You are on page 1of 3

martes, 20 de noviembre de 2012

Los hijos de Sánchez

los alcances y por menores de la antropología de la pobreza,


escogiendo como escenario y protagonista de sus escritos una
familia de origen rural la cual se encamina a migrar a la Ciudad de
México, ajustándose a su condición humilde el jefe de dicha familia
a vivir en donde su presupuesto se lo permite y sin dejar de ver la
pobreza pues terminan en un cinturón de la misma; este hombre
trabaja para sacar adelante y mantener unida a esa familia y ya en
este punto llevamos tratada la migración del campo a la ciudad,
relaciones obrero patronales capitalistas, arquitectura de la ciudad,
lugares y personas marginadas, todo esto abrigando la biografía de
esta familia, objeto de estudio del autor que quiere no dejar pasar
ningún detalle y adentrándose a obtener información lo más precisa
y cruda posible (pues accede a campos muy interiores del ser
humano en este caso de protagonistas en una especie de un
psicoanálisis, de una regresión, de una purga mental en la que salen
a flote todas esa afectaciones emocionales con las cuales carga el ser
humano desde temprana edad) sobre todo en una familia donde hay
un fuerte autoritarismo y rudeza a sus integrantes someterlos por
medio de golpes y también a manera emocional.
Haciendo un retrato de la familia mexicana donde sus integrantes:
el padre, la madre los hijos y a veces los agregados, como en este
caso la primera familia nuclear se derrumba con la muerte de la
madre y el padre carga con los hijos para formar un tipo de familia
extendida, las cuales se vive en hacinamiento. La familia mexicana
tiene la cultura de mantenerse unida por mucho tiempo hace de sus
miembros seres muy dependientes emocional y económicamente.
Durante el día se disgregan todos los actores a manejar sus vidas e
intereses, que en esta familia son variados unos con grandes sueños
de salir adelante, otros con el vicio de sobrevivir enmascarando la
realidad, otros con proyectos sumamente reducidos a la procreación
y sumisión; para al anochecer tomar su lugar tendidos en el suelo,
unos cerca de otros que tal vez ese sea su fortaleza el seguir unidos
ante esa gran pobreza de alma, vida y espíritu.
Se deja ver claramente el lugar que ocupan en esta trama y como
se divide por género la organización, las actividades, las conductas,
las obligaciones, etc. El género establece esas relaciones pues es el
masculino el fuerte, el que manda y mantiene sumisos a los demás y
por ende el patriarca que da cobijo y un techo donde vivir es el que
exige todo el respeto y autoridad que ejerce con los demás de la
familia.
El género femenino se mantiene sumiso a sus tareas y son ellas
las que repiten los mismos patrones de siempre mantienen y
alimentan esa afirmación que los hombres son los que mandan y
que ellas están al servicio permanente de servirlos.
En conclusión este trabajo del antropólogo Lewis entro en las
profundidades de los sentimientos que se apoderan de seres
marginales como hay muchos productos de la miseria y no solo
económica sino espiritual que se genera del sistema capitalista
podemos decir si vemos esto con un enfoque marxista y prueba de
ello cuando el Señor Sánchez pide aumento de sueldo y se lo niegan.
Pero en fin para estudiar la familia mexicana se necesita tener en
cuenta la idiosincrasia del pueblo, el machismo arraigado y sumisión
femenina que protege y alimenta al mismo. Pero dentro de la
pobreza existe la esperanza de salir adelante, de tener proyectos,
celebraciones y eso sostiene a una familia dentro del proceso de
convivencia. Pues en estas familias se forman fuertes lazos
emocionales, será por compartir el mismo dolor de relaciones
familiares intensas o porque se hacen pactos de los que salen
adelante se preocupan por los otros miembros de la misma familia
que hace la diferencia al respecto de la cultura mexicana con otras.
Y aunque comience con una procesión se olvida un poco de la
espiritualidad pues se vuelve brutal, ofensiva y con un mensaje
aterrador de la familia y como vive su pobreza al parecer eso fue lo
que encontró Oscar Lewis en su producción, investigación de lo que
se vive en realidad y de los miembros de una familia mexicana de a
mediados del siglo XX.