a ser todo felicidad. Nunca he hecho nada de esto antes, así que
no sé lo que estoy haciendo. Pero intentaré ser bueno para ti.

—No sé lo que hago tampoco —dijo ella.

—Podemos aprender juntos. Solo dime lo que quieres de mí, y entenderemos


la mierda.

Ella sonrió, pero él podía sentir su aprehensión.

—Me haces feliz. Yo, eh… No me gusta estar aquí cuando no estás alrededor.

Tuvo que haber sido difícil para ella admitirlo.

—No puedo predecir el futuro, pero haré lo que pueda para ti. Estás
arriesgando por mí. Lo aprecio, y no voy a tomar esa mierda por sentado.

Presionó sus labios en los de ella suavemente, y ella sonrió cuando él se


apartó.

—Guau. —Ella pasó sus dedos gentilmente por los labios—. Tu boca es
sorprendentemente dulce para decir esas cosas malas.

Él se echó a reír.
—Creo que estás delirando. ¿Qué tal si tomamos una siesta antes de decirme
que huelo como el sol o algo así?

—Hueles como el sol.

—¿Y cómo es el olor del sol?

—Huele como el mundo exterior. Cálido. Feliz. Seguro. —Hizo una pausa—.
Verde.

—¿Verde?

Ella asintió.

—Definitivamente verde.

Grupo Leyendas Oscuras | 198


La Pizzeria de Tarullo era un pequeño establecimiento, propiedad del
inmigrante de segunda generación John Tarullo. Él era lo que llamaban un omu
de panza, un hombre con vientre, y La Cosa Nostra le recompensaba por ello. Él
se metió en sus asuntos y miraba para otro lado, y a cambio de su silencio se
aseguraron que prosperase. A Tarullo no le gustaba depender de la mafia, de
hecho, le había dicho a Vincent muchas veces que detestaba la organización —
pero si no fuera por ellos, sería otra persona. Alguien vendría esperando algo
de él, y era mejor que ese alguien que por lo menos fuera un rostro conocido.

Vincent, personalmente, protegía la pizzería. Tarullo había sido el que


encontró a Carmine la noche que le habían disparado, y Vincent siempre se
sentiría en deuda con el hombre por salvar a su hijo.

Era algo que Tarullo preferiría olvidar, sin embargo.

Nunca tuvo muchos problemas en la pizzería de Tarullo, ya que todo el


mundo sabía que estaba bajo protección después de lo que había hecho Tarullo
por Carmine, así que Vincent se sorprendió cuando recibió una llamada para ir
al lugar años más tarde. En el momento en que entró en el restaurante y
escuchó voces perturbadoramente fuertes, su mano se posó en la pistola
escondida en su chaqueta.

Se quedó quieto, observando a los hombres en el mostrador, ambos de raza


blanca con el pelo rubio. Vincent los evaluó mientras discutían, sus voces
pronunciando mal. No estaba seguro de por qué había sido llamado para
semejante pequeña situación, pero cuando enfocó a los hombres borrachos
hacia Tarullo, él dio un paso adelante de todos modos. Apenas estaba a tres
metros de la puerta cuando ésta se abrió, una sola palabra resonó a través de la
pizzería.

—¡Zatknis!

Cállate. Era una de las pocas palabras que Vincent conocía en ruso. Lo había

Grupo Leyendas Oscuras | 199


oído ladrar muchas veces en su vida de los labios del hombre ahora de pie a
unos metros de él.

Vincent lo miró airadamente. Era alto y construido como un defensa, sus


canas ocultas bajo un gorro negro. A pesar de que rayaba los setenta, el hombre
tenía la mentalidad de un psicópata asesino, de veinte años.

—Ivan Volkov —dijo Vincent—. No eres bienvenido aquí.

Ivan lo miró fijamente sin comprender por un momento antes de darse la


vuelta y salir de la pizzería. Antes de que la puerta pudiera cerrarse, dio un
paso atrás.

—No veo tu nombre en el cartel.

—No necesito ser dueño del lugar —dijo Vincent—. No tienes nada que
hacer en esta parte de la ciudad.

A pesar de que Vincent estaba echando humo, Ivan tuvo la audacia de


sonreír.

—¿Por qué estás siempre tan serio? Solo hemos venido por pizza.

—Ve a otro lugar.


—Pero me gustaría comer aquí.

Los dos hombres estaban en un punto muerto, la mano de Vincent todavía


rondando cerca de su arma. Ivan no estaba afectado, sin embargo, y parecía
impaciente mientras examinaba el menú de precios en la pared.

La puerta se abrió de nuevo cuando Corrado entró. No miró a Ivan mientras


andaba a su alrededor.

—Volkov.

—Moretti.

—Márchate.

Grupo Leyendas Oscuras | 200


—¿Por qué?

—Porque me veré obligado a matarte si no lo haces, y estoy usando mi


camisa favorita. Arruinarás mi noche al recibir tu sangre asquerosa sobre ella.

Ivan no dijo nada en respuesta cuando Corrado casualmente caminó hacia el


mostrador. Los dos hombres se movieron fuera del camino cuando Corrado
metió la mano en su chaqueta. Todo el mundo se puso tenso, un silencio
sofocante cubriendo la habitación, pero en lugar de sacar su arma, Corrado
recuperó su cartera.

—Necesito un pequeño plato hondo con salchichas y setas. Ligero en salsa.


Sabes lo que me gusta.

Tarullo llamó, el timbre del registro amplificado en el restaurante


vanguardista.

—17.78 dólares.

Corrado le entregó un billete de cincuenta y le dijo que se guardara el


cambio.

Ivan suspiró, indicando a sus muchachos que salieran antes de volverse a


Vincent.
—Volveremos a vernos de nuevo.

Vincent asintió.

—Estoy seguro.

Los rusos se marcharon, sus voces ruidosas una vez más cuando salieron a la
calle. Vincent miró a su cuñado. Corrado lo miró curiosamente mientras se
apoyaba en el mostrador, esperando su pizza.

—Están tratando de provocarnos.

—Lo sé —dijo Vincent—. ¿Recibiste una llamada para venir aquí también?

—No, yo quería un poco de pizza.

Grupo Leyendas Oscuras | 201


Vincent se quedó mirándolo.

—Sabes que esperamos cumplir con Sal para una comida formal ¿verdad?

—Sí —dijo Corrado, mirando su reloj—. Pero tengo hambre.

La comida formal de la famiglia no era como en las películas. Cuando él era


niño, Vincent previó reuniones complicadas sostenidas como un tribunal, y se
reía, imaginando a su padre en un traje negro con un mazo, sentado en un
banco, mientras las partes argumentaban sus lados. El hombre culpable perdía
y se hacía justicia, otro caso puesto a descansar.

No, comida formal no era nada de eso. Más que a menudo ocurría un paseo
casual, a veces se levantaba la sesión sin palabras habladas. No abogabas en su
caso, y no importaba si eran inocentes. La sentencia había sido aprobada antes
de que aparecieras.

Vincent estaba de pie cerca del muelle con vistas al lago Michigan. El Federica
flotaba a menos de cien metros de él, una mujer moviéndose en la cubierta.
Parecía joven, tal vez veintitantos años. Una mujerzuela, una amante, atraídas
por el estilo de vida y excitadas por el poder que tenían. Vincent pensó que eran
nada más que prostitutas exaltadas, intercambiando sexo por regalos y viajes al
extranjero.

—¿Viene Carlo? —preguntó Giovanni. Vincent se alejó del yate, mirando a


su alrededor a los hombres reunidos. Giovanni parecía congelado, envuelto en
un abrigo grueso.

Sal negó con la cabeza.

—Se ha ido a Las Vegas.

Carlo se había hecho cargo de sus operaciones en Las Vegas unos años atrás,
por lo que rara vez aparecía en Chicago. A Vincent le molestaba el tratamiento

Grupo Leyendas Oscuras | 202


especial que recibió. Él se había alejado, también, pero aún se esperaba que
apareciera.

—Así que, catorce detenidos —dijo Sal, yendo al grano—. Dos soplones
cantando.

Hubo murmuraciones colectivas entre los hombres. Catorce miembros de La


Cosa Nostra habían sido detenidos y dos habían vuelto a declarar, cooperando
con el gobierno.

—¿Vas a silenciarlos? —preguntó Squint.

Vincent lo miró, todavía cauteloso de que el muchacho fuera invitado a estas


reuniones.

—Hay demasiada presión. Están siendo vigilados.

—¿Y? —dijo Squint—. Acaba con las familias. Recibirán el mensaje.

Vincent y Giovanni ambos abrieron sus bocas para intervenir, pero la voz de
Corrado sonó antes que pudieran.

—No.
Se apoyó en su Mercedes, agarrando la caja de pizza y devorándola como si
no hubiera comido en semanas. No dijo nada más, sin ninguna explicación,
pero eso no sorprendió a Vincent. Había dicho todo lo que necesitaba con esa
palabra.

—Corrado tiene razón —dijo Sal—. Solo perfil bajo hasta que sepamos más.

Squint refunfuñó para sus adentros mientras Corrado siguió comiendo.


Giovanni se estremeció, y Vincent se puso impaciente cuando la atención de Sal
se desvió hacia el yate. Hablaron un poco más mientras la mente de Vincent
vagaba, solo volviendo a la conversación cuando se mencionaron a los rusos.

—Estaban en el Tarullo esta noche —dijo Vincent.

Grupo Leyendas Oscuras | 203


—¿Hicieron daño a alguien? —preguntó Sal—. ¿O se manejó?

—Fue manejado.

Él asintió con la cabeza.

—No hay razón para insistir, entonces.

Giovanni intentó intervenir, pero Sal le dirigió una mirada que el tema estaba
cerrado. Agitó la mano, silenciosamente despidiéndolos, y Corrado fue a su
coche sin haber dicho una palabra más. Vincent volvió a alejarse, pero fue
detenido por la voz del Don.

—¿Cómo está mi ahijado?

La sangre de Vincent se heló ante la pregunta.

—Está bien.

—¿Está yendo bien en la escuela? ¿Pasando?

—Está pasando por los pelos. Sigue faltando mucho.

Sal se echó a reír.


—No me sorprende. Este negocio, la famiglia, se encuentra en la sangre de ese
chico. Y eso es todo, sabes. Famiglia. Eso es lo que importa.

Vincent no tenía nada agradable que decir sobre eso, pero Sal no esperaba
una respuesta. Metiendo la mano en su chaqueta, Sal sacó un grueso sobre de
manila y se lo tendió a Vincent.

—Dale esto al Príncipe de mi parte. Una pequeña cosa de su padrino.

A regañadientes, Vincent lo tomó antes de dirigirse a su coche. Una vez


dentro, metió el sobre de dinero en la guantera. No tenía intención de dárselo a
su hijo.

Grupo Leyendas Oscuras | 204


Haven tomó asiento en la ventana de la biblioteca, mientras que Carmine
agarraba su guitarra, uniéndose a ella. Sin decir palabra, ella cogió un libro de
la pequeña mesa entre ellos. Carmine sonrió cuando vio que era El Jardín
Secreto.

—¿Así que no has renunciado a eso?

—No —dijo, abriendo una página sobre una cuarta parte del libro—. Es
bueno. Ella busca el jardín y traba amistad con ese pequeño petirrojo. Me
recuerda…

Se interrumpió cuando Carmine punteó las cuerdas de su guitarra, notas al


azar sonando en la habitación.

—¿Te recuerda qué? —preguntó cuándo ella no continuó.

—Me recuerda a cuando era pequeña y hablaba con los animales —dijo—.
Tenía unos perros, pero eran principalmente caballos. Me quedaba en los
establos con ellos.

Tomado por sorpresa, el dedo tocó la cuerda equivocada. Ambos se


estremecieron con la nota aguda.
—¿Dormías con los malditos caballos?

—Sí, pero no fue tan malo. Me hacían compañía.

Apretó la mandíbula mientras contuvo su temperamento. Podía decir que no


era malo si ella quería, pero Carmine no podría pensar en un escenario más
inhumano.

Continuó rasgueando su guitarra, jugando con los sonidos mientras ella


tranquilamente leía. Sus ojos ocasionalmente iban a la deriva por encima del
libro, decidiéndose.

—¿Puedo preguntarte algo, Carmine?

—Por supuesto que sí.

Grupo Leyendas Oscuras | 205


—¿Por qué le disparaste a Nicholas el año pasado?

Otra nota aguda sonó. De todas las cosas que podía preguntarle, ¿quería
hablar de Nicholas?

—Tuvimos una riña después que de meter la pata con su hermana. Él se


enojó y se fue de la boca, dijo: algo sobre mi madre, y me enfurecí.

—¿Tu madre?

—Sí.

—¿Ella está en Chicago?

Suspiró.

—Hillside.

—¿Qué está haciendo ahí?

Dudó.

—Nada. Se ha ido.

—¿Quieres decir como… muerto?


Carmine se estremeció ante la palabra y asintió.

Tocó de nuevo mientras Haven volvió a su libro. No sentía ningún juicio,


ninguna decepción, ninguna presión para explicarlo. No fue hasta ese momento
que se dio cuenta de lo mucho que anhelaba la aceptación. Ella lo había
cambiado. No estaba seguro de cómo, pero se sentía diferente. Era el hijo de
Maura de nuevo, y no tanto el heredero del gran Vincent DeMarco.

—Mira el Suburban.

La voz de Corrado era indiferente, pero Vincent sabía mejor que creer que no

Grupo Leyendas Oscuras | 206


estaba en estado de alerta. Esperó unos segundos antes de darse la vuelta, para
ver al negro Chevy Suburban estacionado junto a la acera a media cuadra de
distancia.

Las ventanas oscuramente polarizadas obstruían la vista del interior, pero


Vincent pudo conjeturar una o dos suposiciones de quien estaba allí.

—¿FBI, te parece? No parecen lugareños.

—Todo es posible —dijo Corrado—. FBI, Departamento de Justicia, la CIA…

Vincent sacudió la cabeza.

—¿Qué hiciste para que la CIA trabaje un sábado por la noche?

―Nunca se sabe, ― dijo Corrado. ―Tal vez están buscando reclutarme.

Vincent se echó a reír, aunque no lo pondría delante de ellos. No sería la


primera vez que el gobierno se presentaba, con ganas de intercambiar servicios.

—Estaban estacionados cerca del club esta mañana —dijo Corrado—. Luego
en el restaurante esta noche.

—¿Y ahora estás apuntándolos a mí?


—Los deberías haber descubierto tú mismo.

—No crees que es alguien como el irlandés, ¿verdad? ¿Rusos?

—No, es la policía.

—Debe ser un novato en su primera misión de vigilancia —dijo Vincent—. O


se dejan ser vistos intencionadamente.

—De cualquier manera, me ofende. ¿Por quién me toman? ¿Un idiota que no
lo notaría o un cobarde que se dejaría intimidar?

—Tal vez no están aquí por ti —dijo Vincent—. Tal vez me están vigilando.

Corrado se encogió de hombros.

Grupo Leyendas Oscuras | 207


—Tendría más sentido.

—¿Por qué?

—Porque eres el idiota que no lo notaría.

Si Vincent no fuera un hombre maduro, y si su cuñado no le golpeara por


ello, seguramente habría echo rodar los ojos en ese momento.

—So lo diré a Sal —dijo Corrado—. Si están al acecho, querremos tomar


medidas de precaución.

Corrado se dirigió dentro de su casa con un movimiento de cabeza mientras


que Vincent se paseaba por la calle. Sacó un conjunto de llaves de su bolsillo
cuando caminó hacia el porche de la casa blanca de dos pisos, usando la
desgastada llave de cobre para desbloquear la puerta principal. El olor a
naftalina era fuerte, el polvo le hacía cosquillas en la nariz cuando entró en el
pasillo. El calor flotó a su alrededor, el lugar era bochornoso por estar cerrado
durante tanto tiempo.

Vincent paseó por la planta baja vacía, el sonido de sus pies en la madera
haciendo eco en las paredes desnudas. Un dolor en el pecho le hacía difícil
respirar, y aunque Vincent echó la culpa al aire espeso, sabía que era el
tormento emocional comiéndolo en su lugar.

En la sala, se recostó contra la pared y cerró los ojos. Pudo ver entonces, la
luz del sol entrando por las ventanas abiertas, el aire soplando y agitando las
cortinas azules. La casa estaba abarrotada de muebles y adornos, fotos
familiares que cubrían cada pulgada de espacio.

Y podía oír, pasos corriendo en el pasillo de arriba, los chillidos de niños


emocionados cuando jugaban al escondite. Música saliendo desde una pequeña
radio, los sonidos de Mozart y Beethoven.

Y Vincent podía sentirlo, la calidez y el amor, la felicidad que tanto ansiaba.


Era puro caos, pero era su paz. Era su casa. No había nada que se le pareciera.

Grupo Leyendas Oscuras | 208


Y allí estaba ella, como siempre, revoloteando alrededor de la casa con su
vestido suelto de verano, los pies descalzos en la dura madera, las uñas de los
pies pintadas de color rosa suave. Ella le sonrió, centelleando sus ojos verdes.

Pero cuando Vincent abrió los ojos de nuevo, todo se desvaneció. Se quedó
sin nada más que oscuridad, silencio excepto por su respiración ahogada en la
habitación vacía. Todavía dormía allí a veces cuando la visitaba, a pesar de que
no había electricidad o muebles. Se acostaba en el suelo desnudo y miraba el
techo blanco, el tiempo consumiéndose mientras se revolcaba en el recuerdo.

Esta noche, sin embargo. No podía quedarse.

El negro Chevy Suburban se había ido cuando él volvió a salir.

Haven permaneció despierta esa noche, incapaz de dormir. Había pasado su


vida perteneciendo a otras personas, pero por primera vez se sentía como si
realmente perteneciera. No era sobre ser una posesión —estaba siendo una parte
de algo. La gente nunca se preocupó sobre lo que pensaba antes, pero Carmine
lo hacía. Él preguntaba, y Haven encontró que quería hablar.
Renunció a tratar de dormir al amanecer y se dirigió escaleras abajo,
sorprendida al escuchar ruidos en la habitación familiar. Dominic yacía en el
sofá en pijama, las luces apagadas, pero jugando a la televisión. Se incorporó
cuando la vio, acariciando el cojín a su lado.

—Únete a mí.

Se sentó, cruzando las manos sobre el regazo.

—Estoy sorprendida de que estés despierto tan temprano.

—No podía dormir —dijo—. ¿Por qué estás aquí?

—Lo mismo —dijo—. Pensé venir abajo y asegurarme de que la casa estaba
limpia.

Grupo Leyendas Oscuras | 209


—No hay prisa —dijo—. Probablemente pasarán unos días antes que mi
padre aparezca de nuevo.

Miró con curiosidad a Dominic.

—Se va mucho.

—Sí, ha sido así desde que puedo recordar —dijo—. Siempre hay algo que
tiene que hacer en alguna parte que no es aquí.

—¿Qué es lo que hace cuando se va?

Se rio con ironía.

—No lo sé, y no quiero saberlo. Papá nos trasladó aquí hace años, así que no
sería una parte de eso. Dijo que quería que tuviéramos una vida normal, así
podíamos vivir como niños normales, pero no hay nada normal en criarte a ti
mismo, ¿sabes? Nada normal en la situación contigo. Todos hemos sufrido a
causa de las cosas que ha hecho, y no me gusta pensar cuánto más sufriríamos
si supiéramos la mierda que no sabemos.

Ella lo miró, confundida, y sonrió al ver su expresión.

—En otras palabras, Piecitos Bailarines, la ignorancia es la felicidad.


Vincent deslizó un billete de cien dólares en el plato de recolección y suspiró
cuando su madre lo agitó. Ella no había donado a la iglesia en años, convencida
de que los monaguillos robaban el dinero para drogas y prostitutas, a pesar de
que la mayoría de ellos estaban todavía en la escuela primaria.

Celia y Corrado pusieron su cuota, y los cuatro se sentaron en silencio


mientras los platos de recolección hacían su camino entre la multitud. Corrado
se mantuvo distante, como de costumbre, mientras que la hermana de Vincent
era la típica serena, sonriente. Celia era una mujer alta y delgada, su rostro con
una mirada suave, redonda. Tenía el pelo liso negro, del color de la noche, y los

Grupo Leyendas Oscuras | 210


ojos oscuros a juego.

Los bancos estaban repletos. Vincent exploró la congregación. La mayoría de


los miembros de alto rango de la famiglia estaban allí, vestidos con sus mejores
trajes en la parte delantera de la iglesia. Era una gran presentación para ellos, el
día de la semana donde podían hacer alarde de su dinero y pretender hacer el
bien. Hacía a los hombres honestos —el galantuomini— sentirse protegidos,
hombres que los respetaban, que confiaban en ellos, que era menos probable
que los delataran.

Después de recoger las donaciones, la gente se abrió paso en el pasillo.


Formaron una larga fila para la comunión, pero Vincent se quedó en su asiento.
Corrado puso su mirada peculiar, pero no dijo ni una palabra mientras entraba
en la fila.

El resto del servicio pasó rápidamente, todo el mundo de pie mientras se


decía la oración final. Padre Alberto hizo la señal de la cruz cuando terminó.

—Vayan en paz.

Se dirigían a la salida cuando Padre Alberto llamó a Vincent. El pelo en la


parte posterior de su cuello se erizó como un niño que está siendo reprendido.

—¿Sí, Padre?
—No tomaste la comunión —dijo Padre Alberto, con el rostro grabado con
una preocupación genuina—. No la has tomado en las últimas semanas.

Realmente habían sido meses, pero Vincent no corrigió al sacerdote.

—Se me sigue olvidando ayunar antes del servicio.

Padre Alberto sabía que estaba mintiendo.

—La Iglesia nunca cierra. No necesitas una cita. Dios está siempre aquí para
ti.

—Lo sé, padre. Gracias.

Vincent se fue antes de que Padre Alberto pudiera presionar el asunto y se

Grupo Leyendas Oscuras | 211


unió a su familia en la escalinata de la catedral. Corrado y Celia estaban de pie a
un lado mientras Gia se infundía en la multitud. Mafiosos la rodearon,
escuchando mientras divagaba sobre el pasado. Ellos sonrieron y rieron,
animándola, pero ni una sola persona se burló de ella. Era la viuda del antiguo
Don, la madre de un consigliere, y cuñada de otro hombre hecho. Los hombres la
respetaban, bateando —mierda loca o no.

Y mientras ella vivía en Sunny Oaks, respeto era algo que Gia no sentía.

Vincent esperó a que su madre terminase de contar la historia de Antonio y


una de sus aventuras de nuevo de cuando Vincent y Celia eran jóvenes. Se
encontró sonriendo mientras pensaba en esos días. Era antes de que la tragedia
lo hubiese golpeado. Antes de Maura y los niños. Antes de Antonelli y la chica.
Antes que la familia de Salvatore hubiese sido asesinada. Antes de que el
mundo hubiese explotado alrededor de ellos.

Gia se volvió hacia él cuando terminó, la multitud disolviéndose y diciendo


adiós.

—Ma, ¿estás lista para…?

—No tomaste la comunión.


Suspiró. Había planeado preguntarle si estaba lista para regresar a Sunny
Oaks, pero no tenía sentido ahora. No se iría hasta que hubiera dicho todo lo
que tenía que decir.

—No pude.

Gia sonrió.

—Estoy orgullosa de ti.

Se quedó helado mientras esas palabras se hundían a través de su piel


endurecida. Nunca en su vida había oído eso de ella. Debía estar demente.

—¿Estás orgullosa de mí?

Grupo Leyendas Oscuras | 212


Ella asintió.

—Lo ves ahora, ¿verdad? Después de todos estos años, lo entiendes.

—¿Entender qué?

—Que estabas viviendo en pecado. Tu matrimonio no fue reconocido por la


iglesia.

La sonrisa de Vincent cayó. No demente, simplemente mal.

—Reconoció.

—Tú eras joven, Vincenzo. ¡Y ella era irlandesa! ¡Ni siquiera era como
nosotros!

Celia respondió antes de que Vincent pudiera.

—Maura era católica, mamá. Fue santificado. Padre Alberto fue el que los
casó.

Gia miró a su hija antes de agitar su mano con desdén.

—¿Cómo iba a saberlo? Ni siquiera me invitaron.


Había sido invitada, por supuesto, pero había rechazado el servicio. Antonio
se había presentado por respeto a su hijo, pero Gia se negó. En su mente, si ella
no vio la boda, podía seguir actuando como si el matrimonio no existiera.

—Fuiste invitada —dijo Vincent—. Elegiste no venir.

—Eso es ridículo —dijo Gia—. No sabía nada al respecto hasta que terminó.

—Si eso es cierto, mamá, ¿cómo lo sabía papá para venir?

—¿Qué tiene eso que ver con nada? Tu padre siempre se escabullía
alrededor, nunca me dijo nada. ¿Qué hace esto diferente?

Vincent trató de mantener su ira bajo control.

Grupo Leyendas Oscuras | 213


—Porque yo te di la invitación. Le echaste un vistazo y la arrojaste a la
basura.

Gia burló.

—Y los charlatanes dicen que tengo problemas de memoria. Eso nunca


sucedió.

Corrado se acercó, con las manos en los bolsillos.

—¿Que estamos discutiendo ahora?

—Vincent casándose con Maura —dijo Celia—. Una vez más.

—Ah —dijo Corrado—. Me arrepiento de no haber estado allí.

Gia rio.

—¿No te invitaron, tampoco?

—Oh, me invitaron. Simplemente no creí apropiado asistir.

—¡Ves! —Gia miró a Vincent—. Te dije que no era un verdadero matrimonio.


¡Corrado está de acuerdo!
Corrado empezó a corregirla, pero Vincent negó con la cabeza. A pesar de
que escocía que su cuñado se hubiese saltado la boda, enviando a Celia a la
ceremonia sola, Vincent lo entendió. A diferencia de Gia, Corrado tenía buenas
intenciones.

—No importa lo que piensen los demás —dijo Vincent—. Yo sé que era real.

Haven pasó toda la mañana limpiando y terminó cerca de las tres cuando
oyó coches fuera. La alarma sonó y la puerta principal se abrió mientras
caminaba hacia la puerta de la cocina, algunas voces llegaban a través de la

Grupo Leyendas Oscuras | 214


casa. El Dr. DeMarco entró con dos hombres detrás de él. El pelo en la parte
posterior del cuello de Haven se levantó al verlos.

Los ojos del Dr. DeMarco se encontraron con los suyos. Se dio cuenta de que
estos hombres se parecían probablemente al Amo Michael —indiferente y frío,
sin tener en cuenta a las personas como ella. Eran como esa parte del Dr.
DeMarco que había visto en su dormitorio. Eran peligrosos. Más monstruos.

Respirando hondo, dio un paso hacia adelante para medir su reacción. La


esquina de sus labios se dobló hacia arriba, y ella tomó su reacción como que
debería quedarse. Sus piernas temblaban mientras entraba en la sala de estar,
donde se reunían, los hombres de inmediato tomaron nota de ella.

—Tráenos una botella de whisky y unos vasos —le dijo el Dr. DeMarco con
un gesto impertinente. Haven se escabulló a la cocina. Buscó en los armarios
hasta que encontró el alcohol, y registró las botellas, encontrando una marrón
en la parte posterior con GLENFIDDICH SOLO WHISKY ESCOCÉS DE
MALTA escrito en ella. Limpió la botella polvorienta sin abrir e hizo juegos
malabares con los tres vasos en su camino de regreso a la familiar habitación.
Entregó las bebidas, demasiado nerviosa para hacer contacto visual con
ninguno de ellos.

—Así que esta es la chica.


Haven arriesgó un vistazo al hombre que habló, su voz chirriante como
metal raspando vidrio. Un aire de autoridad le rodeaba mientras se sentaba en
el centro, los otros flanqueándolo. Era claramente mayor que ellos.

—Sí —dijo el Dr. DeMarco—. Es ella.

—Tengo curiosidad, Vincent —dijo el hombre—. ¿Crees que valió la pena?

La risa amarga del Dr. DeMarco envió escalofríos por la espalda de Haven,
poniéndola más nerviosa.

—¿Personalmente o como negocio?

—Personalmente.

Grupo Leyendas Oscuras | 215


—Por supuesto que no valía la pena.

Ella perdió el aliento, sus palabras sorprendentes le dolían. ¿Había sido una
gran decepción?

—Pero hablando como un hombre de negocios —continuó el Dr. DeMarco


encogiéndose de hombros—, ella es muy trabajadora.

—¿Así que no es una mala inversión? ―preguntó el otro tipo. Haven lo miró.
¿Inversión? Sus ojos se encontraron, la sombra gris fría de la hoja de un cuchillo.
Su piel se levantó en su interés por ella. Tuvo que apartar la mirada.

—Puedes decirlo. —El Dr. DeMarco cambió de posición y se aclaró la


garganta—. ¿Por qué no comienzas la cena, niña? Mis invitados se unirán a
nosotros esta noche.

El corazón de Haven se aceleró mientras huyó a la cocina, apoyada en el


mostrador para tomar unas cuantas respiraciones profundas. Dominic llegó a
casa mientras ella estaba allí, y saludó a los hombres en la sala de estar antes de
unirse a ella.
—Te ves preocupada —dijo, tomando un refresco de la nevera.

—Nerviosa —admitió.

Dominic suspiró, abriendo su bebida mientras se apoyaba en la encimera.

—¿Te ayuda saber que me hacen sentir incómodo, también?

Ayudaba un poco, pero no lo suficiente para eliminar sus miedos.

—¿Sabes por qué están aquí?

—Negocios, supongo. Como he dicho, yo no me meto. —Él tomó un trago,


sacudiendo la cabeza—. Lo que sí sé que el hombre del traje gris, Salvatore, está
a cargo.

Grupo Leyendas Oscuras | 216


—¿Y el otro?

—Su nombre es Nunzio. Solíamos salir cuando éramos niños, pero ahora no
es amigo mío.

Pasos se acercaron una hora más tarde cuando Haven preparaba la cena, y el
hombre llamado Nunzio apareció en la puerta. Sus ojos se detuvieron en ella
mientras ella deliberadamente se concentraba en la comida, haciendo caso
omiso del levantamiento de su piel, esperando que se fuera después de haber
visto lo que había venido a ver.

Caminó hacia ella mientras movía la pasta. La tensión en su cuerpo hizo que
sus músculos doliesen, sus manos temblando más con cada paso deliberado.
Estremecimientos de rechazo la atravesaron cuando sintió su aliento en la piel.

—Eres más bonita de lo que esperaba que fueras —dijo, pasando la parte
posterior de los dedos ligeramente por su brazo expuesto—. Creo que podemos
pasar un buen rato juntos.

Su mano se posó en su cadera. Haven cerró los ojos, deseando que la quitara.
En ese momento, algo la golpeó de lado, un empujón la lanzó a la cocina. Su
mano se estrelló contra la olla de agua hirviendo. Las ampollas de dolor le
hicieron abrir sus ojos de nuevo, y agarró su mano quemada cuando el Dr.
DeMarco fijó a Nunzio contra la encimera a su lado, el borde de la sierra de un
cuchillo de cocina apretado contra su cuello.

Su voz era dura.

—No toques mi propiedad, Squint.

Nunzio frunció el ceño.

—Te oigo, Doc.

La hoja del cuchillo estuvo cerca de perforar la piel donde el cuello de

Grupo Leyendas Oscuras | 217


Nunzio palpitaba, su corazón golpeando. El Dr. DeMarco dio un paso atrás, y
Nunzio fulminó con la mirada a Haven antes de irrumpir en la habitación.

El cuchillo cayó sobre la encimera con un sonido metálico cuando el Dr.


DeMarco marchó en su dirección. Ella retrocedió.

—Lo siento.

Ignorando su estremecimiento, arrebató su mano y gritó algunas órdenes


sobre cómo cuidar de su quemadura. Entonces se volvió para salir de la
habitación, pero vaciló, mirando la olla de agua hirviendo.

—Comerás la cena con nosotros esta noche, así que asegúrate de poner un
lugar más en la mesa, también.

Carmine entró en el camino de entrada después de la práctica de fútbol,


viendo el sedán negro de alquiler estacionado delante. La visión lo puso en el
borde. Su padre no había regresado de Chicago solo.
Oyó la voz de Salvatore en el momento que golpeó el vestíbulo. Carmine dio
a Haven una mirada rápida en la cocina antes de hacer su camino a la sala.

Salvatore sonrió mientras entraba.

—¡Ah, Príncipe!

Carmine besó el dorso de la mano de Salvatore cuando se lo ofreció,


luchando contra la vergüenza. Si alguna vez hubo una costumbre que hizo que
su estómago se revolviese, era esa.

—Me alegro de verte, Sal.

—Yo también, querido muchacho. Estábamos hablando de ti.

Grupo Leyendas Oscuras | 218


—¿Cosas buenas? —preguntó Carmine.

—Tu padre me estaba diciendo lo que has estado haciendo.

Él se rio entre dientes.

—Así que no son cosas buenas, entonces.

Vincent se puso de pie, sacudiendo la cabeza mientras los demás reían.

—Si nos disculpan, tengo que hablar con mi hijo.

Sal les despidió con un gesto, el color desapareció de la cara de Carmine con
la expresión agitada de su padre.
CAPÍTULO 16

16

Grupo Leyendas Oscuras | 219


Carmine se desplomó en la silla de cuero en la oficina de su padre,
intentando actuar tranquilo mientras por dentro la anarquía reinaba.
Tamborileaba sus dedos en el brazo de la silla cuando Vincent tomó asiento en
su escritorio con su portátil.

—¿Te gusta el número trece, Carmine?

Las cejas de Carmine se fruncieron por la pregunta.

—Uh, solo es un número.

—Nunca comprendí la fascinación —dijo Vincent, intentando alejar las llaves


sin levantar la mirada—. Incluso hay un desorden psicológico sobre el miedo a
los números, aritmofobia. En el sur de Italia, tredici, el número trece, es un
término que significa que la suerte de alguien se ha vuelto mala.

Él paró de hablar, y en la habitación creció el silencio. Carmine tamborileaba


sus dedos algo más.

—Aprecio la trivialidad aleatoria, y estoy seguro que seguiría con el ¡Riesgo!


Si fuera útil, pero no comprendo qué demonios tiene eso que ver conmigo.

El tecleo de Vincent se detuvo.


—Lasciare in tredici.

—¿Me estás diciendo que mi suerte se ha terminado?

—No solo la tuya. —Vincent volvió a su portátil—. Necesito otro favor.

—Por supuesto que lo haces.

—Necesito que alguien mantenga un ojo en la chica.

Carmine le miró incrédulamente.

—¿Quieres que la espíe?

—No exactamente —dijo él—. Necesito asegurarme que está a salvo. Pillé a

Grupo Leyendas Oscuras | 220


Squint tocándola.

La rabia de Carmine hirvió. Se puso de pie tan rápidamente que su silla voló
hacia atrás.

—¿Él la tocó?

—Él no la hizo daño, aunque ella se quemó la mano —dijo Vincent


casualmente, ignorando el estallido de Carmine—. Yo lo manejé.

—¿Lo manejaste? —Carmine apretó sus manos en puños cuando luchó


contra la urgencia de golpear algo.

—Sí, lo manejé —dijo Vincent otra vez—. ¿Qué te pasa?

Carmine miró a su padre cuando él se desplomó de vuelta en la silla.

—No me gusta esta mierda.

—Lo sé, pero necesito que controles tu temperamento. Conseguiría


deshacerme de Squint si pudiera, pero Sal está ciego por el hecho de que él es
técnicamente de la familia. Sal no tiene parientes de sangre, desde que las
familias de su hermano y hermana fueron todos asesinados. Ese es el por qué
siempre se ha fijado en ti. Tú eres lo más cercano a un hijo que tiene, un ahijado.
Conseguir que crea que Squint no valga la pena no será fácil.
—¿Crees que podría ser un peligro?

Vincent suspiró.

—El problema está aumentando, así que hay pequeños focos en cosas que
están pasando por las paredes de la fortaleza, para hablar. Creo que Squint está
más que feliz de tomar ventaja de eso.

—¿Aunque, por qué está interesado en Haven?

—Probablemente porque está mal para él.

El corazón de Carmine azotaba en sus oídos. ¿Mal?

—¿Quieres decir que está mal que alguien como ella esté con uno nosotros?

Grupo Leyendas Oscuras | 221


—Me estaba refiriendo a que él no tiene derecho a tocar lo que no es suyo —
dijo Vincent—. Aunque, ese es un buen punto.

—¿Tú crees que está mal?

—Por supuesto que lo está —dijo Vincent—. Violar siempre está mal.

—Me refiero a consentido.

Vincent sacudió su cabeza.

—¿Realmente crees que una chica en su posición tiene la mentalidad correcta


para consentir? Llevaría que una mujer fuerte le mirase como un hombre y no
como un monstruo, verle por quién es y no por lo que es. Pero solo porque
podría ocurrir, no significa que debería. Eso es pedir dolor para alguien
involucrado.

Carmine se sentó tranquilamente. Nunca había pensado mucho en eso. Para


él, ella solo era una chica.

—En cualquier caso, los avances de Squint fueron indeseados —dijo


Vincent—. Debería haberme figurado que esto ocurriría, pero no podría haber
hecho nada diferente. No podría haberla mantenido escondida. Sal hubiera
preguntado por ella por quién es.
Las cejas de Carmine se fruncieron.

—¿Quién es?

—¿Perdón?

—¿Su padre es importante o algo? ¿Michael Antonelli?

Vincent le miró boquiabierto.

—No recuerdo que te dijera que Michael era su padre.

Él se encogió de hombros.

—Haven podría haberlo mencionado.

Grupo Leyendas Oscuras | 222


—Me sorprende —dijo él—. Él no la reclamó, así que no mucha gente sabe
esa información. Su propia esposa lo acaba de averiguar recientemente. No
estaba muy feliz.

Carmine se rio secamente.

—Haven mencionó eso, también.

Vincent levantó sus cejas.

—¿Tú la has dicho que les conoces?

Carmine miró a su padre.

—No.

—Lo hiciste —insistió Vincent—. O, bien, conoces al hermano de Katrina.


Estamos relacionados con él.

El silencio penetró en la oficina. Llevó un minuto para que eso encajara con
Carmine.

—¿Katrina Moretti? ¿Me estás diciendo que la puta que torturó a Haven es la
hermana de Corrado?

—Sí.
—¡Esa hija de puta! ¿Sabes lo que estaban haciendo?

—Posiblemente, pero nada de eso importa ahora mismo —dijo Vincent—.


Squint tiene sus ojos puestos en la chica, así que necesita ser vigilada por esa
razón.

Eso no tenía sentido para Carmine, pero sabía que su padre no iba a decirle
nada más.

—Solo relájate —dijo Carmine suavemente, sacando una silla para Haven
cuando hicieron su camino a la mesa para cenar esa noche. Él tomó el asiento a

Grupo Leyendas Oscuras | 223


su lado, y Haven permaneció quieta cuando ellos inclinaron sus cabezas para
rezar. Ellos se ayudaban a sí mismos para comer, pero Haven solo tomó un
poco, demasiado ansiosa para comer. Movió la comida alrededor de su plato
con su tenedor, alarmada, cuando intentó ignorar la mirada boquiabierta de
Nunzio desde el otro lado de la mesa.

—Así que, Carmine —dijo Salvatore, intentando conversar—. Tendrás


dieciocho años en unos pocos meses. ¿Algún plan de futuro?

Haven le miró, curiosa. Ella, también, se preguntaba cuáles eran sus planes,
pero Carmine solamente se encogió de hombros, sin ofrecer ninguna respuesta.

El Dr. DeMarco se aclaró la garganta.

—Carmine puede hacer lo que quiera con su vida, pero me gustaría pensar
que estará por aquí hasta que se gradúe.

Nunzio rio en tono burlón.

—La escuela es inútil. ¿Qué te consigue un diploma estos días, un trabajo en


McDonald’s? Hay que hacer dinero ahí fuera, y ningún trozo de papel de
alguna escuela importará algo cuando llega eso.

El Dr. DeMarco habló otra vez, su voz afilada.


—Un diploma podría no importar en nuestra línea de trabajo, pero no es solo
un trozo de papel. Es sobre terminar lo que comenzaste, ser dedicado y no
dejarlo. Nada es peor que un oportunista.

—Yo no lo llamaría ser oportunista —dijo Nunzio—. Es madurar y cambiar


de prioridades.

—Tus prioridades no deberían cambiar cuando estás en el camino que juraste


que estarías —dijo Vincent—. La madre de Carmine querría verle hacer eso.

Nunzio se encogió de hombros.

—Pero Maura no está aquí ya, así que ¿por qué preocuparse por lo que ella
querría?

Grupo Leyendas Oscuras | 224


El Dr. DeMarco saltó a sus pies, su silla chocando en el suelo.

—Ni siquiera digas su nombre, ¡scarafaggio14! ¡Nunca respetaste a tu familia!

Haven se tensó, su corazón febrilmente latiendo y mareándola. Salvatore


agarró el brazo del Dr. DeMarco y le forzó a sentarse otra vez. Volvieron a
comer sin otra palabra, tensando el silencio que sobrepasaba la habitación.

—Así que, Haven…

Su nombre fue dicho en la voz estridente haciendo que el tenedor se


deslizara de sus dedos. Este hizo un sonido metálico contra su plato, y ella se
estremeció por el ruido. Tomando una profunda respiración, miró a Salvatore.
No quería nada más que mezclarse en el fondo, deseando poder ser ignorada.

