Вы находитесь на странице: 1из 12

 LA EVOLUCIÓN DE LAS SOCIEDADES

Podemos afirmar que el mundo no ha sido siempre como es ahora. Desde el punto de
vista de las sociedades humanas existe lo que podríamos llamar un proceso evolutivo
que conduce desde las formas sociales primitivas hasta las sociedades postindustriales
del presente. Esto no significa que todas las sociedades hayan evolucionado ni en el
mismo tiempo ni en la misma dirección. De hecho, pueden todavía hoy encontrarse, si
bien de modo casi residual, sociedades humanas típicamente primitivas en África o en
Sudamérica. Sin embargo, la mayor parte de las sociedades humanas han seguido una
línea de desarrollo que ha conducido a nuestro mundo presente.

A lo largo de este tema pretendemos exponer de forma elemental cuáles han sido las
principales formas de organización social que han constituido este proceso evolutivo. La
distinción principal la estableceremos entre las sociedades que podemos llamar
“premodernas” y las que podemos considerar propias del mundo “moderno”. A su vez,
dentro de cada uno de estos dos grandes bloques, estableceremos las distinciones
correspondientes.

1. LAS SOCIEDADES PREMODERNAS

Podemos hablar de tres tipos de sociedades premodernas: cazadores y recolectores,


sociedades agrarias y pastoriles y, por último, los estados tradicionales.

1.1. Sociedades de cazadores y recolectores

Es la forma en que han vivido los hombres a lo largo de la mayor parte de su existencia
sobre la tierra. Se trata de grupos o tribus de treinta o cuarenta personas como máximo.
Caza, pesca y recolección de plantas salvajes comestibles son sus actividades básicas.
Estos grupos de desplazan continuamente. Al no poseer animales domésticos que
faciliten el transporte, sus bienes o posesiones son escasos y se limitan a armas,
herramientas ligeras y útiles para la cocina. Al no existir apenas posesiones tampoco
existen diferencias de rango entre los individuos salvo las que tienen que ver con la edad
y el sexo. Los hombres se ocupan de la caza y las mujeres a la recolección, la cocina y el
cuidado de los niños. La caza se realiza de modo colectivo y se comparten las piezas
cazadas con el resto del grupo. Son sociedades participativas en las que las decisiones
se toman colectivamente. Sus migraciones tienen lugar en territorios fijos. Los miembros
de estas sociedades cambian a menudo de grupo. Son sociedades escasamente
belicosas y desconocen la guerra, al menos en los términos en que hoy se entiende este
concepto.

1.2.- Sociedades agrarias y pastoriles

Cuando hace unos veinte mil años las sociedades de cazadores comenzaron a criar
animales domésticos y a cultivar trozos fijos de terreno para su supervivencia, surgió un
nuevo tipo de sociedad. Hablamos de sociedad agraria o sociedad pastoril según

1
predomine en ella la ganadería doméstica o la siembra de cosechas como forma básica
de supervivencia. Existen algunas diferencias entre ambas sociedades.

Las sociedades pastoriles suelen realizar migraciones estacionales. Debido a esta


movilidad, no suelen acumular posesiones materiales cuantiosas. Al poseer una fuente
regular de alimento, estas sociedades pueden ser más numerosas que las de los
cazadores y pueden llegar a alcanzar hasta doscientos cincuenta mil miembros. Por otra
parte, en estas sociedades ya empiezan a existir diferencias apreciables y desigualdades
de riqueza y poder entre sus miembros, de modo que los jefes de las tribus ejercen un
fuerte poder personal. También aparecen ya las guerras entre distintas tribus.

Las sociedades agrarias surgieron al mismo tiempo que las pastoriles. La práctica de la
horticultura, es decir, el cultivo de pequeñas parcelas para la supervivencia, es el origen
de estas sociedades. Al poseer una fuente fija de alimentos, son comunidades más
numerosas que las de los recolectores. Además su sedentarismo les permite una
acumulación de posesiones y por tanto, una mayor diferenciación entre los individuos.
Hay en ellas comportamientos guerreros pero mucho menos acentuados que en el caso
de los pastores.

