Вы находитесь на странице: 1из 3

UNIVERSIDAD SURCOLOMBIANA

FACULTAD DE INGENIERIA
BIOLOGIA GENERAL
EL ORIGEN DE LA VIDA – OPARIN
NICOLAS VALDERRAMA 20121107500

Existe algo que distingue a los seres de vivos de la materia inerte, a lo que definimos como vida. Su
origen siempre ha sido el problema de estudio más complejo de la Ciencia. Las dos teorías que
siempre han estado en confrontación son: Materialista e Idealista.

La Idealista es lo que se nos explica por medio de la religión, la cual explica en resumidas palabras
que la vida se originó a partir de un ser supremo (Dios). La Materialista explica el origen de la vida
mediante la evolución y transformación de una materia primitiva al pasar de millones y millones de
años. Esta lucha se ha vivido a través de toda la historia de la humanidad.

El libro nos explica una teoría materialista desarrollada por Aleksander Oparin, la cual mediante
estudios Darwinianos explica su teoría del origen de la vida y la evolución de los seres vivos a partir
de moléculas y elementos esenciales la cual él explica así:

Todos los animales, las plantas y los microbios están formados por sustancias orgánicas, sin ellas, la
vida no existiría. Por eso, el origen de la vida debió iniciar con las sustancias orgánicas. Las sustancias
orgánicas se diferencian de las inorgánicas por tener como elemento fundamental, el carbono. La
sustancia orgánica más simple es el hidrocarburo, producto de carbono e hidrógeno. Se dan las
primeras combinaciones químicas en las estrellas que irradian luz blanca. Su incandescencia y su
fuerte luz, es debido al carbono, eso combinado con el hidrógeno que se encuentra en la atmósfera,
dieron lugar a la primera combinación química, un cuerpo más complejo: una molécula química.
Estas combinaciones sólo suceden en estrellas e luz blanca y blanco-amarillenta, de temperatura
entre 10 y 12 mil grados, si tiene mayor temperatura, no habría las condiciones para una
combinación química. Mientras menos temperatura tenga la estrella, como el sol, las combinaciones
pueden variar según los elementos presentes en las estrellas o en la atmósfera.

Utilizando hidrocarburos y sus derivados se pueden crear sustancias mediante combinaciones que
tienen otra clasificación dentro de su estudio. Para estas combinaciones se requerían 3 reacciones
fundamentales: la condensación (el alargamiento de la cadena de átomos de carbono y el proceso
a la inversa), la polimerización (combinación de 2 moléculas orgánicas por medio de un puente de
nitrógeno u oxígeno y el proceso a la inversa) y la oxidación (reacciones de reducción). Aparte de los
elementos que intervenían en las combinaciones, se agregaba las moléculas de agua para dar
resultado a una futura y muy importante sustancia. El resultado de una combinación depende en el
orden en el que se realizan las reacciones anteriores. El resultado de las combinaciones son las
sustancias proteicas o proteínas. Las proteínas desempeñan un papel decisivo en la formación de la
sustancia viva. Las proteínas están formadas por moléculas proteicas, que a su vez contienen en su
estructura aminoácidos y los átomos de diversos elementos. En cada ser multicelular hay cientos de
proteínas y todos diferentes según sus combinaciones.
Al ir aumentando de tamaño las moléculas, se necesitan leyes más avanzadas que las rijan y ahí
aparecen las leyes que estudian los coloides. Las sustancias proteicas se encontraban disueltas, pero
comenzaron a agruparse entre sí, constituyendo enjambres moleculares y se separaron de la
solución en forma de pequeñas gotas, los coacervados, que flotaban en el agua. Las sustancias
coacervadas forman coágulos que producen más relaciones complejas. Cuando se unen dos
sustancias coloidales, éstas forman un apelotonamiento de moléculas, a lo que llamamos
coacervado. Los coacervados tienen la característica de no mezclarse con los materiales que los
rodean. Los coacervados, aparte de su consistencia líquida, forma una estructura, ya que sus
moléculas y partículas coloidales están dispersas de una forma espacial. La forma y estructura de
los coacervados fueron adaptándose al medio en millones de años. Estas gotas se reproducían
mediante su división. Los coacervados absorben el líquido que se encentra circundándolos y cambia
su composición química y aumenta su masa.

El protoplasma es el substrato material que constituye la base de los seres vivos. En el siglo XIX,
algunos hombres de ciencia creían que el protoplasma era una máquina de metal fabricada con
vigas y tirantes inmóviles. La masa fundamental del protoplasma es líquida, formado por sustancias
orgánicas de gran peso molecular, entre ellas, las proteínas y los lipoides. El protoplasma tiene
elementos visibles a los que se les denomina núcleo, mitocondria, plastídulas, etc. Procedentes del
medio ambiente, pasan al organismo diversos cuerpos químicos que son sometidos a cambios y
transformaciones e, a consecuencia de las cuales se convierten en sustancia del propio organismo,
se tornan iguales a los cuerpos químicos que integraban al ser vivo. A este proceso se le llama
asimilación.

Los coacervados que aparecieron por primera vez en las aguas de los mares y océanos aún no tenían
vida, sin embargo, ya desde su aparición llevaban latente en la posibilidad de dar origen y vida. La
repetición de combinaciones entre los fermentos dieron lugar a las primeras formas de vida y las
más simples: las bacterias, que eran muy parecidas a lo que hoy son los microbios. La estructura de
esos seres vivos sencillos era mucho más perfecta que la de los coacervados. El protoplasma originó
la célula y contenía en su estructura orgánulos. Se desarrollaron los primeros seres unicelulares. Los
seres vivos fueron evolucionando y desarrollándose, se alimentaban de sustancias orgánicas pero
ellas comenzaron a escasear, lo que produjo que los seres busquen adaptarse a esa situación.
Aprendieron a captar energía y alimento de seres inertes y ahí surgen las primeras plantas: las algas
cianofíceas, cuyos restos pueden hallarse en sedimentos antiguos de la corteza terrestre. La
diversidad y el desarrollo de la estructura de los nuevos seres vivos fue un gran avance. Los seres
unicelulares se volvieron multicelulares y en los océanos, debido a la maleza de las algas, se
formaron muchos peces y seres marinos, a excepción de los peces.

Mediante la evolución y formación de estos seres se empezó a generar la biodiversidad que se


encuentra en nuestra corteza terrestre, diversidad de plantas y animales de los cuales al transcurso
de los periodos históricos se adaptaron y transformaron para ser lo que hoy conocemos y
observamos a nuestro alrededor, incluyendo nuestra propia existencia.