Вы находитесь на странице: 1из 64

Coronado con aceite 

George H. Warnock  

"Ni  saldrá  del  santuario,  ni  profanará  el  santuario  de  su  Dios;  porque  la 
consagración por el aceite  de la unción de su Dios está sobre él. Yo Jehová" 
(Lev. 21:12). 

"Pero  vosotros  sois  linaje  escogido,  real  sacerdocio,  nación  santa,  pueblo 
adquirido para posesión de Dios , a fin de que anunciéis las virtudes de aquel 
que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;" (1 Ped. 2:9). 

Contenidos 

Introducción 

Capítulo 1 – Reinando en vida 

Capítulo 2 – El Carácter del Reino 

Capítulo 3 – Aceite inagotable... Pero no de sobra 

Capítulo 4 – La Consagración del Sacerdote 

Capítulo 5 – Ingredientes del Aceite Santo 

Capítulo 6 ­ Urim y Tumim 

Capítulo 7 ­ El Ministerio más excelente en los Cielos 

Primera Impresión: Octubre, 1987 (Canada) 

Segunda Impresión: Diciembre, 1989 (USA) 

Tercera Impresión: Junio, 1994 (USA) 

Cuarta Impresión: Diciembre, 1995 (Colombia, S.A.)
Coronado con Aceite – George H. Warnock 

Introducción 

Con  frecuencia  podemos tomar un libro, leerlo, y admitir que lo que hemos leído es 


bueno y se ajusta a las Escrituras. Entonces comenzamos a preguntarnos: “¿Qué hizo 
este libro en mí? ¿Ha producido una mayor medida de la vida de Cristo? ¿O me ha 
impartido un mayor deseo de caminar en obediencia y de acercarme más a Él? 

Quizás no siempre podamos contestar preguntas como las de arriba de forma precisa. 
Pero si lo que leemos hace que nuestros corazones ardan dentro de nosotros, como 
sucedió con los discípulos que caminaban junto al Extraño por el camino de Emaús, 
creo que podremos estar seguros de que Dios está obrando en nuestras vidas, incluso 
aunque siga habiendo mucha perplejidad en cuánto a Sus caminos. Puesto que éste 
es un día de duda y de perplejidad para muchos de entre el pueblo de Dios, entre los 
que desean verdaderamente agradarle pero que no han podido comprender los hilos 
enredados y los caminos sin salida que ellos pensaban que los llevarían a una vida de 
mucho fruto en el Reino de Dios. 

Y  así,  tenemos  aquí  otro  nuevo  escrito.  Como  mis  otros  escritos,  no  pretende 
establecer  posiciones  doctrinales  como  tales,  sino  dar  una  medida  mayor  de 
esperanza y de ánimo a los que ven “el camino aún más excelente”, pero que en su 
intento, encuentran difícil apartarse de la senda de los árboles caídos, de los baches y 
de las rocas, para llegar a la autopista de la vida. Sabemos que la autopista esta ahí y 
no  es  difícil  verla. Pero sólo mediante una operación del Espíritu en nuestras vidas, 
vamos  a  poder  romper  la  verja  de  las  obras  religiosas  y  de  los  sistemas  de  los 
hombres  (ahí  fuera,  en  el  mundo, o bien dentro de nuestra propia naturaleza), para 
caminar con Él en el Camino. 

Dios  quiere  que  sepamos  que  nuestro  Sumo  Sacerdote  está  entronado  en  “un 
ministerio más excelente” en los cielos, y el Espíritu de Dios está aquí en la tierra para 
invadir  nuestras  vidas  por  completo,  y  para  guiarnos  hacia  este  “camino  aún  más 
excelente”. 

­­ George H. Warnock­­
Coronado con Aceite – George H. Warnock 

CAPÍTULO 1 – REINANDO EN VIDA 

El Reino de los Cielos que Jesús vino a establecer en la tierra en un Reino espiritual 
celestial. La gente pierde interés cuando mencionamos cosas como ésas, porque si es 
algo  espiritual,  entonces  no  es  considerado  real.  Déjame  que  te  asegure  que  el 
espíritu  del  hombre  es  la  parte  más  importante  del  hombre—que  el  espíritu  es  el 
hombre  real.  Y  el  Reino  de  los  Cielos  es  ese  ámbito  en  Dios  donde  el  hombre  es 
levantado, elevado, vivificado y llevado a la realidad. 

Este Reino era anunciado por Juan el Bautista y fue dado a luz por el ministerio del 
Señor Jesús mismo. No es un Reino que Él considera apropiado aplazar por el hecho 
de ser Él mismo rechazado. Tampoco fue aplazado para alguna era futura. Vino justo 
a tiempo. 

¡Ojalá  el  pueblo  de  Dios  pudiera  reconocer  esto!  Como  el  Israel  antiguo,  hemos 
seguido esperando un reino que vendría “con señales”, y con una expresión externa. 
Se  enseña  que  Jesús  regresará  a  la  tierra  cualquier  día  para  establecer  el  Reino, 
mientras  que  la  Biblia  nos  enseña  claramente  que  Él  ya  lo  estableció  y  ordenó  su 
constitución y su progreso en la tierra cuando vino por primera vez. 

Si  hay  algo  que  Jesús  enfatizara  por  encima  de  otras  cosas  en  referencia  a  esta 
verdad,  es  el  hecho  de  que  el  Reino  de  los  Cielos  había  de  crecer  de  la  tierra  por 
causa de una simiente que fue plantada—y que Él mismo se convirtió en esa Simiente. 

“Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra; y duerme y 
se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo. Porque 
de suyo lleva fruto la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la 
espiga.”  (Marcos  4:26­28).  Fíjate  en  esta  verdad  clarísima:  es  plantado  en  la  tierra. 
Crece y madura en la tierra. Y la “espiga” llega a la madurez y al crecimiento completo 
como “grano lleno en la espiga”—en la Tierra, y no en el Cielo. 

Después tenemos la parábola de los cuatro tipos de suelo en los que es arrojada la 
semilla del Reino, y como la semilla que cayó en buena tierra produjo fruto abundante, 
“a  ciento,  a  sesenta  y  a  treinta  por  uno”  (Mat.  13:23).  Nuestro  Señor  nos  dice  que 
también  el  Enemigo  siembra  cizaña entre la buena semilla y que Dios permitirá que 
ambas cosas, la cizaña y el trigo, crezcan juntas hasta el día de la cosecha. Y nos dice 
que la cosecha es “el fin del mundo” (era) (Mat. 13:38,39). Al final de la era del Reino 
que  Jesús  dio  a  luz,  no  al  principio  del  mismo.  Pero  todo  esto  era  tan  opuesto  al 
pensamiento  de  la  gente  de  Su  tiempo,  que  no podían recibirlo. Jesús nos dice por 
qué:  “Porque  el  corazón  de  este  pueblo  se  ha  engrosado,  Y  con  los  oídos  oyen 
pesadamente,  Y han cerrado sus ojos”. (Mat. 13:15). Ciertamente no habría sido difícil 
para Él explicar que Él estaba ahí para convertirse en Su Rey en la tierra y para reinar 
desde  Jerusalén.  Eso  es  exactamente  lo  que  ellos  buscaban.  Pero  el  Reino  que  Él 
vino a establecer era tan, tan diferente, que no podían ver lo que Él quería revelar. Así, 
se volvió a Sus discípulos, y les dijo: “Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; 
y vuestros oídos, porque oyen. Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos 
desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron. ”  Mat. (13:16­ 
17). Fíjate en lo que dice: “Muchos profetas” desearon ver lo que aquellos discípulos 
estaban viendo ahora, y no podían. ¿De donde sacamos la noción de que los profetas 
anhelaban y profetizaban sobre algo distinto? Pedro nos dice que “todos los profetas 
desde Samuel en adelante, cuantos han hablado, también han anunciado estos días.” 
(Hechos 3:24).
No  comprendían  completamente  los  tiempos  sobre  los  que  escribían  pero  Dios  les 
mostró que “no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora 
os  son  anunciadas  por  los  que  os  han  predicado  el  evangelio  por  el  Espíritu  Santo 
enviado del cielo” (1ª Ped. 1:12). 

Dios quiere espiritualizar lo natural 

El principio es: “Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.”(1ª 
Cor. 15:46). No es menos real cuando se vuelve espiritual—es más real. 

Cuando el Israelita natural viene a Cristo, no es menos Israelita. Más bien, por primera 
vez  se convierte en un verdadero israelita: “No que la palabra de Dios haya fallado; 
porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes 
de  Abraham,  son  todos  hijos;  sino:  En  Isaac  te  será  llamada  descendencia.”  (Rom. 
9:6,7). Y Pablo nos dice lo que Dios quiso decir con esto: “No los que son hijos según 
la  carne  son  los  hijos  de  Dios,  sino  que  los  que  son  hijos  según  la  promesa  son 
contados como descendientes” (v.8). ¡Ciertamente la “Jerusalén Celestial” es mucho 
más real, mucho más gloriosa, más hermosa, más duradera que esa pequeña colina 
en la vieja Jerusalén! (lee Heb. 12:22). 

Era  el  deseo  de  Dios  desde  el  principio  producir  un  pueblo  espiritual  a  partir  del 
natural. Cierto, Él ordenó sacrificios y ofrenda, circuncisión, altares y templos—durante 
un tiempo. Pero Él siempre deseó “los sacrificios del corazón contrito” (Salmos 51:17). 
Siempre  deseó  al  de  “espíritu  contrito  y  pobre”  como  morada,  y  no  “una  casa” 
edificada por los hombres y hecha de madera y de piedra (Isaías 66:1,2). El propósito 
de  Dios  desde  el  principio  fue  que  Él  “circuncidara  tu  corazón,  y  el  corazón  de  tu 
descendencia,  para  que  ames  a  Jehová  tu  Dios  con  todo  tu  corazón  y  con  toda  tu 
alma, a fin de que vivas” (Deum. 30:6). 

¿Espiritualizaremos o carnalizaremos la Palabra? 

Tened por seguro que si Dios, por Su Espíritu Santo, no sopla Su propio aliento y vida 
en  la Palabra, entonces la estaremos carnalizando. La estaremos convirtiendo en la 
“letra que mata” en lugar del “Espíritu que da vida” (2ª Cor. 3:6). 

Ahora  bien,  tenemos  muy  buenas  traducciones  que  nos  son  útiles  para  romper  las 
barreras  que  existen  entre  las  escrituras  originales  y  nuestras  lenguas  modernas.  Y 
estamos  agradecidos  por  esos  traductores,  antiguos  y  actuales,  que  están 
honestamente  tratando  de  expresar  el  pensamiento  de  la  Escritura  conforme  a  la 
intención original de los escritores. 

Pero nunca olvidemos que queda una barrera de lengua insuperable entre el Creador 
y la criatura; y que sólo el Espíritu Santo puede hacer un puente en ese vasto golfo. 
Saulo  de  Tarso  conocía  el  Hebreo  y  el  Griego  a  la  perfección,  pero  con  todo  eso, 
nunca había descubierto la verdad viviente. Dios le reveló la verdad “por revelación de 
Jesucristo” (Gál. 1:12). Y por supuesto, descubrió en la lectura de las escrituras, que lo 
que Dios le había revelado estaba de acuerdo con lo que estaba escrito. 

“Porque  mis  pensamientos  no  son  vuestros  pensamientos,  ni  vuestros  caminos  mis 
caminos,  dijo  Jehová.”  (Isaías  55:8).  ¿Cómo  de  grande  es  la  barrera  entre nuestros 
pensamientos y los de Dios? “Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis 
caminos  más  altos  que  vuestros  caminos,  y  mis  pensamientos  más  que  vuestros 
pensamientos.” (v.9).
“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para 
él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” (1ª 
Cor. 2:14). 

Estamos totalmente desvalidos, hermanos, para llegar a un conocimiento de la verdad 
y de las Escrituras a menos que Dios no las revele por Su Espíritu. 

Él habla desde el ámbito del Espíritu al ámbito de lo terrenal y lo carnal. 

Él habla desde el ámbito de la eternidad al ámbito de lo finito. 

No hay lingüista en la tierra hoy día, ni lo ha habido en el pasado, que pueda tender un 
puente sobre ese golfo. 

¡Pero Señor, queremos conocerte a Ti! ¡Queremos escuchar de Ti! ¡Queremos verte! 
¡Ilumínanos  por  Tu  Espíritu  para  que  podamos ver! Deseamos “verdad en lo íntimo” 
(Salmos  51:6).  Queremos  el  pan  de  vida.  Queremos  el  “maná”  que  ha  sido 
espiritualizado  con  la  atmósfera  del  Cielo.  Queremos  “agua”  pura  que  ha  sido 
espiritualizada  con  la  vara  de  aflicción  y  que  fluya  del  Cristo  viviente.  Queremos Tu 
palabra,  “por  siempre  establecida  en  los  Cielos”—pero  debemos  tenerla  fresca  y 
nueva  cada  mañana.  Desde  los  días de nuestra juventud, e incluso cuando nuestra 
cabeza  esté  llena  de  canas  y nuestra fortaleza debilitada—debemos escuchar y ver 
cosas nuevas, cosas frescas del trono del Dios. Debo escuchar una palabra que esté 
constantemente  “espiritualizada”  con  el  aliento  del  Cielo.  Estamos  persuadidos 
respecto de las grandes verdades fundacionales de la Escritura; pero en todo lo que 
sabemos, simplemente reconocemos que solo “conocemos en parte” (1ª Cor. 13:12). 
Esta  conciencia  no  nos  da  un  sentido  de  incertidumbre,  sino  que  nos  deja  con  un 
sentido  de  una  mayor  insuficiencia.  Lo  que  Tú  das,  lo  que  Tú  revelas, es suficiente 
para hoy. Pero mañana, necesito una fresca provisión. Encontraré esa provisión en el 
mismo  pozo,  en el mismo río, en el mismo maná, en el mismo Lugar Santo. Pero si 
realmente he aprendido del Señor, y he caminado en obediencia, en fe, en esperanza, 
en  caridad—la  porción  de  mañana  será  de  un  orden  más  alto  para  guiarme  hacia 
alturas  más  altas  de  apreciación  espiritual,  a  arroyos  más  anchos  de  amor  y 
misericordia, y a profundidades más bajas de humildad y mansedumbre. Amen. 

Debemos aprender a poner la confianza y la seguridad en Dios y en Su Espíritu Santo, 
que nos lleva a “toda la verdad”. Él es un Guía  que puede ser confiado. Si caemos en 
engaño, es por causa de la perversidad de nuestro propio corazón. Nadie que camine 
con Jesús y que permanezca cerca de Él puede ser seducido por el Enemigo. Porque 
en el Señor Jesús hay Luz, y no hay tinieblas en Él. 

No negamos que haya aún un Reino por venir. Pero la esencia de ese mismo Reino 
está  aquí  en  la  tierra ahora. Y si no nos encontramos nosotros mismos reinando en 
vida ahora, qué vano y sin sentido pensar que vamos reinar con Él más tarde. Por que 
sea lo que sea que se involucre en aspectos futuros del Reino de Dios, en realidad no 
es nada más que la manifestación del Reino que está ahora plantado en los corazones 
de los hombres por Su Espíritu. Hay “cizaña” mezclada con el “trigo”—eso es cierto. Y 
por  esta  razón  muchos  de  entre  el  pueblo  de  Dios  rehúsan  creer  que  el  verdadero 
Reino de Dios esté en la tierra hoy día. Jesús dijo que sería así hasta “el final”—hasta 
el  día  de  la  cosecha.  La  cizaña  aparecerá  dondequiera  que  haya  trigo  creciendo, 
porque  el  Enemigo  quiere  echar  a  perder  el  huerto  de  Dios.  El  Anticristo  aparecerá 
donde quiera que haya pueblo ungido, porque él es “anti” Cristo—se opone al Ungido. 
Él no tiene ningún interés en venir a un templo edificado con las manos del hombre. Él 
quiere  hacerse  cargo  del  Templo  de  Dios,  que  es  donde  la  gloria  de  Dios  debe 
gobernar  y  reinar.  Él  quiere  expulsar  a  Cristo fuera de Su Templo. El significado de
“anticristo”  no  es  solo  alguien  que  se  “opone  a  Cristo”—también  puede  significar 
alguien  que  está  “en  lugar  de  Cristo”.  Cualquier  cosa  que  él  pueda  hacer  para 
reemplazar a Cristo en tu vida o en la asamblea de tu iglesia, lo hará. Si puede tener 
éxito en reemplazar la unción con cualquier otra cosa, no importa qué, habrá ganado 
una gran victoria. ¡Y qué gran éxito ha tenido haciendo esto especialmente en estas 
últimas décadas! 

Sabemos que el “Anticristo” llegará a su plena manifestación en el último tiempo. Pero 
Juan nos dice que a habido muchos anticristos trabajando incluso en su día (1ª Juan 
2:18).  Él  ha  sido  el  constante  enemigo  del  pueblo  de  Dios.  Y  Dios  siempre  ha 
producido  un  pueblo  conquistador,  muchos  de  entre  ellos  habiendo  vencido  por  la 
sangre  y  el  martirio.  Pero  hoy  parece  que  la  iglesia  haya  olvidado  que  ella  está 
involucrada en una batalla con un mundo que odia a Dios, y el Anticristo ha tomado 
fuertes posiciones en medio nuestro. Hemos hecho muy bien un pacto con el mundo 
para  cooperar  con  él  lo  mejor  que  sepamos—ayudando  a  luchar  sus  guerras  y  a 
involucrarnos  mucho  en  todos  sus  programas  y  sus  sistemas  políticos—en  lugar  de 
convertirse en un pueblo separado para el Señor. Pensamos que hemos de ser “reyes” 
de este sistema del mundo, en lugar de sus enemigos. Y parece que sepamos muy 
bien como co­existir. La razón es que hemos tomado los reinos de este mundo como 
nuestra posesión bajo las condiciones de Satanás, y así, el obtiene la honra y la gloria 
de  nuestro  sometimiento.  Él  intentó  atrapar  a  Jesús  de  este  modo  y  fracasó.  Y  ha 
seguido usando las mismas tácticas con los seguidores de Jesús—con mucho éxito en 
muchas ocasiones. 

Capítulo 2 – El Carácter del Reino
Coronado con Aceite – George H. Warnock 

Capítulo 2 – EL CARÁCTER DEL REINO 

“Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu 
Santo.” (Rom. 14:17). 

Jesús vino al mundo a establecer el Reino de los Cielos—no a desterrar a los romanos 
de Jerusalén, sino a desterrar el pecado de los corazones de los hombres. Al caminar 
en  obediencia  y  representar  verdaderamente  al  Padre  en  la  tierra,  se  enfrentó 
directamente con el mundo, la carne y el diablo. Continuamente rehusó entrometerse 
en  los  reinos  de  este  mundo,  aunque  en  una  ocasión  vinieron  a  Él  en  un  intento 
desesperado por hacerlo su Rey “por la fuerza”. “Mi Reino no es de este mundo”, dijo 
Él (Juan 18:36). Él vino para traer a la tierra una clase de reino diferente—el Reino de 
los Cielos, el Reino de Dios sobre la tierra. (Algunos intentarían hacer una distinción 
entre  el  Reino  de  los  Cielos y el Reino de Dios. Toma tu concordancia y mira estos 
términos tal y como son usados en los cuatro evangelios. Es evidente que se trata del 
mismo  Reino:  El  Reino  de  Dios  traído  del  Cielo  para  abrazar  los  corazones  de  los 
hombres). Estos principios sobre los que el Reino se establece son los principios de la 
justicia, la verdad, la mansedumbre y el amor. Mira como está delante de Pilatos, un 
representante  de  uno  de  los  imperios  más  poderosos  de todos los tiempos hasta la 
fecha, y ve como Él le contesta a la pregunta, “Luego, ¿eres tu Rey?” 

“Tú  dices  que  yo  soy  rey.  Yo  para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, 


para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.” (Juan 
18:37). 

El Reino de Dios es Justicia 

Antes que nada, es un Reino de Justicia, porque sin justicia­sin la justicia de Dios—no 
puede haber paz verdadera. Y sin justicia y paz no puede haber verdadero “gozo” en 
los corazones de los hombres. 

Ahora  bien,  la  “justicia”  es  un  don  gratuito  de  Dios  y  nos  llega  mediante  las 
operaciones de Su gracia: 

“Para  que  así  como  el  pecado  reinó  para  muerte,  así  también  la  gracia  reine  por  la 
justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro.” (Rom. 5:21). El Reino de 
la justicia ha invadido al reino del pecado y de la muerte. Hay mucha clase de reyes, 
gobernadores  y  dictadores  tanto  en  el  mundo  como  en  la  Iglesia—pero  sobre  ellos, 
hay  un  potentado  mayor  que  tiene  la  autoridad  final,  y  es  la  Muerte.  Hay  un  breve 
reinado de gloria y de poder y después se acaba todo. Todos arrojan sus coronas al 
trono  de  la  Muerte.  Los reyes en la Iglesia hacen lo mismo. Puede que gobiernen y 
reinen en esplendor, que tengan grandes seguimientos, que atraigan a las masas a su 
sometimiento,  que  reciban  honra  y  adoración  de  las  multitudes—pero  tarde  o 
temprano ellos mismos tendrán que someterse a un potentado mayor, la Muerte. 

Pero cuando el Reino de los Cielos esté ciertamente haciendo incursiones en las vidas 
de  los  hombres,  los  siervos  de  Dios  comenzarán  a  reinar  en  vida  por  causa  de  la 
operación de la Cruz en sus vidas. La justicia es ministrada en los corazones de los 
hombres  y  la  “gracia  reina  por  la  justicia  para  vida  eterna”.  Sin  una  ministración  de 
justicia por parte del Espíritu Santo, no habrá un fundamento permanente para la “paz” 
y  mucho  menos  para  el  “gozo”.  Generalmente  este  orden  es  invertido  porque— 
hablando de forma general—los reinos de la Iglesia se basan en principios del mundo.
El “gozo” es la búsqueda del mundo, por lo que se ha convertido en piedra angular de 
nuestras  reuniones  de  Iglesia.  La  música  es  como  la  música  del  mundo  y  está 
diseñada para traer gozo. Los jóvenes son atrapados por los placeres del mundo, por 
lo  que  añadiremos  placeres  mundanos  a  nuestros  servicios  religiosos.  Tendremos 
música  mundana  y  juegos  mundanos  en  las  reuniones  de  Iglesia  y  de  este  modo, 
podremos  conseguir  que  un  número  mayor  de  jóvenes  se  involucre  en  nuestras 
actividades de Iglesia. Y a todo eso lo llaman “el Gozo del Señor”. En muchos casos, 
es como “el estrépito de los espinos debajo de la olla.” (Eclesiastés 7:6). 

Ahora bien, ¿Qué es la justicia? ¿Las buenas obras de la gente? No realmente. 

“Cristo Jesús… nos ha sido hecho… justicia” (1ª Cor. 1:30). 

Esto pone a todo el asunto bajo una luz completamente diferente. Es cierto que ha de 
haber buenas obras. Pero no son buenas obras realmente delante de Dios a menos 
que sean fruto de la operación de Cristo Mismo en medio de nosotros. Sólo cuando 
permanecemos en Cristo, es su justicia revelada en nuestras vidas.  Sólo al caminar 
Cristo en Su Pueblo—guiando, motivando, potenciando y manifestando Su propia vida, 
seremos  realmente  una  manifestación  de  la  justicia  de  Dios  en  la  tierra.  Podremos 
sacar adelante programas muy impresionantes—religiosos o de otra índole. Podremos 
predicar, evangelizar, e involucrarnos en toda clase de actividades cristianas. Pero si 
es  por  causa  de  celo  humano  y  no  por  causa  del  fruto  de  la  justicia  de  Cristo  en 
nuestras vidas—si no es porque estamos “trabajando junto con Dios” en el “yugo” de 
Cristo—todas estas obras maravillosas serán como “trapos de inmundicia” delante de 
Él, y no servirán de nada en el día de Cristo. 

“ Justicia y Paz”  

“En el desierto morará el derecho, y la justicia habitará en el campo fértil. La obra de la 
justicia  será  paz,  y  el  servicio  de  la  justicia,  tranquilidad  y  confianza  para  siempre.” 
(Isaías 32:16,17). 

Cuando la paz se convierte en objeto de nuestra búsqueda, podemos edificar un reino 
de paz muy fácilmente, basado en nuestros propios esfuerzos. Lo vemos en el mundo 
a nuestro alrededor. Pero también es algo desenfrenado en la iglesia. El Espíritu de 
compromiso  ha  sobrecargado  al  pueblo  de  Dios.  Parece  necesario  para  sobrevivir. 
Dios nos ayude a discernir los pensamientos y las intenciones de nuestros corazones. 
¿Brotan  nuestros  motivos  del  Cristo  que  mora  en  nosotros?  ¿O  estamos 
comprometiendo la verdad por causa de la unidad? 

Jesus  “no  vino  a  traer  paz,  sino  espada”  (Mateo  10:34).  Vino  a  hacer  justicia,  a 
establecer  justicia,  y  la  paz  será  el  fruto  de  todo  ello.  Pero  esto  traerá  una 
confrontación  con  el  mundo  que  nos  rodea:  amigo  contra  amigo,  hermano  contra 
hermano, padre contra hijo, madre contra hija, suegra contra nuera. Esto es inevitable 
porque el Reino de Dios se basa en la justicia. La sabiduría que procede de lo alto es 
“primeramente pura, después pacífica” (Santiago 3:17). “Amable, benigna”—Si. No es 
áspera  ni  cruel.  Pero  tampoco  puede  ser  comprometedora.  Debe  ser  primeramente 
“pura”.  La  verdadera  paz  saldrá  de  esto.  La  verdadera  amabilidad  y  mansedumbre 
saldrán de esto. “Los puros de corazón” verán a Dios, y manifestarán y mostrarán el 
amor, la misericordia y la benignidad de Cristo. Pero en medio de todo ello, conocerá 
el  sufrimiento  de  Dios  por  causa  del  pecado  de  Su  pueblo  y  “amará  la  justicia  y 
aborrecerá la iniquidad”, como el mismo Jesús.
“ Y Gozo”  

“Y gozo en el Espíritu Santo”. 

Me da la sensación de que el reino que prevalece ahí fuera, en la iglesia hoy día, es 
muy  parecido  al  mundo.  Es  un  reino que se basa en el Gozo. ¿Quién podría negar 
que Dios quiera que Su pueblo tenga “el gozo del Señor”?  Pero el gozo es el “fruto del 
Espíritu”. El gozo es el fruto que crece de la viña de la verdad y la justicia. No es algo 
que  intentas  producir  con  mucha  buena  música  de  moda.  No  es  fabricada  por  los 
mecánicos de la alabanza y de la adoración. No es el entusiasmo y la excitación que 
genera un artista que sabe como levantar las emociones pero que no lleva el corazón 
al quebranto y al arrepentimiento. 

Es el “aceite del gozo” que fluye de la oliva que ha conocido el quebranto y la presión 
en las tinajas de los tratos de Dios. 

Es el gozo de Sara, que llama a su hijo recién nacido “Risa” (Isaac) por causa de la 
fidelidad de Dios en producir fruto y bendición a una mujer de noventa años que había 
lamentado  durante  mucho  tiempo  su  esterilidad  antes  que  Abraham  y  delante  del 
SEÑOR. 

Es  el  gozo  de  Ana,  que  de  igual  forma  conoció  la  tristeza  de  corazón  y  mucho 
reproche por ser estéril inevitablemente. Pero llegó a ese punto en que pudo gozarse 
en un Dios que baja a los altivos y los poderosos y exalta a los humildes—que lleva a 
desolación  a  los  que  se  han  glorificado  en  su  fruto  y  hace  que  la  mujer  estéril  sea 
madre de siete. 

Es el gozo de José, “cuyos pies fueron puestos en grilletes” y “cuya alma fue puesta 
en hierro” pero que en el cumplimiento de los tratos de Dios en su vida, lloró por sus 
hermanos con lágrimas de gozo y de victoria, y se gozó en las operaciones soberanas 
de Dios en su vida—en el Dios que da “óleo de alegría en lugar de cilicio”. 

Es el gozo de Pablo, que se consideró “feliz” de estar atado con cadenas, sabiendo 
que era libre porque sabía que era “prisionero del Señor”. 

La felicidad no es un sentimiento que viene y va por causa de las circunstancias. No 
es  algo  que  tengas  que  obrar  cuando  vienes  a  la  iglesia    después  de  una  semana 
desgraciada  en  tu  trabajo.  Es  ese  estado  permanente  de  bendición  que  es  tuyo  en 
medio de la prueba, en medio de la presión—porque sabes que estas caminando con 
Dios, haciendo Su voluntad y reinando en vida por Cristo Jesús. 

Cristo reina como sacerdote sobre el trono 

Se  dice  que  el  Reino  que  está  aún  por  venir  es  el  que  Cristo  establecerá  cuando 
regrese de nuevo, en el que Él hará cumplir la justicia en la tierra por decreto justo. 
Hubo  un  tiempo  en  que  Dios  administraba  decretos  justos  de  esta  forma  e  imponía 
castigos muy severos sobre los que desobedecían Sus leyes. Y el resultado final de 
todo ello fue la muerte. Pablo fue muy lejos para decir que la administración completa 
del Antiguo Pacto fue una “ministración de muerte” (2ª Cor. 3:7). No porque hubiera 
nada malo con la Ley en sí—sino que en el resultado global de todo ello era inevitable 
quebrantar la ley por causa de la “debilidad de la carne”. Y aquello que debía haber 
ministrado vida, produjo una ministración de muerte. 

Pero ahora nos enseñan que uno de estos días Dios establecerá un Reino en la tierra 
y forzará a los habitantes de la tierra al sometimiento emitiendo decretos justos. ¿Es
que no nos damos cuenta de que tenemos un Mediador de un “mejor Pacto” entronado 
a la diestra de Dios en los cielos? ¿Y que tiene todo el poder en el “Cielo y en la tierra” 
para ministrar e impartir justicia por el Espíritu a los corazones de los hombres aquí y 
ahora? 