1.3.- Estados tradicionales

Con posterioridad a las sociedades que acabamos de describir, surgen a partir del 6000
a.C. un tipo de sociedades mucho más amplias y cuyas características más
sobresalientes son:

- Están basadas en el desarrollo de ciudades

- Presentan desigualdades de riqueza y poder muy pronunciadas.

- Están asociadas con la ley de reyes o emperadores.

- La mayoría de estos estados alcanzaron sus enormes dimensiones como resultado de la


conquista y anexión de otros pueblos y convirtiéndose así en imperios.

- Los estados tradicionales más notorios son el imperio chino, el imperio romano, los incas
y los mayas.

En estos estados existe un sistema de división del trabajo más complicado que en las
sociedades anteriores. Especialmente entre los hombres, existen una serie de tareas
especializadas como las de mercader, cortesano, administrador o soldado. Existe también
una división de clases entre los grupos aristocráticos y el resto de la población. Las
diferencias entre el modo de vida de estas dos clases son enormes. El lujo y el confort de
unos contrastan con la pobreza extrema de los otros.

Los estados tradicionales dieron lugar a la aparición de ejércitos profesionales y una


incipiente mecanización de la guerra, con armas y equipos que producían un número de
bajas en las guerras muy superior al que se había conocido hasta entonces.

2
2. LAS SOCIEDADES DEL MUNDO MODERNO

Es un hecho constatable que los estados tradicionales han desaparecido por completo en
nuestro tiempo. La razón de esta desaparición puede encontrarse en la industrialización,
la producción mecánica de bienes. Esta industrialización da lugar a un nuevo tipo de
sociedades: las sociedades industrializadas.

Estas sociedades tienen su origen en la Inglaterra del siglo XVIII como consecuencia de la
revolución industrial que allí se inició. En estas sociedades la mayoría de la población
trabaja en fábricas y oficinas. Además, la mayoría de la población vive en núcleos
urbanos en los que se encuentran oportunidades de empleo pero que imponen un modo
de vida anónimo e impersonal. El transporte y las comunicaciones se aceleran,
permitiendo así la formación de una comunidad nacional integrada, con fronteras
delimitadas y leyes unitarias que dan lugar a los llamados estados nacionales. El
desarrollo tecnológico afecta por supuesto al terreno militar dando lugar a ejércitos
poderosos.

Estos tres elementos, la fuerza económica, la cohesión política y el poder militar


propiciaron la expansión de los modos de vida occidentales por todo el mundo a lo largo
de los últimos siglos.

Esta expansión de los países occidentales a lo largo del planeta dio lugar al fenómeno del
colonialismo que, si bien extendió, como hemos visto, la forma de vida occidental, sin
embargo, ha dado lugar a tres tipos de sociedades perfectamente diferenciadas y que
podemos denominar sociedades del tercer mundo, del segundo y del primer mundo.

2.1.- Sociedades del primer mundo

Son sociedades basadas en la producción industrial. En ellas juega un importante papel la


libre empresa. La mayoría de la población vive en pueblos y ciudades y sólo una minoría
se dedica a la agricultura. Existen grandes desigualdades de clase, aunque menos
pronunciadas que en los estados tradicionales. Estas sociedades constituyen
comunidades políticas o estados nacionales independientes. Los países industrializados
del primer mundo incluyen las naciones de “occidente”, además de Japón, Australia y
Nueva Zelanda.

2.2.- Sociedades del segundo mundo

Tras la revolución rusa de 1917 surgieron un tipo de sociedades que hoy día
prácticamente han desaparecido, si bien aún queda China y algún otro país más o menos
aislado como Cuba o Corea del Norte y que responden a una forma de organización que
podemos llamar del segundo mundo. Las más importantes fueron desapareciendo a lo
largo de las últimas décadas del siglo veinte con la caída de la Unión Soviética y la
consiguiente descomposición de los regímenes comunistas de sus países satélites. Estas
sociedades poseen una base industrial pero con un sistema económico de planificación
centralizada. Son sociedades urbanas con marcadas diferencias de clase, a pesar del
teórico objetivo de establecer una sociedad sin clases. Al igual que las sociedades del

3
primer mundo, estas sociedades están constituidas como estados nacionales
independientes.

