Вы находитесь на странице: 1из 100

REVISTA DE MÚSICA

Año XXX - Nº 312 Noviembre 2015 - 7’50 €

Franco Fagioli
Puro canto
Año XXX - Nº 312 - Noviembre 2015

Dosier
¿Quién escucha
música clásica?

Encuentros
C h r i s t i a n T e t z l a ff

Actualidad
Magnus Lindberg

Discos
G r a n Pa r t i ta
de Mozart
Centro Nacional de Difusión Musical
UNIVERSO BARROCO SALA DE CÁMARA | 19:30h
26/11/15 | V/VOX ENSEMBLE | VIVICA GENAUX mezzosoprano
A U D I TO R I O N AC I O N A L D E M Ú S I CA Obras de Alessandro Scarlatti, Nicola Porpora y George Frideric Haendel
10/12/15 | ORQUESTA BARROCA DE HELSINKI
AAPO HÄKKINEN clave y dirección | MONICA GROOP mezzosoprano
SALA SINFÓNICA | Ópera en concierto Obras de Johan Helmich Roman, Joseph Martin Kraus,
Johann Sebastian Bach y Joseph Haydn
22/11/15 | 18:00h | ENSEMBLE MATHEUS 21/01/16 | HESPÈRION XXI | JORDI SAVALL viola da gamba y dirección
JEAN-CHRISTOPHE SPINOSI director La Europa musical: 1500-1700
JOSÉ MARIA LO MONACO Serse (mezzosoprano) Danzas italianas del renacimiento veneciano
HANNA HUSÁHR Romilda (soprano) Obras de John Dowland, Orlando Gibbons, William Brade, Luys de Milán,
SONIA PRINA Arsamene (contralto) Antonio de Cabezón, Diego Ortiz, Samuel Scheidt, Joan Cabanilles,
KERSTIN AVEMO Atalanta (soprano) Henry Purcell, Guillaume Dumanoir, Antonio Valente y anónimos
MARINA DE LISO Amastre (mezzosoprano)
CHRISTIAN SENN Elviro (barítono) 25/02/16 | ACCADEMIA BIZANTINA | OTTAVIO DANTONE clave y dirección
LUIGI DE DONATO Ariodate (bajo) Johann Sebastian Bach: El arte de la fuga, BWV 1080
George Frideric Haendel (1685-1759): Serse 02/03/16 | FORMA ANTIQVA
14/12/15 | 19:30h | WIENER AKADEMIE | MARTIN HASELBÖCK director AARÓN ZAPICO clave y dirección | MARÍA EUGENIA BOIX soprano |
SOPHIE KARTHÄUSER Susanna (soprano) CARLOS MENA contratenor
CARLOS MENA Joacim (contratenor) Crudo Amor: Pasiones y afectos en la voz de Agostino Steffani
ALOIS MÜHLBACHER Daniel (contratenor) Obras de Agostino Steffani
MARIE-SOPHIE POLLAK Ayudante (soprano) 07/03/16 | LES ARTS FLORISSANTS | PAUL AGNEW director
PAUL SCHWEINESTER Primer anciano (tenor) Selección de madrigales de Claudio Monteverdi
LEVENTE PÁLL Segundo anciano (bajo barítono)
16/03/16 | AL AYRE ESPAÑOL | EDUARDO LÓPEZ BANZO clave y dirección
GÜNTER HAUMER Chelsias y Juez (barítono)
ADRIANA MAYER mezzosoprano | HUGO BOLÍVAR contratenor |
George Frideric Haendel (1685-1759): Susanna
DIEGO BLÁZQUEZ tenor | SEBASTIÁN LEÓN barítono
23/01/16 | 19:30h | IL POMO D’ORO | RICCARDO MINASI director La Aurora divina
PHILIPPE JAROUSSKY Arsace (contratenor) Juan Manuel de la Puente: Cantadas inéditas
KARINA GAUVIN Partenope (soprano) Obras de Juan Manuel de la Puente, Sebastián Durón, Tomaso Albinoni
JOHN MARK AINSLEY Emilio (tenor) y anónimos
EMÖKE BARATH Armindo (soprano)
13/04/16 | ORQUESTA BARROCA DE SEVILLA
KATE ALDRICH Rosmira (contralto)
ENRICO ONOFRI concertino y director | JULIA DOYLE soprano
HAVARD STENSVOLD Ormonte (bajo)
Trauermusik en el s. XVIII
George Frideric Haendel (1685-1759): Partenope
Obras de Vicente Basset, Pere Rabassa, Antonio Ripa, Franz Joseph Haydn
20/03/16 |18:00h | CONCERTO ITALIANO y Domingo Arquimbau
RINALDO ALESSANDRINI director
12/05/16 | IL GIARDINO ARMONICO | GIOVANNI ANTONINI director
CARLO ALLEMANO Adán (tenor)
Con affetto
ROBERTA INVERNIZZI Eva (soprano)
Obras de Tarquinio Merula, Dario Castello, Francesco Rognoni,
SONIA PRINA Caín (contralto)
Jacob van Eyck, Andrea Falconieri, Giovan’ Battista del Buono,
MONICA PICCININI Abel (soprano)
Alessandro Scarlatti, Antonio Vivaldi y Giovanni Legrenzi
AURELIO SCHIAVONI Dios (contratenor)
SALVO VITALE Lucifer (bajo) 28/05/16 | JEAN-GUIHEN QUEYRAS violonchelo
Alessandro Scarlatti (1660-1725): Cain, overo il primo omicidio Integral de las Suites para violonchelo solo de Johann Sebastian Bach
24/04/16 | 19:30h | LA CAPELLA REIAL DE CATALUNYA | HESPÈRION XXI 09/06/16 | XAVIER SABATA contratenor
JORDI SAVALL viola da gamba y dirección VESPRES D’ARNADÍ | DANI ESPASA director
Miguel de Cervantes: viajes, sueños y utopías Furioso: Orlandos de Haendel y Vivaldi
En el 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes (1584-1616) Obras de George Frideric Haendel y Antonio Vivaldi

UNIVERSO BARROCO
ABONOS SINFÓNICA (hasta el 31/10/15): de 60€ a 160€
LOCALIDADES CÁMARA: de 10€ a 20€ | SINFÓNICA (desde el 03/11/15): de 15€ a 40€ | Butaca joven: 5€
Consultar descuentos
PUNTOS DE VENTA: Taquillas del Auditorio Nacional de Música | www.entradasinaem.es | 902 22 49 49

síguenos en

Pantone 186c
www.cndm.mcu.es
cmyk 100/81/0/4

pantone: 258C | cmyk 42/84/5/1


312-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/10/15 22:18 Página 1

AÑO XXX - Nº 312 - Noviembre 2015 - 7,50 €

2 OPINIÓN Público, audiencia, 74


oyente
6 CON NOMBRE Miguel Ángel Marín
PROPIO Escucha pública, 78
Magnus Lindberg escucha privada
Luis Suñén Mario Nieto Navacerrada
Lugares y modos 81
8 AGENDA de escucha
Benjamín G. Rosado
14 ACTUALIDAD Seducir al oyente 84
Antoni Pizà
NACIONAL
34 ACTUALIDAD ENCUENTROS
INTERNACIONAL Christian Tetzlaff 88
Andrea Meuli
44 ENTREVISTA Zhu Xiao-Mei 90
Franco Fagioli Nicola Catto
Eduardo Torrico
EDUCACIÓN 92
48 Discos del mes Pedro Sarmiento

49 SCHERZO DISCOS JAZZ 93


Sumario Pablo Sanz

73 DOSIER LA GUÍA 94
¿Quién escucha
música clásica?
CONTRAPUNTO 96
Norman Lebrecht
Colaboran en este número:

Julio Andrade Malde, Íñigo Arbiza, Rafael Banús Irusta, Emili Blasco, Alfredo Brotons Muñoz, José Antonio
Cantón, Nicola Catto, Patrick Dillon, David Durán Arufe, Fernando Fraga, Germán Gan Quesada, Manuel García
Franco, José Antonio García y García, Miguel Ángel González Barrio, Fernando Herrero, Bernd Hoppe, Antonio
Lasierra, Norman Lebrecht, Miguel Ángel Marín, Santiago Martín Bermúdez, Joaquín Martín de Sagarmínaga, Blas
Matamoro, Erna Metdepenninghen, Andrea Meuli, Andrés Moreno Mengíbar, Antonio Muñoz Molina, Mario Nieto
Navacerrada, Josep Pascual, Enrique Pérez Adrián, Javier Pérez Senz, Paolo Petazzi, Antoni, Pizà, Elisa Rapado
Jambrina, Arturo Reverter, Barbara Röder, Benjamín G. Rosado, Urko Sangroniz, Pablo Sanz, Pedro Sarmiento,
Aurelio M. Seco, Bruno Serrou, Carlos Singer, Franco Soda, Christian Springer, José Luis Téllez, Eduardo Torrico,
Asier Vallejo Ugarte, Pablo J. Vayón, José Luis Vidal, Reinmar Wagner.

Esta revista ha recibido una ayuda a la edición del Ministerio


de Educación, Cultura y Deporte
PRECIO SUSCRIPCIÓN:
por un año (11 Números) Esta revista es miembro de ARCE, Asociación de Revistas Culturales
de España, y de CEDRO, Centro Español de Derechos Reprográficos.
España (incluido Canarias) 75 €.
SCHERZO es una publicación de carácter plural y, desde el año 2012, cuenta con la
Europa 110 €.
Con la colaboración de: colaboración de la Fundación BBVA, manteniendo su carácter de revista no adscrita a
Resto de países 130 €. ningún organismo público ni privado. La dirección respeta la libertad de expresión de sus
colaboradores. Los textos firmados son de exclusiva responsabilidad de los firmantes, no
siendo por tanto opinión oficial de la revista.

1
312-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/10/15 22:18 Página 2

OPINIóN
EDITORIAL

OPINIÓN MÚSICA Y CIUDADANÍA

E
l dosier de este número de SCHERZO se titula ¿Quién escucha
música clásica? Y va de eso, de analizar los distintos aspectos
que ligan a quien va a un concierto con aquello que se le ofrece,
la relación entre una demanda que hay que cuidar y una oferta
que ha de cuidarse. Es el tema musical de nuestro tiempo, el asunto a
resolver, el que nos hace pensar que nos jugamos la sucesión de un
público que somos nosotros mismos. Y un tema en el que no todos los
aficionados asentados piensan que el fin justifique los medios. Pero
seguramente todos estaremos de acuerdo en que también el oyente
sufre su propia crisis, esa crisis de escucha que se produce cuando el
ruido que nos rodea no es precisamente música, cuando los medios de
comunicación ignoran la música que nos gusta, cuando lo trivial lo
invade todo y el momento del concierto no acaba de encontrar su lugar
en una vida demasiado frenética por no decir demasiado compleja.
A veces damos tantas vueltas a la necesidad de encontrar nuevos
públicos que tenemos la sensación de repetirnos demasiado, de no
acabar de resolver el problema del futuro e, incluso, de abandonar a su
suerte a los ya convencidos, a esa generación media, o ya hasta un
poco mayor, que se forjó por sus propios medios una afición primero y
un conocimiento después. Los lectores madrileños seguramente le pon-
drán nombre: la Generación del Festival Mozart. Y los de otros lugares
seguro que se reconocen en alguna revelación común o en el nacer de
las estupendas orquestas de que hoy disfruta nuestro país.
Y luego están esos otros públicos que llamaríamos ajenos, a los
que la música ha dejado aparte o que han tenido que dejarla por cir-
cunstancias más o menos dolorosas. Los programas del CNDM en
colaboración con Música en Vena, o el convenio firmado entre ABAO-
OLBE y el Hospital Universitario de Cruces son también muestras de
cuánto queda por hacer en un país en el que la música no ocupa el
lugar que debe en la vida de sus ciudadanos. Porque, en definitiva, es
la educación —esa que debe enseñar que la cultura es también un
ejercicio de ciudadanía y por eso fue suprimida en su día por el
Gobierno de la nación— lo que debe hacer de la música un elemento
imprescindible de conocimiento y de goce. También para aquellas
personas con capacidades diversas que, gracias a la colaboración entre
la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas, Plena Inserción y la
Fundación BBVA van a ser protagonistas de una aventura musical
insólita.
Los intentos por resolver la crisis de la escucha han sido muchos y
lo seguirán siendo pero son necesarios. La parte de la iniciativa pública
va de suyo en nuestra Europa de la cultura como derecho. Pero la ini-
ciativa de lo privado es cada vez más importante. En ese aspecto, de
nuevo la Fundación BBVA —y dejando aparte, noblesse oblige, la cola-
boración que presta a esta revista— es la punta de lanza de ese intento
por cambiar las cosas. Su última propuesta es el ciclo El mundo de
ayer, donde se dan cita músicas de la modernidad del siglo XX, no de
esa vanguardia un tanto dictatorial sino de las que hoy se han redimido
ellas solas, a través de un hilo narrativo que no las priva de su realidad
sino que pone de manifiesto la virtualidad con que nacieron, su cómo,
su cuando y su irradiación. Y una de las bondades de la idea es la
naturalidad con que se plantea, su —para entendernos— no apariencia
de proyecto pedagógico para adultos que se une a otro elemento fun-
damental: la relación con otras artes sin hacer de la música materia
vicaria sino esencial.

2
312-Pliego 1.qxp_Pliego 1 23/10/15 16:21 Página 3

OPINIÓN

La música extremada
EL PÚBLICO
Diseño
de portada

E
Argonauta n la película de La flauta mágica char bien Psicosis hago el esfuerzo
Foto portada: de Bergman, mientras suena la de no invocar las imágenes de la
Julian Laidig/Archiv obertura, se ven primeros planos película: la música muestra su propia
de caras del público en el teatro: violencia extremada, que tiene tanto
caras infantiles, adultas, de viejos y que ver con Stravinski, con Bartók y
de jóvenes, de hombres y mujeres, Shostakovich. Junto al cuarteto de
Edita: SCHERZO EDITORIAL S.L.
C/Cartagena, 10. 1º C de personas joviales y personas tris- Iglesias, la revelación del concierto
28028 MADRID tes, caras con expresión de entrega es el cuarteto de Miklos Rozsa: su
Teléfono: 913 567 622
FAX: 917 261 864 absoluta y también de reserva, riqueza musical, su originalidad, su
Internet: www.scherzo.es variantes de ese estado de fascina- lealtad a las fuentes más rigurosas de
E mail: ción inducido en los seres humanos la modernidad europea. Después de
Redacción: redaccion@scherzo.es
Administración: revista@scherzo.es por el arranque de una historia, más escucharlo uno reflexiona melancóli-
Presidente: Santiago Martín Bermúdez
aún cuando lo envuelve el gran hip- camente sobre las injusticias y las
notismo sofisticado y primitivo de la arbitrariedades de la posteridad: este
música, con su apelación tan directa cuarteto lo tiene todo para formar
a la fisiología como a la vida imagi- parte del repertorio, pero uno podría
nativa y emocional. pasarse la vida entera sin escucharlo
REVISTA DE MÚSICA
Una mañana de sábado, en en una sala de concierto.
Director: Luis Suñén Madrid, en los días dorados de octu- Y ahí está el público, cuando se
Edición: Arantza Quintanilla de Laburu
bre, voy paseando por un barrio de encienden las luces, aplaudiendo
Salamanca gratamente deshabitado y duradera y calurosamente, puesto en
Secciones silencioso, camino de la Fundación pie, devolviendo a los músicos una
Discos: Luis Suñén Juan March, y según me acerco a ella parte de lo que ellos han entregado.
voy encontrando las caras del públi- Es el público que acude fielmente a
Educación: Pedro Sarmiento y
Joan-Albert Serra co que se congrega a la búsqueda de cualquier actuación de música clási-
Jazz: Pablo Sanz lo mismo que yo. El programa que ca, hasta a las más arriesgadas o
vamos a escuchar es inusual: el Cuar- inusuales, el público que se mantiene
Consejo de Dirección: Manuel García Franco, teto Tippett tocará obras de composi- y hasta crece sin que nadie lo aliente,
Santiago Martín Bermúdez, Barbara McShane, tores de cine; la única bien conocida en un país en el que la música de
Enrique Pérez Adrián, Pablo Queipo de Llano de ellas es la partitura de Psicosis, de calidad está desterrada de los canales
Ocaña, Arturo Reverter
Bernard Hermann. Habrá también públicos y privados de televisión, y
algo de Korngold, y un
Departamento de publicidad cuarteto de cuerda de CUARTETO TIPPETT
Cristina García-Ramos (coordinación) Miklós Rózsa, y un
cristinaramos@scherzo.es
Magdalena Manzanares “cuarteto breve” de
magdalena@scherzo.es Alberto Iglesias que no
se ha grabado nunca.
Mucho antes de que
Suscripciones y distribución: Choni Herrera
suscripciones@scherzo.es llegue la hora la sala se
Colaboradores: Cristina García-Ramos ha llenado. Hay tanta
gente que una sala
contigua con una pan-
Impresión
talla en la que se trans-
GRÁFICAS AGA
Philip Taylor

Depósito Legal: M-41822-1985 mitirá el concierto ha


ISSN: 0213-4802 (Impresa) de ser habilitada. Es un
ISSN: 2387-0257 (Digital) sábado por la mañana,
en uno de esos “puen-
tes” festivos suntuosos que dejan la en el que ocupa cada vez menos
ciudad desierta —no sin gran alivio espacio en los periódicos; en un país
Scherzo Editorial, S. L. , a los efectos previstos en el de quienes nos quedamos en ella—, donde casi no existe la educación
artículo 32.1, párrafo segundo del vigente TRLPI, se
opone expresamente a que cualquiera de las páginas de y no se puede decir que el atractivo musical en las escuelas, y donde el
Scherzo-Revista de música, o partes de ellas , sean del programa sea mayoritario: pero el talento apenas encuentra otra cosa
utilizadas para la realización de resúmenes de prensa. público ha ido apareciendo y agru- que obstáculos; donde hasta el Minis-
Cualquier acto de explotación (reproducción,
distribución, comunicación pública, puesta a disposición, pándose, tan fiel como todos los terio de Cultura y el Instituto Cervan-
etc.) de la totalidad o parte de las páginas de Scherzo- sábados por la mañana en este mis- tes suprimieron las suscripciones de
Revista de música, precisará de la oportuna autorización, mo lugar, tan numeroso y casi tan sus bibliotecas a las revistas musica-
que será concedida por CEDRO mediante licencia dentro
de los límites establecidos en ella.
variado como el de la película de les, ahorro sin duda imprescindible
Bergman. El concierto discurre con para equilibrar el presupuesto.
una intensidad creciente, sin interme- Pero ahí está, estamos, el públi-
© Scherzo Editorial S.L. dio, sin respiro. El cuarteto de Igle- co, en minoría cuantiosa, a contra-
Reservados todos los derechos. sias es efectivamente muy breve, corriente.
Se prohíbe la reproducción total o parcial por ningún
medio, electrónico o mecánico, incluyendo fotocopias, pero sobre todo luminoso y sintético,
grabados, o cualquier otro sistema, de los artículos conciso como un poema. Para escu- Antonio Muñoz Molina
aparecidos en esta publicación sin la autorización expresa
por escrito del titular del Copyright.

3
312-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/10/15 22:18 Página 4

OPINIóN

Música reservata
JANO BIFRONTE

M
ahler, Bruckner: el gran sinfonismo terminal tiene dos sacar incesantes consecuencias de un material tan parco
caras. Si aquél implica la reivindicación del “mal gus- (cabría ver ahí una lejana premonición de obras como las
to” y su integración en la Gran Forma (lo que no deja Tres piezas para orquesta de Berg, que es algo así como el
de ser un modo de enfrentarse al sentido institucional de la negativo de una sinfonía), sino su modo de elaborarlo a tra-
belleza), éste aparenta ser, por el contrario, el artífice de su vés de variables que, como la masa o la densidad, son ideas
supervivencia, aún a riesgo de que las dimensiones desme- ajenas al sinfonismo tradicional. Los tres grandes episodios
suradas de sus últimas obras se salgan igualmente del canon: del primer movimiento están regidos por la misma idea: acu-
ya dijo Marx que los cambios cuantitativos acaban acarrean- mular efectivos multiplicando el grosor de las líneas hasta
do cambios cualitativos y la realidad alcanzar efectos masivos que luego
es que una obra como la Octava es se deshacen de forma súbita (Cp.23-
Otra Cosa, justamente en la medida 43) o que desaparecen abruptamen-
en que se ofrece, en apariencia, te para dejar paso a una digresión
como culminación de Lo Mismo. solista, como sucede tras la lenta y
Si Mahler necesita integrar el habilísima construcción del monu-
canto en persecución de un sinfonis- mental crescendo iniciado en el
mo que rompa la barrera con la can- Cp.200 que culmina en el acorde de
tata (incluso con la ópera in extre- tónica del Cp.250 dejando paso sin
mis: el ejemplo más obvio sería su solución de continuidad a la tenue
propia Octava) descomponiendo frase rememorativa de la flauta sobre
desde dentro el plan formal, la la pedal del timbal, mientras los con-
apuesta bruckneriana reside, por el trabajos regresan tenuemente al pas-
contrario en proyectar ese mismo sus duriusculus descendente del
plan, obstinadamente cuatripartito, comienzo.
en un ámbito en que el tiempo for- Es significativo por ello que al
mal revela unos horizontes que lo final de su vida Mahler retorne a la
trascienden en aras de una suerte de música instrumental pura y al esque-
éxtasis puramente instrumental que ma cuatripartito, como si la lección
alcanza al fin su inalcanzable cénit. de Bruckner hubiera fructificado en
Si en Mahler la escritura aparece vol- él de un modo nuevo: la Novena es
cada hacia lo camerístico en un vér- la refutación de la forma —más bien:
tigo de grupos tímbricos que se del material temático que la nutre—
componen y se descomponen sin desde el interior de la forma misma.
término, Bruckner se ofrece como el Todos los temas confluyen en el ver-
arquitecto de sonoridades compactas tiginoso Scherzo, en el que asistimos
de inusitada magnitud que se expanden y desaparecen brus- a la aniquilación, no ya de la materia precedente, sino de la
camente, en contraste con líneas de mínima densidad. Mah- sucesiva, anticipada solamente para destruirla con una vio-
ler: aborrascado, fachendoso, literario. Bruckner: explorador lencia y una crueldad sistemáticas, en una nueva y diferente
del tiempo musical que se pone en juego. Mahler: poemáti- premonición expresionista: se comprende y justifica así esa
co, idealista. Bruckner: materialista, abstracto. conclusión en que el material se disgrega con una desnudez
Solamente desde una visión superficial cabe considerar a espectral para acabar reducido, literalmente, a la nada: ape-
Bruckner como un conservador: la realidad es que en su nas una célula de tres notas para cerrar el acorde de tónica,
obra, tras la apariencia del mantenimiento de la forma, se medio tono por debajo del inicio de la obra. Material de
agitan dimensiones musicales inéditas que apenas tienen derribo: es imposible ir más lejos después del gran tumulto
otro precedente que ciertas intuiciones wagnerianas. Por una precedente. Y es ese, también, el fin del movimiento inicial
parte, el propio tratamiento de la materia temática es singu- de Bruckner, en que todo concluye en un resignado pianis-
lar: no cabe hablar de la sonata convencional, toda vez que simo con el regreso en los bajos de la célula del comienzo.
exposición, reexposición y desarrollo son una misma cosa y Pero en Bruckner, la conclusión de la obra tiene otra
que en ciertos casos, la disolución de la estructura es absolu- dimensión: se trata del más grandioso episodio de la partitu-
ta, cual sucede en el movimiento de apertura de la Octava. ra, en que todo el material vuelve, se superpone, se afirma y
La materia temática de esta obra grandiosa no puede ser más se reexpone —en un alarde más estructural que propiamen-
parca: la frase iniciada por violonchelos y contrabajos en el te contrapuntístico— invocando el pasado como una suerte
segundo compás que, más que tal cosa, es en realidad una de glorioso resumen, no ya del texto en sí, sino de todo el
mera presentación de intervalos: segunda menor, sexta y ter- pensamiento sinfónico del XIX, cabría decir. Así, si en Mah-
cera ascendente y descenso cromático de tres pasos que ler se asiste a la confesión de una irremediable agonía, en
parecieran anunciar (equívocamente) la tonalidad remota de Bruckner ese ansia asume perfiles aparentemente triunfan-
Si bemol menor. Todo el material de la obra (al que habría tes, afirmativos, que, al tiempo, constituyen la confesión de
que añadir el arpegio ascendente de tónica a partir del que que es imposible ir un paso más allá: de hecho, no concluyó
se organiza el Scherzo) está contenido en esos tres compa- la Novena, al igual que Mahler tampoco pudo finalizar la
ses: el memorable movimiento lento se abre con una frase Décima. En realidad, uno y otro hablaban ya de una misma
que no es otra cosa sino una expansión en el tiempo de esa imposibilidad, bien que lo hicieran a través de lenguajes
célula germinal de la composición, que se dilata ahora con diferentes.
irresistible intensidad.
Pero lo que aporta el arte bruckneriano no es tanto el José Luis Téllez

4
312-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/10/15 22:18 Página 5

ANDREA BOCELLI
CINEMA
Andrea Bocelli vuelve con un esperado
nuevo disco Cinema que incluye las
mejores canciones de cine de todos los
tiempos y que ha reunido a un equipo
musical legendario: David Foster,
Humberto Gatica y Tony Renis.
Cinema incluye canciones de películas
que pertenecen ya a la memoria y
el corazón de varias generaciones
como Doctor Zhivago, Love Story, The
Godfather, La Vida es Bella, Gladiator,
y muchas más, además de varios temas
de musicales inmortalizados también en
el cine como West Side Story y Evita.

DESCUBRE EL REGALO PERFECTO


PARA LOS FANS DE BOCELLI

A LA VENTA TAMBIÉN EL FORMATO


SUPER DELUXE “ACCESS ALL AREAS”

Incluye un código único para acceder a la plataforma digital


con contenido exclusivo.
312-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/10/15 22:18 Página 6

CON NOMBRE PROPIO

CON NOMBRE MAGNUS LINDBERG


PROPIO

P
oco a poco Marcus Lindberg (Hel- Daugherty, en José Luis Greco o Jesús
sinki, 1958) se ha ido convirtien- Rueda entre nosotros, en Lindberg se
do en el arquetipo del compositor da —y se reconoce— la pertenencia a
de nuestro tiempo. Y tanto en lo que un tiempo y la sabiduría a la hora de
toca a la relación establecida entre su expresar con personalidad lo que
obra y quienes encargan o programan, siempre se quiso decir pero no acaba-
como a una estética que ha sabido ba de entenderse. Lindberg es uno de
encontrar un punto no por más centra- esos nombres, junto a los citados y a
do en la comunicabilidad menos exi- otros más que aprenden la lección por
gente en lo estético. Diríamos que, sí mismos con la ventaja de haber sido
como en otro orden de propuestas enseñados por maestros de verdad, en
sucede en Georges Benjamin o John muchos casos en las antípodas de lo

6
312-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/10/15 22:18 Página 7

CON NOMBRE PROPIO


MAGNuS LINDBERG

Fotos: Saara Vuorjoki/Fimic


que sus alumnos escriben, pero ya se
sabe que esa es una de las leyes de la
vida.
Discípulo de Einojuani Rautavaara
—que lo fue de Sibelius— y de Paavo
Heininen —que lo fue de Rautavaara,
de Persichetti, de Bernd Alois Zimmer-
mann y de Lutoslawski— su formación
remite atendiendo a sus maestros a lo
que en definitiva él mismo ha hecho:
la búsqueda de un lenguaje del que no
estén exentas las emociones y, de
paso, la reflexión acerca de las herra-
mientas expresivas que le ofrece el
espectro que recorre el siglo XX, ese
que va del modernismo abarcador a la
vanguardia excluyente y hoy académi-
ca. Y es que Lindberg empieza su
carrera ligado a una vanguardia bas-
tante extrema —Donatoni y Ferney-
hough— con sus primeras obras liga-
das a lo atonal y a lo concreto, hasta al
espectralismo de Grisey, todo dando la con la orquesta como compositor en Sinfónica de la Radio de Finlandia, diri-
sensación de que el joven compositor residencia. gida por Hannu Lintu a mediados del
se arriesga sin miedo. La Orquesta Sinfónica de Galicia pasado mes de agosto. Curiosamente, y
La composición de Kraft, en 1985 y estrena en España este mes el Concier- al contrario de lo que sucede en su
de Ur, un año después, marca el fin de to para violonchelo y orquesta nº 2 de Concierto nº 1, el propio Lindberg ha
una idea creadora que trata de adap- Marcus Lindberg, que diera por vez pri- escrito esta vez la cadenza que, en una
tarse a un molde para, a partir de mera Anssi Karttunen el 18 de octubre obra en la que la forma variación juega
Marea (1990) centrarse en una inven- de 2013 junto a la Orquesta Filarmónica un papel muy especial, incluye en su
ción más propia, en un cambio de piel de Los Angeles, dirigida por Esa-Pekka parte central. Tras La Coruña, Karttunen
que no sólo no le deja al aire sino que Salonen. Ciertamente Lindberg estuvo interpretará el Concierto nº 2 el próxi-
lo endurece y lo suaviza al mismo entre amigos en esa ocasión, pues Kart- mo mes de diciembre con la Orquesta
tiempo, es decir, le otorga la dosis tunen es un experto en la obra para Filarmónica de Radio France dirigida
necesaria de autoestima frente a una violonchelo de su compatriota y Salo- por Mikko Franck en París y con la Sin-
evolución que, por otra parte, es lógi- nen ha interpretado en concierto y gra- fónica de la Radio de Finlandia y Han-
ca en quien tanto sabe de sus propias bado en disco varias de sus obras. Por nu Lintu en Helsinki.
herramientas, y le abre el camino hacia cierto que este mismo concierto fue
una presencia continuada en la grabado por Karttunen con la Orquesta Luis Suñén
corriente del presente más ligado a
una tradición que hoy ya sabemos
interpretar sin complejos. Vendrán lue- DISCOGRAFÍA RECIENTE
go Coyote Blues, Arena, Arena 2,
— EXPO, Concierto para piano num. 2, Al largo. FILARMóNICA DE NuEVA YORk.
Corrente, Corrente II, Coyote Blues,
Chorale, Cantigas —quizá su obra en YEFIM BRONFMAN, piano. ALAN GILBERT, director. Dacapo 8226076 (2013)
la que mejor se aprecia lo que su — Concierto para violín, Jubilees, Souvenir. PEkkA kuuSISTO, violin y director. TAPIOLA
música debe a compositores como SINFONIETTA. MAGNuS LINDBERG, director. Ondine ODE 1175-2 (2013)
Sibelius, claro que sí— Concerto para — Música de cámara. kARI kRIIkku, clarinete. ANSSI kARTTuNEN, violonchelo. MAGNuS
orquesta, Sculpture, Al largo, Era y
LINDBERG, piano. ODE 1199-2 (2012)
Vivo, por no hablar más que de su
producción para orquesta. — Música orquestal. SAkARI ORAMO, ESA-PEkkA SALONEN, JukkA PEkkA SARASTE, directores.
La obra de Lindberg ha sido graba- ODE 1110-2Q (4CD) (2011)
da en sus piezas más esenciales por el — Graffiti. Seht die Sonne. HELSINkI CHAMBER CHOIR. FINNISH RADIO SYMPHONY ORCHESTRA.
sello finlandés Ondine. Las aquí cita- SAkARI ORAMO, director. ODE 1157-2 (2010)
das y otras, más el Concierto para vio-
— Sculpture. Campana in aria. Concierto para orquesta. ESA TAPANI, trompa.
lonchelo y orquesta nº 1 están en su
catálogo dirigidas por maestros como FINNISH RSO. SAkARI ORAMO, director. ODE 1124-2 (2008)
Jukka-Pekka Saraste, Esa-Pekka Salo- — Concierto para violín. JEAN SIBELIUS: Concierto para violín. LISA BATIASHVILI,
nen y Sakari Oramo. El propio Oramo violín. FINNISH RADIO SYMPHONY ORCHESTRA. SAkARI ORAMO, director. Sony 88697129362 (2007)
dirigió también, en este caso para — Concierto para clarinete. Gran Duo. Chorale. kARI kRIIkku, clarinete. FINNISH RSO.
Sony, la primera grabación mundial
SAkARI ORAMO, director. ODE 1038-2 (2005)
del Concierto para violín y orquesta
con Lisa Batiashvili como solista. Ese
concierto será enseguida el Nº 1, pues
Frank Peter Zimmermann, con la La Coruña. Palacio de la Opera. 20-XI-2015. Anssi Kartunen, violonchelo.
Orquesta Filarmónica de Londres diri- Orquesta Sinfónica de Galicia. Director: Dima Slobodeniouk.
gida por Jaap van Zweden, estrena en Sibelius: Las Oceánidas. Sinfonías nº 6 y 7.
la capital británica el Concierto nº 2, Lindberg: Concierto para violonchelo y orquesta nº 2 (estreno en España).
una pieza que surge de su relación

7
312-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/10/15 22:18 Página 8

AGENDA

Esto es integrar
AGENDA CATORCE ORQUESTAS DE AEOS
CON LA DISCAPACIDAD

L
a música como instru-
mento de desarrollo per-
sonal y de integración
social es el eje central
del proyecto Mosaico de soni-
dos, un programa de la Asocia-
ción Española de Orquestas
Sinfónicas (AEOS), Plena
Inclusión y la Fundación
BBVA. Su objetivo es acercar a
las personas con discapacidad
intelectual o del desarrollo a la
música y ayudarles a descubrir
sus posibilidades expresivas,
convirtiéndoles en  composito-
res e intérpretes, e integrándo-
les en una orquesta sinfónica
durante un concierto de abo-
no, contribuyendo así a su
inclusión social. El proyecto se ha presenta- finales participarán más de mil músicos.
do en rueda de prensa con la participación Las orquestas participantes son: Orquesta
de Roberto Ugarte, de AEOS; Juan  Pérez, Ciudad de Granada, Real Orquesta Sinfónica
vicepresidente de Plena inclusión; Emilio de Sevilla, Orquesta Sinfónica del Principado
Aragón, compositor; Mikel Cañada, creador de Asturias, Oviedo Filarmonía, Orquesta
y coordinador del proyecto; y Rafael Pardo, Filarmónica de Gran Canaria, Orquesta Sin-
director de la Fundación BBVA.          fónica de Tenerife, Orquesta Sinfónica de
El programa será desarrollado por cator- Castilla y León, Orquestra Simfònica del
ce orquestas sinfónicas, cada una de las cua- Vallés, Orquestra Simfònica  de Barcelona i
les llevará a cabo, a lo largo de 2016, entre Nacional de Catalunya, Orquesta Sinfónica
seis y diez talleres. En total se han implicado de Euskadi, Orquesta Sinfónica de Bilbao,
en el proyecto más de doscientos músicos, Orquesta y Coro de la Comunidad de
que trabajarán codo con codo con unas 300 Madrid, Orquesta Sinfónica de Madrid y
personas con discapacidad. En los conciertos Orquesta Sinfónica de Navarra.

un (auto)retrato imprescindible
RICHTER SECRETO

Q uien le conocía
sabía de la enorme
atracción por la
música que sentía el
que fuera gran editor Jaume
Vallcorva. Por eso, Acantila-
retrata a sí mismo. Con muy
buen criterio, no se trata de
un libro de conversaciones
sino de observaciones uni-
das a lo que el propio enor-
me pianista va diciendo a
do, su obra, publica de vez cada paso. El resultado es
en cuando libros de referen- una imagen que a veces des-
cia para los aficionados más lumbra y muchas otras acer-
inquietos. Esta vez se trata de ca una figura que pareciera
Por el camino de Richter, una descender de ese Olimpo al
especie de seguimiento de que ascendiera en vida sin
Sviatoslav Richter a cargo de dejar de ser humano. ¿Una
Yuri Borisov, el prematura- muestra?: “Es una pena que Yuri Borisov: Por el camino
mente desaparecido hijo del sólo haya dos sexos. Para la de Richter. Traducción de
actor Oleg Borisov. El autor gente del arte eso es terrible- Joaquín Fernández-Valdés.
es como la sombra de un mente poco. Podría haber Acantilado, Barcelona, 2015.
genio que, en realidad, y gra- más, ocho y medio, por
262 páginas. 20 euros.
cias a la pericia de aquel, se ejemplo”.

8
312-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/10/15 22:19 Página 9

AGENDA

En el Ciclo de Grandes Intérpretes


CHRISTIAN ZACHARIAS:
REENCUENTRO CON LOS
NUESTROS

T
ras escuchar el Scarlat- Scarlatti. Y por si no fuera
ti de Christian Zacha- bastante, tras la Sonatine de
rias, ¿quién no ha caí- Ravel, cuatro sonatas del
do rendido ante la Padre Soler volverán a
enorme clase con la que el conectar a Zacharias con
pianista alemán nacido en nuestra música en lo que es
Jamshedpur, India en 1950, una unión indisoluble entre
traduce a nuestro italiano? ambos maestros del XVIII.
Desde los tiempos de Horo- Dos Scherzi y cuatro Mazur-
witz nadie había tocado así al cas de Chopin completarán
piano al músico que muriera un programa en el que no
en la calle de Leganitos en el aparece ninguna obra de
Madrid de los chisperos y las esas que llamamos “grandes”
manolas. Pues bien, vuelve por sus dimensiones. En
Zacharias al Ciclo de Gran- lugar de ello, dieciséis
des Intérpretes de la momentos de rara intensi-
Fundación Scherzo dad, la muestra perfecta de
Madrid. Auditorio Nacional. 17-XI-2015. Christian Zacharias, con un programa que lo más hondo no es
piano. Obras de Scarlatti, Ravel, Soler y Chopin. que empieza con necesariamente lo más
cinco sonatas de extenso.

En torno a Alcina
XAVIER SABATA CANTA HAENDEL

C
ompuesta en 1711, Rinal- hará acompañado del clavecinista
do fue uno de los grandes Markellos Chryssicos y del violinis-
éxitos operísticos de Haen- ta Simos Papanas, integrantes del
del, al punto de que el grupo Latinitas Nostra, con el que
compositor sajón hizo una segun- Sabata grabó el pasado año su dis-
da versión de este título justo vein- co I Diletantti. El recital, organiza-
te años después. Pero entre el do por el Teatro Real de Madrid
estreno y la reposición corregida, como una actividad paralela a la
hubo quienes se aprovecharon del ópera Alcina, tendrá lugar en la
tirón popular de la pieza. En 1717, Fundación Albéniz, sita en la mis-
William Babell arregló para clave ma Plaza de Oriente.
la obertura y siete arias. Y antes,
en abril de 1711, sólo dos meses Eduardo Torrico
después de las quince representa-
ciones del Queen’s Theatre londi-
nense, el avispado editor John Madrid. Fundación Albéniz.
Walsh publicó todas las arias de
5-XI-2015. Xabier Sabata, tenor.
esta ópera, acondicionándolas
para ser interpretadas en pequeño Markellos Chryssicos, clave.
formato instrumental, bajo el título Simos Papanas, violín.
de Songs in the Opera of Rinaldo. Haendel-Walsh: Songs in the
No hay ni que decir que las ventas Opera of Rinaldo.
de esta colección proporcionaron
buenas ganancias al aprovechado
Walsh, para disgusto de Haendel,
que no vio un penique por ello. El FE DE ERRATAS
aclamado contratenor avianés El autor de la entrevista con Anne Sophie Mutter que aparece en el número
Xavier Sabata interpretará el 5 de 311 de SCHERZO es, como se indica al final de la misma, David Rodríguez
noviembre varias de las arias de Cerdán y no, como figura en el sumario, Benjamín G. Rosado.
Rinaldo que arregló Walsh. Lo

9
312-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/10/15 22:19 Página 10

AGENDA

Liceo de Cámara
UN TRIO GALÁCTICO TRÍO ZIMMERMANN

E
l trío de cuerdas ha que probable que ganara el
sido mucho tiempo el que el día 10 nos trae el
pariente pobre del CNDM en su ciclo madrileño
cuarteto. Y más o del Liceo de Cámara. Nada
menos lo sigue siendo. Y la menos que Frank Peter Zim-
mejor manera para que su mermann al violín, Antoine
repertorio se imponga es Tamestit a la viola y Chris-
que lo asuman músicos de tian Poltéra al violonchelo
categoría, que se unan fuer- demostrarán seguramente
zas y talentos para engran- que casi siempre la suma de
decer unas músicas que bien los mejores da un resultado
se lo merecen. Si hiciéramos inmejorable. En programa
una encuesta entre los afi- los Tríos D471 y D581 de
cionados acerca de cuál Schubert, el Trío nº 1, op. 34
podría ser hoy el trío de de Hindemith y el Trío, op. 9
cuerdas perfecto, es más nº 1 de Beethoven.

Madrid. Auditorio Nacional. 10-XI-2015.


Zimmermann, Tamestit, Polterra.
Obras de Schubert, Hindemith y Beethoven. Mats Backer

Del Liceu al Palau

ESPERANDO A ADA COLAU

A
penas se saben cuáles Ayuntamiento ya no está que tendrá un papel más
R. Marigot

van a ser las líneas de por pagar palcos, aunque el activo en el tema de las
actuación en materia teatro le ofrezca la posibili- subvenciones, que serán
de cultura del Ayuntamiento dad de destinar ese espacio decididas por comisiones
de Barcelona. De momento, a colectivos desfavorecidos. externas al ICUB. Hay,
en el tema musical el futuro Tampoco la comisionada de pues, mucho interés por
no invita al optimismo; la Cultura, Berta Sureda, apa- conocer las líneas maestras
alcaldesa Ada Colau no sue- reció por el Liceu para brin- del Plan de la Cultura hasta
le hablar de música, ni se dar por el inicio de la tem- 2026 en el que están traba-
digna en asistir a eventos porada. jando y que será, en defini-
que tengan algo que ver Días antes también se tiva, la hoja de ruta de las
con el mundo de la música echó en falta a la alcaldesa políticas culturales.
clásica o la ópera. De en el debut de la OBC en la Veremos qué papel, qué
hecho, ni Colau ni ningún Sagrada Familia, y eso que objetivos, qué función social
alto cargo del Consistorio se trata de la orquesta de su ADA COLAU asignan al Auditori y a la
asistió a la inauguración de ciudad y que depende del principal formación musical
la temporada del Liceu, en Ayuntamiento como ningu- De la futura acción del país, la OBC. Hay
un gesto de desprecio y fal- na otra institución musical; municipal sabemos poco, mucho que hacer en el
ta de tacto institucional que una lástima, porque fue una pero sí parece claro que el terreno de la educación y la
no merecen ni el teatro ni gran fiesta cultural en la que nuevo Ayuntamiento de acción ciudadana y en los
los miles de barceloneses el nuevo titular de la OBC, Barcelona no está por la nuevos contratos programa,
que siguen sus actividades. Kazushi Ono, dirigió un labor de construir nuevos sin duda, se buscará dar vida
Curiosamente, quizá por programa que culminó con equipamientos sino de con- más activa a un equipamien-
el sustrato patriótico que el Réquiem de Fauré. De solidar los que están ya en to que nació con voluntad
yace en Nabucco, sí acudie- momento, salvo error, el funcionamiento. Lo que de ser la casa municipal de
ron al coliseo de La Rambla único gran evento musical ahora prima es la apuesta las músicas y nunca ha
Artur Mas, Oriol Junqueras y ciudadano al que Colau ha por la cultura transversal de encontrado, hasta la fecha,
una larga lista de líderes acudido hasta la fecha músi- base y la relación entre la la fórmula para hacer reali-
políticos. Se esperaba a ca es al Sónar, magnífico cultura, la educación y la dad esa aspiración. A ver si
Colau casi más que a Godot, escaparate internacional de mediación. De momento ahora lo consiguen.
pero no apareció, aunque la música electrónica y han anunciado que se refor-
días antes comunicó que el experimental. zará el Consell de la Cultura, Javier Pérez Senz

10
312-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/10/15 22:19 Página 11

AGENDA

Dos exposiciones recuerdan al pintor ADAGP-Paris2015 ©Izis-Manuel Bidermanas

MARC CHAGALL:
EL TRIUNFO DE LA MUSICA

L
as dos maravillas del 1924, en pleno desarrollo
mundo son la Biblia y de una revolución bolche-
la música de Mozart ; y vique que abrió la enton-
una tercera, natural- ces Unión Soviética a los
mente, el amor », se felicita- modos de expresión artísti-
ba el pintor Marc Chagall ca de vanguardia, antes de
(1887-1985), a quien la Phil- que, a la muerte de Lenin,
harmonie de Paris y el siguiera el periodo oscu-
Museo de la Piscine de Rou- rantista que condujo a
baix (Nord) consagran simul- Chagall al exilio. Y será a
táneamente una gran retros- otro exiliado, maestro de
pectiva de quinientas obras la vanguardia musical, a
del inmenso artista ruso que quien Chagall quedará
muestran ese su amor —tan asociado: Arnold Schoen-
poderoso como constante— berg, también pintor. Aun-
por la música: como Gustav que no haya referencia de
Klimt, Vassili Kandinski o ello en ningún espacio de
Paul Klee. esta exposición, conviene
Desde su época rusa, recordar que cuando Scho-
Marc Chagall se puso a pintar enberg, camino del exilio a
para el teatro judío que le Estados Unidos, volvió al
inspiró cuadros surrealistas y judaísmo el 24 de julio de
lúdicos, de colores relucien- 1933 en la sinagoga de la
tes, con sus músicos, bailari- rue Copernic, en París,
nes, prestidigitadores, músi- uno de sus dos testigos
cos callejeros, payasos y adi- fue, precisamente, Marc
vinadores de la buena ventu- Chagall.
ra. Pero la exposición presen- En su autobiografía,
tada en la Philharmonie, Chagall evoca la omnipre-
excelentemente escenografia- sencia de la música en su
da por el conservador Ambre infancia, desde su abuelo
Gauthier y puesta en música cantor hasta su madre
por Mikhail Rudi, presenta el entonando el canto del
arte de Chagall en orden rabino la víspera del Sab- Marc Chagall trabajando en el techo de la Ópera de París, 1964.
inverso de sus periodos crea- bat, pasando por sus tíos
dores, comenzando por el tocando el violín y salmo-
final, el inmenso techo de la diando. «Hay que hacer can- Chagall decorados y figuri- los compositores que han
Opéra Garnier de París, inau- tar el dibujo por el color, hay nes de ballets como Aleko en inspirado al artista en un
gurado en 1964 y encargado que hacer como Debussy», México en 1942, El pájaro de recorrido puntuado por dia-
dos años antes por el escritor se entusiasmaba Chagall. fuego en Nueva York en poramas de imágenes de
André Malraux, entonces Esta fusión de la pintura y de 1945, Daphnis et Chloé en archivo y fotografías que ilus-
ministro de Cultura bajo la la música concluirá con el París en 1959 y de óperas tran el trabajo de Chagal del
presidencia del General De díptico monumental El triun- como La flauta mágica, boceto a la escena, captacio-
Gaulle, que suscitó en su fo de la música, encargado puesta en escena por Gün- nes de época y contemporá-
tiempo la controversia y que en 1964 por la Metropolitan ther Rennert y dirigida por neas de ballets y de óperas
hoy, medio siglo después, Opera de Nueva York para Josef Krips en 1967 en el que permiten medir la
continúa provocándola. La su gran vestíbulo del Lincoln Met. dimensión monumental de la
muestra concluye en el perio- Center, donde se instalaría Son en total 270 obras obra del artista. Especialmen-
do comprendido entre 1917 y en 1966. También realizó entre pinturas, dibujos, colla- te espectacular resulta la
ges, cerámicas, esculturas, entrada de la exposición,
figurines, maquetas de deco- donde el visitante es acogido
París. Philharmonie: Le Triomphe de la musique. rados, esbozos llegados de por un dispositivo que permi-
Museo de la Piscine de Roubaix: Aux Sources de la musique. colecciones privadas rara- te aproximar lo más cerca
Dos exposiciones simultáneas y complementarias hasta el 31 mente presentados en públi- posible el techo de la Opera
de enero de 2016. Un catálogo común a las dos exposiciones co y préstamos de museos Garnier de París para descu-
ha sido editado por Gallimard (352 páginas, 45 euros). del mundo entero. Todo ello brir hasta el más ínfimo deta-
es presentado en un recorri- lle de ese verdadero panteón
París : http://chagall.philharmoniedeparis.fr.
do musical elaborado por el musical del propio artista.
Roubaix: www.roubaix-lapiscine.com. pianista franco-ruso Mikhal
Rudi, asociando cada uno de Bruno Serrou

11
Calendario
de conciertos
2015-2016

VII Ciclo de Conciertos Fundación BBVA de Música Contemporánea PluralEnsemble


17 | 11 | 2015 17 | 02 | 2016 11 | 05 | 2016
Retrato II Retrato IV Retrato VI
Tōru Takemitsu Luciano Berio Gustav Mahler
Solistas de PluralEnsemble Franco Donatoni György Kurtág
Salvatore Sciarrino Director: Fabián Panisello
Director: Fabián Panisello Solista: Natalia Zagorinskaya (soprano)

16 | 12 | 2015 10 | 03 | 2016
Retrato III Retrato V
Cristóbal Halffter: Integración y Contrastes:
85º aniversario la música en China y España
Clásicos de los siglos xx y xxı en el siglo xxı
Director invitado: Marco Angius Directora invitada: Lorraine Vaillancourt
Solista: Duncan Gifford (piano)

LUGAR: Sala de Cámara del Auditorio Nacional de Música. Príncipe de Vergara, 146. Madrid | HORA: 19:30 horas | ENTRADAS: entradas@pluralensemble.com · 91 365 99 82

VII Ciclo de Conciertos de Solistas Fundación BBVA


12 | 12 | 2015 12 | 03 | 2016 14 | 05 | 2016
Concierto II Concierto IV Concierto VI
Julián Elvira (flauta prónomo) Laia Falcón (soprano) Sára Medková (piano)
Ana Mª Alonso (viola)
Alberto Rosado (piano)

6 | 02 | 2016 23 | 04 | 2016
Concierto III Concierto V
Beatriz Tirado (saxofón) David del Puerto (guitarra)
David Brutti (saxofón bajo) Ángel Luis Castaño (acordeón)

LUGAR: Fundación BBVA. Palacio del Marqués de Salamanca. Paseo de Recoletos, 10. Madrid | HORA: 19:30 horas | ENTRADAS: musica@fbbva.es · 91 374 54 00
VI Ciclo de Conciertos de Música Contemporánea Fundación BBVA Bilbao
10 | 11 | 2015 2 | 02 | 2016 5 | 04 | 2016
Grupo Sax-Ensemble Plus-Minus Ensemble Guillermo Pastrana

© Benedict Johnson
Obras de Carmelo Bernaola, Gabriel Erkoreka, Obras de Aldo Clementi, Bernhard Lang, (violonchelo)
Mario Carro y Alberto Carretero Matthew Shlomowitz y José María Obras de Krzysztof Penderecki,
Sánchez-Verdú Mauricio Sotelo y Xabier E. Adrien
(encargo de la Fundación BBVA)

1 | 12 | 2015 16 | 02 | 2016 26 | 04 | 2016


Ludus Gravis PluralEnsemble Trio Fibonacci
Obras de Hans Werner Henze, Obras de Salvatore Sciarrino, Franco Donatoni Obras de Jonathan Harvey,
Sofia Gubaidulina, Giacinto Scelsi y Luciano Berio Ramon Lazkano,
y Stefano Scodanibbio Maxime McKinley y
Miguel Trillo-Figueroa

15 | 12 | 2015 1 | 03 | 2016 17 | 05 | 2016

© Jonas Werner Hohensee


Sarah Maria Sun (voz) Xare Laborategia [Hots] Ensemble Musikfabrik
Jan Philip Schulze (piano) Obras de György Ligeti, Gérard Pesson, Obras de Mauricio Kagel,
Obras de György Kurtág, Matthias Pintscher y Eneko Vadillo y Alba S. Torremocha Helmut Lachenmann,
Joseba Torre (encargo de la Fundación BBVA) Georges Aperghis y Elena Mendoza

12 | 01 | 2016 15 | 03 | 2016 7 | 06 | 2016


Miquel Bernat (percusión) Ensemble de Cadaqués Ensemble Kuraia
Espacio Sinkro (electrónica) Hilary Summers (voz) Homenaje a Mikel Laboa
Obras de José Manuel López López, Horacio Obras de Pierre Boulez,
Vaggione, Cristina Villalonga y Raphaël Cendo Zuriñe F. Gerenabarrena
y Ramon Humet

LUGAR: Fundación BBVA. Plaza de San Nicolás, 4. Bilbao | HORA: 19:30 horas | ENTRADAS: musica@fbbva.es · 94 487 52 52

Conciertos Teatralizados Fundación BBVA El Mundo de Ayer


25 | 11 | 2015 24 | 01 | 2016
Du bord d’abîmes Une soirée chez la
Sala Verde Princesse de Polignac
19:30 horas Sala Roja
19:00 horas

LUGAR: Teatros del Canal. Cea Bermúdez, 1. Madrid | ENTRADAS: musica@fbbva.es · 91 374 54 00

Conciertos fuera de ciclo


24 | 11 | 2015 2 | 12 | 2015 21 | 04 | 2016
Carlos Vilaplana (piano) Ludus Gravis Concierto de la Sinfonietta de
Fundación BBVA Fundación BBVA la Escuela Superior de Música
Palacio del Marqués de Salamanca Palacio del Marqués de Salamanca Reina Sofía
Paseo de Recoletos, 10. Madrid Paseo de Recoletos, 10. Madrid
19:30 horas 19:30 horas Auditorio Sony
Requena, 1-3. Madrid
19:30 horas

30 | 11 | 2015 28 | 01 | 2016 28 | 06 | 2016


Concierto Fundación BBVA- Between East and West Concierto Fundación BBVA-
ORCAM Marco del Greco (guitarra) ORCAM
Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música Mario Caroli (flauta) Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de
Príncipe de Vergara, 146. Madrid Fundación BBVA Música
19:30 horas Plaza de San Nicolás, 4. Bilbao Príncipe de Vergara, 146. Madrid
19:30 horas 19:30 horas

30 | 01 | 2016
Between East and West
Marco del Greco (guitarra)
Mario Caroli (flauta)
Fundación BBVA
Palacio del Marqués de Salamanca
Paseo de Recoletos, 10. Madrid
19:30 horas

Fundación BBVA | Plaza de San Nicolás, 4 · 48005 Bilbao · Tel.: 94 487 52 52 | Paseo de Recoletos, 10 · 28001 Madrid · Tel.: 91 374 54 00 | musica@fbbva.es · www.fbbva.es
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 14

ACTUALIDAD
ALICANTE

ACTUALIDAD Kavakos y Jurowski

SÓLIDO ENTENDIMIENTO
Auditorio. 6-X-2015. Orquesta Filarmónica de Londres. Leonidas Kavakos, violín.
Director: Vladimir Jurowski. Obras de Knussen-Scriabin, Sibelius y Chaikovski.

A. Bofill
NACIONAL

Leonidas Kavakos y Vladimir Jurowski con la Orquesta FIlarmónica de Londres

ca correspondencia en esta cuente en la tercera, Caresse


ALICANTE

Se puede calificar de
extraordinario el inicio magistral pieza concertante dansée, y en la última, Enig-
de la temporada de gran- como se podía desprender me, verdaderos ejemplos de
des conciertos del ADDA de los gestos que entre sí un curioso e interesante
con la intervención de constantemente mantuvie- impresionismo musical esla-
una de las formaciones ron. Fue en el Adagio di vo, excelentemente intuido
británicas más importan- molto donde ambos intér- por el compositor británico.
tes desde hace más de pretes alcanzaron cotas El plato fuerte de la noche
ochenta años, la Orquesta sublimes de musicalidad era la Quinta Sinfonía,
Filarmónica de Londres bajo desde el total poderío técni- op.64 de Tchaikovski. En
la batuta de su titular, Vladi- co y sentido artístico en el ésta, Jurowski desplegó todo
mir Jurowski, y con el pres- solista, y la fascinante capa- su arte dando una lección
tigioso violinista griego Leó- cidad de mando en el direc- magistral sobre algunas de
nidas Kavakos. Desde sus tor. Kavakos refrendó su vir- las particulares facultades
cometidos, ambos han tuosismo en un bis con la que ha de tener todo direc-
demostrado un sólido enten- endiablada transcripción que tor musical que se precie:
dimiento en el Concierto de Recuerdos de la Alham- dominio de la expresión
para violín y orquesta en re bra de Francisco Tárrega desde su mano izquierda,
menor, Op. 47 de Sibelius. hiciera su colega Ruggiero seguro control de la métrica
Ya desde sus primeros com- Ricci. y el tempo desde la derecha,
pases se pudo percibir la Jurowski presentó sus aún cuando la mantenga en
gran versión del solista, credenciales de maestro de la más absoluta quietud,
sobria en su expresión, cal- la batuta desde el inicio de gran sentido de anacrusa,
culada hasta el más mínimo su actuación con las cinco anticipando constantemente
detalle en lo técnico y abso- miniaturas orquestales que el decurso de la obra, y
lutamente convincente en la escribiera en 1978 el escocés absoluta conciencia del
emisión y la transmisión del Oliver Knussen sobre otras espacio eufónico tanto del
sonido. Kavakos se ha con- tantas pequeñas piezas para propio instrumento orques-
vertido en uno de los más piano de Alexander Scriabin tal como del recinto acústi-
fieles traductores de esta tituladas en su conjunto co. Una de las mejores citas
obra y en verdadero referen- Scriabin Settings, dejando sinfónicas del moderno
te de su interpretación. El y tras su ejecución la impronta auditorio alicantino.
Jurowski han constituido un de su maestría en el dibujo
verdadero tándem en unívo- de su batuta, de modo elo- José Antonio Cantón
14
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 15

ACTUALIDAD
BADAJOZ / BARCELONA

Inicio de la temporada de la OEX

EPIFANÍA MAHLERIANA EN BADAJOZ


Palacio de Congresos de Badajoz Manuel Rojas. 8-10-2015. OEX / OJEX. Directores: Andrés Salado (Wagner) y
Álvaro Albiach (Mahler). Wagner: Obertura y Bacanal de Tannhäuser. Mahler: Sinfonía nº5.

La Orquesta de Extrema- 26 jóvenes de todas las sec- nítidas, brillantes en el


BADAJOZ

dura había interpretado ciones se integraron en la segundo movimiento, yuxta-


antes a Mahler (en su orquesta mayor para este poniéndose en el tercero
pasado quedan al menos programa inaugural de tem- dentro de un discurso del
las sinfonías Primera y porada que se ofreció en un que se destacaron sus perfi-
Cuarta, alguna colección Palacio de Congresos abarro- les grotescos, atmosféricas
de lieder y el Totenfeier, tado (unas 900 localidades), en un Adagietto sin rastro de
ofrecido a finales del curso y el hecho es relevante si sentimentalismo y con una
anterior), pero enfrentarse a pensamos que Badajoz tiene tensión bien administrada en
una Quinta con una plantilla 150.000 habitantes (hagan un Finale en el que los fugati
de una cincuentena de cálculos los aficionados que sonaron limpios y risueños
miembros, tras pasar además habiten en ciudades mayo- dentro de un tejido de apre-
serios apuros de superviven- res). El puesto de concertino ÁLVARO ALBIACH ciable claridad. La orquesta
cia en los últimos años, pue- lo ocupó Krzysztof Wis- respondió al reto con aplo-
de considerarse algo excep- niewski, ayuda de solista de por primera vez en su carre- mo y una energía que se
cional, un golpe de audacia la ONE, una garantía para los ra. En obra tan llena de sig- notaba bullir de atril en atril.
que permite despertar legíti- directores. En la primera par- nificaciones (a veces contra- Faltó algo de peso y profun-
mas ilusiones de consolida- te del concierto, Salado hizo dictorias) y de detalles, didad en la cuerda y preci-
ción y crecimiento. un Wagner bien tramado, de Albiach quiso decirlo todo, sión y empaste en momentos
Para llegar a la Quinta apreciable claridad y tempi matizarlo todo hasta el extre- ocasionales, pero la música
hubo obviamente que engro- relajados, que permitieron mo, lo que en el primer de Mahler pasó sobrada el
sar a la plantilla regular de la que la música respirara sin movimiento causó algún filtro de los intérpretes para
OEX, y para ello se tiró fun- estrecheces, pero causó tam- problema de fluidez, cierta que el público extremeño,
damentalmente de la OJEX, bién al final alguna caída de sensación de que la música entusiasta, la disfrutara. La
el conjunto joven que lleva tensión. avanzaba a tirones, pero prueba puede considerarse
funcionando casi una década Fue un buen preludio poco a poco la interpreta- superada.
y que está ahora en manos para la sinfonía mahleriana, ción se asentó, y las grandes
del madrileño Andrés Salado. que Álvaro Albiach afrontaba líneas empezaron a hacerse Pablo J. Vayón

Temporada de Música Antigua del Auditori

MÚSICA “ANTIGUA” QUE MIRA AL FUTURO


Auditori. 24-IX-2015. Sophie Karthäuser, soprano. Maximilian Schmitt, tenor. Johannes Weisser, barítono.
Collegium Vocale Gent. B’Rock. Director: René Jacobs. Haydn: La Creación.
BARCELONA

La temporada de música históricos y filológicos las tampoco la actuación del logo de cosas buenas las sor-
antigua del Auditori ha que suelen evidenciar cómo coro, ya desde su luminosa prendentes y ricas improvisa-
empezado con una impe- una obra, por una parte, se entrada —emocionante la ciones ornamentales de
cable versión –René asienta firmemente en la tra- transparencia y riqueza armó- Andreas Küpfer sobre el for-
Jacobs era a priori una dición del género —en este nica del final de esa página, tepiano del continuo. Con
garantía – del oratorio La caso la gran tradición del con la irrupción sobre el sotto todos estos mimbres, sobre
Creación de Haydn, es oratorio barroco— y, de otra, voce del súbito fortissimo. El todos ellos, destacó la direc-
decir de una obra que mira al futuro. Eso sucede papel de los solistas vocales, ción de Jacobs, una combina-
cuando se estrenó, en 1799 con La Creación ya —y que describen, glosan, o pro- ción de cuidado casi artesa-
en Viena, sorprendió por su sobre todo— desde sus pri- tagonizan el relato de la crea- nal de cada detalle instru-
carácter innovador, su meros compases, la introduc- ción del mundo, requiere una mental y vocal, una incesante
modernidad. Y no hay oxí- ción orquestal, “La represen- flexibilidad estilística impor- capacidad de hacer transpa-
moron en conjugar “música tación del caos”. La intuición, tante. Sus intervenciones han rentes las texturas sin que
antigua” con “modernidad”, ya no del romanticismo sino de abarcar desde la solemni- ninguno de esos cuidados
no solo por la razón, que incluso del impresionismo de dad —los recitativos descrip- hiciera perder el impulso, la
sería demasiado circunstan- esa página magistral, se hizo tivos que narran los días de la tensión, los contrastes —de
cial, de que el concepto de palmaria en la versión de creación— hasta la ingenui- tiempo, de volumen, de tim-
“música antigua” se amplía Jacobs y la orquesta B’Rock, dad de los tercetos angélicos. bres— ni la frescura que res-
cada vez más, sino por algo gracias a un trabajo sutilísimo Siempre estuvieron bien en pira por todas partes esa
completamente substancial, sobre la fantástica orquesta- esos papeles la soprano Kar- extensa y luminosa partitura
es decir que son precisamen- ción haydiana. Y a partir de thäuser, el tenor Schmitt y, de Haydn, La Creación.
te interpretaciones que se aquí la calidad del trabajo quizá el mejor, el barítono
atienen a rigurosos criterios orquestal no desmayó, como Weisser. Añádase a ese catá- José Luis Vidal

15
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 16

ACTUALIDAD
BARCELONA

Una escenografía poco acertada

DECEPCIONANTE NABUCCO
Barcelona. Gran Teatro del Liceo. 7-X-2015. Verdi, Nabucco. Ambrogio Maestri, Martina Serafin,
Vitalij Kowaljow, Roberto De Biasio, Marianna Pizzolato. Coro y Orquesta Sinfónica del Gran Teatro
del Liceo. Director musical: Daniel Oren. Director de escena. Daniele Abbado.