Algunos piensan que esto es totalmente inadecuado— ¡Supongo que porque Él está 
simplemente  demasiado  lejos!  Sabemos  que  Él  va  a  gobernar  y  a  reinar  en  justicia 
más tarde, porque Su reino es un “Reino eterno”. Pero Él esta reinando sobre un trono 
de gloria ahora— 

“He aquí el varón cuyo nombre es el Renuevo, el cual brotará de sus raíces, y edificará 
el templo de Jehová.” (Zacarías 6:12). 

Este  Hombre  es  el  Señor  Jesús.  Él  es  la  Rama,  o  el  renuevo.  Isaías  Le  llama  “raíz 
sacada de tierra seca”. Crece fuera de “Su Lugar”—Y Su lugar es Su santo Templo en 
la tierra. Su lugar es el Huerto de Dios. En el Huerto de Dios, Él se convierte en la vid, 
y junto a la Vid, hay muchos “pámpanos”. 

“El  edificará  el  templo  de  Jehová,  y  él  llevará  gloria,  y  se  sentará  y dominará en su 
trono, y habrá sacerdote a su lado; y consejo de paz habrá entre ambos” (Zac. 6:13). 

Él  era  el  Templo  de  Dios  en  la  tierra  mientras  estaba  aquí  (lee  Juan  2:19).  Pero  Él 
ahora esta edificando una extensión de este Templo que Él era mientras caminaba en 
la  tierra.  No  es  otro  Templo—pero  ahora  Él  es  la  Piedra  principal  de  ese  Templo 
agrandado; y Él lleva la gloria. Como nuestro Sumo Sacerdote en los cielos, Él lleva 
sobre Sus hombros la plenitud de la gloria de Dios—y reina como Sacerdote, llevando 
esa gloria. 

El sacerdocio se ha trasladado de la tierra al cielo. El antiguo sacerdocio terrenal tenía 
que  ser  cambiado  por  ser  una  “ministración  de  muerte”.  Todo  el  orden  completo 
terminó en muerte porque era un sacerdocio terrenal basado en el antiguo pacto que 
incluso el viejo sacerdocio no podía guardar. 

Pero  ahora  Cristo  ha  entrado  en  “un  ministerio  más  excelente”  en  los  cielos,  un 
ministerio sacerdotal según el orden de Melquisedec: 

“Jehová dijo a mi Señor: 
Siéntate a mi diestra, 
Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. 1 
Juró Jehová, y no se arrepentirá: 
Tú eres sacerdote para siempre 
Según el orden de Melquisedec.” 
(Salmos 110:1,4). 

¿Por qué razón Dios trasladó la administración del sacerdocio de la tierra al Cielo, y de 
Leví a Melquisedec? Pablo nos muestra la razón: 

(1)  Melquisedec es superior  a Leví porque Leví pagaba diezmos a Melquisedec, y 
recibía la bendición de Melquisedec. Esto prueba que Melquisedec era mejor 
porque “lo inferior” siempre es bendecido por “lo mejor” (Heb. 7:7). 

(2)  El orden levítico, por muy bueno que fuese en su momento, acabó en muerte. 
Y todos los reinos que acaban en muerte deben dar lugar al Reino de Dios que 
fluye en vida (lee Heb. 7:8,16).
(3)  El  orden  levítico  no  podía  perfeccionar.  No  podía  completar  la  obra  de  la 
redención  ni  llevarla  a  su  consumación  y  por  tanto,  tenía  que  ser  cambiado 
(Heb.  7:11,12).  Amados,  fijaos  en  esto.  Que  la  Iglesia  permanezca  en  un 
estado de constante imperfección es sana doctrina tal y como la Iglesia lo ve. 
Dios dice que tiene que “cambiar” el viejo sistema porque no podía llevar a la 
perfección, a la consumación, a la plenitud que se produce en el Nuevo pacto. 

(4)  El  viejo  sistema  fue  declarado  “sin  provecho”  por  la  simple  razón  de  que  el 
Antiguo  Pacto  no  tenía  el  poder  de  producir  ningún  beneficio  a  Dios  ni  al 
hombre (lee Heb. 7:18). La Ley tuvo su día; y ha demostrado a lo largo de 1400 
años de historia humana que el sistema completo fluía en muerte. No obstante, 
si “trajo una esperanza mejor por la que nos acercamos a Dios” (Heb. 7:19). La 
esperanza de la Ley no era otro reino terrenal. La esperanza de la Ley era un 
nuevo  orden,  con  un  nuevo  sacerdocio  conforme  al  orden  de  Melquisedec. 
Este sacerdocio debía ser administrado directamente desde el trono de Dios en 
los cielos. El fundamento de este nuevo reino sería la justicia y la paz, porque 
el  mismo  nombre  Melquisedec  precisamente  significa  “Rey  de  Justicia”.  Este 
Melquisedec  reinaba  sobre  la  ciudad  de  Salem,  que  significa  Paz.  No 
preguntamos quién era este hombre, este extraño personaje; porque el secreto 
de sus orígenes le hace un tipo más adecuado de Cristo, a quién el mundo no 
conoció. Se dice que este hombre era “sin padre, sin madre, sin descendiente, 
no  teniendo  ni  principio  ni  fin  de  vida.”  (Heb.  7:3).  Con  otras  palabras,  su 
nombre  no  aparece  en  las  genealogías  de  los  registros  levíticos.  Lo  mismo 
sucede con Cristo. Ahora bien, Cristo tenía una genealogía en el evangelio de 
Mateo y también en el de Lucas. También tenía una madre y un Padre. Pero 
por lo que refiere a los registros sacerdotales levíticos, Él no existía. El entra en 
la  escena  de  un  ministerio  sacerdotal  real—desde  la  oscuridad;  puesto  que 
surgió del seno de Dios. Y ahora gobierna y reina como un Sacerdote sobre un 
trono “mejor” y en un “mejor” sacerdocio, en el Reino de la vida. 

Lo que la ley no podía hacer porque era “débil en la carne”, el Sacerdote sobre el trono 
del Cielo puede hacerlo a través de la ministración del Espíritu” a los corazones de los 
hombres (2ª Cor. 3:8,9; Rom. 8:3). Él reina sobre una Sión celestial para asegurar que 
Su ministerio sea más efectivo, más duradero, más dominante de lo que habría sido si 
Él hubiera de ministrar desde alguna localización geográfica en la tierra. Los hombres 
no  piensan  que  ésta  sea  la  mejor  forma.  La  mayor  parte  de  la  gente  en  la  Iglesia 
tampoco parece pensar que ésta sea la mejor forma. ¡Pero le pareció bien a Dios! Y 
Dios ha emitido un decreto para establecer al Rey en la Sión Celestial: 

“Pero yo he puesto mi rey sobre Sión, mi santo monte. Yo publicaré el decreto; Jehová 
me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy” (Salmos 2:6,7; Heb. 5:5,6). 

Este  decreto  está  reafirmado  una  y  otra  vez  por  los  santos  apóstoles  y  profetas  de 
Dios;  y  no  obstante,  de  alguna  manera  nuestros  maestros  modernos  son  muy 
valientes  para  declarar  que  Su  Reino  no  será  realmente  efectivo  hasta  que  el  Sión 
Celestial  se  convierta  en  uno  terrenal.  Dios  esta  satisfecho  de  que  Su  Rey  pueda 
“someter a todos sus enemigos” debajo de sus pies al reinar desde un trono celestial. 
¿Por  qué  no  podemos  descansar  sobre  este  decreto?  ¿Qué  es  lo  que  nos  hace 
pensar que Él es estorbado en Su tarea al estar tan lejos? Él estuvo en la tierra en una 
ocasión, y habiendo acabado la obra de la redención,  siguió aquí durante cuarenta 
días más. Podría haberse quedado 40 años—o 2000 años si fuera necesario. Pero el 
“decreto” del Padre era que el Hijo tuviera un “ministerio más excelente” en los cielos 
(Heb.  8:6).  Exaltado  en  los  cielos  tendría  la  totalidad del poder, no solo en la tierra, 
sino también en los cielos (Mat. 28:18). El poder en la tierra no sería suficiente, porque
los  verdaderos  problemas  en  la  tierra  son  con  “principados  y  potestades”  en  los 
ámbitos celestiales. Los verdaderos problemas de la tierra son con Satanás, que es “el 
príncipe de la potestad del aire” y también “el dios de este mundo”. De este modo el 
decreto  de  Dios  ha  establecido  a  un  Hombre  en  los  Cielos  que  reinará  como 
“Sacerdote  sobre  el  trono”  sobre  el  trono    más  alto  que  pueda  hallarse  en  todo  el 
universo. 

“Sobre todo principado 
y autoridad y poder 
y señorío, 
y sobre todo nombre que se nombra, 
no sólo en este siglo, sino también en el venidero.” 
(Efesios 1:21) 

¿Por  qué  piensan  los  hombres  que  regresar  a  la  tierra  Le  daría  de  alguna  manera 
poder para juzgar más efectivamente, por causa de su traslado del Cielo a la tierra? 
Dios  lo  trasladó  de  la  tierra  al  cielo  para  que  pudiera  tener  “un  ministerio  más 
excelente”.  ¡Por  supuesto  que  va  regresar!  Pero  no  para  empezar  un  Reino.  Viene 
para  devastar  por  completo  los  reinos  de  los  hombres  así  como  los  reinos  de  los 
cielos—y para dar a luz “nuevos cielos y nueva tierra donde mora la justicia.” (2ª Ped. 
3:13). 

Normalmente se presenta la venida del Señor como la esperanza del mundo, cuñado 
el  evangelio  de  Cristo  realmente  comience  a  tener  un  impacto  en  las  naciones  y  el 
Reino de los Cielos sea impuesto sobre la tierra por un decreto justo. 

Pero Jesús compara Su venida con el juicio del diluvio y con la destrucción de Sodoma 
y Gomorra (Mat. 24:37­39; Lucas 17:28­29). Él nos dice que justo antes de Su venida 
serán  los  “días  de  la  venganza”  y  que  “las  potestades  del  cielo  serán  sacudidas” 
(Lucas 21:22,26).  Pablo nos dice que el Señor Jesús vendría “en llama de fuego, para 
dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro 
Señor  Jesucristo”(2ª  Tes.  1:8).    Y  Pedro  nos  dice  que  el  retraso  de  Dios  en  el 
cumplimiento  de  la  “promesa  de  Su  venida”  es  porque  Él  es  “es  paciente  para  con 
nosotros,  no  queriendo  que  ninguno  perezca,  sino  que  todos  procedan  al 
arrepentimiento.”  (2ª  Ped.  3:9).  Si  Su  venida  significa  que  la  tierra  estará  entonces 
saturada con el evangelio del Reino, ¿Por qué razón entonces Dios retrasa Su venida 
queriendo que todos procedan al arrepentimiento? La razón es que “el día del Señor 
vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y 
los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán 
quemadas.” (2ª Ped. 3:10). 

A veces me preguntan, ¿Dónde encajamos el milenio en este escenario? Lo único que 
puedo preguntar es por qué Pedro no lo encajó él mismo ahí. Quizás tengamos que 
dejarlo  a  un  lado  hasta  que  las  otras  piezas  del  puzzle  encuentren  su  lugar.  ¿Pero 
hemos de tomar la única Escritura en la Biblia que se refiere a un reinado de “mil años” 
y hacer que toda la doctrina del Reino de Dios gire a su alrededor? (Apoc. 20). El libro 
de Apocalipsis está lleno de símbolos, y la mayor parte de los números,  si no todos, 
son  simbólicos  en  su  significado.  La  única  referencia  adicional  a  “mil  años”  en  el 
Nuevo  Testamento se encuentra en este pasaje de Pedro; y aquí nos recuerda que 
“mil años” son como un día. Los hombres siempre están preparados para apuntar que 
los “últimos días” mencionados por los apóstoles han cubierto ya “mil años”, de modo 
que la presente era cristiana hasta ahora es como “dos días” del calendario de Dios. 
Entonces,  ¿Por  qué  tardamos  en  reconocer  que  “mil  años”  puedan  reducirse  a 
significar “un día” tal y como lo indicó el apóstol?
No  podemos  pasar  por  alto  las  solemnes  advertencias  del  apóstol  porque  muchos 
teólogos nos aseguren que los nuevos cielos y la nueva tierra no puedan surgir hasta 
al menos otros mil años. Puede que Pedro no esperara que esta era durara al menos 
2000 años desde su tiempo. Pero bajo la inspiración del Espíritu dijo que “buscamos” y 
nos “apresuramos” para el Día de Dios, que es un día de fuego. “Apresurarnos” tiene 
el  significado  de “esperar con anhelo, tener expectativa muy fuertes.” Puesto que el 
Señor viene en fuego para devastar los reinos de los hombres y destruir la tierra y los 
cielos tal y como los conocemos y producir “nuevos cielos y nueva tierra, donde mora 
la justicia”: (2ª Ped. 3:12,13). 

Es en el día de hoy cuando el evangelio del Reino se extiende por todas las naciones. 
Y Dios está preparando un pueblo para esta hora como lo ha preparado en cualquier 
otra hora de apostasía. Es el mismo evangelio del Reino que salió al  principio, pero 
ahora es el tiempo de la cosecha y el fin de la era. La cizaña ha de ser recogida en 
montones para ser quemada. La paja será separada del trigo y consumida. El trigo ha 
de ser juntado en el granero. Este evangelio del Reino será una palabra que devastará 
a  los  reinos  de  la  oscuridad;  pero  será  una  palabra  de  salvación  que  no  sólo  será 
hablada sino que brillará hasta los confines de la tierra. 

Cuando  consideramos  el  gran  potencial  que  tenemos  ahora  para  promocionar  el 
evangelio,  con  la  radio,  la  televisión  y  toda  clase  de  parafernalia  electrónica…  los 
programas misioneros masivos… la disponibilidad de comunicaciones muy veloces y 
viajes… el conocimiento acumulado que yace ahora a nuestra disposición vía libros, 
cintas  y  seminarios—los cuales son todos diseñados como ayuda para entender las 
escrituras,  para  evangelizar  y  para  hacer  que  la  Iglesia  crezca…  ¿Cómo  podemos 
evitar sentirnos tremendamente impresionados con el potencial para esta hora para la 
extensión del evangelio? ¡A menos que recordemos 50 años atrás! En aquel entonces 
solíamos escuchar estadísticas como éstas: ¡Mil millones de habitantes de la tierra o 
bien no han escuchado el Evangelio o no saben nada sobre el Señor Jesús! ¡Hoy los 
números  han  crecido  en  espiral  hasta  dos  o  tres  mil  millones,  y  quizás  más!  Y  sin 
embargo, la Iglesia sigue exaltando a nuestra tecnología moderna como el método de 
Dios para enviar Su palabra a la tierra. ¡Que ciego—qué tremendamente ciego puedo 
volverse el pueblo de Dios! 

No estamos diciendo que no deberíamos usar nuestros métodos modernos para viajar 
y para comunicarnos. Estamos en un mundo modernos y usamos lo que Dios no has 
provisto como consideremos mejor. Pero lo que decimos simplemente es que nuestra 
tecnología y nuestros métodos y ayudas modernos para el evangelismo no tienen un 
efecto  real  sobre  la  efectividad  del  Evangelio  del  Reino.  El  Evangelio  de  Cristo  es 
reproductivo por naturaleza y produce según su naturaleza. Todo ser viviente que Dios 
puso en la tierra fue creado con una ley de procreación inherente en su vida celular. 
Pero me temo que la Iglesia esté casi estéril por haber estado bebiendo de cisternas 
que han sido contaminadas con residuos tóxicos de la psicología y de las filosofías de 
los hombres. Puede que esté creciendo a pasos agigantados (de cualquier forma en 
apariencia, puesto que es evidente que la mayor parte de lo que nosotros llamamos 
crecimiento de iglesia no es otra cosa que un simple traslado de gente de una “iglesia” 
a  otra  que  tenga  un  programa  mejor).  Pero,  ¿Cuántos  de  nuestros  de  nuestros 
miembros  de  iglesia  conocen  realmente  al  Señor?  Ahora  es  muy  popular  “nacer  de 
nuevo”—puesto que presidentes, gobernadores y actores y prominentes hombres de 
negocio  son  “nacidos  de  nuevo”.  Cuando  el  estigma  de  la  cruz  es  arrancado  de  la 
Iglesia, también lo es la vida de Cristo. ¿Dónde queda ese trabajo del Espíritu que da 
a luz a bebes en Cristo? ¿Dónde queda esa convicción real de pecado que hace que 
los hombres se aborrezcan a sí mismos en su condición de perdidos, y clamen a Dios 
por misericordia? Puede que la Iglesia diga, “¡Estos son mis hijos!” Pero me pregunto 
si verdaderamente Dios no estará diciendo, “¿Soy Yo Su Padre?” ¿Cómo llama Dios a
la persona que es amadrinada por la Iglesia, pero no apadrinada por el Señor de la 
Iglesia? (Lee Heb. 12:8). 

Jesús dijo, “Cuando Él (el Espíritu de verdad) venga, convencerá al mundo de pecado, 
de justicia y de juicio.” (Juan 16:8). ¿Cómo puede una iglesia que ha sido totalmente 
cautivada por el espíritu del mundo convertirse en un reproche efectivo para el mundo 
a su alrededor? 

El Escándalo de la Cruz 

“Pero  nosotros  predicamos  a  Cristo  crucificado,  para  los  judíos  ciertamente 


tropezadero, y para los gentiles locura.” (1ª Cor. 1:23). 

¡Aquí yace el verdadero problema! El pueblo de Dios no quiere convertirse en objeto 
de “escándalo”. No queremos ser un prototipo, un reproche a un mundo al que hemos 
de acomodarnos para ganar su favor. 

De este modo puedes “unirte a la Iglesia” y olvidarte de casi todo lo demás—siempre 
que abandones algunos de los pecados externos y extremos que la ética cristiana no 
permite.  Pero  cuando  evitamos  el  escándalo  de  la  Cruz,  estamos  eliminando  de 
nuestra  forma  de  vida  ese  instrumento  de  muerte  que  Dios  ordenó  para  golpear  a 
nuestra  naturaleza  carnal  y  a  los  corazones  carnales  de  los  hombres  a  nuestro 
alrededor.  Pablo  dijo,  “Pero  lejos  esté  de  mí  gloriarme,  sino  en  la  cruz  de  nuestro 
Señor  Jesucristo,  por  quien  el  mundo  me  es  crucificado  a  mí,  y yo al mundo.” (Gál. 
6:14). 

Esta es la era de Laodicea 

El espíritu de compromiso casi ha conquistado al pueblo de Dios y especialmente al 
liderazgo en la Iglesia hoy día. La parte triste de todo esto es que están casi ciegos a 
su  condición.  Nuestro  Señor  tiene  “colirio”  para  ungir  nuestros  ojos  para  poder  ver. 
Pero  ser  ciegos  y  al  mismo  tiempo  insistir  que  vemos—esto  nos  deja  totalmente 
desvalidos e inmunes a cualquier oferta de salvación. 

Todo el mundo está preparado para admitir que la Iglesia de Laodicea es el carácter 
de  la  Iglesia  de  los  últimos  tiempos;  pero  Laodicea  es  siempre  esa  otra  iglesia 
cruzando la calle, no aquella a la que nosotros asistimos. ¡La nuestra es esa “Iglesia 
gloriosa” de la que Pablo habló! 

Y de este modo, el “evangelio” del Reino continúa siendo proclamado por una Iglesia 
laodicea… 

Una  Iglesia  que  se  ha  basado  prácticamente  en  su  totalidad  en  la  acumulación  de 
recursos terrenales y que se ha involucrado cada vez más en la economía de la tierra, 
en la política de la tierra y en los gobiernos de la tierra. 

Una Iglesia que es “rica y que se ha enriquecido en bienes— 

Una Iglesia que promete al pueblo de Dios salud, prosperidad, felicidad y gozo… con 
la condición de que liberen sus recursos para la gloria de Dios— 

Una Iglesia que ha pervertido el “discipulado” para significar devoción a su sistema en 
lugar de abandonarlo todo para seguirle a Él—
Una  Iglesia  que  considera  que  los  grandes  recursos  financieros  son  la  provisión  de 
Dios para alcanzar a los perdidos, en lugar de reconocer esto como el lazo que la ha 
estrangulado y que la privado del aliento de vida— 

Una  Iglesia  que  ha  abrazado  casi  totalmente  al  mundo  y  a  sus sistemas, pensando 
que al abrazar al mundo podría ganarlo— 

Una  Iglesia  que  ha  sido  cautivada  por  el  espíritu  de  Jezabel,  que  es  un  espíritu  de 
hechicería, y que seduce a los siervos de Dios a “cometer fornicación y a comer cosas 
sacrificadas a los ídolos.” (Apoc. 2:20). 

Los  profetas  de  Jezabel  y  de  Baal  pueden  declarar  algunas  verdades  muy 
sorprendentes, como lo hizo Balac. Pero su corazón era perverso; lo estaba haciendo 
por el dinero que había de por medio, y la ira de Dios cayó sobre él. 

En el tiempo de Ezequiel Dios se quejó de que los profetas no estaban preparando al 
pueblo para el día de la batalla y que tampoco estaban levantando la verja de defensa 
para que el pueblo pudiera permanecer firme en el día del SEÑOR. En lugar de eso, 
seducían al pueblo diciendo, “Paz, y no hay paz”. (Lee Ezequiel 13:1­16). 

Hay  muchas  profecías  en  nuestras  iglesias.  ¿Pero  cuanto  tiempo  ha  pasado  desde 
aquel tiempo en que oíamos profecías que hacían que los hombres se postraran sobre 
sus  rostros  “al  ser  hecho  manifiesto  lo  oculto  del  corazón  de  ellos”  y  que  clamaran, 
“verdaderamente Dios está en medio de vosotros” (1ª Cor. 14:25)? 

Leemos de hombres como Wesley o como Fox y otros muchos que predicaron bajo tal 
unción  y  poder  que  los  hombres  temblaban  y  caían  sobre  sus  rostros  con  un  dolor 
retorcido, por causa de lo impresionante de la santa presencia de Dios. El Pentecostés 
temprano  fue  conocido  por  la  presencia  consumidora  y  ardiente  de  Dios.  Los 
corazones de los hombres eran golpeados mientras agonizaban bajo la convicción y el 
reproche  del  Espíritu  Santo.  Ahora  quieren  levantar  monumentos  en  la  memoria  de 
aquellos  grandes  días  de  visitación.  ¡Los  sepulcros  son  lugares  inofensivos!  ¡Ahora 
somos respetables! ¡No queremos cosas de esas en nuestras iglesias! ¿Por qué no 
buscar “los viejos caminos” sobre los que los profetas de la gloria de Dios caminaron 
en las generaciones pasadas? Me temo que es porque no queremos realmente que 
esos arroyos purificadores de fuego santo puedan destruir nuestro cómodo estilo de 
vida Laodiceo. 

El hueso no está—y nos conformamos pasando el tiempo admirando la cáscara rota— 

Nos  alimentamos  de  las  cáscaras  que  comen  los  cerdos  en  lugar  de  regresar  a  la 
mesa del Padre— 

La  gloria  se  ha  apartado  y  arreglamos  el  velo  que  se  rasgó  en  dos,  siguiendo  con 
nuestra “adoración” ante un arca que está vacío de la Shekinah— 

Los altares siguen en nuestras iglesias, pero no hay sacrificio sangriento puesto sobre 
ellos.  Las  partes  desmembradas  de  la  ofrenda  quemada  ofrecen  una  escena 
demasiado sangrienta—con la cabeza, el corazón y el hígado expuestos a los fuegos 
santos de Dios— 

Debemos tener un altar porque un altar es parte de la adoración del templo. Pero que 
sea  un  altar  de  roble  o  de  caoba,  y  que  esté  adornado  con  tapices  y  cordones 
dorados, y no corrompido con el humo de la ofrenda quemada. Que no sea ensuciado 
con el llanto y el gemido de corazones penitentes o por la mugre de los pecados de la
calle.  Ahora  somos  Laodiceos  y  nuestros  templos  deben  permanecer  hermosos  por 
dentro y por fuera para atraer a las multitudes. Los suelos tienen que ser diseñados 
con  el  arte  de  los  arreglistas  florales—porque  este  templo  es  para  los  ricos  y  los 
poderosos. No queremos vagabundos aquí. ¡Nuestros patios tienen que estar llenos 
de gente que alaba, feliz y jovial! Ya no adoramos en misiones en oscuros callejones o 
en fachadas de antiguos almacenes. Nuestros templos son de la mejor arquitectura y 
obra  de  arte.  Porque  “estamos  enriquecidos  en  todo  y  no  tenemos  necesidad  de 
nada”. 

Y si por casualidad Dios nos prospera y nuestros graneros rebosan, los venderemos o 
los destruiremos para hacer graneros más grandes para la gloria de Dios. Esto es lo 
que  muchos  consideran  que  es  la  “visión”  y  el  “alcance  espiritual”.  Tenemos  que 
edificar  torres  que  alcancen  a  los  cielos  para  evitar  que  el  pueblo  de  Dios  esté 
disperso—para  mantenerlos  juntos—para  hacerlos  uno—“Y  para  hacer  un  nombre 
para nosotros mismos.” 

“Y el SEÑOR descendió para ver la ciudad y la torre que habían edificado los hijos de 
los hombres.” (Gen. 11:5). ¡Pero no le impresionó lo más mínimo! 

Amados,  no  nos  inquietemos  lo  más  mínimo  cuando  Dios  comience  a  confundir  los 
lenguajes de los hombres y a dispersar a la gente. No nos preocupemos cuando las 
finanzas vayan mal y los hombres se vean forzados a dejar sus planes para acabar la 
ciudad  y  la  torre.  Dios  quiere  que  sepamos  que  “el  Altísimo  no  mora  en  templos 
hechos de manos”. El corazón del hombre es la única morada que Dios ha deseado 
por habitación. No os sorprendáis cuando el Señor de la gloria camine en medio de la 
Iglesia hoy y tumbe las mesas de los cambistas. No tratéis de colocar las mesas solo 
por haber comprado y pagado una de ellas. ¡Y no culpéis al diablo tampoco! Es Dios el 
que dice, “No hagáis la casa de mi Padre casa de mercadería”. 

Es  Dios  el  que  dice:  “Ya  os  habéis  sentado  demasiado  tiempo  en  vuestros  bancos 
cómodos cantando las canciones de SEÑOR en tierra extraña—Yo ahora hago volver 
vuestra  cautividad—Os  saco  de  Babilonia—Os  guío  a  Sión,  la  ciudad  del  Dios 
viviente… ¿No podemos oír el llamado al arrepentimiento en esta hora asombrosa? 

“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ! !Ojalá fueses frío o caliente! Pero 
por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo 
soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú 
eres un 
desventurado, 
miserable, 

pobre, 

ciego 

y desnudo. 

Por  tanto,  yo  te  aconsejo  que  de  mí  compres  oro refinado en fuego, para que seas 
rico,  y  vestiduras  blancas  para  vestirte,  y  que  no  se  descubra  la  vergüenza  de  tu 
desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos 
los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.” (Apoc. 3:15­19).
De modo que nuestro Señor permanece en la puerta, llamando y pidiendo entrada: 

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a 
él, y cenaré con él y él conmigo.” (Apoc. 3:20). 

Un bordón, un par de sandalias y una túnica 

Esta era la provisión de Dios para los primeros predicadores del evangelio del Reino 
que Jesús envió: 

“Les  ordenó  que  no  llevaran  nada  para  el  camino,  sino  sólo  un  bordón;  ni  pan,  ni 
alforja,  ni  dinero  en  el  cinto;  sino  calzados  con  sandalias.  No  llevéis  dos  túnicas.” 
(Marcos 6:8­9). 

Se que vivimos en tiempos distintos. Pero también se que, con todo lo hermoso que 
pueda parecer todo esto en esta era de los grandes aviones, los satélites y las antenas 
parabólicas—nos  hemos  cargado  absolutamente  con  un  sistema  que  exige  una 
enorme  cantidad  de  enredos  para  un  pueblo  peregrino.  No  pensemos  ni  por  un 
instante que el Reino de Dios depende de alguna manera de los modernos recursos 
del  hombre,  con  toda  su  maquinaria  electrónica.  Usamos  lo  que  Dios  provee.  Pero 
cuando  toda  la  maquinaria  de  nuestro  moderno  estilo  de  vida  haya  sido  barrida,  la 
propagación del Evangelio de Cristo no sufrirá por causa de ello. 

Nuestro verdadero calzado no son las sandalias que llevamos, sino el calzado de “la 
preparación del evangelio de la paz”. 

El  bordón  en  la  mano  es  todo  lo  que  necesitamos.  Nuestro  cetro  real  es  lo  que 
procede de Él, el Rey de reyes y el Señor de señores. 

Nuestra  verdadera  túnica  consiste  en  las vestiduras de justicia, la capa bordada del 


ministerio sacerdotal, con el efod alrededor de la cintura y la mitra de santidad sobre 
nuestras cabezas. 

Cualquier provisión que necesitemos para nuestro camino de peregrinaje—Dios será 
fiel en proveerla. Nuestra verdadera provisión está en el hecho de que Él nos envía. 
Porque si Él nos envía, entonces Él es responsable de nuestro bienestar. Simplemente 
andamos como “peregrinos”, como embajadores con un mensaje del Cielo, dejamos 
caer la semilla en los corazones de los hombres y confiamos que Dios riegue, cultive y 
cuide a la planta creciente y que produzca fruto para Su gloria. 

