Вы находитесь на странице: 1из 2

En la sociedad actual dependemos mucho de los productos químicos y de la

tecnología, ya sea para cocinar, para viajar, para tratar nuestras enfermedades e
incluso a la hora de cultivar y cuidar nuestras plantas. Con toda esta química y
tecnología, a veces se nos olvida que había vida mucho antes de que esto llegara,
probablemente no fuera tan cómoda, pero estoy convencido de que sí era mucho
más sana.

Hoy os voy a hablar de los beneficios que pueden tener en nuestros cultivos los
insecticidas ecológicos, concretamente los que están hechos a base de extracto de
ajo, completamente naturales, biodegradables y, por supuesto, nada dañinos para
las plantas ni para su entorno beneficioso.

Beneficios del insecticida ecológico con extracto de ajo


A veces, en nuestro afán por querer tener un cultivo o un jardín sano, lo rociamos
con pesticidas hechos a base de productos químicos. Estos productos no
discriminan entre la fauna dañina y la beneficiosa para las plantas, simplemente
matan. Esto produce un desequilibrio en el ecosistema, al cual se le han quitado
sus defensas naturales, obligándote a utilizar más pesticidas, algo similar a lo que
ocurre con las personas y los antibióticos.

Con los productos naturales no tenemos esos problemas, al usar un insecticida


ecológico con extracto de ajo obtenemos varios beneficiosos que no obtenemos al
usar insecticidas químicos.

 Es completamente biodegradable. Al no llevar productos químicos, es


completamente natural, por lo que no causa ningún tipo de problema de
contaminación, ni de la planta, ni del suelo, ni de ningún tipo.
 No elimina las especies de insectos que son beneficiosos para la planta.
 No cambia el sabor ni el olor de las plantas ni de sus frutos a la hora de que los
consumamos.
 Se puede consumir un vegetal al poco rato de haberlo rociado con el insecticida
ecológico hecho a base de ajo.
 Es eficaz contra insectos minadores, chupadores, masticadores, larvas,
pulgones, gorgojos, escarabajos de la patata, babosas, caracoles, hormigas…

Cómo preparar el insecticida casero


Para poder elaborar nuestro insecticida ecológico casero necesitaremos, para
empezar, la cabeza de dos ajos y un mortero. Pelaremos y trocearemos todos los
dientes del ajo para, posteriormente, machacarlos debidamente con el mortero.

Colocaremos los trocitos en un recipiente con un litro de agua más o menos, y lo


dejaremos macerar durante unas 24 horas. Después de tenerlo macerando
durante 24 horas, lo pondremos a hervir durante cinco minutos, para después
dejarlo enfriar.

Cuando esté frío lo colaremos y lo introduciremos en un pulverizador para poder


utilizarlo como cualquier insecticida.
Una vez preparado, ya podemos rociar nuestras plantas con nuestro insecticida
casero. Hay personas que no hierven el agua y usan el insecticida después de la
maceración.

Cómo afecta a la fauna


El insecticida ecológico hecho con extracto de ajo no mata a los animales, y actúa
por inhalación, contacto e ingestión.

Al ser rociada con el extracto de ajo, la planta cambia su olor natural, por lo que
los animales ya no se sienten atraídos de alimentarse de ella. Aún así, algunos no
pueden resistir la tentación y, en ese caso, sufre trastornos digestivos por los que
decide no alimentarse más de la planta. Al entrar en contacto con la planta,
también puede causar irritación en la piel de algunos animales como ciertas
orugas, con lo que ellos mismos deciden no acercarse mal a la planta.