N A. Bofill
unca sabremos si es funcional. Nosotros añadire- acosado por Nabucodonor y valentía, la entrega y la inte-
solo por la crisis o por mos que, además, es bastan- su vengativa hija, Abigaille. ligencia con que Martina
simple mala suerte, te feo. La escenografía, bajo Curiosamente Abbado, Serafin, que no tiene ni los
pero lo cierto es que pocas mínimos, lo apuesta todo al que ofrece una dirección de graves ni el peso dramático
veces hemos visto resultados uso de la arena en una con- actores eficaz en la presenta- que requiere el papel, sortea
tan decepcionantes en un cepción teatral que abusa de ción de los personajes —Abi- la inclemente tesitura de Abi-
montaje coproducido por símbolos, proyecciones y gaille no sale a escena como gaille; sin gritos desaforados
cuatro grandes teatros. Des- movimientos de coro y figu- una loca histérica— falla en ni efectismos vulgares, lo
de su estreno en la Scala de rantes que remiten, sin disi- el movimiento del coro, muy canta con enorme sentido
Milán, en 2013, y tras pasar mulo, al horror del holocaus- confuso para el espectador y musical y consigue momen-
por el Covent Garden, donde to. Ciertamente, Nabucco no no siempre bien situado para tos de gran intensidad. No
Sony lo grabó en DVD, con sale vestido de jerarca nazi ni lograr la mejor cohesión y tuvo un buen día Ambrogio
Plácido Domingo como prin- está rodeado de oficiales de proyección de las voces. Maestri, desbordado por la
cipal reclamo, el montaje de las SS, pero el vestuario de Muy buena la dirección tesitura de Nabucco, con
Nabucco dirigido escénica- los años treinta, diseñado musical de Daniel Oren, que problemas de afinación y
mente por Daniele Abbado, por Alison Chitty, responsa- extrae un notable rendimien- proyección muy limitada.
ha aterrizado en el Liceo ble también de la escenogra- to de la orquesta en este pri- Vitalij Kowaljow   fue de
—falta por estrenarlo la Ópe- fía, evoca la Alemania nazi mer éxito de Verdi, de impla- menos a más en el dificil
ra Lírica de Chicago, cuarto de la misma forma que algu- cable fuerza rítmica y diná- papel de Zaccaria. De timbre
teatro implicado en el pro- nas acciones escénicas, con micas efectistas. El coro bisó ingrato, pero dignamente
yecto, nada barato, por cier- niños y ancianos en primer el Va pensiero, perfilado con cantado, el Ismaele de
to— para irse sin pena ni plano, recuerdan el violento delicados matices por Conxi- Roberto De Biasio, y estu-
gloria. ascenso del nazismo, un ta García, confirmada ya penda Fenena de Marianna
El propio Abbado dijo en recurso por lo demás bastan- como nueva titular de la for- Pizzolato.
rueda de prensa que es un te trillado para plasmar el mación liceista.
montaje moderno, sencillo, drama del pueblo hebreo Hay que aplaudir la Javier Pérez Senz
16
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 17

ACTUALIDAD
BARCELONA / BILBAO

Temporada de la OBC

VIOLINISTAS Y DIRECTORES CON BUENA NOTA


Barcelona. Auditori. 26-IX-2015. Cor Madrigal. Cor Lieder Càmera. Vadim Repin, violín. Orquesta Sinfónica
de Barcelona i Nacional de Catalunya. Director: Kazushi Ono. Obras de Parra, Prokofiev y Ravel. 3-X-201.
Joshua Bell, violín. OBC. Director: Ramón Tébar. Obras de Oltra, Lalo, Ginastera y Ravel.

Koke Photography
L
os dos primeros concier- cierto de la temporada. Se compositor recientemente
tos de abono de la OBC echaron de menos, sobre fallecido, el pequeño poema
han permitido compro- todo en las intervenciones sinfónico de Manuel Oltra,
bar su buen nivel después de corales, a veces demasiado L’Alimara. Si ya en la direc-
la pausa veraniega. En rotundas, los tonos de sfu- ción de estas obras Tébar
ambos casos lograron muy matura, de impresión más había puesto de relieve exce-
buen resultado tanto director que de declaración, la sutili- lente oficio, flexibilidad,
como solista. El concierto dad, que razonablemente se musicalidad, fue al frente de
inaugural lo dirigió el nuevo esperan en la interpretación las músicas de ballet de
titular, Kazushi Ono, que de esta pieza capital del Estancia, de Ginastera —que
escogió un programa largo, impresionismo musical. En la se ofreció en su versión ori-
heterogéneo y exigente. La primera parte, después de ginal con los recitados extra-
pièce de résistance, que llenó escuchar InFALL, obra del ídos del poema épico gau-
la segunda parte, fue la compositor residente Héctor RAMÓN TEBAR cho Martín Fierro—, y del
música del ballet Daphnis et Parra, habíamos gozado de Bolero de Ravel, donde
Chloé de Ravel, interpretada una formidable versión del sentaba por primera vez con pudimos apreciar la calidad
por primera vez por la OBC Segundo concierto para vio- la OBC. Bell dominó en de este director. La energía y
en su versión integral para lín y orquesta en sol menor todos sus aspectos el virtuo- al mismo tiempo justeza con
orquesta y coro, lo que su de Prokofiev, donde brilló el sismo casi exacerbado que que ofreció ritmos tan céle-
autor designó como “sinfo- solista Vadim Repin, posee- pide su parte en la Sinfonía bres y endiablados como los
nía coreográfica”. Ono dor de un sonido bello, española de Lalo y demostró de la danza final, Malambo,
demostró conocimiento has- redondo y sin fisuras en toda acto seguido, después de esa de la obra de Ginastera, o los
ta lo más minucioso y sutil la gama y de una técnica exhibición de facultades, su obsesivos del Bolero impre-
de la partitura —que no es lo perfecta. versatilidad, ofreciendo sionaron muy favorablemen-
menor, no hay nada menor También un violinista, en como bis una inspirada ver- te. Es un director a tener en
en esta compleja obra— y este caso Joshua Bell, fue el sión de la famosa Meditación cuenta en muy destacado
control de la orquesta y coro, solista en el segundo con- de la ópera Thaïs de Masse- lugar y al que esperamos
que respondieron bien con cierto que comentamos en el net. Previamente habíamos escuchar de nuevo pronto.
algunas vacilaciones muy que empuñó la batuta escuchado, incluida a última
explicables en el primer con- Ramón Tébar, quien se pre- hora como homenaje a su José Luis Vidal

Temporada de la BOS

CON NERVIO Y PASIÓN


Palacio Euskalduna. 9-X-2015. Joaquín Achúcarro, piano. Orquesta Sinfónica de Bilbao. Director:
Erik Nielsen. Obras de Stravinski, Falla y Chaikovski.
BILBAO

Puede verse como una durante la época de compo- pasión y una gran fuerza extremadamente traicionero,
declaración de principios sición de las Noches en los interior, el gran pianista pues concentra tal suma de
que Erik Nielsen decidie- jardines de España. Pero sigue dejando su impronta fuerzas que puede poner en
ra dar inicio a su primera estas impresiones sinfónicas en el repertorio fallesco y jaque la estructura unitaria
temporada como titular se alimentan aún en mayor mostró un conocimiento pro- de la obra. Por eso Nielsen
de la Sinfónica de Bilbao medida de una poderosa fundo de la esencia andalu- desplazó el centro emocio-
con una obra de Stravinski, influencia impresionista que cista de la obra, para lo que nal de aquella al Andante
cuya música sería práctica- Nielsen, desde un admirable dotó a la música de una cantabile, que fue de veras
mente desconocida en la ciu- sentido del color orquestal, expresión racial impregnada cantabile al contar con un
dad de si no fuera porque de supo mostrar a luz plena. de la nostalgia y del misterio trompa fabuloso y con una
vez en cuando programan El Nadie desde Alicia de Larro- que le son propios. cuerda que sonó siempre
pájaro de fuego, Petrushka y cha había tocado las Noches La Quinta de Chaikovski plena y redonda, y por eso
La consagración de la prima- en la temporada de la BOS, es una sinfonía que cala bien también evitó sobredimen-
vera. El Scherzo fantastique así que la presencia de Achú- entre el público por su exu- sionar los clímax del Finale,
es una pieza de juventud carro engrandecía aún más la berancia orquestal, su natu- dando valor a la claridad y a
que adelanta buena parte de responsabilidad para sus raleza titánica y su formida- la limpieza incluso en los
la riqueza armónica, instru- futuros intérpretes. Bien ble riqueza melódica, que instantes de máxima satura-
mental y rítmica que desarro- superados los ochenta, sin la lleva marcada a fuego la fir- ción sonora.
llará al límite en esos tres seguridad y el fuego de otros ma del compositor, pero tie-
ballets y que fascinará a Falla tiempos, pero sí con nervio, ne un movimiento final Asier Vallejo Ugarte

17
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 18

ACTUALIDAD
CUENCA

III Jornadas de Zarzuela

EL TEATRO DE ARTE: LA PANTOMIMA


Auditorio. 25/27-X-2015. III Jornadas de Zarzuela. Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero.
CUENCA

Santiago Torralba
Recordamos que en expresarse solo con el movi-
nuestro pasado comenta- miento, convirtiendo lo apa-
rio a las segundas jorna- rentemente accesorio en
das, expresamos nuestro esencial, y dejando la música
deseo a la continuidad y en primer plano. Con dos
recurríamos al manido obras de éxito fulgurante
dicho: no hay dos sin tres; como fueron El sapo enamo-
dicho que ha sido cumplido rado con argumento de
y ahora esperamos adquiera Tomás Borrás y música de
compromiso de permanencia Pablo Luna, estrenada en el
por el bien y recuperación Teatro Eslava de Madrid, el 2
de nuestro género lírico y de diciembre de 1916, por la
ayudar así a poner las cosas Compañía Martínez Sierra
en su sitio. Escena de El sapo enamorado de Pablo Luna que se recupera con carácter
La tercera edición 2015, de estreno en tiempos
organizada como es sabido, espacios escénicos, editoria- ilusiones” sería diversa y modernos, y El corregidor y la
por la Fundación Jacinto e les, medios de comunicación, depurada, aglutinando todos molinera con argumento de
Inocencio Guerrero, ha etc. relacionados con el mun- los elementos del espectácu- Martínez Sierra (María Lejárra-
mantenido la estructura de do de la zarzuela. lo artístico: teatro, música, ga) y música de Manuel de
las anteriores con el propósi- Si el pasado año las jor- baile, cante, pintura, esceno- Falla, estrenada en el mismo
to de fomentar, en un mismo nadas trataron sobre Los ofi- grafía al servicio de textos teatro el 7 de abril de 1917,
espacio y durante los días de cios de la zarzuela, homena- clásicos y modernos y en este que tanto habría de entusias-
celebración, Cuenca 25 a 27 je a quienes contribuyen y recoleto escenario montaría mar a Diaghilev al compren-
de septiembre, el diálogo e contribuyeron a convertir el drama, comedia, pantomima, der el gran éxito que podía
intercambio de ideas entre género en una realidad escé- zarzuela y sainete de genuina alcanzar la obra en forma de
todos los agentes relaciona- nica, en esta edición se ha gracia popular. Cultivó tam- ballet, se dio digno broche a
dos con la zarzuela, ya sean querido tratar un tema apa- bién el Teatro de los Niños, estas jornadas que el público
estudiosos, directores musi- rentemente tangencial, pero anunciado con espléndidos asistente celebró con éxito
cales y teatrales, intérpretes, sin embargo vinculado a la carteles de un “trío genial”, por la belleza plástica del
editores, gerentes, programa- zarzuela en tanto ideas y per- ilustradores y renovadores escenario y finura de las par-
dores o personas que se sonas transitaron entre géne- escenográficos como fueron, tituras, en edición musical del
sientan atraídas y amen la ros simuladamente dispares: Fontanals, Barradas y Bur- CEDOA de la SGAE. Contri-
zarzuela; y se hace a través el Teatro de Arte en España, mann. A los pequeños espec- buyeron a ello la orquesta
de una perspectiva teórica, vigente entre 1916 y 1925, tadores se les entregaba, a la Ensemble Drama!, la direc-
práctica y didáctica. cuyo artífice, Gregorio Martí- entrada del teatro, el argu- ción de Nacho de Paz y el
Los encuentros incluyen nez Sierra, daría rienda suelta mento de la obra de teatro o arte, gracia y colorido de la
ponencias y mesas redondas a su gran proyecto escénico. farsa guiñolesca en preciosos escenografía de Rita Cosenti-
de especialistas en la materia Un proyecto que quizás no cuadernillos ilustrados: La no, Fernando Lázaro y
dispuestos a teorizar sobre el fuera el primer intento de linterna mágica, Matemos al Gabriela Salaverri y una
argumento central de la edi- renovación escénica en Espa- lobo, El sapo enamorado. A la extraordinaria labor de un
ción, analizando desde diver- ña pero seguramente fue el belleza plástica de la repre- aplicado elenco actoral. A
sas perspectivas la singulari- más original y, sobre todo, el sentación se agregaban las este espectáculo le precederí-
dad del tema, además de con- que logró el favor del públi- sensaciones auditivas de la an en días anteriores dos con-
textualizar el resto de pro- co – y por tanto, el éxito eco- música y las visuales de la ciertos sobre La pantomima
puestas incluidas en las jorna- nómico- sin renunciar a la danza. Espectáculos que han al piano y La zarzuela jazz,
das. La parte práctica propor- calidad artística y literaria. acabado por inscribirse en la con Duncan Gifford como
ciona varios espectáculos en Estamos hablando del intento historia de la música españo- intérprete y director. Esta par-
los que se busca la novedad más serio de acercar nuestra la como ejemplo de renova- te práctica de las jornadas
o la recuperación de obras. escena a los postulados esté- ción y modernidad. podremos volver a presen-
Otro de los espacios impor- ticos que las nuevas vanguar- Se ha querido ahondar en ciarlo en Madrid, entre el 24 y
tantes de las jornadas es el dias desarrollaban en la estas Jornadas, muy particu- el 27 de febrero del próximo
relativo a la promoción de la Europa de entreguerras. Para larmente, en la Pantomima en año y tendrá su continuidad
zarzuela, proyecto diseñado desarrollarlo, Martínez Sierra escena, representación por en la edición en DVD de la
para niños y mayores, colecti- asume la gestión del Teatro figura y gestos sin que inter- representación de El sapo
vos a los que se les ofrece la Eslava, local que en 1916 no vengan palabras, según defi- enamorado y El corregidor y
oportunidad de participación, tenía gran prestigio, dedicado nición del DRAE, pero como la molinera. Espectáculo de
asistir a ensayos o conocer el al “género chico” liviano y ya sabemos la academia no arte que cautiva con las rego-
proceso de producción de sicalíptico, con un escenario juzga, sino que se limita a cijantes peripecias de la farsa.
alguno de los espectáculos. mínimo, de cuatro metros de levantar testimonio notarial Vayamos a por la siguiente
Complementa todo ello una fondo, con escasa maquina- del uso del idioma, en ella se convocatoria.
exposición y una feria abierta ria y telones de papel. La produce un efecto mágico
a la participación de teatros, labor de este “mercader de cuando los intérpretes deben Manuel García Franco
18
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 19

ACTUALIDAD
LA CORUÑA

Temporada de la Sinfónica de Galicia

FAVORABLE SINGLADURA
Palacio de la Ópera. 9-X-2015. Ewa Podles, contralto. Niños Cantores de la OSG. Coro de la OSG.
Orquesta Sinfónica de Galicia. Director: Dima Slobodeniouk. Mahler, Tercera Sinfonía. 16-X-2015.
Javier Perianes, piano. Orquesta Sinfónica de Galicia. Director: Dima Slobodeniouk. Obras de
Casablancas, Beethoven y Richard Strauss.
LA CORUÑA

Comienzo de temporada. Temporada Lírica y se sente en la sala, subió


Inicio de singladura bajo corroboró con otra a saludar al palco
los más favorables auspi- soberbia actuación en escénico. El Cuarto
cios para la Orquesta Sin- la Tercera Sinfonía, de concierto para piano y
fónica de Galicia, buque Mahler. Gran versión orquesta de Beetho-
insignia de la ciudad que, de una obra de enor- ven tuvo un plantea-
dado su carácter cuasi me dificultad para miento más intimista
insular, hace propicia la cuantos intervienen en que heroico, debido
metáfora marina. El primer ella. El público aclamó sobre todo a las nota-
acto musical recuperó la tra- reiteradamente a los bles cualidades de
dición de los conciertos sin- Niños Cantores, a la DIMA SLOBODENIOUK Perianes para la expre-
fónico-corales, sobre todo en sección femenina del sión delicada; por ello,
los comienzos y finales de Coro de la OSG, a Ewa El segundo concierto estuvo el gran momento se alcanzó
temporada. Una satisfacción Podles —espléndida, como integrado por tres obras muy en el precioso Andante con
porque, como quedó cum- siempre—, a la Orquesta — diferentes. La de Benet Casa- moto. La Metamorfosis
plidamente demostrado, los notablemente reforzada: más blancas es una partitura con- straussiana puso a prueba la
coros que integran el proyec- de cien profesores— y a temporánea (2011) de nota- categoría de los arcos de la
to que gestiona la Sinfónica Dima Slobodeniouk que, al ble trabajo compositivo (en Sinfónica que salieron victo-
de Galicia, poseen un exce- parecer, dirigía esta obra por especial, una orquestación riosos de una prueba de tan
lente nivel artístico. Se puso primera vez. Y sus sudores le excelente) y grata escucha. alta dificultad.
en evidencia durante la nota- ha costado. Dicho de modo Ello ganó el favor del públi-
ble intervención dentro de la tanto metafórico como real. co al compositor que, pre- Julio Andrade Malde

II Temporada Lírica y LXIII Festival de Amigos de la Ópera

LUCES Y SOMBRAS
La Coruña. Palacio De la Ópera. 26-IX-2015. Bartók, El castillo de Barbazul, Sz 48. Ana Ibarra, Gidon Saks. Puccini,
Suor Angelica. Barbara Frittoli, Ewa Podles, Ana Ibarra; Coro de la OSG y Niños Cantores de la OSG. Orquesta
Sinfónica de Galicia. Director: Miguel Ángel Gómez Martínez. Teatro Rosalía de Castro. 8-X-2015. Anne Hallenberg,
mezzosoprano. Les Talens Lyriques.Director: Christophe Rousset. Obras de R. Broschi, Porpora, Hasse y Leo.

S
i en la singular opera de muestra de lo que un gran zura de expresión conmo- algunas ocasiones, para
Puccini predomina la luz músico puede conseguir uti- vedora. Soberbia, como conseguir esa belleza tím-
sobre las sombras, en la lizando un lenguaje original siempre, Ewa Podles. Y un brica, ese color maravilloso,
genial partitura de Bartók, y moderno. Extraordinaria magnífico plantel de voces: ha de ocluir en demasía la
las tinieblas triunfan sobre la actuación del bajo barítono Alexandra Rivas, Ruth Inies- cavidad oral, lo que com-
claridad. No es ésta la única israelí Gidon Saks, tanto por ta, Helena Abad, María Luei- porta cierta dificultad en la
diferencia entre estas dos calidad vocal —timbre de ro, Nuria Lorenzo, Clara identificación precisa del
óperas del siglo XX que rara belleza— como por la Panas y Patricia Rodríguez. texto. Algo similar ocurrió
representan concepciones técnica de canto y la capaci- Magníficos los Niños Canto- en su día con otras grandes
bien distintas en la utiliza- dad expresiva. Junto a él, res de la OSG. Y muy sopranos como Joan Suther-
ción del lenguaje musical. En no desentonó la soprano correcta la sección femeni- land o Montserrat Caballé,
realidad, tan sólo tienen en Ana Ibarra, con un perfecto na del Coro de adultos. que a menudo producían de
común el año del estreno dominio de la regulación Todos ellos muy bien dirigi- ese modo preciosos sonidos
(1918). La extraordinaria del volumen que enriquece dos por Miguel Ángel aflautados. Les Talens Lyri-
obra de Bartók se basa en el y afina su fraseo. Fue tam- Gómez Martínez. El con- ques es una espléndida agru-
aterrador y bien conocido bién ella la protagonista de cierto del Rosalía fue de pación de cámara que toca
cuento de Charles Perrault, la ópera de Puccini, la mon- altísima calidad. La mezzo- con instrumentos originales
aunque algunos detalles, y el ja Angélica. Un personaje soprano sueca Anne Hallen- o réplicas y que, pese a ello,
final sobre todo, son muy femenino más de los berg posee una voz de tim- logra una impecable afina-
diferentes; en la tenebrosa muchos que el compositor bre bellísimo y además una ción. Ideal para el repertorio
versión que utiliza el compo- italiano trata con tanto amor asombrosa extensión con barroco. Los dirige desde el
sitor húngaro, la joven Judith y delicadeza: Cio-Cio-San, agudos de soprano y graves clave un gran músico, Chris-
muere y las sombras cubren Mimi, Liù… Y estuvo real- de contralto. Si hemos de tophe Rousset.
de nuevo el siniestro castillo. mente admirable prestando poner algún reparo a esta
La partitura es una genial a la joven religiosa una dul- admirable artista es que, en Julio Andrade Malde

19
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 20

ACTUALIDAD
MADRID

Temporada del Real

UN MILAGRO VOCAL
Teatro Real. 28 y 30-IX-2015. Donizetti: Roberto Devereux. Mariella Devia/Maria Pia Piscitelli, Gregory Kunde/
Ismael Jordi, Silvia Tro Santafé/Veronica Simeoni, Marco Caria/Ángel Ódena. Coro y Orquesta del Teatro Real.
Directores musicales: Bruno Campanella y Andreiy Yurkevich. Director de escena: Alessandro Talevi.

Javier del Real


Mariella
Devia
como
Elizabetta
en
Roberto
Devereux
en el
Teatro
Real
MADRID

Mientras en otros escena- finales segundo y tercero. La como un ingente monumen- tales características vocales y
rios españoles (este dirección de actores, la aco- to canoro, sumó a un estado evidenció un poco de esca-
noviembre regresa de modada para que pudieran instrumental impresionante sez de empuje para las par-
nuevo a la ABAO) se la sus protagonistas cantar a un temperamento que su tes dramáticas; fue, en con-
veía programada en no gusto y desahogo, sin exi- arte ha ido adquiriendo con junto, un Nottingham plausi-
muy lejanas fechas, esta gencias perturbadoras, pues- el paso de los años. Piscitelli ble. Ódena abusó un poco
importante ópera doni- to que se trata de partitura no cuenta con un timbre en del volumen, forzando un
zettiana, si la memoria es de y para voces que, sin principio muy atractivo, pero tanto el retrato del marido
fiel, no recalaba escénica- embargo, necesita un limpio sabe manejar sus recursos supuestamente ultrajado. Tal
mente en Madrid desde y armonizado sostén orques- con inteligencia y tempera- actitud le sirvió para dar
1970. Que así inaugure una tal. Condiciones aseguradas mento. Hubo algún proble- mayor presencia al persona-
temporada habla con sufi- por las dos batutas en hono- ma de proyección en la dra- je en especial en el terceto y
ciencia de los cambios de rable competencia. Una bien mática escena del terceto, el dúo con la mezzo. Tro
actitud del Real más confor- veterana en el tema (Campa- pequeño bajón compensado Santafé dio a la un tanto
mes con los anhelos del afi- nella), otra camino de serlo con una convincente escena anodina Sara bastante relie-
cionado local. Intemporali- (Yurkevich, que volvía al final. Kunde echó mano de ve, con un canto matizado y
dad, abstracción, absurdi- Real tras dirigirla antes en una sonoridad potente, bri- unos medios generosos. Lo
dad, extravagancia, indefini- concierto), las dos en atenta llante, cómodamente utiliza- mismo que Simeoni, joven
ción espacial y temporal intercomunicación con la da a la manera del mejor cantante italiana en impara-
propone el montaje de Tale- escena, aunque la lograra estilo belcantista para un ble y, vistos los resultados,
vi. Todo ello se concreta en más el primero. Devereux quizás en exceso merecido ascenso, con una
el vestuario a más de los El doble reparto, en extravertido. Otro ángulo del voz muy bien adaptada al
mínimos elementos decorati- general, cumplió. Se impone personaje, más frágil e ínti- estilo y a la caracterización
vos (ambos de Madeline la necesidad de destacar a mo, fue el expuesto por Jor- incluso física del personaje.
Boyd), características bien Mariella Devia, milagro vocal di, con un fraseo y un liris- Destacados los intérpretes
destacadas por la ilumina- tras casi cuatro décadas de mo de una elegancia y dul- de apoyo con mayor com-
ción de Matthew Haskins. intensa carrera y cumplidos zura encomiables, en apre- promiso: Juan A. Sanabria
Tal concepto fue manejado ya los 67. Pese a tratarse Eli- ciable contraste con la agre- (Cecil) y Andrea Mastroni
con eficiencia, ofreciendo zabetta de parte algo exigida sividad de la soprano acom- (Raleigh). Bien, como de
una buena comprensión y en registro centro-grave para pañante. Sólo en la cabaletta costumbre, el coro, muy
relato de la historia; he ahí su auténtico ámbito vocal perdió un poco de fuerza. lucido en su gran oportuni-
su mejor elogio. Aún más: que mejor se expande par- Caria, barítono lírico, se dad del inicio del acto II.
hubo momentos escénicos tiendo del centro al agudo, la lució en puntuales situacio-
de impacto y atmósfera: los soprano, segura y firme nes proclives a demostrar Fernando Fraga
20
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 21

ACTUALIDAD
MADRID

Cuando todo funciona

UN BUEN RATO CON BARBIERI


Madrid. Teatro de la Zarzuela. 10-X-2015. Barbieri, Galanteos en Venecia. José Antonio López, Juan
Manuel Padrón, Carlos Cosías, Fernando Latorre, Antonio Torres, Santiago Nogués, Cristina Faus, Sonia
de Munck, Pepín Tre. Coro del Teatro de la Zarzuela. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Director
musical: Cristóbal Soler. Director de escena: Paco Mir.

Domingo Fernández
na nueva temporada gran belleza plástica y ele-
se inicia en el Teatro gancia estética, a la que se
de la Zarzuela con una añade agilidad recurriendo a
desconocidísima obra de un habilidoso juego teatral
Barbieri, Galanteos en Vene- convirtiendo el escenario en
cia, otra zarzuela más por un plató cinematográfico. El
redescubrir gracias al interés, público asistente no pudo
curiosidad y ánimo de perso- por menos de romper en
nas que, conscientes de la aplausos ante la apertura del
riqueza de nuestro patrimo- tercer acto, ante ese barco
nio nacional, ayudan a emer- que surge de la niebla. Bien
gerlo. Esta vez el impulso ha puede hablarse de especta-
venido de la mano de Paolo cularidad sin olvidar los ante-
Pinamonti, director del Tea- riores actos, el primero a ori-
tro de la Zarzuela durante llas del canal de Venecia con
más de cuatro años y que en el paso de sus góndolas y el
breve abandona, para ubi- segundo en un baile en el
carse al frente de otro teatro, palacio de Grimani con una
esta vez en tierra italiana. Su preciosa bóveda, acto este en
labor al frente de dicho Tea- el que el enredo llega al gra-
tro ha sido fructífera y creo Sonia de Munck en Galanteos en Venecia de Barbieri do máximo de intensidad
digna de halago por quienes con su gran terceto (Nº 13),
apreciamos nuestro género bien el enrevesado argumen- sabor italiano y español y acción dramática que llega a
lírico. Nuestros mejores to, construido sobre un prin- contraponer la una a la otra, frisar con lo trágico.
deseos de éxito. cipio básico de la comedia: caracterizándolas a ambas, Fue la intervención del
En la noche del mismo el enredo, aunque la música como así lo demuestra desde Coro del Teatro de la Zar-
día de nochebuena de 1853 de Barbieri fue muy aprecia- los primeros números de zuela muy cuidada, y lucido
se estrenó, con éxito inusita- da por su espontaneidad y esta zarzuela que son una en la escena de la borrachera
do, en el Teatro del Circo de adecuación dramática. tarantela coreada, seguida de (Nº 11) acompañando al
Madrid, la zarzuela en tres El asunto gira en torno de una barcarola, que canta el tenor cómico, imitando soni-
actos titulada Galanteos en la tentativa de seducción por Conde y un aria de tinte dos de instrumentos. Solven-
Venecia, cuya letra había el Conde Grimani, general andalucista del capitán espa- te el elenco vocal y actoral,
escrito Luis Olona y cuya veneciano, de la joven Laura, ñol que retrae la imaginación de gran homogeneidad, con
música era parto de la feliz prometida del marino Andrés; a las orillas del manso Gua- mención especial para José
inspiración de Francisco estorbada por la venida de la dalquivir, por indicar algún Antonio López, como don
Asenjo Barbieri. Más de un Condesa que, oculta o disfra- ejemplo de los que a lo largo Juan amplio de volumen y
siglo y medio después de su zada, vigila los actos de su de la obra se van sucedien- de matizados momentos,
estreno y después de haber marido, y por cierto capitán do. En toda ella se ve el Sonia de Munck como Laura
dormido en ese “ángulo marino español llamado don empeño por conseguir la de diáfano timbre y bonito
oscuro” del verso becqueria- Juan que, persiguiendo a la exacta adaptación de la agudo, y Cristina Faus como
no, un entregadísimo equipo Condesa, sin saber quién era, música a la letra; sobresale la Condesa con buena emisión
artístico nos ofrece esta zar- deshace también los planes elegante estructura de la fra- y brillo en el agudo: impuso
zuela, primera recuperación del Conde. Trama ligeramen- se musical con ingeniosos carácter a su personaje. Puso
desde el siglo XIX, en la edi- te cómica que se va dirigien- acompañamientos, la polifo- la guinda el derroche de
ción crítica de la partitura de do farragosamente hacia el nía y coros bien estructura- comicidad con el que Pepín
Víctor Sánchez, convertida dramón romántico o melo- dos y concertantes y roman- Tre jugó con el público.
en bellísimo espectáculo. drama decimonónico y que, zas que no defraudan. Músi- Buen nivel de la ORCAM y
Visto tal cual no podemos en esta ocasión, la interven- ca que es arropada por la ati- destacada la dirección de
concebir tantos olvidos para ción en el texto hablado de nada puesta escénica de Cristóbal Soler, atento y cui-
nuestro género lírico. Cróni- Esther Borrego ayuda a la Paco Mir —recordemos la dadoso en el desarrollo de la
cas de la época ya nos indi- comprensión de la obra sin producción de Los sobrinos partitura.
can que la obra fue puesta dejar de respetar la esencia del capitán Grant de hace Atractiva producción que
con todo el lujo y esmero de la misma. catorce años—, la inspirada no se debe consentir perder,
entonces posibles, en trajes y Con su partitura Barbieri escenografía de Juan Sanz y para que pueda seguir sien-
aparato, harto complicado en se propuso, aparte de otros Miguel Ángel Coso y figuri- do disfrutada por nuestro
lo relativo a muebles y obje- fines estéticos, contestar a nes de Anna Güell, sin olvi- público y por otros que con
tos (como las góndolas) los que le daban matraca con darnos de la atmósfera crea- seguridad también lo harán.
poco comunes. Al parecer en su italianismo, escribiendo da por la iluminación de
su estreno no se comprendió alternativamente música de Nicolás Fischtel, todo ello de Manuel García Franco

21
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 22

ACTUALIDAD
MADRID

Ciclo de la UAM

EL QUIJOTE Y ALGO MÁS


Madrid. Auditorio Nacional. 17-X-2015. Orquesta Sinfónica VERUM. Director: Miguel Romea.
Obras de Mercadante, Wagner, Kienzl y Berlioz.

B
uen sabor de boca nos MIGUEL ROMEA
do, con un magnífico
ha dejado este concier- comienzo. No supo jugar lue-
to de la Orquesta fun- go con las dinámicas que van
dada en 2007 por las Bode- construyendo el largo cres-
gas de Tomelloso. Desde cendo hasta el clímax amoro-
2010 el responsable artístico so. Mejor la segunda parte,
es Miguel Romea, antiguo en la que las volutas musica-
clarinetista, que mostró gesto les fueron expuestas con sol-
claro, no muy variado, pero vencia. De todas formas, a la
sugerente y generalmente versión le faltó una más dies-
preciso, aparte de un criterio tra planificación. Algo que
musical plausible y, en oca- pudimos apreciar asimismo
siones, más que notable. Sor- en la Sinfonía Fantástica de
prende de esta joven agrupa- Berlioz, expuesta a veces de
ción –de tamaño no muy manera metronómica. El Vals
amplio- la sonoridad genero- nos resultó prosaico, con una
sa, por momentos brillante, parte final un tanto embaru-
bien equilibrada, aunque en llada. No muy poética la
exceso virada hacia los meta- Don Chisciotte alle nozze di recitativo melódico de buen Escena campestre, en donde
les, poderosos y sólidos (con Gamaccio de Mercadante, cuño y una orquestación tocó bien la corno inglés;
la inclusión de instrumentis- ópera estrenada en Cádiz en muy bien trabajada. Actuó, acertada intervención de los
tas ajenos). No obstante, en 1830, donde, junto a cierta adecuadamente sostenido, cuatro fagotes en la Marcha
los tutti el espectro es indife- gracia acentual y excelente en una matizada colabora- al suplicio, y buen inicio, con
renciado, exento de refina- juego de las maderas, obser- ción, el barítono chileno Jai- acerbas maderas, del Aquela-
miento y de claridad. A per- vamos borrosidades en los me Esteban, de voz algo rre. Aquí la cuerda quedó
feccionar este punto debería rossinianos crescendi, y el insuficiente para el cometi- sepultada y los efectos sul
tender la buena batuta, no Preludio e Interludio y dos do, muy lírica y algo mate. ponticello no tuvieron rele-
siempre elástica. fragmentos vocales de Don Expresó con intención. vancia. Fragoroso, como se
La larga sesión celebraba Quixote de Wilhelm Kienzl, Venía a cuento la inclu- pide, el final, no muy clarifi-
la edición de la segunda par- estrenada en Berlín en 1898 sión del Preludio y Muerte de cado. Soberbios los metales.
te del Quijote y contenía dos y que muestra la influencia Tristán e Isolda de Wagner,
novedades: la obertura de wagneriana a través de un que Romea dirigió con cuida- Arturo Reverter

Ciclo de la ORCAM

UN GRAN PRINCIPIO
Madrid. Auditorio Nacional: 21-IX-2015. Anna Larsson, contralto. Orquesta y Coro de la Comunidad de
Madrid. Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid. Pequeños Cantores de la JORCAM. Director: Víctor Pablo
Pérez. Obras de Marco y Mahler.

S
e abrió el ciclo de la Luis Pérez de Arteaga, admi- brillantemente satisfecha por lle sonoro y línea irreprocha-
ORCAM con un progra- rable en las notas al progra- los conjuntos orquestales ble, asentando el maestro la
ma ambicioso en dota- ma también firmadas por él. bajo la dirección de Víctor obra en los dos tiempos
ción de ejecutantes y en Y se nos ofreció Mahleriana, Pablo Pérez. extremos sin dejar de dar
enjundia musical, que auna- obra estrenada por la El maestro burgalés fue muy acertado carácter a los inter-
ba Angelus Novus (Mahleria- Orquesta Nacional con el acertado timonel en la Terce- medios, que evocan elemen-
na) de Tomás Marco con la maestro Frühbeck al frente ra de Mahler, obra de tan tos de la Naturaleza dando
Sinfonía núm. 3 del propio en 1971. Obra poderosa en amplia y copiosa, tanto en cuerpo a esta sinfonía pante-
Mahler. Era, ciertamente, un lo sonoro que no trata de asignación de medios como ísta regida por el sentimiento
programa de prueba que se recrear el mundo mahleria- en diversidad de ideas, sin- del amor. Todo ello condujo
cumplimentó con brillante no, sino con citas muchas gladura. Ni una sola mácula a un éxito pleno y merecido,
holgura y gran éxito. Prece- veces soterradas, en su curso en la interpretación, con destacando el maestro a los
dieron a la interpretación decanta aglutinaciones sono- coros acertados, el de adul- primeros atriles en el curso
musical unas palabras de ras y cambios de dinámica tos y el de niños, y el magní- de los aplausos finales. Un
introducción como se instau- muy sugerentes, más de un fico concurso de Anna Lars- inicio, pues, de ciclo de esta
ró por costumbre la tempo- determinado universo sono- son, adecuadísima por voz y orquesta y coro, a recordar.
rada última de estos conjun- ro que de una intención imi- estilo para el “O Mensch”. La
tos. Esta vez a cargo de José tativa. Su interpretación fue sinfonía se planteó con deta- José A. García y García
22
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 23

ACTUALIDAD
MADRID

Ciclo de la OSCRTVE

DE BRUJAS Y VIENTO DE OTOÑO


Madrid. Teatro Monumental. 9-X-2015. OSCRTVE. Director: Carlos Kalmar. Obras de Rameau, Haendel, Dvorák
y MacMillan. 15-X-2015. ORTVE. Director: Carlos Kalmar. Obras de Brahms, Oliu Nieto y Ravel.

R
ameau es el autor más daron uno de sus repertorios aparición fugaz en una figura todo trabajado con la cohe-
lejano en atriles de la más conspicuos: el Romanti- zigzagueante de los arcos, la rencia que facilitan las gran-
ORTVE en lustros. cismo de segunda genera- obra destila gran poder emo- des obras.
Bienvenido. Mas pese al ción, donde brillaron el colo- tivo, superando el —a El nuevo Reina Sofía de
entusiasmo de Kalmar y su rido de Dvorák, su verbo veces— tan insistente mini- composición Oliu Nieto, tie-
visión general de la breve y arrebatado y eso que la mer- malismo. Es un Réquiem tres ne en sus Alegorías de otoño,
atípica obertura de Zaïs, una cadotecnia estadounidense siglos después de las quemas un iluminador título, sonidos
obra de tan audaces efectos llamaba unforgetables melo- sin “garantías procesales” de a veces elongados, exóticos
requiere aún más audacia — dies. Gran papel de toda la cuatro mil quinientas brujas y cierta filiación takemitsiana
alguna sí hubo— sin renun- formación, con maderas y en Escocia, a una de cuyas de última manera. La valse
ciar en la parte inicial más cuerdas destacadas, al recre- víctimas se rinde encendido tiene interés melódico, rítmi-
lenta a las formas de ataque ar con acentos vigorosos la homenaje. Como el propio co, armónico y sociológico y,
enflée, en las que su estilo no historia lacerante de una autor, Kalmar y los suyos sí aún manteniendo su latido
se detuvo. Mejor en lo vivo: madre que asfixia a su hijo al saben a dónde van: veinti- esencial, Kalmar se mostró
potentes unísonos, foco en protegerlo de la bruja que cuatro minutos de un discur- sorprendente en las dinámi-
las disonancias inesperadas, ella misma ha convocado frí- so dominado por arcos y cas y algo frenético desde el
resueltas empero con algún volamente. La confesión de maderas entrelazados en inicio.
escollo articulatorio. Con el Isobel Gowdie es una mues- polifonía sutil, con un afie-
poema sinfónico La bruja del tra relevante del católico brado clímax central en el J. Martín de Sagarmínaga
mediodía los músicos abor- confeso MacMillan; pese a su que crujieron osamentas, un

Liceo de Cámara

DE LO BUENO LO MEJOR
Madrid. Auditorio Nacional. 14-X-2015. Cuarteto de Cremona. Obras de Webern, Mozart y Schubert.

O
desde Viena CUARTETO DE CREMONA mejor junto al postre-
no siempre ro del gran músico—,
con amor. El ahonda en el segundo
programa de presen- tiempo la idea tan
tación madrileña del cara a su biógrafo
Cuarteto de Cremona Einstein de la muerte
Rafa Martín

incluyó obras maes- como dulce amiga.


tras de Mozart, Schu- Un lento argamasado
bert y Webern, tal con el barro de su
vez las más altas celebérrimo lied, con
manifestaciones de la doncella matricula-
sus autores dentro da como oyente, y
del cuarteto de arcos, que sólo en la taran-
de tan exigente coali- tella del Finale exhibi-
ción. Además, se rin- rá algunos zarpazos
dió homenaje a tres que a todos nos con-
músicos que su épo- ciernen. Promediado
ca no mereció, y no el mismo, el primer
sé si tampoco la violín dio ágiles
nuestra. Del más volantazos, logrando
pretérito se ofreció el Cuar- Haydn, santo patrón del Cla- guinda de un concierto sin una brega a la altura. Mas el
teto de las disonancias, tal sicismo. propinas. Buena técnica en problema es que este dignísi-
vez el único rival posible del Las comprimidísimas Seis la esquinada IV, con ataques mo cuarteto, más que pro-
último que compusiera, bagatelas de la Op. 9 weber- en pizzicati sul tasto, como metedor, carece de un líder
interpretado por el cuarteto niana son acaso su mejor reparto de juego intimista y de auténtico carisma, lo cual
italiano con fraseos nunca obra para tal formación, pre- por momentos desolado. generó alguna desigualdad,
inelegantes, equilibrio poli- cursoras del menos es Mies, Pero también hay lirismo en pues aunque dé el tono, su
fónico y dinámicas contrasta- y todas ellas duran menos estas piezas, aquí poco mani- tono algo grisáceo concierne
das, pero sin desbordar la que su tardorromántico Len- fiesto. al grupo. ¿Y la italianita?:
estética clasicista de la más to de 1905 —resuelto con El penúltimo de Schu- ¡que no son nada fríos!
famosa de las seis obras que oído melódico por los del bert, La muerte y la doncella,
el salzburgués dedicara a Cremona, y el cual fue la el más famoso —y quizá el J. Martín de Sagarmínaga

23
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 24

ACTUALIDAD
MADRID

Un proyecto diferente

NOS PROPONEN UN VIAJE


Madrid. Teatros del Canal. 29.IX.2015. Conciertos teatralizados. El mundo de ayer, 1: Berlín y París con
Florencia al fondo. Obras de Schoenberg, Milhaud, Casella y Puccini. Marta Knörr, mezzo. Víctor Arriola,
violín. Alberto Rosado, piano. Koan 2. Película cinematográfica y animación 3D: Elisa Encinar. Idea
escénica y dirección musical: José Ramón Encinar.

Agustín Iglesias / Fundación BBVA


l escenario es un café. pero voz firme, una dulzura
De variedades y de que no es engañosa, y que
música en general. Enci- acaso rompe esquemas, como
nar, los músicos y los actores decían en tiempos los
fingen ser público. Se turnan “modernos”. Hay unos músi-
como tal y como intérpretes. cos muy solventes, y frente a
Inauguran Le boeuf sur le toit, ellos un director que es
y escuchamos en ese local la mucho más que solvente: en
versión para violín y piano Encinar hay exactitud, deta-
de esa misma obra de Mil- lle, vigor, sentido; un enorme
haud. Así, pues, estamos en músico. La continuidad del
París. Pero de lo que se trata histórico grupo Koan está
es de escuchar todo Pierrot más que garantizada con
Lunaire en tres partes, pues- sesiones como ésta. El con-
to que se trata de “tres veces cierto es el primero de tres
siete poemas de Giraud”. de la serie El mundo de ayer
Alrededor de esa interpreta- Florencia (Serenata de Case- sonido que parecen marca (¿el título de las memorias de
ción se tejen apuntes de tra- lla, Intermezzo de Manon de fábrica del Pierrot y que Zweig?) de la Fundación
mas y geografías, con unas Lescaut, de Puccini, al que la parecen glissandi (y no es BBVA. Es idea de Encinar, y
muy bellas propuestas vida y el entendimiento le eso); ¿por qué han de ser sorprenden aún felices inicia-
audiovisuales en el ciclora- dieron tiempo de admirar a marca, solo porque el regis- tivas como ésta. Quedan
ma, debidas a Elisa Encinar. Schoenberg). Marta Knörr tro del propio Schoenberg otros dos: Du bord d’abîmes,
La obra de Schoenberg es recita un Pierrot distinto a con Erika Stiedry-Wagner, 25 de noviembre; Une soirée
Berlín, al que acudieron otros; aunque a veces parez- 1940, así parecía indicarlo? chez la Princesse de Polignac,
Ravel y Stravinski para ver el ca que va a cantar, no canta, Hay Kabaret y hay teatro en 24 de enero. Me temo que no
Pierrot; pero el viaje no es en felizmente; por el contrario, la propuesta de Marta Knörr debemos perdérnoslos.
línea recta, ya que nos hacen evita cuando es posible esos (teatro dentro del teatro),
pasar por el Palazzo Pitti de agudos alargamientos del voz de soprano, sin duda, Santiago Martín Bermúdez

La Filarmónica

MATICES DESIGUALES
Madrid. Auditorio Nacional. 15-X-2015. Orquesta Sinfónica de Bamberg. Christian Blackshaw, piano.
Director: Jonathan Nott. Obras de Mozart y Beethoven.

E
sta sociedad de concier- vino en su meditativa expo- panabarcador. Batuta flamí- go, su recreación de la Tem-
tos practica una adecua- sición de la Romanza del gera que sabe atemperarse pestad, desbordada desde el
da política de precios y Concierto nº 20 de Mozart, a cuando la ocasión lo deman- comienzo en un fortísimo sin
plantea unas temporadas de la que le faltó, sin embargo, da. Como en casi todo el contemplaciones, sin tener
no más de seis u ocho con- en la agitada sección central, transcurso del Allegro ma en cuenta que las dos f no
ciertos montadas sobre el ese toque dramático funda- non troppo inicial de la Sin- aparecen hasta la entrada de
gran repertorio. Quizá por mental que aparece en los fonía nº 6 Pastoral de Bee- los trombones (en este caso,
eso la sala estaba llena de un entresijos de esta obra maes- thoven, ofrecido en una lec- sólo dos), bien avanzado el
público caluroso que premió tra en re menor. Blackshaw tura de suaves perfiles y flui- fragmento. Escasamente cali-
con creces al severo pianista es por momentos un punto do discurrir, de dinámicas brado asimismo el Allegro
inglés, no muy conocido por decorativo, exento de claros- especialmente matizadas. conclusivo de la obertura
estos lares, Christian Blacks- curos, levemente amanera- Nos gustó singularmente la Egmont, bien encauzada,
haw (1948), artista serio y do, poco sanguíneo, en impecable construcción de la con sabias dinámicas y ade-
eficiente, de precisa y alada exceso apolíneo para según sección de desarrollo. Como cuadas tensiones al princi-
digitación, de sonoridades que cosas. Algo similar nos gustó el aire balanceante pio. En ese cierre todo sonó
muelles y fraseo elegante. podríamos decir de la refina- —12/8— del Andante y el apelmazado y desusadamen-
Sabe cantar a media voz y da propina chopiniana. ímpetu y vertiginosidad bien te fuerte. Como sonó el bis
aplica un legato conseguido Nott volvió a mostrar domeñados dados a las dan- de la obertura de Las bodas
curiosamente desde una desde el podio su proverbial zas campesinas del primer de Fígaro de Mozart.
muy económica utilización elegancia de gesto, elástico y Allegro del tríptico postrero.
del pedal, que casi no inter- muelle a la vez que preciso y No compartimos, sin embar- Arturo Reverter
24
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 25

AECNTTURA
EVL IID
S TAAD
MADRID

Temporada de la ONE

UN MOZART PARA EL RECUERDO


Madrid. Auditorio Nacional. 25-IX-2015. Orquesta Nacional de España. Leif Ove
Andsnes, piano. Director: David Afkham. Obras de Parra, Mozart y Brahms.
9-X-2015. ONE. Jean-Guihen Queyras, violonchelo. Director: Vladimir Ashkenazi.
Obras de Chaikovski, Haydn y Dvorák.

Keith Saunders
W
ilde Concert Over-
ture and Finale
de Héctor Parra
es una síntesis de la ópera
del mismo título, obra que
VLADIMIR ASHKENAZI

alberga, según el autor y


así lo recoge en sus jugo-
sas notas Javier Vizo-
so,”tensiones claustrofóbi-
cas, abismos y miedos
insalvables”. La música es
desde luego inquietante
en sus vaivenes expresi-
vos, en sus altos y bajos,
en sus contrastes dinámi-
cos y temáticos. Escucha- líricos y estupendos diálo- claridad. No advertimos
mos acordes y crescendi gos de las maderas. Lige- en la versión ese sabor
masivos, ominosas mar- reza general y cadencia de agreste de la naturaleza
chas fúnebres, danzas sal- Hummel. No recordamos que caracteriza a la com-
vajes; pero también deli- una actuación tan comple- posición, pese a que el
cados trazos, como aque- ta de Andsnes. Afkham director ha estado varios
llos que circulan sobre dirigió en la segunda años al frente de la Filar-
una nota pedal de los vio- mitad una bien construida mónica Checa. Metales
lines. La composición, de Primera Sinfonía de impecables, a excepción
excelente factura, poblada Brahms, sin excesos ni de un pequeño gallo del
de disonancias, aparece apresuramientos, con fra- segundo trompeta. Una
envuelta en un sombrío ses bellamente esculpidas buena aunque algo anodi-
clima que calificaríamos de maderas y adecuado na versión; por la escasa
de expresionista. balanceo rítmico en el variedad en la aplicación
Buen control de la Andante. Faltó, sin embar- de timbres y acentos. Bien
batuta, que se extendió al go, finura en la sección encarado el misterioso
medido acompañamiento central del Allegretto. comienzo de la obertura-
al pianista noruego Ands- Pero la gran frase de la fantasía Romeo y Julieta
nes en el Concierto nº 20 cuerda en el Finale sonó de Chaikovski y bien des-
de Mozart, que se nos llena y bien contrapuntea- arrollada su narración,
ofreció con trompetas y da. Imitaciones ardorosas con elásticas acentuacio-
trompas naturales y timba- y fulgurantes en el de- nes; y también desequili-
les de época. Sobria intro- sarrollo. A la batuta se le brios notorios entre meta-
ducción y magnífico des- fue un poco la mano y el les y cuerdas en la repeti-
pliegue pianístico, con cierre nos pareció en ción de la gran frase lírica.
amplio juego de dinámi- exceso grueso, rudo de El chelista Queyras posee
cas, fraseos bien ordena- sonoridad. un cálido y bello sonido y
dos y una soberbia caden- Tampoco fue precisa- un fraseo muelle y elegan-
cia beethoveniana, en la mente refinada la que te. Se aplica en las agilida-
que los tres temas son extrajo Ashkenazi de la des y resulta convincente,
combinados con sapien- Nacional en el concierto bien que su afinación no
cia. La claridad de digita- siguiente. Con movimien- sea del todo exacta y en
ción del instrumentista, tos a veces espasmódicos ocasiones su vibrato que-
siempre exacto pero tam- (cuando anda cerca de los de algo plano. En todo
bién alado, persistió en la 80) el pianista-director caso, disfrutamos con su
Romanza, en la que el dirigió con claridad ges- interpretación del Con-
dramatismo de su parte tual y tempi más bien pru- cierto en do mayor de
central se administró con dentes, e incluso levemen- Haydn, en donde estuvo
tino. Quizá el tutti no te lánguidos, una Octava discretamente atendido
reprodujo con la deseada Sinfonía de Dvorák desde el podio. Exquisito
claridad el tema inicial del robusta y generalmente Preludio de la Suite nº 1
Rondó, pero luego todo bien planificada, aunque de Bach de regalo.
fluyó sin problemas, con la coda del Finale fuera
los deseados remansos reproducida sin ninguna Arturo Reverter

25
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 26

ACTUALIDAD
MADRID / MURCIA

Ciclo de Lied

CUESTIÓN DE REPERTORIO
Madrid. Teatro de la Zarzuela. 5-X-205 Adrianne Pieczonka, soprano. Brian Zeger, piano. Obras de
Schubert, Strauss, Wagner y Korngold.

Bo Huang
a soprano canadiense wagneriano, las Canciones table y resultó lo mejor del ADRIANNE PIECZONKA
viene cumpliendo des- de Matilde Wesendonck. recital porque hubo de equi-
de 1991 una brillante Desde luego, cabe hacerlas librar la escritura camerística
carrera operística en el con mayor presencia climáti- propia del género con el
registro lírico-spinto, en ca (Flagstad, Crespin, Nor- despliegue vocal operístico
especial dentro del reperto- man) pero la decisión expre- que le dio la cantante, sin
rio wagneriano. No es aza- siva de Pieczonka acabó forzar el carácter exigido.
roso, pues, que lo mejor de imponiéndose. Schubert y Distinguió la levedad de la
su recital haya sido una pro- Strauss quedaron muy lejos tesitura schubertiana de la
pina de ese campo, un de la meta. Agradable sor- densidad exigida con fre-
momento del primer acto de presa, por lo infrecuente de cuencia por Strauss, el sen-
La walkiria. Allí Pieczonka su inclusión en los progra- sualismo decadente de Wag-
lució su esmaltado instru- mas, propiciaron las cancio- ner con la pimpante ocu-
mento, su garra expresiva y nes de Korngold sobre textos rrencia de Korngold. En
la expansión de una línea de Shakespeare, estrenadas todos los casos, la probidad
de canto convenientemente en el exilio americano en del fiel acompañante se
heroica. 1941 y con un leve perfume impuso cabalmente.
Dentro del programa pre- de comedia musical.
visto, lo mejor fue asimismo El pianista estuvo inobje- Blas Matamoro

Integral de los conciertos para piano y orquesta de Beethoven

ARREBATADOR ESTILO
Auditorio. 25/ 27-IX-2015. Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia. Javier Perianes, piano. Directora:
Virginia Martínez. Integral de los conciertos para piano y orquesta de Beethoven.
MURCIA

Javier Perianes ha contri- llos estéticos que irradiaba el nismo que esparce —toda reflejo en la buena respuesta
buido sustancialmente a piano, incluso desde momen- una declaración de intencio- de la orquesta. Este clima no
la inauguración de la tos de silencio como en el nes de Beethoven—, con el llegó a mantenerse del todo
temporada de la OSRM inicio orquestal del Segundo, que Perianes demostró su en el Emperador, obra que,
interpretando la integral op.19, el escrito primero de dominio del instrumento por su mayestática naturale-
de los conciertos para la serie, y que finalmente fue desde un implacable y a la za, requiere un sólido
piano de Beethoven con el menos interesante si vez suave control técnico, entendimiento y a la vez un
un arrebatador y evoluciona- exceptuamos su Adagio don- rompiendo así cierta retórica superior esclarecimiento de
do concepto estilístico de de Perianes desplegó su exhibida en los dos concier- sus exigentes postulados.
estas composiciones capita- mejor musicalidad, sabiendo tos anteriores. Con todo, dados los magní-
les del repertorio concertan- realzar el núcleo sonoro de El Primero, op. 15 abrió ficos resultados obtenidos
te, que sirven de enlace cada nota. Siguió después el la segunda velada con un en los conciertos Primero y
entre los periodos clásico y Tercero, op.37 donde el pia- planteamiento directo, fran- Cuarto, tal nivel es inevita-
romántico y que influyeron nista destacó la superación co y decisivo por parte del ble y deseable que se pro-
tanto en el devenir de esta de la forma clásica que pianista, lejos de cierta ten- duzca también en el Quinto,
forma musical. Este pianista encierra desde esta misma sión que se pudo percibir formalmente la cumbre de la
ha enriquecido su experien- forma, volviendo a alcanzar entre solista y orquesta en serie. Resultaría interesante
cia del infinito instinto dra- cotas de sublime expresivi- algunos momentos del pri- que en el futuro ésta se
mático del genial composi- dad en el Largo central, con- mer día, lo que contribuyó a completara con la versión
tor, escrutando desde su vir- firmándose lo que sería una la bondad de su interpreta- para piano, la Op.61a, que
tuosismo la belleza de estas constante en su actuación: ción, sólo superada por el Beethoven hiciera de su
obras. Su contenido carácter un manifiesto dominio Cuarto. Perianes materializó Concierto para violín y
nervioso de natural dinamis- expresivo en el sonido de los el principio por el cual la orquesta en Re, Op.61, así
mo e intuitiva espontaneidad movimientos lentos, hacien- música sólo puede ser com- como que el propio Peria-
se ha reflejado con enorme do casi visible la pureza prendida desde el sonido. nes simultaneara también la
sinceridad en la versión de musical que encierran. Fue Así estuvo certero en las dirección orquestal de esta
cada uno de los conciertos, también el caso del Andante articulaciones, determinante integral, con lo que se enri-
influyendo de modo claro en con moto del Cuarto, obra en las dinámicas, sensitivo quecerían aún más sus inter-
la dirección de la orquesta a en la que globalmente desta- en ornamentos y adornos y pretaciones. Quedan aquí
cargo de Virginia Martínez, có sobre las otras cuatro, tra- audaz en la exposición, lle- estos deseos.
que ha sabido entender con duciendo la profundidad del gando a un equilibrio con la
respeto y elegancia los deste- sentimiento de hondo huma- dirección que tuvo su mejor José Antonio Cantón
26
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 27

AECNTTURA
EVL IID
S TAAD
OVIEDO

Gran participación del Coro de la Ópera

BABILONIA SIMBOLIZADA
Teatro Campoamor. 8/10/2015. Verdi, Nabucco. Vladimir Stoyanov. Sergio Escobar. Mikhail Ryssov. Ekaterina
Metlova. Alessandra Volpe. Miguel Ángel Zapater. Jorge Rodríguez Norton. Sara Rossini. Coro de la Ópera de
Oviedo. Oviedo Filarmonía Director musical: Gianluca Marcianò. Director de escena: Emilio Sagi.

Alfonso Suarez
OVIEDO

Una metáfora de la repre- pudiente, petulante y elegan- tos, como el estilo elegido afrontar la psicología del
sión del poder hacia el te mujer de hoy, vestida de para interpretar el célebre Va personaje. Sergio Escobar
pueblo, así entiende Emi- un intenso rojo ferrari. El pensiero, falto de tensión, dejó una buena sensación
lio Sagi el Nabucco de vestuario desconcertó un débil, contemplativo en como Ismaele, sobre todo
Verdi, en lo que es una poco, así como algunas exceso. La estrella de la vela- cuando colocaba la voz en
lectura directa y bastante licencias, detalles creativos da fue, no obstante, el Coro el registro medio agudo.
ortodoxa del libreto escrito que moldearon la obra hacia de la Ópera de Oviedo, un Nos quedamos con ganas de
por Temistocle Solera que el una modernidad bien enten- magnífico conjunto de canto- escucharle en papeles de
director de escena asturiano dida, magníficamente ilumi- res que ofreció una brillante mayor protagonismo. Pero
plasmó con la elegancia y nada e inteligentemente interpretación de sus frag- quizás la mayor desilusión
profundidad dramatúrgica a planteada. Fue una copro- mentos, siempre bien afina- llegó con la participación de
que nos tiene acostumbra- ducción de cinco teatros: dos, empastados y expresa- Vladimir Stoyanov, que ofre-
dos. La propuesta, pretendi- Teatro Jovellanos de Gijón, dos. Del reparto, estuvo a la ció un Nabucco falto de
damente intemporal pero Baluarte de Pamplona, Prin- altura el bajo Mikhail Ryssov, volumen y carácter. Sí estu-
con elementos de vestuario cipal de Palma, St. Gallen de a veces algo frío y destem- vo bien su manera de enten-
que podían pasar por actua- Suiza y la propia Ópera de plado, pero de voz e inter- der el canto legato, pero
les, dejó a un lado el período Oviedo, que hizo del recicla- pretación apropiada al per- creemos que la vertiente
antiguo y los personajes bar- je virtud, por el buen camino sonaje de Zaccaria, que dramática y lírica de Nabuc-
bados para centrarse en la de Sagi. La dirección musical dibujó desde la musicalidad co debe mostrarse desde
fuerza dramática de la histo- de Gianluca Marcianò tuvo y amplitud de registros. una mayor presencia escéni-
ria a través de colores y ges- más virtudes que defectos. Menos afortunada estuvo ca y una línea de canto
tos simbólicos, algunos Entre lo más positivo está la Ekaterina Metlova como Abi- mucho más espectacular,
directamente entendibles, energía y sonoridad que gaille, un papel dificilísimo expresiva y carismática.
otros más abiertos. También imprimió a la Oviedo Filar- ante el que la soprano se Alessandra Volpe, Miguel
hubo espacio para dotar a la monía, con unos tempi pre- mostró generosa y contun- Ángel Zapater, Jorge Rodrí-
versión de un leve perfume dominantemente vivos y una dente, pero también dubitati- guez-Norton y Sara Rossini
de época, al incluir repro- dinámica muy creativa y cau- va en la afinación de sus estuvieron acertados en sus
ducciones de obras de arte dalosa, a veces en exceso. El agudos, que efectivamente respectivos papeles de
asirio antiguo. De esta forma, nivel musical de la velada se deben mostrar carácter, pero Fenena, El Gran Sacerdote
sobre el escenario Abigail no marcó con acierto desde la no desde la brusquedad. de Baal, Abdallo y Anna.
parecía tanto una princesa obertura, pero también dejó También se echó en falta
babilónica como una lugar para sonoros desacier- una mayor naturalidad al Aurelio M. Seco

27
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 28

ACTUALIDAD
OVIEDO / SANTIAGO

Arranca la temporada de la OSPA

CUMPLIENDO 25 AÑOS
Oviedo. Auditorio. 16-X-2015. Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias. Alexander Vasiliev, violín.
Director: Rossen Milanov. Obras de Fernández Barrero, Lauret, Prokofiev y Hindemith.