—No tienes que estar nerviosa —dijo Salvatore—. Solo tengo curiosidad
sobre cómo encuentras la vida con Vincent. Tan escondida como estabas, me
preguntaba si era un producto de la imaginación.

—Los DeMarcos son amables conmigo, señor —dijo ella tranquilamente—.


Me tratan justamente.

14 Escarabajo.
Salvatore asintió.

—Es genial oír eso. Si hubiera sabido que los Antonellis actuaban tan
cruelmente, habría intervenido. En el momento que Vincent me informó, era
demasiado complicado intervenir.

Antes de que Haven tuviera la oportunidad para dar sentido a lo que él


había dicho, Carmine interrumpió.

—¿De qué demonios estás hablando?

El Dr. DeMarco gruñó.

—Cuida tus modales, hijo.

Grupo Leyendas Oscuras | 225


Salvatore se encogió de hombros.

—Quizás he dicho demasiado. Olvida que lo mencioné.

—No puedes decir una mierda como esa y luego decir ‘olvídalo’ —dijo
Carmine—. Si supieras que uno de tus propios hijos es maltratado, ¿por qué no
hacer algo?

—Michael Antonelli difícilmente es uno de los nuestros —dijo Salvatore,


volviéndose hacia Carmine—. Hay ciertas reglas que gobiernan esta vida, reglas
que no puedes ignorar porque no te gusta algo que está pasando. Los
sentimientos personales no tienen lugar en los negocios.

Nunzio soltó una amarga risa desde su asiento, pero no ofreció ninguna
opinión.

El tenso silencio volvió cuando Carmine miró a Salvatore y a su padre. Ellos


parecían ignorar las miradas, ambos en su lugar se enfocaron en Haven.

Ella se aclaró la garganta, incapaz de soportarlo.

—Gracias por su preocupación, señor.

Bajo su respiración, Carmine murmuró:


—No le des las malditas gracias.

Haven estaba tumbada con su cabeza en el hombro de Carmine más tarde


esa noche cuando los dos veían una película en su dormitorio. Ella recorría sus
dedos sobre su antebrazo y acariciaba el dorso de su mano antes de girarla y
trazar los pliegues de su palma. Sus dedos se retorcían cuando rozaba el tatuaje
en su muñeca.

—¿Realmente crees eso? ¿No confiar en nadie?

—Solía hacerlo —dijo él—. Hasta que llegaste.

Grupo Leyendas Oscuras | 226


Ella levantó su cabeza para mirarle.

—¿Confías en mí?

—Sí, ¿por qué te sorprende? —preguntó él—. Te dejo dormir en mi cama y


estar alrededor de mis cosas. ¿Crees que haría eso si no confiara en ti? Ese no
soy yo después de todo.

—Está bien —dijo ella—. Eres exigente.

Él rio, sacudiendo sus cuerpos con el movimiento.

—¿Soy tan malo?

—No —dijo ella—. Aunque aún no me dejas limpiar tu habitación.

Él suspiró exageradamente.

—Eso no tiene nada que ver con la confianza o ser exigente. Me siento como
un idiota tenerte limpiando detrás de mí. Quiero decir, eres mi chica, se supone
que no haces esa mierda.

Un aumento de esperanza surgió dentro de ella cuando las palabras mi chica


giraron desde sus labios.
—¿Pero no lo ves? Eso es lo único que puedo hacer por ti. No tengo nada que
ofrecer, Carmine. Ninguna manera para hacerte feliz.

Él la miró, su expresión intensa. Auto consciente, Haven apartó la mirada,


pero Carmine agarró su barbilla y empujó su mirada de vuelta a él.

—No sientas que tienes que hacer cosas para impresionarme. Ser tú misma es
suficiente para mantenerme interesado.

Mirándole, ella se preguntó si realmente podía ser tan simple.

—Eres pura —dijo él, como si pudiera sentir sus reservas—. Después de todo
lo que he hecho, solo espero poder ser lo suficientemente bueno para ti.

Ella parpadeó unas pocas veces, pasmada de que él hubiera dicho semejante

Grupo Leyendas Oscuras | 227


cosa.

—Eres demasiado bueno para mí.

—¿Yo? —Se burló él—. ¿Estamos hablando de la misma persona? ¿El maldito
egoísta que maldice y grita y golpea a la gente porque no puede controlar su
temperamento? ¿Ya sabes, el que bebe como un pescado y fríe su cerebro con
drogas? ¿Esa persona es demasiado buena para ti?

Ella sacudió su cabeza.

—Estoy hablando del chico que compartió su barra de chocolate conmigo


cuando él probablemente nunca compartió nada antes, quién me dio el libro
favorito de su madre porque creía que me merecía leerlo. Estoy hablando del
chico quién me trata como una chica normal, el que desesperadamente necesita
que su dormitorio sea limpiado y la ropa lavada, pero elige vivir en un caos y
llevar las ropas sucias porque es demasiado educado para pedir ayuda a la
chica que besa.

—Guau —dijo Carmine—. Me gustaría conocer a ese hijo de puta.


Haven sonrió cuando él la empujó hacia él otra vez, y ella descansó su cabeza
en su hombro. Carmine tomó su mano, recorriendo sus dedos a lo largo como
había hecho con el suyo, siendo cuidadoso evitando la herida fresca.

Grupo Leyendas Oscuras | 228


CAPÍTULO 17

17

Grupo Leyendas Oscuras | 229


Haven salió de su dormitorio un cuarto de hora después de las ocho de la
mañana y chocó con Dominic fuera de su puerta. Retrocedió, pero él solo estaba
de pie delante de ella, sujetando un DVD y un cuenco de palomitas.

—Hora de levantarse, Pies Ligeros. Ahora gira y vuelve a la habitación.

Dominic dio un paso hacia delante, y Haven instintivamente dio uno atrás.
Él lo encontró divertido y lo hizo otra vez, continuando hasta que ambos
estuvieron dentro del dormitorio. Él cerró la puerta y puso el cuenco en la mesa
antes de encender el DVD.

Agarrando el mando a distancia, se desplomó en el sofá y pateó sus pies


encima de la mesa. Comenzó la película, masticando ruidosamente cuando
masticaba las palomitas.

—¿Vas a quedarte ahí? Tus pies podrían cansarse.

Haven tentativamente se sentó a su lado, sus cejas fruncidas cuando se dio


cuenta que él había puesto una película de dibujos. Estaba por preguntarle qué
estaban viendo cuando lanzó el cuenco de palomitas a su cara.

Ella se cubrió por el repentino movimiento, y él se congeló.


—¿Te asustan las palomitas?

—No —dijo ella cuando él empujó el cuenco más cerca de ella. Tomó un
pequeño puñado y se giró hacia la televisión—. ¿Qué estamos viendo?

—¡Shrek! —Él tiró un puñado de palomitas a su boca—. Adoro esta mierda.

Ella observó durante un rato. Después conociendo a Dominic, no estaba


sorprendida de que disfrutara de semejante película.

—Tiene sentido que estemos viendo dibujos animados. ¿No es lo que la gente
hace cuando hacen de niñera?

Él rio, sorprendiendo a Haven cuando juguetonamente la tiró un trozo de


palomita.

Grupo Leyendas Oscuras | 230


—¡Mira, has hecho una broma! Eres divertida. No me sorprende que
Carmine esté enamorado de ti.

Ella le miró.

—Uh, no sé si diría que él está… enamorado. —Ella susurró la última parte,


teniendo un momento difícil para hacer que las palabras dejaran sus labios.

—Por favor, chica. Ha dejado a todas sus putas y eso es algo que nunca creí
que vería. Su pasatiempo favorito siempre fue romper una nuez.

—¿Una nuez?

Dominic la agitó el pelo.

—Oh, tan inocente. Pregúntale a Carmine qué es una nuez cuando llegue a
casa. Quiero verle intentando explicártelo.

Después que la película terminara, Haven siguió a Dominic al patio trasero.


Ella suspiró cuando la calidez del sol golpeó su cara. La humedad permanecía
en el aire, una brisa fría soplaba a través de sus brazos desnudos y sus mejillas
sonrojadas.

Ella paró a pocos pies de la puerta.

—¿Estás seguro que tengo permitido salir?

—Estoy seguro —dijo él—. Pregunté.

Los dos pasearon hacia los delgados árboles, las frágiles, caídas hojas crujían
debajo de sus zapatos. Ella estaba ansiosa cuando se dirigieron al bosque, los
mismos por los que había intentado escapar hacía meses, pero quería creer que
él no la guiaría para que se perdiera.

El sonido de agua corriendo encontró sus oídos cuando caminaron, y los dos

Grupo Leyendas Oscuras | 231


llegaron a un pequeño arroyo. Ella se arrodilló, hundiendo su mano en la
glacial agua.

—Esto es maravilloso.

—Eso creo —dijo Dominic—. No le tengo cariño a la naturaleza. Carmine es


el que juega en los bosques.

—¿Carmine sale aquí fuera?

—No lo ha hecho desde que volvió del internado, pero solía hacerlo cuando
quería estar solo. Estaba de bajón, así que venía por el agua o corría a lo largo
del camino.

Dominic se sentó y se apoyó contra un árbol seco cuando miró el agua.


Haven reflexionó sobre eso antes de quitarse los zapatones y rozó sus pies en el
espeso césped. Enrollando sus pantalones hasta la rodilla, caminó en el agua
congelada.

—Hay todo tipo de criaturas ahí —advirtió Dominic—. Peces. Bichos.


Serpientes.

Ella sonrió cuando el cieno se estrujó entre sus pies.


—No tengo miedo de lo que haya en esta agua.

—Creía que todas las chicas tenían miedo de las serpientes.

—Yo no. —Ella rio—. Crecí con escorpiones.

—¿Tienes miedo de algo?

—Por supuesto. Todos tienen miedo de algo.

—¿Así que de qué tienes miedo?

Ella paró, considerando cómo responder.

—Esperanza.

Grupo Leyendas Oscuras | 232


Sus cejas se fruncieron.

—¿Te asusta la esperanza?

—Intento no tener esperanza por nada —dijo ella—. Si no esperas nada, no


estás decepcionado cuando no consigues nada.

—Eso es… triste —dijo él—. ¿No tienes ninguna esperanza?

—Creo que tengo un poco ahora. —Ella pateó alrededor del lodo, sin querer
dilatar el hecho de que ahora tenía algo que la decía que nunca tenía que
sucumbir—. ¿De qué tienes miedo tú?

Un dolor estranguló su pecho cuando pensó a través de sus palabras. Su


madre aún estaba viva, pero se sentía como si la hubiera perdido para siempre.

—Siempre deberías tener esperanza, sabes —dijo Dominic.

—Mi madre solía decir eso todo el tiempo.

—Mujer inteligente —dijo él—. ¿La conocías?

—Sí. Pasé toda mi vida con ella. Me dijo que corriera, que intentara escapar,
pero me atraparon. Así fue como tu padre me tomó.

Dominic la miró.
—¿Mi padre te tomó de tu madre? ¿Él sabe eso?

—Sí, lo sabe.

Ellos se quedaron quietos durante un rato, Dominic se sentó cuando ella


caminó a través del arroyo.

—Lamento que estés aquí —dijo él eventualmente—. No tengo respuestas


para que él te tomara de tu madre. Eso está mal.

—Fue aterrador dejarla, pero no lo llamaría equivocado —dijo ella—.


Comparado de dónde vengo, mi madre diría que me hizo un favor.

Dominic la miró en silencio durante un rato antes de decirla que necesitaban


volver. Aunque ella no quería ir dentro, tentativamente salió del agua. Sus pies

Grupo Leyendas Oscuras | 233


estaban cubiertos de lodo así que los limpió, figurándose que el Dr. DeMarco no
estaría feliz con una sirvienta con los pies sucios correteando alrededor cuando
tuviera compañía.

Ellos pasearon hacia la casa en silencio, encontrando una gran caja blanca
ahora situada en el patio. Los hombres de la pasada noche estaban descargando
cajas, llevándolas a una puerta en el lateral de la casa, escondida debajo de las
vides verdosas, mezclándose en los alrededores.

—No sabía que había una puerta ahí —dijo ella.

—Guía al sótano —dijo él—. Confía en mí cuando digo que no quieres bajar
ahí.

Nunzio llegó caminando desde detrás de la furgoneta con una caja entonces,
sus ojos fueron a la deriva hacia ella. Haven se movió más cerca de Dominic y
enfocó sus ojos en el suelo, sin querer darle la impresión equivocada.

Dominic fue a tomar una ducha cuando entraron, mientras Haven reunió la
lavandería de Carmine, intentando comenzar su día de limpieza. Un escalón o
así desde arriba de los escalones, se congeló cuando vio a alguien dirigiéndose
hacia ella. El miedo rasgó a través suyo, tan poderoso que perdió su respiración.

Nunzio.

Lo que vio en sus ojos la alarmó, odio y lujuria lanzados en un gran frenesí
de excitada emoción. Su corazón latió fieramente, esa voz en la parte de atrás de
su cabeza la decía que huyera. Dio unos pocos pasos atrás y tiró el cesto, las
ropas esparcidas en la biblioteca cuando corrió a su dormitorio. Podía oírle
detrás de ella cuando cerró la puerta, sus pies bloqueándola antes de poder
cerrarla.

Ella retrocedió, mirando alrededor por alguna protección cuando él entró en


la habitación. Nunzio cerró la puerta detrás suyo, y las rodillas de Haven casi

Grupo Leyendas Oscuras | 234


cedieron cuando la cerradura hizo clic en su lugar.

Estaba atrapada.

Nunzio tranquilamente se quitó el abrigo y lo tiró en la mesa, despreocupado


cuando habló haciéndolo sonar como si fueran viejos amigos.

—Solos al fin.

Aflojando su corbata, él sacó la camisa de sus pantalones y la dejó colgando


cuando paseó hacia ella. Haven soltó un grito por ayuda, pero Nunzio le dio un
revés antes de que pudiera hacerse eco desde la habitación. El golpe la
entumeció en silencio.

—Compórtate, y haré que valga la pena para ti.

Las lágrimas fluyeron desde sus ojos cuando retrocedió una vez más, sus
piernas chocando con el estribo de la cama.

—No me toques.

—Au, no seas así. —Él sonrió vengativamente—. ¿No te gusta hacer a la


gente feliz? Eso es todo lo que haces. Se una buena chica y compláceme.
Después de todo, ese es el por qué existes. Es todo para lo que eres buena. No es
como si alguien actualmente pudiera amar a alguien como tú.

Él cerró la distancia entre ellos cuando desabrochó su cinturón. Ella luchó la


urgencia de vomitar, su cuerpo temblando. Caminando a un lado, intentó
correr a su alrededor, pero él bloqueaba su camino.

—No muerdas, o te tiraré los dientes abajo —dijo él, su voz ruda. Agarrando
su cabeza, intentó forzarla a sus rodillas cuando su otra mano serpenteó en sus
pantalones. Sin tiempo, aterrada, Haven le arrebató la pistola de su cinturón.
Usando cada onza de fuerza que podía reunir, se balanceó y le golpeó a través
de la cara con la culata de la pistola. Nunzio tropezó, pasmado, y la dejó ir.

Fue todo lo que Haven necesitaba para alejarse.

Grupo Leyendas Oscuras | 235


Tirando la pistola a través de la habitación, corrió hacia la puerta. Nunzio se
recuperó y fue detrás de ella, gritando. Su mano agarró el pomo cuando
desbloqueaba la puerta, pero él la agarró antes de poder abrirla. Gritó el
nombre de Dominic cuando él les giró alrededor, empujándola rudamente
hacia la cama. Ella cayó y huyó cuando él acechaba hacia ella, el golpe de la
puerta al ser forzada se abrió ante su bendito salvador. Dominic corrió dentro,
una toalla alrededor de su cintura, pero aun goteando agua de su ducha, y
empujó a Nunzio fuera del camino antes de ayudar a Haven a ponerse de pie.

—¿Estás bien?

—Estoy bien. —Haven limpió sus lágrimas—. Estoy bien.

—No te hizo daño, ¿verdad?

Ella sacudió su cabeza cuando Nunzio se burló.

—¿Yo, hacerla daño? ¡Esa puta me atacó!

La cara de Dominic se retorció con la rabia cuando agarró la pistola del suelo.

—Haven, vete. Necesito tener una charla con mi viejo amigo.


Haven corrió fuera y dudó en la biblioteca antes de correr como un rayo
hacia la habitación de Carmine. Se encerró allí dentro, se sentó en el borde de la
cama y cubrió sus oídos para ahogar la pelea.

Carmine supo que algo había ido terriblemente mal cuando llegó a casa
desde la escuela y entró en una casa llena de peleas. Maldiciones e insultos
volaban alrededor de múltiples idiomas, el enfado y la hostilidad que venían de
la cocina era palpable. Pasmado, Carmine paró en la puerta, viendo a su padre
cosiendo un corte en la cara de Nunzio.

Grupo Leyendas Oscuras | 236


—¿Qué narices ha ocurrido?

Dominic caminó detrás de Carmine, mirándole cautelosamente.

—Debería haber vigilado a Haven mejor. Nunzio la arrinconó.

El estómago de Carmine se cayó cuando luchó por mantener su compostura.

—¿Dónde está?

—En tu habitación —dijo Dominic—. Dijo que estaba bien.

Suspirando, Carmine volvió a mirar a su padre en la cocina cuando Nunzio


se burló y se alejó.

—Esa puta suplicó por ello.

El control de Carmine se deslizó por esas palabras.

—¿Qué dijiste?

Nunzio le miró.

—Dije que ella me quería.


Carmine fue a por él, y Vincent bloqueó el camino cuando Nunzio intentó
moverse. Balanceando, el puño de Carmine apenas conectó con la nariz del
hombre cuando Sal intervino y le arrastró lejos.

—¡Estás enfermo! —gritó Carmine cuando Vincent empujó a Nunzio a la


encimera para continuar suturándole. Sal empujó a Carmine hacia el vestíbulo,
sin soltarle hasta que estuvieron cerca de las escaleras—. ¡Esto no está bien!

—Lo sé, Príncipe, pero ¿no tuvimos una conversación ayer sobre que los
sentimientos no tienen lugar en los negocios? Él enfrentará las consecuencias
por la falta de respeto a tu padre, pero esta no es la mayor violación.

Carmine le miró duro.

Grupo Leyendas Oscuras | 237


—¿Así que ella no vale nada para tu gente? ¿Es eso lo que me estás diciendo?
Oh, ¿quién da una mierda si le hace daño a una chica? ¡Ella no es nadie especial,
porque no fue lo bastante afortunada para nacer en una poderosa familia!

La expresión de Sal se retorció con el enfado, el verlo silenció a Carmine.

—Esa chica significa más de lo que comprendes, pero las cosas son negro o
blanco para la famiglia. Necesitas aprender cómo distinguir entre lo que son
personas y lo que son los negocios. Necesitas aprender a seguir el código de
conducta aquí… —Él le abofeteó en la parte de atrás de la cabeza—… y dejar
que esto continúe. —Le dio un puñetazo a Carmine en el pecho, sobre su
corazón—. En el momento que me maldijiste ayer, supe que ella te ha llegado
aquí… —Otro puñetazo en el pecho—… y vas a causar problemas si no
empiezas a usar esto.

Un golpe final en la cabeza envió a Carmine sobre el borde.

—¡Deja de golpearme!

Sal sacudió su cabeza.

—Sabes que pienso en ti como un hijo. Siempre te he tratado como si fueras


mío, y quiero lo mejor para ti. Quiero que tengas éxito, que tengas una buena
vida, la vida que supuestamente debes tener. No te estoy diciendo que no dejes
entrar a la chica aquí…—Le dio unos golpecitos ligeramente en el pecho—…
sino lo que te estoy diciendo es que no dejes que esos sentimientos superen
todo lo demás. Necesitas equilibrio.

Carmine recorrió sus manos por su cara, frustrado.

—Lo comprendo.

Sal le dio un golpecito en el hombro.

—Estás enamorado. Esas cosas ocurren, pero es una situación frágil que no
debería ser ostentosa. Confía en mí cuando digo que no hay tiempo para
ignorar la razón.

—Yo solo… no me di cuenta de que fuera tan obvio.

Grupo Leyendas Oscuras | 238


—Es una situación complicada —dijo Sal—. Tu padre tiene un problema
similar. He pasado años intentando hacerle reconocer los límites, pero él aún se
encuentra en borrosas líneas. —Un alto golpe sonó fuera de la cocina, y
Salvatore suspiró—. Ahora probablemente sea uno de esos momentos.

Haven miró al reloj, contando los minutos cuando pasaban. Tres. Cinco.
Ocho. Doce. Dieciséis. Veintidós.

Después de treinta minutos agonizantes, frenéticos pasos corrieron por la


biblioteca. Alguien intentó girar el pomo cerrado de la puerta, pero Haven se
negó a abrirlo, temiendo moverse. Las llaves tintinearon cuando la puerta se
abrió, y Carmine entró corriendo en la habitación.

Él la empujó a sus brazos, las lágrimas aun descendiendo por sus mejillas.
Ella no estaba segura de cuánto tiempo la sujetó antes de que la voz del Dr.
DeMarco sonara desde la puerta.

—¿Está bien?
La visión de Haven estaba borrosa, pero podía divisar su expresión severa. Él
parecía furioso. Ella esperaba que ese enfado no estuviera dirigido a ella.

—Lo estará —dijo Carmine—. ¿Nunzio se ha ido?

—Sal le está conduciendo al aeropuerto ahora.

—El aeropuerto —repitió Carmine—. Consiguió irse tan fácilmente. Le


habría matado.

Todo estuvo tranquilo durante un rato, y Haven cerró sus ojos. Comenzó a
preguntarse si estaban solos cuando la voz del Dr. DeMarco sonó una vez más.

—Yo también le habría matado.

Grupo Leyendas Oscuras | 239


Carmine se tumbó al lado de Haven en la cama, acariciando el pelo de su
cara. Su llanto se había tranquilizado, su cara manchada con lágrimas.

—Lo siento —dijo él—. Debería haber estado aquí para protegerte.

—No es culpa tuya —replicó ella, su voz rasposa—. Soy la que debería
lamentar ser tan débil.

—No eres débil —dijo él—. Tienes todo el derecho a estar sacudida. Joder, yo
estoy sacudido. Nadie toca a mi chica a menos que ella quiera ser tocada. Eso es
algo que mi madre se aseguró que comprendiéramos… el cuerpo de una mujer
es un templo, y nunca deberías entrar en él sin una invitación.

Él paró y recorrió sus dedos a través de su pelo. Era difícil hablar de eso,
pero quería compartir esto con ella.

—No sé cómo detallarlo, pero mi madre fue violada cuando era joven. Pasó
un tiempo voluntaria como abogada después de eso. Mi padre aún dona dinero
al centro en Chicago dónde ella trabajaba.

Haven se movió más cerca de él.


—Guau.

—Esa es la razón por la que no quiero que te sientas como si tuviéramos que
hacer algo. Tu cuerpo es tu templo, y no entraré en él a menos que quieras que
lo haga. —En el momento que las palabras dejaron sus labios él rio para sí
mismo—. Eso suena muy jodidamente mal. No lo quería decir de esa manera.

Haven levantó su cabeza para mirarle.

—¿Qué está mal con lo que dijiste?

Por supuesto que ella no comprendió la perversión en la connotación.

—No creo que ahora sea el momento para explicarlo.

Grupo Leyendas Oscuras | 240


Ella se encogió de hombros y descendió otra vez su cabeza.

La habitación estaba tranquila excepto por el aire silbando cuando golpeaba


desde la ventilación en el techo. Haven tomó una de las manos de Carmine y
entrelazó sus dedos, descansándolos en su pecho. Él sintió su respiración
cuando sus labios acariciaron a través de sus nudillos hinchados.

Él sonrió por la sensación de su beso.

—¿En qué estás pensando, tesoro?

—Me estoy preguntando si, uh… Es estúpido.

Su curiosidad aumentó.

—Nada de lo que piensas es estúpido.

—Bueno ¿crees…? —Ella paró para tomar una profunda respiración—.


¿Crees que podrías amar a alguien como yo alguna vez? —Ella susurró la
pregunta, y él se congeló. Antes que pudiera reunir sus pensamientos y
responder, Haven interrumpió otra vez—. Te dije que era estúpido.

La devastación sacudió su voz cuando tomó su duda como rechazo. Ella


encontró el nervio para sacar un tema que él no era lo bastante valiente para
abordar, para pronunciar la palabra amor que le aterraba tanto, y en lugar de
tranquilizarla se calló.

—Haven, nunca podría amar a nadie como tú, porque no hay nadie más
como tú. Eres única.

La persistente melodía se filtró en el subconsciente de Carmine, burlándose


de él, cuando observó a su madre debajo de la parpadeante farola del callejón
vacío. Sus palabras se filtraron pasando la melancólica canción, su voz suave.

—Mi sole —susurró ella. Su sol. Ella le llamaba sol porque él brillaba

Grupo Leyendas Oscuras | 241


brillantemente.

Ella rio, ahogándose en las tortuosas notas. Era una noche tan bonita que
quería caminar a casa, y Carmine confiaba en ella así que no discutió. Su madre
era infalible. Siempre creería en ella.

Saliendo de ninguna parte, el caos y el tumulto. Las imágenes destellaron


ante él, tan rápido y frenéticas que apenas podía mantenerlas. Los neumáticos
chirriaron. El terror en su cara. Las voces frías, sus palabras brutales.

—¡Corre, Carmine! —gritó ella—. ¡Corre, bebé, y no pares!

Sus gritos eran altos en la noche; pero nadie estaba alrededor para ayudar.
Carmine permaneció congelado, porque no podía irse sin ella. No quería irse
solo. Él era su sole, su sol… No podía soportar dejarla en la oscuridad.

—Si me amas, Carmine Marcello, correrás —dijo ella cuando las lágrimas se
derramaron de sus ojos. Él dudó, aterrado, pero en el último segundo huyó.

—¡Cállala! —gritó un hombre—. ¡Hazlo rápido!

El grito petrificante que congelaba hasta el hueso corrió a través del callejón.
Los pasos de Carmine menguaron, y se giró alrededor. Estaban cazando a su
madre. Ella le necesitaba.
Los hombres estaban envueltos en negro, pero en el parpadeo de la farola,
vio el destello de una cara. Era un borrón, un mosaico de cicatrices y odio
cuando la alta explosión de la escopeta rebotó en su mente.

Sorprendido, Carmine se sentó derecho y apretó su pecho cuando intentó


conseguir que su corazón se tranquilizara. Mirando a su lado en la tenue
habitación, vio los ojos de Haven abiertos de par en par, su expresión laminada
con preocupación.

Cayendo de vuelta en la cama, él recorrió sus manos por su cara. Sudando y


temblando, su respiración era errática, medio esperaba que Haven corriera
cuando levantó la mano hacia ella. Sin embargo, ella no lo hizo. En su lugar, le
permitió apretarla en un abrazo.

Grupo Leyendas Oscuras | 242


Las lágrimas aumentaron cuando él se aclaró la garganta.

—Tenía ocho años, y era mi primer recital de piano. Era tarde cuando
terminó, y mi madre quería caminar a casa. No quería esperar a que un coche
nos recogiera. Tomamos un atajo por un callejón, y un coche se detuvo… un
coche negro con las ventanas tintadas.

Él aún podía verlo. Genérico, otro idéntico sedán negro, pero destacó hacia
él.

—Lo vi y pensé que mi padre lo había enviado para nosotros, porque no les
gustaba que estuviéramos fuera sin protección. Pero mi madre lo sabía. No sé
cómo, pero lo hacía. Me dijo que me fuera, que fuera directo a casa. No quería
hacerlo, pero dijo que si la amaba que corriera. Y condenadamente la amaba, así
que lo hice. Corrí.

Las lágrimas calientes quemaban sus mejillas. Él no las luchó —vendría tanto
si las quería como si no.

—Llegué al final del callejón cuando ella gritó, y me giré en el momento


oportuno para verle apretar el gatillo. Ella cayó cuando la segunda pistola
apuntó hacia mí. El ardor desgarró a través de mí. Al principio, pensé
seriamente que estaba en llamas. Me escondí detrás de un contenedor de basura
de una pizzería alrededor de la esquina, demasiado asustado para seguir.
Pensaba que me estaban siguiendo. Creí que iba a morir.

Paró para aclararse la garganta, tomando una profunda respiración.

—Lo siguiente que recuerdo es despertar en el hospital. Nunca había visto a


mi padre llorar antes de ese día. Solo estaba sentado en mi cama, canturreando,
‘Es culpa mía,’ y joder, me sentí de la misma manera. Corrí. La dejé allí para
morir.

Él soltó una temblorosa respiración y apretó a Haven tensamente, sintiendo


su calidez y su vida. Su mano acarició su pecho cuando le miró, su cara
manchada con las lágrimas.

Grupo Leyendas Oscuras | 243


—Yo corrí, ya lo sabes. Mi madre me dijo que corriera y la dejé. Solo lo hice
porque me lo pidió.

—Así sabes la culpa que siento.

Ella asintió.

—Pero no la decepcionaste, Carmine. Hiciste lo que ella necesitaba que


hicieras.

Carmine limpió sus lágrimas.

—¿Y qué es eso?

—Sobreviviste.
CAPÍTULO 18

18

Grupo Leyendas Oscuras | 244


El tiempo pasaba, las semanas pasaron mientras el fresco otoño del sur
engendró un invierno inusualmente frío. La temporada de fútbol terminó por lo
que Carmine pasó más tiempo en casa, él y Haven acercándose cada vez más. A
pesar de la frialdad exterior, a pesar del clima sombrío, el calor y la pasión
florecieron dentro de la vieja casa de plantación mientras el amor joven floreció,
incapaz de ser contenido.

Carmine y Haven se acostaban juntos, tomados de la mano y abrazados en el


dormitorio a oscuras al caer la noche, lejos de miradas indiscretas, lejos de una
realidad que no podía entender cómo dos chicos, rotos y anhelantes, podrían
encontrar una manera de sentirse de alguna manera completos juntos.

Una noche, Carmine llevó sus labios a su oreja.

—Ti amo tantissimo, mia bella ragazza.

Haven no sabía lo que él estaba tratando de decir, pero su sonido hizo a su


corazón latir con fuerza.
Él la besó mientras ella yacía sobre su espalda, su cuerpo moviéndose con
ella, sus labios trabajando frenéticamente. Ella agarró sus hombros, tratando de
acercarlo más, pero él se contuvo. Carmine miró fijamente sus ojos, en busca de
una respuesta a una pregunta no formulada. Haven quería saber lo que
buscaba, pero antes que pudiera preguntar, él pareció encontrar su respuesta.

La comisura de sus labios se curvó hacia arriba, y la besó dulcemente antes


de susurrar en su oído.

—Deja que te haga sentir bien. Prometto di no danneggiarlo. Solo voy a tocar.

Ella se estremeció ante sus palabras, su cuerpo encendiéndose en un fuego


que nunca había sentido antes.

Grupo Leyendas Oscuras | 245


—Confío en ti.

Carmine se extendió hacia la mesilla de noche y encendió el equipo de


música a distancia, la suave música clásica al instante llenando la habitación.

—Dime que pare en cualquier momento y lo haré.

Ella entrelazó sus dedos temblorosos en su pelo grueso. Los labios de


Carmine se trasladaron hasta su cuello mientras él suavemente acariciaba sus
costados antes de quitarle la blusa. Haven cerró los ojos, tratando de relajarse, y
se estremeció cuando sintió su aliento cálido contra su vientre desnudo. Él
saboreó su carne, con su lengua sumergiéndose en su ombligo, y ella se quedó
sin aliento mientras un hormigueo recorrió la parte baja de su cuerpo.

Carmine se tomó su tiempo, besando y acariciando cada centímetro de la piel


expuesta. Ella se retorcía, sus gemidos mezclándose con la canción que brotaba
de los altavoces. No tenía ni idea de lo que era, ni idea de quién la cantaba, pero
las notas melódicas lavaban a través de ella, acentuando cada toque calculado
de los dedos de Carmine. Sus manos vagaron por sus muslos, acariciando su
piel suave, antes de hacer su camino hasta su torso. Las deslizó debajo de ella,
deshaciendo el cierre de su sujetador con un movimiento rápido y
experimentado.
Sorprendida, Haven abrió los ojos de nuevo y le miró mientras él se sentaba
sobre sus rodillas. Él sonrió avergonzado mientras le quitaba el sujetador,
descartándolo en el suelo. Sus ojos se mantuvieron en los de ella durante un
momento antes de lentamente y con cuidado deslizarse hacia abajo.

Ella se tensó con timidez al pensar en sus cicatrices. Podía ver cada marca y
mancha, los restos de las innumerables palizas que había soportado a manos de
las primeras personas que se suponía debían protegerla. Se sentía tan cruda y
abierta, ya que nunca antes había estado tan expuesta a alguien.

Ella esperó que él reaccionara, para que fuera repulsivo y se alejara, pero en
lugar de eso él trazó con su dedo índice su pecho, desde la inmersión de su
garganta hasta entre sus pechos. Trazó las pequeñas cicatrices con sus dedos,

Grupo Leyendas Oscuras | 246


dibujando un patrón en su estómago tembloroso.

—Bellisima —susurró—. Eres tan jodidamente hermosa.

El sonido de su voz la tranquilizó. Chispas bailaron alrededor de su pecho,


su piel erizándose debajo de su toque. La mano apoyada en su estómago se
desvió más abajo, deslizándose bajo la cintura de sus pantalones cortos. Haven
no podía pensar en nada y sentir nada, salvo su toque, las sensaciones
abrumándola de la cabeza a los pies. Solo se hizo más fuerte cuando su mano
frotó el espacio entre sus muslos que, hasta ese momento, no se había dado
cuenta ansiaba desesperadamente su atención.

Él presionó sus labios en los de ella otra vez mientras ella se tragaba un grito
y arqueaba la espalda. Sacudidas de electricidad corrieron por sus venas,
diminutas explosiones aparecieron encendiendo su interior. Sus piernas
temblaban, con su respiración errática mientras el más suave de los gemidos se
abrió paso en su garganta.

Empuñando las sábanas, ella cerró los ojos con fuerza, las sensaciones más
intensas de lo que imaginaba que un simple toque podía evocar. Todo su
cuerpo estaba en llamas, como lava corriendo bajo la superficie y acelerándose
través de su torrente sanguíneo, calentando su piel en un color rosa claro.

Carmine susurró en su cuello, con voz cruda.


—Solo siéntelo, colibrí. Disfruta de los aleteos.

La acumulación se intensificó, cada vez más y más fuerte mientras Haven


movía sus caderas, buscando más fricción. Su cuerpo ansiaba, clamaba por ello,
rogando por más.

Gimiendo, Carmine sacó su boca de su cuello, sus labios encontrando los de


ella mientras su cuerpo se paralizaba antes de entrar en erupción por el placer.
Las ondas de choque se activaron en su interior, por debajo de sus piernas y
hacia arriba a través de su estómago mientras se convulsionaba con su primer
orgasmo. Ella balbuceó, tratando de decir su nombre, pero nada coherente pasó
entre sus labios conectados. La sensación desapareció tan rápido como llegó, la
tensión retrocediendo de sus músculos como una ola.

Grupo Leyendas Oscuras | 247


CAPÍTULO 19

19

Grupo Leyendas Oscuras | 248


Dos de la mañana y Carmine no podía dormir. Se deslizó escaleras abajo,
saltando cuando su padre apareció en la puerta de la cocina. Carmine no
esperaba que nadie estuviera levantado a esta hora, mucho menos él. La mirada
de Vincent siguió a Carmine cuando pasó junto a él para conseguir algo de
beber.

—¿Insomnio?

Carmine se encogió de hombros.

—Se podría decir eso.

—¿Pesadillas otra vez?

—Se podría decir que sí. —A Carmine le molestó que sacara eso, pero podía
ver preocupación genuina en la expresión de su padre. No quería insistir, sin
embargo, por lo que cambió rápidamente de tema.

—Así que, ¿por qué estás levantado?

Vincent suspiró.

—Me voy a Chicago.


—No sabía que tenías que ir este fin de semana.

—Yo tampoco hasta que Sal llamó —dijo—. Se suponía que no volaría de
nuevo hasta el próximo fin de semana, pero el problema con los rusos se está
intensificando.

La frente de Carmine se frunció.

—¿Tiene un problema con los rusos?

—Lo hemos tenido durante un tiempo. Invaden nuestro territorio, que es


algo que no podemos tolerar.

Carmine se sorprendió que le estuviera diciendo tanto. Su padre no era de


los que ofrecía información suplementaria.

Grupo Leyendas Oscuras | 249


—Bueno, buena suerte con eso, supongo.

—Gracias. Estaré de vuelta en la noche del domingo… con suerte. —Él vaciló
como si tuviera algo más que decir, pero finalmente sacudió la cabeza—. Que
tengas un buen fin de semana, hijo.

Vincent salió de la cocina. Carmine se quedó allí, mirando el lugar donde su


padre había estado de pie. Él tomó el último del zumo en el vaso antes de irse
arriba, acostarse silenciosamente y mirar al techo.

Cuando Haven despertó a la mañana siguiente, él envolvió los brazos


alrededor de su cintura.

—Buenos días, bella ragazza. ¿Qué tal si nos vestimos y hacemos algo hoy?

Ella sonrió adormilada.

—¿Cómo qué?
—Lo que quieras —dijo—. Podríamos ir al cine o al parque, tal vez conseguir
algo de cenar.

No tenía ni idea de lo que la gente hacía. Lo más cerca que había estado
alguna vez de una cita fue ir de paseo a por comida rápida de camino para dejar
a alguna chica después del sexo. Él no estaba seguro de que eso incluso se
pudiera contar, teniendo en cuenta que por lo general les hacía comprar sus
propios alimentos.

Una extraña expresión cruzó su rostro.

—¿En público?

Él se echó a reír.

Grupo Leyendas Oscuras | 250


—Sí, en público. Con otras personas a tu alrededor, incluso.

—Uh, está bien. —Ella sonrió con emoción—. Voy a vestirme.

Él la soltó y la observó mientras correteaba alejándose, sorprendido de que


algo tan trivial como una película podría hacerla iluminar tanto.

Carmine se duchó y se cambió de ropa, eligiendo un par de pantalones


vaqueros desteñidos y una camisa de manga larga verde de botones, ya que el
verde era su color favorito. Se arremangó las mangas, sintiéndose sofocado, y se
puso un par de Nikes antes de agarrar sus cosas. Al salir, se dio cuenta que
Haven estaba de pie en la puerta de su habitación, con un par de jeans ajustados
y un jersey azul, inquieta.

—¿Me veo bien?

—Te ves más que bien —dijo, sosteniendo su mano hacia ella.

Conduciéndola abajo, ayudó a Haven a subir en el coche y jugueteó con su


asiento y espejos durante unos pocos minutos. Haven se rio.

—Meticuloso.
Él rodó los ojos y arrancó el coche, explorando las emisoras de radio mientras
Haven miraba por la ventanilla de su lado, con una pequeña sonrisa en sus
labios. Él sostuvo sus manos y conversó sobre nada en particular durante el
viaje. Ella nunca dejaba de sorprenderle con su conocimiento acerca de las cosas
que nunca había experimentado.

Se dirigió directamente a su restaurante mexicano favorito y frenó para


entrar en el estacionamiento hasta que su mirada cayó sobre un coche blanco.
Aceleró de nuevo pasando el lugar, sabiendo que no podía comer allí si Lisa
estaba trabajando. Él se detuvo en un restaurante de carnes a una cuadra de
distancia y apagó el motor cuando Haven se giró hacia él.

—Conocías a alguien allí, ¿no?

Grupo Leyendas Oscuras | 251


Suspiró y se pasó la mano por el cabello.

—Sí. No quiero que pienses que es porque no quiero ser visto contigo,
porque quiero. Es solo, que es Lisa, y ella…

Haven puso el dedo índice sobre sus labios.

—Entiendo.

Ellos rápidamente fueron ubicados en el restaurante, y Haven cogió el menú


laminado, la frente fruncida y los labios en movimiento mientras tanteaba las
palabras. Cuando la camarera vino a tomar sus pedidos, Haven miró a
Carmine, esperando que hablara por ella, pero él solo se sentó pacientemente.

Ella consiguió la indirecta.

—Voy a querer la pechuga de pollo rellena con una ensalada, por favor.

Carmine sonrió.

—Un bistec Nueva York de 12 onzas para mí.


—¿Cómo lo quieres? —preguntó la camarera.

—Poco hecho —dijo—. Apenas cocinado.

Haven miró curiosamente cuando la camarera se alejó.

—No sabía que te gustaba de esa manera. Siempre cocino tu carne bien
hecha.

—Sí, dos cosas en la vida que prefiero sangrienta, mi carne y mis enemigos.

Ella negó.

—Eres demasiado joven para tener enemigos.

Grupo Leyendas Oscuras | 252


—Ojalá —murmuró—. Nací con enemigos. Mi apellido solo me da más de lo
que podría alguna vez ganar.

Solo tomó unos minutos que su comida fuera servida. Carmine esperó que
no estuviera nerviosa ya que a menudo no estaba alrededor de la gente, pero lo
sorprendió otra vez. Se preguntó si alguna vez no lo haría.

Él pagó la cuenta y se dirigieran a la ciudad hacia el cine. Se quedaron fuera


con la multitud esperando, y Carmine tomó la mano de Haven mientras
examinaba la lista de películas.

—¿Qué es lo que quieres ver?

—Realmente no sé mucho acerca de ninguna de ellas.

