You are on page 1of 1

Pasos para establecer el porcentaje de acciones

La forma correcta de establecer el porcentaje de acciones en una nueva sociedad se logra


siguiendo este orden:

PASO #1:

Calculen el capital de inversión inicial que será necesario para montar la empresa: instalaciones,
maquinaria, equipo, permisos, gastos legales, gastos de organización, marcas, diseños, etc.
PASO #2:

Establezcan un valor a la idea de negocios o al producto que estará aportando uno de los socios
a la empresa. Esta valoración es una actividad que debería realizar un experto, pero lo socios
pueden hacerlo estimando las ventas o las ganancias potenciales. Valorar este aporte es tan
importante como estimar la inversión inicial.
PASO #3:

Definan el puesto que ocupará el socio que aportará trabajo. Definan las obligaciones y
responsabilidades de ese puesto, igual como si estuvieran contratando a un particular. Luego
establezcan el salario que ganará ese socio mientras trabaje en la empresa.
PASO #4:

Elaboren el Flujo de Caja proyectado a 12 meses o, mejor aún, a 5 años. En el mismo muestren
los ingresos y egresos que se estiman para la empresa. Siempre sugiero al menos dos
escenarios: uno optimista y otro más conservador.
PASO #5:

Definan y escriban un acuerdo sobre la forma en que serán distribuidas las utilidades cuando la
empresa empiece a generarla. Cómo se distribuirán las utilidades y cada cuándo debe hacerse.
PASO #6:

Definan un capital social inicial y la cantidad de acciones u cuotas que lo representarán. Un


ejemplo: cien mil dólares es el capital social y estará representado por 100 acciones de 1,000
dólares cada mes. Tomen en cuenta que no siempre todo el aporte de capital inicial será
aportado como capital social. Los socios podrían acordar que una parte de ese aporte será
devuelta a los socios.
PASO #7:

Luego deben sumar los aportes que cada socio estará haciendo a la empresa: efectivo aportado,
propiedad intelectual (ideas o productos), o trabajo en especie (el salario que no retirará el socio
que trabaje). Estas partidas se suman y se calcula el porcentaje. Sucede con frecuencia que el
socio que invierte capital resulta “favorecido” con un porcentaje mayor y que el que trabaja con
menos, porque no puede dejar una suma muy alta de su salario. En este punto comienzan a
surgir los conflictos; pero es mejor ahora que después, cuando ya la empresa tenga muchos años
en marcha.

El porcentaje de los que tienen menos aporte se puede mejorar, acordando devolver al socio
que invierte capital una parte de su dinero, reconociendo una tasa de interés como si fuera un
préstamo. También se puede mejorar, generando en la empresa una cuenta por cobrar a los
socios, que luego pagarán de la forma en que se acuerde: sea con un pago mensual o mediante
retención de utilidades.