Вы находитесь на странице: 1из 4

Noción de antihéroe se emplea para definir al personaje que, en una historia, exhibe conductas y

características que no coinciden con las presentadas por los héroes convencionales. De esta
forma, aunque sus acciones pueden ser consideradas heroicas, sus procedimientos y propósitos no
lo son.

En la ficción, muchas veces el antihéroe es egoísta, ermitaño, arisco y desalmado hasta que su
accionar heroico funciona como redención. Con el reconocimiento social y una nueva concepción
de sí mismo, el antihéroe se convierte y termina el relato en una posición cercana a la de un héroe
tradicional

La idea de antihéroe también se utiliza para nombrar al personaje que no dispone de las
cualidades que se atribuyen a los héroes, aunque sus objetivos y logros sean los mismos. Por lo
general los héroes son valientes, fuertes y bellos: el antihéroe carece de estos atributos. Un joven
cobarde y poco atractivo que, gracias a su esfuerzo, consigue salvar a su pueblo al enfrentarse a un
villano puede ser considerado un antihéroe.

Uno de los nombres alternativos que a veces recibe este tipo de héroe es protagonista antagónico,
y esto refuerza las diferencias que pueden apreciarse entre sus características y las del héroe
convencional, especialmente el carácter cuestionable de sus métodos y motivaciones.

Dos ejemplos destacados de novelas en las cuales el protagonista puede ser calificado como
antihéroe son El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha y La vida de Lazarillo de Tormes y de
sus fortunas y adversidades. En la aclamada saga de novelas criminales titulada Millennium,
creada por el escritor sueco Stieg Larsson, podemos apreciar una versión moderna de antihéroe,
en este caso una joven hacker llamada Lisbeth Salandercon una personalidad antisociable y poco
relacionada con el modelotradicional de heroína.

En el mundo de los cómics existen muchos personajes que responden a esta descripción, tales
como Red Hood, The Darkness, John Constantine, Deadpool, Ghost Rider, The Punisher y Vegeta.
Sobra decir que muchos de ellos han llegado al cine, generalmente como protagonistas, y este
movimiento puede ser muy positivo para aquellas personas que se sienten ahogadas en un mundo
que persigue la perfección como única forma de éxito o reconocimiento.

El antihéroe ha cobrado especial popularidad en estos últimos años, justamente a raíz de ese
efecto revitalizante que tiene en los que no ven a Clark Kent cuando se miran al espejo. Quizás la
etimología de la palabra no hace lo posible por expresar con claridad su significado, ya que nos
hace pensar en algo negativo: a simple vista, antihéroe parece un sinónimo de villano o personaje
antagonista, y esta interpretación no es necesariamente correcta.

Además de los beneficios que pueda traer la puesta en escena de un antihéroe para que ciertas
personas rechazadas por la sociedad puedan verse reflejadas en un personaje principal, la
flexibilidad que ofrece a la hora de definir su personalidad es mayor, y esto puede abrir las puertas
a dosis de humor y humanidad mucho mayores que las posibles en personajes tan rígidos y fríos
como Superman.

Uno de los aspectos que suele trabajarse en mayor profundidad al crear un antihéroe que un
héroe es su pasado, los sucesos y las experiencias que lo llevaron a convertirse en un ser ajeno a
las imposiciones sociales. Por lo general tiene historias muy dolorosas, ha sufrido una profunda
decepción en alguna relación o una pérdida a causa de la actividad de una banda delictiva;
partiendo del sufrimiento, decide reconstruirse a sí mismo, sin prestar atención a otra cosa que su
sed de venganza o a su particular forma de comprender la moral y la justicia. Se dice que el
antihéroe es menos extremista o definido que el héroe y el villano.

: Hasta ahora consistente he encontrado esto

Después de Watchmen, muchos artistas comenzaron a considerar el humano que se encuentra


bajo la máscara, así se comenzó a configurar la figura del anti-héroe, ese personaje que opera con
la premisa de que el fin justifica los medios. Claro que este arquetipo no encuentra su origen en el
cómic, para saber cuáles son los orígenes de los anti-héroes hay que remontarse a la novela Don
Quijote de la Mancha, de Miguel Cervantes.