—Bueno, hay una sobre una estrella de rock drogadicto, una de una familia
con un montón de niños, y una sobre unos niños que son aspirados en un juego.
—Ella lo miró confusa sobre la última, y él se echó a reír—. No preguntes.
También hay alguna película para chicas.

—¿Película para chicas?

—Sí, ya sabes, acaramelados románticos compartiendo tonterías.

Ella se echó a reír.


—Cualquiera de ellas está bien por mí.

La condujo hasta la ventana y compró dos entradas. En el puesto de comida,


compró un refresco y una caja de Sour Patch Kids antes de conducir a Haven
dentro del cine lleno. Ella vaciló, mirando a su alrededor, y cayó en la cuenta de
que esta era su primera vez. Era fácil para él olvidarse a veces que ella era
todavía principiante en el mundo y no había experimentado las cosas que él
daba por sentadas. Le apretó la mano, tratando de ser tranquilizador, y eligió
un asiento cerca de la salida por si acaso ella sentía la necesidad de escapar.

Se relajó mientras apartaba el reposabrazos del camino y la acercó a él. El


cine se terminó de llenar cuando se oscureció significativamente. Haven se
tensó al oír el ruido atronador proveniente de los altavoces pero se relajó de

Grupo Leyendas Oscuras | 253


nuevo en el momento que la película comenzó. Él reventó unos Sour Patch Kids
en su boca y Haven miró los dulces antes de agarrar uno. Su rostro se contrajo
tan pronto como este le golpeó lengua, y él se echó a reír.

—Es acido, ¿eh?

—Sí, pero está bueno.

Ella tomó un par más y vio la película con atención mientras Carmine pasaba
la mayor parte del tiempo centrándose en ella. Compartieron la soda y
comieron los dulces como si para los dos fuera lo máximo, y lo era. Carmine se
los estaba dando, y Haven no tuvo reparos en tomarlos de él.

Él no sintió ninguna ira cuando ella le arrebató un pedazo de caramelo


directamente de su mano, solo el orgullo de que hubiera sido tan valiente. Su
guardia bajó, y poco a poco, Carmine se relajó también.

La tomó de la mano con los créditos finales, y los dos salieran del teatro antes
que todos los demás. Haven conversó entusiasmada durante todo el camino a
casa. No tenía ni idea de lo que estaba hablando, pero él sonrió de todas formas,
su felicidad contenida.
Nueve hombres. Nueve armas. Casi noventa balas. Un camión de reparto
lleno de electrónica.

Así no era como Vincent esperaba pasar su noche del sábado.

Fueron superados en número dos a uno. Una Glock corriente y maloliente


estaba apuntando el pecho de Vincent mientras apartaba la mirada del cañón de
una Beretta. La mano del hombre con la Glock tembló, diciendo a Vincent que
estaba nervioso. Por esa razón, Vincent decidió apuntar el revólver hacia otro.
Si Vincent había aprendido algo, era que un hombre con una mano firme no
titubearía en apretar el gatillo.

Corrado se encontraba a unos metros de distancia, en medio de un


enfrentamiento con Ivan Volkov. Los dos hombres se miraron, ninguno se

Grupo Leyendas Oscuras | 254


movió o habló, con sus armas apuntando a la cabeza de cada uno. Corrado
parecía consciente de todos los demás a su alrededor. Vincent no estaba seguro
de si eso era bueno o malo.

Giovanni se mantuvo firme a pesar de que los hombres armados


descargaban sobre él. El remolque estaba vacío, llenando el estrecho callejón
con humos espesos y asfixiantes. Eso quemó la nariz de Vincent y distorsionó
su visión, pero luchó para mantener su enfoque. Habían sido llamados por Sal
unos minutos antes, diciendo que un camión del equipo de Giovanni había sido
secuestrado en el lado este de la ciudad y robado por matones. Lo habían
rastreado, esperando encontrar a aficionados, pero dieron de cara con los rusos
otra vez.

El hombre con la Glock fue el primero en rajarse. Él bajó su arma y


frenéticamente dio un paso atrás. Sacudiendo la cabeza, sin decir una palabra
salió corriendo del callejón.

Uno a uno se rindieron, su falta de fidelidad asombrosa. Huyeron, dejando a


tres de ellos con un Volkov imperturbable. No había miedo en su expresión,
ninguna preocupación en sus ojos, no era de extrañar que sus hombres
hubieran abandonado sus puestos. No eran nada como los italianos. Si uno de
ellos abandonaba a la famiglia, no viviría para ver otro amanecer.
Después de un momento, Volkov bajó su arma y la guardó en la chaqueta.

—Puedes tener el camión —dijo él, como si simplemente estuviera siendo


amable, dadas las circunstancias.

Trató de alejarse, pero Corrado intervino en su camino.

—La próxima vez que te vea, te mataré.

Volkov se detuvo.

—¿Es una amenaza?

—No, es una garantía.

Grupo Leyendas Oscuras | 255


Un segundo tenso pasó, y luego otro, y otro. Finalmente, la fría cara de
piedra de Volkov parpadeó con la sombra de una sonrisa.

—Espero con interés nuestra próxima reunión, Moretti.

Haven se sentó con las piernas cruzadas en la cama de Carmine, El Jardin


Secreto abierto en su regazo. Carmine paseó por su habitación y pateó un libro
escolar tendido en el suelo, golpeándose un dedo del pie. Gritó mientras se
agarraba el pie y se dejó caer en la cama junto a ella, la sacudida la hizo cambiar
su lugar. Antes de que pudiera acomodarse otra vez, el libro se cerró mientras
Carmine lo quitaba de sus manos. Durante un segundo, la irritación estalló
dentro de ella con la interrupción, pero se desvaneció cuando él puso la cabeza
en su regazo.

Le pasó la mano por su mejilla, mirando hacia él con una sonrisa mientras
hablaba:

—Mi dormitorio necesita una limpieza.

Ella sacudió a ambos con su risa.


—Sí, lo hace.

Haven pasó los dedos por su cabello, y él suspiró contento.

—Mañana. La limpieza puede esperar.

—Estoy deseando que llegue.

Él se rio entre dientes.

—Deberías estar aterrorizada.

Ellos dos se fueron a la deriva en un sueño ligero, pero cuando Haven se


despertó más tarde, estaba sola. Se deslizó fuera de la habitación y se
sorprendió al encontrar la biblioteca vacía, y bajó las escaleras para buscar a

Grupo Leyendas Oscuras | 256


Carmine.

La casa estaba extrañamente silenciosa, pero en el primer piso, oyó el débil


sonido de la música, una inquietante y oscura melodía mezclada con tristeza.
Caminó lentamente hacia la sala familiar, detectando a Carmine sentado en el
piano. Su postura coincidiendo con la canción, su cuerpo colapsando sobre sí
mismo, y la música se hizo más fuerte cuando furiosamente pulsó las teclas.

Haven se sentó en la entrada y se apoyó contra la pared en las sombras,


mirándolo tocar en un trance. Estaba hipnotizada oyendo tanta emoción
brotando de sus dedos. Era la misma melodía en un continuo bucle, tan pronto
como lo terminaba, lo empezaba de nuevo.

Ella lo reconoció. Aunque diferente en el tono, las notas más fuertes y fluidas
en el piano, era lo mismo que tocaba en su guitarra por la noche.

Sus párpados se volvieron pesados mientras escuchaba, pero luchó con el


sueño, cautivada por la música. Con el tiempo perdió la batalla, y lo siguiente
que supo era que estaba siendo sacudida. Sus ojos se abrieron de golpe,
sobresaltada cuando su mirada se posó en Carmine. Estaban en el segundo
piso, y ella estaba acunada en sus brazos. Le dio una mirada de disculpa,
esperando que no estuviera molesto por haberlo espiado, pero él simplemente
sonrió.
—Tenemos camas, tesoro. No tienes que dormir en el suelo.

Grupo Leyendas Oscuras | 257


CAPÍTULO 20

20

Grupo Leyendas Oscuras | 258


Haven estaba en la puerta de la habitación de Carmine, agotada por el sueño
estropeado y deseando nada más que tomar una siesta, pero cosas mucho más
urgentes necesitaban ser tratadas.

Escaneado el desastre, Haven contempla por dónde empezar.

—Mira, no tengo ni idea de lo que encontraras —dijo Carmine—. Pediré


disculpas de antemano por todo, así no tengo que seguir diciendo eso a medida
que avanzamos.

Se acercó a su ropa sucia y las arrojó en su cesto mientras Haven


tentativamente se abría camino por la habitación.

—¿No quieres separarlas? —preguntó ella.

Se quedó inmóvil, con un par de pantalones.

—¿Separarlas cómo?

—Un montón de ropa blanca y un montón de color funcionará.


—Sí, señora. —Él le dio un saludo. Su sonrisa se desintegró, y suspiró al ver
su expresión caída—. Estoy bromeando. Puedo manejar la separación de la
ropa… olvidé que tenía que hacerlo.

Llevó la ropa de vuelta fuera de la canasta e hizo dos montones mientras


Haven recogía sus libros de texto. Los puso sobre su escritorio y movió los
montones de papel para organizarse un poco.

—Entonces, eh… —Carmine levantó una camisa blanca con rayas de color
azul marino—. ¿Considerarías esto de color o blanco?

—Color —dijo, mirando los montones—. Esa camisa blanca con el diseño
verde es de color también.

Grupo Leyendas Oscuras | 259


Carmine recogió la camisa y la arrojó en el otro montón.

—¿Cómo lo sabes?

—La etiqueta dice no utilizar ningún blanqueador.

—¿Lees mis etiquetas? —Su voz fue seria, como si estuvieran discutiendo
algo escandaloso.

Ella sonrió.

—Sí, las leo cuando lavo tu ropa.

—¿Y te acuerdas de eso?

—Por supuesto.

—Bueno, no me dijiste que leyeras las etiquetas.

Haven contuvo su risa, sabiendo que solamente haría empeorar su irritación.


Cuando Carmine terminó de separar la ropa, ella llevó el cesto de la ropa blanca
a la planta baja para iniciar la carga. Sacó un par de cosas que obviamente no
eran blancas y las puso a un lado para lavar con la siguiente carga, pues no
quería que fuera un gran problema.
Arrastró el cesto vacío a la habitación de Carmine y lo encontró tirado sobre
su estómago en la cama. Ella miró hacia su espalda, hipnotizada por sus
músculos esculpidos y la forma en que sus tatuajes se destacaban
prominentemente en su piel. Se dio la vuelta para mirarla y sonrió
perezosamente.

—Pierdo. Esta mierda es dura.

Todo lo que había hecho era clasificar la ropa, y había hecho un muy mal
trabajo en eso.

—Es fácil para mí.

Él rodó los ojos mientras recogía la segunda carga de ropa.

Grupo Leyendas Oscuras | 260


Retiró un par de CDs mientras ella desnudaba su cama.

Él se tomó un descanso. Ella fue a buscar ropa de cama limpia.

Él puso un poco de música. Ella hizo su cama.

Él se dejó caer en su escritorio mientras ella caminaba por la habitación,


agarrando las cosas al azar y poniéndolas donde asumía que iban. Carmine la
observó con atención, la atención haciéndola más consiente de cada
movimiento. No le importaba que él no fuera de mucha ayuda, considerando
que iba a hacer un mejor trabajo por su cuenta, pero su mirada la ponía
nerviosa. De vez en cuando, él rechinaba los dientes, tratando de contener su
irritación cuando le tocaba ciertas cosas.

El suelo estuvo despejado después de poco tiempo, todo excepto por el borde
de un libro sobresaliendo de debajo de su cama. Se arrodilló, sorprendida por lo
desordenado que estaba ahí abajo. Sacó libros y revistas, así como algunas
películas. Algunas cajas de zapatos estaban almacenadas allí, pero no las tocó.
Puso el edredón hacia abajo y echó un vistazo al montón, jadeando cuando vio
a la mujer desnuda en la portada de uno de los estuches de DVD. Lo cubrió,
pero no fue lo suficientemente rápida —Carmine ya lo había visto.
—Sabía que ibas a encontrar el porno. —Se rio, agarrándolo—. ¿Quieres
verlo?

Había un brillo malicioso en sus ojos. Ella sacudió la cabeza con vehemencia,
y él arrojó el DVD en un cajón de su escritorio mientras ella recogía un paquete
de fotos. Carmine señaló hacia un cajón para mostrarle dónde iban.

—Puedes mirarlas si quieres. Estoy bastante seguro de que todo el mundo


tiene la ropa puesta, pero no prometo nada.

Le guiñó un ojo juguetonamente mientras sacaba las fotos. Las pasó y sonrió
ante las caras conocidas, sorprendida de ver a Nicholas en algunas de ellas.
Todos se veían jóvenes y felices, pero en la mayoría de ellas algo estaba fuera de
lugar en Carmine. Sus ojos estaban apagados, le faltaba la chispa a la que estaba

Grupo Leyendas Oscuras | 261


acostumbrada. Era evidente que había estado roto en aquel entonces, las
imágenes contaban una historia sin palabras que podían hacer justicia.

Abrió el cajón donde le había dicho que iban y se congeló. Situada encima de
todo estaba un pequeño muñeco hecho de cuerda oscura, no más que de unos
pocos centímetros de altura. Tenía el pelo corto, hecho de lana, las ropas de
fieltro pegadas al cuerpo de lo que claramente era un niño pequeño. Se
preguntó por qué Carmine tendría semejante cosa, mientras agarraba el
pequeño muñeco, con cuidando de no dañarlo.

Le dolía el pecho mientras lo miraba, recordando una vez hace mucho


tiempo, cuando había visto uno similar. Era joven, cinco o seis años, mientras
corría por el patio de la hacienda Antonelli. Sus pies descalzos levantaron polvo
mientras su risa resonó, fuerte y feliz al igual que las campanas de las iglesias
débiles que se podían oír en las mañanas de domingo. La pequeña muñeca
estaba aferrada con fuerza en su mano, el hilo largo y castaño fluyendo en el
viento mientras Haven corría hacia los establos.

—¡Mamá! —gritó—. ¡Mira, mamá!

Su madre suspiró cuando se dio la vuelta, con el rostro empapado de sudor.

—Estoy ocupada, Haven.


—Mira, mamá —dijo de nuevo, deteniéndose fuera del compartimiento
donde su madre estaba de pie con el caballo. Haven levantó la muñeca, riendo
de todo corazón. Nunca se había sentido tan feliz en su vida—. ¡Soy yo!

Los ojos de su madre se abrieron con pánico al ver el juguete.

—¿De dónde sacaste eso? Tienes que devolverla.

—No, mamá.

Su madre salió de la cabina y trató de tomar la muñeca.

—Dámelo. Lo sabes muy bien.

—No.

Grupo Leyendas Oscuras | 262


—¡Haven Isadora, dámela ahora mismo!

La sostuvo detrás de ella, sacudiendo la cabeza violentamente. Ya no estaba


alegre. Ahora estaba molesta. Nunca antes había tenido un juguete, y nadie le
iba a quitar éste, ni siquiera su madre.

—¡No, es mía! ¡Mía! ¡Ella me lo dio! ¡No tú!

—¿Quién te la dio?

—Mi ángel, mamá. ¡Ella me dio un regalo!

Su ángel. Haven había soñado con ella durante años, la mujer hermosa de
blanco que brillaba bajo el sol caliente del desierto. Se esforzó por evocar su
imagen de nuevo cuando una garganta se aclaró cerca, sacando a Haven de sus
pensamientos. Levantó la mirada, viendo a Carmine justo a su lado.

Dejó la muñeca y cerró el cajón.

—Lo siento. No tendría que haber tocado tus cosas.

Él se quedó en silencio mientras ella se ponía cada vez más nerviosa. Se


mordió el labio inferior, temerosa de su reacción. Su mano salió disparada hacia
ella bruscamente. Se estremeció, pero él se limitó a rozar sus dedos a través de
su boca, tirando de su labio de entre sus dientes.

—Te harás sangrar si sigues haciendo esa mierda —dijo mientras volvía a
abrir el cajón—. Mi madre solía hacer estos muñecos para los niños que acudían
al centro donde trabajaba. La mayoría de ellos andaban mucho por allí, por lo
que no tenían mucho. Ella decía que las muñecas eran fáciles de conservar ya
que son pequeñas.

Fáciles de ocultar, también. Haven había conservado la muñeca escondida


durante años sin el conocimiento de su amo.

—Ella siempre pensó que ser discretos era lo mejor.

Grupo Leyendas Oscuras | 263


—Tiene razón —dijo Haven—. Lo es.

Suspiró, mirando la pequeña muñeca.

—Hace unos meses, habría estado en desacuerdo con eso.

—¿Y ahora?

Cerró el cajón de nuevo.

—Todo es diferente ahora.


CAPÍTULO 21

21

Grupo Leyendas Oscuras | 264


Haven yacía atravesada en su cama, agarrando un lápiz fuertemente
mientras dibujaba en el papel sobre una pila en frente de ella. Hizo una pausa,
observando las líneas grises, antes de hacerlo una pelota y arrojarlo al suelo.

Había estado trabajando durante horas, el suelo cubierto de bolas de papel


blanco. Se sentía culpable por gastar tanto. El papel era hecho de la madera, y
aunque no había una escasez de árboles en Durante, no debían darse por
sentado. Los árboles vivían y respiraban, perdurando tanto y aun
sobreviviendo, creciendo más fuertes y más grandes sin importar las
condiciones.

¿Era tonto pensar tan bien de la naturaleza?

Dejó el lápiz a un lado y recogió los pedazos de papel arrugados, tirándolos a


la basura antes de dirigirse a la planta baja. Era un viernes a mediados de
diciembre, el último día de la escuela de Carmine antes de las vacaciones de
invierno. La Navidad se acercaba rápidamente, y todo en lo que Haven podía
pensar era en su madre en Blackburn. Recordó la mirada en sus ojos mientras se
sentaba en los establos y miraba al rancho decorado con luces, deseando ser
parte de algo más grande. Ella nunca lo admitiría, pero en Navidad, su madre
no quería estar en el exterior mirando hacia adentro.
Haven conocía la sensación muy bien, y ahora estaba desgarrada —triste por
no estar con su madre, pero emocionada por ser parte de todo esto.

Los DeMarcos no adornaban mucho, excepto por un árbol falso endeble de


una caja, pero Haven ayudó a Carmine con las cadenas de luces. Algunos
adornos de colores se habían añadido en los días que siguieron, y Tess colgó el
muérdago en la puerta.

La presencia del Dr. DeMarco había sido escasa durante las últimas semanas.
La mayoría de las noches no llegaba a casa hasta después de que el sol había
salido y solo se tomaba el tiempo suficiente para ducharse y cambiarse de ropa.
Haven no preguntó nada, pero le pareció extraño que él la dejara por su cuenta
tanto tiempo.

Grupo Leyendas Oscuras | 265


¿Él finalmente cree que no trataría de huir de nuevo?

Todavía cocinaba todas las noches, a pesar de que el Dr. DeMarco por lo
general no estaba cerca para eso, y comenzó a comer en la mesa con la familia.
Las noches que el Dr. DeMarco llegaba a casa nunca la reconocía. De vez en
cuando lo atrapaba dándole miradas incómodas, como si se estuviera
preparando para que sucediera algo que nunca pasaba.

Haven había agarrado un refresco de la cocina y tomaba un sorbo cuando un


coche se detuvo delante. El familiar Mercedes estacionó cerca del porche, y el
Dr. DeMarco se dirigió directamente a la casa. Su voz se filtró en el interior al
entrar en el vestíbulo, su teléfono en la oreja. Se quitó la chaqueta, y sus ojos se
posaron sobre ella. Su mirada se detuvo allí mientras puso fin a la llamada.

—¿Puedes ir a mi oficina? Subiré en un momento.

Lo planteó como una pregunta, pero no era negociable. Nerviosa, se dirigió a


su despacho y se sentó en la silla frente a su escritorio. La habitación estaba en
silencio, excepto por el tictac del reloj en la pared detrás de ella, y le pareció una
eternidad antes de que oyera sus pasos en la escalera. El corazón le latía de
manera irregular mientras se acercaba, y contuvo la respiración por instinto
cuando el Dr. DeMarco entró.
Se detuvo frente a ella, sosteniendo un largo hisopo y un recipiente de
plástico. Sus rodillas sonaron fuertemente mientras se agachaba frente a ella, el
sonido áspero haciéndole hacer una mueca de dolor.

Ella lo miró con recelo mientras él sonreía, había algo raro en su expresión.
Había un deje de preocupación, tal vez incluso un poco de molestias, pero fue
sobre todo la tristeza, lo que la sorprendió. Ella lo miró fijamente,
preguntándose qué le hizo de esa manera, pero no podía preguntar. No era su
lugar.

—Abre la boca —le ordenó.

Accedió, y él pasó el hisopo por el interior de su mejilla. Se puso de pie


cuando terminó de colocar el hisopo en el recipiente mientras se apoyaba en su

Grupo Leyendas Oscuras | 266


escritorio.

—No te ves…

Sus palabras se cortaron abruptamente cuando su teléfono sonó. El Dr.


DeMarco cerró los ojos.

—Puedes retirarte, niña.

Haven se fue directa a la sala de estar, sentándose en el sofá y con nostalgia


miraba el árbol endeble. Los chicos llegaron a casa de la escuela, sus voces
animadas resonaban a través de la casa. Sus ojos se posaron en Carmine, y él le
guiñó un ojo mientras se sentaba en una silla al otro lado de la habitación.
Dominic sonrió y se dejó caer a su lado, tan cerca que casi cayó en su regazo.
Arrojó su brazo sobre su hombro.

—¿Qué pasa, Pies Ligeros? ¿Me extrañaste mientras estaba en la escuela?

—Uh, sí —dijo ella—. Supongo.


Carmine le lanzó una mirada de fastidio, y Dominic se rio, fingiendo
susurrar.

—Creo que mi hermano es un poquito celoso.

Haven oyó pasos que se acercaban por las escaleras y fue a apartarse, pero
Dominic se aferró a ella. El Dr. DeMarco entró en la habitación, con el ceño
fruncido cuando los miró.

—No dejes que Tess te vea. Empezarás una guerra, y odiaría intervenir.

Dominic se rio.

—¿De qué lado estarías?

Grupo Leyendas Oscuras | 267


—Yo no he dicho nada acerca de tomar un lado. Tengo una política de
permanecer neutral.

—Está bien, pero vamos a decir que apostamos —dijo Dominic—. ¿En quién
pondrías el dinero?

El Dr. DeMarco suspiró.

—¿Me estás preguntando quién creo que ganaría en una pelea?

—Sí, supongo que sí.

Carmine se quejó al otro lado de la habitación.

—Bueno, Tess es buena en los golpes bajos, pero la chica tiene un don para la
supervivencia. Ella no está indefensa, tampoco, como Squint puede dar fe. Tess
está acostumbrada a tener ayuda, mientras que la chica está acostumbrada a
caminar por ahí penosamente sola. Uno a uno, tengo que decir que ella le
ganaría a Tess fácilmente. —Los Ojos de Haven se abrieron, sorprendida de que
dijera eso—. Pero no se lo digas a Tess. Podría tratar de demostrar que estoy
equivocado.

—No le diría eso a Tess si mi vida dependiera de ello —dijo Dominic—.


Patearía mi culo.
—Ella probablemente puede ganarte, también —dijo el Dr. DeMarco—. Sé
que la chica podría.

Las mejillas de Haven enrojecieron cuando la miraron.

—Uh, yo no sé nada de eso, señor.

—No te subestimes a ti misma. Desde luego, yo no lo hago. —Haven se


quedó mirándolo, sin saber a qué se refería, pero él miró hacia otro lado sin dar
más detalles—. Tengo cosas que hacer, así que probablemente no llegaré a casa
hasta mañana. Que tengáis una buena noche.

Salió y un incómodo silencio persistió en su estela.

—Eso fue jodidamente raro —dijo Carmine antes de volverse hacia su

Grupo Leyendas Oscuras | 268


hermano—. Y quita tu maldito brazo de mi chica antes de que te lo rompa.

Dominic se inclinó hacia ella de nuevo.

—Te dije que estaba celoso.

—Lo que sea —dijo Carmine—. Y ¿qué te pasa? ¿Quién ganaría en una
pelea? ¿Qué clase de pregunta es esa?

—Una muy buena —dijo Dominic—. Pero ¿por qué estás enfadado? Escogió
a tu chica, no a la mía.

Más tarde esa noche estaban escuchando música, cuando Carmine dejó
escapar algo que atrapó a Haven con la guardia baja.

—¿Qué es lo que quieres para Navidad?

¿Qué quería? Nunca había pensado en eso.

—No espero nada.

—Bueno, vas a estar recibiendo algo.


—Pero yo no te puedo dar un regalo.

—Ya me diste mi presente, Haven. Tú. El mejor regalo sin duda.

Ella suspiró cuando él se acostó a su lado.

—Todavía me gustaría poder comprarte algo.

—No necesito nada —dijo—: pero habrá muchos días festivos más en el
futuro para que puedas echarme a perder.

La esperanza aumentó en ella. Navidades. Presentes. Un futuro. Todo era


demasiado para comprender.

—¿Tenéis grandes celebraciones?

Grupo Leyendas Oscuras | 269


—Solíamos hacerlo cuando era joven, pero ahora solo somos nosotros. Mi tía
Celia siempre viene durante unos días. Aparte de ella y de su marido, no
tenemos ningún familiar. Mi abuelo está muerto, y no vemos a mi abuela. Tiene
demencia o algo así. Realmente no lo sé.

—¿Y la familia de tu madre?

Él se quedó callado. Se preguntó si había hecho la pregunta equivocada, pero


finalmente habló con una voz suave.

—No conozco ninguna. Ella emigró aquí.

—¿Has pensado en buscarlos?

—No —dijo—. Ellos nunca vinieron a buscar a mi madre, nunca se


preguntaron qué pasó con ella, así que, ¿por qué debería preocuparme por
ellos? Diablos, ni sabía que ella nació en Irlanda hasta que vi un montón de
papeles del gobierno en la oficina de mi padre hace unos años.

—¿Te entristece no tener una gran familia?

Él se encogió de hombros.

—Realmente no pienso en ello. Me imagino que tengo suficiente.


—Solía soñar con tener una gran familia —dijo Haven—. Solía fingir que
tenía una. Mamá dijo que siempre estaba teniendo conversaciones con personas
imaginarias. Solía hablar incluso de un ángel.

—¿Cómo con alas y un halo y esa mierda?

—Ese tipo de ángel, sí, pero ella no tenía nada de eso —dijo—. Mamá dijo
que los ángeles velaban por mí y algún día yo sería uno, así que me los
imaginaba como personas. Mi ángel me habló de la vida. Ella me dijo que podía
ser libre como ella cuando creciera y tendría todo lo que quisiera. Supongo que
no quería aplastarme con la verdad.

Carmine la acercó más a él, enterrando la cara en su cabello. A pesar de ser


temprano, Haven estaba exhausta. Estaba a punto de quedarse dormida cuando

Grupo Leyendas Oscuras | 270


oyó la voz tranquila de Carmine.

—Tú puedes tener una familia grande, colibrí. Ella no te estaba mintiendo.
CAPÍTULO 22

22

Grupo Leyendas Oscuras | 271


Cuando era niño, la Navidad había sido la época favorita de Carmine en el
año. Le encantaba todo lo relacionado con las vacaciones —ver Rudolph & Frosty
y It’s a Wonderfull Life, cantar villancicos y tocar Jingle Bells en el piano.
Mágico era la única manera con la que Carmine podría describirlo, pero incluso
esa palabra no le hacía justicia a la experiencia.

Después de que su madre murió, sin embargo, eso cambió. Perdió el interés
en la mayoría de las cosas de la vida, pero especialmente en los días festivos. La
Navidad le recordaba a ella, y lo único que sentía después de que se había ido
era dolor.

Ahora era la víspera de Navidad, y la semana pasada Carmine había visto a


Haven entrar en el espíritu de las fiestas. No había visto tanto entusiasmo por
ella desde la última Navidad con su madre. Una parte de él todavía quería
olvidarlo todo, empujarlo a un lado e irse de nuevo a su agujero, pero gran
parte de él no podía dejar de estar feliz. Por fin había encontrado su luz en la
oscuridad, la chispa que se había apagado cuando su madre murió había
revivido por Haven.

Pero Carmine temía que la luz se apartara de él otra vez.


Los nervios de Carmine estaban de punta mientras tamborileaba sus dedos
sobre el brazo del sofá, mirando constantemente el reloj, apenas capaz de
prestar atención a la televisión. Después de unos veinte minutos, un coche se
detuvo en la parte delantera, y por el rabillo del ojo, pudo ver a Haven ponerse
rígida. La puerta principal se abrió y la voz de Vincent rebotó por toda la casa,
seguida de suaves risas femeninas.

La tía Celia.

Dominic se levantó, levantando a Celia para hacerla girar alrededor. Ella


echó un vistazo a Carmine una vez que Dominic la puso de vuelta sobre sus
pies.

—Te ves más como ella cada vez que te veo, chico.

Grupo Leyendas Oscuras | 272


Ella no tenía que especificar —Carmine sabía a qué se refería. Él la abrazó,
sin molestarse en responder. Era la verdad, y Celia era la única persona que no
tenía miedo de hablar con él acerca de su madre.

Celia se apartó.

—¿Te has portado bien?

—No he fumado nada últimamente, si eso cuenta.

—Es un comienzo.

Vincent se aclaró la garganta, sus ojos se centraron en Haven de pie delante


del sofá. Ella miró al suelo mientras movía sus uñas. El ver en su mirada tanto
miedo le sacudió el corazón a Carmine.

Celia se acercó a ella.

—¿Haven?

—Sí, señora.

—He oído hablar mucho de ti —dijo Celia—. Es un placer conocerte.

La voz de Haven era apenas audible.


—A usted también, señora Moretti.

—Llámame Celia, querida. La señora Moretti es mi suegra y bastante


malvada la bruja es.

Los ojos de Haven se ampliaron cuando Vincent se echó a reír, pero él negó
con la cabeza, nada interesado en compartir lo que encontraba divertido.
Compartió una mirada de complicidad con Celia, la comisura de sus labios aun
luchando por subir.

—De todos modos, tengo hambre y estoy agotada de viajar —dijo Celia—,
así que no esperéis que sea buena compañía esta noche.

Los ojos de Haven se clavaron en el reloj.

Grupo Leyendas Oscuras | 273


—Debería hacer la cena.

Ella comenzó a salir de la habitación, pero Vincent se puso delante suyo. Una
mirada de miedo cruzó su cara mientras se quedaba sin aliento, y él levantó las
manos cuando ella retrocedió.

Fue como un choque de trenes. Por mucho que Carmine lo odiara, no podía
hacer nada más que mirar cómo se desarrollaba.

—Relájate, hija —dijo Vincent—. Iba a decirte que no te preocupes por


cocinar.

Haven envolvió sus brazos alrededor de su pecho.

—¿Puedo ser excusada entonces, maes… eh, señor?

Carmine se encogió ante el intercambio.

—Sí, estás escusada. —Haven salió corriendo de la habitación antes de que


las palabras estuvieran completamente fuera de su boca, y él negó con la
cabeza—. Debí haberlo imaginado.

—No podrías haberlo sabido —dijo Celia—. Ni me pasó por la mente.

Carmine los observó con suspicacia.


—¿No podrías haber sabido qué?

Una pequeña oleada de pánico recorrió a Carmine cuando su tía dejó escapar
una risa sorprendida. Ella podía leerlo fácilmente, y él no había considerado eso
de antemano.

—No importa —dijo Vincent, dándose la vuelta—. Nos encargaremos de la


chica más tarde.

Carmine no vio a Haven de nuevo esa noche. Pasó mucho tiempo en la


biblioteca con la esperanza de que ella surgiera allí, pero amaneció sin rastro de
ella. Renunciando, bajó las escaleras y se sentó al piano, rozando con sus dedos
las teclas en la oscuridad antes de lograr las primeras notas de Moonlight
Sonata. Tocó durante unos minutos, los tonos suaves tragándolo entero hasta

Grupo Leyendas Oscuras | 274


que una tabla del suelo crujió detrás de él.

Cortando a media nota, se dio la vuelta para ver a Haven. Su pelo salvaje
caía suelto, enmarcando un rostro agotado y solemne. Acarició la banqueta del
piano, invitándola a unirse a él, y ella se sentó.

—Realmente tocas muy bien. —Ella miró las teclas mientras él tocaba de
nuevo, retomando en la misma nota que había dejado—. ¿Es esa la única
canción que sabes?

Él dejó Moonlight Sonata.

—Sé un poco más. No tan bien como esa, pero puedo tocar un poco de las
demás.

—¿Son todas tristes?

—No.

—¿Puedes tocar algo feliz para mí?

Una súbita oleada de irritación le traspasó ante su petición, pero él luchó de


nuevo, sabiendo que necesitaba controlar su temperamento con ella. Tocó más o
menos ‘Jingle Bells’, solo recordando vagamente las teclas correctas.
Fascinados, los ojos de Haven brillaban mientras observaba sus dedos.

La sala quedó en silencio cuando terminó la canción.

—Feliz Navidad, ragazza bella.

Ella sonrió, susurrando:

—Feliz Navidad. —De espaldas a él. Él la miró a los ojos y se inclinó para
besarla justo cuando una garganta se aclaró dramáticamente detrás de ellos. Él
se retiró rápidamente. Malditamente cerca.

—¿Interrumpo? —preguntó Celia, la sonrisa en sus labios diciéndole a


Carmine que sabía que lo hacía. Él empezó a hablar, pero Haven salió corriendo
de la habitación antes de que pudiera decir nada. Suspiró mientras desaparecía,

Grupo Leyendas Oscuras | 275


y Celia se sentó junto a él en el banquillo—. Tan talentoso.

Él rodó los ojos.

—Arruiné la canción. No he tratado de tocarla en años.

—Haven pensó que la tocaste muy bien.

—Eso es porque ella nunca la ha oído antes. Pensó que mis cagadas fueron
intencionadas.

—Estás siendo autocrítico. Tu madre siempre estuvo orgullosa de su


pequeño Mozart.

Él no respondió. Ella sabía que no lo haría, sin embargo. Nunca lo hacía.

—Ella me reconoce —dijo Celia—. De eso es de lo que hablábamos tu padre y


yo. Me vio cuando visité Blackburn.

Carmine se quedó quieto mientras eso se hundía en él.

—¿Alguna vez pensaste en ayudarla cuando estuviste allí?

—Créeme, chico. Quería. Hablé con Corrado de ello, pero estaba fuera de mis
manos. Son sus negocios y…
—Sí, sí, sí —la cortó—. Mantén negocios y cosas personales aparte, el código
de conducta, y toda esa mierda. He oído todo esto antes.

—Veo que has estado hablando con Salvatore —dijo ella—. De todos modos,
si me disculpas, hay una chica escondida en algún lugar con la que debería
tener una charla.

Grupo Leyendas Oscuras | 276


CAPÍTULO 23

23

Grupo Leyendas Oscuras | 277


Haven se sentó en el borde de la cama, sintiéndose fuera de lugar. Nunca
había hablado con Celia antes de ayer por la noche, solo la había visto de
pasada, pero su presencia hizo esos dos mundos converger. Su antigua vida, el
de dolor, mezclándose con su nueva vida, donde finalmente había empezado a
sentirse cómoda.

La ponía nerviosa. Quería que la sensación desapareciera.

Hubo un ligero golpe en la puerta. Su estómago se sentía mareado mientras


agarraba el pomo con una sudorosa palma. La abrió lentamente, se alarmó al
ver a Celia.

—¿Puedo hablar contigo?

Haven asintió. Celia se sentó en la cama, y Haven trató de detener sus manos
temblando cuando se sentó a su lado.

—Quería contarte una historia. ¿Estarías en contra de eso?

¿Una historia?

—No, señora.
—En los años setenta, cuando tenía alrededor de once años, una guerra
clandestina se explotó entre, eh, grupos. Casas de seguridad se establecieron en
todo el país para que los hombres consiguieran a sus familias fuera de la línea
de fuego. Este lugar era uno de ellos, que fue donde mi padre nos envió.
También sucede que es donde nos encontramos con mi marido, Corrado, y su
hermana, Katrina. Nuestros padres eran amigos. A Vincent y a mí nunca nos
gustó Katrina. Es una imbécil malvada que obtiene placer de las personas que
sufren. Estoy segura que lo sabes.

Haven asintió. Era cierto.

—Corrado era lo contrario de su hermana. Se quedó fuera del camino y se


mantiene a sí mismo. Un día estábamos todos junto al arroyo, y Katrina me

Grupo Leyendas Oscuras | 278


estaba tirando piedras. Corrado solo se quedó allí y miró. Pensamos que era
una presa fácil. Vincent no lo permitiría, sin embargo, y arrojó una piedra a su
vez. La golpeó en la cara y le dejó un gran moratón.

A su pesar, Haven sonrió.

—Katrina se chivó y mi madre estaba a punto de azotar a Vincent cuando


Corrado habló de la nada. Ese niño no había dicho ni una palabra durante días,
y la primera vez que abría la boca, hablaba con mucha autoridad. Él dijo, 'No
debería pegarle.’ Dijo que una persona no debería ser castigada por defender a
su familia. Mi madre se sorprendió tanto que dejó ir a Vincent.

Celia se rio para sus adentros.

—Ese es mi marido. Cuando habla, la gente escucha. —Hizo una pausa—.


Estás probablemente preguntándote a dónde voy con esto.

—Sí, señora.

—Solo quiero que sepas que no soy como la gente en Blackburn… mi marido
no es como ellos. Nosotros también tratamos con gente que no queremos. Es
algo que entiendes cuando te involucras con un hombre en esta vida. Hacen
cosas horribles, cosas que la mayoría de las mujeres se avergonzarían que sus
maridos hagan, pero sabemos que está arraigado en ellos, así como las cosas
están arraigadas en nosotros. He aceptado a Corrado por quién es, como estoy
segura que aceptas Carmine, mala actitud y todo.

Haven se alarmó ante la mención de Carmine y trató de mantener su


expresión en blanco.

—Acepto a ambos chicos de DeMarco.

Celia sonrió.

—Estoy segura de que sí, Haven. No me preocupo por Dominic. A pesar de


todo, él está bastante bien ajustado, pero Carmine es único. Tiene un alma gentil
debajo de esa armadura fea que lleva, y es agradable que alguien finalmente
rompa a través de ella.

Grupo Leyendas Oscuras | 279


El corazón le latía frenéticamente.

—Él es… —Ella no sabía qué decir—… diferente.

—Sí, lo es —dijo ella—. Aunque creo que lo que quieres decir con eso no es lo
mismo que yo quiero decir. Pero, de todos modos, creo que deberías empezar la
cena.

Haven saltó, habiendo olvidado la cena. Fue la razón por la que había ido
abajo tan temprano en primer lugar.

—¡Oh no, debería haberla hecho ya!

—Relájate. La cena de Navidad es mi trabajo. Pienso con mucha ilusión en


ello cada año. Tu trabajo es disfrutar hoy.

Después que Celia se fuera, Haven se dirigió a la puerta cuando Carmine


irrumpió en la habitación, con un pequeño presente. Se dirigió directamente
hacia ella, sin ninguna vacilación en sus pasos. La tomó desprevenida, y ella se
apartó, el dorso de las rodillas golpeando la cama.
Se detuvo frente a ella, forzando el regalo en su mano temblorosa.

—Ábrelo.

Era difícil para ella encontrar un lugar para comenzar, ya que había utilizado
un montón de cinta, pero se las arregló para romper una esquina. Después de
que el papel estuviera fuera, se quedó mirando el grueso libro azul con
DICCIONARIO MERRIAN-WEBSTER’S DE TESAURO escrito en la portada.

—¿Esto es para mí?

—Sí —dijo—. Recuerdo que dijiste que necesitabas un diccionario de


sinónimos. Y sé que estabas bromeando, pero pensé, ya sabes… podría ser útil o
lo que sea. —Suspiró—. Soy muy malo en esto de los regalos.

Grupo Leyendas Oscuras | 280


Ella lo miró fijamente mientras divagaba, dándose cuenta de que estaba
nervioso.

—Gracias.

—No es lo que me gustaría poderte dar…

—Es muy bueno, Carmine.

Ella caminó hacia el otro lado de la cama y brevemente examinó lo que


estaba haciendo, pero él se había metido ahí y ella quería hacer lo mismo.

—Dibujé algo para ti.

Una sonrisa se extendió en su rostro.

—Pensé que se te olvidó nuestro trato.

—Nunca me olvido de las cosas.

Él se rio entre dientes, todo rastro de nerviosismo desapareció, a pesar de


que los suyos se habían disparado.

—Lo tendré en mente más tarde cuando la cagues.


Abriendo un cajón en el estante, sacó un pedazo de papel y lo sostuvo para
que no pudiera verlo.

—Es, uh… no es muy bueno.

Le tendió la mano.

—Estoy seguro que es maravilloso.

Resignada ya que era demasiado tarde para echarse atrás, Haven le entregó
el dibujo. Tragó unas cuantas veces, tratando de hacer retroceder sus nervios
mientras se sentaba a su lado. Además de su madre, nadie había visto nunca
cualquier cosa que ella hizo. El silencio de Carmine cuando miró fijamente el
dibujo la puso nerviosa.

Grupo Leyendas Oscuras | 281


—Te dije que no era bueno.

—¡Tesoro, esto es increíble! Estoy sin palabras, y, ¿piensas que es horrible?

Echó un vistazo a la imagen en su mano. Aunque nunca había visto uno en


persona, había admirado un colibrí en un libro en la biblioteca. Era el único
boceto que había hecho que se parecía justo a ella.

