Вы находитесь на странице: 1из 5

El proceso de combustión in situ es un método convencional térmico que se basa

en la generación de calor en el yacimiento para segur recuperando hidrocarburo


una vez culminada la producción primaria y/o secundaria. Este método consiste
básicamente en quemar una porción del petróleo presente en el yacimiento para
generar el calor, esta porción es aproximadamente el 10%.

La combustión in situ se inicia generalmente bajando un calentador o quemador


en el pozo inyector, posteriormente se inyecta aire hacia el fondo del pozo y se
pone en marcha el calentador hasta lograr el encendido. Luego, los alrededores
del fondo del pozo son calentados, se saca el calentador y se continúa la
inyección de aire para mantener el avance del frente de combustión.

Clasificación

Combustión convencional o “hacia adelante” Es también llamada combustión seca


ya que no existe inyección de agua junto con el aire. La combustión es hacia
adelante debido a que la zona de combustión avanza en la misma dirección del
flujo de fluidos, es decir desde el pozo inyector hasta el pozo productor.

Como se observa en la imagen anterior, se inyecta aire, esto se hace con la


finalidad de oxidar el petróleo, si embargo, se producen grandes volúmenes de
gases residuales los cuales causan problemas mecánicos. El calor se va
generando a medida que el proceso de combustión avanza dentro de una zona de
combustión muy estrecha hasta una temperatura alrededor de 1200° F.
Inmediatamente delante de la zona de combustión ocurre el craqueo del petróleo,
esto origina el depósito del coque que se quemará para mantener la combustión.
La zona de combustión actúa como un pistón y desplaza todo lo que se encuentra
delante de su avance.

Combustión en reverso
En este tipo de combustión la zona de combustión se mueve en dirección opuesta
a la dirección del flujo de fluidos y la combustión se enciende en los pozos
productores. Como se puede apreciar en la siguiente figura, la zona de
combustión se mueve en contra del flujo de aire, los fluidos producidos
fluyen a través de las zonas de altas temperaturas (500 – 700° F) hacia los pozos
productores, originándose así una reducción en la viscosidad del petróleo y por
consiguiente aumento de la movilidad.

Combustión húmeda

Consiste en inyectar agua en forma alternada con aire, creándose vapor que
contribuye a una mejor utilización del calor y reduce los requerimientos de aire,
esto se logra gracias a que al inyectar l agua parte de ésta o toda se vaporiza y
pasa a través del frente de combustión transfiriendo así calor delante del frente.

La combustión en el yacimiento (reservorio) consiste en quemar una parte del


petróleo “in-situ” con el objeto de general calor para producir el petróleo
remanente. En principio, existen 2 tipos de procesos de combustión en el
yacimiento. Un tipo es denominado Combustión convencional o “hacia adelante”
debido a que la zona de combustión avanza en la misma dirección del flujo de
fluidos mientras que en el segundo tipo denominado Combustión en reverso o en
“contra-corriente” la zona de combustión se mueve en dirección opuesta al flujo de
fluidos. El proceso convencional es el más común.

Combustión convencional

La idea básica de combustión convencional consiste en:

a) Inyectar aire a través de ciertos pozos con el objeto de crear una alta
permeabilidad relativa al aire.

b) Encender el crudo en los pozos de inyección.

c) Propagar el frente de combustión a través del yacimiento mediante inyección


continua de aire con el objeto de calentar y desplazar los fluidos delante de ella.

El petróleo es producido por una variedad de mecanismos incluyendo


vaporización, condensación, empuje por gas en solución, desplazamientos
miscibles, emouje por vapor, craqueo térmico, etc. La temperatura en la zona de
combustión alrededor del pozo de inyección es de 700°F a 1200°F. La zona más
adelante se caracteriza por evaporación y craqueo del petróleo, aún más adelante
se encuentra la zona de condensación, a continuación el banco de agua, el banco
de petróleo y finalmente la zona virgen hasta los pozos productores.

El proceso de combustión convencional es ideal en el sentido que una fracción


indeseable de petróleo es consumida como combustible en forma de “coque” y
que el calor generado es utilizado lo más eficientemente posible. La cantidad de
petróleo consumido es de alrededor del 15% pero varía dependiendo del tipo de
petróleo y tasa de inyección de aire. Se le denomina contenido de combustible y
se expresa en lbs/lb de roca o en lb/pie3 de roca.
La combustión convencional es aplicable a yacimientos con crudos en el rango de
10° a 40° API y la recuperación varía entre el 60% y 90% del petróleo en el
yacimiento al momento de iniciar el proceso dependiendo del tipo de arreglo,
propiedades del petróleo y del petróleo in situ.

Combustión en reserso

Se diferencia del convencional en el hecho que el frente de combustión se origina


en los pozos productos y se propaga hacia los inyectores. En este tipo de proceso,
el petróleo vaporizado, el agua y los productos de la combustión se mueven en
una zona del yacimiento que ha sido calentada. Luego, debido a que la arena está
caliente, la saturación movible de líquido es eliminada en esta parte del yacimiento
lo cual significa que no existe límite superior en la viscosidad del petróleo.

La combustión en reverso puede ser usada en yacimientos donde el proceso


convencional es imposible de aplicar debido a la alta viscosidad del petróleo razón
por la cual es recomendado para yacimientos con crudos muy pesados y arenas
bituminosas. Es aplicable en el rango de 5° API a 15°API y la recuperación puede
alcanzar hasta un 50%-65% del petroleo in situ en el momento de iniciar el
proceso.

Una característica importante del proceso de combustión en reverso es el


mejoramiento del petróleo in situ ya que se puede obtener crudo de 25°API y de
15 cp de viscosidad de un yacmiento que contiene 8°API y 10 cp de viscosidad.

En comparación con la combustión convencional, la combustión en reverso es


menos atractiva debido a recuperaciones más bajas, mayor consumo de
combustible, mayores pérdidas de calor y problemas de equipos más severos. Sin
embargo, tiene un mayor rango de aplicabilidad y probablemente sea uno de los
muy pocos métodos métodos aplicables a arenas bituminosas.

Похожие интересы