2.3.- Sociedades del tercer mundo

Estas sociedades están localizadas mayoritariamente en las áreas del planeta


colonizadas por las potencias occidentales a lo largo de los tres últimos siglos. En ellas, la
mayoría de la población trabaja en la agricultura y vive en áreas rurales y emplean
básicamente métodos de producción tradicionales. Una parte de su producción agrícola
se vende en los mercados mundiales. En estas sociedades se da la libre empresa, pero
también hay muchas de ellas que se rigen por una planificación centralizada. Todas ellas
constituyen hoy día estados nacionales independientes.

 REVOLUCIÓN AGRICOLA

Se entiende por revolución agrícola una


serie de importantes cambios sucedidos
durante el siglo XVIII en los campos de
Gran Bretaña, se dice que se inició ahí
puesto que en ese sitio se implementaron
algunos inventos (la incorporación de
maquinaria que ayudo a agilizar el
proceso de cosecha y sembrado) los
cuales a continuación se presentan:

La máquina sembradora del inglés Jethro


Tull, auténtico pionero de la agricultura
científica y que diseñó esta sembradora
en los primeros años del siglo XVIII. Esta
nueva sembradora posibilita sembrar
rápidamente y colocando la simiente
fácilmente en filas que hacen más
simples otras tareas agrícolas.

El arado de hierro que posibilita un laboreo más profundo y efectivo. El nacimiento de una
potente industria siderúrgica que proporcione hierro barato y abundante será básico para
la mejora del utillaje agrario, que apenas había conocido cambios desde tiempos de los
romanos. La utilización de caballos en lugar de bueyes acelerará los trabajos agrarios.

Las primeras segadoras y trilladoras, que permiten mejorar la productividad de los


trabajadores agrícolas. Las importantes mejoras en la producción de hierro y acero los

4
irán convirtiendo en materiales asequibles para la fabricación de maquinaria agrícola cada
vez más compleja.

Durante la revolución agrícola, algunas sociedades experimentaron grandes progresos en


su capacidad productiva. Aumentaron el número de plantas cultivadas, mejoraron sus
cualidades genéticas y revolucionaron las técnicas agrícolas con la adopción de métodos
y herramientas más eficaces para la preparación del suelo, el transporte y el
almacenamiento de las cosechas. Se desarrollaron técnicas de irrigación y de abono del
suelo, que al controlar dos de los factores esenciales de la productividad, aseguraron
cosechas cada vez más abundantes.

Estas sociedades, al ampliar la capacidad de producción, contaron con excedentes de


alimentos que permitieron que un número cada vez mayor de personas abandonara las
actividades de subsistencia. Surgió así la división del trabajo, provocando procesos de
estratificación social y de organización política.

De las primitivas comunidades agrícolas con uso colectivo de la tierra, se pasó,


progresivamente, a sociedades de clase asentadas en la propiedad privada. Estas son
cada vez menos solidarias, ya que las relaciones que antes estaban reguladas por el
parentesco pasan a ser reguladas por factores económicos.

Otro efecto de esta nueva capacidad productiva fue el gran crecimiento demográfico. La
abundancia de alimentos condujo, finalmente, al nacimiento de las ciudades, alcanzando
algunas, categoría de metrópolis.

CONSECUENCIAS

Una de la consecuencia de este proceso fueron los


cambios provocados en el ecosistema. Las
especies cultivadas se volvieron más abundantes
mientras las especies silvestres disminuyeron
hasta, eventualmente, desaparecer. Finalmente se
redujo la diversidad del ecosistema en su conjunto,
transformándose en un ecosistema relativamente
especializado, un agro ecosistema, con una
finalidad exclusivamente extractiva.

La productividad de este nuevo ecosistema suele


ser mucho mayor, pero su diversidad y capacidad
de adaptación a nuevas situaciones han
disminuido.

Las innovaciones tecnológicas de la revolución industrial también se ven reflejadas en las


actividades agrícolas. La agricultura se asocia hoy a una mecanización en gran escala

5
(con el consiguiente consumo de combustibles fósiles) y un uso exagerado de productos
químicos (pesticidas, fertilizantes, etc.); es decir, a un alto consumo de energía.

Este tipo de prácticas agrícolas provoca la contaminación del agua, del suelo y de
determinados alimentos (frutas, verduras, leche), la pérdida de biodiversidad y un
consumo creciente de combustibles fósiles.