E
l concierto que dio cercanía de sus músi- melódica. Fue el sorbete de
comienzo a la tempora- cas y el talento de su la experiencia culinario-
da 2015-2016 de la autor, hoy desapareci- musical que la OSPA preparó
OSPA se vistió de cumplea- do. Las Escenas astu- ese día. El plato fuerte no
ños e incluyó un espectáculo rianas de Benito Lau- estuvo mal. Se eligió la Sin-
culinario festivo en el que un ret siempre reconfor- fonía en mi bemol, de Hinde-
destacado cocinero de la tan en el Principado, mith, que la orquesta nunca
región explicó uno de sus aunque a veces se había tocado y que sonó
platos e invitó a los especta- confunda su sencillez coherente en su estructura,
dores a hinchar un globo de lenguaje con cierta aunque quizás algo falta de
con los colores de la bandera laxitud interpretativa. tensión. Nos pareció más
asturiana para después sol- Alexander Vasiliev, interesante la interpretación
tarlo y aromatizar así la sala concertino de la OSPA de su primer movimiento
con canela. Rossen Milanov, e historia viva de la ROSSEN MILANOV que la del resto de la sinfo-
titular del conjunto, director entidad, se atrevió nía, que fue tocada desde la
de la ocasión y maestro de con el Concierto para violín bello que siempre parece eficiencia interpretativa de
ceremonias de la velada, diri- nº 2 de Prokofiev, que tocó que le falta intensidad de una orquesta joven de espíri-
gió un programa pensado con notable entereza y sonido. La noche también tu, a la que deseamos en este
para enlazar el pasado y pre- madurez de estilo. La sonori- dejó lugar para un estreno año tan especial que encuen-
sente de la orquesta con un dad fue austera y digna, y absoluto, Reflejos, de Marcos tre el camino y dirección
futuro que, todo apunta a dejó momentos de brillantez Fernández Barrero, una pie- apropiados para alcanzar esa
ello, parece que él mismo técnica ante una obra muy za pequeña, casi un suspiro madurez brillante que algu-
protagonizará. El pasado se difícil de hacer sonar tonifi- sonoro, escrito con induda- nos le soñamos.
manifestó a través de una de cada, sobre todo en su ble buen gusto y refinado
esas obras queridas por la segundo movimiento, tan sentido de la continuidad Aurelio M. Seco

Temporada de la RFG

ANIVERSARIO SIN REGALOS


Auditorio de Galicia. 1-X-2015. Real Filharmonía de Galicia. Director: Paul Daniel. Obras de Soutullo,
Schmitt, Balboa y Sibelius. 8-X-2015. Real Filharmonía de Galicia. Director: Antoni Ros Marbà. Obras
de Beethoven, De Paz y Mozart
SANTIAGO

Después de varios aperi- ciertamente como pequeñas belleza del conclusivo Alle- sensación de cierto descon-
tivos musicales ofrecidos miniaturas en un programa gro molto condujo a un buen suelo pues se percibe, en
en diferentes barrios de jalonado por otras composi- final de concierto. cuanto a esta cuestión, una
la ciudad, la RFG estrenó ciones de mayor peso. La A la semana siguiente el trayectoria de gestión aco-
la temporada que celebra primera de ellas, Le Tragédie auditorio santiagués recibió modada, que no ha aspirado
su vigésimo aniversario de Salomé op. 50 del olvida- a Ros Marbá que volvía una más que a cubrir expedien-
junto a su titular Paul do compositor Florent vez más a su anterior casa te, ceñida a perfiles concre-
Daniel. Dispusieron la suges- Schmitt, posee factura con una propuesta que tos y vetustos, y que pone
tiva Saturnal (meditación moderna para su época — seguro provocó todo tipo de de manifiesto criterios de
melancólica para orquesta), con claros referentes en analepsis. Conocida es en exigua perspectiva.
obra del desaparecido Debussy y Stravinski— y Compostela la persistencia A pesar de tratarse de
Manuel Balboa, de apenas procuró frescura al progra- del director catalán con la una temporada especial, la
cinco minutos de duración y ma. La música del francés no monumental Júpiter de programación no promete
muy propicia para la oca- supuso una ruptura drástica Mozart o la difícil y genial muchas alegrías; y una vez
sión, puesto que fuera un tras la escucha de Soutullo, a Gran Fuga de Beethoven. El comprobada la decepcionan-
encargo de 1996 precisamen- pesar de los 109 años de dis- concierto también incluía te propuesta del VIII Ciclo
te para el acto de presenta- tancia entre sus obras. Defi- una obra de Xavier de Paz, de Piano Ángel Brage —que
ción de la orquesta, en aquel nitivamente el calado artísti- From flame to memory, rea- parece caer en picado—
entonces dirigida por Hel- co del concierto estaba bien lizada en 2008 por encargo poco hay a que agarrarse. Se
muth Rilling. La velada ya se asegurado con la Quinta de de la orquesta. Al escuchar achaca todo a la escasez pre-
iniciara con el estreno de Sibelius, terreno predilecto al tercer compositor gallego supuestaria, pero desde lue-
otra página gallega, la breve de Paul Daniel que en efecto en dos conciertos, a pesar go que esta crisis no es solo
Overture (para una ópera expuso un interesante traba- de lo plausible de encargar económica, ni nueva.
inacabada) de Eduardo Sou- jo, exigente y expuesto para y programar autores patrios,
tullo. Las dos obras sonaron la orquesta. La misteriosa aflora inevitablemente una David Durán Arufe
28
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:41 Página 29

AECNTTURA
EVL IID
S TAAD
SAN SEBASTIÁN / VALENCIA

Una buena actuación del Coro Easo

FRÍA CORRECCIÓN
Auditorio Kursaal. 29/09/2015. Marjukka Tepponen, soprano. Markus Nieminen, barítono. Coro
Easo. Orquesta de Euskadi. Director: Ari Rasilainen. Obras de Sibelius.
SAN SEBASTIÁN

Aunque para la interpre- la referida frialdad se dejó ARI RASILAINEN nales, mostrándose en pleni-
tación de la poco frecuen- entrever sobre todo en la eje- tud vocal. Por otra parte, la
te sinfonía coral Kullervo, cución del poema sinfónico, soprano Tepponen y el barí-
op. 7, se contase con y por otra parte siempre ape- tono Nieminen supieron
batuta y solistas finlande- tecible, Finlandia, Op.26. aportar los tintes veristas que
ses, combinación de fac- Esa pequeña obra en cuanto la trama expone. La tragedia
tores que eran de hecho a su duración se refiere, y a de Kullervo, héroe huérfano
un gran plus para su eje- la vez enorme por sus for- que cae en el amor incestuo-
cución, el resultado final mas, con gran carga orques- so con una hermana a la cual
denotó a partes iguales tal y un potente simbolismo no conoce previamente, de-
originalidad y frialdad inter- con motivos patrióticos en sembocando en su suicidio,
pretativa derivada de la direc- pro de una Finlandia autóno- es tan potente en su texto
ción de Rasilainen. Precisa- ma fuera del Imperio ruso, como en las formas sinfóni-
mente las dificultades que sonó sencillamente plana, cas de un joven compositor
encierra el poema épico con unos tempos tan vívidos veinteañero que esgrime en
musicado, así como la dic- como flojos fueron los mati- su partitura el ardor propio
ción del texto en finés, hizo ces que finalmente derivaron de su edad. Por eso mismo,
que resultase del todo acerta- en una ejecución a la que le la concepción de Rasilainen
do contar con solistas finlan- faltó fuerza e intensidad. mientos centrales de la obra. no pasó de lo correcto desde
deses, aunque viendo el estu- Por su parte, aunque esa La orquesta mostró pulso en un punto de vista técnico.
pendo trabajo que realizó el frialdad siguió manteniéndo- el segundo movimiento, La Faltó grandiosidad en Fin-
Coro Easo también se puso se en la Introducción del juventud de Kullervo, y el landia, y más calor pasional
de manifiesto que las barre- poema sinfónico Kullervo, Coro Easo desarrolló su rol en Kullervo.
ras con un buen trabajo pue- cierto es que se esbozó algo de narrador, con ritmos y
den superarse. Cierto es que más de pasión en los movi- fórmulas melódicas tradicio- Íñigo Arbiza

Faltó empaste

BIONDI DIRECTOR
Palau de les Arts. 8-X-2015. Jessica Pratt, soprano. Manuela Custer, mezzosoprano. Antonino Siragusa,
tenor. Coro de la Generalitat Valenciana. Orquesta de la Comunitat Valenciana. Director: Fabio Biondi.
Obras de Mozart.
VALENCIA

Tato Baeza

En Valencia tenemos ron asimismo arduos, espe-


muchas pruebas, remotas cialmente el del tenor Anto-
y recientes, de que Fabio nino Siragusa, cuyo incon-
Biondi es un grandísimo fundible timbre fue segura-
violinista que como direc- mente lo único que no gustó
tor sólo se aproxima a tal a todos. En cuanto a Manuela
nivel cuando al mismo Custer, simplemente correcta
tiempo empuña su instru- hasta entonces, fue la menos
mento. Esta fue la última. oída en un terzetto que, junto
Descontadas como pecu- con la firmeza rítmica del
liares o incorregibles liberta- coro en la fuga conclusiva,
des con los tempi como el cupo sin embargo contar
acelerón en los primeros entre lo más positivamente
compases y el frenazo en el casi todo por no decir todo ta y ahora también el coro no destacable de la velada.
204 del movimiento final, en lo escrito por Mozart. Como empastaron ni interna ni recí- El público aplaudió
la Sinfonía ”París” lo que excepción, el Andantino procamente en los dos mucho, pero creo yo que
más molestó fueron las repe- (que no Andante), en espe- números iniciales, en el pri- sólo con verdadero funda-
tidas entradas desajustadas cial el etéreo pasaje iniciado mero tapando además inmi- mento al día siguiente, cuan-
(I, 84 y 144; II, 72), el des- en su compás 30. sericordemente a Jessica do Biondi y la clavecinista
control tímbrico y de intensi- En Davidde penitente, Pratt. Ésta se resarció en su Paola Poncet repasaron en la
dad en alguna intervención cantata parodia de ocho aria, dificilísima pero en la sala Martin i Soler la línea
de las trompas (I, 179) y, en números de la inconclusa que pudo lucir bello color evolutiva del violín en el
general, la falta de delicade- Misa en do menor más dos vocal, técnica apropiada y siglo XVIII a partir de Corelli.
za que sin perjuicio de la arias y una cadencia para los musicalidad. Los cometidos
precisión debería caracterizar solistas en el final, la orques- de los otros dos solistas fue- Alfredo Brotons Muñoz

29
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:42 Página 30

ACTUALIDAD
VALENCIA

Reposición

¿LA FUTURA LEONTYNE PRICE?


Valencia. Palau de les Arts. 2-X-2015. Puccini, La bohème. Angel Blue, Lina Mendes, Giordano Lucà,
Germán Olvera, Felipe Bou, Aldo Heo, Michael Borth, Pablo Aranday. Escola Coral Veus Juntes de Quart
de Poblet, Escolanía de la Mare de Déu dels Desemparats, Coro de la Generalitat Valenciana. Orquesta de
la Comunitat Valenciana. Director musical: Manuel Coves. Director de escena: Davide Livermore.

Tato Baeza
n la reposición de este entre los momentos de
montaje pictórico de La mayor intensidad destacó,
bohéme firmado por junto a las demás interven-
Davide Livermore, brillante ciones de quien tal vez Pláci-
en el concepto pero no ente- do Domingo tenga razón en
ramente fiel al espíritu y has- considerar como la futura
ta a la letra del libreto, las Leontyne Price, el dúo entre
dos parejas de jóvenes prota- Mimì y Marcello al comienzo
gonistas (de entre veintitan- del tercer acto. Precisamente
tos y treinta y pocos años) de ahí hasta el final fue don-
resultaron internamente muy de menos disgustó la direc-
desiguales. En la formada por ción de Manuel Coves. Com-
Rodolfo y Mimì, la balanza se petir con el Riccardo Chailly
inclinó claramente del lado del estreno de hace tres años
de la soprano estadouniden- se antojaba desde luego
se Angel Blue. Luego vendría temerario; un imposible limi-
la admiración por sus bellos tándose a, en el mejor de los
medios y completa técnica, casos, traducir mecánicamen-
pero la manera en que desfa- te en sonidos la partitura sin
lleció sin dejar de cantar siquiera evitar que ni los cua-
nada más entrar en escena tro bohemios juntos queda-
(“Il respir… Quelle scale…”) ran sepultados por una
ya nos había convencido de orquesta a la que por lo
hallarnos ante una intérprete Angel Blue y Giordano Lucà en La bohème en el Palau de les Arts demás, lo mismo que a los
de primerísimo nivel. Frente comprimarios y los colectivos
a ella, el italiano Giordano los sentidos. Tampoco la hondura de la que el mexica- corales, no hubo gran cosa
Lucà, incluso desde que por Musetta de la brasileña Linda no Germán Olvera dotó a que reprochar.
fin encontró el tono vocal, Mendes consiguió pasar de la Marcello. Como consecuen-
quedó muy pálido en todos superficialidad frente a la cia de estos desequilibrios, Alfredo Brotons Muñoz

Orquesta de Valencia

GENTE DE CASA
Valencia. Palau de la Música. 11-IX-2015. Raúl Arias, violín. David Barona, violonchelo. Óscar Oliver, piano. Orquesta
de Valencia. Director: Enrique Artiga. Obras de Beethoven, Chaikovski y Casella. 18-IX-2015. José Vicente Herrera y
Joan Enric Lluna, clarinetes. Orquesta de Valencia. Director: Joan Enric Lluna. Obras de Martín i Soler y Mendelssohn.

U
n año menos un día momentos clave como la Casella en 1910 y que sonó no ocurrió lo mismo en la
después, Enrique Arti- segunda sección del de- tan trivial como es. “Italiana”, donde apenas el
ga, habitual clarinete sarrollo hubo en ellos más Actuaron una semana Andante y el Saltarello coin-
principal en la Orquesta de energía que nervio y, desde después otros dos virtuosos cidieron en la gracia del fra-
Valencia, volvió a dirigirla. luego, empaste. Tras un Lar- del clarinete afincados en su seo. Quedaron en medio del
La versión del Triple de go sí cantado con bastante tierra natal, o sea, Valencia: programa otras dos piezas
Beethoven que con tres poesía, los motivos de José Vicente Herrera, desde de Mendelssohn: un Noctur-
jóvenes instrumentistas tam- reserva se repitieron en un hace treinta y cuatro años no para vientos simpatiquí-
bién locales como protago- final que el violonchelo ini- uno de los puntales indiscu- simo en sí y en esta versión,
nistas obtuvo en la primera ció muy desentonado y tibles de la Orquesta de y una Pieza op. 114 en la
parte sólo fue casi redonda. donde a menudo el tutti Valencia, y Joan Enric Lluna, que Lluna y Herrera, Herrera
En general, ya desde la (cc. 245 ss., p. ej.) tuvo que se fue, triunfó y volvió y Lluna, dieron una auténti-
introducción orquestal al músculo pero sin fibra. En para admirar primero como ca lección magistral no sólo
primer movimiento se notó el Romeo y Julieta de Chai- primer atril de la Orquesta de técnica individual sino
que este iba a ser un Bee- kovski casi todo estuvo en de la Comunitat Valenciana, asimismo de cómo fusión y
thoven Biedermeier. La su sitio pero sin mayor últimamente cada vez más contraste, en música, no son
entrada de los solistas pare- emoción. Cerró programa también como director. Tras términos antagónicos.
ció enderezar el rumbo Italia, rapsodia sinfónica una obertura de Una cosa
expresivo, pero también en compuesta por Alfredo rara muy bien entendida, Alfredo Brotons Muñoz
30
312-Pliego 2.qxp_Actualidad 22/10/15 21:42 Página 31

ACTUALIDAD
VALLADOLID

Daniel Pérez
Mirando el futuro

FLAMANTE TITULAR
Auditorio. Orquesta Sinfónica de Castilla y León. Elisabeth
Kulman, mezzosoprano. Director. Andrew Gourlay. Obras
de Stravinski, Mahler y Rachmaninov.

Julia Wesely
ELISABETH KULMAN
VALLADOLID

Por fin, después de cua- za los tutti, aunque tengan


tro años, tras la marcha brillantez y empaste, y cuida
de Lionel Bringuier, la las transiciones, lo que se
Orquesta Sinfónica de puso de manifiesto en este
Castilla y León tiene programa. Sabe ser delicado
director titular. Un maes- y poético —en los Rückert-
tro joven, ya acreditado Lieder de Mahler— o ácido
en la vía internacional y en los ritmos stravinskianos
con buenas prestaciones —Juego de cartas y Suite nº
en los conciertos que dirigió 2—. Buen acompañante y
al conjunto. Con el director capaz de encontrar la línea
emérito Jesús López Cobos y de las difíciles Danzas sinfó-
el principal invitado, Elihau nicas de Rachmaninov, con-
Inbal, la cabeza de la orques- fiere a cada autor su peculiar
ta está en muy buenas sonido y es de fácil y elegan-
manos. Del nuevo titular te gestualidad. Los músicos
esperamos una labor que están cómodos con él y es
vaya más allá de dirigir con- un dato esencial para una
ciertos puntuales. Una felix conjuctio.
orquesta es un centro de cul- Fue un excelente con-
tura y también de expansión. cierto, con una mezzo que
Fortalecer su calidad, hacer derrochó musicalidad, por
del sonido y la musicalidad encima de fuerza, en los
algo cada vez más excepcio- bellísimos lieder de Mahler.
nal, ampliar el público, man- Dos estrenos de Stravinski
tener a los maestros en ten- (buen detalle esa ampliación
sión, sin rutinas, elegir a los del repertorio) y una seria
profesores y solistas invita- versión de las Danzas Sinfó-
dos, buscar giras, son tareas nicas, esa extraña y magnifi-
fundamentales que espero ca opus del gran melodista,
que Gourlay cumpla con la más sobrio que en sus con-
colaboración de institucio- ciertos pianísticos. Ritmos
nes, técnicos, prensa y un diferentes, bien expresados,
público hoy ya muy fiel aun- con una muy buena labor de
que tiene que aumentarse los profesionales. Comienzo
desde la juventud como esperanzador que ojalá se
inmediato futuro. confirme y amplíe. La
En este primer concierto, Orquesta, como centro cultu-
de programa difícil y no vol- ral de la Comunidad debe
cado al lucimiento, mostró expandirse para todos,
de nuevo Gourlay su clase, teniendo en los jóvenes y
su capacidad de interiorizar niños, como público futuro,
todo tipo de repertorio. Una el desafío más importante.
cualidad sobre todas es su
cuidado sonido. Nunca fuer- Fernando Herrero

31
2015-2016

Donde vive la música

CONCIERTOS DE ABONO SALA ITURBI

OTOÑO 2015 ABONO 7


27 de noviembre, viernes. 19.30
ABONO 4
5 de febrero, viernes. 19.30
Guy Braunstein, violín Javier Perianes, piano
ABONO 1
ORQUESTA DE VALENCIA
16 de octubre, viernes. 19.30 ORQUESTA DE VALENCIA Ramón Tebar, director
Homenaje a Rafael Frühbeck de Burgos Yaron Traub, director L. van Beethoven: Concierto nº 4 para piano
Isabel Monar, soprano W. Walton: Scarpino, obertura y orquesta en sol mayor, op. 58
Cristina Faus, mezzosoprano D. Shostakóvich: Concierto para violín y orquesta B. Bartók: Concierto para orquestra, Sz. 116 BB 123
Gustavo Peña, tenor (20/15/10 €)
José Antonio López, barítono nº 1 en la menor, op. 77
SOCIEDAD CORAL DE BILBAO R. Schumann: Sinfonía nº 2 en do mayor, op. 61
ABONO 5
ORQUESTA DE VALENCIA (20/15/10 €)
7 de febrero, domingo. 19.30
Yaron Traub, director Martin Fröst, clarinete
I. Albéniz/R. Frühbeck de Burgos: Suite española, ABONO 8 ORQUESTA DE CÁMARA SUECA
op. 47 4 de diciembre, viernes. 19.30 Thomas Dausgaard, director
L. van Beethoven: Sinfonía nº 9 en re menor, HJ Lim, piano W. A. Mozart: Sinfonía nº 39 en mi bemol mayor,
op. 125, “Coral” KV 543; Concierto para clarinete y orquesta en
ORQUESTA DE VALENCIA
(30/23/15 €) la mayor, KV 622; Sinfonía nº 41 en do mayor,
Patrocinado por Pablo González, director
KV 551 “Júpiter”
J. Sibelius: Finlandia, op. 26 (poema sinfónico) (30/23/15 €)
E. Grieg: Concierto para piano y orquesta en la
menor, op. 16 ABONO 6
ABONO 2 C. Nielsen: Sinfonía nº 4, op. 29 “La inextinguible” 9 de febrero, martes. 20.00
23 de octubre, viernes. 19.30 (20/15/10 €) Fazil Say, piano
Hugo Moltó Medina, guitarra CAMERATA SALZBURG
ORQUESTA DE VALENCIA F. Say: Sinfonía de cámara, op. 62 (2015)
Yaron Traub, director ABONO 9 W. A. Mozart: Concierto para piano nº 12 en la
J. Rodrigo: Concierto de Aranjuez 18 de diciembre, viernes. 19.00 mayor, KV 414; Sinfonía nº 29 en la mayor, KV 201
A. Bruckner: Sinfonía nº 8 en do menor Fleur de Bray, soprano F. Say: “Silk Road” para piano i cordes, op. 4
(20/15/10 €) Claire Barnett-Jones, mezzosoprano (30/23/15 €)
Gyula Rab, tenor
ABONO 3 Ian Beadle, bajo ABONO 7
6 de noviembre, viernes. 19.30 12 de febrero, viernes. 19.30
PHILHARMONIA CHORUS Leticia Moreno, violín
En el 25 aniversario de la muerte de Leonard Bernstein
Marina Rodríguez-Cusí, mezzosoprano ORQUESTA DE VALENCIA ORQUESTA DE VALENCIA
Sergey Khachatryan, violín Stefan Bevier, director Yaron Traub, director
ORQUESTA DE VALENCIA G. F. Handel: El Mesías, HWV 56 P. I. Txaikovski: Romeo y Julieta (Obertura fantasía)
Yaron Traub, director (30/23/15 €) F. Mendelsshon: Concierto nº 2 para violín en mi
J. Haydn: Sinfonía nº 44 en mi menor, Hob 1/44 menor, op. 64; Sinfonía nº 4 en la mayor, op. 90
“Fúnebre” “Italiana”
L. Bernstein: Sinfonía nº 1 “Jeremías” La venta de las localidades sueltas será a beneficio
de Manos Unidas
L. van Beethoven: Concierto para violín y orquesta
en re mayor, op. 61
INVIERNO 2016 (40/30/20 €)
(20/15/10 €)
ABONO 1 ABONO 8
Concierto Extraordinario 9 de enero, sábado. 19.30 19 de febrero, viernes. 19.30
Carlos Apellániz, piano
8 de noviembre, domingo. 19.30 Mitsuko Uchida, piano ORQUESTA DE VALENCIA
CECILIA BARTOLI, mezzosoprano MAHLER CHAMBER ORCHESTRA Yaron Traub, director
I BAROCCHISTI W. A. Mozart: Concierto para piano y orquesta nº 25 B. Bartók: Concierto para piano y orquesta nº 1,
Diego Fasolis, director en do mayor, KV 503; Concierto para piano y orquesta Sz. 83
“De Venecia a San Petersburgo” R. Strauss: Una vida de héroe, op. 40
Obras de A.Vivaldi, H. Rausach, B. Galuppi, nº 17 en sol mayor, KV 453
F. Mendelssohn: Octeto en mi bemol mayor, op. 20 (20/15/10 €)
F. D. Araia, J. A. Hasse y N. Porpora
(75/55/35 €) (40/30/20 €)
ABONO 9
26 de febrero, viernes. 19.30
ABONO 4 ABONO 2 Roi Shiloah, violín
13 de noviembre, viernes. 19.30 15 de enero, viernes. 19.30 Chen Reis, soprano
ORQUESTA DE VALENCIA Bruno Schneider, trompa Aurhelia Varak, mezzosoprano
Hartmut Haenchen, director Sung Min Song, tenor
María Rubio, trompa
L. van Beethoven: Sinfonía nº 4 en si bemol mayor, Daniel Kotlinski, bajo
op. 60 ORQUESTA DE VALENCIA
PHILHARMONIA CHORUS
W. A. Mozart: Sinfonía nº 41 en do mayor, KV 551 Thomas Dausgaard, director ORQUESTA DE VALENCIA
“Júpiter” F. Mendelssohn: La bella Melusine, op. 32 (obertura) Yaron Traub, director
(20/15/10 €) F. J. Haydn: Concierto para dos trompas y orquesta en C. Saint-Saëns: Concierto nº 3 para violín
mi bemol mayor y orquesta en si menor, op. 61
ABONO 5 E. Chabrier: Larghetto para trompa y orquesta G. Rossini: Stabat Mater
20 de noviembre, viernes. 19.30 E. Elgar: Sinfonía nº 1 en la bemol mayor, op. 55 (30/23/15 €)
Ketevan Kemoklidze, soprano
Carles Marín, piano (20/15/10 €) Concierto Extraordinario
CORAL CATEDRALICIA DE VALENCIA 3 de marzo, jueves. 20.00
ORQUESTA DE VALENCIA ABONO 3 LANG LANG, piano
Cristóbal Soler, director 21 de enero, jueves. 20.00 P. I. Chaikovski: Las Estaciones, op. 37
F. Listz: Danza Macabra para piano y orquesta, En el 400 aniversario de la muerte de Cervantes J. S. Bach: Concierto Italiano, BWV 971
S. 126 Enrique Palomares, violín F. Chopin: Cuatro Scherzos
S. Rachmáninov: Rapsodia sobre un tema de (70/50/35 €)
Iván Balaguer, violonchelo
Paganini, op. 43
S. Prokófiev: Alexander Nevski, cantata, op. 68 ORQUESTA DE VALENCIA ABONO 10
(20/15/10 €) Yaron Traub, director 4 de marzo, viernes. 19.30
R. Gerhard: Don Quijote (ballet) Gautier Capuçon, violonchelo
ABONO 6 J. Brahms: Doble concierto para violín, violonchelo ORQUESTA DE VALENCIA
26 de noviembre, jueves. 20.00 y orquesta en la menor, op. 102 Christoph
v
König, director
JEAN-YVES THIBAUDET, piano A. Dvorák: Concierto para violonchelo y orquesta en
(20/15/10 €) si menor, op. 104
R. Schumann: Kinderszenen, op. 15; Sonata nº 1 en fa
sosenido menor, op. 11 S. Prokófiev: Romeo y Julieta, selección (arreglo
M. Ravel: Pavana para una infanta difunta; Miroirs C. König)
(20/15/10 €) (20/15/10 €)

SCHERZO.indd 1 16/10/15 10:49


ABONO 11 ABONO 5 ABONO 12
11 de marzo, viernes. 19.00 22 abril, viernes. 19.30 26 de mayo, jueves. 20.00
MONTEVERDI CHOIR Genia Kühmeler, soprano Amanda Forsyth, violonchelo
ENGLISH BAROQUE SOLOISTS Roman Trekel, barítono ROYAL PHILHARMONIC ORCHESTRA
Sir John Eliot Gardiner, director PHILHARMONIA CHORUS Pinchas Zukerman, violín y director
J. S. Bach: La Pasión según San Mateo, BWV 244 ORQUESTA DE VALENCIA E. Elgar: Serenata para cuerdas en mi menor,
(40/30/20 €) Yaron Traub, director op. 20; Variaciones Enigma, op. 36
J. Brahms: Un réquiem alemán, op. 45 L. van Beethoven: Concierto para violín y orquesta
ABONO 12 en re mayor, op. 61
12 de marzo, sábado. 19.30 (30/23/15 €)
(40/30/20 €)
CORAL CATEDRALICIA DE VALENCIA
ORQUESTA DE VALENCIA ABONO 6
24 abril, domingo. 19.30 ABONO 13
Rudolf Buchbinder, director y solista 27 de mayo, viernes. 19.30
F. J. Haydn: Concierto nº 11 para piano y orquesta DENIS MATSUEV, piano
R. Schumann: Kinderszenen, op. 15; Kreisleriana, Frank Peter Zimmermann, violín
en re mayor, Hob. XVIII/11 ORQUESTA DE VALENCIA
W. A. Mozart: Concierto nº 23 para piano op.16
Yaron Traub, director
y orquesta en la mayor, KV 488; Rondó para piano P. I. Chaikovski: Méditation, op. 72 nº 5; Dumka,
P. I. Chaikovski: Concierto para violín y orquesta
y orquesta en re mayor, KV 382 op. 59
en re mayor op. 35
L. van Beethoven: Fantasía para piano, orquesta S. Rachmáninov: Preludio en sol menor, op. 23
D. Shostakóvich: Sinfonía nº 10 en mi menor,
y coro en do menor, op. 80 nº 5; Preludio en sol sostenido menor, op. 32 nº 12;
(20/15/10 €) op. 93
Sonata nº 2 en si bemol menor, op. 36 (edición II) (20/15/10 €)
(20/15/10 €)
ABONO 14
ABONO 7
PRIMAVERA 2016 29 abril, viernes. 19.30
3 de junio, viernes. 19.30
José Ferrero, tenor
Nicolai Znaider, violín Emmanuel Pahud, flauta
ABONO 1
ORQUESTA DE VALENCIA COR DE LA GENERALITAT VALENCIANA
30 de marzo, miércoles. 20.00
Chiara Skerath, soprano Yaron Traub, director ORQUESTA DE VALENCIA
Helena Rasker, mezzosoprano J. Brahms: Concierto para violín y orquesta en Yaron Traub, director
Lothar Odinius, tenor re mayor, op. 77 J. Ibert: Concierto para flauta y orquesta, op. 37
Felix Speer, bajo A. Schoenberg: Pelleas und Melisande, op. 5 G. Puccini: Misa de Gloria
CORO DE CÁMARA DEL PALAU DE LA MÚSICA (20/15/10 €) (30/23/15 €)
DE BARCELONA
LES MUSICIENS DU LOUVRE ABONO 8 ABONO 15
Marc Minkowski, director 5 de mayo, jueves. 20.00 7 de junio, martes. 20.00
W. A. Mozart: Adagio y fuga en do menor, KV 546; Mª José Montiel, mezzosoprano GRIGORI SOKOLOV, piano
Misa de Réquiem en re menor, KV 626 ORQUESTA DE VALENCIA Programa a determinar
(30/23/15 €) Jordi Bernàcer, director (30/23/15 €)
Obras de Debussy, Ravel, Bizet, Saint-Saëns,
ABONO 2 Massenet ABONO 16
1 abril, viernes. 19.30 (20/15/10 €) 10 de junio, viernes. 19.30
Roberto Turlo, oboe Xavier de Maistre, arpa
ORQUESTA DE VALENCIA ABONO 9 Aurhelia Varak, mezzosoprano
Jean-Christophe Spinosi, director 10 de mayo, martes. 20.00 Tenor a determinar
L. van Beethoven: Sinfonía nº 1 en do mayor, op. 21; ORQUESTA DE VALENCIA
Isabel Rey, soprano
Concierto para oboe a determinar (s. XX) Long Yu, director
F. Schubert: Sinfonía nº 3 en re mayor, D 200 Leo Nucci, barítono
SEXTET ITALIÀ R. Glière: Concierto para arpa y orquesta en mi bemol
S. Prokòfiev: Sinfonía nº 1 en re mayor, op. 25 mayor, op. 74
“Clásica” Arias de G. Verdi
(30/23/15 €) G. Mahler: La canción de la Tierra
(20/15/10 €) (20/15/10 €)
ABONO 3 ABONO 10
13 de mayo, viernes. 19.30 ABONO 17
5 abril, martes. 20.00 17 de junio, viernes. 19.30
YEFIM BRONFMAN, piano Mariano García, violonchelo
Josu de Solaun, piano
R. Schumann: Arabeske en do mayor, op. 18 ORQUESTA DE VALENCIA
S. Prokófiev: Sonata para piano nº 6 en la mayor, ORQUESTA DE VALENCIA
Lorenzo Viotti, director
op. 82 Enrique García Asensio, director
S. Prokòfiev: Sinfonía concertante para violonchelo A. Borodin: En las estepas de Asia Central
R. Schumann: Carnaval de Viena, op. 26 y orquesta en mi menor, op. 125
S. Prokófiev: Sonata para piano nº 7 en si bemol S. Rachmaninov: Concierto nº 1 para piano
S. Rachmáninov: Sinfonía nº 3 en la menor, y orquesta en fa sosenido menor, op. 1
mayor, op. 83 op. 44
(20/15/10 €) F. Grofé: Suite del Gran Cañón
(20/15/10 €) (20/15/10 €)
ABONO 4 ABONO 11
8 abril, viernes. 19.30 ABONO 18
20 de mayo, viernes. 19.30 24 de junio, viernes. 19.30
Alban Gerhardt, violonchelo
ORQUESTA DE VALENCIA Antonio Galera, piano Michael Barenboim, violín
Miguel A. Gómez-Martínez, director ORQUESTA DE VALENCIA ORQUESTA DE VALENCIA
M. A. Gómez-Martínez: Cinco homenajes en cuatro Joan Enric Lluna, director Yaron Traub, director
movimientos (1ª part de su 3ª Sinfonía) L. Bernstein: Candide (obertura) A. Ginastera: Concierto para violín, op. 30
P. I. Chaikovski: Variaciones sobre un tema rococó G. Gershwin: Concierto para piano y orquesta N. Rota: Bandas sonoras originales de películas
para violonchelo y orquesta, op. 33 en fa mayor de F. Fellini
R. Strauss: Till Eulenspiegel, op. 28 (poema S. Revueltas: Sensemayá O. Respighi: Fiestas romanas
sinfónico) L. Bernstein: West Side Story. Danzas sinfónicas (20/15/10 €)
(20/15/10 €) (20/15/10 €)

CONDICIONES DE ABONO TEMPORADA 2015/2016


Para renovar o adquirir los abonos, podrá hacerlo de forma presencial en las
OTOÑO 2015. 9 Conciertos
Precio del Abono: Abono A (Anfiteatro y Butaca):.................170,00 € taquillas del Palau de la Música, pudiendo realizar el pago con tarjeta
Abono B (Tribunas):.................................128,00 € o en metálico, o bien llamando al teléfono 96 307 28 75, donde podrá
Abono C (Fondo)........................................85,00 € realizar el pago con la tarjeta de crédito o débito. Si utiliza este servicio, no
INVIERNO 2016. 12 Conciertos se verá afectado por gastos añadidos al precio del abono, ni por ninguna
Precio del Abono: Abono A (Anfiteatro y Butaca):.................281,00 € comisión.
Abono B (Tribunas):.................................210,00 €
Abono C (Fondo)......................................140,00 €

PRIMAVERA 2016. 18 Conciertos


Precio del Abono: Abono A (Anfiteatro y Butaca):.................366,00 €
Abono B (Tribunas):.................................274,00 €
Abono C (Fondo)......................................183,00 €

ABONO ANUAL TEMPORADA 2015-16. 39 Conciertos Esta programación está sujeta a modificaciones
Precio del Abono: Abono A (Anfiteatro y Butaca):.................768,00 € ajenas a nuestra voluntad.
Abono B (Tribunas):.................................576,00 €
Abono C (Fondo)......................................384,00 €

SCHERZO.indd 2 16/10/15 10:49


312-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/10/15 21:03 Página 34

ACTUALIDAD
ALEMANIA

ACTUALIDAD Ciclo Meyerbeer

UNA VELADA DESIGUAL


Deutsche Oper. 4-X-2015. Meyerbeer, Vasco da Gama. Roberto Alagna, Sophie
Koch, Nino Machaizde, Markus Brück. Director musical: Enrique Mazzola.
Directora de escena: Vera Nemirova.

Bettina Stoess
INTERNACIONAL

Sophie Koch y Roberto Alagna en Vasco de Gama de Meyerbeer en la Deutsche Oper de Berlín
BERLÍN

Ya en la anterior tempo- Peor resulta el tercer acto, a su papel afectado de gripe y


rada la Ópera Alemana bordo del navío de Don con deficiencias vocales,
inició su inquietante Pedro donde una monja pero convenció por su
recuperación de la obra hace de velada prostituta con entrega y su empuje. Los
de Meyerbeer con una ligueros, cintajos rojos y momentos líricos brillaron a
versión de concierto de zapatos de tacón. Pero el pesar de la esforzada vocali-
Dinorah. Ahora continúa colmo de lo Kitsch se dio dad. Defendió su célebre
con la primera de las tres durante la boda india de Seli- aria y en el dúo con Selica
reposiciones escénicas, Vas- ca y Vasco: con una alcoba estuvo incomparable. Sophie
co da Gama, que se comple- amorosa de rojo tomate que Koch también debutaba en
tará con Los hugonotes y El evocaba una gigantesca piz- un papel demasiado agudo y
profeta. La obra se estrenó za, cabezas de elefantes, dramático para sus medios.
en 1865 en con el título de guirnaldas de naranjas y una Apurada en su aria, tampoco
La africana y luego se ejecu- exótica danza a Shiva de dio el aura exótica de su
tó raramente. propina, todo coronado por parte. No obstante, en la
La puesta en escena de la proyección de imágenes escena final el público acla-
Vera Nemirova desazona ya pornográficas sobre el lecho mó su apasionada expresivi-
desde el primer acto: un nupcial. dad. Desilusionó Nino
mapa del continente trazado También musicalmente la Machaidze en Inés, forzada
con tiza como superficie velada resultó desigual. Enri- de emisión y pobre de canto
escénica y una ruidosa mesa que Mazzola, especialista en aunque en los momentos
de discusión. En la escena Rossini, trabajó claramente líricos lució un agradable
del Consejo Real portugués con la orquesta los elemen- sesgo. La estrella de la
los emisarios visten como tos belcantistas de la obra, noche fue Markus Brück
ejecutivos actuales y no les saboreó sus melodías con como Nelusko, de timbre
faltan gafas, portafolios y fluyente grandeza y logró mordiente, decididos ata-
abrigos. En el segundo acto, momentos de doliente dul- ques y cortante expresión,
las puestistas han vestido al zura, flamígero impresionis- capaz de dar plástica reali-
coro femenino con modelos mo y oscuros colores. Quizás dad al fanatismo religioso y
de cóctel en blanco y negro exageró la lentitud del el arrebato amoroso de su
y sombreritos rosados mien- comienzo, un momento parte. El público ovacionó a
tras los marineros empuñan débil de la partitura. Res- los intérpretes no sin signos
botellas e Inés se viste de plandeciente, como de cos- de agotamiento tras cinco
novia para sus bodas con tumbre, el coro conducido horas de espectáculo.
Don Pedro ante un altar con por William Spaulding.
velas, flores y banderines. Roberto Alagna debutó Bernd Hoppe
34
312-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/10/15 21:03 Página 35

ACTUALIDAD
ALEMANIA

Entre banderas y gallardetes

ROJO, NEGRO Y DORADO


Berlín. Schiller Theater. 3-X-2015. Wagner, Los maestros cantores. Klaus Florian Voight, Markus
Werba, Stephan Rügamer, Wolfgang Koch, Julia Kleiter. Director musical: Daniel Barenboim. Director
de escena: Andrea Moses.

U
na versión de actuali- talones cortos de cuero y anduvo sobrado de juego excelente en general y, entre
dad para Los maestros damas con vestidos de cómico y vocalidad en Beck- los maestros, algunas viejas
cantores de Nurem- noche. En todos los cuadros messer. Julia Kleiter, en Eva, glorias de la casa.
berg ofrece la sala Schiller, hay una profusión tal de estuvo francamente ideal en Barenboim condujo la
puesta en escena por Andrea enseñas alemanas, rojinegras lo visual y lo musical, aun- Capilla Estatal de Berlín y el
Moses con escenografías de y doradas, que se tiene la que los vestidos de noche coro de la Ópera (dirección:
Jan Pappelbaum. Estos maes- sensación de estar en una que le diseñó Adriana Braga Martin Wright), masas de
tros parecen más bien berli- continua jura de bandera por Peretzki pretendieron con- esplendorosa calidad. El
neses, con un primer acto los mozos de leva, mientras vertirla en mujer fatal. Ste- director supo dar impulso
ambientado en la sala de los personajes se esconden phan Rügamer salió de dramático, patetismo y melan-
sesiones del Bundestag, el entre ellas para los momen- David vestido de esmoquin y cólica ensoñación a las diver-
segundo en la Plaza Alexan- tos de intimidad. Hasta los cantó con exquisitez de sas exigencias de la partitura.
der de Berlín y el último en maestros lucen uniforme cámara y actuación elegantí- Al final, se lanzaron al cielo
una biblioteca que más negro con flameantes echar- sima. Como Hans Sachs, berlinés un montón de globos
semeja la de un sesudo inte- pes tricolores. Wolfgang Koch diseñó a un tricolores, como si no hubie-
lectual que la de un zapate- Klaus Florian Vogt cantó proletario y cantó con la sen bastado las banderas, los
ro. La fiesta final es una mez- a Walter con luz, brillo, rudeza convenida, o sea sin echarpes y los gallardetes.
colanza de trajes regionales juventud y algún aprieto en consistencia vocal ni nobleza
bávaros con chicas con pan- el agudo. Markus Werba de línea. El resto del reparto, Bernd Höppe

Una obra de arte total

PERCEPCIÓN, PENSAMIENTO Y ANIMALITOS


Oper.18-IX- 2015. Lachenmann, La pequeña cerillera. Christine Graham, Yuko Kakuta, Helmut
Lachenmann, Michael Mendl. Opern-und Museumsorchester Frankfurt. Director musical: Erik Nielsen.
Director de escena: Benedikt von Peter.
FRÁNCFORT

Con una obra de arte largamente inscrita sobre gentes y


total se ha inaugurado la en el canon de la ya cosas. Nos sentimos
esperada temporada de clásica sonoridad en medio de una
Fráncfort. Ha resultado moderna. noche helada y tem-
un acontecimiento afor- Ante el teatro de blorosa. El concepto
tunado para el lugar, la la Ópera hay una escénico se debe a
casa y la ciudad. Para niña con fósforos Benedikt von Peter
honra de los epígonos que parece Caperu- y el outcast a
sonoros de Helmut Lachen- cita Roja en tamaño Michael Mendl.
mann, que en sus 80 años gigante. Su rostro es El cosmos reso-
han organizado festivales, sombrío. Su mirada nante de Lachen-
conciertos y simposios como tiene algo de terro- mann se descifra en
el de noviembre próximo en rista. En el foyer no imágenes y se pone
la Bienal de Música Moderna hay luces. De pron- al servicio de ellas.
de Fráncfort y el Rin, esta es to, se encienden La cobaya indefensa
una aproximación más a la unos proyectores simboliza a la fosfo-
obra acústica y visual de apoyados en el suelo. Hom- las del coro del Ruhr. Por rera que dispersa su amor sin
Lachenmann. Su música con bres de negro se suben a encima de la platea, la per- respuesta y entibia la frialdad
imágenes para el cuento de unas sillas. Se oyen misterio- cusión y varios pianistas que de la noche encendiendo sus
Andersen La pequeña cerille- sos susurros por los altavo- suben por la izquierda y la fósforos entre los lamentos y
ra, al que se añaden textos ces. El público se sienta en el derecha. De tamaño gigan- las voces que cantan desde
de cartas de Leonardo da patio de butacas en dos filas tesco, en medio del espacio, las tribunas, con la desgarra-
Vinci y de Gudrun Ensslin, enfrentadas. En las gradas se un telón con la figura de una da intervención de la sopra-
consigue una muy sensible distribuyen los músicos de la sucia cobaya. Representando no solista. En fin: una enor-
alianza. Fue estrenada en orquesta del Museo de indefensos animales vellu- midad de vivencias, una de-
1997 en Hamburgo y luego Frankfurt bajo la dirección dos, unos mimos aparecen safiante función en una reno-
ha sido a menudo represen- de Eric Nielsen, con aspecto haciendo movimientos de vadora temporada que acaba
tada en diversas ciudades. Es de producir un efecto Dolby hombros sin coordinación. de empezar.
una obra de percepción esté- System al cual se suman las Textos hablados cruzan la
tica muy propia de su autor, voces de la niña fosforera y sala como sobrevolando Barbara Röder

35
312-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/10/15 21:04 Página 36

ACTUALIDAD
ARGENTINA / AUSTRIA

Una visión muy sesgada del reinado de Felipe II

PUESTA PRETENCIOSA, ELENCO GRIS


Teatro Colón, 22 y 26-IX-2015. Verdi, Don Carlo. José Bros/Gustavo López Manzitti; Alexander
Vinogradov/Lucas Debevec Mayer; Fabián Veloz/Alejandro Meerapfel; Tamar Iveri/Haydée Dabusti; Béatrice
Uria Monzon/María Luján Mirabelli; Alexei Tanovitski/Emiliano Bulacios. Coro y Orquesta del Teatro Colón.
Director musical: Ira Levin. Director de escena, escenografía y vestuario: Eugenio Zanetti.
BUENOS AIRES

Precediendo a lo escrito brillo vocal que otrora enga-


por Verdi —se empleó la lanara las producciones del
versión italiana habi- Colón. Sobresalieron dos
tual— un pueril prólogo figuras, ambas locales: Veloz,
con textos proyectados un excelente barítono que
acompañado por campa- brindó neta línea verdiana y
nas amplificadas nos buena labor actoral a Posa
contó los temores de en el primer elenco y López
Felipe II ya que “su rei- Manzitti, que aportó poderío
no parece derrumbarse. canoro y squillo al Infante
Contaminado, pestilente, del segundo. Vinogradov
putrefacto” (sic). La puesta, compuso un Filippo II
pomposa y recargada, sin correcto aunque algo parco
visos de la austeridad típica mientras Uria Monzon, pese
de ese monarca sino enorme a un instrumento que denota
despliegue visual estilo el paso del tiempo, insufló
Hollywood, incluyó enanos, sensualidad y viveza a Éboli.
galgos, monjes con capirote, Inaceptable Tanovitski (In-
un gran incensario bascu- quisidor) y apenas discreta
lante y hasta un halconero, que se desplazaban tratando manera muy disímil, llegan- Iveri (Elisabetta). Como pro-
junto con elementos abstru- de crear diferentes ámbitos, do al extremo de que las tagonista, José Bros lució
sos, como una mano gigante resultó poco variada. Hubo mismas acciones se jugaran una voz bien proyectada y
o un corazón fulgente. A un buen manejo de masas, a un lado u otro del escena- grata musicalidad, pero su
pesar del reiterado empleo logrando conjuntos de belle- rio según el intérprete de timbre de tenor lírico no ter-
del disco giratorio y repro- za pictórica, no así de los turno. Competentes, sin minó de convencer en el rol,
ducciones del Jardín de las solistas, librados a su propio más, el desempeño de máxime en una sala de
delicias del Bosco, la esce- concepto, lo que se puso de orquesta (Ira Levin) y coro dimensiones tan vastas.
nografía, centrada en cuatro relieve al observar los dos (Miguel Martínez).
columnas fijas y otras cuatro elencos, que se movieron de En los solistas, faltó el Carlos Singer

Aburrimiento

LOS MACBETH EN UN BÚNKER


Staatsoper. 4-X-2015. Verdi, Macbeth. George Petrean, Tatiana Serjan, Ferruccio Furlanetto, Jorge de León.
Director musical: Alain Antinoglou. Director de escena: Christian Rath.
VIENA

Esta nueva producción cescu. Y hasta recuerdan la consiguió lucirse por la Alain Antinoglou, se empe-
de la verdiana Macbeth serie de televisión House of ausencia de lirismo del per- ñó en traducir la sonoridad
no alcanza el alto nivel Cards. Pero en concreto sonaje. Desde el comienzo del joven Verdi sin conse-
escénico y musical de estos eventos escénicos no luchó con el tercio agudo de guirlo siempre. La interpre-
anteriores vienesas como logran narrarnos la historia su tesitura, difícil de alcanzar tación, en muchos momen-
las de 1970 y 1982. Se juega en cuestión, la escrita con y controlar. Tatiana Serjan, la tos, careció de tensión y
con vestidos y uniformes palabras de Piave y música viajera Lady Macbeth de produjo efectos aburridos y
actuales en un típico búnker de Verdi. nuestros días, ofreció una anémicos, seguidos de esta-
de hormigón con pasadizos, George Petrean debió inquieta figura con una voz llidos insensatos. La calidad
salas y escaleras que dan la suplantar de improviso al de bello sonido. Su escena de las maderas no mejoró el
impresión de que nada bue- enfermo Ludovic Tézier. del sonambulismo fue una conjunto. Los mayores
no puede ocurrir allí. Las Mostró, en su debut del impresionante interpreta- aciertos de ambas masas
pesadillas y visiones de los papel, un canto expresivo y ción. Ferruccio Furlanetto fueron las elecciones de
protagonistas en forma de diferenciado mas no siempre estuvo inaceptable en todo tempo. Los aplausos se oye-
sombras y realidades corpo- seguro de musicalidad y rit- sentido. Jorge de León, vul- ron a menudo desanima-
rales ilustran la rabiosa mo. El desgarro dramático gar y forzado, no resultó un dos, siempre amistosos
ceguera de las víctimas de que exige el personaje no representante de primera cla- pero sin el acompañamien-
Macbeth. El final de éste pudo ser cumplido por su se de su gremio. to de protestas.
puede asociarse fácilmente voz de barítono lírico, de La orquesta de la Ópera
con los de Gadaffi y Ceau- agradable timbre que no Estatal vienesa, dirigida por Christian Springer
36
312-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/10/15 21:04 Página 37
312-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/10/15 21:04 Página 38

ACTUALIDAD
BÉLGICA

La Monnaie en obras

VORACIDAD SEXUAL
Les Halles de Schaerbeek. 29-IX-2015. Adès, Powder Her Face. Allison Cook, Kerstin Avemo,
Leonardo Capalbo, Peter Coleman-Wright. Orquesta de La Monnaie. Director musical: Alejo Pérez.
Director de escena: Mariusz Trelinski.
BRUSELAS

Mientras el teatro de La siado pesado y agresivo, evocadora de una época, como por los matices que
Monnaie está en obras como pude comprobar des- con la vista puesta en el lado otorgó a la psicología pro-
de renovación, la tempo- de mi butaca. Tampoco era trágico de la protagonista funda de su personaje. Kers-
rada 2015-2016 discurrirá fácil para los cantantes pero sabiendo también tin Avemo, una soprano
extramuros, en distintos conectar con un director al resaltar el ingenio del plan- chispeante en los muchos
espacios de Bruselas. que veían demasiado lejos. teamiento de la opera en sí, papeles que le correspondí-
Powder Her Face, la ope- Sin embargo, unos y otros incluyendo los momentos de an. Como a Leonardo Capal-
ra de cámara de Thomas presentaron una muy com- sexo explícito, así el flirteo bo, quien dio una excelente
Adès, fue presentada en Les petente version de esta de la Duquesa con un cama- impresión como un enérgi-
Halles de Schaerbeek, lo que reputada opera acerca de la rero del servicio de habita- co tenor. Peter Coleman-
a priori parecía un sitio ade- voracidad sexual de La ciones, trasladado al capó de Wright hizo lo propio —los
cuado. No ideal, sin embar- Duquesa, inspirada en la un coche en una estación de papeles de barítono— con
go, con la orquesta situada vida real de Margaret Whig- servicio. la calidez y autoridad que le
en una alta plataforma, a un ham, Duchess of Argyll. La Allison Cook fue una caracterizan.
lado y tras el publico, lo que adecuada producción de Duquesa memorable, tanto
implicaba un sonido dema- Mariusz Trelinski resultó por la calidad de su canto Erna Metdepenninghen

Bieito reinterpreta a Elisabeth

ENTRE EL CAOS Y EL ORDEN


Opera Vlaanderen. 19-IX-2015. Wagner, Tahhnäuser. Burkhard Fritz, Annette Dash, Ausrine Stundyte,
Daniel Schmuzhard. Coro y Orquesta de la Opera de Flandes. Director musical: Dmitri Jurowski.
Director de escena: Calixto Bieito.
GANTE

Annemie Augustijns

Para su producción del tiempo para encontrar el


Tannhäuser wagneriano, equilibrio correcto en la más
Calixto Bieito puso el bien seca acústica de la sala
foco en la dualidad entre pero que dirigió con mano
los impulsos naturales y segura e impulso dramático.
las convenciones y restriccio- Burkhard Fritz fue un exce-
nes sociales. Tannhäuser, lente Tannhäuser, vocalmen-
Elisabeth y Venus son carac- te fresco hasta el final y un
teres complejos atrapados intérprete convincente de su
entre el caos y el orden atormentado personaje.
social, la libertad y la intole- Annette Dash hizo una Elisa-
rancia, la naturaleza y la beth vocalmente cálida y
arquitectura. Eso es lo que el capaz de expresar su anhelo
programa nos cuenta y lo físico y su desesperación, res-
que los decorados de Rebec- pondiendo así a las deman-
ca Ringst ilustran: una fronda das de Bieito. Ausrine
oscura para el Venusberg, Stundyte Venus armó con
una blanca y moderna energía y homogeneidad una
columnata para el Wartburg y Venus que es un espíritu
una combinación de ambos libre, una ninfa del bosque
para el tercer acto, situado puesta que plantea la direc- trándose por el barro con sexi y seductora. Daniel
—dice el programa— ción de Calixto Bieto. Nos sus trajes de fiesta. Schmuzhard fue un suave
muchos años más tarde des- dice que Elisabeth no es una Afortunadamente, el as- Wolfram y Ante Jerkunica un
pués de una catástrofe. El santa sino “la víctima de una pecto musical de la represen- bien cantado Landgraf, con
vestuario (Ingo Krügler) es sociedad hipócrita que tación estuvo más en armonía autoridad y sin aparentes sen-
contemporáneo. A los pere- declara su santidad”. Eso con la partitura de Wagner. timientos paternos hacia Eli-
grinos se les escucha pero explica, supongo, por qué Se usó la version de París sabeth. Adam Smith (Walther
nunca se les ve. Por qué ella pide a Wolfram en el para el primer acto (pero sin von der Vogelweide) y Leo-
Wolfram y sus colegas canto- tercer acto que la estrangule ballet) y la de Dresde para los nard Bernad (Biterolf), como
res tienen que echarse al —lo que no sucede— y no otros dos. La Orquesta de la el resto de reparto y el coro,
suelo antes de cantar en el hay al fin milagro ni reden- Opera Vlaanderen rindió bien cantaron vigorosamente.
concurso es una de las ción sino una desesperación bajo las órdenes de un Dmitri
muchas preguntas sin res- ilustrada por el coro arras- Jurowski que necesitó algún Erna Metdepenninghen
38
312-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/10/15 21:04 Página 39

ACTUALIDAD
COLOMBIA

Festival de Música Sacra de Bogotá

LA CONEXIÓN AMERICANA
Festival de Música Sacra de Bogotà. 28-9 al 4-X-2015
BOGOTÀ

El CNDM ha parti- ARCANGEL Y L’ACCADEMIA DEL PIACERE Domenico Scarlatti. La


cipado este año fantasía para colorear,
con nueve concier- la imaginación combi-
tos en el Festival de natoria de todos los
Música Sacra de arreglos determinaron
Bogotá, manifesta- el éxito.
ción que dirige desde Lo tuvo también en
hace cuatro años su gran medida Jordi
fundadora, la entusias- Savall. El primer día, en
ta Marianna Piotrows- solitario y en el Museo
ka. La serie, iniciada el Nacional, planificó un
12 de septiembre, se programa de alto inte-
abría con La Danserye rés en dos partes
y Capella Prolatonium, —Diálogo de las almas
que abordaron música y Las voces humanas—,
de los oficios de Víspe- amplio recorrido por
ras y Completas de varios siglos y países,
Gutiérrez Fernández FORMA ANTIQVA Y RAQUEL LOJENDIO de oriente a occidente.
Hidalgo, seguía con Sus liras de arco y
Accademia del Piacere rebab y su viola de
dirigida por el gambis- gamba baja de siete
ta Fahmi Alqhai, que cuerdas de 1697 hicie-
ofreció dos sesiones, ron maravillas. La per-
una con música sacra y cusión la puso, tan dis-
espiritual entre la tradi- creta como diestramen-
ción occidental y el fla- te, Marc Clos. En la
menco, en la que parti- segunda jornada, que
cipó el cantaor Arcán- cerraba el Festival, con
gel, y la bautizada con su Hespèrion XXI
la leyenda “In dulce —junto al arpa de
jubilo”, basada en trans- Lawrence-King, la gui-
cripciones de obras de tarra de Egüez y la per-
Bach. juego tímbrico. Al día brindaron en la Universidad cusión de Clos—, asistimos a
Pudimos asistir a las dos siguiente los tres hermanos - de la Sabana su ya conocido un fabuloso paseo por folías
veladas de Forma Antiqua, Aarón, clave, Daniel, tiorba, programa, con obras danza- y romanescas, diferencias,
que presentó, en el Teatro y Pablo, guitarra barroca- bles de Blasco de Nebra a recercadas y glosas del Anti-
Colón, “Con afecto y armo- guo y Nuevo Mundo.
nía. La circulación de música Escuchamos asimismo,
y músicos entre España, Por- en conciertos preparados por
tugal, Italia y América”, un la organización bogotana,
viaje a través de la cantada dos actuaciones de la
en el que intervino la sopra- Orquesta Filarmónica Juvenil
no tinerfeña Raquel Lojen- de Cámara de Bogotá. En
dio, que cantó con expresión una Richard Young, violinis-
y calor, haciendo correr su ta y director, gobernó las Sie-
voz tersa y bien coloreada de te palabras de Cristo en la
lírico-ligera, páginas nada Cruz de Haydn en una ver-
fáciles ni cómodas de Ceruti, sión certera en los tempi,
Literes, Durón y De Torres algo falta de depuración tím-
(una de ellas con un do 5 brica. En otra, dirigida con
emitido sin trabas). Los inte- propiedad por el titular del
grantes del grupo, los herma- conjunto, Leonardo Federico
nos Zapico, con la colabora- Hoyos, se tocaron con dili-
ción de la siempre segura gencia obras de Corelli, Pärt
chelista Ruth Verona, apoya- y Manookian. De este último
ron a la voz con firmeza y se estrenó un Adagio Elegía-
flexibilidad y obsequiaron co, oscuro lamento modal, y
con páginas instrumentales se interpretó una bien dise-
de Santiago de Murcia, varios ñada rítmicamente Suite
anónimos y el Fandango de armenia.
Scarlatti, este último en una
versión sorprendente por el Arturo Reverter

39
312-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/10/15 21:04 Página 40

ACTUALIDAD
ESTADOS UNIDOS / FRANCIA

Debut de Yoncheva en Desdémona

LAS DOS CARAS DE BARTLETT SHER


Metropolitan Opera, 28.IX.2015. Verdi, Otello. Sonya Yoncheva, Aleksandrs Antonenko, Željko Lučić.
Director musical: Yannick Nézet-Séguin. Director de escena: Bartlett Sher. Escenografía: Es Devlin.
NUEVA YORK

¿Tiene Bartlett Sher un de Sher representaba un Ote- mente lo que, de otra parte, do, aunque se trata de una
alter ego? Está el Sher llo racialmente neutral. Ote- le estaba siendo negado. voz demasiado lírica para este
cuya premiada reposi- llo, sin el tradicional maqui- No fue esa mala elección papel que debutaba y que, de
ción de El Rey y yo cuelga llaje oscuro, queda despoja- el único defecto en el escena- hecho, parecía más gestionar-
todos los días el cartel de do del trazo que, tanto en rio. Los decorados de Es lo que vivirlo. Fue un placer
No hay billetes en el Shakespeare como en Verdi, Devlin son bonitos pero tam- escuchar —más que ver— el
Vivian Beaumont Thea- lo marca como un marginal. bién a veces irritantes —en el Iago —sonrisitas, encogi-
ter del Lincoln Center, Y la cosa podría haber fun- maravilloso trio del acto III miento de hombros— de
una producción plenamente cionado si Sher Hubiera teni- por ejemplo. Visualmente Željko  Lučić. Dimitri Pittas,
en sintonía con Rodgers y do una potente alternativa todo es muy oscuro, demasia- como Cassio, y Günther
Hammerstein y sus sucesores dramática. Lo que queda de do oscuro, no hay contraste Groissböck, como Lodovico,
en Broadway. Y está el que Otello es, sin embargo, una entre lo nocturnal y lo diurno. cumplieron bien. Yannick
al lado del Beaumont, en el clave poco distinguible del Pero lo crucial es que el Ote- Nézet-Séguin consiguió con
Met, se especializa en un resto de los que con él apa- llo de Sher parece emocional- empeño que, a pesar de los
inconformismo de segunda recen en escena. La afirma- mente descomprometido, sin malos pasos de la escena,
division: sus producciones ción del director general del nadie plenamente conectado Verdi saliera del foso como
no son lo suficientemente teatro, Peter Gelb, de que la al drama hasta el ultimo acto, es debido. El y los espléndi-
excéntricas como para enco- nueva puesta ponía el foco cuando Sonya Yoncheva can- dos Orquesta y Coro del Met
lerizar a la audiencia conser- en aspectos ligados a la posi- ta la “Canción del sauce” y el lograron una gran tempestad
vadora del teatro. ción y poder no llegó a fra- “Ave María” durante un bien- de aperture. Lástima que
En las semanas que pre- guarse, y Aleksandrs Anto- venido cuarto de hora. Hasta Otello no sobreviviera a la
cedieron al inicio de la tem- nenko, un experimentado y ese momento de verdadero tormenta.
porada, la compañía había vocalmente sólido Otello, no sentimiento luce un maravi-
anunciado que la producción pudo compensar dramática- lloso, incluso glamuroso soni- Patrick Dillon

Desolación

UNA CONDENACIÓN ICONOCLASTA


Opéra de Lyon. Berlioz, La condenación de Fausto. Charles Workman, Kate Aldrich, Laurent Naouri, René Schirrer.
Coros y Orquesta de la Ópera de Lyon. Director musical: Kazushi Ono. Director de escena: David Marton.