La Iglesia de Cristo se está propagando a ella misma 

El  camino  del  hombre  consiste  en  edificar  templos  y  graneros  para  almacenar  la 
simiente.  Pero  el  camino  de  Dios  es  dispersarla.  Los  paganos  montaban  en  cólera. 
Decían: “¡Cortaremos las cuerdas del rey de Sión! ¡Dispersaremos al pueblo a todo lo 
largo y lo ancho! Pero cumplieron los propósitos de Dios al hacerlo. Poco sabían que 
en sus fanáticos esfuerzos por erradicar a la Iglesia, en realidad estaban plantando las 
semillas del Reino de Dios en todas las partes de la tierra. No sabían que éste era un 
pueblo que se reproduciría y que se propagaría a sí mismo,  que produciría de lo suyo 
propio  en  la  buena  tierra  de  un  mundo  hambriento  y  casi  muerto  por  inanición.  No 
sabían que estaban tratando con reyes cuyos cetros eran simples bordones, pero que 
se movían en la autoridad del Rey del Universo. Las sandalias que calzaban eran las 
del “apresto del evangelio de la paz”. Y su túnica era la vestidura de verdad, en la que 
vivían y por la que proclamaban una palabra que era “más afilada que toda espada de 
dos filos”.
Ahora bien, el propósito del verdadero ministerio es alimentar a las ovejas del pasto de 
Dios para que se vuelvan fuertes, vitales, saludables y reproductivas. Tenemos toda 
clase de granjas de ovejas a nuestro alrededor. Y están usando toda clase de trucos, 
música  rock,  entretenimiento,  pantomimas  y  danzas—llámalo  como  quieras—para 
hacer que la Iglesia sea productiva, cuando en realidad eso la hace estéril. Pero Dios 
en esta hora va a levantar “pastores conforme a Su propio corazón” que ministrarán 
vida a las ovejas, para que puedan producir según su naturaleza: 

“Que  suben  del  lavadero,  todas  con  crías  gemelas,  Y  ninguna  entre  ellas  estéril” 
(Cantar de los Cantares 4:2). 

¿Qué supones que sucedería si todas las ovejas de Dios parieran mellizos? ¿Mellizos 
que a su vez son vitales, fuertes, saludables y reproductivos? 

Empecemos con un rebaño pequeño, muy pequeño. Empecemos con un cristiano vital 
en  cada  ciudad  o  pueblo  del  mundo…  solo  uno  (Creo  que  hay  al  menos  150.000 
pueblos,  ciudades  y  poblaciones  en  el  mundo).  De  modo  que  tendríamos  150.000 
cristianos genuinos en la tierra. 

Ahora bien, demos a cada uno de estos cristianos vitales un día completo para traer a 
alguien al Señor. De modo que ahora habría dos en cada una de estas poblaciones: 
dos ovejas llenas de vitalidad,  fuertes y sanas. El día siguiente, doblaría al número del 
día  anterior,  hasta  4—y  el  día  siguiente  al  anterior,  hasta  8—y  así  sucesivamente. 
¿Parece eso demasiamos difícil?  ¿Cuanto tiempo entonces supones que nos llevaría 
llenar al mundo entero de cristianos saludables, fuertes y llenos de vitalidad? 

¡Sólo  unas  dos  semanas!  ¡Eso  es  todo!  ¡En  apenas  dos  semanas  el  mundo  entero 
estaría saturado con el evangelio del Reino! Y todo esto por la palabra de la boca, de 
un vecino a otro, sin el uso de cualquier otro medio de comunicación. 

Obviamente,  un  día  sería algo exagerado. En lugar de eso tomemos a una semana 


para  que  cada  uno  se  reproduzca  en  otro, y el doble a la siguiente semana—y a la 
siguiente,  durante  15  semanas—y  la  obra  se  cumpliría  en  aproximadamente  un 
poquito más de un año. ¡Cada oveja del pasto de Dios sería responsable de dar a luz 
en Cristo en cada uno de estos períodos—y el mundo entero estaría lleno de cristianos 
verdaderos en 15 días—o 15 semanas—o 15 meses—sea cual sea el caso! Hablamos 
de  una  Iglesia  vital—de  verdaderos  discípulos  de  Cristo,  viviendo  y  andando  en  los 
principios del Reino del Cielo. 

No esto sugiriendo que éste pueda ser el plan de Dios. Simplemente lo uso como una 
ilustración del camino de Dios. 

150.000  x  2x2x2x2x2x2x2x2x2x2x2x2x2x2x2  =4.915.200.000    ¡Aproximadamente 


5000 Millones! 

“Y el Señor añadía cada día a la Iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:47). 

“Y el número de los discípulos se multiplicaba” (Hechos 6:1). 

“Y  la  Palabra  de  Dios  aumentaba:  y  el  número  de  los  discípulos  se  multiplicaba 
grandemente en Jerusalén.” (Hechos 6:7). 

“Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba.” (Hechos 12:24).
Y  hubo  una  gran  persecución…  y  todos  fueron  dispersados  excepto  los  apóstoles. 
(Hechos  8;1,4).  Los  apóstoles  permanecieron  en Jerusalén y la gente fue por todas 
partes  sembrando  las  semillas  del  Reino  por  toda  la  tierra.  La  Iglesia  de  Dios  ha 
recibido vida inherente de Dios para reproducirse a sí misma en la tierra. 

Y puede que esto suene poco realista hoy día; porque una Iglesia muy irreal rehúse 
reconocer  su  condición  estéril,  escogiendo  avanzar  con  sus  propios  programas 
estériles en lugar de poner fin a todo e instar a sus miembros a clamar a Dios por lo 
genuino. ¿Cuándo vamos a darnos cuenta de que somos la Iglesia, y que el edificio no 
tiene  nada  que  ver  con  esto? “Oh si, por supuesto”, estamos convencidos. “Todo el 
mundo  sabe  eso”.  Pero  si  lo  saben,  ¿Entonces  por  qué  siguen  edificando  grandes 
templos  para  la  gloria de Dios en la llanura de Sinar? ¿Por qué siguen dándoles tal 
reverencia  y  honor?  ¿Por  qué  no  puede  el  pueblo  de  Dios  apartarse  de  todo  eso 
cuando la gloria de Dios ya se ha apartado? Simplemente porque “Esta es mi iglesia— 
Yo nací aquí—Yo ayudé a pagarla.” 

Las  congregaciones  de  la  Iglesia  primitiva  se  caracterizaban  por  su  simplicidad.  “Y 
perseveraban  en  la  doctrina  de  los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el 
partimiento del pan y en las oraciones.” (Hechos 2:42). Sus hogares se convirtieron en 
lugares de reunión y esto se convirtió en su forma de congregarse cuando las iglesias 
comenzaron a brotar por todo el imperio. Si no tenían casas, se reunían donde podían. 
Eran  la  Iglesia.  Necesitaban  comunión  y  reconocían  que  si  había  “dos”  de  ellos, 
entonces  podían  tener  comunión.  Tenían  acceso al templo de Jerusalén durante un 
tiempo.  Pero  cuando  comenzó  la  persecución,  esas  instalaciones  dejaron  de  estas 
disponibles.  En  Jerusalén  podía  haber  cientos  de  hogares.  Pero  eran  uno  porque 
caminaban en la verdad y el Señor Jesús estaba presente en medio de ellos. Porque 
Él prometió que cuando “dos o tres” se reúnen en Su nombre, Él estaría ahí, en medio 
de  ellos  (Mat.  18:20).  Él  no  estaba  animando  a  ese  pequeño  puñado  a  reunirse  el 
miércoles por la tarde. Estaba hablando del poder del Reino que ata a las fuerzas del 
mal y suelta las fuerzas del cielo, cuando simplemente dos personas están en armonía 
en el Espíritu y el Señor Jesús es Señor en medio de ellos—un puñado reuniéndose 
en  esta  casa—otro  puñado  reuniéndose  en  esta  otra­­¿Qué  más  podía  desear  el 
Señor?  ¿Qué  pasaría  si  tuviéramos  doscientos  hogares  así,  tres  cientos, 
cuatrocientos—llenos de gente que se reúnen para tener comunión, teniendo al Señor 
Jesús en medio de ellos en la plenitud de Su presencia? 

Decimos estas cosas para animar al pueblo de Dios en este día en que los programas 
de  los  hombres  están  viniéndose  abajo.  No  decimos  que  no  podemos  alquilar  o 
edificar una estructura de alguna clase si Dios da una clara dirección al respecto. Lo 
que  decimos  simplemente  es  que  es  prácticamente  ocasional.  Usamos  lo  que  Dios 
provea conforme a Su voluntad, pero debemos estar preparados para dejarlo todo ello 
en  un  aviso  momentáneo.  Él  quiere  que  seamos  peregrinos  en  carácter,  con  la 
capacidad para propagarnos a nosotros mismos, reproductivos por naturaleza—y que 
estemos  seguros  de  que  los  edificios  y  los  templos  no  tienen  nada  que  ver  con  el 
evangelio del Reino de Dios. 

Dios va a producir esta clase de gente en la tierra. Y lo puede conseguir rápidamente. 
¡Ven Señor Jesús! Pero puede que cueste los fuegos de la prueba y de la persecución 
producir eso. Recuerdo el sentimiento de desesperación que barrió a la Iglesia aquí en 
el Occidente cuando se cerraron las puertas a la obra misionera en China. ¿Es que no 
podemos creer que el Rey Jesús tiene “la llave de David” , “que abre y nadie cierra, y 
que cierra y nadie abre” (Apoc. 3:7)? Y así, cuando se cerraron las puertas de China, 
Dios comenzó una gran obra de purificación y de refinamiento. Y a través de mucha
prueba  y  sufrimiento  ha  surgido  en  esa  gran  tierra  una  Iglesia  fuerte,  sana,  que  se 
propaga  a  sí  misma.  En  años  recientes  ha  llegado  un  poquito  de  ayuda  desde  el 
exterior. Pero la Iglesia en China no depende de esto. Saben que esto podría cambiar 
en cualquier momento. Y han probado que Dios es fiel en el pasado para levantar en 
medio de ellos el ministerio que ellos necesiten. En comparación, tienen pocas Biblias 
y no por mucho por medio de la literatura cristiana. Se reúnen donde pueden, en los 
campos, entre los árboles, en las calles, pero generalmente en sus hogares. Todo esto 
es bastante ocasional porque reconocen que son la Iglesia—y crece y crece y crece 
porque Cristo Jesús está en medio de ellos como Señor y Rey. 

Capítulo 3 – Aceite inagotable… pero no de sobra
Coronado con Aceite – George H. Warnock 

CAPÍTULO 3 – ACEITE INAGOTABLE… PERO NO DE SOBRA 

“Y  mandarás  a  los  hijos  de  Israel  que  te  traigan  aceite  puro  de  olivas  machacadas, 
para el alumbrado, para hacer arder continuamente las lámparas.” (Éxodo 27:20). 

“Entonces  el  reino  de  los  cielos  será  semejante  a  diez  vírgenes  que  tomando  sus 
lámparas,  salieron  a  recibir  al  esposo.  Cinco  de  ellas  eran  prudentes  y  cinco 
insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas 
las  prudentes  tomaron  aceite  en  sus  vasijas,  juntamente  con  sus lámparas.” (Mateo 
25:1­4). 

¿Es esto para nosotros? 

No voy a entrar en la mecánica de la parábola, si estas vírgenes son o no parte de las 
doncellas de la novia, o si son parte de la novia.  No, no entraré en eso. Lo que Jesús 
dijo es suficiente para nosotros. “Velad, pues, porque nos sabéis el día ni la hora en 
que vendrá el Hijo del hombre” (Mat. 25:14). 

Dios nos libre de que nuestro concepto de caminar con Dios degenere en un sistema 
de  teología  por  el  que  aprendemos  a  encasillar  esa  verdad  que  nos  parezca 
demasiado  devastadora  a  nuestros  corazones.  La  teología  tiene  una  tendencia  a 
desechar  la  verdad  bajo  la  falsa  noción  de  que  si  daña,  no  puede  ser  cristiana.  La 
verdad devasta al hombre natural. Y hasta que no lleguemos a este lugar de completa 
devastación en lo que respecta al hombre natural, no vamos a entrar en la hermosura 
de la verdadera vida espiritual. 

Necesitamos  prestar  atención  a  esta  parábola  si  es  que  deseamos  de  verdad  estar 
preparados con aceite para el día de oscuridad que nos espera. Se acerca un día de 
prueba y de examen para el pueblo de Dios—de hecho, podríamos decir que es una 
puerta—un día en el que Dios va a exponer los corazones y va a revelar la desnudez y 
la pobreza de esta Iglesia Laodicea que profesa ser rico y estar llena de aceite, y no 
tiene necesidad de nada. Es un día en el que nuestra confianza en las experiencias, 
en las bendiciones, en los dones, en los ministerios, en las estructuras carismáticas, 
en la metodología carismática—todo va a ser derribado. El pueblo de Dios en general 
suele sacar soluciones fácilmente. Tiene acceso a una extensa biblioteca de libros de 
éxito, seminarios y talleres que prometen ensanchamiento espiritual personal además 
de realce de la vida de la Iglesia y del Crecimiento de la Iglesia. El criterio parece ser 
éste: ¿Funciona? Si funciona, si al menos parece obrar según los deseos de nuestros 
corazones,  eso  parece  ser  lo  único  que  importa.  Sea  o  no  el  camino  de  Dios,  o  si 
producirá o no el objetivo de Dios, eso no parece importar nada en absoluto. 

La hora de la prueba 

El Señor nos ha advertido que viene una hora de prueba sobre el mundo “para probar 
a los moradores de la tierra “(Apoc. 3.10). Habrá vencedores en esa hora y Dios nos 
ha mostrado la forma de vencer en el día de la hambruna, en el día de la oscuridad y 
del pesimismo, en el día en que Él envíe Su fuego a la tierra. Será un día en el que 
“falte el producto del olivo”, un día en el que no haya “fruto en las vides”. Será un día 
de revelación del valor espiritual de cada uno o de su bancarrota. Que Dios nos ayude 
a  declarar  la  bancarrota  ahorra,  cuando  Él  revela  el  montón  de  deudas  que  no 
tenemos  forma  de  pagar.  Porque  si  declaramos  la  bancarrota  ahora,  podremos
comprar “oro probado en el fuego” y “vestiduras blancas” para vestirnos, y “colirio para 
ungir nuestros ojos” y así, poder ver. 

Las sabias y las insensatas eran todas ellas vírgenes. Todas tenían lámparas—todas 
tenían  sus  lámparas  y  salieron  al  encuentro  del  esposo.  Si  fueran  “doncellas  de  la 
novia”,  puedes  estar  seguro  de  que  la  esposa  exigiría  aún mayor diligencia para su 
preparación que las mismas doncellas. Todas sus lámparas ardían con aceite; porque 
en la medianoche no se levantaron ni encendieron sus lámparas—se levantaron y las 
“limpiaron”. Llegaron a este punto de espera y de adormecimiento, mientras ardían sus 
lámparas;  pero  al  dormirse,  las  lámparas  comenzaron  a  apagarse.  La  luz  de  las 
lámparas de las vírgenes insensatas parecía iluminar tanto como las lámparas de las 
sabias.  Pero  había  una  diferencia,  una  diferencia  que  se  reveló  solamente  en  la 
medianoche.  Las  sabias  habían  traído  consigo  una  provisión  de  aceite  en  sus 
“vasijas”—mientras  que  las  insensatas  confiaban  que  las  lámparas  que  tenían 
seguirían dando luz sin una provisión extra. 

¿Es suficiente el aceite en las Lámparas? 

¿Confías en la lámpara que tienes, en la estructura bajo la que te cobijas, el orden del 
Nuevo Testamento en el que has hallado refugio? ¿O está puesta tu confianza en una 
unión  personal  y  permanente  con  Cristo  mismo?  ¿Confías  en  el  hecho  de  que  has 
recibido  de  Su  Espíritu  y  por  tener  dones  del  Espíritu  y  ciertas  manifestaciones  de 
bendición y de poder en tu vida? ¿O persigues una vida de completa y permanente 
unión con el Señor? 

El  aceite  en  tu  lámpara  se  acabará  pronto.  No  hay  bendición,  experiencia,  don, 
ministerio  o  estructura  de  iglesia  que  mantenga  viva  la  lámpara  en  la  hora  de  la 
prueba. Tener el orden correcto, el patrón apropiado del Nuevo Testamento, la clase 
correcta de estructura o de cobertura, el orden correcto—nada de esto será suficiente. 
Tener  Sus  dones,  Sus  bendiciones,  Sus  ministerios—en  sí  mismos  no  harán  nada. 
Tienen Su propósito, un propósito muy necesario, que no es otro que el de llevarnos a 
esta  relación  de  la  que  estamos  hablando—hacernos  “crecer  en  Cristo”—hasta  la 
“plenitud de Dios” (Efesios 3:18,19; 4:13). Pero ésta no es la visión y la esperanza. Y si 
éste  no  es  el  objetivo  de  nuestras  numerosas  reuniones  en  Su  Nombre—tarde  o 
temprano  la  lámpara  se  secará  y  la  luz  comenzará  a  extinguirse  hasta  apagarse 
completamente. 

Hay  una  sola  manera  de  poder  mantener  el  aceite  que  mantendrá  la  luz  que 
mantendrá  la  visión  de  Su  manifestación  y  que  nos  preparará  para  esa 
manifestación—y  es  por  medio  de  la  unión  con  Él,  que  es  la  Fuente.  No  es  alguna 
nueva doctrina que pueda tomar o dejar. Es la provisión de Dios para Su pueblo en 
una  hora  de  hambruna  y  de  oscuridad.  Tienes  que  comenzar  a  caminar  en 
identificación y unión con Cristo en Su Cruz así como en Su vida. Sólo en Él hay una 
provisión que no falla. No es algo que tengas automáticamente cuando recibes de Su 
Espíritu y participas de Sus dones y bendiciones. Más que eso, estos dones y estas 
bendiciones tienen el propósito de ayudarnos a lo largo del Camino cuando buscamos 
proseguir  hacia  la  apropiación  de  la  muerte  de  la  Cruz  y  de  la  vida  de  resurrección 
hacia la que esos dones y ministerios para nuestra preparación  han de dirigirnos. 

Hay  una  sutil  enseñanza  que  emana  en  esta  hora  de  la  Iglesia  que  dice  algo  así: 
“Olvida esas cosas tan distantes—regresa a lo básico, recibe los dones del Espíritus y 
comienza a trabajar para Dios.” La sutileza de todo ello yace en el hecho de que Dios 
ha dado preciosos dones de Su Espíritu como el medio, y no como el fin. Dones de 
poder  para  ayudarnos,  animarnos,  fortalecernos  en  nuestras  muchas  dificultades;  y 
palabras  de  sabiduría,  de  conocimiento  y  de  fe  para  llevarnos  a  una  permanente
plenitud  con  Él.  Pero  como  el  hombre  siempre  ha  estado  dispuesto  a  hacer. 
Aceptamos la parte en lugar del todo, el medio como el fin. Aceptamos el engranaje 
por  el  edificio.  Nos  gloriamos  en  las  hermosas  flores  de  los  árboles  y  no  nos 
preocupamos si hay manzanas. Admiramos el verde vivo de los campos de trigo y no 
vemos el valor del grano maduro y del trillado, y del apartado de la paja. 

Unión con la Fuente 

Tenemos la respuesta a nuestra necesidad en la visión que Dios vio a Zacarías en el 
momento de la edificación del segundo templo: 

“Y me dijo: ¿Qué ves? Y respondí: He mirado, y he aquí un candelabro todo de oro, 
con  un  depósito  encima,  y  sus  siete  lámparas  encima  del  candelabro,  y  siete  tubos 
para las lámparas que están encima de él; Y junto a él dos olivos, el uno a la derecha 
del depósito, y el otro a su izquierda.” (Zac. 4:2­3). 

No un simple candelero, sino un candelero unido a una inagotable fuente de aceite— 
aceite de oliva—aceite de la cabeza principal y de la fuente. Dios mostró a Zacarías 
que los “olivos” eran los hijos del aceite, los ungidos. Era Cristo, pero era Cristo junto a 
sus  muchos hermanos. Eran hijos del aceite, hijos de la unción—y a través de ellos 
había una inagotable provisión de aceite del candelero de Dios. 

Dios ha concedido a Sus siervos verdaderos dones y ministerios espirituales, pero no 
se para ahí. Son un pueblo que por causa de Su poder preparador, han experimentado 
Su camino y están caminando por Su camino, y están indicando a otros Su Camino. 
Hay una inagotable provisión de aceite—pero tienes que comprarlo por ti mismo. No 
puedes prestarlo de tu líder, de tu pastor, de tus maestros. Y cuando lo halles (o más 
bien a Él), no puedes venderlo a nadie más. No puedes delegarlo a otros. No puedes 
darlo aunque desees fervientemente compartirlo con otros. Uno debe andar con Él y 
aprender Sus caminos—escuchando Su voz y haciendo Su voluntad. Asociarte con los 
ungidos de Dios no es suficiente. Al ministrar ellos desde el corazón de Dios, querrán 
llevarte a esa unión con Cristo porque saben que no estarás preparado para avanzar 
en esta hora de la medianoche para encontrarte con el Esposo a menos que entres en 
esta unión vital con Aquel que es la Fuente. Tienes que comprar el aceite por ti mismo, 
si es que quieres tenerlo. Y tendrás que comprarlo ahora. En la medianoche, que está 
muy cerca, no tendrás oportunidad para comprarlo. 

¿Cuál es el precio? 

¿Cuál es el precio? Sería difícil para mí decirlo explícitamente. Pero el Señor te lo va a 
mostrar si realmente quieres conocer y pagar el precio. La etiqueta del precio no es 
conforme al valor del aceite, porque esta provisión inagotable no vale dinero ni tiene 
precio realmente.  Pero si hay una etiqueta de precio y tendrás que descubrirla por ti 
mismo. Puede ser alguna cosa terrenal insignificante que haya cegado tus ojos a las 
verdaderas riquezas. Pero también podría ser un cierto grado de logro espiritual al que 
detestes  renunciar  para  poder  tener  Su  plenitud.  Incluso  podría  ser  un  ministerio, 
grande  o  pequeño—lleno  de  verdad,  lleno  de  aceite,  lleno  de  bendición—pero  que 
saldrá en la oscuridad de la noche si no lo entregas por completo a Él por el precio del 
supremo  llamamiento  de  conocerle.  La  etiqueta  del  precio  simplemente  revela  la 
pequeñez de tu propio corazón y la lucha por la que hay que pasar para poder recibir 
las riquezas de Su gracia. 

Podría ser cualquier cosa—pero tiene que ser todo. Porque solo al abandonarlo todo 
lo que tenemos, que podemos recibirlo todo de Él. Estas bendiciones y dones, estas 
capacidades son solo manifestaciones de Él mismo. Son buenas pero solo pretenden
llevarnos  hacia  Él,  a  la  plenitud,  a  la  Fuente  principal.  Si  fallan  en  esto,  pronto  se 
secarán y morirán. 

“Escudríñanos, Oh Señor, y conócenos. Pruébanos y conoce nuestros pensamientos. 
Sigue  enviando  tu  Palabra  a  nuestros  corazones  para  que  tu  pueblo  pueda  vender 
todo  lo  que  tenga  rápidamente  y  comprar  esta  preciosa  e  inagotable  provisión  de 
aceite.  Porque  ciertamente  la  noche  se  acera.  Y  muy  pronto  tendremos  que  salir  al 
encuentro del Esposo bajo la iluminación, la unción y la dirección de Tu Espíritu”. 

Cuando  Jesús  vino  la  primera  vez,  fueron  precisamente  los  que  disponían  de 
abundante conocimiento de las Escrituras los que no le reconocieron—mientras que 
los  corazones  humildes  y  de  baja  condición  estaban  preparados  para  verle.  ¿No 
podemos  aprender  de  lo  que  sucedió  en  Su  primera  venida  al  esperar  Su  segunda 
venida? 

Es evidente que va a haber manifestaciones externas muy repentinas y dramáticas en 
Su  segunda  venida.  Pero  también  es  evidente  que  habrá  aspectos  de  Su 
manifestación que solo reconocerán aquellos que tengan ojos para ver y oídos para 
oír.  Pablo  vio  al  Señor  en  tal  esplendor  de  Su  gloria  que  se  quedó  ciego.  Pero  los 
compañeros  que  viajaban  con  Él  no  vieron  nada  y  solo  pudieron  escuchar  sonidos 
ininteligibles. Y sin embargo todo sucedió al mismo tiempo y en el mismo lugar. Se que 
esto no fue en la primera venida del Señor. Ni tampoco en Su segunda venida. ¡Pero 
Pablo  lo  vio!  Fue  una  aparición  del  Señor  tan  real  como  Su  aparición  a  Pedro,  a 
Santiago y a Juan y a los otros discípulos (1ª Cor. 15:5­8). Cinco vírgenes Le vieron y 
caminaron  en  Su  presencia,  mientras  que  las  vírgenes  insensatas  no  Le  vieron.  Él 
viene como “ladrón en la noche” a los que no están caminando en la luz—sino en el 
brillo de Su gloria a los que si están caminando en la luz (1ª Tes. 5:2,4). 

Estas  cosas  pueden  ser  muy  inquietantes  para  las  mentes  teológicas,  porque  la 
teología  debe  estar  preparada  para  arreglar  las  Escrituras  de  modo  que  puedan 
establecer  con  precisión  la  forma  en  que  será  la  venida  del  Seor.  Pero  Dios  no  se 
revela a Sí mismo de esta forma. En todas las parábolas, en todas las exhortaciones 
en las epístolas, hay tanto ánimo como advertencia al pueblo de Dios: que Él puede 
aparecer en cualquier momento, y que los que Le vean cuando se manifieste serán los 
que hayan estado buscándole, esperándole y deseándole (lee Mat. 24:44; 25:10; 1ª 
Tes. 1:10; Tit. 2:13: Heb. 9:28; 1ª Juan 3:2,3). 

Pero no quiere decir que todo lo que tenga que ver con la segunda venida tenga que 
tener  lugar  en  un  mismo  momento  en  el  marco  del  tiempo.  Se  necesitaron  33 años 
para el cumplimiento de todas las profecías en relación con Su primera venida. Y no 
tenemos  forma  de  saber  cuántos  años  pueden  pasar  para  que  el  cumplimiento  de 
todos los aspectos de Su segunda venida sean revelados. Pero recordemos que los 
que Le buscaron intensamente y cuyos corazones estaban preparados, Le vieron en el 
Día de Su manifestación, simplemente porque estaban caminando con Dios y porque 
tenían ojos para ver lo que el mundo no podía ver. No podemos dejar de reconocerle 
si  estamos  buscándole  constantemente.  Y  Dios  nos  libre  de  que  cualquiera  de 
nosotros sea hallado en compañía de los que andan por ahí dando conferencias sobre 
hermosas tablas en relación con la segunda venida, mientras la esposa de Cristo esté 
festejando con Su Señor “en la cena de bodas del Cordero”. 

Capítulo 4 ­­ La Consagración del Sacerdote
Coronado con Aceite – George H. Warnock 

CAPÍTULO 4 ­­ LA CONSAGRACIÓN DEL SACERDOTE 

“Toma a Aarón y a sus hijos con él, y las vestiduras, el aceite de la unción, el becerro 
de la expiación, los dos carneros, y el canastillo de los panes sin levadura” (Lev. 8:2). 

Aarón  no  entra  lleno  de  valor  en  el  santuario  jactándose:  “Nací  sacerdote,  tengo 
derecho  de  estar  aquí”.  Es  cierto,  nació  para  ser  sacerdote.  Y  del  mismo  modo 
nosotros  nacimos  en  la  familia  de  Dios  para  ser  “real  sacerdocio”  y  para  ofrecer 
“sacrificios espirituales” a Dios. 

Pero  si  nacemos  para  ser  sacerdotes,  también  nacemos  para  estar  consagrados  al 
Señor,  para  conocer  el  sacrificio,  para  conocer la purificación, para estar totalmente 
separados para Dios, para ser Su Santo Templo en la tierra. Consideremos algunas de 
las cosas que había que hacer para la consagración de Aarón y de sus hijos para el 
ministerio sacerdotal. 

Eran lavados con Agua 

Eran desnudados completamente de sus ropas y lavados con agua pura en el lavatorio 
(Lev. 8:6). Somos lavados por la sangre de Cristo, eso es cierto. Pero Su sangre fue 
derramada hace casi 2000 años; y es la Palabra viva de Dios la que ahora contiene los 
ingredientes  de  esa  preciosa  sangre.  Jesús  dijo,  “Ya  vosotros  estáis  limpios  por  la 
palabra  que  os  he  hablado”  (Juan  15:3).  Del  mismo  modo  que  para  la  limpieza  del 
leproso  había  una  vasija  que  contenía  el  agua  viva  que  había  que  mezclar  con  la 
sangre  del  ave  expiatoria,  así  la  palabra  viva  que  es  ahora  traída  a  nosotros  por  el 
Espíritu, contiene y nos ministra la eficacia de la sangre de Cristo (Lee Levítico 14:5­ 
7). 

“Este es el que vino mediante agua y sangre, Jesucristo; no sólo con agua, sino con 
agua  y  con  sangre.  Y  el  Espíritu  es  el  que  da  testimonio,  porque  el  Espíritu  es  la 
verdad.” (1ª Juan 5:7). ¿Qué clase de agua? La palabra, pero la palabra viviente—la 
palabra  que  Él  era,  la  palabra que Él les dio. La palabra sobre la sangre del Nuevo 
Pacto. La palabra en relación con seguirle, con tomar la Cruz, con aborrecer nuestras 
vidas  y  perdernos  por  Su  causa,  la  palabra  en  relación  con  caminar  en  abnegación 
total y de permanecer en unión con la Vid. 

Fueron vestidos con nuevas vestiduras 

“Y puso sobre él la túnica, lo ciñó con el cinturón, lo vistió con el manto y le puso el 
efod; y lo ciñó con el cinto tejido del efod, con el cual se lo ató.” (Lev. 8:7). 