—¿En serio?

Él se echó a reír.

—Sí, la verdad. Es la mejor cosa que alguien haya hecho por mí. Te dije lo
que quería para Navidad, y me lo has dado. Esto es hermoso. Eres hermosa,
colibri.

Haven se quedó paralizada en la sala de estar mientras miraba por la


ventana. El patio trasero estaba envuelto en una fina capa blanca, gruesas
escamas continuaban cayendo del cielo como confeti.
—No conseguimos mucha nieve por aquí —dijo Carmine—. Nunca dura
mucho tiempo, pero es agradable.

Para ella, agradable no comenzaba a cubrirlo. Era hermoso. Se acercó a la


ventana y presionó la mano contra el cristal helado, su estómago revoloteaba
mientras sus ojos ardían con lágrimas. Pensó en su madre entonces, la visión de
su baile en la nieve. Era su lugar feliz, el lugar al que iba cuando había soñado.
Haven lo entendió ahora. Anhelaba ir allí, también.

Hubo un carraspeo detrás de ella, y se volvió para ver que todos se habían
reunido. Docenas de regalos de todas las formas y tamaños acurrucados bajo el
falso árbol, decorados en papel brillante con grandes lazos. Haven se sentó en el
sofá, sus nervios quemaban mientras los miraba fijamente. Carmine vaciló, pero

Grupo Leyendas Oscuras | 282


se sentó a su lado.

El Dr. DeMarco repartió los regalos y Haven se quedó atónita cuando dejó
dos delante de ella. El nombre de Dominic estaba escrito en el de arriba, y echó
un vistazo al segundo para ver una desconocida escritura a mano.

—Celia —dijo Carmine, al mismo tiempo que Haven leía el nombre en la


etiqueta.

El regalo de Dominic estaba lleno de artículos de arte, pinturas, papel y


marcadores, mientras que la caja de Celia contenía un marco vacío. Abrumada
por su generosidad, Haven no pudo hacer nada más que susurrar su
agradecimiento. Se sentía casi normal mientras observaba a los demás con sus
regalos, como si fuera simplemente una chica que disfrutaba de las pequeñas
cosas de la vida. Se le calentó el corazón al sentirse como una parte de ellos.

A pesar de eso, todavía había otra parte de ella que se sentía culpable.
Mientras miraba alrededor en la habitación llena de papel de regalo y platos de
galletas, sentía que estaba traicionando a su madre. No habría ningún regalo
para ella. Ni dulces. Ni risas. Ni familia. Ni nieve. Ni amor.

Había estado tan absorta en sus pensamientos que no se había dado cuenta
que la sala se vació hasta que Carmine apretó su rodilla. Ella saltó, asustada, y
él la miró inquisitivamente.
—¿Qué pasa?

—Solo pensaba en mi madre.

Carmine puso su brazo alrededor de ella, atrayéndola hacia él.

—Echo de menos la mía, también.

Tess y Dia aparecieron unos minutos más tarde, y todo el mundo se reunió
en la sala de estar, una vez más mientras Haven se quedaba junto a la puerta. El
Dr. DeMarco y su hermana se rieron juntos sobre algunos secretos susurrados,

Grupo Leyendas Oscuras | 283


y Tess se sentó en el regazo de Dominic mientras él la apretaba en un abrazo.
Dia estaba contando una historia, haciendo reír a Carmine. El amor en la
habitación era tan puro y potente que los ojos de Haven se empañaron de la
intensidad del mismo.

Carmine la vio y palmeó el cojín a su lado.

—¿Qué haces ahí de pie?

—El hábito, supongo —dijo ella—. Estoy acostumbrada a estar en el exterior


mirando hacia adentro.

—Bueno, vamos a romper ese hábito. Perteneces al interior conmigo.

Ella lo miró, sonriendo, antes de mirar por encima del hombro. Un par de
ojos oscuros se encontraron con los suyos, la penetrante mirada paralizante. El
Dr. DeMarco estaba observando, y no parecía estar muy contento.

—¡Es hora de jugar en la nieve!

Todo el mundo saltó a la vez cuando Dominic gritó esas palabras, y Haven
solo se sentó allí cuando salieron corriendo de la habitación. Celia se echó a reír.

—¿No te unirás a ellos?


—¿Se supone que debo? —preguntó Haven, mirando al Dr. DeMarco en su
dirección, pero no dijo nada, su expresión no le dio ninguna pista.

—Si quieres —dijo Celia—, pero tendrás que abrigarte.

—Sí, señora.

Subió las escaleras, encontrando a Carmine esperándola. Haven se puso algo


de ropa extra antes de agarrar su abrigo. Llevaba tantas capas que tenía
dificultad para caminar por las escaleras. El grupo se dirigió a la puerta trasera,
y Dominic se derrumbó en el suelo de inmediato, enviando cosas blancas
volando por todas partes. Formó bolas de nieve para apedrear a Carmine y
Haven se rio mientras devolvía algunas. La lucha se salió de control
rápidamente. Haven se agachó cuando Dia corrió, bolas de nieve apenas les

Grupo Leyendas Oscuras | 284


rozaron. Tess no tuvo suerte, sin embargo, y una le golpeó en el pecho.

Dia se alejó para tomar fotos cuando Haven se agachó, pasando su mano a
través de un montón de nieve. Podía sentir el frío a través de sus guantes, el aire
frío contra su cara sonrojada. La miró ir acumulándose por sus dedos,
cautivada por la forma en que crujía cuando hizo un puño.

La carga sobre su corazón disminuyó. Solo por un rato, permitió que su


culpabilidad se aliviara.

Carmine se acercó a ella.

—¿Quieres ir a dar un paseo, tesoro?

Ella asintió con la cabeza y caminó trabajosamente por la nieve detrás de él.
Alcanzaron la línea de árboles, y Carmine tomó su mano enguantada mientras
salían hacia el arroyo. Se detuvo a medio metro de él y miró hacia el torrente de
agua, una mirada de añoranza incrustada en sus rasgos. Ella lo miró fijamente,
y él debió sentir su mirada, porque sonrió después de un segundo.

—¿Ves algo?

Ella le dio un codazo.


—Sabes que lo hago.

Estaban de pie bajo los árboles, de la mano, cuando dos ardillas corrieron.
Haven observaba mientras se perseguían entre sí a través de la nieve antes de
escalar el árbol a su lado y saltaron sobre una rama. Ella se agachó, dándose
cuenta de lo que estaban haciendo, pero Carmine fue demasiado lento. Levantó
la vista a tiempo para ver a una de las ardillas golpear un montón de nieve y
enviarla volando hacia su rostro.

—¡Hijo de puta! —dijo, retirando su mano de la de ella para quitar la nieve.


Ella se echó a reír cuando lo observó, y él bajó sus ojos hacia ella—. ¿Algo
gracioso?

Se mordió el labio para contener la risa. En el momento en que finalmente se

Grupo Leyendas Oscuras | 285


controló, la ardilla vino corriendo a lo largo del árbol de nuevo, y más nieve
cayó sobre Carmine.

Había un brillo travieso en los ojos de Carmine cuando Haven volvió a reír.
Se volvió para correr cuando él se dirigió hacia ella, reconociendo la expresión
del fiasco con la lavadora, pero solo se alejó unos pasos antes de que su pie
quedara atrapado en algo. Ella cayó en la nieve de bruces, una oleada de frío se
filtró al instante en su cuerpo.

—¿Ves? —dijo Carmine—. Eso es lo que pasa cuando te ríes de mí.

Ella se dio la vuelta para mirarlo y le arrojó un puñado de nieve al pecho.

—Y eso es lo que pasa cuando te ríes de mí.

Él se rio entre dientes, tirando de ella a sus pies.

—Estás cubierta ahora.

Ella se encogió de hombros.

—Es solo agua.


—¿Solo agua? Puedes quedarte congelada, o enfermar, o incluso contraer
una neumonía. Joder, tener hipotermia. Todos los tipos de cosas podrían pasar.
Podrías perder un dedo del pie.

—Carmine, nací prematuramente en las caballerizas, y sobreviví. He tenido


palizas, y sobreviví. He tenido una pistola empujada contra mi garganta, y
sobreviví. Es agua congelada… sobreviviré.

—¿Así que estás diciendo que eres una superviviente de nuevo?

—Sí —dijo ella—. Y acabo de recibir mi diccionario de sinónimos, así que no


he tenido tiempo de encontrar otras palabras para ello.

—Continuar —dijo—. Seguir viviendo. Permanecer con vida.

Grupo Leyendas Oscuras | 286


—¿No son definiciones?

—Sinónimo, definición… da lo mismo. Es solo un tecnicismo.

Mirándolo fijamente, Haven combatió su risa otra vez.

—No creo que esa sea la palabra que quieres.

Él la ignoró.

—Sabes, yo también fui prematuro. Unas semanas antes. Mi madre siempre


quiso un grupo de niños, pero se detuvo después de mí. Nunca entendí por
qué.

Su voz era nostálgica. Haven cerró la distancia entre ellos y envolvió sus
brazos alrededor de su cuello.

—Tal vez se dieron cuenta de que crearon la perfección contigo y no


necesitaban nada más.

—Estoy lejos de ser perfecto, Haven —dijo—. Tengo más defectos que partes
buenas.

—Tienes defectos, pero eso es parte de lo que te hace maravilloso. Eres


perfecto, perfecto para mí. —Ella llegó de puntillas y lo besó suavemente antes
de susurrar contra sus labios—. Además, defectos, no defectos, perfecto, no
perfecto… probablemente son tecnicismos, también.

El sonido de la risa de Carmine calentó su piel congelada.

Grupo Leyendas Oscuras | 287


CAPÍTULO 24

24

Grupo Leyendas Oscuras | 288


Vincent estaba de pie en la sala de estar, mirando al patio trasero, a los chicos
jugando en la nieve. No podía recordar la última vez que vio a sus dos hijos
felices al mismo tiempo. Durante años vio a su hijo más joven en un perpetuo
estado de confusión, su alma rota y el corazón desgarrado. Vincent se culpó por
eso, por no hacer más para aliviar sus preocupaciones.

Su hijo, tan parecido a Maura —Vincent le había fallado hace mucho tiempo.

Celia estaba de pie junto a Vincent.

—Carmine estaba tocando el piano esta mañana.

—¿Moonlight Sonata?

—No. —Vincent podía oír la sonrisa en su voz—. Jingle Bells.

—Interesante.

—Interesante, correcto —dijo ella—. ¡No puedo creer que no me lo dijeras!

Él sabía a lo que ella se refería por la expresión de su cara.

—¿Qué quieres que diga? ¿Que mi hijo es un idiota?


Celia le pinchó en las costillas con el codo.

—No lo llames así. Él se preocupa por ella.

—Ella es una la novedad —dijo Vincent—. La novedad desaparecerá, y él


seguirá adelante.

—Oh, dame un respiro. Incluso tú no cree eso.

—Uno siempre puede esperar.

Ella negó con la cabeza.

—Ellos se hacen felices el uno al otro.

Grupo Leyendas Oscuras | 289


—Los dos son idiotas.

—¡Vincent! —Celia lo empujó. Se tambaleó unos pasos y se rio cuando Celia


agarró su brazo de nuevo—. Así que, ¿qué vas a hacer al respecto?

—No lo sé. —Era la verdad; no tenía ni idea de cómo manejar la situación—.


Consideré enviarla a Chicago.

—Nos la habríamos llevado. —Miró a Celia con escepticismo, y ella sonrió—.


Habría convencido a Corrado de alguna manera.

Vincent dudaba incluso que Celia pudiera haberle convencido para


involucrarse. Le habían negado intervenir durante años, y Vincent no podía
culparlo. Era un desastre.

—No importa ahora. Perdí mi oportunidad.

—Vincent, eres un tonto si crees que alguna vez has tenido una oportunidad.

Él no respondió. No había nada que decir. Su hermana tenía razón, pero no


quería admitirlo.

Había sabido durante un tiempo lo que estaba sucediendo. Había temido lo


peor esa primera mañana hasta que escuchó lo que su hijo dijo cuándo soltó la
muñeca de Haven. Fue como una simple palabra, una palabra que la mayoría
de la gente utilizaba innecesariamente, pero una palabra poderosa para gente
como ellos. Era algo que Carmine no había dicho desde que era un niño
inocente de ocho años de edad, ignorante de los problemas del mundo, pero lo
había dicho esa mañana tan casualmente, tan indiferentemente, que Vincent se
preguntó si sabía lo que estaba diciendo.

La palabra era perdón.

Era una palabra que incluso Vincent no se atrevía a decir. Su hermana decía
que él era un buen hombre, un hombre decente con un corazón lleno de
compasión, y Maura habría dicho lo mismo. Ella nunca vio el mal dentro de él.
Ninguna de ellas lo hizo.

Cuando su esposa le fue robada, la oscuridad se hizo cargo. Él fue poseído

Grupo Leyendas Oscuras | 290


por ella, consumido por la ira y la culpa. No importaba cuántas personas
matara en su búsqueda de venganza, su sed de sangre nunca se fue. Esa chica
tímida de pelo castaño, la que su yo más joven había cogido cariño, casi se
convirtió en una víctima de su necesidad de venganza.

Vincent se apartó de Celia y se sentó, frotándose la cara con frustración. Celia


se sentó frente a él y se echó a reír.

—Es lindo cómo piensan que son hábiles. Me recuerda a cómo tú y…

—¡Alto! —dijo él. Celia se interrumpió a media frase y en broma pretendió


cerrar con cremallera sus labios—. No hay nada lindo acerca de esto.

—Oh, vamos. ¡Es lindo! ¿Y por qué no puedes dejarlos en paz?

—Sabes por qué —dijo él—. No puedes honestamente pensar que es


inteligente para ellos estar juntos.

Celia lo fulminó con la mirada.

—¿No debería ser decisión de ellos?

—Ellos no conocen nada mejor.

Ella levantó una ceja.


—Tal vez deberías explicárselo. Decirles la verdad.

Él se rio con amargura.

—¿La verdad, Celia? ¿Exactamente de cual verdad estás hablando? ¿Quieres


que le diga todo, incluso la parte que va a doler? Él es muy parecido a mí ahora,
y tienes que admitir que hay una posibilidad de que podría romperse. Carmine
y yo apenas tenemos una relación tal como es, y esto podría arruinar la última
parte que nos queda. ¿Es eso lo que quieres?

—Tú sabes que no.

—Claro, quieres que le diga lo suficiente de la verdad para hacerle creer que
está bien que estén juntos, pero no les puedo confundir con fragmentos. Es todo

Grupo Leyendas Oscuras | 291


o nada.

Ella frunció el ceño.

—Me gustaría que hubiera una manera.

—Lo sé —dijo él—. He estado tratando de encontrar un término medio en


todo el asunto, pero no veo una manera de salir de esto. Sé lo que se supone que
debo hacer, pero el potencial de la ira que podría venir sobre nosotros es
demasiado para soportar. Sin mencionar que esto sería lanzar a la chica a los
lobos. Y si eso sucede, no puedo imaginar las extensiones, mi hijo iría por ella.

—No puedes vivir en el qué pasaría si, Vincent.

—Siempre me detengo en ellos —dijo—. Apenas duermo por la noche,


preguntándome cómo una pequeña cosa podría haber cambiado todo. ¿Qué
pasa si no hubiera tomado a Maura ese fin de semana? ¿Qué pasaría si nos
hubiéramos ido antes? ¿Y si nos hubiéramos ido después? ¿Por qué teníamos
que estar en ese punto exacto en el momento exacto?

—Si ese día no hubiera sucedido, esa chica de afuera estaría muerta. Tú la
estás salvando, y ella lo está curando.

Él negó con la cabeza.


—Si no hubiéramos estado allí, Celia, mi hijo no necesitaría ser sanado.

Vincent nunca olvidaría el día en que comenzó todo, y cómo se sentía


conduciendo por ese largo camino, vacío en el desierto por primera vez. Él
había sido miserable, el sudor goteando de su frente. El coche estaba
completamente en silencio, además del sonido del motor retumbante. Maura
sabía que él odiaba el tratamiento del silencio. Prefería ser gritado que a ella
sentada allí como estaba, mirando por la ventana con la expresión en blanco en
su cara.

Él no tenía ni idea, mientras golpeaba sus manos contra el volante, que era
solo el comienzo de un día fastidioso.

—Si no dices algo, Maura, Voy a arder espontáneamente.

Grupo Leyendas Oscuras | 292


Ella exhaló fuertemente pero seguía sin decir nada.

—¿Qué quieres que haga? ¿Eh? ¡Es mi responsabilidad!

Su arrebato fue recibido con voz mordaz.

—Es nuestro aniversario. ¡Es el Día de San Valentín!

—Lo sé, pero no les importa. Cuando mi padre dice ven, tengo que ir.

Ella sabía que cuando él tomó juramento había prometido estar allí en
cualquier momento que la famiglia lo llamara las veinticuatro horas del día, siete
días a la semana, trescientos sesenta y cinco días al año.

Vincent redujo la velocidad cuando se acercaban al atajo en el desierto que


conducía a la propiedad de Frankie Antonelli. Se apearon cuando llegaron a la
casa, pero Maura se demoró por el coche. Vincent se adentró en el porche y
llamó a la puerta al mismo tiempo que un chillido agudo sonaba.
Balanceándose alrededor, vio a una niña frágil corriendo directamente hacia
Maura, a la altura de las rodillas y flaca como un mondadientes, su pelo
enmarañado en rastas. Parecía una rata de alcantarilla, cubierta de suciedad.
La niña, ajena a la presencia en su camino, se estrelló justo contra Maura sin
reducir la velocidad. Maura se tambaleó por la fuerza, y la niña voló hacia el
suelo. Su nariz manchada de suciedad se arrugó mientras miraba la barricada
humana.

—Estás muy sucia, pequeña —dijo Maura.

La niña se miró a sí misma.

—¿Dónde?

Maura se echó a reír cuando ella se agachó.

—Estás sucia por todas partes.

Grupo Leyendas Oscuras | 293


Solo tomó a Vincent treinta minutos manejar los negocios ese día, pero fue
una media hora que lo cambió todo. La niña había llegado lanzada a su vida,
poniendo todo patas arriba.

Ante la insistencia de Maura, Vincent preguntó acerca de ella una semana


más tarde, pero Frankie le informó que ella no estaba en venta. No importaba
cuánto dinero ofreciera, el hombre no cedía. Vincent esperaba que Maura lo
dejara ir, pero la niña se convirtió en una obsesión para ella.

Y él había sido ajeno a todo, viviendo en su caparazón de ignorancia. Él era


una persona entusiasta, pero su esposa había pasado toda su vida con una
máscara de secretismo. Él no tenía ni idea de lo que ella estaba haciendo, a
pesar de que debería haber sido consciente.

Debería haber sabido que ella lo vería como una segunda oportunidad.

Vincent se puso de pie.

—Cuando vengan dentro, dile que venga a mi oficina.

—¿Quién?

—Sabes quién, Celia.

Antes de que él se diera la vuelta, vio a su hermana sacudir la cabeza.


—Todavía no entiendo por qué nunca dices su nombre.

Vincent estaba tecleando un correo electrónico cuando se oyó un golpe


tímido en la puerta. Se abrió lentamente, y ella entró. Era una chica dura, del
tipo que mantiene bien los secretos. Muy parecida a su esposa de esa manera.
Ese pensamiento lo hizo sentirse como si hubiera sido pateado en el estómago.

Él hizo un gesto para que se sentara.

—¿Estás teniendo un buen día, niña?

Grupo Leyendas Oscuras | 294


—Sí, señor. Gracias.

—Bien. ¿Puedo hacerte una pregunta?

—Por supuesto.

—Antes de que te trajera aquí, ¿recuerdas verme alguna vez?

Su cara se arrugó, y él sonrió involuntariamente. Le recordó la mirada que le


dio a Maura ese día.

—No, señor —dijo ella vacilante.

—La primera vez que te conocí, tenías seis años de edad —dijo él—. Bueno,
le dijiste a mi esposa que tenías seis años, pero levantaste cuatro dedos.

Ella pareció sobresaltarse.

—¿Su esposa?

—Sí, mi esposa —dijo él—. Supongo que no la recuerdas, tampoco.

—Lo siento, señor.

—Una disculpa no es necesaria —dijo él—. De todos modos, la razón por la


que te pedí venir es porque tengo algo que darte.
Abrió el cajón de su escritorio y sacó la fotografía, deslizándolo hacia ella.

—Vi a tu madre hace unas semanas por motivos de negocios y tomé esta
fotografía.

Haven recogió la foto con una mano temblorosa, su compostura


deslizándose. Trazó el contorno de su madre con su dedo índice.

—Gracias por enseñármela.

—De nada. Eso es todo lo que quería, así que puedes reunirte a las
festividades. —Ella se puso de pie y miró la imagen poco antes de sostenerla
hacia él. Él negó con la cabeza—. Consérvala. Es la razón por la que Celia te dio
a un marco.

Grupo Leyendas Oscuras | 295


Carmine salió de la ducha y se ató una toalla a la cintura, se sorprendió al ver
a Haven sentada en el borde de su cama. Se aferraba a una fotografía, su
enfoque directamente en ella.

—¿Qué es eso?

Ella lo miró, con los ojos inyectados en sangre.

—Mi madre.

Un temor intenso corrió a través de él.

—¿Tu madre? ¿Le ha pasado algo?

—No, es una foto de ella. Tu padre me la dio.

—Bueno, eso fue tremendamente agradable de él. —Se pasó una mano por el
pelo mojado mientras se sentaba a su lado. Alcanzó la foto, pero ella
automáticamente la agarró con más fuerza en respuesta—. Solo quiero verla,
colibrí. Te la devolveré.
Ella sonrió tímidamente, entregándosela.

Inspeccionó la foto de la mujer delgada con el pelo corto, de pie delante de


una gran casa de madera. Al lado había una fila de antiguas cuadras de
caballos, detrás de ellos un invernadero y algunos edificios de almacenamiento.

Haven apoyó la cabeza en su hombro.

—Ahora ves de dónde vengo.

—No puedo creer que te hicieran dormir fuera.

—No fue tan malo.

—¿No era tan malo? Hay mucho más en la vida que solo no ser tan malo.

Grupo Leyendas Oscuras | 296


¿Qué tal ser feliz?

—La felicidad no es nada más que buena salud y mala memoria.

Él frunció el ceño.

—¿Qué?

—Albert Schweitzer lo dijo.

Él rodó los ojos.

—Eres demasiado inteligente para tu propio bien.

—Gracias —dijo ella genuinamente—. Nadie me ha llamado antes


inteligente.

—Prego.

Ella lo miró fijamente.

—¿Prego? ¿La salsa de espagueti?

Él se rio entre dientes.

—Significa que eres bienvenida en italiano.


—Oh. —Ella regresó su atención a la foto—. ¿Por qué no tienes una foto de tu
madre?

—Lo hago, pero son difíciles de ver.

Haven sonrió suavemente.

—Apuesto a que ella es hermosa.

—Por supuesto que lo es —dijo él juguetonamente—. Ella me hizo.

Vincent se sentó en la silenciosa oficina durante un momento antes de abrir

Grupo Leyendas Oscuras | 297


el cajón superior del escritorio de nuevo. Empujó algunas cosas alrededor y
agarró la pequeña fotografía de la parte inferior. Había estado allí durante años,
los bordes desgastados y la imagen se desvanecía, aunque rara vez veía la luz
del día.

Contempló la foto de su esposa, le dolía el pecho. Deseaba desesperadamente


que ella estuviera allí porque de todos, sería capaz de decirle qué hacer. Ella
sabría qué decir, cómo hacer las cosas bien de nuevo. Maura siempre tenía las
respuestas, incluso si eran las que Vincent no había querido escuchar.

Metiendo la mano en su camisa, sacó la cadena que colgaba de su cuello y


jugueteó distraídamente con el pequeño anillo de oro. Hacía juego con el que
todavía llevaba en su dedo. Nunca tuvo el coraje de quitárselo.

Carmine sacó una silla para Haven en el comedor y se sentó frente a ella.
Tess y Dia se quedaron para la cena, sentadas al lado con Haven, mientras que
Dominic y Celia se sentaban cerca de Carmine. Vincent tomó la silla en la
cabecera de la mesa e inclinó la cabeza, diciendo su oración habitual.
Ellos contaron historias sobre las vacaciones pasadas, y Haven escuchaba
atentamente, absorbiendo cada palabra. Sus ojos brillaron, una sonrisa en sus
labios. Fue un momento extraño, pero cuando Carmine miró alrededor de la
mesa, se sentía bien, como si se supusiera que debían estar allí. Que ella
pertenecía con él, con todos ellos, y algunas cosas del destino la habían llevado
allí.

No le importaba lo que ella dijo—: la felicidad era más que buena salud y
mala memoria. La felicidad era esto. Era ella, y él, y ese momento. Joder Albert
Schweitzer. Podía besar su culo. La felicidad era real.

Grupo Leyendas Oscuras | 298


Después de la cena, Haven y Carmine se dirigieron a su cuarto. Ella envolvió
sus brazos alrededor de su cuello, los dedos enlazados por su pelo mientras lo
atrajo hacia ella, besándolo apasionadamente. Él se resistió al principio, tomado
por sorpresa, pero cedió y la condujo de nuevo a la cama. Quitándose la camisa,
la lanzó al suelo antes de acostarse encima de ella. Ella sacudió sus caderas,
presionando en él. Carmine siseó cuando la fricción inesperada envió
escalofríos a través de él.

La quería más de lo que nunca había querido nada. Quería devorarla,


degustar su carne y explorar su cuerpo. Y quería follarla, pero no podía. Ella no
era una chica para ser follada. Ella era una chica para hacerle el amor, y por
mucho que deseara poder, no sabía cómo.

Se apartó de sus labios, su voz fuerte contradiciendo el anhelo en su cuerpo.

—Necesitamos parar.

—¿Parar?

—Sí, parar. —Él vaciló, ¿cuándo diablo se había convertido en la voz de la


abstinencia? — Nosotros solo, ya sabes…

Él no sabía, pero ella asintió.


—Está bien, Romeo.

—¿Romeo?

—Igual que en Romeo y Julieta. Vienen de diferentes partes, pero se reúnen en


el centro. Tenemos la parte del amor prohibido, ¿verdad?

—Sí, pero no nos estamos matando mutuamente, Haven, así que eso es lo
más parecido que hay. Además, Romeo es un idiota. Elige a alguien más.

—¿Qué hay de Shrek?

Su ceño se frunció.

—¿Shrek? ¿En serio? Es un ogro.

Grupo Leyendas Oscuras | 299


—Shrek y Fiona pensaban que eran diferentes cuando no lo eran.

Él consideró eso hasta que se dio cuenta que estaba comparando su vida con
un dibujo animado.

—Elije otro.

—¿Titanic? Rose y Jack no se suponía que debían estar juntos.

—¿En serio? Él muere. No voy a traer mala suerte a mí mismo aquí.

Ella se quedó en silencio, pasando sus dedos a través de su abdomen y


trazando su cicatriz con los dedos.

—¿Qué tal si solo somos Haven y Carmine? No sabemos el final, pero


siempre podemos esperar lo mejor.

—Me gusta eso —dijo él—. Además, hay una razón para que no conozcamos
cómo termina la historia.

—¿Por qué?

—Porque no es ese.
CAPÍTULO 25

25

Grupo Leyendas Oscuras | 300


Haven abrió la puerta de la secadora y arrojó la ropa mojada en ella,
escuchando como todo el mundo charlaba en el vestíbulo. Celia tenía un vuelo
a Chicago en unas pocas horas, y el Dr. DeMarco se iba con ella para unos pocos
días. Decían adiós, por lo que ella se había escabullido y aislado en el cuarto de
lavado, sintiendo que estaba interrumpiendo injustamente el tiempo con la
familia.

Hubo un ligero golpe en la puerta después de un momento, y se dio la vuelta


para ver a Celia. Haven se puso rígida cuando envolvió sus brazos alrededor de
ella en un abrazo.

—Ha sido genial conocerte.

—A usted también, señora.

—Llámame Celia, querida —dijo ella—. Me tengo que ir antes de que


Vincent se queje, pero no podía irme sin despedirme de ti.

Haven la conmovió que le importara tanto.

—Adiós, Celia.
Celia alisó el cabello de Haven antes de alejarse. Haven se volvió hacia la
secadora, y Carmine entró después que se fueran.

—Dia quiere saber a qué hora vamos esta noche.

—¿Crees que debo ir?

—Por supuesto. ¿Por qué no?

—Bueno, tus amigos estarán allí. Probablemente solo seré una complicación.

La verdad era, que era la víspera de Año Nuevo, y no quería ver a Carmine
desde lejos toda la noche.

—No vuelvas a llamarte una complicación —dijo—. Y sí, quiero que vengas.

Grupo Leyendas Oscuras | 301


—Está bien —dijo ella en voz baja.

Se pasó las manos por la cara con frustración.

—¿Está bien? ¿Volvemos a eso de nuevo? Si no quieres ir, dilo. Me quedaré


en casa también. Solo pensé que sería bueno salir esta noche. Y, francamente,
todo el mundo sabe acerca de nosotros a causa de gran boca de Lisa. Maldita
schifosa.

—¿Qué es una schifosa?

Él tiró de su cabello.

—Una chica fea.

—¿De verdad crees que es fea, o lo dices porque estás enojado con ella?

—Ella está bien, supongo.

Sonrió para sus adentros.

—Iré esta noche. Es solo que no quiero avergonzar a mi novio delante de las
schifosas que van a la escuela con él.

Él la miró como si estuviera diseccionando sus palabras.


—Es la primera vez que me lo has llamado.

—¿Llamado qué?

—Tu novio.

Ella vaciló.

—¿No es eso lo que eres?

—Sí —dijo—. Nunca lo habías reconocido antes. Estaba empezando a


preguntarme si estabas avergonzada.

Grupo Leyendas Oscuras | 302


La fiesta de Nochevieja se celebraba en un campo vacío a las afueras de
Durante, una granja de algodón que había sido abandonada años antes. El
granero seguía en pie, vacío y derrumbándose, el suelo descuidado por falta de
uso.

Haven miró el lugar curiosamente cuando Carmine estacionó, decenas de


coches les rodeaban. Ya era tarde, todo envuelto en oscuridad, pero Haven
podía ver una gran hoguera en la distancia. Carmine tomó su mano mientras
caminaban por el campo. Algunas personas lo saludaron, pero Carmine parecía
distraído. Les desvió a la izquierda, llevándola a donde Dia estaba sola a lo
largo del lateral.

—Volveré, ¿de acuerdo? Quédate aquí.

Se vio desgarrada cuando él le soltó la mano antes de alejarse. Esta era la


razón por la que había considerado no venir en primer lugar.

—Estaré bien sola. Puedes ir a divertirte, Dia.

Dia rio.

—¿Divertirme? No lo creo. Esto no es lo mío. Prefiero pasar el rato contigo.


Su respuesta sorprendió a Haven, pero se sintió aliviada cuando comprendió
las palabras.

Ellas dos charlaron un rato, y la gente caminaba por delante como si no


estuvieran allí. Haven oyó una sonrisa familiar finalmente y se dio la vuelta con
el tiempo suficiente para ver a Dominic antes de que pasase su brazo por
encima del hombro. Tess se detuvo frente a ellas cuando Dominic empujó una
taza a Haven.

—Aquí, tienes una bebida. No tomes nada de ninguno de estos hijos de puta
por aquí.

Ella lo tomó, olfateando el líquido.

Grupo Leyendas Oscuras | 303


—Uh, gracias.

—Por supuesto. No sabía lo que te gustaría, así que solo conseguí un poco de
cerveza de barril. Pensé que no te gustaría, pero a ninguno de nosotros lo hace y
lo bebemos de todos modos. —Levantó su copa y la golpeó con ella—.
Bienvenida al club.

Él inclinó hacia atrás su bebida, resoplando, cuando Haven tomó un sorbo e


hizo una mueca por la amargura. Bebió la cerveza a pesar de su gusto y se soltó
ya que bromearon alrededor. Ella se echó a reír con ellos, casi sintiendo que
encajaba.

—Hey, Dom.

La voz sonó detrás de ellos. Dominic se volvió, balanceando a Haven


alrededor con él. Tropezó con sus propios pies cuando vio a Nicholas.

Dominic y Nicholas chocaron los puños.

—¿Qué pasa?

—No mucho. —Nicholas asintió con la cabeza hacia Haven—. ¿Decidiste


entregar a Tess como parte del pago?

Dominic se echó a reír.


—No, solo estoy cuidando de ésta así los buitres no dan vueltas.

—Sí, he oído a Lisa abriendo su boca antes. —Nicholas se volvió hacia ella—.
Es bueno verte de nuevo, Haven.

Ella se sorprendió de que fuera agradable después de lo que pasó durante su


última reunión.

—A ti también.

Él sonrió.

—Así que, ¿qué dijo un muñeco de nieve al otro?

Ella se encogió de hombros.

Grupo Leyendas Oscuras | 304


—No sé, ¿qué?

—Huele a zanahorias.

Ella no lo entendió, pero Dominic rio.

—De todos modos, solo quería decir hola —dijo Nicholas—. Ya nos veremos
más tarde.

Se alejó, y Haven miró a Dominic con curiosidad.

—¿Todavía te gusta después de que dijera algo malo de tu madre?

Dominic asintió.

—Nicholas no debería haber dicho lo que dijo, pero solo quería hacer daño a
Carmine. Y antes de que vinieras, Pies Ligeros, la única manera de hacerle daño
era a través de mamá.

Dominic dio la vuelta para unirse a los demás, y charlaron mientras bebía el
resto de su cerveza. Un poco más tarde, oyó una risa cerca, tan cerca que hizo
que se le erizaba la piel. Carmine se inclinó, sus labios junto a su oído.

—Hey, colibrí.
El aliento de Carmine golpeó su cuello, el olor de la menta y el alcohol
intoxicando sus sentidos. Ella no podía concentrarse en lo que estaba pasando,
la electricidad desatada enviando corrientes a través suyo. Se sentía ligera,
zumbando, en la cima del mundo.

Le preocupó que fuera a caerse.

La atrajo hacia él por detrás, apoyando su barbilla sobre su cabeza mientras


llevaba su copa a los labios. Ella tomó un sorbo, su cerveza caliente tan amarga
como la suya.

Dominic gimió.

—¿No te dije que no tomes copas de la gente?

Grupo Leyendas Oscuras | 305


—Es solo Carmine —dijo ella.

—¿Y? Él podría drogarte.

—Podría —bromeó Carmine—. Lo hice una vez, ¿recuerdas? En realidad, no,


dos veces. Olvidé que lo conseguí en aquel momento, también. Por no
mencionar el momento en que llegué borracho. Cristo, soy horrible. Te he
corrompido.

Ella quería discrepar, pero solo pudo captar sus antebrazos mientras besaba
su cuello. La sensación de su boca contra su piel rasgaba todo pensamiento
coherente de su cabeza.

—Estás temblando —dijo—. Vamos a dar un paseo.

Carmine agarró su mano, uniendo sus dedos mientras sin palabras la llevó a
través de los coches aparcados. Él la besó, y ella abrió los labios, profundizando
el beso mientras la acompañaba hacia el Mazda. Rompiendo el beso
brevemente, él la agarró, y ella soltó un grito de sorpresa cuando él la dejó en el
capó. Se acomodó entre sus piernas, y ella entrelazó los dedos por el pelo
mientras sus labios se encontraron una vez más.
Su corazón se aceleró por la cercanía. Su cuerpo estaba parejo contra el de
ella, el calor que irradiaba él calentaba cada centímetro de ella. Se apartó un
poco para tomar un respiro, su frente tocándola con un ligero brillo de sudor.
Su nariz rozó la suya mientras ella lo miraba a los ojos, al radiante verde.
Mirándolos, podía ver la emoción en su interior, toques de todas esas cosas
florecían en ella. Para Carmine, ella no era una posesión. No era un título. No
era más que una chica.

Una chica que de pronto se sentía como si estuviera flotando.

—Te amo. —Las palabras cayeron de sus labios con facilidad, como si se
hubieran enrollado en su lengua cientos de veces. Pero no lo hacían. Ella nunca
lo había dicho antes, pero cuando las oyó en su propia voz, cada célula de su

Grupo Leyendas Oscuras | 306


cuerpo sabía que eran ciertas. No había sabido lo que era el amor, pero lo sabía
ahora. El amor era el revoloteo en su estómago cada vez que estaba cerca de
Carmine, el brillo en sus ojos cuando él reía, el calor de su cuerpo por sus
palabras. El amor era felicidad. El amor era seguro. El amor era verde.

El amor era él —el chico maravillosamente imperfecto que le hacía brillar.

Él la miró fijamente, esas palabras en el aire entre ellos.

—Y Te amo —dijo él, su voz era un susurro, pero Haven lo sintió


poderosamente, en lo profundo de su alma—. Per sempre.

—¿Sempre? —preguntó.

Esbozando una sonrisa, le pasó el dedo índice suavemente por los labios.

—Siempre y para siempre.

Un silbido fuerte sonó en ese momento, seguido de una explosión


atronadora. Haven se agachó y se tapó los oídos cuando Carmine la siguió
mirando.

—Son fuegos artificiales.


Él la ayudó a bajar y se apoyó contra la puerta del coche con ella en su pecho,
sus brazos alrededor suyo. Hubo otro fuerte silbido, y miró en su dirección
cuando la explosión resonó con una explosión de color. Se quedó boquiabierta
ante las luces brillantes en el cielo, y Carmine se rio entre dientes.

—Ves, solo fuegos artificiales, tesoro. Nada de lo que preocuparse. No te


harán daño.

Los observaron en silencio ante la multitud junto a la hoguera en una cuenta


atrás. Carmine la hizo girar hacia él, más fuegos artificiales en la distancia. Se
inclinó y la besó profundamente cuando la cuenta regresiva llegó a uno.

—¿Tienes alguna idea de lo importante que eres para mí? —preguntó,


tirando de sus labios—. Me estoy encontrando a mí mismo otra vez por tu

Grupo Leyendas Oscuras | 307


culpa. Nunca pensé que sucedería. Mi madre solía hablar de la suerte, y creo
que eres tú… tú eres mi destino. Te trajeron a mí por una razón, para que
podamos salvarnos el uno al otro. Debido a que no eres la única que necesita ser
salvada, Haven. Me estaba ahogando, y tú me rescataste. —Hizo una pausa—.
Feliz año nuevo, colibrí.

Ella se echó a reír.

—Has dicho todo eso sin maldecir.

Él parpadeó un par de veces.

—Supongo que sí. Bueno, entonces… joder.

Carmine sostuvo a Haven fuertemente, los dos disfrutando del silencio


recién descubierto. Los fuegos artificiales se habían detenido y la multitud se
calmó, lo único que quedaba eran ellos dos en la oscuridad. Podía oler su
champú, femenino y dulce, y lo único que podía pensar era en lo sexy que se
veía. Aquellas otras chicas, con sus minifaldas y maquillaje, no eran sexy para él
nunca más. La mia bella ragazza, con sus uñas mordidas y las mejillas sonrojadas,
era sexy. Debido a que la atracción sexual no era fabricada —la mierda era real.

Ella era real.

—Nunca esperé un futuro hasta que te conocí —dijo después de un rato—,


pero quiero que tengamos uno.

—No sabes lo mucho que me encanta oírte decir eso. —Él apartó el pelo a un
lado y pasó la lengua por su cuello, rodeando el lóbulo de su oreja—. ¿Puedo
quedarme contigo? —susurró, riendo y separándose de ella tan pronto como las
palabras salieron—. ¿Qué hay de malo en mí? Estoy citando a Casper.

Ella lo miró.

Grupo Leyendas Oscuras | 308


—¿Casper?

—Sí, Casper el fantasma amistoso. —Esperaba que ella supiera de que le


hablaba, pero solo lo miró fijamente—. No importa. Es una película estúpida.
Probablemente te gustaría.

Un borde duro entrelazó su voz.

—¿Qué estás diciendo?

Él palideció.

—No quise decir eso. No estaba sugiriendo que te gustaría porque era
estúpido o porque eres estúpida. —Él gimió—. No es que seas estúpida, porque
no lo eres. Esto no salió bien. Sabes que no creo eso. Habría que ser estúpido
para no ver que eres inteligente. —Hizo una pausa—. Probablemente debería
callarme ahora.

La comisura de sus labios se levantó cuando ella se reclinó contra él.

—Gracias.

—¿Por saber cuándo callar?

Ella se echó a reír.


—No, porque siempre estás pensando en mis sentimientos. Sé que no es algo
que estés acostumbrado a hacer. Nunca he tenido alguien que mirara por mí
antes.

—Siempre haré lo que es mejor para ti, Haven —dijo—. He pensado mucho
en ello, ya sabes. Después de que cumpla los dieciocho y pueda acceder a mi
fondo fiduciario, podríamos desaparecer juntos y alejarnos de toda esta mierda.
Probablemente no podría tomar el Mazda, sin embargo, ya que tiene un chip
GPS en él.

—Un chip GPS —susurró.

—Sí. —Carmine miró su reloj—. ¿Quieres volver a casa?

Grupo Leyendas Oscuras | 309


Ella asintió. Subieron al coche, y lo puso en marcha, conduciendo por el
pequeño camino hacia la carretera cuando Haven miró por la ventanilla a los
árboles que bordeaban la carretera.

—¿Qué pasa? —Ella estaba demasiado silenciosa.

—Pensé que lo sabías.

—¿Saber qué?