En definitiva, el anti-héroe es aquel personaje que no repara en medios para lograr su objetivo y, a
diferencia del villano o el superhéroe, no busca el reconocimiento personal. Se puede decir que los
anti-héroes se caracterizan por tener su propia escala de valores y moral, lo que guía acciones que
pueden considerarse como antiéticas y crueles.

¿Cuáles son los mejores anti-héroes del cómic?, veamos este listado. Y aunque debemos ponerle
un orden para ordenarlo, no necesariamente es un ranking estricto.

#7 Gambit

Pensado originalmente como un villano que intentaría eliminar a los X-Men "desde adentro",
Gambit se transformó en el personaje favorito de muchos, gracias a su extraño carisma y su
constante aspecto de badass. Y obviamente, siendo Remy un criminal con una dura infancia, ir en
contra de los "líderes" para regirse bajos su propio código es casi una actitud natural... Que
además es mucho más fácil cuando sueltas frases en francés y lanzas naipes de poker con estilo.

#6 Spawn
Aunque con el tiempo algunas cosas se han ido diluyendo, Spawn es un anti-héroe por naturaleza,
luchando contra todo lo que cree justo eliminar (o lo que necesita eliminar), sin escatimar en
violencia ni reparar en reglas de conducta. Cosa que le ha ido sumando adeptos que admiran el
tono oscuro de sus historias, ya que no son muchos los que se animan a desarrollar aventuras en
ese tono.

#5 Wolverine

“Soy el mejor en lo que hago, pero lo que hago no es nada agradable”. Esta frase gestada por los
guionistas Chris Claremont y Frank Miller se convirtió en el eslogan de Wolverine en los 80,
además resume a la perfección la filosofía del anti-héroe, si es que tal cosa existe.

Pese a pertenecer a los X-Men, Logan prefiere trabajar solo, lo que vale de muchos
enfrentamientos con sus colegas. Wolverine es importante para el listado porque es uno de los
primeros personajes en sedimentar la figura del anti-héroe.

#4 Frank Castle

Al igual que Wolverine, The Punishercomenzó como villano de Marvel, aunque su posterior
desarrollo lo llevó a ser considerado en el bando de los “buenos”. Sus métodos de lucha contra el
crimen ilustran una personalidad en perfecta armonía con el mundo: asesinato, extorsión, tortura
y secuestro. Como dijimos, perfecta armonía con el mundo.

A diferencia de otros anti-héroes, Frank Castle parece encontrar una satisfacción retorcida en
asesinar a sus enemigos, lo que sin duda lo convierte en uno de los personajes más sanguinarios.

#3 V

Inspirado en Robin Hood, otro gran anti-héroe de la mitología popular, V no tiene reparos en
atentar contra toda autoridad en favor de su filosofía ácrata. El romanticismo de los ideales se
representa en V, cuyo nombre verdadero nunca es revelado, atentando así contra el
reconocimiento personal que busca todo héroe clásico.

#2 Deadpool

Como Wolverine no era suficiente, Marvel decidió que la mejor forma de entrar en los 90 era
parodiando a Deathstroke en un personaje que sencillamente no tiene nada que perder… y nada
que ganar tampoco.

Su humor negro y ácido sólo se comparan a la forma cruel de asesinar a sangre fría, como todo
mercenario no distingue entre el bien y el mal, lo que lo convierte en una amenaza constante
dentro del Universo Marvel, una bomba a punto de estallar.

#1 The Comedian

Como mencionamos anteriormente, Alan Moore contribuyó de gran manera a instalar


el arquetipo de anti-héroe en el mundo del cómic. Edward Blake, alias El Comediante, debe ser
uno de los personaje más sádicos que la historieta ha dado a conocer.

Leyendo Watchmen uno podría pensar que las secuelas de Vietnam convirtieron a Edward en el
personaje que es: un absoluto insensible, ultra violento y despiadado asesino.

No obstante, la secuela de Before Watchmennos da a entender que desde los 16 años Edward ya
sentía un gusto por el sadismo y por causar daño a otros.

Похожие интересы