Desligados  de  las  viejas  vestiduras,  lavados  en el lavatorio, y después vestidos con 


vestiduras especialmente para ellos, “para gloria y hermosura” (Éxodo 28:2). No fueron 
simplemente lavados y revestidos con sus viejas vestiduras. Ni siquiera con vestiduras 
limpiadas a conciencia en la tintorería. Tenían que ser nuevas vestiduras, vestiduras 
sacerdotales. Eran vestiduras de Su propio diseño, “para gloria y para hermosura”— 
vestiduras  que  mostrarían  la  gloria  del  Señor  y  la  hermosura  de  Su  santidad.  Estas 
vestiduras eran hechas de forma intrincada y preparadas conforme a la artesanía de 
hombres  que  tenían  la  sabiduría  de  Dios.  Nuestra  ropa  nueva  es  conforme  a  las 
operaciones y los tratos de Dios. Había un pectoral, un efod, una capa y una túnica 
bordada,  una  mitra y un cinto” (Éxodo 28:4). Después, sobre los dos hombros de la 
prenda    llamada  “efod”,  parecida  a  un  chaleco,  había  “dos  piedras”  en  las  que iban
grabadas  los  nombres  de  los  hijos  de  Israel  (Éxodo  28:11).  De  modo  que  cuando 
Aarón se ponía delante del Señor, llevaba de hecho “los nombres de los hijos de Israel 
delante del Señor sobre Sus dos hombros” (v. 12). 

La coraza de Justicia 

Ahora  bien,  una  pieza  llamada  “pectoral  de  juicio”  se  abrochaba  al  efod—también 
hecha  de  de  “obra  ingeniosa”,  y  se  abrochaba  al  efod  con  cadenas  de  oro,  una 
especie de delantal. Sobre el pectoral había cuatro filas de piedras preciosas, tres en 
cada fila, en total doce piedras, cada una de ellas representando a cada una de las 
tribus de Israel. Era llamado pectoral de juicio porque como Aarón estaba delante del 
Señor, llevaba “el juicio de los hijos de Israel sobre su corazón delante del SEÑOR” 
(Éxodo 28:30). Sobre sus hombres llevaba los nombres en el lugar del poder y de la 
fuerza.  Pero  sobre  su  corazón  llevaba  los  nombres  en  el  lugar  del  amor  y  de  la 
misericordia.  Se  denominaba  la  coraza  de  juicio  porque  todo  lo  que  nuestro  Sumo 
Sacerdote  hace  en  los  cielos  en  la  administración  de  Su  sacerdocio,  lo  hace  en 
rectitud y en justicia, así como en amor y en misericordia. Sabemos que cuando Dios 
condena,  o  si  condena,  lo  hace  porque  es  un  Dios  justo  y  santo.  Pero  nos  damos 
cuenta  de  que  cuando  Él  nos  justifica,  lo  hace  también  porque  Él  es  santo  y  justo. 
Cristo  murió  porque  nos  amaba.  Pero  la  justificación  es  un  término  legal.  Dios  nos 
justifica  como  Juez  justo.  Aarón  estuvo  delante  del  propiciatorio  con  la  coraza  de 
justicia  atada  al  efod.  Consideremos  el  propiciatorio  en  el  entorno  del  Nuevo 
Testamento. 

“Siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en 
Cristo  Jesús,  a  quien  Dios  exhibió  públicamente  como  propiciación  por  su  sangre  a 
través  de  la  fe.”  (Rom.  3:24,25).  La  palabra  “propiciación”  es  traducida  como 
“propiciatorio” en Hebreos 9:5; y esto se refiere a la tapa sobre el arca del pacto, ante 
la  que  el  sumo  sacerdote  permanecía  el  día  de  la  expiación,  cuando  entraba  en  el 
Lugar Santísimo. Es ahí donde él rociaba la sangre expiatoria a favor de los hijos de 
Israel. 

Ahora  Cristo  nuestro  Propiciatorio  declara  que  Dios  es  justo  al  remitir  nuestros 
pecados: “como demostración de su justicia, porque en su tolerancia, Dios pasó por 
alto  los  pecados  cometidos  anteriormente”  (Rom.  3:25).  Dios  perdonó  y  remitió  los 
pecados  pasados  de  Su  pueblo  por  causa  de  los  sacrificios  que  ellos  traían.  ¿Pero 
como podría verse a Dios como a un Dios justo, al aceptar la sangre de un animal por 
el pecado del hombre contra su creador? Pablo nos recuerda que era por causa de la 
tolerancia de Dios que Él podía remitir los pecados, puesto que Él mismo esperaba el 
día de la Cruz, cuando Él sería completamente vindicado y declarado justo al aceptar 
los sacrificios de toros y cabras que jamás podían quitar los pecados. 

Pero el apóstol va más allá: “Con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin 
de  que  él  sea  el  justo,  y  el  que  justifica  al  que  es  de  la  fe  de  Jesús.”  (Rom.  3:26). 
¿Podemos alcanzar a entender el significado de esto? Somos salvos por el amor y la 
misericordia de Dios, esto es verdad. Pero Dios quiere que sepamos que en virtud de 
la  Cruz,  somos  justificados  o  declarados justos por decreto justo del Juez del Cielo. 
Ningún juez terrenal podría hacer algo así. Pero si lo hiciera, ¿Cómo podría mostrarse 
justo al hacerlo? Pero así de maravillosos y de inescrutables son los juicios de Dios, 
así de grande y de efectiva fue la obra de la Cruz, que cuando Dios el Juez declara 
justo al creyente pecador, precisamente mediante esta misma declaración, Él se está 
revelando a sí mismo totalmente justo y recto. Y así, el salmista dice: “La misericordia 
y la verdad se encontraron; La justicia y la paz se besaron.” (Salmos 85:10).
¿Dónde sucedió esto? ¡En el propiciatorio! Y por eso en cada extremo del propiciatorio 
en el Antiguo Testamento había figuras de querubines, hechas de oro sólido—una en 
frente de la otra, pero mirando hacia la sangre rociada del sacrificio. La Misericordia y 
la  verdad  se  unieron.  Los  querubines  que  un  día  fueron  puestos  en  la  entrada  del 
Edén para impedir al hombre acceso a la presencia del Dios santo contra el que había 
pecado—están  ahora  en  el  propiciatorio  para  dar  otra  vez  la  bienvenida  al  hombre 
pecador a la presencia de Dios. 

Esta es la verdad que hizo que el mundo ardiera durante la Reforma, cuando Dios por 
Su Espíritu comenzó a alumbrar la luz de la verdad de la “justificación” que había sido 
casi  completamente  oscurecida  de  los  ojos  de  los  hombres  y  estorbada  por  la 
esclavitud y el ritual religiosos.  “El justo vivirá por la fe” era la palabra que Dios hizo 
viva a Martín Lutero. Sólo Dios por Su Espíritu Santo puede hacer que esto sea una 
revelación  viva  en  los  corazones  y  las  mentes  de  los  hombres.  Y  necesitamos  esta 
revelación si vamos a caminar en la justicia de Cristo. Necesitamos saber que estas 
vestiduras  de  Su  justicia  son  nuestras  gratuitamente  si  vamos  a  tener  fe  para 
ponérnoslas y llevarlas. 

El Acusador de los Hermanos 

Ahora bien, Cristo es nuestro Sumo Sacerdote, el que lleva nuestros nombres delante 
del trono del juicio en los Cielos, recomendándonos ante Dios y Su Santa presencia. 
Pero  hay  uno  que  persiste  en  acusarnos  delante  de  Dios  cuando  tiene  y  si  tiene  la 
oportunidad. 

“Me  mostró  al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y 


Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te 
reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es éste 
un tizón arrebatado del incendio? Y Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba 
delante del ángel” (Zac. 3:1­3). 

Podemos estar seguros de que cuando el pueblo de Dios se ponía manos a la obra en 
la tarea de restaurar el sacerdocio, habría contratado a los mejores sastres en Israel 
para  confeccionar  esas  vestiduras  sacerdotales.  Podemos  estar  seguros  de  que 
fueron  limpiados  y  purificados.  Pero  Zacarías  era  un  profeta,  y  Dios  le  estaba 
mostrando al sumo sacerdote, tal y como Él lo veía. Dios veía “vestiduras viles”, y esto 
daba a Satanás ocasión para acusarle delante de Dios. 

Pero  una  palabra  de  Dios  era  suficiente  para  silenciar  al  Acusador:  “Jehová  te 
reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es éste 
un tizón arrebatado del incendio?” Una palabra de reproche de nuestro intercesor en 
los cielos es todo lo que se necesita para “purgar nuestra conciencia de obras muertas 
para  que  sirváis  al  Dios  vivo”.”¿Quién  es  el  que  condena?  Cristo  Jesús  es  el  que 
murió,  sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que 
también intercede por nosotros.” (Rom. 8:34). 

Nos gloriamos en el hecho de que Dios nos ha justificado gratuitamente por Su gracia. 
Pero Dios no nos da vestiduras santas para que las veamos y las admiremos. 

“Y éste habló, y dijo a los que estaban delante de él: Quitadle las ropas sucias. Y a él 
le dijo: Mira, he quitado de ti tu iniquidad y te vestiré de ropas de gala.” (Zac. 3:4).
Quita y Pon 

¡Se  trata  de  un  cambio  de  vestiduras,  amados!  No  las  viejas  vestiduras  lavadas  y 
vueltas a poner. No se trata de un refinamiento de nuestra naturaleza. No se trata de 
tu  elocuencia  refinada  y  dada  a  Dios.  Tampoco  se  trata  de  tus  talentos  musicales 
refinados  y  dados  a  Dios.  Ni  tu  capacidad  ejecutiva,  tus  talentos  profesionales  y 
empresariales,  refinados  primero  y  dados  a  Dios.  No  son  las  viejas  vestiduras  en 
absoluto, sino las nuevas, para gloria y hermosura. 
“ 
Pero ahora desechad también vosotros todas estas cosas…, y os habéis vestido del 
nuevo hombre, el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento, conforme a 
la imagen de aquel que lo creó.” (Col. 3:8­10). 

Si, tenemos nuestras propias personalidades distintas de nacimiento. Pero no sigamos 
excusándonos. “Bueno, así es como soy”. Puede que sea cierto. ¿Pero es así como 
Dios quiere que seamos? 

Dios nos hace como somos para poder se recreados en lo que Él quiere que seamos. 

Hace la flor para que se convierta en el fruto. 

Hace al gusano para que se convierta en la mariposa. 

Quiere cambiarnos. No quita de nosotros nuestra personalidad particular. Pero quiere 
producir  algo  completamente  nuevo.  Quiere  producir  una  revolución  en  nuestras 
personalidades para que lo que Dios ve, y lo que nosotros vemos, y lo que el mundo 
vea sobre nosotros—sea una Nueva Creación. Como “escogidos de Dios”, Él quiere 
revestirnos  de  “misericordia,  benignidad,  humildad  de  mente,  mansedumbre, 
paciencia, de capacidad para soportarnos y perdonarnos unos a otros… como Cristo 
nos perdonó.” (Col. 3:12,13). 

Qué  esencial  es  que  los  que  profesamos  funcionar  en  el  ministerio  sacerdotal 
lleguemos  a  ese  punto  de  entrega  total  al  Señorío  del  Espíritu  de  Dios  en  nuestras 
vidas. Porque solo el Espíritu de Dios puede capacitarnos para ministrar justicia a Su 
pueblo.  No  podemos  quitarnos  las  “vestiduras  viles”  solo  diciendo,  “¡Me  las  quito!”. 
Sólo la “ministración del  Espíritu” puede hacer eso (2ª Cor. 3:6). No es sorprendente 
que  haya  tanta  muerte  en  medio  de  nosotros.  Las  formas  pueden  estar  ahí:  la 
alabanza,  la  adoración,  la predicación, la enseñanza—pero si el Espíritu de Dios no 
está  alcanzando  hasta  el  corazón  de  Dios  y  tomando  las  cosas  de  Cristo  para 
“mostrárnoslas”  a  nosotros—a  pesar  de  nuestra  justicia  de  verdad  y de doctrina, no 
habrá una ministración vital del Espíritu de Cristo en medio de nosotros. 

Una mitra santa y una Corona de Oro 

“Después puso la mitra sobre su cabeza, y sobre la mitra, en frente, puso la lámina de 
oro, la diadema santa, como Jehová había mandado a Moisés.” (Lev. 8:9). 

Coronado con una lámina de oro, y sobre la lámina, las palabras grabadas: “Santidad 
a JEHOVÁ”. 

“Y estará sobre la frente de Aarón, y llevará Aarón las faltas cometidas en todas las 
cosas santas” (Éxodo 28:38). 

Ahora bien, Aarón no estaba jactándose en cuánto al hombre tan santo que él era. En 
lugar  de  eso,  esto  es  lo  que  estaba  diciendo:  “Estoy  completamente  consagrado  al
servicio  de  Dios—mi  mente,  mis  pensamientos,  mi  estilo  de  vida  por completo, esta 
consagrados a los santos caminos de Dios. Y no es por causa mía que lo hago, sino 
por Su causa y por causa del pueblo de Dios, Israel. Es su iniquidad la que yo llevo, 
para que puedan conocer la salvación de Dios.” Era una confesión que por causa de 
su  alto  llamamiento,  estaba  totalmente  entregado  a  Dios,  a  Sus  propósitos  y  al 
ministerio del Santuario. 

Jesús  dijo:  “Y  por  ellos  yo  me  santifico  a  mí  mismo,  para  que  también  ellos  sean 
santificados en la verdad.” (Juan 17:19). 

Ungido con Aceite santo 

“Derramó  del  aceite  de  la  unción  sobre  la  cabeza  de  Aarón,  y  lo  ungió  para 
santificarlo.” (Levítico 8:12). 

Cuando David vio al pueblo de Dios reunido en adoración, fue inspirado a decir: ¡Mirad 
cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el 
buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja 
hasta el borde de sus vestiduras.” (Salmos 133:1,2). 

¡Si los sacerdotes de Dios descubrieran que somos participantes de la “misma unción” 
con la que nuestro Sumo Sacerdote es ungido! ¡Y que solo participamos de esa misma 
unción  cuando  estamos  revestidos  de  sus  vestiduras  santas!  ¡Que  Dios  no  unge 
nuestra  naturaleza  carnal, ni nuestras palabras carnales, sino solo las vestiduras de 
Cristo  mismo!  ¡Y  que  solo  participamos  de  esta  unción  cuando  las  gotitas  de  este 
aceite fluyen sobre nosotros desde la barba del Anciano de Días en los cielos! 

“Por  lo  cual  te  ungió  Dios,  el  Dios  tuyo,  con  óleo  de  alegría  más  que  a  tus 
compañeros.” (Heb. 1:9). 

El carnero de la consagración 

Había dos carneros para ofrecer, uno como holocausto y el otro como el carnero de 
las “consagraciones”. (Lev. 8:18,22). 

El holocausto es principalmente una ofrenda de la voluntad; por cada servicio a Dios 
debemos proceder de una entrega a hacer Su voluntad y no la nuestra. “Lo ofrecerá; 
de su voluntad…” (Lev. 1:3). 

Es la ofrenda de Cristo la que supera y sustituye a todas las otras ofrendas: 

“Sacrificio y ofrenda no te agrada; 
Has abierto mis oídos; 
Holocausto y expiación no has demandado. 
Entonces dije: He aquí, vengo; 
En el rollo del libro está escrito de mí; 
El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, 
Y tu ley está en medio de mi corazón” 
(Salmos 40:6­8). 

La ofrenda del “carnero de las consagraciones” era una ofrenda de un orden más alto 
que los holocaustos en general. En esta ofrenda, Aarón y sus hijos eran consagrados 
por sangre y después por aceite:
“Tomó Moisés de la sangre, y la puso sobre el lóbulo de la oreja derecha de Aarón, 
sobre el dedo pulgar de su mano derecha, y sobre el dedo pulgar de su pie derecho.” 
(Lev. 8:23,30). 
Sangre sobre la oreja, para que pudieran escuchar con oídos que han sido limpiados, 
purgados y avivados para conocer Su voz. Sangre sobre el dedo pulgar, para que las 
obras  de sus manos puedan ser las obras de Cristo y no las suyas propias. Sangre 
sobre el pulgar del pie parea poder caminar por camino puro y santo. 

Y  después  las  mismas  vestiduras  eran  rociadas  con  sangre  y  aceite,  para  que 
pudieran ser completamente santificadas para el ministerio del sacerdocio. 

De modo que tenemos de nuevo los tres testigos: lavados en agua pura, para poder 
ser  vestidos  con  las  vestiduras  de  gloria y hermosura. Consagrados por la sangre y 
ungidos por el aceite. No había limpieza en el lavatorio mismo—no es por la letra de la 
palabra, sino por la palabra viva, por el agua mezclada con la sangre. “El Espíritu es el 
que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad.” (1ª Juan 5:6). 

Podemos  hablar  mucho,  predicar  mucho,  tener  mucha  enseñanza  de  la  palabra,  y 
podemos  tener  los  hechos  sobre  la  redención  y  la  sangre.  Pero  que  Dios  cierre 
nuestras bocas y que perezca nuestro testimonio de la tierra si el Espíritu de Dios no 
da testimonio de lo que estamos diciendo y haciendo. Porque sólo Él es Verdad. Sólo 
Él es el Testigo Fiel y Verdadero en la tierra, como Cristo lo es en los Cielos. 

Capítulo 5 ­­ Ingredientes del Aceite Santo
Coronado con Aceite – George H. Warnock 

Capítulo 5 ­­ Ingredientes del Aceite Santo 

Hemos  hablado  del  aceite  del  candelero  que  daba  luz  en  el  santuario.  Pero  ahora 
queremos  hablar  de  los  ingredientes  del  aceite  de  la  unción  que  se  usaban  para  la 
unción del sacerdocio y del tabernáculo. 

“Tomarás  especias  finas:  de  mirra  excelente…,  y  de  canela  aromática…de  cálamo 
aromático…, de casia… y de aceite de olivas... Y harás de ello el aceite de la santa 
unción.” (Éxodo 30:23­25). 

(1)  Mirra  excelente  (también  traducida  como  “mirra  líquida”).  La  mirra  era  una 
resina olorosa que rezumaba el arbusto de la mirra. Pero era “amarga”, y eso 
es  exactamente  lo  que significa la palabra “mirra”. Como recordarás, la mirra 
era uno de los dones que los sabios trajeron a Jesús en Su nacimiento. Porque 
había de ser “varón de dolores” en Su vida y en Su muerte. Su verdadero gozo 
brotaba  de  la  obediencia  a  Su  Padre  Celestial,  y en Su relación permanente 
con Él. Él no se gloriaba en Su ministerio, en Sus obras, en Sus logros—daba 
toda  la  gloria  al  Padre  que  era  quién  hacía  todas  Sus  poderosas  obras  por 
medio de Él. 

¿No  nos  hemos  preguntado  a  veces  como  es  posible  que  hombres  que  han 
tenido  una  gran  unción,  hayan  carecido  de  la  gracia  y  de  la  hermosura  del 
Espíritu en sus vidas? Es porque han rehusado permitir que la mirra se mezcle 
con  el  aceite  en  los  laboratorios  de  Dios.  El  camino  del  discipulado  ha  sido 
pervertido para significar simplemente el llegar a someterse a algún ministerio o 
alguna  clase  de  sistema  de  iglesia.  Los  hombres  simplifican  el  camino  del 
discipulado  eliminando  la  mirra.  Simplemente  sujétate  a  nuestra  “cobertura”. 
Simplemente involúcrate en nuestro “orden de iglesia”. Simplemente reconoce 
a “nuestro profeta” o a “nuestro apóstol”, si quieres ser un verdadero discípulo. 
Pero  a  pesar  de  todas  las  garantías  que  ellos  puedan  darnos,  el  camino  del 
discipulado demanda tanto hoy como cuando Jesús advertía a Sus discípulos: 

“El que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo…” 

“Así,  pues,  cualquiera  de  vosotros  que  no  renuncia  a  todo  lo  que posee, no 
puede ser mi discípulo.” (Lucas 14:27.33). 

(2)  Canela Aromática. La canela dulce era de la corteza del arbusto de la canela 
y tenía una cierta dulzura aromática. El significado raíz de la palabra es “erigir” 
o  “estar  en  pie”.  El  aceite  santo,  si  está  compuesto  verdaderamente  por  el 
boticario,  hará  que  el  pueblo  ungido  de  Dios  ande  rectamente,  camine  en 
verdad.  Del  Hijo  ungido  dice  que  “has  amado  la  justicia  y  aborrecido  la 
iniquidad”. Nos gloriamos en la justificación—en la justicia imputada de Cristo 
que  recibimos  por  la  fe.  Pero  si  verdaderamente  recibimos  esta  justicia  y 
caminamos  en  ella,  vamos  a  aborrecer  la  iniquidad.  Estas  dos  cosas  se 
excluyen mutuamente. La verdad y el engaño no pueden co­existir. La justicia y 
la iniquidad no pueden co­existir. Una cubrirá a la otra y terminará por excluirla. 

No es difícil discernir un montón de moscas muertas en la unción hoy día. “Las 
moscas  muertas  hacen  heder  y  dar  mal  olor  al  perfume  del  perfumista” 
(Eclesiastés 10:1).
(3)  Cálamo Dulce. La palabra “cálamo” ha sido traducida como “vara” o “bastón”, 
y una vez como “rama” (para las ramas del candelero). (Lee Isaías 42:3; 43:24; 
Éxodo 25:33). Y así como Juan el Bautista (que parecía ser una rama sacudida 
por el viento”), el cálamo dulce es una vara de fortaleza, un canal, una rama 
por la que el aceite puede fluir. Es la misma palabra que se utiliza para el “tallo” 
sobre el que se forman  y maduran los granos de maíz (Lee Génesis 41:5). Un 
tallo alargado, aparentemente sin ningún valor en particular; pero la vida fluye 
por  él  y  hace  que  crezca  el  fruto  y  que  madure.  No hay nada pretencioso al 
respecto. “No busca lo suyo”. Simplemente quiere ser un canal para el aceite, 
el tallo por el que pueda fluir la vida para producir el fruto del Espíritu y para 
producir la vida de Cristo en otros. Pablo llevaba consigo un “tesoro” en “vasos 
terrenales”. La razón era para que la “excelencia del poder fuera de Dios, y no 
de nosotros”. (2ª Cor. 4:7). Una vara en mano de Moisés mientras cuida de las 
ovejas  en  Madián  se  convierte  en  “la vara de Dios” cuando viene delante de 
Faraón.  El cayado del pastor se convierte en un cetro de poder y de autoridad. 
“Una  vara  sacudida  por  el  viento”  golpea  con  temor  en  el  corazón  de  un 
poderoso y malvado Faraón. Un hombre esposado hace que otro gobernador 
“tiemble”. En Su juicio, los soldados tejen las zarzas para convertirlas en una 
corona de espinas y para ponérsela en la cabeza a Jesús, colocando una vara 
endeble en Su mano y aclamándole “Rey de los Judíos” en tono burlesco. Pero 
en la sabiduría de Dios y en la sabiduría de la Cruz, esa “vara” se convierte en 
Su  cetro  de  dominio  real  sobre  toda  la  creación.  La  corona  que  Él  llevó  se 
convierte en la corona del Rey ungido que reina eternamente sobre la colina de 
Sión, Rey de reyes y Señor de señores. 

¿Cómo  entonces  los  reyes  y  señores  inferiores  del  Reino  de  los  Cielos  se 
jactan de cetros de vara de hierro y de coronas de oro? Parece que pensaran 
que  Jesús  se  convirtió  en  el  Cordero  para  que  ellos  pudieran  convertirse  en 
leones.  Que  Jesús  tomó  forma  de  “siervo”  (esclavo)  para  que  ellos  pudieran 
tomar forma de reyes. 

(4)  Casia. La casia era también la corteza de un arbusto. Y su significado raíz es 
“marchitado”.  Procede  la  misma  raíz  que  la  palabra  “postrarse”  cuando  se 
refiere  al  siervo  de  Abraham  postrando  su  cabeza  y  adorando  al  Señor  en 
humildad  de  corazón  (Gén.  24:26).  Es  también  la  palabra  utilizada  para 
“espalda encorvada”, cuando David se humilló en reverencia delante de Saúl 
(1ª Samuel 24:8). 

La  carne  puede  producir  una  humildad  burlona  y  legalista.  Pero  estamos 
hablando  de  un  verdadero  temor  y  adoración  reverencial,  inherentes  en  el 
aceite de la unción de los laboratorios de Dios. La risita atolondrada y el gozo 
en  muchos  de  nuestros  lugares  de  “adoración”  no  tiene  nada  que  ver  con la 
unción santa. La felicidad, el gozo y el entretenimiento casi han desplazado a la 
casia de la casa de Dios. Todo este entretenimiento musical  profesional que 
tenemos hoy día no tiene nada que ver en absoluto con la verdadera unción. La 
verdadera unción es principalmente un estado de ser, no un acto que obras en 
el  momento  del  servicio  religioso.  Jesús  habla  sobre  los  “verdaderos 
adoradores”,  y  no  meramente  sobre  el  acto  de  la  adoración.  Sólo  cuando  te 
conviertes en un adorador puedes verdaderamente “adorar al padre en Espíritu 
y en verdad” (Juan 4:23). Busquemos ministrar a Cristo, para que los hombres 
se conviertan en adoradores, en lugar de tratar de estimular la “adoración” en 
un servicio religioso. 

¿Sabías que la primera mención de la palabra “adoración” en la Biblia tiene que 
ver con la ofrenda de Isaac sobre el altar de Moriah? La verdadera adoración
es simplemente eso: darlo todo a Dios en entrega total. Le das gloria, honra y 
acción  de  gracias  en  la  alabanza;  pero  en  la  adoración  hay  un  “postrarse” 
delante de Él en entrega total a Su Señorío. Y así, después de exaltar al Señor 
con  el  cántico,  la  alabanza  y  la  gratitud,  el  salmista  prosigue  y  clama  por  la 
adoración: 

“Venid,  adoremos  y  postrémonos;  Arrodillémonos  delante  de  Jehová  nuestro 


Hacedor.” (Salmos 95:6). 

La verdadera adoración lleva a una entrega total a Su voluntad. La verdadera 
adoración suaviza el corazón para que podamos oír Su voz y nos condiciona a 
caminar en línea con Dios. Dios, oramos, mézclanos con la casia de Tus tratos 
llenos de gracia para que podamos conocer la plenitud del aceite de Tu unción. 

(5)  Aceite  de  Oliva.    El  aceite  de  oliva  es  usando  constantemente  en  las 
Escrituras  como  un  tipo  del  Espíritu  Santo.  Pero  el  aceite  de  la  unción  se 
mezcla  con  todos  estos  ingredientes  que  hemos  mencionado  para  describir 
más claramente los atributos del Espíritu de Dios, cuya presencia en nuestras 
vidas hará extender la fragancia de Cristo. Él viene a nuestras vidas para hacer 
real  a  nosotros  al  Señor  Jesús,  y  para  brillar  desde  nuestras  vidas  en  la 
hermosura de la santidad. 

El Arte del Perfumista 

¿Entendemos  ahora  la  razón  por la qué los hombres pueden ser ungidos de Dios y 


aún  así,  faltarles  la  gracia,  la  santidad,  la  hermosura  de  Cristo?  Es  porque  no  han 
conocido los procesos de Dios en Sus laboratorios divinos. ¡Como hemos tratado de 
tomar  los  ingredientes  de  Su  gracia  y  mezclarlos  en  nuestras  vidas  para  que  las 
virtudes  de  Su  propio  carácter  y  excelencia  puedan  fluir!  ¡Y  como  hemos  fracasado 
estrepitosamente! 

Ahora  entendemos  por  qué.  No  hemos  estado  dispuestos  a  sufrir  la  mezcla  de  las 
virtudes de Cristo según el “arte del perfumista”. Sólo Dios conoce el secreteo de este 
arte  “maravilloso”.  Pero  Él  comparte  Sus  secretos  aquí  y  ahí  cuando  estamos 
dispuestos a someternos a Sus caminos. Y al hacerlo, descubrimos que la unción es 
más fragante, más agradable a los ojos de Dios, y más edificante a las vidas de Su 
pueblo. La amargura de la mirra quita la amargura de circunstancias, de desengaños 
del pasado, y de las muchas heridas echas a nosotros en las batallas de la vida. Hay 
una fragancia y una dulzura de nuestras vidas que no habríamos conocido a menos 
que nos hallásemos a nosotros mismos aplastados y pulverizados en los morteros del 
perfumista de Dios. Descubrimos que la rama golpeada de nuestro cálamo nunca está 
realmente rota, que el lino humeante no está apagado. Más bien, Dios nos ha llevado 
por este camino para prepararnos para una unción mucho más rica, una unción mucho 
más pura, un aceite santo que coronaría nuestras cabezas con virtudes sacerdotales y 
ministerio sacerdotal en la casa de Dios. 

Y así, continuamos orando: “Señor, mézclanos en tu laboratorio Divino. Añade todas 
las gracias y virtudes de Tu Espíritu en nuestras vidas y mézclanos en tu aceite santo 
conforme  a  tu  propio  are  y  sabiduría,  aunque  tus  caminos  parezcan  ser  muy 
amargos—para que mezclado con los sufrimientos de Cristo y con la fragancia de Tu 
propia naturaleza, podamos descubrir la corona del ministerio sacerdotal. No nos des 
el  poder  que  ejercen  los  gobernadores  de  los  gentiles, para enseñorearse de otros. 
Danos  genuino  poder  espiritual  con  los hombres y con Dios—poder sacerdotal para 
poder  gobernar  sobre  los  inquietos  corazones  de  los  hombres  por  medio  de  una 
ministración de tu gracia, paz, verdad y amor.”
Las Restricciones del Sacerdocio 

Hay muchas restricciones puestas sobre el sacerdocio y la razón es muy clara: 

“Porque  la  consagración  por  el  aceite  de  la  unción  de  su  Dios  está  sobre  él.”  (Lev. 
21:12). Estamos restringidos por causa del aceite de la unción. La unción no nos da 
libertad para hacer como nos parezca. 