—Que yo tengo un chip, también.

Él la miró con confusión, bajando la música en el coche.

—¿Qué quieres decir?

—Al igual que tu coche, un chip GPS.

Carmine golpeó los frenos tan pronto como las palabras se registraron, el
coche derrapó hasta detenerse con un fuerte chirrido. Haven apoyó las manos
contra el tablero, los ojos muy abiertos por la sorpresa.

—¿Hay un chip de seguimiento en ti? ¿Dónde?

—Está en mí —dijo—. Bajo mi piel.


—Tienes que estar bromeando. ¿Tu padre te puso un chip como a un perro?

Ella negó con la cabeza.

—Mi padre no lo hizo. El tuyo lo hizo.

Él parpadeó un par de veces.

—¿Estás segura?

—Estoy segura. Metió una aguja en mi espalda. También raspó la mejilla con
una especie de hisopo de algodón. No sé por qué, pero lo hizo. Me dijo que yo
nunca podría escapar. Es imposible.

El estómago de Carmine se hundió. Se estaba poniendo enfermo.

Grupo Leyendas Oscuras | 310


Vincent salió del ascensor en el quinto piso del Hotel Belden Stratford y
caminó hacia su habitación al final del pasillo. La tenue iluminación era cómoda
en sus ojos cansados. No podía recordar la última vez que había conseguido
una buena noche de sueño, su apretada agenda hacía estragos en él.

Jet-lag, esperaba con impaciencia tener algún tiempo de inactividad. Las


próximas diez horas de su horario estaban inusualmente despejadas, y no tenía
intención de hacer nada, sino acostarse en la cama. Estaba enfermo de viajar.
Harto de trabajar. Harto de hablar. Enfermo de pensar. Quería, por una vez,
saborear un poco de paz.

En el momento en que entró en su habitación del hotel, el teléfono sonó en el


bolsillo. Miró el reloj, las seis de la mañana.

Sacó su teléfono, demasiado cansado como para hacer frente a los negocios, y
se sorprendió al ver que era Carmine. Vincent se sentó en el borde de la cama.

—¿No es un poco temprano para ti, hijo?

Carmine suspiró.
—Se llama insomnio, ¿recuerdas? Nunca duermo.

Vincent conocía la sensación también.

—¿Qué pasa? ¿Qué está mal?

—No pasa nada —dijo—. ¿No puedo llamar a mi padre para desearle un
feliz año nuevo?

Vincent se sorprendió. Carmine ciertamente nunca antes había llamado para


una conversación casual.

—Feliz año nuevo para ti, también. ¿Todos tuvisteis una buena noche?

—Están bien, supongo.

Grupo Leyendas Oscuras | 311


—¿Ninguna pelea?

—No, no envié a nadie al hospital.

—Bien —dijo, bostezando. El cielo fuera empezaba a clarear mientras se


acercaba el amanecer—. ¿Qué vais a hacer hoy?

—No lo sé —dijo Carmine—, pero supongo que serás capaz de decirlo


después. Ya sabes, debido al chip de seguimiento en Haven.

Las palabras fueron directamente a la cabeza de Vincent. Le tomó un minuto


que descendieran.

—¿Ella te habló sobre eso?

—Pudo haberlo mencionado —dijo—. También puede haber dicho que


limpiaste su mejilla. Ella no es, como, nuestra prima o algo así, ¿verdad? ¿Hija
ilegítima? ¿No les estarías mintiendo a mamá?

Vincent suspiró.

—Por supuesto que no. No hay ninguna relación de sangre.

—Está bien, lo que sea. Tenía curiosidad.


Vincent cerró los ojos. Su hijo estaba sobre él.

La paz era fugaz, una vez más.

Grupo Leyendas Oscuras | 312


CAPÍTULO 26

26

Grupo Leyendas Oscuras | 313


La primera semana de enero pasó rápidamente cuando los chicos regresaron
a la escuela. Haven se quedó en la cama durante un rato ese viernes por la
mañana antes de pasear hasta la biblioteca. Mirando hacia las escaleras, jadeó y
agarró su pecho. El Dr. DeMarco estaba de pie frente a ella con los brazos
cruzados.

Él había estado en Chicago durante toda la semana, así que era la última
persona que esperaba ver. Lo miró fijamente, preguntándose cuándo había
llegado a casa, pero lo más curioso era lo que estaba haciendo en el tercer piso.
Había una parte de ella —la parte que nunca olvidaba lo que él hizo— la que
gritó que algo no estaba bien. Ella buscó alguna emoción escondida y vio un
destello de irritación en sus ojos.

El monstruo acechaba hoy.

—Buenos días, Dr. DeMarco.

—Buenos días. —Su voz era fría y distante—. Coge tu abrigo y reúnete
conmigo abajo.

El miedo la consumía, pero trató de mantener su compostura. Él la siguió


mirando, esperando una confirmación. Ella no sabía por qué —no era como si
pudiera decir que no. Si él le decía que estuviera en alguna parte, ella estaría allí
tanto si quería como si no.

—Sí, señor.

Ella exhaló bruscamente una vez que él se había ido, sacudiendo la cabeza
mientras agarraba su abrigo. Metió las manos en los bolsillos mientras bajaba
las escaleras, con las palmas sudorosas. ¿Era este el final de su tiempo aquí?
¿Estaba cansado de ella? ¿Qué haría con ella? ¿La vendería? ¿Y si nunca veía a
Carmine de nuevo?

En medio de su casi ataque de nervios, una mano agarró su hombro. Ella


retrocedió del Dr. DeMarco detrás de ella.

Grupo Leyendas Oscuras | 314


—Estás muy nerviosa hoy.

—Lo siento.

Él echó un vistazo a su reloj.

—Ven. No quiero llegar tarde.

El Dr. DeMarco abrió la puerta principal, y ella mantuvo la cabeza baja


mientras salía fuera. Él puso la alarma y cerró, rozándola al pasar al coche como
si no estuviera allí.

Haven miró en el espejo lateral mientras él conducía por el camino de


entrada, viendo la casa desaparecer detrás de las hileras de densos árboles.
Suspirando, miró al Dr. DeMarco, deseando saber lo que le molestaba. Mantuvo
su mirada en él durante mucho tiempo, y él la miró.

—Es de mala educación mirar fijamente, chica. Si tienes una pregunta, hazla.
De lo contrario, cuida tus modales. No estoy de humor para insolencias hoy.

Ella no tenía ni idea de lo que era la insolencia, pero no tenía intención de


preguntarle.

—Me preguntaba a dónde íbamos, señor.


—Al hospital —dijo él, al mismo tiempo que Haven veía el edificio a lo lejos.
Él se detuvo en un lugar del estacionamiento delantero y apagó el motor.

—Igual que en el partido de fútbol, espero que estés en tu mejor


comportamiento.

Ella se quedó quieta, mirando a través del parabrisas a la señal con DR.
VINCENT DEMARCO escrito en azul.

—Estaré bien, señor.

Haven lo siguió al interior del edificio, manteniendo su ritmo para no


quedarse atrás. Se dirigieron directamente hacia el ascensor y, a pesar del hecho
de que solo tomó treinta segundos su ansiedad se triplicó durante el trayecto

Grupo Leyendas Oscuras | 315


hasta el tercer piso. Lógicamente ella sabía que el Dr. DeMarco no le haría daño
en público, pero no era fácil ser racional cuando estabas confinada en una
pequeña caja con un hombre capaz de hacer daño.

Ella dejó escapar un suspiro de alivio cuando se abrieron las puertas, y siguió
al Dr. DeMarco por un largo pasillo. Observando sus pies, no se dio cuenta que
se había detenido hasta que se topó con él. Jadeando, dio unos pasos hacia atrás
y levantó las manos para protegerse a sí misma. El Dr. DeMarco se puso en
marcha, con la mano crispada a su lado. Él la apretó en un puño, luchando por
mantener su temperamento bajo control.

Sacando un juego de llaves, abrió la puerta y encendió la luz dentro de la


habitación.

—Siéntate. Vuelvo enseguida.

Tan pronto como ella entró en la habitación, sus pasos se alejaron por el
pasillo. Se quedó sola en el lugar, leyendo su placa de identificación en el
escritorio antes de examinar el resto de la oficina. Estaba ordenada, libros
alineados en un estante y carpetas prolijamente apiladas en su escritorio. No
había objetos personales, ni fotos familiares o tazas de café EL PAPÁ MÁS
GRANDE DEL MUNDO. Las paredes eran blancas y sencillas, todo de madera
excepto por las sillas de cuero negro.
Se veía como una casa —esterilizada.

Se sentó en una de las sillas y cruzó las manos sobre el regazo, picoteando
sus uñas. El Dr. DeMarco regresó finalmente y se sentó detrás de su escritorio,
poniéndose sus gafas. Ella arriesgó una mirada hacia él y vio que estaba
leyendo un archivo. Él sintió sus ojos de nuevo y suspiró dramáticamente.

—Pregunta.

—Me preguntaba por qué estábamos aquí, señor.

—Tenía que volver al trabajo, y tú necesitas una inyección. —Sacó un libro de


un estante y se lo dio a ella—. Una enfermera estará aquí en un rato, pero aparte
de eso, estarás sentada aquí la mayor parte del día. También puedes

Grupo Leyendas Oscuras | 316


entretenerte, ya que al parecer ahora sabes leer.

La oficina del Dr. DeMarco estaba en silencio, excepto por el sonido del
cambio de página ocasional. Haven estaba inquieta mientras lentamente
pasaban los minutos. Después de un rato se oyó un golpe en la puerta, y el Dr.
DeMarco se levantó para contestar.

—Buenas tardes.

Una joven mujer de pelo rubio entró, sonriendo dulcemente al Dr. DeMarco.

—¡Feliz cumpleaños!

Haven se congeló. Nadie le había dicho que era su cumpleaños.

—Gracias —dijo él, sin sonar entusiasta cuando se giró hacia Haven—. Voy a
buscar algo de comer.

Él entornó los ojos en una silenciosa advertencia antes de salir.

—Soy Jen —dijo la mujer una vez que él se había ido—. Es agradable conocer
a la chica quien corrigió a Carmine. ¿Cómo lo lograste, de todos modos?
Su ritmo cardíaco se disparó cuando Jen sacó una aguja.

—No lo sé…

—Es inexplicable, ¿eh? Ese chico acostumbra aterrizarse a sí mismo o a


alguien más en la sala de emergencias cada semana con todas las peleas que
hizo. Han pasado meses desde que ocurrió. El Dr. DeMarco debe estar feliz. —
Hizo una pausa, sonriendo ampliamente—. Date la vuelta y desabrochar tus
vaqueros. Esto tiene que ir en la retaguardia.

Haven hizo lo que le dijo, haciendo una mueca cuando la aguja penetró su
piel.

—Es difícil de creer que la peor atención médica que Carmine causa a

Grupo Leyendas Oscuras | 317


alguien en estos días es para que su novia consiga el control de la natalidad.

¿Control de natalidad? Ella subió sus pantalones otra vez cuando la puerta se
abrió y El Dr. DeMarco entró. Puso dos recipientes de comida en su escritorio,
empujando uno hacia Haven cuando retomó su asiento. Haven abrió su
contenedor y pinchó la comida.

—Que disfrutéis de su almuerzo —dijo Jen—. Una vez más, es un placer


conocerte, Haven. No dejes que esos hombres DeMarco te den demasiados
problemas. A veces tienes que demostrarles quién es el jefe.

El Dr. DeMarco soltó una carcajada al escuchar esas palabras.

Jen comenzó a salir, pero se detuvo en el umbral.

—Además, he oído que a Carmine le gustan las chicas pervertidas.

La diversión murió en los ojos del Dr. DeMarco, su expresión cambió de


nuevo a la irritación. Cuando la puerta se cerró, la mano de Haven se
estremeció y tembló el tenedor.

—Come —dijo el Dr. DeMarco enfáticamente. Ella se encogió por su tono


duro y tomó un bocado, así con náuseas tuvo dificultad para tragar. Después de
unos diez minutos de sofocante tensión y forzándose para tragar la mitad de su
comida, dejó el tenedor a un lado, con la esperanza de que le contentaría.

Él agarró su contenedor y lo dejó caer en el bote de basura con un ruido


sordo. Ella observó cómo cogió su teléfono de la oficina y marcó un número,
poniéndolo en altavoz mientras sonaba. El temor la sacudió cuando la voz
familiar respondió la línea.

—¿Sí? —dijo Carmine—. ¿Por qué me llamas en el almuerzo?

—Necesito verte en el hospital tan pronto como salgas de la escuela.

Hubo una pausa.

—Yo no lo hice.

Grupo Leyendas Oscuras | 318


El Dr. DeMarco suspiró.

—¿No hiciste qué?

—Cualquier cosa que pienses que hice.

—Solo ven a mi oficina —dijo el Dr. DeMarco—. No estoy de humor para tus
payasadas hoy.

Colgó antes de que Carmine pudiera responder, su atención cambiando a


Haven.

—Es mi cumpleaños.

—Feliz cumpleaños, señor —dijo ella—. Nadie me lo dijo.

—Eso es porque no hay nada que celebrar. Puede ser el día que me dieron la
vida, pero es también el día en que la vida me fue arrebatada. Puedo ser capaz
de saltar al coche y conducir a la tienda, pero eso no significa nada. Cualquier
cosa que me dicen que haga, la tengo que hacer o enfrentar la muerte. ¿Eras
consciente de ese aspecto de mi vida?

Ella meneó la cabeza. No era consciente de mucho. Carmine hizo alusión a


las cosas que su padre hacía, pero él nunca lo explicó en detalle. Nadie lo hacía.
El Dr. DeMarco continuó después de un momento.

—He visto que sucede demasiadas veces. Hombres ordenando asesinar a su


propia familia, y o lo hacen o mueren ellos mismos. ¿El hombre que visitó la
casa? Él es mi maestro, al igual que, no importa lo que yo haga, tú continuarás
viéndome como tu maestro. Porque tengo la llave de tu supervivencia, igual
que Sal tiene la llave de la mía. Yo no era mucho mayor que Carmine cuando
me involucré, y era tan estúpido entonces como lo es él ahora. No tiene ni idea
de en qué se está metiendo, ninguno lo hacéis.

Haven estaba demasiado aturdida para hablar. Esperó a que dijera algo más,
pero en vez de eso cogió la pluma. Pensó que la conversación había terminado y
cogió el libro para pasar el tiempo cuando la voz del Dr. DeMarco se oyó,

Grupo Leyendas Oscuras | 319


paralizándola.

—¿Estás enamorada de él?

El libro se resbaló y cayó al suelo.

—¿Quién?

—Sabes quién —dijo—. No pretendas ser tonta conmigo.

La bilis se levantó ante su tono exigente.

—Sí.

Él agarró una caja negra, y el corazón de Haven se aceleró mientras se movió


para sentarse en la silla a su lado. Sacó su portátil y lo puso sobre el escritorio
para que ambos pudieran ver.

—Carmine preguntó si tenías un chip de rastreo dentro de ti. No estaba


contento con que él preguntara sobre eso.

—Yo, eh… No sabía que se suponía que no debía decírselo.

—No es por eso que estaba infeliz. No me importa si él lo sabe o no. Lo que
me importa, lo que me preocupa, es que esté tan interesado. La única razón que
se me ocurre en cuanto a por qué Carmine me enfrentaría es si está
contemplando hacer algo que se vería afectado por tu chip. Y el único escenario
que tiene sentido es que mi hijo te lleve a fugarse.

Ella se congeló cuando El Dr. DeMarco abrió un programa en su ordenador


portátil.

—Yo no voy a huir, señor.

Él levantó la mano para hacerla callar antes de presionar algunos números en


el programa. Un mapa apareció, un punto rojo parpadeaba en el centro.

—El problema es que has estado alrededor de algunos de los hombres más
peligrosos del país. Debido a eso, estás insensibilizada a situaciones
moderadamente perjudiciales. Amo a mi hijo, pero él es volátil. Yo era de la

Grupo Leyendas Oscuras | 320


misma manera a su edad, y sé lo que resulta de eso. No soy un hombre horrible.
Tengo un corazón, y he estado tratando de dejar que la naturaleza siga su curso,
con la esperanza de que todo se arreglara, pero Carmine es cada vez más
impaciente. Está cavando hondo.

Señaló el punto en la pantalla.

—Este eres tú. No importa a donde vayas, todo lo que tengo que hacer es
abrir este programa, introducir el código, y me da tu ubicación. Correr solo
conseguirá a alguien herido, y no puedo dejar que eso suceda. Intentaría
explicárselo a Carmine, pero querría respuestas que no puedo darle, respuestas
que es mejor que nunca escuche. Así que en su lugar, te lo estoy diciendo a ti. Si
vas a fugarte con mi hijo, e localizaré y te mataré. No quiero, pero no puedo
sacrificarlo. Y si sois lo suficientemente estúpidos como para intentar
desaparecer, Carmine acabará herido al final.

Ella lo miró fijamente, asustada. Lo último que quería era que Carmine
sufriera.

—No me gusta guardar secretos a mi hijo, pero su seguridad es lo primero.


¿Porque estos secretos? Ellos giran a tu alrededor.
Apagó el ordenador portátil y lo devolvió a la bolsa antes de volver a
sentarse en su silla. Haven permaneció tranquila tratando de asimilar lo que
había dicho. Demasiadas personas habían sido heridas a causa de ella. Carmine
no podría ser uno de ellos. Ella no podía dejar que eso pasara.

—Sé que es mucho para asimilar —dijo el Dr. DeMarco—. Estoy caminando
en una línea fina tratando de distanciar a mi hijo de este estilo de vida. Cuando
prometí mi vida a la organización, juré que siempre serían lo primero. Poco
sospechaba, años más tarde, que ellos esperaban que entregara a mi hijo. Sal ve
a Carmine como el Príncipe, un príncipe de la mafia, y si descubre que hablé
contra ellos, él me vera como un traidor. ¿Sabes cuál es el castigo por la traición
en mi mundo? ¿Qué le pasa a la gente cuando olvidan su lugar?

Grupo Leyendas Oscuras | 321


Ella se estremeció ante su elección de palabras.

—Muerte.

—Así que ya ves en el aprieto en que estoy. Estás ayudando a mi hijo de una
manera que yo he fallado, pero necesitas darte cuenta de que estoy tratando de
ayudarle, también. Lo estoy salvando de algo que no se da cuenta que necesita
ser salvado. Simplemente no he encontrado una manera de salir de esto sin que
alguien sea lastimado, una forma en que alguien no tenga que ser sacrificado.

Tomó su pluma de nuevo y buscó entre los papeles, tema cerrado. Haven lo
miró durante un momento antes de recoger el libro del suelo.

Antes de que Haven se diera cuenta, la puerta detrás de ella se abrió de


golpe, y el Dr. DeMarco se quejó.

—¿Cuántas veces tenemos que pasar por esto, Carmine Marcello, antes de
que dejes de entrar a las habitaciones sin permiso?

Haven se quedó quieta, mirando al frente del escritorio, su piel hormigueó


cuando Carmine se dejó caer en la silla a su lado.
—Tenía permiso. Tú me dijiste que estuviera aquí.

El Dr. DeMarco negó con la cabeza.

—Dame las llaves de tu coche.

Carmine se tensó.

—¿Perdón?

—¿Qué pasa que actuáis como ignorantes? Dame tus llaves.

—¿Esta mierda otra vez?

—Hijo…

Grupo Leyendas Oscuras | 322


Carmine sacó sus llaves y las arrojó sobre el escritorio de su padre.
Aterrizaron en una pila de papeles, y el Dr. DeMarco las recogió antes de lanzar
un conjunto diferente a Carmine.

Carmine lo miró con confusión.

—¿Por qué me das las llaves del Mercedes?

—Porque no es tuyo.

—¿Qué tiene que ver con esto?

—Me imaginé que prefieres usar el de otra persona —dijo el Dr. DeMarco—,
pero si prefieres su inicio con el Mazda, por todo lo que significa recupera tus
llaves.

Carmine negó con la cabeza.

—No estás teniendo ningún puto sentido.

—Cuida tu boca —dijo el Dr. DeMarco—. Si dejaras de estar a la defensiva,


verías que te hablaba de enseñar a la chica cómo conducir.

Los ojos de Carmine se ensancharon.

—¿Estás haciéndome una maldita broma?


El Dr. DeMarco gruñó.

—A veces quiero golpear la mierda fuera de ti, hijo.

—Te das cuenta de que me estás maldiciendo por la maldición, ¿verdad?


¿Qué clase de modelo eres?

—No el tipo de modelo que necesitas. Haz lo que digo, no lo que hago. Eres
demasiado bueno para seguir mis pasos.

—¿Demasiado bueno para ser médico?

—¿Sabes de lo que estoy hablando?

Había una sutil tristeza en la expresión del Dr. DeMarco que golpeó a Haven

Grupo Leyendas Oscuras | 323


duro. Hasta entonces, no había sido capaz de simpatizar con él. Lo podía
entender ahora, podía ver sus miedos, y la parte más sorprendente era que
querían lo mismo.

¿Cómo era eso posible? Ella no podía cerrar su mente en torno a eso.

—No parece tan malo —dijo Carmine—. Mira a lo que te ha llevado.

—Las apariencias engañan.

—Me lo estás diciendo —dijo él—. Así que, ¿por qué estamos en el hospital?
¿Implantando mierda? ¿Realizando más pruebas? O déjame adivinar, ¿es un
secreto?

La expresión del Dr. DeMarco parpadeó con la misma irritación que Haven
había visto anteriormente en el día.

—Poneos en marcha. Tengo pacientes que atender.

Salió, dejando a Carmine y Haven solos. Se sentaron en silencio durante un


momento después de que la puerta se cerrara antes de que Carmine se
levantara.

—Me asustó como el infierno cuando te vi sentada aquí. Pensé que iba a
tener que darle un golpe bajo, agarrarte, y correr.
Sus palabras trajeron todo lo que el Dr. DeMarco había dicho. La semana
pasada, Carmine le dijo que había puesto la seguridad de ella por encima de sus
deseos, y ahora ella tenía que hacer lo mismo. No quería que él saliera
lastimado, y si eso significaba dar al Dr. DeMarco su lealtad, lo haría por
Carmine.

Porque preferiría sacrificarse a que él sufriera un solo momento debido a su


existencia.

Haven bajó de la acera y se detuvo junto a la puerta del pasajero en el coche.

Grupo Leyendas Oscuras | 324


Ella y Carmine se quedaron en silencio durante un segundo antes de que él se
aclarara la garganta.

—¿Por qué no vienes aquí? Va a conducir.

—¿Ahora?

Él hizo tintinear las llaves delante de su cara.

—Sí, ¿por qué no?

Ella las tomó.

—Pero no sé lo que estoy haciendo.

—Yo te guiaré. ¿Ves la cosa negra con el botón rojo gigante? Presiónalo.

Antes de que pudiera decirle lo que debía presionar, ella apretó el botón rojo.
Las luces parpadearon mientras el claxon sonaba. Él apretó el botón para
detenerlo mientras ella sonreía tímidamente. Esto iba a ser un desastre si no
podían conseguir abrir las puertas sin un error.

—¿Ves el botón con la imagen de la cerradura abierta?

—Sí.
—Presiona ese hijo de puta. —Ella presionó, su cara se iluminó cuando el
coche se abrió. Él sonrió ante su expresión de orgullo—. Bien. Ahora entra en el
coche, pero no toques nada.

Haven se metió en el lado del conductor mientras él llegaba a su lado, y


Carmine se rio de cuán atrás estaba el asiento. Él utilizó los controles para
ajustarlo así podría ver por encima del tablero y alcanzar los pedales.

Ella se puso el cinturón de seguridad y enarcó las cejas.

—¿No vas a usar el tuyo?

—¿Alguna vez lo llevo?

—No, pero yo no sé lo que estoy haciendo.

Grupo Leyendas Oscuras | 325


—Conducir es pan comido —dijo él—. No puedes ser tan mala en ello.

—Lo que tú digas.

—Es cierto, todo lo que digo. Y digo que pongas la llave. —Ella la introdujo
en el encendido. Esperó a que la girara pero no lo hizo—. ¿Vas a arrancar el
coche o qué?

Ella lo miró con nerviosismo.

—No me lo dijiste.

Haven giró la llave y el motor rugió a la vida, pero continuó manteniéndola


así que siguió rechinando.

—¡Cristo, suéltala antes de que quemes el encendido o algo!

Ella retiró la mano.

—Lo siento.

—Está bien —dijo él—. Debería habértelo dicho, pero pensé que lo sabrías.

—Puedo contar el número de veces que he estado en un coche con una mano.
No sé nada de ellos.
—No pensé en eso —dijo él—. Mira, acelerador para avanzar, freno para
detenerse. La R es reverse para ir hacia atrás, la D es drive para ir hacia adelante,
y la P es park… para malditamente estacionar. Los espejos laterales, espejo
retrovisor, ves en ellos para ver lo que hay alrededor. ¿Entendido?

—Creo que sí —dijo ella—. ¿Qué pasa con todas las señales?

—PARA. El resto no son realmente importantes. Y si el semáforo está en rojo,


te detienes. Si está en verde, sigues adelante. Es sentido común.

—¿Y si está en amarillo?

—Oh, si el semáforo está en amarillo, acelera para conseguir pasar antes de


que cambie a rojo. Detesto tener que esperar.

Grupo Leyendas Oscuras | 326


—Bien.

—Muy bien, entonces, nena. Pon esta hojalata en reverse y da marcha atrás.

Ella agarró la palanca de cambios, poniéndola en reverse, y respiró hondo


antes de empujar el acelerador. El coche se sacudió hacia atrás cuando lo hizo
avanzar dando la vuelta, subiéndose a la acera. Golpeó el freno duro, y se
detuvieron bruscamente. Carmine se agarró a su asiento.

—Cristo, dije presiona el acelerador, no acelera. Solo presiona ligeramente.

Ella puso el coche en drive y apretó el acelerador. Condujeron por el


estacionamiento hacia la señal de STOP, y pisó el freno duro, sacudiéndolos de
nuevo. Se quedó allí, y él se impacientó, preguntándose por qué no iba a
ninguna parte.

—Si no viene nada, puedes avanzar.

Ella suspiró.

—¿Y a dónde voy, Carmine?

—Oh, ese camino —dijo él, señalando a la izquierda.


Ella miró a ambos lados antes de volver a la carretera, y Carmine se preguntó
por qué no lo había indicado hasta que se dio cuenta que se olvidó de explicar
esa parte. Ella se metió en su carril, con las manos temblando contra el volante.
Se acercaban a una luz amarilla, y él esperaba que frenara. En cambio, ella pisó
a fondo el acelerador y corrió directo pasándola después de que cambió a rojo.

—¡Te pasaste una maldita luz roja, Haven! ¡Rojo significa parar!

Ella lo miro con desaprobación.

—Pero dijiste que debería pisar el acelerador cuando estuviera en amarillo.

—Sí, si puedes pasar, lo que no podías.

—¿Cómo iba a saberlo?

Grupo Leyendas Oscuras | 327


No tenía respuesta. ¿Cómo se suponía que lo sabría cuando él no se lo había
dicho? Se sentía mal por molestarse y miró a través del parabrisas con tiempo
suficiente para verla dirigiéndose a un buzón.

—¡Oh, mierda!

Él agarró el volante y lo giró bruscamente, el espejo lateral golpeó el buzón.


Haven pisó a fondo los frenos, el coche derrapó hasta detenerse al lado de la
carretera.

Él soltó el volante.

—Vamos a ver si podemos intentarlo de nuevo. Me callo y dejo de distraerte,


y tú solo presta atención al camino.

Él estaba mal sobre ello, pero no sabía cómo enseñar algo que le venía
naturalmente. Agarró su cinturón de seguridad y se lo puso, agitando su mano
y silenciosamente diciéndole a dónde ir.

Haven volvió al carril y no había conducido más de cien pies cuando llegó a
una señal amarilla. Le recordó que no le había dicho lo que significaba, pero era
demasiado tarde. Ella voló a través de ella sin disminuir la velocidad.
Los neumáticos chirriaron y Haven gritó mientras pisaba a fondo los frenos
en pánico, lo peor que podía hacer si se acercaba un coche. Él le dijo que
acelerara de nuevo, y ella agarró el volante con fuerza mientras sus ojos se
llenaron de lágrimas.

—Apártate en el estacionamiento a la derecha —dijo él cuando se acercaban


a la tienda de comestibles. Haven giró, y el coche patinó hasta detenerse torcido
a través de algunos lugares de estacionamiento. Una lágrima se deslizó por la
mejilla de Haven. Carmine se desabrochó el cinturón de seguridad y la tomó en
sus brazos—. Lo hice mucho más difícil de lo que debería haber sido. Creo que
alguien más podría ser mejor enseñándote esto.

—¿Por qué tengo que aprender?

Grupo Leyendas Oscuras | 328


—Así puedes moverte por tu cuenta —dijo él—. Además, es una buena
habilidad para tener, y una que apreciarás cuando empezamos de nuevo.

Ella salió de su abrazo, una curiosa expresión en su rostro.

—¿Empezar de nuevo?

—Sí, un borrón y cuenta nueva. No importa lo que tome.

—¿De verdad crees…?

—Lo sé.

—Entonces no quiero que nadie más me enseñe a conducir. Quiero que seas
tú.

Él se rio entre dientes.

—Tu memoria a corto plazo debe estar jodida si te olvidaste sobre el desastre
del trabajo de enseñanza que acabo de hacer.

—Estamos aprendiendo todo juntos, ¿recuerdas? Conducir no debe ser


diferente.
—Está bien, entonces —concedió—. Vamos a intentarlo una vez más. En
primer lugar, cuando se llega a una luz amarilla, de una puta vez despacio y
detenerse.

Grupo Leyendas Oscuras | 329


CAPÍTULO 27

27

Grupo Leyendas Oscuras | 330


Haven estaba en la cocina, observando el refrigerador mientras contemplaba
qué cocinar. Las palabras del Dr. DeMarco se infiltraron en sus pensamientos,
haciéndose eco como una canción en repetición. Ella quería una vida con
Carmine, pero tendrían que encontrar una manera que no implicara huir. ¿Era
eso posible? No estaba segura. Pero en contra de su mejor juicio,
desesperadamente lo esperaba.

Haven gritó cuando un brazo se deslizó alrededor de su cintura, tan perdida


en sus pensamientos que no había oído acercarse a Carmine.

—Vamos a emborracharnos esta noche, tesoro.

—¿Por qué?

—¿Porque es viernes? ¿Se necesita una razón para emborracharse? Prometo


ser un perfecto caballero. —Se inclinó, pellizcando la nuca de su cuello con sus
dientes—. Bueno, tal vez no un perfecto caballero.

Ella se echó a reír, pero no se molestó con una respuesta.


—Ya sabes, tenemos aire acondicionado —dijo—. Has tenido esa puerta del
refrigerador abierta durante tanto tiempo que pensé que tal vez estabas
tratando de enfriar la cocina o algo así.

—Estoy pensando en la cena.

—Genial, porque me muero de hambre. —El cogió un vaso del armario. Ella
lo tomó de él, y él la miró antes de encogerse de hombros. Ella agarró un frasco
de cerezas y una botella de coca-cola, haciéndole un trago. Él tomó un sorbo—.
Eres enteramente demasiado buena para mí.

—Puedes compensarme más tarde —dijo ella en broma.

—Si quieres ir arriba, te compensaré ahora mismo.

Grupo Leyendas Oscuras | 331


—La cena se supone que debe estar lista a las siete, lo que significa que solo
tengo treinta minutos para idear algo —dijo ella, sacando un poco de salchicha
del congelador. Lo metió en el microondas para descongelar, pero Carmine
agarró la salchicha y la tiró de nuevo al congelador—. ¿Qué estás haciendo?
¡Vas a meterme en problemas!

Él no contestó, en su lugar sacó su teléfono desplazándose a través de él para


hacer una llamada. Tan pronto como la línea fue contestada, les pidió que
cogieran algunas pizzas antes de volver a casa. Terminó la llamada con una
sonrisa arrogante.

Haven giró los ojos.

—Todavía no estamos subiendo las escaleras.

—Me parece justo, pero yo sí quiero emborracharme esta noche.

Haven oyó un coche acercándose y vio el Mazda deteniéndose afuera. El Dr.


DeMarco salió de él con algunas cajas de pizza.

—Él está en casa.

La puerta principal se abrió, y Carmine suspiró con exasperación mientras la


dejaba ir. El Dr. DeMarco entró en la cocina y puso la cena en el mostrador
antes de mirar a Carmine, dejando escapar un gemido ligero de su garganta.
Fue apenas audible, y Haven miró a Carmine con incertidumbre mientras él
sorbía de su refresco de cereza.

Los dos intercambiaron las llaves, y el Dr. DeMarco se dirigió a la puerta de


nuevo antes que cualquiera de ellos pudiera reaccionar. Él se dirigió a su coche,
haciendo una pausa en el espejo del pasajero. Un largo arañazo se hundía en él,
notable contra la pintura color negro brillante. Se volvió lentamente hacia la
casa, con los ojos deteniéndose en Haven en la ventana. A ella le preocupaba
que volviera dentro para castigarla de alguna manera, pero él se subió al coche
y se marchó en su lugar.

Haven se volvió hacia Carmine una vez que él se había ido.

Grupo Leyendas Oscuras | 332


—Creo que quiero ir arriba ahora.

—Podemos hacer eso —dijo, cogiendo la caja de pizza—. Todavía puedo


emborracharme, ¿no?

Ella sonrió ante su expresión, sus labios se curvaron hacia arriba en un


mohín infantil.

—Por supuesto que sí.

—Y tú vas a beber conmigo, ¿verdad?

—Si eso es lo que quieres.

—Quiero hacer todo contigo —dijo—. Incluso mierda que estaríamos mejor
no haciendo juntos.

—¿Cómo conducir?

Él se echó a reír.

—Sí, así que vamos a emborracharnos y olvidemos que casi me mataste hoy
intentándolo.
Haven llevó su taza a sus labios y bebió un sorbo de la bebida con sabor a
fruta dulce. El sabor del alcohol permanecía en el fondo, no era tan malo como
para entorpecer el sabor.

—Esto está bueno. ¿Qué es?

—Sweet-Tart. Ya sabes, refresco de naranja, Kool-Aid, y Everclear. —Haven


no lo sabía, pero le gustó de todos modos. Tomó otro sorbo mientras Carmine
tomó su botella de licor y bebió un trago. Él estaba sin camisa, y Haven estaba
cautivada por la forma en que los músculos de su estómago se tensaban
mientras su cuerpo se estremecía. Su mano callosa se rascó la cicatriz en su
costado, sus dedos largos traspasando a Haven.

Él se agachó para mirar debajo de la cama y sacó las cajas de zapatos,

Grupo Leyendas Oscuras | 333


mirando el interior antes de empujarlas de nuevo debajo. Encontró lo que
estaba buscando y sacó una consola de juegos de color gris y un controlador,
conectándolo sin palabras a su televisor.

—¿Qué es? —preguntó.

—Nintendo Classico —dijo.

—¿Y tú vas a jugar?

—Vamos —la corrigió, soplando en un juego antes de deslizarlo en la


consola—. O definitivamente vamos a intentarlo.

Él lo encendió. El juego comenzó de inmediato mientras se sentaba en el


suelo, estirando las piernas y palmeando el espacio entre ellas. Ella se sentó
entre sus piernas, y él sostuvo el controlador delante suyo para explicar los
botones. Ella observó mientras él navegaba por el primer tablero.

—Mario es un rito de paso. No eres nadie hasta que lo has conquistado. —Su
tono era serio, sin embargo, juvenil e inocente. La hizo sonreír—. Aquí, termina
esta parte.

Ella tomó el mando.


—¿Pero y si lo mato? Él puede morir, ¿verdad?

—Él vuelve a la vida. No es que vayamos a tener que planear un funeral.

Le tomó tres intentos conseguir la coordinación de saltar por encima de las


cosas. Carmine agarró sus bebidas y se sentó de nuevo, tirando de su cuerpo
contra su pecho.

Las siguientes horas pasaron mientras caían en un ciclo. Ella mataba al


personaje, y Carmine completaba un nivel para que ella pudiera probar el
siguiente. Haven podía sentir el alcohol en su sistema, sus extremidades y la
cabeza densos. Lo encontró agradable, los dos haciendo algo tan infantil y sin
preocupaciones. Él le estaba dando partes de una vida en la que ella no pudo
participar.

Grupo Leyendas Oscuras | 334


Ella estaba jugando un nivel con un montón de tortugas cuando Carmine
acarició su cuello. Distraída, tiró al personaje justo por una cornisa y lanzó el
controlador hacia abajo en señal de frustración.

—¿Qué esté bebido te molesta? —preguntó Carmine, tomando un trago de la


botella de vodka.

—No bebes lo suficiente para eso —dijo ella—. No eres un borracho perverso
como el Maestro Michael.

—Me gustaría matar a ese tipo —dijo Carmine—. No sabes lo


desesperadamente que quiero que sufra.

Ella negó con la cabeza.

—No puede hacer eso.

—¿Por qué no? No puedes en serio preocuparte por él.

—No, pero me preocupo por ti. No quiero que hagas daño a las personas. No
quiero que seas un asesino.

Carmine la atrajo hacia él con más fuerza, besando la parte superior de su


cabeza.
—Sabes, nunca supe lo que quería de la vida. El ir a Chicago siempre tenía
más sentido, pero ahora que te tengo en mi vida, estoy empezando a verlo de
manera diferente. Lo que tú quieres importa, así que si no quieres que haga esa
mierda, entonces tengo que pensar realmente en ello. Va a ser tu vida, también,
y significas mucho más para mí que cualquiera de ellos.

Ella sonrió mientras sus palabras barrieron a través suyo.

Carmine llevó el juego aparte y lo puso de nuevo en la caja.

—Me preguntaba lo que había en esas —dijo—. Me preocupó que fuera solo
más porno.

Él se echó a reír.

Grupo Leyendas Oscuras | 335


—Es donde guardo mi viejo yo.

Ella se sentó en su cama con su bebida mientras él sacaba una caja pequeña,
buscando a través de ella brevemente antes de sacar un marco negro. Ella lo
tomó de él con cuidado, su mirada descansando sobre la foto de una mujer con
el pelo color rojo brillante y los ojos del mismo color que Carmine.

Haven no podía respirar. Era el rostro que había visto repetidamente en sus
sueños, el ángel de blanco que brillaba a la luz del sol. La emoción la atravesó,
su voz un susurro roto.

—Ella es un ángel.

Carmine tomó el marco de ella, pero en lugar de colocarlo de nuevo en la


caja, lo puso sobre su escritorio.

—Lo es —dijo en voz baja—. Ahora, de todos modos.

Los sueños se filtraron en el dormir de Haven esa noche. Era una noche
oscura sin nubes, el resplandor de la luna iluminando la escena en su mente.
Ella estaba de vuelta en Blackburn otra vez, una niña de rostro fresco con el
pelo ondulado, tratando de escabullirse para ver fuera de los establos.

—¿Qué pasa, mamá?


—Nada que te preocupe, pequeña —dijo su madre en voz baja mientras
trataba de alejar a Haven—. Ve a acostarte.

—Pero no estoy cansada —argumentó Haven—. ¿Por favor, mamá? Quiero


mirar.

—No está pasando nada —dijo—. Ya todo terminó.

Haven renunció a tratar de rodearla, en vez de ponerse en el suelo y correr


entre sus piernas. Ella débilmente podía distinguir la silueta de un coche con el
maletero abierto. En el suelo, junto a él, inmóvil, yacía una persona.

—¡Es la señorita Martha!

—Silencio —dijo su madre—. No quieres que ellos escuchen.

Grupo Leyendas Oscuras | 336


—Lo siento, mamá —intentó susurrar Haven, pero no podía evitarlo.
Observó mientras la señorita Martha era colocada en el maletero, con los ojos
cerrados como si estuviera durmiendo—. ¿A dónde va la señorita Martha?

—Lejos de aquí —respondió su madre.

—¿Qué está lejos de aquí?

—Mucho —dijo ella—. Hay un mundo completo ahí fuera.

—¿La señorita Martha va a salir al mundo?

—No, la señorita Martha se ha ido al cielo.

—¿Qué es el Cielo?

Su madre suspiró.

—El cielo es el mejor lugar que puedas imaginar. Las personas ya no son
lastimadas cuando se van al cielo. Hay paz allí. Es hermoso. Todo el mundo es
hermoso.

Haven sonrió con emoción.

—¿Conseguiré ir al Cielo?
Ella asintió con la cabeza.

—Algún día un ángel vendrá a llevarte lejos.

De repente, la oscuridad estalló en una luz cegadora. Haven protegió sus


ojos. Pudo sentir el ardiente sol mientras corría, el aire abanicando su piel
sudorosa. Fingió volar, como la señorita Martha hizo hacia el cielo la noche
anterior, y se estrelló contra algo en su camino.

Cayendo al suelo, apenas podía distinguir la forma en la luz cegadora.


Estaba confundida hasta que una voz suave rompió el silencio.

—Estás muy sucia, pequeña.

La ceguera se despejó mientras la forma se arrodillaba para mirarla. Pura

Grupo Leyendas Oscuras | 337


belleza, amor y compasión. Hasta entonces, Haven no había visto un ángel,
pero estaba segura de que uno había venido.
CAPÍTULO 28

28

Grupo Leyendas Oscuras | 338


La habitación estaba envuelta en luz brillante cuando Carmine despertó. Su
cabeza martilleaba, sus ojos ardían. Parpadeó un par de veces mientras se
sentaba, dándose cuenta que estaba solo.

