Вы находитесь на странице: 1из 12

Universidad Veracruzana

Facultad de Medicina
Región Poza Rica – Tuxpan

Experiencia Educativa: Patología General

Catedrático: Dra. Gilda Morales Ferrer

Tema: Características Microscópicas Del Útero


(Cervicitis Aguda Crónica/Pólipo
Endometrial/Adenocarcinoma)

Nombre: Juan Manuel Quiroz Aldana

Firma:
Introducción

Las enfermedades del tracto genital femenino son extraordinariamente comunes


en la práctica clínica y anatomopatológica, y comprenden complicaciones del
embarazo, inflamaciones, tumores y efectos inducidos por hormonas.

HISTOLOGÍA
Cuello uterino
El cuello uterino tiene dos porciones bien delimitadas: la que protruye dentro de la
vagina: “el exocérvix”, y el canal endocervical.
El exocérvix está tapizado por un epitelio escamoso no queratinizado similar al
epitelio vaginal. Este epitelio se divide en tres estratos:
• El estrato basal / parabasal o estrato germinal, constituido por una sola hilera de
células basales que presentan núcleos alargados que se disponen en forma
perpendicular a la membrana basal. Las células parabasales constituyen las dos
hileras superiores y son células con mayor cantidad de citoplasma y más grandes
que las basales. Estas células son las encargadas del crecimiento y la
regeneración epitelial.
• El estrato medio o estrato espinoso, formado por células que están madurando,
se caracteriza por el aumento del tamaño del citoplasma. Los núcleos son
redondos con cromatina finamente granular. Estas células son las llamadas
intermedias en la citología exfoliativa. Ellas pueden tener glucógeno en su
citoplasma y dar la imagen característica de una vacuola clara en el citoplasma.
• El estrato superficial: es el compartimento más diferenciado del epitelio. Las
células son chatas, presentan abundante citoplasma y un núcleo picnótico
característico. La función de estas células es de protección y evitar de infecciones.
Su descamación se debe a la escasez de desmosomas.
Por debajo del epitelio escamoso se encuentra tejido conectivo con una fina
vascularización que nutre al epitelio suprayacente. Además, se pueden encontrar
terminaciones nerviosas.
En la edad reproductiva la acción de los estrógenos y de la progesterona produce
el crecimiento, la maduración y la descamación del epitelio. Éste se renueva
totalmente en 4 a 5 días y si se le agregan estrógenos en sólo 3 días. En la
posmenopausia este epitelio se atrofia, disminuye su grosor y no se observan
vacuolas de glucógeno intracitoplasmáticas. La maduración normal de la edad
reproductiva está ausente y este epitelio pierde su función de protección siendo
frecuentes las infecciones y los sangrados.
Los retinoides también actúan sobre el epitelio, la deficiencia de vitamina A da
como resultado metaplasia escamosa y queratinización epitelial y el exceso de
esta vitamina promueve la formación de epitelio mucíparo.
El canal endocervical o endocérvix está formado por una hilera de células
cilíndricas mucíparas que revisten la superficie y las estructuras glandulares. Estas
estructuras glandulares son invaginaciones tortuosas del epitelio superficial, no
son glándulas verdaderas. Las glándulas verdaderas presentan diferentes tipos de
epitelio en sus partes secretoras y en sus ductos. En el endocérvix el epitelio
mucíparo es el mismo. La ramificación y los cortes determinan que estas
ramificaciones presenten un aspecto nodular llamado Tunnel clusters.
Las células cilíndricas presentan un núcleo basal con su eje perpendicular a la
membrana basal y un citoplasma alto, finamente granular lleno de pequeñas
vacuolas mucinosas. Estas vacuolas están constituidas por mucopolisacáridos, lo
que puede apreciarse con la técnica de azul Alcian. También cabe observar
células cilíndricas ciliadas (que se encargan del transporte del Moco) y células
argentafines, cuya función se desconoce.
Las mitosis son muy raras de observar en este epitelio y la regeneración epitelial,
se cree, está dada por células de reserva que se encuentran diseminadas en todo
el epitelio.
Por debajo del epitelio cilíndrico mucíparo se encuentra una gruesa y desarrollada
trama de vasos capilares en un estroma con mayor inervación que el exocérvix.
Pueden hallarse tanto en el endocérvix como en el exocérvix folículos linfoides con
o sin centros germinativos con células dendríticas, células de Langerhans,
linfocitos T, responsables de la respuesta inmunitaria.
El moco producido por este epitelio también responde a estímulo hormonal. Los
estrógenos producen estimulación de las células que dan como resultado un moco
abundante, alcalino y acuoso que facilita la penetración espermática. La
progesterona produce la disminución del moco, que es ácido y grueso con
numerosos leucocitos que no dejan penetrar a los espermatozoides.
La zona de transformación
La unión escamocolumnar es el punto en el cual el epitelio escamoso del
exocérvix se une al epitelio cilíndrico mucíparo del endocérvix. En el momento del
nacimiento, el punto de unión entre el epitelio escamoso y el cilíndrico se
encuentra en el orificio cervical externo y se denomina unión escamocolumnar
original. El desarrollo del cuello uterino durante la infancia y la pubertad produce
su alargamiento con la consiguiente salida del epitelio mucíparo que forma un
ectropion fisiológico. Éste presenta su máximo desarrollo durante la menarca y los
primeros años de la vida reproductiva. Posteriormente este epitelio mucíparo es
reemplazado por un epitelio escamoso de tipo metaplásico. La unión entre este
nuevo epitelio escamoso y el epitelio cilíndrico vuelve a encontrarse en el orificio
cervical externo y se llama ahora unión escamocolumnar fisiológica o funcional. La
zona comprendida entre la unión escamocolumnar original y la funcional se
denomina zona de transformación. Está revestida por epitelio escamoso de tipo
metaplásico y es el lugar de asiento de todas las lesiones precursoras del cáncer
de cuello uterino. Todo lo anterior motiva la importancia de conocerla y estudiarla
adecuadamente.
Llamamos metaplasia escamosa al reemplazo del epitelio cilíndrico mucíparo por
epitelio escamoso. Esto ocurre por dos mecanismos: por epitelización o
crecimiento del epitelio escamoso en la zona de la unión y por proliferación de
células de reserva que se diferencian hacia el epitelio escamoso. Este último
proceso es generalmente llamado metaplasia escamosa. Cuando la metaplasia
escamosa comienza a producirse las células de reserva son muy inmaduras y en
general se debe establecer el diagnóstico diferencial con lesiones intraepiteliales
escamosas de alto grado. El resultado final de ambos procesos es un epitelio
escamoso maduro que responde a los estímulos hormonales y en el que asientan
las lesiones precursoras del cáncer de cuello uterino