Esta actitud está provocada tanto por la obsesión por los cambios rápidos y las
novedades (técnicas,
biológicas, químicas, organizativas, etc.), que llevan a su aplicación mucho antes de que
las consecuencias a largo plazo se conozcan, como por considerar la tierra sólo como un
factor de producción.

 REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

La revolución industrial es el cambio en la producción y consumo de bienes por la


utilización de instrumentos hábiles, cuyo movimiento exige la aplicación de la energía de
la naturaleza. Hasta finales del siglo XVIII el hombre sólo había utilizado herramientas,
instrumentos inertes cuya eficacia depende por completo de la fuerza y la habilidad del
sujeto que los maneja. El motor aparece cuando se consigue transformar la energía de la
naturaleza en movimiento. La unión de un instrumento hábil y un motor señala la aparición
de la máquina, el agente que ha causado el mayor cambio en las condiciones de vida de
la humanidad.
La aplicación de la máquina de vapor a los transportes, tanto terrestres como marítimos,
tuvo una inmediata repercusión no sólo en procesos de comercialización, sino también en
la calidad de la vida, al permitir el desplazamiento rápido y cómodo de personas a gran
distancia.

Así es que en la Revolución industrial se aumenta la cantidad de productos y se


disminuye el tiempo en el que estos se realizan, dando paso a la producción en serie, ya

6
que se simplifican tareas complejas en varias operaciones simples que pueda realizar
cualquier obrero sin necesidad de que sea mano de obra cualificada, y de este modo
bajar costos en producción y elevar la cantidad de unidades producidas bajo el mismo
costo fijo

ORÍGENES DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL EN INGLATERRA


Después de siglos de estancamiento en Europa, el crecimiento económico volvió a
encontrar perspectivas muy favorables. La Revolución Industrial iniciada en Inglaterra a
mediados del siglo XVIII, al cambiar las condiciones de producción, indujo un
enriquecimiento espectacular que se fue generalizando con el correr de los años.
Un buen índice de este crecimiento fue su producción de hierro: 60.000 ton. en 1780;
300.000 ton. en 1800 y 700.000 ton. en 1830.
Es el mayor cambio que ha conocido la producción de bienes desde 1800 en Inglaterra.
La aparición de las máquinas, instrumentos hábiles que utilizan energía natural en vez de
humana, constituye la línea divisoria entre dos formas de producción. La producción
maquinista creó las condiciones para la producción y el consumo en masa, característicos
de época actual, hizo surgir las fábricas y dio origen al proletariado.

 REVOLUCIÓN TECNOLOGICA

El mundo está pasando por cambios profundos. Además de la caída del bloque
socialista y la creación de un nuevo orden económico internacional, estamos viviendo
una revolución en el campo de la tecnología. Algunos llegan a decir que el mundo
está cambiando como nunca antes.

El primer gran cambio tecnológico que modificó radicalmente el modo de vivir de las
personas ocurrió hace 12 mil años con la revolución agrícola. En la medida en que los
grupos humanos aprendieron a domesticar semillas y a cultivar la tierra, pudieron
establecerse en un lugar y crear ciudades y civilizaciones.

El segundo gran cambio vino con la revolución industrial, en el siglo XVIII. Con las
máquinas y los motores, las distancias se acortaron, el campo dejó de ser el espacio
económico más importante, y sobrevino el fenómeno de la urbanización masiva.

Hoy estamos viviendo la tercera gran revolución tecnológica. Los computadores,


conectados a través de redes mundiales como la Internet, los medios de
comunicación interactiva, la realidad virtual y otros avances en el área de la
informática, transformaron radicalmente las nociones del tiempo y del espacio e
incluso de la realidad.

Ya existen, por ejemplo, tiendas de armarios de cocina que no exponen ya los


armarios para vender. Tienen solamente computadores conectados que permiten a

7
los clientes "entrar" en cocinas que sólo existen en una "realidad virtual" y
experimentar los armarios, modificarlos, y decidir entre varios modelos. Después de la
elección del modelo, que sólo el cliente "vio", el gerente de la tienda "congela" los
datos en la memoria del computador y los envía, por vía telefónica, al computador de
la fábrica, que programa las máquinas computarizados para la fabricación de ese
pedido.