Estirándose, hizo estallar dos Tylenol para sofocar la resaca antes de caminar
fuera de la habitación. Tan pronto como llegó a la segunda planta, sus pasos
vacilaron cuando Haven salió al pasillo con su padre. Sus ojos se encontraron al
mismo tiempo que Vincent se fijó en él.

—¿Es necesario hacer la colada de nuevo? —preguntó.

—No. ¿Por qué?

—Dos días seguidos caminando por ahí con apenas nada de ropa.

Se miró a sí mismo.

—Mis, uh… bienes están cubiertos.

—Bueno, me alegro por lo menos que eso descendiera en los últimos años.

Él se rio entre dientes.


—¿Qué, crees que eres demasiado joven para ser abuelo?

´—De hecho, sí —dijo—. Solo tengo cuarenta y un años. Pero, francamente,


estoy tan preocupado por ti cogiendo algo como lo estoy sobre ti embarazando
a alguien. Durante un tiempo, cada vez que decías las palabras—: ¿Qué es esto?
Temí que intentaras mostrarme algo sospechoso.

Carmine se echó a reír.

—Bueno, gracias por la preocupación, pero te aseguro que mi polla está en


fantástica forma.

Vincent negó con la cabeza mientras miraba a Haven.

—Puedes retirarte, hija. Estoy seguro de que tienes cosas que atender.

Grupo Leyendas Oscuras | 339


Ella prácticamente corrió hacia los escalones cuando Vincent se volvió hacia
Carmine.

—Vístete.

—¿Por qué? No es que esté indecente.

—Yo no he dicho que estés indecente, pero tengo un día libre, así que pensé
que podríamos ir disparar como en los viejos tiempos.

Él lo miró boquiabierto.

—¿Vincent DeMarco despejó su agenda para pasar un poco de tiempo


conmigo?

Vincent suspiró.

—Ve antes de que cambie de opinión.

Riéndose, Carmine subió las escaleras y se puso algo de ropa. Estaba en el


baño cepillando sus dientes cuando Haven entró.

—¿Tu y el Dr. DeMarco os marcháis?

Él asintió con la cabeza, enjuagando su boca.


—Vamos a ir a jugar con nuestras armas.

—Vas a estar a salvo, ¿verdad?

—Sí, no me va a disparar ni nada —dijo—. Lo probé un par de veces, e


incluso apuntó con un arma hacia mí una vez, pero no pudo apretar el gatillo.

En lugar de hacerla sentir mejor, su expresión de pánico solo creció.

—¿Te apuntó con un arma?

—Relájate, probablemente apuntó con un arma a todos en algún momento —


dijo mientras terminaba de arreglarse—. ¿Me vas a extrañar, tesoro?

—Siempre te echo de menos cuando no estás aquí.

Grupo Leyendas Oscuras | 340


Se puso el abrigo.

—Dame un par de meses más y estarás cansada de mi culo.

—Nunca.

—Genial para escuchar, ¿pero que es esa mierda que dicen? ¿La ausencia
hace crecer el cariño? Me voy, significa que te va a encantar más cuando
regrese.

El campo de tiro al aire libre estaba a unos pocos kilómetros fuera de la


ciudad en el valle de Swannanoa. El campo, de aproximadamente cuatrocientos
metros de longitud, tenía un pabellón cubierto con distintos tamaños de
objetivos. Lo habían visitado algunas veces durante los años, pero no habían
vuelto desde el incidente con Nicholas… desde que Carmine se marchó.

Carmine había sido un buen tirador desde que era niño, pero el objetivo de
Vincent era impecable, la mano firme como un tirador profesional. Su bala
rasgó directamente a través del centro de la diana sin esfuerzo.
Vincent recargó su M1 Garand después de expulsar todas las rondas y se lo
tendió a Carmine.

—¿Quieres probar el rifle?

Carmine lo tomó y vaciló antes de entregar su pistola a su padre.


Apuntando, Carmine disparó una vez y sonrió cuando dio en el blanco.

—Eso fue suerte —dijo Vincent, cargando la pistola y disparándola. Dio en el


blanco más lejano, descargando las rondas en él.

—Maldito presumido —dijo Carmine, tomando otra oportunidad y dando en


el blanco de nuevo—. Ves, no fue suerte. Eso es habilidad.

—No eres tan malo —reconoció Vincent—. Nicholas puede dar fe de ello.

Grupo Leyendas Oscuras | 341


Carmine rodó los ojos cuando su padre intercambió armas con él de nuevo.
Le disparó al blanco, la atmósfera espesa con palabras no dichas. Vincent
bruscamente disparó unas cuantas rondas más antes de bajar su arma mirando
al vacío. Carmine se dio cuenta entonces… esto no era solo un casual viaje de
tiro. Esto no era solamente tiempo de vinculación padre / hijo. Había algo en la
mente de Vincent, algo que se hablaría antes de que a Carmine se le permitiría
volver a casa.

Si a Carmine se le permitía volver a casa.

—¿Es eso de lo que quieres hablar? —dijo Carmine, sabiendo que tendría que
intentarlo primero—. ¿Nicholas?

—No —dijo Vincent—. A menos que sea la razón por la que has estado de
buen humor últimamente.

Carmine se quedó mirando a su padre cuando esas palabras cayeron. Él lo


sabía.

—No puedo evitarlo —dijo Carmine, la tensión haciendo temblar su voz—.


No es como que me propuse que pasara esto. Simplemente… lo hizo.
Vincent permaneció en silencio, su falta de respuesta chirriando en los
nervios de Carmine.

—Vamos, te conozco tienes una opinión, no hay necesidad de contenerse.


Puedo soportarlo. Dime cómo malditamente indignante es que tu hijo caiga tan
bajo como para enamorarse de una maldita escla… —Él vaciló, incapaz de
terminar la palabra.

—Independientemente de que lo digas no cambia nada —dijo Vincent—. No


hace a la chica más o menos de uno.

Carmine esperaba algo más.

—¿Eso es todo lo que tienes que decir? Dije que puedo soportarlo. Dime que

Grupo Leyendas Oscuras | 342


estoy equivocado, que nunca funcionará porque la gente como nosotros no van
de la mano. Dime que no es lo suficiente buena para mí. Dime que nunca me
podría amar.

—¿Es eso lo que quieres oír?

Él entrecerró los ojos.

—No.

Vincent miró casualmente a su reloj como si no se viese afectado por la


conversación.

—¿Por qué no salimos a comer algo?

Carmine arqueó una ceja.

—Sería más fácil matarme aquí.

—¿Matarte? ¿Por qué clase de persona me tomas?

—Bueno, a la mierda. Creía que podías ser la clase de persona que lastima a
una chica inocente. Es bueno saber que estaba equivocado sobre esa mierda.

—Soy un hombre que comete errores, un hombre que no espera ser


perdonado por ellos, pero un hombre que espera que sus hijos sean respetuosos
—dijo bruscamente—. Si quieres hablar de esto usando nuestra ira, podemos,
pero esperaba que pudiéramos hablar de ello como adultos.

Carmine vaciló.

—Está bien.

—Ahora, ¿vas a disculparte por lanzar esto en mi cara?

Carmine se burló.

—Me disculparé por decirlo cuando te disculpes por hacerlo.

Grupo Leyendas Oscuras | 343


Vincent y Carmine se sentaron tan pronto como llegaron al restaurante y
pidieron la primera cosa en el menú. Después de que el camarero trajese su
comida, Vincent se dirigió hacia su hijo.

—Quiero que escuches atentamente, Carmine. Lo que los dos tenéis ahora es
inofensivo, pero no quiero oír hablar de eso. Puedes cuidar a la muchacha, pero
ella no es tuya. Probablemente vas a odiarme por decir esto, pero estoy al
control. La primera vez que ignores lo que diga, pondré un alto a todo esto.

Carmine apretó la mandíbula cuando su ira se desbordó, y Vincent levantó la


mano para detener la explosión inminente.

—No voy a hacerle daño, pero podría repudiarla si fuerzas mi mano. No


estoy dándote mi bendición, pero no estoy prohibiéndotelo tampoco. Soy lo
suficientemente inteligente como para elegir mis batallas, y las tengo más
importantes para luchar en este momento.

Él miró a su padre.

—Suficientemente justo.

Vincent volvió su atención a su comida.


—Me pregunto si sabes en lo que te estás metiendo.

—Bueno, más o menos espero que el imbécil que es su dueño no sea su


dueño para siempre.

Los ojos de Vincent se entrecerraron en su dirección.

—Esto es una bonita pieza de información para tener, pero no es de lo que


estaba hablando. ¿Por qué crees que te pedí que le enseñaras a conducir,
Carmine? ¿Por qué te pedí que la llevaras a comprar comida?

—Para tratar de separarnos.

La respuesta irritó a Vincent, y dejó caer su tenedor.

Grupo Leyendas Oscuras | 344


—¿No has estado escuchando? ¿Crees que me excita jugar con los demás?
¿De verdad crees que tu madre se hubiera casado conmigo si hubiera sido tan
horrible?

—No lo sé. No tengo ni idea de lo que estaba pasando por la cabeza de


mamá, pero estoy seguro de que ella no sería feliz acerca de lo que estás
haciendo con Haven.

—Eras joven cuando murió, y, francamente, tu visión está sesgada. He hecho


mucho durante años que decepcionaría a tu madre, pero la compra de la
muchacha no es uno de ellos.

—¿Su compra? ¿Crees que mi madre estaría de acuerdo con eso? ¡Eres un
enfermo!

Vincent dio un puñetazo sobre la mesa.

—¿Quién eres tú para hablarme de esa manera? ¡Mira cómo tratas a todo el
mundo!

—¿Y de quién mierda es la culpa, ¿eh? —Carmine empujó su silla hacia atrás
mientras se levantaba—. ¿De quién es la culpa que esté jodido? ¿De quién es la
culpa que tuviera que verla morir?
Vincent le fulminó con la mirada.

—No es mía.

Una voz se aclaró a su lado cuando el director se acercó. Otros miraban,


perturbados por la conmoción. Vincent sacó algo de dinero de su cartera,
arrojándola sobre la mesa antes de salir.

No se habló ni una palabra durante el trayecto. Cuando llegaron a la casa,


Carmine trató de salir, pero Vincent lo detuvo.

Grupo Leyendas Oscuras | 345


—Tuve que hacerlo así para que vieras lo que estaba consiguiendo. Ella ha
estado aislada de todo, Carmine. En los límites de la casa, tal vez las cosas están
muy bien, pero eso no es el mundo real. En el caso de que tuvierais la
oportunidad de estar juntos, pensé que era mejor si tuviera experiencia en el
trato con esa parte suya. Estará ahí en cada paso del camino, porque cuando te
crían como a ella, no tienes los conocimientos para vivir de cualquier otra
manera. Traté de ayudar, no de causarte daño.

Carmine abrió la boca para hablar, pero su padre continuó antes de que
pudiera.

—¿Piensas que tu madre estaría decepcionada de que la traje a esta casa?


Creo que te equivocas. ¿Le gustaría eso? No. Ni siquiera me gusta. Pero creo
que tu madre se hubiera sentido decepcionada si hubiera tirado a la muchacha
al mundo a ciegas. La sociedad se la hubiera comido viva. Probablemente
todavía lo hará.

Carmine se había centrado en todo lo que su padre estaba haciendo mal y


nunca consideró que podría estar ayudando a Haven.

—Ella necesita una semblanza de normalidad antes de que pueda ser


introducida en las nuestras —continuó Vincent—. ¿La amas? Bien, ámala. Pero
no me contradigas. Esto no es divertido, Carmine. No estoy disfrutando de esto,
pero lo estoy haciendo y debería ser suficiente para ganarme tu respeto. Tienes
que dejar de actuar como si fueras poderoso y sabio, porque no eres ni lo uno ni
lo otro. Tienes que entenderlo, hijo, o voy a perderte como perdí a tu madre.

Vincent salió, cerrando la puerta con tanta fuerza que las ventanas vibraron.

Haven estaba en medio de la cama de Carmine, tumbada sobre su espalda


cuando entró. Se quitó el abrigo y los zapatos antes de acostarse a su lado. Los
ojos de Haven se abrieron. Parpadeó un par de veces, sonriendo cuando
hicieron contacto visual.

Grupo Leyendas Oscuras | 346


—La bella mia ragazza —dijo—. ¿Durmiendo la siesta de la tarde?

—Me quedé sin cosas que hacer —dijo—. Todo está limpio.

Suspiró.

—Una siesta suena realmente bien ahora.

Ella lo miró con curiosidad.

—¿Un mal día?

—Fue confuso, pero no diría que fue malo —dijo—. Cualquier día que
incluya la cama contigo, tesoro, no puede ser malo.

Ella pasó sus dedos por sus labios.

—Te extrañé.

—Mi sei mancata, —dijo—. Eso es ‘Te extrañé’ en italiano.

—Bueno, mi sei mancata, también.

Él se echó a reír.
—Soy un chico, por lo que tienes que decir, mancato. Ya sabes, con una o y no
una a.

—Mi sei mancato —repitió.

—¡Muy bien! Cuidado, mira mi muchacha que se hace bilingüe.

Haven se sentó sobre sus rodillas, canturreando mientras contemplaba el


suelo brillante de la cocina. Lo había fregado durante más de una hora,
eliminando las marcas de desgaste negras de la losa de mármol. El Dr. DeMarco
nunca habló con ella acerca de la limpieza. En raras ocasiones en que olvidaba

Grupo Leyendas Oscuras | 347


hacer algo, él lo pasaba por alto. A veces se sentía como si estuviera viviendo en
otro universo con la forma drástica que su vida había cambiado. Nunca se
imaginó vivir una existencia donde podía tirar abajo la escoba y poner la ropa
en espera para mirar un programa de televisión en medio de la tarde.

Mucho de esto ocurrió sin darse cuenta. Antes de que hubiera llegado a la
casa de DeMarco, estaba constantemente centrada en tareas para no meterse en
problemas, pero ahora pensaba en sí misma más.

Y eso era algo que nunca se le había permitido hacer antes.

Se puso de pie, mirando de reojo algo cuando se dio la vuelta. El Dr.


DeMarco estaba de pie en la puerta, mirándola en silencio. Era mediodía, y no
se había dado cuenta de que alguien estaba en casa.

—¿Tiene usted hambre, señor?

Él asintió.

—Puedes hacer algo para almorzar, dolcezza. Vamos a ver la televisión


mientras comemos.

Ella parpadeó un par de veces después de que él saliera. ¿Nosotros?


Después de hacer algunos sándwiches de ensalada de pollo y distraídamente
tirar juntas dos coca-colas de cereza, Haven se dirigió a la sala. El Dr. DeMarco
estaba repantigado en una silla con las piernas estiradas delante de él, su
sonrisa cayó cuando tomó su almuerzo.

Se sentó en el sofá y cogió su sándwich mientras tomaba un sorbo de su


bebida.

—¿Puedo preguntarte algo, hija?

—Sí, señor.

Sacó una cereza de su refresco.

—¿Hiciste esto por tu cuenta, o mi hijo te lo pidió?

Grupo Leyendas Oscuras | 348


—Lo hice por mi cuenta. Quería ser agradable.

—Interesante.

—¿Hay algo de malo en eso? —preguntó.

—No, solo era curiosidad —dijo—. Tengo curiosidad sobre muchas cosas, en
realidad.

—¿Cómo?

—Al igual que, ¿cómo supiste usar el limpiador especial en mis ventanas?

Su ceño se frunció.

—Estaba escrito en la botella.

―¿Así que estás admitiendo que podías leer entonces?

Su error flagrante la aturdió. Ella asintió con la cabeza, teniendo miedo de


hablar.

—Ya lo sabía en ese momento, pero me sorprendió que metieras la pata en tu


primer día. No eres tan hábil como te crees que eres.
Las náuseas se apoderaron de ella. Dejó el sándwich.

—¿Cómo sabía que podía leer?

—Lo descubrí hace años en un viaje a Blackburn. Tenías un libro. Si no lo


hubiera sabido, sin embargo, lo habrías dado a conocer de todos modos. En el
momento en que tu analfabetismo fue mencionado, miraste a la izquierda. Esa
es tu señal. Cuando estás ocultando algo, miras a la izquierda.

Haven no dijo nada, obligándose a mirar hacia delante.

Grupo Leyendas Oscuras | 349


CAPÍTULO 29

29

Grupo Leyendas Oscuras | 350


Carmine caminó de un lado a otro en el vestíbulo, el sonido de sus pies
contra el suelo de madera haciéndose eco a través de la planta baja. El sol no
había salido y ya no podía estar quieto.

Tras lo que pareció una hora, aunque solo unos pocos minutos habían
pasado, un coche se detuvo en la parte delantera. Él abrió la puerta con tanta
fuerza que se sorprendió de no arrancarla de las bisagras.

—Llegas tarde.

Dia lo empujó fuera del camino para entrar en la casa.

—Tú me dijiste a las seis. Son las cinco cuarenta y cinco.

Su ceño se frunció.

—¿Aún no son las seis?

—No, no lo son. —Ella le entregó un pedazo de papel—. Relájate, va a ir


bien.
—¿Estás segura? Quiero decir, es suficiente, ¿no? —Dia levantó las cejas, su
expresión causando que surgiera su estúpido pánico—. Cristo, esto es
demasiado. Estoy pasando mi límite.

—A ella le va a encantar, Carmine.

—Nunca he hecho nada de esto antes —dijo él—. No sé lo que estoy


haciendo.

—Lo sé. Es dulce de tu parte. Estoy más que feliz de ayudar.

—Gracias —dijo él—. Voy a conseguir algo de dinero en la ciudad y te


pagaré por tu trabajo.

Ella se echó a reír.

Grupo Leyendas Oscuras | 351


—No hay necesidad. Esto es nuevo para mí. Tengo muchas ganas de pasar el
rato con ella.

—¿No jodas? ¿Realmente quieres socializar con una chica en mi vida?

Dia rodó los ojos.

—No es culpa mía que acostumbraras solo poner a Lisa a 'gemir' alrededor.

Haven recogió su tortilla de huevos con queso y champiñones, escuchando


como Dia despotricaba sobre la escuela, mientras estaban sentadas en una
cabina en Crossroads Diner, un pequeño restaurante en el centro de la ciudad.
Dia la había despertado una hora antes y le pidió a Haven que fuera a
desayunar con ella. Ella se había resistido, con miedo a salir de casa sin
permiso, pero Dominic llamó al Dr. DeMarco para asegurarse de que estaba
bien. No sabía por qué estaba allí, pero estaba agradecida de que alguien
quisiera pasar tiempo con ella.

Incluso si esa persona era todavía un misterio para Haven.


Después de que Dia terminaba sus tortitas, se excusó para ir al baño. Haven
se puso nerviosa cuando desapareció. Estar en público sola, rodeada de
extraños, la puso al borde.

—¿Qué hace una belleza como tú comiendo sola?

Ella se puso rígida cuando Nicholas se deslizó en el reservado frente a ella.

—Estoy con Dia. Ella se fue… a alguna parte.

—Genial, será agradable verla —dijo—. También, tengo una pregunta para ti.

Ella lo miró con aprensión.

—¿Qué?

Grupo Leyendas Oscuras | 352


Metió la mano en el bolsillo de su chaqueta y sacó una pequeña caja de color
rosa con corazones de caramelo, vertiendo algunos de ellos en su mano.

—¿Cómo llamas a la novia de un vampiro?

Ella sonrió. Otra broma.

—No lo sé.

Él hizo estallar un caramelo su la boca.

—Un ghoulfriend. ¿Comprendes? ¿Cómo girlfriend, pero en vampiro?

Ella lo miró fijamente, sin ver lo que era gracioso en eso.

Dia regresó y se sentó en la cabina junto a Nicholas.

—¿Qué estás haciendo aquí?

Él se encogió de hombros.

—Deteniéndome por algo para desayunar en mi camino a la estación. Tengo


servicio comunitario con el jefe de policía.

La frente de Dia se frunció.


—¿No deberías estar en la escuela, sin embargo?

—Mira quién habla, ¿no deberías estar tú también?

—Me tomé el día libre —dijo ella—. Haven y yo vamos a prepararla para su
cita.

¿Cita? La palabra cogió a Haven con la guardia baja. Nicholas se veía igual
de sorprendido.

—¿Cita? ¿Con quién?

—Con su novio —dijo Dia cuando Haven se mantuvo callada—. Conoces a…


Carmine

Grupo Leyendas Oscuras | 353


La expresión de Nicholas cayó.

—¿DeMarco?

—¿Qué otro Carmine hay? —preguntó Dia—. Y no estés tan sorprendido. Él


no es la misma persona que conocías.

—Carmine nunca va a cambiar. —La voz de Nicholas fue mordaz—. Él


podría poner una venda sobre tus ojos, pero no estoy hechizado por él como
todos los demás. Todo el mundo en esta ridícula ciudad todavía piensa que el
sol sale y se pone en ese chico, que no puede hacer nada malo. Es extraño. —Él
hizo una pausa, jugueteando con su caramelo—. Me tengo que ir.

Dia se deslizó fuera de la cabina para dejarlo pasar. Él puso un caramelo en


la mesa frente a Haven antes de salir sigilosamente, empujando la puerta y
dejando la cafetería sin comer.

Haven miró al corazón anaranjado de caramelo frente a ella, leyendo las


palabras TALK 2 ME (Háblame) débilmente escrito sobre él en rosa.
Carmine se paseaba por el vestíbulo de nuevo, vestido con un traje negro y
con nerviosismo girando una rosa roja. Desde que le había hablado a Dia sobre
sus planes, ella había estado llamando a esto Operación Cenicienta, aunque él
pensó que era más como Operación Por-Favor-No-Arruines-Esto. Lo más cerca
que llegaba a ser el Príncipe Azul era ser un Principe della Mafia, pero no había
nada remotamente romántico en eso.

Su mente recorrió todas las catástrofes potenciales, mientras esperaba, ya


preparándose para lo peor. Él podría decir algo equivocado y ofenderla. Ella
podría estar decepcionada o abrumada por todo. El picnic sería un desastre, con
una intoxicación alimentaria u hormigas invasoras. Si nada de eso sucedía, sería
la tormenta, a pesar de que el hombre del tiempo asegura una noche clara.

Grupo Leyendas Oscuras | 354


Terremoto. Tornado. Tsunami. Monzón. Huracán. Inundaciones. Granizo.
Ventisca. No sabía si la mitad era posible, pero imaginaba que todas sucedían al
mismo tiempo.

Finalmente, el trozo de chatarra torpe de Dia llamado coche se detuvo


delante. El corazón le latía con fuerza. Era solo Haven, se recordó. Era la chica
que, de alguna manera, lo vio en su peor momento y se las arregló para amarlo.

La puerta se abrió y Haven entró. Ella se movía nerviosamente en un vestido


blanco, un poco de maquillaje en su rostro, su cabello ondulado domado y
echado hacia atrás.

—Buon San Valentino —dijo él, tendiéndole la flor—. Feliz Día de San
Valentín.

Sonriendo avergonzada, ella tomó la flor de él.

Carmine salió de la autopista cuando llegaron a Black Mountain,


conduciendo directamente al centro de arte en la calle Cherry. La señal por
encima de la entrada principal del edificio gris anunciaba lo que era, pero
cuando Carmine ayudó a Haven a salir del coche, todo lo que él vio en su
expresión era confusión.

—Es una galería —explicó, sin saber si ella lo entendería.

—¿Como un museo?

—Sí, igual.

La emoción brilló en sus ojos, y supo entonces que había tomado la decisión
correcta. Tomó su mano para conducirla dentro. El lugar estaba en penumbra,
solo un brillo sutil de luz en todo el edificio, brillando por encima de las
exposiciones dispersas.

—Vamos, tesoro.

Grupo Leyendas Oscuras | 355


Ella no se movió.

—¿No tienes que pagar?

—No. —Él no había esperado que preguntara eso—. No tienes que pagar
para ver el arte.

Él se quedó allí, aprensivo acerca de lo que ella pensaba. Ahora empezó a


sentirse mal trayéndola a un lugar que no le costaba ni un centavo.

—¿Este lugar es realmente gratis?

—Sí.

—¿Por qué?

Él nunca pensó en ello antes.

—Razones educativas, supongo. Los artistas son un poco como los músicos y
trabajan más por placer que por dinero.

Él no tenía ni idea de si tenía razón o no, pero sonaba bien.

Caminaron alrededor, deteniéndose cada pocos metros para echar un vistazo


a las exhibiciones —esculturas y cerámicas, esculturas y pinturas, dibujos y
fotografía. No era habitual que él lo encontrara interesante, pero cualquier cosa
era agradable con Haven alrededor. Ella brillaba todo el tiempo, y él solo se
quedó atrás, escuchando con asombro como analizaba y diseccionaba el arte.

—Tienes que ir a la universidad —dijo él—. Eres malditamente inteligente


para no hacerlo.

Ella entrecerró los ojos.

—¿Es apropiado maldecir en una galería?

Él se echó a reír.

—A la mierda si lo sé.

Grupo Leyendas Oscuras | 356


Ella negó con la cabeza.

—¿De verdad crees que podría ir a la escuela?

—Sí, lo sé. Y sabes que te puedo ayudar, ¿no?

—Sé que puedes probar —dijo ella juguetonamente—. Si funciona o no es


otra cosa.

Pasaron por el resto de la galería, charlando casualmente y tomados de las


manos. Hacia el final de su gira, Haven se detuvo frente a un dibujo a lápiz, una
figura de una mujer desde la parte posterior con una esfera de colores vibrantes
flotando en el aire a su lado. Haven fue paralizada por él, una sonrisa
adornando sus labios cuando extendió la mano para trazar el contorno del
dibujo.

—Me gusta ésta. Me recuerda a mí misma.

—¿Cómo es eso?

—Bueno, la chica… Está atrapada en una vida donde todo es insulso y sin
esperanza, pero luego esa cosa hermosa viene y trae color a su mundo. Color
que nunca esperaba ver.
Él la miró fijamente, atónito, antes de volverse al dibujo. Él no tenía ni idea
de cómo había llegado a algo tan profundo de un dibujo a lápiz.

—Sabes, tal vez veamos tu trabajo en un lugar como este algún día.

—¿Crees que soy tan buena?

—Claro que sí.

Carmine giró en un camino lateral que serpenteaba a través de la montaña,


conduciendo hasta que la pequeña cabaña quedó a la vista. Era solo una

Grupo Leyendas Oscuras | 357


habitación, una cama y una chimenea, con un pequeño baño incorporado.
Aparcó el coche delante cuando el sol se asomaba por detrás de las nubes,
arrojando luz a lo largo del prado que la rodeaba. Escondidos entre los árboles
estaban algunos ciervos, y Carmine los miró cuando uno dio unos pasos en su
dirección, sintiendo como si hubiera sido succionado en una película de Disney.

Si uno empezaba a hablar, estaría malditamente corriendo.

—¿Qué es este lugar? —preguntó Haven mientras salían del coche.

Él sacó la llave de su bolsillo.

—Casa para las próximas veinticuatro horas. La alquilé.

Ella lo miró con escepticismo.

—No me extraña que me llevaras a una galería gratuita. Esto debe haber
costado una fortuna.

Él se echó a reír mientras tomaba una cesta de comida del coche y extendió
una manta sobre la hierba.

—Vamos, vamos a comer. Creo que todavía puedo permitirme alimentarte.

Haven miró con sorpresa.


—¿Un picnic?

Ella se sentó en la manta, extendiendo las piernas delante. Él se sentó a su


lado y sacó los recipientes de comida. Haven cogió una uva y la metió en su
boca mientras él quitaba la tapa de la alta botella verde. Haven lo observó
cautelosamente mientras servía la bebida burbujeante.

Ella tomó un vaso con cuidado.

—¿Esto es alcohol?

—Me temo que no, tesoro. Zumo de uva espumoso. Estaremos sobrios esta
noche.

Ella se veía sorprendida mientras tomaba un sorbo.

Grupo Leyendas Oscuras | 358


Se deleitaron en la comida por un tiempo, charlando y riendo. Ella se quitó
los zapatos mientras hablaban de cosas triviales, como la televisión y el tiempo,
antes de profundizar en temas más serios. Ella le contó historias de su jodido
equivalente de infancia, ya a cambio, él habló de su madre.

Carmine alcanzó dentro de la canasta y sacó dos barras de Toblerone.

—Dia te dijo que se supone que das chocolate a tu novio el día de San
Valentín.

Haven abrió la suya y quitó un triángulo.

—Pensé que el día de San Valentín era solo una masacre.

Él se atragantó.

—¿Cómo sabes sobre eso?

—¡Peligrando!

Masacre de San Valentín, cuando La Cosa Nostra en Chicago mató a siete


socios irlandeses. Carmine tenía curiosidad si ella comprendía la conexión entre
su familia y esas cosas, pero pensó mejor no tocar el tema. Lo último que quería
era tener su noche empañada por recuerdos del mundo al que tendrían que
regresar.

Observaron la puesta de sol en silencio. Era una de las cosas que amaba de
ella —nunca se sentía como que tenía que llenar el silencio. Miró hacia el cielo
cuando algo hizo un plaf húmedo en el centro de su frente. Cerrando los ojos
instintivamente, él extendió la mano y rezó para que no hubiera sido cagado
por un pájaro. Sintió otra caída después de un segundo y gimió al mismo
tiempo que Haven reía.

—Está lloviendo.

Él suspiró. Por supuesto, el hombre del tiempo no sabría lo que estaba


hablando.

Grupo Leyendas Oscuras | 359


Se establecieron en el porche de la cabaña mientras la lluvia caía de manera
constante, una cortina de agua aislándolos del mundo. Haven observaba en
silencio, mientras Carmine rasgueaba su guitarra.

—¿Tocarías algo para mí? —preguntó ella. Él comenzó a responder, para


decirle que estaba tocando algo, cuando ella hablo de nuevo—. Algo alegre, por
favor.

Él suspiró. No más Moonlight Sonata.

—Eh, seguro. Tocaré una canción que me recuerda a nosotros.

—¿En serio?

—Sí. Es una canción real —dijo—. Quiero decir, como una que escuchas en la
radio o lo que sea.

—¿Vas a cantarla también?


La miró fijamente. Probablemente podría romper tímpanos y quebrar
corduras con su voz, pero no podía negarse. No cuando ella lo miraba de esa
manera.

—Está bien, pero esto podría no ser bonito.

Su sonrisa creció. Carmine rasgueaba los primeros acordes de Blue October de


‘18th Floor Balcony’ antes de cantar en voz baja la letra. Podía sentir su mirada
en él, sus dedos vacilantes, pero trató de mantener la concentración para no
estropearlo. Podía decirle durante todo el día que la amaba, pero esto era partir
su pecho y salir de sí mismo totalmente para que ella lo viera.

Él miró a Haven hacia el final de la canción, sus dedos inmóviles cuando vio
las lágrimas corriendo por sus mejillas. Alargándose, apartó algunas de ellas.

Grupo Leyendas Oscuras | 360


Ella dejó escapar un suspiro tembloroso, mientras colocaba su mano sobre la
de él.

—¿Podemos entrar?

La condujo a la cabaña por primera vez, y ella hizo una pausa justo dentro de
la puerta, observando las docenas de rosas apenas visibles en el resplandor de
la habitación. Él se movió a su alrededor y encendió algo de música, pasando a
través de canciones, cuando Haven se rozó contra él. Ella se quitó la chaqueta y
la puso sobre una silla antes de agarrar una rosa. Llevándola a su nariz, inhaló
su dulce aroma mientras se sentaba en la cama, su labio inferior sujeto entre los
dientes.

Carmine arrojó su chaqueta sobre la mesa y encendió la chimenea antes de


caminar hacia ella. Su expresión hizo sus pasos vacilar.

—¿Estás bien, colibrí?

Su voz se quebró.

—Perfecta.

—Perfecto, ciertamente.
Él ahuecó su mejilla y la besó mientras ella pasaba las manos por su pelo. Ella
gimió cuando la empujó sobre su espalda y se inclinó sobre ella con las manos a
ambos lados de la cama. Él se retiró de su boca para tomar aire y empujó su
cabeza a un lado para besar su cuello.

—Carmine —susurró mientras él besaba su clavícula—. Hazme el amor.

Emociones fuertes se arremolinaban a través de él —conmoción y júbilo, con


una tonelada de miedo— mientras sus ojos encontraban los de ella. Él quería…
Cristo, quería... pero no había marcha atrás en esto.

—Haven…

—Se siente bien —dijo—. Estamos bien.

Grupo Leyendas Oscuras | 361


Él también lo sintió. Allí, en ese momento, eran solos él y ella, nadie y nada
más. Eran todo lo que importaba —dos personas, perdidamente enamoradas y
queriendo mostrárselo el uno al otro. Ningún amo ni esclavo, sin divisiones de
clase. Ningún Principe della Mafia y su dulce fruta prohibida.

Nunca se sintieron de esa manera, pero era difícil ignorar las etiquetas. Había
recordatorios en todas partes de las personas que supuestamente eran, los que
no querían ser, pero era diferente aquí. Aquí, estaban lejos de todo lo que
amenaza con separarlos. Aquí no había complicaciones, ninguna necesidad de
esconder o fingir.

Carmine no respondió. No eran necesarias las palabras. Esa perra de voz


dentro de su cabeza, dudando y regañando, por fin había sido silenciada.

Él la miró, absorbiendo todo el amor, antes de inclinarse y suavemente


capturar sus labios con los suyos. La besó tiernamente mientras colocaba la
mano en su rodilla, recorriéndola lentamente hacia su muslo interior. Ella se
retorció bajo su toque, un gemido escapando de su garganta mientras ella
pasaba las manos por debajo de su camisa. Un hormigueo nadó a través de él
mientras ella acariciaba su piel desnuda.
Alejándose, se puso en cuclillas al lado de la cama y empujó hacia arriba su
vestido, en busca de cualquier signo de angustia.

—Puedes cambiar de opinión en cualquier momento, colibrí.

—No lo haré —dijo ella, con voz temblorosa mientras levantaba sus brazos,
dejándole que retirar el vestido por la cabeza. Se encontraba en un estado de
estupor mientras la miraba, el contraste entre su piel llena de cicatrices y la ropa
interior oscura llamativa. La chica luchadora fuerte de repente parecía frágil, y
él nunca podría vivir consigo mismo si de alguna manera la quebraba.

Ella alargó la mano y se desabrochó el botón superior, pero él agarró sus


manos.

Grupo Leyendas Oscuras | 362


—Relájate, ¿de acuerdo? Déjame adorarte.

Sus labios se curvaron en sus palabras. Él desabrochó su sujetador,


lanzándolo al suelo, y la miró mientras rozaba su mano sobre sus pechos. Un
rubor comenzó en sus mejillas y fluyó todo el camino abajo por su cuerpo.

Se tumbó en la cama cuando él terminó de desvestirla, cerrando el puño en el


edredón. Fuertes gemidos rebotaban en las paredes de la cabaña mientras él
acariciaba cada centímetro de su piel con la lengua. Su cuerpo se retorcía, sus
piernas vibraban mientras ella se derretía por él. Olía dulce como el néctar que
estaba desesperado por consumir. Un hombre hambriento, ansiandola como
nada antes.

Ella gritó cuando su cuerpo explotó de placer, su visión empujando a


Carmine sobre el borde. Él se quitó la camisa, descartándola con la ropa de
Haven, antes de besarla profundamente. Ella envolvió sus brazos alrededor de
él, su respiración errática mientras él desabrochaba sus pantalones y los dejaba
caer al suelo.

—Podemos detenernos.

Su voz era una bola de fuego.

—No quiero parar.


Aliviado, su excitación eclipsó su miedo. Al pasar por encima de ella, la besó
en la mandíbula y mordisqueó su cuello, su corazón golpeando con fuerza en
su pecho en el calor que irradiaba de ella. Sus manos sobre su piel estaban
electrizadas mientras ella pasaba los dedos ligeramente por la cicatriz en su
costado. Inclinó la cabeza mientras él besaba la pendiente en su garganta, sus
labios moviéndose a lo largo de su clavícula.

Sus nervios estallaron cuando llegó entre ellos para agarrarse a sí mismo.

—Voy a ir despacio, ¿de acuerdo?

Ella se aferró a él, las uñas crispadas hincándose en su espalda, con el cuerpo
rígido cuando empujó dentro de ella. Un gemido escapó de su garganta cuando
él calmó sus movimientos para darle tiempo para adaptarse.

Grupo Leyendas Oscuras | 363


—Tanto gentile e tanto onesta pare la donna mia —susurró él, las palabras de
Dante La Vita Nuova desbordándose de sus labios—. Quand’ella altrui saluta,
ch’ogne lingua deven tremando muta, e li occhi no l’ardiscon di guardare.

Su voz era entrecortada por la anticipación mientras trataba de calmarla, su


cuerpo relajándose más con cada palabra. Él se movió de nuevo y chispas
volaron a través de su cuerpo ante la sensación.

—Eso fue hermoso —dijo ella.

—¿El poema o la penetración? —preguntó él, sin pensar antes de decir las
palabras—. Mierda, no debería haber dicho eso.

—Me refería al poema, pero la otra parte también es buena hasta el momento
—dijo ella con timidez—. Y deberías haber dicho eso, porque eso es lo que eres.

—Sí, bueno, estoy intentando ser tierno —dijo él—. Te mereces ser cortejada.

—No necesito cortejos. Te necesito.

Los ojos de ella revolotearon cerrados. La electricidad corría por él desde


donde se conectaban, la piel de gallina apareció como escalofríos que
descendían por su espina dorsal. Mientras hacía el amor con ella, él finalmente
sintió lo que significaba eso. Estaban experimentando algo juntos, una
intensidad que nunca había sentido antes. Era todo de ella, cada centímetro de
su cuerpo, por dentro y por fuera, fusionándose con el suyo.

—Solo tú —susurró ella, como si pudiera leer su mente—. Siempre solo serás
tú, Carmine.

Sus palabras encendieron un fuego dentro de él, provocando la posesividad


que exigió que encajaran juntos, para siempre, justo así. Se movieron juntos
deliberadamente, cayendo en un ritmo perfecto. Sus ruidos se hicieron más
fuertes, y él agarró una de sus manos, uniendo sus dedos mientras la apretó
contra el colchón.

—Te amo —dijo ella sin aliento.

Grupo Leyendas Oscuras | 364


Un ruido escapó de su garganta involuntariamente en respuesta, un gruñido
como el hambre que se arremolinaba a través de él.

—Ti amo. Cristo. Te amo, Haven.

Hubo un dolor en su pecho, originándose en su corazón, el dolor que todo lo


consume, amor desbordante, tan poderoso que le quitó el aliento. Él continuó
llenándola y tomó su otra mano, colocándola por encima de su cabeza en la
cama. Su peso corporal se apoyó contra ella cuando subió sus rodillas.
Acariciando su cuello, degustó el sabor salado del sudor mientras sus cuerpos
se deslizaban juntos suavemente.

Después, cuando los sentimientos se calmaron, se acurrucó contra él, la mano


en su pecho sobre su corazón golpeando salvajemente. Yacían juntos, las
piernas enredadas, mientras disfrutaban en el resplandor postcoital. Quería
preguntarle si podía sentir los latidos de su corazón, pero mantuvo la boca
cerrada, eligiendo en su lugar disfrutar del silencio.

Solo dos chicos, juntos y enamorados. Todavía no había nada que necesitara
ser dicho.
CAPÍTULO 30

30

Grupo Leyendas Oscuras | 365


Las semanas que siguieron a su estancia en la cabaña pasaron volando, había
transcurrido medio año desde que Haven se había visto obligada a abandonar a
su madre. Se había adaptado al mundo fuera del desierto, pequeñas cosas que
una vez la intimidaban ahora eran una parte regular de su vida. Todavía
mantenía su trabajo, cocinar y limpiar todos los días, pero siempre tenía tiempo
de sobra. Nunca había tenido tiempo para hacer las cosas sin prisa, y cuanto
más se consentía, más no podía imaginar alguna vez volver.

Tiempo libre, la llamó Carmine. Su elección de palabras la hizo reír.

Dibujo y pintura, lectura y manualidades —sus días eran una ráfaga de


creatividad sin límites. Había tomado algunos cuadernos de Carmine y llenado
sus páginas de palabras, garabateando todo lo que había en su mente. Estaba
inconexo, plagado de errores, pero no era para los ojos de los demás. Le
resultaba liberador, como una válvula que había sido girada, liberando presión
en su interior. Las pesadillas se producían con menos frecuencia después de
esto, al igual que había ahuyentado a los monstruos con el poder de sus
palabras.

Se volvió más cómodo estar fuera de la casa también. Carmine la llevaba


donde quisiera ir, dando su dinero para que pudiera contarlo y pagar.
Ordenaba su propia comida, elegía sus propias cosas, y hablaba por sí misma
cada vez que surgía la oportunidad.

La vida no solo había cambiado para Haven —cambió para todos ellos. El Dr.
DeMarco pasaba cada fin de semana en Chicago, mientras que Dominic se
preparaba para la universidad, ya que se graduaría en pocos meses e iría por
todo el país con Tess. Incluso Dia se graduaba, pero ella se quedaba cerca, en
Charlotte.

Haven estaba en la cocina a primera hora de la mañana antes del Domingo


de Pascua, limpiando el desayuno, cuando Carmine se apoyó en el mostrador,
mirándola como de costumbre.

—¿Qué quieres hacer hoy?

Grupo Leyendas Oscuras | 366


Ella se encogió de hombros.

—Cualquier cosa que quieras hacer.