Dios  nos  haga  saber  que  la  corona  de  aceite  es  una  corona  que  nos  confina  al 
santuario.  “Ni  saldrá  del  santuario”.  Perezca  el  pensamiento  de  que  por  tener  la 
unción, la “libertad del Espíritu” nos da libertad para hacer nuestra propia obra, para 
magnificar  o  agrandar  nuestro  ministerio,  para  ir  y  venir,  hablar  o  ministrar  como 
consideremos. 

Ni tampoco significa que nos hacemos miembros del clero, o que nos confinamos en 
un claustro. El aceite santo es para todo el pueblo de Dios. Porque este santuario vivo 
en el Nuevo Pacto no es ninguna clase de sistema religioso—ni tampoco un edificio 
que haya sido dedicado para la gloria de Dios. El pueblo de Dios es Su santuario; y la 
santa presencia de Dios es el lugar donde nos sentamos delante de Él para habitar en 
Su Templo. Y aquí es donde descubrimos la revelación de Su corazón por el Urim y el 
Tumim.  Puede  ser  en  tu  trabajo  o  en  tu  negocio,  en  la  fábrica  o  en  la  granja, en el 
campo  o  en  las  calles.  Los  santos  sacerdotes  de  Dios  han  de  permanecer  en  el 
santuario  todo  el  tiempo,  incluso  al  caminar  en  medio  de  los  hombres.  Aún  más, 
debemos saber que no ministramos como sacerdotes a menos que estemos delante 
del  propiciatorio  en  los  lugares  celestiales.  Debemos  llegar  a  estar  completamente 
enfocados en el cielo, llevando la mitra santa sobre nuestras cabezas, y la corona de 
“santidad al SEÑOR”, si es que vamos a ser de alguna valía terrenal aquí, en medio de 
los hombres. 

No Somos parte del Sistema de la Ramera 

“No  tomará  viuda,  ni  repudiada,  ni  infame  ni  ramera,  sino  tomará  de  su  pueblo  una 
virgen por mujer” (Lev. 21:14). Pablo dijo, “Porque os celo con celo de Dios; pues os 
he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.” 
(1ª Cor. 11:2). Cualquier cosa, cualquier sistema religioso, cualquier ministro, cualquier 
apóstol, cualquier profeta—que se entreponga entre tú y Cristo, Dios no lo aprobará. El 
verdadero  ministerio  es  para  este  propósito:  asegurar  que  el  pueblo  a  quien 
ministramos esté completamente consagrado a Cristo y no a nosotros ni a cualquier 
sistema religioso. El ministerio no ha de erigirse como un mediador entre el pueblo de 
Dios y el Señor, o por encima de ellos—sino a ser uno con ellos en relación mutua con 
Cristo. 

El Sacerdocio debe ser sin defecto 

“Ninguno  de  tus  descendientes  por  sus  generaciones,  que  tenga  algún  defecto,  se 
acercará para ofrecer el pan de su Dios...” (Levítico 21:17). 

¿Quién está preparado? ¡Solamente Cristo está preparado! Y Él lleva la “iniquidad” de 
un pueblo santo sobre Su corazón para que Él pueda limpiarlos y perfeccionarlos, para 
que también ellos puedan estar preparados en unión con Él.
“Porque  ningún  varón  en  el  cual  haya  defecto  se  acercará;  varón  ciego,  o  cojo,  o 
mutilado,  o  sobrado,  o  varón  que  tenga  quebradura  de  pie  o  rotura  de  mano,  o 
jorobado,  o  enano,  o  que  tenga  nube  en  el  ojo,  o  que  tenga  sarna,  o  empeine,  o 
testículo magullado. Ningún varón de la descendencia del sacerdote Aarón, en el cual 
haya defecto…se acercará.” (Levítico 21:18.21). 

¡Qué nivel tan alto! ¡Qué enferma y deformada está la Iglesia de Jesucristo! Pero Su 
cuerpo fue roto y Su sangre derramada para que podamos ser sanados. Él fue cegado 
con la sangre que emanaba de Su frente para que nosotros podamos ver. Él fue hecho 
cojo por los clavos en Sus pies para que nosotros podamos caminar por caminos de 
verdad  y  de  justicia.  Su  talón  fue  herido  para  que  por  Su  talón  herido  nosotros 
podamos  herir  la  cabeza  de  la  Serpiente  y  ser  libres.  Le  rompieron  los  pies  y  las 
manos con calvos crueles (aunque no fue roto ningún hueso suyo) para que nosotros 
podamos caminar en justicia y usar nuestras manos para Su gloria. 

“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le 
tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido” (Isaías 53:4). 

Él  sufrió  todo  esto  para  que  nosotros,  que  estamos  familiarizados  con  muchas 
enfermedades  y  aflicciones,  tanto  físicas  como  espirituales,  podamos  ser  sanados; 
para que nosotros, Sus hermanos, Sus hijos, podamos ministrar con Él en el santuario 
celestial,  coronados  con  una  plancha  de  oro  de  “Santidad  al  SEÑOR”,  y  con  una 
corona de aceite de unción sobre nuestra frente. 

Restricciones del aceite santo 

Hemos  hablado  un  poco  sobre  las  restricciones  del  sacerdocio.  Ahora  queremos 
hablar sobre las restricciones del aceite de la unción; porque fue por causa del aceite 
santo que Dios puso estas prohibiciones sobre nosotros. 

(1)  El aceite no es para la carne 

“Sobre carne de hombre no será derramado, ni haréis otro semejante, conforme a 
su composición; santo es, y por santo lo tendréis vosotros.” (Éxodo 30:32). Hemos 
mencionado algunas cosas en esta línea cuando hablábamos de la consagración 
del sacerdote. 

Dios  no  derramará  Su  aceite  santo  sobre  carnalidad.  Los  sacerdotes  de  Dios 
deben  despojarse  de  sus  vestiduras  sucias  y  ser  lavados  en  el  agua  pura  del 
lavatorio. Esta vasija para el lavamiento estaba en la puerta del lugar santo. Aquí, 
delante de Moisés y de Dios solamente, los sacerdotes se desnudaban, no delante 
de los ojos de la nación que estaba acampada fuera de la valla de lino. Dios no 
quiere  que  Su  pueblo  mire  la  desnudez  de  los  pecadores  de Dios. Necesitamos 
recordar esto en este día y hora en que Dios está exponiendo los corazones de los 
hombres. Pero no nos encojamos de exponernos abiertamente delante de nuestro 
Mediador  en  los cielos. Él desea solo poder limpiarnos con agua pura porque Él 
quiere que entremos al servicio sacerdotal para Él. Hay un solo Mediador, nunca 
olvidemos eso. Y estemos seguros de que si estamos compartiendo los problemas 
de otro ministerio sacerdotal, solo podremos funcionar delante de Dios en virtud de 
la  unción  del  Sumo  Sacerdote  mismo.  Son  Sus  vestiduras  de  verdad  y  de 
mansedumbre las que debemos llevar. Son sus palabras de consuelo y de perdón 
las  que  debemos  hablar.  Los  verdaderos  sacerdotes  no  apartarán  la  tela  de  la 
puerta para exponer a su hermano, como el Cam de antaño. Sino que como Sem y 
Jafet, cubrirán la desnudez y recibirán la bendición de Dios en su vida por causa 
de su corazón sacerdotal.  Porque Él sabe que si éste se deleita en la caída de su
sacerdote  compañero,  él  será  el  siguiente  en  caer.  Él  sabe  que  Dios  quiere 
sacerdotes  “misericordiosos”  que  puedan  mostrar  compasión  a  los que estén en 
error. Él sabe que él mismo también está “rodeado de debilidad”—y si no lo sabe, 
tendrá  que  descubrirlo  antes  de  poder  estar  preparado  como  sacerdote  en  el 
santuario de Dios. 

“Sobre carne de hombre no será derramado.” Los sacerdotes de Dios deben ser 
lavados y limpiados y después revestidos de vestiduras sacerdotales. 

Vestiduras de Su justicia. Vestiduras para gloria y hermosura. Vestiduras de “lino 
fino”.  No  hemos  de  llevar  puesto  nada  que  produzca  “sudor”  en  la  casa  del 
SEÑOR.  (Lee  Ezequiel  44:17,18).  ¡Que  terrible  sudor  producen  algunos 
sacerdotes de Dios al buscar quemarse a ellos mismos por Dios y por sus propios 
logros!  Dios dice, “Veo vestiduras tejidas con telas de araña” y declara: “Sus telas 
no servirán para vestir, ni de sus obras serán cubiertos.” (Isaías 59:6). Dios está 
levantando  un  sacerdocio  conforme  a  Sadoc,  que  ministrará  en  verdad  y  en 
justicia,  y  sus  vestiduras  serán  de  lino  puro,  santo  y  limpio.  Sadoc  significa 
“justicia”. El nombre es la última parte de la palabra “Melquisedec” (Melqui­Sadoc), 
que significa príncipe de justicia. 

Estamos  hablando de las restricciones del aceite santo. No es para la carne. Es 
para  un  sacerdocio  cuyas  vestiduras  sucias  le  han  sido  quitadas,  que  han  sido 
lavados y vestidos con las vestiduras de Su propia justicia. 

(2)  No hay sustituto para la Unción 

“Ni haréis otro semejante.” (Éxodo 30:32) No debemos intentar hacer que algo sea 
como lo verdadero. 

¡Qué valiente y blasfema se ha vuelto la iglesia en nuestros días! Una cosa es que 
falte la unción, o que sin saberlo, nos metamos en una unción falsa. Pero hoy día 
muchos declaran abiertamente que están usando el arte del mimo para mejorar Su 
adoración en la casa de Dios. ¡Hay profesionales del mimo, de la pantomima, de 
las marionetas, del teatro, de la magia y de los payasos por todas partes que están 
enseñando al pueblo a hermosear su adoración! ¡Y todo ello en el nombre de la 
adoración carismática! 

¿Cuánto  tiempo  todavía  ha  de  pasar  hasta  que  vengas  y  limpies  Tu  templo,  y 
“purifiques a los hijos de Leví, los limpies, y los afines como a oro y como a plata, 
para que puedan ofrecerte una ofrenda en justicia “? (Mal. 3:3). 

La falsedad, la ficción y los sustitutos en la Iglesia hoy día son increíbles. Pero en 
todo  eso,  tiene  que  haber  un  velo  de  gran  engaño  sobre  los  corazones  de  la 
gente—puesto  que  muchos  creen  que  esta  es  la  verdadera  adoración  y  la 
verdadera unción. 

¿Es  que  la  Iglesia  no  se  da  cuenta  de  que  “anticristo”  no  significa  solo  “contra 
Cristo”,  sino  que  también  significa  “en  lugar  de  Cristo”?  Y  Cristo  significa  el 
Ungido.  ¿Es  que  no  podemos  ver  que  aquel  que  es  “en­lugar­de­la­Unción”  es 
realmente  “Anti­Cristo”?  Dios,  ayuda  a  Tu  pueblo  a  verte  y  a  ver como ves tu la 
unción  falsificada  en  medio  de  nosotros;  ¡Porque  sólo  cuando  Te  veamos,  y 
comprendamos  el  dolor  de  Tu  corazón, podremos volvernos de la desviación de 
nuestros caminos!
El pueblo de Dios solía cantar bajo la unción, alababa en la unción, adoraba en la 
unción, bailaba delante del Señor en la unción. Pero ahora simplemente lo hacen 
porque han sido enseñados a hacerlo profesionalmente. 

¡Jóvenes, buscad todo aquello que es verdadero en Dios! Puede que sea mucho 
más difícil de hallar—pero no hay nada comparado con el santo aceite de la unción 
de  Dios.  Podréis  hacer  algo  semejante  a  eso  y  pasarlo  muy  bien.  Y  podréis 
obtener muchos aplausos de cristianos mentalmente carnales que no saben nada 
sobre  la  unción  de  Dios.  Pero  todo  es  “madera,  heno  y  hojarasca”  y  ascenderá 
como humo en el Día de Cristo. 

La Fragancia de lo Real 

En realidad no necesitas mucho conocimiento bíblico o discernimiento para ver la 
falsedad de todo ello. El olor es más que suficiente. 

De Cristo dice: “Has amado la justicia y aborrecido la maldad; Por tanto, te ungió 
Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros. Mirra, áloe y 
casia  exhalan  todos  tus  vestidos;  Desde  palacios  de  marfil  te  recrean.”  (Salmos 
45:7,8). 

¡No intentes hacer nada así! Simplemente no huele bien. Desecha tu maquinaria y 
adora al Señor en la hermosura de la santidad. No necesitas bailarinas ni tampoco 
instrucciones  de  coreografía  para  poder  bailar  delante  del  Señor.  No  necesitas 
palabras floreadas—deja que tus palabras fluyan desde un corazón que ha tocado 
al corazón de Dios. 

Y si levantas tu instrumento o tu voz para expresar Sus alabanzas—que tu cántico 
sea el cántico del Señor que Le glorifica, y atrae los corazones de la gente hacia 
Él. 

Dios no necesita bufones de la corte para divertir Su corazón cargado, ni estarán 
delante de Él en Sus atrios sacerdotales. 

(3)  Es Santo 

“Santo  es,  y  por  santo  lo  tendréis  vosotros.”  (Éxodo  30:32). Es algo consagrado 


completamente  al  servicio  de  Dios,  totalmente  apartado  para  Dios  y  para  Sus 
propósitos. Es Su obra, no la nuestra. Cristo Jesús nos ha sido hecho “sabiduría, 
justificación, santificación (santidad) y redención” (1ª Cor. 12:30). 

Dios quiere que demos a Su sacerdocio la misma Unción que Él dio a Cristo, y ser 
tan  santos  a  nuestros  ojos,  como  a  los  Suyos.  “Pero  la  unción  que  vosotros 
recibisteis de él permanece en vosotros…” (1ª Juan 2:27). 

(4)  No es para el extraño 

“Cualquiera  que  compusiere  ungüento  semejante,  y  que  pusiere  de  él  sobre 
extraño,  será  cortado  de  entre  su  pueblo.”  (Éxodo  30:33).  Es  para  la  familia  de 
Dios: “vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y 
sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio 
de Jesucristo.” (1ª Pedro. 2:5). 

Si, nacemos comos “sacerdotes” en la familia de Dios. Pero si vamos a participar 
del  sacerdocio,  debemos  ser  disciplinados.  Debemos  ser  lavados  en  agua  pura,
despojados  de  las  viejas  vestiduras  y  revestidos  con  las  nuevas,  además  de 
consagrados al servicio sacerdotal. Debemos conocer las restricciones del aceite 
santo. Nuestra heredad como sacerdotes no nos da libertad para ser indulgentes 
en la obra del Señor cuando así lo deseemos, o como lo consideremos oportuno. 
El  aceite  de  la  unción  nos  confina  a  Su  voluntad.  No  somos  libres  para  usar 
unciones  sustitutivas—si  pensamos  que  atraeremos  a  más  gente.  No  podemos 
usar fuego extraño como Nadab y Abiú, o como nuestros artistas modernos, que 
usan máquina de humo para imitar la gloria de Dios. No podemos ofrecer incienso 
extraño para obtener el aplauso de los hombres. ¡Pregunta a Nadab y a Abiú si el 
hecho  de  “haber  nacido”  sacerdotes  fue  suficiente  para  prepararlos  para  el 
ministerio en las cosas santas tal y como ellos vieran apropiado! 

Dios se entristeció por causa de la casa de Israel y dijo: 

“Basta  ya  de  todas  vuestras  abominaciones,  oh  casa  de  Israel;  de  traer 
extranjeros,  incircuncisos  de  corazón  e  incircuncisos  de  carne,  para  estar  en  mi 
santuario y para contaminar mi casa (Ezequiel 44:7,9). El extranjero en la casa de 
Dios  es  el  hombre  “incircunciso  de  corazón”.    La  circuncisión  del  Nuevo  Pacto 
capacita al hombre para “servir a Dios en el Espíritu y gloriarse en Cristo Jesús, y 
no tener confianza en la carne.” (Fil. 3:3). 

Dios dice que Sus sacerdotes deben ministrar conforme “al orden del santuario”. 
Es desorden si no es el orden de Dios. Es esclavitud de hombre si no es la libertad 
del Espíritu. El “orden del santuario” determinará la forma y el carácter de nuestras 
reuniones  en  Su  Nombre.  Ahora  mismo  hay  una  enorme  cantidad  de  fuego 
extraño, de incienso extraño y de unción extraña. Pero por causa de que la gloria 
de Dios ya no está ahí, no hay fuego que salga de la presencia de Dios para poner 
fin a todo ello. 

Confinados a la Unción 

Reconozcamos  que  es  precisamente  en  las restricciones del aceite de la unción 


donde  descubrimos  la  verdadera  libertad  en  nuestros  espíritus.  Porque,  ¿Qué 
hombre  es  liberado  para  servir  a  Dios  en  la  libertad  del  Espíritu  sino  aquel  que 
anda  en  la  restricción  de  la  unción?  ¿Qué  hombre  conoce  la  verdadera  libertad 
sino aquel que se sienta a Sus pies, confinado a Su voluntad? ¿Quién es el que 
conoce la verdadera libertad sino aquel que entra en el yugo de Cristo? 

¿Es que no podemos ver la contradicción gloriosa de pelear la buena batalla para 
entrar en el reposo de Canaán? 

¿De tomar Su yugo para aprender de Él, y hallar descanso para nuestras almas? 

¿De convertirnos en esclavos de Cristo para  descubrir la verdadera libertad? 

¿De entrar en una cárcel de confinamiento para descubrir la libertad de hacer Su 
voluntad? 

¿De  convertirnos  en  prisioneros  de  Faraón  o  en  prisioneros  de  Nero—para 
descubrir que somos libertos del Señor? 

¿De experimentar la mirra de la prueba y de la amargura, para que nuestras vidas 
muestren la fragancia de Cristo? 

¿De morir para que podamos surgir en vida?
¿De  contar  todas  las  cosas  por  pérdida  “por  la  excelencia  del  conocimiento  de 
Cristo Jesús nuestro Señor”? 

¡Contradicciones  gloriosas!  Y  gloriosa  y  santa  es  la  unción  que  nos  confina  a  la 
sabiduría escondida y nos libra de la sabiduría de este mundo— 

Que nos confina a Él, que es amor puro y luz pura, y nos libra de la oscuridad que 
nos rodea en este mundo— 

Que  nos  confina  a  lo  largo,  lo  ancho  y  lo  alto  de  las  profundidades  de  Dios— 
profundidades que son inescrutables—y nos libra de las cosas fugaces y pasajeras 
de esta vida— 

Que nos confina a océanos de verdad y amor, y no libra de los fangosos pantanos 
de la teología y de las filosofías de los hombres— 

Que  nos  confina  a  Su  palabra  viva,  y  nos  reduce  a  Dios,  para  que  podamos 
librarnos de nosotros mismos y del mundo a nuestro alrededor. 

Capítulo 6 – Urim y Tumim
Coronado con Aceite – George H. Warnock 

Capítulo 6 – Urim y Tumim 

“Y pondrás en el pectoral del juicio Urim y Tumim para que estén sobre el corazón de 
Aarón cuando entre delante de Jehová.” (Éxodo 28:30). 

No  sabemos  de  qué  forma  o  sustancia  estaban  hechos  estos  objetos  preciosos. 
Tampoco  necesitamos  saberlo.  El  verdadero  carácter  y  virtud  de  estas  gemas  (o  lo 
que quiera que fueran), es revelado en los nombres por los que son conocidos, y en lo 
que obraban delante de la presencia de Dios. Primero consideremos el significado de 
las  palabras,  porque  son  palabras  hebreas  que  han  permanecido  sin  traducir  en  la 
mayoría de las versiones inglesas.

· URIM:  “Luces”,  de  una  palabra  que  significa  “llama”,  algo  luminoso, 
glorioso, brillante.
· TUMIM:  “Perfecciones”  de  una  palabra  que  significa  “completar”, 
“lograr”, “llevar a fin”, “llevar a plenitud”, “perfeccionar”. 

Ambas  palabras  están  en  plural;  y  los  objetos  son  dos  en  número,  lo  que  indica  el 
numero de la relación colectiva en el cuerpo de Cristo, la parte y su contrapartida, la 
mano  derecha  y  la  izquierda,  el  ojo  derecho  y  el  izquierdo,  el  oído  derecho  y  el 
izquierdo, y así sucesivamente. 

En  el  Urim  y  en  el  Tumim  tenemos  Luz—la  Luz  de  Dios  llega  a  su  plenitud,  a  la 
perfección.  Tenemos  una  expresión  colectiva  de  la  Luz  y  de  la  Gloria  de  Dios  en 
plenitud de manifestación. Tenemos la revelación completa de la palabra, del corazón 
y  de  la  mente  de Dios, en un pueblo que ha entrado en una unión permanente con 
Cristo y que está escondido en la coraza de justicia. 

Cuando Aarón estaba delante del Dios Altísimo con un corazón sacerdotal—adornado 
con vestiduras sacerdotales y ungido con aceite santo—Dios mismo proclamaba Sus 
decretos justos de forma clara, exacta y precisa. Todo Israel permanecía expectante 
pero temeroso, fuera del Tabernáculo, preguntándose lo que Dios tendría que decirles 
ese gran día. 

Tenían  las  escrituras  que  Moisés  había  escrito  para  ellos.  Tenían los decretos y las 
ordenanzas  de  Dios  de  parte  del  gran  dador  de  la  Ley—y  el  Urim  y  el  Tumim  no 
cambiaban nada de eso. Habían de enfrentarse a formidables enemigos al comenzar a 
entrar en la tierra de la promesa. Circunstancias invisibles se levantarían en las que 
necesitarían una palabra muy explícita del Señor. Y no sería opuesta a lo que estaba 
escrito. Pero indicaría y revelaría alguna instrucción específica que necesitarían para 
dirección al caminar por un camino desconocido, el inexplorado camino del SEÑOR. Y 
después  de  entrar  en  la  tierra,  necesitarían  aún  instrucciones  muy  explícitas  del 
SEÑOR  en  cuanto  a  la  forma  de  la  batalla,  y  cómo  habían  de  conquistar  a  sus 
enemigos y poseer la tierra. 

Muchos  entre el pueblo de Dios no parecen comprender esto. “Tenemos la palabra, 
¿Qué más necesitamos?”. Esa es la actitud de muchos. Dejémoslo claro: la palabra de 
Dios  es  todo  lo  que  necesitamos  para  equiparnos  completamente  para  una  vida  de 
fruto  y  de  piedad.  Pero  esa  Palabra  ha  de  ser  iluminada  por  el  Espíritu  Santo  al 
caminar  por  el  sendero  de  la  vida.  También  habrá  muchas  ocasiones  en  las  que 
necesitaremos una palabra muy explícita para momentos concretos de decisión o para 
alguna gravosa área de conflicto, que la Biblia nunca pretendió darnos. No quita lo que
está  escrito  ni  tampoco  le  añade.  Pero  somos  el  pueblo  del  Camino,  como  lo  fue 
Israel.  Y  como  ellos,  nosotros  también  necesitamos  dirección  y  guía  bien  claros  y 
palabras  específicas  del  corazón  de  Dios  de  vez  en  cuando,  al  viajar  por  el camino 
desconocido y atravesar zonas de conflicto y de prueba. 

Ahora Josué es advertido que debe “meditar” en el “Libro de la ley” de día y de noche 
para  tener  éxito  (Jos.  1:8).  No  obstante,  necesitará  alguna  clase  de  consejo 
directamente del SEÑOR  a lo largo del camino; y Eliezer el sacerdote había de “pedir 
consejo por él según el juicio del Urim delante del SEÑOR” (Núm. 27:21). Dios sería 
fiel  en  darle  una  dirección  clara  e  infalible—tanto  al  avanzar  en  la  batalla  como  al 
regresar a casa después de la victoria. No era un juego de azar—como el lanzamiento 
de los dados, o un “si” o un “no”. Era la palabra pura, clara, de la boca del SEÑOR. 

Saúl buscó esta clase de dirección pero porque su corazón estaba enajenado de Dios, 
Dios rehusó ayudarle. “Y consultó Saúl a Jehová; pero Jehová no le respondió ni por 
sueños, ni por Urim, ni por profetas.” (1ª Samuel 28:6). El Urim de Dios, la Luz clara y 
brillante, es para aquellos que anden por ella. 

El  gobernador  del  remanente  que  regresó  del  cautiverio  para  edificar  el  templo  y 
restaurar  el  sacerdocio,  no  podía  determinar  si  ciertos  sacerdotes  en  Israel  eran 
sacerdotes  válidos  del  orden  Aarónico.  Sus  nombres  no  podían  ser  hallados  en  los 
anales genealógicos. ¿Cómo podían saberlo? Entonces el gobernador decretó “que no 
comiesen de las cosas más santas, hasta que hubiese sacerdote para consultar con 
Urim y Tumim” (Esdras 2:63). 

Las Escrituras no podían ayudarles en el asunto. Tampoco podían recrear esas gemas 
especiales y tratar de hacerlas funcionar por la fe. Si Dios no restauraba el Urim y el 
Tumim, quedarían totalmente desvalidos para hacer nada sobre el asunto. ¿No somos 
nosotros confrontados muchas veces con problemas perplejos como éste? 

El Urim y el Tumim eran colocados en el bolsillo del pectoral, que iba abrochado con 
cadenas al “efod”. De este modo, el “efod” se identificaba con la palabra iluminadora 
del Urim y del Tumim, mucho después de que estos objetos preciosos aparentemente 
se desvanecieran de la escena. Samuel, de niño en el Tabernáculo, “fue ceñido con un 
efod  de lino” (1ª Sam. 2.18, 28). El efod parecía ser esa prenda del sacerdocio que 
daba  validez a este alto llamamiento. Y al envejecer Samuel, el Urim y el Tumim se 
establecieron en su corazón tan bien que Dios “no dejó caer a tierra ninguna de sus 
palabras” (1ª Sam. 3:19). La palabra clara que Dios habló por medio de Samuel fue 
tan válida y certera como cualquier mensaje que Dios hubiera dado a cualquiera de los 
sacerdotes  previos  en  Israel  por  medio  del  Urim  y  del  Tumim.  El  efod  de  lino  que 
Samuel llevó de niño en el Tabernáculo había florecido y se había convertido en una 
prenda  de  verdad  que  llevó  el  resto  de  sus  días,  y  “todo  Israel,  desde  Dan  hasta 
Beerseba,  conoció  que  Samuel  era  fiel  profeta  de  Jehová”  (1ª  Sam.  3:20).  Cuando 
Abiatar huía de la ira de Saúl, se apresuró en venir a David “con un efod en la mano” 
(1ª Sam. 23:6). Y aunque David no era sacerdote, tenía el corazón de un sacerdote y 
en  muchas  ocasiones  ejerció  las  prerrogativas  sacerdotales—incluso  llegando  a 
levantar el Tabernáculo de David en el Monte Sión, donde él como rey de Israel, tenía 
comunión sacerdotal con Dios y permanecía delante del Arca del Pacto. En todo esto 
fue un hermoso tipo y precursor de Cristo, que reinaría como Sacerdote sobre el trono. 
Por  tanto,  cuando  David  se  levantaba  con  necesidad  de  instrucciones  directas  y 
explícitas  de  Dios  en  cuanto  a  su  propia  preservación  y  las  batallas  que  tenía  que 
pelear,  tenía  acceso  al  “efod”.  Dios  honró  sus  oraciones  y  le  dio  una  dirección  muy 
clara en cuanto al camino por el que había de ir. Dios le advirtió que Saúl vendría a 
Keila  en su busca y que por tanto, debía huir (1ª Sam. 23:9­13). Una vez más cuando
el enemigo golpea el campamento donde vivían David y sus hombres, llevándose un 
gran botín, David pregunta a Dios qué hacer y Dios le dice específicamente: 

“Persíguelos, porque de cierto los alcanzarás y sin duda rescatarás a todos.” (1ª Sam. 
30:8).  No  había  nada  en  las  escrituras  que pudiera darle el consejo que necesitaba 
para esta ocasión específica. Pero Dios le dio una dirección clara, directa e infalible, y 
David ganó una gran victoria. David, aunque oficialmente era rey, funcionaba también 
como  sacerdote.  ¿Cómo  podría  ser  de  otro  modo  si  era  “un  hombre  conforme  al 
corazón  de  Dios”?  Tenemos  muchos voluntarios para el poder real. Pero pocos con 
corazones  de  mansedumbre,  humildad,  misericordia,  paciencia,  longanimidad, 
conforme al corazón de Dios. Cuando David trajo el arca del Pacto a Jerusalén, tenía 
que haber sido puesta en el Lugar Santísimo en el Tabernáculo. Pero David la puso en 
un nuevo Tabernáculo que había construido para este nuevo reino que prefiguraba el 
orden de Melquisedec, un reino y un sacerdocio de justicia y de paz. Y cuando el Arca 
regresaba,  se  quitó  sus  vestiduras  reales  y  se  puso  una  “túnica  de  lino  fino”  y  un 
“efod”. El ministerio sacerdotal para el Señor era más importante para él que el poder 
real y la autoridad (1ª Crónicas 15:27). No sorprende que la hija de Saúl, que se crió 
en  el  esplendor  real  y  que  se  había  casado  con  un  rey,  le  “despreciara”  en  su 
corazón—  ¡al  ver  al  rey  de  Israel  rebajándose  al  nivel  de  un  humilde  sacerdote  de 
Israel! 