Este tipo de tecnología está modificando profundamente la forma de organizar el


trabajo en las fábricas. Aparte de disminuir la cantidad de trabajadores, se exige ahora
trabajadores con alta calificación.

La segunda área de la actual revolución tecnológica se da en la biotecnología:


tecnología vinculada a la vida, sea humana, sea de los animales y los vegetales. La
industria farmacéutica de alta tecnología será una de las locomotoras de la economía.
Además, la ingeniería genética aplicada a los alimentos está posibilitando grandes
zafras y nuevos productos. Algunos ejemplos: sandías sin simientes, tomates que
duran mucho más tiempo, "fabricación" de frijoles ya no en el campo sino en
laboratorios, etc.

La tercera área es la de nuevos materiales. Basta mirar a los carros modernos para
ver cómo el plástico y la cerámica están sustituyendo los materiales tradicionales. Ya
existen pruebas de motores de carros hechos con cerámica, no ya con acero. Lo que
significa pérdida de precio y de importancia económica de las materias primas
tradicionales.

En resumen: vivimos en una economía donde lo más importante ya no es la tierra


(factor clave en una sociedad agrícola), ni en las materias primas, máquinas e
industrias (de la revolución), sino el conocimiento. Ello significa que el futuro de un
pueblo pasa a depender sobre todo de la enseñanza y de la investigación de su
sistema educacional. Precisamente en la época en que nuestras escuelas públicas y
centros de investigación están siendo mermados, sea por causa de los ajustes
económicos, sea por falta de voluntad política.

o EVOLUCIÓN TECNOLOGICA

Evolución tecnológica es el nombre de una teoría de los estudios de ciencia, tecnología y


sociedad (CTS) para describir el desarrollo histórico de la tecnología, desarrollada por el
filósofo checo Radovan Richta.1

El concepto es confluente con el de Revolución tecnológica, puesto que sólo durante los
periodos de mayor aceleración en las innovaciones se marca entre ambos conceptos la
diferencia de ritmo, de violencia y de trascendencia que existe entre los conceptos
genéricos de evolución y revolución. Durante la mayor parte de la historia de la
humanidad, el ritmo de esas innovaciones fue lento e imperceptible.

8
Con el nombre de Revolución tecnológica o Revolución científico-técnica suele referirse
concretamente a las transformaciones técnicas, económicas y sociales de la tercera
revolución industrial desde la segunda mitad del siglo XX, aunque también se utiliza muy
frecuentemente el término para referirse a las dos primeras grandes transformaciones que
han merecido el nombre de Revolución económica: la Revolución Neolítica y la
Revolución industrial de los siglos XVIII y XIX.

o TEORIA DE LA EVOLUCION TECNOLOGICA

Etapas del desarrollo tecnológico

El período pretecnológico, en el que todas las especies animales (aparte de la especie


humana, algunas aves y primates) siguen hoy en día, era un período no racional de los
primeros homínidos prehistóricos

 La aparición de la tecnología, que ha sido posible por el desarrollo de la facultad


racional, hallando el camino para la primera etapa: la herramienta. Una
herramienta proporciona una ventaja mecánica en el cumplimiento de una tarea
física, y debe ser alimentada por la energía humana o animal. Permiten cosas
imposibles de lograr sólo con el cuerpo humano, como ver detalles visuales
diminutos con una sencilla lente o un sofisticado microscopio; la manipulación de
objetos pesados (con máquinas complejas como una grúa, simples, como una
polea, o con instrumentos tan sencillos como una cesta); o el transporte,
procesamiento y almacenamiento de todo tipo de fluidos o granos, con un cubo de
agua, un odre o un barril para el vino, o una vasija de cerámica para el aceite.

Los cazadores-recolectores del paleolítico desarrollaron herramientas que


aumentaban la eficiencia del trabajo físico para lograr su objetivo, principalmente
para la adquisición de alimentos: herramientas líticas primitivas como el canto
tallado, la lasca y el bifaz, de uso sucesivamente más especializados o complejos
(raedera, lanza, flecha, o martillo).
Más tarde, durante el neolítico, los animales de tiro o carga (caballo, buey,
camello) proporcionaron la energía para herramientas como el arado o el carro. El
aumento de la productividad de la producción de alimentos supuso un aumento de
más de diez veces sobre la tecnología de los cazadores-recolectores.