La Ópera de Lyon ha pre- to que es subrayada por una


LYON

Stofleth

sentado una Condena- orquesta deliberadamente


ción de Fausto iconoclas- ensuciada en su sonido por
ta, sin cortarse a la hora Kazushi Ono, que saca de su
de adaptar la partitura en instrumento sonoridades
función de las exigencias del ásperas y rígidas para susci-
director de escena, David tar el terror.
Marton. En realidad, más Todo encanto y elastici-
música de programa que dad, la voz de Charles Work-
ópera, no ha sido concebida man, quien, a pesar del uso
para la escena. De hecho, su del falsete en la segunda par-
primera redacción, Ocho esce- te, campa un Fausto seductor
nas de Fausto, tomadas de y extraviado. Laurent Naouri,
Goethe en traducción de Ner- excelente cantante-actor, tie-
val, es una serie de cuadros ne el timbre tan negro como
sin conexión entre ellos. Aho- bo, añadiendo tiradas de ver- áridas sobre las que pasta un heladora es su presencia.
ra, como Olivier Py en Gine- sos de Goethe y retocando la caballo blanco y a su pies Kate Aldrich encandila como
bra en 2003, y con Jonas partitura para ampliar la pre- una furgoneta Peugeot 203 Margarita. René Schirrer es
Kaufmann en el papel titular, sencia del coro. A pesar de la puntúan un clima de desola- un Brander demasiado vete-
David Marton no deja indife- voluntad de aproximarse al ción y de reminiscencias rano. El coro sufre de des-
rente a nadie. Pero al contra- escritor —y de incluir referen- consumistas cuyas imágenes ajustes en la declamación
rio de su colega francés, el cias a los refugiados de pueblan una pantalla antes y pedida por Marton, pero se
húngaro, en una perspectiva Oriente Medio—, Marton está durante la loca carrera de impone al fin en la dura
metafísico-filosófica, apunta infinitamente más lejos de Fausto y Mefistófeles en ese misión que le encomienda
hacia el materialismo consu- aquel de Py, quien, además, 203 por las carreteras de Berlioz.
mista y la realidad más negra. respetaba la partitura. Un via- Nuevo México. Una desola-
Marton da la prioridad al ver- ducto destrozado, montañas ción tanto más expresa cuan- Bruno Serrou
40
312-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/10/15 21:04 Página 41

ACTUALIDAD
HOLANDA / ITALIA

Inicio de temporada en Amsterdam

UNA FARSA BARATA


Opera Nacional de Holanda. 19-IX-2015. R. Strauss, Der Rosenkavalier. Camilla Nylund, Paula Murrihy, Hanna-
Elisabeth Müller, Kai Ruütel, Irmgard Vilsmaier, Yosep Kang, Michael Laurenz, Martin Gantner, Peter Rose.
Orquesta Filarmónica de Holanda. Director musical: Marc Albrecht. Director de escena: Jan Philipp Gloger.
AMSTERDAM

Después de que Marc por Strauss y Hofmannsthal. bien cantado y claramente en el Tercero, situado por
Albrecht ofreciera Die Y es que aparte del hecho de articulado retrato de Octa- Gloger en el pasillo de un
Frau ohne Schatten, Elek- que el productor alemán Jan vian aunque se moviera con burdel —lleno de acciones y
tra, Salome y Arabella, Philipp Gloger haya traslada- más convicción como reacciones dramáticamente
estaba justificada la espe- do la acción al momento Mariandl, en pantalones cor- inconsecuentes, la mayoría de
ranza en este nuevo títu- presente, el principal proble- tos y tacones, que como el ellas referents a la presencia
lo. Sin embargo, costó ma es el tratar de adaptar los chico que se supone que es. de la Mariscala en un casa de
bastante que la colabora- protagonistas a la gente ordi- En el Segundo Acto, con la placer— es desnudado por
ción entre músicos y naria. No sólo priva a la presentación de la rosa como todos en lo que resulta ser el
maestro justificara esas espe- Mariscala y a Octavian de sus teatro dentro del teatro, Han- momento más bajo de toda
ranzas. Probablemente la datos arquetípicos sino que na-Elisabeth Müller cantó y la puesta. El director de esce-
causa fue una puesta en también deja aparte la fuerte se comportó como una más na cree que todo esto es
escena que no solo pertene- distinción de clases que es asertiva Sophie de lo que muy divertido pero está
cía a una categoría muy dis- uno de los asuntos que otor- suele ser habitual. completamente equivocado.
tinta sino que además obliga- gan fuerza a este drama vie- Pero el principal proble- Y si Strauss no hubiera termi-
ba a los cantantes a vivir un nés. La Mariscala, una Cami- ma llega del manejo del nado su opera con una músi-
drama no demasiado compa- lla Nylund de voz un tanto Baron Ochs, bien interpretado ca tan admirada y reconoci-
tible con lo que tenían que sombría, fue una especie de pero no verdaderamente bien da por todos, el resultado de
cantar. Incluso cuando el ama de casa desesperada cantado por Peter Rose y sin la producción hubiera sido
equilibrio se asentó parecía que no supiera comportarse el menor atisbo de una posi- un fracaso inapelable.
difícil buscar la delicada con la gente que le rodea. ble “noble cuna”. En el Primer
atmósfera vienesa evocada Paula Murrihy nos dio un Acto entra vestido de tenista y Paul Korenhof

Nueva ópera de Guo Wenjing

ENCUENTRO ENTRE ORIENTE Y OCCIDENTE


Teatro Regio 23-IX-2015 Guo Wenjing: El chico del rickshaw. Han Peng, Sun Xiuwei, Song Yuanming. Coro
y orquesta del Centro Nacional Chino para las Artes Escénicas de Pekín. Director musical: Zhang Guoyong.
Director de escena y decorados: Yi Liming.
TURÍN

El chico del rickshaw, la a través del uso sabiamente


ópera más reciente de filtrado de melodías popula-
Guo Wenjing (1956), es res —hay un ejemplo feliz en
la primera de las suyas el lirismo del aria de Xiaofu-
encargadas por y estrena- zi— y la presencia en la
das en Pekín (las cuatro pre- orquesta de instrumentos
cedentes vieron la luz en nacionales. Son estos aspec-
occidente). El Centro Nacio- tos los que suscitan mayor
nal Chino para las Artes Escé- interés; pero no obstante la
nicas de Pekín la ha traído a seguridad de la escritura,
Italia, al Regio de Turín, a suscita perplejidad precisa-
Génova, Florencia y, en for- mente la problemática asimi-
ma de antología a Milán. Guo ganancias. El primero lo roba resiste más y se suicida. A lación de un lenguaje eclécti-
Wenjing es, entre los mejores a unos soldados. Compra Xiangzi no le queda nada: en camente tradicional, de una
compositores chinos, el úni- otro con el dinero de su un estado de apática desola- amabilidad que sólo a trazos
co residente en su país y está mujer Huniu (Sun Xiuwei), ción lo vemos buscar colillas se une a una intensidad ade-
considerado una gloria que le ha obligado a casarse en medio de una multitud cuada, más a menudo en la
nacional. Su recientísimo El fingiéndose encinta después indiferente. La breve escena segunda parte que en la pri-
chico del rickshaw se inspira de seducirlo. Sin embargo, final es una de las más efica- mera. En la representación
en una importante novela de Xiangzi debe venderlo para ces, gracias a su concisión, turinesa dentro del festival
Lao She (1899-1966), publica- pagar los funerales de su de una ópera que en otras MiTo el éxito fue muy cálido
da en 1937. El vigoroso pro- mujer, muerta en el parto. El más largas ignora la rapidez y gracias a la valentía de todos
tagonista Xiangzi (el tenor protagonista siempre amó a la concentración. Guo Wen- los intérpretes y a la eficaz
Han Peng) no concibe otro Xiaofuzi (Song Yuanming), jing persigue un encuentro impronta tradicional del
trabajo que tirar de su carro y obligada por su padre a pros- entre la tradición operística espectáculo.
aspira a tener uno proprio tituirse. Pero tras la enésima europea y los rasgos chinos y
para quedarse con todas las bronca con su progenitor, no pequineses ligados a la trama Paolo Petazzi

41
312-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/10/15 21:04 Página 42

ACTUALIDAD
ITALIA / SUIZA

Multiproducción

UNA EXCELENTE NUEVA OPERA


Teatro Valli 26-IX-2015 Filidei, Giordano Bruno. Lionel Peintre, Jeff Martin, Ivan Ludlow, Guilhem Terrail.
Director musical: Peter Rundel. Director de escena: Antoine Gindt

Philippe Stirnweiss
REGGIO EMILIA

Poco después de la pri- ecos del canto gregoriano, la


ma assoluta en Oporto, polifonía renacentista o las
Giordano Bruno de Fran- citas del Dies Irae. Los dos
cesco Filidei (Pisa 1973) inquisidores, tenor y bajo,
se ha escuchado en Italia (Jeff Martin e Ivan Ludlow);
en el Teatro Valli di Reg- el Papa, contratenor (Guil-
gio Emilia gracias a una hem Terrail); y Bruno, barito-
coproducción que com- no (el bravísimo Lionel Pein-
parten también Estras- tre), están claramente carac-
burgo, París, Caën y terizados, sobre todo el filó-
Milán. Se trata de la primera sofo, con inquieta y a menu-
auténtica ópera de Filidei, do furiosa tensión. Papel fun-
después de la nada conven- damental tiene el grupo de
cional esperiencia teatral de doce voces solas usadas en
N.N. (2007-2009). En doce distintas combinaciones. En
escenas seguimos el proceso posee un color y un carácter ños elementos con resultados la dirección de escena, Antoi-
de Bruno hasta la hoguera a bien definidos y su sucesión siempre coherentes y, en ne Gindt atiende al caracter
través también de algunos crea una continua variedad definitiva, admirables. Filidei no convencional del plantea-
aspectos de su pensamiento. apoyada en una tensión que aplica gestos y soluciones al miento dramatúrgico pero
El conciso y apreciable libre- caracteriza la música de Fili- hecho teatral con eficacia con caídas de intensidad qui-
to de Stefano Bussellato — dei. Su gesto es el sonido, la inmediata, su trabajo sobre zá por un injustificado temor
basado siempre en citas de búsqueda de la posibilidad las voces persigue una expre- al vacío. Excelente la direc-
textos o documentos— surge del uso musical del rumor, sividad directamente ligada al ción de Peter Rundel con el
de la relación con una rigu- siempre con incandescente texto, haciendo explícita la óptimo conjunto portugués
rosa concepción musical, concreción, abierta en la relación con el pasado — Remix Ensemble.
alcanzando resultados de dirección de una una escritu- reviviéndolo con libertad
rara intensidad. Cada escena ra esencial, hecha de peque- inventiva— a través de los Paolo Petazzi

Escrita para Nina Steme

HITCHKOCK EN LA OPERA
Opera. 19-IX-2015. Hans Gefors, Notorius. N. Stemme, J. Lundgren, M. Weinius, K. Karnéus, J. Ketilsson,
A. Lorentzson, J. Olofsson, I. Anderson, M, Ermedahl, M. Persson, M. Almgren. Orquesta y Coro de la
Opera de Gotemburgo. Director musical: Patrick Ringborg. Director de escena: Keith Warner.
GOTEMBURGO

La Göteborgsoperan es la descripción del estado psi- ción, Nina Stemme (Alicia), juega con la alternancia del
desde hace veinte años cológico de los personajes, para quien la ópera ha sido drama representado y el
un laboratorio de innova- evocadora de los sentimien- compuesta, permanece en apoyo que la imagen conge-
ciones, hasta el punto de tos, de las emociones y de las escena prácticamente duran- lada de la película le presta
que encarga una ópera al situaciones que se entrecru- te toda ella y despliega su en su contextualización. El
año. Esta vez, oh sacrile- zan en escena, inscrita en la versátil instrumento de final, en el que Alicia,
gio, una ópera basada en línea pucciniana, privilegian- soprano dramática wagneria- dudando entre el más allá y
una película: Notorius — do la forma abierta y con el na. El resto de los personajes los brazos de Devlin, elige al
que en España se tituñó aria como contraste con el –escritos igualmente para sus fin estos en un impulso dete-
Encadenados—, de Alfred vuelo de la declamación, intérpretes del estreno- son nido en la imagen cinemato-
Hitchcock, estrenada en como para evidenciar los también diamantes que bri- gráfica, pareciera el único
1946. Quizá sea la primera momentos álgidos del pathos llan con luz propia: Katarina momento forzado, ¿quizá
vez que un film inspira un emocional de los personajes Karnéus (Madame Sebastian) como vaga referencia del
libreto —de Kerstin Pers- que, en un crescendo dramá- está en heroina griega auto- Orfeo gluckiano? Orquesta y
kin— de ópera. ¡Y qué ópe- tico, consigue su clímax en el riamente snob y espléndida coro rindieron en estado de
ra! Tres horas de música de segundo acto, el momento actriz; John Lundgren gracia guiados con justo
Hans Gefors, compositor más intenso de la composi- (Devlin), de voz cálida e equilibrio por Patrik Ring-
ecléctico y retórico, epígono ción, cuando se suceden un intensa; Michael Weinius borg. La obra superó brillan-
de Claudio Monteverdi. Una momento feliz del coro, los (Alex Sebastian), es el ena- temente la prueba del públi-
musica trufada de ritmos bra- solos de Alicia y Devlin —este morado que oscila entre la co, que se rindió a ella con
sileños de los cincuenta pero particularmente exigente— y ingenuidad y el furor con el ovaciones puesto en pie.
que recuerda a El caso los dúos de los protagonistas. color justo. La dirección
Makropoulos de Janàcek en Dominadora de la fun- escénica de Keith Warner Franco Soda
42
312-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/10/15 21:04 Página 43

ACTUALIDAD
SUIZA

Debut de Christian Gerhaher como Wozzeck

MONIGOTES CHILLONES,
MACABROS Y
GROTESCOS
Opernhaus. 13-IX-2015. Berg, Wozzeck. Christian Gerhaher,
Gun-Brit Barkmin, Mauro Peter, Brandon Jovanovich, Wolfgang
Ablinger-Sperrhacke, Lars Woldt. Director musical: Fabio Luisi.
Director de escena: Andreas Homoki.

Monika Rittershaus

RAVEL
Gun-Brit Barkin y Christian Gerhaher en Wozzeck de Alban Berg
YUJA WANG
ZÚRICH

El mundo de Wozzeck es forzuda y gritona sonoridad,


un teatro de títeres que sólo a veces disminuida y
enajena el conjunto: una hundida por el plomo de una
imagen genial que dinámica indiferenciada y
Michael Levine ha cons- sombría que no permite dis- En su esperado nuevo disco Yuja Wang interpreta
truido para la puesta del tinguir matices de color y que dos clásicos eternos: el Concierto para Piano en
señor de la casa, Andreas por su rudeza anula toda com-
Homoki. Está poblado por pasión. La orquesta de la casa sol mayor y el Concierto para Piano para la mano
hombres de carne y hueso actuó en buena forma y resca- izquierda en re mayor. Ambos están muy influen-
pero que actúan como per- tó algunos momentos solísti-
sonajes de guiñol y con su cos de la mezcolanza general, ciados por el jazz, que Ravel descubrió en una
típica gestualidad refrescan y salvando ciertos momentos de gira por los Estados Unidos en 1928.
aprietan la historia de Woz- suavidad que Berg supo
zeck para poderla narrar. El alcanzar en su partitura.
hijo de María es entonces un Con tenues emisiones
muñeco que torna imposible logró Christian Gerhaher res-
la escena final de los niños. catar momentos sepultados 1 CD
Este quiebro no puede resol- por la masa, con una voz de
ver una escenificación múltiples matices baritonales
repensada y ultraelaborada. y variedad tímbrica que, no
No obstante logra crear algu- obstante, contaron con esca-
nas envolventes imágenes. so volumen. Su Wozzeck
Muchas están grotescamente destacó por el colorido vocal
exageradas, chillonamente y la finura en la recitación de deutschegrammophon.com universalmusic.es
pintarrajeadas como cuando un dotado cantante de cáma-
María no sólo degüella al ra, desgarrado y resignado
niño sino que le arranca la en los acentos de su perfil
cabeza. El teatro de marione- demencial. Gun-Brit Barkmin
tas se cobra así su precio: la en María estuvo variada en
compasión de Wozzeck y sus acentos de puntual
María por su hijo, expresada riqueza, aunque apurada en
claramente por la música, y el registro agudo. Notable
que se pierde en medio de por su poderío vocal, el
tanta macabra caricatura. tenor Mauro Peter. En el
También así Fabio Luisi ha Capitán, Wolfgang Ablinger
leído la partitura: chillona y alardeó de una voz no siem-
grotesca. El director zurra su pre libre de engolamiento.
luminoso y sutil colorido,
insiste en una permanente, Reinmar Wagner

43
312-Entrevista.qxp_Actualidad 22/10/15 22:30 Página 44

ENTREVISTA

FRANCO FAGIOLI:

“SI
POR MÍ
FUERA,
CANTARÍA
AÚN MÁS
ROSSINI”
Convertido en una de las
grandes estrellas de la música
antigua y de ese fascinante
universo de los contratenores,
que cada día cuenta con más
adeptos, el argentino Franco
Fagioli ha marcado otro jalón
en su carrera al ser el primer
representante de su cuerda
que firma un contrato en
exclusiva con el sello
discográfico Deutsche
Grammophon. Fruto de esa
colaboración es la versión del
Orfeo ed Euridice de Gluck
que ha aparecido
recientemente. Nacido en
1981 en San Miguel de
Tucumán y residente en
Madrid desde hace ya varios
años, Fagioli analiza en esta
entrevista su pasado, su
presente y su futuro
como cantante.
Fotos: Julian Laidig/Archiv

44
312-Entrevista.qxp_Actualidad 22/10/15 22:30 Página 45

ENTREVISTA
FRANCO FAGIOLI

S e ha convertido en el primer contra-


tenor que tiene Deutsche Grammo-
phon como artista exclusivo. ¿Cómo
se ha gestado su incorporación a este
sello?
Haendel, que ya había trabajado con
Senesino, con Caffarelli y con Carestini,
entre otros, llega a decir que Guadagni
es el mejor de todos los que han colabo-
rado con él. Y Charles Burney, el cronista
Y a su voz, ¿qué es lo que le va mejor?
Me puedo desenvolver sin proble-
ma en los roles sopraniles, pero siem-
pre he dicho que cantaré todo aquello
que le quede bien a mi voz. Usando la
Siempre es una sumatoria de musical, define la forma de cantar de terminología de hoy, mi registro es
muchas cosas. A veces las casas disco- Guadagni como “salvaje”. Cantando el mezzosoprano, y eso supone que pue-
gráficas te conocen mucho antes de papel de Orfeo, ¿encuentra algo de ese da cantar tanto un Senesino como un
que sepas que ellas saben de ti. El salvajismo? Carestini.
anuncio se hizo el pasado mes de julio, Lo que yo descubro cantando Orfeo Usted se mueve por todo el repertorio
pero los contactos se habían iniciado ed Euridice es que hay una cuestión operístico del XVIII, desde Haendel hasta
bastante antes. Yo he sido un poco más física muy fuerte, en la que tal vez ten- Mozart, pero también se adentra en el
conocido a raíz del Artaserse de Vinci. ga cabida ese calificativo de salvaje, de XIX, con Rossini. ¿Dónde se encuentra
Fue algo bastante exitoso y parece que animal, de fisiológico, de humano, de más cómodo?
a partir de ese momento la discográfica carne y hueso… El rol está escrito No es que agarre lo que me tiren,
aumentó su interés en mí. sobre el efecto de la palabra, sobre lo pero mi iniciación en el canto tuvo que
Su debut se produce con el Orfeo ed que es la declamación. Encuentro en ver con la escuela belcantista italiana.
Euridice. Y lo hace con Insula Orchestra, esta ópera una situación que no sólo es Mis primeros pasos no fueron los
de reciente formación, y con una direc- vocal, sino que incluye a todo el cuer- comunes de otros contratenores. Tuve
tora, Laurence Equilbey, especialista en po. A veces pienso que el canto tiene a una soprano y a un barítono como
coros pero no tanto en ópera. Parece algo de animal y tal vez sea Orfeo ed maestros, que quisieron ver cómo fun-
una apuesta arriesgada. Euridice el ejemplo más gráfico. Segu- cionaba mi voz en el bel canto. En esa
Si es arriesgada o no lo sabe mucho ramente ese salvajismo que menciona- música también me encuentro muy a
mejor la discográfica. Yo me dedico a ba Burney cuando se refería a Guadag- gusto.
hacer lo que creo que mejor se me da: ni tenga que ver con mi forma de sentir Volviendo a Caffarelli, resulta que en Ita-
cantar. Orfeo ed Euridice es una ópera el canto y, en especial, esta ópera, que lia es un ídolo de masas, pero luego va a
muy significativa en mi vida, porque fue está basada más en el teatro que en la Londres y Viena, y en ninguna de ellas
lo primero que canté cuando ingresé en coloratura napolitana propia de aquel triunfa. Haciendo una comparación
la escuela de ópera del Teatro Colón de momento. entre aquellos castrados y los contrate-
Argentina. Para mí aquello fue otro hito, Su anterior disco estaba dedicado a otro nores actuales, ¿cree que el gusto por
ya que me convertí en el primer contra- castrado, Caffarelli, que debía de tener determinadas voces es una cuestión de
tenor que entró en esa escuela. Lauren- poco que ver con Guadagni. Por cierto, modas?
ce me propuso hacer una serie de con- de Caffarelli escribía el poeta-empresa- Sí, claro. El gusto va cambiando,
ciertos con Orfeo ed Euridice a finales rio Metastasio, en una carta a su amigo desde siempre. Lo que gustaba en el
de 2014 y poco después fue cuando se Farinelli, que su voz era “falsa, estridente siglo XVIII o en el XIX no gusta hoy. Si
concretó mi firma con Deutsche Gram- y desobediente”, y que “en los recitati- escuchamos grabaciones de finales del
mophon. A ellos les interesaba tener vos parece una monja vieja”. XIX o de principios del XX, esas voces
este título en su catálogo, ya que la ver- ¡Qué curiosa opinión! Caffarelli nos suenan raras, pero era lo que en
sión que figuraba en él, a cargo de Marc excede un poco lo que es el músico y esa época gustaba. Nunca sabremos
Minkowski, era la de París de 1774, no entra también en lo que es el personaje. realmente cuál fue la situación de los
la de Viena de 1762. Era extremado cuando cantaba, pero castrados, pero en el caso de Caffarelli
Pero en este álbum también figuran frag- también lo era en su forma de ser. La tenemos que decir que las dos óperas
mentos de la versión parisina. música que se compuso para él lo que Haendel escribe para él, Faramon-
Sí, porque, como cantante, me inte- demuestra. Todo lo que él canta es do y Serse, no son precisamente las más
resaba incluir el aria “Addio, o miei sos- siempre muy exigente, vocalmente bellas de su producción. No resiste
piri” para dar un poco de coloratura al amplísimo. comparación Serse con Ariodante o con
final del primer acto, que es lo que no Cuanto usted canta papeles escritos para Giulio Cesare. Lo que se hace ahora es
tiene esta ópera en su versión de Viena. Guadagni, para Caffarelli, para Senesino aplicar el bel canto con un gusto
¿En qué se identifica con Orfeo? o para Carestini, ¿percibe diferencias en moderno, porque el bel canto que se
Orfeo, como personaje, representa la manera de componer, se trate del hacía en el siglo XIX era otra cosa. La
muy bien lo que hacemos los cantantes: autor que se trate? voz, además, se usaba con otros pará-
con la voz, intentamos ir hacia delante Totalmente. En cada composición metros. Le voy a dar una cita que llevo
en muchos aspectos de la vida. Cantar hay ciertos parámetros que se repiten, en el teléfono celular y que es lo que
es mi pasión, pero al mismo tiempo es dependiendo de para quién está escrita opinaba Charles De Brosses sobre los
mi trabajo, es lo que Dios me dio y lo y que tienen que ver con la vocalidad castrados.
que puede que a cierta gente interese y de cada cantante. En el caso de Senesi- Adelante.
guste. no, su registro es bastante limitado. El “El timbre es claro y agudo como el
¿Qué caracteriza a esta ópera en compa- cantaba como alto y su nota más aguda de los niños, pero mucho más fuerte.
ración con otras del mismo periodo? sería un Mi, como mucho. Pero se ve No parece que están cantando una octa-
Es una ópera bisagra entre el barro- que tenía un gran fraseo y una gran va por arriba de las voces naturales
co y el clasicismo, porque Gluck lo que redondez de la voz en el centro grave. femeninas. Su voz es casi siempre algo
hace un poco es volver a la tragedia Por eso la música para Senesino suele seca y agria, muy alejada de la dulzura
griega, que es la génesis de la ópera. ser muy elegante, muy heroica… En el juvenil y suave de las voces femeninas.
Eso queda plasmado en Orfeo ed Euri- caso de Carestini, el registro es más Pero son brillantes, ligeras y llenas de
dice, que todo el tiempo es declama- amplio, pues llega casi hasta lo que es resplandor, muy fuertes y extensas”. Me
ción, en el más puro estilo del teatro el soprano, con un buen dominio del parece muy revelador. ¿Qué está dicien-
clásico. La agudo como nota de sostén o de do? Pues que no eran voces bellas; eran
Gluck la escribe para Guadagni, que no lucimiento. Caffarelli, en cambio, es voces que destacaban por la potencia.
es uno de los castrados más célebres. algo sin límites. Los castrados eran fenómenos y había

45
312-Entrevista.qxp_Actualidad 22/10/15 22:30 Página 46

ENTREVISTA
FRANCO FAGIOLI

mucho morbo a la hora de verlos miento difuso de no saber qué estás Horne. Ahí descubrí que había distintas
actuar. Evidentemente, habrá habido escuchando, me parece maravilloso, maneras de cantar entre los contrateno-
belleza en sus voces, pero no era eso lo porque al fin y al cabo lo que busca el res, que hoy prefiero identificar, como
que más interesaba al público. artista es sorprender. También soy en el pasado, con diferentes tendencias
Estamos viviendo la época dorada del consciente de que hay un doble públi- y escuelas y, también, que, sin saber
contratenorismo, pero, en contraposi- co: el público entendido y el público por qué razón todavía en aquel
ción, hay directores que no quieren tra- que recibe el arte de la manera más momento, contratenores y mezzos can-
bajar con contratenores porque sostie- inocente, que a veces es el más agrade- taban los mismos papeles. Fue cuando
nen que no son voces naturales. Es el cido. Y los dos públicos son necesarios. me interesé por todo lo referente a los
caso de Fabio Biondi o de René Jacobs, Usted, en realidad, no iba para cantante, castrados y cuando comprendí que
mucho más elocuente por cuanto él mis- sino para pianista. unos papeles iban mejor a mezzos que
mo fue contratenor. ¿No es una falacia El canto ha sido siempre algo muy a contratenores, en función de la voca-
decir que la voz de un contratenor no es importante en mi vida. Canto desde lidad. Por eso siempre digo que mi
natural por cuanto la voz de todo can- niño, primero, en un coro infantil, y modelo tiene más que ver con el canto
tante, ya sea tenor, barítono o soprano, luego ya en otros papeles. Era aún muy italiano que, por ejemplo, con la escue-
tampoco lo es, desde el momento en chico cuando canté La flauta mágica. la inglesa de contratenores.
que usa el registro de cabeza o que recu- Con 11 años, me puse a estudiar piano, Lo cierto es que en no pocos sitios
rre a artificios ornamentales? pero sin dejar de cantar en coros. A esa siguen siendo reacios a contratar contra-
Volvemos a lo de antes: va a ser edad no tienes claro a qué te vas a tenores para papeles de castrados. El
siempre una cuestión de gustos y, tam- dedicar, así que lo que hacía era estu- Teatro Real de Madrid es un claro ejem-
bién, va a depender del cantante. No diar música y formarme. Hasta que un plo: en la reciente Alcina, los tres papeles
todos los contratenores son iguales, no buen día descubrí que era contratenor masculinos para voces agudas han sido
todos suenan igual, no todos emplean y que me podía dedicar de lleno a ello. encomendados a seis mujeres.
la misma técnica… Natural o no natu- Gracias a Dios, ya tenía ese bagaje de Las oficinas de los teatros son luga-
ral, no creo que sea el parámetro apro- formación musical, que en buena medi- res muy particulares. No digo que todos
piado. A mí me parece que en el caso da me vino dado por haber estudiado los contratenores del mundo puedan
de los contratenores hay mucha diver- piano. Quizá en aquellos años pensé en cantar los papeles escritos para castra-
sidad tímbrica, técnica, estilística y de dedicarme al piano, pero el canto, aun- dos. Cantar un Sesto de Mozart o un
escuelas, y ello es importante porque que yo no lo viera tan claro, estaba ahí. Ruggiero de Haendel no es algo que
permite al director de turno la posibili- Descubre que es contratenor escuchan- esté al alcance de todos. Habrá quien lo
dad de elegir. Pero eso también pasaba do una grabación del Stabat Mater de pueda hacer y habrá quien no. Mi voz
antes. En el Londres de Haendel existí- Pergolesi en las voces de Emma Kirkby y se llama contratenor para que la gente
an tanto los castrados como los contra- James Bowman. entienda lo que hago, pero en realidad
tenores. Unos venían de Italia y otros Así fue. Hoy en día, gracias a You- mi registro es el de mezzosoprano. Gra-
estaban ya allí. Por eso tenían maneras tube, cualquiera sabe lo que está pasan- cias a ese registro, tengo la posibilidad
diferentes de cantar y por eso se utili- do en el otro extremo del mundo, pero de cantar un Sesto o un Ruggiero. Los
zaba al castrado para la ópera italiana hace unos años no ocurría lo mismo. teatros no tienen por qué conceder
y al contratenor para el oratorio inglés. Cuando empecé a cantar, no sabía que siempre esos papeles a contratenores,
Con los contratenores sucede hoy lo era contratenor. Y las personas que pero es otra opción. Dependerá de las
mismo: no todos vienen del bel canto tenía a mi lado, tampoco lo sabían. Me condiciones del cantante, por un lado,
italiano, sino que hay quienes cantan limitaba a cantar como cuando era niño y dependerá del director del teatro, por
más a la inglesa o a la alemana. La dife- o intentaba imitar a las sopranos. Des- otro lado. Para mí, en los últimos tiem-
rencia de sonidos básicamente tiene cubrí que había un registro que se lla- pos se han abierto muchas puertas, gra-
que ver con la técnica vocal y con el maba contratenor y que era el mío el cias a lo cual he podido hacer los pape-
color de la voz, no con que sea natural día que escuché a Bowman cantando el les de Sesto en Lorena, de Idamante en
o deje de serlo. Stabat Mater. Pero para mí, que había Londres, de Ariodante en Karlsruhe o
Como consecuencia del boom contrate- sido niño cantor tanto tiempo, lo de de Aureliano, de Rossini, en Italia. Y
noril, hay muchos jóvenes que quieren usar la voz de cabeza era algo de lo gracias a ello voy a poder intervenir en
ser contratenores. ¿Qué consejo les más normal. la Semiramide de Rossini próximamen-
daría? Porque mi impresión es que En Argentina ya había algún contratenor te en Francia, en el rol de Arsace.
muchos llegan aquí pensando que por como Martín Oro o como Fabián Schof- Hace todo el XVIII y llega hasta el XIX,
dar un agudo muy brillante ya tienen el frin, pero estaban en Europa. No existía, pero no frecuenta demasiado el Seicen-
camino allanado. por tanto, una tradición de falsetistas to. ¿Hay algún motivo para ello?
Pues no, no es así. El camino alla- como la que podía haber en Inglaterra o Si por mí fuera, cantaría aún más
nado tiene que ver con el gusto y con en Estados Unidos. En ese sentido, los Rossini. Pero soy un contratenor, estoy
el público. Un contratenor es como contratenores argentinos, españoles o y estaré asociado a los repertorios
cualquier otra voz: has de formarte y italianos lo han tenido más complicado. haendeliano y monteverdiano, que de
estudiar música y técnica. No basta con En mi caso, nadie sabía lo que yo hecho amo igualmente. Quizá Seicento
cantar un agudo, aunque lo pueda era. Pero en el mismo instante en que no es lo que más he hecho hasta ahora,
parecer a veces. Y creo que es hasta supe que era contratenor, me di cuenta pero he tenido el placer de cantar en
peligroso que un cierto sector del de que yo no sonaba tanto como Bow- algunos títulos muy representativos de
público pueda pensar que el éxito de man, notaba ya que el sonido de mi ese repertorio, como lo son L’incorona-
un contratenor está en dar un agudo voz no tenía mucho que ver con esa zione di Poppea o Il ritorno d’Ulisse in
brillante. Volvemos a lo que decíamos manera más inglesa de cantar de ciertos patria. En concreto, el próximo año,
de los castrados: tiene mucho que ver contratenores. Por eso, mis referentes cantaré L’Eliogabalo, de Cavalli, en la
con el morbo de ver cantar a un hom- en general no fueron los contratenores, Ópera Garnier. Es un repertorio maravi-
bre estos sonidos agudos, tal vez más sino las grandes mezzos del momento: lloso, que pone al cantante en la posi-
propios de una soprano o de una mez- Cecilia Bartoli, Anne Sofie von Otter, ción de entender la génesis de la ópera,
zosoprano. A mí ese morbo, ese senti- Jennifer Larmore o, incluso, Marilyn en el decir cantando. De Monteverdi al

46
312-Entrevista.qxp_Actualidad 22/10/15 22:30 Página 47

ENTREVISTA
FRANCO FAGIOLI

potencia de la voz del


cantante.
El público ha de
saber que la voz que
va a escuchar no tiene
por qué sonar como
esta o como aquella
otra voz. ¡A ver si por
querer escuchar una
voz muy grande nos
estamos perdiendo
cosas más interesantes!
¿Usted quiere siempre
fuerte y agudo o quie-
re otra cosa? El riesgo
de dañar una voz
depende del cuidado
que cada uno le dé a
su instrumento. Y yo
tengo muy claro cuál
es mi instrumento. Si
canto en un teatro de
dimensiones grandes,
no voy a forzar la voz;
la usaré como siempre
lo hago y a cada
espectador le llegará
de manera diversa,
verismo vamos siempre en esa idea de dencia en Madrid, sólo ha cantado una como diversos somos cada uno de los
decir cantando. El Seicento es una gran vez, en Santander. seres humanos. El espectador tiene que
escuela, es teatro puro en el canto, en ¡Ya ve, son las cosas de la vida! Pero entender que no es lo mismo un disco
la voz... Lo disfruto mucho. creo que pronto habrá algo, todavía no que una actuación en directo. Es mara-
¿Se ve haciendo otro repertorio que no digo nada. Me encantaría cantar en el villoso el disco, es maravilloso que yo
sea el operístico? Por ejemplo, una Teatro Real, ya que vivo en Madrid. pueda estar en su casa y que usted me
Pasión según San Mateo o una cantata de Bueno, lo de vivir es un decir, porque escuche, pero el directo posee otras
Bach. estoy casi todo el año viajando debido magias. Si no está dispuesto a descu-
He hecho la Pasión según San Juan a mis compromisos profesionales. brirlas, mejor quédese con el auricular.
y la Misa en Si Menor, pero el “Erbarme ¿Qué tiene que decir a quienes opinan Fuerte y agudo no es siempre lo mejor
dich” está esperando por ahí a que lo que la carrera de un contratenor es más y más interesante; la música está llena
haga en algún momento. Bach es muy corta que la de un tenor o una soprano? de colores y texturas que hay que des-
especial. No sé, no sé… ¡Dios me dé salud y cubrir.
¿Hay que cambiar mucho el chip para larga vida! Cualquier tipología vocal Me han dicho que es usted un apasiona-
estar haciendo Haendel y Mozart y puede tener problemas, eso ya lo sabe- do del tenis.
ponerse de repente a cantar Bach? mos todos. Hoy en día los cantantes Me gusta mucho, es mi hobby. Cada
Hay una base, que es la declama- tenemos la posibilidad de cantar en vez que puedo, lo practico. Empecé a
ción. Por supuesto, si tomamos a Bach salas de distintas dimensiones, pero eso jugarlo cuando era niño y acompañaba
hay ciertos aspectos de su discurso no hace cambiar el instrumento que a su club de tenis a mi madre, que
musical que son peculiares, líneas tenemos dentro y que sigue siendo el todavía sigue jugando. Pero luego apa-
melódicas complejas y no tan predeci- mismo. Se pondría en peligro una voz recieron la música, los coros y los ensa-
bles, que obligan al cantante a surfear, en relación a una sala grande o peque- yos, y tuve que dejar de lado la raqueta.
por decirlo coloquialmente, sobre la ña si se intentase cambiar el instrumen- ¿Del Potro, Nadal, Federer o Djokovic?
línea vocal de manera diferente a lo to vocal, cosa que no entra dentro de Cada uno tiene sus cosas. Nadal me
que sería un Haendel o un belcantista. mis pensamientos. Hoy en día estamos gusta mucho, me parece un derroche
Pero partimos de la base de que esta- confundidos sobre cómo tiene que físico, esa fuerza animal de la que
mos diciendo algo y que eso es algo sonar algo y nos olvidamos de que una hablamos antes cuando nos referíamos
común a todos. voz es un ser vivo y no una máquina o a Guadagni.
¿Cuál es su papel soñado que no ha un instrumento musical tangible. Si tú ¿Quién habría sido Nadal de haber naci-
podido hacer todavía? diriges una orquesta y la tiras encima do en el siglo XVIII y haberse dedicado a
No es fácil de contestar. He podido del cantante, el pobre cantante se ve la ópera?
estrenar algunos que siempre había obligado a dar alaridos para que se le Caffarelli, por su amplitud de regis-
querido hacer, como el Sesto de Mozart escuche. Eso es algo que tiene que tro.
o el Aureliano de Rossini. Todavía que- comprender el director. Ahí entramos ¿Federer?
dan roles que me gustaría hacer, sobre en un drama de la actualidad, que tiene Es el Senesino del tenis, por su ele-
todo de Rossini y de Mozart. que ver con que lo importante no es gancia.
¿En qué escenario en el que no ha actua- que la voz sea grande o chica, sino con ¿Djokovic?
do le gustaría cantar? el hecho musical que está sucediendo Carestini, por esa personalidad tan
En varios, sin duda. allí. histriónica que posee.
Aquí, en España, supongo que en Pero hay una buena parte del público
muchos, ya que a pesar de tener su resi- para la cual lo más importante es la Eduardo Torrico

47
312-Entrevista.qxp_Actualidad 22/10/15 22:30 Página 48

D I S C O S
EXCEPCIONALES

LOS DISCOS XCEPCIONALES


DEL MES DE NOVIEMBRE
La distinción de DISCOS EXCEPCIONALES se concede a las novedades discográficas que a juicio
del crítico y de la dirección de la revista presenten un gran interés artístico o sean de absoluta referencia.

DVORÁK: SHOSTAKOVICH:
Sinfonía nº 9, ‘Nuevo Mundo’ Cuartetos de cuerda núms. 4, 8
op 95. Suite Americana op. 98b. y 11. CUARTETO CARDUCCI.
ORQUESTA SINFÓNICA DE BAMBERG. SIGNUM CLASSICS SIGCD418
Director: ROBIN TICCIATI.
SACD Tudor 7194
La interpretación de los cuatro
movimientos del Cuarto por el
Cuarteto Carducci nos hace
Es una hermosa referencia la pensar que estamos ante un
de Ticciati y Bamberg, aunque
comienzo de ciclo retenido,
parezca sorprendente a estas
elegante, mesurado. Ojalá sea
alturas, y se podría recomen-
este CD un aperitivo. De ser
dar como primera opción si
así, el banquete será espléndi-
existiera siquiera un aficiona-
do, incomparable (o, mejor
do en ciernes que no la tuviera
dicho, propicio a compararlo
en su discoteca. S.M.B. Pg. 55
por contraste con otras lecturas
integrales). S.M.B. Pg. 62

LUTOSLAWSKI: TANSMAN:
Concierto para piano y Quatro tempi di mazurka.
orquesta. Sinfonía nº 2. Variations sur un thème de
KRYSTIAN ZIMERMAN, piano. Scriabine. Prélude et interlude.
ORQUESTA FILARMÓNICA DE BERLÍN. Pièce en forme de passacaille.
Director: SIMON RATTLE. CASSADO: Catalanesca.
DEUTSCHE GRAMMOPHON 479 4518 Canción de Leonardo. Sardana
chigiana. Leyenda catalana.
El tejido sonoro con que Rattle Preámbulo y sardana. Dos
rodea, protege o transporta a cantos populares finlandeses.
Zimerman está expresado con STEFANO GRONDONA, guitarra.
toda la riqueza que requieren STRADIVARIUS STR 37011
los matices de Lutoslawski y el
respeto del virtuosismo del Hay aires de danza en este
pianista polaco. S.M.B. Pg. 58 repertorio, y también ecos más
o menos explícitos del folclore
pero hay bastante más. Todo
interpretado con la solvencia y
la autoridad habituales en
Grondona. Un CD verdadera-
mente sensacional. J.P. Pg. 64

SCHUBERT: LE CHANT DE
Sonatas D 894 y D 960. LESCHIQUIER:
Melodía húngara D 817. Obras de Binchois, Dufay,
Momentos musicales D 780. Ciconia, Bruolo, Bedyngham,
Allegretto D 915. Cuatro Dunstaple y anónimos.
impromptus D 935. BARBARA ZANICHELLI, soprano. PAU
ANDRÁS SCHIFF, fortepiano. MARCOS, vihuela de arco; ANGÉLIQUE
2 CD ECM NEW SERIES 2425/26 4811 572 MAUILLON Y REINHILD WALDEK, arpas.
TASTO SOLO.
La grandeza de este viejo y PASSACAILLE 1012
nuevo Schubert de Schiff radi-
ca precisamente en todo lo Soberbia interpretación la que
que, como intérprete, como nos regala Tasto Solo, sorpren-
artista, vuelca en estas versio- dente y variada como pocas,
nes cargadas de humanidad, alternando gran variedad de
sinceridad, claridad, trasfondo estados de ánimo que hacen
popular y cercanía al pentagra- que el programa transcurra en
ma y a su autor. J.R. Pg. 61 un suspiro, tal es su poder evo-
cador. U.S. Pg. 66

48
312-Estudios.qxp_Actualidad de Discos 22/10/15 20:44 Página 49

DISCOS Año XXX – nº 312 – Noviembre 2015

GUITARRERÍAS

S
on muchos los discos de guitarra que llegan a nuestra
redacción, discos que tratan de llenar vacíos en el
repertorio, discos que insisten una y otra vez en las
mismas obras, archigrabadas, discos que son la espe-
ranza de una revelación en un panorama muy duro. Es
curioso este universo guitarrístico que a veces da la sensa-
ción de ser demasiado endogámico, como
mirándose a sí mismo en músicas e intérpre-
tes. Y, sin embargo, hablamos de un instru-
mento popular por muy culto que también
sea. En este aspecto cabe destacar los esfuer-
zos de dos de nuestros mejores intérpretes
de las seis cuerdas para tratar repertorios a la
vez populares y evocadores, siempre temas
bien construidos, de esos que engrandecen
el género al que pertenecen. El leridano Car-
les Trepat con un disco que hace tiempo que
está en el mercado pero que nos permitimos
recordar aquí, donde no cabe la crítica
por mor de su contenido: Quiroga
(EMEC), que recoge coplas del maestro
sevillano, algunas ya grabadas en 1997
para aquel Nuevos Medios del inolvida-
ble Mario Pacheco y el resto de nuevo
cuño, utilizando guitarras construidas
por Antonio Torres y Santos Hernández.
El riojano Pablo Villegas hace lo propio
con Americano (Harmonia Mundi), don-
de a Villa-Lobos y Bernstein se unen
John Williams, Antonio Lauro o Pedro
Elías-Gutiérrez en una demostración de
que con una guitarra se puede dar la
vuelta al mundo o, por lo menos, cruzar
el charco. O viajar de Rusia a España,
que es lo que hace Artyom Dervoed en
su álbum Gost&Shadows, subtitulado
Music of Spain. Demasiado oscuro, tal
SUMARIO vez, ese título, teniendo en cuenta que
desde Mudarra a Moreno-Torroba y sus
Castillos de España, pasando por Joaquín
ACTUALIDAD: Rodrigo y su Sonata Giocosa, hay mucha
Guitarrerías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 luz. Por otra parte, Brilliant presenta la
obra estrictamente para guitarra de Turi-
REFERENCIAS: na —sólo media hora de música que, a
Mozart: Gran Partita. E.P.A... . . . . . . . . . . . . . 50 pesar de lo barato de sus discos parece
poca cosa— por el belga Jan Depreter
DISCOS de la A a la Z . . . . . . . . . . . . . . . 52 —fue mucho más generoso José Manuel
Dapena cuando incluyó también dos
DVD de la A a la Z . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70 arreglos— y los tres libros de Appunti,
op. 210 de Castelnuovo-Tedesco por el
ÍNDICE DE DISCOS CRITICADOS. . . . . . 72 italiano Enea Leone. Como decía García
Lorca, a la guitarra “es imposible callarla”.
49
312-Estudios.qxp_Actualidad de Discos 22/10/15 20:44 Página 50

D D
I SI CS O
C O
S S
REFERENCIAS

Mozart

SERENATA Nº 10 EN SI BEMOL MAYOR,


K. 361, PARA 13 INSTRUMENTOS DE
VIENTO, “GRAN PARTITA”
REFERENCIAS

Entre las numerosas sabrosas, ora solistas, cada comenzado a grabar el 10 de Warner). No hemos podido
obras de Mozart para uno a su tiempo, los instru- noviembre de 1947. Una elec- averiguar los nombres de los
conjunto de instrumen- mentos no dejan jamás de can- ción inesperada de este direc- miembros de ese para noso-
tos de viento, esta Sere- tar en función de un conjunto. tor para su primer testimonio tros desconocido Quinteto de
nata para dos oboes, Digamos como curiosidad que con los Wiener por ser una Vientos de Londres ni los del
dos clarinetes, dos corni aquí aparecen por primera vez obra con sólo trece instrumen- Conjunto que les acompaña,
di bassetto, dos fagots, los corni di bassetto en la obra tistas (aunque ese mismo día aunque seguramente todos
cuatro trompas y contra- de Mozart (el primer Trío del se empezó a grabar también la serán miembros de la New
fagot (sustituido a veces primer Minueto está reservado Heroica con la orquesta al Philharmonia con los nombres
por un contrabajo), fue a ellos unidos a los clarinetes completo). Es el primer testi- cambiados por razones con-
comenzada en Múnich a y, como nos cuenta Brigitte monio que deja constancia de tractuales. La versión de la K.
principios de 1781 (el Massin, es una “íntima asocia- la entonación de los vientos 361 es imponente, grandiosa y
Elector disponía de la ción que caracterizará muchas vieneses, a los que Furtwän- ciertamente majestuosa, a
más bella orquesta con obras con destino masónico gler les insufla su personalísi- veces en exceso, aunque en la
los instrumentistas de viento del período vienés” (cfr B. ma respiración, dando como recreación perviva sobre todo
más virtuosos que entonces se Massin, Mozart, pág. 1088. resultado la versión más pro- el talante intelectual, lúcido y
podían encontrar, y es segura- Turner). funda, bella y expresiva de objetivo del director, que, una
mente en ellos en quien el De la discografía que exis- todas las existentes. “Existe vez más, hace una precisa y
compositor se inspiró para su te en la actualidad, hemos una escuela vienesa de oboe, clarísima disección en la que
creación). La Serenata fue ter- estudiado siete referencias de de clarinete, etc.”, apuntaba todo se oye, con una memora-
minada en Viena ese mismo lo más variado que abarcan este director en un texto a ble respuesta de estos vientos
año, donde Mozart consiguió directores tan distintos como mayor gloria de la Filarmónica ingleses perfectamente amol-
su libertad al romper con su Furtwängler y Boulez pasando de Viena, “no una fábrica de dados a las exigencias de su
patrón, el arzobispo Collore- por los que pueden ver más instrumentos, sino una escuela director. No obstante, hay
do. Con sus siete movimien- abajo. No hemos podido con- de instrumentistas. Y a través algunos aspectos discutibles,
tos, la Gran Partita (nombre seguir alguna versión que en de ellos es Viena la que toca, la como la excesiva morosidad
añadido que no procede de la
mano de Mozart), supera
ampliamente la duración de
cualquiera de sus sinfonías,
situándose justo detrás de la
Serenata Haffner entre las
composiciones instrumentales
más imponentes del catálogo
mozartiano. Pero a diferencia
de aquélla y de otras grandes
serenatas salzburguesas, su
longitud nace de la necesidad
de equilibrio entre el potencial
constructivo y el expresivo.
Desde luego un abismo separa
esta obra monumental de su día tuvo cierto predicamen- Viena de Mozart que ha queda- de alguno de los Minuetos,
todos los divertimentos para to (Barenboim con miembros do viva”. A pesar de lo añejo además del tono fundamental-
instrumentos de viento escri- de la Orquesta de Cámara de la grabación, quizá algo mente intelectual del primer
tos con anterioridad, estamos Inglesa para EMI) y que nom- mejorada en el reprocesado de Adagio (tercer movimiento),
en presencia de una obra bramos a título informativo, Naxos (ya bastante buena en en el que se echa de menos
extraordinaria que requiere un pues no la conocemos, lo mis- EMI-Références) oír por ejem- más expresividad, más carne
genio excepcional para resol- mo que otras como las de plo el primer Adagio en esta en el asador, como acabamos
ver los problemas nacidos de Boskovsky (Decca), Brüggen versión, una especie de noctur- de ver con Furtwängler. En
la masa del conjunto instru- (Philips), Brymer (Decca), no realmente apasionado de conjunto, de todas formas,
mental, anormalmente denso, Kuijken (Accent) o Paavo Järvi inconfundible tono afectuoso, versión muy recomendable
de los trece instrumentos. Se (Chandos) que obviamente es una experiencia única. La que se puede encontrar en los
trataba de evitar dos escollos también tendrán su interés. versión ha resistido estupenda- habituales sitios de internet a
principales: por una parte la Furtwängler. Solistas de mente el paso del tiempo, y a precio muy económico.
densidad y la confusión, y por viento de la Filarmónica de los 68 años de su nacimiento Böhm. Solistas de viento
otra el deshilachado del con- Viena sin especificar (EMI sigue conservando su subyuga- de la Filarmónica de Berlín.
junto instrumental esforzándo- Références, 1947, 48’. Acopla- dora sonoridad y su personali- Lothar Koch, Gerhard Stemp-
se por concertar entre ellos. da con la Pequeña Serenata dad fuera de lo común. nik, oboes I/II; Herbert Stähr,
Mozart no hace ninguna con- Nocturna. Disponible también Klemperer. London Wind Alfred Bürkner, clarinetes I/II;
cesión a la galantería concer- en Naxos). Fue el primer Quintet & Ensemble, sin espe- Frank-Ulrich Wurlitzer, Peter
tante: ora al unísono, ora aso- registro en estudio de cificar (EMI, 1963, 48’. Acopla- Geisler, corni di bassetto I/II;
ciados en múltiples combina- Furtwängler con miembros de da con la Serenata K. 375. Manfred Braun, Henning Trog,
ciones tan delicadas como la Filarmónica de Viena, Actualmente disponible en fagots I/II; Gerd Seifert, Sieg-
50
312-Estudios.qxp_Actualidad de Discos 22/10/15 20:44 Página 51

D D
I SI CS O
C O
S S
REFERENCIAS

fried Schäfrich, Günter Köpp, de serenatas de Mozart por ducción ideal de esta clase de Boulez nos cuenta en el libre-
Manfred Klier, trompas I/IV; Harnoncourt, obviamente obras, aunque quizá carezca to de este curioso disco que
Karl-Friedrich Jungk, contrafa- todavía más caro. La versión es del encanto y profundidad de ha incluido estas dos obras en
got. (7 CD DG Collectors, una curiosidad casi operística, las versiones clásicas que el CD por tener el mismo dis-
1970, 47’. Acoplada con el res- original y contundente, con hemos visto hasta ahora positivo instrumental, trece
to de Conciertos y Serenatas acentos y matices nunca oídos (Furtwängler), así como de la instrumentos de viento —al
para instrumentos de viento de hasta la fecha, de sonoridad originalidad y el brío de otras Kammerkonzert de Alban
Mozart por Böhm y las Filar- incisiva y cortante, con una como la de Harnoncourt. Berg hay que añadirle dos
mónicas de Viena y Berlín). intensidad rítmica, un colorido Solistas de viento de la solistas de piano y violín, de
Característica producción del tímbrico y una animada vivaci- Filarmónica de Berlín, sin tal forma que la obra tiene
Böhm de la década de los 70 dad que enseguida llamará la director. Hansjörg Schellen- igual número de instrumentis-
grabando su abundante atención del oyente, aunque, berger, Andreas Wittmann, tas que la primera Sinfonía de
Mozart para Deutsche Gram- como en el caso de Böhm, oboes I/II; Karl Leister, Walter cámara de Schoenberg, una
mophon con dos de las mejo- pero en sentido contrario, qui- Seyfarth, clarinetes I/II; Man- obra de capital importancia
res orquestas de entonces (y zá no sea un plato adecuado fred Preis, Peter Geisler, corni para su discípulo. Indepen-
de ahora). La K.361 sólo está para todos los paladares. Los di bassetto I/II; Daniele dientemente de esta coinci-
disponible en el álbum que espíritus abiertos y libres de Damiano, Henning Trog, dencia, nos parece un tanto
hemos especificado con otras prejuicios sin duda que disfru- fagots I/II; Norbert Haupt- peculiar la elección de empa-
serenatas y conciertos para tarán ampliamente, lo mismo mann, Manfred Klier, Stefan rejar a Mozart con Berg en una
instrumentos de viento, con esta interpretación que Jezirerski, Fergus McWilliam, misma grabación, tanto por
pudiéndose adquirir a precio con cualquiera de las tradicio- trompas I/IV; Klaus Stoll, con- estética como por técnica (el
razonable en cualquiera de los nales que la acompañan. trabajo. (Orfeo, 1989, 48’, aco- propio Boulez dice que el
sitios de internet. La versión es Marriner. Miembros de la plada con el Adagio K. 411 y Concierto de cámara es la
impecable, un festival de soni- Academia de St.Martin in the el Adagio K. Anh. 94). Precio- obra más compleja y difícil de
dos cálidos, contrastados, sin- Fields. Celia Nicklin, Barry sa recreación que quizá más Berg). Pero, en fin, en el libre-
fónicos diríamos, en la línea Davis, oboe I/II; Antony Pay, que ninguna otra de las que to tienen numerosas razones
post romántica del Mozart de Richard West, clarinete I/II; estudiamos aquí, cumple per- de los tres principales protago-
este director que posiblemente Angela Malsbury, Hale Ham- fectamente con las intenciones nistas del disco (Boulez, Uchi-
no será plato de gusto para los bleton, corni di bassetto I/II; originales del compositor, esto da, Tetlaff) justificando la elec-
aficionados actuales, aunque Graham Sheen, Felix War- es, música en principio infor- ción. En cuanto a la Gran Par-
en su descargo hay que decir nock, fagots I/II; Timothy mal destinada a la celebración tita, una obra siempre querida
que es una interpretación cla- Brown, Nicholas Hill, Julian de fiestas o efemérides diver- por Boulez, se le da en esta
ra, contrastada, vital e impeca- Baker, Colin Horton, trompas sas de la alta burguesía o la versión especial relevancia a la
blemente tocada por los Berli- I/IV; Raymond Koster, contra- aristocracia. Sin embargo, esto sonoridad, hay una insólita
ner, que están a su nivel de bajo. (6 CD Edición Mozart de no implica que la interpreta- claridad instrumental en el
excelencia acostumbrado. Al Philips Vol. 5 -hoy Decca-, ción de los berlineses sea epi- grupo (se oyen cosas nunca
firmante le ha parecido feno- 1984, 48’. Acoplada con el res- dérmica o superficial. Con un oídas antes, ni con el mismísi-
menal, una versión en la línea to de Serenatas y Divertimen- sonido bellísimo (quizá más mo Klemperer), la esperada
de los Krips, Schuricht, Kleiber tos para instrumentos de vien- todavía que el de la versión distancia expresiva afortuna-
Sr. y cia, o sea, con todas las to). Tiene la ventaja, además dirigida por Böhm a estos mis- damente no aparece, y el colo-

garantías, y además muy bien de su evidente calidad inter- mos intérpretes), aquí tenemos rido instrumental, contraste,
grabada. pretativa, de pertenecer al vol. esta lectura matizada, sutil, iró- matices y refinada elegancia
Harnoncourt. Orquesta de 5 de la Edición Mozart, en nica y concisa, todo dentro de hacen de ella una versión muy
vientos Mozart de Viena. Jürg donde vienen todas las obras una fresca y natural esponta- a tener en cuenta en la disco-
Schaeftlein, Klaus Lienbacher, para vientos del salzburgués neidad. A destacar la belleza grafía (digamos también que
oboes I/II; Alois Brandhofer, dirigidas por eminentes espe- de los dos Adagios (tercer y la obra de Berg cumple sin
Wilfreid Gottwald, clarinetes cialistas (además de Marriner, quinto movimientos) o el problemas con todas las
I/II; Hans- Rudolf Stalder, encontramos a Laird, Holliger indudable encanto de algunos expectativas).
Elmar Schmid, corni di basset- y De Waart, aparte del conjun- Minuetos (segundo Trío del Por tanto y en resumen,
to I/II; Milan Turkovic, Wolf- to de vientos de la St Martin in cuarto movimiento). El disco Furtwängler para el que sus-
gang Kuttner, fagots I/II; Elmar the Fields actuando sin direc- se completa con dos bellos cribe es la indiscutible primera
Eisner, Alois Schlor, Volker tor). En cuanto a la K. 361 es Adagios para corni di bassetto, alternativa, seguida después
Altmann, Michael Höltzel, una lectura impecable, con los especialmente el K. Anh 94, por los vientos de la Filarmó-
trompas I/IV; Klaus Stoll, con- miembros de la Academy en que recuerda a alguna melodía nica de Berlín sin director,
trabajo. (Teldec, 1983, 50’. estado de gracia, como casi del Così —Soave sia il vento— aunque, como han visto, todas
Acoplada con la Serenata K. siempre por otra parte, técni- y también al comienzo del las versiones comentadas tie-
388, “Nachtmusik”). La pue- camente irreprochables, tocan- motete Ave verum). nen su interés y cualquiera de
den encontrar con este acopla- do con un evidente espíritu de Boulez. Miembros del ellas satisfará con creces las
miento en un solo disco (a música de cámara, con preci- Ensemble InterContemporain, expectativas de los más exi-
precio de oro, eso sí, en War- sión, ligereza y exuberancia sin especificar (Decca, 2008, gentes.
ner Music Japan, doy fe), o que se aproximan a lo que se 48’, acoplada con el Concierto
bien en un álbum con el resto puede considerar como tra- de cámara de Alban Berg). Enrique Pérez Adrián
51
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 52

d d
i si cs O
c O
s s
BacH - Bruckner

DISCOS BACH:

CRÍTICAS de la A a la Z
mayor densidad contrapuntís- narra con simple corrección,
Fantasía cromática y fuga BWV tica ni un esfuerzo por desta- Joseph Cornwell pasa discreta-
903. Aria variata “alla maniera car matices de color, especial- mente y Julian Podger resulta
italiana” BWV 989. Fantasía mente apreciables en las dan- francamente muy áspero en
BWV 906. Concierto italiano zas pareadas. “Geduld”. Entre las mezzoso-
BWV 971. Obertura francesa pranos, Nancy Cole, incapaz
BWV 831. steVen deVine, clave. Pablo J. Vayón de añadir a “Können tränen”
cHandOs cHacOnne cHan 0802 más emoción que el muy alto
(sémele). 2013. 72’. ddd. N PN mínimo que ya da la música
BACH: misma, ha de ceder la palma a
el claveci- La Pasión según san Mateo, Sally Bruce Payne, mucho más
nista británi- BWV 244B (primera versión). cálida en “Sehet Jesus” (donde
co Steven cHarles daniels (evangelista), peter de nuevo los oboes quedan en
Devine, HarVey (Jesús), BetHany seymOur muy segundo plano) y sobre
colaborador (soprano), Helen neeVes (soprano), todo en el recitativo que la
de algunos sally Bruce payne (mezzosoprano), precede, “Ach Golgata”. En el
de los más nancy cOle (mezzosoprano), JOsepH coro, estupendo en “Sind Blit-
célebres conjuntos barrocos cOrnwell (tenor), Julian pOdger zer, sind Donner”, resultan al
ingleses, presenta aquí un pro- (tenor), mattHew BrOOk (bajo). menos interesantes experi-
grama de bien conocidas cOrO BacH de yOrk. sOlistas mentos como la aproximación
obras bachianas, en el que se BarrOcOs de yOrksHire. director: al habla ordinaria en “O
muestran diversas tendencias peter seymOur. Schmerz!” y hasta al grito en
de la escritura del compositor 2 cd. signum. sigcd 385 (connex “Halt!”. No así que algunos
a lo largo de su carrera: músi- música). 2013. 2h.34’. ddd. N PN corales (“Wer hat dich so ges-
ca en estilo italiano y francés, chlagen” y “Bin ich gleich von
fantasías, variaciones, dípticos p eter
Sey- dir gewichen”, por nada más
con fuga. El Concierto según el mour une a citar dos contiguos) sólo se
gusto italiano y la Obertura a la llamada acompañen con órgano. Sea
la manera francesa fueron teoría Rif- como sea, cuando de una
publicados en 1735 como la kin/Parrot, interpretación de esta obra lo
parte segunda del Clavier- según la que más perdura en el tímpa-
Übung. El Aria variata parece cual cuantos no es el acompañamiento de
datar de los años de Weimar menos músicos más fidelidad “Komm, süsses Kruz” con tior-
(se ha datado entre 1708 y a Bach, la recuperación de la ba y laúd en lugar de viola da
1709), la Fantasía cromática y primera redacción de La gamba, la recomendación no
fuga, de los de Cöthen (en tor- Pasión según san Mateo, la de puede ser sino muy tibia.
no a 1720), mientras que la 1727, y no la segunda, de 1736
Fantasía BWV 906 (aquí sin la y 1742. Aunque no uniforme- Alfredo Brotons Muñoz
fuga que Bach no terminó y mente, el resultado deja al
completó una mano anónima) oyente más bien frío. En las BERIO:
suele situarse en torno a 1738. sopranos, frente al dulce tim- Sinfonia. Calmo. Quattro
Obras muchas veces grabadas bre de Helen Neeves en “Blute versioni originali della Ritirata
a las que no es fácil aportar nur”, el de Bethany Seymour Notturna de Madrid di L.
cosas nuevas. Devine las destaca en “Ich will mein Her- Boccherini. Orquesta sinfónica de
afronta con un clave de doble ze schenken” por una delga- la radiO de finlandia. Virpi
teclado construido a partir de dez que en “Aus Liebe” sólo räisänen. director: Hannu lintu.
uno de teclado simple original parece grosor por la práctica Ondine Ode 1227-5 (sémele). 2014.
de Johann Christof Fleischer inaudibilidad a la que se ven 54’. ddd. N PN
(Hamburgo, 1710), y lo hace reducidos flauta y oboes. La
desde una técnica impoluta y intimidad con que el bajo l a rein-
una notable exuberancia vita- Peter Harvey se manifiesta en terpretación
lista, que se aprecia tanto en el el papel de Cristo resulta aún desde la
empleo de tempi rápidos (o más conmovedor en “Komm, vanguardia
muy rápidos) como en un fra- süsses Kreuz” y “Mache dich”, de las músi-
seo muy articulado y un trata- y también gusta mucho la cas del pasa-
miento vigoroso de los aires naturalidad de su colega Mat- do constitu-
de danza (Obertura), lo que thew Brook en “Gerne will yó, en su momento, un soplo
no impide un planteamiento ich”. Con los tenores hay de aire fresco que revitalizó
transparente de los pasajes de menos suerte: Charles Daniels las raíces de la música de

TIPO DE GRABACIÓN DISCOGRÁFICA

N novedad absoluta que nunca antes fue editada en disco o cualquier otro soporte de audio o vídeo
H es una novedad pero se trata de una grabación histórica, que generalmente ha sido tomada de un concierto en vivo o
procede de archivos de radio
R se trata de grabaciones que ya han estado disponibles en el mercado internacional en algún tipo de soporte de audio o de
vídeo: 78 r. p. m., vinilo, disco compacto, vídeo o disco video digital

PRECIO DE VENTA AL PÚBLICO DEL DISCO

PN precio normal: cuando el disco cuesta más de 15 €


PM precio medio: el disco cuesta entre 7,35 y 15 €
PE precio económico: el precio es menor de 7,35 €

52
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 53

d d
i si cs O
c O
s s
BacH - Bruckner

avanzada de posguerra. Y en l a última BOCCHERINI: hondo y vibrante, especial-


este ámbito el cuarto movi- novedad de Quinteto en mi menor para mente sugerente en su registro
miento de la Sinfonia Jordi Savall guitarra y cuarteto de cuerdas grave, donde es admirable-
(1968/69), de Luciano Berio, es en reali- G. 451. Divertimento op. 16, mente arropado por la cuerda
se erigió pronto, incluso desde dad una nº3 para flauta y cuerdas G. del bajo, y con una chisposa y
la exégesis historiográfica, en novedad a 463. Concierto en sol mayor elegante disposición para
uno de los ejemplos más aca- medias, por para violonchelo G. 480. ornamentar las líneas de los
bados; no es de extrañar, cuanto casi la mitad de este Quinteto en re menor para tiempos extremos, dejando un
pues, su fortuna discográfica, disco dedicado a Biber (en flauta y cuarteto de cuerdas op. Adagio central de muy alta
que se enriquece ahora con concreto, la Battalia a 10) 55, nº 6. accademia OttOBOni. expresividad. El acompaña-
una nueva interpretación, pla- fue publicado hace trece Zig Zag ZZt360 (sémele). 2013. 64’. miento impulsa permanente-
to principal de este registro de años junto al Requiem a 15. ddd. N PN mente al solista hacia delante,
Ondine tras el breve aperitivo El resto del programa tiene en un concepto de notable
del patchwork de versiones su origen en la invitación la gran vio- vitalidad y depurado equilibrio
sobrepuestas —apenas con el realizada en 2014 para inter- linista fran- interno. Un bello disco.
añadido de la percusión— de venir en el Festival Resonan- cesa residen-
las Quattro versioni originali zen, en la Konzerthaus de te en España Pablo J. Vayón
della Ritirata Notturna de Viena, con la Missa Salisbur- Amandine
Madrid di L. Boccherini gensis como piedra angular Beyer enca-
(1975), lúdico ejercicio de de dicho programa, comple- beza como BRUCKNER:
orquestación sin mayores tado por el motete Plaudite concertino esta Accademia Sinfonía nº 4 en mi bemol.
complicaciones. tympana y la Sonata Sancti Ottoboni, que forman mayori- Orquesta sinfónica de pittsBurgH.
Hannu Lintu, al frente de Polycarpi. tariamente músicos italianos y director: manfred HOneck.
la orquesta de la radio finlan- Con la Missa Salisburgen- dedica un espléndido trabajo a reference recOrdings fr-713
desa y de un octeto vocal cuya sis, el Requiem a 15 y la Mis- Boccherini en este disco del (kleifri records). 2014. 66’. ddd. N PN
filiación no se indica expresa- sa Bruxellensis, grabada en sello Zig Zag Territoires. Ya se
mente, logra de la Sinfonia 1999, el director español sabe que los quintetos con la Sinfónica
una versión rica en colorido completa el trío de obras más guitarra son transcripciones de de Pitts-
tímbrico, precisa en los ata- emblemáticas del fascinante obras anteriores del propio burgh, que
ques (“O King”) e inquieta en y grandioso universo polico- compositor preparadas para el fue un día la
la rotundidad agresiva de la ral biberiano. Compuesta en marqués de Benavente, guita- orquesta de
conclusión. Quizá solo el 1682, lo primero que llama la rrista diletante: el Quinteto G. Fritz Reiner,
excesivo segundo plano que atención de la Missa Salis- 451 es en concreto transcrip- ha tenido
ocupa la parte vocal frente a la burgensis, más allá incluso ción del Quinteto con piano desde la posguerra una trayec-
orquesta en determinados de su extrema complejidad op. 56, nº 1. El guitarrista Fran- toria impecable que la ha per-
momentos afea una interpreta- contrapuntística, es el exage- cesco Romano se integra a la mitido emparejarse a las todo-
ción digna de conservarse en rado número de voces (54) perfección en el concepto poderosas Big five. Manfred
la discoteca. Pero, como indi- que demanda Biber. La cate- camerístico de la obra y sus Honeck asume esa espléndida
ca una de las frases entonadas dral de Salzburgo era (y lo intérpretes, casi se disuelve en tradición y da muestra de ello
en la Sinfonia, “the unexpec- sigue siendo) el enclave idó- ella cabría decirse, aportando en esta Cuarta de Bruckner
ted is always upon us”… En neo para distribuir los con- notas de color y líneas ondula- que merece de veras el sobre-
nuestro caso, lo inesperado es juntos de coros e instrumen- das entre las rectas y los acen- nombre de Romántica, pues
reencontrarnos con el mucho tos de tal forma que dieran tos vigorosos del cuarteto. El no es tanto una interpretación
más infrecuente Calmo, para con el perfecto equilibrio Divertimento G. 463 es un presidida por la profunda fe
mezzosoprano y orquesta de espacial que perseguía el sexteto para flauta y quinteto católica, la veneración por los
cámara, en su versión de 1989, compositor. No sólo por la de cuerdas (un contrabajo se polifonistas del siglo XVI o el
expandida respecto de la ori- propia naturaleza del edifi- añade al tradicional cuarteto): consumado dominio de los
ginal escrita en 1974 in memo- cio, sino también porque el hay en él una interesante registros del órgano que siem-
riam Bruno Maderna. En él arzobispado de aquella ciu- exploración de los distintos pre caracterizaron las grandes
encontraremos la enorme dad se había convertido en pesos tímbricos y densidades obras sinfónicas del composi-
expresividad de la escritura uno de los contados centros texturales en relación con el tor, sino por su no menos
vocal de Berio —en dicción musicales de Europa que flautista, aquí un Manuel Gra- intenso amor por la naturale-
solista poco más que acepta- mantenía vivas las antiguas natiero de sonido limpio y líri- za, con todo lo que ello impli-
ble—, su refinamiento armóni- tradiciones romana y, sobre co, como en el Quinteto G. ca en cuanto a fantasía expre-
co, siempre como subrayado todo, veneciana. La catedral 436, en puridad un quintetino siva y libertad en el fraseo. No
de la tensión lírica, y la inteli- salzburguesa posee la acústi- por aquello de que está escrito es que Honeck eluda la gran-
gencia en la construcción dra- ca precisa para soslayar los en sólo dos movimientos (el deza de la partitura, sobrada-
mática —de Homero a Sangui- cambios armónicos demasia- segundo, un minueto), aunque mente demostrada en un buen
netti, de las palabras bíblicas a do rápidos y los refinamien- es obra seria, escrita casi a la número de grabaciones de
Saadi— de esa “simple cere- tos ornamentales demasiado vez que los quintetos de la Op. excepción, pero sí libera a la
monia musical” que el compo- individuales. El mayor reto 56, de notable inspiración música de una rigurosidad que
sitor de Onaglia quiso dedicar de Savall ha sido conseguir melódica, bien atrapada en suele amenazar con despojar
a su compañero de batallas las mismas condiciones en la una interpretación transparen- al sinfonismo bruckeriano de
darmstadtianas. colegiata del Castillo de Car- te y perfectamente articulada. su esencia lírica. Por eso
dona, lugar donde se ha rea- En el concierto para violon- impregna a la enorme partitu-
Germán Gan Quesada lizado la grabación. La vitali- chelo, la Accademia Ottoboni ra de un sentido narrativo que
dad, el nervio y la energía obvia la versión minimalista se detiene a escuchar el canto
que destila esta Missa Salis- (lo cual habría sido coherente de los pájaros, a imaginar tro-
BIBER: burgensis, junto a dos recien- con un CD dedicado en esen- vadores en la noche, a con-
Missa Salisburgensis. Motete tes registros bachianos (la cia a la música de cámara) y templar lejanas cacerías, a
Plaudite Tympana. Sonata Misa en Si Menor y el Magni- aumenta la cuerda (tres violi- caminar por largos senderos
Sancti Polycarpi. Battalia a 10. ficat) confirman a Savall nes I, tres violines II, dos vio- entre montañas rocosas, como
la capella reial de catalunya. como uno de los más gran- las) eludiendo el instrumento si la Cuarta fuera, en el fondo,
HespèriOn XXi. le cOncert des des maestros corales de de teclado en el continuo, que un poema sinfónico inmenso.
natiOns. director: JOrdi saVall. nuestros días. realizan un violonchelo y un La orquesta está soberbia, real-
alia VOX aVsa9912 (son Jade) 2015. contrabajo. Como solista, Mar- mente, desde el “comienzo de
72’. ddd. R/N PN Eduardo Torrico co Ceccato muestra un sonido la nada” hasta la tremenda