Cervicitis aguda y crónica


Al comienzo de la menarquia, la producción de estrógenos por el ovario estimula
maduración (captación de glucógeno) de la mucosa escamosa cervical y vaginal.
A medida que estas células se van eliminando, el glucógeno proporciona un
sustrato para los aerobios y anaerobios vaginales, estreptococos, enterococos,
Escherichia coli y estafilococos. El crecimiento bacteriano produce un descenso en
el pH vaginal. El endocérvix expuesto es sensible a estos cambios en el ambiente
químico y la flora bacteriana, y responde sufriendo una variedad de cambios entre
los que figura la proliferación de las células de reserva que lleva a metaplasia
escamosa. Este proceso de transformación de un revestimiento de cilíndrico a
escamoso se ve también acelerado por traumatismos y otras infecciones que se
producen en los años reproductivos.
A medida que el epitelio escamoso crece en exceso y oblitera las papilas
cilíndricas de superficie, cubre y obstruye los orificios de las criptas, con
acumulación de moco en las criptas más profundas (glándulas) para formar
quistes de moco (de Naboth). Este proceso se asocia de modo invariable con un
infiltrado inflamatorio compuesto por una mezcla de leucocitos polimorfonucleares
y de células mononucleares, y si la inflamación es intensa puede estar asociada
con pérdida del revestimiento epitelial (erosión o ulceración) y de reparación
epitelial (atipia reparadora o anaplasia de reparación). Todos estos componentes
caracterizan lo que se conoce como cervicitis crónica.
Puede observarse cierto grado de inflamación cervical en la práctica totalidad de
las multíparas y en muchas de las mujeres adultas nulíparas, y suele ser de
escasa consecuencia clínica. Entre las principales preocupaciones figura la
potencial presencia de organismos, que pueden ser clínicamente importantes. Las
infecciones específicas por gonococos, clamidias, micoplasmas y virus herpes
simple (en la mayoría del tipo2) pueden producir cervicitis aguda o crónica
significativa, y deben identificarse en cuanto a su relevancia por afecciones en el
tracto genital superior, complicaciones del embarazo o transmisión sexual.
Todos los cambios mencionados son más pronunciados en pacientes con
síntomas clínicos (cervicitis mucopurulenta) o en las que se identifican organismos
específicos. Estos cambios, no obstante, pueden observarse en mujeres con
cultivo negativo o asintomáticas, lo que subraya la importancia de la combinación
del cultivo, evaluación clínica y examen de la extensión de Papanicolaou. Unos
cambios reparadores intensos pueden eliminar células escamosas de aspecto
atípico que remedan lesiones precancerosas, porque las células que sufren
reparación pierden su contenido de glucógeno normal y pueden tener atipia
nuclear.
Morfología
Las características anatomopatológicas de la cervicitis aguda y crónica
comprenden espongiosis epitelial (edema intercelular), edema submucoso, y una
combinación de cambios epiteliales y estromales. La cervicitis aguda se
caracteriza por células inflamatorias agudas, erosión y cambio epitelial reactivo o
reparador. La cervicitis crónica incluye inflamación, por lo general mononuclear,
con linfocitos, macrófagos y células plasmáticas. También puede haber necrosis y
tejido de granulación. Aunque la inflamación sola no es específica, algunos
patrones se asocian con ciertos organismos. El HSV se asocia con úlceras
epiteliales (con frecuencia con inclusiones intranucleares en las células epiteliales)