 La segunda etapa tecnológica fue la creación de la máquina. Restringiendo este


concepto al de la máquina alimentada por energía no humana ni animal, es una
herramienta que sustituye el elemento humano de esfuerzo físico, y requiere de un
operador sólo a su función de control. Las máquinas se extendieron con la
revolución industrial, aunque el barco o los molinos de viento, y otros tipos de
máquinas que responden a esta definición, son muy anteriores.

Ejemplos de esto incluyen el ferrocarril, el alumbrado, el automóvil, el ordenador.


Las máquinas permiten a los seres humanos superar tremendamente los límites

9
de sus cuerpos. La mecanización de cualquier actividad económica produce una
expansión espectacular en ella, empezando por la agricultura: introducir un tractor
en una explotación agrícola produce un aumento de la productividad alimentaria,
como mínimo, diez veces superior a la tecnología del arado y el caballo.

 La tercera, y última etapa de la evolución tecnológica es el autómata. El autómata


es una máquina que elimina el elemento de control humano con un algoritmo
automático. Ejemplos de máquinas que presentan estas características son los
relojes digitales, conmutadores telefónicos automáticos, marcapasos, y los
programas de ordenador.

Las tres etapas del desarrollo tecnológico se solapan temporalmente, y tecnologías


vinculadas a las etapas más primitivas siguen siendo ampliamente utilizadas hoy en día.

 REVOLUCIÓN FRANCESA

Se conoce como Revolución francesa al proceso social y político ocurrido en Francia


entre 1789 y 1799, cuyas principales consecuencias fueron:

— El derrocamiento de Luis XVI, perteneciente a la Casa real de los Borbones


— La abolición de la monarquía en Francia
— La proclamación de la Iª República
El mismo año de 1789, cuando los colonos norteamericanos publicaban su Constitución,
estallaba la Revolución en Francia. Esta tuvo una repercusión tal, que se la considera
como el inicio de la época Contemporánea.
o CAUSAS
Las ácidas críticas de los escritores de la Ilustración al sistema político imperante; el
descontento general ante el fracaso de la política exterior que obligó a entregar el Canadá

10
a Inglaterra, y las aspiraciones de la alta burguesía a intervenir en el gobierno de la
nación, prepararon un clima propicio a la revolución. Ella estalló al agudizarse la crisis
económica que venía sufriendo el país desde el final de 1763.
o LAS CAUSAS MÁS INFLUYENTES FUERON
— La incapacidad de las clases gobernantes (nobleza, clero y burguesía) para hacer
frente a los problemas de Estado
— La indecisión de la monarquía
— Los excesivos impuestos que recaían sobre el campesinado
— El empobrecimiento de los trabajadores
— La agitación intelectual alentada por el Siglo de las Luces
— El ejemplo de la guerra de la Independencia estadounidense
Más de un siglo antes de que Luis XVI ascendiera al trono (1774), el Estado francés había
sufrido periódicas crisis económicas motivadas por:
— Largas guerras emprendidas durante el reinado de Luis XIV
— Mala administración de los asuntos nacionales en el reinado de Luis XV
— Las cuantiosas pérdidas que acarreó la Guerra Francesa e India (1754-1763)
— El aumento de la deuda generado por los préstamos a las colonias británicas de
Norteamérica durante la guerra de la Independencia estadounidense (1775-1783).
No tardaron en constituirse en toda Francia gobiernos provisionales locales y unidades de
la milicia. El mando de la Guardia Nacional se le entregó al marqués de La Fayette, héroe
de la guerra de la Independencia estadounidense. Luis XVI, incapaz de contener la
corriente revolucionaria, ordenó a las tropas leales retirarse. Volvió a solicitar los servicios
de Necker y legalizó oficialmente las medidas adoptadas por la Asamblea y los diversos
gobiernos provisionales de las provincias.
La revolución francesa significo la liquidación en Europa occidental de las instituciones
del llamado antiguo régimen, muchas de las cuales se mantienen desde la edad media.

11

12