53
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 54

d d
i si cs O
c O
s s
Bruckner

suma de fuerzas de los com- nando admirablemente em- para nuestra revista hacia la Orquesta filarmónica de Bruselas.
pases finales, donde Bruckner paste, afinación, transparencia joven soprano marroquí Has- director: HerVé niquet. les siècles.
pone a pruebas las fuerzas de y expresividad: son versiones naa Bennani y hacia el Misere- director: françOis-XaVier rOtH.
cualquier agrupación, pero es nobles, de elegante gravedad. re de Louis-Nicolas Cléram- 3 cd glOssa-ediciOnes singulares
de ley reconocer el relieve que D’ou`vient cela de Sermisy es bault. Después de haber inter- es1018 (sémele). 2014. 193’08’’. N PN
dan las violas a la serenata del en cambio encargada a un pretado decenas de veces las
segundo movimiento a través solista (el alto Gabriel Díaz), Leçons de Ténèbres de Fran- s iguiendo
de un canto pleno e intensa- con acompañamiento de arpa, çois Couperin, el director fran- con su afán
mente melancólico y, también, lo que le da un tono etéreo, cés se animó a grabarlas, con- por descu-
la forma en que las maderas de angélica gracilidad. En Pis vencido de la absoluta idonei- brirnos a
juegan y bromean cuando la ne me pulvenir de Crécquillon dad de Bennani para interpre- ilustres des-
música persigue, en determi- Laura Puerto ha decidido tar esta obra, así como de lo conocidos
nados instantes del movimien- interpretar la glosa de Cabe- interesante que podría resultar de la música
to inicial, un cierto tono oníri- zón con clave mientras las ese Miserere de Clérambault, francesa,
co. Pueden parecer detalles voces de Nacho Rodríguez y muy en estilo italiano, aunque Ediciones
nimios ante una partitura tan Víctor Sordo hacen el tenor de sin dejar por ello de ser fran- S ing ul a re s,
monumental, pero a ellos les la canción original, lo que cés. Si bien en las numerosas en colabora-
debe Honeck el haber conse- ayuda a penetrar en las líneas versiones existentes de las ción con el
guido que esta nueva Cuarta que fundamentan el trabajo Leçons de Ténèbres se suele Palazzetto Bru Zane de Vene-
no sea simplemente una Cuar- del gran músico renacentista. juntar la voz de una soprano cia, otorga ahora el turno a
ta más entre muchas. En las glosas puramente instru- con la de una mezzo o, inclu- Théodore Dubois, compositor
mentales, domina el clave so, con la de un contratenor, y organista que vivió entre
Asier Vallejo Ugarte (copia de un Ruckers flamenco la combinación más habitual 1837 y 1924. Françoise Clé-
de 1624), con cinco piezas de es la de dos sopranos. Las ment Théodore Dubois cursó
las nueve que se incluyen en voces de Bennani y de Isabe- sus estudios con el director del
CABEZÓN: el CD. El arpa sola una vez lle Druet, la otra soprano que coro de la catedral de Reims y
Ultimi miei sospiri. (Duviensela, completando así aparece en esta grabación de los prosiguió en el Conserva-
laura puertO, clave, órgano y arpa la visión celestial de la canción las lamentaciones del profeta torio de París, donde fue
de dos órdenes. rafael muñOZ, original), en compañía de la Jeremías, tienen prácticamente alumno de piano de Antoine-
vihuela. lOs afectOs diVersOs. vihuela dos veces más y el la misma tesitura y el mismo François Marmontel y de com-
Vanitas Va-07 (sémele). 2014. 49’. órgano positivo solo otra vez color, pero en realidad son posición y fuga con Ambroise
ddd. N PN completan el muestrario. En bastante diferentes. El propio Thomas, consiguiendo en
sus interpretaciones al clave, Dumestre admite la imposibili- 1861 el preciado Premio de
la tarraco- Puerto destaca sobre todo por dad de distinguir una de la Roma con su cantata Atala.
nense Laura la claridad y la cantabilidad de otra cuando cantan el texto Dubois fue maestro de capilla
Puerto ofre- su sonido. Son las suyas ver- hebreo que figura al inicio de en la iglesia parisina de Santa
ce en este siones bien articuladas, de tex- cada pasaje de las lamentacio- Clotilde en 1868, después en
disco un turas transparentes, sobrias en nes, pero cuando cantan las la de la Madeleine, y en 1871
recorrido cuestiones ornamentales (la partes a solo se observa que la sucedió en la primera como
por los glo- complejidad de la polifonía voz de Bennani resulta angeli- organista a César Franck. Ese
sados de Antonio de Cabezón, parece ya suficiente como cal, en contraste con la severi- mismo año fue nombrado pro-
y lo hace acudiendo a los ins- ornamentación del tema origi- dad que ofrece la de Druet. fesor de armonía y composi-
trumentos más típicos de la nal) y de flexible elegancia en Las Leçons de Ténèbres fueron ción en el Conservatorio de
España del siglo XVI (órgano, el tratamiento rítmico. Intere- escritas por Couperin para París (uno de sus alumnos
arpa, vihuela), pero añadiendo sante la asociación de arpa y interpretarse en la Abadía de sería Paul Dukas), cuya direc-
también el clave, un instru- vihuela en las glosas sobre Je Longchamp durante la Semana ción luego asumió —sustitu-
mento habitualmente poco suis aymé de Crécquillon y Santa de 1714. En cambio, yendo a su antiguo profesor,
empleado en la interpretación Ardente mei sospiri de Verde- poco se conoce del Miserere el autor de Mignon—, entre
de la música ibérica del XVI lot, no sólo por la claridad de de Clérambault, recientemente 1896 y 1905, teniendo que
por prejuicios no del todo cla- las voces, sino por los matices descubierto, pero se sabe con renunciar al cargo tras haber
ros, pues su empleo está más de color que son capaces de total certeza que los miserere rechazado la candidatura de
que documentado (en la músi- conseguir en gamas siempre formaban parte de la música Maurice Ravel al Premio de
ca italiana de la misma época tenues y delicadas. Un CD del que sonaba durante la Semana Roma, hecho este que generó
su uso se considera en cambio que sólo cabe lamentar su cor- Santa católica. Lecturas consis- toda una controversia pública.
totalmente normativo). Como ta duración. tentes y coherentes las que de En 1877 regresaría a la Iglesia
Puerto es a la vez teclista y ambas obras realiza Dumestre, de la Madeleine, para suceder
arpista, ella misma alterna cla- Pablo J. Vayón ayudado, como ya indicába- como organista a Camille
ve, órgano y arpa. Su compa- mos, por la extraordinaria Saint-Saëns.
ñero del conjunto La Belle- labor de Bennani y Druet, así El triple álbum recoge una
mont, el gallego Rafael Muñoz, COUPERIN / como de la Claire Lefilliâtre, muestra muy completa de la
incorpora la vihuela. Además, CLÉRAMBAULT: que también figura en el Mise- producción de Dubois, con
se añaden algunas de las can- Leçons de Ténèbres. Miserere. rere. La Poème Harmonique sus obras más importantes tan-
ciones originales glosadas por Hasnaa Bennani, isaBelle druet, está formado en esta ocasión to en el campo sinfónico
el músico burgalés en interpre- claire lefilliâtre, sOpranOs. por Sylvia Abramowicz (viola como en el religioso, el instru-
taciones del conjunto Los Afec- le pOème HarmOnique. da gamba), Frédéric Rivoal mental y de cámara. La Sinfo-
tos Diversos, que reúne a reco- director: Vincent dumestre. (clave y órgano) y por el pro- nía nº 2 en si menor (cuyo
nocidas voces del panorama alpHa 957 (sémele). 2014. 65’. ddd. pio Dumestre (tiorba). comienzo recuerda enorme-
de la música antigua española. N PN mente el arranque de la céle-
Las piezas vocales (Susan- Eduardo Torrico bre Noche en el Monte Pelado
ne un jour de Lasso, Ultimi r ecuerdo de Modest Musorgski) deja
miei sospiri de Verdelot, D’où los encendi- sentir fuertemente la huella de
vient cela de Sermisy o Pour dos elogios DUBOIS: la Tercera Sinfonía “con órga-
ung plaisir de Crécquillon que Vincent Música sacra y sinfónica. no” de Saint-Saëns, ejecutada
entre las más conocidas) están Dumestre, Música de cámara. por primera vez en Francia en
interpretadas con apoyo ins- en su última cHantal santOn, Jennifer BOrgHi, 1887, y la Misa pontifical está
trumental (órgano positivo, visita a Espa- marie kalinine, matHias Vidal, alain influida, sin duda, por las
arpa o arpa y vihuela) combi- ña, vertió en una entrevista Buet. cOrO de la radiO flamenca. grandes piezas sacras de Char-

54
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 55

d d
i si cs O
c O
s s
dupOnt

es poco mérito, pues lo que


robin ticciati no es constante es el nivel de

AUNQUE PAREZCA MENTIRA inspiración de Duphly.


En general, lo mejor se
encuentra en los libros segundo
(de 1748) y tercero (de 1758),
DVORÁK: co, que sí que te cansan de que incluyen piezas abierta-
Sinfonía nº 9, ‘Nuevo tanto repetirse en las salas y mente galantes como “La Vic-
Mundo’ op 95. en la fonografía). La delicade- toire” y “La Lanza”, nobles ron-
Suite Americana op. 98b. za del Adagio inicial, doblada dós como “La Félix” y “La For-
Orquesta sinfónica de BamBerg. por el lirismo del Largo, con- queray”, la oscura y ferozmente
director: rOBin ticciati. trasta como es de rigor con el apasionada “Medée”, la italia-
sacd tudor 7194. 2013. 68’. ddd. N más que famoso Allegro con nesca y a veces scarlattiana “La
PN fuoco final. Una vez más, ese de Villeroy”, la embriagadora-
Largo, con el solo del corno mente francesa “Les Grâces”,
Nuevo acoplamiento de la inglés, es una elegía bella, de ornamentación más densa
Nuevo Mundo, una de las lenta, penetrante (una lenti- que muchas de sus hermanas,
obras más grabadas de la his- tud mayor que otras veces, una extensa Chacona en fa
toria de la fonografía, y una pero que se sostiene en una mayor, la encantadora “La de
pieza “bonita” a veces, menor tensión sutil que se apoya en todos sabemos, no sólo che- Villeneuve”, donde queda
siempre, como la Suite Ameri- las gamas dinámicas inferio- cos; sería demasiada nove- patente la delicada sensibili-
cana. Ambas son obras, claro res); en oposición a la descar- dad. Por otra parte, pocas dad de Duphly, y una “Gavot-
está, de los dos viajes que ga eléctrica, tormentosa, del veces se habrá escuchado con te tendre” y un “Menuet I” en
hizo Dvorák en los años Finale, que sin embargo Tic- la calidad de sonido de este los que Rameau no parece
noventa del siglo XIX, alrede- ciati sabe retener de manera SACD. La Suite Americana es andar lejos. Los libros primero
dor del centenario de Descu- magistral, con momentos ele- una bella secuencia de cinco y cuarto también contienen,
brimiento. Y se supone que gíacos que en esta lectura breves movimientos, servidos aunque más dispersas, algunas
incluye motivos claramente resultan especialmente bellos. en esta ocasión con un arte piezas cautivadoras. Lo son,
americanos. Después de tan- Es decir, esta referencia es superior a sus propios mere- del cuarto, las nostálgicas “Le
tos años de oír y comentar una hermosura. Ahora bien, cimientos. Pero será de esas Juigné” y “La de Drummond”
ciclos sinfónicos de Dvorák nada que no se haya dicho veces en las que usted escu- (a pesar del abuso de los bajos
más o menos íntegros, y ya, aunque aquí esté tan bien chará con mayor nivel artísti- de Alberti), y, del primero, “La
sobre todo de escuchar pro- dicho como en otras muchas co esta partitura “americana” Vanlo” (casi un movimiento de
puestas para la Novena Sinfo- ocasiones. Es una hermosa de Dvorák; sólo por los pia- sonata), la deliciosa “La Caza-
nía del maestro checo, uno referencia la de Ticciati y nissimi y la capacidad de major”, “La Pothouin” y “La du
ya no sabe qué decir, aducir, Bamberg, aunque parezca “jugar” con los tempi... ya Buq”. En seis de las diecisiete
argumentar. Estamos de nue- sorprendente a estas alturas, y merece la pena. En fin, un piezas del libro III se prescri-
vo, sin duda alguna, ante una se podría recomendar como disco excepcional con mate- be acompañamiento de violín
hermosa referencia de esta primera opción si existiera rial artístico demasiado cono- a la manera establecida por
sinfonía que nunca nos cansa siquiera un aficionado en cido; o, al menos en parte, Mondonville veinte años
(al contrario que otros hits de ciernes que no la tuviera en menor. antes. La aportación de la
la historia de la música, de su discoteca, pero no va a japonesa Rie Kimura no pue-
igual o superior nivel artísti- desbancar a los nombres que Santiago Martín Bermúdez de ser de gran significación
debido a la escritura misma de
Duphly (nunca otra cosa que
les Gounod. También se inclu- mo tiempo se cita el popular antologías de música para que clavecinística), pero al menos
yen la Sonata para piano en la himno “La Marsellesa”-, cuyo en conjunto suman más de no contradice el planteamien-
menor, los motetes Panis poético segundo movimiento medio centenar de piezas: las to vitalista y estilísticamente
angelicus, O salutaris y Ave (Andantino) se encuentra sin que aquí se ofrecen. Se carac- informado de Beder. Tomas
verum, y el Cuarteto con pia- cuestión entre lo más bello de terizan por una sencillez que claras y precisas.
no en la menor (donde se la antología, a la vez que el no parece tener otro objetivo
aprecia la sombra de Gabriel tercero (Allegro vivo) nos hace que resultar conmovedoras Alfredo Brotons Muñoz
Fauré, si bien cuenta con un evocar el Scherzo de la anima- para el oyente. De sus con-
inspirado Andante y un men- da Sinfonía en do de Georges temporáneos, dominados por
delssohniano Allegro leggie- Bizet. la figura de Rameau, merecie- DUPONT:
ro). Como en muchos contem- ron sobre todo desdén, y Gus- Poème para piano y Cuarteto de
poráneos, se trata de una Rafael Banús Irusta tav Leonhardt, que no por ello cuerdas. Piezas para piano solo
música de impecable factura, dejó de grabarlas, definió a su de Les Heures dolentes y La
muy bien escrita, pero un tan- autor como “el mejor de los Maison dans les dunes. Journée
to académica, a la que le falta DUPHLY: malos compositores”. Lo que, de printemps. marie-catHerine
quizá un punto de personali- Piezas para clavecín. pieter-Jan sin embargo, no cabe negar es girOd, piano. cuartetO praZák.
dad, si bien de grata escucha. Belder (clave) y rie kimura (violín). que Duphly supo sacar máxi- mirare 238 (Harmonia mundi). 2013.
Las versiones poseen la cali- 4 cd Brilliant 94999 (cat music). mo partido de la amplia gama 78’.N PN
dad a la que nos ha acostum- 2013-4. 220’. ddd. N PE expresiva por la que se carac-
brado Hervé Niquet, al frente terizaron los magníficos instru- s e graba
de la Orquesta Filarmónica de J
acques mentos construidos por artesa- poco la
Bruselas y el Coro de la Radio Duphly, que nos de su tiempo como, entre música de
Flamenca, encontrando entre vivió exacta- otros, Blanchet. Precisamente G a b r i e l
las voces solistas la del cada mente entre de un original de éste fechado D u p o n t
vez más presente tenor lírico- la muerte de en 1730 es de donde en 2013 (1878-1914),
ligero galo Mathias Vidal. El Luis XIV y la hizo Titus Crijnen la copia uti- un composi-
conjunto Les Siècles, que lide- toma de la lizada para este álbum por el tor al que su temprana muerte
ra François-Xavier Roth, es el Bastilla (1715-1789), fue tal holandés Pieter-Jan Belder, un y la muy alargada sombra de
encargado de revivir la inquie- vez el compositor más dotado intérprete brioso y técnica- sus contemporáneos franceses
tante y franckiana Sinfonía en la última fase de la escuela mente competente, siempre acabaron relegando a un
francesa en Fa menor -el título francesa de clavecín. Entre expresivo y rítmicamente libre, segundo plano. Y sin embargo
puede aludir a que en el últi- 1744 y 1768 publicó cuatro es decir, nunca rutinario. No fue capaz de mantener encen-

55
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 56

d d
i si cs O
c O
s s
dupOnt - Janácek

dida la llama del romanticismo momentos, caso por ejemplo absoluto satisfactorio, debido C. HALFFTER:
en una época cada vez más del Andantino con variazioni principalmente al bajo rendi- Orquestaciones. Orquesta
dominada por las nuevas van- del Primer Cuarteto. Esta pági- miento de sus solistas. Aquella filarmónica de gran canaria.
guardias. Su Poeme pour piano na es paradigmática en varios espina se la ha sacado con director: pedrO Halffter.
et quatour à cordes es, desde sentidos: el tiempo inicial creces en esta otra, realizada deutscHe grammOpHOn
luego, una obra que por gran- revela bien a las claras la vigo- en el marco del Festival de 0028948106394 (universal). 2011. 58’.
deza, dramatismo, fuego e rosa influencia de Mendels- Göttingen ante un público del ddd. N PN
intensidad se empareja con el sohn, alcanza en el Andante que sólo dan noticia los aplau-
lenguaje expresivo de Chaus- una cierta nobleza y el Finale sos que se oyen al final de más de cua-
son para situarse rápidamente presenta oficio pero escaso cada disco. Y la revancha, renta años
junto a los grandes quintetos vuelo creativo. En el Segundo, curiosamente, se la debe al han pasado
con piano de Schumann, los ecos del autor de Paulus alto nivel del elenco vocal, y desde la últi-
Brahms, Dvorák y Shostako- se mezclan con aromas de muy especialmente las dos ma, y única,
vich. Pero en las piezas para Schumann y de nuevo se cae cantantes que encarnan a Oth- presencia de
piano solo de Les Heures en la ñoñería en el Vivace que niel y Achsah, la pareja de la obra de
dolentes y La Maison dans les ocupa el tercer lugar; el Fina- enamorados que en vano se Cristóbal Halffter en el catálo-
dunes, Dupont se adentra en le, en cambio, no carece de esperará que doten de algún go de Deutsche Grammophon
un mundo completamente dis- nervio y capacidad de evoca- interés a un libreto anodino (Codex I, “Rara”, 1973); cuatro
tinto: son obras escritas con ción nostálgica. El Cuarteto nº como pocos… muy pocos. décadas que han confirmado
reciente conocimiento de la 3 es la composición más con- En sus intervenciones su indudable protagonismo en
gravedad de su enfermedad seguida; un moderado aliento individuales, la admiración la música española actual y,
(una tuberculosis contraída en beethoveniano —tamizado por ambas cantantes va cre- como una de sus constantes
1901) y en ellas despliega una acaso por el Mendelssohn de ciendo conforme van aumen- estéticas, la recurrente medita-
música introspectiva, melancó- las Opp. 12 y 13— da empa- tando, en paralelo, las facetas ción sobre el papel de la tradi-
lica, solitaria y de aparente que al Allegro non troppo ini- que la provocan. La soprano ción cultural, fundamental-
calma, aunque impulsada en cial. Por concepto y realiza- británica Anna Dennis ofrece mente (aunque no solo)
su interior por un arrebatador ción, el Adagio non troppo en todas mucho, pero lo que patria, en la conformación de
patetismo, lo mismo que en inmediato es posiblemente el más hondo recuerdo de ella una renovada herencia sonora.
Journée de printemps, donde mejor movimiento de la colec- deja en los dos primeros actos Testimonio de ello son las cin-
luces y sombras conviven con ción, habiendo cuajado es la fuerza de convicción con co obras que recoge este dis-
una motivación de sencilla Godard en este pasaje un liris- que transmite el sentimiento co, en versiones en que la
naturalidad. No asombra en mo serio y concentrado. De- de dolor en la lenta Oh! who batuta del hijo del compositor
absoluto la entrega del Prazák, sentona, por desgracia, el can tell! oh! Who can hear!, y sabe rendir buena cuenta del
que está tan serio y rotundo pobretón Minuetto que sigue, en el tercero la frescura con tan reconocible lenguaje
como era de esperar, pero sí si bien el fuego del último que resuelve las agilidades orquestal halffteriano, tanto en
puede sorprender el fabuloso movimiento consigue endere- que se le exigen en Happy, oh la profundidad de la cuerda
pianismo de Marie Catherine zar el tramo conclusivo de una thrice happy we y la brillantez como en la brillantez de meta-
Girod, capaz de pasar de la obra que si no es una creación de que aún consigue revestir les y percusión; cinco ejem-
pasión desbordante del quin- de primer orden sí que puede a Oh! had I Jubal’s lyre. Aun- plos que, sin embargo, no
teto a la extrema sensibilidad ser considerada de relativo que no se mueva tan especta- agotan el minutaje de un regis-
de las miniaturas pianísticas interés y que completa nuestra cularmente en el registro gra- tro en que podríamos desear
con la técnica, la sonoridad y idea de la música de cámara ve de su tesitura (Heroes, la inclusión de alguna otra
el sentido del canto de los francesa decimonónica al mar- when with glory burning) composición sin referencia
grandes, que es exactamente gen de los más grandes. Las como en el agudo (Nations, discográfica disponible: solo
lo que necesita Dupont para versiones del Cuarteto Élysée who in future story), espléndi- Eritaña es novedad fonográfi-
encontrar un sitio de alto son plásticas y elocuentes, da también la mezzosoprano ca y obras como Canzone, la
honor en nuestra época. aportando algo de sencillez a croata Renata Pokupić, que breve Obertura festiva o el
los instantes más débiles, aun- igualmente remata con otra Epitafio para el sepulcro de
Asier Vallejo Ugarte que quizá en el Tercer Cuarte- deslumbrante exhibición de Juan del Enzina quizás hubie-
to el grupo queda un poco por bravura (Place danger around ran podido hallar cabida. No
debajo de lo que hubiera me). Juntas, maravilla doble al están todas las que son, pero
GODARD: necesitado esta música para su principio (Our limpid streams tampoco sería justo valorar
Cuartetos de cuerda nºs 1-3. plena revalorización. will freedom flow) y al final por las ausencias: bienvenidas
cuartetO élysée. (Oh peerless maid, with beau- sean nuevas versiones del
timpani 1c1221 (sémele). 2014’. 69’ Enrique Martínez Miura ty blest). muy difundido y grabado
ddd. N PN Entre los “chicos”, lo posi- Tiento del primer tono y bata-
tivo es sobre todo el barítono lla imperial (1986), que supera
esta graba- HAENDEL: alemán Tobias Berndt quien interpretaciones anteriores en
ción posee Joshua, HWV 64. destaca, pero a ninguno hay la claridad de la coda, y del
tal vez más kennetH tarVer (Joshua), tOBias nada serio que reprochar. Un Preludio para Madrid 2002,
interés docu- Berndt (caleb), renata pOkupić coro apenas algo más convin- una de las muchas aproxima-
mental que (Othniel), anna dennis (achsah), cente cuando llama a la bata- ciones de Halffter a la música
estrictamen- JOacHim duske (ángel). lla o celebra la victoria que del Padre Soler y al aprove-
te artístico. cOrO de la ndr y Orquesta del cuando lamenta la derrota, chamiento del impulso osti-
Testimonia la situación del festiVal de göttingen. una orquesta disciplinada en nato de su Fandango en bus-
cuarteto de cuerda en Francia director: laurence cummings. la flexibilidad y una dirección ca de su fragmentación y dis-
en la segunda mitad del siglo 2 cds. ddd. accent. acc 26403 muy sensible a lo que la tribución tímbrica. Junto a la
XIX por medio de las obras de (sémele). 2014. 115’. N PN música pide y las voces nece- instrumentación, más tradicio-
un compositor ahora casi olvi- sitan completan los motivos nal, de la albeniciana Eritaña
dado pero en su época espe- e n 2008, para considerar esta una alter- (2002), son las dos obras que
cialmente famoso y significati- Laurence nativa sólo por debajo de la realmente responden al enun-
vo. Godard poseía una capaci- Cummings dirigida por Peter Neumann, ciado de “orquestaciones” del
dad melódica que era su fuer- dirigió la aún más equilibrada en sus título del disco, puesto que el
te pero también su talón de grabación en calidades (véase SCHERZO, trabajo de reflexión sobre los
Aquiles, pues ese don se per- Londres de nº 237, pág. 82). materiales sonoros va mucho
vierte hasta casi la trivialidad y un Joshua más allá de ese concepto tanto
la cursilería en los peores en vivo que no resultó en Alfredo Brotons Muñoz en Paráfrasis (1984) —de la

56
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 57

d d
i si cs O
c O
s s
dupOnt - Janácek

que contábamos ya con ver- JANÁCEK:


siones previas dirigidas por el Sinfonietta op. 60. DVORÁK:
propio compositor (Erato, Sinfonía nº 9 “Nuevo Mundo”.
1984; RCA Red Seal, 2007)— anima eterna Brugge.
como en el ‘divertimento’ director: JOs Van immerseel.
Halfbéniz (2000), pleonasmo alpHa classics 206 (sémele). 2015.
del impulso rítmico de “El ddd. 71’. N PN
Albaicín” de la Iberia. Eso sí,
ya sean Händel (Paráfrasis) o i ntermina-
Albéniz los referentes invoca- bles lecturas
dos, lo que disfruta el oyente de la Sinfo-
es Halffter puro... nía ‘Nuevo
Mundo’: sí,
Germán Gan Quesada aquí llega
otra. Bella,
con excelencias innegables,
HAYDN: como ese hermoso Largo, de
Cuartetos op. 20. especial lentitud, de cameris-
cuartetO dOric. mo insospechado. Es lo que se
2 cd cHandOs 10831 (sémele). 2013. puede decir de incontables
150’. ddd. N PN referencias de esta hermosa
obra. Felizmente, la precede
los seis una pieza orquestal que, no
Cuartetos op. siendo en absoluto inédita, es
20 de Haydn mucho menos fatigada por
se han situa- registros y salas de conciertos.
do a menudo Es la Sinfonietta de Janácek,
en la antesa- una de sus obras “de celebra-
la del roman- ción”, ya en su etapa final: ALISA WEILERSTEIN
ticismo, en buena parte por las patriótica, y aun así hermosa,
implicaciones dramáticas de los de una belleza penetrante que
dos en modo menor y por los
juegos de contrastes que mar-
pasa por encima de la fanfarria
inicial, y que incluso se instala
CHOPIN / RACHMANINOV - WEILERSTEIN
can el tono de determinados en ésta: ¿hay una fanfarria
movimientos, pero en ellos la menos “fanfarrona” que la de
herencia barroca cobra también los tres minutos iniciales de la
una importancia capital que se Sinfonietta? Por lo demás,
ve reflejada, muy especialmen- Immerseel y Anima Eterna Alisa Weilerstein la más importante violonchelis-
te, en las fugas con que finali- Brugge, conjunto de cámara ta del sello Decca, junto a su compañero habitual
zan los cuartetos segundo, amplio, no ofrecen la habitual
quinto y sexto. El joven Doric versión para gran orquesta, Inon Barnatan, ha grabado dos de las obras más
no parece un grupo de extre- sino una lectura más íntima,
mos y se sitúa en una posición delicada, con el refuerzo ya grandes para violonchelo: las sonatas de Rach-
de síntesis, uniendo sentido del conocido para esta obra de maninov y Chopin.
canto y frescura en el sonido a nueve trompetas, dos tumbas
unos ataques relativamente y timbales. No es la más bri-
secos, a unas articulaciones llante de las Sinfoniettas que Alisa Weilerstein y Inon Barnatan son dos de los
bien marcadas, a unas líneas de escucharán ustedes, pero sí de instrumentalistas mejores del mundo, y este disco
gran transparencia y a unos las de mayor estilo janáckovia-
tempi que, sin perder el norte no (creo que se dice así). Qué muestra claramente los beneficios de esta colabo-
de la naturalidad y el sentido maravilla, por ejemplo, ese
común, son rápidos cuando lo delicado Andante final, antes ración de largo alcance entre dos músicos excep-
tienen que ser. Dentro de un de que regrese la fanfarria. cionales en su mejor momento.
nivel medio muy notable, des- Tiene razón Immerseel cuan-
taca sobre todo un Segundo do dice que llamar a esto Sin-
sensacional en el que todo, fonietta es desplegar demasia-
absolutamente todo, desde la da modestia; no merece un
entrada inicial del cello hasta el
gesto visionario del Capriccio o
diminutivo así. En fin, la ‘Nue-
vo Mundo’ también está redu-
1 CD
el formidable grado de virtuo- cida en sus sonoridades más
sismo con que se entrega a la acusadas, y no crean que eso
fuga final, responde a una lógi- perjudica el resultado final.
ca musical y expresiva de muy Ante ese cúmulo de referen-
buena ley. Pero también la cias que parecíamos lamentar
naturalidad en el fraseo el (y no es eso, pero…) al menos
Menuet del Tercero, el mesura- en este caso la sonoridad tiene
deccaclassics.com universalmusic.es
do lirismo en el Adagio del su propio matiz, su propio
Quinto y el acento lúdico del gesto. El libreto que acompaña
Presto del Cuarto constituyen al álbum contiene información
muestras elocuentes de lo que importante sobre las intencio-
este cuarteto puede ofrecer en nes de Anima Eterna Brugge y
esta música que, aunque archi- las investigaciones que condu-
grabada, suele recibir bien a los cen a una grabación como
grupos jóvenes, entusiastas y ésta. Y ahí está la clave de que
con ideas de verdad. Dvorák suene así en este caso.

Asier Vallejo Ugarte Santiago Martín Bermúdez

57
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 58

d d
i si cs O
c O
s s
lawes - lutOslawski

LAWES:
The Royal Consort. pHantasm. krystian Zimerman, simon rattle

NUNCA FUERA LUTOSLAWSKI


2 cd linn 470. 2013-2014. 144’. ddd.
N PN

phantasm es TAN BIEN SERVIDO


un consort
de violas
inglés que LUTOSLAWSKI: co. Que una vez más pone su
ha dedicado Concierto para piano y capacidad de intérprete al ser-
especial orquesta. Sinfonía nº 2. vicio de un nuevo sentido
atención en krystian Zimerman, piano. para una obra ya existente.
su carrera Orquesta filarmónica de Berlín. Bueno, el Concierto lo dedicó
discográfica a la figura de director: simOn rattle. Lutoslawski a Zimerman, y
William Lawes (1602-1645). deutscHe grammOpHOn 479 4518 éste lo estrenó en Salzburgo,
Aquí el conjunto graba com- (universal). 2013. 54‘. ddd. N PN donde lo habían encargado.
pleta por primera vez la colec- Pero Zimerman se renueva y
ción de diez suites que forman el Concierto para piano de da nuevos toques y matices a
The Royal Consort en su ver- Lutoslawski es una obra tar- una obra que ha paseado des-
sión para cuatro violas (dos día, de la segunda mitad de de entonces.
sopranos, una tenor y una los ochenta. Antes, cuántas La Segunda Sinfonía
baja) y tiorba (el compositor veces no había venido él mis- —dos movimientos contra- duda, o el andarse a vueltas;
hizo otra versión para dos vio- mo a dirigir nuestras orques- puestos— sí es vanguardia en frente a lo directo, o el ir
lines, dos violas bajas y dos tas y a difundir su propia el sentido “tradicional” (tradi- hacia el objetivo), doble cli-
tiorbas, con fantasías introduc- obra. ¿Sabíamos en ese ción, vanguardia, qué parado- ma, dos mundos opuestos
torias añadidas en ocho de los momento el privilegio del ja, dirán ustedes: el que tenga más que contrastados, aun-
setts). El álbum se completa que gozábamos? Felizmente, oídos, que oiga, se lee en los que el segundo mundo
con una Suite a 4 y los tres otro polaco genial, nuestro Evangelios). Pero es una van- (segundo movimiento: Direct)
Consorts to the Organ que querido Krystian Zimerman, guardia de índole distinta a la no existiría sin las vacilacio-
habían quedado pendientes nos trae con Rattle esta obra de los profesionales germano- nes del primero (Hésitant).
de un registro anterior: uno tardía, lejana a la época de franco-italianos de la vanguar- Además, el segundo no rom-
para cinco violas y los otros vanguardismos buscados. Per- dia. Lutoslawski no imitó a pe desde el principio con el
dos para seis con el añadido tenece, por el contrario, a la esos músicos, que eran más clima, el paisaje, el imaginario
en estos casos del órgano. Se época de las sonoridades jóvenes que él (otros lo hicie- anterior, sino que “finge” sur-
trata de música de danza, pero inéditas halladas gracias a la ron, algunos resistieron). Ni gir de él, o al menos no lo
escrita en un estilo de alta eru- sabiduría. No experimenta llegó nunca al serialismo inte- contradice. Hasta que, a partir
dición que combina la mejor quien quiere. Se experimenta, gral. Ni siquiera llega aquí al de uno de los diversos ápices
tradición polifónica con los rit- casi siempre, sin querer. El serialismo tout court. Ya está de este movimiento, lo con-
mos cortesanos. Dominan ale- Concierto es obra de matices bien con que el total cromáti- tradice por completo. El
mandas, correntas y zaraban- que rozan el silencio, de co trate de dominar el discur- magisterio de Rattle está a la
das, aunque no faltan pavanas intensidades que afirman el so, con que el resto de los altura de las propuestas inma-
y gallardas, así como fantasías, susurro, de evocaciones fran- materiales (los otros invitados teriales que encierran los titu-
arias y otras piezas. Phantasm cesas y de afirmación de una a la fiesta) finjan aceptarlo. El beos del primer movimiento,
ofrece interpretaciones de poética muy original; pero, vestido de ricos colores, la que con una orquesta sinfóni-
líneas claras y bien equilibra- atención, ajena a eso que lla- tímbrica insuperable, hacen ca no son nada fáciles de
das, intensas en los ataques, mamos lirismo tanto como a llevadero hoy este paseo sin- hallar; y a la altura de lo que
con apreciable profundidad en eso que se quedó atrás, la fónico por el lado peligroso. afirma o acaso sólo sugiere la
los graves, notable variedad vanguardia (¿es imaginable Ya dijimos cuando el cente- indicación del segundo. Músi-
de matices dinámicos y agógi- una vanguardia que en rigor nario, hace dos años, que ca para lo contrario de relajar-
cos y notas de color que lle- sea retaguardia?). El concierto Lutoslawski bordeó aquí el se, pero ajena a la tensión
gan tanto de la tiorba como de es una hermosura, una belle- precipicio, que lo salvó, y permanente. Cuando una
la flexibilidad tímbrica de las za “a media luz”, el rumor de que nunca volverá por aquí. música requiere la atención,
violas, especialmente de las un río, la victoria de las ¿Y tú me lo preguntas? Van- la complicidad, la participa-
agudas. Un doble álbum mag- gamas vecinas al silencio. guardia soy yo. ción del oyente, del público,
nífico, que los amantes del Ayudadas, claro está, por Dirigir una obra como la hace falta una dirección que
repertorio de los consorts algún contraste que parece Segunda Sinfonía es muy dis- tense lo sutil y matice lo
ingleses no deberían perderse. afirmar lo contrario. No, no lo tinto que dirigir el repertorio. rotundo. Así, Simon Rattle,
afirma, esa oleada llega para Demasiados detalles, dema- enorme maestro en la Segun-
Pablo J. Vayón realzar aquellos silencios. siados matices… y ninguna da Sinfonía e impagable
Que no eran silencios, sino construcción (ni siquiera des- acompañante en el Concierto.
murmullos. Repitámoslo: su- trucción) sinfónica. La frase es Claro, que con un instrumen-
LISZT: surros. El tejido sonoro con algo secundario, el paisaje to como la Filarmónica de
Conciertos para piano y que Rattle rodea, protege o sonoro se forma de pequeños Berlín artistas de la categoría
orquesta n°s 1 y 2. Concierto en transporta a Zimerman está detalles, el todo es un mosai- de Rattle y Zimerman se
mi menor “Malédiction”. expresado con toda la riqueza co (no figurativo, desde lue- encuentran especialmente a
aleXandre kantOrOw, piano. que requieren los matices de go), lo que hay que conseguir gusto.
tapiOla sinfOnietta. director: Jean- Lutoslawski y el respeto del es un todo que es más pano-
Jacques kantOrOw. virtuosismo del pianista pola- rama de doble propuesta (la Santiago Martín Bermúdez
Bis 2100 (sémele). 2014. 58’. ddd. N PN

Hay muchas ellas extraordinarias, como torow, francés de 1997 y uno a las dos obras, sin achicarse
grabaciones Arrau/ Davis, Richter/Kondras- de los invitados en 2016 al lo más mínimo ante la gran
de los con- hin o Zimerman/Ozawa, inclu- Ciclo de Jóvenes Intérpretes cantidad de dificultades que
ciertos para so Freire/Plasson. Pero no por de la Fundación Scherzo, es Liszt va poniendo a su paso.
piano de eso dejan de llegar nuevos un jovencísimo pianista bien Kantorow da todas las notas
Liszt, unas nombres con cosas importan- armado de técnica que se con una limpieza absoluta, por
cuantas de tes que decir. Alexandre Kan- enfrenta con enorme valentía supuesto, pero también canta

58
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 59

d d
i si cs O
c O
s s
mOZart-wesselmann

NOVEDADES
1 CD

4 CD

1 CD

Nuestro destacaddo del mes, es una pieza 3016 CD


2 CD cumbre que grandees compositores como
Mozart. Verdi. Fauré...escribieron: Requiem. 442'95 €

Noviembree presenta novedades muy atractivas. El Concierto para Violín t de Federigo Fiorillo.
Violín y la Sinfonie Concertanti
La compleeta recopilación de las composiciones para guitarra de Francisco Tárrega. Las obrass para violín del portugués
Fredericoo De Freitas. Deliciosas piezas compuestas por el maestro Alberto Ginastera. Las obras del posmodernismo
d compositor Cristian Carrara. Y nuestro destacado del mes: una caja con 16 CD por 42,95 € , que
ecléctico del
m más conmovedores de la historia de la música, escritos por genios comoo Mozart, Verdi, Fauré...
recoge loss Requiem
Obras quee podrás disfrutar este otoño a un precio imposible de mejorar.
1 CD

59
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 60

d d
i si cs O
c O
s s
lisZt - scHuBert

las melodías, juega con las oboes, dos trompas. Lo que da m u n i c h , PROKOFIEV:
dinámicas y se muestra muy como resultado un espectro verano de Sonata para violonchelo op.
contundente desde los prime- sonoro un tanto escuálido, del- 2012 e l vio- 119. Vals de “La flor de
rísimos compases del Concier- gado y crudo, aunque los ins- lonchelista piedra”. Marcha de “El amor de
to en mi bemol, compases que trumentistas de Cristofori mues- D a n i e l las tres naranjas”. Adagio de
marcan por completo el tono tren evidentes méritos y toquen M ü l l e r - “Cinderella”. KABALEVSKI:
general de la obra y de su juntos y afinados. No cabe Schott y el Concierto para violonchelo nº 2
interpretación. Se dice a veces duda de que el fortepianista y pianista Francesco Piemontesi op. 77. Novelette op. 27, nº 25.
que hay más música en el director, que maneja una répli- llevan a cabo, para la Radio leOnard elscHenBrOicH,
Segundo concierto, pero lo ca de un instrumento Späth et de Baviera, una recital insu- violonchelo; aleXei giniuk, petr
cierto es que Liszt termina Schmanhl de 1777, es un vir- perable con los dos grandes limOnOV, piano. filarmónica de
ambos en su época de Wei- tuoso y que está en el secreto rusos del siglo XX y con el HOlanda. director: andrew littOn.
mar, y Kantorow no hace dis- del fraseo clásico. Su dicción gran británico que fue amigo OnyX 4122 (connex música). 2012. 68’.
tinciones: uno y otro son es impoluta y brinda instantes de uno de aquellos rusos. ddd. N PN
admirables desde la especta- especialmente brillantes en el Britten y Shostakovich no lle-
cularidad y el virtuosismo que Rondó-Allegro del Concierto garon a la amistad que man- f elizmente
les son inherentes. Ahora bien, nº 6, vivaz y chispeante. Aun- tuvieron el primero y Rostro- para músi-
¿por qué echarse a correr de que no posea ni la sonoridad povich, pero es éste el que cos como
esa forma casi precipitada en o el empaque de Brautigam ni está en el origen de las obras Kabalevski,
los dos finales? ¿No es sufi- la elegancia y gracia de exquisitas que oímos aquí, siempre des-
ciente la exhibición de dedos Bezuindenhout. obras significativas de un conocemos
en el concierto Malédiction, Rápidamente hemos de siglo XX que es plural, plura- a nuestros
una pieza de juventud que señalar una importante errata lísimo, pese a intentos en contemporáneos. No estaba
parece entregarse de manera del CD: este último movimien- contrario. escrito en aquellos días que
más incondicional al lucimien- to del nº 6, es el que se escu- La sonata tardía de Proko- sus contemporáneos Shostako-
to? Su padre, Jean-Jacques, cha en el nº 8 en lugar del fiev, en la que parece querer vich y Prokofiev fueran a des-
dirige a la estupenda Tapiola esperado Rondó, tempo de engañarnos con su encanto tacar, en la distancia, tan por
Sinfonietta con claridad, preci- menuetto, un fragmento de lírico y la abundancia de dia- encima de todos ellos, incluso
sión, energía a raudales y el curioso aire soñador, aquí tonismos, y acaso engañara a los excelentes Khachaturian y
punto exacto de lirismo que ausente. Es decir, que por un sus colegas y a los ogros; la Miaskovski; y, sobre todo, de
aflora detrás de una orquesta- fallo en el acoplamiento se lírica mas también chirriante músicos como él, pobre Dimi-
ción a la que no siempre se nos hurta el verdadero cierre Sonata op. 40 de Shostako- tri Borisovich. Pero este CD,
hace verdadera justicia. de esa obra en do mayor, K. vich, dos movimientos más o que recoge dos programas dis-
246, conocida por el nombre menos amplios y dos breves tintos, nos trae juntos a Sergei
Asier Vallejo Ugarte de su dedicataria, la Condesa (Allegro) para asestar el puya- Sergeievich y a él. No desde-
Antonia Lützow. Un error zo; y la Sonata op. 65 de Brit- ñen a Kabalevski por haber
garrafal de la publicación. ten (suite, en rigor), con privi- tenido éxito durante aquel
MOZART: Tampoco creemos precisa- legio de un “lento” central, febrero de 1948 en que los
Conciertos para piano nº 6 K. mente importante que se repi- una elegía, forman en la con- compositores mordieron el
238 y nº 8 K. 246. Arias K. 209, tan el Allegro aperto y el cepción de Müller-Schott una polvo (no mataron a ninguno).
210. FranciscO fernándeZ-rueda, Andante un Poco adagio de la secuencia que es canto y que No merece desprecio como
tenor. cristOfOri. director y forte- obra nº 6 con sus correspon- a menudo es introspección. Sí, músico, y a los dos grandes no
piano: artHur scHOOnderwOerd. dientes cadencias alternativas, es música de cuando la ino- les hace falta para su gloria
accent acc 24296 (sémele). 2104. que no difieren gran cosa de cencia se ha perdido y la que nos ensañemos con él.
59’. ddd. N PN las originales. escucha un público que, por La Sonata op. 119 es de
Francisco Fernández-Rue- mucho que finja tenerla, sabe 1949, de corte clásico, de con-
l leva años da posee una voz de tenor líri- que partió para siempre. El tenido lírico y de fondo amar-
el clavecinis- co-ligero de reducido estuche sentido del virtuosismo de go; las tres características son
ta, fortepia- y timbre algo blanquecino. Müller-Schott y el acompaña- evidentes, no hay que dedu-
nista y ahora Canta con musicalidad, quizá miento de Piemontesi, que a cirlas, ni siquiera la última (si
también de manera en exceso meliflua veces son febriles, van en ese acaso, se disimuló en su día).
director, y no practica una emisión sentido: este susurro, esa dan- Obra de prudencia, pero obra
Arthur Scho- absolutamente libre de adhe- za grotesca, esa carrera en de un artista al fin y al cabo,
onderwoerd trabajando la rencias, pero es intencionado dúo, esta elegía… no hay por de cuando tenía que compo-
música de Mozart; de hecho, y solvente en el fraseo y desta- qué enfatizar ni el viaje por el ner El guardián de la paz y
ha grabado ya varios discos ca el toque bufo de la segun- interior del alma ni la danza otras servidumbres; mas inclu-
con conciertos del salzbur- da. Es posible que las dos grotesca, hay una unidad so ahí se veía al artista. Que es
gués, a los que somete a un páginas fueran escritas por entre discursos y el matiz está lo que no se ve en Kabalevski,
estudio detallado en busca de Mozart como piezas de inser- para avisar de que el discurso esforzado artesano, buen
raíces históricas y de adecua- ción para la ópera L’Astratto cambia. músico, a menudo brillante, y
ciones instrumentales. Quiere ovvero il giocatore fortunato Un hermoso recital rico que merecería que se le cono-
ser fiel a los orgánicos que, de Niccolò Piccinni. en obras distantes en el ciera por más obras que
unas veces con documenta- siglo (del Shostaskovich que Clowns, una de las miniaturas
ción precisa y otras no tanto, Arturo Reverter se creía triunfante en 1934 de la Música para niños op.
se supone contaba el compo- hasta el Britten en su piná- 39; o por el galop de la suite
sitor. Persigue asimismo la culo de 1962 y el Prokofiev de la música incidental de Los
fidelidad respecto a la calidad PROKOFIEV: malherido de 1949) pero comediantes. No se pierdan el
y cualidad de los teclados de Sonata en do mayor para cello y unificadas por el sentido encanto de la Novelette, senci-
que se disponía en aquella piano op. 119. BRITTEN: magistral de un virtuoso, lla y de belleza penetrante.
época. No siempre los datos o Sonata en do para cello y piano Daniel Müller-Schott, un Kabalevski vivió más de
las informaciones son exactos. op. 65. SHOSTAKOVICH: solista del violonchelo entre ochenta años, mientras que
Schoonderwoerd es amigo Sonata en re menor para cello y los más destacados de este Sergei no llegó a los sesenta y
de emplear en las cuerdas tan piano op. 40. tiempo; con el espléndido cinco y Dimitri Dimitrievich no
sólo dos violines, viola y chelo, daniel müller-scHOtt, violonchelo. acompañamiento de Fran- cumplió por poquito los
con un contrabajo de refuerzo francescO piemOntesi, piano. cesco Piemontesi. sesenta y nueve. Ay, para
armónico. Luego sitúa los vien- OrfeO c 872 151 a (sémele). 2012. entonces tal vez la perspectiva
tos por parejas: dos flautas, dos 73’. ddd. N PN Santiago Martín Bermúdez le permitiera comprender la

60
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 61

d d
i si cs O
c O
s s
lisZt - scHuBert

andrás schiff

SCHUBERT DE CABECERA
SCHUBERT: minucioso posicionamiento conoció Schubert: acorde con
Sonatas D 894 y D ante los movimientos histori- su entorno armónico, tan leja-
960. Melodía húngara cistas y su evolución al res- no a las estridencias decibéli-
D 817. Momentos musicales D pecto: desde que en los últi- cas de nuestro tiempo. Las
780. Allegretto D 915. Cuatro mos años setenta registrara en dinámicas son, obviamente,
impromptus D 935. su Budapest natal un “infeliz” más limitadas, el sonido más
andrás scHiff, fortepiano. disco en un piano Broadwood seco y ayuno de envolventes
2 cd ecm new series 2425/26 4811 de Beethoven que se conserva resonancias armónicas, lo que
572 (Jazzmusic). 2014. 73’. ddd. N PN en el Museo Nacional de propicia tiempos más vivos y
Budapest hasta la más satisfac- una articulación más cuidado-
a rmado en los poderosos toria grabación que, una déca- sa, que permite obtener regis-
pianos actuales, András Schiff da después, hizo en Salzburgo tros y sonoridades ciertamente
(1953) se ha erigido en uno de en el fortepiano Walter que novedosas al oído contempo-
los schubertianos más incon- perteneció a Mozart y en la ráneo, acostumbrado a los transpira la misma verdad,
testables de nuestro tiempo. mismísima habitación en la sofisticados mecanismos y delicadeza, simpleza y rigor
Quizá también de todos los que éste vino al mundo. cajas de resonancias actuales. que entrañan los pentagramas
tiempos. Ahora, décadas des- Choca, desconcierta y has- Pero hay algo más importante: schubertianos. Desde la suges-
pués del inicio de los movi- ta contraría escuchar en las tri- la música en sí misma. Y la tiva sencillez de los Seis
mientos historicistas que recla- pas de este viejo instrumento grandeza de este viejo y nue- momentos musicales D 780 a
man la interpretación en ins- dos obras acústica y estética- vo Schubert de Schiff radica la cima de la monumental
trumentos originales, Schiff se mente tan avanzadas como las precisamente en todo lo que, Sonata D 960, András Schiff
aparta de su robusto Bösen- sonatas D 894 y la postrera D como intérprete, como artista, los aborda con sabiduría,
dorfer habitual para sentarse 960. Es preciso desprejuiciarse vuelca en estas versiones car- medios, experiencia, humil-
ante su viejo fortepiano cons- para sobreponerse al impacto. gadas de humanidad, sinceri- dad y devoción. De ahí, preci-
truido en Viena en torno a Una vez superada la sorpresa dad, claridad, trasfondo popu- samente, la seductora capaci-
1820 por Franz Brodmann y y tras un tiempo de “acomo- lar y cercanía al pentagrama y dad de emoción de estos dos
grabar un par de cedés con dación” mental y estética, se a su autor. Más allá de sonori- felicísimos discos absoluta-
obras de Schubert. El propio disfruta de un mundo sonoro dades, dinámicas, registros y mente de cabecera.
Schiff explica en los textos diferente, posiblemente más timbres, se impone la emotiva
que acompañan el álbum su fiel a la realidad acústica que belleza de una visión que Justo Romero

grandeza de los dos colegas nov en las piezas breves. Y pretación de la celebérrima RAVEL:
desaparecidos. Andrew Litton se muestra tam- Variación nº 18 de la Rapso- Ma Mère l`Oye.
Junto a la Sonata, Leonard bién discreto y excelente dia sobre un tema de Paganini GRANADOS/GUINOVART:
Elschenbroich nos ofrece acompañante, con la orquesta (la primera obra que escucha- Suite goyesca. Orquesta de
pequeñas perlas transcritas de de Holanda, en el Concierto. mos en este CD) nos conven- cadaqués. director: Jaime martín.
la música teatral de Prokofiev, cen, además, de su sensibili- tritó td0108 (sémele). 2014. 51’.
entre las que destaca el arre- Santiago Martín Bermúdez dad y de su técnica puesta al ddd. N PN
glo de Rostropovich de un servicio de la expresividad.
Adagio de Cinderella, pieza Muy rachmaninoviano pues, r avel com-
soñadora, lírica, de cierta lan- RACHMANINOV: tal como exige la obra en puso las cin-
guidez, por qué no, pero con Rapsodia sobre un tema de cuestión y el resto de lo inter- co piezas
desarrollo y crecimiento que la Paganini. Orquesta de filadelfia. pretado aquí. En la obra que que integran
transfiguran. El Concierto para director: yannick néZet-séguin. abre la grabación cuenta con la versión
violonchelo de Kabalevski es Variaciones sobre un tema de una compañía de lujo que es inicial de Ma
ya de 1964, el año del golpe Chopin. Variaciones sobre un toda una garantía (véanse cré- Mère l´Oye
contra Jrushov, así que todo tema de Corelli. ditos). El resto es un recital como suite
aquello quedaba muy lejos. TRIFONOV: Rachmaniana. con las variaciones sobre para piano a cuatro manos,
Pero la estética preferida era la daniil trifOnOV, piano. temas de Chopin y Corelli del pero no tardó en orquestarlas
misma, y Kabalevski es capaz deutscHe grammOpHOn 4794870 gran maestro ruso más una y en pocos años tenía una sui-
de componer una bella réplica (universal). 2015. 80’. ddd. N PN obra propia de características te para orquesta y un ballet
del Op. 104 de Dvorák, o algo similares titulada significativa- completo, que se estrenó en el
por el estilo. No esperen p ara quie- mente Rachmaniana. Trifonov Théâtre des Arts de París en
mucho menos que eso; pero nes no se sitúa así en la línea de la enero de 1912. Para entonces
no más. Elschenbroich es un conozcan al figura del compositor-pianista tenía orquestadas varias obras
violonchelista virtuoso, un joven pianis- que halló en el propio Rach- pianísticas, como la Pavane
artista que dará que hablar en ta ruso maninov a uno de sus repre- pour une infante défunte, los
el repertorio, más de lo que ya Daniil Trifo- sentantes más completos. Este Valses nobles et sentimentales
se ha dicho, y no es poco. nov ni le hermoso homenaje resiste y una pieza (Une barque sur
Ennoblece tanto los temores hayan escuchado nunca, que estar situado entre obras tan l´océan) de Miroirs, y con el
ocultos de la Sonata de Proko- sepan que le precede una conocidas y apreciadas, todas tiempo orquestaría todavía
fiev como sus tres caracteres fama y una aureola propias de ellas verdaderamente magistra- más, pero hubo otras que no
reseñados, en especial la un gran virtuoso. Lo es. De les y de las cuales nos ofrece orquestó nunca, como los Jeux
amargura, pero es una amar- hecho, es una de las últimas unas versiones cautivadoras. d`eau o Gaspard de la nuit,
gura que canta. Y ennoblece estrellas del universo pianísti- Sin duda, este muchacho tiene seguramente porque la esen-
el material de belleza tan inne- co y la gente se deslumbra por delante toda una carrera, cia (estética, expresiva, poéti-
gable como menor del Con- escuchándolo tocar. Su virtuo- brillante por supuesto, que ca) de esas músicas se
cierto de Kabalevski. Le acom- sismo es apabullante y su téc- seguiremos con atención. encuentra íntimamente ligada
pañan con fortuna Alexei Gri- nica supera cualquier expecta- a su escritura pianística. No se
niuk en la Sonata y Petr Limo- tiva. Momentos como su inter- Josep Pascual igualó Granados a sí mismo

61
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 62

d d
i si cs O
c O
s s
raVel - sOmis

cuando, partiendo de su
extraordinaria obra para pia-
cuarteto carducci
no, compuso la ópera Goyes-
cas. Albert Guinovart refina PUDORES PARA LO TRÁGICO
considerablemente el trabajo
de su antecesor y su Suite
Goyesca (editada en 2004 y SHOSTAKOVICH: sino de un ciclo en el que se
por primera vez en disco) tie- Cuartetos de cuerda sugiere lo ligero para evitar el
ne direccionalidad, coherencia núms. 4, 8 y 11. énfasis; en el que se afirma lo
y entidad más que suficientes cuartetO carducci. cantábile o lo lírico para evi-
para representar con acierto el signum classics sigcd418 (connex tar los excesos de la expre-
color, el encanto lírico y el música). 2014. 63’. ddd. N PN sión angustiosa. Junto al
sentido del ritmo presentes en tema recurrente del Octavo, la
la suite original. No estamos m ás de una hora con tres idea fija, esas cinco ominosas
ante una orquestación en sí cuartetos de Shostakovich, notas-frase, el sonido se adel-
misma, sino ante una compo- uno de ellos especialmente gaza en un (también) recu-
sición orquestal realizada a conocido, el Octavo. La inter- rrente filato que no sugiere
partir de sus temas principales pretación de los cuatro movi- canto, sino secuencia reteni-
y desarrollada desde una mira- mientos del Cuarto por el da. Esto es, al contrario que dramatismo que se niega a sí
da retrospectiva que parece Cuarteto Carducci nos hace en otras legítimas lecturas de mismo porque pone en cues-
tener en cuenta el paisaje pensar que estamos ante un Shostakovich, no hay aquí tión lo que otras veces parece
musical vigente en la época de comienzo de ciclo retenido, “peticiones de socorro”. más importante: los graves,
Granados, que es precisamen- elegante, mesurado. No la Nadie se ahoga y nadie se esto es, lo contrario de lo agu-
te la de Ravel y su Ma Mère elegancia del desocupado, agita en medio de las aguas, do y huidizo. También pode-
l´Oye. De ahí que el acopla- sino la del “paseante solitario implacables en su quietud. La mos disfrutar de la belleza
miento funcione de maravilla. que huele el acecho”. ¿Qué intensidad de los dos Largos inquietante de la lentitud. La
Por suerte, Jaime Martín y la les parece esta figura o ima- finales de esos cinco movi- lentitud, aliada a las dinámicas
siempre estupenda Orquesta gen? Con que no se rían, me mientos del Op. 110, el Octa- inferiores, como perfección
de Cadaqués defienden las conformo. Sí, es verdad que vo, no es agresiva; es expresi- de una estética radical: así, el
dos obras con total convic- juega uno con la ventaja de la va, pero muy mesurada, hasta Finale del Op. 122, un mode-
ción, imprimiendo carácter a perspectiva y la mucha infor- púdica. No sorprenderá, rato increíble de tres minutos.
las melodías y mostrando una mación. Pero de algún modo entonces, que los siete breves Sabemos que el Carducci ha
atención constante a los deta- hay que comprender esta momentos (¿movimientos?; tocadola totalidad de los cuar-
lles, abundantes en ambos propuesta del Carducci, tan no), episodios, ideas del Op. teto de Shostakovich. La red,
casos, pero más en el de distinta, que tarda en estallar; 122, el Undécimo, sigan esa indiscreta, nos informa sobre
Ravel, con ese particular hay que esperar al primer pauta, la del pudor expresivo: ello. Ojalá sea este CD un
ambiente mágico capturado Allegro del Octavo Cuarteto, no disimulo mi angustia, la aperitivo. De ser así, el ban-
merced a un sinfín de juegos segundo movimiento al que oculto; no la niego, pero no quete será espléndido, incom-
armónicos y a los efectos ins- tampoco pretenden agitar, la exhibo, ni doy pistas de su parable (o, mejor dicho, pro-
trumentales propios de un aunque las tensiones y el presencia subterránea. Volve- picio a compararlo por con-
maestro del color verdadera- “sofoco” vayan por dentro. mos a algo ya señalado: una traste con otras lecturas inte-
mente único. Que es de lo que se trata. de las claves de estas tres lec- grales). Y durará varios días,
Tampoco parece que, si esto turas está en la manera de como los esponsales, las
Asier Vallejo Ugarte es un principio de ciclo, sea “hilar”, adelgazar el sonido, el bodas y las tornabodas.
el clásico en que las tensiones filato de las sopranos ligeras
se disimulan con tensiones, puesto aquí al servicio de un Santiago Martín Bermúdez
SCHUBERT:
Winterreise. peter scHreier, tenor.
cuartetO de dresde. de Der Leiermann). Un poco De Schreier puede decirse SHOSTAKOVICH:
prOfil pH14051. 2014. 67’. ddd. N PN más de arrojo en la interpreta- que el centro del que era su Passacaglia de “Lady Macbeth de
ción habría dado un carácter precioso instrumento, que Mtsensk”. Sinfonía nº 10, op. 93.
t ras diez muy interesante con la nueva pareció joven durante déca- Orquesta sinfónica de BOstOn.
años retirado instrumentación al espectral das gracias a una cuidada téc- director: andris nelsOns.
formalmente inicio de Letzte Hoffnung o a nica, sigue timbrando con deutscHe grammOpHOn (universal)
de los esce- los coléricos Mut y Der stür- cierta belleza, pero muestra 479 5059. ddd. 58’. 2015. N PN
narios como mische Morgen, sin embargo, inevitables debilidades en
cantante (no Peter Schreier decide mante- graves y agudos, como pode- l a sombra
así como nerse en los límites de la con- mos apreciar en Irrlicht o Die de Stalin no
director), Schreier reaparece tención, resaltando los aspec- Krähe, suplidos en numero- es alargada,
por sorpresa en esta nueva tos formales. Podríamos decir sas ocasiones con el oficio de es inmensa.
versión del Winterreise, graba- que la elección del cuarteto no muchos años y con una enor- Tan inmensa
da junto al Cuarteto de Dres- obedece a un deseo de expan- me atención al texto. En el como la acu-
de. La peculiaridad de la elec- sión de las melodías en frases DVD que se ofrece como mulación de
ción instrumental pone de infinitas y encantadoras —es complemento al disco apare- cadáveres que —digamos—
relevancia la orquestación decir, a una voluntad de ce una extensa entrevista en propició, o las mentiras que
schubertiana y es especial- ensanchar la escritura fortepia- la que Schreier vincula su esparció con la anuencia de
mente coherente y preciosa en nística— sino a la intención de elección del Winterreise varias generaciones de inge-
los Lieder construidos como destacar su modernidad y sus como broche final de su nuos culpables. La Sinfonía nº
corales (Der Wegweiser, Das similitudes con la escritura carrera con la aparición de 10 de Shostakovich se nos
Wirtshaus, Die Nebensonnen), cuartetística de Schubert. Dis- los problemas que las perso- presenta en este CD titulado
en los que se basan en trémo- frutamos del trabajo excelente nas afrontan en la edad adul- “Bajo la sombra de Stalin —se
los (Irrlicht, Rückblick), en las de los solistas del cuarteto de ta, algo que explica la parti- anuncian, en otros dos CD, las
piezas de escritura más frag- Dresde muy especialmente en cular melancolía, la apagada Sinfonías Quinta y Novena,
mentada (Der greise Kopf) y, los solos: Thomas Meining bri- luz nocturna de esta versión bajo el mismo lema. La Déci-
por supuesto, en la pintura de lla en la luminosa Die Post tan- del ciclo. ma es la única posterior a la
conceptos (las lágrimas de to como Martin Jungnickel en muerte del ogro, y siempre
Gefrorne Tränen o la zanfona Erstarrung. Elisa Rapado Jambrina que la escucho detengo de