—Si supiera lo que quiero hacer, ¿crees que me molestaría en preguntar?

—Sí. —Ella se echó a reír—. Siempre preguntas mi opinión.

—Bueno, ¿tienes una opinión esta vez?

—Podemos pasar el rato aquí.

—Pasamos demasiado tiempo en este lugar de mierda. —Hizo una pausa, su


expresión iluminándose—. Entonces, ¿qué es lo que quieres hacer hoy?

—Cualquier cosa que quieras hacer, Carmine.

—Esperaba que dijeras eso.

Agarrando su mano, él la atrajo a la oficina de la planta baja y marcó el


código para desbloquear la puerta. Él entró, pero ella clavó los talones,
negándose a seguirlo.

—Yo no tengo que entrar ahí. El Dr. DeMarco dijo que algunas puertas
permanecen bloqueadas por una razón.
—Está cerrado por una razón, al igual que yo tengo el código por una razón.

—¿Por qué es eso?

—Porque mi padre no siempre está en casa y a veces necesitamos mierda


aquí.

Ella lo miró fijamente, considerando sus palabras, antes de caminar vacilante


dentro de la habitación. Carmine puso la mano en su cadera, besando la parte
superior de su cuello.

—Mira, no fue tan horrible.

—No es la habitación lo que asusta —murmuró—. ¿Por qué estamos aquí, de


todos modos?

Grupo Leyendas Oscuras | 367


—Te voy a enseñar cómo utilizar mi arma.

Ella lo miró boquiabierta.

—¿Es una broma?

—¿Parece que estoy bromeando? No hay nada más que hacer, y tengo ganas
de desahogarme. Además, ¿sabes lo sexy que vas a estar disparando a algo?

No estaba segura.

—No creo que tu padre quiera que toque un arma después de que tocara la
suya.

—Tocaste la de Nunzio —dijo Carmine, con la mayor naturalidad—. Él no se


enojó por eso, ¿verdad?

—Me estaba protegiendo.

—Es lo mismo. Nunca se sabe cuándo puedes necesitar disparar para


protegerte.

Ella suspiró. Tan persistente.

—Está bien, pero, ¿por qué estamos aquí?


Carmine movió la alfombra a un lado y abrió una trampilla en el suelo.

—Objetivos. Munición. Seguridad de mierda. Dependiendo de tu estado de


ánimo, tal vez un chaleco antibalas para mí.

Ella lo miró boquiabierta.

—Yo nunca te dispararía.

—Lo sé. No intencionadamente, de todos modos.

Cautelosamente se acercó a la entrada del sótano, y Carmine le tomó la


mano, cuando encabezó por las estrechas escaleras.

—Terra di contrabando —dijo al llegar a la parte inferior—. Bienvenida a la

Grupo Leyendas Oscuras | 368


tierra de contrabando.

Sus ojos recorrieron el cuarto de hormigón, deteniéndose en las cajas


enormes.

—¿Todo aquí es ilegal?

—No, pero todo es jodidamente desagradable —dijo—. La parte delantera es


principalmente alcohol.

—¿Y las que están en la parte de atrás?

—Vamos, te lo mostraré. Eso sí, no toques nada.

Ella lo siguió, deteniéndose cuando las armas se hicieron visibles. Docenas


de ellas colgadas en la pared en filas ordenadas, organizadas meticulosamente
por tamaño.

—Guau.

Carmine cubrió la mano con su camisa mientras buscaba a través de una caja
detrás de ella. Trató de dar los suministros a Haven, pero no estaba prestando
atención cuando quedó boquiabierta ante las armas.
—¿Qué puedo decir? Mi padre ama sus armas. —Carmine abrió un armario
y sacó una caja de balas—. Pero ya lo sabías.

Ella apartó los ojos de ellas.

—Sí.

—No tienes que tener miedo de las armas, sin embargo —dijo—. Son los
idiotas con sus dedos en los gatillos de los que te tienes que preocupar.
Mientras te mantengas alejada de ellos, no hay problema.

Echó un vistazo a las armas de nuevo.

—¿Qué otra cosa hay por aquí?

Grupo Leyendas Oscuras | 369


—Más armas, un montón de fichas de casino, un calabozo…

Sus ojos se abrieron. ¿Calabozo?

Les tomó una hora llegar a un espacio totalmente abierto escondido en el


bosque, cubría el suelo una gran variedad de flores silvestres, una línea de altos
pinos lo rodeaban como si la naturaleza hubiera construido deliberadamente
una valla. Carmine dejó caer su mochila al suelo mientras Haven exploraba el
claro, con una expresión de asombro en su rostro.

Después de fijar un objetivo cerca de la línea de árboles, posicionó el cuerpo


de Haven y agarró su arma, explicando la seguridad y el número de rondas. Le
dijo que mantuviera la estabilidad y utilizara su visión de enfoque para
centrarse en el blanco, bloqueando todo lo demás.

Una vez que lo consiguió, le entregó las orejeras y gafas de seguridad. Dando
un paso lejos, él la observó apuntar, le temblaban las manos mientras apretaba
el gatillo. Él se estremeció cuando ella se desprendió de su primera ronda, el
retroceso y el cartucho expulsado sorprendiéndola. Gritó y casi dejó caer el
arma mientras él se quedaba mirando el objetivo —que no había estado cerca.
Puso sus brazos alrededor de ella otra vez, sosteniendo la pistola con las
manos en la parte superior. Dispararon el resto de las rondas de esa manera y
ella se relajó. Después de recargar, le entregó la pistola y le dio un poco de
espacio. El primer disparo pasó fácilmente por el objetivo, más cerca en ese
momento, pero sus manos todavía temblaban.

Terminó de recargar dos veces, ni una sola bala alcanzó el objetivo previsto.
Se acercó, sin embargo, sus ojos brillantes de emoción cada vez que apretaba el
gatillo. Trató de imaginar cómo se sentiría empuñando algo tan poderoso,
imaginando la adrenalina corriendo por sus venas.

Golpeó el blanco después de la tercera recarga, Haven gritó y se volvió a


Carmine, olvidándose de bajar la pistola con la emoción. Carmine se agachó,

Grupo Leyendas Oscuras | 370


lanzando sus manos protectoramente ya que apuntaba a su frente.

—¡Cuidado con lo que estás haciendo mierda!

Ella bajó el arma.

—¡Lo siento!

Dejó caer las manos.

—Nunca apuntes con un arma a alguien a menos que estés dispuesta a


disparar al hijo de puta.

Ella asintió con la cabeza entendiendo y se dio la vuelta, disparando una


ronda que rozó el blanco. Ella sonrió, tratando de mantener su excitación.
Suspirando, Carmine se acercó por detrás y le puso las manos sobre las caderas.
Se quitó las orejeras y las arrojó al suelo antes de apuntar para sostener el
objetivo.

—Lo estás haciendo muy bien.

Dirigió una mirada de determinación a su rostro. Podía sentir su cuerpo


tenso anticipándose, sus músculos firmes y los brazos vibrando. Puso un beso
en su lóbulo sin pensar, y ella gimió. Pérdida la concentración, apretó el gatillo,
una ronda se hizo eco a través de los árboles.
—Oops —dijo ella cuando los pájaros graznaron en la distancia.

Él se rio y acarició su cuello.

—Es mejor las aves que yo.

El camino a casa fue mucho más difícil de lo que Carmine recordó del paseo
al claro. En el momento que la casa apareció a la vista, el sol se había puesto y
estaba completamente agotado. Los dos se dirigieron a las escaleras, pero no
habían llegado a la segunda planta, cuando alguien llamó a la puerta. Haven
continuó hacia arriba mientras Carmine desactivaba la alarma, y encontraba a

Grupo Leyendas Oscuras | 371


Max en el porche.

—¿Qué pasa?

—¿Está tu padre a casa?

—No. Está en Chicago.

—Mierda, tengo que darle algo —dijo Max, metiendo la mano en el bolsillo
para sacar un sobre.

—Lo haré por ti —dijo Carmine, tendiéndole la mano, sin preguntar. No


quería saber qué tipo de negocio tenía Max con su padre. Max trataba con
drogas para ahorrar dinero para la escuela, que aliviaba un poco la culpabilidad
de Carmine cuando se las compraba. Sentía que lo estaba haciendo por una
buena causa, como participar en una maratón de… coca para enviar a un niño
merecedor a la Ivy League.

La Cosa Nostra, sin embargo, evitaba el tráfico de drogas.

—Gracias, hombre. Le dije que lo tendría para él, y, bueno, no quiero llegar
tarde con tu padre.
Carmine tomó el sobre y dijo adiós a Max antes de cerrar la puerta. Entró en
la oficina debajo de las escaleras de nuevo y tomó el gran cuadro de la pared,
dejando al descubierto la caja fuerte de abajo. Sacó sus llaves y golpeó la
pequeña cerradura dorada, marcando el código cuando se giró. La caja fuerte se
abrió, y una carpeta se deslizó tan pronto como la abrió, derramando papeles en
el suelo. Se agachó a recogerlos, la palabra Antonelli llamó la atención de
Carmine en uno de los papeles. Se congeló, una frialdad extendiéndose a través
de él cuando leyó pruebas genéticas en la parte superior.

Su mente trabajó rápido mientras debatía qué hacer, el tiempo pasaba


volando, disminuyendo su oportunidad. La curiosidad hizo caso omiso de su
lógica, mientras tomaba los resultados de las pruebas.

Grupo Leyendas Oscuras | 372


Además de Haven, no había nombres, pero indicaban una coincidencia de
ADN concluyentes en alguna parte. Escrito en el costado, en garabatos
desordenados de su padre, estaba la palabra CODIS coincidencia parcial
confirmada. Carmine se dio una patada por no prestar más atención en clase de
ciencias.

Empujó los papeles nuevamente dentro de la carpeta y colocó el sobre en la


caja de seguridad, cerrando con llave todo antes de dirigirse arriba.

Ruidos fuertes los despertaron más tarde esa noche, portazos en el piso de
abajo. La cama se movió cuando Haven se sentó, con los ojos abiertos.

—¿Qué fue eso?

—No tengo ni puta idea —dijo Carmine, mirando el reloj. Las tres de la
mañana. Salió de la cama cuando oyó pasos pesados en la biblioteca,
dirigiéndose hacia ellos. El temor lo golpeó cuando la puerta se abrió, Vincent
apareció en la entrada.

Incluso en la oscuridad, su rabia era evidente.


—Vete a tu cuarto, chica —gritó, sin quitar los ojos de Carmine cuando
Haven salió corriendo de la habitación—. ¿Qué sucede contigo? ¿Tienes deseos
de morir?

No importaba qué respuesta diese Carmine, sería un error.

—Pensé que eras más inteligente que eso. ¿Creías honestamente que hoy fue
una buena idea? ¡No puedes ser tan denso! Y sé que estás tramando algo, hijo.
Te conozco, por Dios, pero ahora te digo… sea lo que sea no va a funcionar.

Carmine no dijo ni una palabra.

—No quiero que pongas un pie en mi oficina o en el sótano otra vez. No


tienes nada que hacer ahí. Y sé lo que viste, también. Lo que leíste. No me puedo

Grupo Leyendas Oscuras | 373


imaginar qué ideas están flotando alrededor de tu cabeza, pero no te atrevas a
actuar en consecuencia. Sea lo que sea, no lo hagas. —Vincent paseaba,
murmurando para sí mismo—. Si no fueras a cumplir dieciocho años pronto, te
enviaría de nuevo a la academia mañana. Ya casi he decidido deshacerme de la
muchacha.

—No vas a hacer una maldita cosa con ella —dijo Carmine—. Vas a dejarla
en paz.

—¡Voy a hacer lo que quiera con ella! ¿No has estado escuchando? ¡Vas a
conseguir que te maten! Puede que no te importe tu vida, pero no voy a dejar
que la tires a la basura. Haré lo que tenga que hacer para asegurarme que eso
no suceda, incluso si esto significa hacer daños colaterales.

Carmine apretó sus manos en puños, esas palabras le conducían al borde del
abismo.

—¡Vete a la mierda! ¡Te mataré si le haces daño otra vez!

—Tal vez —dijo Vincent—. De hecho, no lo dudo, pero, al menos, el sole de


tu madre todavía tendrá su luz. Ella nunca hubiera querido que te involucrara
en esto.
—¡No utilices a mamá como excusa para justificar tu mierda! ¡Amo a Haven!
¡Acéptalo!

—¡No puedo! —Vincent dio un paso hacia él—. No eres más que un niño,
Carmine.

—Puedo tener diecisiete años, pero no soy un niño. ¡No he sido un niño
desde que me dispararon por tu culpa!

—No sabes lo que estás diciendo. ¡No sabes la devastación que esa chica ha
infligido a mi vida! ¡Basta con mirarnos! ¡Mira lo que está causando!

—¡Ella no es la causa, lo eres tú! ¡Tú eres el que nos trajo a esta vida! Tú
pagaste dinero por ella, por una niña de mierda, y ¿quieres echarle la culpa por

Grupo Leyendas Oscuras | 374


esto?

Vincent negó con la cabeza.

—¡Traté de ayudarla! He hecho todo lo que pude por esa chica, y nada es
suficiente. ¡Nada es suficiente nunca! ¡Es imposible! ¡Inútil! ¡No sabes cuánto he
sufrido debido a la pequeña perra!

Al momento en que la palabra salió de sus labios, la compostura de Carmine


resbaló. Rojo pasó ante sus ojos cuando golpeó, su puño conectando con la boca
de su padre.

—¡No la llames así!

Antes de que Carmine se diera cuenta su padre se había movido, Vincent


estaba sobre él. Lo estrelló contra la pared, la fuerza del golpe sacándole el aire
a Carmine. Jadeó en busca de aire mientras su padre lo fijaba contra el
escritorio, tirando las cosas al suelo mientras los dos se enfrentaban.

Dominic irrumpió en la habitación, al oír el alboroto, y agarró el hombro de


su padre. Con esto Vincent se dio cuenta de lo que estaba haciendo, y
rápidamente separó sus manos. Apoyándose, deslizó sus dedos a través de su
boca ensangrentada.
—¿Por qué no podías confiar en mí, Carmine? ¿Por qué no pudiste dejar que
me ocupase de esto?

—¿Por qué no podrías darme una razón?

—¿Mantener la seguridad no es una buena razón?

Carmine no lo dudó.

—Mi seguridad no significa nada en comparación con la de ella.

De pie en la puerta de la habitación, Haven revisó los daños causados por la

Grupo Leyendas Oscuras | 375


lucha cuando Carmine gruñó, abriendo el cajón de su escritorio y agarrando
una botella de licor. Hizo una mueca mientras tomaba un trago y pateaba el
cajón de la mesa cerrándolo antes de dejarse caer en la silla y mirar al suelo en
la habitación oscura.

Incapaz de aguantar la tensión, Haven se ocupó de recoger las cosas que


habían sido derribadas. Conectó el despertador y trató de establecerlo, pero se
dio por vencida cuando los números seguían parpadeando en las doce.
Agarrando el marco del suelo, se estremeció cuando un pequeño trozo de cristal
roto la apuñaló el pulgar. La sangre brotó del corte cuando lo dejó sobre la
mesa.

—Cristo, estás sangrando.

Carmine trató de agarrar su mano, pero ella se apartó.

—Rompiste el marco de la foto.

Él gimió.

—¿Y? Solo deja de limpiar. ¡Nada de esa mierda es importante!

—Es importante. —Ella luchó por contener las lágrimas—. Es tu madre.


Ella continuó recogiendo el resto de las cosas, sin tener ni idea de qué más
hacer. Frustrado, Carmine arrebató la botella de licor del escritorio y lo lanzó
contra la pared. Se rompió, vidrio y alcohol rociado por todas partes. Haven se
estremeció, cerrando los ojos mientras sus lágrimas se escapaban, destellos de
recuerdos golpeándola tan fuerte como puños. La ira de Michael, el cristal roto,
y el hedor repugnante del licor derramado.

—Eres una inútil —le había gritado, escupiendo las palabras en ella—. ¡No
puedes hacer nada bien, chica! ¡Eres lo peor que he hecho!

Ella volvió a abrir los ojos, viendo la irritación desaparecer de la cara de


Carmine.

—No debería estar gritándote. Nada de esto es culpa tuya.

Grupo Leyendas Oscuras | 376


—Lo es —dijo en voz baja—. Estoy destrozando a tu familia.

Carmine se arrodilló a su lado, agarrando un cuaderno y arrojándolo sobre el


escritorio.

—Esta familia fue destrozada cuando murió mi madre, así que a menos que
quieras tomar el crédito por eso, puede dejar esa mierda.

Haven estaba en la cama con Carmine más tarde, rozando sus dedos a lo
largo de sus nudillos hinchados cuando la culpa corrió desenfrenada a través de
ella. No importaba lo que él dijo, creía que lo había causado.

No durmió mucho, la paz que había encontrado en las anteriores semanas,


manchada mientras Carmine entraba y salía de la conciencia, agitándose con
pesadillas.

Por la mañana, se dirigió escaleras abajo en un aturdimiento y sacó las cosas


para la cena de Pascua. El Mercedes no estaba aparcado en su lugar en el
camino de entrada. Se preguntó si había siquiera un punto en la cocina con el
Dr. DeMarco fuera.
La mañana pasó volando, transformándose en tarde, antes de eventualmente
cambiar a la tarde. Los muchachos hicieron su camino abajo, la tensión
persistente en la casa, pero ella estaba demasiado cansada para hacer frente a lo
que significaba. Se puso de pie en frente de la cocina, pasando por los
movimientos como le habían enseñado a hacer, mientras Carmine se sentaba en
la encimera, mirándola fijamente. Dominic saltó en la habitación, agarrando
uno de los huevos rellenos que había hecho.

—¿Te sientes bien hoy, Haven?

—Está en piloto automático —dijo Carmine, respondiendo por ella—. Feliz


Pascua para todos nosotros.

Ella no dijo nada, un débil sonido fuera atrajo su atención. Echando un

Grupo Leyendas Oscuras | 377


vistazo por la ventana, vio el coche del Dr. DeMarco, deteniéndose. Carmine
saltó de la encimera y envolvió su brazo alrededor de ella de manera protectora,
cuando la puerta principal se abrió y el Dr. DeMarco se dirigió hacia ellos. Él se
detuvo a un palmo de ellos, con la voz tensa.

—Déjame ver tu mano, Carmine.

—¿Disculpa?

—Pusiste demasiada tensión en los dedos cuarto y quinto cuando me


golpeaste. Me sorprendería si no te los hubieras fracturado.

—Vete a la mierda.

Dominic suspiró con exasperación.

—Simplemente deja que vea tu mano y acaba de una vez, hermano.

Carmine se quedó inmóvil durante un momento antes de separar la mano de


la cadera de Haven. El Dr. DeMarco mantuvo su expresión en blanco mientras
miraba la mano de su hijo, y Carmine se estremeció varias veces mientras
presionaba en sus nudillos.

—Vas a estar bien.


—Como he dicho… —Carmine apartó la mano—. Vete a la mierda.

Haven llevó la comida a la mesa una vez que se había hecho y planeaba ir a
su habitación, pero Carmine la detuvo, sacando una silla y haciendo un gesto
para que se sentara. La tensión aumentó por la cena. Nadie quería estar ahí,
ninguno con ganas de tratar con ello, pero no podía evitarse más. Las ruedas se
habían puesto en marcha.

Un tenedor resonó cuando Dominic habló primero.

—Tenemos que aclararlas cosas. Necesitamos tener una comida/cena formal.

Grupo Leyendas Oscuras | 378


El Dr. DeMarco se burló.

—No sabes nada de comida/cena formal.

—Tienes razón, pero vamos a tener nuestra propia versión —dijo Dominic—.
Nadie se va de la mesa hasta que tengamos algunas respuestas.

—Hay algunas preguntas que no puedo responder —dijo el Dr. DeMarco.

—Está bien —dijo Dominic—. Si no puedes contestar algo, nos lo dices.


Defender la quinta será buena práctica. Pero las cosas no pueden seguir como
están, papá. Solíamos parecer una familia, una disfuncional, infiernos, pero
todavía una familia. Y ahora es cada hombre para sí mismo.

El Dr. DeMarco miró a su plato.

—Está bien. Reunión familiar.

La palabra familia golpeó a Haven. Ella se puso de pie.

—¿Puedo retirarme, señor?

El Dr. DeMarco le hizo un gesto de despedida, mientras que Carmine cerró


sus manos sobre la mesa.
—Siéntate, Haven. Esto te implica, también.

Se quedó inmóvil, sin tener ni idea de qué hacer hasta que el Dr. DeMarco
señaló a su silla.

—Toma asiento.

Se sentó, cruzando las manos sobre el regazo, pero lamentaba no haberse


marchado de todos modos cuando Dominic comenzó la conversación.

—En primer lugar, papá, ¿cuál es tu problema con Haven?

—¿Por qué crees que tengo un problema con ella? —preguntó el Dr.
DeMarco.

Grupo Leyendas Oscuras | 379


Carmine se burló.

—¿Tal vez porque malditamente la amenazaste?

—Calma el infierno —dijo Dominic, señalando a su hermano—. No hay


griterío en mi comida formal. Yo me encargo.

Carmine se quejó en voz baja y cruzó los brazos sobre su pecho.

—Eso está mejor. —Dominic se volvió hacia su padre—. ¿Tal vez porque
malditamente la amenazaste?

El Dr. DeMarco negó con la cabeza.

—No tengo nada en contra de la muchacha.

—Pero dijiste… —empezó antes de darse cuenta de lo que estaba haciendo.


Ella cerró la boca, nerviosa había hablado.

—Yo dije, ¿qué? —El Dr. DeMarco enarcó las cejas—. Mantente fuera de esto.

—Le dijiste a aquellos hombres que no valía la pena.

—Tienes razón, y no voy a retirarlo. No significa que tenga un problema


contigo, sin embargo.
Carmine se removió, luchando por permanecer en silencio, mientras que
Dominic continuó con sus preguntas.

—Así que, si no la odias, ¿qué pasa con ella y Carmine estando juntos?

—Porque hay complicaciones que no entienden —dijo—. Les he dicho que


pueden estar juntos por el momento.

Carmine no pudo contenerse por más tiempo.

—¿No puedes ver lo injusto que es eso? ¿Podemos estar juntos 'Por el
momento'? ¿Qué diablos significa eso?

—Significa que hasta que resuelva las cosas, no puedo dar ninguna garantía
en el futuro.

Grupo Leyendas Oscuras | 380


—¿Qué cosas? —preguntó Carmine. El Dr. DeMarco no respondió—. Está
bien, voy a averiguarlo yo mismo. Simplemente dime con quien está
relacionada.

—No puedo. Si descubren que lo sabes, saldrás lastimado. Necesito que


entiendas eso.

—¿Cuál es el problema? —preguntó Dominic—. Ella tiene familia… ¿No es


bueno?

—No, no lo es. Él esperará que ella sea entregada, y no estaría a salvo con él.

La mente de Haven intentó trabajar furiosamente a través de lo que había


dicho.

—Nadie se la llevará —dijo Carmine—. No voy a dejar que suceda.

—¿Crees que no lo sé? Vas irás detrás, y no puedo hacer que ambos seáis
eliminados. Estoy intentando encontrar una salida donde se mantengas alejado
de esto, pero lo estás haciendo difícil.

—¿Le conozco? —preguntó Carmine.

—No puedo responder a eso.


Él rio secamente.

—Tomaré eso como un sí.

—¡Métete en tus asuntos! —dijo el Dr. DeMarco—. ¡Tienes que olvidarte de


la prueba de ADN!

—¿Por qué no? —preguntó Dominic—. Olvídate de eso. Deja la información


morir.

—Porque tres pueden guardar un secreto si dos de ellos están muertos. Es


por eso. La gente lo sabe. Tienes alguna idea del dilema que esto me ha puesto,
lo difícil que ha hecho ayudarla. Carmine no tiene ningún respeto por su vida
propia. Lo dejó claro otra vez anoche. Las amenazas no le afectan, pero las

Grupo Leyendas Oscuras | 381


amenazas a ella lo harán. Y no es una amenaza vana. Si esto llega, elegiré mi
sangre.

El corazón de Haven golpeó con fuerza en su pecho cuando Carmine espetó.

—Eres un estúpido si crees que tan solo seguiría adelante con mi vida si algo
le pasa a ella.

—Sé que piensas eso…

Carmine gruñó.

—¡No pretendas saber mis sentimientos! ¡Deja de tratarme como un niño!

El Dr. DeMarco golpeó sus manos sobre la mesa.

—¡Entonces crece! ¡Sé cómo te sientes, porque me sentía de la misma manera,


cuando tenía tu edad! Sé lo que es correr el riesgo por ella, pero no te puedo
dejar. ¡Al menos tengo que intentarlo por tu madre!

Los ojos de Carmine se estrecharon.

—Mamá no tiene nada que ver con esto.

—¡Tu madre tiene todo que ver con eso! ¡Ella la amaba!
Carmine palideció ante eso, sus ojos lanzándose hacia Haven antes de ir de
vuelta a su padre. Su boca se abrió de golpe, las palabras intentando obligarse a
salir, pero no había nada más que silencio.

—Tu madre era demasiado ingenua —continuó el Dr. DeMarco, con voz
sombría—. Ella insistía que había una salida donde nadie resultase herido, pero
se equivocaba. Alguien saldría lastimado. Solo espero que no seáis ninguno de
los dos.

La tensión regresó después del giro en la conversación. La voz de Carmine


tembló cuando habló.

—¿Quién lo hizo?

Grupo Leyendas Oscuras | 382


—¿Quién hizo qué? —preguntó el Dr. DeMarco, sin molestarse en levantar la
vista de su plato.

—Ya sabes qué. ¿Quién la mató? Estamos aclarando la situación aquí. Quiero
saber quién le disparó.

—Sus nombres no importan.

—Entonces, ¿por qué lo hicieron? —preguntó—. Lo menos que puedes hacer


es decirme cuál fue la causa de todo.

—No tiene sentido, Carmine. Lo hecho, hecho está.

Carmine se rio secamente.

—No me vengas con eso. Tengo derecho a saber de quién es la culpa.

—No lo sé.

—¿Qué coño quieres decir con que no lo sabes?

—Quiero decir que no sé a quién culpar —dijo el Dr. DeMarco—. Tu


madre… Dios, amaba a tu madre, pero ella fue a mis espaldas e hizo cosas que
sabía que no debería haber hecho.

—¿Qué cosas? —preguntó Carmine—. ¿Por qué lo hizo?


—¿Por qué tu madre hizo algo? Ella quería ayudar.

—¿Ayudar a quién?

—No importa, Carmine.

—Sí, lo hace —dijo—. Quiero saber quién era tan importante para arriesgar
todo por ellos. ¡Quiero saber por quién tiraría su vida!

Su ira asustó a Haven. El Dr. DeMarco miró a su hijo, su expresión en blanco,


pero la mirada intensa. La expresión enfurecida de Carmine suavizó el ceño
fruncido, y él rompió el contacto visual. Dejando caer su cabeza, se pasó las
manos por el pelo y parpadeó un par de veces.

—Eres demasiado parecido a tu madre, Carmine —dijo el Dr. DeMarco en

Grupo Leyendas Oscuras | 383


voz baja—. No puedo dejar que la historia se repita. Ya no.

Carmine empujó su silla hacia atrás, arrojando la servilleta sobre la mesa y


salió de la habitación sin esperar que se le excusase.

—¿Se levanta esta cena formal? —preguntó el Dr. DeMarco—. No me


gustaría salir en el medio de ella.

—Sí, se acabó —dijo Dominic—. Fue un fracaso, de todos modos.

El Dr. DeMarco se levantó, acariciando a su hijo en la espalda.

—Nos estamos alejando con nuestras vidas intactas. No siempre somos tan
afortunados en verdaderas cenas formales.

Un torrente de emoción corrió a través de Carmine cuando se encerró en su


dormitorio. Horror. Shock. Amor. Anhelo. Gratitud. Ira. Remordimiento. Pateó
el marco de la cama mientras caminaba, tirando de su pelo tan fuerte que su
cuero cabelludo palpitaba. Una tonelada de peso apretaba contra su pecho y lo
aplastaba con la fuerza de la verdad.
Fue Haven. Ella era la razón que su vida hubiera sido destrozada.

Arrojó las cosas, tratando de liberar un poco de presión, sus pensamientos


enrevesados mientras cambió a culpa, tratando de encontrar la lógica donde no
se podía encontrar. Todo iba a ser fácil para él, así que ¿por qué se sentía tan
jodidamente complicado?

Arrebató el marco de su escritorio y se quedó mirando la fotografía de su


madre, un reguero de la sangre de Haven estaba impregnado en el cristal roto.
Lágrimas de resentimiento escocían en sus ojos. Nada había cambiado, pero
todo parecía diferente.

Lanzó el marco y se metió en el cuarto de baño, su mirada cayendo sobre su


confuso reflejo en el espejo. Sus enrojecidos ojos tristes le recordaban a ella, y la

Grupo Leyendas Oscuras | 384


última hebra de control que tenía se rompió.

Su puño conectó con el espejo. Se rompió, los fragmentos de vidrio volaron


mientras golpeaba con rabia, no redujo la velocidad hasta que estuvo arrasado,
su reflejo fuera de la vista. La emoción se arremolinaba a través de él otra vez
mientras se deslizaba hasta el suelo, encogiendo sus rodillas hasta el pecho. Su
ira dio paso a la desesperación cuando las lágrimas comenzaron a caer. Se
entregó a ella, no teniendo la fuerza de voluntad para seguir luchando.

La angustia se hizo cargo cuando bajó la cabeza. Se dejó deslizar y se revolcó


en la miseria de lo que había perdido.

La oscuridad envolvía el baño cuando Carmine emergió de nuevo. Se acercó


al lavabo, el vidrio crujiendo bajo sus zapatos. Los cortes en la mano le escocían
cuando lavó la sangre.

Agarrando una botella de vodka de su escondite, bajó las escaleras, viendo la


luz encendida en la oficina de su padre. No se molestó en llamar antes de entrar
en el interior, pateando la puerta que se cerró tras él. Sentándose en la silla de
cuero, Carmine tomó un trago de licor.
—Nunca quise decírtelo —dijo Vincent—. Pensé que sería cruel. Tu madre
me pidió que la salvara, pero Frankie Antonelli no dejaría ir a la chica. Así que
le dije que lo dejara, pero no lo hizo. Ella no podía. Me di cuenta de lo que
estaba haciendo muy tarde. Ya era demasiado tarde.

Todo golpeó a Carmine fuerte, y parpadeó rápidamente para alejar las


lágrimas.

—¿Ella averiguó el secreto? ¿Es por eso qué la mataron?

—Estaba en el camino correcto, incluso había contratado a un investigador


privado, pero no creo que tuviera suficiente tiempo para unir las piezas. Lo
tendría, sin embargo. Era solo una cuestión de tiempo.

Grupo Leyendas Oscuras | 385


—Y culpas a Haven por ello.

—No es culpa suya —dijo Vincent—. No era más que una niña.

Carmine se rio con amargura.

—¿Crees que no sé esa mierda? Por supuesto que no es culpa suya. Eso no
quiere decir que no la culpes de todos modos.

Vincent suspiró.

—A veces sufrimos una pérdida y tratamos de culpar a una sola causa.


Responsabilidad desproporcionada es como la llaman. Hace que sea más fácil
hacerlo frente cuando se puede canalizar tu dolor en alguna parte tangible así…

—Corta la mierda médica. Es un chivo expiatorio.

—Chivo expiatorio —repitió Vincent—. Tienes razón. He llegado a


enfrentarme a ello en su mayor parte, que es por lo que sentía que era seguro
traerla aquí. Pero sí, todavía tengo momentos en los que decaigo en esa actitud
y deseo que no exista.

Carmine podía escuchar el disgusto en su voz.

—¿Fue Frankie quien la mató?


Vincent asintió.

—Hace unos años, Sal me dijo que Frankie entró en pánico porque tu madre
hacía preguntas, dijo que era porque el hijo de Antonelli era el padre de la niña.
No quería que el sucio secreto de su familia saliera. Es matar o morir en nuestro
mundo, hijo.

Carmine podía sentir el vodka ardiendo por sus venas. Se pasó la mano por
el pelo, encogiéndose de dolor. Su padre frunció el ceño.

—Debes haber estado golpeando algo duro.

—Solo tuve un pequeño percance con un espejo.

—Hay que ir al hospital para un examen de rayos X.

Grupo Leyendas Oscuras | 386


Carmine levantó la botella de vodka.

—Tengo todo el medicamento que necesito aquí.

Tomó otro trago de la botella cuando su padre murmuró:

—Lástima de hígado, dirigiéndote directamente a la cirrosis a los diecisiete


años. Te va a matar si sigues así.

—Todos tenemos que morir en algún momento, papá —dijo—. Puede ser
que también lo haga por algo que me encanta.

Llevó la botella a los labios para tomar otro trago, y cuando el líquido fluyó,
se le ocurrió lo que había dicho. Eso era exactamente lo que había hecho su
madre.
CAPÍTULO 31

31

Grupo Leyendas Oscuras | 387


El sonido de la campana resonó en la habitación alegremente iluminada.
Hubo un arrastre colectivo mientras los estudiantes reunían sus cosas. Carmine
cerró su libro de ciencias torpemente con la mano izquierda, su muñeca derecha
en un vendaje por el esguince del incidente con el espejo de su cuarto de baño.

—¡No se olviden de estudiar, amigos! —gritó el profesor de biología, el señor


Landon—. ¡Examen mañana!

Carmine agarró su mochila antes de pasearse a la mesa del profesor. El Sr.


Landon borró la pizarra y se volvió, sorprendido de verlo.

—¿Hay algo con lo que te pueda ayudar?

—Me preguntaba si usted podría explicarme el ADNmt15.

El Sr. Landon frunció los labios.

—Cubrimos eso al inicio del semestre.

15 ADN mitocondrial (Genética) de ADN que se encuentra en las mitocondrias, la cual contiene
algunos genes estructurales y se hereda en general, sólo a través de la línea femenina. Abreviatura:
ADNmt.
—Lo sé, pero estoy un poco confundido.

A decir verdad, él no había puesto ni un maldito gramo de atención.


Carmine siempre confiaba en la suerte y el sentido común para pasar sus clases,
y la mayoría de las veces tenía lo suficiente de ambos para salir adelante.

—Bueno, a diferencia del ADN nuclear, el ADNmt no es único para nosotros.


Lo compartimos con nuestras madres.

—¿Así que mi ADNmt sería el mismo que el de mi madre?

—Sí, al igual que es el mismo que el de su madre, y la madre de su madre, y


así sucesivamente.

—¿Pero los hombres pueden ser rastreados a través de él? Me refiero, por

Grupo Leyendas Oscuras | 388


ejemplo, si el mío se pusiera a prueba. ¿Con quién coincidiría?

—Con las personas relacionadas con tu madre. Sea cual sea su ADNmt, viene
directamente del lado materno.

Carmine se quedó de piedra. Él había asumido de forma natural que la


prueba tuvo algo que ver con el padre de Haven y sus conexiones con la mafia,
nunca teniendo en cuenta que podría referirse a la madre de Haven.

—¿Eso es todo lo que necesitabas? —preguntó el Sr. Landon.

—Sí. —Él vaciló—. En realidad, no. ¿Sabe usted algo acerca de los GPS?

—Específicamente, ¿qué es lo que quieres saber?

—¿Hay una manera de desactivar una señal?

—Bueno, hay maneras de bloquearlas —dijo—. El chip GPS necesita una


línea de señal al satélite de seguimiento, por lo que cualquier gran obstrucción
impedirá la salida de la señal. Además, los materiales reflectantes como el agua
o el metal pueden causar que la señal revote de vuelta.

—¿Es lo mismo para el seguimiento de los chips en las personas?

El Sr. Landon se rio.


—Eso es ciencia ficción. No existen chips de seguimiento de humanos.

Mentira. El hecho de que la FDA no los hubiera aprobado no quería decir


que no estuvieran allí.

—Hipotéticamente hablando. Si una persona tuviera uno implantado bajo la


piel, ¿hay alguna manera que pudiera evitar ser encontrado?

—Podrían quedarse en una habitación sin ventanas o aprender a respirar


bajo el agua. De lo contrario, se conectaría con el satélite en cuanto salieran a
cielo abierto.

—Así que, básicamente, convertirse en un prisionero o ahogarse es la única


manera de alterarlo.

Grupo Leyendas Oscuras | 389


—Eso creo, sí. No hay manera de decirlo a ciencia cierta, sin embargo, ya que
es completamente hipotético.

—Gracias.

Se volvió para irse, cuando el Sr. Landon dijo su nombre.

—Su curiosidad me da esperanza en usted, así que mantenga el ritmo.

Carmine sonrió para sí mientras salía. Mientras que su profesor estaba


orgulloso, su padre enloquecería si supiera que le había preguntado esas cosas.

Vincent aminoró la marcha al acercarse a la alta casa de ladrillo, oscilando


bruscamente directo al camino de entrada. Se detuvo detrás del convertible rojo
y salió, bloqueándolo y activando una alarma.

El vecindario era decente, sin demasiada delincuencia en esa parte de la


ciudad. Él no estaba preocupado por cualquiera de los lugareños, ya que
tendrían que ser tontos para poner un pie en la propiedad sin ser invitados.
Todo el mundo alrededor era muy consciente que la famiglia controlaba las
calles, al igual que sabían la posición de Vincent de autoridad y el poder que
tenía. Lo respetaban por ello. A la mayoría no le gustaba, pero a él no le
importaba sus sentimientos personales.

Para cuando Vincent entró en las calles, sus emociones ya no existían. No


tenía ni compasión, simpatía, ni empatía ni remordimiento. No podía. Y cuanto
más tiempo pasaba en Chicago, más frío se volvía.

Era una de esas cálidas noches de primavera que Maura siempre había
disfrutado, en las que podían abrir todas las ventanas y dejar que la brisa
soplara. Solía quejarse de lo caliente que dejaba que la casa se pusiera. Había
estado temperamental entonces, y muchas veces deseaba poder volver atrás y
borrar sus palabras mordaces.

Grupo Leyendas Oscuras | 390


Del senno di poi son piene le fosse. La retrospectiva es 20/20.

Se acercó a la puerta y tocó el timbre antes de enrollar las mangas de la


camisa azul claro de botones. El sonido de los tacones altos se hizo eco en el
interior antes de que se abriera la puerta. La mujer se paró delante de él, con
una sonrisa en sus brillantes labios rojos.

—Hola, Vincent. Ha pasado un tiempo.

Ella se movió a un lado para dejarlo pasar. Él sin decir palabra se dirigió a la
sala y se sentó en su sofá de cuero negro. Ella se unió a él, sosteniendo un vaso
de vino tinto. Él lo tomó, llevando el cristal a la nariz e inhalando, tomando el
aroma. A Maura siempre le gustó el vino tinto.

—Así que, ¿cuánto tiempo estás en la ciudad esta vez? —preguntó ella,
tomando un sorbo de su bebida, mientras él solamente lo sujetaba. Él ya no
bebía, no por mucho tiempo.

—Hasta que sea despedido.

Ella no era ingenua al estilo de vida. Había nacido en ella, una Principessa
della Mafia. Sabía que él no podía hablar de lo que hacía, por lo que la
conversación entre ambos se mantuvo a un mínimo —no engañosas y,
ciertamente, sin conceptos erróneos.

—¿Tienes hambre? —preguntó. Él la miró fijamente, sus ojos vagando por su


cuerpo, admirando su ceñido vestido negro y muslos altos. Su piel estaba
bronceada, su cabello castaño oscuro, ojos de un tono extraño de avellana con
pequeñas manchas de color verde en ellos. El verde le recordaba a los ojos que
había mirado todas las noches durante años.

Apartó la vista de ella.

—Por supuesto.

Cenaron mientras ella hablaba y remataba la botella de vino. Vincent

Grupo Leyendas Oscuras | 391


simplemente escuchó y asintió en el momento adecuado. Después, se acercó a la
ventana y miró hacia fuera mientras ella limpiaba, las estrellas y la luna
brillando por encima de su patio cerrado.

El chasquido de tacones se acercó, el sonido deteniéndose justo detrás de él


mientras su reflejo lo saludó en la ventana. Ella sonrió con picardía, pasando
sus manos por su espalda. Frotó sus hombros, masajeando con firmeza.

—Siempre estás tenso, Vincent.

Dejó escapar un suave suspiro.

—Es por eso que vengo a ti. Sabes lo que necesito.

Ella tarareó en respuesta mientras pasaba sus manos por debajo de su


camisa, sus uñas cuidadas ligeramente raspando su piel. Maura nunca tuvo
uñas, siempre se las comía hasta pequeñas puntas —a veces muchos de sus
dedos sangraban.

Ella desabrochó los botones, los labios presionando ligeramente contra su


nuca. Su aliento era cálido, su beso pegajoso por el color en sus labios.

—Creo que sé lo que necesitas ahora.


Vincent no dijo nada mientras se volvía a vestir una hora más tarde.

En momentos como estos, cuando Vincent debía sentirse a gusto, a menudo


sentía todo el peso del mundo en el que vivía presionando contra su pecho. Si
pudiera volver atrás, cambiaria mucho, pero lo único que podía hacer era seguir
adelante y asegurarse de que lo que le había sucedido no le pasara a Carmine.
Podía asegurarse de que, dentro de veinte años, su hijo no fuera el que se
revolcara con mujeres anónimas que no significaban nada, tratando de
mantener un agarre cuando todo lo que realmente quería era dejarse ir.