y un infiltrado linfocítico, y C. trachomatis con centros germinales linfoides y un
infiltrado plasmático prominente. La espongiosis epitelial se asocia con infección
por T. vaginalis.
Hiperplasia endometrial
La hiperplasia endometrial (recientemente denominada neoplasia intraepitelial
endometrial) es otra causa de hemorragia anormal que difiere de Ia anovulación
típica por un aumento de la razón glándula/estromal y anomalías en el crecimiento
endometrial en comparación con el endometrio normal. La hiperplasia endometrial
merece una especial atención debido a su relación con el carcinoma endometrial.
Numerosos estudios han confirmado extensamente el potencial de malignidad de
ciertas hiperplasias endometriales y el concepto de un continuo de atipia glandular
que culmina, en algunos casos, en carcinoma.
La hiperplasia endometrial se asocia con la estimulación estrogénica prolongada
del endometrio por anovulación o un aumento dela producción de estrógenos. Las
afecciones que promueven la hiperplasia comprenden la menopausia, enfermedad
poliquística del ovario (incluido el síndrome de Stein-Leventhal), tumores ováricos
funcionantes de células de la granulosa, excesiva función cortical (hiperplasia del
estroma cortical), y administración prolongada de sustancias estrogénicas
(tratamiento de reposición estrogénica). Son éstas las mismas influencias de
significación patógena postuladas en algunos carcinomas endometriales.
Morfología
La hiperplasia endometrial se ha subdividido tradicionalmente en los subgrupos de
bajo grado (simple) y de alto grado (atípica). En la actualidad las hiperplasias de
bajo grado incluyen el epitelio anovulatorio y, con menor frecuencia, sutiles
neoplasias intraepiteliales endometriales (ElN). En contraste, las hiperplasias de
alto grado, también denominadas hiperplasias atípicas, tienen típicamente las
características morfológicas (glándulas apretadas y atipia citológica) y las
características genéticas (mutaciones de PTEN) de la neoplasia intraepitelial.
Las hiperplasias simples no atípicas, también conocidas como hiperplasias
quísticas o leves, se caracterizan por cambios arquitectónicos en las glándulas de
diversos tamaños, produciendo irregularidad en la forma glandular, con
alteraciones quísticas. El patrón de crecimiento epitelial y la citología son similares
a los del endometrio proliferativo, aunque las mitosis no son tan prominentes.
Estas lesiones progresan de modo infrecuente a adenocarcinoma y reflejan en
gran medida una respuesta a la estimulación estrogénica persistente. Estas
hiperplasias quísticas simples evolucionan frecuentemente a atrofia quística en la
que el epitelio y el estroma se vuelven atróficos.
Las hiperplasias atípicas complejas (neoplasias intraepiteliales endometriales)
exhiben un aumento en el número y tamaño de las glándulas endometriales, con
glándulas apretadas, aumento de su tamaño y forma irregular. Esta última
característica es principalmente una manifestación de un aumento de la
estratificación celular y del aumento del tamaño nuclear, y puede demostrar
complejidad del epitelio de revestimiento con una superficie festoneada o en
penacho. Las glándulas permanecen bien delimitadas y no confluyen, lo que es
característico de una neoplasia intraepitelial. Las figuras mitóticas son comunes.
Predeciblemente, en las formas más graves, la atipia citológica y arquitectónica
puede bordear el adenocarcinoma, y no se puede llegar a efectuar una distinción
exacta entre la hiperplasia atípica y el cáncer sin la histerectomía.