62
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 63

d d
i si cs O
c O
s s
raVel - sOmis

manera especial la atención en una planificación que roza lo


ese frenético Allegro, segundo perfecto; y con un tratamiento
movimiento, el más breve de ese breve y brutal episodio
frente a la gran duración de infernal y danzante que se
los otros, en especial el Mode- sume en el discurso del equili-
rato inicial, más de cinco brio, precisamente por ser
veces superior en longitud. todo lo contrario.
¿No es ese Allegro la danza del Antes, como introducción,
loco que no es que celebre la un fragmento de la ópera Lady
muerte del tirano, es que cree Macbeth de Mtsensk, muy
en su buena suerte? Murió el anterior a la Décima Sinfonía,
muy..., cómo es posible, se me pero que produjo heridas que
van los pies, bailo sin música, nunca se curaron en el enfer-
yo soy mi misma música, ace- mizo cuerpo del camarada
lerada, imparable, que alguien Shostakovich, siempre galar-
me detenga. Por lo demás, la donado, siempre amenazado;
Décima es una sinfonía que tanto, que se echó a bailar en
cumple el esquema de Shosta- el breve (mas no fugaz) Alle-
kovich a la perfección, con su gro. Como un loco. Qué bien
amplio paisaje desolado (dis- lo acompaña Nelsons, ajeno
culpen, uno se repite, ay) y en este episodio a la panorá-
otras evocaciones que van del mica doliente de los dioses de
estupor a la exaltación. Si la estepa. Moribundias.
entendemos aquí que el estu- Una magnífica Décima.
por es el de un ser consciente Uno de esos discos excelentes.
aún, más aplastado; y exalta- Como escribió el poeta cata-
ción significa sobre todo paro- lán: “no us enganyo aquest
xismo. En cualquier caso, la cop”. Bueno, creo que nunca
desolación es aquí mayor que
nunca, y el letón Nelsons,
les engañé. Creo. LUDOVICO EINAUDI
nacido en la URSS y ahora en Santiago Martín Bermúdez
un país independiente del
invasor, lo expresa como el
anti-lirismo: es el estremeci- SOMIS:
ELEMENTS
miento que queda después de Opus IV (sonatas 11, 3, 10, 1, 9,
sobredosis de terror. Los casi 4, 5, 8 y 7). ensemBle guidantus.
veintiséis minutos del Modera- marcO pedrOna, violín y dirección.
to son en manos de Nelsons calliOpe cal1526. 2015. 57’. ddd.
un retrato de matices basados N PN El instrumentalista Ludovico Einaudi, cuyo estilo
en el mezzoforte y aledaños, musical es único en todo el mundo, vuelve con el
intensos como el dolor, tra- H asta el
sunto del dolor: el matiz, aquí momento nuevo disco “Elements” que se editará el 16 de
dentro de las gamas medias y presente, se
las inmediatamente inferiores, sabe más de octubre bajo el sello Decca. Está inspirado en el
es la base de la expresión; si la Giovanni
gramática musical sirve de Battista
mundo alrededor de él: los elementos de la na-
algo es de eso, de expresión. Somis (1686- turaleza (tierra, agua, aire y fuego), elementos
La hondura del pensamiento 1763) por su fama como pro-
sonoro de Nelsons se expande fesor de violín que por su científicos y matemáticos, formas musicales y
en la inmensidad del Modera- música. Alumnos suyos fue- trabajos artísticos como los de Wassily Kandins-
to. Es de esas veces en que ron, entre otros, Jean-Marie
comprendes que la mesura y Leclair, Louis-Gabriel Guille- ky, Paul Klee y Gustav Klimt.
la limitación son más difíciles main, Jean-Pierre Guignon,
y más expresión de magisterio Gaetano Pugnani, Felice Giar-
que el brillo de los fortissimi. dini y Gaspard Fritz, lo cual ya
Disculpen esta obviedad, que sería más que suficiente para
cualquier melómano conoce.
Lo cierto es que la escucha de
hacerse con un hueco en la
posteridad. Seguramente lo
1 CD
ese Moderato exige detenerse. primero que se grabó de este
Una pausa para seguir en esta compositor turinés correspon-
enorme sinfonía. Esa enormi- dió a Enrico Gatti (violín),
dad prepara la enormidad de Antonio Mosca (violonchelo) y
esa obra maestra que es la Giorgio Tabacco (clave). Fue
Undécima, superior tal vez a la un disco dedicado a violinistas
Duodécima. Deténganse tras el piamonteses del Settecento,
Moderato del maestro Nelsons publicado en 1992 por el
(¿más maestro aquí que nun- extinto sello Symphonia. Pero
ca?) siquiera unos minutos. no pasó de anecdótico. Hace
Continúen después con el res- algo más de un año, Glossa
to de la sinfonía, en especial publicó las doce sonatas de la
esa pausa de cuatro minutos Op. I de Somis, en interpreta-
que es el exasperado Allegro; ción de los finlandeses Kreeta-
después, dos movimientos Maria Kentala (violín) y Lauri universalmusic.es
que, juntos, duran más o Pulakka (violonchelo), y de la
menos lo que el Moderato. clavecinista norteamericana
Una sinfonía es un equilibrio, Mitzi Meyerson. Aparece ahora
y nos los recuerda Nelsons con esta Op. IV que corre a cargo

63
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 64

d d
i si cs O
c O
s s
sOmis - ViValdi

del Ensemble Guidantus, del largo introductorio (¿la solem-


que es director el violinista nidad haydniana para los
stefano grondona
Marco Pedrona, a quien acom-
pañan Claudia Poz (violonche-
comienzos de sus obras, en
especial sinfónicas?) y un MÁS QUE FOLCLORE
lo), Piero Barbereschi (clave) y coral. Lo que permite, lo mis-
Silvio Rosi (tiorba y guitarra mo que en el Capriccio, un
barroca). Somis fue un violi- movimiento central de carácter TANSMAN:
nista precoz, que en 1696, con tensamente sosegado. El Pres- Quatro tempi di
apenas diez años, entró al ser- to del Capriccio suele dar mazurka. Variations
vicio del duque Vittorio Ame- lugar a un “episodio tango” sur un thème de Scriabine.
deo II de Saboya como “musi- muy marcado. Gorlatch y De Prélude et interlude. Pièce en
co suonatore della banda dei la Parra se montan la digre- forme de passacaille.
violini”. El duque debió de sión-tema con bastante humor. CASSADO: Catalanesca.
cogerle cariño, porque en Visto con distancia, el Capric- Canción de Leonardo. Sardana
1703 lo envió a Roma para cio es lo opuesto al expresio- chigiana. Leyenda catalana.
que perfeccionara sus conoci- nismo de nuevo cuño que se Preámbulo y sardana. Dos
mientos con Arcangelo Corelli. gastaban los vieneses, lo con- cantos populares finlandeses.
Allí lo tomó bajo su manto trario que las aristas de Scho- stefanO grOndOna, guitarra.
protector el cardenal Ottoboni, enberg. Lo de ellos era un stradiVarius str 37011 (sémele).
a quien años más tarde, en enfrentamiento que tenía su 2014. 57’. ddd. N PN uno se queda absolutamente
señal de agradecimiento, dedi- sentido, y esta obra chispeante encantado por su belleza
caría estas sonatas de la Op. lo deja muy clarito. Pero no alexandres Tansman dedicó intemporal que va del lirismo
IV, las cuales precisan de no solo lo chispeante, también unas de sus obras “à Andrés inicial a cierta inquietud
poco virtuosismo para ser esa manera en que Gorlatch, y Segovia, l’unique”. Esta mis- (danza incluida) hasta llegar
interpretadas convenientemen- sobre todo de la Parra, de con- ma dedicatoria preside esta a un hermoso, magnífico y
te. Violinista experimentado y seguir un pianissimo progresi- grabación del siempre intere- muy personal fugato (que no
versátil, Pedrona sabe extraer vo que es una auténtica diso- sante Stefano Grondona. fuga) final que avanza hacia
todo el jugo a estas piezas, lución del sonido (al concluir Además de interpretar con su el lirismo inicial. Sin duda,
cuyos movimientos lentos son el Presto inicial, que ahí aban- buen gusto y brillantez habi- Tansman debió quedar de
de un extraordinario lirismo. dona ampliamente su condi- tuales cuatro obras que Tans- piedra al escuchar a Segovia
Quizá una toma sonora con ción). El disco se completa man dedicó a Segovia, Gron- tocar música de Bach y así se
menos presencia del clave (a con una obra juvenil y menor, dona nos ofrece aquí la inte- explican Prélude et interlude
veces tapa al resto de instru- larga y a veces interesante. A gral de las composiciones de y Pièce en forme de passacai-
mentos) habría resaltado aún veces. Obra de aprendizaje de Cassadó para este instrumen- lle. Escuchamos después la
más la calidad de la música. un chaval de veintiún años, to y que tuvieron idéntico siempre bien hecha música
Pero eso no empaña en modo que acude a Rimski-Korsakov destinatario. El ascendente de Cassadó, vital y elegante a
alguno el excelente resultado en busca de ayuda. Obra que polaco de uno y catalán del un tiempo, muy de su época,
logrado por Pedrona y sus no tiene nada que ver con otro quedan reflejados en el con ese folclore estilizado
consortes. Stravinski pero que ocupa casi título del CD. Por supuesto que parte de Falla y que se
media hora de los sesenta y que hay aires de danza en emparenta con Rodrigo. Y
Eduardo Torrico seis minutos del CD. Podrían este repertorio, y también todo interpretado con la sol-
haber elegido otra cosa, fran- ecos más o menos explícitos vencia y la autoridad habitua-
camente. A esta sonata le pasa del folclore pero hay bastante les en Grondona. Un CD ver-
STRAVINSKI: exactamente lo mismo que a más. Al escuchar las maravi- daderamente sensacional.
Concierto para piano y viento. la Sinfonía, solo que si ésta llosas Variations sur un thè-
Capriccio para piano y era mimética (Glazunov, pon- me de Scriabin de Tansman Josep Pascual
orquesta. Sonata en fa sostenido gamos, ese tipo de vigencia de
menor. la época), la Sonata es más
aleXeJ gOrlatcH, piano. Orquesta floja, aunque indica que esta- sismo de solista o fuerza de grandes del violín barroco de
sinfónica de la radiO de Berlín. mos ante un chico aplicado batuta. Nos gustaría conocer las últimas décadas, usa a su
directora: alOndra de la parra. que resumía la herencia posro- más cosas de Alondra de la propio conjunto Brecon Baro-
sOny 8887512162. 2014. 66’. ddd. mántica en estos cuatro movi- Parra (nacida en Nueva York), que, fundado en 2007 como
N PN mientos. ¿Influencias? Podrían un valor sin duda en alza en conjunto residente del Festival
decirse nombres. Muchos. esa intimidad artística de grin- Barroco de Brecon (Gales),
e ste CD Qué importa. La Sonata llegó gos y mexicanos que muchos para esta grabación de los
contiene las a estrenarse (San Petersburgo, ignoran. Algunos aspirantes a doce conciertos de L’Estro
dos obras Nikolai Richter) y fue la prime- presidente, por ejemplo. Armonico Op.3, una de las
concertantes ra obra propia que escuchó el colecciones más prestigiosas y
que Stravins- compositor. Stravinski creía Santiago Martín Bermúdez difundidas del gran composi-
ki compuso que estaba perdida, lo que no tor veneciano. Constituida por
para sí mis- le disgustaba en absoluto; por cuatro conciertos para violín
mo como solista, el Concerto y eso no está incluida en la VIVALDI: solo, otros cuatro para dos
el Capriccio, obras de los años amplia edición de Columbia. L’Estro Armonico. BrecOn violines (dos de ellos con un
veinte, que entran dentro del Pero Peters publicó el manus- BarOque. directora: racHel pOdger. cello obligado) y cuatro más
excesivamente amplio y per- crito en 1973 y circulan algu- 2 cd cHannel classics ccs sa para cuatro violines (uno con
misivo concepto de “neoclasi- nas versiones fonográficas por 36515 (connex música). 2014. 97’. cello obligado), la colección,
cismo”. Consciente de su limi- ahí, como ésta, magnífica por ddd. N PN publicada en Ámsterdam en
tada técnica como pianista, las virtuosismo y sentido. El ruso 1711, hace un recorrido por
líneas del intérprete no son Alexej Gorlatch y la mexicana- después de las principales soluciones for-
demasiado exigentes. La rítmi- estadounidense Alondra de la que registra- males de la música concertan-
ca característica del composi- Parra forman aquí un dúo de ra la Op.4 de te en la Italia del tiempo,
tor es protagonista de los gran musicalidad, de total Vivaldi (La incluida la del concerto grosso
mejores momentos de esos dominio sobre un repertorio Stravaga n- (lo que da sentido a la figura
seis movimientos, tres por que requiere más capacidad za) con los del violonchelo obligado en
cada pieza: por ejemplo, la de matiz, incluso de guiño y polacos de tres de las obras). Rachel Pod-
parte Allegro del primer movi- de vivacidad (retenida, mesu- Arte dei Suonatori, la británica ger y su grupo presentan ver-
miento del Concerto, entre un rada a menudo) que de virtuo- Rachel Podger, una de las siones de solistas, esto es a

64
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 65

d d
i si cs O
c O
s s
VariOs

voz por parte, con un conti- ponden al modelo característi-


nuo a base de violonchelo, co de conciertos tripartitos VARIOS
violone, tiorba, guitarra, clave para cinco voces, con la flauta
y órgano en diferentes combi- ahora en lugar del violín como
naciones. Interpretaciones de principal, un género del que
naturaleza puramente camerís- Vivaldi se había convertido en ALBES & DANSES. apertura a la influencia wagne-
tica y extraordinaria teatrali- el gran maestro de la Italia de MÚSICA SIMFÒNICA DE riana–, los tres movimientos
dad, con tiempos rápidos ági- su tiempo. Guglielmo ofrece LA RENAIXENÇA. sinfónicos de la ópera cómica
les y muy articulados, y lentos versiones a voz por parte Obras de Felip Pedrell, Josep Un rapto, estrenada en Madrid
ornamentados con más ele- (continuo con teclado y cuer- Rodoreda, Antoni Nicolau y en 1887, de Antoni Nicolau,
gancia que exceso y sin forzar da pulsada, en alternancia de Amadeu Vives. más conocido como promotor
en ningún caso su carácter clave y órgano, tiorba y guita- Orquestra simfònica de BarcelOna i de conciertos y director de
expresivo. Equilibrada y flexi- rra barroca), en las que domi- naciOnal de catalunya. director: orquesta que en esta faceta de
ble integración del continuo en na la claridad, las líneas bien Jaime martín. compositor; una faceta bien
el contexto de una visión vita- articuladas y los contrastes tritó td0105 (sémele). 2013. 74’. merecedora de rescate (como
lista, brillante, exuberante de netos, pero sin excesos. El ddd. N PN el resto de los protagonistas
una música de enorme atracti- carácter camerístico del acom- del disco), aunque solo fuera
vo melódico y rítmico que pañamiento permite un buen como parte por la encantadora tanda de
incluye una de las obras más equilibrio con el solista, un de su aten- valses conclusiva de la suite.
extraordinarias del género con- Mario Folena de línea cantábi- ción al patri-
certístico de todo el barroco: el le, sonido terso y notable pre- monio musi- Germán Gan Quesada
Concierto para 4 violines que disposición para el adorno, cal de Cata-
Bach adaptaría para 4 claves. especialmente en los tiempos luña, el Cen-
intermedios, en los que tre Robert AMERICA.
Pablo J. Vayón encuentra numerosos ocasio- Gerhard se asoma con este Obras corales de Aaron
nes para desplegar un discurso registro a un repertorio en Copland, Steve Reich, John
de acariciante lirismo. buena medida inédito —y aun Cage, Morton Feldman, Leonard
VIVALDI: Toca el turno también a la menos frecuentado en salas de Bernstein y Samuel Barber. swr
Conciertos para flauta Op.10. Op.4, doce conciertos para conciertos—, que viene a VOkalensemBle stuttgart. director:
mariO fOlena, flauta travesera. violín, cuerdas y continuo reu- retratar el ambiente de influen- marcus creed.
l’arte dell’arcO. nidos bajo el título de La Stra- cias encontradas en que se Hänssler classic cd 93.306
director: federicO guglielmO. vaganza, en los que Vivaldi debatía, como indica Xosé Avi- (sémele). 2012-2013. 78’. ddd. N PN
Brilliant 95047 (cat music). 2014. asienta casi definitivamente la ñoa en sus informadas notas,
50’. ddd. N PE forma tripartita del género (los la creación musical catalana y, poco podría
La Stravaganza. l’arte dell’arcO. números 7 y 8 están de todos por extensión, española a lo añadirse al
director y solista: federicO modos en cuatro movimien- largo de la segunda mitad del encomio de
guglielmO. tos), aunque la serie contiene siglo XIX, en la encrucijada la trayectoria
2 cd Brilliant 95043 (cat music). elementos melódicos origina- entre sonoridades italianas, que, desde
2014. 96’. ddd. N PE les e incluso bizarros, con francesas y alemanas. su ya lejana
abundancia de cromatismos y En versiones nítidas, bien fundación
modulaciones poco corrientes marcadas en acento y con en 1946, ha desarrollado el
en la época que justifican su dibujo tímbrico interno acerta- SWR Vokalensemble Stuttgart
título. El violín solista de la do, la OBC ofrece primicias de en beneficio de la creación
Op.4 aparece en Vivaldi aún la música programática deci- coral del siglo XX, no solo en
como violino di concertino, monónica en nuestro país, ya el ámbito de los numerosas
por lo que en los pasajes solis- sea la robusta concepción sin- primeras audiciones que ha
tas a veces se involucran las fónica, fundamentalmente ita- asumido sino en el descubri-
en su exhaustiva exploración dos partes de violín de la tex- lianizante, bien que con espo- miento fonográfico de vastas
de la música instrumental tura orquestal e incluso el vio- rádicos resabios beethovenia- parcelas de territorio apenas
vivaldiana, Federico Gugliel- lonchelo (como en el final del nos o del Mendelssohn más explorado; como lo es, en
mo y su L’Arte dell’Arco llegan nº7). Interpretaciones a voz contenido, de las “escenas sin- muy buena medida, la pro-
a la Op.10, seis conciertos por parte, bien equilibradas y fónicas” Lo cant de la muntan- puesta que ahora presenta
para flauta travesera, cuerdas y contrastadas, con un continuo ya (1877), de Felip Pedrell Hänssler Classic, centrada
bajo continuo que Le Cène que empieza a hacerse habi- —en cuyo transcurso sobresa- íntegramente en la música
publicó en Amsterdam en tual para este tipo de música le el sabor armónico de la estadounidense, a la que ya se
1729, convirtiéndose en la pri- (violonchelo, contrabajo, cla- “Pregària” del segundo movi- habían acercado en 2009 con
mera colección de estas carac- ve, órgano, guitarra y tiorba en miento—, ya la vitalidad pan- la integral del catálogo coral
terísticas en toda la historia de diferentes combinaciones). teísta de Josep Rodoreda y su de Elliott Carter. Estadouni-
la música que se dedicaba a Guglielmo parece en cualquier poema sinfónico La primavera dense, aunque no toda escrita
un instrumento que estaba caso haber refrenado la inten- (1883), pleno de lirismo meló- en (o inspirada por) suelo
empezando a ser difundido en sidad agresiva de sus primeras dico (“La primera rosa”) y de americano... De hecho, la pri-
Italia en aquella década. Es grabaciones para la serie (por vivacidad rítmica (“Sardana”). mera obra que se nos brinda,
muy posible que el proyecto ejemplo, su Op.6, de 2010) y Del propio Pedrell, el pre- los Four motets (1921) de
partiera del propio editor, por ahora los fraseos son más cur- ludio de Quasimodo (1875) Aaron Copland, entronca
lo que Vivaldi, acaso apurado vilíneos y flexibles, con tiem- nos sitúa en el horizonte del sobre las raíces de la sonori-
de tiempo, arregló cinco de pos lentos en los que el lirismo melodrama verdiano, en tanto dad europea de entreguerras y
sus conciertos ya conocidos resulta generoso y muy apre- es al Grieg de Peer Gynt a procede de sus años discipu-
(entre ellos, tres de los progra- ciable el énfasis sobre las diná- quien parece volver sus ojos lares con Nadia Boulanger: un
máticos de más éxito, La tem- micas más leves; los rápidos Amadeu Vives en el “Ballet de estilo homofónico sencillo y
pesta di mare, La notte e Il son ágiles y brillantes, pero sin las brujas” del segundo acto un peculiar refinamiento
gardellino, que ahora abrirían que el vigor de los acentos ni de uno de sus primeros inten- armónico modal, que contras-
la nueva serie), añadiendo el ímpetu de los ataques domi- tos para la escena, la ópera ta poderosamente —hemos
sólo uno completamente origi- nen sobre las líneas, de colores Euda d’Uriach, fechada en pasado de la belle époque a
nal, que ocuparía el número 4. agrestes y en momentos oca- 1900 y cierre simbólico y cro- los tenebrosos años treinta—
Salvo La Notte, que presenta sionales algo desmañadas. nológico de esta propuesta con el tenso dramatismo e
una curiosa forma en cinco renaixent. Aunque para espíri- infrecuente instrumentación
movimientos, las obras res- Pablo J. Vayón tu fin de siècle –y decidida (coro masculino y cinco tim-

65
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 66

d d
i si cs O
c O
s s
VariOs

bales) de uno de los descubri-


mientos personales del disco, tasto solo
A Stopwatch and an Ordnan-
ce Map (1939), escrito por PODER EVOCADOR
Samuel Barber sobre textos de
Spender en torno a nuestra
Guerra Civil. El salto a la LE CHANT DE Buxheim, manuscrito esencial
segunda mitad de la centuria LESCHIQUIER: en el desarrollo de la escuela
incorpora, incluso con mayor Obras de Binchois, alemana de tecla del s. XV en
propiedad de estilo y afina- Dufay, Ciconia, Bruolo, el que figuran obras de auto-
ción que en los dos ejemplos Bedyngham, Dunstaple y res ingleses, italianos, france-
anteriores, muestras de reper- anónimos. BarBara ZanicHelli, ses y flamencos, además de
torios más fácilmente identifi- soprano. pau marcOs, vihuela de alemanes. El título de álbum,
cables como made in USA. arco; angélique mauillOn y Le chant de leschiquier, alude
Por encima de la arcaizante reinHild waldek, arpas. al término que se utilizaba
Missa brevis, de Leonard tastO sOlO. para designar a todo instru-
Bernstein —no entre lo más passacaille 1012 (sémele). 2014. 56´. mento de tecla con cuerda
granado de su producción— o ddd. N PN —leschiquier—, ya fuese ésta
de las columnas armónicas percutida o punteada. netración de sus componen-
móviles de un Cage tardío g uillermo Pérez y David El rigor y la coherencia tes, la variedad en la intensi-
(Five), el conjunto alemán Catalunya conforman el ave- musicológica de este proyecto dad de cada ataque y detalles
rubrica versiones de referen- zado y esencial binomio de llaman poderosamente la aten- como las leves oscilaciones en
cia de dos obras ‘mayores’ del Tasto Solo, conjunto especia- ción, si bien trascienden el la altura del órgano portativo
período: frente al paisaje dis- lizado en la interpretación de mero ejercicio organológico, —humanizado, si se nos per-
tendido y pleno de infinitos la música medieval tardía con ya que la búsqueda de la mite—, así como la brillantez y
detalles de The Rothko Chapel, instrumentos de tecla, en sus máxima adecuación no es más el rango dinámico del clavi-
de Feldman, la alianza entre el distintas formas y mecanis- que el medio con el que insu- simbalum de martillos, son
organum medieval, los pat- mos de producción del soni- flar vida a estas bellísimas algunos de los aspectos más
terns repetitivos, a cargo de do. Así, Guillermo Pérez toca obras. Así, todo lo anterior destacables de este excelente
un dúo de vibráfonos, y la el órgano portativo y el clavi- quedaría ensombrecido sin la disco, además de las gratísimas
obsesiva sonoridad aguda de simbalum de plectro, mien- soberbia interpretación que intervenciones de la soprano
Proverb, de Steve Reich. Una tras que David Catalunya nos regala Tasto Solo, sorpren- Barbara Zanichelli y del resto
magnífica oportunidad de hace lo propio aquí con en el dente y variada como pocas, del conjunto instrumental. Por
adelantarse, por unos meses, clavisimbalum de martillos. alternando gran variedad de tanto, quedamos a la espera de
a la celebración de su octogé- Este nuevo proyecto ve la luz estados de ánimo que hacen la tercera entrega con materia-
simo aniversario... seis años después de su exito- que el programa transcurra en les de la misma fuente que
so primer álbum Meyster ob un suspiro, tal es su poder anuncian sus responsables.
Germán Gan Quesada allen Meystern, y se centra evocador. La tímbrica cam-
como aquel en el Códice de biante, la milimétrica compe- Urko Sangroniz

AMERICAN CHAMBER
MUSIC Samuel Barber, entramos en pendio de todo aquello que la en versiones comprometidas
Obras de Aaron Copland, “palabras mayores”, no ya por música estadounidense del aunque sin especial relieve (a
Charles Ives, Leonard Bernstein, la inclusión de una de las ver- período tuvo de melting pot de lo que contribuye una toma de
Elliott Carter y Samuel Barber. siones del tan explotado Molto influencias y culturas larga y sonido opaca y poca nítida en
musicians Of tHe seattle cHamBer adagio central sino por la afir- exitosamente decantadas. la zona grave), una muestra de
music sOciety. James eHnes, violín. mación de voces personales obras orquestales de minutaje
OnyX 4129 (connex música). 2013. 62’. —así, en su primer movimien- Germán Gan Quesada algo corto, que reivindica el
ddd. N PM to appassionato— que aportan sonido sinfónico cubano des-
matices propios al neoclasicis- CUBAN SYMPHONIC de, salvo en contados casos, el
d esde las mo imperante en el país ame- MUSIC énfasis evidente en el elemen-
costas pacífi- ricano durante las décadas de Obras de Alejandro García to rítmico como motivo con-
cas nos visi- entreguerras, circunstancia Caturla, Carlos Fariñas, Enrique ductor formal. Es así en las
ta el ensem- extensible al primer Elliott Car- González Mántici, Guido López- pioneras Tres danzas cubanas
ble instru- ter y su honda Elegy (1943), Gavilán del Rosario y Alfredo (1927), de García Caturla, en
mental de la para viola y piano. Precisa- Díez Nieto. cuya interpretación se logra un
Sociedad de mente en esa atmósfera gene- Orquesta sinfónica naciOnal de ambiente rítmico envolvente
Música de Cámara de Seattle, ral se mueven con comodidad cuBa. director: enrique péreZ mesa. en la pieza central (en contras-
creado en 1982 y bajo la direc- y solvencia las otras dos obras mdg 601 1873-2 (sémele). 2011. 50’. te con los confusos y excesiva-
ción, desde hace tres años, de del disco, encabezadas, con ddd. N PN mente demorados movimien-
James Ehnes, protagonista (en nitidez formal y buen pulso tos extremos) y, especialmen-
calidad de violín solista y líder rítmico en los movimientos no abundan te, en el excitante Preludio
del cuarteto) de un registro extremos, por la Sonata para los registros para ‘Penthesilea’, de Carlos
que ofrece un panorama de la violín y piano (1943), de consagrados Fariñas: medio siglo más tarde
creación camerística estadou- Aaron Copland. Aunque, si a la música que la composición de Caturla,
nidense de la primera mitad hubiéramos de limitarnos a de concierto se mantiene aún la obsesión
del pasado siglo, centrado en una impresión privada, pro- cubana, para por el ritmo, nacido desde la
sus grandes nombres, con las pondríamos sin dudar la pla- lo que –en percusión, como factor expre-
patentes ausencias de George centera escucha del juvenil demasiadas ocasiones– hemos sivo, al servicio de una inter-
Gershwin y Ruth Crawford Trío con piano, seis años ante- de recurrir a grabaciones añe- pretación atávica del mito
Seeger. Si la presencia de rior, de Leonard Bernstein, jas o escasamente informadas. amazónico a través del filtro
Charles Ives es apenas testi- tanto por la sarcástica armonía Bienvenida sea, pues, la nueva romántico de Von Kleist. Sirve
monial —en lugar de su Largo de blues de su Tempo di mar- apuesta de MDG, un sello que de engarce cronológico entre
(1901), para trío con piano, cia como por el interés rítmico viene prestando atención a la ambas obras el Pregón y dan-
podría haberse pensado en de la tanda de variaciones de creación sonora de la isla cari- za (1954), de González Manti-
alguna de sus sonatas— con el su tramo final (Largo–Allegro beña en los últimos tiempos, ci, de indudable oficio instru-
Cuarteto de cuerda op. 11, de vivo e molto ritmico): un com- que en esta ocasión agavilla, mentador y escasa originali-

66
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 67

d d
i si cs O
c O
s s
VariOs

dad, como pórtico a las dos las dos obras la suite de ballet de improvisación Astraea en MINISTRILES
propuestas más recientes, de El Cid de Massenet y la 1975— como en una faceta NOVOHISPANOS.
abiertas al influjo de las Alborada del gracioso de creativa personal que queda Obras del Manuscrito 19 de la
corrientes posminimalistas Ravel, que, con su soplo de bien retratada en el disco en Catedral de Puebla de los
internacionales, bien, en su guitarra andaluza, su copla versiones de enorme calidad y Ángeles. ensemBle la danserye.
concepto tonal y rítmico, a las rubateada y su renovada compromiso, en las que desta- sddm 31. 2013. 63’. ddd. N PN
estadounidenses de segunda visión del color orquestal, ca la labor de Nurit Stark al
generación (John Adams) en entra en la modernidad mante- violín y del hijo del composi- la profunda
Rítmotiv (2002), de López- niendo estrechos vínculos con tor, Alexander, al contrabajo. huella musi-
Gavilán, bien a las de la escue- la música de sus predecesores. Si bien la reflexión pos-bachia- cal renacen-
la báltica, en todo su vocabula- Emplear instrumentos origina- na de Capriccio über die Abrei- tista que se
rio estilístico —estatismo, hin- les en este repertorio es toda se (1979), para dos violines, halla en Ibe-
capié en el registro grave, acu- una declaración de principios, puede dejar un tanto frío, con- roamérica
sada modalidad—, en el caso y tiene su importancia, pero lo forme avanzamos en el catálo- pareciera
del adagio para cuerdas In verdaderamente relevante en go de Suslin, su lenguaje, sus- limitarse al campo de la poli-
memoriam (2012), de Díez Les Siècles es su constante tentado sobre la investigación fonía. Obras vocales de com-
Nieto. Cuba se movía en el búsqueda de transparencia y microtonal, seduce de manera positores nacidos en la penín-
período de entreguerras, de la de diversidad, obteniendo un paulatina: ya en la gestualidad sula que trabajaron en el Nue-
mano del afrocubanismo, Cuba sonido que captura muy bien bronca y oscura, aunada con vo Mundo o, en menor medi-
se mueve, en plena etapa de el espíritu de cada uno de las cierta cualidad improvisatoria, da, de compositores nacidos
distensión sociopolítica... piezas. Tiene mucha historia de la Sonata capricciosa ya allí son frecuentes en gra-
grabada detrás, sobre todo en (1986), para violín y clave, se baciones, pues afortunada-
Germán Gan Quesada Ravel y en Debussy, y puede comienza a descubrir una con- mente aquellos países se sien-
que le falten chispas de genia- vincente capacidad para la ten orgullosos de este legado
lidad para situarse al lado de contundencia rítmica y la cultural, algo que no sé sí
FRANCE-ESPAGNE. los mejores, pero no por ello expansión melódica, como en cabría decirse de la España
Obras de Chabrier, Massenet, cuesta sumarse al entusiasmo el trío de cuerda Grenzüber- que nos ha tocado vivir. Pero
Ravel y Debussy. les siècles. del público que asistió a estas tritt (1990), la posibilidad de también la música instrumen-
director: françOis-XaVier rOtH. interpretaciones en vivo en el exploración expresiva de ese tal tuvo un desarrollo impor-
musicales actes sud (Harmonia Festival de la Chaise-Dieu, la ámbito microtonal en instru- tante allende el Atlántico. La
mundi). 2015. 51’. ddd. N PN Sala Pleyel de París y el Teatro mentos solistas (el violínistico presencia de ministriles en el
de l’Archipel de Perpignan. Mobilis, fechado en 1995) y la Virreinato de Nueva España se
a las innu- búsqueda de contrastes tímbri- remonta a la misma llegada de
merables Asier Vallejo Ugarte cos —fragilidad de armónicos Hernán Cortés. Se cuenta que
muestras de vs acordes contundentes— éste, en una de sus incursio-
la determi- aliada con la sutil referencia nes por el territorio de la
nante contri- IN MEMORIAM. intertextual, caso del mozartia- actual Honduras, en 1524, se
bución de Obras de Viktor Suslin y Sofia no 1756 (2005), de nuevo con hizo acompañar de unos tres-
Debussy a la Gubaidulina. nurit stark, violín el violín como instrumento cientos soldados y cinco
música de comienzos del siglo y viola. cédric pescia, clave y piano. protagonista. Compuesta en ministriles, los cuales tañían
XX se viene a sumar este de Olga dOwBuscH-luBOtsky, 2013 ex profeso para esta gra- chirimías, sacabuches y dulzai-
disco de Les Siècles, que deja violonchelo. aleXander suslin, bación, So sei es, de Gubaiduli- nas. Los ministriles castellanos
ver el el abismo que existe contrabajo. reBecca Beyer, violín. na, rubrica el homenaje y se enseñaron a los indígenas a
entre dos obras no demasiado taikO saitO, percusión. integra coherentemente en el tocar los más variopintos ins-
distantes en el tiempo (poco Bis Bis-2146 (sémele). 2013. 72’. ddd. último estilo de la compositora trumentos, surtiendo así a las
más de dos décadas) pero sí N PN de Chistopol: clímax poderosí- instituciones eclesiásticas de
en color, en lenguaje y en simos, de emotividad desatada, músicos para su repertorio.
estética como son la España c oncebido aparición súbita de momentos Las piezas que se recogen este
de Chabrier y la Iberia de como home- de distensión estructural —el disco corresponden a uno de
Debussy. Pese a que ambas naje al com- breve coral que actúa como los principales testimonios de
toman el paisaje español como positor Vik- coda— y nítida diferenciación tal labor en tierras americanas
punto de inspiración, nada tie- tor Suslin de papeles formales en planti- y, sobre todo, en Nueva Espa-
ne que ver la exuberancia y el con ocasión llas reducidas, en esta ocasión ña. Se trata del Manuscrito 19
empuje festivo de la primera de su falleci- concretada en la dialéctica de la catedral de Puebla, único
con el refinamiento, el poder miento en 2012, Bis ofrece un entre violín y contrabajo, por libro de coro para uso de
evocador y el relieve melódico retrato de una figura oculta, al un lado, y piano y percusión. ministriles localizado en cate-
de la segunda, que fue pitada menos entre nosotros, de la Al fondo, el motivo BACH; drales americanas. Los autores
la noche de su estreno y cues- renovación de la música sovié- más en primer plano, el de estas piezas son Orlando
tionada por varios de sus con- tica desde la década de los recuerdo de Suslin, un compo- Di Lasso, Philippe Rogier, Cle-
temporáneos. Pero Roth tiene setenta del pasado siglo, tanto sitor digno de la atención del ment Janequin, Thomas Crec-
la estupenda idea de unir por su actividad como intér- oyente. quillon, Francisco Guerrero,
ambos mundos a través del rit- prete —fue fundador, junto a Rodrigo de Ceballos, Pedro
mo, por lo que introduce entre Sofia Gubaidulina, del grupo Germán Gan Quesada Ruimonte o Juan Navarro, así

67
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 68

d d
i si cs O
c O
s s
VariOs

como otros no tan conocidos rinete y piano) en la segunda bién plasmó varias de las primer Cuarteto Brodsky, y
(Gil de Ávila, Ginés Martínez mitad del siglo XX, desemboca sonatas de la Op. 1 de Salvato- preludia estupendamente un
de Gálvez o Hernando Franco) en la nostalgia catalana de su re Lanzetti, otro de aquellos disco que transita por reperto-
o anónimos. Escuché por pri- Estudio para el film “Secret avezados violonchelistas ba- rios muy poco conocidos pese
mera vez a los hermanos mur- People”, compuesta ya en rrocos napolitanos. Nasillo nos al gran nombre de varios de
cianos Pérez Valera (Fernan- Cambridge; Julián Bautista, en ofrece ahora (adjunto con el sus autores. Es el caso de Liszt,
do, Juan Alberto, Luis Alfonso su Fantasía española (1945/ disco de Zig Zag al que me que aporta con su Romance
y Eduardo) hace ya años, en 46) se esfuerza en el distancia- refería) una serie de sonatas oubliée la obra más austera,
una grabación de la Capella miento irónico respecto del de autores partenopeos, en las profunda y sombría del álbum
Saetabis con música de maes- tópico sonoro patrio, mediante que volvemos a encontrar los (estamos en 1880 y el viejo
tros de capilla de la colegiata la dislocación armónica y rít- nombres de Porpora y Lanzet- Liszt compone, desde muy
de Játiva, y ya entonces me mica de sus componentes; ti, mezclados con composito- dentro, hacia el futuro), pero
impresionaron, a pesar de que Jesús Bal y Gay (Sonata para res apenas conocidos: Rocco también el de Glazunov con
en líneas generales el disco no clarinete y piano, 1947) rein- Greco, Giulio de Ruvo, Fran- su emotiva Elégie y el de
pasaba de discreto. Ahora, con terpreta acentos stravinskianos cesco Alborea “Francischiello”, Kodály con su lento e inquie-
su grupo, La Danserye (que (Agitato del movimiento cen- Pasquale Pericoli o, por tante Adagio de 1905. Junto a
completa Manuel Quesada), tral) y elegancia armónica à la supuesto, Giovanni Battista ellos, tres violinistas de excep-
sólo puedo hacer acopio de Poulenc de manera lograda. Es Pergolesi, que aunque vio la ción como son Vieuxtemps,
loas para describir las bonda- muy de agradecer la inclusión luz en Iesi, a muchos kilóme- Wieniawski y Kreisler hacen
des de su interpretación. —ante la falta de repertorio tros de distancia de Nápoles, valer el aliento, el color y el
propiamente concebido para todo el mundo lo tiene por el empuje de la melodía románti-
Eduardo Torrico el clarinete— de Égloga más universal de los músicos ca, salpicada a veces de un
(1982), de Rodolfo Halffter, napolitanos. También aparece virtuosismo al que Zimmer-
transcrita por el propio Lluna a Francesco Supriani, cuya músi- mann se enfrenta sin ceder ni
MÚSICA ESPAÑOLA EN partir del original para oboe y ca algunos habrán descubierto una sola pizca en musicalidad
EL EXILIO. piano: un magnífico ejemplo recientemente gracias al y calidad de sonido, como
Obras de Julián Bautista, Robert de su estilo tardío, merecedor excepcional disco The cello in tampoco lo hace cuando Louis
Gerhard, Julián Menéndez, de una mayor presencia entre Spain, grabado para Glossa Vierne la sitúa en sus Dos pie-
Rodolfo Halffter y Jesús Bal y Gay. nosotros, que contrasta viva y por Josetxu Obregón y su gru- zas para viola en una suerte
JOan enric lluna, clarinete. eficazmente con el agradable y po, La Ritirata. Se trata de un de antesala del impresionismo,
Juan carlOs garVayO, piano. limpio posromanticismo de recorrido cronológico de algo donde la viola ha de empren-
miraBai rOsenfield, violín. tres de los Estudios de concier- más de cien años —de media- der un vuelo más etéreo,
tritó td0110 (sémele). 2014. 66’. to de Jesús Menéndez, nombre dos del XVII hasta bien entra- incluso sutil, pero igualmente
ddd. N PN irrenunciable del clarinete da la segunda mitad del sentido. Al piano, Thomas
español del pasado siglo. XVIII—, con varias piezas de Hoppe subraya la coherencia
e ncomiable incuestionable belleza. Acom- del programa desde la serie-
labor de Germán Gan Quesada pañan a Nasillo la también dad y el sentido común, desde
recupera- violonchelista Sara Bennici y ese lugar preciso en el que
ción la asu- el clavecinista Michele Barchi. asoman a una sola voz la auto-
mida por NEL GIARDINO DI Nasillo es siempre un intérpre- ridad del músico de talento y
Joan Enric PARTENOPE. te efectivo, aunque, en mi opi- la lealtad del acompañante
Lluna, con el Obras de Greco, De Ruvo, nión, sobrio en exceso, lo que perfectamente fiel.
concurso Francischiello, Supriani, en ciertos pasajes del disco se
principal de Juan Carlos Gar- Pergolesi, Lanzetti, Porpora y traduce en pesada languidez. Asier Vallejo Ugarte
vayo, en torno a un repertorio Pericoli. gaetanO nasillO y sara Un poco más de champán le
tan desatendido discográfica- Bennici, violonchelo; micHele habría sentado mejor a esta
mente como es el de la música BarcHi, clave. música. PERMUTATIONS.
de cámara del Grupo musical arcana a385 (sémele). 2015. 79’. Obras de Nikolai Kapustin, John
del 27 y ‘asimilados’. Por ddd. N PN Eduardo Torrico McLaughlin Williams, Ross Lee
mucho que la mención del Finney, Jeffrey Mumford y Geor-
“exilio” se vea algo forzada al r
eclama ge Walker. eliesHa nelsOn, viola.
incluir obras escritas en Espa- para sí ROMANCE OUBLIÉE. James HOwsmOn, piano.
ña o anteriores a la Guerra Nápoles el Obras de Sitt, Glazunov, Vierne, sOnO luminus dsl-92186. 2013-
Civil, no es menos cierto que ser uno de Vieuxtemps, Wieniawski, Liszt, 2014. 64’. N PN
las composiciones recogidas enclaves Kreisler y Kodály. taBea
respiran un cierto aire común donde nació Zimmermann, viola. tHOmas HOppe, p or muy
de confianza generacional en el violonche- piano. myriOs classics myr014. ingenua
una renovación de la composi- lo, aunque 2014. 64’. ddd. N PN que pueda
ción española emprendida, y el repertorio dedicado a este resultar la
sostenida tras 1939, a duras instrumento haya quedado l o primero dimensión
penas en ámbitos geográficos opacado por el oropel de la que sorpren- nacionalista
apartados. Con ligereza de ingente música vocal que se de cuando y la influen-
articulación, viveza rítmica y, produjo en la ciudad parteno- empieza a cia que Nel-
por qué no subrayarlo, “sale- pea. Reivindicando ese alum- sonar la pri- son reivindica en sus notas
ro” en el ataque en ambos bramiento, han sido no pocos mera de las al disco de la música made
intérpretes, el programa no los discos que se han grabado seis Album- in USA sobre la creación glo-
tiene desperdicio y recoge la con conciertos napolitanos blätter de balizada de nuestros días —
pluralidad de planteamientos para violonchelo. Uno de Hans Sitt es el sonido cálido, incluso en el campo del
estéticos en el seno de esta ellos, con obras de Nicola Fio- lleno, redondo, que Tabea jazz, habría que discutir si es
ambición compartida: Robert renza, Nicola Porpora, Leonar- Zimmermann extrae de su vio- aún el espacio geográfico y
Gerhard —como ha mostrado do Leo y Nicolò Sabatino, el la, una Vatelot de 1980. Ese cultural estadounidense el
en sus reciente trabajos Diego que hace ahora diez años sonido fabuloso, unido a un que se conserva la palma de
Alonso Tomás—, moviéndose registró en Zig Zag Territoires fraseo amplio y sumamente su renovación en la actuali-
entre la voluntad melódica Chiara Banchini al frente del delicado, colma de sentido dad—, es innegable su
(Andantino) y escarceos inci- Ensemble 415, en cual oficiaba poético las seis miniaturas del dominio técnico, la carnali-
pientes con el rigor formal (el de solista Gaetano Nasillo, compositor bohemio, que fue dad del sonido de su viola y
inicio de una Sonata para cla- quien en ese mismo sello tam- durante un tiempo violista del la sensibilidad dinámica al

68
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 69

d d
i si cs O
c O
s s
VariOs

exploran de manera ortodo- poco después de la de Strauss


pilar Vázquez, elisa rapado xa las capacidades tímbricas y basada en el original francés
de la viola. Para concluir, es de Oscar Wilde.
LAS DOS DICEN en la Sonata para viola y Para tratarse de mujeres
piano op. 69 (1992), de enérgicas, de fuerte personali-
Kapustin —un compositor dad y volcánica pasionalidad
NO HAY CANTAR SIN en alza programadora y dis- en algunos casos, la cantante
AMOR cográfica en los últimos checa no parece meterse del
Canciones de de Wagner, tiempos— donde mejor se todo en los personajes. Abor-
Mahler y Granados. observa esa globalización da los fragmentos con un fra-
pilar VáZqueZ, mezzosoprano. reclamada por Nelson, seo poco variado, monótono,
elisa rapadO, piano. expresada en la indudable sin reparar en los acentos
stOne recOrds 5060192780543 resonancia jazzística, vía esenciales que otorgan a los
(connex música) ddd. 2014 57´ blues en el Largo central y sonidos su pleno sentido dra-
N PN por medio de la vitalidad rít- mático. Así se puede compro-
mica de los movimientos bar en la famosa aria de Dali-
V olviendo de sus periplos rápidos extremos: música la, cantada más como una
wagnerianos, Pilar Vázquez sin complicaciones, ni exce- nana que como una declara-
recala en su querencia came- A medianoche, por ejemplo, sivas pretensiones, que ción encendida de amor y de
rística. Lo hace aprovechan- una intensidad introspectiva, rubrica la opción estética de deseo, sin que la voz aporte
do una tesitura dúctil, oscura grave y bellamente siniestra un disco desigual. ese plus de sensualidad que
y bien encajada en el grave, de contundencia. uno espera de este pasaje. Lo
y el resto de los registros, ¿Granados tras Mahler? Sí, Germán Gan Quesada mismo sucede con la Medea
con un notorio dominio del porque son contemporáneos de Cherubini, cantada con
color conforme a las exigen- y cantan al amor. Desde lue- aseada pulcritud pero sin
cias expresivas. Liviandad y go, Pilar, con inteligencia, SINFUL WOMEN. reparar en las posibilidades de
claridad sopraniles, matiza- evita cualquier manolismo, Obras de Massenet, Stravinski, un canto más enfático y dra-
ciones veladas, hábil uso del españolada o casticismo y su Cherubini, Wagner, Strauss y mático. Y así prácticamente
vibrato. personaje no es la diosa Erda Mariotte. dagmar peckOVá, mezzo. todos los fragmentos, excep-
El programa se ordena vestida de maja. Granados cOrO y filarmónica de eslOVaquia. ción hecha de la escena final
sobre el tema amoroso. Wag- tiene una veta de gravedad director: aleksandar markOVic. de la Salomé de Mariotte don-
ner, que por una vez se dig- amatoria, de queja sombría suprapHOn su 4181-2 (sémele). de la escritura simbolista y
nó a musicar unos versos aje- que va más allá de la mera 2014. 68’. ddd. N PN decadentista exime a la can-
nos, lo hace a favor de una tonadilla evocativa y goyesca. tante de acentos pasionales y
mujer poetisa. Si bien al fon- Rapado acompaña con su la mezzoso- le permite recrearse en un
do se oyen momentos de conocida solvencia profesio- prano checa canto más preciosista. Con
Tristán, el sesgo es íntimo y nal y el cuidado por la dic- Dagmar Pec- todo, la voz de la checa ha
climático. Lo mismo pasa con ción alemana, tanto en la ková diseña empeorado notablemente de
Mahler, que se encuentra con música como en el texto un programa unos años a esta parte. El
su maestro partiendo de la pues en cuanto a Lied, el pia- centrado en apoyo no está del todo asen-
canción y yendo hacia el dra- no también dice. personajes tado, pues se aprecia un
ma. En Mahler halla Pilar su femeninos ostensible vibrato y se aprecia
mejor estro, consiguiendo en Blas Matamoro transgreso- la dificultad para alcanzar
res. Mujeres pecadoras, se titula directamente las notas supe-
el recital, pero habría que mati- riores, a las que llega arras-
servicio de un repertorio, cerrada con un Allegro con zar que más que de pecadoras trando las notas de apoyo y
eso sí, de interés disconti- moto – Misterioso de cate- se trata de mujeres fuertes, obviando muchas veces la afi-
nuo. Resulta significativo goría. Frente a ella palide- convencidas de estar en pose- nación. Por otra parte, en las
que sea precisamente la cen un tanto el neobarro- sión de la verdad y dispuestas notas graves se aprecian sono-
obra más antigua incluida quismo de las Dos piezas a afrontar las más dramáticas ridades de pecho y cambios
en la grabación, la Segunda para viola, de James consecuencias como efecto de de color.
sonata para viola y piano McLaughlin, el recio contra- su voluntad de ver realizados Markovic parece conta-
de Ross Lee Finney, la que punto de la correcta Sonata sus deseos. Así, desfilan por giarse del tono poco efusivo
más llame la atención, por para viola y piano (1989), este programa María Magdale- del recital y se conforma con
su sano eclecticismo —com- de George Walker, en la na, Dalila, Iocasta, Medea, una dirección correcta y asea-
prensible a la altura de su coda de cuyo segundo Kundry, Elektra y Salomé. El da, incluso en fragmentos
fecha de composición movimiento se “cuela” de punto de originalidad de este como la Danza de los siete
(1953)— entre base dodeca- rondón una muy disimulada repertorio radica en que no se velos en los que podría haber-
fónica y concepción temáti- cita de L’homme armé, o el ha optado por la Salomé de se centrado en una dirección
ca y formal neoclásicas, en tenso expresionismo de Jef- Strauss, sino por la menos más volcánica y salvaje.
la línea de las propuestas frey Mumford y su Wending conocida pero muy interesante
coetáneas de Copland, (2001), soliloquio en que se de Antoine Mariotte, estrenada Andrés Moreno Mengíbar

C/ Fernández de los Rios, 50. 28015 Madrid


Tel.: 91 543 94 41. Fax: 91 543 94 74
info@elargonauta.com www.elargonauta.com

69
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 70

d
d V
i sd
d i cs O
c O
s s
cilea - mOZart
aHO-BacH

D CILEA: declara su amor por Federico. bouw de Ámsterdam en 1983

CRÍTICAS de la A a la Z
L’Arlesiana. annunZiata Vestri En lo musical, la dirección de (Tercera) y 1986 (Cuarta) con
(rosa mameli), dmitry gOlOVnin Cilluffo consigue que la el entonces titular de la
(federico), mariangela sicilia (Vivet- mediocre orquesta marchigia- orquesta en plenitud de facul-
ta), steffanO antOnucci (Baldassa- na suene con empaste y hasta tades traduciendo dos de sus
re), Valeriu caradJa (metifio), cHris- con brillo; sabe mantener la más claras afinidades electivas
tian saitta (marco), riccardO a. tensión continua de esta parti- (recordemos que Haitink tiene
stranO (l’inocente). OrcHestra tura y subraya con eficacia los varias versiones de estas dos
filarmOnica marcHigiana. cOrO momentos de mayor intensi- sinfonías —y también del ciclo
liricO marcHigianO. director musi- dad. Golovnin conjuga el liris- completo— con varias orques-
cal: francescO cilluffO. directora mo y el dramatismo con cierta tas, sobre todo Concertge-
de escena: rOsetta cuccHi. director eficacia, aunque tiende a man- bouw y Filarmónica de Ber-
de vídeo: tiZianO mancini. tener un fraseo monótono lín). Por lo demás, nada que
V
dVd dynamic 37688 (sémele). 105’. poco dado a la matización y a no sepamos ya: cohesión
2013. N PN la delicadeza expresiva, algo arquitectónica impresionante,
de lo que sale perjudicado su texturas de claridad encomia-
¿ Hay vida famoso lamento, si bien cabe ble, formidable respuesta
en L’Arlesia- depositar parte de la responsa- orquestal y rigurosísimo res-
na más allá bilidad en una regia que lo peto a todo lo escrito por el
del “Lamen- hace cantar tumbado sobre compositor son las directrices
to de Federi- una mesa todo el fragmento. interpretativas fundamentales
co”? ¿Es ésta La mejor voz de la producción puestas de manifiesto en
una más de es sin duda la de Mariangela estos dos conciertos. Haitink,
esas óperas Sicilia como la sufrida Vivetta, además, consigue resultados
D

que han todo delicadeza y lirismo en el que oscilan entre su prover-


pasado a la fraseo, timbre de bello metal y bial racionalismo, la perfecta
fama tan sólo por uno de sus buena capacidad de matiza- fluidez del discurso, la clarifi-
fragmentos? Pues depende, ción. Vestri es una mezzo a cación y equilibrio de las
dicho sea en sentido gallego. medias, pues sólo convence voces y la justeza rítmica, dos
Es verdad que se pueden en la sección superior del lecciones extraordinarias de
mencionar momentos de sóli- registro; la inferior suena hue- este mahleriano ejemplar que
da inspiración melódica, como ca y sin suficiente apoyo, pero consigue, sobre todo en la
alguno de los soliloquios de le da suficiente entidad a su Cuarta, con una extraordina-
Rosa Mamai y, sobre todo, de personaje. Tosco el Baldassare ria Maria Ewing en el movi-
Vivetta, posiblemente el per- de Antonucci e insufrible por miento final, dos cimas maes-
sonaje más delicado, más su vibrato Strano en el rol del tras de serenidad, precisión e
humano y más mimado por el Inocente. Como es habitual en idioma (algún matiz de
compositor. Pero también lo Dynamic, el comprador puede importancia menor, como los
es que, en especial en el tercer disfrutar de subtítulos en japo- acordes finales del arpa en la
acto, la música cae en lo rim- nés y coreano, pero no en Cuarta, que no se oyen, impi-
bombante y grandilocuente, español. den la perfección absoluta de
con mucho bombo y platillo esta magnífica versión). Quizá
gratuito. Pero donde sí que no Andrés Moreno Mengíbar en la Tercera Haitink nos
cabe sino admirar a su compo- muestre una versión menos
sitor es en la escritura orques- apasionada, menos física y
tal, fina, elegante, muy cuida- MAHLER: relevante que por ejemplo las
da en la instrumentación y con Sinfonías 3 y 4. de Bernstein o Kubelik, pero
claras intenciones de rehuir carOlyn watkinsOn, mezzo; maria en conjunto, como decíamos,
del facilón recurso verista de ewing, soprano. cOrO femeninO de estamos ante dos versiones
doblar las voces. No alcanza el la radiO de HOlanda. ejemplares que hacen plena
refinamiento de Adriana cOrO de niñOs de HOlanda. justicia al sólido quehacer
Lecouvreur pero le sigue no real Orquesta del cOncertgeBOuw. mahleriano de este extraordi-
muy de lejos. director: Bernard Haitink. nario director. A destacar tam-
El Teatro Pergolesi de Jesi director de vídeo: Hans HulscHer. bién las notables filmaciones,
optó por revalidar este título 2 dVd artHaus 109119 y 109108 las buenas tomas sonoras y
en septiembre de 2013. La (música directa). 103’ y 62’. 1983, 1986. las excelentes prestaciones de
reconocida habilidad para la R PN las dos solistas, Watkinson y
producción de vídeo de Tizia- Ewing, sobre todo la de la
no Mancini consigue hacernos soprano norteamericana en la
más cercana una producción Cuarta, un modelo de encan-
que en el teatro debió ser to expresivo y paz interior.
oscura y lejana, con ilumina- Por tanto, memorables recrea-
ción mortecina y escaso des- ciones filmadas de estas dos
pliegue escenográfico. Cucchi sinfonías. Perfectas dentro de
concentra su propuesta escé- la objetividad de Haitink, vir-
nica en la locura obsesiva de tuosas, brillantes y quizá sin
Federico por esa chica de los matices expresivos de
Arlés que nunca aparece en el otras protagonizadas por los
libreto pero que aquí se con- r eedición en DVD de estas directores ya citados más arri-
vierte en una imagen recurren- dos sinfonías ya publicadas ba, son dos auténticas marcas
te que tortura la mente des- hace años en formato Laser- de la casa que se recomien-
equilibrada del joven proven- disc (Pioneer) pero que pasa- dan sin problemas para toda
zal. Como era de esperar, no ron para nosotros (y en gene- clase de públicos (los dos
faltan los detalles “de autor”, ral para todos los europeos) DVD se comercializan por
como el que Vivetta deambule prácticamente inadvertidas. separado).
a menudo con un terrario lle- Ambas son filmaciones en
no de insectos incluso cuando vivo tomadas en la Concertge- Enrique Pérez Adrián

70
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 71

d i s c d
O Vs d
cilea - mOZart

ópera de Holanda, marc albrecht

PREGUNTAS
MOZART: bién Carl Ludwig Giesecke) sea, y pese a no pocas inge-
La flauta mágica. colocaron estratégicamente nuidades a veces un poco
maXimilian scHmitt (tamino), una galería de símbolos de ridículas, como esa pequeña
cHristina landsHamer (pamina), carácter más o menos masóni- culebra que hace huir a Tami-
tHOmas Oliemans (papageno), nina co fácilmente comprensibles no, o la consignación de los
leJderman (papagena), Brindley para el espectador medio de genéricos sobre una pequeña
sHerratt (sarastro), íride martíneZ la época y los articularon pantalla, la representación
(reina de la noche), wOlfgang sobre una historia mágica, de discurre ágilmente, sin altiba-
aBlinger-sperrHacke (monostatos). cuento de hadas, típica de la jos ni aparentes fallos; y el
Orquesta de cámara de HOlanda. ópera popular de su tiempo. público se lo pasa muy bien.
cOrO de la ópera naciOnal Claro que tras esa fachada ya Incluso con los efectos sono- positivo, en el que no partici-
HOlandesa. director: marc sabemos que hay mucha tela, ros artesanales producidos en pa el Tamino de Maximilan
alBrecHt. director de escena: que empieza por los plantea- una esquina del escenario. No Schmitt, un tenor de timbre
simOn mcBurney. director de mientos armónicos y que un es mala idea que tanto la flau- algo picudo, más ligero que
video: misJel Vermeiren. musicólogo como Barraud, ta de Tamino como el gloc- lírico, falto de esa carne que
dVd Opus arte Oa 112210 (música entre otros, intentó desvelar. kenspiel de Papageno sean pide este personaje heroico de
directa). 2012. 183’. N PN Dejando a un lado todo tocados por músicos de la Mozart. Hay que reconocer
ello, hemos de enfrentarnos, orquesta: desde el propio que en lo puramente canoro
H ay que reconocer que las pues, a la composición y, más escenario o desde el foso. no hace cosas feas. No las
notas escritas por el director concretamente en este caso, al A que la función discurra hace tampoco la costarricense
de escena Simon McBurney sesgo de la visión escénica de con fluidez, con nervio, con Íride Martínez, una lírica de
—artista polifacético, relativa- McBurney, que es variada, gracia y espíritu amable, con cierta amplitud y notable segu-
mente nuevo en este mundo colorista, con tramoya vista, al transparencia orquestal y ridad en el sobreagudo, que
de la ópera— nos dejan per- estilo de la época del estreno, vocal, contribuye la magnífica da una imagen realmente fiera
plejos. Sólo se plantea duda y, al tiempo, con aplicación de dirección musical de Marc de la Reina de la Noche, a la
tras duda, pregunta tras pre- procedimientos muy moder- Albrecht, hijo de Georg Ale- que McBurney sitúa en una
gunta acerca del verdadero nos de láser y digitalizaciones xander Albrecht (nada que silla de ruedas y caracteriza
significado de esta obra varias, con proyecciones y ver con el ya extinto Gerd como una auténtica anciana.
mozartiana; y no es el primero superposiciones de imágenes, Albrecht) y colaborador años Un poco traído por los pelos.
que se las hace, por supuesto. con mucha agilidad en los ha de Abbado, algo que se Espléndido, gracioso en
Pero él mismo reconoce que cambios de cuadro, que se nota en la suavidad y elegan- ese papel bombón que es el
no tiene respuestas. Argumen- suceden sin reposo, y con cia del gesto, en el revoloteo de Papageno, Oliemans, a
ta: “esta ópera parece aceptar afortunado manejo de factores armonioso de la batuta y en el quien recordamos en la parte
cualquier interpretación, de la mecánicos. Hay una platafor- manejo acompasado de la de Hércules en aquella mal-
misma forma que resiste a ma central que se mueve arri- mano izquierda. El director hadada producción de Alceste
veces, paradójicamente, todo ba y abajo, adelante y atrás de sabe diferenciar los tempi, el de Gluck del Real firmada por
intento de acercamiento. La manera incansable, que se carácter de cada número, en el temible Warlikowski. No
angustia me invade: ¿Debería pliega y se despliega y marca una partitura asombrosamente posee una voz realmente
multiplicar las referencias his- espacios y escenarios. El variada como ésta. bella, pero funciona. Digno,
tóricas? ¿Situar el acento sobre empleo de la luz es básico y El equipo vocal es muy solemne, sin más, el un tanto
el elemento masónico? ¿Privi- beneficioso para la demarca- compacto, sin que en él des- pálido Sarastro de Sherratt, a
legiar el divertimento? ¿Es una ción. Se debe a Jean Kalman. cubramos ninguna voz verda- falta de mayor rotundidad,
comedia? ¿Tiene un sentido Los diálogos son modificados deramente fuera de serie. Aun- redondez y solidez en graves,
más profundo? Etc.” en algunas ocasiones. que justo es reconocer que la cumplidoras y expresivas las
Son preguntas que nos Los figurines o son intem- de Christina Landshamer tres Damas y en su punto los
hemos hecho todos, aficiona- porales o contemporáneos. La posee magníficas hechuras. Es niños, aquí disfrazados de
dos, críticos, musicólogos, estu- época es difusa, y así lo la de una lírico-ligera, más lo espíritus ancianísimos (una
diosos de cualquier tipo. Y que demanda incluso el libreto. primero que lo segundo, con invención más). Correcta la
de seguro se hizo el público de Sarastro y sus sacerdotes cuerpo, igualdad de registros y Papagena de Lejderman y
aquel estreno vienés de 30 de parecen pertenecer, por su timbre cálido. Acierta e frasear bien el muy a lo Mime
septiembre de 1791. Mozart y atavío, actitudes y gestos, a con encanto y frescura, a Monostatos de Ablinger Sper-
su libretista Schikaneder (aun- una suerte de empresa multi- acentuar con intención, a rhacke. Normalitos los demás.
que ahora se ha descubierto nacional, en la que aquél es el expresar con calor. Su gentil
que en el texto colaboró tam- consejero delegado. Sea como figura completa un perfil muy Arturo Reverter

MAHLER: Davis se posición. En nuestra opinión, no cuentan las versiones clási-


La Canción de la Tierra. encuentra a sir Colin está aquí mejor que cas de la fonografía, aunque
dOris sOffel, contralto. kennetH gusto con en su versión con la Sinfónica haya otras también filmadas
riegel, tenor. Orquesta sinfónica de esta música de Londres (1981), aunque (Bernstein) que superen a
la radiO de BaViera. que traduce allí sus solistas (Jessye Nor- ésta sin ningún problema.
director: cOlin daVis. director de impecable- man, Jon Vickers) rozaban Como quiera que sea, buena
vídeo: klaus lindemann. mente, aun- una perfección que aquí no versión que se recomienda
dVd artHaus 109113 (música que la fuerte consiguen los dos buenos sin problemas (o con el pro-
directa). 1988. 74’. N PN carga emo- profesionales que intervienen blema del tenor) y que puede
cional de la (Riegel manifiestamente mejo- ser un buen comienzo para
m emorable dirección, or- obra quede aquí diluida en un rable). Dentro de la apabu- empezar a conocer esta com-
questa perfecta, solistas ade- discurso refinado y melancóli- llante competencia, esta ver- pleja obra. Solo hay subtítulos
cuados (especialmente Doris co que, por supuesto, puede sión cuenta con una buena en inglés y francés.
Soffel) y toma de sonido de ser una de las muchas aproxi- filmación que puede ser un
indiscutible calidad. Colin maciones posibles a esta com- punto a su favor con el que Enrique Pérez Adrián

71
312-Discos copia.qxp_nueva maqueta Discos 22/10/15 20:37 Página 72

d d
i si cs O
c O
s s
aHO-BacH

ÍNDICE DE DISCOS CRITICADOS

Albes & Danses. Obras de Godard: Cuartetos 1-3. Barchi. Arcana...................68


Pedrell, Rodoreda, Nicolau y Cuarteto Élysée. Timpani .. 56 No hay cantar sin amor. Obras
Vives. Martín. Tritó............65 Haendel: Joshua. Tarver, de Wagner, Mahler y
América. Obras corales de Berndt/Cummings. Granados. Vázquez, Rapado.
Copland, Reich, Cage, Accent...............................56 Stone .................................69
Feldman, Bernestein y C. Halffter: Orquestaciones. P. Permutations. Obras de
Barber. Creed. Hänssler.....65 Halffter. DG ......................56 Kapustin, Williams, Finney,
American Chamber Music. Haydn: Cuartetos, op. 20. Mumford y Walker. Nelson.
Obras de Copland, Ives, Cuarteto Dorian. Howsmon. Sono Luminis...68
Bernstein, Carter y Barber. Chandos ............................57 Prokofiev: Sonata para
Ehnes. Onyx ......................66 In memoriam. Obras de Suslin violonchelo, op. 119. Müller-
J. S. Bach: Fantasía cromática y y Gubaidulina. Stark, Pescia. Schott, Piamontesi. Orfeo ..60
fuga BWV903. Devine BIS.....................................67 Prokofiev: Sonata para
Chandos ............................52 Janácek: Sinfonietta. violonchelo, op. 119.
J. S. Bach: La Pasión según San Immerseel. Alpha ..............57 Elschenbroich. Onyx .........60
Mateo. Daniels, Lawes: The Royal Consort. Rachmaninov: Rapsodia sobre
Harvey/Seymour. Signum ..52 Phantasm. Linn..................58 un tema de Paganini.
Berio: Sinfonía, Calmo, Ritirata. Le Chant de Leschiquier. Trifonov/Nézet-Séguin.
Raïsänen/Lintu. Ondine .....52 Obras de Binchois, Dufay, DG ....................................61
Biber: Misa Salisburgensis. Ciconia, Bruolo, Bedynghan Ravel: Ma Mère l’Oye.
Savall. Alia Vox .................53 y Dustaple. Tasto Solo. Martín. Tritó ......................61
Boccherini: Quinteto, Passacaille.........................66 Romance oubliée. Obras de
Divertimento, Concierto. Liszt: Conciertos para piano. A. Sitt, Glazunov, Vierne,
Accademia Ottoboni. Kantorow/J. J. Kantorow. Vieuxtemps, Wienawski,
Zigzag ...............................53 BIS.....................................58 Liszt, Kreisler y Kódaly.
Bruckner: Sinfonía nº 4. Lutoslawski: Concierto para Zimmermann, Hoppe.
Honeck. RR .......................53 piano y orquesta. Sinfonía nº Myrios ...............................68
Cabezón: Ultimi mie sospiri. Los 2. Zimerman/Rattle. DG ....58 Schubert: Sonatas D894 y
afectos diversos. Vanitas ......54 Mahler: Sinfonías 3 y 4. D960. Schiff. ECM.............61
Cilea: La arlesiana. Vestri, Watkinson, Ewing/Haitink. Schubert: Winterreise.
Golovnin, Sicilia/Cilluffo. Arthaus..............................70 Schreier/Cuarteto de Dresde.
Dynamic ...........................70 Mahler: La canción de la tierra. Profil .................................62
Couperin: Leçons de Ténèbres. Soffel, Riegel/Davis. Shostakovich: Cuartetos 4, 8 y
Dumestre. Arthaus..............................71 11. Cuarteto Carducci.
Alpha ................................54 Ministriles novohispanos. Signum ..............................62
Cuban Symphonic Music. Obras del Manuscrito 19 de Shostakovich: Sinfonía nº 10.
Obras de García Caturla, la catedral de Puebla de los Nelsons. DG......................62
Fariñas, González Mántici, Angeles. La Danserye. Sinful Women. Obras de
López-Gavilán del Rosario y SDdM................................67 Massenet, Stravinski,
Díez Nieto. Pérez Mesa. Mozart: Conciertos para piano Cherubini, Wagner, Strauss y
MDG.................................66 6 y 8. Schoonderwoerd. Mariotte. Péckova, Makovic.
Dubois: Música sacra, Accent...............................60 Supraphon.........................69
sinfónica y de cámara. Mozart: La flauta mágica. Somis: Opus IV. Pedrona.
Niquet, Roth. Ediciones Schmitt, Landshamer, Calliope.............................63
Singulares..........................54 Oliemans/M. Albrecht. Stravinski: Concierto para
Dvorák: Sinfonía nº 9. Suite Opus Arte..........................71 piano y viento. Gorlatch/De
americana. Tudor ..............55 Música española en el exilio. La Parra. Sony ...................64
Duphly: Piezas para clavecín. Obras de Bautista, Gerhard, Tansman: Obras para guitarra.
Belder. Brilliant .................55 Menéndez, R. Halffter y Bal y Grondona. Stradivarius......64
Dupont: Poème para piano y Gay. Lluna, Garbayo, Vivaldi: L’Estro Armonico.
cuarteto. Girod/Cuarteto Rosenfield. Tritó ................68 Podger. Channel................64
Prazak. Mirare ...................55 Nel giardino de Partenope. Vivaldi: Conciertos para flauta.
France-Espagne. Obras de Obras de Greco, De Ruvo, Folena/Guglielmo.
Chabrier, Massenet, Ravel y Francischiello, Supriani, Brilliant .............................65
Debussy. Roth. Musicales Pergolesi, Lanzetti, Porpora y Vivaldi: La Stravaganza.
Actes Sud ..........................67 Pericoli. Masillo, Bennici, Guglielmo. Brilliant ...........65

72
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 73

D O S I E R

¿QUIÉN ESCUCHA
MÚSICA CLÁSICA?
Raoul Dufy, Le grand concert.