Dios tiene una palabra clara y pura para su pueblo 

“Y de Leví dijo: Tu Tumim y tu Urim sean para tu varón santo, a quien pusiste a prueba 
en Masah, con quien luchaste en las aguas de Meriba; el que dijo de su padre y de su 
madre: “No los conozco"; y no reconoció a sus hermanos, ni consideró a sus propios 
hijos, porque obedecieron tu palabra, y guardaron tu pacto.” (Deum. 33:8­9). 

Eran  un  pueblo  santo,  totalmente  entregado  al  SEÑOR,  apartado  enteramente  al 
servicio  del  santuario.  No  podía  haber  una  interferencia  humana  en  su  devoción  a 
Dios.  No  había  relación  con  hermano,  hermana,  padre,  madre,  hijos—que  pudiera 
tener precedencia sobre el servicio a Dios. Nada podía hacerlos restarles de su deseo 
ardiente de observar la palabra de Dios y de guardar Su pacto. Como los discípulos de 
Cristo, deben abandonarlo todo si han de seguir verdaderamente al SEÑOR y si Él ha 
de  ser  verdaderamente  el  Maestro  de  ellos.  No  tenían  heredad que pudieran llamar 
propia—nada que pudieran dejar para sus hijos excepto el llamado santo del servicio 
sacerdotal.  El  Urim  y  el  Tumim  por  los  que  Eliezer  dividió  la  tierra  de  Canaán  no 
asignarían  nada  para  la  tribu  sacerdotal,  siendo  el  propio  Eliezer  miembro  de  esta 
tribu.  El  Urim  y  el  Tumim  no  eran  cosas  que  él  pudiera  manipular  para  su  propio 
provecho—para  su  propia  gloria  y  honra.  Tendrían  ciudades  para  habitar  y  sus 
necesidades  serían  satisfechas,  pero  ellos  eran  especiales  para  Dios  y  Dios  era 
especial  para  ellos.  “Por  lo  cual  Leví  no  tuvo  parte  ni  heredad  con  sus  hermanos; 
Jehová es su heredad, como Jehová tu Dios le dijo.” (Deum. 10:9). 

Una palabra clara y pura brotaría de sus labios porque temían y temblaban delante de 
Dios y porque observaban Su palabra y guardaban Su pacto. 

El Urim y el Tumim no funcionarán en un corazón rebelde 

Cuando Saúl andaba en desobediencia, el Urim y el Tumim permanecían en silencio y 
no  podía  encontrar  dirección  de  Dios.  Cuando  vio  a  los  ejércitos  de  los  Filisteos 
derritiéndose en confusión, pidió que le trajeran el arca de Dios y el sacerdote para ver 
lo  que  estaba  pasando,  pero  nada  sucedió.  Consecuentemente,  avanzó  y  actuó 
conforme a su mejor juicio. Dios estaba dando a Jonatán una gran victoria pero Saúl 
se  quedó  con  el  crédito  de  todo  ello.  Y  para  sellar  su  propia  autoridad,  sometió  al
pueblo a un control muy estricto y les negó el acceso a la miel que fluía de la madera 
de los árboles (lee 1ª Samuel 14). 

Llegó  el  tiempo  en  que  los  cielos  permanecían  en  silencio  “pero  Jehová  no  le 
respondió ni por sueños, ni por Urim, ni por profetas.” (1ª Samuel 28:6). 

Dios dijo que Su Urim y Su Tumim eran para Su santo, no para los rebeldes y tercos. 
Es para un pueblo que camina en verdad y que tiembla a Su palabra. 

Es la provisión de Dios en la hora de la Apostasía 

El Urim y el Tumim se extinguieron muy pronto en Israel. No obstante, Dios fue fiel en 
llevarles  esa  palabra  clara  de Urim incluso en tiempos de oscuridad y de apostasía. 
Dios ha de tener a alguien delante de Él en genuino ministerio sacerdotal que libere 
una  palabra  clara  y  pura  a  Su  pueblo—no  importa  lo  apóstata  que  el  pueblo  haya 
llegado a ser. Nuestros maestros están hablando sobre gobernar y reinar, sobre el uso 
de los recursos de la tierra y de sus gobiernos, de los oficios de los presidentes y de 
los  primeros  ministros.  Pero  Dios  sufre  por  una  Iglesia  apartada  y  rebelde.  Y  Dios 
levantará un sacerdocio en esta hora con Urim y con Tumim, ungidos para mostrar al 
pueblo de Dios “la diferencia entre lo santo y lo profano, y hacer que disciernan entre 
lo impuro y lo limpio” (Ezequiel 44:23). Dios tendrá un sacerdocio profético que llevará 
“la carga del Señor” sobre sus hombros y que llevará “la iniquidad” del pueblo sobre 
sus corazones, intentando hacer que vuelvan a Dios. 

Transición del Urim y Tumim de la vieja era a la nueva 

Esos  objetos  originales  llamados  Urim  y  Tumim  pronto  se  extinguieron  en  Israel, 
puesto que no eran otra cosa que tipos y sombras de la realidad. Y sin embargo, en 
los tiempos del Antiguo Testamento, Dios comenzó a poner el Urim y el Tumim en los 
corazones de Sus vasos escogidos, los profetas. Llevaban el juicio de la gente sobre 
sus corazones ante el Señor continuamente, como sacerdotes del SEÑOR, y a veces 
era una carga demasiado gravosa de llevar. 

Cuando  el  sacerdocio  se  corrompió,  Dios  levantó  a  Samuel,  con  el  Urim  en  su 
corazón, y vino a Israel con una palabra clara y pura de la boca de Dios. “Y todo Israel, 
desde  Dan  hasta  Beerseba,  conoció  que  Samuel  era  fiel  profeta  de  Jehová.”(1ª 
Samuel  3:20).  Por  supuesto,  tenían  la  ley,  el  templo,  el  sacerdocio  y  los  sacrificios. 
Pero  cuando  estos  fallan,  Dios  es  fiel  en  levantar  el  ministerio  del  Urim  y  el  Tumim 
para volver los corazones del pueblo hacia Dios. Jeremías tenía una palabra pura de 
Dios y se convirtió en tal carga sobre sus hombres que decidió que era suficiente… 

“Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre.” (Jer. 20:9). (A los 
ojos  de  Jeremías,  ser  profeta  de  Dios  era  evidentemente  cualquier  cosa  menos  un 
ministerio atractivo). 

¿Pero como puede un hombre con el Urim (el fuego Santo de Dios) en su regazo— 
como puede apagarlo? Y de este modo testifica:  “No obstante, había en mi corazón 
como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude”. Dijo que le 
cargaba  aún  más  intentar  retener  la  palabra—que  tenía  que  seguir dándola. Un rey 
pensó  que  extinguiría  el  fuego  de  la  palabra  de  Jeremías  encendiendo  su  propia 
hoguera y quemando las palabras del profeta. Pero esto solo logró acrecentar el fuego 
en el corazón de Jeremías y Dios le dio palabras de nuevo—e incluso más que las que 
había escrito la primera vez. (Lee Jer. 36:32).
Evidentemente, para Israel era una fuente de gran perplejidad descubrir que después 
de una temporada de restauración y avivamiento, las preciosas gemas del Urim y del 
Tumim no podían ser halladas en el pectoral del sumo sacerdote. No entendían que 
Dios había puesto estas gemas en Sus escogidos los profetas, escondidos en bolsillos 
secretos del corazón. No entendían que incluso en su tiempo, el ministerio profético 
era  el  comienzo  de  una  gran  transición  entre  el  antiguo  pacto  y  el  nuevo,  entre  el 
orden antiguo y el nuevo. Incluso los mismos profetas, aunque hablaran una palabra 
muy clara y precisa de Dios, no entendían la naturaleza de los tiempos sobre los que 
escribían. Sabían que hablaban palabras claras de advertencia a una nación apóstata. 
Pero en su mensaje mezclaban palabras de esperanza y de promesa para un día de 
gloria que aún había de manifestarse. Al buscar a Dios sobre el asunto (se nos dice 
“inquirieron  y  diligentemente  indagaron”  sobre  lo  que  profetizaban),  Dios  les  mostró 
que en realidad estaban hablando de la Iglesia, el pueblo de Dios que viviría después 
de la resurrección de Cristo. 

“A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las 
cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el 
Espíritu Santo enviado del cielo.” (1ª Ped. 1:12). Hoy se nos enseña que los profetas 
hablaban  de  un  reino  nacional,  político  y  terrenal  que  se  establecería  en  la  vieja 
Jerusalén.  Pero  Dios  les  reveló  un  secreto,  de  forma  que  hablaron  de  los  días  que 
siguieron a la resurrección de Cristo. “Y todos los profetas desde Samuel en adelante, 
cuantos han hablado, también han anunciado estos días.” (Hechos 3:24). 

El Urim y el Tumim en Juan el Bautista 

Habían  pasado  400  años  desde  que  Malaquías  había  llegado  a  la  nación  con  una 
palabra clara de parte de Dios. Después Dios levantó al profeta más grande dado a 
Israel. Jesús dijo que de entre todos los nacidos de mujer, “no se ha levantado otro 
mayor  que  Juan  el  Bautista”  (Mateo  11:11).  Y  tampoco  había  habido  una apostasía 
mayor  en  Israel  que  cuando se levantó Juan el Bautista en el espíritu y el poder de 
Elías,  haciendo  el  llamado  al  arrepentimiento.  Todos  los  hombres  que  tienen 
entendimiento  sabían  que  Juan  fue  establecido  como  el  profeta  del  Dios  Altísimo. 
Lucas,  en  su  narrativa, nos habla del mundo religioso y político tan bien organizado 
que formaba el entorno para la repentina aparición de este gran profeta. 

“En el año decimoquinto del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato gobernador 
de Judea, y…” Lucas prosigue explicando sobre los gobiernos tan bien organizados de 
la tierra con el fin de informar sobre el entorno en el que “un hombre enviado por Dios” 
iba a aparecer en la escena con una clara palabra de Dios. Tiberio era el emperador 
del  poderoso  Imperio  Romano.  Poncio  Pilato  era gobernador de Judea, Herodes de 
Galilea; Su hermano Felipe de Iturea y de Traconite; y Lisanias, de Abilinia. Después 
había  un  magnífico  sistema  religioso  gobernado  por  Anás  y  Caifás,  los  sumos 
sacerdotes.  ¿Por  qué  razón  consideró  el  Espíritu  de  Dios  dar  todos  estos  detalles? 
(Lee Lucas 3:1,2). Creo que Dios nos está mostrando que en medio de este imperio 
político  altamente  organizado  y  de  este  sistema  religioso  también  altamente 
organizado—ahí mismo, en medio de todo eso, Dios introduce otra Voz, clara y distinta 
del  resto—una  Voz  que  proclamaría  a  un  Reino  completamente  nuevo.  Fue  ahí 
mismo, en el centro de la más espantosa apostasía, que podemos leer estas palabras: 
“vino  la  palabra  de  Dios  a  Juan,  hijo  de  Zacarías,  en  el  desierto.”  (Lucas  3:2).  Ahí 
fuera, en el desierto, Dios comenzó a enviar una palabra muy clara desde Su corazón: 
“Arrepentíos porque el Reino de los Cielos se ha acercado”. El mensaje era muy claro: 
solo  una  cosa  era  aceptable  a  Dios—“Producid  frutos  dignos  de  arrepentimiento” 
(Lucas 3:8).” No puedes confiar en tu herencia racial—incluso si eres de los hijos de 
Abraham.  No  puedes  confiar  en  tu  herencia  religiosa,  si  no  produces  fruto  que  sea 
agradable  a  Dios.  El  hacha  de  Dios  esta  listo  para  cortar  cada  árbol  estéril.  El
aventador está en la mano de Dios para separar la paja. Hay un fuego a punto de ser 
encendido, porque el que viene, “os bautizará con el Espíritu Santo y fuego” (v.16). Sé 
que se enseña que esto habla del juicio de Dios que vendrá sobre la nación pecadora. 
Y sé que nos dicen que el pueblo de Dios no debería anhelar o esperar este poderoso 
y devastador bautismo. Pero Jesús prometió este bautismo. “Porque Juan ciertamente 
bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no 
muchos  días.”  (Hechos  1:5).  Sucedió  el  día  de  Pentecostés.  Y  Pedro  recordó  las 
palabras  de  Jesús  de  nuevo  cuando  el  Espíritu  Santo  cayó  sobre  los  creyentes 
gentiles en Cesarea. 

“Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó 
en  agua,  mas  vosotros  seréis  bautizados  con  el  Espíritu  Santo. ”  (Hechos  11:16). 
¿Juicio?  ¡Por  supuesto!  Porque  debemos  conocer  los  juicios  del  fuego  de  Dios  en 
nuestros  corazones  para  purgarnos  y  limpiarnos  de  toda  contaminación.  Hemos  de 
esperarlo,  buscarlo,  desearlo—  ¡el  Fuego  de  la  Santa  Presencia  de  Dios  para 
consumir toda la paja y la escoria en la casa de Dios y para hacernos Santos! Para 
encender el fuego de la ofrenda quemada—y para llevarnos a la Presencia del Fuego 
de la Shekinah en el Lugar Santísimo. Como sacerdotes de Dios, debemos venir a Su 
presencia y estar delante de Él—para que este Fuego Santo pueda ser encendido en 
nuestros propios corazones. Una vez más Dios está levantando un pueblo con Urim y 
con Tumim en sus corazones, que viva una vida santa y pura y que hable una palabra 
clara y pura en medio de la apostasía. 

El Urim y el Tumim en el Hijo 

Todos  los  profetas  hablaron  de  “estos  últimos  días”  en  los  que  la  revelación  de  la 
verdad final de Dios surgiera en Su Hijo Unigénito: 

“Dios,  habiendo  hablado  hace  mucho  tiempo,  en  muchas  ocasiones  y  de  muchas 
maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por su 
Hijo” (Heb. 1:1,2). Juan era una Voz que clamaba en el Desierto, Jesús mismo era la 
Palabra,  la  expresión  encarnada  de  la  Palabra  de  Dios.  No  vino  a  cambiar  el 
verdadero significado de la escritura sino a dar luz a su verdadero significado. Porque 
en  Su  humanidad,  Él  era  la  Palabra—no  sólo  por  causa  de  lo  que  Él  dijo,  sino  por 
causa de lo que Él era—la expresión misma del corazón de Dios caminando en forma 
humana.  En  Él  tenemos  el  deseo  extremo  de  la  intención  de  Dios  con  el  Urim  y  el 
Tumim. 

Sin  embargo,  era  el  plan  de  Dios  para  el  Hijo,  que  habiendo  acabado  un  ministerio 
terrenal, entrara a un ministerio aún más glorioso en los cielos. Su ministerio terrenal 
culminaría  con  Su  muerte  sacrificada  en  la  Cruz.  Pero  Él  se  levantaría  de  entre  los 
muertos como el Conquistador y sería entronado a la diestra del Padre en los cielos, 
continuando  con  el  envío  de  esa  palabra  clara  y  pura  desde  Su  trono  celestial.  Al 
hablar  desde  el  cielo,  Su  palabra  no  sería  menos  efectiva que cuando estaba en la 
tierra, porque el mismo Espíritu de Verdad que estaba con Él en la tierra, ahora sería 
implantado en los corazones de Sus escogidos, que seguirían hablando esa palabra 
clara  de  corazón  de  Dios.  Sé  que  tendemos  a  pensar  que  si  hay  un  vaso  humano 
involucrado,  la  palabra  de  sus  labios  estará  ligada  a  contaminarse  con  el  error  y  la 
debilidad. Pero Dios no vio un problema en este aspecto.  Dios dijo que Su plan era el 
mejor.  Por  eso,  antes  de  marcharse,  Jesús  aseguró  a  Sus  discípulos: “Os conviene 
que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si 
me  fuere,  os  lo  enviaré.”  (Juan  16:7).  Al  estar  en  los  Cielos,  llevando  la  coraza  de 
justicia (juicio) sobre Su corazón, en el que están escritos los nombres de Su pueblo— 
continuaría  hablando  mediante  el  Urim  y  el  Tumim  con  una  palabra  clara,  pura  y 
precisa del Padre. No habría mezcla, ni corrupción de la palabra que saldría del Hijo
en el Cielo. Porque el Espíritu Santo viviendo en Su pueblo en la tierra sería fiel en la 
carga puesta sobre Él para comunicar clara y precisamente las palabras de Jesús a 
Sus  vasos  escogidos  en  la  tierra.  Ahora  bien,  se  que  los  hombres  enseñan  que 
tuvimos  perfección  en  el  ministerio  del  Hijo  mientras  estaba en la tierra, pero nunca 
encontraremos perfección en el ministerio del Espíritu Santo mientras nosotros, pobres 
mortales,  estemos  involucrados.  Y  así  ha  sido  en  general.  ¿Hemos  de  llegar  a  la 
conclusión de que Jesús estaba equivocado cuando dijo que “nos convenía” que Él se 
fuera para que Su Espíritu pudiera tomar Su lugar en la tierra y en los corazones de Su 
pueblo? ¡En absoluto! El camino de Dios es el mejor. Y todavía ha de demostrar que 
es  así.    El  Hijo  sigue  reinando  como  Sacerdote  sobre  el  trono  y la obra del Espíritu 
Santo no está aún acabada. Y el Señor Jesús nos ha asegurado que cuando Él habla 
desde  el  Cielo,  sonará  en  la  tierra  de  forma  tan  clara,  tan  inconfundible  y  tan  pura 
como  cuando  Él  estaba  en  medio  de  nosotros.  Consideremos  algunos  de  estos 
preciosos secretos que Él reveló a Sus discípulos justo antes de Su partida: 

(1)  El Espíritu Santo es el Espíritu de Jesús 

Él  es  descrito  como  “otro  Consolador”,  puesto  que  el  Hombre  Jesucristo  es  el 
abogado  en  el  trono,  mientras  que  el  Espíritu  Santo  es  el  nuevo  Abogado  que 
mora en Su pueblo en la tierra. Pero Él es de hecho el mismo Espíritu del Señor 
Jesús, diferenciado solamente del Hijo por Su nueva habitación en la tierra: 

“No  os  dejaré  huérfanos;  vendré  a  vosotros.”  (Juan  14:18).  Y  otra  vez,  “Voy,  y 
vengo  a  vosotros.”  (V.28).  Léelo  en  Su  contexto.  Nos  está  diciendo  que  al 
marcharse, volvería otra vez y moraría en Su pueblo por el Espíritu de Verdad a 
quién Él enviaría del Padre. 

(2)  El  Espíritu  Santo  hará  obras  mayores  que  las  que  hizo  Jesús  cuando 
estaba aquí 

“Y  mayores  obras  que  éstas  haréis,  porque  Yo  voy  al  Padre”  (Juan  14:12).  No 
porque  Su  pueblo  sea  mayor—son  mucho  más  frágiles,  mucho  más  sujetos  a 
debilidad.  Pero  es  porque  Jesús  se  ha  marchado  al  lugar  de  todo  el  poder  y  la 
autoridad  en  los  Cielos.  Y  ahora  el  Padre  “es  glorificado  en  el  Hijo”  y  el  Hijo  es 
“glorificado” en Sus hermanos en la tierra (Juan 14:43; 17:10). 

(3)  Jesús es el Camino—entonces y ahora 

“Sabéis  a  dónde  voy  y  sabéis  el  camino”  (Juan  14:4).  El  Camino  no  sería 
oscurecido  por  causa  de  Su  partida;  Porque  el  Espíritu  de  Verdad  tomaría  Su 
morada en los Suyos en la tierra (Juan 14:6,17). 

(4)  Intimidad con Cristo garantizada—Como entonces, también ahora 

“En  aquel  día  sabréis  que  Yo  estoy  en  Mi  Padre,  y  vosotros  en  Mí  y  Yo  en 
vosotros”  (Juan  14:20).  Esta  nueva  intimidad  de  comunión  en  el  Espíritu  Santo 
sería  de  la  misma  clase  y  naturaleza  como  la  que  Él  mismo  tenía  con  el  Padre. 
Todos estarían juntos en una gloriosa unión unos con otros y con el Padre. 

(5) Su pueblo, un Hogar para el Padre y el Hijo 

“Vendremos a él y haremos morada con él” (Juan 14:23). Esta es la promesa para 
los que guardan Sus palabras y Le aman. El anhelo eterno en el corazón de Dios 
por  un  Hogar  ser  cumplirá  finalmente  en  los  corazones  de  Su  pueblo—el  único 
Hogar que Dios ha deseado, el único Templo que Dios ha anhelado.
(6) Habrá una continua revelación de verdad 

El  Espíritu  Santo  no  se  quedará  corto  en  Su  ministración  de  verdad  a  Sus 
escogidos. “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi 
nombre,  él  os  enseñará  todas  las  cosas,  y  os  recordará  todo  lo  que  yo  os  he 
dicho.” (Juan 14:26). Y revelaría otras muchas cosas en la medida en que ellos las 
necesitaran, y en la medida en que pudieran recibirlas. “Aún tengo muchas cosas 
que  deciros,  pero  ahora  no  las  podéis  soportar.  Pero  cuando  El,  el  Espíritu  de 
verdad, venga, os guiará a toda la verdad. “(Juan 16:13). 

(7) Habrá una relación de vid y pámpano 

¡La  unión  con  Él  sería  tan real como la unión de la rama a la vid! “Yo soy la vid 


verdadera, y mi Padre es el labrador... Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como 
el  pámpano  no  puede  llevar  fruto  por  sí  mismo,  si  no  permanece  en  la  vid,  así 
tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.” (Juan 15:1,4). 

(8) Habrá una certeza de oraciones contestadas 

En  esta  relación  permanente  con  la  vid,  las  oraciones  de  Su  pueblo  serán  tan 
efectivas  como  las  oraciones  del  Hijo  mismo.  Porque  en  Él  no  solo  sabrán  ellos 
cómo orar y por qué cosas orar—sino que unidos a Él, es el propio deseo de Él lo 
que  ellos  expresan  delante  del  trono.  “Si  permanecéis  en  Mí,  y  mis  palabras 
permanecen en vosotros, pedid lo que queráis, y os será hecho” (Juan 15:7). 

(9) Dios ama a los Suyos con la misma intensidad con la que Él ama al Hijo 

“Como  el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi 
amor.”  (Juan  15:9).  También  prometió  al  Padre que seguiría dando a conocer el 
nombre  del  Padre  a  Su pueblo hasta—“que el amor con Me has amado esté en 
ellos y Yo en ellos” (Juan 17:26). 

(10) Hay una provisión divina para permanecer en este amor 

“Si  guardareis  mis  mandamientos,  permaneceréis  en  mi  amor;  así  como  yo  he 
guardado  los  mandamientos  de  mi  Padre,  y  permanezco  en  su  amor.”  (Juan 
15:10). 

(11) Hay una capacitación divina para manifestar ese amor 

“ Este  es  mi  mandamiento:  Que  os  améis  unos  a  otros, como  yo  os  he  amado.” 
(Juan 15:12) ¿Capacitación en Sus mandamientos? Si, porque los mandamientos 
del  Nuevo  Pacto  no  son  como  los  del  antiguo.  Los  mandamientos  de  Dios  son 
“vida eterna” (Juan 12:50)—en la ministración del Espíritu” (2ª Cor. 3­8). 

(12) Jesús cuenta Sus secretos a Sus amigos 

“Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os 
he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a 
conocer.” (Juan 15:15). 

Hay algo más alto que ser un “siervo” del Señor. Dios quiere “amigos”. Dios puede 
encontrar muchos siervos para hacer lo que tiene que hacerse; pero tiene pocos 
“amigos”  con  quien  Él  pueda  compartir  Su  corazón.  Marta estaba muy agobiada 
con “una gran cantidad de servicio”. Se trataba de un trabajo que había que hacer.
Pero  María  escogió  “la  buena  parte”.  Dios  no  tenía  necesidad  de  crear  a  un 
hombre  a  Su  imagen  si  lo  único  que  deseara  fuera  servicio.  Él  tiene  miles,  diez 
miles  de  huestes  angelicales  que  pueden  hacer  eso.  Pero  Dios  quiere  amigos 
porque Él quiere comunión. Es más, necesita comunión porque Él es un Padre que 
anhela que Sus hijos e hijas, creados a imagen y semejanza de Él, compartan Su 
amor, Su naturaleza, Su mismo corazón. Su corazón clama por esto. Él busca a 
aquellos que Le adoren en Espíritu y en verdad. 

(13) Su pueblo tiene garantizado el Fruto 

“Yo  os  elegí  a  vosotros,  y  os  he  puesto  para  que  vayáis  y  llevéis  fruto”  (Juan 
15:16)—fruto  que  permanezca,  fruto  permanente.  Y  el  fruto  es  de  tal  deleite  al 
Padre que Él promete contestar cada oración que ascienda delante de Él desde 
los suyos, que permanecen en la Vid. 

(14) Su pueblo tiene garantizada la enemistad del Mundo 

¿Por  qué  no  gozarnos  en  esto,  si  nosotros,  como  nuestro  Maestro,  amamos  la 
justicia y aborrecemos la iniquidad? “Porque no sois del mundo, antes yo os elegí 
del mundo, por eso el mundo os aborrece.” (Juan 15:19). 

(15) El Espíritu Santo testificará de Cristo 

“Cuando  venga  el  Consolador,  a  quien  yo  os  enviaré  del  Padre,  el  Espíritu  de 
verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí” (Juan 15:26). 
El Espíritu de Dios es fiel en testificar solo de Cristo. Por eso vino a la tierra. Vino a 
tomar el lugar de Jesús, el testigo fiel y verdadero, que ahora está en el trono. Y 
porque el Espíritu es fiel en testificar solo de Cristo, los siervos de Dios en la tierra 
que Le aman también “darán fielmente testimonio de la verdad” (v.27). 

(16) Su entronamiento en el cielo—el mejor plan de Dios 

“Os  conviene  que  yo  me  vaya”  (Juan  16:7).  No  habrá  una  interrupción  en  el 
ministerio del Hijo simplemente porque se haya marchado y Su pueblo en la tierra 
no se muestre siempre como fiel. Ni tampoco regresa a la tierra para hacer algo 
que  la  iglesia  no  haya  podido  hacer.  La  Iglesia  todavía  conocerá—el  mundo 
todavía lo reconocerá—¡que  el plan de Dios es el mejor! 

(17) El Espíritu Santo ha tomado el Lugar de Jesús en la tierra. 

“Porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os 
lo enviaré” (Juan 16:7). Cuando Él vino, vino a hacer, a decir y a obrar como Jesús 
mientras estaba aquí: convencer al mundo “de pecado, de justicia y de juicio” (v. 
8). Jesús era la verdad y el Espíritu Santo es ahora el “Espíritu de la Verdad”—una 
vez más morando en un cuerpo, en un cuerpo colectivo en la tierra. 

(18) El Espíritu Santo guiará a Su Pueblo a toda la verdad 

“Pero  cuando  venga  el  Espíritu  de  verdad,  él  os  guiará  a  toda  la  verdad.”  (Juan 
16:13).  Jesús  era  la  verdad  aquí  en  la  tierra.  Pero  había  muchas  cosas  que  Su 
pueblo  todavía  no  podía  recibir.  El  Espíritu  de  Dios  que  viene  a  morar  en  Su 
pueblo seguiría de este modo la obra que Jesús había comenzado—y los guiaría a 
una revelación aún mayor de la verdad. Algunos insisten, “Ahora tenemos la Biblia 
completa, con el Nuevo Testamento añadido al Antiguo: así que no necesitamos 
una revelación mayor.” Pero los que dicen tales cosas ignoran el hecho de que el
Nuevo  Pacto  en  sí  debe  ser  ministrado  a  los  corazones  de  los  hombres  por  el 
mismo Espíritu que hizo que los escribas lo escribieran. Debe ser una “ministración 
del  Espíritu”  (2ª  Cor.  3:3­8).  El  pueblo  de  Dios,  a  pesar  de  haber  recibido  el 
Espíritu, debe tener una mayor dotación del “Espíritu de sabiduría y de revelación 
en el conocimiento de Él”, “alumbrados los ojos del entendimiento” si es que van a 
oír, ver y conocer lo que Dios está diciendo—y a experimentar y a apropiarse de lo 
que Dios está haciendo (lee Efesios 1:17,18). 

(19) El Espíritu Santo hablará solo lo que oiga 

“Porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os 
hará  saber  las  cosas  que  habrán  de  venir.”  (Juan  16:13).  La  Palabra  desde  el 
Trono será declarada exacta y precisamente en la tierra, porque el Espíritu se halla 
bajo la obligación de hablar tan solo lo que Él oiga. Y así, Sus ministros en la tierra 
estarán  igualmente  en  la  obligación  de  hablar  solo  lo  que el Espíritu hable a las 
iglesias. 

(20) El Espíritu glorificará al Hijo 

“El  me  glorificará;  porque  tomará  de  lo  mío,  y  os  lo  hará  saber.”  (Juan 
16:14).Tomar  de  Cristo  e    impartir  ese  tesoro  a  Su  pueblo  no  glorifica  a  los 
ministros de Dios; glorifica al Cristo. El hombre que habla “de sí mismo” busca su 
propia gloria (Juan 7:18). Pero el hombre que habla desde el corazón del Espíritu 
busca la gloria de Cristo y la Suya solamente—porque el Espíritu toma del regazo 
del Hijo para glorificar al Padre. 

(21) Todos los tesoros de Cristo son dados a Su pueblo 

“Tomará  de  lo  mío,  y  os  lo  hará  saber.”  (Juan  16:15).  “La  sabiduría  escondida”. 
“Las inescrutables riquezas de Cristo”. “La anchura, la largura, la profundidad y la 
altura”  de  Sus  inmensurables  tesoros.  “El  amor  de  Cristo  que  sobrepasa  a  todo 
conocimiento”. “La profundidad de las riquezas de la sabiduría y del conocimiento 
de  Dios”.  Es  el  ministerio  del  Espíritu  Santo  permaneciendo  en  Su  pueblo  en  la 
tierra para producir todas estas riquezas del corazón de Dios y darlas a conocer a 
Su pueblo. Y aún así, el hombre necio se resistirá: 

No  necesitamos  al  Espíritu  Santo  porque  tenemos  la  Biblia—creyendo  en 
ignorancia que pueden comprender “las profundidades de Dios” sin la permanente 
presencia del Espíritu Santo, que toma las cosas de Cristo y las da a conocer al 
hombre. 