Carcinoma de Endometrio
Macroscópicamente, el carcinoma endometrial se presenta como un tumor
poliploide localizado como un tumor difuso que afecta a la superficie endometrial
en su totalidad. La diseminación se produce por lo general por invasión miometrial
directa con extensión en último término a las estructuras periuterinas por
continuidad directa. La diseminación a los ligamentos anchos puede crear una
masa clínicamente palpable. En último término se produce la diseminación a los
ganglios linfáticos regionales, y en los estadios finales el tumor puede metastatizar
a los pulmones, hígado, huesos y otros órganos. En ciertos tipos, específicamente
el carcinoma seroso papilar, la afectación endometrial relativamente superficial
puede asociarse con enfermedad peritoneal extensa, lo que sugiere una
diseminación por vías distintas a la invasión directa (p.ej. transmisión tubárica o
linfática).
En el examen histológico, la mayoría de los carcinomas endometriales
(aproximadamente el 85%) son adenocarcinomas caracterizados por unos
patrones glandulares más o menos bien definidos que se asemejan
estrechamente al epitelio endometrial normal. Se aplica un sistema de gradación
en tres grados para tumores endometrioides y comprende unos patrones
glandulares fácilmente reconocibles bien diferenciado (grado1), moderadamente
diferenciado (grado 2, que muestra glándulas bien formadas mezcladas con áreas
sólidas de células malignas), o mal diferenciado (grado 3), caracterizado por áreas
sólidas de células con glándulas apenas reconocibles y un mayor grado de atipia
nuclear y de actividad mitótica.

Objetivos del laboratorio


1.- Diferenciar e identificar microscópicamente las patologías del útero.
2.- Relacionar la teoría con la practica en función de un aprendizaje significativo.
3.- Adquirir habilidades diagnosticas en la práctica de laboratorio de patología por
medio de la inspección microscópica/macroscópica de muestras patológicas.

MATERIAL DIDACTICO:
 Muestra patológica en lamilla (útero)
 PC, con la presentación de la practica en Power Point*
 Proyector (cañón)*
 Patología estructural de Kurman Robbins
 Libreta para realizar anotaciones

Actividad de laboratorio
“Identificar microscópicamente las características de las patologías del útero”
NOTA: No se realizaron fotografías a las muestras, por tanto, solo se observaron
las características microscópicas que se presentan en la cervicitis aguda cronica y
se realizaron anotaciones.

Resultados
Basándose en los hallazgos y en la apariencia microscópica se pueden diferenciar
varias características presentes en la cervicitis aguda crónica:

Cervicitis aguda y crónica:


- Linfocitos pequeños, redondos y azules en submucosa.
- Ligera hemorragia
- Atipia inflamatoria
- Reparación de epitelio inflamado

*Imagen representativa

Cervicitis crónica folicular y aguda


- Metaplasia epidermoide madura e inmadura
- Se observan quistes de Naboth
- Vs infección por clamidia

*imágenes representativas

 Cervicitis aguda y crónica

- Cervicitis crónica folicular y aguda


 Pólipo Endometrial

 Adenocarcinoma/Hiperplasia
Endometrial

 Embarazo
Bibliografía
1.- Robbins y Cotran. Patología estructural y funcional, 9 Ed. Elsevier. Cap. 22
Aparato genital femenino, pag. 991-1021.
2.- Anotaciones en clase por parte de la catedrática Dra. Gilda Morales Ferrer.
3.- Anotaciones en práctica por parte de la catedrática Dra. Gilda Morales Ferrer.
4.- https://www.ecured.cu/Quiste_de_Naboth
5.-
http://www.hvn.es/servicios_asistenciales/ginecologia.../cr07.patologia_benigna_ce
rvix.pdf
6.- http://unidim.com.mx/wp-content/uploads/2016/04/SESION-8-CICLO-
ENDOMTRIAL.compressed.pdf?utm_source=rss&utm_medium=rss
7.- http://media.axon.es/pdf/65277.pdf
8.- https://books.google.com.mx/books?id=hR_d-
wt85LcC&pg=PA53&lpg=PA53&dq=cervicitis%20cronica%20folicular%20histologi
a&source=bl&ots=FdKguwu9gL&sig=GX3bQ8jq4BmdvBNAZ-
et8tSMDMM&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwiK0pWym-
raAhVk0oMKHb1kDLoQ6AEIRzAG#v=onepage&q=cervicitis%20cronica%20folicul
ar%20histologia&f=false