C
uando hablamos de música, casi siempre lo satisfacer a los oyentes ha pasado ahora al primer
hacemos sobre el compositor o el intérprete. plano. Estas páginas reflexionan sobre cuestiones
Y así asumimos implícitamente que ambos como las funciones históricas y los tipos de públicos
representan los pilares imprescindibles para hacer que coexisten en la música clásica (Miguel Ángel
realidad la interpretación musical. Pero esta actitud Marín), la adopción de nuevos formatos de concier-
tan frecuente olvida que el fin último de la tos desarrollados en Nueva York y diseñados para
interpretación es el oyente, sin el cual carece de seducir más eficazmente al oyente (Antoni Pizà), los
sentido la actividad musical. Nos olvidamos espacios específicos para escuchar música y sus
entonces de nosotros mismos. rituales asociados (Benjamín G. Rosado), y la com-
Este dosier centra su atención en el oyente y el paración entre la escucha pública en la sala de con-
modo a veces insospechado en el que condiciona a ciertos y la escucha privada en el espacio íntimo
compositores e intérpretes. A través de cuatro bre- (Mario Nieto). La práctica de escuchar música, que
ves ensayos se analizan, desde perspectivas com- imaginábamos pasiva y acomodada, se revela ahora
plementarias, el papel clave que siempre ha jugado como un acto activo y reivindicativo.
—hoy aún más si cabe— el público. Convertido
repentinamente en el bien más preciado para los Miguel Ángel Marín
organizadores de conciertos, el debate sobre cómo Coordinador del dosier

73
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 74

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

PÚBLICO, AUDIENCIA, OYENTE1

Los públicos, del pasado al presente oídos expertos). Y Korngold operó un viraje mayúsculo en
los géneros que abordó cuando se vio forzado a exiliarse a

A
firmar que toda música fue compuesta para ser escu- Estados Unidos. La sustitución del clave por el piano a fina-
chada pudiera parecer una obviedad. Sin embargo, les del siglo XVIII o la creciente altura en la afinación de las
en términos históricos, esta premisa no puede apli- orquestas para obtener un sonido más brillante (en la actua-
carse a una buena parte del pasado. El canto grego- lidad 442 Hz o incluso 444 Hz, frente a los 400 Hz aproxi-
riano de espíritu ascético, la polifonía renacentista de melo- mados hace dos o tres siglos) son también algunos aconte-
días trenzadas o las obras religiosas del Barroco henchidas cimientos más de entre una larga lista provocados para aco-
de misticismo son músicas que hoy apreciamos como oyen- modar la música a la voluntad del público. Por eso resulta
tes, pero que en su momento no fueron compuestas primor- extraño que el análisis del público haya suscitado tan poca
dialmente para ser escuchadas. Perseguían otras funciones atención entre los estudiosos, y que solo sea al albur de la
sociales o rituales, casi siempre vinculadas al encomio de un mercadotecnia reciente y de la presión por vender entradas
mecenas o al culto de un Dios, durante siglos las funciones cuando se estén escudriñando sus perfiles y sus gustos. Al
principales a las que fueron destinadas muchas grandes musicólogo, interesado desde hace ya algún tiempo en rei-
composiciones. Solo a finales del siglo XVIII con la llegada vindicar la importancia del oyente para la historia de la cul-
de la modernidad y sus transformaciones casi revoluciona- tura, se le ha añadido más recientemente el sociólogo y el
rias hubo cambios sustanciales en los modos de producción, gestor, si bien con objetivos distintos.
difusión y consumo de la música: la apropiación burguesa
de las instituciones musicales, la consideración del músico
como artista frente a su condición pasada de mero sirviente,
el asociacionismo musical en coros y sociedades filarmóni-
cas y el surgimiento del concierto público como institución
social y estética, el más determinante de todos los cambios
para el tema que nos ocupa. Fue entonces cuando se eman-
cipó definitivamente el oyente y, junto al compositor y al
intérprete, se formó la alianza que desde entonces reside en
el centro de nuestra cultural musical.
Sería un ejercicio muy revelador tratar de contar el pasa-
do desde la perspectiva del oyente. Una hipotética historia
de la escucha musical nos permitiría adoptar la visión de
quien recibe la música, y deshacernos por un momento de
la postura de quien la compone o quien la interpreta, las
perspectivas que los manuales han implantado de oficio.
Sería un modo contundente de comprobar que sin la figura
de un receptor que escuche la música, esta ni siquiera
podría existir; sería el equivalente a una composición olvida-
da en un cajón o una interpretación ejecutada en soledad. Albert Graefle, Beethoven y sus amigos. Grabado de c. 1880 que
Esta hipotética historia de la escucha situaría, por ejemplo, a representa la exaltación de la escucha concentrada y sublimada
Bach como una figura discreta en el siglo XVIII pero como forjada durante el siglo XIX.
un gigante en el siglo XIX, y a Mahler como la referencia
sinfónica en la segunda mitad del siglo XX. Es decir, los La lucha por la audiencia
colocaría en los momentos en que sus obras empezaron de
facto a incorporarse a la historia en tanto que se difundieron En cierto sentido, la historia de la escucha de la música
fuera de los círculos más o menos limitados que tuvieron en ha sido la historia de la progresiva democratización en su
vida de sus autores, y pasaron con regularidad primero a la acceso: de las cortes reales y los salones nobiliarios se pasó
sala de conciertos y luego a los registros fonográficos. Solo durante la Edad Moderna al concierto público y a la ópera
la comunión del compositor, del intérprete y del oyente comercial, primero en las grandes ciudades y, ya durante el
hacen posible que la música pueda consumarse; y sin uno siglo XIX, también en las medianas de la mano de la bur-
de ellos, esta no puede adquirir carta de naturaleza. guesía. Con el siglo XX llegó la reproducción mecánica del
El papel del público, a veces identificado ambiguamente sonido en sus distintos soportes, que ha culminado en la
con un mercado indefinido, no se limitaba a medir su acep- actualidad con la revolución de Internet, el streaming y las
tación ante el estreno de obras (con sonados fracasos de descargas. Nunca antes en el pasado escuchar música había
algunas que luego acabarían siendo piedras angulares de sido tan fácil, económico y universal como lo es ahora.
nuestra cultura, como fue el caso de la Sinfonía nº 5 de Paradójicamente, esta misma masificación ha dotado al con-
Beethoven o la Consagración de la Primavera de Stravins- cierto y a la escucha concentrada y silenciosa del aura mis-
ki). También el público ha ejercido una enorme influencia teriosa y excepcional que le era propia en el pasado, cuan-
en la creación y difusión de obras musicales y en guiar do la audición en vivo estaba al alcance de solo unos
algunos giros de la historia. Haydn transformó sustancial- pocos. Porque si bien la democratización y las nuevas tec-
mente su estilo compositivo cuando llegó a Londres en la nologías han multiplicado el número de oyentes de música
década de 1790, avisado de la capacidad que tenían los clásica a una cifra que resulta complicado precisar, no ha
ingleses para detectar incluso en una primera audición sus acarreado sin embargo el deseado aumento en los asisten-
bromas musicales (lo que hoy nos parece privilegio de tes a las salas de conciertos. Más bien al contrario. Los últi-

74
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 75

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

Yale Center for British Art


Caricatura de Thomas Rowlandson, The concert. Bath (siglo XVIII) que recoge en tono de humor las distintas actitudes de los
oyentes ante la escucha musical durante las primera etapas del concierto público.

mos años han registrado en Europa y Estados Unidos dos orquestas y teatros de ópera a dotarse de nuevos perfiles
fenómenos preocupantes para las organizaciones que pro- profesionales de comunicación que ayuden a “conectar” la
mueven música clásica: un descenso en la venta de entra- institución con sus públicos. Pero el objetivo no se limita a
das y una tendencia al envejecimiento de los asistentes a las conocer a la perfección los valores y preferencias de quienes
salas de conciertos, dominadas cada vez más por el blanco asisten, para tenerlos presentes en el diseño de la programa-
de las canas y el brillo de las calvas. ción; sino sobre todo las de quienes no asisten y, en poten-
Más previsible era que esta democratización en tiempos cia, podrían hacerlo según su perfil cultural. Son los tan
del capitalismo haya intensificado la comercialización de la ansiados “nuevos públicos”, una especie de tabla de salva-
música (transformada en un bien de consumo) y la estrate- ción colocada en la parte alta de las listas de prioridades de
gia para seducir a la audiencia (vista como potenciales la mayoría de las organizaciones culturales. Varios estudios
clientes). Aunque esta vertiente comercial siempre ha existi- han documentado, a través de entrevistas y cuestionarios,
do en el arte, en las últimas décadas ha adquirido una algunas de las principales barreras que sienten quienes no
dimensión desconocida, impulsada sobre todo por la indus- son asiduos en la sala de conciertos, como la creencia de
tria discográfica y, más recientemente, por promotores y unos conocimientos específicos como requisito para disfrutar
organizadores. Podría decirse que el público de antaño —el de la música o una etiqueta de comportamiento que les
conjunto de personas que participan de una misma afi- resulta extraña, por citar dos obstáculos clásicos. El resultado
ción— se ha tornado hoy en audiencia. Este término, de de estas consideraciones son los cambios que muchas institu-
reciente incorporación al lenguaje de los gestores cultura- ciones e intérpretes están introduciendo en el formato y
les, se define como el grupo social diferenciado que partici- desarrollo de sus conciertos, aunque a veces se guíen por el
pa en comunidad en un espectáculo, implicado en un pro- espejismo de que determinadas modas (por lo general caren-
ceso de compromiso con el arte y de experiencia colectiva. tes de una reflexión crítica previa), operarán el milagro.
Las instituciones y los propios intérpretes sienten ahora la En este ámbito es todavía poco lo que se ha investigado
necesidad de entender mejor a sus audiencias más allá de en nuestro país sobre el caso concreto de las audiencias de
los datos sociológicos básicos de edad, residencia o fre- la música contemporánea, un ámbito problemático del que
cuencia de sus visitas. El conocimiento de una audiencia se habla en público menos de lo que preocupa a los res-
implica identificar las motivaciones que mueven a un ponsables en privado. Quizá convendría aceptar como pun-
espectador para asistir a un concierto, analizar su actitud to de partida que toda experiencia con la música contempo-
durante el evento y escudriñar la experiencia estética y ránea no es necesariamente satisfactoria (tampoco lo es
social que vive. Tener un discernimiento más preciso sobre siempre con otros géneros musicales o con otras artes, aun-
qué mecanismos disparan los resortes emocionales de los que los porcentajes puedan ser distintos). La escucha de
oyentes contribuye a intensificar la experiencia del concier- estrenos que por definición son obras nuevas, desconocidas
to y, de esto modo, inducir nueva visitas. En términos pro- e impredecibles implica objetivamente un reto de enverga-
pios de la mercadotecnia: “fidelizar al cliente”. dura para cualquier oyente, incluidos los más avezados. No
La creencia de que una audiencia se puede crear y desa- podemos esperar que sean héroes quienes asisten a estos
rrollar si se implanta la estrategia adecuada ha movido a conciertos. Por esta razón quizá no es suficiente programar

75
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 76

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

Slava Korolev
regularmente música contemporánea para con-
seguir la creación de un público interesado y
fiel. Fórmulas que impulsen entre la audiencia
una serie de actitudes y orientaciones podrían
facilitar su disfrute con estos repertorios: acce-
der a los ensayos y al proceso creativo de la
interpretación, ofrecer la oportunidad de “pro-
bar” distintos estilos, asumir como algo natural
que a un oyente le puedan gustar unas obras y
otras no, fomentar el interés por experimentar
y promover una disposición positiva y curiosa
hacia retos sonoros desconocidos. Esto supon-
dría rodear el concierto propiamente dicho con
otros eventos antes, durante o después de su
celebración. La creación de una audiencia
específica para la música contemporánea es,
sin duda, uno de los principales desafíos que
las instituciones musicales y sus responsables
afrontan en estos momentos de incertidumbre.

Tipos de oyentes

Más allá de conciertos o programaciones Vista del Teatro de Ópera de Cámara de San Petersburgo. La institucionalización del
centrados en géneros o repertorios determina- concierto público implicó de inmediato la construcción de edificios específicos para
dos, la audiencia de cualquier institución no es escuchar música, adaptados a los distintos requisitos y perfiles del público.
ese ente abstracto y pasivo que tendemos a
imaginar, sino un agente definido y activo al que el intér- simplemente puede abandonarse a una escucha distraída
prete trata de conmover, y que con sus silencios, toses o que le arranca una cadena inconsciente de pensamientos y
aplausos dictamina el valor que le otorga a un concierto le sume en un estado placentero. Todas estas experiencias
(más bien de la interpretación antes que de la composi- o estilos de escucha no solo conviven simultáneamente en
ción). En última instancia, toda audiencia está conformada la sala de conciertos, sino que también se dan en una mis-
por una reunión de individuos, por oyentes concretos y dis- ma persona, en función del estado anímico, del género
tintos unos de los otros. En el imaginario colectivo, la músi- musical o de las contingencias de cada situación.
ca clásica se asocia con un oyente absorto, al borde del Esta clasificación o tipología de oyentes es un asunto
delirio hipnótico con los ojos entornados. Esta construcción clave para una organización, en la medida en que le permi-
idealizada surgió asociada al Romanticismo, cuando la tiría orientar sus decisiones en función de los perfiles domi-
música absoluta (vinculada desde su nacimiento a la obra nantes o de aquellos a los que quiere resultar atractiva. Ine-
instrumental del último Beethoven) se encumbró como una vitablemente se plantea aquí el asunto delicado de cómo
experiencia musical de carácter casi religioso. Este ideal, encontrar un equilibrio con fórmulas de programación que
una especie de versión musical del síndrome de Stendhal, permitan la coexistencia satisfactoria de oyentes en una
sigue ocupando un lugar central en nuestro ideario cultural misma sala con capacidades de escucha muy distintas. Con
y es, secretamente, el estado perseguido y deseado por frecuencia suele citarse la clasificación pionera de modos
todo aficionado. Pero la realidad cotidiana de la sala de de escucha que Theodor W. Adorno formuló en su ensayo
conciertos es bien distinta. La audiencia no es una aglome- Tipos de comportamiento musical, en el que distinguía un
ración casual e informe de individuos que accidentalmente buen número de oyentes distintos: experto, buen oyente,
coindicen en un espacio para asistir a un concierto. Más consumidor cultural, oyente emocional, oyente resentido,
bien, es un grupo humano conformado por distintos estra- experto en jazz, oyente entretenido, oyente indiferente, no
tos y clases sociales, con vocaciones, capacidades y expec- musical y antimusical. Esta clasificación ha suscitado críticas
taciones diversas ante el hecho musical. por no tener una base experimental sólida y mezclar, ade-
La sociología ha tratado de poner orden en esta masa más, distintos criterios. Pero más allá de las revisiones que
aparentemente informe, identificando distintos tipos de pudieran plantearse, sirve para hacerse una primera idea de
oyentes o actitudes hacia la escucha de la música: activos, la variedad de tipos fundamentales de escucha, que podrían
concentrados, informados, emocionales, pasivos… Apuran- sintetizarse en cinco grandes grupos de oyentes:
do esta argumentación hasta el extremo, se podría decir 1) el experto y el buen oyente con alguna capacitación
que hay tantos modos de escucha como individuos en una profesional y capaz de enjuiciar con fundamento una inter-
sala, en tanto que es un proceso personal, subjetivo e inclu- pretación en términos técnicos y formales;
so íntimo, por paradójico que parezca este término para 2) el consumidor de cultura, para quien la música es un
describir un fenómeno que, como la música en vivo, se bien cultural con valor social, acumulando con algo de feti-
materializa siempre como experiencia colectiva y en comu- chismo extensos conocimientos musicales, sobre todo de
nidad. Entre los asistentes a un mismo concierto, ante idén- carácter biográfico y centrados en los intérpretes;
ticos intérpretes y programa, conviven modos de escucha 3) el emocional, sin una relación técnica con la música,
muy distintos. Un oyente puede dirigir su atención hacia el en la que busca resortes que estimulen y accionen senti-
lenguaje y la sintaxis con los que se construye una compo- mientos y emociones;
sición; otro puede fijarse en el material melódico y sus pos- 4) el resentido, que rechaza la vida musical oficial e ins-
teriores reelaboraciones; alguno quizá se centre en buscar titucionalizada, huyendo hacia periodos o repertorios mar-
las connotaciones culturales o ideológicas que desprende ginados, como podría ser la música antigua, la contemporá-
toda obra, mientras que un vecino de fila no pierde detalle nea o la más desconocida;
en la dimensión gestual y sonora de la interpretación, y otro 5) el entretenido, quizá el perfil predominante, quien
solo se detiene en contar las notas falsas. La mayoría, en fin, carece de una relación específica y crítica con la música,

76
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 77

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

cuya escucha acomete en actitud abandonada, sólo como


fuente de estímulos sensoriales sin aspirar a desvelar su
sentido (cualquier que este pueda ser).
La escucha de la música en vivo no es pues una activi-
dad pasiva, sino en última instancia una acción activa, mol-
deada por cada individuo en función de sus expectativas,
experiencias previas, estado de ánimo y concentración. Es
el cúmulo de estas reacciones individuales lo que confiere a
cada concierto y a cada interpretación en vivo su carácter
distintivo, único e irrepetible. Otro asunto es cómo pode-
mos estudiar estas reacciones y qué información de valor
puede una organización extraer de las del público para eva-
luar el grado de satisfacción de sus oyentes. Un sorprenden-
te estudio revelaba, por ejemplo, que las toses en un con-
cierto son, en realidad, una respuesta social del público, un
modo de réplica estética al concierto con una función aná-
loga (pero opuesta) a los aplausos. Las toses no son inocen-
tes ni casuales, sino que siguen un patrón continuado, algo
inexplicable si fueran involuntarias. Una medición precisa
de las toses durante los conciertos arroja resultados insospe-
chados: ocurren más en pasajes musicales lentos y sublimes
que en los rápidos y extrovertidos, y más en obras comple-
jas y desconocidas (como la música contemporánea) que en
las armoniosas y conocidas (las que conforman el canon
clásico romántico). Lo que resulta aún más llamativo es que
el índice de toses entre quienes están en un concierto casi VALENTINA LISITSA
dobla la media de cualquier otro individuo (36 veces al día
frente a 16 respectivamente).
Quizá estemos ante un nuevo escenario donde los
oyentes están asumiendo en toda su dimensión el papel NUANCES
activo y creativo que les corresponde, tratando de encontrar
su voz propia en la sala. Las nuevas tecnologías están ya
permitiendo que se conviertan en comentaristas del con-
cierto, casi en directo, a través de las redes sociales. Están, Valentina Lisitsa es una pianista excepcional, que
por así decir, asumiendo plena consciencia del hecho espe- se ha convertido en un éxito en YouTube con más
cial que implica sentir el edificio y la sala de conciertos, la
atmósfera del evento, la proximidad a los intérpretes y a de 200.000 suscriptores en su canal y más de 90
otros miembros de la audiencia y el ritual sacralizado de su millones de visionados en total de sus videos.
desarrollo. Compartir una experiencia con desconocidos
concede momentáneamente la sensación de pertenencia a
un grupo resguardado del exterior que tiene unos mismos Para el centenario de Scriabin en 2015, Valen-
valores y sensibilidad culturales. ¿Qué significa ser miembro tina bucea entre sus composiciones menos co-
de una audiencia en términos personales, sociales y emo-
cionales y de qué modo los oyentes contribuyen a dotar de nocidas y encuentra pequeñas joyas. A través
significado a la interpretación de la música en vivo? Estos y de una cuidada selección de composiciones para
otros interrogantes similares esperan una respuesta que nos
permita entender la magia adictiva que sienten quienes asis- piano, este disco muestra el trabajo de Scriabin a
ten con regularidad a los conciertos. lo largo de su vida.
Miguel Ángel Marín

BIBLIOGRAFÍA
1 CD
Ivo Supicié, Music in Society. A guide to the sociology of
music, Nueva York, Pendragon Press, 1987.
Karen Burland y Stephanie Pitts, Coughing and Clapping. Investi-
gating audience experience, Farnham, Ashgate, 2014.
Theodor W. Adorno, “Tipos de comportamiento musical”,
en Introducción a la sociología de la música, Madrid, deccaclassics.com universalmusic.es
Akal, 2009, 177-198 (original de 1968), traducción de
Gabriel Menéndez Torrellas.
Malissa C. Dobson, “New audiencies for classical music: the
experiences of non-attenders at live orchestrtal concerts”,
Journal of New Music Research, 39:2 (2010), 111-124.
1
Este texto forma parte del proyecto de I+D “Musicolo-
gía aplicada al concierto clásico en España” (HAR2014-
53143-P) del Ministerio de Economía y Competitividad.

77
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 78

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

ESCUCHA PÚBLICA, ESCUCHA PRIVADA

R
esulta un verdadero reto entender las motivacio-
nes de quienes asisten a cualquier concierto de
música clásica. Multitud de individuos reunidos
para un fin común: escuchar unas composicio-
nes disfrutando del aspecto visual de los intérpretes,
del propio público y del espacio donde tiene lugar.
Una escucha compartida, pública, fuera de la privaci-
dad del hogar o del uso de un dispositivo móvil. Pero,
¿por qué están hoy estas personas en ese concierto?
¿Qué es lo que les ha traído hasta allí? Si muchos com-
parten motivaciones comunes, ¿hasta qué punto es
posible definir perfiles distintos de público, según su
edad, nivel de estudios, clase social, etc?
Este tipo de interrogantes se han convertido en pre-
guntas habituales en las instituciones y organizaciones
que se dedican a la programación de conciertos de
música. Vivimos una época de cambios rápidos en Sala Dorada de la Musikverein de Viena
todos los ámbitos: sociedad, cultura, economía, tecno-
logía... Estas transformaciones han supuesto también que Viena, el Carnegie Hall de Nueva York o el Royal Albert
algunos se cuestionen el propio concierto y su vigencia hoy Hall de Londres. También, al mismo tiempo, se definían las
día, al perder la relevancia social de la que había disfrutado estructuras y los códigos que regían los conciertos:
casi desde su creación, hace unos dos siglos.
El aspecto social y sus repercusiones encierran muchas La música como elemento central. Anteriormente se
de las claves para comprender lo que ocurre en un concier- salía y entraba a la sala de forma libre o se comía y
to más allá de lo que suena. Un concierto es, junto al aspec- hablaba durante muchos conciertos. Ahora se esperaba
to musical, un acto social. Y es, a la vez, un evento que se del público una escucha atenta y en silencio.
inscribe en una cultura determinada, en un momento con- Códigos de vestir y reglas de comportamiento. Los
creto, comunicando unos significados que cada individuo conciertos eran escaparates sociales y el buen vestir que-
del público, en última instancia, moldea e interpreta por sí daba implícito en la naturaleza del evento. Además, se
mismo. Un ejemplo muy sencillo que ilustra esta idea es esperaba “corrección” en el comportamiento por parte
imaginarse una orquesta que realiza una gira con el mismo de los asistentes. Los aplausos pasaron a concentrarse
repertorio por todo el mundo. La forma de entender lo que exclusivamente al final de las obras.
sucede y lo que suena cambiará considerablemente según La crítica periodística y los textos sobre música.
tenga lugar en Pekín, Dubai, Sevilla, Nueva York o Rio de Escribir sobre música se popularizó, al convertirse en
Janeiro. Especialmente en la música clásica, por su propia una parte tan importante de la vida social de las perso-
tradición y por la ingente cantidad de investigación realiza- nas. Muchos intelectuales se animaron a escribir sobre
da, podemos estudiar el papel que ha jugado en la sociedad ella y se esperaba de una persona culta que pudiera
a lo largo de las distintas épocas: quién promovía los con- defenderse en conversaciones centradas en la música.
ciertos, qué función tenían, quién tocaba en ellos y quién y Estructura frontal. El público se situaba enfrente de
cómo los escuchaba. los músicos, separado de estos de forma clara. Los asis-
Hasta hace relativamente poco tiempo, los promotores tentes se concentraban mejor de esta manera en el “pla-
fueron fundamentalmente la iglesia y la aristocracia. A partir cer estético”.
del siglo XVIII y, sobre todo durante el siglo XIX, fue pri- Carácter ritual. El concierto, al transcurrir en silencio y
mordial la voluntad de la burguesía para convertir la asis- concentrar la atención exclusivamente en la música, adqui-
tencia a conciertos en una parte fundamental de la vida en rió cierto sentido sacro. A principios del siglo XX se expe-
sociedad. La música era utilizada como medio por la bur- rimentó en algunos lugares con la idea de hacer desapare-
guesía para demostrar su nuevo papel preponderante en la cer la orquesta de la visión del público, si bien se acabó
vida pública. En este nuevo contexto, entender de música y desechando. Solamente ha permanecido en Bayreuth, el
disfrutar de ella podía ser incluso algo secundario para teatro diseñado por Wagner para sus propias óperas.
muchos de los asistentes. El concierto ha tenido siempre
(como saben bien los etnomusicólogos en el caso de la Este formato de concierto y los protocolos asociados a
música pop) un profundo componente de identificación él se terminaron imponiendo a otras opciones, y así el con-
con un grupo social determinado. Lo importante era, sobre cierto ha permanecido prácticamente inalterado a lo largo
todo, desenvolverse bien en el juicio posterior y las conver- del siglo XX y hasta nuestros días. Desde la segunda mitad
saciones sobre lo que acontecía. Era más una forma hábil del siglo pasado se fue democratizando cada vez más y las
de manejar el lenguaje y la retórica que la posesión de pujantes nuevas clases medias lo abrazaron, con sus estruc-
conocimiento musical teórico. El concierto pasó a ser, en turas inalteradas. Así ha llegado hasta nuestros días y es la
definitiva, un estupendo centro de reunión social. Asistir a imagen más común que tenemos de él. Si le preguntamos a
la ópera o a los conciertos de la ciudad se convirtió en un una persona cualquiera cómo es un concierto de música
hábito para mucha gente. A finales del siglo XIX empezaron clásica, probablemente nos describirá algo parecido a lo
a construirse grandes auditorios como la Musikverein en expuesto en los puntos anteriores.

78
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 79

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

Mientras estas estructuras han permanecido inmóviles, otros músicos o intérpretes, etc. Este intercambio contribu-
en las últimas dos décadas se han producido cambios en la ye a hacer de cada concierto una experiencia única, rica e
función social del concierto. En general, podríamos decir irrepetible, potenciada por el gran poder de escuchar músi-
que ha dejado de ser un hábito y un centro de reunión para ca en directo.
pasar a ser una opción más dentro de la extensa oferta cul- La posibilidad de compartir experiencias musicales tam-
tural y de ocio. Al perder parte de su importancia social, las bién puede ocurrir en el ámbito privado, en soledad, con
nuevas generaciones han dejado progresivamente de asistir familia o con amigos. De este modo, el gusto musical viene
también influido y moldeado por la dimensión social
en el espacio privado. Nos gusta hablar de nuestras
preferencias musicales y enriquecernos con las de los
demás. Es por medio de este intercambio que muchas
personas abren los horizontes a nuevos autores o esti-
los musicales. Esto es algo especialmente sencillo hoy
en día, cuando cualquiera puede llevar una completa
biblioteca musical en el bolsillo.
Quizás uno de los puntos más importantes sea
entender qué mecanismos llevan a un individuo a ele-
gir entre el disfrute de la música en el ámbito privado
de su casa o en el espacio público de la sala de con-
ciertos. Está claro que la socialización es fundamental,
y juega un papel destacado desde las primeras etapas
de la vida de una persona, pues puede forjar un hábito
que permanezca durante la vida adulta. Es esta sociali-
zación la que posiblemente haya fallado en los últimos
La escucha fragmentada o distraída en internet es típica de nuestros tiempos tiempos. Parece como si las generaciones más jóvenes
no hubieran encontrado su sitio en la sala de concier-
a los conciertos en la misma medida que lo habían hecho tos y les costara romper la imagen de los auditorios como
sus padres, abuelos y bisabuelos. Las personas jóvenes, en lugares serios, algo anacrónicos y alejados de sus vidas coti-
general, asisten hoy en día por gusto y por disfrute, algo dianas.
que debería ser una buena noticia. Peo la otra cara de la No obstante, también hay buenas noticias. Mucha gente,
moneda es que no son tantas como les gustaría a muchos incluidos los jóvenes, disfrutan privadamente en su casa
programadores e instituciones. La pérdida del hábito se con la música clásica, o con músicas de características muy
aprecia en la venta de abonos, una práctica que resulta pro- similares, como es el caso de las bandas sonoras o la músi-
blemática con los nuevos asistentes, quienes acuden de for- ca de videojuegos (aunque su empaque estético sea a veces
ma mucho más irregular e imprevisible. distinto). Esto profundizaría en la idea de que quizás sean
las estructuras que rodean al concierto, heredadas del siglo
Escuchar música privadamente vs. asistir a un concierto XIX, las que resultan en parte un obstáculo para que nue-
vos públicos de generaciones jóvenes se animen a asistir de
Escuchar determinadas obras en casa y asistir a un con- forma regular a conciertos de música clásica. Desde este
cierto en el que se interprete exactamente la misma música punto de vista, sería más un problema del continente y de
puede no estar tan relacionado como a priori pudiera pare- la imagen que se tiene de este tipo de concierto, que del
cer. Incluso en el caso de que fueran los mismos intérpre- propio contenido musical.
tes. Hay personas que escuchan regularmente música clási-
ca en privado y no asisten a conciertos. También hay quien Cambios en la sociedad, cambios en la escucha
asiste a conciertos pero raramente pone el equipo de músi-
ca en casa. Este último es el caso de mucha gente que acu- Es un lugar común recordar que la música tiene la
de sobre todo por razones sociales, y no por un interés característica de suceder en el tiempo. Quien entra a un
estético en la música que va a ser interpretada. Detrás de la concierto, se coloca en su butaca y, tras atenuarse las luces,
multitud de individuos que conforman el público de cual- permanece sentado escuchando una buena cantidad de
quier concierto, las motivaciones para unos y otros puede minutos. Uno de los retos más importantes que afronta el
ser muy distintas. concierto actualmente es precisamente éste: la capacidad y
Para entender estas motivaciones, contemplar el con- voluntad del público para mantener la atención durante un
cierto como acto social nos puede desvelar algunas claves. largo periodo de tiempo sin moverse ni comunicarse. Es
¿Cuántas personas del público de un concierto cualquiera aquí donde los engranajes de la propia sociedad juegan un
asisten sin compañía simplemente porque les gusta esa papel fundamental. Vivimos en un mundo donde todo
música? En general, muy pocas: la mayoría del público va transcurre a gran velocidad. Un mundo a menudo impa-
acompañado de su pareja, amigos o familiares. El hecho de ciente y estresante, del cual recibimos cada día una enorme
asistir en compañía de otras personas es solo la punta del cantidad y variedad de estímulos, lo cual nos lleva a una
iceberg. Por detrás queda todo el proceso anterior que ha necesidad constante de hacer algo. Esta dinámica actúa en
configurado nuestro gusto para ese tipo de música y, sobre sentido contrario a la necesaria tranquilidad y predisposi-
todo, la costumbre de ir a conciertos de determinado tipo ción para afrontar una experiencia estética como la de dis-
con personas concretas. Un proceso que empieza en la frutar de la música en un concierto tal y como lo conoce-
infancia bajo la influencia de nuestra familia y va evolucio- mos. Además, muchas de las obras que suelen programarse
nando según nos hacemos mayores y ampliamos nuestros en los conciertos fueron compuestas e interpretadas en su
círculos sociales y nuestros horizontes musicales. El con- día en contextos muy distintos. Las personas vivían a otra
cierto es, además, un foro social donde vivimos unas expe- velocidad y entendían el mundo de otra forma. En contras-
riencias que compartimos con los demás. Nos emociona- te, la nuestra es la sociedad de lo instantáneo. El umbral a
mos juntos, comentamos nuestras opiniones, comparamos partir del cual el individuo empieza a aburrirse, buscando
con otros conciertos similares en los que hemos estado, con nuevos y cambiantes estímulos es mucho más bajo. Es algo

79
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 80

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

que se aprecia especialmente en las generaciones


más jóvenes, acostumbradas a la multitarea y al
mundo de las nuevas tecnologías. La escucha
fragmentada o distraída en internet, combinándo-
la con otras actividades es típica de nuestros tiem-
pos. El concierto de música clásica, por el contra-
rio, requiere de una atención muy activa y conti-
nuada en la propia música para percibir las sutile-
zas y los detalles que constituyen su riqueza.
Este tipo de realidades nos proporciona, sin
duda, elementos sobre los que reflexionar para la
ansiada renovación de las audiencias. Hay
muchas propuestas innovadoras que abogan por
enfoques interdisciplinares, con el uso de imagen,
vídeo y otros estímulos extramusicales. Entender
la psicología que opera bajo el oyente puede
resultar también un aspecto muy atractivo. ¿Adón-
de se dirige la percepción y la imaginación del
público durante un concierto? ¿Puede ser de ayu-
Publico infantil asistiendo a La pequeña flauta mágica en la Quincena Musical
da introducir elementos que lo hagan más diná-
mico? Son preguntas que se hacen actualmente
muchos programadores. según los tipos de oyente y sus expectativas. De esta forma
la concepción tradicional del concierto pasaría a ser una
Un reto para el formato tradicional de conciertos opción más al lado de otras muchas posibilidades. En
muchos lugares están empezando a surgir nuevos impulsos
De esta situación se deriva que sea más el propio con- con esta idea de fondo: en Berlín, con la Yellow Lounge; en
cierto, tal y como lo conocemos hoy, el que se encuentre Suiza con las Ynights; en Londres, con el proyecto The
con dificultades. La escucha privada no parece acusar ese Night Shift o en los diferentes festivales llamados PODIUM,
problema, y está más viva que nunca, pues en ningún de carácter interdisciplinar. Al mismo tiempo, una labor de
momento de la historia su difusión fue tan enorme como concienciación en promover y educar la escucha activa,
desde la era de internet. Solamente por medio de platafor- sería sin duda bienvenida. Independientemente del forma-
mas como YouTube o Spotify es posible acceder al instante to, generalmente la música se interpreta en un concierto
a miles de horas de forma gratuita. Además, la escucha pri- para ser escuchada con atención. Esto sucede también en
vada es mucho más libre, y admite mejor esa escucha frag- otros géneros como el jazz o el flamenco. El oyente, por
mentada y desatenta más propia de nuestros tiempos. La tanto, tiene también la responsabilidad de formarse y acer-
sala de conciertos, por su parte, está concebida con el obje- carse a músicas que requieren algo de esfuerzo por su parte
tivo principal de que el hacer sea fundamentalmente ver y para ser disfrutadas, como es el caso de muchas obras de
escuchar. música clásica.
De esta forma, el concierto se encuentra con la necesi- En definitiva, se puede decir que la escucha de música
dad de realizar algún giro en sus planteamientos. El hecho clásica sigue muy viva y goza de buena salud. Mediante
que se desprende de las cifras es que seguir apostando por internet y gracias a la globalización ha conquistado nuevos
el repertorio y el formato tradicional parece implicar una territorios y alcanzado cotas de difusión inimaginables hace
tendencia clara: el público asistente es cada vez mayor en unas pocas décadas. Es la escucha pública, representada por
edad y la renovación de éste sucede a una velocidad clara- el concierto, la que requiere de soluciones imaginativas para
mente insuficiente. De este modo, muchos programadores y seguir manteniendo viva una experiencia tan especial como
organizadores se encuentran a menudo ante la siguiente la de escuchar música en directo, cuya intensidad difícilmen-
pregunta: ¿me arriesgo a perder el interés de parte de mi te puede ser sustituida por la escucha privada. Poner el foco
público tradicional con cambios y propuestas innovadoras de atención en la audiencia y entender sus motivaciones y
que llamen la atención de otros públicos potenciales? ¿O, necesidades, sin duda nos puede dar muchas pistas que nos
por el contrario, permanezco fiel a mi público de abonados lleven a explorar nuevos caminos. Hacer partícipe al oyente
que le gusta escuchar lo de siempre, presentado de la mis- y comprender su papel activo en el desarrollo del concierto
ma forma? supone un avance importantísimo para superar los retos que
Encontrar el equilibrio entre atender las expectativas del se presentan en este momento.
público y el propio hecho artístico es, sin lugar a dudas, un
asunto fundamental. Tan importante es que un concierto Mario Nieto Navacerrada
consiga enganchar a una audiencia como mantener un
buen grado de independencia en la planificación artística. A
menudo, el público también quiere ser sorprendido. De ello BIBLIOGRAFÍA
es responsable el programador, quien modela el aspecto
artístico y participa de él. Hay una creatividad intrínseca Trondle, Martin, Das Konzert. Neue Auffuhrungskonzepte
también en la labor del programador y en el diseño del fur eine klassische Form, Bielefeld, Transcript, 2011
concierto: el repertorio, la sala, los intérpretes y su disposi- Small, Christopher, Musicking, The Meanings of Performing
ción espacial, la iluminación, la comunicación con el públi- and Listening, Middletown, Wesleyan University Press,
co, etc. Entender el concierto como una experiencia global 1998
más allá de escuchar música nos abre una paleta práctica- Kleinberger, Stefan, Neue Konzertformate im Bereich klassis-
mente infinita de posibilidades en la concepción de éste. cher Musik – Über die Notwendigkeit einer Modernisie-
Una solución efectiva consistiría en abrirse a una diver- rung der Aufführungspraxis, trabajo fin de máster, Viena,
sidad de formatos mucho más rica. Un abanico amplio de Institut fur Kulturmanagement und Kulturwissenschaft
propuestas adaptadas a gustos y necesidades diferentes, (IKM), 2013

80
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 81

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

LUGARES Y MODOS DE ESCUCHA

A
rde internet cada vez que en un foro de música se de recuerdos de grandes gestas musicales. Acudir de riguro-
plantea la cuestión hegemónica de las salas de con- sa etiqueta a uno de sus conciertos constituye un exclusivo
ciertos. No hay consenso entre los musicólogos y viaje en el tiempo.
melómanos cuando se trata de elaborar el consabi- De antiquísimas rentas vive también el Festspielhaus de
do ranking de las mejores acústicas del mundo. Ni lo habrá, Bayreuth, que cada verano convoca a melómanos de todo
toda vez que en la ecuación del “sonido perfecto” entran en el mundo en torno al repertorio wagneriano. Más que una
juego, además de las especificidades de cada sala o teatro, sala, el Festspielhaus es un lugar de peregrinación, un
la calidad de los intérpretes o el programa en cuestión, infi- monumento a la grandeza de un genio y un instrumento a
nidad de variables, tales como el tipo de público congrega- la medida del compositor. No hay que olvidar que fue el
do, el día o la hora elegidos, la coyuntura sociopolítica o el propio Wagner quien adaptó el diseño grecorromano de un
tiempo en esa época del año. teatro de Múnich que no llegó a realizarse. A pesar de su
Comoquiera que el sonido es una elaboración mental reducidísimo aforo e incómodas butacas, la calidad de su
de cada oyente que obedece a innumerables factores (que acústica es resultado de una combinación de maderas
van de la sensibilidad a la formación musical pasando por (pino, abeto y arce), un tejado en forma de velarium y una
un puntual estado de ánimo) la idea del “sonido perfecto” concha que recubre el foso en beneficio de las voces. Todo
se escapa a cualquier consideración objetiva. La relación esto, sumado a la lista de espera de diez años para conse-
entre música y arquitectura es estrecha (en algunos casos, guir una entrada, convierten cada velada en un aconteci-
como el canto gregoriano, casi indisociable) y de ella se miento único y al alcance de muy pocos.
derivan muchos de los hábitos y costumbres musicales
vigentes hoy en día, pero no hay fórmula musical ni diseño Sonidos de otro tiempo
arquitectónico que garantice una velada memorable.
La evolución de la acústica de los teatros y las salas de Para muchos el Concertgebouw de Ámsterdam es la
concierto a través de la historia (desde los primeros anfitea- mejor fábrica de sonidos del mundo, gracias a la solvencia
tros griegos a los grandes complejos arquitectónicos de este de la orquesta titular pero también a las características de
siglo) daría para un libro. En un ejercicio de síntesis, anali- su auditorio principal. La escasa reverberación y el atercio-
zaremos diez aspectos determinantes de la experiencia de pelado sonido hacen de la Grote Zaal un lugar especial-
un oyente en nuestros días a través de diferentes espacios mente idóneo para el repertorio romántico tardío. Su per-
concebidos para escuchar la música. fecta acústica es un misterio (como llegaría a reconocer su
arquitecto, Adolf Leonard van Gendt, hacia finales del siglo
Templos y rituales XIX) en el que intervienen no sólo el diseño de la sala,
sino también los materiales utilizados en la decoración
Todo el mundo ha visto por televisión la Sala Dorada interior. Una vez más, la mitomanía y el inmovilismo sinfó-
del Musikverein, pero pocos pueden permitirse una entrada nico consiguieron que el edificio se mantuviera intacto (y
para el tradicional Concierto de Año Nuevo. La excepcional sucio) hasta su primer lavado de cara en 1992. Finalmente,
acústica de la sala, concebida por Theophil von Hansen en el estudio de arquitectos Merkx + Girod llevó a cabo una
1867, se debe a una distribución rectangular del espacio, primera rehabilitación de la sala sin efectos perjudiciales
con recubrimientos de madera y un espacio hueco bajo el para la acústica.
suelo que actúa como caja de resonancia. Aunque su arqui- Con las mismas suspicacias se reinauguró en 2010 el
tectura sonora se adapta a la perfección a las características Teatro Colón de Buenos Aires, un coloso cuya nitidez sono-
de la Filarmónica de Viena, su prestigio es resultado tam- ra ha proyectado a tantos cantantes como carreras ha trun-
bién de la sugestión. Porque el Musikverein es un tomo cado. Sus 107 años de historia dieron gloria a Caruso, Gigli,
completo de la historia de la música y un templo transitado Lauri-Volpi, Callas o Nilsson, que acudían a las funciones en

FESTSPIELHAUS, BAYREUTH CONCERTGEBOUW, AMSTERDAM

81
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 82

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

barco y pasaban largas temporadas en la capital porteña. rasgos del maestro italiano, que parecía un Nosferatu veni-
Quizá por eso la prioridad para el equipo de arquitectos do de otra época, cargado de otra música.
que se encargó de la rehabilitación del teatro fue la preser- En la actualidad cada vez es más frecuente la figura del
vación de una sonoridad que combina ingeniería italiana iluminógrafo o creador de ambientes en las salas de con-
con acabados franceses, pero que nadie sabe a ciencia cier- cierto. La Philharmonie de Berlín, por ejemplo, cuenta esta
ta a qué obedece. Por eso durante las obras de rehabilita- temporada con el dramaturgo Peter Sellars en calidad de
ción se midió cada movimiento de butacas, se registró cada artista residente para ofrecer versiones semiescenificadas de
gramo de tela de los palcos y se recuperó el telón original. varias partituras. No se trata de convertir las salas de con-
Todo, según palabras de Pablo García Caffi, director general cierto en grandes cines ni asumir las competencias de un
y artístico del coliseo, para preservar su antiguo esplendor. teatro de ópera, sino de actualizar el formato tradicional de
concierto con propuestas innovadoras. Lo que Iannis Xena-
Vineyard como referencia kis (quien llegó a trabajar con Le Corbusier) llamaba polyto-
pes: espacios donde el color, la luz, el sonido y la forma
La Philharmonie de Berlín marcó un antes y un después apelan a los sentidos del espectador.
en la concepción de nuevos espacios para la música. La
sede de la Filarmónica berlinesa fue encargada al arquitecto El boom de las salas (vacías)
Hans Scharoun, cuyo planteamiento circular se apartaba
radicalmente del modelo neoclásico rectangular (shoebox). A los rápidos avances en arquitectura acústica (una
Su diseño en forma de pentágono y con el público alrede- ciencia relativamente moderna) le debemos el boom de las
dor de los intérpretes cambió la experiencia musical (hasta orquesta y las salas de concierto de los años noventa, que
el punto de que algunos directores se negaron a dirigir no es sólo un fenómeno español. En aquellos años se inau-
expuestos a la mirada de la gente) y sirvió de modelo a guraron salas emblemáticas en el corazón de grandes ciuda-
otras salas de estilo vineyard, como el Suntory Hall de des, como el Sibelius Hall de Finlandia, el Auditorio Parco
Tokio o el propio Auditorio Nacional de Madrid. della Musica de Roma, el Bridgewater Hall de Mánchester,
Inaugurado en 1988, el Auditorio madrileño no sólo la Sala de Conciertos de Lucerna, la Opera City Tower de
comparte la estructura y el espíritu democrático de la Phil- Tokio o la Sala São Paulo de Brasil. Cada una obedece a un
harmonie, sino que también contó durante su construcción criterio estético diferente, pero con el tiempo todas han ter-
con el mismo experto en acústica, el famoso Lothar Cremer, minado compartiendo, además del repertorio, un mismo
que fue quien asesoró de primera mano al arquitecto José objetivo: la conquista del público joven.
María García de Paredes. El resultado no tiene nada que
envidiar a las grandes salas sinfónicas europeas, pero el El ruido eterno
exterior del edificio deja mucho que desear. Cuentan que al
verlo Frank Gehry sufrió el famoso síndrome de Stendhal, El amanecer del nuevo milenio no pudo ser más tecno-
pero a la inversa: le pareció tan austero y funcional, tan feo, lógico. Las salas sufrieron su particular “efecto 2000”: un
que casi pierde el conocimiento. soniquete incómodo (a mayor gloria de Francisco Tárrega)
que aparece siempre en el momento más inoportuno. Quie-
Música a la vista nes acudieron al mencionado concierto de Abbado en
Madrid recordarán seguro la melodía del teléfono móvil que
Nadie se atreverá a discutir que el interior del Auditorio sonó durante los últimos compases del Adagio mahleriano.
es frío y desangelado. Las zonas comunes parecen salas de Fue tal la plaga de timbres y melodías en aquellos días
espera de un hospital y la luz de la sala confiere un color que algunas salas se plantearon instalar inhibidores de fre-
pálido a los músicos. La distribución de elementos decorati- cuencia. A principios de 2010 la insistente marimba de un
vos no invita al recogimiento, aunque a veces los pequeños iPhone consiguió que la Filarmónica de Nueva York inte-
detalles pueden marcar la diferencia. Durante su último rrumpiera un concierto por primera vez en sus 170 años de
concierto en Madrid, Claudio Abbado ordenó que disminu- historia. Aquel incidente reabrió el debate sobre el compor-
yera la intensidad de la luz de la sala a medida que avanza- tamiento del público durante los conciertos. A la espera de
ba la Novena de Mahler. Para cuando la Orquesta del Festi- un relevo generacional en las butacas, los ataques de tos, la
val de Lucerna abordaba el silencio sepulcral del cuarto manipulación de envoltorios de caramelo y toda clase de
movimiento, sólo las linternas de los atriles marcaban los accidentes tecnológicos siguen estando a la orden del día.

TEATRO COLÓN, BUENOS AIRES PHILHARMONIE, BERLÍN

82
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 83

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

Nuevos hábitos, malas costumbres sin alterar la naturaleza de los instrumentos y las voces. Una
vez más, no se trata de instalar altavoces como en las Ter-
El concierto clásico ha permanecido prácticamente inva- mas de Caracalla, sino de adecuar el repertorio a las carac-
riable desde su concepción, pero la crisis no sólo se ha lle- terísticas de cada espacio. En La Scala se utilizan ocasional-
vado por delante orquestas y cachés, también ha cuestiona- mente micrófonos para equilibrar balances o elevar el soni-
do la viabilidad del formato tradicional. Hace unos meses, do de un instrumento (una flauta, un arpa) entre la masa
el director de orquesta Baldur Brönnimann proponía en su orquestal. A estos menesteres tan impopulares se dedican
blog una serie de propuestas, tan osadas como dudosamen- silenciosamente los ingenieros de sonido de firmas tan pres-
te eficaces: la homologación del aplauso entre movimien- tigiosas como Artec o Müller-BBM. El último avance en
tos, la afinación de los instrumentos fuera de escena, la ingeniería acústica se lo debemos a John Meyer, cuyo siste-
prohibición del frac entre los músicos e incluso una norma- ma Constellation (conocido como el “Photoshop de las
tiva más laxa dentro de la sala, que permitiera la entrada de salas”) es capaz de adaptar cualquier género musical a las
bebidas y el uso de teléfonos móviles. ¿Hace falta llegar a especificidades de cada recinto.
tanto? La respuesta la encontramos en iniciativas exitosas
menos radicales, como el ciclo Bach Vermut del Centro Orquestas en streaming y palcos digitales
Nacional de Difusión Musical, que combina música y gas-
tronomía a precios populares. “¿Y no sería más fácil —decía Groucho Marx en Una
noche en la ópera— que, en lugar de intentar meter mi baúl
Salas polivalentes en el camarote, metiera mi camarote dentro del baúl?”. La
cita viene a cuento porque las nuevas tecnologías han
La Maison Symphonique de Montreal es un ejemplo de demostrado ser mucho más provechosas de lo que se pensa-
sala polivalente que alberga en sus entrañas una de las ba en un primer momento. Hoy los aficionados a la música
mejores acústicas del mundo. Sus maderas nobles traídas clásica que viven alejados de los grandes núcleos urbanos
desde los bosques de Ottawa no han sido barnizadas y con- pueden abonarse a la virtualidad de su salón. La paradoja se
servan sus vetas y rugosidades originales, para que el soni- produce cuando los millones de internautas que siguen los
do viaje más fácilmente. La sala principal se estrenó en 2011 conciertos de la Orquesta Sinfónica de YouTube, el Digital
con un concierto de Kent Nagano durante su quinta tempo- Concert Hall de la Filarmónica de Berlín y Medici.tv se
rada como director titular. Cada una de sus 2.100 butacas ausentan de las butacas de las salas de concierto.
sigue oliendo a nuevo, y no precisamente por falta de uso: Siguiendo el ejemplo del Metropolitan de Nueva York,
los índices de ocupación no han bajado del 90% desde que cada año atrae a más de un millón de espectadores
entonces. Y lo que es aún más sorprendente: mientras las con la retransmisión en directo de éxitos operísticos desde
salas de concierto de América y Europa se geriatrizan, en las salas de cine convencionales, el Covent Garden de Lon-
Montreal el público rejuvenece años tras año. La razón de dres, La Scala de Milán, el Liceo de Barcelona y el Teatro
que el 20% del público tenga menos de 34 años radica en la Real de Madrid han conseguido sobrepasar los límites tra-
variedad de propuestas que ofrece la Place des Arts: con- dicionales del género en aras de la divulgación y el afán
ciertos sinfónicos, de rock, pop y jazz, óperas, musicales, recaudatorio. La ópera continúa ganando adeptos al HD
zarzuela y estrenos de música contemporánea. Uno de sus (High Definition) y el Dolby 5.1. Pero no conviene pasar
mayores logros fue colgar el cartel de no hay entradas para por alto ciertas concesiones a la calidad —en el sentido
el ciclo Boulez. “Se creó tal expectación —reconocería el más romántico— que se cometen en estos sofisticados tem-
propio Nagano— que parecía que eran los mismísimos plos. Empezando por la desnaturalización del sonido que
Rolling Stones quienes habían venido a tocar”. implican los aparatos de reproducción y siguiendo por el
ruido de fondo de un negocio que debe buena parte de
Micrófonos y otros pecados modernos sus ingresos a la venta de bebidas y palomitas. Tampoco su
gran baza, la visual, parece exenta de ciertas consideracio-
La amplificación del sonido ha sido siempre objeto de nes, en tanto que las inmensas panorámicas amenazan con
polémica. Nadie discute los criterios interpretativos de la privar al público del contacto visual con el foso. Aun con
partitura original, pero la amplitud y el aforo generoso de todo, la fórmula convence.
las salas modernas requiere de sistemas de aislamiento
acústico que ayuden a corregir los errores de reverberación Benjamín G. Rosado

SIBELIUSTALO, HELSINKI MAISON SYMPHONIQUE, MONTREAL

83
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 84

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

SEDUCIR AL OYENTE
Experiencias postclásicas desde Nueva York

¿Crisis? ¿Qué crisis? reforzar ese eje central. Son sobre todo planteamientos que
se presentan a través de narrativas relevantes para el pre-

S
e acuerdan ustedes de cuando a veces se acusaba al sente, creando siempre experiencias contextualizadas de la
mundo de la música clásica de ser un “museo”? Era cultura y donde la historia, la política y la sociedad se
una recriminación que sugería que no era un univer- superponen. Además —y esto es importante—, establecen
so vivo, sino un canon musical intransigente con el sin miedo zonas de debate abierto y provocador. A conti-
presente y osificado en el pasado; con valor cultural y patri- nuación voy a comentar tres estrategias de creación de
monial —sin duda—, pero desprovisto de aliento, creativi- público que han tenido éxito en Nueva York (y otras ciuda-
dad y futuro. Ciertamente la alusión a los museos no era des, por supuesto). Las tres tienen en común la contextuali-
apropiada, y no sólo porque hay mucha música clásica zación como táctica general y parecen estar inspiradas en lo
rebosante de vida, sino sobre todo porque hoy en día los que las instituciones del arte vienen haciendo hace años.
museos, lejos de padecer la esclerosis que algunos les atri-
buían, son instituciones culturales dinámicas y eficientes. Escenificaciones
Repletas de público, las instituciones dedicadas al arte pare-
cen tener la relevancia cultural de la que muchas entidades A ningún buen aficionado a la música se le escapará
musicales carecen o que, en todo caso, se tienen que ganar que en los últimos años ha habido una marcada tendencia a
a pulso. Son, además, parte de un tejido perfectamente ver- escenificar obras musicales no-escénicas. Desde hace años,
tebrado en el que la dotación económica, el prestigio inte- por ejemplo, ha habido varios intentos de ilustrar con efec-
lectual, la repercusión crítica y mediática, el mundo univer- tos visuales la famosa obra para piano Cuadros de una
sitario y académico y tantos otros factores se imbrican den- exposición de Mussorgski. Yo vi una versión excepcional en
samente para crear lo que solemos llamar la vida cultural. Nueva York en el 2009 con el pianista Leif Ove Andsnes y
Esta reflexión viene al caso porque es posible que el proyecciones de Robin Rhode y fue una experiencia memo-
mundo de la música clásica, las orquestas y sociedades de rable. Desde entonces se ha visto en muchas capitales del
conciertos, los conservatorios y demás, no sólo no debieran mundo con gran éxito. Atención: Rhode, artista joven que
sentirse insultados por la metáfora museística, sino que proviene de la cultura del grafiti y los Djs, no recrea ni se
harían bien en seguir su modelo o al menos adaptar algu- inspira en los cuadros de Hartmann (eso no atraería a nin-
nas de sus estrategias de creación de público. Es innegable gún público nuevo) sino que crea su propia instalación en
que las instituciones musicales están pasando ahora mismo vídeo-proyecciones inspiradas en el constructivismo ruso.
por varias crisis simultáneas. La principal, a mi entender, es La red referencial que pone de relieve un proyecto así es
la crisis de público y se cen- impresionante: música, arte,
tra, sobre todo, en el enveje- vanguardia, culturas urbanas
cimiento de éste y una preo- juveniles… Un sector del
cupante falta de renovación. público apreciará el virtuosis-
Que, además, en recientes mo del pianista, otro entenderá
décadas, haya aumentado el guiño al constructivismo,
exponencialmente la oferta otros comprarán una entrada
musical, hace que se cree un extra para un sobrino rebelde
marcado desequilibrio entre que quiere ser DJ. Por supues-
la oferta y la demanda. to, para muchos, añadir imáge-
¿Cómo llenar los numerosos nes es una forma diluir la parti-
auditorios que se han cons- tura y rebajar su nivel de exi-
truido en los últimos años en gencia. La música y su compo-
España? ¿Cómo conseguir sitor, según este argumento,
público para las casi treinta reclaman un esfuerzo, y el
orquestas profesionales que público tiene que ponerse a su
se han creado en las últimas nivel. ¿Es legítimo, pues, ilus-
décadas en nuestro país? Cuadros de una exposición con Leif Ove Andsnes y proyecciones de trar, escenificar y dramatizar la
¿Qué trabajo remunerado Robin Rhode (Nueva York, 2009). música supuestamente pura o
pueden conseguir los miles es hacer trampa?
de alumnos que se forman en los conservatorios y las uni- Otra obra que se ha escenificado muchas veces es el
versidades cada año? Creo que nadie puede proclamar Viaje de invierno de Schubert. Ian Bostridge, por ejemplo,
tener la solución al problema de la falta de público, su ha participado —aunque, según parece, a regañadientes—
envejecimiento y su lenta y dificultosa renovación, pero no con el pianista Julius Drake y bajo la dirección escénica de
hay duda que en la última década se han abierto algunas David Allen, en una versión filmada del ciclo (se puede ver
vías que han dado paso a esperanzadoras soluciones. En en DVD y parcialmente en YouTube). Alden, conocido por
muchos casos, a mi entender, la pauta la han marcado los sus modernizaciones de óperas tradicionales, sitúa la acción
museos y las instituciones del ámbito del arte. en una especie de manicomio y Bostridge interpreta a un
¿Qué ofrecen los museos que no dan las salas de con- loco de remate, cantando y contorsionándose de forma
ciertos? Los museos, en general, apuestan por propuestas inquietante. Su físico enjuto, como de niño desnutrido y
multidisplicinares que aúnan lo visual (su eje natural) con abandonado en una rigurosa boarding school británica,
otros elementos periféricos, pero muy importantes por acentúa aún más este ambiente represivo, quizás de institu-