Ciertamente, en todo lo que venimos diciendo, hay evidencia abundante de que en la 
venida  del  Espíritu  Santo  para  permanecer  en  Su  Templo  en  la  tierra,  el  pueblo  de 
Dios  de  ninguna  manera  iba  a  quedarse  escaso  de  una  clara,  precisa,  exacta  e 
inconfundible revelación de Dios en virtud de la debilidad y de la fragilidad de los vasos 
en los que mora el Espíritu Santo. 

Y ciertamente es también evidente que los vasos escogidos de Dios no son de ningún 
modo igual a Cristo—de ningún modo han de ser considerados como otros “pequeños 
Cristos”, otras voces ni nada semejante. Sólo permaneciendo en Él podemos participar 
de este alto y santo llamamiento. Separados de Él, cortados de Él como la rama es 
cortada  de  la  vid—no  son  nada,  absolutamente  nada.  No  podemos  recibir  ningún 
oficio, función o capacidad como alguien independiente de Él, por medio de otro que 
no sea Él, separados de Él , en contraste con Él o alguien diferente de Él. Sólo Él es 
ese Apóstol, Profeta, Evangelista, Pastor, Maestro, infalible. Sólo Él es el Camino, la
Verdad y la Vida. Sólo Él es el Sumo Sacerdote en el santuario celestial. Sólo Él es el 
Ungido.  Y  nosotros  sólo  somos  verdaderos  pastores,  verdaderos  maestros— 
permaneciendo  en  Él  y  hablando  desde  Su  unción,  desde  Su  corazón,  desde  esa 
unión permanente con Él. 

Cualquier creyente de mente abierta tendría que admitir que lo que hemos dicho sobre 
el ministerio del Espíritu Santo en Su pueblo es correcto y sujeto a las Escrituras. Pero 
la  pregunta  persistente  es,  ¿Puede  suceder  verdaderamente?  ¿Podemos  nosotros 
llegar a esta clase de relación mientras estemos aquí, en este mundo? 

Y  la  respuesta  es  ¡Si!  ¡Porque  Jesús  podría  haber  permanecido  aquí  en  la  tierra  y 
haber seguido siendo esa clara Voz del Padre—a menos que el Padre hubiera tenido 
un plan mejor en mente! ¡Dios dijo que nos “convenía” que el Hijo fuera entronado en 
los  cielos!  ¡Mejor  para  nosotros  y  más  gloria  para  Dios!  Porque  Él  tiene  confianza 
absoluta en que  al irse, podrá reproducir Su propia naturaleza en la tierra en virtud del 
ministerio como Sumo Sacerdote en el Santuario Celestial. Y ahora consideremos en 
algún  detalle  la  naturaleza  y  el  carácter  del  “ministerio  más  excelente”  del  Cristo 
exaltado. 

Capítulo 7 – El Ministerio más excelente en los Cielos
Coronado con Aceite – George H. Warnock 

Capítulo 7 – El Ministerio más excelente en los Cielos 

“Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, 
establecido sobre mejores promesas.” (Heb. 8:6). 

En este instante hay un hombre que reina sobre el trono más grande y poderoso de 
todo el universo de Dios. Y Él está ahí para someter a Sus enemigos debajo de Sus 
pies—y para edificar un Templo glorioso en la tierra. 

“Sí, El reedificará el templo del SEÑOR, y El llevará gloria y se sentará y gobernará en 
su trono. Será sacerdote sobre su trono y habrá consejo de paz entre los dos oficios.” 
(Zacarías 6:13). 

¿Quién es éste? Es “el hombre cuyo nombre es el Renuevo” (v.12). Es el Señor Jesús 
mismo. Pero Él es alguien que “crece” fuera de Su lugar. Él es una “raíz de tierra seca” 
(Isaías 53:2). Él crece y se convierte en una Vid. En esa Vid, hay otras ramas que se 
unen a Él, y que se convierten en uno con Él. Con Él, esas ramas serán sacerdotes 
sobre  el  trono;  porque  han  sido  hechos  “reyes  y  sacerdotes  para  Dios”  (Apoc.  1:6) 
Pero no hay dos instituciones: un reino por un lado, y después un sacerdocio. Se que 
Dios hizo esta distinción en el Antiguo Testamento, cuando Israel fracasó como nación 
en convertirse en un “reino de sacerdotes” (Éxodo 19:6). Pero el fracaso del hombre 
no frustra el plan ni el propósito de Dios; después de la resurrección de Cristo, Él hizo 
lo que había planeado y declarado a Moisés. Tuvo un “linaje escogido, real sacerdocio, 
nación santa, pueblo adquirido por Dios para que anunciéis las virtudes de aquel que 
os  llamó  de  las  tinieblas  a  su  luz  admirable.”  (1ª  Ped.  2:9).  Dios  quiere  un  pueblo 
sacerdotal que “reine en vida”, un pueblo hecho de “vasos de misericordia”, que tendrá 
autoridad real para ministrar vida a otros por causa de Su ministración desde el trono. 
Tenemos muchos voluntarios para el trono—hombres que buscan oportunidades para 
aprovecharse  de  los  recursos  de  la  tierra,  de  los  gobiernos  de  la  tierra,  y  así 
sucesivamente. Pero las coronas de Dios son para los que han sido aprobados como 
sacerdotes.  Y  la  única  corona  de  autoridad  sobre  sus  frentes  será  una  corona 
sacerdotal de aceite. 

“Ni saldrá del santuario, ni profanará el santuario de su Dios; porque la consagración 
por el aceite de la unción de su Dios está sobre él. Yo Jehová.” (Lev. 21:12). 

“Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de 
Melquisedec. ” (Salmos 110:4). 

“Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, 
con óleo de alegría más que a tus compañeros.” (Heb. 1:9; Salmos 45:6,7). 

Él ganó la corona de poder llevando sobre Su frente la corona de espinas. 

Él ganó la corona del aceite porque “amó la justicia y aborreció la iniquidad”. 

Él recibió el cetro de justicia porque tomó del soldado romano la débil vara que le fue 
entregada en la mano, y sufrió la ignonimia de una coronación burlesca. Todo esto se 
convirtió en el primer capítulo de Su coronación como Rey.
El segundo capítulo tuvo lugar en Su ascensión. Es ahí donde Dios “puso” a Su Rey 
sobre Sión y Le hizo ser Rey de reyes y Señor de señores. Fue “puesto” ahí para ser 
un  Sacerdote  sobre  el  trono.  Su  ministerio  en  la  tierra  fue  terminado.  Ahora 
comenzaría Su ministerio mesiánico en los cielos. El Reino de Dios no era pospuesto 
por haber matado a Su Rey. Fue precisamente la muerte violenta del Rey lo que se 
convirtió en el primer capítulo de Su coronación en los Cielos. El largamente esperado 
Mesías  había  de  reinar  en  un  trono  que  estaría  muy  por  encima  del  que  Su  pueblo 
había  planeado  para  Él.  Estaría  muy  por  encima  de  cualquier  de  cualquier  trono 
terrenal. 

Todo esto fue muy inquietante para un pueblo que esperaba que Él estableciera un 
reino en Jerusalén. Pero después de Su ascensión, poco a poco les quedó claro. Él 
recibió un trono más glorioso del que jamás ellos hubieran imaginado posible. David 
murió y fue enterrado y su sepulcro estuvo delante de ellos, para que pudieran verlo. 
Pero David mismo, a quién Dios había prometido un reino eterno—vio de antemano un 
poco lo que Dios tenía en mente para el Rey que saldría del linaje de David. David era 
un profeta y como todos los demás profetas, vio al Mesías gobernando sobre el trono 
exaltado  en  los  cielos.  “Pero  siendo  profeta,  y  sabiendo  que  con  juramento  Dios  le 
había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para 
que  se  sentase  en  su  trono…  viéndolo  antes,  habló  de  la  resurrección  de  Cristo.” 
(Hechos  2:30,31).  Y  al  sentarse  ahora  sobre  el  trono  de  David  en  los  cielos,  Pedro 
declara:  “Así  que,  exaltado  por  la  diestra  de  Dios,  y  habiendo  recibido  del  Padre  la 
promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.” (V.33). Por 
haber sido Cristo entronado como el Rey que había sido prometido a su padre David, 
Él  pudo  comenzar  a  derramar  sobre  Su  pueblo  las  bendiciones  del  ministerio 
Mesiánico en la tierra. La salvación del pecado y el derramamiento del Espíritu Santo 
sobre Su pueblo es la primera y principal bendición concedida por el Mesías exaltado. 
La  promesa  era  a  Israel.  “La  promesa  es para vosotros y para vuestro hijos…” y se 
extendió  para  abrazar  a  todas  las  naciones—“para  todos  los  que  están  lejos;  para 
cuantos  el  Señor  nuestro  Dios  llamare.”  (V.39).  Y  Pedro  declara  aún  más,  que  la 
bendición  de  Abraham  era  la  bendición  de  la  salvación  del  pecado:  “Diciendo  a 
Abraham:  En  tu  simiente  serán  benditas  todas  las  familias  de  la  tierra.  A  vosotros 
primeramente, Dios, habiendo levantado a su Hijo, lo envió para que os bendijese, a 
fin  de  que  cada  uno  se  convierta  de  su  maldad.”  (Hechos  3:25,26).  Cuando  Jesús 
murió  en  la  cruz,  rompió  la  “pared  de  partición”  entre  Judío  y  Gentil,  abriendo  el 
camino  para  que  todos  los  hombres  se  hicieran  participantes  de  la  “ciudadanía  de 
Israel”…  ya  no  más  extranjeros  y  advenedizos,  sino  conciudadanos  de  los  santos  y 
miembros de la familia de Dios”. Judío y Gentil ahora son redimidos por la misma Cruz 
y ya no hay dos pueblos enemistados el uno con el otro; sino que juntos en Cristo, se 
han  convertido  en  “un  nuevo  hombre”  (Lee  Efesios  2:12­19).  Se  que  la  enemistad 
sigue  en  los  corazones  de  ambas  naciones  y  así  seguirá—pero  cuando  ambos  se 
inclinen  ante  los  pies  de  la  Cruz,  la  enemistad  desaparecerá—y  repentinamente  se 
convertirán  en  parte  de  esa  “nación  santa”,  y  participantes  juntos  del  Pacto  de 
Abraham. Cristo se convirtió en una maldición para hacer que esto sucediera: “Cristo 
nos  redimió  de  la  maldición  de  la  ley  siendo  hecho  maldición  por  nosotros.  Porque 
escrito  está,  maldito  es  todo  aquel  que  es  colgado  de  un  madero:  Para  que  la 
bendición de Abraham pudiera alcanzar a los gentiles por medio de Jesucristo… (¿Y 
cual es la bendición de Abraham?)… Para que podamos recibir la promesa del Espíritu 
por la fe (Efesios 3:13.14). El mensaje de Dios a Israel y a todas las naciones es fuerte 
y claro—Dejad de intentar levantar el muro que Dios echó abajo al espantoso precio 
de  la  Cruz.  Dios  no  ve  “diferencia”  en  las  naciones  y  los  pueblos  de  la  tierra.  “Por 
cuanto todos pecaron y han sido destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23). 

“La promesa del Espíritu” es la bendición de Abraham. ¡Nunca olvidemos eso! Puede 
haber  beneficios  inferiores  incluidos  en  la  promesa,  pero  todos  ellos  se  extinguen
delante  de  nuestros  ojos  si  como  Abraham,  “buscamos  la  Ciudad  que  tiene 
fundamentos, cuyo Constructor y Hacedor es Dios.” (Heb. 11:10,16). Y es la obra del 
Espíritu Santo producir en la tierra esta Ciudad Santa, esta Jerusalén celestial,  este 
Monte Sión, esta Iglesia del Dios viviente—y llevarla a su plenitud, a su terminación, a 
su perfección. (Lee Heb. 12:22,23; Efesios 4:8­16). 

Habiendo  entendido  estas  cosas,  después  de  mucha  perplejidad  y  asombro,  los 
discípulos pudieron entender que era “conveniente” que Jesús se marchara a Su trono 
celestial. Su partida no significaría que ahora ellos se quedaran sin nada o que fallaran 
Sus promesas sobre el Reino. Solo al marcharse podía Él regresar otra vez a ellos en 
una morada tal de Su presencia que ahora, el que estaba con ellos, estaría en ellos. Y 
era  desde  ese  trono  celestial  donde  Él  tendría  todo  el  poder  y  la  autoridad  para 
gobernar sobre todas las naciones así como sobre todos los cielos. 

Se que Él regresa en poder y dominio real. Pero no para comenzar un Reino. Para eso 
vino  la  primera  vez  y  se  marchó  para  continuar  haciéndolo.  Y  ahí  es  dónde  Él 
permanece hasta que el “precioso fruto de la tierra” sea cosechado. Después regresa 
para cortar los árboles estériles, para desenraizar la cizaña, para quemar la paja, para 
consumir el rastrojo, para devastar por completo todas las obras del hombre: “y para 
recoger el trigo” en Sus graneros (lee Mateo 13:24­31). Viene para consumir todo lo 
corrupto—social, política, económica, religiosa y ecológicamente. Viene para “recoger 
de  su  reino  a  todos  los  que  son  piedra  de  tropiezo  y  a  los  que  hacen  iniquidad; 
y  a  echarlos  en  el  horno  de  fuego;  allí  será  el  llanto  y  el  crujir  de  dientes. 
Entonces LOS JUSTOS RESPLANDECERAN COMO EL SOL en el reino de su Padre. 
El  que  tiene  oídos,  que  oiga.”  (Mateo  13:41­43).  Él  viene  a  recoger  la  cosecha  del 
Reino, no a comenzar una nueva. 

Ahora “solo vemos como por espejo, oscuramente” en lo que se refiere a estas cosas. 
Pero cuando sus juicios ardientes hayan acabado, Dios tiene la siguiente exhortación 
para las naciones: 

“Estad quietos, y sabed que yo soy Dios.” (Lee Salmos 46:8­10). 

Como  los  discípulos  de  Jesús,  muchos  de entre el pueblo de Dios están intentando 


poner presión para que Jesús se involucre en las políticas del Reino, aunque Él solo 
está preocupado por “la justicia”. Muchos presionan para mostrarles el camino al trono, 
a la presidencia, a conseguir que los hombres correctos estén en la corte suprema— 
aunque Él busca mostrarles el camino de la Cruz. Quieren conocer los pasos de gloria 
que les lleven al trono de marfil de Salomón. Pero Él quiere que sigamos Sus pasos 
hacia el Gólgota. Él quiere que sigamos orando, “Señor, venga Tu Reino, Hágase Tu 
voluntad, así en la tierra como en el cielo”. 

Un pacto nuevo y mejor 

La carga completa del Nuevo Testamento y especialmente de las epístolas, que vino 
como  resultado  de  Su  ministración  desde  el  trono  celestial—es  que  el  ministerio 
celestial  del  Mesías  sea  “más  excelente”  de  lo  que  podría  llegar  a  ser  cualquier 
ministerio terrenal. 

El “santuario celestial” es mejor que el terrenal. El Mediador celestial es mejor que el 
terrenal. 

El sacerdocio de Melquisedec es mejor que el Levítico. 

El Nuevo Pacto es mejor que el antiguo, que “era débil en la carne”.
La sangre del Nuevo Pacto es mejor que la sangre de toros y cabras. 

El Antiguo Pacto estaba escrito sobre tablas de piedra; el nuevo, sobre las “tablas de 
carne del corazón”. 

La  sangre  de  toros  y  de  cabras  cubría  el  pecado  a  penas  durante  un  tiempo—no 
podían  quitarlo.  En  el  Nuevo  Pacto,  los  pecados  son  tratados  para  no  volver  a  ser 
recordados en el Cielo, y para nunca más corromper la conciencia de un pueblo que 
ha sido purgado de obras muertas para servir al Dios vivo. 

La aplicación de la sangre de Cristo a nuestros corazones y mentes quita de tal forma 
el pecado y sus cicatrices que no los vemos más, como Dios mismo tampoco los ve 
más. 

Todo lo referente a la ministración del Nuevo Pacto desde el trono celestial del Mesías 
es mejor, mejor, mejor… 

Este es el Reino que Cristo está ahora estableciendo en los corazones de los hombres 
en la tierra.  Y nuestra oración sigue siendo, “Venga Tu Reino, hágase Tu voluntad así 
en la tierra como en el Cielo”. Él tiene  “todo el poder en el cielo y en la tierra” para 
hacer  que  suceda.  Tiene  a  un  pueblo  sacerdotal  que  camina  en  unión  con  Él,  que 
sigue  orando  que  suceda.  La  Creación  sigue clamando por “la manifestación de los 
hijos  de  Dios”  (Romanos  8:19).  Y  tened  por  seguro  que  los  hermanos  menores  de 
Cristo no van a ser manifestados de forma distinta la forma que Su Hermano Mayor 
fue  manifestado.  Jesús  no  cayó  repentinamente  del  Cielo  envuelto  en  gloria  y 
manifiesto  en  la  tierra  como  el  Hijo  de  Dios  con  poder.  Tampoco  Sus  hermanos 
menores. Jesús nació a nuestra humanidad y Dios fue manifiesto por medio de Él en 
la debilidad de Su humanidad. Creció bajo la disciplina y aprendió la obediencia por 
medio de Sus propios padecimientos. Tomó Su cruz diariamente—no sólo la vez en 
que la llevó hasta el Gólgota. A lo largo de toda Su vida anduvo bajo la sombra de la 
Cruz.  Sus  hermanos  menores  ciertamente  van  ser  “manifiestos”  del  mismo  modo, 
porque Jesús dijo, “YO soy el Camino”. Ellos también han de conocer el rechazo, el 
sufrimiento, y aprender la obediencia del mismo modo que Él, y llegar a ser discípulos 
que  tienen  a  todas  las  cosas  como  pérdida  “por  la  excelencia  del  conocimiento  de 
Cristo  Jesús,  su  Señor”.  Sólo  “sufriendo  con  Él”,  serán  ellos  manifiestos  como  Sus 
hijos y “reinarán con Él” (Rom. 8:17). 

El primer y especial Hijo de Dios fue “manifiesto” en debilidad, en pobreza, en rechazo, 
en  sufrimiento—mucho  antes  de  ser  manifestado  como  el  Hijo  de  Dios  en  gloria  de 
resurrección.    Y  lo  mismo  será  con  Sus  hermanos  menores:  no  serán  manifiestos 
como los hijos de Dios en poder y gloria hasta que hayan sido manifiestos en la tierra 
como seguidores del Cordero, mostrando el amor, la misericordia y las virtudes de Su 
Maestro en medio de la debilidad y la mortalidad. ¡Que locura pensar que están por 
encima  de  Su  Maestro  y  que  un  día  simplemente  caerán  del  Cielo  a  la  tierra  como 
“hijos” glorificados para librar a la creación de su esclavitud! 

El labrador espera, ¡Tened también vosotros paciencia! 

Reconozco que muchas cosas que he mencionado respecto al Nuevo Pacto no han de 
ser vistas en gran medida en el pueblo de Dios. Esto no altera el Pacto. Simplemente 
explica la razón por la que el Espíritu aún sigue en la tierra, por qué Jesús aún no ha 
regresado  y  por  qué  el  Labrador  sigue  esperando  “el  precioso  fruto  de  la  tierra”.  El 
precio pacto de Dios ratificado por la sangre de Jesús aún ha de llegar a su plenitud 
final  en  Su  pueblo.  El  Hijo  todavía  ha  de  recibir  la  recompensa  de  Su  sacrificio.  El 
Padre seguirá preparando una novia santa para Su Hijo, que es digno de lo mejor que
la gracia y el poder del Creador pueden producir. El Espíritu Santo será fiel en Su obra 
en los corazones de los hombres para producir una Esposa que sea digna de Su Hijo, 
por los méritos de la “Sangre preciosa”. Cuando presente a esta virgen sin mancha a 
Cristo, no tendrá que pedir disculpas de este modo: “Aquí esta la Novia que querías 
que preparara para Tu Hijo—aún llena de faltas y de manchas­ya lo sé— ¡Pero esto es 
lo  mejor  que  he  podido  hacer!  Él  tiene  todo  el  poder  y  la autoridad para producir la 
Iglesia  perfecta,  el  fruto  perfecto,  la  Novia  perfecta  que  Dios  Le  ha  autorizado  a 
preparar. 

Juan Diecisiete 

En  la  oración  de  Jesús  por  Sus  escogidos,  justo  antes  de  Su  partida,  tenemos  un 
hermoso avance de “Su ministerio más excelente” en los cielos. Él habla como si ya 
estuviera glorificado y entronado a la diestra de Dios. Habla como alguien que ya ha 
cumplido Su ministerio terrenal, porque había afirmado Su rostro para ir a la Cruz que 
Le esperaba delante de Él. Sabe que ha vencido al mundo. Pero ora aún en la tierra 
en la presencia de Sus inquietos discípulos, para poder darles consuelo y seguridad 
respecto  al  propósito  de  Su  partida.  Si  alguna  vez  te  encuentras  a  ti  mismo 
preguntándote  sobre  el  significado  del  Nuevo  Pacto,  y  dudando  si  va  a  ser  o  no 
cumplido  en  tu  vida—simplemente  lee  este  capítulo  lentamente  y  en  oración,  y  sé 
renovado en el espíritu con respecto a la esperanza de Su llamamiento y la fidelidad 
de tu gran  Sumo sacerdote en los cielos para completar la obra ahí, tan ciertamente 
como  acabó  la  obra  que  el  Padre  le  dio  para  cumplir  en  la  tierra.  Queremos  leer  el 
capítulo completo y considerar en detalle cada versículo: 

V.1 “Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que el Hijo te glorifique a Ti.” Se 
ve al Padre como si sujetara la mano del Hijo, para que el Hijo pudiera tener todo el 
poder  para  cumplir  el  Pacto  en  Su  pueblo.  En  realidad,  Él  mismo  es  ese  Pacto. 
Nuestro  Sumo  Sacerdote  en  los  Cielos  no  se  desanimará  ni  desfallecerá  hasta  que 
haya establecido en la tierra la justicia…Yo soy el SEÑOR, en justicia te he llamado; te 
sostendré por la mano y por ti velaré, y te pondré como pacto para el pueblo…” (Isaías 
42:4­6). 

Ahora  Jesús  ora  al  Padre  que  pueda  ser  “glorificado”  para  poder  cumplir 
completamente el Pacto. Dios ha declarado, “Mi gloria a otro no daré.” (Isaías 42:8). Y 
sin  embargo,  aquí  Jesús  la  está  pidiendo.  Porque  sabe  que  fue  manifestado  en  la 
tierra  no  para  robar  la  gloria  de  Dios  sino  para  ser  ese  vaso  en  la  tierra  que 
verdaderamente irradiara y extiendiera la gloria de Dios en la tierra. “Vimos Su gloria, 
gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.” (Juan 1:14). No vino 
a  revelarse  a  Él  mismo,  el  Hijo,  sino  a  mostrar  al  Padre.  El  Hijo  era  la  expresión 
radiante  del  Padre.  Y  por  ser  fiel  como  hombre  en  vivir  y  obrar  en  la  tierra  en 
dependencia total del Padre, triunfó donde había fracasado el primer Adán. De este 
modo  se  convirtió  exactamente  en  lo  que  Dios  había  querido  que  Adán  llegara  a 
convertirse, en la misma “gloria de Dios” en la tierra (lee 1ª Cor. 11:7). 

Cuando  Dios  da  Su  gloria  y  nosotros  la  retenemos,  ¡Estamos  robando  la  gloria  de 
Dios! El hombre fue hecho para glorificar a Dios. Los ángeles y las huestes celestiales 
fueron hechos para glorificar a Dios. Cuando Lucifer dijo, “Elevaré mi trono por encima 
de  las  estrellas  de  Dios”—este  ser  de  luz  (que  es  lo  que  significa  su  nombre 
exactamente)  perdió  Su  brillo  y  se  convirtió  en  oscuridad  (lee  Isaías  14:13).  “El 
querubín ungido que cubre” fue llamado a cumplir esa clase de ministerio: “cubrir”, por 
así decirlo, proteger, defender la gloria de Dios (lee Ezequiel 28:14). El único medio  al 
alcance  de  hombre  o  ángel  para  proteger  la  gloria  de  Dios,  es  asegurarse  de  no 
retener  ninguna  gloria  para  él  mismo.  Sino  que  en  todo  lo  que  haga,  en  cualquier 
capacidad con la que pueda ministrar—dé honra y alabanza a Dios y quiera guiar a
otras  de  Sus  criaturas  a  ese  mismo  espíritu  de  adoración—para  que  también  ellas 
puedan dar toda la honra y la alabanza a Él. Como las otras criaturas vivas que rodean 
el trono, nosotros también hemos de “dar gloria, honra y gracias al que está sentado 
en el trono, que vive eternamente y para siempre” (Apocalipis 4:9). 

Ahora bien, el Hijo de Dios fue glorificado en la tierra porque en todo lo que hizo, la 
gloria  que  el  Padre  había  puesto  sobre  Él  regresaba  al  Padre  en  alabanza  y 
exaltación.  Cuando  predicaba,  era  Dios  quién  era  glorificado.  Cuando  sanaba,  era 
Dios quién era glorificado en el Hijo. (Juan 11:4, 13:31). 

Y  ahora  había  llegado  el  momento  de  partir  de  este  mundo  y  de  comenzar  un 
ministerio celestial; y así, ora poder ser “glorificado” en esa ministración celestial del 
mismo  modo  que  lo había sido mientras ministró en la tierra. Una vez más el Padre 
sería glorificado en el Hijo sobre el trono, como lo había sido aquí, en la tierra. 

“Glorifica  a  Tu  Hijo,  para  que  Tu  Hijo  también  Te  glorifique  a  Ti.”  En  toda  nuestra 
enseñanza  sobre  los  propósitos  de  Dios  en  Sus  “hijos”,  encontramos  necesario 
enfatizar esto, porque algunos tienen la noción de que estamos enseñando igualdad 
con Cristo. Acusaciones de este tipo puede que sean inevitables porque enseñamos 
una unión vital con el Hijo. Y Jesús mismo fue acusado de “hacerse igual a Dios” por 
insistir que Él era uno con el Padre. En Su humanidad, Jesús tomó un lugar por debajo 
de  la  Deidad,  por  debajo  del  Padre.  Él  dijo,  “El  Padre  mayor  es  que  Yo”.  Nosotros 
somos menos que Cristo, mucho más débiles que Cristo, absolutamente desvalidos y 
desechos  separados  de  Cristo.  Sólo  al  participar  de  Su  unción,  al  crecer  en  Él,  al 
permanecer en Él, podremos participar de la misma unción y de la misma gloria. Dios 
no glorifica a apóstoles, profetas, maestros u otros ministerios. Ni siquiera glorificó al 
Apóstol, ni al Profeta, ni al Maestro, mientras anduvo en la tierra. Pero Dios “glorificó” 
al Hijo—porque solo un hijo disciplinado puede glorificar verdaderamente al Padre. 

V. 2 “Como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los 
que le diste.” Su ministerio sacerdotal es para un pueblo de pacto. Él tiene “potestad 
sobre toda carne” para dar vida a Su pueblo de pacto. Él tiene el poder y la autoridad 
para  “someter  a  todos  Sus  enemigos  debajo  de  Sus  pies”—y  un  día  Él  “habrá 
suprimido  todo  dominio,  toda  autoridad  y  potencia.  Porque  preciso  es  que  él  reine 
hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.” (1ª Cor. 15:24­25). 
No presionamos demasiado hondo en un entendimiento de Su futuro Reino y la gloria 
y el poder que serán revelados en ese Día. Pero claramente, Él reina sobre Su trono 
Mesiánico ahora. Si el pueblo de Dios sabe tan poco sobre Su presente reinado en la 
tierra y sobre Sus operaciones en Su pueblo aquí y ahora, también es cierto que Dios 
no  va  a  dar  ninguna  revelación  profunda  sobre  cosas  que  pertenecen  a  la  era 
siguiente—o a las eras aún por venir. 

Ahora mismo Él está entronado con “poder sobre toda carne” para cumplir el Nuevo 
Pacto  en  Su  pueblo.  Él  se  ha  comprometido  a  traer  vida  a  un  pueblo  escogido  del 
Padre  y  dado  al  Hijo  como  un  regalo.  Se  trata  de  un  pueblo  que  caminará  en 
obediencia absoluta a Su voluntad, como el mismo Jesús. Lo intentamos y fracasamos 
muchas veces porque no nos damos cuenta que la obediencia que Dios exige es la 
obediencia  que  Él  da.  Es  por  la  “obediencia  de  Uno”  que  nosotros  somos  hechos 
justos  (Rom.  5:19).  Dios  quiere  asegurarnos  que  no  es  nuestra  obediencia  sino  la 
Suya—y que cualquier cosa que Él demande de nosotros, sea grande o pequeña— 
sólo  podemos  agradarle  reconociendo  nuestra  impotencia  y  caminando  en  la 
obediencia  de  Cristo.  Este  espíritu  de  obediencia  Él  lo  suple  cuando  nosotros 
simplemente nos quitamos nuestro calzado, como el Josué de antaño—y caminamos 
en los Suyos.
Su propósito es dar “vida eterna”—y su ministerio sacerdotal gira totalmente alrededor 
de eso. ¿Y qué es la vida eterna? 