Grupo Leyendas Oscuras | 392


El reloj en el tablero del coche marcaba la medianoche cuando Vincent salió
de la calzada y se dirigió a la autopista 290. Condujo durante treinta minutos
antes de adentrarse en el sendero serpenteante que atravesaba la ladera,
pasando por la puerta principal: Cementerio Monte Carmel.

Apagó el coche y salió, caminando por el césped, más allá de las tumbas de
algunos de los que habían vivido su vida y muerto. Los Capones estaban
enterrados en esta sección, docenas de otros mafiosos se dispersaban por todo el
cementerio. Estaría allí algún día también, enterrado en la parcela al lado de su
esposa.

Sus pasos vacilaron cuando descubrió la lápida, su pecho se contrajo. Se


arrodilló delante de ella, deslizó la mano por el nombre marcado en el frío
mármol.

Maura DeMarco

Abril 1965 – Octubre 1996

‘Ama, ridi, sogna–e vai dormire.’

—Mi dulce Maura —dijo—. Sé que han pasado meses, pero no me sentía
como si me mereciera visitarte. Cuan decepcionada debes estar.

Se sentó en la hierba, mirando la frase que se alineaba en la parte inferior.


—Ama, ridi, sogna–e vai dormire —dijo, con la voz en un susurro ahogado en la
oscuridad—. ‘Ama, ríe, sueña, y ve a dormir’ Así fue cómo viviste tu vida, y yo
estoy tratando de seguir tu ejemplo. La tengo, ya sabes. Finalmente la tengo
para ti, y tú no estás aquí para ella.

Él se rio cínicamente mientras las lágrimas resbalaban por la comisura de sus


ojos.

—Probablemente estabas enojada conmigo cuando la encerré en su


habitación, tan molesta como debes haber estado ese día hace tantos años,
cuando yo… yo… —Su voz se desvaneció—. Sabes lo que casi hice, lo que traté
de hacer esa noche… la noche en que los maté. Sé que estabas mirando, y tú
fuiste la que me detuvo. Incluso muerta, todavía la estás salvando. Podía

Grupo Leyendas Oscuras | 393


imaginarte de pie allí con la frente arrugada, cómo solías verte cuando te
enojabas. Yo odiaba decepcionarte, pero lo que no daría por ver esa cara de
nuevo.

Hizo una pausa, moviendo la cabeza.

—La niña está bien, supongo. Todos lo estamos por ahora. Estoy tratando de
encontrar la manera de mantenernos así. Está creciendo y entrando por su
cuenta. Me recuerda a ti, y eso es más difícil de lo que te puedas imaginar.

Se secó los ojos con el dorso de su mano, apartando las lágrimas mientras se
sentaba en silencio, saboreando el silencio. Al ver su nombre, algo tangible para
recordarle que había sido real, calmaba sus nervios crispados, y por el
momento, casi se sentía en paz.

Después de unos minutos, se levantó y se sacudió la hierba de sus


pantalones.

—No estaré desaparecido tanto tiempo la próxima vez. Te amo.

Se alejó, dirigiéndose al otro lado del cementerio hacia su ciche. Las lágrimas
se detuvieron, con el corazón entumeciéndose en el viaje de regreso a Chicago.

Para cuando cruzó los límites de la ciudad, sintió frío otra vez.
CAPÍTULO 32

32

Grupo Leyendas Oscuras | 394


Haven estaba en la puerta de la habitación, mirando en silencio cómo
Carmine hacía su tarea. Se sentaba en su escritorio con la cabeza en la palma de
su mano izquierda, mirando fijamente a un ordenador portátil. No había
sentido su presencia, o si lo hacía, optó por no reconocerla.

Carmine gimió.

—¿Qué tiene que ver el alfabeto griego con las matemáticas?

Ella soltó la respuesta.

—¿Pi?

Él saltó ante el sonido de su voz y se dio la vuelta.

—¿Acabas de preguntar si quiero pastel16?

—No, Pi es una parte del alfabeto griego y es también una, uh, cosa de
matemáticas.

16 Juego de palabras entre Pi y Pie, que en español significa pastel.


Él la miró durante un momento antes de que lo que ella había dicho fuera
registrado.

—Bueno, gracias a Alex Trebek por eso. Probablemente podrías hacer mi


maldito trabajo y ahorrarme un montón de agitación, ya sabes.

Ella se sonrojó.

—Pero si lo hiciera, ¿cómo aprenderías?

—No me veo necesitando saber esta mierda —dijo, sacudiendo la cabeza—.


De todos modos, ¿necesitabas algo?

—Se supone que debo ir a casa de Dia, ¿recuerdas?

Grupo Leyendas Oscuras | 395


No estaba segura de cómo había hecho para olvidarlo, ya que había sido su
idea en primer lugar.

—Oh, sí, claro. —Él agarró las llaves de su escritorio. Esperaba que se pusiera
de pie para que pudieran salir, pero en lugar de eso las tendió hacia ella.

Se quedó mirando las llaves.

—¿No vas a llevarme?

—Tú sabes conducir —dijo, haciéndolas sonar—. No tengo tiempo para jugar
al taxista, tesoro. Tengo un montón de tareas y recados que hacer.

Su ceño se frunció.

—¿Cómo vas a hacer tus recados si no tienes coche?

—Iré con Dom —dijo—. Recuerdas cómo llegar a casa de Dia, ¿verdad? Es
todo derecho. Te dejé allí cuando fuiste a por tu vestido.

—Uh, sí, pero…

—Y pasa por la tienda de camino a casa y compra un poco de Coca-Cola para


mí, ¿quieres? Está solo en la calle de al lado. Debe haber algo de efectivo en la
guantera.
Ella lo miró boquiabierta.

—Pero… tu coche. No puedo conducirlo.

Él suspiró exasperado.

—¿Por qué no?

—Porque solo he conducido el del Dr. DeMarco, y fue cuando estabas


conmigo.

—El mío se conduce como el suyo. Y si te lo pone más fácil, pretende que
estoy en el asiento del pasajero. Solo maldice un par de veces. Se sentirá como si
estuviera allí.

Grupo Leyendas Oscuras | 396


Se dio la vuelta, discusión cerrada.

Eran a mediados de mayo, y hoy era la fiesta de graduación de la Escuela


Secundaria Durante. Tres semanas antes, Carmine le había dicho casualmente
que tenía que elegir un vestido. Dia se ofreció a llevarla de compras a los pocos
días, y Haven consiguió uno azul oscuro con bordes dorados.

Las últimas semanas habían sido un tiempo confuso para Haven. Había
altibajos, los cambios a veces tan abruptos que era imposible prepararse para
ello. La anticipación y la emoción estaban siempre allí, gestándose debajo de la
superficie, pero también lo estaban el miedo —miedo a lo desconocido, miedo a
las zambullidas.

No siempre era malo. Carmine perdía un poco los estribos, pero también
había momentos, como ese en su dormitorio, cuando hacía algo poco
característico del chico que había llegado a conocer. Era protector con su coche,
y sin embargo le había entregado las llaves sin un segundo pensamiento a pesar
de que no tenía licencia.
La familia Harper vivía en una casa de un piso en el centro de la ciudad,
modesta pero lo suficientemente grande para ellos cuatro. Dia y Tess
compartían un dormitorio, los armarios cercanos a menudo motivo de sus
disputas fraternales. Haven vio la prueba de ello tan pronto como llegó, un
pedazo de cinta adhesiva en la alfombra corriendo por el centro de la
habitación, cortándola por la mitad. La izquierda estaba limpia y decorada con
tonos rosa y posters de estrellas de cine, mientras que la mitad derecha estaba
desordenada, cientos de fotografías cubriendo pared.

—Toma asiento —dijo Dia, haciendo un gesto hacia una silla frente a un
escritorio. Haven se sentó en el borde de la misma y miró a su alrededor hecha
un lío, luchando contra el impulso de limpiarla—. Así que, ¿estás emocionada?

Grupo Leyendas Oscuras | 397


—Por supuesto que lo estoy —dijo Haven, a pesar de que su ansiedad
eclipsaba su emoción.

Dia miró a Haven peculiarmente mientras jugueteaba con su cabello,


pasando los dedos a través de sus nudos salvajes.

—Nerviosa, ¿eh? Tu respuesta sonó demasiado ensayada.

—Estoy muy emocionada —dijo ella—. Nunca he ido a un baile antes.

—Yo tampoco —dijo Dia—. La única razón por la que voy a éste es porque
tengo que cubrirlo para el anuario. De lo contrario, me quedaría en casa.

—¿No tienes una cita?

Ella negó con la cabeza.

—La administración tendría un aneurisma si llevara a alguien.

—¿Por qué?

Dia la miró con sorpresa.

—No todo el mundo lo acepta.

—¿Por qué no te aceptarían?


—No juego con los chicos —dijo Dia, pisando con cuidado con sus
palabras—. ¿Te dijo alguien eso?

—Bueno, Carmine dijo que él no tiene el equipo adecuado para ti. —Haven
se puso rojo brillante cuando entendió lo que había querido decir—. Oh, se
refería a que…

—¡Sin pollas para Dia!

Haven echó un vistazo a la puerta cuando la voz interrumpió. Tess entró en


la habitación, lanzando una bolsa de ropa en la cama y abriéndola para exponer
un vestido rojo sangre.

Dia rodó los ojos.

Grupo Leyendas Oscuras | 398


—Qué clase.

—Solo estoy diciendo la verdad —dijo Tess, quitándose la camisa. Haven la


miró boquiabierta mientras se despojaba de su ropa. Tess notó su expresión y se
echó a reír, de pie frente a ella en sujetador y bragas.

—No me avergüenzo.

Dia rio.

—No es modesta, tampoco.

Tess se encogió de hombros, sin argumentar en contra de eso. Ella se metió


en su vestido antes de agarrar un par de zapatos de tacón alto del armario y
deslizarse sobre ellos. Paseándose a su tocador, miró su reflejo en el espejo con
vanidad y se alisó el pelo antes de aplicar un poco de lápiz labial rojo. Lo hizo
tan casualmente, tan rápidamente, de manera tan fluida. Haven observaba con
admiración.

Dia continuó jugando con su pelo, tirando y torciéndolo en todas las


direcciones, pero Haven no tenía ni idea de lo que estaba tratando de hacer. El
mismo pensamiento corrió por la mente de Tess, porque se dio la vuelta,
gimiendo:
—Dia, ¿qué estás haciendo en la cabeza de esta pobre chica?

—Estoy tratando de hacerle una trenza francesa.

—¿Trenza francesa? ¿Cuántos tiene, doce años?

Tess agarró una plancha y empujó a su hermana fuera del camino mientras la
enchufaba. Encogiéndose de hombros, Dia se dejó caer en la cama mientras Tess
deshacía su descuidada trenza. Una vez que la plancha estuvo caliente,
enderezó el cabello de Haven, alisando las olas que nunca antes habían sido tan
dóciles. Tess separó la mitad superior, asegurándolo con un clip, antes de
desenchufar la plancha y volver a su lado de la habitación.

Dia le mostró a Haven el baño para que se pusiera su vestido. Haven se

Grupo Leyendas Oscuras | 399


deslizó en él y se miró en el espejo, no reconociendo a la muchacha que la
miraba fijamente en respuesta. Tenía el pelo liso y brillante bajo el resplandor
de la luz. El vestido la abrazaba en todos los lugares correctos, acentuando sus
curvas recién descubiertas.

Curvas. Apretó sus caderas con asombro, preguntándose de dónde habían


venido y cómo no las había notado antes.

Se dirigió a la habitación, deteniéndose cerca de la puerta. Tess se miraba al


espejo de nuevo, aplicando otra capa de lápiz labial, mientras Dia resbalaba en
un par de botas de combate negras.

—¿No tienes que ir formal? —preguntó Haven a Dia mientras ella dejaba
caer un par de zapatos dorados delante suyo.

—Estoy formal.

Haven se puso los zapatos mientras recorría la ropa de Dia. Llevaba una
falda negra y una camiseta azul vibrante con rayas de arco iris.

—¿Lo estás?

—Lo está —dijo Tess—. Para Dia, está formal.


Los pelos en la parte posterior del cuello de Haven se erizaron al momento
en que entró en la tienda de comestibles por sí sola, la sensación de ser
observada era abrumadora. Auto-consciente, bajó la cabeza y se dirigió
rápidamente a la heladera de sodas. Se agachó para agarrar un paquete de doce
Coca-Colas, su piel erizándose mientras una presencia se acercaba.

—¿Cómo llamas al queso que no te gusta?

—No estoy segura, Nicholas. —Cogió la soda y se volvió hacia él,


sorprendida al verlo vestido con un traje negro. Era la primera vez que lo veía

Grupo Leyendas Oscuras | 400


sin sus chanclas y gorra de béisbol.

—Queso de nacho. —Él sonrió—. Así es, de nacho, ¿verdad? ¿No de queso,
eso no es lo tuyo?

En el momento en eso hizo clic, ella negó con la cabeza.

—Eso es cursi.

Él se rio de su intento de humor.

—Es curioso. Mi tipo de chica.

Ella se sonrojó.

—Gracias. Veo que estás formal.

—Por supuesto que lo estoy. Es la fiesta de graduación.

—¿Vas al baile? No vas a la escuela aquí, ¿verdad?

—Ni tú tampoco.

—Pero tengo a alguien con quien ir.

Él suspiró dramáticamente.
—Sí, bueno, puedo no ser un chico guapo como Carmine, pero aun así tengo
mi parte justa de damas. Hablando de tu novio…

—No empieces.

Él levantó las manos a la defensiva.

—Hey, solo iba a decir que estoy sorprendido de que te deje salir en público
sola.

—¿Por qué no lo haría? Puedo ir a una tienda sola.

—¿Puedes? —La seriedad en su voz puso sus nervios a quemar. ¿Podía


realmente? Teniendo en cuenta que era la primera vez que lo hacía, le resultaba
difícil contestar que sí.

Grupo Leyendas Oscuras | 401


—Claro —dijo ella, mirándolo con recelo. Su corazón latía furiosamente en
su pecho. Él no podía saber la verdad. Carmine se lo habría advertido.

—Eso está bien —dijo—. Ya sabes, tienes un acento fascinante.

Ella se sorprendió por el cambio en la conversación.

—¿Tengo acento? Pensé que tú lo tenías.

Él se echó a reír.

—Yo sueno como todo el mundo por aquí, pero nunca he oído un acento
como el tuyo. ¿De dónde eres?

—California.

—¿Qué parte?

Ella vaciló.

—El desierto.

Él asintió.
—No me extraña que nunca lo hubiera oído. Eres la primera nativa de
California que he conocido. Naciste allí, ¿verdad?

Ella asintió, su línea de preguntas resultándole desconcertante.

—Bueno, Haven, ya que yo estaba equivocado y tú puedes salir por tu


cuenta, deberías venir a visitarme alguna vez.

Sus ojos se estrecharon ante la invitación.

—¿Por qué estás interesado?

—Pareces una buena chica —dijo—. No hay nada de malo en que seamos
amigos.

Grupo Leyendas Oscuras | 402


—¿Es que quieres ser mi amigo porque quieres conocerme, o quieres ser mi
amigo porque eso molestaría a Carmine? Porque no puedo ser amiga de alguien
que quiere hacerle daño.

Ella había dejado salir las palabras, sin comprender lo que estaba diciendo
hasta que ya habían escapado de sus labios y persistían en el aire entre ellos.

—No soy tan mezquino como persona —dijo.

—¿Cómo se supone que voy a saber eso?

—Tendrías que confiar en mí.

—No puedo —dijo ella—. No confío en la gente.

—¿Pero confías en él?

—Lo hago —dijo ella—, y nada de lo que digas va a cambiar eso.

—Está bien, pero eso no significa que no puedas confiar en mí también.

Ella lo miró fijamente. ¿Podía confiar en él?

—Debería irme.

Se alejó, deteniéndose brevemente cuando él la llamó.


—¿Haven? Estás preciosa. Carmine puede ser un imbécil, pero es un
gilipollas con suerte.

Ella sonrió.

—Gracias, pero creo que yo soy la afortunada.

Después de pagar las sodas, Haven condujo de vuelta a casa de los DeMarcos
solo para encontrar un nuevo coche deportivo brillante estacionado delante. Al
abrir la puerta principal, estaba a punto de gritar que había llegado cuando
Carmine entró como una explosión en la cocina.

Grupo Leyendas Oscuras | 403


—¿Qué mierda te tomó tanto tiempo?

Ella suspiró, sin molestarse en responder. Si él estaba en un mal estado de


ánimo, nada lo cambiaría.

Se detuvo en la puerta de la cocina, sorprendida ante su visión. Llevaba un


traje negro con una corbata azul y un par de zapatillas Nike negras. Carmine se
volvió hacia ella, con los ojos al instante rastrillando en su cuerpo mientras
dejaba las sodas en el mostrador y le entregaba una de las latas de Coca-Cola. Él
la tomó con cuidado, sus ojos nunca la dejaron.

Se volvió para salir de la habitación, sus nervios tomando lo mejor de ella,


pero Carmine la agarró del brazo para detenerla.

—Estás impresionante.

Sus ojos se posaron en su boca, y él la besó dulcemente. Ella abrió los labios,
dándole la bienvenida para profundizarlo, pero en cambio él se apartó. Eso era
algo común las últimas semanas, una consecuencia de su reciente
temperamento.

Se volvió de espaldas a ella para llenar un vaso con hielo mientras ella se
dirigía a la sala de estar, sentándose en el sofá y cruzando las manos sobre el
regazo en espera. Carmine se paseó por allí después de un minuto y dejó el
vaso sobre la mesa, un recipiente de plástico en la otra mano. Sacó una flor azul
y dorada fuera de él y la deslizó en su muñeca.

—Es un ramillete.

—Es hermoso —dijo ella, mirándolo.

La puerta de entrada de la casa se abrió, y el Dr. DeMarco entró.

—El coche de ahí fuera es muy bonito —dijo de inmediato, renunciando a


cualquier tipo de saludo.

Carmine suspiró.

Grupo Leyendas Oscuras | 404


—No te preocupes, lo alquilé. Lo devolveré mañana.

Dominic y Tess aparecieron a los pocos minutos, seguidos de una Dia


descontenta. Se acurrucaron fuera para tomar algunas fotos. Después de unos
minutos de cámaras parpadeando, Carmine agarró la mano de Haven y la
apartó. Vaciló en su coche, escaneándolo en busca de daños, antes de dirigirse
hacia el de alquiler.

—Siempre he querido un Vanquish. Me siento como James Bond


conduciendo a este hijo de puta.

—¿James Bond?

—Sí, ya sabes, ¿007, el agente secreto? —Ella sacudió la cabeza y él suspiró—.


Es una película.

—Lo siento —dijo ella—. Nunca la he visto.

—No importa —dijo, haciendo un gesto para que entrara. Ella quería creerle,
pero su expresión frustrada contaba una historia diferente.

El viaje al restaurante fue silencioso, ya que los nervios de Haven corrían


furiosamente. Después de unos treinta minutos, no pudo aguantar más el
silencio e intentó una conversación.
—Es un coche bonito. ¿No puedes tener uno de estos en lugar del tuyo?

Él se rio secamente.

—Este cuesta seis veces más que mi Mazda. No hay manera de que mi padre
gaste más de un cuarto de millón de dólares en un coche. Uno que pasaría
mucho tiempo en casa. —Hizo una pausa—. O tal vez sí. No sé cuánto pagó por
ti.

Sus palabras picaron. Ella parpadeó un par de veces, no dispuesta a dejar


que su dolor se mostrara mientras se volvía para mirar por la ventana.

—Y supongo que es bonito, si es que puedes llamar a un coche bonito.

Haven no habló durante el resto del viaje.

Grupo Leyendas Oscuras | 405


Llegaron al restaurante y Carmine la llevó dentro para unirse a los otros. De
vez en cuando le dijo algo que la hacía ruborizarse de la manera equivocada
mientras comían, pero siempre alguien difuminaba la situación antes de que se
fuera cuesta abajo. Haven no era aficionada a este lado de Carmine. Era una
parte de él que no conocía bien… una parte de él que no quería conocer.

La camarera vino a asegurarse de que todos tuvieran lo que necesitaban, sus


ojos persistiendo sobre Carmine más tiempo del necesario. Él no le hizo caso,
como era su costumbre, pero Tess no lo dejó ir.

—Podía ver a tu novia sentada a tu lado. ¿No tiene ningún respeto por sí
misma?

Carmine se encogió de hombros.

—Las perras no pueden evitarlo.

Tess lo fulminó con la mirada, su respuesta no era lo que ella quería oír.

—¿Qué demonios te pasa?

La frente de Carmine se frunció.

—¿De qué estás hablando?


—Tu actitud, de eso. Es una maldita lástima, además. Casi me gustaste por
un segundo.

—Sí, bueno, tú nunca jodidamente me gustaste.

Haven se tensó ante su hostilidad mientras Dominic golpeaba la mesa con el


puño.

—¡Suficiente! No sé cuál es tu problema, Carmine, pero tienes que


entenderlo. Estoy muy cerca de patear tu culo.

Carmine miró a su hermano.

—¿Qué he hecho?

Grupo Leyendas Oscuras | 406


—¿No te oyes a ti mismo? Estás actuando cada vez más según la edad que
tienes.

—No lo hago —dijo Carmine.

—Sí, lo haces —dijo Dominic—. Y te lo digo ahora, arréglalo. Haven se


merece algo mejor que la forma en que has estado tratándola.

Haven observó a Carmine con cautela mientras él miraba a su hermano. La


tensión en la mesa era gruesa, y ella comenzó a entrar en pánico.

—Yo, eh… necesito ir al baño.

Se puso de pie, y Dia se puso para mostrarle dónde estaba. Ella dejó escapar
un suspiro de alivio una vez estuvo sola y se quedó allí hasta que se
calmó. Hubo un golpecito en la puerta, y esperaba ver a Dia aun esperando,
pero en cambio se encontró cara a cara con Carmine.

—¿Podemos hablar, tesoro? —Ella asintió y lo siguió fuera hacia el


coche. Carmine puso la llave en la ignición—. No me di cuenta de que estaba
siendo un imbécil. He tenido muchas cosas en mi mente.

—¿Quieres hablar de ello?

Él suspiró, tamborileando los dedos sobre el volante.


—En realidad no. Eso probablemente me hace un imbécil más grande, pero
yo solo… ¿podemos empezar de nuevo? Finalmente tienes la oportunidad de
experimentar la mierda adolescente, y estoy arruinándolo. Debería estar
arrastrándome a tus pies, dándote las gracias por darme esta oportunidad. No
deberías amarme, pero lo haces, y no sabes lo agradecido que estoy por eso, lo
mucho que aprecio tenerte en mi vida.

Ella lo miró con sorpresa. Era la cosa más bonita que había dicho desde hacía
tiempo… posiblemente alguna vez.

—Me alegro de tenerte también.

—Bueno —dijo, moviendo el coche mientras Haven se ponía el cinturón de


seguridad—. Y lo siento por las zapatillas Nike.

Grupo Leyendas Oscuras | 407


—¿Qué pasa con ellas?

—Tess dijo que dan la impresión de que no me importa, pero sí lo hace. Es


solo que me gustan mis Nikes.

—A mí también me gustan.

Él la miró con la primera sonrisa genuina que había visto en sus labios en
toda la noche.

El gimnasio de la escuela estaba decorado en blanco y oro, luces brillantes


colgadas por todo el techo.

Un arco de globos los saludó en el interior, serpentinas y brillos cubriendo


todo. Carmine hizo una mueca ante las decoraciones baratas, mientras que
Haven estaba completamente hipnotizada.

—Es precioso —dijo, sus palabras apenas audibles por encima de los graves
golpes de la canción.
Él se rio de su entusiasmo.

—¿Quieres bailar?

—Yo, eh… —Ella contempló a la multitud en la pista de baile—. Nunca he


bailado.

—No es cierto —dijo él, tirándola delante suyo con las manos en sus
caderas—. Bailamos en Halloween.

—Eso es diferente —dijo—. De alguna manera me balanceaste en círculos, y


nadie estaba mirando.

—Nadie está mirando ahora. —Él estaba mintiendo. Los ojos de todo el
gimnasio estaban enfocados en ellos—. Además, la única forma de aprender a

Grupo Leyendas Oscuras | 408


bailar es bailando, y creo que estoy mejorando en este tipo de enseñanza.

Se detuvieron a lo largo del borde de la multitud, y él la atrajo hacia sí,


balanceándose con la música. Inclinó sus labios junto a su oído y cantó con su
voz relajante.

Carmine movió sus caderas hasta que ella fue capaz de mantener el ritmo
por su cuenta. Vio a los curiosos observarlos, pero el calor de Carmine la hizo
sentir segura. Bailaron un par de canciones antes de que él la llevara hacia una
mesa, tomando dos vasos de plástico y vertiendo ponche en ellos.

Se mezclaron un poco con sus compañeros de clase. Haven vio a Nicholas


después de un tiempo con Lisa aferrándose a su brazo. Evitó el contacto visual
con él, centrando su atención en Carmine, pero podía sentir su mirada desde el
otro lado de la habitación.

El ponche finalmente la atrapó y se excusó para ir al baño. Estaba lavando


sus manos cuando la puerta se abrió, la hostilidad llenando el espacio
confinado cuando Lisa entró. No había manera de salir sin tener que caminar a
su lado, por lo que Haven cerró el agua y respiró hondo.

Después de secar sus manos, dio unos pasos en su dirección.


—Disculpa —dijo, con la esperanza de que ella la dejara ir sin problemas,
pero Lisa no se movió ni un centímetro—. Me gustaría irme.

—Me gustaría que te fueras también —dijo Lisa—. Que salgas de la ciudad y
dejes a Carmine en paz.

La forma en que Lisa la miró de reojo, obteniendo placer de su dolor, le


recordó a Haven a Katrina y todas las veces que la había pateado cuando ya
estaba caída. No había habido nada que pudiera hacer al respecto entonces,
pero no tenía por qué seguir aguantándolo. No aquí, no ahora. No iba a
entregarle el control a gente que no quería nada más que herirla.

—Dije disculpa. —Haven dio otro paso hacia adelante. Lisa no se movió, por
lo que Haven tropezó con ella y se agarró a la puerta. La abrió y salió justo

Grupo Leyendas Oscuras | 409


cuando Lisa agarraba su hombro. Haven se dio la vuelta a tiempo para verla
formar un puño.

Antes de que Lisa pudiera atacarla, unos brazos tiraron de Haven y Nicholas
absorbió la fuerza del puñetazo en su pecho.

—Guau, Laila Ali, ¡mira por dónde te balanceas!

Lisa se burló de él.

—¿Cómo me has llamado?

—Ella es una boxeadora —dijo Haven—. La hija de Muhammad Ali.

—¿Por qué estás hablando? —preguntó Lisa, dando un paso hacia ella—.
Nadie te lo pidió.

—Hey, ahora. —Nicholas trató de interponerse entre ellas, pero no fue lo


suficientemente rápido. Lisa agarró el brazo de Haven, rasgando su ramillete y
lanzándolo al suelo. Nicholas volvió a intervenir, y Lisa se alejó mientras él
recogía la flor de Haven.

Ella la tomó con cuidado mientras él sonreía, pero algo estaba fuera de lugar
en su expresión, algo que disparó la ansiedad de Haven.
—¿Hay algo mal?

—He conocido a los DeMarcos durante mucho tiempo, ya sabes —dijo—.


Acostumbrábamos a ser cercanos, y cuando pasas mucho tiempo con la gente,
aprendes cosas sobre ellos. Como… algunas cosas que su familia hace.

Su ceño se frunció.

—No sé de qué estás hablando.

—No soy idiota, Haven —dijo, su voz baja—. No tengo ninguna intención de
morir a corto plazo, eso es seguro. Sé cómo mantener la boca cerrada, pero no
puedo aguantarlo más. Me dijiste que eras de California, cuando no hace
mucho tiempo Carmine me dijo que eras de Chicago. Y no es como si solo

Grupo Leyendas Oscuras | 410


invitaran a la gente a vivir con ellos. No permiten que nadie se acerque a menos
que puedan controlarlos de alguna manera, y eso me asusta por lo que significa
para ti.

Se sentía mareada.

—¿Qué quieres decir?

—Quiero decir que no eres ninguna amiga de la familia. Creo que no tenías
otra opción si viniste aquí.

—Tenía opción —dijo ella, recordando las palabras del Dr. DeMarco ese
primer día—. Siempre tenemos opciones.

—Mira, no es que pueda hacer algo. Soy solo un niño, y no conozco tu


situación. Por lo que sé, podrías haber sido secuestrada y estar siendo retenida
por un rescate, o, infiernos, tal vez estás en la clandestinidad. No lo sé, pero eso
no quiere decir que no me sienta mal sabiendo que podrías estar atrapada.

Estaba nerviosa al hablar de ello en público.

—Son amables conmigo.

—Estoy seguro que lo son, pero eso no hace que las cosas estén bien, y me
pone enfermo que Carmine tome ventaja de ti.
Sus uñas se clavaron en sus palmas mientras trataba de evitar reaccionar.

—Carmine me ama.

—Se me hace difícil creer que ame a alguien.

—Yo lo amo.

—Déjame adivinar, ¿él es la primera persona que te ha tratado de esa


manera? ¿Él te sonríe y susurra palabras dulces al oído? ¿Habla italiano y te
hace desmayar? Sí, hizo eso con todas las chicas en este edificio en algún
momento. Así es como es.

—Nada va a hacerme cambiar de opinión.

Grupo Leyendas Oscuras | 411


—Está bien, pero como he dicho, eso no significa que no podamos ser
amigos. Si necesitas hablar, estoy cerca.

—¿Por qué te preocupas tanto?

—Porque alguien debería.

Ella abrió la boca para decirle que a Carmine le importaba, pero antes de que
pudiera, la voz hirviente de Carmine sonó detrás de ellos.

—¡Déjala en paz!

—Nicholas me ayudó —dijo Haven de inmediato, no queriendo que tuviera


una idea equivocada.

Carmine envolvió su brazo alrededor de su cintura mientras miraba a


Nicholas.

—¿La ayudaste con qué?

—Lisa le acorraló, así que hice lo que cualquier hombre haría —dijo
Nicholas—. En realidad, la mayoría habría mirado a las chicas ponerse a ello,
pero no quería que Lisa lograra que patearan su culo fuera del baile de
graduación. Estoy esperando un poco de acción esta noche.
Carmine la miró.

—¿Lisa trató de pelear contigo? ¿Otra vez?

—Veo que no es una ocurrencia de una sola vez —dijo Nicholas.

Haven levantó su ramillete.

—Ella rompió mi flor.

Él la tomó de sus manos y maldijo entre dientes, tirándola lejos justo cuando
la voz de Nicholas dijo:

—Toc, toc.

Grupo Leyendas Oscuras | 412


Sintiéndose culpable, ella lo miró una vez más.

—¿Quién es?

Carmine dejó de moverse, nada divertido.

—Gra —dijo Nicholas.

—¿Gra quién? —Lo entendió en el momento en que las palabras rodaron


fuera de sus labios. Gra… gracias.

Nicholas sonrió.

—De nada, Haven.

La música era suave y la gente bailaba en parejas cuando Carmine puso las
manos en las caderas de Haven, atrayéndola más cerca.

—¿Estás bien, tesoro? Ella no te hizo daño, ¿verdad?

Envolviendo sus brazos alrededor de su cuello, lo miró.

—No, Nicholas la detuvo.

—Nicholas —se burló Carmine en voz baja, sus ojos lanzándose a través del
espacio a donde Haven sabía que él seguía en pie—. Él siempre se involucra en
la mierda.
—Estoy agradecida por ello —dijo Haven—. Lisa le dio un puñetazo a él en
vez de mí.

Esas palabras provocaron una sonrisa en el rostro de Carmine.

—Bueno.

Haven rodó los ojos mientras Carmine se humedecía los labios, besándola
lentamente mientras se balanceaban con la música.

El amor se hinchó dentro de ella. Este era su Carmine, el que no tenía miedo
de bajar la guardia y dejarla entrar. En medio de una habitación llena de gente,
no existía nadie más que ellos. Él era todo lo que veía, todo de lo que ella estaba
al tanto, su cara, su olor, su calor, su amor.

Grupo Leyendas Oscuras | 413


La emoción se apoderó de ella mientras las lágrimas amenazaban con
desbordarse. La canción se desenrollaba, y los dos se pararon en el centro de la
pista de baile, mirándose el uno al otro.

—¿Podemos…?

—Sí, vamos a casa.

Carmine estuvo sobre Haven en el momento en que pusieron un pie en el


tercer piso de la casa. Sus labios capturaron los de ella en un beso ardiente
mientras la tiraba con fuerza contra él. Había pasado un tiempo desde que la
había besado de esa manera, como si la necesitara para desviar aire a sus
pulmones y respirar.

—Carmine, deberíamos… —Ella se estremeció cuando sus labios se


movieron a su cuello—… creo que realmente deberíamos… —Ella dejó escapar
un gemido mientras él mordisqueaba su piel con los dientes—… es solo…

Ella no sabía qué estaba diciendo, qué quería decir, por qué estaba aún
tratando de hablar. No podía pensar con claridad. Cada célula de su cuerpo lo
anhelaba, salvajemente regocijándose en la sensación de sus manos sobre ella
otra vez, sin embargo, las palabras siguieron derramándose por su cuenta.
—Tal vez deberíamos simplemente, ya sabes…

Carmine gimió, una mezcla de deseo y frustración.

—Te necesito.

Eso era todo lo que tenía que escuchar. Su declaración borró cada palabra
vacilante que estaba en la punta de su lengua y las reemplazó con muchas
diferentes.

—Yo también te necesito.

—Ha pasado demasiado tiempo —susurró mientras tropezaban a través de


la biblioteca, hacia el dormitorio—. Necesito sentirte de nuevo. Necesito estar
contigo, encima de ti. Joder, necesito estar dentro de ti.

Grupo Leyendas Oscuras | 414


Un gemido salvaje vibró en su pecho ante esas palabras, un sonido que
nunca había sabido que era capaz de hacer. Apenas tuvieron tiempo de entrar
en la habitación y cerrar la puerta antes de que se estuvieran desgarrando la
ropa el uno al otro. Ella dejó caer su vestido al suelo, dando un paso fuera de él,
mientras Carmine se quitaba los zapatos. Arrojaron la tela por toda la
habitación, el resplandor de la luna filtrándose a través de la ventana como la
única luz que tenían para ver. Carmine golpeó la pared, buscando el interruptor
de la luz, pero se rindió con un gruñido de resignación en cuestión de
segundos.

Haven dejó escapar un grito de sorpresa cuando él agarró sus muslos y


rápidamente tiró de ella hacia arriba. Sus piernas se envolvieron alrededor de
su cintura mientras se presionaba contra ella, enviando un escalofrío a través
del centro de su cuerpo, apoderándose de sus músculos. Se aferró a su cuello, lo
besó febrilmente mientras tropezaba dando unos pasos, topándose con sus
zapatos desechados.

Ella se apartó de sus labios.

—No me dejes caer.


—Nunca —dijo él sin aliento en el mismo momento en que su agarre se
deslizó. Él la dejó caer sobre el colchón y ella se echó a reír cuando rebotó.

—Nunca, ¿eh?

—Hice esa mierda a propósito, tesoro —dijo en broma, riéndose entre dientes
mientras subía sobre ella.

Sus cuerpos encajaban fácilmente, perfectamente, como si siempre se


hubieran pertenecido. Fue un rayo, y el trueno y la electricidad, cuando las dos
almas se unieron como una sola. Todo quedó en el olvido mientras cedían a sus
necesidades primarias, cada embestida más larga, más profundas, más dura,
sus gemidos, gruñidos y gritos cada vez más fuertes.

Grupo Leyendas Oscuras | 415


Aquietaron sus movimientos cuando no tuvieron nada más que dar,
cubiertos de sudor y respirando con dificultad. Haven estaba encima de él, con
la cabeza sobre su pecho desnudo mientras trataba de calmar su corazón
latiendo salvajemente. Podía sentir a Carmine debajo de ella, su pulso acelerado
al doble de su velocidad normal.

Él le acarició la cara y el muslo, dibujó patrones en su piel con sus dedos. Se


preguntó qué estaba pensando, qué estaba dibujando, pero parte de ella tenía
miedo de preguntar.

—Lo siento —dijo él finalmente—. He estado distante, y eso no es justo para


ti. Sé que soy un dolor en el culo, pero eres la única cosa buena que tengo.

—No tienes que pedir disculpas —dijo. Él le pedía que lo perdonara por algo
que ella había estado haciendo, también. Él le había dado todo, la había llevado
a su fiesta de graduación, y ella había llegado a ponerse un vestido bonito y
bailar con un chico devastadoramente guapo. Era su sueño, un sueño que
nunca había creído posible.

Se sentía inadecuada a veces, y sabía que eran sus inseguridades


carcomiéndola. Pero ahora… ahora realmente no se sentía inadecuada.

—Carmine, tengo que decirte algo.


Sus dedos se detuvieron en su estómago.

—¿Eh?

—Creo que Nicholas sabe algo sobre mí.

Carmine se incorporó rápidamente.

—¿De qué estás hablando?

—Él sabe que soy una… esclava.

Sus ojos se oscurecieron.

—¿Él te llamó así?

Grupo Leyendas Oscuras | 416


—No, solo sabe o sospecha que no estoy aquí por voluntad propia.

—¿Cómo?

—No lo sé. Me dijo que quería ser mi amigo porque pensaba que podría
necesitar uno.

—¿Él quiere que seáis amigos? Sí, claro. Ese hijo de puta quiere lo que yo
tengo. ¡Él quiere quitármelo todo! ¿No te das cuenta?

Ella se encogió de hombros. Honestamente, no estaba segura de nada.

El mes pasado había sido uno de los más complicados en la vida de Carmine,
su amor e ira en desacuerdo uno con otro. Una batalla épica se libraba dentro
de él, las diferentes partes luchando por el control de su mente y corazón. Todo
lo empujaba sobre el borde, y lo que Haven le había dicho no estaba
ayudándolo a mantener la calma.

Después de que ella estuviera dormida, se puso algo de ropa y se dirigió


escaleras abajo. Había luz en la oficina de su padre por lo que llamó
tentativamente a la puerta, esperando un momento antes de abrir. Vincent lo
miró desde detrás de su escritorio.

—Eres la última persona a la que esperaba ver.

—¿Por qué? —preguntó, sentándose en la silla frente a él.

—Porque tocaste. Eso no es propio de ti.

—Sí, bueno, ya no me reconozco a mí mismo, así que supongo que soy capaz
de cualquier cosa en este momento.

Él asintió.

—¿Te está yendo bien?

Grupo Leyendas Oscuras | 417


—Estoy por encima de esa mierda.

—No creo eso ni por un segundo —dijo Vincent—. Me tomó años luchar a
brazo partido contra ello.

—Bueno, no tengo años. Ni siquiera quiero pensar en ello, y mucho menos


hablar de ello.

—Está bien, entonces. —Vincent lo miró curiosamente—. ¿Hay otra razón


por la que vinieras aquí?

—Sí, es acerca de esta noche…

—¿Cómo estuvo el baile de graduación? ¿Pasaste un buen rato?

Carmine gruñó, irritado porque lo hubiera interrumpido.

—Fue jodidamente melocotón, papá. ¿Ahora puedo terminar?

Vincent le hizo un gesto para que siguiera.

—Nos encontramos con Nicholas, y él dijo algo. Dijo que sabía la verdad
sobre Haven.
Carmine observó cómo la expresión de su padre cambiaba, una máscara en
blanco tapando su rostro. Cada segundo de silencio ralló en sus nervios. ¿Por
qué estaba allí sentado?

—Es posible que sepa más de lo que debería.

Carmine se inclinó hacia delante.

—Mi enemigo sabe la verdad, ¿y no pensaste en decírmelo?

—Él no es tu enemigo, Carmine. Sé lo que son los enemigos. Sé las amenazas


que plantean. Nicholas no sabe más que Dia o Tess. No puedo matarlo más de
lo que puedo matar a esas chicas. ¿O es eso lo que estás sugiriendo, acabar con
todo el que lo sepa? No es así como se obtiene un borrón y cuenta nueva,

Grupo Leyendas Oscuras | 418


hijo. No se puede correr de la verdad.

—Pero, ¿cómo puede ser de confianza cuando él me traicionó antes?

—Porque si él fuera a decirlo, lo hubiera hecho por ahora —dijo Vincent—.


No voy a matar a un chico de diecisiete años porque crea que eso va a hacerte
sentir mejor. Vas a lidiar con la culpa de su muerte por el resto de tu vida, y
tengo gente suficiente por la que preocuparme en este momento.

Carmine se quedó mirando a su padre.

—¿Cómo él?

—Sí. Él.

—¿Así que no has descubierto la manera de tratar con él?

—Solo estoy retrasando lo inevitable, con la esperanza de que cuando llegue


el momento pueda hacer lo correcto… sea lo que eso sea.

—Ya sabes, probablemente yo podría adivinar quién…

—Ni siquiera vayas por ese camino, Carmine Marcello —dijo—. No te lo diré
otra vez.
Carmine asintió, pero no había manera de que pudiera dejar de pensar en
ello.

—Solo hay una cierta cantidad de personas a las que puedes asustar, sin
embargo.

Vincent perdió la calma y se puso de pie, empujando su silla hacia atrás y


apuntando a la puerta.

—Vete.

Carmine se dirigió de mala gana al tercer piso y chocó contra