84
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 85

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

Matthias Goerne y Markus Hinterhäuser interpretando el Winterreise de Schubert ilustrado por William Kentridge en el
Festival de Aix-en-Provence

ción mental o quizás de campo de concentración. Para el dedicadas a los clásicos de toda la vida. Se trata de servir
escenógrafo el desamor del protagonista es el punto de par- gin-tonics y whiskies mientras se escucha a Mozart y Bach.
tida de una espiral en descenso hacia profundidades exis- La sala pionera en Nueva York es (le) poisson rouge, anti-
tenciales. guo y prestigioso club de jazz durante décadas (The Village
Por otra parte, William Kentridge, artista multidisciplinar Gate), reconvertido posteriormente en discoteca durante los
con gran intuición para la música (su escenografía para la años noventa y ya más recientemente en acreditada sala de
ópera de Shostakovich La nariz, basada en un cuento de conciertos.
Gogol, ha tenido un recibimiento espectacular), ha creado En (le) poisson rouge las mesas se colocan como en un
un Winterreise más lúdico y menos existencialista a base de club de jazz, con sillas generalmente incómodas y todo
veinticuatro viñetas de dibujos animados y con la parte medio a oscuras. Hay una barra con camareros que van sir-
musical a cargo del barítono Matthias Goerne y el pianista viendo las copas durante la función. Los clientes van y vie-
Markus Hinterhäuser. La versión se ha visto en docenas de nen de los lavabos; si llegan tarde, no pasa nada. Es impor-
ciudades del mundo. Como la franquicia de un musical de tante que este tipo de salas se localicen en un barrio bohe-
Broadway que se representa prácticamente idéntica en mio, alejado de las zonas burguesas y de las calles que des-
muchos escenarios mundiales a la vez, Winterreise ha entra- piden (según algunos) aquel cierto tufo del estilo de vida
do en el mercado global homogeneizado de la alta cultura. acartonado y convencional. (le) poisson rouge está en el
Pero esto es otro tema. West Village (también conocido como Grenwich Village) de
Hace algunos años, en el 2009, vi otra versión de Winte- Nueva York. Ese barrio fue bohemio hace décadas; ya no lo
rreise con el tenor británico Mark Padmore y escenografía es, pero está lo suficientemente alejado de las salas de con-
de Katie Mitchell. En ella se mezclaba la desolación expre- ciertos convencionales (Lincoln Center y Carnegie Hall)
sada en los textos de Müller con otros de Samuel Beckett, para que no quede ninguna duda sobre su acreditación
gran admirador, como no podía ser de otra forma, de Schu- como sala alternativa.
bert. Mitchell optó en esta versión por un piano vertical (se La idea de desacralizar la institución del concierto, en
supone que el tenor no se opuso) creando así un efecto de todo caso, es un arma de doble filo. Por una parte, servir
sordidez que en algún momento recordaba aquel piano de copas mientras se interpreta a los clásicos, ir en vaqueros y
taberna desangelada en Wozzeck de Alban Berg. camiseta a la función, no reglamentar el aplauso, el movi-
Estas escenificaciones tienen en común que suponen miento corporal o incluso el murmullo de aprobación o dis-
crear contextos y redes culturales que no excluyen público, conformidad con la interpretación, todo ello puede ayudar
sino que invitan a un público nuevo a participar en un cier- a atraer público porque éste se siente partícipe de esa expe-
to juego intelectual (arte, música, Schubert, existencialismo, riencia. Ahora bien, el arte tiene un componente religioso y
Beckett, Berg…). Sea como fuere, estos tres casos de esce- ritual y en muchos casos Mozart requiere la sacralidad que
nificación han conseguido público, generar interés y dotar sólo una sala de conciertos convencional puede ofrecer.
de relevancia cultural para el presente una obra del pasado. (Una analogía ad absurdum: podemos ir a misa en vaque-
ros, pero en algunas ocasiones el luto es de absoluto rigor
Almacenes industriales si queremos aquietar el alma).
Gracias al éxito de (le) poisson rouge han surgido un
Otra estrategia de creación de público consiste en sacar sinfín de salas alternativas, la mayoría de ellas ni siquiera en
el repertorio clásico de las salas de conciertos convenciona- Manhattan, sino el barrio de los hípsters y BoBos, Brooklyn.
les. En los últimos diez años en Nueva York (y en muchas Barge Music es un bajel amarrado que lleva años ofrecien-
otras ciudades) se han abierto clubs y salas alternativas do una programación tan estable, en realidad, como el sua-

85
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 86

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

National Sawdust, nuevo espacio alternativo recientemente inaugurado en Nueva York Leon Botstein, director del Bard Music Festival

ve mecimiento de la nave durante los conciertos. Además decir, simultáneamente— ha sido la contextualización de la
de Barge, Brooklyn ahora cuenta con Issue Project Room, música. Esta práctica se ha llegado a llamar “post-clásica” y
Roulette, Barbès y el último espacio de creación acústica también es una herencia de los museos y del mundo del
acabado de inaugurar, National Sawdust (NS). El repertorio arte. En los festivales “post-clásicos” hay un curator o comi-
en estos escenarios suele ser de obras de reciente creación, sario que coordina todas las actividades alrededor de una
pero los clásicos también abundan. Sacar, pues, la música idea o incluso una tesis. Estas pueden incluir conciertos
clásica de las salas convencionales —una estrategia directa- orquestales, de cámara y recitales; pero además se conjuga
mente atribuible a las tácticas de los museos con sus hanga- esa idea o tesis central con la proyección de películas, visi-
res, talleres industriales y lofts— significa ir donde está el tas guiadas a museos, simposios, publicaciones y cualquier
público y no esperar que el público llegue a ti, porque el otra actividad que pueda arrojar luz sobre el tema central.
público joven —el futuro— no vive en esos barrios burgue- En el área de Nueva York, hay muchas organizaciones
ses cerca del Carnegie Hall y el Lincoln Center. que han tenido un gran éxito aplicando esta estrategia; una
En esa misma línea funciona desde hace pocos años de las más destacadas es Leon Botstein y su Bard Music Fes-
una nueva compañía de ópera, LoftOpera, también en tival. Botstein es el rector de una universidad pequeña
Brooklyn. En su página web, se reproducen varias reseñas (Bard College) centrada en las humanidades y en la que los
sobre sus innovadoras propuestas. Atención aquí porque la profesores suelen ser public intellectuals y no sólo investi-
crítica no es de la interpretación (si el pianissimo o si un gadores en su torre de marfil. Además de rector de esa ins-
gallo del tenor) sino de la forma provocadora de presentar titución, Botstein es musicólogo, filósofo y reconocido
la música. Una de las citas afirma que la compañía está “en director de orquesta. Muchos se preguntan si es posible
proceso de reinventar la ópera para el siglo XXI, abarrotan- sobresalir en algo cuando se hacen tantas cosas. Mi opinión
do la sala con multitud de jóvenes hípsters, con una fórmula es que Botstein destaca sobre todo en su papel de curator,
que incluye precios bajísimos, cerveza artesana y... artistas gestor y organizador de festivales y propuestas culturales.
de gran talento que se divierten tanto como el público.” El Su gran mérito es tener una idea relevante para el momento
comentarista no exagera; lo sé por experiencia. presente, seleccionar grandes intérpretes, juntarlos con eru-
Incluso el egregio New York Times ha llegado a decir ditos de primer rango y, finalmente, saber llegar a un públi-
que LoftOpera es “una compañía joven y ambiciosa que co ávido de aprender. Su último empeño que concluyó en
presenta óperas en espacios inusuales en Brooklyn, cuyo agosto fue Carlos Chávez and His World. Ese tema es parte
atractivo principal es su voluntad de romper con cosas de un ciclo anual que ha dedicado a Stravinski, Schubert,
como el utillaje, las convenciones y las barreras que sepa- Sibelius etc. Ojo: estos festivales no son sólo “divulgativos”,
ran el público del elenco.” (¡Bravo!, tiene uno la tentación como podría derivarse del título. Los expertos congregados
de exclamar). El Time Out, por otra parte, la guía de son investigadores de primer orden y las interpretaciones
muchos jóvenes con su versión para móvil, también acierta no son una simple ilustración musical a una ponencia de
cuando dice que LoftOpera “es joven, tiene un sabor under- congreso, como las ponencias (o películas o exposiciones)
ground, opera fuera del circuito culto establecido, y es lo no sólo son una “ilustración” de un gran concierto. Se trata
suficientemente barata para atraer a un público que el Met de un perfecto equilibrio entre erudición e interpretación y
no sabe atraer”. Creo que es importante resaltar que estos sobre todo de un enorme empeño por reconstruir el con-
ejemplos que he expuesto no son experimentos de adoles- texto y la cultura de la música.
centes insurrectos y alternativos que en breve se harán Otro ejemplo del mismo espíritu es la PostClassical
mayores y se integrarán a la sociedad convencional, sino Ensemble, orquesta dirigida por el madrileño Ángel Gil-
que se trata de instituciones muy bien estructuradas, sólidas Ordóñez con el asesoramiento del musicólogo Joseph
y, dentro de lo que cabe, con éxito económico. Horowitz, acuñador de hecho de la idea “postclásica”. Post-
Classical Ensemble se define como “un laboratorio experi-
En busca del contexto perdido mental” cuyo objetivo es “montar experiencias de inmersión
que cuestionan las fronteras tradicionales. La programación
Una tercera estrategia de captación de público que se es temática y multidisciplinar, y por lo general incorpora
solapa con las anteriores —de hecho las tres estrategias arte, cine, danza y teatro.” Otro objetivo es “explorar obras
comentadas aquí funcionan óptimamente en sinergia, es y compositores desconocidos, así como re-contextualizar el

86
312-Dosier.qxp_Dosier 22/10/15 20:27 Página 87

D O S I E R
¿QUIÉN ESCUCHA MÚSICA CLÁSICA?

Ángel Gil Ordóñez, director del PostClassical Ensemble

repertorio estándar. Un aspecto central de PostClassical la más correcta, la más pura e intensa. El significado de la
Ensemble es colaborar con otras organizaciones culturales, obra musical se transmite aquí sólo a través del sonido;
especialmente museos y universidades.” Un repaso a los todo lo demás es ajeno al mensaje del compositor; un aña-
programas que se han presentado en los últimos años da dido, en todo caso, pero no algo inherente y esencial.
una idea de esta programación temática, la cual ha incluido Frente a esta escucha pasiva que gran parte de la socie-
o tiene previsto incluir: “Falla and Flamenco”, “Hiawatha dad no parece acabar de entender (a pesar de que los libros
Melodrama” (sobre Dvorák), “Deep River: The Art of the serios insisten en considerarla como la más genuina) está la
Spiritual” y “Celebrating Lou Harrison”. escucha activa en la que el sonido sólo es una parte más de
Ciertamente, hay muchas otras formas de atraer al públi- una red sensorial que incluye movimiento, imágenes o efec-
co. Prácticamente todo se ha ensayado al menos una vez. tos visuales, escenificaciones, narrativas y contextos históri-
Muchos creadores incluso han transformado su lenguaje cos, políticos y sociales. Las músicas populares urbanas, por
con la esperanza de reforzar su público. Por ejemplo, ha supuesto, despliegan esa potente red en la que todos estos
habido escenificaciones de óperas tradicionales que han elementos forman una atractiva constelación. La música clási-
sido radicales, innovadoras, provocadoras y a veces alejadas ca, en general, ha querido aplacar la tendencia al movimien-
del original. Por otra parte, algunos han creído que la diso- to, a la imagen y a la narrativa, o, en todo caso a relegarlas a
nancia ahuyentó al público y han sermoneado una vuelta a ocasiones especiales, como el ballet, la ópera y la música
cierta tonalidad (George Rochberg, John Corigliano, John programática. Pero el público quiere participar, moverse, oír
Adams); otros han querido actualizarse incorporando a la historias y anécdotas sobre la música y conocer su Historia,
tradición orquestal el lenguaje del pop-rock-jazz o las músi- relacionarla con imágenes, sentimientos y recuerdos. Y, cla-
cas no-occidentales (Michael Torke, Elliott Sharp, Kronos ro, muy de vez en cuando se prefiere una escucha pasiva
Quartet). Y ha habido otras estrategias ya no de los creado- (aunque muy activa en la mente), en silencio, sin movimien-
res sino de los gestores: incluir entre los músicos de la to, sin relatos ni historias que la entorpezcan.
orquesta a minorías étnicas (de Asia, África, América Latina) El día que las salas convencionales de conciertos inviten
y a ser posible que sean jóvenes, porque si el futuro globa- la escucha participativa y activa, el público responderá,
lizado que nos espera pertenece a los jóvenes no-blancos, como ha respondido a las propuestas que he resumido
es importante que estos se vean reflejados en el escenario. aquí. La mía es simple: hagamos que nuestras instituciones
¿Y qué decir de las redes sociales? Si los jóvenes las usan, musicales sean más como museos.
las orquestas debe usarlas también. En principio, pues, hay
que intentarlo todo porque todo puede funcionar y la suma Antoni Pizà
de todos estos esfuerzos funciona aún más. Profesor en The City University of New York

Escuchas participativas
BIBLIOGRAFÍA
Queda pendiente, sin embargo, una cuestión: ¿Por qué
disminuye el público de los conciertos? Una explicación es Leon Botstein, (coord.), Music as Heard: Toward a Histiory
que la oferta ha aumentado desproporcionadamente y esa of Listening. The Musical Quarterly vol. 82, 3/4 1998
es la tesis de R. Freeman (véase bibliografía). Sin embargo, (Actas de un simposio sobre la historia de la escucha).
yo también querría aventurar una hipótesis: uno de los pro- Robert Freeman, The Crisis of Classical Music in America:
blemas que ha contribuido a la contracción del público es Lessons from a Life in the Education of Musicians (Lan-
que la sociedad ha cambiado el modo principal de escucha ham, Maryland: Rowman & Littlefield, 2014).
musical (véase, Botstein en la bibliografía). Durante mucho Joseph Horowitz, Classical music in America: a history of its
tiempo, posiblemente siglos, el modo de escucha musical rise and fall (New York: W.W. Norton, 2005).
por defecto para el repertorio clásico ha sido el “pasivo” (a Lawrence Kramer, Why classical music still matters (Berke-
falta de mejor término). Este tipo de escucha consiste en ley: University of California Press, 2007).
responder o reaccionar a la música asimilándola sólo en la Samuel Lipman: Arguing for Music, Arguing for Culture:
mente, pero sin ningún tipo de reacción corporal o verbal. Essays (Boston: D.R. Godine/ American Council for the
Ésa es la que los libros de texto admiten, en general, como Arts, 1990).

87
312-Pliego final.qxp_Pliego final 22/10/15 20:13 Página 88

ENCUENTROS

CHRISTIAN TETZLAFF, VIOLINISTA:


“NUNCA ME HE SENTIDO TAN
LIBRE COMO AHORA”
U
Christian Tetzlaff es uno de los intérpretes más inquietos, renovadores y sted es uno de los pocos artis-
entregados a su arte por encima de todo de la escena clásica actual. tas del mundo de la música
Conciertos y discos lo han visto crecer en clase y madurez desde sus inicios a clásica que aún puede combi-
nar con regularidad grabaciones,
los 14 años, pasando por ese momento decisivo que fue hacer suyo el
conciertos y repertorio.
Concierto de Schoenberg a los 22, con la Orquesta de Cleveland, y llegando Si, exacto. Grabo más que nunca.
a su gusto por la música de cámara que comparte con su hermana Tanja, Me ocurre en un buen momento de
violonchelista, y con amigos como Leif Ove Andsnes o Lars Vogt. Tetzlaff mi carrera y con Ondine tengo un
adalid, —como se aprecia en la entrevista— de la obra de Szymanowski, ha sello discográfico que se ocupa de
obtenido el Premio al Mejor Solista del Año otorgado por el jurado de los asuntos como el repertorio, los cole-
ICMA. Con ocasión de la entrega del premio en Ankara, concedió la gas, las cubiertas y los textos que
acompañan al disco. Es una colabo-
siguiente entrevista. ración maravillosa.
Suena muy bien.
Sí, bueno, es maravilloso mien-
tras que no esperes ganar dinero
con los discos. Lo mejor es que se
trata de una oportunidad para asig-
nar un mensaje artístico a una pieza
determinada en un tiempo determi-
nado y que, así, puede ser también
un reconocimiento de la misma.
Digamos que lo que ya no valdría
para el Primer concierto para violín
de Shostakovich tiene todo el senti-
do del mundo con el Segundo, que
nadie conocía hace tres años.
¿Piensa volver a grabar obras que ya
estaban en su fonografía?
Sí, claro. Por ejemplo, este año
empezamos con el Concierto de
Dvorak que grabé por primera vez
hace veinticuatro años. Pensé que
había llegado el momento de revi-
sarlo de nuevo y lo acompañamos
con la Fantasía de Josef Suk, que, a
su vez, aporta buenas sensaciones a
la escucha del Concierto de Dvorák,
que está algo descuidado en el
repertorio.
¿Por qué?
Pues porque es horrible de
tocar. Pero como, al mismo tiempo,
es una música que llena plenamen-
te, se merece que alguien se ponga
a trabajar en ella.
Una mirada a su calendario de con-
ciertos hace suponer que es usted
resistente al jetlag…
Si, lo soy.
Viaja casi cada mes entre continentes.
En los últimos tres meses he via-
jado tres veces a Japón y dos a Aus-
tralia. Ir a Australia puede ser agota-
Giorgia Bertazzi

dor. Pero normalmente lo soporto


todo bastante bien. También lo
hago porque no quiero estar mucho
tiempo fuera de casa. Toda mi vida

88
312-Pliego final.qxp_Pliego final 22/10/15 20:13 Página 89

ENCUENTROS
CHRISTIAN TETZLAFF

me he opuesto a realizar giras más lar- eso nunca me he sentido como artista quizás, en Klimt: hay un colorido
gas de tres o cuatro semanas. tan libre como ahora. enorme y, junto a los trazos lineales,
Su repertorio es muy amplio y variado, ¿Nunca ha vislumbrado la rutina como una dimensión recargada y caminos
¿Significa que está en contra de dejar peligro? hacia un placer diferente. Es como el
obras almacenadas en un cajón? No, nunca. Por un lado está el con- poema en que se basa, Noc Majowa de
He tocado el Concierto de Beetho- tinuo contacto con el público, por otro Tadeus Micinski, un poema altamente
ven más de trescientas veces. El de lado están los retos que presentan las erótico, sobre una noche centelleante
Brahms casi ciento cincuenta y el de mismas piezas a tantos niveles y por de verano, con animalitos…
Mendelssohn qué se yo… y algunos último mi amor por esas piezas, todo Le veo entusiasmado.
otros a los quiero especialmente, que va unido. Por supuesto que hay vela- Es que, además, está maravillosa-
están siempre conmigo. Esos son los das en las que el esfuerzo físico es mente orquestado, es una filigrana. El
esenciales, digamos. Podría llenar mi especial, pero nunca llega a darse algo segundo tema está marcado Allegretto
vida sólo con diez piezas. Pero tam- como el tedio: es algo que no temo en grazioso. Y no existen argumentos o
bién hay tanta belleza, hay tantas emo- absoluto. disculpas para no interpretarlo de ese
ciones y tan diferentes maneras de ver ¿Tampoco cuando durante una gira de modo, como no existirían para malen-
las cosas, de vivirlas…Y es divertido tres semanas tiene que interpretar la tender una melodía de Bruckner al
explorar nuevos lugares. Me siento de misma pieza casi a diario? tocarla. Por eso creo que, por desgra-
maravilla cuando descubro una pieza Precisamente esta es una de las cia, tenemos toda la culpa los intérpre-
que considero que merece la pena razones por las que me opongo a con- tes de que los dos conciertos no se
hacer todo lo que pueda por ella. Por tratos de giras largas. Durante una tem- hayan escuchado todavía en toda su
ejemplo, no había oído en mi vida el porada toco como mínimo veinte con- belleza. Hay sitios en los que Szyma-
Segundo Concierto de Shostakovich, y ciertos diferentes. Soy flexible en ofre- nowski exige Lento, Grave o Molto
cuando hace tres años me puse a estu- cer esas posibilidades aunque sea en allargando que son en realidad los
diarlo y a trabajar en él, me pregunta- contra de los deseos del organizador. Y puntos culminantes, y por eso se vuel-
ba qué razón había para que estuviese le sorprendería qué fácil es vender a ven, de hecho, más culminantes que
tan a la sombra del Primero. Es un una orquesta, por ejemplo, el Concier- en cualquier otro concierto para violín.
concierto de una simplicidad casi de to de Widmann, escrito sólo hace unos Cuando toqué este concierto por pri-
locura, y por poco no consigo ver qué años. Este año toco por primera vez el mera vez sobre un escenario, sentí ese
había tras todos esos movimientos len- Concierto de Magnus Lindberg. Cuan- ímpetu orgásmico que me produjo
tos y esas largas partes del primer do se pone el alma en ello, no falta en temblores, y eso, ¡por favor!, es lo que
movimiento. Pero al tocarla, e inter- ninguna de las piezas que interpreto el tendría que ocurrir y sobresalir en la
pretarla, en conciertos uno se da cuen- efecto sobre el público, ya sean barro- interpretación. Y todo envuelto en
ta que, tras esa locura aparente, está cas o contemporáneas. Lo que vale guirnaldas doradas y episodios exqui-
una pieza hermosísima y profunda. Y para Ligeti, para Widman y natural- sitos. Todo tiene su lugar exacto den-
lo mismo pasa con el público. Si una mente para Shostakovich. Muchos con- tro de la pieza. Es una obra de una
obra así no se toca nunca, no se podrá ciertos del siglo veinte están entre los fantasía mágica, las partes saltan de un
descubrir lo que hay en ella o el efecto principales favoritos del público. lado a otro, pero al final uno piensa:
que produce. ¿Y Szymanowski? Sus dos conciertos “¡así tiene que ser!”.
¿Ayuda el mantener vivos a Brahms, para violín son especialmente difíciles y ¿Es Szymanowski un solitario en la his-
Beethoven o Mozart mientras se está aún no son muy populares en las salas toria de la música?
oscilando hacia terrenos totalmente de conciertos. ¿Quién tiene la culpa? Bueno, creo que Janácek es algo
diferentes? ¡Los violinistas! El Primer Concierto parecido. También con él se tarda un
Es lo más fácil del mundo mante- de Szymanowski es una obra maestra tiempo en advertir que no hay nada
ner el entusiasmo por el Concierto de del Modernismo. No hay otro concier- comparable a Jenufa o a Katia Kaba-
Beethoven. Da lo mismo lo que se to para violín más colorido, podría nova, y pocas músicas conmuevan
toque antes o después, y si no fuese incluso decir, más bonito que este. Es como estas. Frente a Szymanowski,
así sería realmente triste y horrible. una joya con un formato que funciona Janacek tiene la ventaja de la ópera y
Oigo a menudo, también a colegas, increíblemente bien, la orquestación de que, además, las historias de las
que deberíamos tocar otras cosas muy es para ponerse de rodillas y la parte suyas son tan conmovedoras que
distintas para mantenernos frescos. Sin del violín es incomparable, con esa hacen el asunto más cercano.
embargo, creo que nuestra tarea con- dulzura y esa fuerza, también, que No hace falta preguntarle si lleva los dos
siste en crear un vínculo estrecho posee. Este concierto es un verdadero conciertos de Szymanowski en su equi-
entre Beethoven y el público, hacer sueño cuando se lee y cuando se toca, paje.
llorar al oyente en los movimientos hasta que se escucha alguna que otra Sí, claro que los llevo. He tocado
lentos y después, en el último movi- grabación y sólo se puede pensar: los dos con frecuencia. A veces incluso
miento, dejarle sentir la alegría de los “esto no hay quien lo trague”. se ha dado el caso de que he incluido
despertares a la vida. Lo que significa Una observación contradictoria. ¿Cómo los dos en un mismo programa, no
un nuevo desafío cada tarde de con- puede ser? olvidemos que son muy cortos y dife-
cierto, y si alguien lo encuentra aburri- Tiene que ver con la pretensión rentes entre sí.
do es que se ha equivocado de profe- del violinista de destacar y ocupar ¿Y cuando se los propone a un progra-
sión y debería dedicarse a otra cosa. todo el terreno como actor protagonis- mador, qué encuentra: brazos abiertos
Sobre todo, y da igual el programa, ta, comunicando cada una de las notas o escepticismo?
nuestra misión en cada velada es per- según su “importante” parecer. De Bueno, cierta condescendencia. A
suadir al público desde el alma del manera que si el compositor usa toda- los directores les gusta que solo duren
compositor que tocamos y dejar hablar vía a menudo indicaciones Allegro gra- veinte minutos porque así pueden tocar
a su corazón a través de su obra. Para zioso o Andantino a él le da igual y, al después alguna sinfonía de Mahler.
mi es lo único que cuenta de verdad. parecer, tiene que tocarlo todo como
Y sin actitudes u opiniones preconce- si fuese un Adagio. Cuando escucha- Andrea Meuli
bidas que obstruyan ese camino. Por mos estas obras podríamos pensar, Traducción de Begoña Quintanilla de Laburu

89
312-Pliego final.qxp_Pliego final 22/10/15 20:13 Página 90

ENCUENTROS

ZHU XIAO-MEI, PIANISTA:


“BACH ES
BUDISTA”

La pianista Zhu Xiao Mei (Shanghai, 1949) a los ocho


años ya había tocado en la radio y la television de
Beijing. Dos años después ingresaba en la Escuela
Nacional de Música para Niños Superdotados y en el
Conservatorio Central de Música. La Revolución Cultural
cortó ese progreso y le llevó a pasar cinco años en un
campo de trabajo en Zhangjiakou en el que, a pesar de
todo, consiguió seguir tocando. Aquella experiencia la
cuenta en un libro duro y fascinante: La Rivière et son
secret (Robert Laffont, 2007). En 1980 abandona China para
instalarse en Estados Unidos y estudiar en el Conservatorio
de Nueva Inglaterra, en Boston. En 1985 se trasladó a París,
debutando en recital en 1994. Zhu ha sido uno de los
secretos mejor guardados del pianismo mundial que poco
a poco se ha ido desvelando a través, sobre todo,
de interpretaciones de referencia de las obras
para teclado de Johann Sebastian Bach.
Dos de sus grabaciones para Accentus
—un CD con El arte de la fuga y un
DVD con las Variaciones Goldberg—
le hicieron acreedora al Premio
Especial del Jurado de los ICMA
2015. Uno de los miembros de
dicho jurado, Nicola Catto, ha
hablado con ella.

t
no

90 Fo
to:
Ju
lie
n
M
ig
312-Pliego final.qxp_Pliego final 22/10/15 20:13 Página 91

ENCUENTROS
ZHU XIAO-MEI

S
e lee en su atobiografía que “la por ejemplo, con las Variaciones to, es aprender a llegar al público.
búsqueda del tempo correcto Goldberg y El arte de la fuga. ¿Qué opina de compatriotas como
no se halla confinada al mundo ¿Cree que El arte de la fuga no es Lang Lang, Yundi Li, Yuja Wang?
de la música; también hay que música verdadera sino una demostra- Su facilidad es extraordinaria.
buscarla en la vida”. ¿Qué quiere ción teorética? Parecen estar más centrados en el
decir con ello? Estoy de acuerdo, y durante virtuosismo pero, quién sabe, quizá
Le contestaré de una forma muy mucho tiempo no quise tocarlo, no cuando se hagan mayores se cansen
simple. Con el tiempo, por ejemplo lo comprendía. Pero cuando lo estu- de eso.
si tocas cinco años, encuentras el dié me di cuenta de que, por una ¿Qué le diría a Bach si se encontrara
tempo justo. Y si en la vida lo equi- vez, el tiempo es el teclado. Debes con él?
vocas la gente no te seguirá. Debes ser generoso con la vida y despacio, Primero, perdóneme que me ría,
ser equilibrada y esa búsqueda es con meditación y espiritualidad, cre- le explicaría qué es China y dónde
larga. cerás dentro de tí. Tengo un senti- está. Después, le diría que mucha
¿Cómo afecta esa idea a su manera de miento que debo desarrollar y que gente en China ama su música y
tocar? Una vez que usted ha encon- aflora en esa obra. Sólo la he tocado cuán profundamente nos ha ayuda-
trado el tempo correcto, los colores en público cinco veces y todavía do a sobrevivir en tiempos difíciles.
correctos, el fraseo correcto, cada tengo un largo camino ante mí para Y le preguntaría también si le gusta
noche, cada concierto es el mismo? convencer a quienes me escuchan. cómo toco su música.
No. No hay nada completamente ¿El hecho de que se trate de una obra ¿Si tuviera que salvar una sola obra de
blanco o completamente negro. La inconclusa le añade fascinación o es su repertorio, cuál escogería?
verdad suele estar en el centro. un problema? Es una pregunta difícil de res-
Depende del entorno, del lugar del Es maravilloso que quedara sin ponder. Le diría que Winterreise de
concierto, que si es pequeño permi- terminar: me recuerda a la filosofía Schubert, pero no puedo olvidar las
te que te comuniques mejor con el china, donde nada está terminado. Variaciones Goldberg, que me salva-
publico. De todas formas, los cam- Quizá Bach lo hiciera a propósito ron hace treinta años y ahora son
bios no son tan grandes. porque al comienzo de la última una parte de mí. Pero no me gusta-
¿Y el público? fuga sentimos algo especial, como ría dejar fuera a Mozart o a Beetho-
Muchos colegas le dirán: “Yo si, en efecto, no quisiera concluir. En ven… Lloraría pero, definitivamente,
toco lo que siento”. Pero si no tocas ese sentido, siempre digo, riéndome, me quedaría con las Goldberg.
para el público es mejor que te que- que Bach es budista. Por eso los chi- ¿Durante su vida musical ha dado
des en casa. Yo necesito la ayuda nos lo queremos tanto, aunque es centenares de conciertos, recuerda
del público. Nosotros ensayamos para todas las religiones, para todos alguno especialmente?
todos los días pero debemos apren- los pueblos. Tuve un sentimiento muy espe-
der a persuadir a la gente. Muchos ¿Qué ideas tiene para los próximos cial (y el silencio es muy especial)
músicos tocan maravillosamente años? sólo tres veces: la más impresionante
pero sin sentimiento. No traspasan y Me gustaría tocar Bach, sobre en una iglesia francesa en la que
la gente se cansa, se aburre. todo las Variaciones Goldberg, en el noté una conexión muy intensa
Su carrera, o mejor, su vida musical, mayor número de países posible –ya entre orar y tocar.
está centrada sobre todo en Bach. son veinticinco-, para toda clase de ¿Qué lamenta más?
¿Por qué? publico, para hombres de negocios, No haber tocado todas las obras
A veces no lo puedo explicar. para pensionistas, para presos, para de Bach. Es mi sueño pero no creo
Cuando estudiaba en el conservatorio gente de cualquier religion. Y, por que tenga tiempo. Otro deseo es
tocaba cinco o seis horas al día hasta supuesto, me gustaría tocar más abrir una escuela de música en Chi-
que caía rendida, pero la última pieza Bach en China: estuve allí hace un na, tocando allí para la gente y ense-
era siempre una de Bach porque me año y fue maravilloso. Mucha gente ñando a amar la música, a amar a
daba energía. También en los cam- acudió por vez primera a un con- Bach.
pos de concentración sentía que tenía cierto, pero estuvieron en silencio ¿Si tuviera que viajar al pasado o al
que tocar a Bach para estar viva y todo el rato y al final se vendieron futuro dónde llevaría su máquina del
mantener mi dignidad, mi humani- trescientos discos de El arte de la tiempo?
dad. Cuando toco Bach no pararía fuga. Los de la compañía de discos Quizá a 1980, cuando me fui de
nunca, seguiría y seguiría… me dijeron que nunca había ocurri- China y aprendí lo que es la libertad,
Otra frase de su libro: “Lo rígido y lo do una cosa así. lo que el mundo te ofrece. Fue tam-
inflexible son discípulos de la muerte; ¿En qué se siente cercana a Schubert? bién un momento triste porque nun-
lo suave y lo flexible lo son de la Sólo con pronunciar ese nombre ca volví a ver a mi familia.
vida”. ¿Cuánta libertad se toma cuan- ya me emociono. Muy pocos com- ¿Qué haría en la vida si no hubiera
do estudia una pieza y cuánta cuando positores han llegado tan lejos. Su sido música?
la toca frente al público? ¿Es lo prime- música es emocionante y nunca arti- Sería pintora. Mi madre lo era y
ro el periodo rígido y lo segundo el ficiosa. Y hay que purificarse inte- pintar me emociona. Tienen una
flexible? riormente para tocarla. ventaja los pintores: saben lo que
No es una frase mía sino de Lao- ¿Como ve el desarrollo del estudio de están enseñando al público. Los pia-
Tse, el más importante filósofo chi- la música en China? nistas nunca lo sabemos.
no. Cuando salí de China no sabía Es una maravilla. Hay mucha ¿Es usted una persona feliz?
nada sobre él, no estaba en el Libro gente tocando el piano pero hay No. Soy una persona triste. No
Rojo de Mao. Nunca ensayo una pie- mucho que hacer. Normalmente se cuando hablo con la gente pero por
za menos de seis meses pero para trata de adquirir una técnica adecua- dentro soy bastante sombría. El úni-
las más grandes necesito al menos da, tocar fuerte y rápido. Recuerdo co camino para ser feliz puede que
cinco años. Puede que yo no tenga los concursos con mis compañeros sea el olvido de mí misma…
demasiado talento y por eso debo de clase a ver quién tocaba octavas
trabajar tanto. Eso me ha ocurrido, más rápido. Pero lo importante, repi- Niccola Cato
91
312-Pliego final.qxp_Pliego final 22/10/15 20:13 Página 92

EDUCACIÓN

TURNAROUND SCHOOLS:
UN PROYECTO A IMITAR

L
a gran paradoja de la educación
actual no lo es tanto. Vemos con
naturalidad que algunos de los
métodos más singulares y de las pro-
puestas pedagógicas más atrevidas flo-
recen allí donde más se concentran los
indicadores de pobreza o donde más
han decaído las expectativas de apren-
dizaje. Es el salto entre lo esperado y
lo conseguido lo que despierta el
asombro local unas veces o internacio-
nal otras. Es a menudo el contexto el
que pone de relieve la calidad del
enfoque pedagógico. El Sistema de
Orquestas de Abreu en Venezuela, por
ejemplo, no demuestra su capacidad
transformadora en zonas residenciales
de Londres ni en barrios de la clase
media alemana, sino en un país donde
cientos de miles de familias buscan
cada día un lugar en el que sus hijos
puedan comer gratis. La educación
artística abre la esperanza y juega un
papel transformador en contextos
degradados en los que ha fallado iniciativa, incluye planes de evaluación un carácter simbólico de gran impor-
mucho más que el mero rendimiento integrados en la docencia, forma al tancia para los centros implicados.
escolar y donde es fácil predecir un profesorado en las disciplinas artísticas Ojalá veamos esto con más frecuencia
futuro incierto a niños que aún no han y en su integración curricular y, por en España.
nacido. En ese sentido, gobiernos último, el barrio o distrito colabora El proyecto comienza a mostrar
como el nuestro, al reducir el protago- ofreciendo abundantes ocasiones para resultados tras sus dos primeros años
nismo de la educación artística en la la exhibición pública del trabajo artísti- de funcionamiento, mejorando aspec-
infancia, demuestran cómo se puede co de los niños (conciertos, exposicio- tos de la convivencia escolar (reduc-
deteriorar el sistema educativo en nes, etc.) ción del absentismo, mejora de las
nombre, precisamente, de la calidad. relaciones, menos problemas de disci-
Lejos de estas derivas y cerca de la ¿Yo-Yo Ma en el colegio? plina, etc) y de los resultados académi-
educación salvadora se encuentran cos (mejoras palpables en las pruebas
proyectos como Turnaround Schools Turnaround Schools se dirige a de materias como lengua, matemáti-
(literalmente, escuelas que giran), en aquellos colegios que peor situación cas, etc.).
los que la educación artística, mucho atraviesan en Estados Unidos y cuenta
más allá de recibir especial atención, con el apoyo de la Casa Blanca. Son Barreras
se convierte en impulsora de la trans- colegios que se encuentran entre el 5%
formación de un sistema escolar de los peores resultados en las evalua- Una de las principales barreras que
degradado. Los principios que siguen ciones de sus respectivos estados. superan proyectos como este es la de
los cincuenta colegios que participan Michelle Obama dice en la web de las familias o docentes a los que cuesta
hasta ahora en este proyecto en Esta- Turnaround Schools que “la educación imaginar que un colegio sea otra cosa
dos Unidos ayudan a entender su artística no es algo que añadir una vez que una suma de horas de lengua, de
naturaleza: deben contar con directo- que se superan otros objetivos, sino matemáticas y de conocimiento del
res dispuestos a defender la educación que es vital, desde el principio, para medio. Seguiremos mucho tiempo vién-
artística como eje de la estrategia para conseguir esos objetivos”. También dolo y de hecho es previsible que crez-
transformar el colegio, cuentan con cuenta con el apoyo o apadrinamiento ca esa presión a la luz de la prolifera-
docentes especializados en educación de colegios por parte de músicos ción de pruebas externas, pruebas pen-
artística y ofrecen a todos los alumnos como Yo-Yo Ma (tres colegios en la sadas inicialmente para la detección de
un horario extenso de actividades zona de Boston), Herbie Hancock (un buenas prácticas, que harán que
artísticas, los docentes que no son colegio en Illinois), el Silk Road muchos docentes abandonen las bue-
especialistas de artes integran y conec- Ensemble (dos colegios en Montana y nas prácticas para preparar las pruebas.
tan estas con el aprendizaje de otras Iowa) o Jason Mraz (un colegio en San Como siempre, será la sensatez y el
materias, el colegio colabora con artis- Diego). También hay actores como trabajo responsable de miles de maes-
tas profesionales y organizaciones Tim Robbins, arquitectos como Frank tras y maestros casi anónimos la que
artísticas del entorno, la comunidad Gehry y un largo etcétera. La implica- mantendrá las esperanzas bien altas.
escolar (familias, administración, etc) ción directa de los artistas de mayor
apoya y participa activamente en la prestigio varía según los casos y tiene Pedro Sarmiento

92
312-Pliego final.qxp_Pliego final 22/10/15 20:13 Página 93

JAZZ

SCOFIELD Y LOVANO:
DOS HOMBRES Y UN DESTINO

S
on dos intelectuales del jazz
moderno, dos pedazos de histo-
ria viva sin las cuales no se
podrá entender la memoria que
le aguarda al género. Luego, indivi-
dualmente, son líderes regios de sus
respectivos instrumentos, la guitarra y
el saxo tenor, reivindicándose desde
hace años como fuente de inspiración
para las nuevas y venideras generacio-
nes de intérpretes. Tras coincidir en
distintos proyectos y aventuras, hoy
regresan juntos de nuevo a una misma
carretera, protagonizando el que sin
duda será uno de los acontecimientos
jazzísticos del año, perfectamente
dimensionado en la portada que
ambos protagonizaron en el pasado
numero de noviembre de Downbeat.
Nicholas Suttle

La excusa es un sólido disco que


ambos firman para Impulse!, Past pre-
sent, un titulo revelador para quienes
efectivamente arrojan la tradición jaz-
zística en el presente y, de paso, le mi hijo Evan –fallecido hace años víc- más de Lovano se citaban Dave
abren al género un buen montón de tima de un cáncer- a mi lado, me Holland al contrabajo y Al Foster a la
ventanas al futuro. Se llaman John Sco- sigue inspirando y sigue formando batería. Todo ello por no hablar de sus
field (Dayton, 1951) y Joe Lovano (Cle- parte de mi música y mi vida”. múltiples colaboraciones junto a tita-
veland, 1952) y la mera mención de El lote de nueve composiciones nes como John Patitucci, Metalwood,
sus nombres ya evoca un universo cre- incluidas lleva la autoría de Scofield, Lenny White, Herbie Hancock, Carla
ativo que ha marcado y marca el deve- iniciando el viaje con ese soplo de Bley, Gary Burton, Michael Brecker o
nir del jazz por nuestros días. bebop conectado a un blues hetero- Pat Metheny, o bandas de cuño con-
El mayor de los argumentos de este doxo, y que es palabra de jazz porque temporáneo como el trío Medesky,
reencuentro reside en el cuarteto que se entrega a la improvisación. Tras las Martin & Wood. Sin duda, la de Sco-
capitaneara a comienzos de los años dos primeras piezas, Slinky y Chap field es una guitarra maestra y visiona-
noventa el guitarrista, en el que, no solo dance, el grupo se adentra en los ria, y dominante junto con las cuerdas
militaba el saxofonista, sino también el dominios de la balada, para concluir del citado Metheny y Bill Frisell.
baterista Bill Stewart, presente en este con el genérico Past present, en donde Joe Lovano, por su parte, sabe tras-
nuevo registro. De aquellos años hoy confluyen todos los talentos de cada ladar a la pulsación diferenciada de los
nos quedan tres excelente testimonios uno de los miembros del cuarteto, modelos de ejecución libre, la tremen-
discográficos, Meant to be, Time on my también los de Larry Grenadier y Bill da energía de los maestros del bebop
hands y What we do. El contrabajista Stewart, modélicos en todo el trayec- y el hardbop. Es un artista de estilos
Larry Grenadier cierra filas en este Past to, incluidos esos dos mojones de sen- cruzados, uno de los creadores de tim-
present tras haber compartido escenario sibilidad extrema colocados a medio bres con mayor fantasía que existen
con el propio Scofield y álbumes como camino, Get proud y Enjoy the future!. hoy y uno de los grandes colosos del
Quiet. Así pues, queda claro que al Músico de extraordinaria influen- tenor. Cuenta igualmente con una
potencial jazzístico de cada uno de ellos cia entre sus compañeros de genera- amplia y diversa discografía, en la que
se le suma una experiencia vivida en ción, Scofield es el genuino represen- figuran pasajes inolvidables como los
común, hoy renovada en estímulos. tante de un concepto aventurero para protagonizados junto a Hank Jones,
Considerando la delantera del el jazz. De hecho, ha pasado de hacer Paul Motian o el mismísimo John Zorn,
cuarteto, resulta evidente pensar en la muy evidentes las calidades de sus por citar unos pocos nombres.
manifiesta querencia por el lenguaje modos en bandas conducidas por Convertidos en referentes ineludi-
del blues de Scofield, así como por el otros —y no es difícil ahora dirigir bles del jazz moderno, Lovano y Sco-
fuego abrasador de los sentimientos selectivamente la memoria hacia los field no sólo comparten un mismo
boperos que suscita Lovano. El mérito tiempos pasados en los grupos de destino, sino un pasado que ellos sien-
de la alianza surge, pues, en la perfec- Miles Davis, Billy Cobham o Paul ten más vivo que nunca. En su caso,
ta armonía de ambos estilos, que colo- Bley—, a rentabilizarlas en el seno de aquello de que el jazz es una actitud,
cados en el centro del grupo dan lugar sus propias formaciones, caso del resulta tremendamente cierto; así ha
a uno. El guitarrista parafrasea a Faulk- mencionado cuarteto, su trío junto a quedado en su visitas a los festivales
ner para explicar la filosofía del disco: Steve Swallow y nuevamente Bill Ste- de jazz de Madrid, Cartagena y Gijón.
“El pasado nunca muere, ni siquiera es wart o ese proyecto de nombre crípti-
pasado, porque está vivo. Yo siento a co que es ScoLoHoFo, en el que ade- Pablo Sanz
93
312-Pliego final.qxp_Pliego final 22/10/15 20:13 Página 94

GUÍA

LA GUÍA DE SCHERZO
MADRID
TEATRO REAL
Información y venta:
Taquilla 902 24 48 48
CNDM www.teatro-real.com
(Centro Nacional de Difusión Musical)
c/ Príncipe de Vergara, 146. Ópera Peretyatko (Nov. 30, Dic. 3, 6,
Teléfono: 91 337 02 34 / 40
www.cndm.mcu.es
Alcina. Georg Friedrich 10, 15, 19, 23, 26), Lisette
Localidades Auditorio Nacional / Teatro de la Zarzuela: Händel (1685-1759) Oropesa (Dic. 2, 5, 8, 11, 16,
taquillas, teatros del INAEM, 902 22 49 49 Director musical: Christopher 20, 27, 29), Sparafucile: Carlo
y www.entradasinaem.es Moulds, Director de escena: Colombara (Nov. 30, Dic. 3, 6,
David Alden, Escenógrafo: 10, 15, 19, 23, 26, 29), Andrea
XXII Ciclo de LIED Lunes, 23. 19:30h. Gideon Davey, Iluminador: Mastroni (Dic. 2, 5, 8, 11, 16,
Entrada libre Simon Mills, Coreografía: Beate 20, 27), Maddalena: Justina
TEATRO DE LA ZARZUELA JACK QUARTET Vollack, Orquesta Titular del Gringyte (Nov. 30, Dic. 3, 6,
Lunes, 2. 20:00h Formas abiertas. Obras de Teatro Real. Nueva producción 10, 15, 19, 23, 26, 29), Barbara
MIAH PERSSON, soprano J. Cage, J. Arnau Pàmies y del Teatro Real, en di Castri (Dic. 2, 5, 8, 11, 16,
FLORIAN BOESCH, barítono P. Boulez coproducción con el Grand 20, 27), El conde de Monterone:
MALCOLM MARTINEAU, piano Théâtre de Bordeaux. Fernando Radó, Marullo: Àlex
Obras de R. Schumann Lunes, 30. 19:30. Entrada libre Sanmartí, Matteo Borsa:
NOU ENSEMBLE Alcina: Karina Gauvin* / Sofia Gerardo López, El conde de
Ciclo LICEO DE SALVADOR SEBASTIÀ, director Soloviy, Morgana: Anna Ceprano: Tomeu Bibiloni, La
CÁMARA XXI XXVI Premio Jóvenes Composi- Christy* / María José Moreno, condesa de Ceprano: Nuria
tores. Concierto final y entrega Ruggiero: Christine Rice* / Josè García Arrés, Giovanna: María
AUDITORIO NACIONAL DE de premios María Lo Monaco, José Suárez, Un paje de la
MÚSICA. Sala de Cámara Obras de F. J. Domínguez, Bradamante: Sonia Prina* / duquesa: Mercedes Arcuri
Martes, 10. 19:30h Ó. Escudero, M. Fernández Angélique Noldus, Melisso: Noviembre: 30 y Diciembre: 2,
FRANK PETER y J.J. Niño Luca Tittoto* / Johannes 3, 5, 6, 8, 10, 11, 15, 16, 19, 20,
ZIMMERMANN, violín Weisser, Oronte: Allan Clayton* 23, 26*, 27, 29. 20:00 horas.
ANTOINE TAMESTIT, viola Ciclo JAZZ / Anthony Gregory, Oberto: 18.00 horas domingos. Sala
CHRISTIAN POLTERA, chelo EN EL AUDITORIO Erika Escribà* / Francesca principal.
El esplendor de las Lombardi Mazzulli.
doce cuerdas AUDITORIO NACIONAL DE Concierto Xavier Sabata
Obras de F. Schubert, P. Hin- MÚSICA. Sala de Cámara Octubre: 27*, 30, 31* y Actividad paralela a Alcina
demith y L. van Beethoven Viernes, 20. 20:00h Noviembre: 1, 2*, 3, 4*, 6*, 8*, Xavier Sabata, contratenor,
CÉCILE McLORIN SALVANT, 10*. 20:00 horas. 18.00 horas Markello Chrysikopoulos,
Ciclo FRONTERAS voz domingos. Sala principal. clave, Simos Papanas, violín
Una voz con palabra de jazz 5 de noviembre de 2015,
AUDITORIO NACIONAL DE Rigoletto. Giuseppe Verdi Fundación Albéniz.
MÚSICA. Sala de Cámara Ciclo BACH VERMUT (1813-1901) 20.00 horas
Viernes, 13. 19:30h Director musical: Nicola
EUSKAL BARROKENSEMBLE AUDITORIO NACIONAL DE Luisotti, Jordi Bernàcer*, Los domingos de cámara
ROCÍO MÁRQUEZ, cantaora MÚSICA. Sala Sinfónica Dirección de escena: David Concierto II. Georg Friedrich
ENRIKE SOLINÍS, guitarra, Sábado, 21. 12:30h McVicar, Escenografía: Michael Händel y sus contemporáneos.
laúd y dirección ROBERTO FRESCO, órgano Vale, Figurinista: Tanya Solistas de la Orquesta Titular
El amor brujo 1715: Homenaje Concierto XIII. Ciclo integral McCallin, Iluminación: Paule del Teatro Real.
a Manuel de Falla en el cente- de la obra de J. S. Bach Constable Coreografía: Leah Actividad paralela a Alcina.
nario del estreno de El amor para órgano Hausman, Dirección del coro: 12.00 h. 8 de noviembre.
brujo (1915) Andrés Máspero. Producción Sala principal.
Obras de D. Cantemir, J. Ciclo UNIVERSO BARROCO de la Royal Opera House
Rodrigo, M. de Falla, G. Sanz, Covent Garden de Londres. ¡Todos a la Gayarre!
M. Pérez de Albéniz y AUDITORIO NACIONAL DE Coro y Orquesta Titulares del Talleres familiares
A. de Santa Cruz MÚSICA. Sala Sinfónica Teatro Real. II. Alcina, la hechicera.
Domingo, 22. 18:00h Actividad paralela a Alcina: 15
Ciclo SERIES 20/21 ENSEMBLE MATHEUS Duque de Mantua: Stephen de noviembre. 12.00 h y 17.00
JEAN-CHRISTOPHE SPINOSI, Costello (Nov. 30, Dic. 3, 6, 10, h. Sala Gayarre.
MUSEO NACIONAL CENTRO director 15, 19), Francesco Demuro
DE ARTE REINA SOFÍA. Josè Maria Lo Monaco, mezzo- (Dic. 2, 5, 8, 11, 16), Piero Concierto Juan Diego Flórez
Auditorio 400 soprano. Hanna Husáhr, Pretti (Dic. 20, 23, 26, 29), Ho- Obras de Gaetano Donizetti,
Lunes, 16. 19:30h. soprano. Sonia Prina, contralto Yoon Chung (Dic. 27), Giuseppe Verdi, Jules
Entrada libre Kerstin Avemo, soprano Rigoletto: Leo Nucci (Nov. 30, Massenet y otros
DÚO CASSADÓ Marina De Liso, mezzosoprano Dic. 3, 6, 10), Juan Jesús Juan Diego Flórez, tenor,
Impresiones españolas Christian Senn, barítono Rodríguez (Dic. 15, 19, 23, 26, Vincenzo Scalera, piano
Obras de G. Cassadó, T. Mar- Luigi De Donato, bajo 29), Luca Salsi (Dic. 2, 5, 8, 11, 16 de noviembre de 2015,
co, L. Vega y E. Halffter G. F. Haendel: Serse 16, 20, 27), Gilda: Olga Sala Principal. 20.00 horas

94
312-Pliego final.qxp_Pliego final 22/10/15 20:13 Página 95

GUÍA

ORCAM
www.orcam.org

LUNES 16 DE NOVIEMBRE DE F. Mompou/A. Ros Marbà:


2015. 19:30 horas Compostela*
AUDITORIO NACIONAL. A. García Abril: Concierto para
SALA SINFÓNICA violín y orquesta** c/ Cartagena 10, 1ºc - 28028 MADRID
ORQUESTA DE LA M. Ravel: Ma mère l’oye Tel. 91.356 76 22 - Fax 91.726 18 64
COMUNIDAD DE MADRID (Ballet completo) E-mail: suscripciones@scherzo.es - www.scherzo.es

Akiko Suwanai, violín *Primera vez ORCAM


Antoni Ros-Marbà, director **Estreno absoluto
BOLETÍN
DE SUSCRIPCIÓN
Rellene y envíe este cupón por correo, fax o correo electrónico.
ORQUESTA SINFÓNICA DE MADRID O llámenos por teléfono de 10 a 15 h.
http://www.osm.es.
También está disponible en nuestra página en internet.
Teléfono 91 532 15 03.

LUNES, Ludwig van Beethoven Nombre…………………………………………….


23 de noviembre de 2015 Sinfonía nº 7 en la mayor,
………………………………NIF…..……………..
(19.30 HORAS) op. 92
Nicola Luisotti, director Domicilio…………..……………………………...
CONCIERTO DE Serguéi Prokófiev
SANTA CECILIA Sinfonía nº 7 en do sostenido
.......................................................CP………....
(Edición 30ª) menor, op. 131 Población………………………………................
Provincia……………………………..…………....
Teléfono……………………………………...........
TEATRO DE LA ZARZUELA Fax…………...……………………….…………....
Jovellanos, 4. (91) 5.24.54.00 E-mail...……...……………………….…………....
http://teatrodelazarzuela.mcu.es.
Localidades: www.entradasinaem.es
Taquillas y 902 22 49 49.
El importe de la suscripción anual será:
La del Soto del Parral, XXII Ciclo de Lied. Lunes 2 España: 75 € / Europa: 110 € /
de Reveriano Soutullo de noviembre, a las 20 horas. Resto de paises: 130 €
y Juan Vert. RECITAL II: Miah Persson, El precio de los números atrasados es de 7,50 €
Martín Baeza- Rubio / soprano y Florian Boesch,
Amelia Ochandiano. barítono, Malcolm Martineau,
Del 21 de noviembre al 5 de piano. Coproducen el Teatro (No utilice este boletín para la renovación, será avisado oportunamente)
diciembre, a las 20:00 h. de la Zarzuela y el Centro
(domingos a las 18:00 h). Nacional de Difusión Musical.
Deseo suscribirme, hasta nuevo aviso, a la revista
SCHERZO por períodos renovables de un año
natural (11 números) comenzando a partir del mes
de …………………nº……
SEVILLA El importe lo abonaré de la siguiente forma:

Transferencia bancaria a la c/c IBAN ES30 2100


TEATRO DE LA MAESTRANZA 2416 93 0200152229 de La Caixa, a nombre de
Paseo de Cristóbal Colón, 22.
41001 Sevilla SCHERZO EDITORIAL, S.L.
Teléfono 954223344. Cheque a nombre de SCHERZO EDITORIAL, S.L.
www.teatrodelamaestranza.es
Giro postal.
Días 3, 6 y 9 de noviembre Fundación Teatro de
OTELLO de G. Verdi San Carlo de Nápoles. VISA. Nº: ……………………………………………
Dirección Musical: Real Orquesta Sinfónica de
Caduca … /… /… Firma………..……………
Pedro Halffter Sevilla. Coro de la A.A. del
Dirección de Escena: Teatro de la Maestranza Con cargo a cuenta corriente IBAN ………… ……
Henning Brockhaus
Gregory Kunde, Julianna Di Día 7 de noviembre …… …… …………………………………
Giacomo, Ángel Ódena, CHICK COREA
Francisco Corujo, Roman Ialcic, & THE VIGIL Tratamiento automatizado de datos personales.- Los datos recabados formán parte
Mireia Pintó de los ficheros de la empresa, y son necesarios para la formalización de las suscrip-
ciones, su facturación y seguimiento posterior. Los datos se tratarán y protegerán
Día 21 de noviembre según la LO. 15 /1999 de 13 de diciembre de Datos de Carácter Personal y el titular
Coproducción: Fundación RAFAEL RIQUENI de los mismos podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y
Teatro Massimo de Palermo - Parque de María Luisa oposición ante las oficinas de la Sociedad sita en Madrid, calle Cartagena nº 10 1º
C, 28028 Madrid.

95
312-Pliego final.qxp_Pliego final 22/10/15 20:13 Página 96

CONTRAPUNTO

HABLANDO
FRANCAMENTE

E
l director musical alemán más dotado de los últimos gió un nuevo director principal este año, Thielemann recibió
cincuenta años es un héroe en su propio país y una en compensación el insustancial título de director musical de
sombra fuera de ahí. No tiene relaciones artísticas más Bayreuth, su casa espiritual. Ya con 56 años sigue sin haber
allá de los países de habla alemana y se le ve muy pocas tenido ninguna relación personal y viaja siempre con su
veces en Londres, París o Nueva York. Si Christian Thiele- madre. Un ex colega que le conoce bien desde hace mucho
mann es un director importante, y no hay ninguna duda de tiempo le describe como el “hombre más infeliz de de tierra”.
eso, el mundo debe estar loco para conseguirlo, pero eso no Así que puede preguntar, ¿y para qué los alabanzas?
sucede por varias razones. El don de Thielemann nunca se Un libro nuevo, My Life with Wagner, lleva el nombre de
ha puesto en duda. Cualquiera que le viera dirigir Tristan Thielemann. No lo escribió él mismo sino que autorizó la
und Isolde en Bayreuth este verano, en el teatro o en el publicación de los aspectos más importantes de las conversa-
vídeo, habrá oído el primer acorde exactamente como el ciones de verano hechas en Bayreuth con la periodista wag-
final cuatro horas y media más tarde. Su dominio instintivo neriana, Christine Lemke-Matwey. Los directores de orquesta
de la estructura wagneriana, su lenguaje musical y su secreto no escriben libros para compartir verdades íntimas sino para
interior son suficientes para que aparezcan más que una o impresionarnos con su profundidad moral. Barenboim, Bou-
dos veces en una generación. Un músico que conoció a lez y Furtwängler son algunos de los peores ejemplos. Thie-
Thielemann durante la década de los setenta en Berlín Occi- lemann, al contrario, se revela de una manera inesperada
dental me confirmo que su dominio de una partitura era ya que nos hace reflexionar, no sólo en cuanto a su ser interior
evidente cuando tenía sólo catorce años. Sus padres, de clase (que no es muy interesante) sino sobre una forma particular
media, tenían oído absoluto y, según su madre, su hijo “pare- de la amoralidad alemana que busca la redención en la con-
cía ser musical” con un año de edad. Su talento juvenil, me templación objetiva de un comportamiento monstruoso.
contó mi informador, no estaba acompañado de un saber Un ejemplo: Wagner va al límite. Sus dramas musicales
estar social o de una extraordinaria inteligencia, pero eso son están llenos de asesinatos y violencia, incesto, venganza, trai-
cosas que pueden desarrollarse con el tiempo. ción, obscenidades, sumisión sexual. Ninguno de ellos es admi-
A los diecinueve, Thielemann se convirtió en protegido rable. Sin embargo, después de verlos, volvemos a casa sintién-
de Herbert von Karajan. Ascendió en el mundo musical ale- donos más fuertes. Al proyectar nuestros miedos en Wotan y sus
mán rápidamente, fue director general de música en Núrem- compañeros, aprendemos cómo se desenvuelve la vida .
berg a los veintiocho años y en 1997 se hizo cargo de la Algunos de los hilos de ese pensamiento son demasiado
Deutsche Oper de Berlín. Fue contratado por Ronald Wil- horrendos para desembocar en una consecuencia lógica.
ford, el Svengali de los directores musicales de Nueva York, y Tomado a pie de la letra, Thieleman está diciendo que el arte
parecía estar en el umbral de la fama internacional cuando las existe para evitar que liberemos la bestia que llevamos den-
cosas empezaron a torcerse. En 1997, cuando estuvo en Lon- tro. Estaríamos todos encantados violando a nuestras herma-
dres para dirigir el estreno en el Reino Unido de Palestrina de nas y prendiendo fuego a la casa pero ya Wagner lo hace
Hans Pfitzner, noté “una cierta tensión en el aire” alrededor por nosotros.
de la Royal Opera House. Algunos de los músicos le llamaron La tarea del director es acercar la obra a la perfección o, si
Hitler, ofendidos por su brusquedad y su imperturbable fe en no, el mundo terminará, tal como lo dijo Wagner. También
el genio alemán. Su reverencia interpretativa expuso las limi- dice Thielemann: A veces tengo pesadillas. Sueño que la cali-
taciones expresivas de Pfitzner. La obra murió. dad artística está mal sintonizada. Sueño que el arte y la músi-
De vuelta a Berlín, Daniel Barenboim, al que Thielemann ca se están destruyendo porque la calidad es mala. Porque
había prestado ayuda en Bayreuth, amenazó con demandarle abunda y se tolera lo trivial, lo vacío, lo superficial, lo indife-
por difamación por supuestos comentarios sobre una “cha- rente. Porque ninguno de nosotros puede hoy encontrar sufi-
puza judía”. Thielemann negó que había usado la palabra ciente tiempo auténticamente creativo, ni para nosotros mis-
“judía” y el escándalo pasó, aunque no sin dejar malestar. mos ni para una obra tan grande como la de Richard Wagner.
Thielemann era el único maestro de su generación que pro- El mundo es un lugar terrible, dice Thielemann. Y como
mocionaba la supremacía de la música alemana frente al no podemos hacer nada para mejorar el comportamiento
consenso europeo. En política lo relacionaron con la dere- humano, vamos a observarlo desde una distancia teatral
cha. Recientemente, al parecer, ha expresado su apoyo a segura y encontrar el consuelo que podamos en nuestras
Pegida, el movimiento anti emigración. Digo “al parecer” ya personales indiferencia e inocencia. El pecado mayor —la
que los comentarios expresados por Thielemann son ambi- pesadilla— sería pasar por alto o distorsionar el gran arte,
guos y evasivos, una técnica favorecida desde hace mucho que es la única cosa que podría redimirnos. Aceptemos que
por la extrema derecha alemana. Musicalmente, su gusto es el mundo es diabólico y hagamos buen arte. No es un pensa-
ultra conservador y sumamente alemán. Dirige Beethoven, miento original. Wagner escribió más bien lo mismo en sus
Bruckner y Wagner con profundo convencimiento. No mues- interminables ensayos. Pero, entendido en un contexto del
tra ningún interés por la cultura contemporánea. siglo XXI y con el beneficio del Holocausto en retrospectiva,
Su historia profesional es turbulenta. Dejó por una rabie- abre una profunda grieta en una parte de la psique alemana
ta la Deutsche Oper en 2004 y la Filarmónica de Múnich en donde los logros culturales expían la culpabilidad pasada.
2011. Un administrador comentó que exige obediencia y no Karajan, un maestro de la negación, aplicaba la música como
comparte honores. Otro decía que es un prisionero de sus un bálsamo del olvido. Thielemann, su apóstol, predica que
dioses, Wilhelm Furtwängler y Karajan. Al ser aconsejado el arte perdona todo. Al igual que muchos maestros, transmi-
acerca de que necesitaba una página web, rechazo la idea te más que sabe. Alabemos, al menos, su franqueza.
diciendo que “Karajan nunca tuvo una página web”.
Dejado de lado por la Filarmónica de Berlín cuando eli- Norman Lebrecht

96
21
madrid 2016
Auditorio Nacional de Música

IVO POGORELICH 02/02


ARKADI volodos 15/03
Grigory Sokolov 05/04
PAUL LEWIS 03/05
ELIsSO VIRSALADZE 02/06
TILL FELLNER 04/10
ALEXANDRE THARAUD 25/10
EMANUEL AX 08/11
RICHARD GOODE 29/11
CONCIERTOs EXTRAORDINARIOs *

LANG LANG 01/03


Philippe Jaroussky 12/11
Orquesta Barroca de Friburgo

conectando
* Conciertos Extraordinarios
pasiones
Los suscriptores de la revista
Scherzo y los abonados al
CGI de la Fundación Scherzo,
tendrán un 10% de descuento.
www.fundacionscherzo.es
COLABORA ORGANIZA PAT R O C I N A
AF3_TR_Scherzo_Opera y Danza_200x280mm.pdf 1 14/10/15 17:06

Una nueva temporada de ópera


te espera en el Teatro Real

© Catherine Ashmore
© Argonauta Diseño

HÄNDEL VERDI
CM

MY

CY ALCINA RIGOLETTO
CMY Christopher Moulds I David Alden Nicola Luisotti I Jordi Bernàcer
K 27 DE OCTUBRE AL 10 DE NOVIEMBRE I David McVicar
30 DE NOVIEMBRE AL 29 DE DICIEMBRE

© Iko Fresse

Compra ya
tus entradas
desde 11€
Taquillas • 902 24 48 48
www.teatro-real.com
MOZART
LA FLAUTA MÁGICA
Ivor Bolton I Barrie Kosky
16 AL 30 DE ENERO