V.3 “Y esta es vida eterna, que te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y a Tu Hijo 
Jesucristo a quién Tú has envidado.” Es bueno poder salir del charco de las posiciones 
doctrinales  y  fluir  con  Cristo  en  los  arroyos  vivientes  de  la  verdad.  A  duras  penas 
puedes definir tus doctrinas fluyendo en el Arroyo, pero es más puro. Lo que quiero 
decir es que la teología siempre debe definir la verdad dentro de unas limitaciones. De 
lo contrario, ¿Cómo se puede controlar? Pero un río, el Río de la vida, aunque carezca 
de  limitaciones  definidas,  te  arrastrará  hacia  delante  con  sus  corrientes  de  sanidad, 
hasta el mismo corazón de Dios. Entonces, ¿Cuál es la doctrina de la vida eterna? No 
es  una  mera  existencia  en  el  Cielo.  ¡Es  conocer  a  Dios!  “Para  que  Te  conozcan”. 
Comienza cuando Le recibimos—o más bien, cuando Él nos recibe a nosotros; pero 
fluye eternamente. Le conocemos cuando Le descubrimos por primera vez, del mismo 
modo que conoces el océano cuando te sumerges en las aguas junto a la costa. Pero 
en realidad no Le conoces hasta que empiezas a explorar “la largura, la anchura, la 
altura y la profundad” de Su Ser. No Le encuentras en libros, sino caminando con Él. 
(Y si los libros no te ayudan a caminar más cerca de Él, lo mejor es que no los leas). 

Ahora  bien,  el  Espíritu  de  Dios  viene  a  nuestras  vidas  para  ayudarnos a explorar la 
inmensidad de Su Ser: “Porque el Espíritu todo lo escudriña, aún las profundidades de 
Dios”.  (1ª  Cor.  2:10).  No  te  jactes  de  conocer  a  Dios  solo  porque  hayas  tenido  un 
encuentro  con  Él.  Es  bueno  que  hayas  tenido  un  encuentro  con  Él.  Pero  sólo  Le 
conocemos  cuando  nos  perdemos  en  los  océanos  de  Su  Ser.  Y  Dios  no  va  a 
reposar—y  Jesús  no  habrá  completado  Su  ministerio  en  los  cielos—hasta  que  Su 
pueblo “conozca el amor de Cristo que sobrepasa a todo conocimiento” y sea “lleno de 
la plenitud de Dios” (Efesios 3:19). (No negando, por supuesto, que nos llevará toda la 
eternidad comprender lo que estamos hablando). 

V. 4­5. “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. 
Ahora  pues,  Padre,  glorifícame  tú  al  lado  tuyo,  con  aquella  gloria  que  tuve  contigo 
antes que el mundo fuese.” Él acabó la obra de redención en la tierra. Ahora esta a 
punto de comenzar una obra en los cielos. Él fue glorificado por el Padre para la tarea 
terrenal. Ahora pide una nueva glorificación para la tarea celestial, para también poder 
completar esa obra. En la tierra Él era la expresión radiante de la gloria del Padre. “Y 
vimos Su gloria, como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y verdad” (Juan 1:14). 
Pero ahora en el Cielo Él está tan inmerso en la Gloria, tan absorbido en el Padre de 
quién  vino,  que  es  visto  como  el  Mismo  Anciano  de  Días,  de  la  misma  e  idéntica 
sustancia y semejanza: 

Juan lo vio de este modo: “Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, 
como nieve; sus ojos como llama de fuego; y sus pies semejantes al bronce bruñido, 
refulgente  como  en  un  horno;  y  su  voz  como  estruendo  de  muchas  aguas.” 
(Apocalipsis 1:14.15). ¿Quién era él? 

Daniel también vio a la misma persona, a quién la llamó “el Anciano de Días”— 

“Y se sentó un Anciano de días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su 
cabeza  como  lana  limpia;  su  trono  llama  de  fuego,  y  las  ruedas  del  mismo,  fuego 
ardiente” (Dan. 7:9).
V. 6­8. “He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, 
y me los diste, y han guardado tu palabra. Ahora han conocido que todas las cosas 
que me has dado, proceden de ti; porque las palabras que me diste, les he dado; y 
ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú 
me enviaste” Es el nombre del Padre el que Jesús vino a revelar. Él jamás fue por ahí 
explicando  los  nombres  diferentes  de  Jehová­Dios  y  el  significado  de  los  mismos. 
Porque  Él  mismo  era  la  revelación,  la  expresión  radiante  de  la  gloria  del  Padre.  En 
todo  lo  que  hizo,  en  todo  lo  que  dijo—era  el nombre del Padre, Su naturaleza y Su 
carácter, lo que Él estaba dando a conocer. 

V.9.  “Yo  ruego  por  ellos;  no  ruego  por  el  mundo,  sino  por  los  que  me diste; porque 
tuyos son”. El objetivo de Dios es alcanzar al mundo con el conocimiento de Su gran 
salvación, puesto que Cristo murió “para que el mundo fuera salvo por Él”. Y así, las 
iglesias han reconocido el objetivo de Dios e intentan lo mejor que pueden cumplir el 
objetivo  de  Dios—pero  son  lentas  en  caminar  por  el  camino  de  Dios.  El  método  de 
Dios para hacer que el mundo crea es por medio de un pueblo que se ha unido a Él— 
no  mediante  una  campaña  cristiana organizada. El ministerio aún más excelente de 
Cristo  en  los  cielos  es  el  de  preparar  discípulos  que  se  conviertan  en  Sus 
representantes en la tierra. Y de este modo, nuestro Señor Jesús ora por los Suyos, 
no por el mundo. Cuando Él es verdaderamente glorificado en los suyos, entonces, por 
supuesto, orarán por el mundo al que el Señor los envíe. Y por causa de esa unión 
con Él, ellos tendrán un testimonio viviente, vital, del Señor resucitado. 

V.10. “Y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos”. Ya hemos 
visto que el Padre era “glorificado en el Hijo”. Y ahora, como nuestro Sumo Sacerdote 
en los cielos, Él ora poder ser glorificado en Su pueblo. Si hay algo que los escritos de 
Juan enfatizan, es el hecho de que nosotros, por medio del Espíritu Santo, hemos de 
tener la misma clase de relación con el Hijo que Él tenía con el Padre. “Soy glorificado 
en  ellos”,  dijo  Jesús.  El  Padre  no  tenía  temor  de  que  Su  obra  en  la  tierra  fuera 
interrumpida o estorbada de alguna manera si se llevaba a Cristo a un trono celestial. 
Porque del mismo modo que el Padre era glorificado en el Hijo, ciertamente ahora el 
Hijo sería glorificado en Su pueblo en la tierra. 

V.11. “Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre 
santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como 
nosotros. ¿Cómo podemos dejar de entender lo que el Padre está diciendo? ¿Cómo 
podemos  pervertir  de  tal  modo  Su  intención  para  reducir  su  significado  a  que 
simplemente  quiere  un  pueblo  que  olvide  sus  diferencias,  se  reúna  en  grandes 
congregaciones  y  pruebe  de  este  modo  al  mundo  que  son  uno?  Es  una  perversión 
total de la verdad igualar la “unidad del Espíritu” con el ecumenismo y el diálogo entre 
los líderes de iglesia—nuestros teólogos reuniéndose y buscando áreas de consenso 
para eliminar las divisiones en la Iglesia. La unidad del Espíritu no tiene nada que ver 
con eso. Es simplemente lo que dice—ser uno con el Espíritu. “Para que sean uno, así 
como nosotros somos uno.” 

Uno con Jesús, como Él es uno con el Padre 
Llevando Su gloria, como Él llevó la gloria del Padre 
Caminando con el Hijo, como Él caminó con el Padre 
Obedeciendo al Hijo como Él obedeció al Padre 
Amando la justicia como Jesús amó la justicia 
Aborreciendo la maldad, como Jesús aborreció la maldad 
Ungido con el “óleo de alegría”—el mismo que fue derramado sobre la cabeza del Hijo 
Que fluye por todo Su cuerpo 
Hablando las palabras del Hijo, como Él habló las palabras del Padre. 
Haciendo las obras del Hijo, como Él hizo las obras del Padre.
V.12­16 . “Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los 
que  me  diste,  yo  los  guardé,  y  ninguno  de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, 
para que la Escritura se cumpliese. Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo, para 
que tengan mi gozo cumplido en sí mismos. Yo les he dado tu palabra; y el mundo los 
aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que 
los quites del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco 
yo  soy  del  mundo.”  El  pueblo  de  Dios  no  tiene  nada  en  común  con  el  sistema  del 
mundo.  Por  eso  ellos  son  odiados.  No  pueden  cooperar  con  planes  terrenales. 
Simplemente los atraviesan como “extranjeros y peregrinos”, porque buscan una clase 
diferente de ciudad. Son extranjeros a ésta, y desechan los enredos terrenales. Esto 
en  si  puede  que  no  cause  demasiados  problemas.  Pero  mientras  están  aquí  son 
embajadores  de  otro  País.  Y  es  este  testimonio  lo  que  causa  todos  los  problemas. 
Estamos aquí para reprender, reprochar y convencer a los que nos rodean. Esto es lo 
que produce enemistad de parte de un mundo que odia a Dios—un mundo que puede 
profesar que quiere a Dios, pero que también quiere a sus ídolos. Porque la codicia es 
idolatría  según  el  apóstol  Pablo  (Col.  3:5).  Y  la  codicia  no  está  desenfrenada  en  el 
mundo  solamente,  sino  que  es  predicada  y  promocionada  por  los  que  prometen 
riquezas, felicidad y prosperidad a un pueblo que se une a la Iglesia y que prosigue 
con sus sistemas mundanos. 

El  cristianismo  del  día  de  hoy  es  en  gran  medida  parte  de  este sistema del mundo. 
Con demasiada frecuencia hemos “hecho un pacto” con los habitantes de la tierra en 
lugar  de  destruir  sus  ídolos—como  el  Israel  de  antaño.  Crecemos  desde  nuestra 
infancia en una sociedad que consideramos como nuestra. En muchos países donde 
el Cristianismo ha florecido, se enseña incluso que son la nación escogida de Dios. Es 
difícil para la mayoría de los cristianos aceptar el hecho de que estamos en guerra con 
este sistema del mundo. “Toda la armadura de Dios” es lo que leemos y sobre lo que 
enseñamos,  pero  ¿Dónde  queda  el  conflicto  con  el  dios  de  este mundo? La actitud 
parece  ser  “Mundo,  déjanos tranquilos, y te dejaremos tranquilo—vivamos juntos en 
hermosa co­existencia”. Y así, el mundo nos tolera ahora porque más o menos somos 
uno  con  él.  Será  muy  distinto  cuando  comencemos  a  caminar  conforme  a  los 
principios del Reino del Cielo. Tened por cierto, pueblo de Dios, que cuando el Espíritu 
de  Verdad  reciba  el  Señorío  en  medio  de  nosotros,  va  a  “convencer  al  mundo  de 
pecado,  justicia  y  de  juicio”—porque  eso  es  exactamente  lo  que  vino  a  hacer.  Y  el 
mundo nos odiará por ello. 

V.17­19.  “Santifícalos  en  tu  verdad;  tu  palabra  es  verdad.  Como  tú  me  enviaste  al 
mundo, así yo los he enviado al mundo. Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para 
que también ellos sean santificados en la verdad.” Jesús está orando por nosotros en 
el  Santuario  Celestial,  para  que  nosotros  podamos  ser  hechos  santos,  apartados, 
consagrados  a  Él  por  la  verdad.  Con  demasiada  frecuencia  el  significado  de  la 
“santificación” ha sido reducido a una cierta experiencia que puedes tener—y después 
eres  apto  para  perder  dicha  experiencia.  Después,  al  buscar  a  Dios,  “la”  vuelves  a 
tener. Ahora Cristo ha sido hecho para nosotros “santificación”—del mismo modo que 
Él  es  nuestra  “sabiduría”,  nuestra  “justicia”,  y  nuestra  “redención”.  (1ª  Cor.  1:30). 
Somos  santificados  por  completo  cuando  Cristo  tiene  el control de nuestras vidas— 
cuando Él vive y camina en nosotros por Su Espíritu. Se convirtió en nuestra heredad 
cuando Jesús murió en la Cruz, una vez y para siempre (Heb. 10:10). Y es una obra 
constante de gracia en nuestros corazones “por el lavamiento del agua por la palabra” 
(Ef. 5:26)—y nosotros, a cambio, “santificamos al Señor Dios en nuestros corazones” 
(1ª  Ped.  3:15).    Sólo  viviremos  la  vida  santificada,  la  vida  totalmente  consagrada  a 
Dios, cuando le demos Su señorío en nuestros corazones. Y así, Jesús, por causa de 
nosotros se ha “santificado” a Él mismo. ¿Teníamos que limpiar Su vida de suciedad 
de  la  carne?  ¡No!  Sino  que  Aquel  que siempre fue puro y limpio, fue más allá y “se 
santificó a Sí mismo”. Es decir, se apartó por completo a la voluntad del Padre.
“Así  Yo  los  he  enviado  al  mundo”.  Muchas  iglesias  y  agencias  misioneras  están 
enviando  a  sus  representantes  al  mundo;  y  sabemos  que  Dios  está  haciendo  una 
cierta obra conforme al llamado de cada uno. Pero cuando Dios haya preparado para 
Él  mismo  un  pueblo  “santificado”—totalmente  separado  para  Dios  y  Él  los  envíe, 
tendrán la misma clase de impacto en el mundo que tuvo Jesús cuando fue enviado 
por el Padre—como Sus discípulos cuando fueron enviados por el Hijo. 

V.20­21. “Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en 
mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en 
ti,  que  también  ellos  sean  uno  en  nosotros;  para  que  el  mundo  crea  que  tú  me 
enviaste.” Y de este modo somos incluidos en esta oración sacerdotal. Y la oración es 
muy explícita. “QUE TAMBIÉN ELLOS SEAN UNO”. La única “unidad” que deleita al 
corazón  del  Padre  es  la  unidad  con  Jesús,  la  unidad  con  el  corazón  y  la  mente  de 
Dios—teniendo la misma clase de unión con el Hijo como la que Él tiene con el Padre. 

Fijémonos en esto: este es el testimonio de Dios al mundo, que Jesús es el Hijo de 
Dios.  Este  es  el  camino  de  Dios.  Y  cuando  todos  los  esfuerzos  del  hombre  por 
alcanzar el mundo por medio del evangelismo de masas y por las facilidades de los 
medios de comunicación, hayan fracasado por completo, Dios enviará Sus testigos a 
los  confines  de  la  tierra—para  que  todo  el  mundo  sepa  que  un  Cordero  reina  en  el 
trono de la gloria. ¿Cómo sé esto? Porque cuando los juicios de Dios caigan sobre la 
tierra, los habitantes de la tierra se esconderán en los montes y rocas para esconderse 
de  la  ira  del  Cordero.  Sabrán  que  el  Cordero  se  ha  levantado  para  juzgar  a  las 
naciones. 

“Caed sobre nosotros y escondednos del rostro de Aquel que se sienta en el trono, y 
de la ira del Cordero”. Me pregunto si Dios podría derramar la medida completa de Su 
ira  antes de que haya un testigo santo y puro del Cordero que reina en el trono. 

V.22,23.  “La  gloria  que  me  diste,  yo  les  he  dado,  para  que  sean  uno,  así  como 
nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para 
que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también 
a mí me has amado.” 

El  pueblo  de  Dios  no  es  hecho  uno  mediante  cónclaves  ecuménicos  ni  grandes 
convenciones carismáticas presididas por poderosos apóstoles y profetas. Es hecho 
uno por la gloria de Dios, por la gloria que puso sobre Cristo—puesto que esta es la 
gloria que Él ha puesto en Su pueblo. Las conferencias, los diálogos, la comunicación 
abierta  entre  los  líderes  de  las  Iglesias,  el  “reunirnos  en  amor,  en  alabanza  y  en 
adoración” y el tratar de solventar asuntos controversiales—esto no tiene nada que ver 
con ellos. Es mediante la gloria de Dios, que viene a morar en Su templo—la misma 
gloria  que  tomó  Su  morada  en  el  Señor  Jesús,  haciéndole  ser  el  mismo  Templo  de 
Dios en la tierra—haciéndole ser el portavoz de Dios, la voz de Dios, la revelación de 
Dios mismo a los corazones de los hombres. Pero ahora ya no es más la “plenitud de 
Dios” en Su Hijo en la tierra, sino la plenitud de Dios en Sus “muchos hermanos”—Su 
unigénito siempre teniendo la preeminencia en todas las cosas ahora y para siempre. 
¡Amen! 

Hechos perfectos en UNO 
Llegando a la plenitud en UNO 
Llegando a la consumación en UNO 
Llegando a la madurez en UNO 

Para esto es precisamente el ministerio desde el trono. Y si el “ministerio” no produce 
esto  en  la  tierra,  el  propósito  de  Dios  en  producir  esto  se  quedará  corto  de  Su
intención original. Porque el Hijo de Dios, exaltado a la diestra de Dios en los cielos, 
está ahí para producir esa clase de ministerio en la tierra. 

“A fin de perfeccionar a los santos 
para la obra del ministerio, 
para la edificación del cuerpo de Cristo, 
hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe 
y del conocimiento del Hijo de Dios, 
a un VARÓN perfecto, a la medida de la estatura 
de la plenitud de Cristo” 
(Efesios 4:12­13). 

Esta es la revelación de Dios mismo al mundo. Este es el testimonio de Dios al mundo, 
que el Hijo fue enviado del Padre para redimirlo—y que Jesús ahora reina como Rey 
de reyes y Señor de señores sobre todas las cosas. 

Tú dices, ¡Imposible! Lo se, es totalmente imposible para los hombres. Por eso Dios 
escoge hacerlo de este modo, para que sólo Él pueda ser glorificado. 

V.  24  “Padre,  aquellos  que  me  has  dado,  quiero  que donde yo estoy, también ellos 
estén  conmigo,  para  que  vean  mi  gloria  que  me  has  dado;  porque  me  has  amado 
desde antes de la fundación del mundo.” 

No  negamos  los  objetivos  finales  de  Dios  simplemente  porque  enfaticemos  Sus 
operaciones  del  presente;  y  Él  quiere  que nosotros estemos con Él de manera muy 
real—aquí y ahora. 

Esperamos ansiosamente estar con Él en la gloria futura; pero Él también quiere que 
permanezcamos en Él ahora. “Si lo que habéis oído desde el principio permanece en 
vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.” (1ª Juan 2:24). Él 
quiere que permanezcamos con Él ahora—para que también podamos permanecer en 
Él  entonces.  No  pensemos  ni  por  un  instante  que  si  encontramos  nuestro  hogar en 
Dios  ahora,  el  Cielo  tendrá  menos  significado  para  nosotros  en  su  momento.  Lo 
opuesto  si  es  cierto.  Es  porque  el  Hijo  del Hombre permaneció en el Cielo mientras 
andaba en la tierra, que pudo orar de forma efectiva. “Glorifícame tú al lado tuyo, con 
aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.” (Juan 17:5, Juan 3:13). 

La futura gloria de nuestra herencia dependerá de nuestra apropiación de esa gloria 
aquí  y  ahora  en  esta  vida.  Habrá  diferentes  grados  de  gloria ahí, porque Pablo nos 
dice: “Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, 
pues una estrella es diferente de otra en gloria. Así también es la resurrección de los 
muertos.”  (1ª  Cor.  15:41,45).  Pero  tengamos  por  cierto  que  nuestra  lucha  por 
conseguir  el  “premio”  del  que  habla  Pablo  no  estará  determinada  por  cuánto 
conocimiento  tengamos  del  “supremo  llamamiento  de  Dios  en  Cristo  Jesús”.  Estará 
determinada por haber o no caminado por Su Camino y por habernos identificado con 
Sus sufrimientos. 

V.25­26. “Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han 
conocido que tú me enviaste. Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer 
aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.” 

¿Cuál  es  la  búsqueda  final,  la  esperanza  y  anhelos  finales,  el  deseo  supremo  del 
corazón de nuestro Sumo sacerdote en el trono?
Es que el mismo amor que el Padre tenía por Cristo, y que fue manifestado por medio 
de  Cristo,  pueda  estar  en  nosotros.  Y  por  eso  Él  está  tan  preocupado  de  que 
caminemos en Su verdad. Por eso Él nos revela el corazón, la mente, el nombre—la 
misma  naturaleza  y  carácter  del  Padre.  Es  para  que  al  conocer  al  Padre,  podamos 
participar de Su amor en una plenitud permanente mayor y mayor aún. 

El  hombre  necio  dice,  “Olvida  todas  esas  enseñanzas  lejanas  y  simplemente 
amémonos unos a otros”. Tú no te lanzas y te aferras al amor como si se tratara de 
algo  terrenal,  tangible.  ¡No  lo  agarras  y  desaparece  por  arte  de  magia!    No  puedes 
conocer  el  amor  hasta  que  conozcas  a  Dios,  puesto  que  Dios  es  amor.  No  puedes 
hallar el amor sin caminar cerca de Él, sin aprender de Él—aprendiendo la obediencia, 
tomando  Su  cruz,  siguiendo  al  Cordero  por  donde  quiera  que  Él  vaya.  Por  eso 
debemos  ministrar  la  verdad  y  caminar  en  la  verdad.  Dios  quiere  llevarnos  hacia  Sí 
mismo, para introducirnos en Su amor. Lo que no puedes es salir y agarrarlo como si 
se tratara de una mariposa que revolotea por tu camino, o como una brizna de hierba 
que flota en el agua. El amor es más bien como el aire—la misma atmósfera del Cielo 
que  nacimos  para  respirarlo.  El  amor  es  el  mismo  océano,  en  cuyas  profundidades 
debemos hundirnos—y en el que debemos vivir—si es que vamos a convertirnos en 
un pueblo que esté lleno con la plenitud del amor de Dios. 

Tenemos  que  ser  re­creados  para  poder  convertirnos  en  criaturas  de Su amor. Y el 
propósito  final  de  Cristo  morando  en  nuestros  corazones—al  caminar  en  fe,  en 
obediencia, en esperanza, en paciencia—es que Él pueda llevarnos hacia la plenitud 
de Su amor. Él quiere producir un pueblo colectivo en la tierra que pueda comprender, 
aprender—que pueda aferrarse y perderse en la plenitud de Su amor: 

“Para  que  habite  Cristo  por  la  fe  en  vuestros  corazones,  a  fin  de  que,  arraigados  y 
cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos 
cuál  sea  la  anchura,  la  longitud,  la  profundidad y la altura, y de conocer el amor de 
Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de 
Dios.” (Efesios 3:17­19). 

No digas, “Simplemente amémonos y olvidemos la verdad”. No digas, “Tengamos el 
Templo, y olvidémonos del fundamento”. 

No digas, “Cosechemos la cosecha, y olvidémonos del tiempo de la siembra”. 

No digas, “Tengamos las manzanas y olvidémonos del riego, la poda, las hojas y las 
flores.” 

Se requiere el infinito y paciente cuidado del labrador en nuestras vidas y la gran obra 
intercesora  de  nuestro  Sumo  Sacerdote  en  los  cielos  para  producir  en  la  tierra  un 
pueblo  que  manifieste  el  mismo  amor  que  estaba  en  Jesús.  Y  nuestro  Señor  sigue 
pidiendo al Padre que produzca esta clase de gente en la tierra. Porque Jesús sabe y 
quiere  que  sepamos  que la respuesta de Dios a nuestra oración es la respuesta de 
Dios a cada necesidad humana. 

El  Urim  y  el  Tumim  han  llegado  a  la  plenitud  gloriosa  en  nuestro  Sumo  Sacerdote 
sobre el trono de gloria, y aún ha de llegar a una plenitud gloriosa y triunfante en Sus 
escogidos en la tierra.  El Urim (las luces, las glorias, los fuegos) que rodean el trono e 
irradian  de  Su  rostro,  aún  debe  brillar  en  el  Tumim  (las  perfecciones,  la  plenitud,  la 
consumación de la revelación divina en la tierra). Porque el Espíritu de Dios está aquí 
en  la  tierra  para  tomar  las  excelencias  de  Cristo  desde  el  corazón  de  Dios  y 
revelárnoslas.  Y  puesto  que  Él  no  es  solo  URIM  en  Su  naturaleza—Él  es  también 
TUMIM  en  Sus  operaciones.  Él  no  es  solo  Luz,  Fuego  y  brillo  en  el  Cielo.  Él  es
también  TUMIM:  Él  consuma,  Él  lleva  a  la  perfección,  Él  lleva  a  su  consumación  el 
Nuevo  Pacto  que  nuestro  Sumo  Sacerdote  media  ante  el  trono.  “Porque  somos 
hechura Suya”—o como alguien lo ha traducido—“somos Su obra de arte”, que Dios 
ha decretado como la maravilla y la gloria de Su sabiduría, no solo aquí en la tierra, 
sino también en los cielos. (Efesios 2:10; 3.10). 

Quizás  nunca  antes  la  Iglesia  se  haya  vuelto  más  estéril,  más  mundana,  más 
cautivada  por  principios  del  mundo,  más  embellecida  con  los  adornos  de  la  tierra, 
como hoy día—y aún así, tan vacía de la Gloria de Dios. 

Nunca antes ha estado tan bien equipada con los recursos de la tierra; y sin embargo, 
nunca ha sido tan débil en su testimonio, ni estado tan confundida en su discurso, tan 
idólatra en su adoración, como hoy día. 

Diez mil voces claman por las ondas y caen desde los satélites sobre nosotros—¿pero 
cual es esa clara voz de pura autoridad que sale del corazón de Dios? 

Todo esto va a cambiar; y creo que las trompetas de Dios están empezando a sonar. 
Una vez más en este día de apostasía como en los otros días de apostasía, Dios va a 
levantar  una  palabra  pura  desde  el  trono,  una  palabra  segura  y  certera  de  Urim  y 
Tumim  y  los  hombres  sabrán—esta  es  la  Palabra  del  Señor.  Dios  podía  haber 
decretado que Jesús se quedara en la tierra, pero Él Le entronó en los Cielos. ¿Es que 
no podemos reconocer que el plan de Dios es el mejor de todos? ¿Y que el plan de 
Dios  era  que  el  Espíritu de Dios viniera a tomar Su morada en Sus escogidos en la 
tierra, para cumplir en ellos el Pacto que Cristo  está mediando en los Cielos? 

Tengamos por cierto que el Espíritu Santo puede ser confiado para que complete la 
obra que Dios Le ha dado para hacer en el mundo y en la iglesia. Estamos prestos a 
exaltar Sus dones; o a exaltar Sus ministerios. Pero el propósito del don y el propósito 
del ministerio es exaltar al Cristo. Y Cristo es verdaderamente glorificado solo cuando 
Su pueblo viene a una relación viva con Él. Jesús dijo, “Yo soy glorificado en ellos”: El 
fin  y  el  propósito  puro  del  don  es  producir  un  pueblo  que  camine  en  comunión  con 
Cristo—un pueblo que ha aprendido a “caminar en el Espíritu”.  “Porque todos los que 
son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.” (Rom. 8:14). 

El Espíritu Santo es un Guía que ha de ser confiado. Jamás caeremos en engaño si 
permanecemos cerca de Jesús, y caminamos en el Espíritu. 

Dios, en tiempos pasados, entregó el hirviente caos de un mundo aún sin formar, al 
cuidado  maternal  de  Su  Espíritu—quién—como  dijo  el  poeta—“Te  sentaste  como 
paloma sobre el vasto abismo, y lo preñaste”. 

Él es quien esparció las galaxias en los cielos y quien ordena su mismo movimiento 
por todos los extremos inexplorados del universo. 

Él  da  el  espíritu  de  vida  a  cada  criatura  viviente,  ordenando  su  camino  desde  su 
nacimiento hasta su muerte. 

Él  da  sabiduría al águila para edificar su nido en las alturas de los despeñaderos, y 


para hacer su hogar en las rocas. 

Él da sabiduría a la hormiga, para almacenar su alimento en el verano para el día del 
invierno, que ni siquiera sabe que se acerca. 

Él envía las langostas a la batalla, y sin embargo no tienen un rey ni un gobernante.
Pero el pueblo de Dios desde los días de Saúl ha sido reacio a poner su confianza en 
Dios  diciendo,  “Danos  un  rey  que  nos  diga  qué  hacer—que  nos  guíe,  y  que  nos 
introduzca.” 

El hombre, redimido por gracia maravillosa, y lavado y limpiado por sangre preciosa, 
es  revestido  con  el  Espíritu  Santo  que  viene  a  morar  en  nuestros  corazones  en  la 
plenitud de Su presencia. 

El hombre redimido, enriquecido con gracia inmensurable, y con la misma sabiduría de 
Dios—todavía tiene temor de hacer que el Espíritu Santo sea su guía y su intérprete al 
caminar por los inexplorados desiertos de la vida. Tiene miedo de dejar que la Ley del 
Espíritu de vida en Cristo Jesús se convierta en el principio motivador y potenciador 
por el cual vivir. Y en lugar de eso escoge dejar que la ley de algún sistema de iglesia, 
ministro,  apóstol,  o  profeta,  se  convierta  en  la  norma  por  la  cual  vivir  y  por  la  cual 
caminar. 

¿Para qué son estos ministerios? Para llevarnos a esta clase de vida en el Espíritu, 
para que pudiéramos caminar con Dios. Y si no consiguen eso, están fracasando en 
cumplir  la  función  por  la  que  Dios  los  llamó  y  los  puso  en  el  Cuerpo  de  Cristo.  Su 
propósito  es  el  de  alimentar  a  pueblo  de Dios con la verdad, para que simplemente 
pudieran caminar con Dios en la libertad del Espíritu. 

No serás libre del engaño—ni llegarás al conocimiento de la verdad estudiando todos 
los libros diferentes que hay escritos sobre el engaño y que tanto abundan en la Iglesia 
estos días. Solo conocerás la verdad y andarás en la verdad, cuando hagas al Señor 
Jesús el Señor de tu vida, y cuando aprendas a confiar en que Su Espíritu Te guíe y te 
conduzca a toda la verdad. Él es un Guía fiel, alguien en quién confiar. &

­­­George H. Warnock­­